psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Opinion

 

por Juan Carlos Vallejo*

 

¿Y quién verificará que la oligarquía colombiana cumpla?

Se anuncia con bombos y platillos (algo pocas veces visto en la gran prensa colombiana durante este proceso de paz) que las FARC-EP y el gobierno nacional acordaron "crear un mecanismo tripartito de monitoreo y verificación del acuerdo sobre el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y la dejación de las armas, que genere confianza y de garantías para su cumplimiento, conformado por el Gobierno de Colombia, por las FARC-EP y por un componente internacional, quien preside y coordina el mecanismo en todas sus instancias, dirime controversias, realiza recomendaciones y presenta informes, y que iniciará sus labores una vez se haya llegado a ese acuerdo. Respecto a la dejación de las armas el mismo componente internacional la verificará en los términos y con las debidas garantías que se establecerán en los protocolos del acuerdo. Hemos acordado que ese componente internacional será una misión política de la ONU integrada por observadores de países miembros de la CELAC".(Cita textual del Comunicado Conjunto #65 dado en La Habana, 19 de enero de 2016).

En ninguna parte se menciona específica, clara, nítida y expresamente, quién verificará que lo acordado sea cumplido por la oligarquía colombiana. Es decir, que esas castas conocidas históricamente por su tendencia a traicionar, santanderizar todo e incumplirlo, le cumplan al Ejército del Pueblo. Hasta el momento, vemos con suma preocupación que una vez más la insurgencia ha hecho de buena fe otra concesión a cambio de nada: Aún no hay un cese bilateral de fuegos; no han soltado ninguno de los prisioneros de guerra ni políticos (sólo uno salió por pena cumplida y parece que soltarán los prometidos a cuentagotas); los exiliados perseguidos por el Estado colombiano dejados a la deriva; "los que ya no existen" (paramilitares) operando a sus anchas; siguen los asesinatos y encarcelamientos de líderes populares; la feria de entrega de la soberanía no cesa -caso Isagen-, y sigue la pauperización -grado extremo de la pobreza- imparable contra el pueblo. Tal vez la no extradición de un guerrillero pedido por el imperio, se pueda tomar como gesto del gobierno. Pero es que sí le quedaría muy de para arriba extraditarlo cuando negocian la paz y con todos los gestos demostrables de paz por la guerrilla. En fin, nos preocupa profundamente que aún no se estipule quién o quiénes vigilarán que a la insurgencia le cumplan. Y que ese quién o quiénes tengan dientes para hacerlo cumplir. Porque el CS de la ONU los tiene, y bien afilados, para hacer cumplir "el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y la dejación de las armas", como estipula el acuerdo. Bueno, mejor cerremos la boca citando a Benjamín Franklin cuando dijo: "Nunca he conocido de una buena guerra ni una mala paz".

 

El bazar de los idiotas

Hubo mayor protesta porque le robaran la corona de Miss Universo a la señorita Colombia, que con el regalo que hizo Santos de Isagen. No sorprende. Esta oligarquía corrupta mantiene a nuestro pueblo entretenido con fútbol y reinas e ignorante con un sistema educativo copiado del sistema estadounidense y europeo a la medida de la OCSE-PISA. Así fue con el salario mínimo. Pocos brincaron. Ya se tragaron el sapo y mañana, cuando lleguen las facturas de agua y energía, sentirán cuánto los quiere esta oligarquía colombiana. Nunca la plata de las empresas estratégicas privatizadas ha aparecido ni se ha rendido cuentas de ellas, pero eso sí, lo que vino a remplazarlas resulto un fiasco y un pésimo negocio para el país. Vean que han hecho UNE, CLARO, SALUDCOOP, etc..

 

Del Fondo del Café al Fondo Ganadero

El Fondo Nacional del Café, que era el ahorro de los cafeteros para la época de crisis, se perdió. Le echaron mano cuando el presidente de la Federación Nacional de Cafeteros era Jorge Cárdenas Gutiérrez, el padre del actual ministro de Hacienda que quiere echarle mano a los dineros ahorrados por los ganaderos. Tienen razón en oponerse a que los políticos le echen mano a esos dineros. Siempre ocurre que la plata se desvía y termina en los bolsillos de indelicados.

 

Autonomía Universitaria es creación Neoliberal

Sorprende mucho que una medida creada por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, como lo fue la cacareada "Autonomía Universitaria", siga siendo defendida por estudiantes y profesores cuando es claro que lo único que ha hecho es aumentar la burocracia y demeritar la inversión en el conocimiento. Universidades que en otros países tienen muchos miles de estudiantes funcionan con menos cargos burocráticos. En Colombia, con muchos menos estudiantes, pululan vicerrectores, vicedecanos, asistentes de los vicerrectores, asistentes de los vicedecanos, asistentes de los asistentes, etc., con sueldos y beneficios extravagantes, además de un nepotismo insultante. Pero cero investigación, cierre de programas y cero análisis y trabajo social con las comunidades porque dizque "no hay dinero".

 

Digan NO a los peajes en Bogotá

Peñalosa quiere copiar el mal ejemplo de New York, Boston y Miami que crearon peajes dentro de la ciudad para dizque mejorar el tránsito de vehículos. Pura mentira. Los tacos son horribles y los costos injustos. Es tanta la falsa solución al problema, que conductores prefieren muchas veces tomar las vías sin peajes porque llegan más rápido. Ah, y la plata nunca se ve ni se sabe quién se queda con ella. Peajes en la ciudad son más corrupción y un engañabobos.

 

¿Celebración del Plan Colombia?

No hay nada para celebrar con un plan que trajo más muertos a Colombia y destrucción de su infraestructura. Empeño más al país y rindió su soberanía a siete bases militares del imperio. Claro, los mayordomos irán a rendir cuentas del potrero y a que les den unas palmaditas en la cabeza como buenas mascotas. Pero el país al garete, quebrado, bajo el control de los sin ley, donde el crimen paga. De Colombia queda muy poco y esta gentuza es la responsable de todo eso. No hay perdón ni olvido por ello.

 

-------------oo-----------

*Escritor, profesor, periodista y analista político internacional

Por: Miguel Suarez (2016-01-16). Juan Manuel Santos, presidente de la oligarquía colombiana anuncio que el próximo 4 de febrero se esta promocionando un concilio en Washington donde deberán estar presentes Juan Manuel Santos, como actual presidentes de la oligarquía colombina, el conservador Andrés Pastrana, y el actual Senador Álvaro Uribe Vélez ante los representantes del imperio George W. Bush, Bill Clinton y Barak Obama, antes quienes deberán rendir informes, entre otros, sobre los diálogos en la Habana y el posconflicto.

La rendición de cuentas esta siendo vendida a los colombianos y al mundo como un encuentro para conmemorar los 15 años del Plan Colombia, plan imperial conocido como “Alianza act”, originalmente redactado en ingles y que Andrés Pastrana nos quería convencer de que era un plan producto de su “inteligencia”, apoyado por los Estados Unidos.

En medio de su torpeza, Santos dejo al desnudo el pretendido engaño, cuando dijo: “el Plan Colombia hoy se puede decir sin duda alguna que ha sido uno de los planes, sino el plan de política exterior más exitoso que ha diseñado Estados Unidos en la historia reciente”.

Pues es bueno que quede claro que el mentado plan, fue una imposición de los Estados Unidos para ayudar a la oligarquía colombiana que estaba siendo arrinconada por la guerrilla.

El Plan Colombia Junto con el Plan Lasso, se constituyó en el plan de ayuda militar más grande en la historia del país, firmado entre los gobiernos de Andres Pastrana y Bill Clinton, marcó un nuevo impulso en la agresión de la oligarquía contra el pueblo.

