psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Opinion

Por Alberto Pinzón Sánchez

Una sola pregunta sirve para orientar el “análisis concreto de la situación concreta” que se ha abierto no solo en Colombia, sino en toda la Región, tras la firma de los acuerdos de paz de la Habana:

¿Por qué la firma este acuerdo, coincide con una ofensiva Imperial contra todas las fuerzas llamadas de Izquierda en Nuestramérica, en especial en Venezuela?

Responder esta compleja pregunta, implica tener en cuenta y priorizar toda una constelación de elementos y factores de la dialéctica real Global-Local, que incluye también el nivel Regional, que nos conducen a una realidad esencial:

La triada Imperialista USA, Europa Japón y en especial su núcleo duro anglosajón (USA-Inglaterra) se encuentra empeñado en detener violenta y militarmente su crisis general de decadencia y pérdida de Hegemonía, que ha permitido a otras potencias capitalistas financieras llamadas BRIC´s, (Brasil, Rusia, India, China) emerger dentro de la concurrencia capitalista en la actual economía-mundo.

Esto explica no solo las innumerables guerras locales existentes a lo largo del mapamundi, más las que van a estallar en un muy próximo futuro, sino también por ej, el llamado “Brexit” o salida de Inglaterra de Europa para tener las manos libres amarradas desde Bruselas y muy a pesar de los daños ocurridos en su economía.

Aclara también, la destrucción y desestabilización a toda costa y sin importar los costos políticos ni económicos (tal como se está viendo hoy mismo) del bloque comercial del Sur o Merco-Sur, liderado por los gobiernos desestabilizados de Brasil, Argentina, Uruguay, Venezuela, Bolivia y hasta Ecuador, calificados de Izquierda populista; así como de cualquier tendencia integradora de la Patria Grande inspirada en el Pensamiento de nuestro Padre Simón Bolívar, llamado por ellos con repulsa “Castro-Chavismo”, para remplazarlo por el bloque regional neoliberal denominado “Bloque Pacífico” conformado por países que tienen TLC con USA como México, Chile, Perú, Panamá, y contando con el papel de gendarme militarque le dan las 9 bases gringas a Colombiay un ejército inflado de 500 mil hombres.

Colombia pues no es ninguna rueda suelta en toda esta Geo-Estrategia del Imperialismo Neoliberal depredador, sino lo contrario, un elemento central y axial. ¿Qué hace nuestro estimado ex ministro de la guerra Pinzón actualmente en Washington?

Además, nos indica cómo se está intentando bloquear radicalmente en Nuestramérica, incluso por medios militares, violentos y desestabilizadores, cualquier tipo de negocios o intercambio comercial o económico, con las otras potencias emergentes como China o Rusia, Irán, ect.

Esto revela también, por qué una fracción financiera trasnacional ligada a estos negocios extractivista y depredadores del bloque contra insurgente dominante en Colombia, asesorada desde Washington, hubiera propuesto en el 2010 a las Insurgencias Guerrilleras colombianas (incluso contra la fracción latifundista tradicional) un acuerdo para finalizar dicha guerra contrainsurgente que hasta el momento y después de 60 años no había podido ganar militarmente, con el fin de liberar recursos financieros estatales (6% del PIB) que todavía se comen las infladas Fuerzas Militares, pacificar el campo donde se irían a realizar las inversiones minero energéticas y agroindustriales, descargar el peso del fracaso de la War Drugs Imperial, y desarrollar un masivo programa de desarrollo vial ( para sacar las materias primas a los puertos marinos) que fue encomendado a un delfín de la oligarquía más rancia de Colombia como Germán Vargas Lleras.

No es pues en de extrañar que, este “delfín” oligárquico de la fracción financiera hubiera sido llevado por JM Santos como su reemplazo en la Vicepresidencia en las pasadas elecciones presidenciales del 2014, y consentido con todo tipo de manejos presupuestales que ahora como candidato va a recoger con votos.

Tampoco es un azar que este poderoso, agresivo y epileptiforme personaje, también enemigo jurado del Castro-Chavismo, después de 4 años de silencio, haya utilizado la firma del acuerdo de paz de la Habana para hacerle criticas mal intencionadas y mendaces (no reparos) con el objetivo encubierto de lanzar desde la plataforma de la Vicepresidencia de la república su candidatura presidencial para el 2018, obviamente contando con la complicidad de su superior JM Santos.

Vargas Lleras quien fuera operado en enero del 2016 de un ”agresivo” tumor cerebral, que según parte médico le dejó secuelas cerebrales importantes y permanentes y lo obligó a someterse a una terapias radioactivas que sin ninguna duda científica debieron junto con las células cancerosas “quemar” neuronas sanas, claro está que ahora, manipulado por las poderosas fuerzas económicas y financieras que están detrás suyo (Sarmiento Angulo, el Fiscal Néstor Humberto, los Ñoños, Oneida, el garaje de Cambio Radical, ect) y ante el descredito en el que ha caído ante el mundo Uribe Vélez con su círculo de parapolíticos y amigos encarcelados; está presentándose como “unificador y puente” entre las dos fracciones de la oligarquía contrainsurgente enfrentadas, con el claro propósito de recomponer su división interna, y sin perder el objetivo estratégico contrainsurgente de siempre: “derrotar electoralmente a las Farc e en el 2018”, ya que militarmente tampoco pudo; basándose en el errado análisis maoísta de que las FARC desaparecerán o morirán, es decir desconociendo que, el gusano hirsuto y pringoso muy probablemente se puede trasformar en una activa mariposa política de diversos y multiples colores. Y agregando (no podía faltar) en su futuro programa presidencial la pretensión del Uribismo “de derrotar el Castro Chavismo, restablecer la “democracia” (la bogotana) en Venezuela y en los países vecinos”.

Con lo cual el objetivo Geo Estratégico de las agresivas Fuerzas Imperiales trasnacionales que están detrás suyo quedará asegurado, al materializarse en Colombia en su patética figura.

Es por esto que el “Vice”, como lo llaman sus válidos, no esté interesado en que gane el SI el Plebiscito refrendatorio de los acuerdos convocado para octubre. Él sabe que los “voceros” de la Corte Constitucional (como llama a los magistrados) han diseñado un escenario a su medida: Es la incertidumbre política o “limbo” que deja el fallo de la Corte Constitucional si gana el No en el Plebiscito, lo que bien vale la pena leer con despacio.

Lo dicho: ¡De lo Global a lo Local, pasando por lo Regional!

Foto Internet: Santos Vargas Lleras firman la pregunta del Plebiscito. 30. 08.2016

Las Notas de Vallejo

 |  Published in Opinion

Y que cumplas muchísimos más FIDEL

 

Para el Comandante en Jefe, faro luminoso de la ética y la moral de los pueblos, mis mejores deseos en sus primeros 90 años de vida. Pese a los cientos de atentados de la CIA para asesinarlo, como lo hicieron con líderes como Hugo Chávez, Jaime Roldós, Maurice Bishop, Gaddafi, Torrijos, Palme, etc., ¡Fidel está invicto! Y que cumplas muchísimos más FIDEL.

Fidel viene por largo tiempo advirtiendo sobre una conflagración mundial y la destrucción del medio ambiente. El panorama internacional actual una vez más le otorga la razón. El accionar provocador del imperio por tratar de mantenerse de pié con sus extremidades de barro, hacen pensar que busca una guerra mundial -lo que de hecho ya lleva acabo con notable hipocresía- para pescar en río revuelto y sacar el mejor provecho para sobrevivir. Derrumbando a la Unión Europea (que la CIA misma configuró), con la masiva e incontrolable immigración de refugiados árabes y africanos. Destruyendo la influencia rusa y poniédola de rodillas ( cosa que no podrá) y planteando la guerra a China. El imperio no está dispuesto a caer sin llevarse por delante al mundo entero consigo.

Obama y sus mercenarios en Cuba

Obama dijo muy claro que si en 50 años no habían podido derrocar la revolución en Cuba, buscarían otra estrategia. Por eso el bloqueo sigue intacto y las cacareadas buenas intenciones no existen. Todo igual. No tuvo ninguna reserva incluso de reunirse con sus mercenarios cuando visitó Cuba. Ahora ofrecen becas a estudiantes y profesores cubanos para que estudien “liderazgo” gratis en Estados Unidos, cuando los propios ciudadanos estadounidenses pagan altos costos por educación y viven ahorcados por las deudas crediticias estudiantiles.  Entiéndase “liderazgo” como el adoctrinamiento para sus revoluciones de colores o golpes blandos.

¡La más peligrosa para la paz mundial!

