psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Opinion

"La Jerusalén de oro"  del barrio 20 de Julio de Bogotá  

 
No seamos ingenuos exigimos imposibles cuando sabemos de antemano que solo un milagro podrá cambiar nuestro destino. A los parias, a los desheredados, a los huérfanos y menesterosos no les queda más remedio que arrodillarse en los altares y encender velitas a los cristos, vírgenes o santitos a ver si escuchan nuestras suplicas.
 
La religiosidad obnubila a los devotos con su parafernalia de misas, procesiones, y coros celestiales; que si el padrecito vestido con su blanca casulla y estola dorada con el hisopo en la mano asperjando agua bendita sobre el redil o elevando al cielo el copón bendito antes de consagrar la hostia santa.  -Bienaventurados los llamados a esta cena, hermanos-  y las fieles presas de un ataque de misticismo cierran los ojos esperando que caiga sobre sus cabezas las lenguas de fuego del espíritu santo.
 
Un buen jinete sabe domar a conciencia un potro salvaje y eso fue lo que hicieron los frailes doctrineros con los herejes indígenas.  No fue por amor que aceptaron a ese Dios blanco todopoderoso sino por el terror que les inspiraba los castigos y los escarmientos a que eran sometidos. A la fuerza tuvieron  que rendirse de rodillas en los altares y adorar al Cristo crucificado que resucitó al tercer día según las escrituras.
 
Los conquistadores españoles a ese territorio ignoto situado en pleno corazón del continente americano lo bautizaron con el nombre Nuevo Reino de Granada. Realmente se trataba  de la Cundinamarca de los Chibchas, "el país de los cóndores". Los invasores se proclamaron los dueños y amos de las tierras conquistadas reclamando directamente al rey los títulos de propiedad y los blasones de nobleza.
 
La principal misión del imperio católico hispano era evangelizar esas razas inferiores incapaces de discernir, seres carentes de uso de razón que había que redimir del pecado original en la pila bautismal. Tales fueron los castigos impuestos por los frailes doctrineros que los conversos chibchas o muiscas se volvieron más fanáticos y radicales que los propios inquisidores. Con la espada y la cruz había que extirpar las idolatrías y exterminar a los bárbaros hijos de Satanás. Por pura supervivencia aceptaron ser bautizados, renegaron de sus nombres, de sus creencias, de sus dioses, de su lengua materna hasta asumir la condición de siervos y esclavos.  
 
Allí a 2.600 metros de altura en medio de la cordillera de los Andes se fundó en 1538 la muy noble y muy leal villa de Santafé, capital del Virreinato de la Nueva Granada. La Santafé de los redimidos, la Santafé de los conversos, la Santafé de los mojigatos y penitentes construida al pie de los cerros tutelares (donde reina el buziraco o el demonio según los frailes doctrineros) que dominan la inmensa sabana (Muequetá) del cacique Bacatá, la tierra más fértil y generosa que ojos humanos hayan conocido (así la describían los cronistas de Indias) Una ciudad completamente aislada del mundo, una tierra inhóspita a la que llegaron los conquistadores y aventureros atraídos por la leyenda del mítico dorado. La increíble historia de ese cacique que cubierto en polvo de oro se bañaba en las frías aguas de la laguna Guatavita para ofrendarles su mágico tributo a los dioses. El único punto de contacto con el exterior se encontraba en Cartagena de Indias, en el mar de los Caribes, a más de 1.000 kilómetros de distancia. Para entrar o salir de Santafé (nombre que le puso el conquistador andaluz Jiménez de Quesada en recuerdo de Santafé-Granada) había que aventurarse a navegar por las el río de la Magdalena que surcaba regiones selváticas dominadas por tribus hostiles y muy feroces. De ahí que en la sabana cundiboyacense se engendrara la versión más puritana y fundamentalista  del catolicismo hispano. Así lo revela la cantidad de iglesias, basílicas y catedrales construidas en honor al Dios blanco Todopoderoso, su hijo Jesucristo y la virgen santa. A sangre y fuego tenía que brillar el faro civilizador y a fe que cumplieron con su palabra.
 
En la historia más reciente de la conquista espiritual del Nuevo Mundo tenemos que reseñar el increíble caso del sacerdote Juan de Rizzo. Este cura italiano llega a Colombia en 1935 empeñado en continuar la misión evangelizadora de nuestro señor Jesucristo y sus apóstoles: "Id por el mundo proclamad la Buena Nueva a toda creación"
 
El padre de Rizzo estaba obsesionado con la salvación de los gentiles y de ahí que eligiera un país exótico tropical donde sobran los pobres y miserables fáciles de embaucar con espejitos y collares de cuentas de vidrio. Es decir, el sitio perfecto para predicar la palabra de Dios.
 
El reverendo padre después de ejercer su misión por distintas regiones de Colombia fue destinado por sus superiores a la congregación que los Salesianos regentaban en el colegio León XIII Don Bosco en la localidad de San Cristóbal, en el sur de Bogotá.
 
Cuenta la leyenda que un día mientras el padre se dedicaba a leer la biblia en el oratorio juvenil del Salesiano aconteció un hecho sobrenatural. Por la intersección del supremo hacedor se le apareció nuestro señor Jesucristo quien le dijo que a él le gustaría que se le reverenciara como a un niño inocente. Porque de los niños es el reino de los cielos. Entonces, el hijo único de Dios en tono imperativo le ordenó al cura construir un santuario en su honor en esa barriada marginal para consuelo y misericordia de los menesterosos.
 
El padre de Rizzo decía que hablaba con Dios, que escuchaba voces del más allá proclamando la segunda venida de Jesucristo. Estas graves alteraciones psicológicas en otras circunstancias se hubieran tomado como un ataque de esquizofrenia y con toda seguridad lo habrían recluido en un manicomio (diagnostico: deterioro funcional del córtex prefrontal) Pero como se trataba de un sacerdote de reconocido prestigio y encima italiano esto lo revestía con un cierto halo de beatitud. No se trataba de un loco sino de un médium entre la divinidad y los mortales.
 
Al padre la aparición de nuestro señor Jesucristo lo dejó cautivado. Desde luego que se sentía elegido para una misión universal. Da la casualidad que él también le profesaba una gran devoción al niño Jesús de Praga o el Divino Principito y de inmediato inició el culto en el oratorio los domingos y fiestas de guardar.
 
