psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Colombia

“¡Pueblo indolente! ¡Cuán distinta sería vuestra suerte si conociereis el precio de la libertad! Ved que, aunque mujer y joven, me sobra valor para sufrir la muerte y mil muertes más. Cobarde pueblo, yo os compadezco. ¡Algún día tendréis más dignidad!”.

Estas fueron las palabras que se le atribuyen a La Pola cuando estaba en el patíbulo a punto de morir fusilada acusada de traición a la patria durante el régimen del virrey Juan Sámano en la época de la Reconquista Española.

Ella fue llevada a la plaza para ser ajusticiada por el Consejo de Guerra, junto con otros compañeros condenados acusados de ser espías del ejército independentista.

Al subir al banquillo se le ordenó ponerse de espaldas por ser acusada de traición, pero Policarpa se negó y se puso de rodillas, pues para ella era una posición más digna de una mujer.

Se dice que La Pola se informaba en los cuarteles sobre los próximos movimientos de las tropas realistas, reorganizó la red femenina de informantes, envió datos oportunos para el movimiento de las tropas patriotas y escondió patriotas recién desertados o en peligro de ser apresados.

Policarpa fue la quinta de siete hermanos nacidos en una familia de comerciantes y agricultores del municipio de San Miguel de Guaduas en el departamento de Cundinamarca en Colombia. En su juventud se desempeñó como modista y poco a poco se enteró e involucró en las actividades independentistas, junto con el que fue su novio, el subteniente del ejército republicano, Alejo Sabaraín, quien murió también fusilado junto con ella.

Según información confiable, lo sucedido en la frontera no fue un simple combate contra un campamento guerrillero como lo quiso hacer ver la prensa privada nacional e internacional, quienes de buenas a primera, sin ni siquiera haber concluido los combates, sin ningún tipo de pronunciamiento oficial, titularon que los combates eran contra un campamento Guerrillero de las FARC
 
Tal información es falsa, en una manera de desviar la atención, al igual que el ataque sin sentido a un punto de control fijo de la Guardia Nacional Bolivariana en el Túnel La Planicie por parte de la Banda del Coqui, así como nuevamente supuestos enfrentamiento de bandas en Petare, todos practicados prácticamente casi en simultáneo, este módus de operar ya lo vimos el año pasado previo al intento de desembarco e invasión de mercenarios en la llamada y fracasada “Operación Gedeón.
 
Lo sucedido en la frontera Colombo/Venezolana en el Estado Apure ayer, no fue un simple combate a un campamento guerrillero, la cantidad de hombres utilizados, la cantidad de aéreonaves utilizadas, y el peso y calibre del bombardeo desplegado así lo indican; y si tomamos en cuenta, la cantidad de campamentos desplegados por los irregulares, el origen, el estado prácticamente nuevos, la sofisticación de los mismos y cantidad del armamento incautado, más la logística que disfrutaban los insurgentes, los equipos de ultima generación utilizados para sus comunicaciones de carácter encriptado satélital, así lo señalan.
 
Ningún Grupo Guerrillero va instalar 6 campamentos en un mismo espacio territorial, el Guerrillero no trabaja ni funciona así, trabaja aislado, procura por todos los medios camuflarse en el entorno y pasar desapercibido, las FARC es actualmente un grupo desmembrado que intenta reintegrarse y carece de armamento nuevo sofisticado, de lonas especiales para levantar campamentos con capacidad aislante del calor para evitar la detección nocturna mediante el uso de infrarrojo, ni de equipos de comunicación satélital encriptada de última generación.
 
Lo que se observó ayer fue una primera avanzada piloto de fuerzas paramilitares mercenarias desde Colombia, con el fin de medir nuestras capacidades de patrullaje, detección y reacción (poder de despliegue y de fuego) de las Fuerzas Armadas Bolivarianas, todo forma parte del plan piloto desarrollado con el despliegue de Marines Estadounidenses con “fines de entrenamiento” en Colombia en Abril del año pasado, y lo que se está fraguando es la conformación y re-edición de una “Contra” tal cual como la usada en su tiempo en Honduras, para atacar desde aquel país a la Nicaragua Sandinista de los años 80´s y derrocarla.
 