No hay nada más perverso y peligroso para la paz mundial que la elección presidencial de Hillary Clinton. La campaña mediática (medios corporativos cuya propiedad está en las farmacéuticas, industria militar y Wall Street) para presentar a Trump como el mismo demonio y a la Clinton como el ángel salvador no ha tenido tan buen resultado, pues es tanta la corrupción y mediocridad que ella encarna que las bases de su propio partido se niegan a elegirla. Es verdad que Trump no es lo mejor. Los mismos medios que hoy lo atacan 24 horas al día y 7 días a la semana, lo inflaron en las primarias (como inflan a Petro e inflaron a Clara López y Aida Abella en Colombia),  para sacar de paso a pesos pesados del republicanismo como Jeb Bush, y ponerle un contrincante fácil de vencer a la Clinton. Lo que no contaban era que también las bases republicanas estaban hastiadas de la jerarquía partidista y se fueron en favor de Trump con más fuerza de lo que se creía. Trump no ganará la presidencia de los Estados Unidos porque el Estado Profundo (Deep State), o sea, el establecimiento, impondrá a la Clinton por encima de todo (igual como se la impuso como Secretaria de Estado al pusilánime de Obama). Y si llegare a ganar Donald Trump, por hechos inesperados como la mala salud de Hillary (que los que saben dicen que es grave) o un bien ganado carcelazo (que también suena imposible porque la justicia en Estados Unidos es igual de corrupta que el poder legislativo y ejecutivo), podría ser asesinado como hicieron con Lincoln, Garfield, McKinley y Kennedy. Para eso el “Deep State” no tiene inconvenientes. Siempre encuentran el loquito que dispare.

Pero bajo gran peligro están Venezuela y Cuba, pues la Clinton se codea con la gusanera de Miami (y los mercenarios venezolanos con quienes celebró el resultado de “las elecciones” de diciembre 5 de 2015)  y cuenta con su aliada y cómplice Debbie Wasserman-Schutlz, artífice del robo de las primarias a Bernie Sanders. Además, su íntima amistad con el siniestro Alvaro Uribe Vélez, enemigo declarado de las revoluciones Cubana y Bolivariana y de todo lo huela a democracia y honestidad.  Siendo ella Secretaria de Estado, le tiró un salvavidas cuando un juez federal de los Estados Unidos lo citó a una audiencia. El Departamento de Estado consideró que Uribe tenía inmunidad como expresidente, cuando los crímenes que se investigaban habían ocurrido cuando era gobernador de Antioquia.

Atrapado en el embeleco imperial del plebiscito 

El imperio y la oligarquía colombiana le tienen pánico al pueblo y a la democracia. Por eso no se atreven a permitir una Asamblea Nacional Constituyente  y propugnan por un plebiscito que no tiene ni piés ni cabeza. Además, no cuentan ni con el apoyo suficiente para ganarlo. ¿Y si lo pierden? Con desparpajo de apostador, el gobierno colombiano dice que hasta ahí llegaría el proceso de paz. Tómenlo o déjenlo. El Plan B está marchando: paramilitares contenidos hasta que “los malos de las FARC-EP” entreguen sus armas. El imperio con sus bases militares y misiles listos. Nada de diálogos con el ELN para justificar la guerra.

Las bases sociales colombianas han caído en la trampa de pensar que estamos frente al dilema de la guerra o la paz con el plebiscito. Sí al plebiscito o el abismo.  Así como creyeron en que Uribe y Santos eran distintos, cuando en realidad representan lo mismo. La única salida al cambio revolucionario es la organización, salir a la calle, puerta a puerta, pueblo en pueblo; estudiar, capacitar los cuadros, que el pueblo los vea y los reconozca. Darle oportunidad a nuevas caras, frescas ideas. Pero me temo que “la izquierda” aparecerá con sus mismos vetustos líderes en busca de puestos para cámara y senado. La juventud tiene la palabra. Para presidente se debe buscar una persona con experiencia que sume apoyos y no que divida y despierte odios. Pienso que el senador Jorge Robledo sería una carta aglutinadora tipo Carlos Gaviria Díaz.

Y para que nunca más vuelvan a votar por ellos, no olviden a los siete del POLO que votaron por Ordoñez: Gustavo Petro, Jaime Dussán, Alexánder López, Iván Moreno, Parmenio Cuéllar, Jesús Bernal y Jorge Guevara.

Vergüenza ajena

La otrora China comunista ha dado un vuelco de 180 grados y se ha vuelto una representante de lo malo del capitalismo estadounidense. Su juventud ha preferido adoptar “the Burger Culture”, y dejar de lado la milenaria y rica cultura china. ¿Y el partido comunista qué? ¡Ah, bien gracias! Nada dice cuando en las calles ruedan miles de carros porshe en un país aún con mucha miseria en campos y ciudades. Y lo peor: acaban de abrir un “DISNEYWORLD”, que es la crema y nata del capitalismo. Parece que a los chinos se les olvidó que Walter Elías Disney (Walt Disney) era chivato, daba dedo, señalaba, a los comunistas estadounidenses y extranjeros como lo hizo contra Chaplin,   y corría a darle parte a Joseph McCarthy y a la sección de investigaciones de la Cámara de Representantes llamada HUAC (House Un-American Activities Committee). Todos los sindicalistas (caricaturistas, dibujantes, artistas, etc.) que protestaban contra los estudios Disney en reclamo de salarios justos, eran aventados ante el HUAC como comunistas. Actores y actrices, productores, libretistas no tuvieron otra alternativa que callar o el exilio. De ahí que surgieran muchos libros y películas de “ciencia ficción” para denunciar el oscurantismo durante el período del Macartismo. Un buen ejemplo fue el Planeta de los Simios.

Sinvergüenzas NHM y “Ordoñecito”.

Nestor-fiscal

Néstor Humberto Martínez fue elegido como Fiscal General de la Nación en una terna de uno, como estaba anunciado. No fue sorpresa. La oligarquía colombiana se sabe cubrir la espalda y por eso puso en este puesto a quien bien sus intereses defiende, no importando la cantidad de conflictos que tenga. Para eso es un sinvergüenza. De otro lado, también eligieron en otra terna de uno al Defensor del Pueblo, que no es otro que la versión de Ordoñez: camandulero como él, mente estrecha y oscurantista como él. Este otro sujeto también cubrirá las espaldas de empresarios y militares vinculados con el narcoparamilitarismo y crímenes de lesa humanidad. Su apellido es: Negret, alias “Ordoñecito”.

¡Fumen lo que quieran, pero dejen a Colombia en paz!

Que Malía Obama fume lo que le venga en gana. Pero que su padre y quienes lo precedieron y sucederán no nos vengan con el cuento de “la Guerra contra las Drogas” cuando en los propios Estados Unidos pululan la marihuana, la cocaína y las drogas sintéticas. Basta ya de bases militares y fumigaciones que matan animales, seres humanos y destruyen el medio ambiente. Toda una farsa para vender armas, agentes químicos y someter países. En el imperio se planta, comercia y consume drogas, pero eso sí, nunca se fumiga ni se hace la guerra a los grandes bancos donde se mueve el dinero. Para eso está el cartel de la DEA, para cuidar el negocio. Las cárceles están abarrotadas de los viciosos, jibaritos, vendedores de esquina, gente probre de raza negra o hispanos o asiáticos o latinos.  Malía nunca caerá allí porque eso no está reservado para las nuevas castas.

Sentadito para la foto

Cuando vi el video presentado por Telesur y vi la foto en los artículos en Pravda y Tass, me llamaron la atención muchas cosas. Como que esto era una pantomima más de los medios y “organizaciones humanitarias” al servicio de Occidente para ensuciar los ataques rusos a los terroristas en Alepo. Es decir, no importaba el drama del chiquilín -si es que era en realidad una víctima-, sino la foto para los medios. La mujer que lo carga y lo sienta actúa como si buscara algo para ayudarlo pero no lo hace. El botiquín está a la mano izquierda del niño y ella ni lo toca. Observa que los camarógrafos estén bien situados y se aleja. Repito, no hay intención de ayudar al niño sino de posarlo para la foto. Ahora, con la sangre en su frente, su ojo izquierdo semicerrado, sería propio de una enorme lesión y estaría llorando como mínimo; pero está sereno, su pelo está seco y limpio de sangre. Su ropa debería estar también empapada, pero no lo está. Extraño hecho para mí que he visto durante tantos años víctimas de masacres y atentados. Me recordó los atentados de Boston donde hubo actores y hasta se vio sangre de utilería usada en las películas. Insisto en que de ser una víctima, la criatura fue usada cruelmente. No se le socorre sino que se le deja solo “posando” para la foto. Si es un engaño, que no me extrañaría, es un llamado de atención a las autoridades sirias, rusas e iraníes (en buenahora chinas), que la guerra es también mediática y que deben expulsar estas “organizaciones humanitarias” de shows mediáticos inmediatamente y poner sus propias organizaciones de ayuda a prestar estos servicios. Porque esto no va a parar.

La ley es para todas, ¡monjas a usar bikini!

