psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Mundo

MUNDO OBRERO REDACCIÓNVenezuela reafirma el contundente apoyo recibido en el seno de Naciones Unidas en el Consejo de Derechos Humanos con sede en Ginebra por parte de 57 países, quienes suscribieron un contundente documento que se solidariza con los intentos de intervención extranjera en los asuntos internos de Venezuela.
 
Esta declaración fue suscrita por Rusia, China, India, Sudáfrica, Irán, Vietnam, Argelia, Egipto, Jordania, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Pakistán, Irak, Líbano, Libia, Angola, Etiopía, Palestina, Qatar, Bielorrusia, Arabia Saudita, Azerbaiyán, Siria, Ecuador, Bolivia, Cuba, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nieves, Dominica, Bahréin, Comoras, Yibuti, Somalia, Sudán, Túnez, Yemen, República Democrática Popular de Corea, Eritrea, Namibia, Laos, Filipinas, Sudán del Sur, República del Congo, Burundi, Zimbabue, Myanmar, Timor Leste, Tayikistán, Omán, República Democrática del Congo, Nigeria, Guinea Ecuatorial, Mauritania, Mozambique, Togo y Venezuela.

A continuación el texto íntegro de la referida declaración:

Declaración Conjunta en apoyo a Venezuela:

1. Reconocemos el imperativo de todos los Estados de respetar la soberanía de la República Bolivariana de Venezuela, de conformidad con los principios universales de no interferencia en los asuntos internos establecidos en la Carta de las Naciones Unidas.

2. Consideramos que es al pueblo venezolano a quien compete, exclusivamente, determinar su futuro sin injerencias externas.

3. Apoyamos al Gobierno Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela en su compromiso de preservar la paz y mantener la institucionalidad democrática en el país, así como su determinación de garantizar la plena observancia de los derechos humanos y las libertades fundamentales en Venezuela.

4. Respaldamos la reiterada convocatoria que ha hecho el Presidente Nicolás Maduro Moros al diálogo político entre los diferentes sectores que hacen vida en Venezuela, con el propósito de preservar la paz y garantizar la estabilidad de las instituciones democráticas del país.

5. Celebramos los encomiables esfuerzos realizados en pro del diálogo político y la paz por la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero, de España; Martín Torrijos de Panamá; y Leonel Fernández, de República Dominicana, junto con el Enviado Especial de la Santa Sede.

6. Apoyamos, asimismo, la incorporación de países de América Latina y el Caribe al fomento del diálogo político en Venezuela, a saber: El Salvador, Nicaragua, República Dominicana, Uruguay y los Estados miembros de la CARICOM.

7. Condenamos cualquier acción que perturbe la paz, la tranquilidad y la estabilidad democrática, socavando la institucionalidad democrática de la República Bolivariana de Venezuela y que amenace su soberanía.

8. Consideramos que la comunidad internacional debe fomentar las capacidades y proporcionar ayuda técnica tomando como base la solicitud del País concernido, para tratar los desafíos de derechos humanos del país.

Un documental de Hernando Calvo Ospina

Este documental no es un trabajo coyuntural. Será vigente mientras Estados Unidos persista en terminar con la Revolución Bolivariana que se construye en Venezuela, para apoderarse de su petróleo y demás recursos naturales.

En 1902 Inglaterra, Alemania y otras naciones europeas quisieron apoderarse de esta nación. Los argumentos y las prácticas desestabilizadoras de aquella lejana fecha, son casi los mismos que se utilizan hoy contra el gobierno de una Venezuela soberana. 

Un documental basado en entrevistas a estudiosos venezolanos que, en un lenguaje sencillo y didáctico, nos cuentan una historia que los grandes medios de prensa insisten en esconder o tergiversar.

