Sidebar

22
Sat, Jun

Inner judges flux origin supporting surplus

Mafia
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ojo!, Uribe que sabia todo, no lo sabia.

Este era uno de los que decían que las Farc son un cartel de narcotraficantes. 

El fiscal, Neil H. MacBride, formulo cargos de narcotráfico contra del general retirado Mauricio Alfonso Santoyo. El fiscal acusa a Santoyo de ser parte de la las bandas delincuenciales de "La oficina" y con las Auc.

Santoyo es además acusado de facilitar el envío de droga a Centro América. Este narcotraficante tenía más de 136 felicitaciones, condecoraciones y reconocimientos otorgados por la Policía Nacional y gobierno nacional y del “honorable” congreso de la oligarquía colombiana.

Uno de los mas altos cargos desempeñados por este narcotraficante fue el de haber sido jefe de seguridad del narcotraficante numero 82 Álvaro Uribe Vélez.

Santoyo: terrorista de estado premiado

Miguel Suárez * (2007-12-14) El Senado de la oligarquía colombiana, compuesto en su gran mayoría por hombres al servicio de la mafia y del terrorismo de estado, aprobó el pasado 12 de diciembre (2007), el ascenso del controvertido coronel de la Policía Mauricio Alfonso Santoyo al grado de brigadier general.

Santoyo se vio comprometido en interceptaciones telefónicas a Defensores de Derechos Humanos, ONGs, políticos de oposición, periodistas y altos funcionarios, cuando se desempeñaba como comandante de la Policía en Medellín, entre 1997 y 1999, interceptaciones que dejaron como resultado la desaparición y el asesinato de muchas personas entre ellas de Ángel Quintero y Claudia Patricia Monsalve, miembros de la seccional Medellín de la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (ASFADDES).

6 de octubre del año 2000, en una cafetería de la ciudad de Medellín fue la última noche en que Ángel José Quintero Mesa y Claudia Patricia Monsalve departieron con sus amigos y compañeros de la Asociación de Familiares de Detenidos Desparecidos – ASFADDES - seccional Medellín.

Ángel decidió acompañar a Claudia a su casa en el poblado de Itagui. De acuerdo con testigos los dos integrantes de ASFADDES fueron abordados por dos hombres armados que se movilizaban en una motocicleta y luego obligados a subirse a una camioneta.

Ángel un mes antes había recibido amenazas de muerte contra su vida debido a su labor en búsqueda de sus familiares Desaparecidos y de todos los Desaparecidos forzados. Claudia estaba vinculada a ASFADDES exigiendo el esclarecimiento de la detención y desaparición forzada de su hermano, un estudiante universitario desaparecido en 1995.

La Desaparición Forzada de Ángel y Claudia ocurrió en un contexto de una persecución sistemática de agentes estatales contra organizaciones de derechos humanos y organizaciones sociales en Medellín. Dentro de los mecanismos de persecución se descubrió que un millar de líneas telefónicas fueron interceptadas ilegalmente actuaciones en las que participó el entonces Teniente, hoy futuro brigadier general Mauricio Santoyo Velasco.

Siendo publicas las denunciadas de vinculación con la desaparición de Ángel y Claudia, Santoyo fue ascendido por Álvaro Uribe Vélez, como su Secretario de Seguridad en la Presidencia.

Santoyo fue destituido por la Procuraduría General de la Nación, el 7 de octubre del 2003, al comprobar su responsabilidad en interceptaciones ilegales de líneas telefónicas en Medellín entre 1997 y 1999.

Según la Procuraduría, para la época se identificaron cerca de 1.808 interceptaciones ilegales tramitadas sin documentos auténticos por miembros del grupo Gaula de la Policía de Medellín, bajo el mando del entonces Teniente coronel Mauricio Alfonso Santoyo Velasco.

La decisión quedó en firme en noviembre del 2004. Santoyo interpelo ante el Consejo de Estado, que decidió que mientras analiza el expediente y falla, la destitución se suspende.

Pese a los cuestionamientos éticos y morales alrededor de Santoyo y a tener una investigación pendiente Álvaro Uribe Vélez, ordenó su reintegro y según el general Oscar Naranjo se desempeña actualmente como subsecretario ante el Ministerio de Defensa y coordina actividades administrativas entre las dos organizaciones.

Santoyo también se vio mezclado en actividades subversivas y de espionaje en Venezuela tanto que el ex vicepresidente de Venezuela José Vicente Rangel, en agosto pasado (2007) afirmó en su programa de televisión que el coronel Santoyo "está operando en Caracas como uno de los jefes de la estación de la CIA en el país".

En una sección del congreso de los terroristas de estado, que estaba de antemano preparada, después de tres horas de sección, donde nadie le pregunto al próximo Brigadier General donde están los cuerpos de Ángel Quintero y Claudia Monsalve, los senadores al servicio de la mafia y el terrorismo de estado aprobaron el ascenso de su “honorable” terrorista, quien antes de comenzar la sección repartía tarjetas de invitación a su ascenso.