¡Listo! Como se supone que la ley es igual para todos y todas, pues el burkini queda prohibido en todas las playas del mundo occidental pero, eso sí, también el habikini (hábito) de las monjas. Así veremos si esto realmente tiende a la igualdad de derechos y liberación de la mujer, o es una tramoya más de Occidente contra las costumbres islámicas. Por mi parte, opino que todas las religiones monoteístas han sometido a la mujer y le han vulnerado sus derechos bajo la excusa de un solo dios. Todas las religiones, sin excepción, son machistas y aún más las llamadas “Religiones del libro”: Islam, Judaísmo y Cristianismo.

Por Alberto Pinzón Sánchez

Dos hechos sociales acaecidos en los últimos días en Colombia, ensombrecen aún más el proceso de finalización de la guerra interna. Uno, el fallo de la Corte Constitucional sobre el plebiscito que el Presidente JM Santos prometió convocar para refrendar el acuerdo al que se llegue (si se llega) en la Habana. Y otro,la masiva “marcha del odio” realizada el 10 de agosto pasado, convocada por una confluencia de fuerzas político-religiosas y poderes facticos regionales, que ha polarizado, dividido aún más, y “caotizado” la precaria sociedad civil colombiana: Una verdadera “Entropía”, en su doble significado, termodinámico e informático.

Y dos procesos sociales paralelos que, como el espejismo del horizonte marino, firmamento y mar parecen unirse, pero cuanto más uno se adentra en él, más se separan: Uno en la Habana entre la comandancia de las FARC-EP con el Estado Colombiano en su totalidad cuya cabeza visible es el presidente JM Santos.Y otro, el gran DEBATE MEDIATICO dentro de la sociedad colombiana sobre la finalización de la guerra interna, donde esta representación Estatal ha sido velada y oscurecida por oscuros intereses y convertido en una RIÑA MEDIATICA PERSONAL de las distintas fracciones de la clase dominante que, hábilmente han vaciado la responsabilidad Estatal y convertido el proceso paralelo mencionado de los diálogos de la Habana en una responsabilidad “única” de J M Santos. El Fallo “supremo” e inapelable, al estilo papal, proferido por la Corte Constitucional en este sentido es diciente:

Si la refrendación de los acuerdos de la Habana se pierde en el plebiscito (lo que está cantado de antemano) en único concernido será JM Santos, el presidente. Todos los demás poderes de la llamada democracia (genocida) de Colombia han sido enjuagados con jabón constitucional Poncio Pilatos.

Pero, además, hay otros tres elementos que ha contribuido a la Entropía: 1- La confusión introducida por el gobierno, de manera deliberada y desde el primer momento, dentro del proceso de la Habana de confundir Solución Política con la Solución jurídica tradicional de Desmovilización, Desarme y Reinserción guerrillera (DDR) que predominó en otros contextos y con guerrillas derrotadas política y militarmente. Confusión aprovechada por la fracción de clase en riña con Santos, el presidente, para impulsar su cerrera oposición a la firma de los acuerdos de la Habana y continuar lucrándose de la guerra interna contrainsurgente, como lo tiene planeado, una vez se sepa el resultado electoral del Plebiscito.

2- El diseño del “Plan para el Post-conflicto” del cual solo se conoce su aspecto “económico” expresado tanto por Simón Gaviria como por el pomposo ministro de tal nombre Pardo Rueda, ducho ministro liberal de guerra de Cesar Gaviria y su guerra integral, pero que sin duda alguna como experto en guerra contrainsurgente, ha debido participar en la parte secreta de este plan general, que como está aflorando y se empiezan a visualizar tiene dos partes: Una, la parte military de recomposición de las “FFMM para el Post-conflicto” denominado públicamente Plan Damasco, del cual poco se sabe o se conoce, y dos, el plan de “Cooptación de la Izquierda”para convertir los partidos o movimientos políticos alternativos y de Izquierda en ONG´s administradoras de las grandes inversiones económicas y financieras que se anuncian en las regiones, y, que irán a manejar Pardo Rueda con Eduardo Díaz Uribe, personaje este último que manejó el inagotable fondo presidencial con el cual Samper logró “obtener” los votos parlamentarios que lo absolvieron en el proceso 8.000.

Este Plan de cooptación de la Izquierda que se inició con la división del Polo Democrático Alternativo y que lo tiene postrado y paralizado, ya también se empieza a proyectar ya sobre la Marcha Patriótica, generando ilusiones dentro de sus bases al haberle levantado (lo cual nos complace enormemente) solo una de las sanciones que el fanático del odio, el “prevaricador” (léase bien prevaricador) Ordoñez le impuso, por ser, como la misma Piedad dijo, ”mujer, negra y de Izquierda”, pero dejándole de manera semi oculta y hasta una nueva revisión que nadie sabe cuándo será, las otras sanciones impuestas por Ordoñez que le impiden realmente jugar su papel verdadero en el llamado Post-conflicto neoliberal.

3- La confluencia (hasta ahora oculta) de la Iglesia Católica Romana de Colombia con los poderes facticos del Uribismo regional y nacional, articulado través de los Obispos (con la excepción de monseñor Monsalve de Cali) y de su sínodo o conferencia episcopal. Unidad de acción a la cual se han sumado otras poderosas fuerzas político-religiosas electorales en la marcha del 10 de agosto, protestando contra una supuesta la “ideología de género” impulsada por el Gobierno de JM Santos, pero que en la práctica fue el inicio de la campaña electoral por el NO en el Plebiscito refrendatorio de los acuerdos de la Habana y que paradójicamente, según fallo Constitucional, son responsabilidad única de JM Santos, el presidente.

En estas condiciones no es el proceso de la Habana, repito, entre el Estado colombiano en pleno con la comandancia de las Farc-EPy que ha sido legitimado y legalizado por toda la Comunidad Mundial, lo que se encuentra en el laberinto literario de García Márquez. Es la viabilidad futura de la sociedad colombiana la que está en juego.

Pues si el tal plebiscito se pierde, la idea de tahúr de naipes de juego terminado, barajamos y nuevo juego, ya no aplica. De eso deben estar seguros todos. Por muchas razones Estratégicas, pero esencialmente porque la situación de antes de comenzar los diálogos de la Habana hace cerca de 5 años, ya no existe más y no es posible regresar a ella. El viejo topo de la historia ha hozado mucho en Colombia.

Se podrá regresar. Dar marcha atrás. Pero a una situación distinta, donde el desgaste social de todo tipo, económico, político, ideológico, militar, diplomático, moral y ético, casi que irrecuperable, lo ha sufrido el aparato Estatal colombiano y su clase dominante con sus dos fracciones en pleno; quien por su torpeza y mezquindad como clase gobernante, por su irresponsabilidad histórica, su parroquialismo de sacristía y falta de visión general, una vez más, como cuando la agresión a Marquetalia en 1964, iniciada por el beato y borrachín Valencia, quien gobernaba desde el burdel de Blanquita Barón de la calle 22 en Bogotá, va a obligar al Pueblo colombiano ejercer su legítimo derecho a resistir una agresión militar aleve y pérfida como la de Pastrana en el Caguán, y lo peor de todo, organizada ante la mirada atónita del Mundo.

Lapidarium: Piedad, te felicitamos por tu lucha, pero recuerda aquella sentencia de Napoleón: “El más grande adulador es el más grande traidor”.

Foto Internet: Vista parcial marcha 10 agosto. Colombia                       

Por Alberto Pinzón Sánchez

Y brotó públicamente con las manifestaciones políticas de este 10 de agosto 2016, ayudado por cuatro (4) fuerzas políticas que, buscando motivos baladíes recurrieron a la movilización social para hacerlo aflorar y se expresara con todo su potencial demoledor. No como fobia (miedo), sino como odio (sentimiento):

1-La Iglesia Católica colombiana que buscando reforzar su presencia ante el avance y proliferación de las iglesias protestantes o cristianas, y limpiar su nombre manchado por los curas paidófilos, destructores de niños y más dañinos socialmente que los abortos que dice combatir, y que desesperadamente intenta imponer en el seno de una sociedad confundida y en profunda crisis moral como la colombiana, la animadversión u odio promovido por el conocido retardatario y anticomunista papa Wojtyla, bajo el “concepto de ideología de género”.

2-Las iglesias protestantes o cristianas, que en Colombia son fuerzas políticas que tienen innumerables representantes elegidos en corporaciones públicas, ejemplo la senadora Liberal Vivian Morales, y quienes ante el avance universal de la igualdad de genero reconocido en todas las constituciones modernas, se oponen a ella con el sofisma de “si a la diversidad sexual, pero NO a la dictadura y a la colonización de género”, promovida, según ellos, por diversas parejas de lesbianas que tiene responsabilidades Ministeriales en el gobierno de J M Santos.