Ayer se desplegó un gran contingente militar Bolivariano por tierra, mar (Fluvial) y aire, de entre 300 y 400 hombres (lo que demuestra que esto nunca fue ni se vio como una simple operación anti guerrilla), conformados en su mayoría por Fuerzas Especiales (este tipo de fuerza no se utiliza comúnmente en operaciones anti guerrilla, y todos fueron desplegados en el terreno mediante Helicópteros Mi-17V5 desde la Base Aérea de Santo Domingo Estado Táchira), Tropas Caribes del Ejercito ( la 92 Brigada Caribe del Ejercito, específicamente Batallones 921 y 923, todos desplegados por el 9202 Escuadrón de Caballería Motorizada mediante el uso de blindados BTR-80A) , Comandos Rurales de la Guardia (la 9209 Compañía de Francotiradores de los destacamentos de comandos rurales de la GNB 354 y 355), Comandos Fluviales Piraña de la Infantería de Marina Bolivariana (el 65 Batallón de Apoyo Fluvial), más 6 pilotos de caza bombarderos de ataque aire/tierra K-8W de la Aviación Militar Bolivariana (Grupo Aéreo de Cazas N°12). 
 
Se atacó 6 campamentos, iniciándose con bombardeo aéreo a la 1:30 am del Domingo 21/03/2021, con un estimado de entre 100 y 120 combatientes enemigos (un contingente guerrillero en territorio hostil sobre el cual no tienen pleno control jamás se maneja en tal cantidad de operativos), y los resultados del combate fueron los siguientes: por las Fuerzas Bolivarianas, 2 muertos y 14 heridos; por las Fuerzas Insurgentes Extranjeras: cantidad de muertos enemigos ya sea por bombardeo o en combate, no cuantificado (inteligencia militar se reserva el dato), heridos enemigos, cero, (lo que indica que la política de combate es no recuperar heridos enemigos, esto es por cuestiones de logística, en especial por nuestras limitantes actuales en medicamentos e insumos médicos producto del bloqueo, no se puede emplear y malgastar recursos limitados en el enemigo), más 32 combatientes enemigos capturados (la estimación de muertes enemigas en combate, y de dados en fuga en repliegue a territorio colombiano, tomándose en cuenta la cantidad de capturados más el estimado de 120 combatientes, está entre 50 muertos y 38 evadidos).
 
Creo que la prueba piloto de los trainer estadounidenses tuvo una respuesta contundente, tendrán que entrenar más, y mejorar sus estrategias y planes, su primer contingente de 120 hombres fue neutralizado y eliminado en menos de 12 horas.

Luego de una de esas anunciadas operaciones entre fiscalía, Ejército, policía y paramilitares, tratando de mostrar su efectividad la Fiscalía general de la nación, comandada por un bandidito amigo de Duque, en los últimos días ha venido presentando fotos de los pobres por ellos capturas.

Esta foto la presenta hoy la Fiscalía General de la Nación, para alabar la captura de unos humildes campesinos en el Cauca, que con unas palas viejas se ganan la comida, gente que no tiene trabajo y que sale a minear, para llevarle almuerzo a sus hijos.

Con esta imagen, según ellos producto de un trabajo articulado de CTI de la Fiscalía, la Policía y el ejército paramilitar anunciaron la captura de tres pobres señaladas del terrible delito de extraer material de arrastre en la vereda San José de El Doncello, Caquetá, sin los permisos requeridos.

Antes, el 26 marzo los mismos bandidos de la Fiscalía presentaron ante un juez de garantías a tres personas señaladas de transportar madera sin los permisos de ley. Fueron capturadas en un puesto de control de Policía en la vereda San Vicente de Luzón de Orito, Putumayo.

Todos esto mientras los paramilitares (que son los mismos militares) asesinan colombianos impunemente.

Esa fiscalía esta instaurada para perseguir pobres y proteger bandidos como Uribe y sus lacayos, degenerados.

El presidente colocado por la mafia, Iván Duque contrató a Fernando Vargas Quemba, abogado ligado a los paramilitares, como instructor de dd.hh en el Ejército colombiano.

El “abogado” militó en el Movimiento de Restauración Nacional (Morena) al lado del exparamilitar alias Ernesto Báez, y debido a esos méritos ahora es contratado por el Gobierno Duque para ser instructor de Derechos Humanos del Ejercito.

