psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Opinion

La islamofobia es esa concepción del Islam descontextualizada, como si esta religión fuera algo inmutable por los siglos de los siglos, en la cual las acciones de los musulmanes están única y exclusivamente gobernadas por su fe. Nada más cuenta. Como toda fobia es irracional. Todo cuanto se diga de un musulmán es creíble –siempre y cuando lo que se diga sea negativo. Desde luego que no todos los musulmanes son santos, pero las acciones de todo musulmán que se desvíe de lo que consideramos moralmente aceptable, encuentran una meta-explicación en su religión, aun cuando el "musulmán" en cuestión ni siquiera sea practicante de la fe. Pero eso no importa. Está en el ADN de ciertos pueblos (cuando no tribus), por lo general más obscuros de piel que el europeo promedio; por eso es que la islamofobia es eminentemente racista. Es más: la islamofobia se ha convertido en la cara respetable del neo-fascismo europeo. De la mano de la islamofobia partidos como el Frente Nacional de Le Pen en Francia ha logrado espectaculares resultados electorales; PEGIDA en Alemania y el UKIP en Inglaterra han crecido de manera dramática agitando sencillamente las banderas del odio a los musulmanes. Ante el influjo de refugiados sirios a Europa, a causa de una guerra alimentada precisamente por los Estados europeos, países como Dinamarca y Suiza ya han aprobado la confiscación de sus bienes a los refugiados, algo que recuerda las confiscaciones a los judíos en la década de los '30, cuando la moda era el anti-semitismo, o para ser más precisos, la judeofobia. Ya no me sorprendería que el paso próximo será arrancarles los dientes de oro. Los musulmanes, en realidad, se han convertido en los judíos del siglo XXI. Los paralelos sobran y la discusión ociosa de ciertos liberales y alguno que otro izquierdista bobo-secularista sobre la "pertinencia" de la comparación, es insultante cuando miles mueren en el océano y mientras se desarrolla un clima de odio insoportable en toda Europa que está teniendo estallidos de violencia. Aunque estos liberales e izquierdistas no lo entiendan, la ultraderecha ha entendido muy bien que los musulmanes son los nuevos judíos y agitan la islamofobia para adelantar exitosamente su repugnante agenda.

Hubo una época en que los judíos eran acusados de toda clase de atrocidades: secuestraban, supuestamente, niños para utilizar su sangre en ritos secretos. Eran los llamados libelos de sangre. Los judíos, con el pasar del tiempo, se convirtieron todos en banqueros avaros que lucraban del sudor del pueblo. Quizás había algún judío banquero que encajara con la descripción, pero hoy se acepta que la ecuación judío=banquero, es inexacta. Ni todos los judíos son banqueros, ni todos los banqueros son judíos. Pero esta era la extensión de la caricaturización del judío, desde la Edad Media también representados en el Judensau alemán –una representación caricaturesca de judíos en actos obscenos con una marrana. Hoy las caricaturas van en otro sentido: el musulmán terrorista, Alá en posiciones pornográficas, el árabe barbudo besando a otro árabe barbudo. Son sólo caricaturas dicen, ignorando el contexto de violencia simbólica y física en el que las caricaturas son reproducidas. Después de todo, los Judensau también eran caricaturas, una tomadura de pelo. Pero dudo que las víctimas de un pogromo lo hayan visto de esa manera. Las nuevas caricaturas islamófobas circulan hombro a hombro en las listas electrónicas de la ultra-derecha, tanto las caricaturas de racistas neoconservadores con las supuestamente liberales de Charlie Hebdo. Hay islamofobia para todas las clases, tanto para los matonescos cabezas rapadas así como para los socialbacanos liberales clasemedieros. 

Con las caricaturas, también circulan toda clase de generalizaciones y acusaciones grotescas. Los foros virtuales se llenan de frases como "golpean a sus mujeres, cometen crímenes de honor, son misógenos, violadores, son todos terroristas y atacantes suicidas en potencia, quieren acabar con nuestra cultura", mientras aparentemente olvidan que el "terrorismo" no es patrimonio del Islam como lo demuestran las milicias cristianas en EEUU, El Líbano o la República Centroafricana, el noruego André Breivik, o como también lo demuestran los ataques de fanáticas evangélicos a clínicas abortivas en EEUU. También olvidan que ninguna cultura en el mundo está exenta de maltrato a la mujer y que España, por siglos el autoproclamado guardián de la Fe Católica en Europa, es líder indiscutido en feminicidios en esta parte del mundo. "Su religión es intrínsecamente fanática", chillan los islamófobos –como si el cristianismo fuera un ejemplo de tolerancia. Citan selectivamente y sin contexto al Corán para demostrar las tendencias intrínsecamente violentas del Islam –pero pasan por alto los numerosos asesinatos, genocidios y hasta infanticidios presentes en el Torá y la Biblia (de igual manera que olvidan que todos estos libros sagrados tienen, junto a estos pasajes macabros, otros pasajes más benevolentes y compasivos). Obviamente para explicar esto no hay que recurrir a explicaciones políticas o que pongan los hechos en contexto –en el Islam reificado, cosificado, está la explicación última de todos los males de la humanidad.

Hay que estar alertas porque en cualquier lugar se puede esconder un musulmán. Hasta el mismo Obama será siempre sospechoso para ciertos sectores de ser un cripto-musulmán porque ha habido musulmanes en su familia, y no importa cuánto cerdo coma, nunca puede ser fiable del todo. Pero el islamófobo es ambivalente. Odia al musulmán, particularmente si es refugiado, pero adora sus curris, sus kebabs, los necesitan para limpiar sus calles, para conducir sus buses, para servir de enfermeras o empleadas domésticas. Se les necesita, pero se les teme, porque a lo mejor pueden quererse igualar. Actúan como si fueran los dueños de "nuestro" país, nos invaden, quieren islamizarnos, estas son algunas de las quejas más comunes del islamófobo. Un supuesto "experto" decía en Fox News que ciudades inglesas como Birmingham estaban prácticamente controlados por musulmanes; que semejante estupidez pueda ser dicha en plena televisión demuestra la distorsión de la realidad vista a través del cristal de esta fobia. El problema, en realidad, no es como deshacerse de todos los musulmanes, sino controlar su número y mantenerlos en su lugar. Que sepan quién manda. Que sepan quién es el amo. El espíritu colonial ha traspasado barreras de clase: quien no tiene privilegios económicos, al menos quiere privilegios por raza. Aunque no sea más que el privilegio de poder poner la bota encima de otro ser humano. 

¿De dónde viene la islamofobia? La islamofobia se presenta naturalizada en el marco de la supuestamente eterna guerra de civilizaciones –José María Aznar, entre las múltiples idioteces que ha dicho, alguna vez mencionó que la guerra contra el fundamentalismo islámico, supuestamente venía desde el momento en que España se negó a ser un peón en el tablero del mundo musulmán y declaró la guerra al Islam. Como si España hubiera existido cuando el "moro" Tariq ibn Ziyad –que en su ignorancia, Aznar se imaginará como un Osama bin Laden del siglo VIII- cruzó el estrecho de Gibraltar en el 711, o como si su odisea se explicase por esa inmutable esencia expansiva del Islam, que sería una peculiaridad de ellos. Da casi la risa, que esta versión de la historia venga de un estadista que se sienta sobre un Estado decadente fundado en la carcasa de un imperio que se extendió por tres continentes durante varios siglos. La islamofobia no puede ser reificada ni cosificada, ni descontextualizada, de la misma manera que tampoco debe hacerse tal cosa con el Islam. Aunque se pueda encontrar la discriminación hacia otras religiones como una constante histórica, y aunque hace siglos se diga en Francia que "todos somos el árabe de alguien", la islamofobia actual no tiene nada que ver con los moros en la Iberia visigótica, ni con la batalla de Lepanto, ni con las Cruzadas. La islamofobia puede utilizar esta historia para invocar miedos ancestrales, pero esta narrativa funciona al nivel de un mito. Un mito tan inexacto como cuando Al-Qaeda llama a las tropas imperialistas "cruzados".

El surgimiento de la islamofobia, tal cual se está expandiendo hoy en Europa, está ligado a esa reacción profunda que se impuso en el marco político global desde la caída del Muro de Berlín y el establecimiento del Nuevo Orden Mundial, decretándose desde Washington el fin de la historia. El surgimiento de la islamofobia es congruente con una nueva división colonial del mundo y con el desplazamiento de las causas políticas-ideológicas de toda narrativa política. Terminamos así con guerras "tribales" en África, con "crimen organizado" en América Latina (las guerrillas se convirtieron en meros carteles y hasta un fenómeno como el chavismo es explicado en lenguaje más afín a la criminalística que a la política), y por supuesto, en el Medio Oriente, todo vendría a ser explicado en función del Islam. Al desplazar la política, no debemos entrar a discutir qué está pasando en el Medio Oriente en la última década, ni mucho menos, el rol de Europa y EEUU en todo ese desastre. En realidad siempre ha sido sí. Es un punto negro, sin historia, sin contexto, sin pasado. Lo único que tienen esos países son musulmanes, y por ello, siempre estarán en guerra. Y a los que llegan acá, hay que tenerlos a raya. Así, la islamofobia cumple el fin de naturalizar el imperialismo, el neo-colonialismo y la misión civilizadora de Occidente, a la vez que convierte el racismo, la discriminación y la violencia anti-inmigrante en algo excusable. Los tiempos actuales son de profunda reacción en Europa en todo sentido, sea en la cultura, en los derechos sociales y económicos, en la política. La islamofobia no es más que la banda sonora del ascenso político de una siniestra ultra-derecha global que desprecia todo cuanto huela a progresismo y pasa desapercibida, precisamente, porque todo el mundo está demasiado preocupado de los molestos musulmanes. La islamofobia es, de hecho, una pieza clave en el sistema de dominación. Y a los que denunciamos esto, nos tratan de ser "blandos" ante la "amenaza terrorista", cuando no, cómplices de ella. Mientras tanto, el neo-fascista solapado es el buen muchacho respetable, ciudadano ejemplar. ¡Vaya infamia!