3-Una tercera fuerza política es, la corriente conservadora y ultramontana de la organización semi clandestina “Tradición Familia Y Propiedad”, que desde 1968 viene actuando sigilosamente en Colombia y de la cual, su miembro más destacado por su fanatismo y anticomunismo es el actual Procurador de la Nación Alejandro Ordoñez, quien se encuentra en estos momentos en plena cruzada religiosa electoral para conseguir la nominación como candidato presidencial conservador en las elecciones de 2018 y ha elegido como eje de la misma, su fiera oposición al proceso de paz del estado colombiano con las insurgencias guerrilleras, especialmente con las Farc-EP, que está a punto de concluiré en la Habana.

Una cuarta fuerza es el Uribismo cuyo führer es el senador Uribe Vélez, quien está empeñado en sacar adelante dos de sus odios más viscerales: Uno, el odio a su rival de clase JM Santos a quien sindica de traidor a los ideales neoliberales compartidos, y dos, odio anticomunista a lo que Uribe llama “las Fart” y demás colaboradores o “guerrilleros vestidos de civil” y “maricas perfumados” (sic)

Odio anticomunista este último, que dada la larga siembra contrainsurgente que toda la clase dominante apoyada por el imperialismo ha realizado pacientemente en los últimos 80 años en la sociedad colombiana, y que como una llama que atrae insectos, ha atraído en su seno a innumerables gamonales caciques electorales y mafiosos-para-políticos de los dos partidos tradicionales liberal y conservador que se han reagrupado y están en campaña electoral hacia las elecciones presidenciales de 2016.

La marcha del odio, a los homosexuales, al satanás ateo, al comunismo castro chavista, al proceso de paz de la Habana; convocada manipulando un sedimento de prejuicios religiosos y sociales largamente incubados y sobre todo, basada en la ignorancia y el fanatismo agresivo de los convocados, y ha sacado a flote la ideología más negativa de la sociedad colombiana, pero que dada la reacción de rechazo de la mayoría del resto de la sociedad, no tiene posibilidades a futuro para llegar a imponerse o convertirse en otra hegemonía como la de 1886.

Pero no es echándole tierra al asunto como lo está haciendo el aparato mediatico del régimen como lo vamos a derrotar. Es enfrentándolo masivamente con análisis políticos serios de lo que allí se presentó. Y absolviendo la pregunta básica de si dentro de la actual Constitución de Colombia se puede tramitar civilizadamente esta diferencia.

No es Ordoñez sino la estructura de la Procuraduría. No es Uribe Vélez sino el articulito modificado a gusto. No es el trio Montealegre- Springer-Perdomo, o del actual socio de Sarmiento Angulo, sino la estructura de un monstruoso aparato contrainsurgente que le cuesta a la sociedad colombiana un millón de dólares diario. No es el equilibrio entre los tres poderes que no existe, ni la impunidad de los aforados, ni la proliferación de instituciones leguleyas que no hacen sino entrabarse unas con otras. Ni la libertad en los colegios religiosos privados, ni…. solo para citar algunos casos problemáticos.

Es la actual Constitución neoliberal de Colombia, presentada demagógicamente por la propaganda del régimen como un” tratado de paz y de derechos humanos” (posiblemente con el M19 y el EPL de Jose Obdulio) y en el papel, pero que en la realidad real no permite el trámite civilizado de conflictos sociales y los lleva a que exploten de manera confusa y manipulada como este que acabamos de presenciar.

Posiblemente esta marcha del odio, afecte las votaciones del Plebiscito refrendatorio que según promesa presidencial estará pronto a convocarse y que todo parece indicar era el objetivo oblicuo de los convocantes.

En todo caso es mejor estar preparados e ir pensando en una Asamblea nacional Constituyente bien diseñada en su convocatoria, para que participe toda la sociedad sin exclusiones, y, que de una vez por todas, cara a cara, de acuerdo a una correlación de fuerzas real, resuelva los problemas que están “pendientes” por resolver en una Colombia en paz, marchando hacia un futuro civilizado.

Foto imagen Obispos de Colombia apoyan la marcha en defensa de la familia en

https://www.cec.org.co/sistema-informativo/episcopado-al-d%C3%ADa/obispos-de-colombia-apoyan-marcha-por-la-defensa-de-la-familia

Por: Miguel Suarez (2016-08-12). Como hace dos años al pueblo colombianos nos tienen como bobos eligiendo entre dos terroristas de estado con el cuento de que el uno representa la guerra y el otro la paz, siendo ambos, con muy pequeña diferencias defensores de que en Colombia todo siga como ahora, pero sin guerrilla.

Es de recordar que en las pasadas votaciones presidenciales nos pusieron en ese dilema y la izquierda sin condiciones apoyó a Santos, quien no ha dado ninguna muestra real de paz, al contrario, está mostrando abiertamente que la paz que pregona es para poder implementar el modelo neoliberal sin ningún fusil que les estorbe.

El dilema sobre la refrendación se cerró cuando las FARC-EP, en otro acto buscando la concreción de los acuerdos, aceptó la determinación de la Corte Constitucional sobre el Plebiscito impulsado por Juan Manuel Santos.

Así quedamos en manos de esa Corte, donde jueces como Alberto Rojas, quien le robo la indemnización a una viuda y Jorge Pretelt, con finca en tierra robada a los campesinos deberían decidir sobre la refrendación.

El lunes 17 de julio la Corte Constitucional anuncio vía libre al Plebiscito como mecanismo de refrendación de lo acordado con las Farc en La Habana, pero hasta hoy no se conoce oficialmente el dictamen y desde entonces se comenzó algo que podríamos denominar como la competencia entre Santos y Uribe, donde con el discurso de la paz nos quieren dividir como hace mas de 60 años, entre dos, entre el trapo rojo y el azul, pero ahora disque por la paz y la guerra.

Según el artículo 7 de la Ley 134 de 1994, el plebiscito es el pronunciamiento del pueblo convocado por el Presidente de la República, mediante el cual apoya o rechaza la política oficial.

Así, ganando el Si, como todo lo indica que ocurrirá, tras el cuento de la paz, se avalar la gestión neoliberal de Juan Manuel Santos, que busca a como de lugar profundizar la entrega del país a las multinacionales.

Juan Manuel Santos y los medio de comunicación al servicio de la guerra, se esfuerzan por mostrar la refrendación como un acto unilateral y democrático de Santos, tapando que la refrendación hace parte del Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera que en su punto 6 toca sobre “Implementación, verificación y refrendación”.

Y para aclarar un poco mas debemos tener en cuenta que las FARC-EP planteaba la Constituyente como método de refrendación, conscientes de lo que implica el plebiscito y el seguro mal uso de los resultados por parte del jugador de póquer, que es Juan Manuel Santos.

Sin conocerse oficialmente el fallo de la Corte Constitucional los colombianos ya estamos en practica campaña votacional en pos de eso que Santos llama “Paz”, divididos entre dos, el bueno y el malo que en esencia defienden el estamento, el neoliberalismo y el terrorismo de estado.

Nos ponen ahora a votar por un Santos, que dicen es la paz, cuya gestión es abiertamente antipopular e incluso contra el espíritu del proceso de la Habana, con acciones como el impulso y aprobación de la ley ZIDRES, con el nombramiento de una fiscal defensor de quienes se han lucrado de la guerra, un gobierno basado en mentiras y manipulaciones por doquier, etc, etc.

Debemos tener muy claro que la paz no es de Santos ni de Uribe, para quienes paz significa seguir haciendo lo que la oligarquía ha hecho desde hace mas de 200 años, la paz es del pueblo y es el pueblo quien la debe imponer gane o no el plebiscito.

Expresar la posición favorable a la paz debe ser un imperativo, pero puesta como está ahora, de que cuando decimos Si, Santos se puede adjudicar el apoyo popular o de si decimos No, se lo puede adjudicar a Uribe, nos deja en una situación donde con cara ganan ellos y con sello pierde el pueblo.

Buscando, por medio del terrorismo apuntalar el Si, Santos pregona que un No, significaría mas guerra, pero las FARC han dicho otra cosa.

En declaraciones a la prensa el comandante Carlos Antonio Lozada delegado de paz de las FARC-EP dijo que “si gana el no, no significa que eso tenga que dar al traste con el proceso, porque la paz como derecho síntesis no puede llevarnos a tomar esa decisión de seguir con una guerra tan dolorosa”, o sea eso no implicaría, para ellos el fin del proceso y ese resultado debería entenderse como lo que es, una condena a la gestión de Juan Manuel Santos.

La posición de la insurgencia debe entenderse como algo lógico, ya que como revolucionarios que son, paz, pero la de verdad, es su objetivo y hacia allá debemos todos empujar, pero como solucionar el dilema del Si o el No, que dicho claramente seria o Santos o Uribe?.

Debemos tener muy presente que aun no se conoce el dictamen completo de la Corte y sus “honorables” magistrados, dictamen que puede traer sorpresas y conscientes de esto deberíamos tener como dicen un plan B, que podría ser votar por una constituyente o la abstención.

