psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Opinion

Informe Nieuwegein investiga el accidente en el este de Ucrania en 2014, vuelo MH17

Si venimos pronunciando en diversos espacios  este acontecimiento, es por la sencilla razón que la investigación sobre el accidente del Boeing 777, se observa cada día y al mismo tiempo sienten muchos analistas que ha estado siendo sesgada y poco profesional dicha investigación: El  desastre de Malasia Boeing en Donbas, pareciera estar destinada a establecer un precedente para la interpretación de cualquier otra "pesquisa" – ajena a la verdad - , por lo significativo en los asuntos internacionales e intereses de algunos sectores, incluso naciones. Por ello quisimos profundizar  para darle a nuestros anteriores aportes,  un poco más objetividad y sensatez.

El Equipo de investigación internacional, que presentó el 28 de septiembre del presente año, un informe preliminar sobre la investigación del accidente MH17, dijo que el sistema de misiles antiaéreos "Buk" supuestamente fue traído de Rusia, y después del colapso del sistema de defensa aérea fue devuelto a la Federación de Rusia.

"Parcial y profano ha sido la investigación del accidente del " Boeing 777 ", aparentemente han dicho los expertos, la investigación pareciera tener la intención de crear un precedente ajustado para la interpretación de los intereses de cualquier curso o posterior a la investigación ", si el accidente del avión presidencial polaco, cerca de Smolensk, se ha dicho que es " errónea " o no se ha dicho mayor cosa. Sin embargo los ataques aéreos a los hospitales por parte de los Estados Unidos y sus tropas aliadas en Siria, la han manifestado como tragedia, es mas; la matanza de los disidentes en Odessa o el mismo "caso Magnitsky", creen los expertos profesionales, han sido elevados a una realidad no verdadera.

Es imposible en esta situación no recordar la tragicomedia del escándalo de dopaje por los deportistas rusos a lo cual otra vez - "no hay pruebas, pero siguen siendo culpables, y usted será responsable por no estar debidamente informado y por ultimo; aceptar y seguir aceptando la sarta de mentiras por parte de muchos medios convencionales de la información."

"De hecho, Occidente se dio cuenta del modelo deseado de la unipolaridad, cuando sólo una parte o un grupo de países tiene el monopolio de la verdad y de manera arbitraria se definen los criterios del bien y el mal, con la situación y en relación directa con sus propios intereses"

Este modelo es, por definición imperfecto y amenaza a los primeros principios de la cooperación internacional, con base en la ley, el profesionalismo y la objetividad. "La pesquisa del grupo internacional de investigación conjunta (SSG) del Boeing MN17 en Donbass, sigue trabajando y ya expresó su versión ante lo que Occidente ha estado informando."

Una vez más, no se presentó ninguna prueba directa de la participación de Rusia - imágenes de satélite han presentado como pruebas, aunque ciertamente son imagenes, y otros hechos verificables fiables no los han presentado. Por otra parte, las cifras del radar ruso, que no es compatible con los hallazgos de salvaguardia especial basada en el testimonio de testigos, no son pruebas, que impliquen al gobierno ruso.

"Por lo tanto, estamos de nuevo hablando de una inyección de la desinformación occidental, en lugar de un tema serio para el debate, y construir sobre esta base un razonamiento lógico, técnico y sobre todo legal. Lo que se tiene es simplemente incorrecto. Así como la base de los hallazgos objetivos ofrecidos". Por desgracia, es evidente que cualquier otra conclusión que no sea la prueba de la culpabilidad de Rusia categóricamente no está satisfecha con la comunidad occidental.

"Después de todo, este trágico episodio dio lugar a la más severa ola de sanciones contra Rusia antes de recibir al menos algunos datos fiables sobre las circunstancias de la tragedia. Hay un claro interés de fuerzas muy influyentes en la investigación." Pareciera que occidente necesita acelerar lo más pronto posible un conflicto bélico, y cualquier excusa es viable para sus intereses en Siria. Esto no puede ser más que un mal ejemplo a la comunidad internacional que exige el esclarecimiento de este hecho catastrofico.

 

Después de casi cinco años de conversaciones entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC-EP, le llego la hora de tomar verdaderas desiciones políticas referentes a los sustanciales enemigos de la paz, encabezados por el doblemente ex-presidente Alvaro Uribe Velez.

No obstante usted ser el dirigente de los colombianos, ahora es el titular del premio nobel de la paz. Este premio que le fue otorgado con tinglados compromisos frente al dictamen nacional e internacional, conlleva sobretodo, nuevas responsabilidades que recaen sobre su persona, maestro.

Los testimonios de diferentes testigos -sicarios, narcotraficantes, paramilitares y toda suerte de violadores de los derechos humanos-, han constatado lo que El Pentágono Gringo ya habia diagnosticado: Alvaro Uribe Velez {conocido también en su circulo como Varito}, ocupa el puesto 82 de los ciento ventipico narcotraficantes mas peligrosos de Colombia. En una breve disección quirúrgica a la sazón exploratoria de un quiste ancestral, tenemos en el lugar 78 a Pablo Escobar quien fuera la tercera estocada de la exitosa cooperación gobierno colombiano-USA. Dicho sea de paso connotar en este punto, la extrema coincidencia de sus acentos prosódico discursivos.

Retomemos pues el hilo conductor recordando que usted señor presidente fue el ministro del mal llamado Ministerio de Defensa cuyo misterio encerrado llevo a que también lo conociéramos como el de Guerra, en el segundo mandato del señor Uribe. Creemos con reserva del sumario, que de algún modo usted aun esta en deuda con Colombia por dos cosas. La primera, la creciente bajo su cartera, de masacres de los escuadrones de la muerte -o paramilitares indistintamente-, de las torturas de personas a manos de agentes del Estado, de desapariciones forzadas y de ejecuciones extrajudiciales que nos refundió por un buen tiempo, la acepción medica del concepto de falsos positivos. La segunda porque usted buen hombre y padre de familia, mando bombardear inmisericorde y luego a matar cobardemente al arquitecto de los Diálogos de Paz por parte de las FARC-EP, Comandante Alfonso Cano. También bombardeo a los cuadros políticos, Gemas Farianas, Jorge Briceno y Raul Reyes. Como si no les bastara, se quedaron con el cadáver de este ultimo, en un acto que simbólicamente equivale a comerse al enemigo muerto canibalìsticamente; a todas luces de una barbarie fronteriza. Ninguno de estos tres varones, como usted ha puesto a circular en la sociedad civil, estaba en contra de La Paz.