José Antonio Gutiérrez D.
27 de Enero, 2016


 
Por. Pedro Nolasco Présiga
Expresidente Nacional de Fensuagro-Cut en el exilio
 
(Texto y fotos Pedro Nolasco Presiga.)
 
A finales del año 2015 y comienzos de 2016 un poderoso movimiento de huelgas de hambre, de protesta, denuncia y de desobediencia civil, denunciando las inhumanas condiciones en que se encuentran, la violación de todos sus derechos y el fallecimiento de numerosos prisioneros políticos y de guerra producto de numerosas enfermedades terminales, la ausencia total de tratamiento médico y de suministro de medicamentos, conmovió la sensibilidad del movimiento popular colombiano y concitó la denuncia y la solidaridad internacional.
 
A finales de Noviembre del año pasado (2015) y en medio del optimismo general por los notorios avances en las conversaciones y acuerdos Gobierno-Farc- en la Habana, el presidente Juan Manuel Santos anunció un indulto para 30 guerrilleros de las Farc-prisioneros de guerra-recluidos en cárceles Colombianas. Algunos sectores, incluso de la izquierda colombiana, calificaron el anuncio como un gesto noble de paz y de buena voluntad del presidente Santos.
 
Aunque es un anuncio realista, nada tiene que ver con la buena voluntad de Santos para aclimatar la paz en el país. Un Juan Manuel que ya oficializadas (aunque en secreto ) las conversaciones Gobierno-Farc-al preguntarle sus tropas que hacen con el Comandante Alfonso Cano (después de tenerlo rodeado e indefenso) da la orden de asesinarlo, nada tiene de Santo y si mucho de tramposo, guerrerista y sanguinario, no hay que olvidar un solo instante que la paz que busca Santos no es la misma paz que busca y necesita el pueblo colombiano.
 
En verdad el indulto a los prisioneros de guerra obedece, fundamentalmente, a la fuerte presión de la delegación de paz de las FARC en la Habana, a la denuncia, la lucha, el clamor y la solidaridad en Colombia y a nivel internacional por la libertad para todos los prisioneros políticos, al poderoso movimiento de lucha, de dignidad y de coraje, que los propios prisioneros de guerra, luchadores políticos y sociales han emprendido, convirtiendo las cárceles y prisiones en una verdadera trinchera de lucha que los ha llevado a utilizar las más variadas y arriesgadas iniciativas como la denuncia, las huelgas de hambre, los encadenamientos, los plantones, coserse los labios, en fin, la desobediencia en general para exigir el respeto a sus derechos, su dignidad y su integridad a un estado que ha convertido las prisiones en verdaderos centros de concentración, hacinamiento, aislamiento, tortura, degradación y muerte como formas de escarmiento, castigo y sometimiento contra miles de prisioneros políticos y de guerra.
 
La dignidad y entereza de los prisioneros políticos y de guerra los ha llevado no solamente a luchar y reivindicar sus derechos particulares ante un estado que niega su existencia ("el único prisionero político en Colombia soy yo", decía Turbay Ayala, pasando por todos los presidentes, hasta el Santos de hoy, todos han negado la existencia de prisioneros políticos), sino que además han asumido la denuncia, el combate y la confrontación de la estructura de todo el sistema carcelario en Colombia y su sistema penitenciario como andamiaje de represión, sometimiento, corrupción, putrefacción, de decadencia moral y política en el que se debate el sistema capitalista, asumiendo a la vez, la defensa de los derechos y reivindicaciones de toda la población carcelaria.
 
No se puede olvidar que en las cárceles colombianas continúan más de 9.000 prisioneros políticos y de guerra a los cuales se les conculcan todos los días sus derechos.
 
Por eso mismo no se puede entender como un noble gesto de paz el indulto Santista, el gobierno no tiene ningún argumento para no haberlo hecho antes y haber evitado así la muerte en encierro de muchos prisioneros políticos y de guerra, hombres y mujeres que han muerto a causa de enfermedades terminales, porque nunca se les dio tratamiento médico y mucho menos los medicamentos para salvarlos. El estado y sus distintos gobiernos han llevado su odio de clase hasta la muerte de estos prisioneros. Ni si quiera el hecho de que las conversaciones y acuerdos no hubieran avanzado tanto en la habana justificaría al estado y al gobierno colombiano haberlos dejado morir, pues sabido es que los prisioneros de guerra de edad avanzada, inválidos, con enfermedades graves y terminales no podrán regresar a filas y mucho menos volver a combatir, en la práctica son bajas en el movimiento insurgente, y no ofrecen ningún peligro militar para el estado colombiano.
 
Los jueces y fiscales que llevan los "casos" de los prisioneros de guerra y de los prisioneros políticos han podido también evitar estas muertes dolorosas e innecesarias, han podido conceder la casa por cárcel para numerosos prisioneros con el fin de que tuvieran mejores condiciones en sus deteriorados estados de salud, responder a sus tratamientos médicos y poder  ingerir sus medicamentos, han podido revisar los casos de muchos prisioneros que no han sido condenados ( que los debe haber) y que deben salir por vencimiento de terminos, otros por pena cumplida.
 
¿Cómo se puede creer en la voluntad de paz de un gobierno que ad-portas-de un acuerdo final y de la desmovilización de las FARC como movimiento armado sigue macartizando a la oposición revolucionaria y deteniendo sus dirigentes en medio de una permanente represión y falta de garantías para la actividad política, la lucha social y la defensa de los derechos humanos?
 
¿Cómo se puede creer en la voluntad de paz de un gobierno que en vez de liberar a los prisioneros políticos y de guerra sigue persiguiendo a los luchadores populares, deteniéndolos y llevándolos a prisión con acusaciones de apoyar y auxiliar a las Farc, mientras anuncia con bombos y platillos que el acuerdo final con dicha organización guerrillera para su desmovilización como movimiento armado tendrá lugar en Marzo, o de todas maneras este año, y cuando se supone que todos los procesos y personas encartadas como prisioneros políticos y de guerra, como auxiliares y/o colaboradoras, ciertas o no, deben ser exoneradas de estos delitos, extinguidos sus procesos y borradas sus huellas e historias de todos los archivos judiciales, del sistema penitenciario en Colombia, y dejados en libertad?
 
El 22 de Diciembre de 2015 fueron detenidos en San José de Apartadó-Antioquia- los dirigentes de la UP, Luis Arley Cartagena y Laura Cataño Serna.
Laura Cataño fue recluida en el pabellón de mujeres del centro carcelario el pedregal de Medellín, tiene 55 años de edad, padece una afección cardiaca crónica por la cual ha tenido que ser intervenida quirúrgicamente y se le han prescrito medicamentos de por vida, sin los cuales su salud y su vida corren grave peligro. Desde el momento de su detención Laura Cataño no ha podido ingerir los medicamentos porque no ha sido posible conseguir la autorización del centro carcelario para llevárselos a la prisión.
 
A parte de esta situación ya de por si grave, producto de su enfermedad, Laura está sometida a una dieta especial en su alimentación diaria que tampoco puede cumplir en su centro carcelario.
 
Arley Cartagena fue recluido en la cárcel nacional de bellavista en la Ciudad de Medellín desde el día 28 de Diciembre de 2.015. Antes de su detención Arley Cartagena venía padeciendo un posible cuadro patológico de tuberculosis y tenía programado un examen médico para confirmar o descartar el diagnostico. Arley Cartagena se encuentra en el área de sanidad en el centro carcelario, en una celda, durmiendo en el suelo, sin que hasta el momento se la haya ofrecido asistencia médica. El abandono y desatención en que se encuentra este prisionero político ponen en grave riesgo su vida y la de los demás internos, pues de diagnosticársele tuberculosis, el riesgo de una epidemia debido al  alto grado de contagio de esta enfermedad es inminente.
 
Y en las cárceles colombianas continúan injustamente en prisión Hubert Ballesteros, dirigente nacional de la Marcha Patriótica, miembro del Comité Ejecutivo de la Central Unitaria de Trabajadores Cut, e integrante del Comité Ejecutivo Nacional de Fensuagro-Cut, Pero también muchos otros hombres y mujeres dirigentes y afiliados de Fensuagro, quienes se encuentran desde hace varios años purgando largas e injustas condenas por el único delito de luchar por una verdadera y profunda reforma agraria y por los derechos humanos de los campesinos y del pueblo colombiano, el defensor de derechos humanos, David Ravelo Crespo, dirigente nacional del Partido Comunista Colombiano, quien se encuentra desde hace varios años injustamente encarcelado.
 
