psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Opinion

Por: Roberth José Angulo Santos.

A propósito de la celebración del día de la independencia el pasado 20 de julio, tras más de tres siglos de conquista y colonia del imperio español, ese sentimiento independentista se extendió América y se logró la emancipación de Colombia del imperio español, poniéndole fin a ese largo periodo colonial al cual fuimos sometidos durante muchos años.

Han pasado 206 años en donde en un acto simbólico, los criollos fueron al almacén de Llorente a pedirle prestada una pieza. Algunos dicen que fue un ramillete, otros un farol y otros un florero, con el fin de adornar la mesa de Antonio Villavicencio. Llorente se resiste porque dice que la pieza está maltratada y en mal estado. Se arma el tumulto y se convoca a un cabildo abierto, lo que provocó una revolución que desembocó en la inminente firma del acta de la independencia.

Pensamos que ese día nos habíamos liberado del régimen del terror de los españoles, pero hoy 206 años después de esa gran gesta liderada por Bolívar, aún continuamos bajo el yugo y opresión de los españoles.

España se ha consolidado como el cuarto país inversor en Colombia, solo por detrás de Estados Unidos, Reino Unido y Panamá, el número de empresas españolas en el país está por encima de las 400,  dentro de ellas en el año de 1998 se fundó la empresa electricaribe, filial del grupo español Gas Natural-Fenosa, la cual debía llevar energía a la cuarta parte de los colombianos en los siete departamentos de la costa Atlántica, pero todo se ha convertido en un verdadero infierno para los costeños.

Es el peor servicio de energía eléctrica en el país, cortes de energía permanente sin justificación alguna, redes obsoletas las cuales no le realizan ninguna clase de mantenimiento, incendios de vivienda generadas por los cortocircuitos y electrodomésticos inservibles por causa de los constantes cortes de energía, son el pan de cada día.

Las épocas de invierno, añorada por los agricultores, se convierten en un verdadero castigo  para los usuarios, dueños de restaurantes, propietarios de negocios comerciales,  etc, quienes tienen grandes pérdidas económicas por la inestabilidad del servicio. No puede haber un asomo de lluvia o tormenta porque el fluido eléctrico no es capaz de sostenerse ante la tempestad. Esta inútil empresa se ha caracterizado por arruinar a los más pobres, quienes pierden sus electrodomésticos por  los cortes permanentes e injustificados de energía. Nadie responde por esas irregularidades, pero eso sí, el recibo de luz llega puntualito a tu casa, cada vez con valores más exagerados , y hay que no lo pagues porque ahí sí que te castigan con el corte del fluido eléctrico de manera permanente.

Electricaribe se ha convertido en el principal generador de violencia y alterador del orden público de la costa Caribe, los problemas eléctricos están ocasionando grandes pérdidas económicas, violencia, bloqueos, trancones, quema de llantas y oficinas, personas heridos e incluso muertes, por lo que el Gobierno nacional deberá tomar medidas correctivas inmediatas y efectivas para evitar grandes tragedias.

Esta situación se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para los alcaldes, que si bien no tienen la competencia en la prestación del servicio de energía, les toca asumir las consecuencias que se generan por la ineficiente prestación del servicio.

Es la empresa número uno en quejas de sus clientes ante la Superintendencia de Servicios Públicos, durante el último año van un millón 580 mil 209 y también tiene el primer puesto en quejas desatendidas un millón 44 mil 680, pero ese honroso primer lugar no lo tiene dentro del ranking de prestador de servicios eficientes de energía en el país donde seguramente ocupa el último lugar.

En los últimos días hemos visto por los medios de comunicación a los congresistas, gobernadores y alcaldes de las ciudades capitales de la Región Caribe, quejarse por los malos servicios de Electricaribe, reclaman al Gobierno cambios e intervenciones, han expedido declaraciones contra esta empresa porque no está brindando las garantías necesarias para el desarrollo regional, pero nada ha pasado, ni nada ha cambiado, Electricaribe sigue sonante y campante, igual o peor, haciendo de las suyas e incluso aumentando el valor del kilovatio/hora que en último año pasó de 305 a 430 pesos, lo que se refleja en el aumento en la factura de los usuarios..

Las sanciones y multas impuestas por la superservicios a Electricaribe son solo pañitos de agua tibia, el Gobierno en vez de proteger a los usuarios que son los principales afectados  expulsando a Electricaribe de la región, lo que hace es premiarla con el Plan 5 Caribe que agrupa 394  proyectos estratégicos e inversiones por valor de 5,1 billones de pesos, de los cuales la Nación  aportará el 80%. Con estas acciones se podría pensar que el Estado avala la irresponsabilidad de esta nefasta empresa.

Es necesario que el Gobierno nacional  se ponga los pantalones así como lo hizo el libertador Simón Bolívar para acabar con el imperio español,  intervenga a esta empresa y la cambie por un nuevo operador de energía eléctrica que garantice la eficiente prestación del servicio.

¡No queremos más electricaribe! es un solo sentimiento que une a los costeños. Sentimiento que nisiquiera históricamente  se ha logrado, para catapultar la ascendente carrera del junior de barranquilla.

Si el Gobierno no actúa y permite que este régimen del terror llamado Electricaribe continúe causando daños y perjuicios a los costeños en general, seguramente se constituirán masas y saldrán en una gran congregación a las plazas públicas para proclamar y dar un grito a la independencia de la costa Caribe, contra el  régimen del terror,  la inservible Electricaribe, así como en la época del florero de Llorente que fue el detonante para la firma del acta de la independencia, donde indios, blancos, patricios, plebeyos, ricos y pobres empezaron a romper a pedradas las vidrieras y a forzar las puertas y fue así como el virrey, las autoridades militares y los españoles, contemplaron atónitos ese súbito y violento despertar de un pueblo al que se habían acostumbrado a menospreciar.

Escrito por  

Repasando la historia de las lucha de los dominicanos en los años sesenta, vuelvo a estremecerme con el histórico episodio de abril de 1965 y la actitud asumida por el Coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó, cuando ante la conminación del embajador norteamericano a la rendición, y la subsiguiente renuncia del gobierno constitucionalista del doctor Molina Ureña, se paró frente al gringo y le expresó,Permítame decirle que continuaremos la lucha, suceda lo que suceda.

Entonces el Presidente Johnson ordenó el desembarco de 42.000 marines en Santo Domingo con el propósito expreso, según él, de impedir que un gobierno comunista semejante al cubano se instalara en la República Dominicana. Resultó gloriosa la resistencia de los dominicanos con Caamaño al frente, quien declaraba firme, Estamos decididos a luchar hasta el último hombre. También diría, No daremos un paso atrás, pese a la fuerza militar que nos amenaza.

Ofensivas de los constitucionalistas, como la del 19 de mayo, terminaron en un fiasco y costaron la vida a valiosísimos cuadros de la lucha patriótica y democrática. Intentos salvajes de los norteamericanos por hacerse al control de la zona constitucionalista de la ciudad, terminaron con la muerte y las heridas de numerosa población civil. El Coronel Caamaño expresaba dolido ante el genocidio, Defenderemos nuestros derechos y lucharemos hasta el fin, si es necesario.

Finalmente no fue necesario. La situación se definió a fines de agosto con un acta institucional, por cuenta de una misión mediadora de la OEA, que había dado su respaldo previo a la invasión norteamericana e incluso autorizado una misión militar integrada por personal de varios países. Se reconoció un gobierno provisional que convocó a elecciones al año siguiente, el Coronel Caamaño renunció a la Presidencia y unos meses después partió como agregado militar a Londres.

El 16 de febrero de 1973 murió fusilado por tropas oficiales en las montañas de la Cordillera Central, cuando libraba la lucha guerrillera por la verdadera democracia en su país. En rebeldía contra el golpe militar que derrocó a Juan Bosch en 1962, el Movimiento 14 de junio se alzó en las montañas dominicanas en noviembre de 1963. Menos de un mes después, su líder Manolo Tavarez Justo y 32 dirigentes y militantes más perecieron por manos enemigas.