O dejar de ser borregos, y si vamos a apoyar a Santos, para que la “conciencia” nos quede tranquila porque apoyamos la “paz” de este, deberíamos condicionar el apoyo a la libertad de todos los prisioneros y prisioneras políticas.

 

Por: CM/ANI-gt/Proyecto_VER/Redacción Internacional

                EL presidente Turco Erdogan según fuentes noticiosas, tomó el control de las armas nucleares de los Estados Unidos para evitar el golpe de Estado que fuese perpetuado en días pasados. 

Mientras que algunos insisten en que el intento de derrocar a Recep Tayyip Erdogan, fue una medida a  gran escala sangrienta puesta en escena, otros señalan  - sobre todo en Turquía - están seguros que: "el líder del estado estuvo a punto de perder su vida debido a la inversión que hiciera con Rusia". Los hechos dicen otra cosa; fue la preparación de un golpe de estado con la ayuda de "socios" en el extranjero. Señalaron ciudadanos.

El Propósito: "tomar el control"

 Al oeste, con la esperanza de hacerse tomar el control del país por un golpe militar, como lo fue en Egipto, refieren algunos, fue; primero apoyar el golpe de Estado. Los golpistas no han sido capaces de tener éxito sin la ayuda desde el exterior. Segundo sólo Occidente no calculó que el pueblo turco no toleraría ningún proceso antidemocrático. Bajo Occidente se entiende principalmente los Estados Unidos, eran los más interesados en que este suceso se diera por razones obvias, frente a las tensas relaciones actuales con su rival acérrimo Rusia. Sin embargo, es posible que una parte de turcos  y alemanes, recientemente fueran   presionados fuertemente por Erdogan. No hay que olvidar, el Bundestag - Parlamento alemán - sobre el genocidio de los armenios por los turcos reconoció.

ALGUNAS DIFERENCIAS: 

¿Porque los EE.UU. y Alemania, están en la misma revolución?

No hay ningún secreto al respecto. La razón principal; el acercamiento con Rusia. La UE y la OTAN han tenido cierto descontento con el acercamiento de Turquía con Israel y Rusia. EE.UU. hizo notar ciertas molestias sobre dicho acercamiento, mientras UE Y OTAN hacían saber que los separatistas kurdos turcos en Siria eran una organización terrorista, a los que EE.UU. apoyaría. Las posiciones de Washington y Ankara frente al  desacuerdo que  Irak y Siria debieran tomar soluciones concretas respecto al tema migratorio, señaló la UE. Estas soluciones expuestas por este organismo señalan culpable a Turquía de la migración masiva, creyendo que deberían  bloquear el flujo de refugiados a toda costa. ¿Es decir, el golpe ha madurado. Fuera. Cuando se disponía?

Varios Noticieros no dieron a conocer que el centro del golpe fue en una base de la fuerza aérea estadounidense en Turquía "Incirlik" (que se encuentra en la costa mediterránea, a unos cientos de kilómetros de la frontera con Siria, la cual le permite controlar el Oriente Medio).  Sobre la base de los estadounidenses "Incirlik" están presentes varios aliados de EE.UU y por tanto existe la CIA en dicha base.  Actualmente se conoce que la cabeza de esa, era un general turco, el cual  está detenido (la base es utilizada para la aviación turca, debido a que es parte de la OTAN). Todas las principales figuras aliadas de la OTAN operan desde allí. El embajador estadounidense en Turquía John Bass (quien anteriormente se desempeñó en Georgia. En la misma se lleva a cabo la política anti-rusa). Bass se reunió varias veces con el ex comandante de la Fuerza Aérea, quien fuera el líder del golpe Akin Öztürk. Además fuera el jefe de la base bajo el pretexto de discutir las relaciones con los kurdos de Siria e Irak. El ejército turco en su mayoría graduados en general por las instituciones militares de la OTAN, pro-estadounidense. Mientras tanto Estados Unidos según informaciones fidedignas a los involucrados no solo les ofreció entrevistas, conspiraciones actuales, entre las que estaban administradores, tanto en  la línea secundaria, como superior; todos ellos recibieron garantías serias de los militares de Estados Unidos y liderazgo diplomático. Finalmente les prometieron refugio en la base en caso de fallo.

Los turcos estaban listos para tomar por asalto la base y acaban de empezar a cortar el suministro de energía. La electricidad es realmente necesaria para monitorear el estado de la munición para sus sistemas de seguridad. En la base hay armas nucleares. Según diversas fuentes, en la base aérea, "Incirlik" almacenan unas 100 bombas nucleares estadounidenses, y  también se almacena la bomba de hidrógeno. Esto nunca había ocurrido antes, por lo tanto, los estadounidenses acordaron no interferir en la realización de detenciones de la parte turca en la base. Después de la noche del perpetuado golpe se reflejo el verdadero número de muertos y heridos, teniendo un conteo de 290 muertos y más de mil heridos, esto muestra la gravedad del asunto, donde estados unidos y aliados se vieron involucrados. 

El comandante golpista; el general turco pidió asilo en los Estados Unidos y de inmediato recibió una negativa categórica.  Algunos medios destacaron que si se le concedía asilo, se convertiría inmediatamente EE.UU. en simpatizar  de alguna manera al golpe. Según el predicador Gülen – opositor de Estados Unidos – ha dicho: "lo que buscan es la extradición de Erdogan – mentiras – siempre se beneficiaron de estos actos" finalmente señaló Gülen esto ha sido parte de otra columna, que por supuesto ha utilizado, es parte de sus nuevas revoluciones, donde varios países están siendo atacados de esta forma.

Finalmente en Turquía, creen que Putin y Erdogan tienen que encontrarse con la mayor brevedad posible (reunión se dio hace un día). La gente en Turquía está hablando de esta reunión. Los EE.UU. estaban haciendo cualquier cosa para evitar dicho encuentro. Varios líderes no han expresado aun nada al respecto sobre el golpe y el retraso para que Erdogan se reuniera con Putin.  La gente en Turquía ve la salvación de su país  está en esta reunión. Hoy en Turquía, se habla cada vez más de la retirada de la OTAN. "Erdogan debería mejor ir por el camino correcto y convertirse en un islámica" (Hugo Chávez). De lo contrario tendrá que prepararse para el siguiente intento de golpe.

Poco después de la tibia y mal preparada intentona golpista del 15 de Julio en el Estado turco[1], comenzó el contragolpe del presidente turco Erdoğan, quien suspendió la convención de derechos humanos europea -a la que estaba adscrito- y decretó el "estado de emergencia". Erdoğan describió el golpe como un "regalo de Dios" y es fácil ver por qué. Con las facultades extraordinarias, busca cambiar la constitución y reclama, entre otras cosas, el re-establecimiento de la pena de muerte en el Estado turco. Más de 60.000 personas han sido sancionadas, 18.000 arrestados, decenas de miles de profesores han sido expulsados, sus licencias revocadas, el consejo de investigación científica turco (Tubitak) ha sido allanado y varios de sus miembros detenidos, miles de soldados, jueces y funcionarios del Estado se encuentran tras las rejas, junto a decenas de periodistas que han visto 24 medios de distintos tipos cerrados por el régimen. Hay denuncias de torturas y los espías del régimen están, día y noche, señalando a opositores del gobierno, tanto en territorio turco, como entre las comunidades turcas en otros países. El ensañamiento ha llegado incluso al más allá: los soldados muertos durante la intentona de golpe, están siendo arrojados en una fosa común, marcada con el nombre de "traidores", atrás de una perrera, prohibiéndose el servicio religioso, para que, según palabras del alcalde de Estambul, no tengan paz siquiera en la tumba[2].

La escandalosa escala de la purga no se condice con la realidad de un golpe improvisado y con escaso apoyo (al punto que muchos soldados, apenas conscriptos, pensaban que había alerta terrorista y no eran conscientes que estaban participando en un golpe), sino que responde a la existencia de un plan prefabricado para comenzar una reingeniería profunda del Estado turco, que refleje las nuevas hegemonías, que lo aleje del modelo secular en que se fundó la república en la década de 1920 y lo acerque al modelo del neo-sultanato defendida por el sector islamista político del bloque dominante. Como se ha dicho, Erdoğan, por fin, ha tenido su "incendio del Reichstag".

Erdoğan, maestro de la instrumentalización

Quienes estuvieron detrás del golpe parecieran ser, efectivamente, sectores medios ligados al clérigo Fetullah Gülen, el gran artífice del golpe según el gobierno turco (que exige a EEUU que lo extradite y cuyos partidarios están entre los sectores más perseguidos en esta purga), que habrían sido promocionados por el propio Erdoğan luego de las purgas en el ejército en el 2010, dirigidas en esa ocasión en contra de los sectores nacionalistas-seculares, bastiones del kemalismo republicano, hasta entonces hegemónicos en las filas castrenses. Después del 2013, en que Gülen rompe con Erdoğan, comienza una nueva pugna por el control de un ejército poderoso y miembro de la OTAN. Sin embargo, ni todos los implicados en el golpe parecieran haber sido Gülenistas, ni todos los Gülenistas estuvieron implicados en el golpe. De hecho, el movimiento kurdo ha denunciado que culpabilizar exclusivamente a los Gülenistas de la fracasada intentona golpista, es clave para que Erdoğan justifique una purga total de elementos cercanos a este personaje del aparato estatal, así como para polarizar la opinión pública, convirtiendo a Gülen en el chivo expiatorio, mientras avanza su proyecto autoritario[3].