En prisión se encuentra, igualmente, el defensor de derechos humanos, profesor y destacado académico, Miguel Ángel Beltrán, contra quien el estado colombiano, la justicia y la procuraduría, se han ensañado buscando quebrantar su heroica resistencia y su lucha por los profundos cambios que necesita el pueblo colombiano.
 
Solo hace pocos días la luchadora y defensora de derechos humanos, Liliany Patricia Obando, logró con su abogado, y la solidaridad nacional e internacional, salir definitivamente libre de prisión y de la temible, injusta y clasista telaraña jurídica en la que la enredó la justicia (injusticia) colombiana.
 
En las cárceles norteamericanas continúan purgando injustas penas producto de la posición entreguista, rodillona y vende patria del estado colombiano y sus gobiernos de turno, el comandante guerrillero Simón Trinidad, y  la comandante Sonia, Lo obvio, necesario y realista es que el estado colombiano, su presidente Juan Manuel Santos tramite su libertad y su regreso a la Habana, antes de la firma del acuerdo final.
 
La izquierda en Colombia ( y es lamentable que no toda la izquierda esté comprometida con esta noble causa ), Fensuagro, el movimiento popular, con el apoyo, la denuncia y la solidaridad internacional, deben buscar de manera urgente una reunión con el presidente Santos, con el fiscal general de la nación, con el ministro de justicia, y con otras instancias de la justicia en Colombia, apoyándose en la ONU y en otras instancias internacionales, para exigir la inmediata libertad, antes del acuerdo final en la Habana, de todos los prisioneros políticos y de guerra, de todos los luchadores sociales, hombres y mujeres, y el regreso inmediato de Simón Trinidad y Sonia.

...........................................................................................................................................................................................................................................................................

En estos enlaces se puede ampliar la información sobre los prisioneros politicos en colombia.


20 de octubre - ERON, Picota: Jornada nacional de protesta carcelaria y plantón de respaldo.
Se deteriora la salud del prisionero de guerra Isaac Arias López
  Muere Prisionero Político Pedro Rosas Pérez en Meta

Ya somos 57 los prisioneros en huelga en hambre en la tramacúa de Valledupar

 Informe sobre la grave situación de derechos humanos en la cárcel el Pedregal Patio C
Se deteriora la salud del prisionero de guerra Isaac Arias López
Muere Prisionero Político Pedro Rosas Pérez en Meta

Movimiento Nacional Carcelario

Continúan las represalias en el complejo penitenciario de Cúcuta

Continúa la huelga de hambre y la represión en las cárceles de Colombia

EN TOTAL ABANDONO MUERE PRESO POLÍTICO EN LA CÁRCEL MODELO DE BUCARAMANGA

MUERE PRESO POLÍTICO ANTE NEGLIGENCIA DEL ESTADO COLOMBIANO

Franklin Ramos, Preso Político colombiano muere en cárcel ...

FALLECE EN CÓMBITA RAMIRO ÚSUGA, PRISIONERO ...

Siguen muriendo guerrilleros en las cárceles ... - FARC-EP

Mueren 10 presos por incendio en cárcel de Colombia | 24

Muere preso político en Cómbita (Boyacá) por inasistencia ...

Muere por negación de asistencia médica otro preso ...

Mensajes de un preso político | ELESPECTADOR.COM

¡S.O.S. Porque nuestros prisioneros también existen!

DOSSIER: Colombia y sus miles de presos políticos ...

Azalea Robles - Rebelión

Rebelion. Tortura contra familiares de presos políticos es ...

Azalea Robles

Presos Políticos, entre torturas e invisibilización - Azalea ...

 
 
 
 
 
Huber B.pngSimón Trinidad.png

Por Alberto Pinzón Sánchez

Sin haberla visto, pero por los comentarios, avances, cortos en internet, y por la saludable controversia entre distintas opiniones, la película de ficción “el abrazo de la serpiente” de Ciro Guerra, ha puesto en actualidad un viejo tema colombiano: el descubrimiento (hecho por el hombre blanco occidental y también andino) de la selva amazónica con sus nativos y sus ciclos sangrientos de infamia, despojo y destrucción.

Inspirada (este verbo es muy importante) en los diarios de campo de dos científicos viajeros; el alemán Theodor Koch-Grüngberg y el biólogo y botánico de la universidad de Harvard, el norteamericano Richard Evans Schultes, y en la vida de Karamakate, el chamán indígena milagrosamente sobreviviente, y quien al parecer (en la ficción) une a los dos viajeros.

En la película y eso hay que tenerlo bien claro para no confundir el plano ficcional y artístico con lo verdaderamente ocurrido en la realidad; el viajero inspirador Mr. Schultes, viene como su antecesor de 20 años atrás el alemán Koch Grüngberg, en busca de una planta selvícola milenaria y sanadora, que bien puede ser el Yagé, el Yopo, la Mezcalina o la Coca entre otras: El dorado de la post-modernidad globalizada, descrito en el libro “el rio” (1966) por el antropólogo discípulo de Schultes, Wade Davis.

No hay discusión en que el biólogo y botánico estadounidense Schultes, poseía los conocimientos más especializados y abundantes para la época acumulados en Harvard, una de las universidades más importantes de los EEUU y que, conociera de la existencia de tales principios químicos selváticos y de sus propiedades farmacológicas (alcaloides) y viniera en 1941 a buscarlos en la increíblemente rica selva colombiana.

Sin embargo, como tuve oportunidad de comprobarlo cuando viví cinco meses de 1973 en las selvas del Vaupés, haciendo el obligatorio “trabajo de campo” para mi grado de Antropólogo en la Universidad Nacional de Bogotá, el botánico estadounidense Schultes, en la realidad prosaica vino contratado por sus conocimientos en especial sobre caucho vegetal por el gobierno de los EEUU, durante la llamada “batalla por el caucho” de la segunda guerra mundial, y por medio de la agencia que el Departamento de Defensa puso a funcionar en Colombia durante el gobierno de Eduardo Santos llamada “ The Rubber Development Corporation.

A los alcaloides mencionados, Mr. Schultes añadió la búsqueda prioritaria de la resina vegetal del caucho amazónico colombiano, porque las plantaciones caucheras del sudeste asiático, especialmente en Malasia, habían sido tomadas por el imperialismo japonés en 1941, en la fase de la guerra inter imperialista del pacífico, y el US Army necesitaba ingentes cantidades de este material para continuar su actividad bélica.

Hoy vuelvo a trascribir íntegramente mis hallazgos sobre la “batalla por el caucho librada en Colombia”; 40 años después de haberlos establecido y escrito en mi tesis de grado que posteriormente (en 1979) la editorial Armadillo de Arturo Alape publicó como libro titulado “Monopolios, misioneros, y destrucción de indígenas”, el que se puede leer aquí, páginas 63 a 67 : http://es.scribd.com/doc/210828318/Monopolios-misioneros-y-destruccion-de-indigenas

(……) "El primer representante del presidente F. Roosevelt, en Colombia es Ronald S Pockintong, quien buscó el equipo humano más adecuado para el funcionamiento de la agencia: El Dr Roberto Urdaneta Arbeláez fue su asesor jurídico, don Pedro López Michelsen encargado de los “servicios especiales”, el comisario del Vaupés ingeniero Miguel Cuervo Araoz, quien renunció al gobierno al gobierno seccional para emplearse en la “Rubber” como superintendente general. Antonio Michaeler T. fue el superintendente de construcciones (aeropuertos y carreteras) y el interventor fue el ingeniero norteamericano Joe Campbell quien contrató para las obras ingenieros colombianos en su totalidad. Para el reconocimiento y estudio forestal estuvo el Dr. Evans Schultes, afamado botánico norteamericano especialista en caucho.

La administración general se ubica en pleno centro bogotano (Avenida Jiménez con Av. Caracas) e inmediatamente van surgiendo en la selva puestos de avanzada y campamentos. Los mencionaremos por orden de Importancia: Acacias, San Martín, Puerto Mayer, Antiguo Puerto Arturo sobre el rio Guaviare, Mitú, y Miraflores, los dos últimos dotados de puestos de socorro, comisariato, depósitos para el caucho, casa de empleados y aeropuerto con radio bajo órdenes directas del ex comisario M. Cuervo Araoz.

Durante el año de 1942, el Dr. A Michaeler T en entrevista el día 8 de enero de 1975, recuerda haber proyectado e intervenido directamente en construcción de los campos de aterrizaje para los siguientes campamentos: Calamar, Miraflores y Mitú en el rio Vaupés, Monfor en rio Papurí, la Pradera en el rio Caquetá, Santaclara en el Putumayo, Leticia en el rio Amazonas, la Tagua, el Encanto, y Araracuara en el río Caquetá. Arica (río Putumayo) Campo Baxter en el rio Papunagua, Campo Troco en el río Vichada, la Concordia en el río Ariari, Caucayá en el río Putumayo, la Vorágine en el río Metica, Macayá en el río Manacacías, la Chorrera en el río Melúa, Puerto Carreño en el río Orinoco, San Fernando en el río Atabapo, Tarapacá, La Victoria (trapecio amazónico) Lozada en el río Apaporis y Uribe en la Sierra de la Macarena.

