psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Opinion

Por: Miguel Suarez (2018-09-07). En los 30 días de gobierno del títere de Uribe, Ivan Duque, han asesinado a mas de un dirigente popular cada día, sin que este halla echo algo para detener este genocidio del que claramente son responsables, por acción u omisión él y su banda.

Cada día, en un macabro recuento de muertos, por medio de los conocidos como medios sociales, nos llega la noticia de que otro dirigente popular ha sido asesinado en un desangre que lleva muchos años y que ahora es mas evidente.

Se dice que en los 8 año de gobierno del premio Nobel, Juan Manuel Santos, sin que este hiciese algo fueron asesinados unos mil dirigentes populares, asesiantos que se ha ido incrementado llegando hoy a un poco mas de uno cada día.

Escondido por los medios de desinformación y sus paramilitares de micrófono, se realizo en el congreso colombiano, también conocido como nido de ratas, un debate sobre asesinatos de líderes sociales promovido por las bancadas del Polo, UP, Colombia Humana, Alianza Verde y el Partido Farc.

Uno a uno fue leída la lista de los asesinatos en estos 30 días del gobierno de Uribe en cuerpo de Duque, fueron 30 los nombre citados por el senador Gustavo Bolivar, que comenzó la lista con el líder popular asesinado el mismo 7 de agosto cuando tomo posesión de la presidencia Duque.

Aida Avella dijo que leer la lista de todos los asesinados en este año tomaría mas de media hora y mencionó que los actuales asesinatos le hacían recordar la masacre de la UP, que eran del mismo proceder.

Ivan Cepeda preguntó, quienes son las tales águilas negras que nunca son atacadas por el poderoso ejercito de ocupación de la mafia que controla el poder en Colombia.

La Representante a la Cámara Angela María Robledo pregunto a la vice-fiscal, Maria Paulina Riveros, presente en la sala, quienes son las águilas negras, donde estas, cuales son sus comandantes y patrocinadores?.

Los asistentes en las barras que iracundos ante la flagrante impunidad, fueron, muy decentemente sacados a la fuerza por orden de la rata que oficia como presidente de ese ente.

Afuera, en la plaza de Bolivar, cientos de estudiantes a la entrada del congreso, se manifestaban exigiendo que paren el genocidio.

Se dice que en la plaza de Bolivar, unas 20 mil personas hacia presencia mientras organizaciones sociales se tomaron el edificio nuevo del Congreso, denunciando la masacre a líderes opositores en toda Colombia.

Al revisar los medios de desinformación no encontré ninguna referencia a estos acto en la prensa, todos ellos, de propiedad de quienes se lucran de la guerra, hablo de los Ardilas Lulles, Santodomingos, Sarmientos, etc, etc, cuyos paramilitares de moto sierra asesinan, mientras que los de micrófono esconden alevosamente la contundencia de la denuncia en la plaza y en el congreso, mostrando con esto la complicidad con los criminales.

El silencio de los paramilitares de micrófono es similar al del poderoso ejercito al servicio de la mafia, que com mas de 500 mil hombres en armas y una policía de unos 250 mil hombres no logran detener a los asesinanos, que matan precisamente en zona altamente militarizadas.

Al respecto debemos recordar, que el Contralor Edgardo Maya, durante el foro Fortalecimiento de los Órganos de Control en Colombia, que se realizó el lunes 6 de agosto en Bogotá, ante el impune asesinato de colombianos y la complicidad de las fuerzas militares dijo: “Hay que preguntarle a las Fuerzas Armadas: ¿hay seguridad ciudadana? Son 500.000 hombres, 34 billones de pesos (que le cuestan a la nación), es duro decirlo pero, ¿hay seguridad para los ciudadanos? 380 líderes asesinados. Que sean de restitución de tierras, que fueron de las Farc, que son guerrilleros, pero es que no podemos seguir patrocinando el exterminio masivo de colombianos y eso es más grave que la corrupción”.

El supuesto presidente, Ivan Duque, mientras tanto guarda silencio y se dedica a hacer shows ante la radio y la televisión, a ninguno de ellos les importa los muertos ya que son hijos de pobres, que son asesinados para descabezar el movimiento popular en alza en Colombia.

La complicidad con los asesinatos no se limita al ejercito y policías, es total en la Fiscalía General de la Nación, comandada por el para-fiscal Nestor Humberto Martinez.

La última prueba de la complicidad del Fiscal Nestor Humberto Martinez se dio durante la visita del jefe del gobierno español Pedro Sánchez.

Néstor Humberto Martínez, Fiscal General de la Nación durante la reunión que sostuvo con el presidente de España, Pedro Sánchez, señaló que desde 2016 a la fecha, se han presentado 132 asesinatos de líderes sociales, de los cuales 90 ya habian sido esclarecidos.

El Fiscal mintió descaradamente disminuyendo la cifra de asesinados para mostrar una falsa efectividad de los paramilitares que ofician como fiscales.

Frente a la afirmación que hizo Néstor Humberto Martínez, Carlos Guevara, coordinador de la organización Somos Defensores señaló que solo en lo corrido de este primer semestre del año, se han registrado 123 asesinatos, mientras que de 2016 a la fecha, serían 312 personas asesinadas.

Rebajó el nefasto fiscal los asesinatos en un 60% y aumentó sus supuestos logros, pero la verdad es que de los 312 asesinatos solo se han condenado a 18 supuestos culpables.

La vice-fiscal Maria Paulina Rivera, tratando de justificar la complicidad de este ente con el genocidio, tratando de tender una nube de mentiras dijo que: “32 mil homicidios ocurridos durante los tres últimos años”, cifra de por lo demás impresionante, que por año da unos 11 mil, cifra que a decir verdad muestra una baja de los comicios en Colombia ya que según el Instituto Nacional de Salud, “En Colombia, ocurrieron 331.470 homicidios entre 1998 y 2012, con un promedio de 22.098 homicidios por año”, reducción que va en contravía al aumento del asesinatos de lideres populares, que ella trató de desvirtuar.

Y ojo que la vice-fiscal aquí mostrando cifras trató de desviar la responsabilidad y complicidad de este banda, con lo cual ratifica la complicidad e la Fiscalía con los asesinatos.

Los hombres y mujeres al servicio de la Fiscalía, la mayoría de ellos al servicio del paramilitarismo, rondan los 90 mil y el presupuesto asignado a este ente delincuencial es de unos 3 y medio billones de pesos y aquí salta una pregunta que muestra la complicidad del Fiscal con los crimines, porque este hombre no deja que funcione la Comisión de Investigación Especial de los crímenes del paramilitarismo pactada en La Habana?.

Por su parte, el ministro de guerra Guillermo Botero, siguiendo la linea impuesta desde el imperio, siguió con el cuento chimbo del narcotráfico, diciendo que ellos están adelantando operaciones para luchar contra el narcotráfico y los grupos de delincuencia, etc,etc, afirmaciones que sabemos son totalmente falsas, uno porque ellos no ataca a los paramilitares y dos porque los asesinatos no responden a los intereses del narcotráfico sino al terrorismo de estado por ellos implementado.

Sinvergüenzas como son ellos y ellas, la paramilitar ministra del interior Nancy Patricia Gutierrez intervino leyendo el libreto que siempre nos han leído, hablando mierda, como se dice en Colombia, diciendo que la culpable es la población que denuncia muy tarde, desvirtuando los asesinatos con chimbos argumentos y diciendo que se habían reunido aquí y halla, con este y con aquel, pero lo cierto es que ellos no hacen nada para detener el genocidio que ellos y en este caso ella, patrocinan.

Los asesinados, todo ellos hijos de pobres, no le interesan al gobierno, periodistas o paramilitares de micrófono, tampoco a quienes se han apoderado del país para lucrarse de el.

El debate sirvió para dejar de nuevo en claro que es el estado, como maquina de represión al servicio de la clase que detenta el poder, en este caso la oligarquía mafiosa, quien esta asesinando a los lideres populares, por eso es que el gobierno, que el sea, el que se fue o el nuevo, no hacen nada por detener el genocidio ya que responden a los intereses de los bandidos que detenta el poder en Colombia y se lucran de la sangre del pueblo colombiano.

Los asesina el ejercito, directa o indirectamente obedeciendo los dictados de los Estados Unidos y de la mafia colombiana.

 

Por: Tony López R.

Los diferentes gobiernos colombianos que han conducido el país desde hace 20 años hasta el que acaban de elegir el pasado 7 de agosto, se vanaglorian del cumplimiento de los Derechos Humanos, (DDHH), el Derecho Internacional Humanitario (DIH) y de lo democrático que es su país. De apegarse a las leyes, propias o heredadas de las doctrinas legales que profesaba el General Francisco de Paula Santander.

Pero examinemos la real situación que confrontan hoy tales derechos y la política de los gobiernos que detentaron el poder desde el 7 de Agosto de 1998 a la fecha , septiembre del 2018.

Cuando el pasado 10 de mayo en Suiza, Ginebra, se examinó por el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de las Naciones Unidas, en la sesión del Exámen Periódico Universal (EPU) sobre Colombia. Instancia creada en 2006 por las Naciones Unidas para monitorear y evaluar el grado de realización de los derechos consagrados en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos en cada uno de sus 192 países miembros. Llegaron a la siguiente conclusión que, “pese a importantes esfuerzos, en Colombia no se han cumplido cabalmente las recomendaciones hechas al gobierno en los EPU de 2008 y 2013. Sigue habiendo graves y sistemáticas violaciones de DDHH e infracciones al Derecho Internacional Humanitario DIH, que permanecen impunes. El Estado no coopera con los procedimientos especiales del CDH, ni cuenta con un mecanismo de seguimiento participativo, lo que dificulta el monitoreo de los países examinadores y limita la posibilidad del EPU de contribuir a la construcción de la paz en Colombia.” En resumen, Colombia no cumple con garantizar y preservar los derechos humanos ni el Derecho Internacional Humanitario.