La rebelión armada fue sin duda más que justa en todos los casos mencionados. No se puede negar que ella constituye un sagrado derecho de los pueblos. Lo cual no significa que sea un asunto fácil, que pueda decidirse al calor de emociones encendidas. Manolo Tavarez Justo advertía de su posible alzamiento en las escarpadas montañas de Quisqueya, A ellas iremos, y en ellas mantendremos encendida la antorcha de la libertad, de la justicia, el espíritu de la revolución. 

Pero pese al vigor de su discurso acalorado, murió con los suyos demasiado pronto. Son bastantes los ejemplos en solo Nuestra América, incluido desde luego el más simbólico y doloroso, el del gran Ernesto Che Guevara en Bolivia, que enseñan que eso del alzamiento en armas para derrocar a un gobierno requiere, si se anhela de veras terminar victorioso, de mucho más que el deseo de vencer o perecer en la lucha. Hay que estar acorde con las realidades. 

Sea como sea, el recuerdo de los emotivos sucesos reseñados apunta a la reflexión sobre ciertos aspectos. El Coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó, después de haberse puesto a la cabeza de la insurrección que abogaba por el regreso del Presidente legítimo Juan Bosch y la Constitución defenestrada, y luego de asumir la resistencia contra la invasión norteamericana, terminó por llegar a un acuerdo con la comisión mediadora de la OEA que estaba del lado de los invasores. 

Salta a la vista que con dicho acuerdo no se consiguió la salida inmediata de los invasores norteamericanos.  Y que tampoco constituyó propiamente una victoria de los constitucionalistas, que incluso perdieron las elecciones del año siguiente. Su invalorable mérito estriba en haber impedido la consumación por los marines del atroz genocidio del pueblo dominicano, que apoyaba dignamente la causa constitucionalista. Por sí solo, eso enaltece la grandeza de Caamaño.

Por otra parte, la posterior inmolación del propio Coronel en las montañas, en un alzamiento guerrillero fallido, así como el doloroso final de los combatientes del movimiento 14 de Junio a fines de 1963, también debe llamar la atención acerca de la pertinencia de insistir en una forma de lucha concreta, cuando las condiciones objetivas no son las más propicias al éxito. La rebeldía armada no constituye por sí sola la fórmula mágica de una revolución triunfante.

Eso podemos asegurarlo desde las FARC sin ninguna vacilación. Claro que la apelación a la lucha armada resulta correcta cuando los pueblos no tienen otra alternativa frente a los atropellos de un poder abusivo e injusto. Pero si resulta posible, incluso gracias a ella, abrir caminos distintos para la lucha popular, mucho menos dolorosos, bien vale la pena considerar su oportunidad. Sobre todo cuando la guerra se ha prolongado por décadas y décadas sin el resultado esperado.

Fue lo que expresó con toda sinceridad nuestro comandante Timoleón Jiménez en sudiscurso del pasado 23 de junio en La Habana. El Estado colombiano, pese a todo el apoyo internacional, resultó incapaz de vencernos tras cincuenta y dos años. Pero a su vez las FARC tampoco pudimos derrotarlo y hacernos al poder. Nada en la realidad objetiva indica que esa ecuación pueda cambiar en muchos años. ¿Es entonces un pecado mortal construir una alternativa distinta?

Las FARC no estamos combatiendo en la geografía rusa de 1917, ni en la alemana de 1918, ni en la China de 1949, ni en la vietnamita de 1954 o 1975. Ni nos hallamos inmiscuidos en los eternos debates teóricos en torno a las contradicciones al interior de cualquiera de las internacionales comunistas del siglo XX. Estamos en la Colombia de hoy. Y recordamos de Marx aquello de que la cuestión revolucionaria no consiste en la crítica de la crítica, sino en la transformación del mundo.

Hay quienes desde altísimas galerías nos incitan a persistir en la guerra, en consonancia desafortunada con los peores enemigos del pueblo de Colombia, de su democratización y su lucha de masas por un futuro mejor. Algunos a nombre del más puro marxismo, el que nos invitan a estudiar con profundidad para corregir nuestros errores. Desconocemos cuántas revoluciones victoriosas han dirigido o en cuántas guerras revolucionarias han combatido.

Preferimos atender el clamor de todo un pueblo por la paz. Es él quien la reclama, alistándose para una batalla política de grandes proporciones e invitándonos a ponernos al frente de ella. Me decía en estos días un curtido comandante guerrillero, vale preguntarle a nuestros críticos cuándo se vienen para las montañas, y si pueden traer con ellos su fusil y un puñado de combatientes armados y dispuestos, o con cuántos misiles antiaéreos pueden colaborarnos. 

Quizás entonces apelarían a todo tipo de disquisiciones filosóficas, económicas, sociales, culturales y antropológicas a fin de probarnos que ese no es su papel. Recuerdo ahora a aquel político de la antigüedad que desbarató una insurrección de los desposeídos, comparando la sociedad con el cuerpo. La cabeza estaba hecha para dirigirlo todo, mientras los brazos y piernas debían trabajar. No, señores, las luchas pertenecen a los pueblos, ningún sabio puede dirigirlas a distancia. 

La Habana, 20 de julio de 2016.

Fuente: http://www.farc-ep.co/

 

 

Por Alberto Pinzón Sánchez

Conocí a Gabriel Ángel en el 2001, cuando en uno de esos viajes de la llamada “Comisión de Notables”, fuimos al Caguán a tratar de desenredar un enredo en torno a la lucha del Estado contra los Paramilitares surgido en los diálogos de Paz del gobierno Pastrana, y que la presidencia de Uribe Vélez desenredó posteriormente.

Muy discretamente se me acercó y me pidió separarnos unos metros de los demás miembros de la Comisión, luego, sacando de su morral un rollo de hojas un poco amarillentas escritas en máquina mecánica, me las entregó pidiendo que le hiciera correcciones: -Claro, le respondí sin ninguna duda y le dije que, al otro día por la mañana, después de la “cancharina” del desayuno a la que me había aficionado, le entregaría mis impresiones. Solamente mis impresiones. Y así quedamos.

Esa noche después de la reunión de la Comisión, le pedí al encargado de la electricidad en el campamento, un rato extra de luz para mi aposento. En medio del calor caliginoso de aquella región del piedemonte amazónico, leí con avidez más que con premura aquella colección de cuentos y relatos encabezados con el nombre de la Luna del Forense. Y quedé profundamente impresionado de aquella prosa vigorosa y fluida con la que se relataban las peripecias y el fluir de sus diversas experiencias y vivencias cotidianas en la vida guerrillera en varias regiones del país, de la guerra contrainsurgente y hasta de historia de Colombia convertidas en literatura. Literatura de Verdad. Al otro día cuando nos volvimos a ver le dije esto, entonces, me pidió que escribiera en una nota breve lo que estaba diciendo para ser leída a la guerrillerada en Radio Resistencia. Luego, tímidamente me dijo que se sentía muy halagado con aquellas opiniones. 

Más tarde volvió por la breve reseña que escribí y nunca más lo volví a ver en persona. Sin embargo, pude comprobar el aprecio que sus compañeros guerrilleros de base y comandantes le tenían y estuve muy atento a leer sus notas tanto políticas como literarias que clandestinamente salían para ser publicadas en algunos medios alternativos colombianos y latinoamericanos.

Hoy Gabriel Ángel es el centro de un interesante debate político e ideológico, porque ha escrito de manera sintética y clara la concepción practica que tiene la guerrillerada y no lo dudo la comandancia superior, sobre aquel concepto de “la Solución Política al conflicto armado colombiano”, originariamente establecido desde un principio por los viejos fundadores de las Farc-EP. 

De antemano aclaro que Gabriel Ángel no necesita de nadie que lo defienda. Una persona como él, que consecuentemente ha despreciado las mieles de un bufet de abogado en Colombia, la tierra de los rábulas santanderistas para dedicar la mayor parte de su vida teórica y práctica a la lucha revolucionaria, portando un morral, un fusil y una máquina de escribir, y además, ha sobrevivido a la más intensa, larga, cruel y despiadada guerra contrainsurgente contra pueblo del hemisferio occidental alguno; se ha ganado (así de fácil) el derecho a hablar con toda la autoridad que le da su experiencia y no necesita de que alguien se lo defienda.