Por Tony López R. (*)

En vísperas de la celebración en Venezuela, de la Asamblea Nacional Constituyente, a celebrarse el próximo 30 de julio, convocada por el presidente  Nicolás Maduro, el pasado 1ro de mayo, en respuesta a la ola de acciones terroristas, organizada y dirigida por la oposición venezolana  agrupada en el Mesa Unidad Democrática,  (MUD) apoyados por el gobierno de los Estados Unidos, buscan desde hace muchos años derrocar no solo, al presidente democráticamente elegido en Venezuela, Nicolás Maduro,  sino borrar de ese territorio, la Revolución Bolivariana democrática y popular,  que encabezara él líder de Hugo Chávez Frías.

La conspiración internacional alentada y dirigida desde la Casa Blanca, está respaldada  activamente por el Secretario General de la Organización de Estados Americano, el uruguayo Luis Almagro, con el objetivo de dar soporte político y diplomático a una intervención militar en este país suramericano, esfuerzos, presiones y chantajes para lograr una resolución de condena al gobierno venezolano  fueron infructuosos, solo trece países  suscribieron ayer miércoles 26 de julio,  un documento sin ningún valor ni respaldo del Consejo Permanente,  ese documento  exige al gobierno venezolano suspender la Asamblea Nacional Constituyente y  Almagro tampoco en más de un año de una  sibilina labor pudo aprobar la aplicación de la llamada Carta Democrática.

Si bien desde hace muchos tiempo la derecha venezolana viene trabajando una acción  desestabilizadora de carácter económica, social, política usando la violencia, esas  acciones han tenido el pleno respaldo de los Estados Unidos, no olvidar que el presidente Barack Obama, aprobó una orden Ejecutiva donde se consideraba a Venezuela como un peligro para la Seguridad Nacional de los Estados Unidos, algo absolutamente ridículo, pero muy bien orquestado mediáticamente, para crear un ambiente inamistoso y guerrerista de Venezuela hacia Estados Unidos. El sentimiento nacionalista gringo era exacerbado y dicha campaña es para preparar a la opinión pública estadounidense a favor de ese nuevo zarpazo en ciernes.

Ahora las sorprendente declaraciones publica del Director de la CIA, Mike Pompeo, revela que Estados Unidos trabaja de conjunto con Méjico y Colombia para garantizar el derrocamiento  de la Revolución Bolivariana y según él,  para dar mayor seguridad a la región. Estas declaraciones se corresponden a las expresadas el 6 de abril pasado por  el Almirante Kurt Tidd,  Jefe del Comando Sur quien sin ningún desenfado declara "que la situación en Venezuela podría acabar exigiendo una respuesta a nivel regional" ello aclara cuales son los reales  planes imperiales para Venezuela:  la intervención militar

La realidad es que la intervención en Venezuela tiene el objetivo de apropiarse de un país que cuenta con la mayor reserva de petróleo en el universo y la más grande, entre otros minerales,  de oro y coltan, en Latinoamérica.

Si bien Colombia y Méjico  han negado las declaraciones del Director de la CIA, no es menos cierto que ha sido Méjico, en la persona de su canciller quien ha llevado la voz cantante dentro de la OEA  para que se aprobara un documento injerencista y violador de la propia carta de la OEA que se pronuncia  por la no injerencia y respeto de la soberanía e independencia de los Estados Miembros.  Su labor  en la última reunión de cancilleres en Cancún,  así lo demostró.  Maniobra política que fracasó frente a las posiciones de los países caribeños, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, El Salvador y República Dominicana.

Colombia está mucho más obligada a ser solidaria con Venezuela, la razón es sencilla, si hoy,  hay un Acuerdo de Paz con la guerrilla de las FARC-EP, eso se lo deben  al presidente Hugo Chávez Fría y al actual mandatario Nicolás Maduro, aún ambos a sabiendas que la concreción de un proceso de paz y un desarme de la guerrilla, podía obrar en contra de la Revolución Bolivariana, porque ante un intento de intervención militar en Venezuela, estas  se convertirían en la retaguardia segura para sus Fuerzas Militares, sin embargo   no dudaron en servir de intermediario y así se abrió la puerta de ese proceso de paz.