Gülen, acusa, a su vez, a Erdoğan de haber preparado un auto-golpe[4]; en realidad, no pareciera ser tal el caso. Lo que sí está claro es que el golpe fue instrumentalizado por Erdoğan. Inmediatamente después del golpe, personeros del partido gobernante AKP dijeron que sabían, desde hace un tiempo, que habría una intentona de golpe; cuando algunos generales se enteran que habría arrestos de oficiales el día 16 de Julio, hecho que los podría haber llevado a actuar precipitadamente[5]. No pareciera descabellado pensar que el gobierno dejó andar el golpe hasta donde les fue útil, mientras tenían todo preparado para derrotarlo a nivel institucional y en la calle: el rol fundamental lo jugó la policía, y en segundo lugar estuvo la base social del partido gobernante, que salieron cuando los clérigos desde sus minaretes llamaban a los fieles (mayoritariamente sunitas sectarios) a salir a enfrentar al ejército. Los oficiales golpistas habrían caído redondos en el juego de Erdoğan y habrían terminado sirviéndole en bandeja la oportunidad de consolidar el poder que no pudo lograr en las pasadas elecciones, por vía de las facultades extraordinarias que le otorga el estado de emergencia. Con estas facultades, busca cambiar la constitución y moldearla acorde a su proyecto islamista sub-imperialista. 

No es el primer ejercicio de Erdoğan en la instrumentalización de terceros para avanzar su agenda propia. Erdoğan también instrumentalizó al Estado Islámico (EI) en su lucha en contra de los kurdos y lo que queda del nacionalismo árabe, representado en la figura de Bashar al-Assad en Siria. Objetivo clave en su consolidación del Estado a lo interno, y de la expansión de su influencia regional. Está claro que el Estado turco no es quien creó al EI, pero la evidencia de la complicidad de las fuerzas del Estado turco con esta organización –principalmente de la policía, pero también del Ejército y de funcionarios de aduanas- es abrumadora[6]: los combatientes que engrosaron el EI se pasearon como Pedro por su casa por territorio turco, hubo asistencia directa e indirecta al EI, particularmente en el período del cerco sobre Rojava entre el 2014-2015, que incluyó apoyo con bombardeos a las posiciones kurdas en momentos que éstas repelían al EI. Durante el período electoral, la inteligencia turca permitió que el EI realizara atentados suicidas en contra de manifestaciones de la izquierda kurda y turca en Suruç, Diyarbakır y en Ankara[7]: todo esto fue utilizado para instalar el miedo en el electorado turco –que terminó votando al AKP mayoritariamente en segundas elecciones. Pero los atentados terminaron golpeando al corazón mismo de la sociedad turca, cuya máxima expresión fue el atentado al aeropuerto Atatürk en Estambul el 28 de Junio, que dejó más de 40 muertos. Si estos atentados recientes indican que la instrumentalización del EI se devolvió en contra del bloque gobernante, o forman parte de la "estrategia de la tensión" por parte del mismo gobierno turco, es algo que aún no puede determinarse a ciencia cierta. Lo que sí es cierto, es que terminaron por fortalecer el proceso autoritario favorecido por Erdoğan.

El otro aspecto clave de la jugada de Erdoğan, es su instrumentalización de la crisis de refugiados para chantajear a la UE con el acuerdo migratorio, el cual, aparte de significar millonadas para el Estado turco, daría a los ciudadanos turcos la posibilidad de ingresar sin visa a la UE. Esta instrumentalización es particularmente repugnante, en tanto que el Estado turco y la UE actúan como auténticos traficantes humanos. Pero este chantaje garantiza la complicidad de la UE y su tolerancia a este proceso de arquitectura autoritaria, a la relación cómplice del Estado con los fundamentalistas sirios y con las violaciones masivas y crímenes de guerra en territorio kurdo. 

La política autoritaria de masas

Según un artículo escrito por Basheer Nafi, un académico que propone una fusión del nacionalismo y el islamismo y que es un entusiasta simpatizante del AKP[8], el fracaso del intento del golpe rectificaría el equilibro de fuerzas entre los revolucionarios y los contra-revolucionarios, dando una primacía supuestamente a los "revolucionarios" (que él equipara con los seguidores del AKP) sobre los "contrarrevolucionarios" (que él equipara a una nebulosa conspiración transnacional). Nada más alejado de la realidad. En efecto, el único movimiento revolucionario en territorio turco está representado por dos momentos que ni siquiera aparecen en el artículo de Nafi: las protestas multitudinarias del parque Gezi (2013) y el serhildan, o levantamiento kurdo (2014). Ambos momentos han sido aplastados por Erdoğan antes de que pudieran florecer, por lo cual, si resulta estúpido hablar de una "revolución" por parte del conservadurismo islamista, tampoco es preciso hablar de una contrarrevolución en marcha, pues los dos momentos mencionados no desarrollaron su potencial. A lo que asistimos es a un "golpe a lo Fujimori" que sume las formas de un contragolpe, capitaneado por Erdoğan, que busca una reingeniería de la arquitectura estatal turca, dando palo al mismo tiempo a los sectores nacionalistas-seculares, a los rivales islamistas y al movimiento popular.

Nafi disfraza las advertencias de Erdoğan a EEUU y la UE de que se ocupen de sus propios asuntos,  como si fueran expresiones de un supuesto ícono del anti-imperialismo. Toda la propaganda del mundo no podrá convertir a Erdoğan en otra cosa que lo que realmente es: un oportunista pragmático. Los berrinches hacia "occidente" son lo mismo que sus amenazas y alaridos en contra de Israel después del incidente de la Flotilla de Gaza (Mayo 2010)[9] –son útiles para atizar el chovinismo de las muchedumbres, para mostrarse como un "duro" que frentea al que sea, pero al tiempo enterró la verborrea, se olvidó de las amenazas y terminó en la cama con Israel. Y el Estado israelí ni siquiera tuvo que recurrir a sanciones como los rusos tuvieron que hacer después del incidente del caza-bombardero (Noviembre 2015)[10], para tenerlo de vuelta con el rabo entre las piernas. Lo mismo pasará con las amenazas y diatribas hacia "occidente" las cuales son calculadas para ganar aplausos domésticos sin poner en riesgo su condición de país miembro de la OTAN del Estado turco: de hecho, ya han planteado que la re-estructuración militar en curso será cautelosamente acorde a la normativa de esta organización[11]. Es decir, a cada paso, tratan de ganarse la aprobación de sus patrones extranjeros. Pueden arriesgar la frágil negociación con la UE, pero jamás arriesgarán la sólida pertenencia a la OTAN. 

Por lo pronto, agitando un chovinismo superfluo y la religiosidad manipulada, la calle –las mismas calles en las que Erdoğan prohibió la protesta popular después del 2013- se ha convertido en un espacio de movilización (domesticada, dirigida, instrumentalizada) permanente para los partidarios de Erdoğan, alentados y protegidos por el Estado, azuzados por clérigos obscurantistas que chillan desde sus minaretes centenarios, que recuerda a los peores momentos de la derecha europea en la década de 1930. Aparte de los linchamientos a soldados y la saturación chovinista, las turbas de Erdoğan atacaron a barrios kurdos, refugiados sirios, barrios tradicionalmente de izquierda y barrios de la minoría religiosa Alevi[12]. Erdoğan les ha facilitado la tarea declarando transporte público gratuito y mensajes de texto gratuito durante varias semanas, para que sus partidarios pudieran comunicarse y movilizarse libremente, representando el ejército de choque que da una dimensión de masas al golpe al estilo de Fujimori que Erdoğan desarrolla desde su palacio. Su rol es intimidar a la posible oposición y convertirse en la voz que demanda el linchamiento mediante medidas como la pena de muerte por razones políticas, para que aparezca como una decisión popular y no como lo que realmente es, una decisión del propio gobierno. 

Califato/Neo-sultanato a la vista

El proyecto de Erdoğan ya adquiere contornos cada vez más claros, imposibles de pasar por alto aún para aquellos que no pueden ver más allá de la punta de su nariz. El mismo Nafi, en un artículo más reciente, en el que defiende la necesidad de una nueva constitución, expone de manera entusiasta el carácter profundamente reaccionario y sub-imperialista de este nuevo Estado: "Por sobre toda las cosas, la nueva Turquía debe redefinir su rol y su posición en la región y en el mundo. No hay una necesidad de romper de manera absoluta y completa con el Estado kemalista (...) Lo que es necesario hoy en día es volver a poner junto toda la herencia turca, a lo menos desde los últimos años del Imperio Otomano. Este legado debe ser remodelado y el trabajo de sentar las bases para una nueva república debe comenzar"[13]. Une nueva república, claro está, que mezcle lo peor de la política islamista y secular, erigiendo un nuevo sub-imperio regional.