Sin embargo, debo decir que hoy en la Habana como en el Caguán del 2001, Gabriel Ángel goza del respaldo no solo de toda la guerrillerada, los mandos y comandantes de las Farc-EP, sus compañeros, sino que además, su claridad y fortaleza ideológica y política le ha ganado también la simpatía y el respaldo del mundo democrático y progresista.

Sus pertinentes, serias, maduras y objetivas aclaraciones a quienes “desde afuera”, aún no han asimilado del todo el concepto de Solución Política al conflicto armado de Colombia, como principio Estratégico fundacional de las Farc-EP y de la lucha revolucionaria de largo alcance en Colombia, constituyen en el momento actual un aporte indispensable; al recordarnos el viejo principio Leninista de que además de los enemigos naturales de la liberación del pueblo trabajador colombiano como la Oligarquía y el Imperialismo, también sigue existiendo sin que todavía se le haya encontrado cura alguna, “la enfermedad infantil del izquierdismo en el comunismo”.  

Cualquiera que se reclame Marxista, sabe que la utopía Comunista seguirá siendo una meta estratégica para el año tres mil e incluso más allá, y como lo aclara Gabriel Ángel con el ejemplo de la “brújula de Lincoln” (también poco comprendido) allá se llegará por muy diversas vías y atravesando (nadie lo sabe de antemano) multiples desiertos, cañadas, valles o abismos, ríos, selvas y demás accidentes que se presenten en la marcha hacia ese norte.  

También se sabe colectivamente que el derecho a la Rebelión y a la Resistencia de Masas armadas, así como la tan combatida por sus adversarios, “combinación de todas las acciones de MASAS y formas de lucha”; son y seguirán siendo herencias y experiencias históricas imborrables en la memoria de los pueblos que las han desarrollado y utilizado sin que sean derrotadas. Y que es obligación de cualquier revolucionario o mejor de todos, seguir educando abierta o clandestinamente a las generaciones futuras sobre ellas para llegar a ese norte deseado. 

Entonces surge la pregunta: ¿Es indispensable para ser calificado de revolucionario, andarlo pregonando desde ahora?  

Creo que Gabriel Ángel esboza una respuesta muy suya, a ese falso dilema que opone artificialmente lo táctico de hoy con lo Estratégico de tras-pasado-mañana, cuando dice que: “Marulanda pensó como Martí: “en silencio ha tenido que ser porque hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas”. 

 Así que volveré a leer la Luna del Forense, a ver que otra enseñanza obtengo. 

Fuente Imagen Internet. 

                    

 

Por Alberto Pinzón Sánchez 

Sostenía (hasta hoy) que la etapa de transición política y social que se abriría en Colombia, una vez firmado el acuerdo final de la Habana entre el Estado colombiano y las Farc- Ep, se enfrentarían dialécticamente de manera política compleja dos grandes concepciones: Una, la sostenida por los ideólogos del post conflicto que caractericé simplemente como la paz neoliberal “financiarizada” de JM Santos, y otra, la sostenida por la insurgencia de las Farc y un amplio sector de la movilización social, contenida en la formulación política de Paz con Justicia social, Democracia y Soberanía. 

Pero, debo hacer una referencia histórica: En Colombia domina plenamente la ideología anticomunista contrainsurgente desde hace 70 años (1948 Pacto de Bogotá y OEA) cuando a raíz de la declaración por parte de los EEUU de la Guerra Fría, se fusionaron en la Ideología hegemónica del Estado dos concepciones complementarias: El anticomunismo de la vieja tradición liberal -conservadora y clerical, con la nueva concepción militar de la contrainsurgencia anti-partisana en Europa y anti-guerrillera en Vietnam y Argelia,  y que fue trasladada a Colombia por el Bloque de Poder Contrainsurgente ( BPCi) formado en esa fecha bajo la tutela directa del gobierno de los EEUU, con el fin de combatir los “chusmeros gaitanistas” alzados en armas a partir del 9 abril 1948.  

Desde ese entonces y hasta hoy, la ideología dominante en Colombia (hegemónica diría Gramsci) de amplia difusión a través del oligopolio mediático entre las clases explotadas y subalternas, ha sido y será por mucho tiempo el anticomunismo contrainsurgente, cuyo objetivo estratégico fue (y sigue siendo) destruir el tejido social y descomponer la sociedad para quitarle el agua al “pez”, tal y como lo hemos visto ampliamente todos los colombianos durante todos estos años de guerra contrainsurgente contra el Pueblo trabajador. Guerra que finalmente hemos aceptado en llamar, talvez con la idea piadosa de quitarle brutalidad, “conflicto Interno”. 

La cual, también es negada fanáticamente por una fracción de la clase dominante más vinculada al anticomunismo contrainsurgente, aquella que posee grandes intereses tradicionales en el monopolio capitalista trasnacional de la renta de la tierra y en las grandes ganancias globales derivadas de la guerra misma. Poderosa fracción de clase que llama  a esta espantosa confrontación con el eufemismo de amenaza castro chavista y comunista contra la democracia, la libertad, y contra su modelo de democracia (genocida) y que aspira, NO a detener un imparable proceso de paz que está a punto de concluirse en la Habana, sino a continuar imponiendo su visión de devolver la rueda de la historia hacia atrás, para continuar, sin ninguna variación o cambio, con el modelo económico neoliberal trasnacional de acumulación de capital por depredación y desposesión que se ha implementado hasta ahora, con el saldo macabro de 7 millones de víctimas y migrantes internos. Su vocero más característico Uribe Vélez, lo acaba de perfilar y anunciar recientemente en su gira por Europa. Es el modelo de: “Más violencia después de la paz de la Habana” 

Este es el tercer modelo que talvez por no haberse expresado con tal irracionalidad y fanatismo, no habíamos captado como una pretensión ya francamente independiente, autónoma y organizada, con suficiente Poder factico y mediatico para implementarse e imponerse. 

Fue limitado (y por eso erróneo) considerar este modelo solamente como una disidencia, una división, o una lucha agresiva, soez y zafia, entre fracciones dentro del Bloque de Poder Contrainsurgentepor el Poder del Estado, o subestimarla, o creer que ya estaba derrotada y, no visualizar su potencialidad mortífera tanto orgánica como fáctica y mediática, así como no percibir su diferenciación creciente dentro del marco general de la lucha de clases en la Colombia trasnacionalizada.

Es pues un tercer modelo aparte y autónomo el que ha hecho irrupción; que comparte con el modelo del post-conflicto del poderoso eje JM Santos, Vargas Lleras, Sarmiento Angulo y el nuevo Fiscal Martínez, su apego al dogma Neo-liberal, pero que también ya ha adquirido su propia diferenciación y como tal, debemos analizarlo para enfrentarlo políticamente en la lucha compleja que se nos viene encima.

¿Acaso no era Mao Tse Tung quien en plena guerra de liberación anti japonesa decía que: “el enemigo de mi enemigo, se vuelve mi amigo”

También es erróneo dejarse llevar por JM Santos en su pretensión de convertir la refrendación electoral de lo acordado en la Habana en una especie de “madre de todas las batallas”, como él alguna vez pomposamente lo sugirió, pero que esta vez parece se convertirá en una escaramuza táctica y electorera contra Uribe Vélez. Así no se gana nada, y menos al Poder factico-mediatico de Uribe Vélez, quien personalmente no está derrotado. Puede ser que su grupo esté en crisis  por sus luchas intestinas que entre ellos son muy agresivas. Pero están en proceso de recomponerse. Lo que hace una diferencia. 

El proceso electoral de refrendación (si se da) hay que ganarlo ampliamente haciendo acuerdos tácticos concretos con todo el mundo (sin ninguna excepción) Con todo aquel que diga; “Si a la paz”.  Sin entregarle su dirección a Nadie y menos a Cesar Gaviria, quien pude dirigir su pequeño grupo liberal, pero no el proceso general de refrendación que es de toda la sociedad en general y para el cual debe haber una comisión “nacional” de más amplia representación societal, que está en mora de organizarse. 

La madre de todas las batallas se dará cuando sin confundir reformas puntuales a la Constitución vigente con Proceso Constituyente, se pase a elegir la futura, ineludible e inexorable Asamblea Constituyente que, re-escriba la nueva carta magna para la Paz y que regirá el destino futuro de todos los colombianos. 