De otra parte, tampoco se cumple con la Corte Penal Internacional (CPI), organismo del cual es signatario el Estado colombiano y la Fiscalía General de la República se niega a entregar la información a lo relacionado con ejecuciones extrajudiciales que involucra a militares de alto rango, agentes del orden público implicados en desapariciones y ejecuciones, entre ellos los llamados “falsos-positivos”, los crímenes y acciones contra la población civil de los paramilitares, sus patrocinadores y los crímenes sexuales.

A propósito de la investigación y la preocupación de la CPI, visitó Colombia, en el mes de septiembre de pasado año 2017, la señora Fatou Bensouda, Fiscal de la Corte Penal Internacional, uno de cuyos principales objetivos era obtener una eficaz ayuda de la Fiscalía General de la República sobre las implicaciones de los militares en los falsos-positivos, donde se calcula el asesinato de unos 3000 jóvenes inocentes.

Según medios de prensa colombiana, la Fiscal Fatou Bensouda se fue muy descontenta de la reunión con el Fiscal General de la República, Néstor Humberto Martínez, al declarar que “le habían solicitado pruebas al Fiscal que demostraran investigaciones serias y contundentes contra los militares acusados de permitir falsos-positivos y no obtuvo ningún compromiso a su solicitud”, dichas declaraciones se produjeron a la salida de su reunión con el Fiscal General de la República de Colombia.

La tan cacareada democracia colombiana, de acuerdo a información dada a conocer por página web www.500organizacioneshablan.org, que el Estado colombiano no garantiza seguridad para sus ciudadanos, “actualmente se registran 8´208.564 víctimas del conflicto armado. A pesar del Acuerdo, el conflicto armado interno persiste y los demás actores continúan infringiendo el DIH, ocasionando impactos desproporcionados sobre la población civil: desplazamientos forzados, confinamientos, bombardeos indiscriminados, reclutamiento y utilización de niños, niñas y adolescentes NNA, violencia sexual, secuestro, ataques a bienes y personas protegidas”.

Entre 2013 y 2016 al menos 2.820 personas murieron fuera de combate a causa de la violencia sociopolítica. En los 1.128 casos en que se conoce el presunto autor, el 69,93% se atribuye al Estado y a las guerrillas el 29,87%.” “Las ejecuciones extrajudiciales continúan. En 2015 se documentaron 65 casos cometidos por miembros de las FF.AA”.

El desplazamiento forzado persiste y presenta una tendencia al aumento. Colombia sigue siendo el país con más víctimas de desplazamiento forzado en el mundo, el 63% en la pobreza y el 33 % en la extrema pobreza”.

 

Continúan los casos de violencia sexual. Entre enero 2013 y julio 2017 se registraron 3.989 delitos contra la libertad y la integridad sexual de las mujeres”.

Persisten barreras para el ejercicio de derechos de los pueblos indígenas y afrodescendientes, éstos no están adecuadamente representados en los escenarios de participación política. La respuesta institucional continúa siendo insuficiente, a lo que se suma el incumplimiento de los 96 acuerdos del Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014 y los realizados con la Minga Indígena”.

La aplicación de la Ley 1453 de 2011 sobre seguridad ciudadana, llevó a judicializaciones masivas de líderes y organizadores de protestas pacíficas”. La represión violenta. El uso de la fuerza por parte de la policía no respeta los estándares internacionales de proporcionalidad, necesidad, gradualidad y excepcionalidad. Desde la creación del ESMAD en 1999, miembros de este cuerpo están sindicados de cometer al menos 20 ejecuciones extrajudiciales, 780 detenciones arbitrarias, 80 casos de tortura y lesionar a 3.000 personas”.

En el gobierno de Juan Manuel Santos Calderón han asesinados a más de 400 líderes sociales, incluso casi dos centenares después de la firma de los Acuerdos de Paz, y en el mes que lleva el actual gobierno del señor Iván Duque, más de 25 dirigentes sociales y afrodecendientes e indígenas han sido víctima de las bandas paramilitares al servicio de los grandes oligarcas y la complicidad de los agentes del Estado.

El amigo lector puede colegir, que la democracia de la cual alardean los políticos y dirigentes colombianos que representan y defienden al actual modelo neoliberal que allí impera, está muy lejos de ajustarse a la verdad, los datos arriba mencionados son muy dicentes y ubican a este país muy alejado de un verdadero sistema democrático, solo citando unas pequeñas muestras de lo que acontece en este hermano país, se darán cuenta de lo falso que resulta afirmar que hay democracia en un país donde la desigualdades, son descomunales, la discriminación por razas, etnias, sexo y género, han conllevado a crímenes y desplazamientos forzados, para beneficiar a los grandes latifundistas o a las empresas transnacionales.

Entonces de cuál democracia pueden hablar. En este artículo solo estoy señalando una pequeña punta del iceberg, en próximas entregas daré a conocer otros datos que la opinión pública debe conocer sobre Colombia, cuyo gobierno se ha convertido en el más fiel escudero de Estados Unidos para provocar el derrocamiento del presidente Nicolás Maduro, acusándolo de Dictador y donde no reina la democracia, mientras el gobierno colombiano presta su territorio para desarrollar provocaciones y una muy posible intervención “militar humanitaria”.

 

(*) Periodista, politólogo y Analista Internacional.

La Habana, 9 de septiembre 2018.

Lo lamento por la Colombia herida, lo lamento por Nuestramérica, lo lamento por la dignidad del continente. Colombia escogió seguir el camino del narcotràfico y el paramilitarismo y con ello el camino de la guerra. 

Iván Duque asegura la permanencia de efectivos militares estadounidenses y el uso de bases colombianas por parte de EEUU, el retroceso de los procesos de integración soberanos y pone en riesgo la Declaración de América Latina como Zona de Paz lograda en la reunión CELAC de 2014.

Les puede doler lo siguiente pero a Colombia le depara un destino crítico: estar bajo el gobierno de un presidente títere o bajo el gobierno de un Presidente traidor....

Reitero lo que siempre he dicho: ese país es el último resquicio del virreinato español que queda en el continente. Para nosotros es lo mismo que Israel es a Palestina para Suramérica. Nada me sorprende, lamentablemente ese pueblo está destinado a la opresión perpetua.…

"Colombia ocupa el segundo lugar en el ranking de los Ejércitos más potentes de América Latina y el 40 en el mundo, por encima de Venezuela, que en el global se ubica en el puesto 52 .Todos los sistemas operativos, comunicaciones, defensa aérea, helicópteros, drones, radares, operaciones especiales y hasta raciones de comidas y municiones, están adaptados, o en proceso de serlo, a los parámetros y sistema de la OTAN. El presupuesto total de defensa de Colombia es de US$ 2.145.000.000, su personal militar total son 511.550 efectivos. Tiene un potencial total de 450 aeronaves. Colombia no tiene tanques, pero tiene 1.345 vehículos blindados de combate. Sus activos navales totales son 234 unidades. No tiene portaaviones, pero tiene 11 submarinos. Según Globalfirepower, Colombia cuenta con un amplio potencial de hombres en armas y el ejército más grande de la región después de Brasil. Las fuerzas especiales de Colombia, brigadas de paracaidistas, lanceros y comandos de jungla, están entre las mejores del mundo. Colombia posee la mayor flota de helicópteros de América Latina. Muchos artillados y con misiles de Israel que pudieran detectar y aniquilar tanques.

Colombia es un país superarmado, con alianzas militares y apoyos poderosos. Dispone de personal militar calificado y con amplia experiencia. Además, su dirección tiene una política con visión militar, armada, estimulada por potencias como los EEUU, países europeos y los israelitas. Su liderazgo civil maneja opciones militares. Los mensajes de líderes como Uribe, Santos y Duque son del mismo corte. Su tono no varía. En lo que sistemáticamente afirman priva la obsesión antivenezolana. Venezuela es el “enemigo” al que hay que derrotar en el terreno que sea y al costo que sea. Hay que acabar con el proceso bolivariano y con el gobierno de Maduro".

EE.UU. y su política exterior

El mundo manejado por la politica de EE.UU. sigue sembrándolo de falsos positivos creando guerras y miseria, desesperadamente, intenta aferrarse a un poder que viene perdiendo, ante una humanidad que sabiendo todas las patrañas no tiene el valor de alzar su voz y poner un "hasta aqui" a semejante locura, simplemente porque el aparato de guerra de este país hampón, necesita la venta de armas y droga.
La ONU debe ser la entidad que debe evitar la manipulación y descorrer el velo de mentiras y terribles ilusiones que este monstruo ha tenido a lo largo de la historia; ya en el mundo hay un plan en pleno proceso en contra de este tirano (EE.UU.), mediante un país "pequeño" desenmascarando así, su supuesta fuerza económica que a base de imponer bombas, fusiles y droga tiene revuelta a toda la humanidad.

En pronta acción los Cascos Blancos preparan sus cámaras y equipos, para, cumpliendo ordenes de su mentor los EE.UU., crear mediáticamente otro falso ataque químico por parte de Siria a su propia población, propiciando así la participación de la fuerza norteamericana y sus hampones aliados Arabia Saudita, los Emiratos Arabes Unidos y otros aliados.

Estas acciones las va a intensificar, conforme Rusia, China y la emergente Irán entre otras naciones emergentes van moldeando el nuevo poder mucho menos tirano y mas justo en un mundo cansado de este fabricante de guerras y miseria como es los EE.UU.