Pero le faltaba algo más concreto y palpable, una imagen ante el cual se postraran de rodillas los feligreses a hacerle rogativas y ofrendarle suculentas dádivas. Presuroso se dirigió a las tiendas de antigüedades del centro de Bogotá en busca de una talla impactante que cubriera sus expectativas. Ninguna de las imágenes que encontró le satisfizo así que encargó a un artista de la tienda litúrgica "Vaticano" la realización de una nueva escultura del divino principito, un fetiche mágico con el cual llevar a cabo este maquiavélico vudú colectivo.  
 
Debía ser una figura alegórica de la infancia de Cristo, una hermosa imagen que representara todo el poder y la gloria del Mesías. Una obra de diseño primoroso y pluscuamperfecto que con ayuda del escultor supo materializar: el Divino Niño descalzo y vestido con un traje árabe que levantaba los brazos al cielo como queriendo abrazar al padre eterno. Inscrito en su peana un lema soberbio "Yo Reinaré" Un niño Dios de porcelana con un rostro bellísimo, un niño Dios blanquísimo, de mejillas sonrosadas y de ojitos azules tan lindo y el pelito mono angelical -porque ante todo había que preservar impoluto el rancio abolengo de Adán-. El padre de Rizzo estaba confiado en que ese idolillo que acababa de parir obraría prodigios y le proporcionaría extraordinarios dividendos. Aunque tenía un pequeño defecto: apenas medía 50 centímetros. Debería haber sido un coloso pero por falta de presupuesto o quién sabe si por pura tacañería quedó reducido a un enanito de porcelana.   
 
El 20 de Julio es un populoso barrio del sur de Bogotá en el que buscaron refugio miles y miles de parias esperanzados en encontrar la redención a sus cuitas.  En la ladera de los cerros en un ambiente lluvioso y frío se hacinan las víctimas de la violencia que generó la guerra entre liberales y conservadores en los años cuarenta y cincuenta del pasado siglo XX. Un éxodo de campesinos hambrientos, despojados de sus tierras que llegaron hasta allí arrastrando su numerosa prole y todas sus pertenecías.  Como hormiguitas construyeron sus tugurios de madera y cartón que con el paso de los años se transformaron en precarias viviendas de ladrillo, cemento y techos de zinc dibujando el caótico paisaje de la marginalidad. Pertenecientes a las clases más bajas de la sociedad: mestizos, indígenas, negros, mulatos o zambos, es decir, los líchigos o guaches -como los suelen calificar despectivamente la burguesía criolla- Brutalizados por la ignorancia su destino no es otro que el de surtir de mano de obra barata las industrias, fábricas, el sector de la construcción o de los servicios, las obras públicas o las filas de la policía y las fuerzas armadas. Mientras las mujeres -por intermedio de las parroquias- son impunemente explotadas como coimas, mucamas y sirvientas en las residencias y mansiones del norte de Bogotá. Según las leyes del apartheid las cualidades de los seres humanos no se determinan por sus conocimientos o su valía personal sino por el color de su piel y sus rasgos étnicos. Entre más blancos; más bellos e  inteligentes.
 
El padre de Rizzo era una persona de poco atractivo físico; con cara de sepulturero y mirada de inquisidor, de carácter gruñón siempre andaba malhumorado recriminando a sus colaboradores más cercanos su falta de compromiso y entrega. ¡Dadlo todo por el Divino Niño! Un ser inaguantable que solo inspiraba recelos y por eso los feligreses preferían guardar silencio y agachar sumisos la cabeza. Porque se debe primar la disciplina, el trabajo, la oración y la obediencia debida a las jerarquía.
 
Desde el púlpito el curita se transfiguraba en un apologeta que con su verborrea mística hipnotizaba a los creyentes. Al fin y al cabo venía de Italia, la tierra del sumo pontífice y esa era una carta de presentación suficiente que lo convertía en un apóstol santo.
 
El padre empezó repartiendo pan, chocolate y aguaepanela con queso para atraer esas masas de pobres y afligidos, los famélicos comideritos, los pordioseros, los chinos huérfanos, los gamincitos, que se desmayaban de hambre durante la misa. Y es que de veras que a punta de hostias y padrenuestros difícilmente  les iban a llenar el buche.  El padre de Rizzo sabía que la clave estaba en capturarlos por el estómago para luego entrarle al campo metafísico sin mayores contratiempos. "Darle de comer al hambriento y darle de beber al sediento" como bien reza el evangelio de San Mateo. Porque allí donde existe precariedad y sufrimiento las órdenes religiosas se hincan como garrapatas para aprovecharse del drama social.
 
Entre los miserables las carencias se multiplican; el costo de la vida sube imparable y los salarios no alcanzan ni siquiera para cubrir las necesidades más perentorias. Siempre falta plata para pagar el arriendo mensual, la canasta familiar, el colegio de los chinos, el uniforme de los guambitos, la electricidad, el agua, el transporte. Y ni hablemos si se trata de familias numerosas donde el drama es aún  más desgarrador.  En medio de tantas estrecheces no les queda otra que vivir de prestado, la angustia se apodera de su existencia y solo papá Dios puede brindarles un consuelo efectivo.
 
Con cara de santurrones los fieles se arrodillan en el altar confiados en que el supremo hacedor escuche sus plegarias. Los pordioseros, los afligidos llegan a pedirle al Divino Niño consuelo para afrontar la travesía por este valle de lágrimas. Ellos saben que solo la justicia divina podrá reivindicarlos pues han perdido la fe en unos gobernantes avariciosos y egoístas que siempre los han estafado. En silencio y con los ojos llorosos repiten las mismas idénticas oraciones de los últimos 480 años: "Vengo ante ti, mi señor, reconociendo mi culpa. Con la fe puesta en tu amor, que tú me das como a un hijo. Te abro mi corazón y te ofrezco mi miseria..."
 