 

Es realmente muy difícil creer que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, a quien se le otorgó el Premio Nobel por la Paz, sea cómplice de un escarnio tan grande, además una intervención militar proveniente del territorio colombiano, llevaría la guerra no solo a Venezuela, complicaría seriamente a su país a donde se trasladaría también el teatro de operaciones y se aislaría  política y diplomáticamente,  enfrentaría serios conflictos interno, y comprometería a la región.

 

(*)  Periodista, politólogo y analista internacional.

 

La actriz y cantante Sandra Arcos, pasó sus vacaciones en Venezuela y en un recorrido que hizo por las diferentes ciudades, descubrió que son mentiras las noticias malas que se rumoran en el exterior, sobre este país que “vale la pena ser visitado, tiene muchísimas cosas que ofrecer, la gente es muy cálida y amorosa”.

La mexicana comentó sobre la reaccion de su familia y sus amistades cuando ella decidio viajar a Venezuela del cual dijo: “es un pueblo de verdad maravilloso, con el que conviviendo en unas pocas semanas, se puede quedar profundamente enamorada. La gente es noble, buena y alegre”.

Exhortó a los extranjeros a visitar Venezuela, usando “pensamiento crítico, investigando, informándose, para hacerse una mejor idea de las cosas”, y no dejarse llevar por los errados comentarios que desde el exterior se tejen contra la imagen de esta nación, que sin duda “sí se puede visitar”.

Cabe recordar, que dirigentes de la oposición nacional se han encargado de tergiversar la imagen de Venezuela, alegando con mentiras que en esta nación hay “dictadura” y sobran los problemas sociales y económicos; con el único propósito de aislarnos.  

Sigue la transmisión de  #MirafloresTV sobre la movilización masiva de los venezolanos.

Luego de decenas de artículos contra Venezuela, hay un súbito ataque de sinceridad. La crisis es inventada.

El Director General de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, le salió al paso a las informaciones que vienen circulando por estos días en algunos medios de comunicación, que dan cuenta de un éxodo masivo de ciudadanos venezolanos hacia nuestro país.

Según el Director de Migración Colombia si bien el flujo en zona de frontera es alto, los promedios de ingreso y salida de personas se encuentran dentro de lo normal.

Por el Puesto de Control Migratorio ubicado en el Puente Internacional Simón Bolívar, en Villa del Rosario – Norte de Santander, se mueve cerca del 90% de las personas que transitan por zona de frontera. El promedio diario de personas que entran y salen del país por este puente es cercano a los 50 mil registros, un flujo alto que sólo puede ser interpretado si se tienen en cuenta tanto las cifras de entrada como de salida, toda vez, que lo que se evidencia en esta zona es el ingreso de personas que vienen a abastecerse de alimentos, a citas médicas, a comprar productos de aseo, a estudiar e incluso a trabajar, y en las noches regresan a su país”, afirmó Krüger Sarmiento.

Frente a las afirmaciones que daban cuenta de una llegada masiva de venezolanos a Colombia el día lunes, el Director de Migración indicó que ese día se presentó un pequeño incremento del 5% tanto en la entrada como en la salida de nacionales venezolanos, debido a tres factores principalmente. “…Evidenciamos un pequeño incremento, cercano al 5% en la entrada y salida de ciudadanos venezolanos que no genera ningún tipo de alarma, pues obedece a la dinámica propia de la región. Por ejemplo, el día lunes era festivo en Venezuela y los fines de semana el flujo se incrementa entre los dos países. Además, según información que recibimos por parte de los viajeros, durante el fin de semana, la autoridad migratoria del vecino país no tuvo sistema y eso represó la salida de personas que viajaban con pasaporte hacia Colombia o hacia terceros países. Además, como ha circulado en diferentes medios, esta semana estaba programado un paro cívico y la gente aprovechó el festivo para abastecerse de algunos productos de primera necesidad”, aseguró.