El 2 de febrero de 2021, la Sala de Reconocimiento de Verdad, de Responsabilidad y de Determinación de Hechos y Conductas de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), envió una carta a Fondetec solicitando información sobre las asesorías que brindó a militares comparecientes ante ese tribunal en el caso de muertes ilegítimamente presentadas como bajas en combate.

El Fondo de Defensa Técnica y Especializada de los Miembros de la Fuerza Pública (Fondetec) se encarga de brindar seguridad jurídica al personal activo y retirado de la fuerza pública vinculado a procesos penales.

*Basados en la denuncia del portal Cuestión Pública.

Por: Hernan Durango.
 
Organizaciones sociales y politicas del Valle del Cauca iniciaron una campaña de recolección de alimentos y ayudas para decenas de familias en la pobreza absoluta a causa de los fuertes aguaceros caídos en la región.
 
 La comunidad indigena Nasa con asiento en la vereda Granates, Rivera y  Altamira, unas  400 familias del  área rural del municipio de Florida, Valle,  claman ante las autoridades nacionales, departamental y municipal por una atención urgente y ayudas humanitarias.

Según Rulber Noscue,  líder social juvenil, habitante de la zona,  las comunidades indígenas de Florida están pasando momentos críticos por la ola invernal e invitan a la ciudadanía para  que  puedan aportar o ayudar a gestionar ayuda humanitaria contactando de por el celular número 3184719068 para coordinar esta campaña urgente. 

Hacen un llamado urgente a la comunidad y autoridades. "Es momento de la solidaridad con los hermanos Nasa de Florida,  solicitan ayudas, se necesitan frazadas, colchonetas, cobijas, en especial para niños y ancianos,  alimentos no perecederos, los invito a una donaton de estos elementos ya que familias han sido afectadas por la ola invernal", escribe uno de los coordinadores en las redes sociales.

 
Entre las afectaciones causadas por la presente ola invernal mencionan daños en el Acueducto, vías, viviendas, cultivos, redes eléctricas. 
 

 Carta abierta del partido Farc al presidente Iván Duque

Señor presidente, Iván Duque:

La militancia de las extintas FARC-EP, hoy inmersos en nuestra reincorporación integral a la sociedad como resultado del Acuerdo de Paz entre el Estado colombiano y nuestra otrora insurgencia armada, somos objeto de una sistemática persecución y asesinatos que al día de hoy suman más de 253 signatarios de la paz, sin contar los familiares y desaparecidos, luego de la firma del Acuerdo Final pactado en la ciudad de La Habana, Cuba.

Todos y todas quienes hicimos parte las ex FARC-EP por 53 años siempre planteamos y buscamos una salida civilizada a la guerra, muy a pesar de que el Establecimiento nos obligó a utilizar las armas para defender la vida y la de nuestras familias, a resistir una violencia promovida por quienes, como usted, señor presidente, han estado al frente de los destinos de Colombia. Tuvieron que pasar más de cinco décadas de una confrontación política y armada que trajo fatales consecuencias en nuestra sociedad. Por eso, cuando junto al Estado, encabezado por el expresidente Juan Manuel Santos, pactamos algunas mínimas garantías, y luego de nuestra colectiva decisión, no dudamos en emprender unas conversaciones que llevarían a un proceso de paz.

Claro que nos acompañaba, como hoy, la incertidumbre, por cuanto la historia está manchada con sangre de quienes en el pasado se desmovilizaron y entregaron las armas fueron cayendo uno a uno como hoy, hasta desaparecer esta esperanza y anhelos de paz. Hoy la realidad no es menos dura. Hay cientos de líderes, lideresas, defensores de DDHH y firmantes de la paz exterminados cuyo único delito es construir patria.

Presidente, creemos toda la familia fariana que ustedes, como Gobierno Nacional, todavía no han entendido la importancia del proceso de paz para el presente y el futuro de nuestra nación. Es el acontecimiento político más importante en la historia de Colombia y el que ha recibido más apoyo internacional por sus propósitos en defensa de la vida y la paz. El Acuerdo de Paz terminó con una de las guerras más largas del mundo. Considero que al mismo Estado le falta toda la pedagogía de paz necesaria. Si no creamos una cultura de paz, será muy compleja su construcción. Hace mucho rato el partido de gobierno viene cabalgando sobre los incumplimientos y la mentira, presidente.