El Plan imperial comenzó a implementarse en el año 2000 a mediados del gobierno de Andrés Pastrana cuando se realizaban los diálogos del Caguan, donde como ahora nos decía la oligarquía querían la paz, y hoy se sabe, no querían la paz, que necesitaban tiempo para reacomodar su ejercito que estaba siendo derrotado.

En ese entonces, con la “ayuda” imperial compraron alrededor de 90 helicópteros para la guerra, por lo menos 30 aviones y conformaron los famosos soldados profesionales, mercenarios o paramilitares.

El mismo Andrés Pastrana relató esto cuando contó que: “Para comenzar a dar resultados se hacía indispensable que Estados Unidos nos enviara pronto los primeros helicópteros. A comienzos del año llegaron 33 helicópteros UH-1N para la Fuerza de Tarea Conjunta del Sur, pero los 14 helicópteros Black Hawks para la Brigada contra el Narcotráfico del Ejército no llegaron sino hasta los primeros días de 2002 y el paquete completo de 25 helicópteros Huey II o Super Huey no se completó sino hasta finales de dicho año”.

Y de hecho con esa infernal maquinaria de guerra lograron asestar duros golpes a la guerrilla, que de alguna forma lograron detener el asedio a la capital que poco a poco estaban tendiendo, pero como lo aseguro León Valencia, la guerrilla rápidamente se adapto y cambiando su forma de operar lograba causar mayores bajas al ejercito de ocupación.

Según un informe de 2010, de los investigadores Oeindrila Dube y Suresh Naidu, de la Universidad de Harvard, el apoyo militar de los Estados Unidos incrementó no solo la política de falsos positivos, sino también de forma directa la actividad paramilitar entre 1988 y 2005.

En el año 2006, con el narcotraficante como presidente, la infernal maquinaria de guerra, seis años después, estaba en la practica acabada y la guerrilla seguía presionando.

Hoy se conoce que, tal vez tratando de utilizar la misma táctica de Pastrana, Uribe intento dialogar con las FARC-EP, dialogo que fue rechazado por los guerrilleros obligando como hoy, a que se privatizara un gran numero empresas estatales que produjeron mas de 13 billones de pesos, que fueron casi todos, sacando lo que se robaron, en la guerra, en aviones y helicópteros.

Así vimos en diciembre del año 2007, al entonces ministro de Hacienda del narcotraficante numero 82 y testaferro del narcotraficante Ernesto Baez, Óscar Iván Zuluaga, al justificar otra multimillonaria “inversión” en aviones y helicópteros para la guerra diciendo que “De nada serviría traer los aviones, los tanques y demás equipos en el año 2010. El balance de esta guerra, según lo han definido las Fuerzas Militares, depende de que tengamos esa disponibilidad de equipos complementarios y se materialicen el año entrante”, o sea el año 2008.

Pues paso el 2010 y estamos en el 2016, celebrando los quince años, del según Juan Manuel Santos, “el plan de política exterior más exitoso que ha diseñado Estados Unidos en la historia reciente”, privatizando ISAGEN, porque necesitan mas dinero para la guerra.

A propósito de Santos y la entrega de ISAGEN, el senador Jorge Robledo, del POLO, en un debate en el congreso sobre el tema de ISAGEN, dijo que su entrega a las multinacionales estaba prevista y hasta nombrada en el Plan Colombia.

Según leyó Robledo el plan reza: “Las empresas y la banca estatal serán privatiza, ISA e ISAGEN, dos electrificadoras del orden nacional y 14 distribuidoras energía regionales de menor tamaño ya están para la venta al igual que Carbocol”.

Hoy quince años después, ya casi todo esta privatizado y la oligarquía, sin dinero para la guerra, talvez buscando de nuevo ganar tiempo dialoga con la insurgencia, los gringos aducen que el plan Colombia fue un éxito y eso depende como se le vea, ya que si el objetivo era apoderarse definitivamente del país, pues podemos decir que casi lo han logrado, sirviendo para la muestra ISAGEN.

Debemos recordar que los Estados Unidos poseen en Colombia, por lo menos 7 bases militares, y dijo que al menos 7 bases, ya que todos sabemos que ellos se pasean como Pedro por su casa por todas las bases militares del ejercito y de la oligarquía, sin que los militares o policías colombianos puedan oponerse.

Hoy, cuando los apátridas se disponen a celebrar en Washington, Colombia es un país ocupado por una potencia, los Estados Unidos, de las misma forma que tienen invadido Iraq, Afganistan o como lo hacen hoy con Siria.

Los medios de desinformación de la oligarquía a travez de los paramilitares de micrófono, se esfuerzan todos los días en hacernos creer que es normal vivir como vivimos en Colombia, escondiendo que vivimos en peores condiciones que la por el imperio destruida Siria, Afganistan e Iraq.

Los militares imperiales o soldados invasores, gozan de total impunidad en el país al extremos de que mas de 50 mujeres, hijas de pobres, fueron violadas por estos y nunca fueron castigados y que la soberanía fue entregada al imperio, quien es al final quien decide en el país, y es por eso que de vez en cuando o ellos vienen a hacer una revisión de su “potrero”, o los guardianes del potrero como los “honorables” ex-presidentes deben asistir a la capital imperial a rendir cuentas.

Ellos Pastrana, Uribe, Santos y los gringos celebraran la entrega de la soberanía, porque a ellos no les importa el país, y menos el pueblo a quien han ordenado masacrar sin miramiento durante estos 15 años.

15 años de un plan que han dejado miles de asesinados, desaparecidos, desplazados, exiliados y un país en la miseria donde todo es un negocio, pero que posibilito que la mafia que detenta el poder en el país allí se mantenga.

Por Alberto Pinzón Sánchez

¿Para salir de la crisis económica del país, para pavimentar la futura presidencia de Vargas Lleras o, para financiar lo que llama “post-conflicto con las FARC” ? Como lo alcancé a plantear el 12.01.2016 en el artículo, (http://anncol.eu/opinion/item/2961-alberto-pinzon-sanchez), el gobierno Santos se ha empeñado en vender o mejor entregar la empresa energética ISAGEN a los corruptos intereses de la “cuestionada” multinacional canadiense Brookfield.

Pero a medida que el rechazo popular y social se generaliza en el país; otras hipótesis vienen a sumarse a las tres anteriores: Todo parece indicar que las presiones del capital financiero Trasnacional, cuyo principal lobista (en este caso) es el nefasto ex premier ingles Tony Blair, amigo de hace varios años (¿recuerdan “la tercera vía”, el famoso libro escrito en 1999 en coautoría Blair-Santos?) , a través de sus socios en la junta directiva de la multinacional canadiense y a través de sus cipayos en Colombia, el más representativo, el “cacao” Luis Carlos Sarmiento Angulo consocio de la familia Santos en el diario El Tiempo, dueño monopólico del sistema financiero colombiano y de Davivienda con su comisionista de valores en este negocio, así como el más grande contratista para la infraestructura vial de Colombia, en asocio con el conocido Rudolf Hommes, asesor directo del ministro conservador Mauricio Cárdenas el gran subastador en esta negociación, lograron imponer a rajatabla sus condiciones y su perversa lógica neoliberal.

Y si a esto agregamos; lo que ha dejado entrever el pesista Pinzón, ex ministro de guerra de Santos y actual embajador de Colombia en USA, su gestión “lobista” para que el gobierno de Washington invirtiera grandes sumas de dólares en la prolongación intervencionista del Plan Colombia, ha sido todo un fiasco. Un parto de los montes con palmadita en el hombro.