De igual forma, el Director General de Migración Colombia señaló que a medida que ha ido transcurriendo la semana, el flujo de entrada de viajeros de Venezuela ha ido disminuyendo considerablemente.

El día lunes registramos la entrada de un poco más de 26 mil personas, así como la salida de más de 25 mil por este mismo punto. Para el día martes, el flujo se estabilizo y tuvimos nuestro promedio habitual de 25 mil ciudadanos venezolanos ingresando y de más de 23 mil saliendo. Ayer, el movimiento en frontera cayó significativamente, pues pasamos de un promedio diario de 25 entradas de venezolanos a 21 mil, mientras que las salidas, estuvieron por encima de los 20 mil registros. Para hoy, como se esperaba, tan sólo hemos registrado el ingreso de un poco más de 500 venezolanos, frente a la salida de más de 2 mil”, afirmó Christian Krüger.

Resumen de agencias.

 Por: Hernán Durango.

Para este miércoles 19 de julio está previsto el acto de clausura de las deliberaciones del XXIII Encuentro del Foro de Sao Paulo. El evento comenzó en Managua, capital de Nicaragua, el domingo 16 de julio y reúne a 336 delegados de 32 países del mundo, incluyendo naciones asiáticas y la moderadora es Mónica Valente del Partido de los Trabajadores de Brasil.

En los debates adelantados por las delegaciones han ratificado el  compromiso con la paz y el desarrollo social de los pueblos en su batalla por independencia y soberanía plena. Del mismo modo han analizado en profundidad los desafíos de la izquierda y los caminos para continuar las transformaciones en la región. 

Por Colombia participaron delegados de varias fuerzas políticas y sociales entre los que destacan Rodrigo Granda y Mauricio Jaramillo, voceros de las FARC, organización que ha firmado el Acuerdo de Paz y avanza en la configuración de un nuevo partido político con los excombatientes; Gloria Inés Ramirez, vocera de Marcha Patriotica MP; Andrés Álvarez, en representación del Partido Comunista Colombiano PCC y Unión Patriotica UP. 

Las delegaciones de los diversos partidos y movimientos políticos de América Latina reunidos en Managua, Nicaragua en el XXIII Encuentro del Foro de Sao Paulo, saludaron la firma del Acuerdo de PAZ en Colombia entre las FARC y el Gobierno Nacional  y solicitaron que se cumpla por parte del Estado toda su implementación. Igualmente rechazaron de plano el injerencismo que promueve Estados Unidos, especialmente en sus ataques contra gobiernos soberanos como Venezuela, Cuba, Nicaragua, Bolivia y el financiamiento de campañas de organizaciones de extrema derecha para el sabotaje y desestabilización de la paz y el orden en estos países.

"336 delegados de 32 países del mundo expresaron su solidaridad y amor a la revolución bolivariana de Venezuela y el rotundo rechazo a la arremetida imperialista y burguesa contra los gobiernos progresistas de la región", indicó a la prensa Roy Daza, dirigente del PSUV de Venezuela. 

   Jacinto Suárez, secretario de Relaciones Exteriores del Frente Sandinista de Liberación Nacional, dio la bienvenida a los asistentes en nombre del gobierno y el pueblo nicaragüense y recordó que justo un 16 de julio fue derrocado el dictador Somoza, cerrando una etapa de cruenta y sangrienta dictadura en la tierra de Sandino.

El encuentro en Managua del Foro de Sao Paulo, coincidió con la celebración de los 38 años del triunfo Sandinista por los que los voceros del FSLN agradecieron  a todos los que han llegado hasta Nicaragua para alzar las voces de la izquierda latinoamericana y caribeña, discutir y apoyar los procesos progresistas que ha impulsado la región en los últimos 15 años, seriamente amenazados por la derecha y el imperialismo.