Desde su origen las FARC-EP siempre han buscado una solución política al conflicto social y armado. El mismo gobierno de turno en 1964 y representado por 16,000 hombres fuertemente armados y asesorados por los Estados Unidos, atacaron a 51 campesinos -entre ellos tres mujeres- quienes demandaban fundamentalmente una reforma agraria y reclamaban el derecho a la oposicion política, ejerciendo así el legitimo derecho de los pueblos a la rebelion.

Permitamos considerar que en sus también obligatorias dos vigencias presidenciales, esta situación macabra global no ha cambiado de drástica manera. Por el contrario, se recurrió a los encarcelamientos sistemáticos para acallar la protesta social, se robusteció al ESMAD para enfrentarse cuerpo a cuerpo y en una reacción cercana a la velocidad del sonido a personas en manifestaciones de mujeres, estudiantes y campesinos. A algunos viejos los han respetado porque de ellos se encargan los accidentes de transito.

Senor presidente tome una decisión biopolítica, soberana y con responsabilidad ciudadana; no puede darle mas vueltas a los Acuerdos que han sido respaldados por millones de colombianos que le hemos dicho SI a la paz con justicia social y profundización de la democracia. El Uribismo desesperado como nunca antes, quiere un neo-campo de concentración, engrosar la masa de presos politicos, ignorar el general de victimas y salvarse de la verdad, pero todo eso ya es un imposible taxativo. Abranse los cielos y llueva de lo alto, bienhechor rocio, como ruego a Santos!

Màs que por la fuerza, nos dominan con la mentira 

Simòn Bolìvar

Desde las selvas del Yari

el equipo Radio Café Stereo

 
Por Fredy Muñoz Altamiranda
 
Las FARC denunciaron en febrero de este año que el plebiscito, mecanismo que el gobierno de Juan Manuel Santos utilizó para intentar la refrendación del Acuerdo de La Habana, era un acto unilateral e improcedente que le añadiría más problemas que beneficios al proceso.
 
En una carta firmada por el Estado Mayor Central del grupo insurgente, y dirigida a la Corte Constitucional de Colombia, al Congreso Nacional colombiano, a los plenipotenciarios del ejecutivo en la Mesa de Diálogos y a cada uno de los países garantes y acompañantes, las FARC advirtieron que el plebiscito "no es ni la vía política ni el instrumento jurídico constitucional adecuado para lograr la refrendación del Acuerdo Final".
 
La principal razón que aludió el grupo insurgente en su misiva es de orden legal, pues atiende a lo descrito en la Ley 134 de 1994 que define al plebiscito como "un pronunciamiento del pueblo mediante el cual se apoya o rechaza una decisión del ejecutivo".
 
Las FARC advirtieron que el Acuerdo de la Habana, logrado luego de 46 rondas negociadoras en cuatro años de diálogos y seis de trabajos en general, no es una decisión unilateral del ejecutivo colombiano, ya que en su elaboración también participó el grupo insurgente, las víctimas y todo un conjunto de personas y asociaciones que aportaron a la elaboración del documento final.
 
Al no ser estrictamente una propuesta unilateral emanada del ejecutivo, una refrendación del Acuerdo a través de un plebscito pierde toda posibilidad jurídica y vicia el mecanismo, ya que excluye de plano a una contraparte activa y necesaria para haber obtenido el Acuerdo.
 
En el texto de la carta el grupo guerrillero señala textualmente que "la iniciativa puesta en marcha inconsultamente, no solo desatiende la palabra empeñada en la Agenda, sino que constituye una aplicación de instituciones constitucionales y legales fuera de lugar, so pretexto de darle al plebiscito condiciones y alcances de los que carece por naturaleza".
 
El Estado Mayor del grupo guerrillero citó además la sentencia C-150 de abril 8 de 2015 proferida por la Corte Constitucional colombiana, según la cual "El plebiscito tiene como finalidad avalar o rechazar una decisión del ejecutivo con propósitos fundamentalmente políticos y no normativos".
 
Además sentencia la Corte que "No es el plebiscito un mecanismo apto para producir normas, o para modificarlas, refrendarlas o derogarlas". 
 
En su misiva las FARC le advierten a Santos, y a todos los negociadores, garantes y acompañantes, sobre el plebiscito, que "estamos frente a un error político y jurídico que se pretende presentar como fórmula constitucional y legal que lo resuelve todo, que de contera refrendaría el Acuerdo Final de Paz aún por alcanzar".
 
Al final de su misiva de hace nueve meses, el grupo guerrillero señala: "no aceptamos la aplicación del llamado plebiscito", y advierte que "El acuerdo final que traerá la paz a Colombia, que se está construyendo con tanto esmero y sacrificio, no puede ser puesto en peligro por ligerezas políticas". 
 
Para las FARC, "el plebiscito refrendatorio desconoce el Acuerdo General, la Constitución, el Estado de Derecho y las normas de funcionamiento del Estado colombiano." 
 
Esta misiva del Estado Mayor Central de las FARC cierra con una invitación para el equipo  negociador del Gobierno: "Dejemos de lado lo que no haya surgido de los textos del Acuerdo General y busquemos conjuntamente vías jurídicas que permitan la inmediata implementación de todo lo acordado en La Habana".
 
La carta ha sido reproducida en su totalidad por medios masivos colombianos hoy, en medio del empantanamiento que la clase política y los impulsores del No, han hecho del proceso. 
 
Aún se desconoce si esta carta tuvo alguna reacción por parte de sus destinatarios en febrero pasado, cuando el grupo guerrillero hizo semejantes advertencias sobre lo que sobrevendría, en caso de aplicarse unilateralmente el plebiscito como mecanismo de refrendación, cosa que efectivamente sucedió, con los resultados que estamos viviendo.

Premian el inventor de los “FALSOS POSITIVOS” con el Premio Nobel de Paz

 
Por Dick Emanuelsson, Resumen Latinoamericano
 
TEGUCIGALPA / 2016-10-07 / El mandatario colombiano esta premiado por el Comité de OTAN en Oslo. Es realmente indignante pero no sorprendente.
 
El comité se ha destacado anteriormente de otorgar el premio a reconocidos genocidas como Henry Kissinger, Menachem Begin y para coronar su lista otorgó a Obama el premio manchado de sangre de los pueblos en lucha.
 
Cuando el Ejército colombiano tenía el comandante Alfonso Cano ante los fusiles, indefenso y ciego por haber perdido sus lentes, los militares se comunicaron con Santos y le preguntó qué harían. A pesar que las primeras negociaciones secretas entre las FARC y el gobierno de Santos ya habían iniciado para preparar el Proceso de Paz en la Habana, Santos no dudó un segundo; ¡“MÁTALO”! fue la orden de ese señor que, ante el revés del resultado del plebiscito el domingo pasado, revocó el Cese al Fuego Bilateral para la fecha 31 de octubre, año en curso en vez de formalizar jurídicamente el Acuerdo Final de la Paz con las Farc.
 