Si ese pequeño idolillo de porcelana quería ganarse la fama de milagrero había que revestirlo de un aura de santidad. Sin esa excepcional cualidad el negocio no iba a funcionar pues la clientela necesita meter el dedo en la llaga.  No se sabe muy bien por qué o si fue un mero bulo inventado por el padre pero el Divino Niño dizque comenzó a hacer  milagritos. Por obra y gracia del espíritu santo los ciegos recuperaban la vista, las mujeres estériles quedaban embarazadas, los enfermos de cáncer sanaban, los cesantes conseguía trabajo, los más arrastrados triunfaban en los negocios, los don nadie adquirían casa, carro, los estudiantes  aprobaban los exámenes, los solterones se echaban novia, y a los más salados le tocaba la lotería. Ante tal  éxito se instituyeron los nueve domingos con el niño Jesús donde se le ofrecían misas para bendecir y proteger las casas, las familias o los negocios, igualmente se ofertaban confesiones, comuniones, bautizos, matrimonios, y hasta velatorios y entierros. A los incondicionales se les exigía que entregaran en la parroquia suculentas donaciones en dinero o especies.  Un monopolio otorgado por Dios nuestro señor a la comunidad de los Salesianos, únicos dueños de la marca registrada heredera del padre de Rizzo.
 
Da la casualidad que las monjas Carmelitas, orden fundada por santa Teresa de Jesús, desde tiempos pretéritos le rendían culto al Divino Principito. Siguiendo las tradiciones más vernáculas veneraban en el altar mayor del convento una fina talla del Divino Niño vestido lujosamente con traje de seda y ceñida en su frente una corona de oro y piedras preciosas. Las Carmelitas eran las auténticas discípulas de la venerable madre Margarita del Santísimo Sacramento (Carmelita del convento de Beaune en Francia) quien ejerció de confidente del Divino Niño y propagadora de su devoción. Desde luego que se sentían agraviadas porque inesperadamente les había surgido un competidor desleal. Ahora las donaciones iban mermando considerablemente y las monjitas indignadas reclamaron ante la curía para que el obispo hiciera prevalecer sus derechos exclusivos.
 
La alta sociedad cachaca colmaba al Divino Niño de las Carmelitas con generosas  limosnas y magníficos regalos por los favores recibidos.  Aunque pronto llegó a sus oídos los milagros que obraba el nuevo Divino Niño allá en el 20 de Julio, el barrio de los líchigos. Era una afrenta intolerable que las familias de alta alcurnia quedaran excluidas de los más preciados parabienes celestiales.   
 
 
El gobierno colombiano por su carácter conservador y reaccionario aprobaba (y aprueba) sin objeciones toda esta parafernalia de cristos, vírgenes y santitos que mantiene al pueblo en la inopia. Tales supercherías las aprovecha para desviar la atención de otros problemas más trascendentales como la corrupción, los chanchullos, el desempleo o el alto costo de la vida. El feudalismo colonial imperante tenía y tiene que preservar sus privilegios incólumes y  es mejor que la plebe se dedique a rezar salmos responsoriales en los altares antes de que tomen conciencia y se echen al monte con un arma en la mano. "Que firmen con el pulgar los carajos y que acaten al pie de la letra los santos mandamientos de la ley de Dios. Han nacido para recibir órdenes y deben asumir su destino" "No hay más que recordar lo ocurrido aquel pavoroso  9 de abril de 1948, el día del Bogotazo, cuando las chusma de ateos comunistas se lanzaron a las calles a quemar iglesias"  "Esos liberales malparidos fanáticos de Jorge Eliecer Gaitán son los culpables de  la violencia y todas las desgracias que sufre Colombia"
 
El negocio del padre de Rizzo iba viento en popa; desde luego que había descubierto las minas del rey Salomón, como el rey Midas todo lo que tocaba se convertía en oro, frotaba la lámpara maravillosa de Aladino y se cumplían todos sus deseos: miles de ofrendas y cuantiosas limosnas, donaciones de todo tipo, en pesos, dólares y letras de cambio cheques, joyas, oro, plata, piedras preciosas, etc.
 
La misión del padre de Rizzo se iba materializando a pasos agigantados. Por algo Cristo lo había escogido para propagar la devoción del Divino Niño y limpiar los pecados del mundo. Desde el púlpito no se cansaba condenar a los que viven en la impureza; a los borrachos, a las prostitutas, a los drogadictos, a los vagabundos y atracadores, ¡Escoria humana! que el altísimo se apiade de vuestras almas. "Sed fieles en el matrimonio, ¡hijos míos! que los fornicadores serán condenados al fuego eterno". "El premio a vuestros sacrificios será la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén".
 
Era el momento de acometer el proyecto de la erección de un templo digno de albergar la nueva Jerusalén de oro,  un templo majestuoso para gloria de Jesucristo nuestro señor y de la santa madre iglesia. Y lo más fantástico es que no había necesidad de contratar personal para construir la magnánima obra pues un ejército de obreros, albañiles, peones, soldadores, carpinteros, plomeros se ofrecieron voluntariamente a cumplir los deseos de nuestro señor Jesucristo.  ¡Que Dios se los pague y que los tenga en su eterna gloria!
 
El solemne acto de consagración del santuario del Divino Niño tuvo lugar el día 27 de julio de 1942 presidido por monseñor Juan Manuel Arbeláez. La homilía congregó una multitudinaria romería llegada desde distintas regiones del país en buses, camiones, carros, recuas de mulas o a pie. La presencia de las autoridades políticas, militares y religiosas era la más clara señal del triunfo de Cristo Rey.  Sonaron las pomposas notas del himno nacional y se izó victorioso el tricolor patrio  amarillo, azul y rojo. ¡Presente armas al generalísimo de los ejércitos!
 
El padre de Rizzo adoctrinaba a las mansas ovejitas del redil sobre los prodigios que obraba el Divino Niño, haciendo especial énfasis en que si queremos algo con todas las fuerzas de nuestra alma primero deberíamos recompensarlo monetariamente. Solo así podrían verse cumplidas con mayor diligencia nuestras súplicas y peticiones. De ahí el inmenso valor que tenían las limosnas que se depositaba en las urnas estratégicamente colocadas en el templo. No solo se aceptaba dinero contante y sonante sino también en especies: joyas, oro, plata, esmeraldas, televisores, neveras, lavadoras, propiedades, incluso últimas voluntades testamentarias. ¡Y todo lo recaudado libre de impuestos!  Se aconseja que la limosna  sea costosa y digna del Divino Principito pues Dios les devolverá el ciento por uno.
 