En el 43 se construye la pista de San José del Guaviare y se dota por la “Rubber” al igual que todas las demás de las instalaciones aeroportuarias (radios ect) que posteriormente pasaron a las FFAA Colombianas. Traemos esta engorrosa lista para tener en cuenta como “experiencia acumulada” usada treinta años más tarde forma similar por otra agencia norteamericana: El Instituto Lingüístico de Verano.

El diario bogotano “El Tiempo” el 24 de noviembre de 1942, trae esta noticia: La Rubber Reserve busca 3.000 hombres para hacer carretera entre Acacias donde funcionaban la oficinas principales y primer campamento, hasta Calamar del Vaupés”. El trasporte aéreo del caucho resultaba excesivamente caro por sus costos y porque durante la guerra el material volante se agotó, la solución más económica proyectada entonces era sacar el caucho vaupense por Tierra: Bogotá se comunicaba por tierra con Acacias, de allí aprovechando las antiguas “trochas” caucheras se uniría por un carreteable con Calamar, pequeño puerto del Alto Vaupés, e inicio de la navegación por este río. El sentido del flujo ya no era hacia Manaos en el rio Amazonas, como años atrás, sino en contra-corriente remontar el rio Vaupés para traer el producto a Bogotá.

El Proyecto parecía realizable, solamente no se disponía en el momento de gran maquinaria para usar en la vía y se recurrió al empleo masivo de obreros; pero tres mil hombres con “picas y palas” haciendo una carretera en terrenos difíciles y construyendo puentes sobre tantos caudalosos ríos y caños con troncos y lazos de manila, no pudieron avanzar más de algunos kilómetros en los tres años que permaneció la agencia del gobierno USA extrayendo el caucho colombiano.

Sin embargo, la goma siguió saliendo a marchas forzadas por vía aérea hasta Bogotá y por las antiguas trochas y caminos de siringa siguieron adentrándose en la manigua desde el interior del país “empleados” de la Rubber y colonos independientes calculados por el Dr. A Michaeler T. para los tres años en números aproximados de 15.000 quince mil. A los empleados y colonos se les enseñaba al verbo “siringuiar”, las últimas técnicas del sangrado y extracción del látex, se les donaba y dotaba de herramientas y en los campamentos se les compraba en pesos los balones de siringa. Los pesos colombinos no salían de allí, pues en el comisariato de la empresa había necesidad de comprar abastecimientos, ropa, y reemplazar los instrumentos dañados ect.

En ese flujo llegó al Vaupés el chofer del automóvil del embajador norteamericano en Bogotá, Sr Hernando Gómez a trabajar como capataz de cauchería. Años después convertido en “empresario” y gran propietario de una hermosa hacienda con ubicación en la cascada de Yuruparí en el curso medio del rio Vaupés, donde tuve la oportunidad de hablar con él, gracias a la utilización de las formas de trabajo y la estructura productiva aprendidas a sus patronos extranjeros, se haría famoso en todo el país con el apodo puesto por sus compañeros de vigilancia como “tío Barbas” o el personaje que vendió a otro empresario cauchero vecino una finca cauchera incluyendo en el negocio a los trabajadores indígenas con sus deudas, según la denuncia del Obispo de Mitú aparecida ampliamente en la prensa nacional: Este dato lo consignamos no por mera anécdota, sino porque el Sr Gómez (tío Barbas) tuvo y tiene relaciones de trabajo con la mayoría de los indígenas habitantes de la zona Papurí-Paca.

En 1943 Jules de Wald Mayer, holandés proveniente de Borneo, es el segundo representante de la agencia Rubber para Colombia y el tercero y último “special representative” fue Ernest W Willis quien en septiembre de 1944 da por concluida la misión. La agencia abandona el país, llevando cuidadosamente un inmenso archivo con todos los conocimientos científicos adquiridos en las pesquisas geográficas, hidrográficas e hidrológicas, geológicas y humanas, fuera de los datos botánicos que en un herbario descriptivo especial el Dr Schultes remitió a su país natal.

Valorando objetivamente; a la salida de la Rubber del Vaupés, además de los campamentos mentados, quedaron a semejanza del “tío Barbas” un grupo calculado por el diario El Tiempo de Bogotá febrero 20/ 71 en dos mil hombres con sus familias conformando una población aproximada de 10.000 diez mil habitantes con los resabios productivos aprendidos a sus patronos extranjeros: Un patrón o propietario, varios “empleados” o capataces, no indígenas, con participación en la producción final y la mano de obra extractiva en su totalidad “siringueros” indígenas, capturados inhumanamente y por medio del mecanismo del “endeude” servilizados de por vida, llegando al extremo de ser vendidas caucherías enteras con los indígenas, sus cuentas y sus deudas……”

Cerrado en lo fundamental el ciclo del caucho, unos pocos años más tarde, la misma selva cerrada, los mismos ríos torrentosos, los mismos pobladores blancos de orilla y colonos, caboclos o mestizos, e indígenas, verían llegar en avionetas venidas de Medellín otros “Patrones” con bruñidos anteojos oscuros, carrieles de piel de nutria y pistolones en el cinto, descargando y regalando otras semillas vegetales ya mejoradas y adelantando dinero por las cosechas, iniciando en el silencio milenario de la selva otro ciclo infernal del cual no se ha salido del todo. El de las “maticas de cocaína” de cierto presidente no muy lejano.

De modo que a manera de conclusión podemos decir lo que tantas veces se ha dicho sobre Colombia: Que la realidad supera cualquier ficción.

Fuente imagen: Wikipedia.org/ Richard Evans Schultes.

 

 

 

 

 

 

Por: Roger Montiel Álvarez/ Aunque la Constitución Nacional de 1991 establece claramente el papel o alcance de la información periodística y el rol de los medios masivos colombianos, no deja de preocuparnos la finalidad que tanto los periodistas como los medios ejercen en una sociedad diversa, politizada e ignorante de la capacidad de penetración ideológica y cultural que ejercen las comunicaciones en manos de propietarios privados y de periodistas anti éticos y serviles a las clases dominantes.


En la época de la Revolución francesa se catalogo a la prensa escrita como el cuarto poder después de la política, la economía, y la iglesia. Hoy esa denominación pasa por varias circunstancias que dejan en entredicho aquella máxima porque como dicen algunos periodistas de talante marxista: la prensa o el periodismo es el poder frente al poder. Trataremos de ver en este corto análisis que tan cierto es esa expresión o si por el contrario se convierten en solo un instrumento en manos de los poderosos de la economía o la política.


El panorama de la política actual de la nación se desarrolla básicamente frente a tres tendencias o realidades económicas o a modelos de desarrollo social. Los llamados defensores de la derecha en el que están los empresarios, terratenientes, poderosos de la economía y los de tendencias conservadoras y por lo tanto defensores del estatus quo. En el centro se sitúan los que no creen en extremos políticos ni en cambios sustanciales por lo visto asumen una posición cómoda; pero a la vez intrigante porque pueden en determinadas circunstancias pasar a un lado o a otro y dicen defender cambios pero de mentalidad e interpretación de la política actual. Y los de izquierda o llamados progresistas que defienden tesis políticas más comprometidas con la participación del pueblo en los asuntos de su gobierno y en la reparticipación de la riqueza y los bienes en forma más equitativa.


¿Quiénes de estos sectores políticos cuentan con medios de comunicación a su favor? La respuesta es bastante obvia en el caso colombiano. Los poderosos de las comunicaciones son los mismos negociantes de la política y los dueños de la economía del país. Los periodistas y los llamados sectores de clase media y pobres de Colombia tienen poco acceso a medios, y ni siquiera pueden participar de las convocatorias del MINTIC ni de la ANTV para tener medios masivos en igualdad de condiciones que los poderosos.


¿Cuando se le entregara un medio masivo a los periodistas organizados, a los sectores sociales, a los partidos de izquierda o de centro? Realmente es una quimera lograrlo desde la lucha social y desde el derecho. Y, Cuando esto se dé en Colombia podríamos estar hablando de poder frente al poder desde la prensa o desde los medios de comunicación alternativos y sociales , mientras tanto seguiremos viendo como a los periodistas nos manipulan, nos utilizan nos censuran o nos hace salir del país por nuestra posición política o por defender intereses de los más pobres.

Enero, 23 DE 2016

Por Nelson Lombana Silva

(Ibagué, enero 23 de 2016) El reto mayor de la izquierda es avanzar hacia la unidad, es el único camino de ser poder popular y fundamento real para generar cambios estructurales que tanto necesita la humanidad dominada por el capitalismo imperialista y neoliberal. No hay otro camino. Ernesto Che Guevara decía que la unidad es táctica y estrategia. La unidad es producto de un proceso de "maduración", de identidad y compromiso revolucionario.

No es tarea fácil, porque estamos en el sistema de los antivalores, sistema que le rinde culto al oportunismo, al individualismo, a la hipocresía, la corruptela y demás yerbas del capitalismo. Se convierte en el gran desafío para la izquierda que poco a poco se muestra en las entrañas putrefactas de este régimen odioso y criminal, a veces untada, pero con la perspectiva de apartarse y fortalecerse en los valores de la solidaridad, la unidad, la fraternidad, la honestidad y el profundo espíritu revolucionario, fundamentado en la ciencia que implica teoría y práctica.