Un juez emite un fallo de primera instancia contra el líder del Partido de los Trabajadores de Brasil que, no obstante, no trunca su aspiración presidencial

El juez federal Sergio Moro emitió un fallo que condena en primera instancia a Luiz Inácio Lula da Silva, fundador y dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil, por presunta corrupción en Petrobras.

La medida, no obstante, no inhabilita a Lula en su aspiración para volver a la Presidencia, pues el caso deberá ir a un juicio de segunda instancia que será posterior a las elecciones.

La condena es de nueve años y medio de cárcel, aunque esta no se hará efectiva tampoco hasta que haya un segundo proceso. 

Todo indica que el caso no prosperará, pues ya un dirigente del PT fue absuelto en segunda instancia por los mismos hechos. Además, el PT sostiene que el juez emitió un concpeto “sin pruebas”.

“Sergio Moro complació a los medios de comunicación y a la opinión pública que formó contra Lula. ¡Condenó sin pruebas! Vergonzoso”, dijo Gleisi Hoffmann, presidente del PT, sobre el fallo.

El senador Lindbergh Farias, de la bancada del PT, sostuvo por su parte que Lula es objeto de una persecución política y convocó a la militancia de la organización a salir en defensa de su líder.

La segunda instancia deberá pronunciarse sobre el caso a mediados o finales del 2018. Mientras tanto, seguirá la campaña presidencial de Lula, que aspira a recuperar el gobierno brasilero para el PT, luego del golpe parlamentario que despojó a Dilma Rousseff de su legítimo mandato.

Desde que se hizo público el contenido de la I Feria Marxista del libro de Barcelona la derecha periodística ha movido sus hilos para intentar criminalizarnos, comenzó con un periodicucho llamado L'Exprés de Sant Andreu, el cuál tergiversando y difamando ha intentado darse a conocer a nuestra costa, sirviéndose de la demagogia y de la mentira. El papel de mamporreros del anticomunismo  ha sido realizado por estos sujetos a las mil maravillas.

La campaña continuó con el periódico "eEl nacional" en el cual copiaban y pegaban al pie de la letra el infame artículo del periódico de Sant Andreu, sin contrastar absolutamente nada. La última en sumarse a la campaña de la caverna mediática ha sido la infame Pilar Rahola, que no ha tardado en hacer alusiones a que Stalin y Hitler son lo mismo, la fantasía burguesa de que los comunistas y los nazis somos lo mismo. Nada más alejado de la realidad, la incultura de esta señora solo tiene a la par su propio anticomunismo.

Nosotros no cedemos ante presiones ni chantajes, no hemos claudicado nunca y no nos vamos a doblegar ante nadie, seguiremos con nuestra programación de la feria, defendiendo los símbolos y principios del marxismo de forma abnegada.

Debido a presiones llevadas a  cabo por instituciones y periodistas infames como estos que hemos descrito nos hemos visto obligados a trasladar la feria  a otro espacio, en el mismo barrio de Sant Andreu, lo hemos trasladado al casal "El Noi Baliarda" en la calle Ramón Batlle nº57. Metro Sant Andreu.

¡Ni un paso atrás!

¡Viva el marxismo leninismo!

¡Por la I Feria Marxista del libro! ¡Nadie nos parará!

Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o empleando métodos más sutiles, estará condenada al fracaso

Autor: Granma | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

16 de junio de 2017

El 16 de junio de 2017, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en un discurso cargado de una retórica hostil, que rememoró los tiempos de la confrontación abierta con nuestro país, pronunciado en un teatro de Miami, anunció la política de su gobierno hacia Cuba que revierte avances alcanzados en los dos últimos años, después que el 17 de diciembre de 2014 los presidentes Raúl Castro Ruz y Barack Obama dieran a conocer la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas e iniciar un proceso hacia la normalización de los vínculos bilaterales.