Dos días después el Comité noruego toma la decisión de otorgarle el premio.
 
No solo eso. ¿Quién inventó la insólita frase “Falsos Positivos”? Pues el señor Santos, en calidad de Ministro de Guerra del narcopresidente Álvaro Uribe Vélez. “Falsos Positivos” no es otra cosa que “Ejecuciones extrajudiciales”, o en boca del pueblo; Fusilamientos al adversario.
 
Pero los “adversarios” eran civiles, no guerrilleros. Jóvenes sin trabajo, discapacitados, y gente inocente. La orden del dúo Uribe&Santos a sus generales era ¡“PRODUCIR EL RESULTADO EN LITROS DE SANGRE”!
 
No nos extraña que le den el premio porque el país desde donde recogerá la medalla es miembro de la OTAN, la misma alianza de guerra que ahora se prepara para convertir el conflicto en Siria a una guerra final contra toda la oposición del planeta y de la humanidad a la política de exterminio de las luchas populares. ¡No nos engañemos!
 

Los verdaderos luchadores por la paz en Colombia se encuentran en las filas del pueblo, los que nunca dudaron un segundo de poner el pecho y su vida para acabar con una clase de asesinos y explotadores que son capaces de exterminar su propio pueblo para preservar sus privilegios.

LA EXTRAÑA TRAGEDIA.

 |  Published in Opinion

Por Fredy Muñoz Altamiranda

Uribe, quien no necesita presentación, ha dejado ver lo que quiere, tras la tragedia electoral del plebiscito en Colombia.

Luego de impulsar una campaña contra el Sí, caracterizada por la manipulación y la mentira, el senador antioqueño le dice a una comunidad nacional desconcertada, y al resto del mundo no menos sorprendido, que su esfuerzo por desbaratar el proceso de paz en Colombia obedece a la necesidad de que un puñado de militares procesados por crímenes de lesa humanidad reciba, por extensión, los beneficios judiciales que recibirían los líderes de la guerrilla de las FARC: Amnistías e indultos.

Uribe pide esto respaldado por la votación que recibió su opción en el plebiscito. Un alto sufragio logrado con mentiras, manipulaciones y el apoyo decidido de los grandes medios de comunicación del país, que amplificaron sin recato argumentos tan manidos como falsos.

Según los uribistas, el Gobierno colombiano había aprobado ya una ley que recortaría la pensión de los jubilados, para darle sueldos a los guerrilleros que se desmovilizarían. Una falsedad que conocían de principio a fin, pues los impulsores de estos argumentos son congresistas que manejan la agenda legislativa del país, y sabían que tal cosa nunca pasó por el parlamento.

Esos mismos senadores insistieron en los medios con que la refrendación del Acuerdo de paz en las urnas traería a Colombia largas colas para comprar comida, como pasa hoy en Venezuela, que sufre un desabastecimiento programado por los oligopolios productores de alimentos, convertidos en operadores políticos generadores de hambre y desnutrición, incluso para sus propios electores.

Los uribistas llegaron a decir también que el voto por el Sí llevaría automáticamente a la presidencia nacional al comandante Timoleón Jiménez, vocero principal de las FARC. Para esto no tuvieron problema alguno en colgar una gigantesca y millonaria valla publicitaria en la ciudad de Santa Marta.

¿Cómo el Consejo Nacional Electoral no actuó antes para detener a los portavoces de semejantes provocaciones, que alteraron el ambiente previo del debate electoral, y envenenaron la intención de voto de millones de colombianos? Son preguntas que amplían la extrañeza de esta tragedia.

Lo que no es extraño es que esas mentiras fueran los argumentos de un puñado de senadores y un ex procurador que Uribe sacó de lo más oscuro de la política nacional, para empujar su cruzada irresponsable.

María Fernanda Cabal, mujer de José Félix Lafourie, presidente de Fedegan, el gremio más paramilitarizado del país, fue una mujer que investida como representante a la Cámara de la República por Bogotá, se congratuló en su momento ante las cámaras de la opinión nacional por la muerte del premio Nóbel de Literatura, Gabriel García Márquez, y le deseó al escritor una larga permanencia “ardiendo en el infierno”.

En la campaña por promover el No, esta congresista afirmó que los generales activos habían sido comprados por el Gobierno de Santos para aceptar el cese al fuego, y por más que el mismo Uribe le pidió que se retractara públicamente de lo que dijo, ella lo subrayó diciendo que sólo se retractaría si alguien le demostraba que sus palabras eran mentiras.

Paloma Valencia, nieta de uno de los presidentes conservadores más sanguinarios del país, y quien propone en el Congreso que la solución al problema territorial entre negros, aborígenes y terratenientes en el Cauca, departamento de donde es oriunda y donde su familia tiene extensas propiedades con títulos que datan incluso desde la Colonia, sería la división en zonas indígenas, negras y blancas, donde, por supuesto los blancos tendrían las más extensas y mejores propiedades.

Valencia empujó la campaña de agravios contra el Sí diciendo que el “Castro-Chavismo” una figura político administrativa que sólo ellos sabrán qué es, se tomaría al país, y el fantasma del comunismo correría libremente por las calles, provocando el éxodo de la “gente de bien”, que invierte en dólares y desarrolla a Colombia.

Y el ex procurador, precandidato presidencial del uribismo, un personaje célebre por haber quemado las obras completas de Piaget, Montesquieu y otros autores de la Ilustración y el Renacimiento, además de novelas de García Márquez y Víctor Hugo, en un parque de Bucaramanga, comparó al Sí con la llegada del diablo, en un discurso ebrio de odio pronunciado en los extramuros de Cartagena, al mismo tiempo que medio mundo observaba complacido el acto de firma del Acuerdo, que nos dio cinco cortos días de esperanzas de paz.

Fue una campaña extraña y vil. Pero ambas características crecen ahora que el uribismo deja ver que no tiene ninguna propuesta seria que aportarle a un Acuerdo que selló cuatro años de diálogos inéditos entre una guerrilla que ha sobrevivido a multimillonarios planes bélicos de aniquilamiento, financiados por los Estados Unidos, durante casi tres cuartos de siglo de injerencia impune, y un gobierno que parecía decidido a jugárselas todas por abrir el compás político del país.