Las Naciones Unidas, deben cumplir con su papel,de institución que vela por la paz y la justicia integral en el planeta.

Ramiro Gómez es un comunicador alternativo latinoamericano experto en temas como el Medio Oriente, la revolución cubana, Nicaragua, Colombia, la revolución Bolivariana, la Unión Soviética y la Guerra Civil española.

Alberto Pinzón Sánchez 

Los 11 millones y medio de votos obtenidos en la llamada consulta anticorrupción llevada a cabo en Colombia este 26 de agosto 2018, es un hecho tan positivo como importante en la lucha de masas contra el régimen corrompido y en descomposición que desde hace más tres décadasterminó tomándose paulatinamente el poder del Estado colombiano en su totalidad, con todas sus "instituciones" o aparatos de hegemonía y coerción. Aprovechando el curso y la evolución del llamado conflicto interno y, el blindaje del manto del teflón o Impunidad judicial de los fiscales anticorrupción corruptos, no solo sobre el "cómo voy yo" (ceveyé) de los miles de contratos cotidianos del Estado con las familias y clanes mafiosos particulares, sino hasta en la financiación de las elecciones presidenciales o cúpula de la pirámide social; corrupción que ha actuado como un sólido cemento institucional en la sociedad colombiana. 

Recordemos aquella premonitoria frase de Turbay Ayala el representante máximo del clientelismo oligárquico trasnacional de larga sedimentación histórica en Colombia, pronunciada durante su gobierno (1978-1982) cuando el huevo de la serpiente de este nuevo régimen excepcional inició su gestación: "Hay que reducir la corrupción a sus justas proporciones". 

Régimen que, en el curso de los años siguientes eclosionó conformado y estructurando un Bloque de Poder Contrainsurgente (BPCi), cuyo núcleo duro y compacto lo constituye la llamada Fuerza Pública, y que fuera desentrañado en el valioso y sustancial estudio de la investigadoraVilma Liliana Franco, Orden Contrainsurgente y Dominación. IPC. Siglo del Hombre Editores Bogotá. 2009 págs 221 ss.Cuya conformación y dinámica contradictoria se ha pretendido sepultar en el olvido, por lo que vuelvo a ponerlo al orden del día citándolo someramente: 1. Grupos económicos o fracción hegemónica. 2. Asociaciones gremiales. 3.Oligopolio de los medios de comunicación. 4. Empresas multinacionales. 5. Gobierno de los EEUU con sus bases militares. 6. El llamado "estado nacional" (rama ejecutiva, fuerza pública, burocracia judicial, miembros de la rama legislativa). 7.La amplísima y compleja "Red Local" de articulación y reproducción del poder político central. 8. La llamada economía subterránea del narcotráfico. 9. Las clases subalternas cooptadas y apoyos.

Insisto. La consulta anticorrupción que acaba de realizarse en Colombia es un paso trascendental en la toma de conciencia cívica y popular, en la movilización social y en la perspectiva unitaria para desmontaresa terrible maquinaria de terror, violencia, corrupción y descomposición social y moral que se ha tomado a Colombia. Pero considero un grave error hacerse la ilusión de que el Acuerdo de la Habana desmontó ese BPCi, o que esta consulta lo va a resquebrajar. La prueba es que el recién elegido presidente Duque votó SI en esa consulta, haciendo intentos por mostrar que no es un pelele de AUV, a pesar de que acompañó a Zuluaga, el corrompido candidato presidencial de su partido en su viaje al Brasil a negociar con Odebrecht la financiación de su campaña presidencial. 

Él y la clase social que representa, encajarán el golpe electoral tratando de apropiarse de sus banderas y cooptando a los que aún faltan limándole sus asperezas. Discutirán exhaustivamente en el parlamento como sacar algunas leyes tramposas (micos) de componenda según el principio corrupto santanderista de "hecha la Ley hecha la trampa" y continuarán montando su propia gobernanza diferente a la de su antecesor Santos que considera agotada por ser demasiado dulce y, desde la Institución o aparato mediático de hegemonía saldrán innumerables análisis y notas democráticas sustentando la ficción de la "anti corrupción", con lo cual podrá continuar el rumbo económico -político ESTRATEGICO trazado por los gremios y la fracción de la oligarquía lacaya que logró la hegemonía con su elección. 

Ya lo había advertido Poulantzas; el fascismo como totalidad económica y supraestructural es lo más flexible que existe. Hace concesiones tácticas y momentáneas, porque su mirada está puesta en la finalidad estratégica de un poco más de tiempo y un más allá. Lo que contrasta con la miopía cortoplacista de los socialdemócratas y de algunos llamados marxistas institucionales con el rumbo estratégico refundido.

Dos son las preocupaciones que como lo anoté en el pasado artículo, señala la agencia de riesgo estadounidense sobre los Estados Fallidos para Colombia http://fundforpeace.org/fsi/country-data/: "el economic decline" traducible como declinación económica, cuyo índice empírico subió de 3,8 en 2006, cuando el país fue catalogado "Estado Fallido", a un modesto 4,5 en el 2018. Y el "factionalized elites" o fragmentación del grupo dominante, que de un 9,2 en 2006, subió modestamente un 7,6 en el 2018, mostrando un estancamiento a lo largo de los años analizados. Es decir, una crisis económica y política, definida empíricamente en todos sus términos.

También Poulantzas, en su estudio ya un clásico sobre el fascismo (1970) demostró la relación objetiva existente entre crisis económica y política de una formación económica social concreta con el fascismo. Lo que Bob Jessop 45 años después, amplía en su libro sobre el Estado (2016) presentando las 6 tendencias a la crisis, resultantes de la lucha de clases y las correlaciones de fuerzas: 

1-Crisis de representación (modos de representación política en los siguientes tipos ideales= clientelismo, gremialismo, parlamentarismo, pluralismo, razón de Estado, o mezclas) 2. Crisis de integración institucional (arquitectura institucional de los niveles y sectores del Estado) 3. Crisis de racionalidad (modos de intervención dentro del Estado y fuera de él) 4. Crisis del Bloque de Poder (desafección, conflictividad social, conflicto social) 5. Crisis de legitimidad (unidad del Estado y su capacidad de actuar) 6. Crisis de hegemonía (define los propósitos del Estado para la sociedad en general)

¿Quién que haga un análisis serio sobre la realidad colombiana, podrá negar la presencia de estos 6 tipos de crisis en nuestra atormentada sociedad?

¿Por qué habría Duque de postergar la finalidad de resolver las diversas crisis por la que atraviesa el Estado colombiano, para la que fue puesto en su jefatura, enfrascándose en uno de los aspectos, la corrupción generalizada, y descuidando los problemas centrales y acuciosos de la unidad política gremial y la crisis central de la economía, para lo cual los gremios y las agencias financieras trasnacionales le impusieron al ministro Carrasquilla? 

¿Cómo se supone que Duque y los suyos, van (nótese el plural) a evadir la fuerte presión ejercida por el departamento de Estado de los EEUU, primero para intervenir de una forma u otra sobre Venezuela, y después, adelantar la "guerra contra las drogas" tanto en Colombia, como en la región, en un contexto interno de avance y confluencia de la movilización social y de la posible continuidad del llamado "conflicto interno colombiano"?

Quizás una respuesta pueda estar en lo que la Historia ha mostrado en todos los casos: que el fascismo nace con la violencia, se consolida violentamente y concluye con guerras. En ese sentido, tomo este último párrafo del analista internacional Tony López, casi como una premonición profética, que indudablemente buscará solucionar fácilmente la compleja y contradictoria situación regional: 

"Resulta muy significativa esta intensa actividad contra Venezuela, en los momentos que el presidente Donald Trump, está atravesando serios problemas internos y a escasos dos meses de las elecciones de medio tiempo en Estados Unidos, donde está en juego, ganar o perder la mayoría en Cámara y Senado. De ganar los demócratas Trump puede enfrentar un juicio político en el Congreso, el inició de un conflicto militar en Venezuela, puede ser un buen argumento para evitarlo, como lo hizo William Clinton, cuando también estuvo en una situación similar, pero desató la guerra en Kosovo y el juicio político para su destitución, desapareció de la agenda del Congreso".(http://www.pacocol.org/index.php/noticias/internacional/5750-venezuela-entre-la-guerra-economica-y-la-intervencion-militar-de-estados-unidos)

Fuente imagen Internet: El presidente Duque vota en la consulta anticorrupción.

Alberto Pinzón Sánchez

Así como hay “spin doctors” proclives al Estado, que actúan en el aparato de la hegemonía y mediático dominantes, también los hay dentro de la llamada Izquierda democrática o pequeño burguesa arribista, quienes siempre con el cuento de hacerse una “autocritica desde el campo de la izquierda”, apresuradamente salen a intoxicar la opinión democrática y socialista con las subjetividades insostenibles de sus “análisis” de última hora, que no pasan de ser recuentos parroquiales de las minucias de la riña entre las “facciones de la elite dominante con sus títeres, ventrílocuos y traidores” (ya se sabe, Uribe contra Santos con sus fracciones oligárquicas. Ojo Pacho, en castellano facción es diferente de Fracción) los que, con pretensiones de ser análisis políticos, solo buscan culpar a la masa trabajadora y popular del porqué Colombia sigue siendo un Estado fallido, o como ellos lo llaman “Estado precario, de Democracia imperfecta, o Estado profundo. Para luego, como si los autores fuesen una especie reencarnada de Lenin posmoderno, preguntarse desde su olimpo payanés ¿Qué Hacer?

Bueno. Hay que aceptarlo. La lucha de clases también se da en estos niveles.