Fuente Foto Internet: Harold Bedoya con Holmes Trujillo        

             

              

 

DENUNCIAMOS QUE

A pesar de los anuncios del gobierno y la insurgencia de las FARC-EP sobre la cercanía de un Acuerdo final, el Estado sigue dando muestras de su accionar represivo.

Lejos de ajustar su actuación en clave de generar confianzas en la nueva etapa que se avecina, la Oficina Asesora Jurídica de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas ha decidido dar continuidad al proceso de cobro coactivo en contra de la socióloga y defensora de derechos humanos Liliany Patricia Obando Villota, pretendiendo a través del mismo ejecutar la multimillonaria multa impuesta como parte de la pena por el delito de rebelión.

Sentencia, que debe recordarse, fue proferida en desarrollo de un cuestionado proceso, en el que se vulneraron todo tipo de garantías judiciales. Liliany no sólo fue condenada mediáticamente incluso desde antes de su captura, violando su derecho a la presunción de inocencia y a su intimidad, sino que la determinación judicial se basó en pruebas ilegales, desechadas por la Corte Suprema de Justicia en otras actuaciones.

Sumado a ello, tanto los medios de comunicación como las determinaciones de los operadores de “justicia” reprodujeron una constante violencia de género, sometiéndola a un “sutil” maltrato a su condición de mujer. A su presentación ante la opinión como la “amante” o “compañera sentimental” del abatido comandante de la insurgencia Raúl Reyes, lo cual refleja la forma como la asignación de roles sociales a la mujer se reproducen en los procesos judiciales denigrando de la condición femenina, se sumaron repetidas negativas al reconocimiento de los beneficios que la ley contempla para las madres cabeza de hogar, que como Liliany deben asumir solas la responsabilidad del cuidado de sus hijas e hijos.

Hoy, esta misma violencia de género se reproduce con la decisión de perseguir el patrimonio de su familia, para supuestamente reparar a sus presuntas víctimas, que jamás existieron en el proceso penal.

El Estado sigue empeñado en continuar un proceso de inversión de la verdad, tratando como victimarios, a quienes en realidad son víctimas del abuso del poder judicial y su uso como arma de guerra.

Mientras se anuncia la próxima implementación de un Sistema Especial de Justicia y una Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), que permitirá, entre otras cosas, la revisión de sentencias proferidas arbitraria e ilegalmente, se persiste en el ensañamiento contra quienes han sido sometidas a la cárcel y el escarnio público, por sus supuestos vínculos con la insurgencia.

La determinación contenida en el auto 4325 de mayo 31 de 2016, en contra de Liliany Obando, emanada de la Oficina Asesora Jurídica de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, que reza: “… ORDENAR el embargo del bien inmueble…”, no sólo constituye una afrenta en la construcción de confianzas en este momento crucial del proceso con las FARC-EP, sino que es un claro reflejo de una política estatal que desconoce por completo una perspectiva de género en sus actuaciones, al perseguir sin miramiento alguno de su condición social, a las mujeres que se enfrentan a la realidad de proteger y garantizar la estabilidad integral de sus hijas e hijos.

Ante esta nueva evidencia de la violencia estatal, hacemos un llamado a la solidaridad. Un llamado a rechazar la continuidad de la política de guerra que sigue usando el gobierno en las decisiones jurídicas contra quienes han sido condenados por su pensamiento crítico, como Liliany Obando.

Rechazamos cualquier tipo de estigmatización, persecución y revictimización contra Liliany.  La paz son cambios y no discurso, por ello, el silencio  NO es alternativa!

PETICIONES

 

Solicitamos a las organizaciones defensoras de derechos humanos, defensoras de la Paz y la Justicia Social, nacionales e internacionales, enviar cartas de apoyo y solidaridad con Liliany y de presión a las instituciones colombianas, solicitando:

[if !supportLists]1.    [endif]La SUSPENSIÓN de la medida de cobro coactivo de la multa y embargo de su inmueble familiar (Radicado No. 20161120039833, Auto 4325 del 5/31/2016), para que su caso pueda ser revisado en la JURISDICCION ESPECIAL PARA LA PAZ, en consecuencia con lo acordado por las partes en la Mesa de Conversaciones de Paz entre el gobierno Santos y las FARC en el Punto V de la agenda: VICTIMAS.

[if !supportLists]2.    [endif]Que cese la estigmatización, persecución y revictimización en contra de la Socióloga y Defensora de Derechos Humanos LILIANY PATRICIA OBANDO VILLOTA.

[if !supportLists]3.    [endif]Que se garantice el respeto a su vida, su integridad física y moral y la de su familia.

Sus cartas de presión y solidaridad con Liliany puede dirigirlas a las siguientes direcciones, con copia a:

 

RED INSPP  - Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.">Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

JUAN MANUEL SANTOS

PRESIDENTE DE COLOMBIA

Dirección: Casa de Nariño, Carrera 8 No. 7 – 26 Bogotá

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

http://wsp.presidencia.gov.co/portal/Gobierno/Paginas/JuanManuelSantosCalderon.aspx

 

 

ALAN JARA

Director

Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas

Dirección: Calle 16 No. 6 – 66 Edificio Avianca

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

IVAN SARMIENTO GALVIS

Jefe Oficina Asesora Jurídica

Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas

Dirección: Carrera 6 No. 14 – 98

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Doctor

SERGIO JARAMILLO

OFICINA DEL ALTO COMISIONADO PARA LA PAZ

Dirección: Casa de Nariño, Carrera 8 No. 7 – 26 Bogotá

http://wsp.presidencia.gov.co/portal/Gobierno/AltosFuncionarios/Paginas/SeguridadNacional.aspx#.V4ktMwuvJ5s.mailto

 

DELEGACIÒN DE PAZ DE LAS FARC – EP

La Habana – Cuba

 

 

 

Firman,

GLORIA INÉS RAMÍREZ, Ex Senadora de la República

LILIA SOLANO, Relaciones Internacionales de la Unión Patriótica, Consejera del Consejo Nacional de Paz

MARK BURTON, abogado defensor de Derechos Humanos (EEUU)

JUSTICE FOR COLOMBIA (Inglaterra)

MARCHA PATRIÒTICA

PARTIDO COMUNISTA COLOMBIANO

COMISIÓN DE SOLIDARIDAD CON LAS DETENIDAS Y PRESOS POLÍTICOS DEL PARTIDO COMUNISTA COLOMBIANO

DEPARTAMENTO DE MUJER Y DIVERSIDAD DE GÉNERO DEL PARTIDO COMUNISTA COLOMBIANO

UN MILLON DE MUJERES DE PAZ

COLECTIVA JUANA JULIA GUZMÁN

CONGRESO DE LOS PUEBLOS

RED INTERNACIONAL DE SOLIDARIDAD CON LAS PRISIONERAS Y PRISIONEROS POLÍTICOS COLOMBIANOS – INSPP

BRIGADA JURÍDICA EDUARDO UMAÑA MENDOZA – BJEUM

FUNDACION COMITÉ DE SOLIDARIDAD CON LOS PRESOS POLÍTICOS - FCSPP

COMITÉ PERMANENTE PARA LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS – CPDH

FUNDACION POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS Y EL DIH DEL CENTRO Y ORIENTE DE COLOMBIA – DHOC

EQUIPO JURÍDICO PUEBLOS

OBSERVATORIO PARA LOS DERECHOS HUMANOS RAFAEL URIBE URIBE – ODDHHRUU

PAIS PLURAL

REBELDIA ENTRE MUROS

ASOCIACION NACIONAL PARA LA AYUDA SOLIDARIA – ANDAS

CAMPAÑA SOMOS DIGNIDAD

MOVIMIENTO NACIONAL CARCELARIO

CAMPAÑA YO TE NOMBRO LIBERTAD

ROMPIENDO CADENAS

FAMILIARES CASO LEBRIJA

ASSOCIACION SIMON BOLIVAR FRANCIA

MARCHA PATRIOTICA FRANCIA 

TV ALTERNATIVA BOLIVARIANA

VIKTORIA COMUNICACIONES

Más organizaciones y personalidades adhiriendo… ¡unidas y unidos por la Solidaridad y la Paz para Colombia!