En medio de toda esta conmoción, de la irresponsabilidad uribista, del plantón hecho al acompañamiento internacional, de la bufonada de la clase política dirigente, de la maldad mediática, de la inseriedad gubernamental que abre la posibilidad de revisar el Acuerdo para incluir las pretensiones de Uribe, yo creo en algunas cosas poco creíbles:

Que este plebiscito, innecesario por su nulidad jurídica, fue producto de una concertación entre dos sectores de la derecha nacional, que antes se habían unido para operar la jugosa ayuda militar de los estados Unidos y la inteligencia del Mossad, y desaparecer a la insurgencia popular con bombazos y crímenes aberrantes.

Dos sectores representados por personajes que a estas alturas del protagonismo insurgente y popular en el proceso, buscan la forma de volver a reunir sus intereses militaristas, financieros y políticos comunes: Santos y Uribe.

Sólo de esta forma se explica uno el montaje de semejante operativo electoral, y la dedicación de un gobierno negociador que sabía de antemano que cualquier resultado no tendría efectos jurídicos ni legales sobre lo acordado.

¿Se trataba entonces de permitirle al uribismo un reencauche político y electoral para que se incluyan en el Acuerdo beneficios jurídicos a militares condenados por las masacres que vinculan el ejercicio administrativo de Uribe en Antioquia, cuando era gobernador, y en el resto del país, cuando era presidente; con la gestión de Santos en el Ministerio de Defensa, cuando oficiales a su cargo cometieron consecutivamente los crímenes que el país conoce como falsos positivos?

Eso es posible, porque en la tragedia colombiana, orquestada por la clase dirigente que hoy se reencuentra, todo eso es posible. Por algo el grupo negociador de las FARC se devolvió a Cuba a esperar los resultados del fatídico plebiscito. Los años de guerra y la experiencia política han convertido al secretariado de las FARC en un colectivo de hombres capaces de intuir las más retorcidas y veladas intenciones de la oligarquía colombiana.

Sólo de esa manera, en una unión santiuribista para reunificar a las clases dominantes que prevén una oleada de participación popular, puede uno explicarse por qué el plebiscito no decretó una amnistía electoral que le permitiera votar a los guerrilleros de las FARC que tuvieran cédulas colombianas vigentes. Por qué no se admitieron mesas universales donde votantes no inscritos pudieran votar.

Colombia, que tiene más de cinco millones de desplazados internos, y que por sus características de orden público es una nación de alta movilidad, no le dio ninguna garantía o herramienta efectiva al desplazado para que pudiera votar y expresarse. Sin embargo, donde pudo, el pueblo dijo Sí, y donde lo planificó todo el uribismo y el paramilitarismo del centro del país, del Magdalena Medio y de las grandes capitales lavadoras de dinero, se dijo que No.

Más de 22 millones de colombianos dejaron de votar. A pesar de la presencia de un fenómeno natural que afectaría gravemente la vida de muchos habitantes de la Costa Atlántica, un fenómeno previsto días antes de las elecciones, no se diseñaron alternativas para que estas personas votaran, ni se ampliaron los horarios de votación en zonas del país donde llovió hasta pasadas las tres de la tarde de ese domingo.

Unido a eso, la página web de la Registraduría Nacional sufrió un ataque cibernético grave dos días antes de las votaciones.

La página demostró ser vulnerable. El sistema falible hackeado por un joven paisa que no será judicializado, fue el mismo que contó en un tiempo récord los votos de los colombianos, que no tuvimos tiempo de terminar de asombrarnos lo suficiente, cuando ya veíamos las sonrisas retorcidas de los impulsores del No por los medios televisivos.

Qué extraña tragedia. Una especie de suicidio político de un presidente que vistió de blanco a medio país político para firmar en Cartagena un Acuerdo que ahora él mismo tiende a violar, con la posibilidad de que se inserten las pretensiones uribistas de perdón y olvido a generales condenados. Y que de paso, esos procesos no extiendan sus ramas acusadoras hasta el mismo Uribe, o a su ex ministro de defensa, Juan Manuel Santos.

Desde La Habana las FARC dijeron ya lo que corresponde decir cuando está en juego el capital político de un movimiento de semejante poder: “Nos atenemos a lo pactado en el Acuerdo”.

La opinión mediática colombiana, acostumbrada a vilipendiar al movimiento insurgente, ha tenido que reconocer el talante político de la guerrilla, que negoció con seriedad, ha cumplido lo resuelto en los cronogramas del Acuerdo, y hoy le enrostra al santiuribismo una razón tan fuerte como elemental: que el Acuerdo no debe sufrir modificaciones bajo ninguna circunstancia electoral, pues el plebiscito sólo tiene consecuencias políticas.

Y la más clara de esas consecuencias políticas la estamos viendo ahora: dos grandes sectores de la derecha nacional que buscan una velada reconciliación para meterle, a un Acuerdo blindado, sus pretensiones de impunidad y sus aspiraciones de mantenerse vigentes en el futuro político.

Dos sectores que tienen más coincidencias que fracturas, y que tratan de cerrarle espacios políticos a lo que viene: a la gente en las calles movilizada y cuestionando al sistema neoliberal que ellos impulsan y que a nosotros nos empobrece.

Dos sectores que negocian entre sí las comisiones de las multinacionales operadoras de los servicios públicos esenciales de los colombianos, el subsuelo rico en minerales, y los mercados cautivos para los futuros tratados comerciales leoninos.

Dos sectores que con el resultado del plebiscito, se están encaramando incluso sobre las posibilidades esperanzadoras de una Asamblea Nacional Constituyente, que impulse al pueblo colombiano a una participación amplia y regeneradora de nuestro tejido socio político descosido a plomo por las balas del paramilitarismo.

¿Alguien puede imaginarse algo más terrible y trágico que una Constituyente en la que se sienten como determinadores Ordoñez y Uribe, a imponer sus intereses retorcidos por encima del pueblo que ha peleado medio siglo en busca de este momento? Eso es lo que verdaderamente está en juego luego de haber sido conejillos de indias de esta extraña tragedia electoral presentada como un plebiscito.