No es explicable que, existiendo una agencia internacional con sede en Washington, EEUU, de calificación de los Estados frágiles y fallidos como http://fundforpeace.org/fsi/country-data/ en donde se puede buscar el nombre de cualquiera de los 178 países analizados, incluido Colombia, y ver las gráficas obtenidas desde el año 2006, cuando Colombia fue catalogada como “Estado Fallido” y todavía no se había iniciado el proceso de paz con las Farc-EP, hasta la fecha 2018, con la aplicación de los doce (12) indicadores empíricos contenidos en las cuatro 4 categorías con los que esa agencia define el Estado y sus tendencias:

1Cohesión (Aparato de Seguridad, Elite fraccionada, Quejas)

2Economía (Deterioro económico, Desarrollo económico desigual, Fuga Humana y de cerebros)

3Política (Legitimidad del Estado, Servicios Públicos, Derechos Humanos e Imperio de la Ley)

4Social (Presiones demográficas, Refugiados, Intervención extranjera)

Y se pueda ver en estas gráficas, la propensión a la mejoría de todos los indicadores, excepto los de la categoría económica que empeora, y el indicador de fraccionamiento de la Elite que se ha estancado y no mejora como los otros indicadores); todavía exista en Colombia, un nivel de análisis tan subjetivo, caprichoso y peor aún que no exista una “critica” realista, no ya a los indicadores presentados por esta agencia estadounidense, sino que desde los conocimientos “actuales” de la Ciencia Política y el marxismo (por ejemplo teniendo en cuenta el esclarecedor libro sobre el Estado de Bob Jessop) aún NO se tenga un concepto complejo y bien definido sobre el “actual” Estado capitalista neoliberal de Colombia inserto en el Sistema Global del Imperialismo, con sus contradicciones de clases y las correlaciones de fuerzas resultantes, junto con las tendencias objetivas que se observan en la coyuntura “actual”; para con ello actuar “políticamente” dentro de la sociedad y luchar por sus trasformaciones estructurales indispensables (según la recomendación de Lenin de que el Estado constituye y seguirá constituyendo un asunto estratégico) y en donde después del Acuerdo de la Habana, del desarme de la guerrilla de las Farc-EP con su trasformación en el partido político de la rosa; a la fecha de hoy, después del estudio presentado por la Fundación Paz y Reconciliación https://www.elespectador.com/noticias/politica/grupos-posfarc-y-la-posible-reactivacion-de-la-guerra-articulo-807019, en lugar de haber ingresado en un Post Conflicto tan anunciado por el gobierno Santos, estemos presenciando la configuración de otro nuevo ciclo de violencia, o no lo sabemos aún, la prolongación del anterior conflicto sin solución.

El 07 de agosto 2018, una de las fichas más reaccionarias y claves de la actual política estadounidense; la embajadora de EE. UU, la señora Nikki Haley, durante los eventos de investidura del nuevo presidente Duque y frente al posesionado le aclaró diáfanamente tres cosas sobre la posición de su gobierno y del Estado Imperial: Una, El Estado de Colombia es “socio” del de EE. UU, con todo lo que la palabra “socio” implica en el idioma norteamericano. Dos, “el proceso de paz (con las Farc-EP) no fue perfecto y debe ser abordado para mejorarlo”. Tres. ”(Duque) va a ser muy enérgico y eso es una actitud a la que EE.UU. da la bienvenida y apoyaremos totalmente, porque estamos muy preocupados; el presidente Trump está muy preocupado con el crecimiento de la producción de coca en los últimos años”, https://www.pulzo.com/nacion/embajadora-eeuu-onu-confia-lucha-duque-contra-narco-PP535953 . Pero además, pasado un mes, la misma señora Haley, desde el Puente fronterizo que une a Colombia con Venezuela y después de haber asignado 9 millones de US dólares para resolver la llamada crisis del Catatumbo, hizo un premonitorio anuncio: "Es momento de que los países de la región que también sufren con la migración", condenen al dictador Nicolás Maduro y le digan que es momento de irse", https://www.elespectador.com/noticias/el-mundo/embajadora-de-eeuu-ante-la-onu-visita-frontera-colombo-venezolana-articulo-805026 ¿ Una pregunta insistente que ha quedado flotando es, por qué estas preocupantes declaraciones no se han analizado con la seriedad que exigen, o simplemente, porqué cayeron en terreno vacío?

Así las cosas, o mejor con estas perspectivas reales, inexplicablemente pasadas por alto u olvidadas ya, resulta muy deprimente tener que reconocer que todavía y a pesar de las múltiples experiencias históricas continentales, en amplios sectores de la llamada izquierda colombiana se sigue moliendo sin ninguna actualización la vieja tradición mecanicista y economicista de que el Estado es un aparato neutral de dominación de clase, que a pesar de su anclaje profundo en el Sistema global del Imperialismo y sus profundas contradicciones internas, solo basta con tomarlo por asalto según las técnicas explicadas por el controvertido escritor Cursio Malaparte en su libro (1), y, como si fuera un automóvil al que se le cambia el chofer (se cambia de Elite), los nuevos dirigentes lo pueden dirigir hacia las trasformaciones que beneficien a las “grandes mayorías” de la población que no forman parte de la Elite. Claro, como la carretera no es 100% recta, hay que timonear unas veces hacia la izquierda y otras hacia la derecha. Entonces se cosechan los llantos de la Argentina, las saudades del Brasil, los wainos peruanos, la primavera sangrienta de Chile, o la camisa negra de juanes en Colombia.

(1) Curzio Malaparte. Técnicas de Golpe de Estado. Editorial Ariel. Madrid. 2017. 261 pgs

Fuente Imagen Internet. La Embajadora Nikki Haley en el puente colombo venezolano

El primer escándalo de abusos sexuales (conocido) en la iglesia católica fue protagonizado por San José de Calasanz,  "el patrono de los estudiantes"

Ayer mientras veía a mi hijo hacer sus tareas escolares me entró un ataque la nostalgia. De inmediato recordé cuando a su misma edad cursaba la primaria en el colegio de curas en Bogotá. ¡Qué tiempos aquellos! Me tuve que concentrar al máximo para refrescar mi memoria pues un oscuro nubarrón dejaba mi mente en blanco. Entonces, saqué el álbum de fotos que guardaba en el armario y al instante todo se esclareció. Allí estaba yo con mi uniforme de colegial haciendo parte del redil, un numerito más, una mascota de los curitas y profesores.

Mis padres querían lo mejor para mí y por eso me matricularon en el Colegio Calasanz, una institución de prestigio que se regía por los valores tradicionales del cristianismo. Las escuelas Pías o piadosas administradas por sacerdotes españoles que se instalaron en Colombia a partir del año 1947. El gobierno nacional les abrió las puertas pues deseaban promover la educación privada y elitista. (Que luego imbuidos por el espíritu de la caridad cristiana fundaron en los barrios más pobres) Los curas y monjitas monopolizaron el campo de la enseñanza, se instituyó una verdadera teocracia y éstos se convirtieron en nuestros preceptores aplicando una pedagogía basada en el terror y la represión. ¡El pecado, hijos el pecado! ¡El infierno, hijos el infierno!

Siempre el castigo, peligro el cuerpo es malo y sucio, pero también es muy apetecible, ¿no? Se les suponía seres elegidos por Dios para completar su obra sobre la faz de la tierra. Los padres de familia, por lo general católicos, apostólicos y romanos, encantados nos entregaron bajo su tutela para que nos hicieran «ciudadanos de bien»

La educación no era más que una vil manipulación donde los estudiantes debían acatar a rajatabla las órdenes de los superiores. Nos domaron a punta de biblias y rosarios, todos cortados con la misma tijera. Nuestra semilla tenía que caer en tierra fértil y ellos encarnaban a los ángeles guardianes que desbrozaban la cizaña. Siempre el mismo cuento, el bien y el mal, la clásica dicotomía esquizoide. Nos hicieron creer que ellos poseían la llave de la salvación pues por algo perdonaban los pecados. A Dios gracias teníamos asegurado un pasaporte directo al cielo.

Inmersos en un sistema maquiavélico que ensalzaba a los alumnos más brillantes y humillaba a los mediocres. Debíamos aspirar a ser los número uno, es decir, la perfección (¿nazi?) los mejores ejemplares, los más inteligentes, los más mansos y sumisos. Educar y domesticar, por supuesto.

Todas las mañanas nos formaban en el patio del colegio y al son del himno nacional marchábamos acompasados saludando la bandera colombiana. Tanta marcialidad hacia parte de un credo fascistoide en el que se nos inculcaba la ideología de Cristo Rey: la disciplina, el honor, la lealtad y ¡ah!, sobre todo, la hipocresía, la materia preferida de los maestros. ¡Qué cobardes! manipular a niños, a criaturas inocentes que no pueden discernir ni defenderse. El curita y el profesor se aprovechaban de su autoridad y con una regla en la mano dictaban cátedra -a ver quién se mueve, a ver quién suspira- Impunemente estos tiranos imponían sus leyes, los castigos, las reprimendas, los diez mandamientos, abusos, los manoseos y chantajes. De todo hay en la viña del señor.

Cual muñequitos de trapo nos sentaban en los pupitres y repetíamos como cacatúas el catecismo, la lección de geografía e historia o de matemáticas, años y años enjaulados en esos claustros mortecinos donde los brillantes pedagogos juraban que íbamos a conquistar el cénit de la sabiduría. Prohibido llevar la contraria, criticar al profesor, menos; al rector, pecado mortal -debéis respetar la jerarquía- Copiar y copiar, memorizar y memorizar las lecciones: uno más uno dos, dos por dos son cuatro, arrodillados frente a los angelitos, vírgenes y santitos recitábamos el padrenuestro y las avemarías. A los más sabiondos se les premiaba con doble ración de cacahuetes. Al final del año el padre rector entregaba los diplomas y les ponía medallitas a los mejores alumnos. ¡Qué maravilla! el experimento había culminado con éxito, por fin alcanzábamos la madurez; unos adultos estúpidos disfrazados con esos ridículos trajes de paño prestos a engrosar las filas de la sociedad de consumo.