Bogotá, Colombia, Julio 15 de 2016

Las prisioneras y prisioneros políticos de guerra de las FARC-EP recluidas y recluidos en las cárceles y  penitencierias de Colombia, ratificamos una vez más nuestro apoyo decidido e irrestricto al proceso de diálogos que avanza con pasos firmes, entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la insurgencia de las FARC-EP.

Asi mismo reiteramos nuestra total subordinación y unidad de Mando en torno al Estatuto, Reglamento de Régimen Disciplinario, Normas Internas de Comando, Programa Revolucionario y Plan Estratégico así, como entorno al Estado Mayor Central y su Secretariado que conducen nuestras voluntades en una sola fuerza, con riguroso apego a los intereses del pueblo y a los ideales de nuestros héroes y Mártires que plasmaron en nuestros documentos y orientaciones la conquista de la Paz como un principio, un valor y una meta en el camino de la Revolución Colombiana.

La guerra siempre ha sido la bandera de la extrema derecha reaccionaria, que ha hecho del terrorismo de ESTADO y el crimen su instrumento para el ejercicio del poder para perpetuarse en el, por ello para una sociedad que ha sido sometida por sus gobernantes a la guerra; Una sociedad que ha debido optar por el alzamiento armado como forma de resistencia; la construcción de la Paz es la más radical y dura de las batallas. La Paz es por excelencia una bandera popular y revolucionaria.

En este orden de ideas, ante las noticias de división y fraccionalismo en un pequeño grupo de nuestras filas, comentamos: nos es imposible dejar de manifestar nuestro reproche y descontento con estas actuaciones totalmente contrarevolucionarias y salidas de todo contexto, puesto que al día de hoy, han transcurrido más de 3 años de conversaciones en que, se han logrado tejer difíciles y trascendentales acuerdos, hallándose cerca la firma de los acuerdos generales que abrirán las puertas a un escenario político nuevo, amplio para las luchas de nuestro pueblo.

Es cierto, que las FARC- EP han tenido múltiples gestos incontrovertibles e irrefutables de voluntad de Paz,  ya  ampliamente conocidos por la opinión pública Nacional e Internacional; pese a esto la  contraparte no ha tenido la reciprocidad y aporte a estos gestos. No se comprende que a estas alturas cerca de 1700 prisioneros y prisioneras políticas activos de las FARC-EP, así como miles de ''luchadores sociales y populares prisioneros políticos'' continuemos privados de la Libertad, algunos con mas de 10, 15, 20 y mas años de prisión fisica,  sometidos y sometidas a un régimen carcelario tortuoso y violador de los más elementales Derechos Humanos.

Mínimamente, se conoce lo avanzado del proceso; pero  resulta ilógico, que aún el Gobierno se niegue a conceder la Libertad de Guerrilleras y Guerrilleros, Milicianos y Milicianas en estado de salud grave, como: enfermos cronicos,  discapacitados y con enfermedades terminales. por eso, no deja de ser iluso pensar que la insurgencia tenga la debida confianza de que la firma del acuerdo final traerá la Paz, ya que la contraparte, no da asomos de ningún gesto latente, tangible y auténtico de Humanidad.

Para nadie es un secreto, que el país asiste a un avance y expansión creciente del paramilitarismo a lo largo y ancho del territorio colombiano, ante lo cual la seguridad que brindan las armas del Pueblo, con su dejación, llega a su fin. Asi que los temores, y miedos  del Movimiento Social y Popular son validos ya que se ven segar las vidas de sus dirigentes por decenas a manos de la ofensiva paramilitar, y muy seguramente, mientras se funden las armas de los Rebeldes, las vidas de quiénes las empuñamos correrán la misma suerte de las lideresas y líderes del Pueblo que caen día a día asesinados bajo la miradas impotentes.

Y con seguridad, la razón asiste a muchos otros de los argumentos expuestos en su comunicado a los compañeros de la facción disidente y renegada de las FARC. Pero pretender fraccionar la organización en momentos que se abren las posibilidades políticas, para alcanzar el bienestar de nuestro pueblo es un error, máxime cuando este escenario, también fue parte de los anhelos y sueños de Bolívar, Jacobo, Manuel y Jorge Briseño entre tantos otros Mártires anónimos igual de importantes en los logros de esta noble causa.

Se equivocan compañeros porque aún, cuando mucha razón tienen en sus argumentos; pero este paso que damos a la civilidad, sin que se hayan resuelto las raíces del conflicto, no es negándole el derecho a sus bases Guerrilleras de conocer la verdad de los acuerdos, induciéndolos a la Aventura suicida e incierta de continuar la guerra, cuando se van a alcanzar las conquistas para los colombianos; Por lo cual parece más bien, que tras ideas razonables y reflexiones nada deleznables, se esconden intenciones egoístas y mezquinas al llevar a sus bases a defender sus posturas desde la insubordinación y el fraccionamiento.

A nuestros camaradas hombres y mujeres en las cárceles, y a toda las estructuras de las FARC-EP, les hacemos el mas fraterna llamado para continuar firmes en nuestras convicciones, manteniendo la voluntad de lucha, subordinación al Mando y la cohesión en torno a nuestras orientaciones y directrices. La organización está abierta al diálogo, al debate, a la deliberación de ideas a través de nuestras instancias democráticas de partido, como son la reunión de célula, de las asambleas, los balances y conferencias; a las y los camaradas que de manera honesta creyeron que acompañar semejante decisión era acertado, nuestro llamado a la reflexión autocrítica, para que retornen al seno de la organización y continuemos hombro a hombro en esta dura batalla que nos espera en la construcción de la paz estable y duradera con justicia social.

La decisión máxima de cambio de táctica, es la de movilizarnos a un torrente político de masas que nace, crece y lucha por madurar ese fruto;  Ese es el reto al que nos disponemos miles de guerreros, en la lógica de conquistar las soluciones a los problemas sociales, a la Pobreza, la violencia oficial y a las múltiples calamidades que persisten en Colombia.

Es por estas nuevas metas en el camino político, que se hace necesario dedicar parte de nuestro tiempo en las cárceles, Campos y Ciudades al conocimiento constitucional y participativo, propios de una vida en sociedad, para ello los exhortamos a prepararnos en el funcionamiento del ESTADO, formulación y elaboración de proyectos, conocimientos técnicos modernos, para desarrollo del campo, el conocimiento Marxista-Leninista, administración pública, derechos humanos, memoria historica y sobre los trabajadores en Campos y Ciudades.

Además es nuestro deber como revolucionarios y transformadores sociales que somos, seguir la orientación de nuestro secretariado Nacional de las FARC-EP  donde somos totalmente subordinados, esta subordinación y acatamiento a las determinaciones y con un trabajo duro y disciplinado lograremos los objetivos por los cuales hemos luchado.

Todo nuestro apoyo y solidaridad con el camarada Gentil Duarte, sabemos del potencial que está hecho y que nunca va a ser inferior a los retos que le depara la lucha junto a la honesta y firme guerrillerada.

Cordialmente.

Prisioneros políticos de guerra de las FARC-EP Cárceles de :

La picota Bogotá.

Rivera, Huila.

Jamundí, mujeres y hombres, Valle del Cauca.

Coiba, Ibagué Tolima.

Popayán, Cauca.

Acacias Meta.

Heliconias y Cunduy en, Florencia Caquetá.

Arauca, Arauca.

El Barne en combita Boyacá.

Modelo, Bogotá.

Palo gordo, Santander. 

Cárcel judicial de San Juan de Pasto.

El pedregal, en medellin.

 Entre otras.

Bolivariano

 

Por Alberto Pinzón Sánchez

 Así quedó demostrado con la elección como Fiscal de la Nación, del abogado especialista en asuntos financieros Néstor Humberto Martínez, y el intenso, largo, y “costoso lobby” que debieron hacer con los magistrados electores de la Corte Suprema de Justicia, para “cuadrar” los últimos voticos que hacían falta para su elección, y repartir los “votos del honor” entre los otros dos ternados. ¡Pobres los otros dos candidotes que se prestaron para recibir semejante vergüenza! 