El proceso unitario se hace más complicado por cuanto no se puede hablar de izquierda a secas, hay consenso en cuanto que resulta más correcto hablar de izquierdas, izquierdas de todos los colores o todos los tamaños. Esto hace más complejo el proceso unitario. Sin embargo, a pesar de ser supremamente complejo a veces utópico, hay que tomar conciencia de que no hay otro camino posible distinto a la unidad. Por eso hay que insistir y persistir.

La unidad no se da de la noche a la mañana, no es algo estático y mecánico de simple inspiración o voluntarismo. Por el contrario. Es un proceso complejo, duradero, con avances y retrocesos; dinámico, en espiral y dialéctico. Además, del voluntarismo y la inspiración, hay que colocarle táctica y estrategia, conciencia social y conciencia de clase. Desprenderse del ser individual y asumir con donaire el ser social, de tal manera que prime lo social sobre lo individual. Manejar el mejor lenguaje, la argumentación y el ejemplo. Unidad no es imponer con mentiras o a la fuerza bruta las ideas. Unidad es convencer, enamorar, atraer con la sencillez, la honestidad y la argumentación ejemplar.

Hay dos términos que al parecer se vienen confundiendo en algunos sectores de izquierda en el Tolima, lo cual viene generando fractura y duro malestar. ¿De buena fe? ¿De mala fe? Eso está por averiguarse. Estos dos términos son: Citación y Bilateralidad.

Al parecer su significado es muy diferente. Opuesto. Al hacer un cuadro comparativo salen a flote las diferencias. Veamos:

Citación Bilateralidad
Es una orden Es un llamado fraternal
Notificación perentoria Propuesta argumentada
Temario definido por el citador Agenda por construir las dos partes
Imposición Compartir
Dogmática Dialéctica
Denegar Ceder, afirmar
Monólogo Diálogo
Destrucción Construcción
Antidemocrática Democrática
Cerrar Abrir

Como se puede observar en la gráfica, las diferencias son abismales. Por lo tanto, mientras se persista en la concepción "militarista" de la Citación, las posibilidades de unidad son nulas, por cuanto un concepto de esta naturaleza lleva a inmovilizar a la otra parte, para que se limite a obedecer ciegamente. Como dijo alguien: "La unidad es que nosotros pensemos y ustedes hagan". Es tanto como decir: "Bienvenida unidad siempre y cuando todos piensen como pienso yo".

El marxismo – leninismo plantea el análisis concreto del momento concreto. ¿Y qué es lo concreto hoy? La pluralidad, la diversidad y la existencia de las izquierdas. Pretender imponer el pensamiento único, no es consecuente con las izquierdas, ni con el marxismo – leninismo, ni con los principios de la lucha de clases, ni con los postulados del socialismo, ni con la paz con justicia social, ni con la defensa de los diálogos de la Habana (Cuba). 

Los comunistas siempre estaremos prestos a participar activamente de los encuentros bilaterales, con desprendimiento, generosidad, siempre basados en la argumentación y en el diálogo dialéctico alimentado por la fraternidad y el respeto hacia el otro. Siempre estamos prestos a construir, a convencer, jamás a imponer. En el otro sentido, siempre estaremos prestos a oponernos a la citación porque no construye, no teje, no armoniza, no dinamiza.

Por Alberto Pinzón Sánchez

Y respondo como Georg Lukács: “En cuestiones de Marxismo lo único ortodoxo es el método”. Sin embargo, en el Marxismo revolucionario de Lenin, o en la filosofía de la praxis de Gramsci, o en el marxismo “latinoamericano” de Mariátegui, hay un común denominador que es lo que sus adversarios (pero también algunos de sus seguidores) han intentado hacer la mayoría de las veces: “velar, ocultar, tapar, atenuar, disimular o desconocer”, el hecho de que los tres más grandes creadores y enriquecedores de la concepción materialista de la historia fundada por Marx y Engels, fueron en su práctica política trasformadora y en su compromiso personal, secretarios de sus respectivos Partidos Comunistas y, responsables de su praxis ante sus propios pueblos y ante ellos respondieron sin eludir ninguna responsabilidad.

Claro que también se debe reconocer aquel dicho popular de que “la posteridad de los revolucionarios siempre ha sido muy difícil”. Porque a ellos (aún no se sabe por qué razón) se les han achacado las acciones personales, correctas o incorrectas, de quienes se dicen sus seguidores post mortem: A Lenin los aciertos o desaciertos de Trotsky, de Stalin, o de Mao. A Gramsci las de Togliatti y los eurocomunistas, y, a Mariátegui las de Abimael Guzmán.

En Colombia, actualmente, sin necesidad de haber estudiado al meritorio psiquiatra de las negritudes Franz Fanon y sin mucho esfuerzo, se puede sintetizar para toda la llamada America latina y caribeña, la ignominia de 500 años de Violencia Política desde el poder del colonialismo español, del neocolonialismo anglosajón y de la guerra contrainsurgente oligárquico-imperialista actual.

Los ríos caudalosos de sangre indígena, negra, plebeya, campesina y trabajadora vertidos, nos han enseñado a separar la paja del grano, teniendo siempre la mente muy abierta para recurrir a enriquecer la praxis de resistencia y liberación social conmultiples conceptos y ejemplosmundiales verdaderamente revolucionarios, anti oligárquicos y antimperialistas, tratando de no hacer iglesias de seguidores y, conservando siempre el nervio de las enseñanzas fraguadas en la dura roca de la lucha de clases por el Marxismo Leninismo y por nuestro Libertador Simón Bolívar.

Hubo una afirmación de un dirigente de la Insurgencia colombiana que inmediatamente puso a los intoxicadores del régimen a urdir. Dijo en alguna ocasión que “las FARC eran un partido comunista armado”. Muy bien, se dijeron (o se dicen en coro) entonces la cosa es más fácil de lo imaginado: una vez desarmados, quedan como partido comunista electoral y así podrán luchar “ad eternum” por sus ideales. Quedaba claro que nunca, por más que han intentado conocer a su “enemigo a exterminar”, han logrado calarlo verdaderamente a fondo. El asunto es mucho más complejo de lo imaginado, sencillamente porque los dominantes siempre han desconocido la dimensión histórica propia de la sociedad colombiana, o la han manipulado a su antojo en interés particular y porque la hegemonía política con la cual han dominado se ha basado en el anticomunismo; en la lucha contra los comunistas que han surgido, se han movilizado, desarrollado y combinado todas las formas de lucha de masas, en todo este complejo y sangriento proceso de resistencia y lucha de clases nacional. Jacobo Arenas si lo dijo muy claramente: “la ideología de la oligarquía y el Imperialismo es el anti comunismo”.

El genocidio indígena causado por la mita y la semiesclavitud de los cacicazgos del actual territorio colombiano, la esclavitud negra, junto con la transición feudal-capitalista y el aplastamiento de la plebe comunera de José Antonio Galán, fueron causados por la Violencia Política desde el poder colonial español, parte esencial del sistema colonial del capitalismo mundial.

La cruenta guerra anticolonial que dirigió Bolívar y que concluyeron violentamente primero F. P. Santander en 1831 y después a mediados del siglo XIX Tomás Cipriano de Mosquera, fue una revolución pasiva (Gramsci) de independencia sin descolonización o “colonialidad” (Aníbal Quijano) recomponiendo el poder de la oligarquía hegemónica del “gamonalismo” (Mariátegui) bajo la dependencia del poder colonial anglo-sajón y fue un proceso sangriento de Violencia Política desde el poder hegemónico.

Luego las llamadas nueve 9 guerras civiles bipartidistas del siglo XIX para afianzar su hegemonía total y subordinar a las demás clases sociales de la sociedad colombiana. La venta de Panamá por 23 millones de dólares, después de la guerra de los mil días, junto con “la paz con todos sus horrores de Marroquín” o revancha de los gamonales conservadores para apoderarse de las tierras de los gamonales liberales que siguió a la post guerra. La caída en 1930 de la “rosca” reaccionaria de la hegemonía conservadora y la revancha de la “manguala” liberal por recuperar lo perdido. La violencia falangista conservadora que los llevó al poder en 1946 y luego el bogotazo del 9 de abril de 1948; la guerra civil liberal-conservadora que le dio continuidad. La dictadura anticomunista de Rojas Pinilla en el 53 y el pacto inter-oligárquico para desalojarlo del poder en el 57. El surgimiento de las guerrillas comunistas primero de resistencia y luego con un claro programa de liberación nacional, agrario, anti oligárquico y anti imperialista. Fueron procesos de transición social para afianzar y expandir el capitalismo dependiente ya de los EEUU, desarrollados en medio de una gran Violencia Política desde el poder hegemónico y dominante internacional.

Luego la guerra contrainsurgente iniciada en 1964 con el plan USA Lasso, su ampliación a todo el país, el surgimiento de nuevas resistencias campesinas y populares (con otras visiones Marxistas) a esta nueva modalidad de Violencia Política desde el poder, la conformación de un Bloque de Poder Contrainsurgente hegemónico y dominante, cuyo eje central y sobre el cual giran las 10 estructuras contrainsurgentes que lo conforman, es el apoyo financiero, político, militar y tecnológico del gobierno de los EEUU (concepto sociológico denso de Vilma Liliana Franco) hasta la fecha de hoy (enero 2016) con los millones de víctimas de todo tipo, ha sido otro proceso de transición al capitalismo trasnacionalizado e implementación del neoliberalismo militarista que ha ocurrido en condiciones de extrema Violencia Política desde el poder dominante.