Sucedió esta delirante escena -más propia del realismo mágico-durante la firma de los acuerdos de paz entre el gobierno colombiano y las FARC en Cartagena. Para quien no lo sepa en Cartagena el 70% de la población es de origen negro -siendo los componentes de esta etnia los más marginados y excluidos. Ayer en la firma de los acuerdos de paz apenas puede contar tres o cuatro afrocolombianos -aparte de las artistas invitados de Bojayá- En la ceremonia privada ¡¡Una paz privada!! sólo podían participar unos seres elegidos por el Todopoderoso (casi todos burguesitos blancos, católicos y apostólicos)  Lo que veíamos eran mujeronas y señorones todos vestidos de blanco impoluto, mejor dicho, disfrazados de pacifistas del “peace and love”  en Woodstock agitando pañuelitos blancos como si estuvieran en una plaza de toros. Parecían niños chiquitos jugando con palomitas y banderitas blancas en una casita de muñecas. Desde luego que en este antiguo puerto negrero todavía reina el apartheid y la exclusión social. Por un lado los blanquitos o carapálidas de sangre azul y por el otro la “negramenta” o chusma de sangre impura.

A esos cachacos pretenciosos se les ocurrió firmar la paz con las FARC a orillas del mar Caribe. En este marco paradisiaco es algo obsceno convocar una fiesta sabiendo que de por medio hay tantos miles de muertos, tantos asesinados,  tantos desaparecidos,  desplazados o desterrados. La oligarquía colombiana ama la megalomanía y los grandes espectáculos. Y nada mejor que el marco incomparable de Cartagena que cuenta con toda la infraestructura del caso: hoteles cinco estrellas, playas, piscina, restaurantes, boutiques, etc. Una paz de lujo y por todo lo alto.  Con toda razón Timochenko en su discurso tuvo la decencia de referirse a esos marginados que malviven en esa otra Cartagena clandestina y olvidada.

Al mejor estilo Hollywoodiano Juan Manuel Santos abrió una colosal puerta por donde se supone iban a entrar juntos como hermanos los convidados a este magno evento.  Paradójicamente en Colombia las puertas están cada día más cerradas y se levantan muros y barreras donde se colocan letreros de ¡Alto! ¡prohibido el paso! ¡perros bravos! La política de seguridad democrática sigue más vigente que nunca.  Los doctores no se pueden mezclar con la baja ralea así que el populacho tendrá que ver la telenovela de la paz en las pantallas gigantes de televisión. Para entrar en el sagrado recinto se necesita una invitación especial expedida por la Presidencia de la República.   No podían faltar tampoco los ritos religiosos; las misas,  los coros de villancicos y ofrendas para pedirle a papá Dios que nos ampare y nos favorezca.  Los colombianos somos muy dados a la espiritualidad y al camanduleo barato. El pueblo en su inocencia todavía cree que a punta de oraciones y padrenuestros el país va a salir del subdesarrollo. 

Para colmo en las trasmisiones televisivas o radiofónicas los únicos protagonistas son los colombianos buenos, es decir, los oligarcas y terratenientes tan educados y elegantes, las clases sociales que defienden las tesis oficialistas; los malos son esos guerrilleros feos, líchigos y guaches aliados al castro-chavismo. Los locutores de la radio y televisión se expresaban en voz alta:   “El estado es generoso con ellos firmando este acuerdo” “celebremos la victoria sobre la insurgencia comunista”.

Mientras Timochenko enardecido pronunciaba su discurso evocando el universo macondiano de mariposas amarillas y Mauricio Babilonia, de repente aparecen  rugiendo en el cielo una escuadrilla de cazabombarderos Kfir, made in Israel. Unas flechas de fuego que rompieron la velocidad del sonido  causando pavor entre la concurrencia.  En nombre de la paz y el amor, ¿quizás? Estos son los mismos Kfir con el que los asesinos sionistas suelen bombardear Gaza y Cisjordania. El público aplaudía emocionado la demostración de fuerza y poderío de la gloriosa fuerza aérea colombiana. Tranquilos que tan sólo se trata de “un saludo a la paz” - expresó exultante el Presidente Santos. Esto ya es demasiado, que falta de respeto, cómo es posible realizar un acto de guerra en la firma de los ¡acuerdos de paz! 

Timochenko se quedó de piedra y no pudo continuar su discurso;  con los ojos desorbitados permaneció unos segundos observando el cielo donde esas bolas de fuego desaparecían entre las nubes. Los guerrilleros presentes en el acto hicieron el gesto de echarse mano al cinto o empuñar un arma para defenderse. ¡Hágame el favor!  no puede ser una casualidad el que aparezcan los Kfir justo cuando el comandante de la guerrilla se dirigía al auditorio. Ha sido un golpe de efecto -No tiene otra explicación,  lo han hecho aposta para enviarle un mensaje a las FARC ¡atentos y mucho cuidadito con lo que hacen pues desde los cielos los estamos vigilando! Otros incluso han llegado a afirmar que esos pilotos hacían un acto de protesta. ¿Por qué no? Lo más seguro es que sean seguidores del expresidente  Uribe contrarios a los acuerdos de paz.  

Este ha sido un episodio bochornoso y despreciable, pero a la vez aleccionador, y que no puede pasarse  por alto pues es una clara advertencia, un gesto hostil sin parangón alguno.  

Este festival por la paz  ha costado al erario público millones y millones de pesos (que tendrá que pagar el sufrido contribuyente) De la manera más descarada se ha despilfarrado un presupuesto que hubiera podido emplearse para paliar las graves carencias en salud y servicios públicos que sufren esos pobladores de los barrios más deprimidos. Cuando llega el invierno media ciudad se inunda por completo y los ciudadanos más humildes pierden sus casas, enseres y bienes quedando  en la más absoluta indefensión. El pueblo con el agua al cuello y mientras tanto Juan Manuel Santos, el futuro Nobel de la Paz, dispuesto a tirar la casa por la ventana para satisfacer su narcisismo y egolatría. 

Según fuentes dignas de toda confianza al terminar los históricos actos los invitados (momios y lagartos de medio mundo) se dirigieron a disfrutar de un gran banquete gastronómico en el Centro de Convenciones.  Un ágape en el que no faltaron los más deliciosos platillos de la cocina criolla e internacional. Y todo acompañado de los más caros licores, vinos o champagne.  Claro, sino como iban a brindar por la paz y la amistad. Y como suele suceder en este tipo de certámenes en el que acuden tantas personalidades importantes, edecanes, guardaespaldas, asesores, secretarios  etc. tras saciar la gula  a disfrutar de una noche loca caribeña.  Esa playa blanca de arenas calientes (privada y bajo la estricta vigilancia de las fuerzas de seguridad) es el mejor escenario para los amores furtivos. La música salsa, un daiquiri o un whisky en las rocas  despiertan la libido y los instintos básicos.   Es la hora de hacer realidad esa consigna de  “haz el amor y no la guerra” Cartagena es una ciudad muy famosa por la calidad de sus prostitutas, damas de compañía, masajistas y hasta las reinas de belleza prepago.  Aquí  existe un variado harén de  mulatas, negras, mestizas o blancas (y hasta menores de edad) dispuestas a complacer a la clientela más exigente por un buen puñado de dólares. 