Cuando en Semana Santa se realizaban los retiros espirituales en alguna finca de la sabana de Bogotá los curitas ensotanados se frotaban las manos. Era la hora de poner en práctica las lecciones de anatomía. Justo al sonar las campanadas de las doce de la noche el padre Aniano o el padre Jesús María llegaban a hacer la ronda por los dormitorios. Que extraños gemidos se escuchaban tras las cortinas. ¿Serán almas en pena? Y nosotros nos metíamos debajo de las cobijas por si las moscas. De repente una manita temblorosa intentaba destaparnos y ¡oh! aparecían los fantasmas jadeantes rebuscando entre las sabanas el más preciado tesoro. "Sólo era un juego, tranquilos..." se disculpaban los lobos en celo.

El golpe más fuerte estaba aún por llegar. Tuvieron que pasar muchos años hasta que un día por casualidad en la biblioteca del centro cultural García Márquez de Bogotá cayó entre mis manos una revista en la que se contaba la historia de un tal Marcial Maciel, el cura fundador de los Legionarios de Cristo. Durante décadas él y sus lugartenientes sometieron a cientos de niños y jóvenes a las más abominables depravaciones sexuales, concretamente en el seminario Ontaneda en Cantabria. Juan Pablo II, que estaba informado sobre sus fechorías, lo protegió, lo defendió, parece que se lo tomó como una travesura de un viejo verde. En ese entonces a la cabeza de la Congregación para la Doctrina de la Fe se encontraba Joseph Ratzinger, el Papa emérito Benedicto XVI.

En ese artículo se afirmaba que el primer escándalo (conocido) de abusos a menores se llevó a cabo en una de las escuelas del aragonés San José de Calasanz, fundador en 1612 de la orden de los Clérigos Regulares Pobres, mejor conocidos como los Escolapios. Calasanz ocultó la violación y el abuso sexual de niños en sus escuelas e incluso pagó para que no se hicieran públicos. Uno de los pedófilos, el padre Estefano Cherubini, tuvo tal éxito que se convirtió en el superior de la orden defenestrando a su propio fundador. Las Escuelas Pías fueron clausuradas por mandato del Papa Inocencio X. Calasanz murió en Roma a los 91 años apartado de sus funciones y caído en desgracia. Ocho años más tarde el papa Alejandro VII lo rehabilitó y dio el visto bueno para que la orden siguiera haciendo de las suyas. Calasanz fue elevado a los altares en 1767 por el Papa Clemente XIII. ¡Qué cinismo! hoy se le considera el ¡patrono de los estudiantes! ¡Vaya descubrimiento! Me entró tal cabreo que por poco parto la mesa de la biblioteca de un palmetazo. San José de Calasanz, un ser tan puro al que me enseñaron a amar y respetar. No lo puedo creer. Esto es demasiado. Se me retorcieron las entrañas de asco. Y mira por donde defensor de los pedófilos y quién sabe si también se habrá hartado de carne tierna. Hasta el genial pintor aragonés Francisco de Goya y Lucientes, su paisano, le dedicó un cuadro intitulado "la última comunión de San José de Calasanz"

Claro los muy zorros se callaban todo, lo ocultaban todo en el nombre de Dios ¡qué no lo sepa nadie! shhh, shhh ¡qué vergüenza!, la reputación, silencio, tápenlo, tápenlo, secreto de confesión «delicta graviora» es el clásico método utilizado por del Vaticano, el mismo que aplicó Juan Pablo II, Ratzinger y ahora el Papa Francisco. Si se descubrían algunas "irregularidades" o "actos impúdicos" los culpables se trasladaban a otra parroquia o diócesis o a tierra de misión, pues eran considerados enfermos con derecho a rehabilitarse y no delincuentes. Tan sólo debían purgar su castigo dedicados a la vida contemplativa, oración y penitencia. De nada valían tantos golpes de pecho pues al cabo de un tiempo continuaban sus tropelías pues "palo que nace doblao jamás su tronco endereza"

Tantas violaciones, tantos abusos sexuales que se hubieran podido prevenir, pero no, por favor, que no se sepa, que dirán, se nos acaba el negocio, tapen, tapen. La iglesia de Cristo es inmaculada, sus pastores gozan de inmunidad y que dios los juzgue en el cielo porque la justicia terrenal no les atañe.

El Papa, sus Obispos y Cardenales son cómplices de estos abusos por omisión, por hacerse los de la vista gorda y también porque a lo mejor hasta han metido mano, vaya uno a saberlo. Los crímenes de pedofilia cometidos por curitas y prelados en EEUU, Irlanda, Austria, Alemania, España, Colombia, Chile, Brasil, México y en medio mundo han causado un gran revuelo entre la opinión pública y les va a quedar muy difícil escamotearse. Esto apenas comienza pues las denuncias de las víctimas se multiplican, las confesiones, que un día callaron por vergüenza, amenazas, coacciones y chantajes hoy prometen depararnos grandes, grandísimas sorpresas.

Nos enseñaron que San José de Calasanz era nuestro padre o quizás más, nos enseñaron que teníamos que venerarlo con amor, que su legado era un gran tesoro para la humanidad. El apóstol de los niños pobres, alabado sea, bendito sea por siempre señor. Lo veíamos allí todos los días en una pintura que presidía el salón de clase, un ser celestial que velaba por la educación de los niños. Pero tan sólo se trataba de un sucio encubridor de una manada de diabólicos pederastas.

Jamás tuvimos la menor sospecha, nadie se dignó contarnos la verdad, tal vez si lo hubieran hecho las cosas serían distintas. Pero nuestros queridos profesores y los curitas guardaron silencio encubriendo el delito, y esos delitos moralmente no prescriben y los culpables tendrán que pagarlo ante los tribunales de justicia. Que se les juzgue y les caiga todo el peso de la ley pues todas esas abominables violaciones, estupros, manoseos, felaciones, actos de sodomía, besos negros y quien sabe qué otras prácticas macabras no pueden quedar impunes.

El Vaticano contrataca y se hacen las víctimas seguramente los infantes fueron los que provocaron a los pederastas. Ellos siguen empeñados en que todo es un montaje, en que todos esos miles y miles de niños complotan contra la Santa Madre Iglesia. "¡Por Dios! sólo son habladurías y falsedades, todo esto hace parte de una conspiración judeo-masónica" «un anticlericalismo radical y demencial se está difundiendo por Europa y por el mundo de forma rastrera» Ya no saben que decir, están contra las cuerdas, la bestia se siente acorralada y se retuerce rabia ante pruebas tan contundentes.

Hasta el mismísimo Papa de Roma Francisco llegó a afirmar en su reciente viaje a Chile que las acusaciones de abusos sexuales contra varios sacerdotes de la diócesis de Osorno -cuyo obispo  Juan Barros se encargó de encubrirlos- eran nada más que un  burdo montaje de los "zurdos" (los comunistas). Pero ante las evidencias tan contundentes contra su protegido Fernando Karadima Fariña el santo padre tuvo que rectificar y darles la razón a las víctimas. El Vaticano actúa perversamente en este juego de las apariencias y de las mentiras y ha tenido que admitir "la vergonzosa constatación de abusos sexuales"

Y ahora van a tener que capear un nuevo temporal con el escándalo de pederastia que golpea a seis diócesis católicas del estado de Pensilvania y el encubrimiento sistemático de altos funcionarios de la iglesia y del Vaticano. Los investigadores dirigidos por el fiscal general Joseph Shapiro concluyeron que durante las últimas siete décadas 301 sacerdotes abusaron de más de mil niños. El Papa Francisco compungido expresó "su sentimiento de honda tristeza ante estos horribles crímenes que le causan vergüenza y dolor" "Hasta el diablo sabe recitar el credo"

Según San José de Calasanz «desde los más tiernos años, el niño debe ser imbuido en la piedad y las letras, y sin duda puede esperarse con fundamento un feliz transcurso de su vida. Lo importante es que sea escuchado con amor». Y mira con que amor lo hacían los muy canallas. En los evangelios reza « ¡ay de aquel que escandalizara a un niño! Más le valiera haberse colgado una piedra de molino al cuello y arrojarse al mar"

Pensábamos que ellos nos iban formar espiritualmente pero en realidad deseaban crucificar nuestros cuerpos en el altar de las depravaciones.

Carlos de Urabá

México-2018

Por: Miguel Suarez (2018-08-18). Imparable e impune continua el asesinato de lideres populares en Colombia a pesar de los anuncios oficiales de protegerlos y de el anuncio del para-Fiscal Nestor Humberto Martinez, de cientos de ordenes de captura de las cuales solo una se ha conocido y fue, como era previsible, contra una de las victimas.

Se fue Juan Manuel Santos de la presidencia, asumió Uribe en el cuerpo de Ivan Duque y tan solo una horas después fue asesinado Uriel Rodríguez, miembro de Fensuagro y líder en sustitución de cultivos de uso ilícito, en Cajibío, departamento del Cauca y así han continuado los asesinatos.

Y así pasan gobernantes, todos ellos muy demócratas pero los asesinatos de opositores políticos no se detiene, y lo peor nadie en el gobierno ni en estado hace absolutamente nada para detener el genocidio, luego son ellos los responsables o cómplices?.