Queda claro entonces, que esta “oportunidad de negocios” unió forzosamente la urgencia del gobierno por resolver las tres hipótesis iniciales, con la también urgente necesidad del capital financiero Trasnacional por apoderarse de un valor estratégico para el país en estos tiempos de crisis energética global, como la empresa energética ISAGEN donde se combinan ecología, energía y desarrollo social regional soberano y autónomo.

Al hacer esta torpe jugada, Santos ha inaugurado un año 2016 de grandes luchas y movilizaciones sociales y populares en defensa de la ecología, el agua, la energía estratégica, el desarrollo social soberano, el subsuelo, ect, a lo que irremediablemente se le sumará la movilización popular por una paz con justicia social, democracia de masas y soberanía.

Y este aspecto dinámico, es el que definirá el carácter progresivo o regresivo del desarrollo de la contradicción surgida, entre quienes “oportunistamente” como Uribe Vélez y su monseñor laico Ordoñez, tratarán de castrar la lucha convirtiéndola en un asunto “santanderista” y legalista de juzgados, comisiones impunes de acusación parlamentarias, o cortes de justicia donde mandan sus fichas, y, entre quienes impulsarán hasta el final ( con la voluntad irreducible de configurar un Bloque de Poder Popular alternativo) la movilización social y popular amplia, unitaria y orgánica, por una paz democrática con justicia social y soberanía popular.

La historia, como lo demostró Gramsci con la gran crisis del año 30 en su lucha contra el “economicismo”, ha demostrado fehacientemente (mucho más en las ultimas crisis largas que ha sufrido durante los últimos 85 años) que, el capitalismo las sabe utilizar y superar siempre a su favor. Una crisis por sí sola no tumba nada, sin la acción consiente y la voluntad política orgánica de los hombres que desean superarla y transformarla.

JM Santos ha destapado sus cartas mostrando que el asunto de la paz para Colombia no era una cuestión fundamental humanitaria o civilizatoria de toda la sociedad, sino una maniobra más para impulsar su neoliberalismo militarista, mezquino, caduco y desgastado; con todos sus intereses espurios y depredadores y en beneficio de la clase sanguinaria y cipaya (la misma que vendió Panamá) la cual siempre ha representado.

ISAGEN ahora no es sino un paso más de su carrera económica. Antes, cuando fue ministro de hacienda de Pastrana, JM Santos participó directamente en la fiebre privatizadora de ese gobierno, con la venta de otras empresas energéticas fundamental para el país como ISA (interconexión eléctrica) Carbocol (carbones de Colombia) las represas de Betania y Chivor, junto con otras 14 empresas regionales menores. De manera que no es para sorprenderse.

Y para finalizar, como conclusión debe tenerse siempre presente que, JM Santos ha hecho esta jugada (típica de su póker) con el objetivo de que quienes estamos interesados en que se firme el pacto de finalización del conflicto interno colombiano en la Habana, entremos a apoyar sus torcidos e irresponsables negocios neoliberales para que su gobierno no tenga tropiezos o dificultades y, salga adelante la posibilidad de la ansiada paz para Colombia al concretarse la Solución Política del conflicto armado interno.

Sin embargo, parece que el viejo topo y la realidad de los hechos va desarrollándose en otro sentido: La irresponsabilidad del presidente Santos con la venta de ISAGEN, no ha hecho otra cosa que agregar otra perturbación más a dicho proceso de paz……otra perturbación más.

Fuente imagen Internet: Blair, Santos y Vargas Lleras

Por: HUMBERTO LEYTON

Ante la sepultura fresca de este entrañable amigo y compañero, recuerdo la figura de aquel muchacho enérgico que se contoneaba y saltaba acrobáticamente al acode del rock and roll de Elvis Presly, o del twist mexicano de Enrique Guzmán o de César Costa. Era la época de los 60-70, cuando la Nueva Ola invadió a Colombia e Ibagué, a pesar de debatirse en la dicotomía de pueblo-Ciudad, tenía su Club del Clan, orientado por el presentador de televisión Jorge Barón.

Este funcionaba en una discoteca llamada La Barra, ubicada en la sótano del hotel Raad, de propiedad del Turco Raad, localizado en la carrera Tercera con calle 13 esquina, donde hoy se encuentra un almacén de telas para cortinas.  Allí, las tardes de sábados y domingos, fueron el furor de la juventud que despertaba al son de la música que, en el país, representaban Óscar Golden,  Harol y Vicky, entre otros. Se bebía una que otra cerveza, pero nunca se sentía el olor a marihuana mucho menos se consumía perico. Eran otros tiempos.

‘El Enano’, cuando salía a la pista tenía como seudónimo ‘Lino’, su pequeña estatura le facilitaba los movimientos y las muchachas lo seguían como su amuleto por ser un buen parejo, bailaba casi a la perfección los ritmos de moda.

Pasó el tiempo y luego nos encontramos en la misma trinchera, ya como luchadores por causas libertarias e ideologías distintas al establecimiento. Militábamos en la Juventud Comunista (Juco), y nuestro escenario eran las calles, las manifestaciones y los mítines de protesta contra las injusticias sociales, por el derecho a la educación, la salud, la vivienda, libertades políticas, defensa y respeto a los derechos humanos, defensa y protección del ecosistema.

Momentos emotivos que vivimos fue la visita de Camilo Torres a Ibagué y la conmemoración de su posterior muerte. Los constantes eventos políticos que se realizaban en la Casa del Pueblo, ubicada en la calle 17 entre carreras cuarta y quinta, donde escuchamos las conferencias de Gilberto Viera, secretario general del Partido Comunista o de Diego Montaña Cuellar y otros destacados dirigentes de la época. En fin, la memoria está llena de recuerdos que agotaríamos muchas páginas para contarlos.

En estos espacios, los vivas y abajos del Alvis retronaban, tenía una prodigiosa garganta que sobre salía en la multitud. Por eso, se distinguía y su presencia se hacía necesaria en cualquier acto de masas. El llevaba la batuta y la dirección de los coros. Entonaba La Internacional con sentimiento y devoción.

Pero al fragor de la lucha, especialmente estudiantiles y obreras, sacábamos tiempo para la diversión y la bohemia, ya ‘El Enano Alvis’, era un bailarín de Salsa, Son Cubano, Guaracha y todo tipo de ritmo antillano. Sin que faltará La Sonora Matancera, El Gran Combo, Casino de la Playa, Los Matamoros, La Sonora Ponceña, Celina y Reutilio, Ismael Rivera, Rubén Blades, Héctor Lavoe, La Fania, entre tantos otros. En el 2001, una discoteca especializada en salsa, se concentraban fundamentalmente estudiantes, profesores y empleados de  de la Universidad del Tolima, intelectuales,  escritores y luchadores políticos, ‘El Enano’, sobresalía entre todos en la pista de baile.

Ya en las reuniones con camaradas, se formaban las interminables tertulias, discusiones  y bebas que se prolongaban hasta el amanecer. Aquí no faltaba Víctor Jara, Los Quilapayún, Carlos Puebla, Mrecedes Sosa, Atahualpa Yupanqui, Soledad Bravo, Eliana,  Ana y Jaime, Ali Primera, Norman y Darío, Pablus Gallinazo. El corte de las canciones eran netamente político, social y revolucionario, y ‘El Enano Alvis’ las entonaba con una emoción incomparable. Obvio, no faltaba: Qué dirá el santo padre, Que la Tortilla se vuelva, El Quinto Regimiento, Viotá La Roja, Hasta Siempre Comandante, la Mula Revolucionaria, Café y Petróleo, ni los corridos de la revolución mexicana, entre tantas otras.