Fuera de la Procuraduría fanática de Ordoñez, ya no queda en Colombia, institución de importancia que maneje un número de puestos burocráticos y de clientela electoral significativo y menos, que controle los tradicionales delitos electorales en Colombia. El candidato presidencial que estos tres afilados representantes del sector financiero trasnacional lancen como candidato Presidencial para 2018 (quien quiera que sea) no tendrá pierde: Puede ser el mismo Vargas Lleras, o De la Calle, o Simón Gaviria, o Fajardo el “puente” antioqueño para unir a la fracción disidente de los Latifundista y los Agro-negocios, apiñada en el Uribismo. ¡Quien sea, repito, no tendrá pierde! 

Este hecho político-burocrático-económico y de profunda significación para el futuro colombiano, acaba de profundizar la tremenda crisis en la que se halla sumida la a disidencia Uribista, denominada “tensiones” por el diario El Tiempo, “altisonancias por Semana, “pelotera” por Las 2 Orillas,” desbandada” por Horacio Duque, o “noche de Hienas” por el editorial de ANNCOL. Hay suficiente información al respecto. 

El hecho que queda establecido es que, la fracción financiera trasnacionalizada lidera por el presidente JM Santos, parece haber ganado la partida (la crisis de la “disidencia Uribista” es la mejor confirmación) y se dispone a organizar la “paz financiera” con la que siempre soñó el Presidente Santos: Organizarla económica, política e ideológicamente. Y si es posible a atraer un número importante de empresarios erráticos pero realistas, que apoyaron a Uribe Vélez y ahora deberán reconsiderar su posición. 

No es por azar que Monseñor Castro, a nombre del Obispado colombiano y para salirle al paso al sector abstencionista liderado por el Uribista Holmes Trujillo, haya salido a decir que lo importante es que todo el mundo salga a votar el día de la refrendación de los acuerdos de Paz, es decir a reforzar la democracia, pero sin importar si se vota por el SI a la paz, o por el No:  ….”Convocamos al pueblo colombiano a que, si se da la consulta por los acuerdos de paz, que voten, que voten y punto. No se dice en qué sentido, pero sí que se dé ese acto democrático de votar” ….  Declaró Monseñor 

http://caracol.com.co/radio/2016/07/09/nacional/1468056062_224479.html 

En breve y como lo hemos advertido en varias ocasiones, las dos concepciones, que se tienen sobre la Paz que viene para Colombia después de firmado los acuerdos de la Habana: Una, la “paz financiera” del eje trasnacional JM Santos, Vargas Lleras y Sarmiento Angulo, reforzado hoy con las luces jurídicas y contractuales de Néstor Humberto Martínez, y otra, la Paz con Justicia Social, Democracia y Soberanía, enarbolada por el bloque Popular, van a continuar enfrentadas y en choque dialectico de ideas, es decir político-ideológico, pero en condiciones asimétricas: 

Mientras la primera dispondrá de todo el Poder del Estado, así como del Bloque de Poder Contrainsurgente reforzado; la otra no dispondrá sino de su claridad político ideológica, y hay que decirlo desde ya, de la capacidad de movilización social y popular unitaria que logre conformar para enfrentar la arremetida neoliberal del Estado. 

Dos tareas se derivan de esta realidad. Una inmediata que es lograr el más Amplio Frente Electoral (sin excepciones) por el SI de la refrendación que se decida, y dos, estructurar el Bloque Popular para la Paz con Justicia Social, Democracia y Soberanía, que impondrá la transición del Post-acuerdo de la Habana y las exigencias populares y de la movilización social, para su cumplimiento por parte del Estado. 

De la solución práctica de estas dos tareas político ideológicas concretas, dependerá el rumbo que tomen las trasformaciones estructurales o cambios que Colombia está exigiendo. 

No hay discusión con la extrema izquierda y no vamos a desgastarnos en ella: La consigna comunista de la Combinación de todas las formas de lucha de masas (OJO lo repito) DE MASAS, ha superado, SIN ser vencida o derrotada, todas las pruebas imaginables puestas en su contra. De izquierda y de Derecha: 

Desde la algarabía Maoísta del sol rojo y el fusil de palo y la sopa de letras Marxista Leninista pensamiento Mao Tse Tung línea correcta tendencia Albanesa de Izquierda. De los esperanzados del EPL aliados a Castaño. De los Trotskistas de la revolución traicionada o caricatura de revolución. Del nacionalismo Anapista del sancocho del M19. De las ilusiones Perestroikas de algunos comunistas despistados. De la infamia intelectual pseudo izquierdista de Pécaut y Pizarro que la señalaron, en innumerables bodrios, de ser la causa del exterminio del movimiento popular y social. 

Hasta la gigantesca arremetida ideológica, política, propagandística y estigmatizadora y, desde luego militar (con todos los fierros) sustentada desde 1947 por la Guerra Fría anticomunista de los EEUU, que no pudieron derrotarla y hoy debieron pactar con ella. 

Lo que se acaba de pactar no es el fin de una “guerra imperialista” en abstracto. Sino una guerra contra-insurgente concreta, históricamente determinada e impuesta desde las alturas del Poder de Colombia y con cerca de 70 años de desarrollo, que para su desarrollo formó y consolidó en el país, un bloque de clases Oligárquico-Imperial dominante, o Bloque de Poder Contrainsurgente que ha hegemonizado excluyentemente la dirección de la sociedad colombiana todos estos años de guerra y, la ha conducido a la catástrofe que ahora pretende remediar en un proceso de paz y que llama “paz negociada”. Esa catástrofe hay que detenerla para que no siga profundizándose y agrandándose y llevando a la sociedad colombiana a su destrucción inevitable.

No es Marxista, ni Humanista pensar en continuar una guerra en Colombia cuando el bloque de clases dominante desea terminarla. Apoyamos esa iniciativa hasta donde sea posible. En eso se basa la vieja concepción de la Solución Política formulada desde siempre por los cuchos fundadores de las FAR-Ep. Los cantos de sirena de extremo izquierdistas infantiles que desde sus cómodos escritorios en las grandes ciudades, cual “supermanes de la revolución” que pretenden destruir a punta de lengua al Imperialismo y sus cipayos lacayos colombianos; llaman traidores entreguistas  los comandantes de las Farc-EP por haber firmado el acuerdo para finalizar el conflicto, e insisten doctrinariamente en continuar en guerra, no son más que  eso: Cantos de sirena a los que no se les debe prestar atención, sino rebatir (como siempre se ha hecho) en la práctica social concreta, con lo que hoy se llama movilización social por la Paz con Justicia Social; Democracia y Soberanía. 

Una vez fijado el rumbo, será cada vez más difícil separarnos de él. La marcha popular empujando (estoy seguro) lo impedirá. Pero el nombramiento del nuevo Fiscal, exige fijar ese rumbo, y pronto.                           

 Fuente Imagen: Internet  

   

      

Colombia: Paz con justicia social.

 

Por Eliécer Jiménez Julio*

Nadie puede discutir la voluntad y empeño de la comandancia y guerrillerada de las Farc-Ep en cumplir con lo pactado con el gobierno colombiano en La Habana, Cuba,  de entregar las armas , reintegrarse a la vida civil, organizarse en partido político etc, etc  corriendo y asumiendo todos los riesgos de seguridad, políticos y sociales  que esto puede implicar para dicha organización histórica, que con valentía enfrentó al Estado colombiano y defendió al pueblo con las armas por más de medio siglo y que ahora espera que ese Estado, ladrón , tramposo, traidor, corrupto  y el gobierno colombiano de turno les  cumpla con lo pactado.

Las Farc-Ep se la están jugando el todo por el todo y todos los que creemos en una Colombia en paz  con justicia social no tenemos dudas en que hay que apoyar y desarrollar el proceso de post-acuerdo, pero también estar conscientes que las organizaciones políticas y sociales democráticas y de izquierda y en especial el pueblo oprimido tienen que obligatoriamente unirse para dar la pelea  desde esta "democracia de papel" y que hay que seguir la lucha de masas de manera organizada en las ciudades , calles, campos  y veredas  para arrancarle al gobierno lo que por las buenas nunca darán, sencillamente porque la oligarquía colombiana tacaña y avara no le interesa y al gobierno menos le importa que la multinacionales después del post-acuerdo entren como aves de rapiña a seguir saqueando nuestras riquezas.