La República turca se edificó sobre las ruinas del Imperio Otomano y sobre los cadáveres sangrientos del genocidio armenio, con la consigna autoritaria "una raza, una bandera, una lengua" –la cual excluía a la enorme diversidad dentro de las fronteras de ese Estado, que han debido enfrentar sangrientas políticas de asimilación y/o exterminio, de lo cual el pueblo kurdo es hoy un ejemplo vivo (aún). Pero también se construyó desde la negación del Califato, desde un secularismo autoritario y feroz, fruto de la obsesión de Mustafá Kemal Atatürk de consolidar un Estado-nación moderno. En la era del neoliberalismo globalizante, posterior a la emergencia de los "tigres de Anatolia" –que constituyen la base dura de respaldo al proyecto político del AKP-, Erdoğan busca ampliar la esfera de influencia del Estado turco en la región del Medio Oriente, con lo cual sueña con volver a edificar el Califato, pues el Islam –ante el retroceso del nacionalismo árabe y de los proyectos de izquierda secular- se convierte en el fundamento "legítimo" a esta expansión en el escenario regional. Por ello es que el proyecto islamista político rechaza el secularismo pero no el conjunto del Estado autoritario forjado por Atatürk y consolidado en décadas de hegemonía militar. Pareciera incluso querer imitar la figura paternalista de Atatürk (que significa, literalmente, "padre de los turcos"). En las plazas, la masa adicta al régimen ondea banderas de Erdoğan junto a las de Atatürk, como se apreció en la manifestación pro-régimen del 7 de Julio, en que el himno se cantó junto a las plegarias religiosas. Por eso es que en la visión de "unidad nacional" que pretende forjar el AKP, tienen cabida tantos los kemalistas del CHP como los proto-fascistas del MHP –mientras se sigue criminalizando a la principal expresión de izquierda en el Estado turco, a los pro-kurdos del HDP. Incluso el ejército, después de sucesivas purgas, se muestra respaldando a Erdoğan en este proyecto, junto a los partidos del establecimiento. Erdoğan, lo que ha hecho, en medio de toda la retórica de la "nueva Turquía" y la "segunda independencia", es agregar un cuarto pilar a la doctrina autoritaria en la cual se asienta tradicionalmente el Estado turco, para hacerlo apto para las ambiciones sub-imperialistas de su bloque dominante: "una raza, una bandera, una lengua y una religión"[14].

Qué implicancias tendrá esto en la región es algo difícil de pronosticar. Cómo reaccionarán las potencias de las cuales el Estado turco objetivamente depende, qué pasará con la OTAN, con Rusia, con EEUU y con la UE. La realidad, es que Erdoğan ha quedado al desnudo y tendrá que enfrentar un escenario geopolítico incierto y un pueblo que, pese a todo, sigue siendo el único límite objetivo que Erdoğan tiene hoy en el poder, y el cual, aunque hoy pueda estar intimidado y perseguido, tiene importantes reservas políticas y sociales para oponer una firme resistencia. Y la resistencia es creadora.

José Antonio Gutiérrez D.

7 de Agosto, 2016



[5] Ibid
[14] En la manifestación del 7 de Julio, expresó esta fórmula en términos inequívocos: "Nos erigimos unidos como una nación, una bandera, una patria, un Estado, un espíritu". https://www.theguardian.com/world/2016/aug/07/turkish-authorities-hold-anti-coup-rally-in-istanbul

Lo Nuevo: El Poder Popular Constituyente 

Por Alberto Pinzón Sánchez 

El Patronato Antioqueño (siempre mirando hacia atrás) junto con Londoño Hoyos y el periódico conservador católico “El Colombiano” de los Gómez Martínez, como si estuviéramos en la Colombia de comienzos del siglo XX y no hubieran pasado por debajo de los puentes más de cien años de agua arrastrando cadáveres con los gallinazos parados sobre sus vientres flotantes; con el pomposo nombre de “Unidad Republicana” propone una nueva coalición Liberal-Conservadora ampliada, con altos dirigentes ex maoístas del MOIR (Jaramillo Panesso) y del EPL (Jose Obdulio) con altos jerarcas contrainsurgentes genocidas juzgados y sentenciados, y con un abundante relleno de logreros y buscadores de fortuna, ect; todos unidos por la nostalgia de aquella coalición bipartidista oligárquica y pro Yanqui que, concluida la guerra de los mil días, la amputación de Panamá por los EEUU, la dictadura desarrollista de Reyes que subsidió generosamente a los latifundistas cafeteros y exportadores de café hasta convertirlos en industriales e impuso sobre el oriente colombiano, destruido por la guerra civil sectaria, la hegemonía conservadora “paisa” y cafetera de la mano del fanático católico Carlos  E Restrepo, quien llegó a la presidencia de Colombia en 1910.

Pero esta vez, lo hace con el múltiple objetivo de unirse al Uribismo en su campaña por el NO a la finalización del conflicto interno colombiano; decidir mediante una tercera elección quien gana el liderazgo dentro del bloque de Poder dominante, si Uribe, si Santos, y además, trascender al Uribismo en “el postconflicto” con la unidad oligárquica lograda.

Un presupuesto básico para dicha campaña electoral por el NO al plebiscito refrendatorio, es, el “posible y probable” triunfo de la presidencia de los EEUU del republicano Trump. De ahí la similitud en los nombres republicanos.

 Todos estos “supuestos” están fundados en la historia cíclica que ellos conciben según la sentencia bíblica de que “no hay nada nuevo bajo el sol” y todo se vuelve a repetir; el azar externo proveniente de la potencia Imperial, y sobre todo, en la creencia (no se sabe si ingenua o malévola) de que la Guerra Contrainsurgente y anticomunista no está derrotada mundialmente con los falsos positivos oficiales y la motosierra  y los hornos crematorios caseros narco-para-militares, sino que se puede volver a reeditar para lograr un quimérico otro “mejor acuerdo de paz” en la Habana. 

Es todo un experimento para no perder la “hegemonía bipartidista paisa” de tantos años de dominación, frente a lo cual creen no tener nada que perder, una vez el latifundismo cafetero exportador ha dejado de ser la fuente fundamental de la economía colombiana y, la ganadería extensiva del félix Lafauríe tiene sus días contados. 

Presupuestos que, por estar mirando hacia atrás, no les permite ver lo nuevo que viene por delante y que es un fenómeno de serias y profundas implicaciones internacionales que compromete a toda la sociedad colombiana, llamado fin del conflicto interno y paz para construir una mejor sociedad en Colombia. 

La guerra contrainsurgente, el narco-para-militarismo como estrategia estatal, la exclusión política y social del anticomunismo visceral feroz, el uso de la religión católica como política partidista dominante, la utilización masiva de la propaganda alienante mediante el control férreo de los medios de comunicación propios, la represión y criminalización de la protesta social, la militarización de la sociedad; usados con todo el apoyo y la potencia de los EEUU durante tantos años, como medios de dominación y hegemonía de un poderoso Poder Constituido, contra la población explotada y subordinada que no pudieron derrotar, ni exterminar, hoy por hoy, ya no son lo nuevo. 

En el horizonte histórico de Colombia ha aparecido la posibilidad inédita de abrirle paso a un nuevo Poder Popular Constituyente, que está pujando con todas sus fuerzas por irrumpir y más temprano que tarde será un hecho social, que removerá las trabas o trancas que se le oponen en su avance hacia el futuro, por sobre todos aquellos quienes aterrorizados por su presencia pretenden pararlo con fanáticos comunicados leídos oportunistamente en recintos destinados a rezarle al dios de los cristianos, renegados del Vaticano.

Ya lo advertía el gran Maquiavelo hace más de 500 años en su obra cumbre El Príncipe: “No se puede tampoco llamar Virtud a asesinar a sus ciudadanos, traicionar los amigos, no tener fe, ni religión, que pueden ser modos que permitan adquirir un imperio, pero no la Gloria” (Capitulo VIII: De aquellos que por el crimen han llegado al Principado).  

Y pensar que la despalomada Valencia comparó en el “recinto sagrado de la democracia colombiana” o Parlamento, a Uribe Vélez con nuestro padre Simón Bolívar, quien siempre (como él mismo lo reconoció) buscó la Gloria que le fue concedida por el mundo entero al otorgarle el titulo simple de Libertador.  

Foto Internet.    