Hemos cumplido al pie de la letra lo pactado. Tomamos una decisión trascendental: cambiar las armas por la palabra, el debate y el consenso político. Desarmarnos no fue una decisión fácil, pero nuestro anhelo y el de la sociedad era el de transitar los caminos de la reconciliación.

Presidente, es válido recordar hoy, luego ver caer exterminados a 253 firmantes de la paz, dejamos 9224 armas, 48 toneladas de explosivos, 56 000 iniciadores eléctricos, 14 115 granadas de diverso tipo, 4430 minas antipersonas, 66 722 metros de cordón detonante, 1 951 000 cartuchos o municiones. Mal contadas estamos hablando de 390 toneladas de armamento, el cual fue registrado, certificado, inhabilitado por la Misión Política de las Naciones Unidas en Colombia. Y para terminar con este acuerdo de paz, este armamento fue fundido para construir los tres monumentos acordados. Estas armas jamás volverán a la guerra.

Es bueno, recordarle presidente, que en toda esta etapa de dejación de armas, en lo que tiene que ver con la extracción de caletas y destrucción del explosivo en nuestro poder participaron la totalidad de los 450 observadores internacionales de la Misión, más de 800 ex integrantes de las FARC-EP, aproximadamente 500 miembros de la Unidad de Policía Especial para la Paz (UNIPEP) y un importante despliegue de más de 9000 integrantes de las Fuerzas Militares a lo largo de todo el territorio colombiano.

Las operaciones demandaron un enorme esfuerzo logístico y operacional, con un total de 283 horas de vuelo de los tres helicópteros de la Misión de Naciones Unidas (393 movimientos aéreos), el apoyo de 210 horas de vuelo con helicópteros proporcionados por el Gobierno de Colombia, más de 20 transportes por vía fluvial y más de 120 terrestres, contabilizándose cerca de 40 000 kilómetros recorridos entre vehículos, embarcaciones y a lomo de mula.

Cumplimos y hemos cumplido, señor presidente, porque creemos en la paz posible y creímos en la palabra empeñada por el Estado, el cual usted representa. Y vea ahora con lo que nos salen: perfidia, traición, estigma, odios, venganzas, asesinatos y, como fuera si poco, su partido de gobierno siempre ha querido “hacer trizas la paz”. Aunque no podemos negar que sí hay importantes avances, pero no como debería.

Esta matanza sistemática, organizada y ejecutada contra quienes enarbolamos paz, esperanza y vida digna, se realiza en todo el territorio nacional por fuerzas poderosas que su Gobierno no ha querido contener, ni combatir, con un silencio cómplice y una insensibilidad que lo hace directo responsable; porque le asiste por orden constitucional “preservar la vida, honra y bienes de los ciudadanos” y no lo esta cumpliendo, presidente.

Yo, como firmante de la paz, igual que miles de mis compañeras y compañeros, estamos absolutamente comprometidos con el Acuerdo de Paz, con las víctimas y la sociedad. Pero créanos, señor presidente, que las y los signatarios del Acuerdo Final de paz no tenemos paz, sosiego y tranquilidad junto a nuestras familias. Presidente, no firmamos la paz para morir asesinados. Nadie en el universo deja las armas para morir violentamente. Necesitamos que nos garanticen la vida, tal como se comprometieron ante nuestra sociedad colombiana y la Comunidad Internacional.

El Estado debe cumplir con la implementación eficaz e integral de lo pactado. El Acuerdo de Paz no se hizo para la extinta insurgencia armada, se hizo para que Colombia transitara por la reconciliación, la convivencia, la paz, el perdón y sobre todo que nunca más se repitan la persecución, la represión contra el pueblo, y el asesinato.

Finalmente, presidente, usted, como primera autoridad de la nación, debe parar ya estos crímenes contra la paz. Usted tiene todas las herramientas políticas, jurídicas, legislativas y financieras, solo le falta voluntad política y amor por la patria.

 

 

 

A dos años de la operación realizada contra la Escuela de Cadetes de la Policía General, recordamos a nuestros lectores el comunicado en donde el ELN defiende la operación como lícita dentro del marco del conflico armado y propone darle continuidad al proceso de paz.