"Si no se llenan a rebosar las cajas fuertes que hay en la entrada del santuario el Divino Niño se pone emberracado" –solía reprender el padre de Rizzo al populacho en previsión de cualquier gesto de tacañería. -¡Hijos míos, obras son amores y no buenas razones!  Dar el diezmo es una obligación sagrada de todo buen cristiano -sermoneaba.
 
El padre de Rizzo inesperadamente entraba en trance y sufría violentos ataques de histeria: ¡hijos míos, arrepentíos que el demonio acecha! -Gritaba como un poseso invocando el santo nombre de Jesucristo. Para enfrentar estos tiempos de tribulación es necesario sacrificarse por una causa justa. Incluso dicen algunos que lo conocieron en vida que le salían estigmas en las manos. Pruebas irrefutables de su santidad.
 
Aunque la iglesia hipócritamente proclame que "de los pobres es el reino de los cielos" su prioridad, sin lugar a dudas, es salvar el alma de los ricos. Los ricos son los amos y poseen el capital y este es un argumento suficiente para rendirse a sus pies. Los cachacos bogotanos de apellidos rimbombantes, los doctores, sus  eminencias, sus ilustrísimas de sangre azul se colocan la máscara de piadosos dispuestos a lavar sus conciencias, los fariseos vienen a ejercer la caridad cristiana y a pagar misas para que el  Divino Niño los ampare y los favorezca; que sigan multiplicando sus ganancias, prosperidad en los negocios y protejan sus propiedades. El padre de Rizzo para premiar a los más entusiastas benefactores expedía indulgencias plenarias con firma y sello papal. -Bienvenido, excelentísimo señor, bienvenido mi doctor, aquí les tengo el pasaporte a la eternidad para toda la familia. Los oligarcas encopetados de traje de paño, chaleco y corbata, zapatos de charol y sombrero de copa, junto a sus señoronas que lucían pretenciosas la  última moda de Paris depositaban un cheque en blanco en la inocente mano de su reverencia.   Los cuervos ensotanados se frotaban las manos pues el maná bendito caía del cielo a raudales.
 
En una sociedad tan injusta como es la colombiana el único consuelo que les queda a los pobres es la religión (llámese católica, de las sectas o la brujería). Algo que se puede comprobar cada domingo y fiestas de guardar cuando se arremolinan desde bien temprano en el parque del 20 de julio una jauría de menesteroso, pordioseros, huérfanos, ancianos desamparados, paralíticos, tísicos, sidosos,  locos, cojos, mancos, ciegos, tuertos, enanos, patulecos, mongólicos, enfermos terminales en sus camillas, tísicos, leprosos, campesinos desplazados,  ¡caridad! ¡Compasión! los más astutos llevan campanitas amarradas en sus muñecas qué hacen sonar como reclamo. Ruegan para que se les ablanden el corazón a los feligreses: una monedita, un billetico, un pancito, su merced, Dios se los pague, por amor a Dios, Dios me lo bendiga, una limosnita por amor a Dios, repiten balbuceantes el mantra postrados de rodillas dándose golpes en el pecho. Hay que tener fe en el poder celestial y rogar al altísimo que se apiade de sus almas.  Dios padre todopoderoso es el único capaz de brindarles alivio y consuelo. ¿Quién sino él va a sacarlos de ese trance? Un verdadero auto de fe en el que participa la más baja ralea de patipelados, el lumpen proletariado: obreros, peones, cesantes, tombos, coimas, celadores, mandaderos, emboladores, chóferes de buses, taxistas, camioneros, de todo hay en la viña del señor; prostitutas, atracadores, ex presidiarios, travestis, zorreros, contrabandistas, traquetos, sicarios, dealers. Si Dios nos ha creado a su imagen y semejanza todos somos hijos de Dios y Dios los ama y acoge en su seno "todo lo que pidas, por los méritos de mi infancia, te lo daré"
 
Con el tiempo en el parque del 20 de julio se fue creado un auténtico mercado persa invadido de vendedores ambulantes que en medio de una atronadora algarabía  vocean los más variados productos: estampitas, relicarios, almanaques, crucifijos, rosarios, camándulas, novenas, escapularios, postales, afiches, cuadernos, calcomanías,  lápices, pañales, calzoncillos, matarratas, purgantes, mertiolate, esparadrapo, cuchillas de afeitar, etc...en los alrededores del templo se improvisan tenderetes donde hacen su agosto  las comadres y las marchantas preparando fritanga, morcilla, chicharrón, lechona, empanadas, la almojábana, la arepa y para entonar a la clientela trago corto y trago largo; canastadas de  cerveza, aguardiente, chicha y guarapo. Y todo el bazar amenizado con música  chucu chucu, arrabalera, corridos y rancheras mejicanas, tangos y vallenatos, salsa, cumbia. Los más malditos y apestados mariguaneros, bazuqueros, ñeros, pirobos, jíbaros, recicladores, vagabundos, drogadictos y alcohólicos también vienen a recoger las migajas que caen del banquete.
 
Dios, todo se justifica con Dios, Dios, por Dios, se repite la palabra sin descanso como si se tratara de un extraño sortilegio a ver si se obra algún prodigio: Dios se lo pague, Dios mediante, si Dios quiere, porque los pobres se sientes protegidos por el Todopoderoso y por eso en su lenguaje cotidiano no pueden dejar de nombrarlo. Una dependencia afectiva como consecuencia de la baja autoestima e inseguridad.
 
Colombia desde su fundación se ha caracterizado por ser un país católico, apostólico y romano. Uno de los componentes fundamentales de su identidad es la religiosidad.Todas las fiestas de guardar están relacionados con las fechas más memorables del santoral. No olvidemos que nuestro país ha sido consagrado bajo la advocación del Sagrado Corazón de Jesús. Este culto, que se inició en Bogotá en 1891, reconoce el origen divino de la autoridad y la soberanía social de Nuestro Señor Jesucristo. Porque iglesia, estado y militares son un solo corazón. Su lema: tradición, propiedad privada y catolicismo. Colombia, tal como lo enunciara el padre Félix Restrepo, es el mítico reino de Cristilandia donde sus habitantes se dedican a rezar los 365 días del año por la salvación de la humanidad. De ahí ese lema tan pretencioso que identifica al Divino Niño: "Yo reinaré"
 
Pero hoy el catolicismo en Latinoamérica vive una época de crisis a causa de la invasión de las sectas cristianas.  En este juego capitalista de la oferta y la demanda millones de católicos han decidido abjurar y pasarse a las filas de los protestantes, los bautistas, los evangélicos, los adventistas, los Testigos de Jehová, los Mormones, Iglesia Universal del reino de Dios y una larga lista imposible de transcribir por su extensión. La bonanza millonaria en recaudaciones ha disminuido considerablemente y esto es algo que alarma de sobremanera a la Conferencia Episcopal. La misión de las sectas cristianas es la de dividir la sociedad para intentar contrarrestar el mensaje de opción por los pobres que pregona la Teología de la Liberación. Que se predique la resignación cristiana y la promesa del paraíso para quienes sigan el camino recto antes que ofrecer una respuesta desestabilizadora.
 