Especialmente en mi juventud, compartí gratos momentos de lucha y compañerismo con Alvis, al igual que con Carlos Lozano, hoy subsecretario General del Partido Comunista y director del semanario Voz, Luis Endurado Morales y Jorge Toro. A pesar de mi retiro de la Juco, hace cerca de 40 años, continuó guardando con ellos lazos de amistad y buenas relaciones de amigos. Nunca renegué de lo que fui y, por el contrario, pienso que por caminos distintos avanzamos hacia los mismos objetivos de cambios sociales y estructurales de nuestro país. Ellos como consecuentes comunistas y yo desde las tendencias de izquierda del partido Liberal.

Me correspondió darles la infausta noticia de la muerte de ‘El Enano’, a los dos primeros; Lozano se impactó con el anuncio, tuve que motivarlo y pedirle fuerza para que resistiera y cortar la comunicación rápidamente para no perturbarlo más,  mientras Morales, con un criterio científico y marxista de la vida, entendió la situación y me dijo. “Somos materia altamente evolucionada y regresamos a la tierra a continuar nuestra transformación”.

Orlando Alvis Barrios, murió a los 69 años, como pensionado del magisterio, sobreviven su esposa Luz Mila Camelo, y tres hijos, todos profesionales: Tania, Carlos Andrés y Leonardo Fabio. ‘El Enano’ tenía fama de tacaño; que se pesa, fueron pocos los tintos que pagó en sus permanentes tertulias de café y todas las bebas y farras corrían por cuenta de sus compañeros y amigos, pero fue un esposo y padre responsable que cumplió con su deber durante su vida.

El último recuerdo que tengo de ‘El Enano Alvis’, fue la visita que le hice unos ocho días antes de morir, pese a que ya se le dificultaba hablar y estaba agotado de su prolongada enfermedad, me dijo que esperaba que el proceso de paz del gobierno Santos y las Farc concluyera con éxito, que era el hecho histórico que estaba esperando en su vida.

Pero además, en su interior, surgió la eterna discusión entre creyentes y ateos, sobre el misterio que encierra la muerte, bien  de irse a un mundo del que jamás se regresara o el de la resurrección para llegar a  la vida eterna. ‘El Enano Alvis’, murió en esa contradicción,  sin saber a dónde iba. Guarde silencio ante esta disyuntiva. No le dije la frase de Séneca que se me vino a la cabeza para tranquiliazarlo: “Si Dios existe, hemos ganado mucho, sino,  no hemos perdido nada”. De todas maneras, ‘El Enano Alvis’ no tiene problemas ni en el Cielo ni el infierno, en ambos tienes buenos amigos.

Paz en la tumba de Orlando, el querido amigo, compañero y camarada, en su viaje hacia el Oriente Eterno. Fue un luchador a toda prueba, un hombre alegre que gozó la vida hasta en los mementos más difíciles.

Foto: ELOLFATO.COM

 “Alfabetizarse no es aprender a repetir palabras, sino a decir su palabra”  Paulo Freire
Por: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo./ En la actualidad el estado colombiano está en una dinámica de adaptación a un sistema que está articulando a un mundo globalizado, exigiendo el fortalecimiento de procesos económicos, sociales, políticos, culturales y ambientales que posibiliten un desarrollo integral de la sociedad, en donde muchas comunidades se encuentran en condiciones de vulnerabilidad. Esto producto de políticas que están articulando los procesos de las instituciones del estado en Colombia a responder a las necesidades del mercado, desatendiéndose de lo que realmente requiere la sociedad, por ejemplo esto se puede  mirar a través de los procesos de educación, lo cual es un derecho de base para dignificar la vida de los ciudadanos. Una educación que se está  mercantilizando y convirtiéndose no en formadora de mejores ciudadanos, participativos y consientes de la realidad, está articulada a estándares internacionales que vienen incluidos dentro de los planes de desarrollo y políticas como las que están estipuladas en el conpes 3674, incentiva una relación estrecha entre educación y formación de capital humano,  una correspondencia con el crecimiento de la productividad. De tal modo, las instituciones de educación como las universidades, se ven obligadas a rendir cuenta de sus métodos educativos y el impacto que están generando en el territorio, mediante un currículo que  forme ciudadanos competitivos en el mercado. Se está dejando de lado esa concepción de la educación donde prime la formación integral que fortalezca el pensamiento, la cultura y la convivencia en base a la formación de los derechos humanos, que transformen la realidad.

Se hace necesario diseñar un sistema educativo bajo una concepción liberadora, que incentive el pensamiento por sí mismo, permitiendo romper con ciertas concepciones que históricamente ha impedido avanzar en términos integrales a la sociedad. Convertir las escuelas y universidades en principales centros de reflexión, debate,  participación,  cultura y respeto a la diferencia. Se hace necesario una pertinencia que tome en cuenta las diversas dimensiones sociales y permita cambiar el imaginario prevaleciente entre los ciudadanos, que se caracteriza por evadir la angustia de la reflexión, la duda y critica de la realidad. Se tiene que incentivar estos principios para propiciar la maduración del conflicto y la construcción de las bases que lo permitan soportarlo, utilizando la educación como herramienta trascendental para buscar esa transformación y humanizar a la sociedad carente en la formación de principios. Cambiar ese imaginario prevaleciente,  construir políticas que no se encierren solo en el enfoque del mercado, se tiene que fundamentar en la base de una formación integral de la realidad.

Se hace necesario cambiar esa concepción individualista que está impidiendo el trabajo colectivo en las comunidades, hacia estos resultados es que nos está llevando la educación  pertinente y de calidad que esta institucionalizada, que se orienta bajo estándares que forman Capital Humano. Una educación memorística que está formando profesionales repetitivos de conocimiento, solo como agentes receptores y poco creativos, donde está predominando una racionalidad individual. Se requiere garantizar una educación integral que desarrolle capacidades humanas, dignas y pertinentes con el desarrollo integral del territorio.

Además es importante señalar aspectos referidos a la privatización de la educación superior, en donde los jóvenes de estratos bajos, a muchos se les imposibilita el acceso a un centro educativo, por qué se han creado empresas de la educación. Para una persona de estrato 1 y 2 se le dificulta pagar, teniendo acceso a una educación de garaje que se han creado y que juegan con los sueños de muchas personas, los cuales solo les interesa generar dinero dando una educación de pacotillas. Venden un paquete educativo, en donde según tus capacidades monetarias puedes acceder a más contenido. Esto es contradictorio con el estado social de derecho en el cual se enmarca Colombia.  Por otra parte, los que están estudiando en las instituciones públicas, las cuales con el tiempo se van perdiendo, se encuentran en precarias condiciones por la carencia de herramientas y el poco presupuesto para llevar acabo los procesos académicos.

Me quiero referir a una realidad en particular, lo cual hace referencia al caso del Departamento de Córdoba. Da mucha impotencia saber que las elites políticas locales, que se han mantenido en los órganos de gobierno y han tomado el control de las instituciones públicas del estado, para satisfacer necesidades particulares. Estas personas han construido mafias alrededor del prepuesto de la educación y proyectos relacionados al tema, dinero que se maneja a través de instituciones son desviados, generando impactos negativos en la población de escasos recursos. Así como también la toma de centros de educación superior caso particular de la Universidad de Córdoba que actualmente está en un proceso de reparación de víctima en el marco de la ley 1448 (ley de víctimas y restitución de tierra),  históricamente ha estado tomada por agentes externos y la clase política tradicional que solo les interesa el tema presupuestal, impidiendo un desarrollo científico y de pertinencia integral con el entorno de interacción, además de las políticas que viene impulsando el Ministerio de Educación que es formar Capital Humano.