En lo que constituye un retroceso en las relaciones entre los dos países, Trump pronunció un discurso y firmó en el propio acto una directiva de política denominada "Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba" disponiendo la eliminación de los intercambios educacionales "pueblo a pueblo" a título individual y una mayor fiscalización de los viajeros estadounidenses a Cuba, así como la prohibición de las transacciones económicas, comerciales y financieras de compañías norteamericanas con empresas cubanas vinculadas con las Fuerzas Armadas Revolucionarias y los servicios de inteligencia y seguridad, todo ello con el pretendido objetivo de privarnos de ingresos. El mandatario estadounidense justificó esta política con supuestas preocupaciones sobre la situación de los derechos humanos en Cuba y la necesidad de aplicar rigurosamente las leyes del bloqueo, condicionando su levantamiento, así como cualquier mejoría en las relaciones bilaterales, a que nuestro país realice cambios inherentes a su ordenamiento constitucional.

Trump derogó asimismo la Directiva Presidencial de Política "Normalización de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba", emitida por el presidente Obama el 14 de octubre de 2016, la cual aunque no ocultaba el carácter injerencista de la política estadounidense, ni el objetivo de hacer avanzar sus intereses en la consecución de cambios en el orden económico, político y social de nuestro país, había reconocido la independencia, la soberanía y la autodeterminación de Cuba y al gobierno cubano como un interlocutor legítimo e igual, así como los beneficios que reportaría a ambos países y pueblos una relación de convivencia civilizada dentro de las grandes diferencias que existen entre los dos gobiernos. También admitía que el bloqueo era una política obsoleta y que debía ser eliminado.

Nuevamente el Gobierno de los Estados Unidos recurre a métodos coercitivos del pasado, al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo, en vigor desde febrero de 1962, que no solo provoca daños y privaciones al pueblo cubano y constituye un innegable obstáculo al desarrollo de nuestra economía, sino que afecta también la soberanía y los intereses de otros países, concitando el rechazo internacional.

Las medidas anunciadas imponen trabas adicionales a las muy restringidas oportunidades que el sector empresarial estadounidense tenía para comerciar e invertir en Cuba.

A su vez, restringen aún más el derecho de los ciudadanos estadounidenses de visitar nuestro país, ya limitado por la obligación de usar licencias discriminatorias, en momentos en que el Congreso de los Estados Unidos, como reflejo del sentir de amplios sectores de esa sociedad, reclama no solo que se ponga fin a la prohibición de viajar, sino también que se eliminen las restricciones al comercio con Cuba.

Los anuncios del presidente Trump contradicen el apoyo mayoritario de la opinión pública estadounidense, incluyendo el de la emigración cubana en ese país, al levantamiento total del bloqueo y a las relaciones normales entre Cuba y los Estados Unidos.

En su lugar, el Presidente estadounidense, otra vez mal asesorado, toma decisiones que favorecen los intereses políticos de una minoría extremista de origen cubano del estado de Florida, que por motivaciones mezquinas no desiste de su pretensión de castigar a Cuba y a su pueblo, por ejercer el derecho legítimo y soberano de ser libre y haber tomado las riendas de su propio destino.

Posteriormente haremos un análisis más profundo del alcance y las implicaciones de este anuncio.

El Gobierno de Cuba denuncia las nuevas medidas de endurecimiento del bloqueo, que están destinadas a fracasar como se ha demostrado repetidamente en el pasado, y que no lograrán su propósito de debilitar a la Revolución ni doblegar al pueblo cubano, cuya resistencia a las agresiones de cualquier tipo y origen ha sido probada a lo largo de casi seis décadas.