En muchos países desarrollados a nadie matan porque piense diferente, sea comunista, formen sindicato  o salgan a la calle a protestar a exigir reivindicaciones políticas o sociales y a pesar que los sistemas de participación de la sociedad civil en los  mecanismos electorales no son una panacea y  no están tan podridos, manipulados y corrompidos como en Colombia,  les dan a la oposición ciertas garantías especialmente de saber que si denuncian o critican a los gobiernos de turno o participan en política con una ideología de izquierda o comunista no los van a matar, desplazar, desaparecer, torturar  o meter preso como pasa en Colombia donde a pesar de la firma de los acuerdos  de cese de fuegos entre la insurgencia de las Farc-Ep y el gobierno,  la teoría de seguridad nacional o enemigo interno al contrario de desmontarse se legitima fortaleciendo el Esmad que no es más que un aparato de robocots entrenados para matar en las manifestaciones públicas, porque lo hace?

Sencillo quien se prepara para resolver por la fuerza lo que el pueblo va a pedir en las calles es porque no está dispuesto a negociar,  lo que nos asegura que en la estrategia de la derecha y oligarquía colombiana de asegurarse que las armas en manos de la insurgencia  a pesar de estar silenciadas, su política estatal de amedrentamiento y miedo contra la población en las Fuerzas militares y de policía seguirán intactas y dispuestas a actuar contra el pueblo y eso se llama terrorismo de Estado.

Pero no solo la política de la Teoría de seguridad nacional se están reforzando en Colombia también la carta exterior de  la estrategia imperial norteamericana de ratificar el territorio colombiano en punta de lanza suramericana con las bases militares y toda la tecnología de punta para la lucha contrainsurgente y  la oposición y los gobiernos de los países que en la región tienen gobiernos demócratas como Venezuela, Ecuador, Bolivia etc. a fin de imponer de nuevo gobiernos subyugados al águila imperial  como ocurre en Argentina y Brasil y procurar tumbar al bolivarianismo en Venezuela.

Y como la oligarquía colombiana acostumbrada a jugar sucio, no da puntada sin dedal, comenzó a desplegar toda su batería mediática mostrando que el bueno y dadivoso es el Presidente Santos, que los malos siempre han sido los insurgentes  que tienen que arrepentirse, pero que el Estado nunca erró ni actuó de mala fe y nunca han reconocido que toda esta larga guerra siempre ha sido, fue y seguirá siendo culpa de ese Estado y sus gobiernos indolentes que persiguieron a los campesinos y obreros,  que permiten que sus niños además de no poder ir a una escuela, ni tener techo, se siguen muriendo de hambre y enfermedades, donde los universitarios salidos con un diploma después de muchos sacrificios no tienen esperanza de trabajo engrosando los más de tres millones de desempleados y cinco en el rebusque de la economía informal, donde los campesinos no pueden sacar sus productos del campo amen de los TLCs que  arruina y empobrece a los colombianos así como a los medianos empresarios.

Donde la gran minería extractiva es capaz de desviar y contaminar ríos y afluentes,  matar la fauna y la flora con tal de llevarse el oro,  la plata , el carbón y toda la riqueza nacional, dejando miseria y desolación , ese es parte del problema  que este y los gobiernos venideros tienen que solucionar de una vez por todas si en verdad queremos hablar de paz en la realidad practica  y no de palomitas blancas cagando mierda sobre el pueblo como las palomas de Santos.

O sino miren la Ley de Zidres, o el afán de explotación petrolera de las zonas vedadas por la violencia, más tributos e impuestos para los pobres y exoneración de los mismos para los ricos, el nuevo fuero militar, el nuevo código de policía, más privatizaciones, escándalos de corrupción que es la nueva mafia y arma de destrucción más poderosa que el narcotráfico y están enquistadas en todas las instituciones nacionales, entes locales y regionales, la policía, el ejército  etc. Aumento desmedido de los salarios de los padres de la corrupción en el Congreso colombiano, congresistas y funcionarios públicos de todas las categorías que solo saben es robar y  beneficiarse ellos  sus familias y amigos.

Y decíamos que no solo la política de Teoría de seguridad nacional se está reforzando por parte del gobierno sino la de copamiento de territorio por parte de  los paramilitares en todo el país, y decimos e insistimos paramilitares que aun trabajan y  seguirán trabajando con las Fuerzas militares colombianas a pesar que el gobierno y su batería mediática insistan en denominarlos bandas emergentes y bautizarlos con diversos nombres intentando distraer y convencer al pueblo colombiano y a la comunidad internacional que el Estado y el gobierno nada tienen que ver en ese engendro asesino que aun continua haciendo  el trabajo sucio del gobierno y sus fuerzas militares.

Claro que en muchas zonas rurales y también urbanas donde la insurgencia de las Farc-Ep protegió a sangre y fuego y con sus vidas a estas comunidades campesinas y urbanas  desprotegidas,  de los ataques paramilitares y de los abusos de la fuerzas militares por años,  hoy día hay temor, miedo porque los paramilitares están retornando para vengarse y para imponer su ley,  pero el gobierno y sus fuerzas militares olímpicamente se hacen los  de la vista gorda y no se preocupan por perseguirlos y menos bombardearlos porque a los amigos y aliados  no se les ataca.

Y no tenemos dudas que si estos grupos paramilitares que siguen orientaciones políticas de la ultraderecha y actúan en consonancia con las Fuerzas militares como la carta oculta del gobierno no son combatidos o desmontados por el mismo Estado que los engendró, la paz no será posible ya  que una vez en las zonas donde estos paramilitares tienen influencia puedan perder su poder político no dudaran en actuar contra el pueblo y ese pueblo con Farc o sin Farc  con Eln o sin Eln , no dudará en generar sus propias formas de autodefensa de masas ya que el pueblo colombiano está acostumbrado , aprendió y sabe defenderse.  Y será únicamente y nuevamente culpa y responsabilidad del gobierno,  el Estado y la oligarquía colombiana  lo que en adelante se venga en materia de violencia.

Ojalá y me equivoque y el diablo y la oligarquía colombiana se vuelvan buenos!

Mientras los talleres de pedagogía de paz y socialización de los acuerdos de La Habana hacia la guerrillerada de las Farc-Ep y la sociedad civil interesada en saber detalles, avanzan con contratiempos y trabas que siempre impone el gobierno,  en las cárceles colombianas el trato indigno y maltrato psicológico y físico de parte de la guardia del  Inpec  y las provocaciones hacia los prisioneros políticos y de guerra continúan como le ocurrió al prisionero político de guerra René Nariño en la Picota, Bogotá,  a quien el dragoneante Reyes  de la guardia de presilla amarilla Compañía Caldas le dijo " Aquí todos ustedes no son más que pillos hijueputas y yo soy la guardia" esto es el mínimo  pan diario que  viven los miles de prisioneros políticos colombianos a los cuales se les sigue negando  sus derechos entre ellos atención médica  y medicinas.

Mientras las Farc-Ep muestran y entregan su voluntad de paz y reintegro a la vida civil en un chorro de paz que sale por un tubo de 2,5 metros  de diámetro, el gobierno solo da y muestra su deseo de paz  en un gotero del cual sale una gota cada semana pero donde esa gota contiene veneno. Porque una cosa es la paz etérea amordazada y de los sepulcros y otra la paz con justicia social.

El gobierno bravucón amenazante dice que las Farc-Ep y el Eln tienen su cuarto de hora para hacer la paz e integrarse a ese modelo de sometimiento y explotación,  pero el pueblo colombiano sabio también le responde al gobierno que el cuarto de hora del Estado para cumplir la gran deuda histórica y social con ese pueblo colombiano empobrecido también  llegó y que ya no tiene excusas de conflicto armado….y el reloj está corriendo! porque solo el pueblo salva al pueblo!

*Periodista investigador social en exilio político

Las Notas de Vallejo

 |  Published in Opinion

¡Sobran mis palabras!

 

Por culipronto

Dice Jorge Beinstein, Aporrea, julio 9 de 2016, cuando se refiere a los “buenos oficios” (las palabras y comillas son mías) de Estados Unidos en el proceso de paz en Colombia: “La misma comenzó desde la llegada de Obama a la Casa Blanca desplegando un complejo y flexible abanico de intervenciones, desde los ‘golpes blandos’ como en Brasil, Honduras, Paraguay y Argentina hasta acciones desestabilizadoras como en Venezuela pasando por el intento de abrazo-de-oso a Cuba y siguiendo por el plan de desarme de la guerrilla colombiana. En este último caso los Estados Unidos intentan lograr la rendición negociada de la insurgencia a través de una sofisticada trama envolvente de presiones directas e indirectas, anzuelos seductores y golpes bajos. Se trata de un juego típico de la llamada Guerra de Cuarta Generación destinada a someter a la insurgencia a una dinámica aparentemente de asimilación al sistema, realmente de destrucción, empezando por sus fundamentos ideológicos revolucionarios hasta llegar a su extinción estructural”.