Y por último, el proceso de paz de la Habana entre el Estado colombiano ( dominado por la fracción hegemónica de Juan Manuel Santos) y las Farc-EP, con el fin de finalizar el conflicto armado envuelto en todo este desarrollo histórico, junto con el proceso de transición social que se abrirá con un eventual acuerdo final, nos obliga a pensar nuevos y varios conceptos contenidos en el corpus marxista universal.

La estructura que surja de una conferencia de la “guerrillerada móvil” donde se analizará necesariamente el “trípode estratégico invencible” (general Giap) desarrollado por las Farc- EP (partido comunista clandestino, movimiento bolivariano y milicias populares) ¿será un partido comunista más? , o como lo piensa Gramsci, será un nuevo Príncipe como el descrito en su sugerente e inspirador libro sobre “Maquiavelo, la Política y el Estado Moderno”, “quien no será un héroe individual sino un organismo, un elemento de la sociedad complejo en el cual comience a concretarse una voluntad colectiva reconocida y afirmada parcialmente por la acción. Este organismo ya ha sido dado por el desarrollo histórico y es el partido político” …desde luego agrego yo; un Partido Comunista nuevo (Lenin) cuyo magma ya está dado en la sociedad colombiana en los procesos descritos arriba, quien realizará la voluntad colectiva de una nueva hegemonía en un nuevo Bloque de Poder Popular contra-hegemónico, obviamente, anti oligárquico y antimperialista.

Ahora bien, también se hará necesario consolidar la sociedad civil destruida, disuelta y desestructurada por la acción del Paramilitarismo contrainsurgente y el “oenegeismo” de la U.S. Aid, para que la guerra de posiciones gramsciana planteada en mi pasado articulo pueda avanzar. De lo contrario seguirá estando presente el asalto al Palacio de Invierno de una sociedad civil “fluida” que Gramsci señaló para la sociedad rusa bajo el zarismo.

Colombia, por su singular proceso histórico y de lucha de clases descrito brevemente, ha sido fértil a todos los marxismos; hasta Enver Hoxha tuvo su capilla y sus seguidores. La lucha de ideas y el debate seguirán manteniendo su vigencia y la Praxis como siempre, dará la razón. No hay porqué eludirlos.

Fuente imagen: Internet

 

 

 

por Juan Carlos Vallejo*

 

¿Y quién verificará que la oligarquía colombiana cumpla?

Se anuncia con bombos y platillos (algo pocas veces visto en la gran prensa colombiana durante este proceso de paz) que las FARC-EP y el gobierno nacional acordaron "crear un mecanismo tripartito de monitoreo y verificación del acuerdo sobre el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y la dejación de las armas, que genere confianza y de garantías para su cumplimiento, conformado por el Gobierno de Colombia, por las FARC-EP y por un componente internacional, quien preside y coordina el mecanismo en todas sus instancias, dirime controversias, realiza recomendaciones y presenta informes, y que iniciará sus labores una vez se haya llegado a ese acuerdo. Respecto a la dejación de las armas el mismo componente internacional la verificará en los términos y con las debidas garantías que se establecerán en los protocolos del acuerdo. Hemos acordado que ese componente internacional será una misión política de la ONU integrada por observadores de países miembros de la CELAC".(Cita textual del Comunicado Conjunto #65 dado en La Habana, 19 de enero de 2016).

En ninguna parte se menciona específica, clara, nítida y expresamente, quién verificará que lo acordado sea cumplido por la oligarquía colombiana. Es decir, que esas castas conocidas históricamente por su tendencia a traicionar, santanderizar todo e incumplirlo, le cumplan al Ejército del Pueblo. Hasta el momento, vemos con suma preocupación que una vez más la insurgencia ha hecho de buena fe otra concesión a cambio de nada: Aún no hay un cese bilateral de fuegos; no han soltado ninguno de los prisioneros de guerra ni políticos (sólo uno salió por pena cumplida y parece que soltarán los prometidos a cuentagotas); los exiliados perseguidos por el Estado colombiano dejados a la deriva; "los que ya no existen" (paramilitares) operando a sus anchas; siguen los asesinatos y encarcelamientos de líderes populares; la feria de entrega de la soberanía no cesa -caso Isagen-, y sigue la pauperización -grado extremo de la pobreza- imparable contra el pueblo. Tal vez la no extradición de un guerrillero pedido por el imperio, se pueda tomar como gesto del gobierno. Pero es que sí le quedaría muy de para arriba extraditarlo cuando negocian la paz y con todos los gestos demostrables de paz por la guerrilla. En fin, nos preocupa profundamente que aún no se estipule quién o quiénes vigilarán que a la insurgencia le cumplan. Y que ese quién o quiénes tengan dientes para hacerlo cumplir. Porque el CS de la ONU los tiene, y bien afilados, para hacer cumplir "el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y la dejación de las armas", como estipula el acuerdo. Bueno, mejor cerremos la boca citando a Benjamín Franklin cuando dijo: "Nunca he conocido de una buena guerra ni una mala paz".

 

El bazar de los idiotas

Hubo mayor protesta porque le robaran la corona de Miss Universo a la señorita Colombia, que con el regalo que hizo Santos de Isagen. No sorprende. Esta oligarquía corrupta mantiene a nuestro pueblo entretenido con fútbol y reinas e ignorante con un sistema educativo copiado del sistema estadounidense y europeo a la medida de la OCSE-PISA. Así fue con el salario mínimo. Pocos brincaron. Ya se tragaron el sapo y mañana, cuando lleguen las facturas de agua y energía, sentirán cuánto los quiere esta oligarquía colombiana. Nunca la plata de las empresas estratégicas privatizadas ha aparecido ni se ha rendido cuentas de ellas, pero eso sí, lo que vino a remplazarlas resulto un fiasco y un pésimo negocio para el país. Vean que han hecho UNE, CLARO, SALUDCOOP, etc..

 

Del Fondo del Café al Fondo Ganadero

El Fondo Nacional del Café, que era el ahorro de los cafeteros para la época de crisis, se perdió. Le echaron mano cuando el presidente de la Federación Nacional de Cafeteros era Jorge Cárdenas Gutiérrez, el padre del actual ministro de Hacienda que quiere echarle mano a los dineros ahorrados por los ganaderos. Tienen razón en oponerse a que los políticos le echen mano a esos dineros. Siempre ocurre que la plata se desvía y termina en los bolsillos de indelicados.

 

Autonomía Universitaria es creación Neoliberal

Sorprende mucho que una medida creada por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, como lo fue la cacareada "Autonomía Universitaria", siga siendo defendida por estudiantes y profesores cuando es claro que lo único que ha hecho es aumentar la burocracia y demeritar la inversión en el conocimiento. Universidades que en otros países tienen muchos miles de estudiantes funcionan con menos cargos burocráticos. En Colombia, con muchos menos estudiantes, pululan vicerrectores, vicedecanos, asistentes de los vicerrectores, asistentes de los vicedecanos, asistentes de los asistentes, etc., con sueldos y beneficios extravagantes, además de un nepotismo insultante. Pero cero investigación, cierre de programas y cero análisis y trabajo social con las comunidades porque dizque "no hay dinero".

 

Digan NO a los peajes en Bogotá

Peñalosa quiere copiar el mal ejemplo de New York, Boston y Miami que crearon peajes dentro de la ciudad para dizque mejorar el tránsito de vehículos. Pura mentira. Los tacos son horribles y los costos injustos. Es tanta la falsa solución al problema, que conductores prefieren muchas veces tomar las vías sin peajes porque llegan más rápido. Ah, y la plata nunca se ve ni se sabe quién se queda con ella. Peajes en la ciudad son más corrupción y un engañabobos.

 

¿Celebración del Plan Colombia?

No hay nada para celebrar con un plan que trajo más muertos a Colombia y destrucción de su infraestructura. Empeño más al país y rindió su soberanía a siete bases militares del imperio. Claro, los mayordomos irán a rendir cuentas del potrero y a que les den unas palmaditas en la cabeza como buenas mascotas. Pero el país al garete, quebrado, bajo el control de los sin ley, donde el crimen paga. De Colombia queda muy poco y esta gentuza es la responsable de todo eso. No hay perdón ni olvido por ello.

 

-------------oo-----------

*Escritor, profesor, periodista y analista político internacional

Por: Miguel Suarez (2016-01-16). Juan Manuel Santos, presidente de la oligarquía colombiana anuncio que el próximo 4 de febrero se esta promocionando un concilio en Washington donde deberán estar presentes Juan Manuel Santos, como actual presidentes de la oligarquía colombina, el conservador Andrés Pastrana, y el actual Senador Álvaro Uribe Vélez ante los representantes del imperio George W. Bush, Bill Clinton y Barak Obama, antes quienes deberán rendir informes, entre otros, sobre los diálogos en la Habana y el posconflicto.

La rendición de cuentas esta siendo vendida a los colombianos y al mundo como un encuentro para conmemorar los 15 años del Plan Colombia, plan imperial conocido como “Alianza act”, originalmente redactado en ingles y que Andrés Pastrana nos quería convencer de que era un plan producto de su “inteligencia”, apoyado por los Estados Unidos.