Y todos felices comieron perdices y colorín, colorado este cuento se ha acabado. 

Carlos de Urabá 2016

Embalses para qué?.

 |  Published in Opinion

Cronica del Quindio. Sábado 10 de septiembre de 2016.

Por: John Elvis Vera Suárez

Hoy en el Quindío, quieren revivir el entusiasmo por la construcción de embalses que supuestamente serían la solución ante el deterioro y faltante del vital patrimonio hídrico en nuestro territorio. 

Ya no solamente se habla de uno, sino que se pretende que cada municipio cordillerano tenga el suyo para garantizar el suministro al desmesurado crecimiento urbanístico que se viene implementando en cuanto espacio les es posible a los empresarios constructores. 

Siguen empeñados en lograr embelecos de esta magnitud para que su objetivo de alcanzar el falaz “desarrollo” soñado no se frustre por simples obstáculos ecológicos. Su meta económica según ellos no puede estar sujeta a determinantes naturales que están ligados a su vez al bienestar de quienes habitamos este bello rincón colombiano. 

El pretendido crecimiento se quiere seguir desconociendo los límites propios de nuestro planeta. No importa que se arrase con los patrimonios naturales, poco o nada interesa si con sus proyectos se llevan por delante los derechos y hasta la vida de los propios pueblos.

El educador e investigador de la universidad del Quindío y representante de las organizaciones ambientalistas ante el consejo directivo de la CRQ , Luis Carlos Serna G., en una carta dirigida a la mesa ciudadana de Salento (agosto 7 de 2016), realiza una amplia exposición sobre aspectos negativos que traería la construcción de un embalse en dicho municipio. Estos son algunos:

-Alteración de los caudales agua abajo. Trayendo consigo la disminución del caudal y por lo tanto la alteración del entorno, impactando negativamente en las especies de flora y fauna ligadas a dicho cause. 

-Evaporación de los embalses, y con esto pérdida importante de lo que se pretende obtener. 

-Eutrofización (exceso de nutrientes) que conlleva a la sobreproducción de fitoplancton, que a su vez acarrea la perdida de oxigeno del agua. Trayendo consigo malos olores y sabores desagradables.

-Interrupción del transporte de sedimentos. Llevando a la colmatación a través de los años del embalse. 

-En dichos embalses se termina introduciendo especies exóticas con fines comerciales o recreativos (para la llamada pesca deportiva). Estas especies invasoras se convierten en una causa más de la extinción de especies nativas.

El profesor Serna G., concluye su contundente misiva diciendo: “Cuando se asume una intervención sobre el territorio debe hacerse basado en los saberes, no pueden continuar afectando el paisaje, la flora, fauna, aire, suelo y sociedad, sin prever riesgos que se afrontan, quedan muchos riesgos por describir ante la inminencia de semejante exabrupto como lo representa un embalse en nuestro departamento.”

Hay iniciativas para la realización de foros sobre la conveniencia o no de la construcción de dichos embalses en nuestra región. Esperamos que estos aporten al esclarecimiento sobre tan importante tema. 

Los ambientalistas seguimos exponiendo que estos no producen agua. Los embalses y represas son contraproducentes para el equilibrio ecológico y no solucionan en el largo plazo lo que se pretende obtener.

 

 

Por: Hubert Ballesteros Gómez- Prisionero Político.

En Macondo, el único lugar del mundo donde se organizan marchas contra la paz y se llama a votar NO al fin de la guerra, cualquier cosa puede pasar.

Un par de personajes, cuál de los dos más nefasto; haciéndose de oficio “custodios de la moral, de la defensa de las víctimas y de la democracia”, montaron su artillería contra los acuerdos de la Habana, logrados entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la insurgencia de las FARC-EP; y con los cuales se pone fin a más de cincuenta años de confrontación armada y se sientan las bases para una paz estable, duradera y con justicia social. 

Los sujetos de marras, han elaborado su discurso sobre la supuesta defensa de la institucionalidad colombiana, agredida según ellos, por los cambios que el gobierno ha introducido en la Constitución Nacional, para entregar el país a la guerrilla según reza el estribillo que repiten día y noche junto a sus pocos, pero muy estridentes copartidarios.

Lo que resulta paradójico, indignante y repulsivo; es que ambos, el hoy ex procurador Alejandro Ordoñez y el ex presidente Alvaro Uribe, torcieron la constitución para su beneficio. Para el caso del procurador, se inventó la reelección, algo que no está contemplado en la Carta constitucional, se violó el artículo 276 al ser reelegido de una terna de dos y el artículo 126 de la misma, al hacerse reelegir como pago de favores hechos a magistrados y congresistas. Su socio en la oposición al proceso de paz, el expresidente Uribe, tampoco tiene ninguna autoridad para reclamar respeto por la Constitución, pues introdujo en ella, la reelección presidencial de forma fraudulenta, cometiendo junto a algunos de sus más cercanos colaboradores el delito de cohecho.


Realmente es el colmo del descaro que ahora pretendan torpedear los anhelos de paz de los colombianos, con el manido cuento de la defensa de la constitución y la institucionalidad del país. Este par de engendros, deben ser enviados al basurero, al olvido que la historia reserva para personajes que ningún bien le han hecho a la humanidad.


Cárcel la Picota Bogotá D.C. Septiembre 7 de 2016

Por Alberto Pinzón Sánchez

Un intenso debate, casi una batalla política, acerca de la respuesta que se debe dar este 2 de octubre en el plebiscito refrendatorio de los acuerdos de la Habana, se está dando en Colombia enmarcado dentro de la tradicional e histórica matriz mediática de Polarización y Sectarización entre Liberales y Conservadores, y que ahora ha sido desplazado hacia a los partidarios del Sí y los Partidarios del No.

Pero desconociendo intencionalmente Tres hechos socio-políticos básicos y determinantes: Uno que el gran acuerdo alcanzado en la Habana en este agosto, ha sido un acuerdo político nacional y diplomático Internacional, constituido por 27 sub- acuerdos, sobre 6 temas gruesos de una agenda pactada hace 5 años.