Ese es el afán de JM Santos y el imperio por desarmar la guerrilla. Dejar el camino libre para la intervención en Venezuela. Estoy cansado de decirlo y por eso expreso mi total desconfianza a la oligarquía colombiana y al imperio. No sé si usted, lector o lectora, piensa lo mismo.

Todos queremos la paz de Colombia y el mundo, pero cuando los intereses económicos y geoestratégicos del imperio son más poderosos que nuestros deseos de paz, pues es ahí donde no vale la palabra ni siquiera escrita. Y eso es lo que yo vengo pregonando desde tiempo atrás: que hay agendas ocultas y que me da mucha tristeza ver que de un solo lado se ha dado mucho a cambio de nada. Que paralizar los diálogos con el ELN confirma mis sospechas y que viendo que el imperio no le ha cumplido a Rusia, China, Irán ni a Cuba, sólo para mencionar unos pocos, ¿cómo le va a cumplir al pueblo colombiano? Porque esta negociación no es solamente con las castas colombianas. No señor, no señora. Esto es con el imperio, el dueño de la casa. El patrón.

A JM Santos le salió el tiro por la culata cuando dijo en Medellín que las FARC-EP estaban preparadas para una guerra urbana si no se firmaba la paz con ellas. Primero, las FARC-EP lo han estado por siempre, pues eso son las Milicias Bolivarianas de la cuales ya no se habla, pero, como las brujas, de que las hay, las hay. Segundo, si eso esperaba despertar miedo en la clase empresarial y a los excépticos con la paz, el resultado fue contrario a lo buscado, pues todo el mundo se pilló el feo y desatinado truquito. Llovieron críticas de lado y lado y quien quedó mal fue Santos. Salió con otra perla de ponerle fecha a la firma de la paz, cuando ya le había tocado tragarse su calendario y festejo para coincidir cuando el emperador visitaba Cuba.

Otra vacaloca en la que Santos se metió él solito, fue en lo del manido plebiscito. Con la popularidad y la credibilidad por el suelo, con el cansancio de la gente al ver esa cantidad de salidas en falso del presidente, no creo que ese plebiscito inconsulto con la contraparte vaya a dar resultados. ¿Y si lo pierde qué? ¿Qué va a pasar con las FARC-EP desarmadas y concentradas en lugares fijos? Y vuelvo yo con el cuento de los Tigres Tamiles de Liberación; tan parecido fue el proceso (Noruega y Estados Unidos también involucrados) y al final traicionados y masacrados los civiles y guerrilleros con sus familias en bombardeos a los lugares donde los habían concentrado.

Ojalá las FARC-EP tomen precauciones y la Corte Constitucional se incline por la Asamblea Nacional Constituyente, lo dudo, pero vale la pena soñarlo.

 

Claudia López

Yo he discrepado de la senadora Claudia López en muchas cosas. Incluso, lo he manifestado públicamente en mis escritos y participaciones radiales. He sido muy duro, pero respetuoso con ella. Mas debo reconocer que le ha dado vitalidad al congreso. Que se ha fajado como una leona en la protección de los más desvalidos. Que cuando habla y señala lo hace con argumentos y una total convicción por lo que hace y piensa. Así uno no comparta todo lo que dice. Me duele que se vaya. ¡La necesitamos! Y como ella, hay un puñado de buenos servidores públicos que bien merecen seguir ahí. Ojalá recapacite, lo piense una vez más, nos otorgue la alegría de sus risas y rabietas de niña (hasta cuando se le sale el facho), y nos brinde por más años su ética e inteligencia política.

El procónsul Thomas Shannon en Venezuela

Históricamente, sabemos a qué envían los imperios a sus procónsules. Thomas Shannon está en Venezuela no por petición del gobierno de Maduro sino por orden imperial. Y sabemos qué vendrá después si Venezuela no da su brazo a torcer.

Ya que la “oposición” mercenaria venezolana -tan parecida a la cubana- es un circo, entonces le toca al imperio entrar a hablar directamente. Así que alertas porque esto no es charlando. Sabemos de la grave situación económica imperial y el afán por hacerse por las buenas o por las malas a los recursos naturales de América Latina. Hay vientos de guerra mundial por si ustedes no lo sabían. Por eso, también, las negociaciones de paz en Colombia. Acaba de firmar el imperio un acuerdo con Paraguay casi que anexándolo. Hay una base militar en el área de la Triple Frontera zona paraguaya, dos bases militares en Argentina, una más en remojo dentro de Brasil y siete en Colombia. Sin contar el centro operacional de Aruba y Curazao. A Venezuela, como a Rusia e Irán, los están cercando.

James Rodríguez

James es un buen jugador. Sólo eso. No es un crack ni una estrella fulgurante de la talla de “El Pibe” Valderrama o Asprilla o Willington Ortiz, como se lo han hecho creer su empresario, Jorge Mendes, periodistas áulicos y apasionados hinchas. James Rodríguez es una gran persona que no merece el daño que le vienen haciendo quienes lo ensalzan con intereses económicos mezquinos. Su salida del Real Madrid está cantada desde hace tiempo. Y que no vengan con la excusa de los malos e irresponsables esudiantes cuando justifican sus malos resultados diciendo: “el profesor me tenía bronca”. No. A James los técnicos no lo odiaban sino que le dieron todas las oportunidades que un buen jugador tiene en esos grandes equipos y simplemente no dio la talla. Y no la dio, porque esperaban y le pedían más de lo que en realidad es: un buen jugador y una gran persona, nunca una estrella.

Florentino Pérez lo ha citado a una reunión en Canadá para definir su futuro. Huele a torcido. ¿Por qué a Canadá y no en el mismo Estados Unidos donde James está pasando sus vacaciones? ¿Cuál es el miedo de Pérez de asomar sus narices en Estados Unidos? Culpable de esta tragedia no es el jugador sino Jorge Méndes y Florentino Pérez, pues “inflan” jugadores para venderlos caros y luego se ven a gatas para reacomodarlos en otros equipos, cuando les va mal y no dan la medida de lo que prometen al venderlos. Duele mucho que esto suceda con dos buenas personas como Falcao y James.

Tráfico de seres humanos y lavado de dinero en el fútbol

Se rumora que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos recibió (o recibirá) información sobre la forma como jóvenes y menores de edad están siendo “exportados” a distintos equipos de fútbol en el mundo por grandes sumas de dinero de dudosa procedencia y por dudosos “empresarios”. El modus operandi es sustraerlos, “inflarlos” con periodistas que se venden y los anuncian como estrellas del fútbol sin siquiera haber jugado en sus ligas locales, y mandarlos a equipos del exterior. Si les va bien, el empresario y jugador ganan. Si les va mal o no se amañan o no dan la medida, el empresario se esfuma, pues ya lavó el dinero, pero quedan los jugadores abandonados a su suerte, sin dinero para regresar a sus hogares. La tragedia crece. Nada difiere este crimen con el del tráfico de mujeres.

Varios periodistas y políticos honestos están poniendo el dedo en la llaga y tratan de legislar para prohibir estas transacciones fraudulentas. No se permitirá que un juvenil sea vendido al exterior si no ha jugado en la liga local por 3 años y si es menor de edad.

En Colombia el delito también ocurre y pronto revelaré nombres de periodistas que se prestan para “inflar” jugadores a cambio de una coima. La selección nacional de fútbol y la liga nacional están siendo víctimas de este crímen. Se sonsacan jugadores de sus equipos locales para venderlos cuanto antes al exterior. No importando la inversión que hizo el equipo del rentado nacional y la necesidad de contar con ese jugador.

¡Ojo Chéquerman que ya la ley internacional te puso el ojo!

Fuente: http://humanitarianlawpeaceanddemocracy.org/LasNotasdeVallejo/