 

El camino es la solución política del conflicto

El Presidente no le dio la dimensión necesaria al gesto de paz que el Ejército de Liberación Nacional realizó para las fechas de navidad y fin de año, su respuesta fue realizar ataques militares en contra nuestra, en todo el territorio nacional. Pese a ello, cumplimos rigurosamente el cese unilateral de operaciones ofensivas entre el 23 de diciembre de 2018 y el 3 de enero de 2019.

Las Fuerzas Armadas gubernamentales aprovecharon este cese para avanzar las posiciones de sus tropas de operaciones, ganando ubicaciones favorables difíciles de conseguir sin el cese. También bombardeó un campamento nuestro el 25 de diciembre, lanzando más de 12 bombas de centenares de libras de explosivos cada una, afectando a una familia de campesinos que estaba cerca de dicho campamento.

La Escuela de Cadetes de la Policía Nacional, es una instalación militar; allá reciben instrucción y entrenamiento los oficiales que luego realizan inteligencia de combate, conducen operaciones militares, participan activamente en la guerra contrainsurgente y dan trato de guerra a la protesta social.

Por tanto la operación realizada contra dichas instalaciones y tropas, es lícita dentro del derecho de la guerra, no hubo ninguna víctima no combatiente. Valoramos necesario que instituciones internacionales autorizadas den su opinión sobre el carácter de dichas instalaciones y el tipo de acción realizada.

En nuestros campamentos, que ante cualquier descuido son bombardeados, también se capacitan combatientes y oficiales; por lo anterior, nosotros no hemos interrumpido, ni aminorado los esfuerzos por la paz, pues tenemos claro que estamos en una guerra, debido a que la clase en el poder ha reiterado que los diálogos deben ser desarrollados en medio del conflicto. El ELN ha insistido en pactar un cese bilateral para generar un clima favorable a los esfuerzos por la paz, esta propuesta ha tenido importante respaldo nacional e internacional, pero la respuesta gubernamental ha sido negativa.

Es entonces muy desproporcionado que mientras el Gobierno nos ataca, plantee que nosotros no podamos responder en legítima defensa. Estamos dispuestos a acordar que se respeten determinadas áreas e instalaciones militares estatales, y determinadas áreas y campamentos donde opera el ELN, esto aportaría al proceso de diálogos.

La paz no avanza y el proceso retrocede si los contendientes en una guerra no se respetan; esto empieza por respetar el dolor de todos. Nos duelen los muertos de ambas partes, es contrario a la paz ufanarse de los contendientes muertos, el más claro ejemplo ocurrió con la muerte del Comandante Alfonso Cano, desarmado e indefenso; igual lo hicieron el 26 de julio del año pasado, cuando mataron a nuestro Comandante Samuel, estando desarmado; lo debido hubiese sido capturarlos.

Proponemos un debate político frente a estos temas, sería importante que a esto se refirieran las élites gobernantes y que el país sea informado con objetividad.

Presidente Duque, queremos reiterarle que el camino de la guerra no es el futuro de Colombia, es la paz, por ello le recordamos que lo mejor para el país, es que envíe a su delegación de diálogos a la mesa, para darle continuidad al Proceso de Paz y a la construcción de los acuerdos que traemos desde el Gobierno anterior; camino de solución política del conflicto respaldado por la mayoría de la sociedad colombiana y la comunidad internacional.

¡Colombia… Para los trabajadores!

¡Ni un paso atrás… Liberación o Muerte!

Dirección Nacional

Ejército de Liberación Nacional

Enero 21 de 2019

Nosotros la Fundación de Médicos Egresados de la ESCUELA LATINOAMERICANA DE MEDICINA – FEDELAM y la Fundación Médicos ELAM, sentamos nuestra voz de protesta y rechazo a la publicación del 16 de enero del 2021 de la revista Semana titulada “Cuba: el dosier secreto”i, donde de forma mal intencionada, parcializada, sataniza y estigmatiza a las y los integrantes del Movimiento Colombiano de Solidaridad con Cuba y a los diplomáticos de la Embajada de la República de Cuba en Colombia.