Se puede percatar en las comunidades en el contexto local a una juventud carente de oportunidades, la única opción que les brinda el estado es la guerra, lo cual para muchos se convierte en un trabajo que les permite sobrevivir, complejizándose la realidad. Hacia esto es que tienen que apuntar los planes de desarrollo, elaborando alternativas de solución a estos problemas, incentivando una cobertura educativa en un total a la población y que el estado comience a tomar el control de las instituciones, que permita el equilibrio entre lo público y lo privado, de esta manera creo que hay más desarrollo y productividad social.

También se menciona la carencia de empleo para la gran mayoría de profesionales, por la falta de trabajo que hay en el departamento de córdoba y las pocas políticas que le den soluciones a estas problemáticas. Esto es el principal reflejo de la poca pertinencia que está teniendo la educación actual, hay carencia de espacios para desarrollar esas capacidades y contribuir al desarrollo de las comunidades. Muchos profesionales se ven en la obligación de desplazarse a otras ciudades a buscar mejores oportunidades de empleo y para poder realizar estudios más avanzados, lo cual quiere decir que se está presentando una fuga de celebros que pueden ser muy útiles para el fortalecimiento de las bases locales. Más grave aún, muchos ejercen actividades que no tiene relación con su proceso de formación, en precarias condiciones laborales.

 Por último hacer un llamado a la comunidad y en particular a el sector docente, comenzar a dejar de lado ciertas tradiciones pedagógicas, que se convierten en obstáculos para desarrollar el conocimiento de los estudiantes, se tiene que convertir el aula de clase en espacio para la reflexión, debate, autonomía y pensamiento, el maestro solo es un orientador de conocimiento, no se puede seguir formando al ciudadano bajo una postura autoritaria que reprime el pensamiento y mata la imaginación.

Combatiente de las Farc del Frente Antonio Nariño, recluido en la Picota/Eron, Bogotá. Detenido en mayo de 2011. Cinco años tras la rejas.

Por Alberto Pinzón Sánchez

Lo que hace con la mano lo borra con el codo”, es un viejo decir de la sabiduría popular para señalarle a alguien lo necio y torpe (por decir lo menos) de sus actuaciones. En este caso, la decisión que a rajatabla y contra una opinión general adversa, ha tomado el presidente Santos para vender ISAGEN, la empresa estatal (mixta) de generación y comercialización de energía más importante de Colombia.

Sin embargo, profundizando un poco más allá de estar a favor o en contra de esta decisión gubernamental (a todas luces de crudo talante neoliberal) y sus implicaciones tanto económicas como políticas o mejor de “economía política” como lo enseña el Marxismo, se llega a la conclusión de que finalmente la crisis entre las fracciones de la Oligarquía Trasnacional Dominante y Dirigente, influida profundamente por la crisis de la economía colombiana ha tocado fondo.

¿Por qué el presidente JM Santos en un acto de necedad torpe y antipopular y al parecer ilógico, como la venta de ISAGEN, se empecina en borrar con el codo lo que está construyendo lenta y pacientemente en la Habana?

Por tres razones sencillas: Una y talvez la más importante es que la crisis de la economía colombiana con sus principales cifras ha salido a flote sin que el oligopolio mediatico lo pudiera evitar: una inflación cercana al 7 %. Un dólar USA por encima de los 3.200 pesos. Barril de petróleo por debajo de los 35 US dólares. Caída de las exportaciones durante el 2015 en un tercio. Un hueco fiscal (que cierta periodista de El tiempo llama annus horribilis) de algo más de 30 billones de pesos, y un déficit en cuenta corriente cercano al 7 por ciento del PIB, son indicadores para no despreciar.

Dos, que la recomposición del Bloque de Poder Contrainsurgente (BPCi) realizada en las pasadas elecciones de octubre en Colombia, ha dado una nueva correlación de fuerzas, con una clara ventaja al binomio Vargas Lleras- Peñalosa, quienes han impuesto al gobierno a través de su alfil el ministro conservador de hacienda Cárdenas su programa neoliberal de las multimillonarias inversiones trasnacionales en lo que ellos llaman “infraestructura” (autopistas, metro, ect) con el fin de asegurar la próxima presidencia de la república y la continuidad de sus políticas depredadoras; para lo cual y lo han dicho sin tapujos, necesitan de los dineros provenientes de la millonaria venta y total privatización de la compañía energética ISAGEN.

A este cínico favorecimiento gubernamental, obviamente se oponen todos aquellos quienes abrigan en su interior alguna esperanza de ser fuerza dominante, desde Uribe Vélez y el jefe Liberal Serpa Uribe, hasta el nostálgico progresista Petro y el jefe del Polo Democrático Robledo como lo señala la revista Semana. http://www.semana.com/nacion/articulo/venta-de-isagen-logra-union-entre-uribe-serpa-petro/456367-3

Y tres, porque como lo dijo el Liberal gavirista R. Pardo Rueda, flamante ministro del llamado “post-conflicto”, sin los dineros provenientes de la venta de ISAGEN no habrá financiación para sus ambiciosos 18 mega proyectos para más de 300 municipios que, piensa ejecutar en asocio con el hijo de Cesar Gaviria quien funge como jefe de planeación nacional; ni tampoco habrá dineros para la anunciada “reactivación” (obviamente neoliberal) de la economía colombiana, especialmente en el área rural.

De manera que, una vez más la impecable e implacable lógica económica neoliberal y el manejo gubernamental que se pretende dar a la crisis general por la que atraviesa la economía colombiana, completamente influida por la crisis mundial general y, que se esconde detrás de la venta de ISAGEN, ha entrado a jugar de manera opuesta a los intereses de todo el pueblo colombiano y a sus aspiraciones de una paz democrática, con justicia social y soberanía

La pregunta que queda en el aire es: ¿Podrá el sector que en este momento hegemoniza el Bloque de Poder Contrainsurgente (BPCi) imponer sus arriesgadas maniobras y jugarretas de manera impune y sin consecuencias?

La respuesta la tiene la movilización social y popular unitaria y orgánica. Ella tendrá la palabra en este “annus horribilis”.

Fuente Imagen Internet (Vargas Lleras, Santos y Cárdenas)

 

El pasado seis de enero se realizó un encuentro de víctimas en Bogotá, donde el mal llamado “alto Comisionado para la paz”, Sergio Jaramillo, hizo presencia y volvió con el repetitivo discurso oficial donde dicen que las víctimas estamos al centro de los diálogos, pero solo en el discurso, porque lo cierto es que la oligarquía sigue, atraves de su ejercito y sus paramilitares haciendo mas víctimas y negándose a una reparación real.

Es tal la falsedad del discurso que en el vídeo colocado en la pagina web, después de la perorata de Jaramillo, a las víctimas se les vio carilargos y el sonido les fue cortado.

Así aducen ellos escuchar a las víctimas, tratando de contentarnos con unas visitas a la Habana, y si hablamos de los exiliados, o como dirían los paramilitares con micrófono si fuésemos venezolanos, desterrados, el asunto es aun peor.

Por efectos de la guerra que la oligarquía colombiana ha desarrollado contra el pueblo, teniendo en cuenta de que solo en Venezuela, se dice, viven mas de 5 millones de colombianos, se presume que por lo menos 10 millones de colombianos, cerca del 14% de la población a sido obligada por diferentes razones, a dejar el país.

De 10 millones, mas de 400 mil, que salimos del país para proteger nuestras vidas, hemos recibido protección de otros estados, lo cual confirma la condición de exiliados políticos.