Antes nos decían que los asesinaban por ser miembros de las Farc-EP, pero ahora como no hay Farc-EP, nos dicen que los asesinan por líos de faldas, peleas entre indios y negros y hasta por coca o minería ilegal, todo esto sin prueba alguna, luego quien o quienes esta tras este nuevo genocidio?.

El continuo asesinar ha llegado a tanto que el contralor Edgardo Maya, cuestiono al super armado ejercito al servicio de la mafia que gobierna Colombia y por allí tenemos una pista de quienes asesinan en el pais.

Durante el Foro Fortalecimiento de los Órganos de Control en Colombia, que se realizó el pasado lunes 6 de agosto en Bogotá, ante el impune asesinato de colombianos y la complicidad de las fuerzas militares, el contralor Edgardo Maya dijo: “Hay que preguntarle a las Fuerzas Armadas: ¿hay seguridad ciudadana? Son 500.000 hombres, 34 billones de pesos (que le cuestan a la nación), es duro decirlo pero, ¿hay seguridad para los ciudadanos? 380 líderes asesinados. Que sean de restitución de tierras, que fueron de las Farc, que son guerrilleros, pero es que no podemos seguir patrocinando el exterminio masivo de colombianos y eso es más grave que la corrupción”.

Maya, quien esta por terminar su periodo como Contralor, hizo el llamado de atención al recordar que por estos días la Corte Interamericana de Derechos Humanos está por fallar una demanda contra el estado colombiano por el exterminio de la Unión Patriótica, “una noticia que va a estremecer”, aseguró.

Dos detalles que son bien importantes en toda esta matazón, una, la gran mayoría de asesinatos se esta dando en el sur-occidente colombiano, especialmente en los departamentos de Cauca y Nariño y otro, en esa zona operaba el bloque occidental de las Farc-EP, del que se dice era el mejor armado y organizado de esa organización insurgente.

Porque pues el genocidio se ha concentrado especialmente en esa región?, la explicación puede ser sencilla, porque la mafia que detenta el poder en Colombia continua aplicando el terrorismo de estado, la llamada Guerra de Baja Intensidad que busca hacer la contra revolución antes de la revolución y eso estaba cantado.

En un foro organizado por la Universidad del Rosario y el diario El Tiempo el 25 de septiembre 2015, titulado "El ejército del futuro”, el hoy fallecido general retirado, Jose Bonnet Locarno, quien tenia mucho responder por la masacre de Trujillo, catalogó a las Farc sin armas como un peligro y adelantó lo que se vendría.

Bonnet dijo: “Pregunto esta el estado colombiano, están los partidos políticos, están lo directorios políticos preparados para confrontar esta lucha territorial que se nos viene?, porque ya las Farc no van a destruir un pueblo con tatucos, ellos van es a ganarse las elecciones y no van a lanzar guerrilleros reconocidos que todo el mundo conoce como candidatos a las alcaldías, ya deben tener su base preparada en los pueblo en las universidades, muchachos que nadie conoce pero el conflicto conflicto para mi sera territorial y en eso nosotros no tenemos mucho que hacer y mi pregunta es estará el estado, estará la política nacional preparada para confrontar esa amenaza?.”.

Las palabras de Bonnet, hombre que tiene mucho que ver con el paramilitarismo, tan solo hay que recordar sus acciones cuando las masacre de Trujillo, en el Valle del Cauca, donde asesinaron a 103 personas incluido el sacerdote del pueblo a quien decapitaron, puede explicar el porque están, los que nos dicen que no existen, asesinado ante la complicidad del ejercito oficial, asesinado a los que él llamó “muchachos que nadie conoce” e incluso a guerrilleros sin armas y a sus familiares.

Para Bonnet y los terroristas de estado, las Farc sin armas son una amenaza, y en Colombia sabemos como ellos combaten a las amenazas combinando todas las formas de terrorismo, que incluyen balazos, incumplimientos, desinformación y engaño.

Por eso los asesinatos se ha concentrado especialmente en el sur occidente Colombiano y contra los dirigentes populares, Bonnet, no lo predijo, el sabía lo que iba a suceder, es mas, que quien esta tras los asesinatos es el mismo ejercito oficial, por eso no hace absolutamente nada por detener a los asesinos.

Pero las afirmación de Bonnet no son la única evidencia, hay mas.

En un debate titulado Foro De Paz y Reconciliación donde participó Humberto de la Calle este dio a conocer un detalle, bastante preocupante, De la Calle comentó que “Hace poco leí una carta de los ex-comandantes de las Fuerzas militares donde decían mire hay que eliminar cualquier nexo de colectivo entre los ex-combatientes, eso lo que hay es que dar es una palmada en la mesa y cada quien se va, unos se van para Paratebueno, otros para Medina y otros para el Putumayo y cada quien tiene una allá tía que vende empanadas, hay que disolver forzosamente ese grupo”.

Allí esta el complemento, el ejercito oficial no es rueda suelta en la guerra contra el pueblo, obedece los dictados de la mafia que detenta el poder en el país y de los Estados Unidos, inspiradores de la política de Seguridad Nacional que ve en el pueblo al enemigo que hay que asesinar, por eso allá en el imperio, los dizque defensores de la democracia no dicen nada ante el nuevo genocidio que se esta produciendo en Colombia, porque al fondo ellos están tras de el.

No cabe la menor duda, los asesinatos de lideres populares son una política estatal, dirigida a no dejar perseverar la oposición la sistema delincuencial por ellos implementado y que les produce fabulosas sumas de dinero y si quiere entonces saber quienes son los verdaderos responsables del genocidio en Colombia averigüe quienes han acumulado mas riqueza en los últimos 30 años, ellos están tras el genocidio.

 

Por Alberto Pinzón Sánchez

Iván Duque llega a Presidir un gobierno y a la jefatura de un Estado como miembro de la clase dominante y dirigente de Colombia, u oligarquía trasnacional, con el fin de producir unos resultados favorables a los intereses generales de su clase. Como se ve, Gobierno y Estado desde hace siglos son dos cosas distintas tanto idiomática como conceptualmente, aunque complementarias. Como también son distintas y con cierta complementariedad “la” dirigencia y “la” dominación de clase o de la fracción que representa y que lo ha llevado a la famosa casa de Nari-ño. Sin embargo, y a pesar de ser tan evidente las diferencias, incluso las más simples como las idiomáticas, algunos autoproclamados lideres marxistas, a estas alturas del proceso histórico que vive Colombia, despistados (¿indigestados?) con aquella muletilla de la sociología reaccionaria de Pareto y de Max Weber sobre las “elites”(que deja por fuera a todos quienes no son elites y por lo tanto deben ser dirigidos) aceptaron acríticamente galicismo profundamente introducido en el lenguaje colombiano, y pasando por alto las complejidades y contradicciones que encierra la teoría actual del Estado como compleja relación histórico social; persisten en revolver aún más la sopa ecléctica que ofrecen al Pueblo Trabajador para sacar confusas combinaciones semánticas edulcoradas, miméticas, confusas, y sobre todo vacuas en su finalidad.

Por ejemplo: “el nuevo presidente de los colombianos es el jefe de la elite dirigente”, dicen y escriben, o “es el representante de la elite gobernante”, o “el jefe de un Estado elitista”, o “del gobierno de una elite dominante”. “Hemos luchado 52 años por el poder” ¿De cuál poder? ¿El del gobierno o el del Estado, o ambos y para qué? ¿Para dominar, o para dirigir la sociedad colombiana, o ambas? O ¿para llegar al parlamento? En breve, confundir de manera rudimentaria la estructura con la función: el hígado con la bilis y los diferentes ácidos biliares que la conforman y cómo se realiza el proceso de su función digestiva con su resultado final: La Estructura, el Proceso, el Resultado y el servomecanismo de Retroalimentación, en el actual método científico de análisis sistémico aplicado a la Ciencia Política.

¿Qué hay en el fondo de este embrollo de imprecisión idiomática y política tan favorable a la confusión ideológica adelantada con todos sus aparatos de hegemonía del Estado colombiano actual?

Primero, un programa calculado dentro de la contrainsurgencia y el llamado fin de la Historia, de desideologización y deterioro de la cultura política. De la Ciencia Política y de sus conceptos más claves y elementales que permitan la toma de conciencia trasformadora. Segundo metódicamente acompañado por el terror del Estado y del genocidio a los comunistas y marxistas, que Tercero, ha obligado a abandonar conceptos elementales del marxismo y a modificar y enmarañar su expresión, con el fin de que en ese galimatías resulte imposible identificar el adversario contra quien se lucha política, económica e ideológicamente, y porqué.

¿Contra quién o contra quienes luchan las clases explotadas y oprimidas, también dos conceptos cuya diferencia dejó claramente establecida Lenin? ¿Contra el gobierno o contra el Estado? ¿Contra la “elite dominante” que muchas veces (como en el caso de Santos-Uribe) no es la “elite dirigente? O ¿contra ambas “elites”? Galimatías que, por ejemplo en el Polo Democrático, llevó la división y a expulsiones de algunos francamente aliados del JM Santos y de su gobernanza, cuando este dominaba y dirigía la sociedad colombiana, y desde su posición en el equipo gobernante o “elite dirigente”, como ministros lo apoyaron en su riña contra la fracción de Uribe Vélez, parte fundamental de la “elite dominante”, pero que ese momento no estaba “dirigiendo” desde el gobierno, aunque si formara parte del Estado en su conjunto.