Dos, que ha sido un acuerdo entre el Estado Colombiano (cuya cabeza es el presidente de la república) y una fuerza político-militar insurgente y guerrillera llamada a sí misma FARC-EP, es decir Bilateral. NO como desvirtúa desde el Estado el procurador Ordoñez: entre Santos y Timoshenko

Y tres, que son más de dos los bandos, cada uno con su propia concepción. los que están en esta batalla política:

A-Los partidarios del No en el Plebiscito, aglutinados bajo las negras banderas oficiales del Procurador Ordoñez y el poder factico regional y nacional de Uribe Vélez (ahora reforzados con los Caballos de Troya de Vargas Lleras y Néstor Humberto Martínez introducidos en su gobierno por el mismo Presidente Santos) y quienes cuentan con el apoyo de un amplio sector del Partido Republicano de Trump en los EEUU.

B-El bando por el Si tiene varios grupos oficiales, que van desde los varios partidos políticos tradicionales de la “gobernanza Santista” con sus ramificaciones clientelares Regionales y Locales, coordinados por Cesar Gaviria, con intereses muy concretos en el futuro de las grandes inversiones trasnacionales anunciadas para el Post Conflicto (dispensadas por su hijo Simón y su ministro Pardo Rueda) y se muestran partidarios de la posible presidencia demócrata de Hilary Clinton en los EEUU.

C- Sin embargo, también ha surgido finalmente y después de muchos sacrificios, un Bloque Popular y Social alternativo, constituido como un sujeto político social múltiple y diverso, partidario de que el acuerdo alcanzado en la Habana Si sea refrendado el 2 de octubre próximo y que intencionalmente ha sido invisibilizado por la matriz mediática oficial Polarizadora y Sectaria Santos- Uribe; la que en su ruindad pretende convertir ese proceso refrendatorio en la antesala de la campaña presidencial del 2018 y además, busca superar la división interna existente entre las dos fracciones de la clase dominante, con la mediación de Vargas Lleras y Néstor Humberto Martínez.

Bloque Popular- social alternativo que basa toda su argumentación en la concepción, hasta ahora imbatible, de la Solución Política al conflicto interno colombiano y en la terminación de la guerra contrainsurgente y geoestratégica de 70 años, y que también apoya el SI en el plebiscito refrendatorio, pero con argumentos diferentes a los oficiales del Santismo.

Así que en la realidad son tres (3) las cosmovisiones y las argumentaciones que se están debatiendo políticamente en este plebiscito y, en consecuencia, debemos separar la argumentación oficialista (ojo) tanto de Santos como la de Uribe-Ordoñez, quienes como argumento de fondo usan la guerra; de la argumentación política del Bloque Popular y Social que se basa en la Solución Política de tal guerra.

Por un lado, el Presidente Santos pite y repite que si gana el No volverá una guerra, casi apocalíptica, en las ciudades colombianas en donde antes no se había sufrido los “efectos colaterales” de tal guerra contrainsurgente y geoestratégica cuyo final se acaba de pactar (no negociar, insisto) en la Habana.

Por otro lado, el Mini führer Uribe Vélez y su voz dentro del Estado Ordoñez, dice exactamente lo mismo, pero con el argumento más sofisticado de que “la Impunidad” pactada en los acuerdos de la Habana recrudecerán la guerra y por lo tanto hay que decir No a esa impunidad pactada.

No es el momento de entrar a debatir cada una de estas afirmaciones superficiales y engañosas; pues lo importante en este momento es aclarar el argumento geo-estratégico Imperial que subyace en cada una de estas campañas oficiales Polarizadoras, cuyo objetivo final es reforzar el control de las Trasnacionales y la Hegemonía estadounidense en la Región Latinoamericana.

En donde se viene dando una contraofensiva que después de las recomposiciones recientes en Argentina y Brasil, pretende recuperar el terreno perdido en Bolivia, Ecuador, y muy especialmente en Venezuela, objeto en este momento de una ofensiva desestabilizadora de grandes proporciones y de donde Colombia no se puede sustraer por más que lo desee.

La cuestión es la siguiente: ¿Cómo influirá el acuerdo de la Habana en la situación venezolana y a su vez, la situación venezolana en el momento plebiscitario actual colombiano?

Uribe- Ordoñez y sus caballos de Troya en el Santismo (Vargas Lleras y Néstor Humberto Martínez) creen firmemente en el destino asignado por los EEUU a Colombia de ser el Israel de America Latina y que continuando la guerra contrainsurgente en Colombia se podrá acabar, manu militari, más rápido con el Castro Chavismo tanto venezolano como colombiano (esto incluye tanto a las Farc como al ELN) y se estará en mejor situación para recuperar al Ecuador y revertir definitivamente los cambios comunales en Bolivia.

Mientras que Santos, quien también cree en este destino manifiesto asignado por los EEUU a Colombia (¿qué hace su ex ministro de guerra Pinzón en Washington?) a través de sus asesores israelíes de alto nivel tiene serias dudas, pues está informado de los elevadísimos “costos” de todo tipo que traería la continuidad de la guerra contrainsurgente en Colombia y las proyecciones para convertir el ejército colombiano en un apéndice de la OTAN ( lo que está organizando Pinzón en Washington) y por eso habla de que si se pierde el plebiscito vendría una “catástrofe”.

¿Cuál catástrofe? Sencillo: La total deslegitimación del Estado colombiano a nivel internacional que él dirige; la profundización irreversible de la crisis pestilente de todo tipo estructural y superstructural que corroe a la sociedad colombiana; el surgimiento del Bloque Popular y Social al cual hemos hecho mención, que desatadas sus potencialidades movilizadoras por el acuerdo alcanzado en la Habana, y si se moviliza consiente y masivamente puede hacer cumplir por la comunidad Internacional el pacto de la Habana y evitar que la oligarquía cipaya y lacaya siga llevando a Colombia hacia su único destino: el de la guerra.

Esta es la opción sin alternativas que rabiosamente el oligopolio mediatico contrainsurgente trata de tapar con una Polarización y Sectarización Santos-Uribe, echando mano a todo tipo de argumentaciones descontextualizados que van desde Sun Tzu hasta Clausewitz, pasando claro está por la versión jesuítica de Maquiavelo, y, frente a lo cual decimos categóricamente que, la guerra en Colombia ya no es la prolongación de la política porque los acuerdos de la Habana la han convertido en eso, en su contrario dialectico: en Política en acto.

De continuarse la guerra contrainsurgente en Colombia, ya no será por problemas internos, que ante los ojos de los colombianos y ante el Mundo ha quedado claro SI se pueden solucionar dialogando y pactando políticamente; sino que será una guerra externa geo-estratégica e imperialista “Impuesta desde afuera” para dominar, depredar y hegemonizar de la Región latinoamericana.

Esto ni más ni menos es lo que se irá a definir el 2 de octubre próximo. La presidencia de Vargas Lleras (y Néstor Humberto) se verá un poco más adelante

Imagen Internet.     