 
La fiesta mayor del Divino Principito se celebra el primer domingo de septiembre y congrega más de un millón de fieles llegados desde todas las regiones del país y del extranjero (Venezuela, Ecuador, Perú o Panamá). Los peregrinos se movilizan en aviones, buses, camiones, carros, zorras, en bicicleta o a pie a rendirle tributo al rey de reyes.  Con el tañer de campanas de todas las iglesias del sur se inicia la procesión de penitentes -muchos descalzos- que recorren largos tramos del camino que conduce al santuario; otros tantos de rodillas, otros flagelándose con cadenas y hasta mortificando su cuerpo con fierros, pinchos. Cualquier sacrificio es poco en honor al nazareno que padeció una horrible agonía en la cruz. Porque el dolor es bueno a los ojos de Dios. Un interminable viacrucis en el que sobresalen los liberales, los conservadores,  burgueses, terratenientes y ricachones que pugnaban por llevar en andas la imagen del Divino Niño. Porque aquí no se hace distinción de clases sociales ni ideologías. Toda una puesta en escena muy bien teatralizada en la que las estrellas son los clérigos opusimos,  monjitas, novicias, seminaristas, diáconos, monaguillos, beatas y beatos enlutados, es decir,  el ejército invicto de la gloriosa cruzada nacional. La santa misa es un acto sublime que se amplifica por altoparlantes para que la escuchen todos los fieles que ante la imposibilidad de entrar en el templo se arremolinan en el parque del 20 de Julio. El lleno es apoteósico, la solemne homilía supera cualquier evento deportivo ya sean clásicos de fútbol  o conciertos de cantantes famosos. Un acontecimiento retransmitido por los principales canales y emisoras de radio y televisión.
 
Los peregrinos enruanados, calzando cotizas y con sus sombreros de ala ancha ceñidos en la cabeza lanzan jaculatorias y alabanzas ¡hosanna! ¡hosanna! ¡aleluya! Los pecadores irredentos se rasgan las vestiduras ¡Por mi culpa por mi culpa por mi gran culpa...! mientras manosean sus rosarios chinos de plástico, todo un gran auto de fe, multitudes con la cruz a cuestas ansiosas por postrarse de rodillas ante la imagen del Divino Niño y entregarle sus óbolos y ofrendas.  Divino niño, divino niño. "¡Oh, Divino niño Jesús! yo recurro a ti y te ruego por la intersección de tu santa madre, me asistas en esta necesidad porque creo firmemente que tu divinidad me puede socorrer"  El recuerdo de los milagros se anuncian con toda pompa grabados en mármol: "Gracias Divino Niño por los favores recibidos.  Familia Álzate";  "mi abuelito se sano del cáncer, Gracias Divino Niño. Familia Pereira", "mi papacito recobró la vista, Familia Nieto"...  Papa lindo, te ofrezco estos pesitos, divino niño un milloncito por los favores recibidos, Divino Niño,  mamita querida, resucitar como Lázaro en Betania "pedid, y se os dará" Los números del chance, su merced, el premio mayor de la lotería, ramos de flores, velas, cirios pascuales, incienso y mirra. Y para completar la hazaña: las 42 misas diarias que superan con creces a las celebraciones más suntuosas del mismísimo Vaticano.
 
Los nueve primeros domingos de cada mes hasta terminar en septiembre con la fiesta mayor se llevan a cabo grandes homilías haciendo hincapié en la conversión, el sacramento de la confesión y expiar los pecados, la comunión y la solidaridad con los desamparados demostrada a través de las limosnas. Ante las grandes catástrofes naturales, sequías, tempestades, terremotos es el momento de hacer rogativas y peticiones de auxilio al padre eterno. Escoltados por los caballeros del Niño Jesús recitando el ¡te alabamos señor! mientras miles de fieles elevan plegarias al cielo. Son memorables igualmente las procesiones de semana santa, la pasión del viacrucis, el Corpus Cristi, el rosario por las intenciones del Papa y la fiesta del 20 de julio coincidiendo con el grito de independencia de Colombia.
 
El poder de convocatoria del circo del Divino Niño es arrollador y el éxito de público apoteósico y con todas las entradas vendidas.  Vengan a disfrutar del espectáculo más grande del mundo: la mujer barbuda, los payasos, los trapecistas, equilibristas, llamas del Perú, leones del África, el hombre araña, la mujer maravilla, superman, magos, prestigiadores, nigromantes y como estrella invitada: el Divino principito milagroso.
 
Aquellos que visitan por primera vez el santuario del Divino Niño se llevan una gran decepción pues en vez de una descomunal estatua se encuentran con un enanito de porcelana encerrado en una urna de cristal (antibala) Y encima custodiado por guachimanes que velan por su seguridad noche y día. Pobrecito, tan poquita cosa, parece mentira que ese muñequito haya provocado tan inusitada revolución cristera. Pero la grandeza del Divino Niño no se mide por la estatura sino por los incalculables beneficios que aporta económicamente a la santa madre iglesia.
 
Las oraciones mueven montañas, la fe es un arma secreta como se demostró cuando el presidente Marroquín, advertido por su ministro plenipotenciario de que varios buques de guerra yanquis pretendían invadir el istmo de Panamá, se le ocurrió la genial idea  de celebrar con urgencia en la catedral primada un gran tedeum solemne por la salvación de la patria. El muy iluso creyó que iba a derrotar a los yanquis a punta de padrenuestros y ave marías. Al final Panamá se independizó de Colombia y la zona del canal pasó a manos norteamericanas.
 