Parte de la respuesta se obtiene al ver las falencias en el sinnúmero de análisis sociologistas y positivistas sobre el gobierno de los gremios de Duque/ Uribe y su significado en el proceso actual de reconfiguración puesto en marcha por él en el Estado corporativista colombiano, con todo lo que esto significa para los luchadores antifascistas del mundo desde el punto de vista estratégico. Análisis, que no pasan de la descripción y obvian la estructura de las clases sociales en la sociedad colombiana, la fase actual de las intensas luchas que se están librando no solo en la llamada Sociedad Civil, sino también dentro del Estado. Abreviado: El Estado como asunto estratégico para las clases explotadas y oprimidas o subalternas de Colombia (incluida la pequeña burguesía radicalizada que dirige ciertas organizaciones llamadas cívicas y hasta populares) en el actual Sistema Global Imperialista.

Una vez unidos los llamados gremios de la producción colombiana (que son 21 poderosas y opulentas organizaciones privadas en la Sociedad Civil y no parte del Estado) y superada en su seno la principal contradicción sobre el desarrollo en el mediano plazo de la acumulación de capital en el sector rural de Colombia, elaboraron un programa económico-político conjunto y unitario que con marcada anticipación electoral publicaron en el diario El Tiempo.com y luego hicieron llegar al candidato presidencial Duque, dándole todo su apoyo tanto económico como político, mediático y jurídico, ideológico y moral y sobre todo, legal y fáctico, ( 7 dimensiones distintas) con el cual Duque pudo obtener la votación que le permitió ganar la presidencia de Colombia y sin lo cual nunca hubiera ganado. Ahora, en retribución y confluencia de intereses, el presidente posesionado, nombra fichas esclarecidas y probadas en cada uno de esos gremios para que formen parte de su gobierno como “elite dirigente” para que logren resultados de Estado. Lo privado vuelto público, ya sin ocultamientos, ni espesos mantos supraestructurales. Supra (sobre) la estructura económica. “Über bau” en los originales de Marx

Un verdadero enigma lo constituye el nombramiento del representante del gremio de los comerciantes como ministro de asuntos militares, entre los cuales además de la orden dada por el departamento de Estado de EEUU sobre la guerra conta las más de 200 mil hectáreas de sembradas de coca que hay actualmente en Colombia amenazando la Seguridad Nacional de los EEUU, y obviamente, contra los diferentes grupos de armados ilegales que las protegen, ya previamente catalogados como narcos. También deberá adelantar el contrato dejado por Santos con la OTAN. Prestar los apoyos militares y económicos en la lucha fronteriza de Colombia con dos países problema: como Nicaragua en las islas de San Andrés y, con Venezuela, lo cual ya se empieza a ver. Así como aclarar ante la opinión pública mundial la oscura relación “pública-privada” que existe entre el Estado colombiano y los llamados narco-paramilitares en el actual genocidio social de los 400 líderes sociales y defensores de derechos humanos que continúa su curso terrorífico y destructor de la sociedad colombiana.

El Estado fascista (corporativo) no cae del cielo como un rayo, escribe Nicos Poulantzas en unos de sus famosos libros sobre el Estado y el fascismo, inspirado en los cuadernos que escribió ese gran luchador comunista y antifascista Antonio Gramsci en la mazmorra fascista donde habría de ser enviado por el duce Mussolini, hasta su muerte, para evitar que pensara. Es un huevo de serpiente de larga incubación. Un largo, complejo y abigarrado proceso social, económico, político, ideológico, jurídico, ético-moral y religioso (7 dimensiones distintas de una formación social concreta históricamente determinada) de toma violenta de una sociedad por fuerzas público-privadas o paramilitares: camisas negras o fasci di combattimento de duce Mussolini, camisas pardas o freí korps del führer Hitler, camisas azules o falange del nacional catolicismo del caudillo Franco, los brazaletes negros del uniforme camuflado de los narcos paramilitares colombianos (AUC), etc. Para construir a partir de una crisis de la Hegemonía (económica y política) un nuevo Estado terrorista (o de “democracia genocida” como el de Colombia, originariamente descrito, hace más de una década, por el jesuita Javier Giraldo) donde el capital financiero imperialista es el factor dominante y, según la definición clásica de Dimitrov, SUBSTITUIR (no continuar) el Estado anterior, por otra forma de dominación y gobierno de la burguesía financiera que ha logrado conformar y AMPLIAR con otras clases y fracciones de clase, un nuevo Bloque de Poder estatal. En el cao colombiano un Bloque de Poder Contrainsurgente (BPCi) con 11 ruedas dentadas que he venido describiendo desde hace años a través de mis intervenciones públicas y mis escritos.

Proceso social que precisa de la construcción social de un líder, duce, führer, caudillo, mesías colombiano etc. En el caso colombiano; un típico gamonal caballista o chalán como los descritos por el comunista peruano Mariátegui, salido de la entraña del complejo local urbano rural tradicional y religioso, donde la laicidad moderna aún no ha llegado, pero profundamente ligado al capital financiero trasnacional y los negocios de la mafia exportadora de cocaína que surgió en Colombia en la década de los 70 del siglo pasado, especialmente en la región de su origen, y que apoyado en la violencia pública-privada y contrainsurgente de los apóstoles de su familia; de las agencias antinarcóticos extranjeras; así como de la generosa “ayudita” de los medios de comunicación, ya se sabe, construyéndole desde la madre mediática del cordero de la Hegemonía, la revista Semana y el diario El Tiempo, un manto de IMPUNIDAD con la leyenda del efecto teflón. O hipertrofiando y maquillando por columnistas y periodistas prepago su ruindad política y su mezquindad de manzanillo electorero sin escrúpulos, presentada a lo largo de todos estos años como un “grandioso y astuto animal político capaz de unir todas las fuerzas posibles para imponer su programa y sus candidatos”, que le hicieron posible con su presidencia, en el 2002, llevar al gobierno el Bloque de Poder conformado, para desde allí concluir la toma narco paramilitar de todo el poder estatal colombiano. ¿De qué nos aterramos Sancho?

En breve: el Estado, donde también se da la dinámica de lucha de clases con sus diversas correlaciones de fuerza, no es una máquina de acero inmodificable, sino una relación social que se expresa como tendencia. Y la tendencia actual del Estado colombiano dirigido por el Bloque de Poder dominante y unificado que ha hecho elegir a Duque como gobernante de los gremios, tiene sus intereses claramente definidos que ya son ampliamente conocidos, lo que torna innecesaria su repetición ( puede leerse un buen inventario en https://www.celag.org/colombia-ivan-duque-toma-posesion/ ) Y que necesariamente lo “dirigirá” a una nueva fase de RECONFIGURACIÓN y reorganización que profundizará su conformación como Estado gremial o corporativo de tipo fascista, o como lo categoriza el jesuita Javier Giraldo de “democracia genocida”; donde el parlamento no es ya el centro decisorio sino una entretención pública para tirarse palabras inocuas entre bancadas parlamentarias, en lugar de balas. No un Estado semi fascista, ni cuasi fascista, ni en proceso de fascistización, sino claramente de tipo corporativo fascista; que (como lo estamos viendo) prolongará el disciplinamiento social y el genocidio de líderes sociales y defensores de DDHH con fuerzas público-privadas en red; la guerra estadounidense de las drogas y a los grupos armados ilegales; el encono, funcional a los intereses geo estratégicos de los EEUU, de las relaciones con países limítrofes como Nicaragua y Venezuela; modificaciones “consensuadas” al acuerdo de paz de la Habana; un largo y complicado proceso de “negociaciones” de paz con el ELN; procesos consensuados de reformas económicas, jurídicas y hasta políticas favorables al neo liberalismo trasnacional y la lógica de acumulación ininterrumpida del capital financiero global y los tratados comerciales directos; finalización del proceso del Estado colombiano-OTAN que lo convertirá definitivamente en el Israel de Latinoamérica; e intensas luchas y movilizaciones sociales de todo tipo. ¡Preparémonos Sancho, con nuestra voluntad, frente a los nubarrones que se otean en el horizonte!

Fuente Imagen Internet: Uribe unifica a los gremios colombianos.

 

 

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Durante la primera mitad del siglo XX las luchas obreras y campesinas fueron creciendo. Así surgieron la Revolución rusa, la china, la cubana, la nicaragüense. Pero en estas últimas décadas, el sistema capitalista reaccionó sangrientamente y el campo popular fue brutalmente castigado. La represión alcanzó niveles inconcebibles. De hecho, Guatemala fue el lugar con más víctimas en toda Latinoamérica: 200,000 muertos, 45,000 desaparecidos, un millón de desplazados internos, más de 600 masacres de aldeas campesinas mayas. Sus consecuencias: miedo, desmovilización, despolitización.

Con características peculiares en cada caso, siguiendo un patrón común, en toda Latinoamérica la represión funcionó de esa manera. A partir de ella se instalaron luego los planes neoliberales.

Con esas políticas se perdieron conquistas laborales y sociales históricas. La avanzada del capitalismo fue terrible. A ello contribuyó la desintegración / reversión de las primeras experiencias socialistas (Unión Soviética y China). El capitalismo gritó triunfal: “La historia terminó”.

Pero, por supuesto, ¡no terminó! Las luchas de clase siguen vigentes como siempre. La clase dirigente, a nivel global y también en Guatemala, respiró aliviada con estos planes neoliberales, recuperando la iniciativa en la lucha política. La izquierda quedó sin propuestas claras.

Entonces, por varios años hablar de izquierda, de socialismo, revolución, clase trabajadora, poder popular o imperialismo, pasó a ser casi aborrecido, un anacronismo. Por algún momento, el panorama se vio desolador para todo el campo popular. En medio de ese desconcierto, empezaron a aparecer tímidamente algunos procesos que cuestionaban al neoliberalismo.