En medio de su torpeza, Santos dejo al desnudo el pretendido engaño, cuando dijo: “el Plan Colombia hoy se puede decir sin duda alguna que ha sido uno de los planes, sino el plan de política exterior más exitoso que ha diseñado Estados Unidos en la historia reciente”.

Pues es bueno que quede claro que el mentado plan, fue una imposición de los Estados Unidos para ayudar a la oligarquía colombiana que estaba siendo arrinconada por la guerrilla.

El Plan Colombia Junto con el Plan Lasso, se constituyó en el plan de ayuda militar más grande en la historia del país, firmado entre los gobiernos de Andres Pastrana y Bill Clinton, marcó un nuevo impulso en la agresión de la oligarquía contra el pueblo.

El Plan imperial comenzó a implementarse en el año 2000 a mediados del gobierno de Andrés Pastrana cuando se realizaban los diálogos del Caguan, donde como ahora nos decía la oligarquía querían la paz, y hoy se sabe, no querían la paz, que necesitaban tiempo para reacomodar su ejercito que estaba siendo derrotado.

En ese entonces, con la “ayuda” imperial compraron alrededor de 90 helicópteros para la guerra, por lo menos 30 aviones y conformaron los famosos soldados profesionales, mercenarios o paramilitares.

El mismo Andrés Pastrana relató esto cuando contó que: “Para comenzar a dar resultados se hacía indispensable que Estados Unidos nos enviara pronto los primeros helicópteros. A comienzos del año llegaron 33 helicópteros UH-1N para la Fuerza de Tarea Conjunta del Sur, pero los 14 helicópteros Black Hawks para la Brigada contra el Narcotráfico del Ejército no llegaron sino hasta los primeros días de 2002 y el paquete completo de 25 helicópteros Huey II o Super Huey no se completó sino hasta finales de dicho año”.

Y de hecho con esa infernal maquinaria de guerra lograron asestar duros golpes a la guerrilla, que de alguna forma lograron detener el asedio a la capital que poco a poco estaban tendiendo, pero como lo aseguro León Valencia, la guerrilla rápidamente se adapto y cambiando su forma de operar lograba causar mayores bajas al ejercito de ocupación.

Según un informe de 2010, de los investigadores Oeindrila Dube y Suresh Naidu, de la Universidad de Harvard, el apoyo militar de los Estados Unidos incrementó no solo la política de falsos positivos, sino también de forma directa la actividad paramilitar entre 1988 y 2005.

En el año 2006, con el narcotraficante como presidente, la infernal maquinaria de guerra, seis años después, estaba en la practica acabada y la guerrilla seguía presionando.

Hoy se conoce que, tal vez tratando de utilizar la misma táctica de Pastrana, Uribe intento dialogar con las FARC-EP, dialogo que fue rechazado por los guerrilleros obligando como hoy, a que se privatizara un gran numero empresas estatales que produjeron mas de 13 billones de pesos, que fueron casi todos, sacando lo que se robaron, en la guerra, en aviones y helicópteros.

Así vimos en diciembre del año 2007, al entonces ministro de Hacienda del narcotraficante numero 82 y testaferro del narcotraficante Ernesto Baez, Óscar Iván Zuluaga, al justificar otra multimillonaria “inversión” en aviones y helicópteros para la guerra diciendo que “De nada serviría traer los aviones, los tanques y demás equipos en el año 2010. El balance de esta guerra, según lo han definido las Fuerzas Militares, depende de que tengamos esa disponibilidad de equipos complementarios y se materialicen el año entrante”, o sea el año 2008.

Pues paso el 2010 y estamos en el 2016, celebrando los quince años, del según Juan Manuel Santos, “el plan de política exterior más exitoso que ha diseñado Estados Unidos en la historia reciente”, privatizando ISAGEN, porque necesitan mas dinero para la guerra.

A propósito de Santos y la entrega de ISAGEN, el senador Jorge Robledo, del POLO, en un debate en el congreso sobre el tema de ISAGEN, dijo que su entrega a las multinacionales estaba prevista y hasta nombrada en el Plan Colombia.

Según leyó Robledo el plan reza: “Las empresas y la banca estatal serán privatiza, ISA e ISAGEN, dos electrificadoras del orden nacional y 14 distribuidoras energía regionales de menor tamaño ya están para la venta al igual que Carbocol”.

Hoy quince años después, ya casi todo esta privatizado y la oligarquía, sin dinero para la guerra, talvez buscando de nuevo ganar tiempo dialoga con la insurgencia, los gringos aducen que el plan Colombia fue un éxito y eso depende como se le vea, ya que si el objetivo era apoderarse definitivamente del país, pues podemos decir que casi lo han logrado, sirviendo para la muestra ISAGEN.

Debemos recordar que los Estados Unidos poseen en Colombia, por lo menos 7 bases militares, y dijo que al menos 7 bases, ya que todos sabemos que ellos se pasean como Pedro por su casa por todas las bases militares del ejercito y de la oligarquía, sin que los militares o policías colombianos puedan oponerse.

Hoy, cuando los apátridas se disponen a celebrar en Washington, Colombia es un país ocupado por una potencia, los Estados Unidos, de las misma forma que tienen invadido Iraq, Afganistan o como lo hacen hoy con Siria.

Los medios de desinformación de la oligarquía a travez de los paramilitares de micrófono, se esfuerzan todos los días en hacernos creer que es normal vivir como vivimos en Colombia, escondiendo que vivimos en peores condiciones que la por el imperio destruida Siria, Afganistan e Iraq.

Los militares imperiales o soldados invasores, gozan de total impunidad en el país al extremos de que mas de 50 mujeres, hijas de pobres, fueron violadas por estos y nunca fueron castigados y que la soberanía fue entregada al imperio, quien es al final quien decide en el país, y es por eso que de vez en cuando o ellos vienen a hacer una revisión de su “potrero”, o los guardianes del potrero como los “honorables” ex-presidentes deben asistir a la capital imperial a rendir cuentas.

Ellos Pastrana, Uribe, Santos y los gringos celebraran la entrega de la soberanía, porque a ellos no les importa el país, y menos el pueblo a quien han ordenado masacrar sin miramiento durante estos 15 años.

15 años de un plan que han dejado miles de asesinados, desaparecidos, desplazados, exiliados y un país en la miseria donde todo es un negocio, pero que posibilito que la mafia que detenta el poder en el país allí se mantenga.

Por Alberto Pinzón Sánchez

¿Para salir de la crisis económica del país, para pavimentar la futura presidencia de Vargas Lleras o, para financiar lo que llama “post-conflicto con las FARC” ? Como lo alcancé a plantear el 12.01.2016 en el artículo, (http://anncol.eu/opinion/item/2961-alberto-pinzon-sanchez), el gobierno Santos se ha empeñado en vender o mejor entregar la empresa energética ISAGEN a los corruptos intereses de la “cuestionada” multinacional canadiense Brookfield.

Pero a medida que el rechazo popular y social se generaliza en el país; otras hipótesis vienen a sumarse a las tres anteriores: Todo parece indicar que las presiones del capital financiero Trasnacional, cuyo principal lobista (en este caso) es el nefasto ex premier ingles Tony Blair, amigo de hace varios años (¿recuerdan “la tercera vía”, el famoso libro escrito en 1999 en coautoría Blair-Santos?) , a través de sus socios en la junta directiva de la multinacional canadiense y a través de sus cipayos en Colombia, el más representativo, el “cacao” Luis Carlos Sarmiento Angulo consocio de la familia Santos en el diario El Tiempo, dueño monopólico del sistema financiero colombiano y de Davivienda con su comisionista de valores en este negocio, así como el más grande contratista para la infraestructura vial de Colombia, en asocio con el conocido Rudolf Hommes, asesor directo del ministro conservador Mauricio Cárdenas el gran subastador en esta negociación, lograron imponer a rajatabla sus condiciones y su perversa lógica neoliberal.

Y si a esto agregamos; lo que ha dejado entrever el pesista Pinzón, ex ministro de guerra de Santos y actual embajador de Colombia en USA, su gestión “lobista” para que el gobierno de Washington invirtiera grandes sumas de dólares en la prolongación intervencionista del Plan Colombia, ha sido todo un fiasco. Un parto de los montes con palmadita en el hombro.

Queda claro entonces, que esta “oportunidad de negocios” unió forzosamente la urgencia del gobierno por resolver las tres hipótesis iniciales, con la también urgente necesidad del capital financiero Trasnacional por apoderarse de un valor estratégico para el país en estos tiempos de crisis energética global, como la empresa energética ISAGEN donde se combinan ecología, energía y desarrollo social regional soberano y autónomo.

Al hacer esta torpe jugada, Santos ha inaugurado un año 2016 de grandes luchas y movilizaciones sociales y populares en defensa de la ecología, el agua, la energía estratégica, el desarrollo social soberano, el subsuelo, ect, a lo que irremediablemente se le sumará la movilización popular por una paz con justicia social, democracia de masas y soberanía.

Y este aspecto dinámico, es el que definirá el carácter progresivo o regresivo del desarrollo de la contradicción surgida, entre quienes “oportunistamente” como Uribe Vélez y su monseñor laico Ordoñez, tratarán de castrar la lucha convirtiéndola en un asunto “santanderista” y legalista de juzgados, comisiones impunes de acusación parlamentarias, o cortes de justicia donde mandan sus fichas, y, entre quienes impulsarán hasta el final ( con la voluntad irreducible de configurar un Bloque de Poder Popular alternativo) la movilización social y popular amplia, unitaria y orgánica, por una paz democrática con justicia social y soberanía popular.