Por Alberto Pinzón Sánchez

Una sola pregunta sirve para orientar el “análisis concreto de la situación concreta” que se ha abierto no solo en Colombia, sino en toda la Región, tras la firma de los acuerdos de paz de la Habana:

¿Por qué la firma este acuerdo, coincide con una ofensiva Imperial contra todas las fuerzas llamadas de Izquierda en Nuestramérica, en especial en Venezuela?

Responder esta compleja pregunta, implica tener en cuenta y priorizar toda una constelación de elementos y factores de la dialéctica real Global-Local, que incluye también el nivel Regional, que nos conducen a una realidad esencial:

La triada Imperialista USA, Europa Japón y en especial su núcleo duro anglosajón (USA-Inglaterra) se encuentra empeñado en detener violenta y militarmente su crisis general de decadencia y pérdida de Hegemonía, que ha permitido a otras potencias capitalistas financieras llamadas BRIC´s, (Brasil, Rusia, India, China) emerger dentro de la concurrencia capitalista en la actual economía-mundo.

Esto explica no solo las innumerables guerras locales existentes a lo largo del mapamundi, más las que van a estallar en un muy próximo futuro, sino también por ej, el llamado “Brexit” o salida de Inglaterra de Europa para tener las manos libres amarradas desde Bruselas y muy a pesar de los daños ocurridos en su economía.

Aclara también, la destrucción y desestabilización a toda costa y sin importar los costos políticos ni económicos (tal como se está viendo hoy mismo) del bloque comercial del Sur o Merco-Sur, liderado por los gobiernos desestabilizados de Brasil, Argentina, Uruguay, Venezuela, Bolivia y hasta Ecuador, calificados de Izquierda populista; así como de cualquier tendencia integradora de la Patria Grande inspirada en el Pensamiento de nuestro Padre Simón Bolívar, llamado por ellos con repulsa “Castro-Chavismo”, para remplazarlo por el bloque regional neoliberal denominado “Bloque Pacífico” conformado por países que tienen TLC con USA como México, Chile, Perú, Panamá, y contando con el papel de gendarme militarque le dan las 9 bases gringas a Colombiay un ejército inflado de 500 mil hombres.

Colombia pues no es ninguna rueda suelta en toda esta Geo-Estrategia del Imperialismo Neoliberal depredador, sino lo contrario, un elemento central y axial. ¿Qué hace nuestro estimado ex ministro de la guerra Pinzón actualmente en Washington?

Además, nos indica cómo se está intentando bloquear radicalmente en Nuestramérica, incluso por medios militares, violentos y desestabilizadores, cualquier tipo de negocios o intercambio comercial o económico, con las otras potencias emergentes como China o Rusia, Irán, ect.

Esto revela también, por qué una fracción financiera trasnacional ligada a estos negocios extractivista y depredadores del bloque contra insurgente dominante en Colombia, asesorada desde Washington, hubiera propuesto en el 2010 a las Insurgencias Guerrilleras colombianas (incluso contra la fracción latifundista tradicional) un acuerdo para finalizar dicha guerra contrainsurgente que hasta el momento y después de 60 años no había podido ganar militarmente, con el fin de liberar recursos financieros estatales (6% del PIB) que todavía se comen las infladas Fuerzas Militares, pacificar el campo donde se irían a realizar las inversiones minero energéticas y agroindustriales, descargar el peso del fracaso de la War Drugs Imperial, y desarrollar un masivo programa de desarrollo vial ( para sacar las materias primas a los puertos marinos) que fue encomendado a un delfín de la oligarquía más rancia de Colombia como Germán Vargas Lleras.

No es pues en de extrañar que, este “delfín” oligárquico de la fracción financiera hubiera sido llevado por JM Santos como su reemplazo en la Vicepresidencia en las pasadas elecciones presidenciales del 2014, y consentido con todo tipo de manejos presupuestales que ahora como candidato va a recoger con votos.

Tampoco es un azar que este poderoso, agresivo y epileptiforme personaje, también enemigo jurado del Castro-Chavismo, después de 4 años de silencio, haya utilizado la firma del acuerdo de paz de la Habana para hacerle criticas mal intencionadas y mendaces (no reparos) con el objetivo encubierto de lanzar desde la plataforma de la Vicepresidencia de la república su candidatura presidencial para el 2018, obviamente contando con la complicidad de su superior JM Santos.

Vargas Lleras quien fuera operado en enero del 2016 de un ”agresivo” tumor cerebral, que según parte médico le dejó secuelas cerebrales importantes y permanentes y lo obligó a someterse a una terapias radioactivas que sin ninguna duda científica debieron junto con las células cancerosas “quemar” neuronas sanas, claro está que ahora, manipulado por las poderosas fuerzas económicas y financieras que están detrás suyo (Sarmiento Angulo, el Fiscal Néstor Humberto, los Ñoños, Oneida, el garaje de Cambio Radical, ect) y ante el descredito en el que ha caído ante el mundo Uribe Vélez con su círculo de parapolíticos y amigos encarcelados; está presentándose como “unificador y puente” entre las dos fracciones de la oligarquía contrainsurgente enfrentadas, con el claro propósito de recomponer su división interna, y sin perder el objetivo estratégico contrainsurgente de siempre: “derrotar electoralmente a las Farc e en el 2018”, ya que militarmente tampoco pudo; basándose en el errado análisis maoísta de que las FARC desaparecerán o morirán, es decir desconociendo que, el gusano hirsuto y pringoso muy probablemente se puede trasformar en una activa mariposa política de diversos y multiples colores. Y agregando (no podía faltar) en su futuro programa presidencial la pretensión del Uribismo “de derrotar el Castro Chavismo, restablecer la “democracia” (la bogotana) en Venezuela y en los países vecinos”.

Con lo cual el objetivo Geo Estratégico de las agresivas Fuerzas Imperiales trasnacionales que están detrás suyo quedará asegurado, al materializarse en Colombia en su patética figura.

Es por esto que el “Vice”, como lo llaman sus válidos, no esté interesado en que gane el SI el Plebiscito refrendatorio de los acuerdos convocado para octubre. Él sabe que los “voceros” de la Corte Constitucional (como llama a los magistrados) han diseñado un escenario a su medida: Es la incertidumbre política o “limbo” que deja el fallo de la Corte Constitucional si gana el No en el Plebiscito, lo que bien vale la pena leer con despacio.

Lo dicho: ¡De lo Global a lo Local, pasando por lo Regional!

Foto Internet: Santos Vargas Lleras firman la pregunta del Plebiscito. 30. 08.2016