Estas cifras por si solas, mas graves que las Siria hoy y que las de cualquier país ayer, muestran el drama humanitario causado por la agresión al pueblo colombiano, por la avaricia e intolerancia de esa oligarquía.

En el reciente acuerdo firmado entre el gobierno colombiano y las Farc denominado por la guerrilla como “cierre definitivo de la Jurisdicción Especial para la Paz y el Acuerdo Parcial sobre Víctimas”, a iniciativa de estos se toco el tema, y en uno de sus parágrafos se dice:

“En cuanto al gran número de víctimas que debieron abandonar el país como consecuencia de diferentes violaciones a los derechos humanos e infracciones al DIH con ocasión del conflicto, el Gobierno Nacional, en desarrollo de este Acuerdo, fortalecerá el programa de reconocimiento y reparación de víctimas en el exterior, incluyendo refugiados y exiliados victimizados con ocasión del conflicto, mediante la puesta en marcha de planes de “retorno acompañado y asistido””.

Aunque no quedan claras medidas como la reparación a los emigrantes, específicamente a los exiliados que tuvieron que dejar el país dejando prácticamente votadas sus pertenencias, el titulo dado por las Farc-EP al acuerdo, “Parcial sobre Víctimas”, deja entrever que allí no hay acuerdo aun, muy probablemente por la negativa del gobierno a reparar a los exiliados de forma adecuada, especialmente por la grave crisis económica que afecta al gobierno y que esperan amainar firmando un acuerdo de paz barato, colocando a las víctimas en el centro del discurso y dejando lo de la reparación por los daños causados en algo simbólico, tal como lo ha hecho con quienes se acogieron a la ley de víctimas.

Aquí es bueno dejar en claro que es inaceptable la misera reparación económica que ellos pretenden entregar a las víctimas.

En cuanto a la reparación de las víctimas dijo Juan Manuel Santos, también conocido como Juan “Paja”, en una visita Noruega, el 16 de junio (2015) dijo que: “A la fecha, ya hemos indemnizado a 500.000 víctimas, algo que no tiene precedentes en el mundo”.

En otra ocasión “juan Paja” había dicho que el costos de esa “reparación” había sido 2 billones de pesos, que haciendo la división, y que espero no sean las matemáticas de la ministra de educación Yina Parodi, resulta que a cada víctima, en promedio la han “reparado”, ellos como victimarios, con infelices 4 millones de pesos, que traducido a dolares son la infelicidad de 1.300 billetes verdes.

En ese horizonte, el pasado 9 de diciembre (2015), talvez buscando bloquear acuerdos, o porque aunque parezca lo contrario ya que ellos no son rueda sueltas en todo el engranaje, el procurador Alejandro Ordones, ante una demanda que cursa en la Corte Constitucional contra una aparte del artículo 10 de la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras que limita monto de las reparaciones, pidió se declare exequible la norma limitando el monto.

En este tema debemos tener en cuenta que la oligarquía colombiana es una exportadora neta de pobreza, de la cual se nutre, llegando las remezas que envían al país esos millones desterrados, a uno 5 mil millones de dolares, siendo esta cifra, según dicen algunos, igual o similar a los ingresos petroleros del país.

A pesar de toda la chachara que esparcen frecuentemente diciendo que la economía va bien y que su manejo es alabado a nivel internacional, la verdad es que la grave situación económica, es uno de los factores que obliga a la oligarquía negociar con la insurgencia, ya que la economía, debido a su modelo económico, que ellos dicen no esta en negociación, se les deteriora cada día mas y que este año nuevo sera peor.

Al respecto Juan Manuel Santos aseguro a la prensa: “Es una situación muy complicada y la situación colombiana en el año entrante va a ser más difícil que éste año”.

En otro parágrafo del acuerdo se dice que: “El Gobierno adoptará las medidas necesarias para articular estos planes, donde haya lugar, con los diferentes planes y programas acordados, en particular los PDET. Lo anterior sin perjuicio de las diferentes medidas que, en un escenario de fin del conflicto, se deben adoptar para impulsar y promover el regreso de los exiliados y demás colombianos que abandonaron el país por causa del conflicto”.

Son unos 5 mil millones de dolares que entran al país y que los Ardillas Lules, Santodomingos o Sarmientos Angulos, mueven por medio de sus bancos, ¿estarán estos honorables señores dispuestos permitir la merma de semejante pastel?, lo dudo muchísimo!.

Entonces en que quedaría lo del “retorno acompañado y asistido” o lo de “impulsar y promover el regreso de los exiliados y demás colombianos que abandonaron el país por causa del conflicto”, o peor aun la reparación exigida por los exilados si el estado aduce no tener dinero para reparar?, pero ojo que para hacer la guerra si tienen dinero.

Si en la Habana la guerrilla no es capaz de imponer un reparación justa a los exiliados por los daños causados, y unas condiciones decentes de retorno, habrá que imponerlas con organización y atraves de una constituyente.

Guerra de Posiciones.

 |  Published in Opinion

Por Alberto Pinzón Sánchez

El uso político del lenguaje militar en Colombia no es ninguna novedad. Desde antes del inicio abierto de la agresión contrainsurgente, siempre ha sido usado por el Poder dominante y dirigente como una de las tantas formas de su dominación. Recordemos: Repúblicas independientes. Plan Latin American Security Operation (Lasso) Zanahoria y Garrote. Plan Colombia. Punto de inflexión. Fin del Fin. Fe en la causa. Victoria estratégica, ect.

Durante la década de los 90 del siglo pasado, y en cumplimento de los acuerdos emanados de la 8ª conferencia guerrillera de las Farc realizada en La Uribe 1993 poco después del fracaso de Tlaxcala; “la guerrillerada móvil” como la llamaba Marulanda, aprovechando las ventajas tácticas que le concedió en esos años la desmoralización, desgreño y corrupción del ejército colombiano, pudo reunir y concentrar varios destacamentos guerrilleros móviles para atacar una serie de bases militares contrainsurgentes, coparlas militarmente, destruirlas y tomar prisioneros como en las Delicias, la Carpa, Juradó, San Juanito, Caño Hormiga, Patascoy, el Billar, Miraflores, ect, generando un desconcierto muy grande especialmente en el gobierno de los EEUU, quien rápidamente, el 04 de mayo de 1998, envió a Colombia al General Charles Wilhelm jefe del “United States Southern Command”, a pasarle revista a sus tropas.

El general Wilhelm, después de reunirse con el ministro civil del gobierno Samper Gilberto Echeverry, los generales Bonnet Locarno, Rosso Serrano y el coronel Leonardo Gallego coordinador de los diversos organismos de Inteligencia civil y militar, dio este diagnóstico, premonitorio de lo que un año después, se corregiría con la reingeniería militar del Plan Colombia y la toma de aire político de Pastrana en el Caguán:

(….) “El jefe del Comando Sur aseguró la semana pasada en Miami (Florida, EEUU), que el Ejército colombiano muestra un desalentador desempeño en la lucha contra las guerrillas y que este hecho convierte a Colombia en la primera amenaza hemisférica, por encima de Cuba. - Si usted evalúa el resultado de los enfrentamientos de los últimos años, la tendencia no es esperanzadora e indica que el Ejército de Colombia no ha estado a la altura para combatir a grandes formaciones guerrilleras, cuando ha sido retado en el campo- dijo Wilhelm” (….) http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-795192

No fue un azar que ese mismo año, unos meses más tarde, apareciera editado por Tercer Mundo y la Universidad de los Andes ( ay, la Universidad del actual Ministro de Salud), el libro “La Guerra del Fin del Siglo”, escrita por el ruiseñor de la guerra contrainsurgente Alfredo Rangel, quien de asesor intelectual de las FFMM pasó a ser, actualmente, senador del combo de Álvaro Urbe Vélez; donde para satisfacer la desfondada avaricia tanto a sus jefes militares colombianos como la necesidad estadounidense de hacer dentro de las FFMM colombianas grandes inversiones en tecnología militar, finanzas, organización y métodos de re-ingeniera; sostuvo la tesis (por lo demás idealista) de que el conflicto en Colombia estaba pasando de una guerra de guerrillas a una guerra de movimientos y ahora (1998) a una guerra de posiciones que requerían como conclusión lógica, tamaño y cobertura, más pie de fuerza mejor entrenado y dotado y, varios “súper-cuarteles” muy bien ubicados en las zonas de conflicto, los que una década después se convirtieron en las 9 mega bases militares de los EEUU en Colombia.