Cuba de manera irrestricta e incondicional, ha apoyado los diferentes procesos de PAZ en nuestro país, posibilitando la culminación exitosa de los procesos desarrollados con el M-19, el Movimiento Quintín Lame, el Ejército Popular de Liberación y otras agrupaciones guerrilleras en la década de los noventas. Recientemente participó, en calidad de facilitador y mediador, con gran profesionalismo, ética e invaluable respeto con las y los negociadores, contribuyendo de manera significativa a la culminación exitosa de las negociaciones con las FARC. Extendió su compromiso con la donación de 1.000 nuevas becas para los actores del conflicto armado, víctimas y población vulnerable de nuestro país. Estudios en diferentes áreas del conocimiento, sobre todo medicina, sin ningún tipo de condicionamiento ideológico o de adoctrinamiento a jóvenes.

 

Atrás quedaron las palabras de Humberto De la Calle, jefe negociador del gobierno en los diálogos con las FARC-EP, “La deuda de Colombia con Cuba es inmensa. La aplicación de ingentes recursos humanos, materiales, profesionalismo y dedicación han caracterizado la actitud de Cuba con ambas delegaciones”.ii
Son infundadas las afirmaciones de la revista Semana, Cuba en su política exterior no interfiere en las elecciones y en los asuntos internos de los países y promulga el derecho a la libre autodeterminación de los pueblos. La mayor de las Antillas mantiene su posición como país garante, guarda responsabilidad histórica con las partes independientemente del gobierno de turno, cumple las condiciones y la normativa internacional de los diálogos entre la delegación del ELN y Colombia, suscrita durante el gobierno de Juan Manuel Santos y que luego la administración de Iván Duque desconoció.

Ese artículo parcializado, bajo la sombra de un informe que el gobierno no ha podido presentar, usa construcciones del imaginario común -el eje Venezuela-Rusia-Cuba (Castrochavismo)-, apela al sensacionalismo y estimula la xenofobia. La revista intenta aumentar sus lectores desde la salida de sus principales periodistas, perdida de suscriptores y declive en sus ventas. Si es tan real ese informe lanza una pregunta que resta veracidad al artículo: “Sí la cancillería tiene evidencia de un supuesto plan cubano de interferencia en Colombia, no se han tomado decisiones contundentes desde el punto de vista diplomático”.

Esta estrategia comunicacional fue usada de forma similar por los gobiernos de Brasil y Estados Unidos recientemente. Países que además tienen en común la mala gestión y enfrentamiento a la Covid-19. Acusan a Moscú y Venezuela de espionaje, cuando en Colombia tenemos escándalo por espionaje y “chuzadas” a líderes sociales asesinados. Están realizando un cerco contra los países que presentan una política de gobierno diferente al de Colombia y no subordinada a Estados Unidos. El texto intenta sembrar dudas y el miedo ante una supuesta invasión un “Castrochavismo” enemigo.
Posterior a la perdida de Donald Trump en las elecciones de EEUU, el pensamiento conservador y el fanatismo temen perder en Colombia, por lo intentan justificar en el escenario internacional la mala gestión del país y los errores en de la política exterior que deja lejos a Colombia de ser “la joya de la Región”.

Colombia rechaza profesionales de otros países aun cuando no hay capacidad de respuesta del Gobierno frente a los problemas nacionales y que afecta a los más desfavorecidos como la pandemia de la Covid-19.

Defendemos el derecho de la sociedad civil a asociarse en el ejercicio de la democracia, señalar a las organizaciones de solidaridad con Cuba las pone en una situación de inseguridad. Este informe, busca hundir a través de la opinión pública a estas organizaciones y generar un clima político que propicie la ruptura de las relaciones diplomáticas.

A su vez rechazamos la reciente inclusión de Cuba en la lista unilateral de países que propician el terrorismo. Dicha inclusión representa la fracasada política exterior del gobierno Trump y es un retroceso en las relaciones con Cuba, intenta enlodar la labor histórica del pueblo cubano en la construcción de paz, creando condiciones políticas de confianza, de mediación, de acompañamiento especial, para ser garante de este proceso en su territorio.

Así mismo, hacemos un llamado al movimiento democrático colombiano, a las y los librepensadores amigos de Cuba a que aunemos esfuerzos para respaldar al pueblo de José Martí y Fidel, un pueblo heroico que ha resistido los embates del imperialismo y se ha convertido en faro para las luchas por la soberanía, la integración regional, la justicia social y la autodeterminación de los pueblos.