Colombia es un país de camanduleros, de brujos, de yerbateros y milagreros, un pueblo supersticioso por naturaleza. Algo que hace parte de ese sincretismo religioso  resultado de ese crisol de razas: blancos,  indígenas, negros. Entre el populacho es muy habitual las supercherías y el esoterismo, las ciencias ocultas, las cartas del tarot, las predicciones de las pitonisas, el fetichismo y amuletos, las patas de cabra, los dientes de caimán, las pócimas del indio amazónico, los menjurjes del indio Guaicaipuro o las rogativas al ekeko, el dios de la abundancia incaico. 
 
El Divino Niño se ha convertido en el ídolo predilecto de los colombianos, a tal punto que le rinden pleitesía desde el presidente de la república, ministros, senadores y representantes, alcaldes y gobernadores, el cuerpo diplomático en pleno, la conferencia episcopal, el nuncio del papa, reinas de belleza, cantantes, ciclistas,  futbolistas, gremios, sindicatos, partidos políticos, empresarios, la cúpula militar,  banqueros, artistas famosos, patrones, capos, narcotraficantes, esmeralderos. Todos le juran y perjuran fidelidad hasta las últimas consecuencias.
 
Ya no hay cóndores en el país de los cóndores sino bandadas de gallinazos que revolotean en los cerros en busca de carroña. Las ruedas de la historia no se detiene pero las injusticias y la iniquidad permanecen. En los últimos 50 años a causa del terror guerrerista promovida por el propio gobierno ha obligado a millones de campesinos a buscar refugio en los suburbios de las grandes ciudades colombianas. Bogotá se ha convertido en una megalópolis de casi 10.000.000 de habitantes donde los problemas sociales en vez de remitir se multiplican pues la crisis económica no da tregua. Esto significa más pobres que redimir y salvar, más adeptos (clientela en la jerga capitalista) para los cristos, santos, vírgenes o pastores de las sectas. La dictadura teocrática y patriarcal amancebada con el régimen cívico-militar afianza su dominio sobre todos los estamentos de la Republica de Colombia. Tal y como solía repetir una y otra vez el padre de Rizzo profetizando la perpetuidad del mensaje del Divino Principito: "Cielo y tierra pasarán, mas tu palabra no pasará"

 

Carlos de Urabá 2018

Hay quienes dicen que el problema de Colombia es que su pueblo no tiene memoria. Sin embargo, esa es sólo parte del problema. La otra parte del problema, quizás la más importante, es que la oligarquía colombiana tiene demasiada memoria. Es una oligarquía rencorosa y vengativa que no olvida y que no perdona a quienes osen cuestionar sus privilegios o siquiera perturbar su digestión. Como los déspotas de antaño, ellos pueden matar, desaparecer, violar, reprimir, mutilar y no pasa nada... ¡pero ay de quien ponga en entredicho la legitimidad de sus riquezas acumuladas mediante el fraude y la violencia desnuda! Así pasen décadas, apenas tengan la oportunidad de cobrarse en sangre algún susto que les hayan hecho pasar, se la cobran. La insistencia de las FARC en la reconciliación cae en oídos sordos, porque no hay con quien reconciliarse. A esta oligarquía –de médula terrateniente- no le interesa otra cosa que la más cochina venganza en contra de quienes participaron de un movimiento insurgente de fuerte raigambre campesina, un movimiento que buscó la justicia para los del campo y una transformación del país, pero terminó entrampada en un acuerdo de paz hecho a la medida del gobierno de Santos en el cual las estructuras opresivas contra las que alguna vez se alzaron en armas, quedaron intactas. Ahora que están sin armas y aisladas, tanto de sus bases sociales después de su salida de los territorios en que hacían presencia, como de una izquierda que no ha sabido construir procesos de unidad, la oligarquía tiene la oportunidad para hacer leña del árbol caído.

El último golpe que recibe este fracasado proceso de paz –convertido a pasos acelerados en una humillante rendición-, es la captura de Jesús Santrich por orden de Estados Unidos, quienes quieren extraditarlo a sus mazmorras para tenerlo junto a Simón Trinidad, como los cazadores cuelgan cabezas de bestias salvajes en sus roñosos muros. Todo se coordinó para que coincidiera con la visita de Míster Trump el sábado. Pero Míster Trump dejó a Míster Santos con los crespos hechos, porque ha dado prioridad a sus delirios bélicos en Siria. Sin embargo, Santrich está ahí, en la cárcel, a la espera. Santos, el Nóbel de la Paz, hizo correr sangre campesina con la masacre del Tandil (Tumaco), en Octubre del pasado año –bastó que el gobierno de EEUU exigiera respuestas en la lucha contra los cultivos de coca, para que Santos regara sangre colombiana para su amo[1]. Ahora, quieren ver rodar las cabezas de farianos, y Santos, que fantasea con ver a toda la dirigencia fariana muerta o tras las rejas, concurre de manera entusiasta. Acá no hay mera sumisión del gobierno colombiano –no se puede culpar sólo a los EEUU. Acá el Estado colombiano es igualmente responsable, y si cabe, aún más. El gobierno de EEUU puede tener la influencia que tiene en Colombia porque la oligarquía colombiana, en cabeza de este gobierno, se lo permite.

¿Por qué Santrich?

¿Por qué empezó el gobierno esta cacería de brujas con Santrich? Vieron a quién era al primero que había que callar y usarlo como una advertencia de lo que les puede pasar a los farianos desmovilizados que no se porten bien.  Santrich es uno de los pocos de la dirigencia de las FARC que ha hablado con claridad sobre el fracaso del proceso de paz, sin temor a meter repetidamente el dedo en la llaga. Santrich no ha mostrado un arrepentimiento de Magdalena, defendiendo la legitimidad de la rebelión de la que hizo parte por casi tres décadas. Esta actitud de dignidad, que para la oligarquía es arrogancia, ha hecho que le tengan una animosidad particularmente enconada: él ha soportado durante meses la más grotesca persecución por parte de los medios e incluso por parte de ciertos dirigentes de las FARC arrepentidos, que deploran su radicalidad, y no han vacilado en atacarlo –directa o indirectamente- en sendas diatribas. Santrich se movilizó por la liberación de los presos, aun sufriendo una miserable campaña de desprestigio por parte de quienes afirmaban que buscaba quitarle protagonismo al acto de entrega de armas. Y por último, Santrich criticó de manera abierta la entrega apresurada de armas. En sus propias palabras:

"En la base del pensamiento genuinamente fariano nunca estuvo presupuestado entregarle a nadie, menos a un tercero las armas, y en esto quiero recordar las palabras del camarada Manuel cuando dijo a un periodista argentino: 'De acuerdo con la experiencia que hemos acumulado a lo largo de 40 años de lucha, para resolver los problemas sociales de este país se requiere de la presencia de las FARC. Nosotros haremos un acuerdo en algún momento, pero nuestras armas tienen que ser la garantía de que aquí se va a cumplir lo acordado. En el momento en que desaparezcan las armas, el acuerdo se puede derrumbar. Ese es un tema estratégico que no vamos a discutir'. (...) Creo que estas palabras tienen absoluta vigencia. Llevan a pensar que, como FARC, conociendo la catadura históricamente traicionera de este régimen, cometimos un error estratégico y estructural al haber convertido la dejación en entrega de armas sin que los aspectos centrales del Acuerdo se hubiesen concretado, al menos en sus bases y en el diseño fáctico de sus garantías de cumplimento."[2]

Van por todos

Jesús Santrich es el primero que buscan encarcelar y extraditar, pero la intención del gobierno y del bloque oligárquico es ver a toda la dirigencia –y también la base- fariana tras las rejas, deportada o muerta. Esta intención ya quedó clara con el montaje que se hizo con los supermercados Supercundi, tras lo cual la voz unánime del establecimiento llamó a quitarle los "beneficios" a los ex comandantes guerrilleros[3]. También queda claro por donde quieren seguir: en el grupo de cuatro arrestados, se encuentra también un sobrino de Iván Márquez, otro de los que identifican como de la "línea dura" a la que hay que aplastar. Pero van por todos, hasta por los más blandos. Habrá a quienes los utilicen durante algún tiempo, para pasearlos por todo el país pidiendo perdón y llamando a la calma a unas bases que se han visto burladas, pero que no quepa la menor duda de que cuando ya no les sirvan, se desharán de ellos de manera para nada ceremoniosa. Es su naturaleza y lo han venido demostrando históricamente en todos los procesos de paz. Esto no había que ser un genio para verlo venir. El mismo Santrich, de manera profética, lo había previsto respecto a la Justicia Especial para la Paz:

"Esta JEP quedó convertida en una letal trampa para colocar solo a la insurgencia en el banquillo de los acusados, mientras se amplía el manto de impunidad para los militares y los llamados terceros agentes del Estado. Tal trampa buscará, con la ayuda de la corrupta fiscalía, colocarnos en manos de la venal y descompuesta justicia ordinaria hasta llevarnos a la cárcel. En este plano lo que se viene para los excombatientes de las FARC es la más pertinaz y vengativa persecución judicial, que irá de la mano de la persecución paramilitar e incumplimientos de todo tipo, como el de terminar de liberar a los más de medio millar de compañeros y compañeras que siguen en prisión."[4]

Pero el gobierno se adelantó y ni siquiera han querido esperar a la JEP para adelantar el linchamiento jurídico de los ex guerrilleros, mientras garantiza la impunidad para agentes de Estado, así como para los oligarcas que financiaron y se enriquecieron con el paramilitarismo. Esto a lo que asistimos no es más que un burdo montaje mediante el cual pretenden asesinar la personalidad de Santrich y denigrarlo como si se tratara de un narcotraficante. ¿Cómo podría Santrich haberse involucrado en las actividades mafiosas que, sin aun entregar pruebas, los EEUU y la Fiscalía afirman que abría tomado parte, si vivía en un barrio rodeado de ejército y acompañado permanente por miembros de la Unidad Nacional de Protección del Estado? Exigir al Estado colombiano, ante lo espurio de estos cargos, un proceso "legal, transparente y justo para Jesús Santrich"[5] es una soberana estupidez. Este Estado no puede garantizar nada de esto. ¿Es necesario insistir, a esta altura del partido, que esto es un remedo de juicio político, y que, por lo mismo, no hay ni habrá garantías de ninguna clase? Esta actitud suplicante recuerda las patéticas cartas del partido socialista italiano, en pleno auge del fascismo, pidiendo a Mussolini que ordenara a las bandas fascistas que dejaran de matar a sus militantes[6]. Es hora de abandonar los eufemismos y cualquier ingenua ilusión en la naturaleza dizque democrática del gobierno de Santos. Al montaje hay que llamarlo por su nombre y hay que exigir la liberación inmediata de Santrich.

Acabando con la ilusión de la paz a garrotazos

A garrotazo limpio están acabando con lo poco o nada que iba quedando del proceso de paz. No hay que esperar a Iván Duque para que haga trizas el acuerdo de paz: en realidad esta tarea ya se ha adelantado eficazmente en el gobierno de Santos. No se puede seguir tapando el sol con un dedo e insistir que solamente se trata de tropiezos, de dificultades pasajeras, o de "desafíos". En lugar de abrir un espacio político, las FARC se han ido progresivamente quedando sin espacio alguno, en parte por sus propios errores, pero sobre todo por la guerra sucia que la oligarquía en su conjunto ha venido librando para impedir que puedan desarrollar su actividad política, guerra en la cual los garrotazos al acuerdo de paz y los incumplimientos de éste, cumplen un rol primordial. Que no se hagan ilusiones en las FARC que llegarán a ocupar sus curules: por medios legales o extralegales, la oligarquía neolaureanista está determinada a no permitirlo y a tratar de acabar con toda la izquierda en el Parlamento –el caso del senador Alberto Castilla como botón de muestra. En lugar de permitir un avance de los movimientos populares y de la izquierda "legal", como pronosticaban los socialbacanos seguidores ciegos de las tarugadas de Daniel Pecaut, la desmovilización de las FARC-EP ha sido seguida de un incremento de los asesinatos a líderes sociales y el copamiento paramilitar de los territorios, bajo las narices del propio Ejército que hoy ocupa gran parte del territorio abandonado por los ex insurgentes. Mientras tanto, los mismos que se enriquecieron con la guerra –más algunos cuantos advenedizos de todo el espectro político que olieron la oportunidad de negocios que se cocinaba en la Habana- ahora buscan enriquecerse con la paz[7]. Con paz o con guerra, es la misma oligarquía de siempre la que seguirá enriqueciéndose a manos llenas mientras el pueblo acumula solamente carencias.