Como suele suceder, esta necesidad de lucro y de inversiones financieras y militares de los EEUU para profundizar su explotación y dominación sobre todo el pueblo colombiano, revitalizando el militarismo dominante, tuvo amplia acogida y eco en el oligopolio mediatico contrainsurgente, fue aplaudida y aceptada reverencialmente por la llamada “opinión pública” y correspondió al siguiente presidente Pastrana su implementación en su doble ejecución, según la fórmula de la secretaria de Estado Madeleine Albright de zanahoria (zona del Caguán) y garrote (Plan Colombia).

La guerra de posiciones, en su sentido militar escueto, quedaba instituida así en Colombia sin discusión y en adelante, solo sería cuestión de aceptar los “sacrificios sociales” de aumentar paulatinamente el gasto militar hasta el actual 6% del PIB y los hombres armados y bien dotados en medio millón.

Pero el plan oligárquico-Imperial chocó con la resistencia increíble, que opuso la realidad insurgente: Ni la zanahoria del Caguán derrotó en la mesa de diálogos a la “guerrillerada móvil”. Ni el gigantesco aparato contrainsurgente militar y paramilitar en la descomunal ofensiva del octenio fascista de Uribe Vélez, logró los “tres huevitos” de la victoria militar tan cacareados. Hubo necesidad de buscar en octubre del 2012, una vez más, una Solución Política al conflicto interno tal como lo había propuesto en el Guayabero la 7ª conferencia guerrillera de las Farc en 1982, que hizo posible la Tregua con el gobierno de Betancur; generando esta vez una grieta insuperable entre fracciones del Bloque de Poder Contrainsurgente(BPCi) dominante: Entre Uribe Vélez y su “obispo laico” Ordoñez (a quien deseamos mejoría de sus intestinos gruesos para que pueda pensar mejor) con su antiguo socio neoliberal JM Santos.

Hoy, segunda semana de enero 2016, el pueblo colombiano se encuentra ad portas de un pacto político-jurídico para terminar el largo y sangriento conflicto social armado interno y, expectante ante el periodo de transición que se abrirá con la refrendación, implementación, reformas y cambios en la sociedad que se impondrán durante el llamado post acuerdo de la Habana. La confrontación política-militar terminará junto con la resistencia militar de la “guerrillerada móvil”, no así la conflictividad social heredada de siglos de dominación, Hegemonía y Coerción oligárquico imperiales y, una nueva situación en la realidad social, un salto cualitativo de lo político-militar a lo estrictamente político se nos hará presente con sus nuevos desafíos.

Es entonces cuando se hace indispensable plantear para esta nueva situación, una nueva estrategia eminentemente política que continúe orientando al pueblo trabajador hacia la Democracia avanzada o de masas y hacia la conquista plena de la tan ansiada soberanía popular.

Es también, cuando viene en nuestra ayuda el pensamiento fresco y dialectico de Gramsci, su elaboración exclusivamente política de la “Guerra de Posición”, desarrollada entre 1930 -31 en la mazmorra donde el Fascismo de Mussolini lo tenía pudriéndose: “La guerra de posición, en política, es el concepto de Hegemonía”.

El concepto gramsciano de Guerra de Posición, desarrollado a partir de la experiencia arrasadora y sangrienta de la primera guerra mundial, el ascenso del Fascismo en Europa especialmente en su país y la preparación de la segunda guerra mundial, no es una dicotomía como muchos de sus falsificadores han pretendido mostrar, entre oriente (revolución rusa del ataque fulgurante) y occidente (revolución en los países del capitalismo desarrollado de asedio lento y largo al Poder) o entre las fases puramente militares de ofensiva/ defensiva; sino una nueva manera, cualitativamente diferente y dialéctica de plantear de manera política (es decir priorizando lo político sobre lo militar) el asunto histórico del Estado en su doble aspecto de Hegemonía y Coerción.

Una nueva forma de hacer política ofensiva, aplicando la “iniciativa política” en el punto débil del adversario, valga decir en su “centro de gravedad”; asediando las trincheras económicas y las supra-estructurales que la oligarquía y el Imperialismo durante 70 años han conformado en Colombia con su Bloque de Poder Contrainsurgente (BPCi) dominante, para cambiar la correlación de fuerzas favorable que ellos tienen en esos poderosos aparatos hegemónicos y coercitivos del Estado y abrirle paso, mediante una gran movilización social y popular unitaria a una verdadera Democracia avanzada de masas y a una autentica Soberanía del pueblo trabajador:

La lucha contra el dogma neoliberal autoritario y trasnacional cebado durante tantos años en nuestra economía, nuestro subsuelo y nuestra plusvalía, y, la desintegración o desestructuración- organismo por organismo- del Bloque de Poder Contrainsurgente dominante (BPCi), no pueden ser un fogonazo fulgurante, como si se tratase de concentrar varios destacamentos guerrilleros móviles para asediar y tomarse por asalto una aislada base militar del adversario; sino que demandan tiempo, organización, planificación, concentración de recursos, muchos hombres, muchos aliados que encontrar y sobre todo, como lo indicaba Gramsci, una paciencia infinita para el asedio mutuo y un “espíritu jacobino” como el que animó a Simón Bolívar para imponer su plan estratégico sobre los demás y llevarlo hasta el final.

Así las cosas, se hace indispensable que una nueva conferencia o congreso de refundación y reunificación (los de dentro y de fuera, como decía Mao) deberá decidir sobre el invencible y vivo trípode estratégico de Partido, Frente y Ejercito/Milicias que ha conducido la lucha político -militar de resistencia móvil hasta el punto en el que se encuentra hoy.

No es simplemente un cambio cosmético de nombres o un aterrizaje en otras organizaciones populares o clasistas existentes, como lo empiezan a sugerir los ideólogos del oligopolio mediatico contrainsurgente. Es algo más “popular y de largo aliento” como escribió el general vietnamita Giap, lo que la historia ha puesto nuevamente frente a los marxistas y bolivarianos de Colombia, en este momento tan complejo de nuestro devenir.

Como diría Gramsci: “Es el momento de perder el miedo (superar el terror diría yo) a actuar en política, oponiendo el optimismo de la voluntad, al pesimismo de la inteligencia”; de atrevernos a dar el paso político de la guerra de movimientos a la guerra de posiciones con el mismo convencimiento de siempre de que el pueblo trabajador colombiano no será derrotado, ni en otros 70 años de guerra contrainsurgente imperial.

Fuente imagen: Internet

Por Alberto Pinzón Sánchez

Mitad superior cerebro humano y mitad inferior fuerza de caballo. Así concebía Maquiavelo el Estado, y Gramsci, agonizando en una mazmorra fascista donde Mussolini lo había encadenado para “evitar que ese cerebro pensase”, desarrollaba su idea práctica de Estado sobre esta quimera imaginada por Maquiavelo, en su magistral fórmula Estado = Hegemonía (cerebro humano) más Coerción (fuerza bruta equina).