  

   

         

      

    

Lo Nuevo: El Poder Popular Constituyente 

Por Alberto Pinzón Sánchez 

El Patronato Antioqueño (siempre mirando hacia atrás) junto con Londoño Hoyos y el periódico conservador católico “El Colombiano” de los Gómez Martínez, como si estuviéramos en la Colombia de comienzos del siglo XX y no hubieran pasado por debajo de los puentes más de cien años de agua arrastrando cadáveres con los gallinazos parados sobre sus vientres flotantes; con el pomposo nombre de “Unidad Republicana” propone una nueva coalición Liberal-Conservadora ampliada, con altos dirigentes ex maoístas del MOIR (Jaramillo Panesso) y del EPL (Jose Obdulio) con altos jerarcas contrainsurgentes genocidas juzgados y sentenciados, y con un abundante relleno de logreros y buscadores de fortuna, ect; todos unidos por la nostalgia de aquella coalición bipartidista oligárquica y pro Yanqui que, concluida la guerra de los mil días, la amputación de Panamá por los EEUU, la dictadura desarrollista de Reyes que subsidió generosamente a los latifundistas cafeteros y exportadores de café hasta convertirlos en industriales e impuso sobre el oriente colombiano, destruido por la guerra civil sectaria, la hegemonía conservadora “paisa” y cafetera de la mano del fanático católico Carlos  E Restrepo, quien llegó a la presidencia de Colombia en 1910.

Pero esta vez, lo hace con el múltiple objetivo de unirse al Uribismo en su campaña por el NO a la finalización del conflicto interno colombiano; decidir mediante una tercera elección quien gana el liderazgo dentro del bloque de Poder dominante, si Uribe, si Santos, y además, trascender al Uribismo en “el postconflicto” con la unidad oligárquica lograda.

Un presupuesto básico para dicha campaña electoral por el NO al plebiscito refrendatorio, es, el “posible y probable” triunfo de la presidencia de los EEUU del republicano Trump. De ahí la similitud en los nombres republicanos.

 Todos estos “supuestos” están fundados en la historia cíclica que ellos conciben según la sentencia bíblica de que “no hay nada nuevo bajo el sol” y todo se vuelve a repetir; el azar externo proveniente de la potencia Imperial, y sobre todo, en la creencia (no se sabe si ingenua o malévola) de que la Guerra Contrainsurgente y anticomunista no está derrotada mundialmente con los falsos positivos oficiales y la motosierra  y los hornos crematorios caseros narco-para-militares, sino que se puede volver a reeditar para lograr un quimérico otro “mejor acuerdo de paz” en la Habana. 

Es todo un experimento para no perder la “hegemonía bipartidista paisa” de tantos años de dominación, frente a lo cual creen no tener nada que perder, una vez el latifundismo cafetero exportador ha dejado de ser la fuente fundamental de la economía colombiana y, la ganadería extensiva del félix Lafauríe tiene sus días contados. 

Presupuestos que, por estar mirando hacia atrás, no les permite ver lo nuevo que viene por delante y que es un fenómeno de serias y profundas implicaciones internacionales que compromete a toda la sociedad colombiana, llamado fin del conflicto interno y paz para construir una mejor sociedad en Colombia. 

La guerra contrainsurgente, el narco-para-militarismo como estrategia estatal, la exclusión política y social del anticomunismo visceral feroz, el uso de la religión católica como política partidista dominante, la utilización masiva de la propaganda alienante mediante el control férreo de los medios de comunicación propios, la represión y criminalización de la protesta social, la militarización de la sociedad; usados con todo el apoyo y la potencia de los EEUU durante tantos años, como medios de dominación y hegemonía de un poderoso Poder Constituido, contra la población explotada y subordinada que no pudieron derrotar, ni exterminar, hoy por hoy, ya no son lo nuevo. 

En el horizonte histórico de Colombia ha aparecido la posibilidad inédita de abrirle paso a un nuevo Poder Popular Constituyente, que está pujando con todas sus fuerzas por irrumpir y más temprano que tarde será un hecho social, que removerá las trabas o trancas que se le oponen en su avance hacia el futuro, por sobre todos aquellos quienes aterrorizados por su presencia pretenden pararlo con fanáticos comunicados leídos oportunistamente en recintos destinados a rezarle al dios de los cristianos, renegados del Vaticano.

Ya lo advertía el gran Maquiavelo hace más de 500 años en su obra cumbre El Príncipe: “No se puede tampoco llamar Virtud a asesinar a sus ciudadanos, traicionar los amigos, no tener fe, ni religión, que pueden ser modos que permitan adquirir un imperio, pero no la Gloria” (Capitulo VIII: De aquellos que por el crimen han llegado al Principado).  

Y pensar que la despalomada Valencia comparó en el “recinto sagrado de la democracia colombiana” o Parlamento, a Uribe Vélez con nuestro padre Simón Bolívar, quien siempre (como él mismo lo reconoció) buscó la Gloria que le fue concedida por el mundo entero al otorgarle el titulo simple de Libertador.  

Foto Internet.    

  

   

         

      

    

 

Por: Libardo García Gallego    (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Nuestra Carta Magna redactada por 70 constituyentes en 1991 fue hecha más para consolidar el neoliberalismo como modelo económico en Colombia que para resolver el conflicto social y político. El hecho de haber incorporado en ella la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 no ha garantizado  el ejercicio y defensa de los mismos y, por lo tanto, esta Ley de leyes es engañosa y no corresponde a un supuesto Estado Social de Derecho.

 

La primera cuarta parte de la Constitución es un listado de derechos humanos (fundamentales, económicos, sociales, culturales, colectivos, ambientales), con la gravedad que los constitucionalistas mayoritarios, amigos de la exclusión y el elitismo, abrieron la puerta para dejarlos en manos de empresas privadas. Esto sucedió, por ejemplo, con la salud, sobre la cual el artículo 49 reza: “La atención en salud y saneamiento ambiental son servicios públicos a cargo del Estado….Corresponde al Estado… establecer las políticas para la prestación de servicios de salud por entidades privadas…” Así se justificó la Ley 100 de 1993, mediante la cual la salud dejó de ser un derecho humano y un servicio público para convertirlo en empresas rentables, explotadoras y ladronas. Y ahí tenemos el resultado: los pacientes muriéndose en las clínicas y hospitales porque las EPS ni pagan los aportes del Estado y de los usuarios ni suministran los medicamentos, pero sí construyen lujosos condominios para sus propietarios.

 

Y si esto es con la salud, qué decir de los demás derechos y servicios públicos? Se ha entregado gran parte de territorio patrio a multinacionales mineras para que lo destruyan y se lleven los recursos; los terratenientes ampliaron sus latifundios a costillas de los pequeños y medianos campesinos a quienes obligaron a huir de sus terruños; la administración de las vías se dejó en manos de concesionarios quienes se autofinancian con costosos peajes; los estudiantes “pilos” pueden disfrutar de estímulos para su formación, los demás que se jodan; se han aprobado varios Tratados de Libre Comercio, lesivos para los productores y comerciantes nacionales; se feriaron a menor precio las empresas más rentables del Estado, por no decir todas. En el Congreso están paralizadas muchas leyes necesarias para la democratización del Estado, entre ellas la ley de ordenamiento territorial, la de descentralización política y administrativa, el estatuto de la oposición y la reforma electoral. Después de 25 años lo único que tenemos es un Estado neoliberal fortalecido que sólo favorece  a los cacaos nacionales, a las multinacionales y a las grandes potencias.

 

Los enemigos de votar SÍ en el próximo plebiscito no tienen motivos para temer por los Acuerdos de La Habana, pues los gobernantes tradicionales de Colombia son expertos en mamarle gallo al pueblo y de poner el Estado al servicio exclusivo de la oligarquía, los banqueros, los terratenientes y los grandes empresarios. Como los de abajo por lo regular ignoran los temas económicos, constitucionales, políticos, etc, prefieren no participar y dejar el país en manos de los corruptos, de los pícaros de cuello blanco. Es urgente una nueva Constituyente que reforme la Carta actual, introduciendo lo acordado entre el Gobierno y las Farc y obligando las instituciones estatales a garantizar los derechos humanos a toda la población, de manera que se cierre el abismo de la desigualdad social. Claro que mientras no haya una amplia y consciente participación política va a ser muy difícil y prolongado lograrlo.

 

Los 10.000 o más guerrilleros y guerrilleras de las FARC han peleado durante más de medio siglo por mejorar las condiciones de vida de todos los colombianos y al menos han evitado que hayamos sido marcados con hierros candentes por la clase gobernante. Ahora nos invitan a todos sus compatriotas a que junto a ellos nos comprometamos en la construcción de un nuevo país, a que participemos sin armas físicas pero sí con ideas, con sueños, con propuestas, para que alcancemos los objetivos que ellos no pudieron con los fusiles, las bombas y los secuestros.

Ganando el SÍ en el plebiscito habremos avanzado política y socialmente. Saludable que siquiera nos respeten los derechos humanos no susceptibles de comercialización y privatización.

 

Armenia, Agosto 3 de 2016

www.neopanfletario.blogspot.com/