¡VIVA CUBA LIBRE ¡DIGNA Y SOBERANA!

 

 

 

 

DEFENDAMOS LA PAZ 

Bogotá D. C., 20 de enero de 2020. 

Señor Joseph R. Biden Jr. Presidente de los Estados Unidos de América Señora Kamala Devis Harris Vicepresidenta de los Estados Unidos de América Washington D. C. 

Apreciados señor Presidente y señora Vicepresidenta: 

En el día de hoy, cuando ustedes asumen la conducción del destino del pueblo de los Estados Unidos, el movimiento colombiano Defendamos la Paz quiere desearles muchos éxitos y aciertos en sus tareas de gobierno y de Estado. De igual forma, queremos expresarles nuestra solidaridad para que su país pueda, cuanto antes, superar la pandemia del COVID 19. 

El gobierno del presidente Barack Obama contribuyó significativamente al éxito del proceso de diálogos que, en 2016, condujo a la firma del Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera. Hoy queremos reconocer ese acompañamiento del cual hizo parte Usted, presidente Biden, junto al entonces secretario de Estado, John Kerry, y al enviado especial a esos diálogos, Bernard Aronson. 

Lamentablemente, el proceso de paz y la ejecución del Acuerdo han encontrado numerosos obstáculos en los tiempos de las administraciones del presidente Iván Duque en Colombia, y del expresidente Donald Trump en Estados Unidos. Gran parte de lo pactado no se ha implementado, mientras que la puesta en obra de otros aspectos se está llevando a cabo con lentitud, pocos recursos, o incluso en medio de objeciones presidenciales, como es el caso del sistema para garantizar los derechos de las víctimas y la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP. Por otra parte, nos preocupa que el último informe de la Misión de las de las Naciones Unidas reporta que, entre 2016 y 2020, han sido asesinados 248 excombatientes que estaban cumpliendo su compromiso con la paz, y que distintas fuentes autorizadas documentan el asesinato de más de 1000 líderes y lideresas comunitarios principalmente en los territorios donde el Estado debería estar haciendo presencia con programas de paz. 

Al asumir ustedes el gobierno de los Estados Unidos, queremos manifestarles nuestra esperanza de que esta nueva administración fortalecerá el apoyo a la implementación integral del Acuerdo de Paz, a la protección de la vida de los excombatientes y de quienes defienden los derechos humanos y trabajan por la paz especialmente en la Colombia rural, al respeto de las instituciones que velan por los derechos de las víctimas del conflicto armado y de los pueblos étnicos, a un cambio en la política de drogas acorde a las obligaciones que genera el punto cuarto del Acuerdo. 

Del movimiento Defendamos la Paz hacemos parte quienes negociamos y firmamos el Acuerdo de paz en La Habana, Cuba, así como quienes representamos sectores sociales y políticos que trabajamos unidos por la terminación de la violencia en Colombia. Desde esta plataforma diversa, les trasmitimos a ustedes nuestra entera disposición a desarrollar una relación constructiva entre su gobierno y la sociedad civil colombiana orientada al desarrollo de la paz, la democracia, los derechos humanos en el país y en sus territorios. Con la mayor consideración y aprecio, 

Movimiento Defendamos la Paz 

Vado Hondo. Miles de migrantes que ingresaron a pie a Guatemala en su viaje desde Honduras rumbo a Estados Unidos huyendo de la pobreza y la violencia fueron frenados ayer por la policía, que lanzó gas lacrimógeno, y militares que aporrearon a quienes insistían en avanzar.

Al cierre de esta edición, los migrantes estaban cercados en una carretera del poblado de Vado Hondo, en el departamento de Chiquimula, frontera con Honduras. Según cifras oficiales, hasta este lugar llegaron al menos 6 mil de las 9 mil personas que se estima ingresaron a Guatemala.

Tras cruzar por la fuerza el punto fronterizo Florido, miles de migrantes empezaron a concentrarse por la tarde del sábado en un retén militar en Vado Hondo, donde primero les pidieron documentos y una prueba negativa a Covid-19 en medio de forcejeos, que en la noche escalaron a choques.