Primeramente fue Hugo Chávez y la Revolución Bolivariana en Venezuela, continuando esa obra en este momento Nicolás Maduro. Luego siguió una larga serie de gobiernos progresistas, surgidos de las urnas en todos los casos dentro de los marcos de la precaria democracia formal. Así aparecieron Michelle Bachelet en Chile, el Partido de los Trabajadores en Brasil, primero con Lula y luego con Dilma Roussef. Surgieron también Evo Morales en Bolivia, los Kirchner (Néstor y Cristina) en Argentina, Rafael Correa en Ecuador, Pepe Mujica en Uruguay, Fernando Lugo en Paraguay, el FMLN como partido político en El Salvador, Daniel Ortega retornando a la presidencia en Nicaragua, Manuel Zelaya en Honduras. En esa perspectiva, ahora Andrés López Obrador en México.

¿Son reales procesos de cambio estos gobiernos? En sentido estricto: no. Nunca una revolución, una auténtica transformación estructural, puede hacerse en el marco de las democracias formales del sistema capitalista. Se vio con la trágica experiencia del Partido Socialista en Chile, con Salvador Allende en los 70 del pasado siglo. Las revoluciones las hacen los trabajadores con su movilización, los obreros y campesinos, el “pobrerío” en general. Guste o no, los cambios se dan siempre a partir de una violencia política donde las clases explotadas levantan la voz y cambian el curso de la historia. Eso nunca es pacífico, porque la clase dominante no cede alegremente poder ni privilegios. Al contrario, se defiende a muerte.

No puede haber cambios sustanciales, un verdadero proyecto socialista con elecciones formales. Puede haber, eso sí, importantes avances populares. Todos estos gobiernos progresistas lograron mejoras en las condiciones de vida de las poblaciones de sus países. Pero no tocaron las relaciones de propiedad; los medios de producción (tierra, fábricas, bancos) siguieron en manos de las oligarquías, y la clase trabajadora no participó efectivamente en el cambio social. La masa popular apoya a esos gobiernos, pero eso no termina de ser socialismo.

La revolución socialista implica 1) expropiación de los medios de producción de la burguesía y 2) real y efectivo poder popular desde abajo. Si no se da eso, son procesos capitalistas “socialdemócratas”, capitalismos con rostro humano, redistributivos. Importantes, seguramente; pero no representan un cambio histórico todavía, pueden revertirse fácilmente (la prueba está en lo que está sucediendo en Latinoamérica).

¿Apoyar o no estos procesos? Seguramente sí, pero sabiendo que las transformaciones profundas no se deciden en las urnas. Las elecciones dentro del marco del sistema capitalista, esta “democracia” a la que nos tienen acostumbrados los medios de comunicación, no son sino el cambio de gerente de turno (¿capataz?) cada cierto tiempo. La democracia real no se construye en el cuarto oscuro.

Por Alberto Pinzón Sánchez

Una de las funciones del Estado capitalista actual (para garantizar su doble objetivo de explotación económica y dominación política) consiste, por un lado, en trabajar permanentemente en la organización a nivel político de la clase dominante con sus fracciones y evitar su aislamiento de “lo” económico; mientras que por otro lado, busca permanentemente desorganizar política y económicamente a las clases dominadas y subalternas; enseñándoles por todos los medios que la economía es un área de la actividad humana totalmente separada la de la política (cuando son un todo dialéctico inseparable ) Y presentándose como la “unidad de la nación” y así, bajo la “ficción del bien común”, velar u opacar la interminable lucha de clases que se libra en la totalidad social: tanto en el Estado como en la sociedad civil.

Desde la aparición de los escritos de Maquiavelo, el arte de la política dejó de ser la ciencia de la política, como después de la aparición de los escritos de general prusiano Clausewitz, el arte de la guerra dejó de ser la ciencia de la guerra, a pesar de los abundantes citadores (que no lectores serios) de esos escritos que los mencionan para justificar sus “barrabasadas revolucionarias”, su empirismo craso y falta de teoría revolucionaria (recordemos la famosa frase de Lenin sin teoría revolucionaria no puede haber práctica revolucionaria) Pero por sobre todo, y es lo más doloroso, arropando su ignorancia con lenguaje de Gramsci, verdadero enriquecedor e innovador excepcional de la de la tradición marxista sobre el estudio de estos dos autores de la modernidad, tan maltratados. En breve, cualquier manzanillo o electorero provinciano, sobre todo en Colombia, se puede presentar como político, aunque esté a siglos de serlo, así como cualquier “emboscador”, legal o ilegal, se puede presentar como mariscal, aunque también este a kilómetros de serlo. Tiempo y Espacio, ya se sabe, dimensión esencial donde se mueven las relaciones sociales tanto del Capital como del Estado.

Durante más de 70 años de “conflicto social armado inconcluso”, en Colombia, algunos intelectuales orgánicos de la resistencia popular contra la agresión militar oligárquico-Imperialista, ante la imposibilidad del exterminio del adversario, o mejor, ante la imposibilidad de la victoria militar total tantos años buscada por parte y parte; concibieron el concepto político alternativo y trasformador (de profundo contenido económico) de Solución Política al conflicto. Este, como lo ordenaba la razón, contemplaba una fase de diálogos y acuerdos con concesiones mutuas de todo tipo, especialmente en la esfera económica estructural, que si bien no eran las causales únicas del enfrentamiento si lo estaban sobre-determinando, como por ejemplo el asunto agrario hasta el momento irresoluto desde el punto de vista democrático y moderno; como también en la esfera sobre-estructural o Estatal donde se ejecuta el poder del Estado , y analizando su desarrollo histórico con su tradición de 150 años de guerras bipartidistas organizadas desde el Poder como una tecnología política para la solución a los conflictos por la hegemonía entre las clases dominantes y sus fracciones. Guerras a machete de montoneras, que utilizaron a los explotados y oprimidos o dominados y subalternos como carne de cañón y que los dominantes (mediante la fundamental función de cohesión social que tiene todo Estado capitalista moderno) presentaron ideológicamente, una vez bendecidas por el aparato ideológico eclesiástico, para que fueran profundamente asimiladas por la mayoría como heroicas guerras civiles.

Obtenido el acuerdo trasformador, se concebía el cierre del proceso constituyente hacia la democracia abierta, con la convocatoria de una Asamblea Constituyente amplia, democrática y territorial que legalizara y legitimara lo acordado y le diera forma a la nueva correlación de fuerzas que subyacían en el proceso y en nuevo Estado surgido.

Así, después de los múltiples intentos de buscar soluciones al conflicto sin que se modificaran las condiciones estructurales y sobre-estructurales (es decir, en el Estado) mediante un sin número de procesos de paz fallidos que conducían a un nuevo ciclo militar violento, el Estado colombiano representado por J M Santos como presidente, inició los procesos de dialogo con “las guerrillas más viejas del continente”: Con las Farc-EP en 2012, que culminaron con el Acuerdo modificado o “consensuado” del teatro Colon de Bogotá (nov del 2016), y, con otro esquema metodológico con el ELN en Quito, feb 2017, al parecer sin llegar a un acuerdo definitivo en agosto 2018. “Lo único cierto del futuro, es que es incierto”. Dice Bob Jessop

Llegados aquí, es necesario resaltar que desde un principio de los diálogos de la cúpula del Estado con las Farc-EP, el gobierno Santos, apegado al probado principio de dominación de separar “lo” político de la economía, no solo maniobró pérfidamente para que los cambios en esta fueron mínimos, lo que los comentaristas llamaron “la Paz barata de Santos”, sino que a través de los medios de comunicación controlados por su familia y de comentaristas proclives y rábulas pagados, se dio a la tarea de desvirtuar y corromper mediante la jeringonza posmoderna el concepto de Solución Política (arriba planteado):

No hay en Colombia ningún proceso constituyente hacia la modernidad y la democracia abierta y, por lo tanto, no es necesaria ninguna Constituyente, menos abierta, popular o territorial, que refrende los Acuerdos “posibles” alcanzados. La refrendación se hará mediante un Plebiscito. Y con su típico criterio mercantilista logró imponer la idea de que en la Habana no había ninguna Solución Política al conflicto, sino un simple y vulgar NEGOCIO.

Idea que logró colocar como línea roja e imponer a Timoleón en ese entonces comandante supremo” de las Farc-EP, y que a su vez este impuso a su “equipo negociador”, con los resultados y efectos que hoy 02.08.2018, hemos visto con el Plebiscito perdido y las modificaciones a lo Acordado en la Habana, como el punto de quiebre en el peligroso retroceso del proceso constituyente en Colombia.

La Solución política quedó en el olvido y ni se diga de la Constituyente, la que sectores de la pequeña burguesía radicalizada (cuyo máximo argumento son las poses pasteurizadas, las bufandas parisinas, los berridos histéricos, o mostrar el orificio anal y las nalgas) obligaron al jefe de la abigarrada y disímil convergencia electoral llamada Colombia Humana a abandonar completamente, so pena de no votar por él. ¿Cuál contra hegemonía o hegemonía popular y multicolor es posible conformar así de ese modo?

Sin embargo, también se debe resaltar que en medio de la incertidumbre por venir y dada la centralidad que se le hado en la defensa escueta del Acuerdo de la Habana en perjuicio de otros aspectos globales; el ELN con sus representantes más esclarecidos al cierre de este ciclo de diálogos con el Gobierno de Santos, ha vuelto a plantear el concepto político-económico de Solución Política como único camino realmente posible y transitable para la paz en Colombia; con lo cual, una vez más, vuelve a la discusión popular y a convertirse en el centro de un rico e importante debate sobre la hegemonía popular o contra hegemonía que debemos ir construyendo para oponer a la hegemonía dominante oligárquico-imperialista, que en la coyuntura actual y con el caso de Uribe Vélez, se está descociendo y rompiendo por todas sus costuras.

Fuente Imagen Internet.