El Gobierno de Cuba rechaza la manipulación con fines políticos y el doble rasero en el tratamiento del tema de los derechos humanos. El pueblo cubano disfruta de derechos y libertades fundamentales, y exhibe logros de los que se siente orgulloso y que son una quimera para muchos países del mundo, incluyendo a los propios Estados Unidos, como el derecho a la salud, la educación, la seguridad social, el salario igual por trabajo igual, los derechos de los niños, y el derecho a la alimentación, la paz y al desarrollo. Con sus modestos recursos, Cuba ha contribuido también a la mejoría de los derechos humanos en muchos lugares del mundo, a pesar de las limitaciones que le impone su condición de país bloqueado.

Los Estados Unidos no están en condiciones de darnos lecciones. Tenemos serias preocupaciones por el respeto y las garantías de los derechos humanos en ese país, donde hay numerosos casos de asesinatos, brutalidad y abusos policiales, en particular contra la población afroamericana; se viola el derecho a la vida como resultado de las muertes por armas de fuego; se explota el trabajo infantil y existen graves manifestaciones de discriminación racial; se amenaza con imponer más restricciones a los servicios de salud, que dejarían a 23 millones de personas sin seguro médico; existe la desigualdad salarial entre hombres y mujeres; se margina a emigrantes y refugiados, en particular los procedentes de países islámicos; se pretende levantar muros que denigran a vecinos; y se abandonan los compromisos internacionales para preservar el medio ambiente y enfrentar el cambio climático.

Asimismo, son motivo de preocupación las violaciones de los derechos humanos cometidas por los Estados Unidos en otros países, como las detenciones arbitrarias de decenas de presos en el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo en Cuba, donde incluso se ha torturado; las ejecuciones extrajudiciales y las muertes de civiles causadas por bombas y el empleo de drones; y las guerras desatadas contra diversos países como Irak, sustentadas en mentiras sobre la posesión de armas de exterminio masivo, con consecuencias nefastas para la paz, la seguridad y la estabilidad de la región del Medio Oriente.

Recordamos que Cuba es Estado Parte de 44 instrumentos internacionales sobre los derechos humanos, mientras que los Estados Unidos lo es solo de 18, por lo que tenemos mucho que mostrar, opinar, y defender.

Al confirmar la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas, Cuba y los Estados Unidos ratificaron la intención de desarrollar vínculos respetuosos y de cooperación entre ambos pueblos y gobiernos, basados en los principios y propósitos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas. En su Declaración, emitida el 1 de julio de 2015, el Gobierno Revolucionario de Cuba reafirmó que "estas relaciones deberán cimentarse en el respeto absoluto a nuestra independencia y soberanía; el derecho inalienable de todo Estado a elegir el sistema político, económico, social y cultural, sin injerencia de ninguna forma; y la igualdad soberana y la reciprocidad, que constituyen principios irrenunciables del Derecho Internacional", tal como refrendó la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada por los Jefes de Estado y Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en su II Cumbre, en La Habana. Cuba no ha renunciado a estos principios ni renunciará jamás.

El Gobierno de Cuba reitera su voluntad de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés mutuo, así como la negociación de los asuntos bilaterales pendientes con el Gobierno de los Estados Unidos. En los dos últimos años se ha demostrado que los dos países, como ha expresado reiteradamente el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, pueden cooperar y convivir civilizadamente, respetando las diferencias y promoviendo todo aquello que beneficie a ambas naciones y pueblos, pero no debe esperarse que para ello Cuba realice concesiones inherentes a su soberanía e independencia, ni acepte condicionamientos de ninguna índole.

Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o empleando métodos más sutiles, estará condenada al fracaso.

Los cambios que sean necesarios en Cuba, como los realizados desde 1959 y los que estamos acometiendo ahora como parte del proceso de actualización de nuestro modelo económico y social, los seguirá decidiendo soberanamente el pueblo cubano.

Como hemos hecho desde el triunfo del 1ro. de enero de 1959, asumiremos cualquier riesgo y continuaremos firmes y seguros en la construcción de una nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible.

La Habana, 16 de junio de 2017.