Por lo pronto, al menos 21 de los migrantes de la caravana dieron positivo a la prueba de Covid-19, y ya fueron trasladados a los centros de bienestar respiratorio cercanos, indicó anoche el ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, publicó en su portal Prensa Libre.

El cruce hacia Vado Hondo, en el kilómetro 177 de la carretera al Atlántico, se llenó de migrantes hondureños que se toparon con un cordón del ejército.

Dos grupos que suman en total unos 6 mil migrantes y que pernoctaron en la zona, se unieron ayer temprano para tratar de atravesar la barricada de más de 3 mil policías y soldados, pero fueron repelidos, informó la autoridad migratoria guatemalteca.

“Esto es demasiado (la actitud de la policía). Venimos de forma humilde. No estamos haciendo mal a nadie”, señaló a Afp la hondureña Marisol Domínguez, de 35 años. La mujer viaja con su esposo huyendo de la crítica situación económica en su país, agravada por el paso desastroso de los huracanes Iota y Eta, en noviembre.

Desde la noche del sábado los migrantes están varados a la intemperie en este punto estratégico a menos de 50 kilómetros de la frontera, pues es difícil continuar por otro lado ante la accidentada geografía del lugar.

A lo largo de la jornada algunas mujeres rezaron en voz alta frente al muro militar que los frenó, implorando ayuda divina para continuar la travesía, mientras por momentos los ánimos se caldearon y los migrantes parecían prepararse para nuevos intentos de pasar.

Imágenes de video compartidas por el gobierno de Guatemala mostraron a cientos de migrantes, muchos sin cubrebocas, presionando contra un muro de las fuerzas de seguridad, que usaban palos para repeler la oleada de personas. Muchos resultaron heridos, pero al cierre de esta edición no había cifras.

Las fuerzas de seguridad dispararon gas lacrimógeno y utilizaron una granada aturdidora para dispersar a la multitud, confirmó un fotógrafo de la agencia de noticias Reuters.

La orden de los uniformados fue evitar el paso ante el riesgo de contagios de Covid-19, de acuerdo con lo que dispuso el presidente Alejandro Giammattei al autorizar el uso de la fuerza para contener el éxodo.

“No somos delincuentes. No entiendo por qué nos están tratando mal”, lamentó Carlos, de 26 años, originario de San Antonio de Cortés y quien viaja con su esposa y dos pequeñas hijas.

Dixón Vázquez, de 29 años, hondureño originario de La Lima, en el departamento de Cortés, suplicó a las autoridades guatemaltecas que los dejen seguir.

“No tienen corazón, estamos arriesgando la vida, no hay trabajo en Honduras”; comentó que los campos de plátano se perdieron con los huracanes.

La caravana arrancó el viernes pasado, a unos días de que el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, asuma el cargo.

Entre viernes y sábado Guatemala envió de regreso a mil 383 migrantes, entre ellos 192 niños, que ingresaron desde Honduras, dio a conocer la autoridad migratoria.

Aunque algunos migrantes dijeron estar alentados por una posible flexibilización de las políticas migratorias bajo una nueva administración en Estados Unidos, la dura respuesta sugiere que Biden podría beneficiarse de las medidas de línea dura del presidente republicano saliente Donald Trump.

“Lo que había dicho el presidente nuevo, Joe Biden, era que pasáramos todas las caravanas. Entonces, no me explico por qué está pasando esto, por qué los guatemaltecos se ponen a favor de los estadunidenses y los mexicanos”, sostuvo el hondureño Joaquín Ortiz.

El director general de Migración guatemalteca, Guillermo Díaz, afirmó que los migrantes no pasarán. Quien quiera hacerlo debe mostrar los documentos pertinentes y presentar una prueba negativa de Covid-19.

Advirtió que, tras los incidentes en Vado Hondo, detectaron que marchan “infiltrados, elementos de maras (pandillas) de Honduras y del crimen organizado”.

Un funcionario del equipo de transición de Biden aconsejó a los migrantes no dirigirse a Estados Unidos. “Superar los desafíos creados por las políticas caóticas y crueles de los últimos cuatro años, y los presentados por Covid-19, llevará tiempo”, admitió el funcionario, quien prefirió mantener su nombre en reserva, y agregó: “el viaje a Estados Unidos sigue siendo extraordinariamente peligroso”.

Fuente: Reuters, AFP y Sputnik