En adelante, el Marxismo revolucionario no ha hecho sino aplicar en su práctica trasformadora esta verdad sabida; sin embargo, analizando los avances y retrocesos de esta praxis en Nuestramérica actual; la que lucha mediante todas las formas de lucha contra el neoliberalismo Imperialista, otra frase atormentadora del mismo Gramsci nos devuelve a su agonía: “En Política el error proviene de una comprensión inexacta del Estado en su sentido pleno de Hegemonía + Coerción”.

¿Cuánto más nos costará entender esta concreción tan sintética como genial?

En Colombia, donde en los últimos 25 años se han anudado y sintetizado todas las contradicciones de esta lucha Nuestramericana, existe una cantera enorme de experiencias para profundizar: Ausencia total de reforma agraria, e imposibilidad de la oligarquía terrateniente trasnacional de ampliar su Hegemonía “democratizadora” al campesinado y a los trabajadores del complejo rural, llamada “democracia restringida” por los ideólogos weberianos del monopolio legítimo de las armas, y que, como consecuencia (económica y política) ha obligado al bloque de clase dominante y dirigente a basar su dominación, en el aumento de la Coerción en su sentido más brutal, el Paramilitarismo Oficial, hasta llevarlo a convertir su consuetudinario y tradicional “liberalismo-conservador” en un Neoliberalismo Trasnacional, autoritario y depredador, que tuvo su concreción sintética en el Fascismo del Estado de Opinión del binomio Uribe Vélez-Santos, experimentado desde inicios de este siglo XXI:

-Hemos visto en los últimos 70 año en Colombia, el “centauro indomable descendiendo a los llanos” convertido en un poderoso y bien articulado mecanismo de 10 ruedas dentadas o Bloque de Poder Contrainsurgente (BPCi), mitad Hegemonía y mitad Fuerza Bruta, es decir un Estado Contrainsurgente pleno, apoyado e instrumentalizado por el gobierno de los EEUU, con el espantoso despojo de millones de víctimas que la “epopeya” de implantación neoliberal y transnacional ha dejado.

-También hemos sufrido como en ninguna otra parte del mundo, la apabullante cantinela diaria del oligopolio mediatico contrainsurgente con sus politólogos, construyendo la Hegemonía dominante y la cultura mafiosa, sobre el odio, la hostilidad y la revancha (con la vista gorda de la Iglesia católica) y en paralelo al accionar de esta Fuerza bruta.

-Así como también hemos visto y sufrido en carme propia impotente, la consolidación de las otras ruedas dentadas restantes de ese Bloque de Poder Contrainsurgente (BPCi) aparte de la intervención plena de los EEUU con sus Planes Colombia y sus 9 bases militares y, de los Paramilitares Oficiales.

-Cómo lenta y paulatinamente y sin mayores sobresaltos, se fue suprimiendo el gasto social público en beneficio de la militarización de la vida cotidiana del país y cómo el Gasto Militar llegó a tener la asombrosa cifra del 6% del PIB.

-Cómo los “cacaos” amasaron enormes fortunas. Los llamados gremios de la producción legislaban en favor suyo. Las compañías multinacionales (Chiquita, Drummonds, BP, Repsol, Monsanto, Muriel Mining, o Coca-Cola, ect) financiaban a los Paramilitares oficiales y saqueaban las riquezas del subsuelo colombiano. La llamada “economía subterránea” (narcotráfico y lavado de dólares, ect) con sus macro indicadores económicos recibían aplausos mundiales por su desempeño.

-Vimos las tres ramas de la democracia restringida maestro, atascadas en el pantano de su ilegitimidad (proceso ocho mil) o en el de la impunidad (la catedral de Pablo Escobar, el palacio de Justicia, la ley de justicia y paz paramilitar, ect) o en la crisis total en la legalidad que se encuentra actualmente, y, presenciamos estuporosos cómo el Fascismo del Estado de Opinión basaba su poder en las más amplias capas medias cooptadas (Angelino, Lucho, Rosemberg y restos del M-19, hermanitos Moreno-Rojas y el Rojaspinillismo de Izquierda, ect)

-También hemos sufrido la experiencia de la derrota electoral de la llamada “Izquierda democrática”, que como un signo ominoso antecedió otras derrotas electorales en nuestro continente, de aquella Izquierda que se dice anti neoliberal.

Estamos atravesando por la experiencia inédita de encontrar una solución Política al conflicto colombiano en una mesa de paz de la Habana y, nos aprestamos a una eventual firma de los acuerdos para su finalización, con el fin de pasar a una etapa de transición de la implementación de los acuerdos y a las trasformaciones a que hubiera lugar en la sociedad

Sin embargo, después de las elecciones de 25 octubre/15, donde predominaron todos los delitos de “la democracia restringida” como el clientelismo tradicional, la corrupción, la compra de votos y la abstención; el Bloque de Poder Contrainsurgente (BPCi) dominante en Colombia, o Estado Contrainsurgente pleno, y el centauro dibujado por Maquiavelo se ha recompuesto en su cabeza con el liderazgo de Vargas Lleras, quien junto con Peñaloza, aspira a sustituir a Uribe Vélez con un liderazgo más actualizado:

Persiste la Fuerza Bruta del Paramilitarismo oficial, la criminalización y destrucción calculada de la movilización social y popular.

La cultura mafiosa y contrainsurgente del enemigo interno implantada por la demoledora acción continuada del oligopolio mediatico, sigue siendo la ideología dominante en amplias capas de la sociedad.

La militarización de la sociedad y el escandaloso gasto militar, junto con las ideas básicas de la doctrina de la Seguridad Nacional han sido reforzadas con el argumento de la “seguridad” amenazada por bandas criminales no especificadas y, el demócrata liberal del Fiscal Montealegre autoriza continuar los bombardeos aéreos indiscriminados contra el narcotráfico, el que persiste como una realidad social y cultural abrumadora.

Y en la esfera económica, el Centauro Contrainsurgente se prepara a continuar profundizando el neoliberalismo militarista del extractivismo depredador minero energético, de los agro negocios, la “empresarización del campo” con los ZIDRES, y de la financiarización de la economía, junto con el aumento desaforado del Gasto Militar; sin reparar en la crisis económica global y sin pensar en la población trabajadora de a pie; con la idea fija de que la pax (que su cabeza concibe) va a salir gratis y sin financiación.

La oligarquía y el Imperialismo que la soporta, ante un eventual y muy probable acuerdo de paz en la Habana, se preparan febrilmente para una gran operación de camuflaje que han decidido llamar “postconflicto”, reconstruyendo el carcomido y desvencijado caserón del Estado colombiano, sin cambiar ni la Hegemonía ni la Coerción tradicionales, pintando sus paredes de blanco, pero, dejando dentro el mismo casino sangriento, brutal y esquilmador de siempre.

Así pues, en un escenario político tan abierto a la lucha popular, la batalla de ideas y la movilización social en su avance hacia un futuro mejor con Justicia Social, Democracia avanzada y Soberanía; la frase de Gramsci de no comprender exactamente “el Estado en su pleno sentido”, en Colombia como un Estado fascista de Opinión en descomposición; de no entender bien la quimera del centauro imaginado por Maquiavelo por estar pensando en otros modelos andinos (posiblemente exitosos en otros contextos) sigue remitiéndonos a la angustia pre-mortem de Gramsci .

Fuente imagen: Internet.