La historia, como lo demostró Gramsci con la gran crisis del año 30 en su lucha contra el “economicismo”, ha demostrado fehacientemente (mucho más en las ultimas crisis largas que ha sufrido durante los últimos 85 años) que, el capitalismo las sabe utilizar y superar siempre a su favor. Una crisis por sí sola no tumba nada, sin la acción consiente y la voluntad política orgánica de los hombres que desean superarla y transformarla.

JM Santos ha destapado sus cartas mostrando que el asunto de la paz para Colombia no era una cuestión fundamental humanitaria o civilizatoria de toda la sociedad, sino una maniobra más para impulsar su neoliberalismo militarista, mezquino, caduco y desgastado; con todos sus intereses espurios y depredadores y en beneficio de la clase sanguinaria y cipaya (la misma que vendió Panamá) la cual siempre ha representado.

ISAGEN ahora no es sino un paso más de su carrera económica. Antes, cuando fue ministro de hacienda de Pastrana, JM Santos participó directamente en la fiebre privatizadora de ese gobierno, con la venta de otras empresas energéticas fundamental para el país como ISA (interconexión eléctrica) Carbocol (carbones de Colombia) las represas de Betania y Chivor, junto con otras 14 empresas regionales menores. De manera que no es para sorprenderse.

Y para finalizar, como conclusión debe tenerse siempre presente que, JM Santos ha hecho esta jugada (típica de su póker) con el objetivo de que quienes estamos interesados en que se firme el pacto de finalización del conflicto interno colombiano en la Habana, entremos a apoyar sus torcidos e irresponsables negocios neoliberales para que su gobierno no tenga tropiezos o dificultades y, salga adelante la posibilidad de la ansiada paz para Colombia al concretarse la Solución Política del conflicto armado interno.

Sin embargo, parece que el viejo topo y la realidad de los hechos va desarrollándose en otro sentido: La irresponsabilidad del presidente Santos con la venta de ISAGEN, no ha hecho otra cosa que agregar otra perturbación más a dicho proceso de paz……otra perturbación más.

Fuente imagen Internet: Blair, Santos y Vargas Lleras

Por: HUMBERTO LEYTON

Ante la sepultura fresca de este entrañable amigo y compañero, recuerdo la figura de aquel muchacho enérgico que se contoneaba y saltaba acrobáticamente al acode del rock and roll de Elvis Presly, o del twist mexicano de Enrique Guzmán o de César Costa. Era la época de los 60-70, cuando la Nueva Ola invadió a Colombia e Ibagué, a pesar de debatirse en la dicotomía de pueblo-Ciudad, tenía su Club del Clan, orientado por el presentador de televisión Jorge Barón.

Este funcionaba en una discoteca llamada La Barra, ubicada en la sótano del hotel Raad, de propiedad del Turco Raad, localizado en la carrera Tercera con calle 13 esquina, donde hoy se encuentra un almacén de telas para cortinas.  Allí, las tardes de sábados y domingos, fueron el furor de la juventud que despertaba al son de la música que, en el país, representaban Óscar Golden,  Harol y Vicky, entre otros. Se bebía una que otra cerveza, pero nunca se sentía el olor a marihuana mucho menos se consumía perico. Eran otros tiempos.

‘El Enano’, cuando salía a la pista tenía como seudónimo ‘Lino’, su pequeña estatura le facilitaba los movimientos y las muchachas lo seguían como su amuleto por ser un buen parejo, bailaba casi a la perfección los ritmos de moda.

Pasó el tiempo y luego nos encontramos en la misma trinchera, ya como luchadores por causas libertarias e ideologías distintas al establecimiento. Militábamos en la Juventud Comunista (Juco), y nuestro escenario eran las calles, las manifestaciones y los mítines de protesta contra las injusticias sociales, por el derecho a la educación, la salud, la vivienda, libertades políticas, defensa y respeto a los derechos humanos, defensa y protección del ecosistema.

Momentos emotivos que vivimos fue la visita de Camilo Torres a Ibagué y la conmemoración de su posterior muerte. Los constantes eventos políticos que se realizaban en la Casa del Pueblo, ubicada en la calle 17 entre carreras cuarta y quinta, donde escuchamos las conferencias de Gilberto Viera, secretario general del Partido Comunista o de Diego Montaña Cuellar y otros destacados dirigentes de la época. En fin, la memoria está llena de recuerdos que agotaríamos muchas páginas para contarlos.

En estos espacios, los vivas y abajos del Alvis retronaban, tenía una prodigiosa garganta que sobre salía en la multitud. Por eso, se distinguía y su presencia se hacía necesaria en cualquier acto de masas. El llevaba la batuta y la dirección de los coros. Entonaba La Internacional con sentimiento y devoción.

Pero al fragor de la lucha, especialmente estudiantiles y obreras, sacábamos tiempo para la diversión y la bohemia, ya ‘El Enano Alvis’, era un bailarín de Salsa, Son Cubano, Guaracha y todo tipo de ritmo antillano. Sin que faltará La Sonora Matancera, El Gran Combo, Casino de la Playa, Los Matamoros, La Sonora Ponceña, Celina y Reutilio, Ismael Rivera, Rubén Blades, Héctor Lavoe, La Fania, entre tantos otros. En el 2001, una discoteca especializada en salsa, se concentraban fundamentalmente estudiantes, profesores y empleados de  de la Universidad del Tolima, intelectuales,  escritores y luchadores políticos, ‘El Enano’, sobresalía entre todos en la pista de baile.

Ya en las reuniones con camaradas, se formaban las interminables tertulias, discusiones  y bebas que se prolongaban hasta el amanecer. Aquí no faltaba Víctor Jara, Los Quilapayún, Carlos Puebla, Mrecedes Sosa, Atahualpa Yupanqui, Soledad Bravo, Eliana,  Ana y Jaime, Ali Primera, Norman y Darío, Pablus Gallinazo. El corte de las canciones eran netamente político, social y revolucionario, y ‘El Enano Alvis’ las entonaba con una emoción incomparable. Obvio, no faltaba: Qué dirá el santo padre, Que la Tortilla se vuelva, El Quinto Regimiento, Viotá La Roja, Hasta Siempre Comandante, la Mula Revolucionaria, Café y Petróleo, ni los corridos de la revolución mexicana, entre tantas otras.

Especialmente en mi juventud, compartí gratos momentos de lucha y compañerismo con Alvis, al igual que con Carlos Lozano, hoy subsecretario General del Partido Comunista y director del semanario Voz, Luis Endurado Morales y Jorge Toro. A pesar de mi retiro de la Juco, hace cerca de 40 años, continuó guardando con ellos lazos de amistad y buenas relaciones de amigos. Nunca renegué de lo que fui y, por el contrario, pienso que por caminos distintos avanzamos hacia los mismos objetivos de cambios sociales y estructurales de nuestro país. Ellos como consecuentes comunistas y yo desde las tendencias de izquierda del partido Liberal.

Me correspondió darles la infausta noticia de la muerte de ‘El Enano’, a los dos primeros; Lozano se impactó con el anuncio, tuve que motivarlo y pedirle fuerza para que resistiera y cortar la comunicación rápidamente para no perturbarlo más,  mientras Morales, con un criterio científico y marxista de la vida, entendió la situación y me dijo. “Somos materia altamente evolucionada y regresamos a la tierra a continuar nuestra transformación”.

Orlando Alvis Barrios, murió a los 69 años, como pensionado del magisterio, sobreviven su esposa Luz Mila Camelo, y tres hijos, todos profesionales: Tania, Carlos Andrés y Leonardo Fabio. ‘El Enano’ tenía fama de tacaño; que se pesa, fueron pocos los tintos que pagó en sus permanentes tertulias de café y todas las bebas y farras corrían por cuenta de sus compañeros y amigos, pero fue un esposo y padre responsable que cumplió con su deber durante su vida.

El último recuerdo que tengo de ‘El Enano Alvis’, fue la visita que le hice unos ocho días antes de morir, pese a que ya se le dificultaba hablar y estaba agotado de su prolongada enfermedad, me dijo que esperaba que el proceso de paz del gobierno Santos y las Farc concluyera con éxito, que era el hecho histórico que estaba esperando en su vida.

Pero además, en su interior, surgió la eterna discusión entre creyentes y ateos, sobre el misterio que encierra la muerte, bien  de irse a un mundo del que jamás se regresara o el de la resurrección para llegar a  la vida eterna. ‘El Enano Alvis’, murió en esa contradicción,  sin saber a dónde iba. Guarde silencio ante esta disyuntiva. No le dije la frase de Séneca que se me vino a la cabeza para tranquiliazarlo: “Si Dios existe, hemos ganado mucho, sino,  no hemos perdido nada”. De todas maneras, ‘El Enano Alvis’ no tiene problemas ni en el Cielo ni el infierno, en ambos tienes buenos amigos.

Paz en la tumba de Orlando, el querido amigo, compañero y camarada, en su viaje hacia el Oriente Eterno. Fue un luchador a toda prueba, un hombre alegre que gozó la vida hasta en los mementos más difíciles.

Foto: ELOLFATO.COM