En medio de la desmovilización, en medio del aislamiento en el que quedó esta nueva-vieja fuerza política, hay que buscar la manera de practicar la solidaridad con Jesús Santrich, quien ha dado nuevamente una muestra de dignidad al adelantar una huelga de hambre. Esto no es fácil. El retroceso del movimiento popular respecto a los niveles de movilización del 2012-2013 es evidente y el tema del acuerdo de paz no ocupa un lugar central en la agenda popular. Pero la represión que enfrenta Santrich avanza a todo el movimiento popular y a dirigentes de izquierda, que enfrentan los montajes judiciales de la Fiscalía y el plomo paramilitar. Como dice un proverbio haitiano, el pavo nunca debe reírse cuando despluman al pollo. Hoy, la exigencia de libertad para Santrich y para todos los presos políticos y de guerra que abarrotan las cárceles, debe ir de la mano de un cuidadoso recalibramiento político, de una lectura crítica y franca de los errores cometidos, de una renovación de la agenda política por la transformación social y la unidad de todos los sectores golpeados por este modelo económico-social.

José Antonio Gutiérrez D.

11 de Abril, 2018  

 

[1] http://anarkismo.net/article/30570 y http://anarkismo.net/article/30580

[2] https://lanzasyletras.org/2018/04/10/para-los-excombatientes-de-farc-se-viene-la-mas-pertinaz-y-vengativa-persecucion-judicial-jesus-santrich/#more-2001

[3] https://www.lafm.com.co/politica/todo-esta-contemplado-no-estamos-negociando-con-angelitos-santos-sobre-supercundi/

[4] https://lanzasyletras.org/2018/04/10/para-los-excombatientes-de-farc-se-viene-la-mas-pertinaz-y-vengativa-persecucion-judicial-jesus-santrich/#more-2001

[5] https://prensarural.org/spip/spip.php?article22934

[6] Una colección de estas cartas se encuentra en la obra de Daniel Guérin, "Fascismo y Gran Capital".

[7] https://www.elespectador.com/noticias/investigacion/el-laberinto-de-los-dineros-de-la-paz-articulo-748709

POR: Julio César Díaz Padilla

Primeramente es preciso resaltar que la reducida elite que siempre ha gobernado los órganos de gobierno en Colombia, mantiene el dominio y manipulación de la realidad en un número de población considerable de la sociedad colombiana, utilizando algunos medios de comunicación para distorsionar la realidad, manipulando igualmente las instituciones del estado, funcionando estas de manera inadecuadas, predominando la corrupción. Un poder político centralizado por clanes familiares que heredan el poder. Creando funcionarios públicos sin una ética definida, prevaleciendo un imaginario individual por encima de los intereses de la colectividad.

De tal manera con el presente escrito, se pretende realizar una reflexión analítica, en relación al tema electoral que vive la sociedad colombiana en la actualidad. Después de lo que se caracterizó en la jornada de consulta de candidatos por partidos. Además de la elección de senado y cámara el pasado 11 de marzo, que será recordada por la falta de tarjetones para ejercer el derecho al voto, dejando muchos interrogantes en los resultados. Reflejándose la irresponsabilidad asumida por parte de la registraduria, que no está garantizando en su plenitud la transparencia de las elecciones a la presidencia del año 2018. La actualidad que vive Colombia, donde se intenta nuevamente estimular la materialización de la paz y donde esa elite dominante contradice todo proceso de cambio, promoviendo unas políticas que favorecen el reducido círculo que controlan las instituciones. Dedicándose solo a satisfacer necesidades particulares y vender a la sociedad colombiana a las grandes potencias que intentan controlar el planeta desde sus proyectos económicos particulares.

Por un lado el panorama político, muestra un camino que exige reformas urgentes que requiere el estado colombiano. Tales como cambios en el sistema de educación, la cual debe de ser gratuita para toda la población, derecho que es fundamental en la construcción del ser. Es necesario señalar, que una sociedad democrática y participativa como la nuestra, la educación no debe mirarse exclusivamente como la oportunidad de adquirir conocimientos académicos en una disciplina en particular, sino como un proceso que estimule una formación crítica y ética que rompa con las fronteras establecidas que limitan en el actuar. Formar con el fin de estimular el respeto por el otro, dotando de herramientas a los ciudadanos que les permitan interactuar en medio de la diferencia. Una educación liberadora de conciencia, que se articule con el arte para reconstruir el tejido social que humanice a las personas. Hoy en día se manejan conceptos como capital humano, donde se educa a las personas como simples máquinas de conocimiento, impidiendo la reflexión interna que permita construir mejores ciudadanos responsables y conscientes de los asuntos sociales.

Igualmente convertir la tierra fértil con que cuenta el territorio, en productora de alimento y democratizar la tenencia de la tierra, donde el campesino pueda cultivar y entrar en la dinámica del mercado como sujeto activo, fortaleciendo las bases locales, dejando de ser dependientes de otras naciones. Los grandes terratenientes han impedido la construcción de políticas que le den acceso al campesino a su propia tierra, articulándose con las mafias y despojándolos de lo que es de ellos. Esos mismos dueños de las tierras, que es una reducido grupo de la población aspiran a la presidencia y son senadores, los cuales ocupan esos puestos para solo defender sus intereses, no importado las consecuencias de desigualdad que generen en su entorno, asumiendo una actitud autoritaria, mafiosa y egoísta, interactuado en un espacio de corrupción. Convirtiéndolos en unos epifitos o parásitos que se engordan robando lo que les pertenece al pueblo, ladrones que han perdido la vergüenza, enfermos con el poder.

El tema de la salud es otro factor de mucha importancia que dignifica la vida de los colombianos, se tiene que garantizar un acceso de calidad y digna para toda la población. Una salud preventiva, con asistencia gratuita en todas las comunidades tanto urbanas como rurales. Además otro tema fundamental son los servicios públicos domiciliarios, garantizar el agua potable y la energía, estimulando un modelo económico hacia las necesidades que exige la sociedad y el medio ambiente, para mitigar la destrucción del planeta. En términos generales, estimular una política que encaje en el estado social de derechos que conserve la vida. Un concepto de desarrollo que rescate los derechos de las comunidades, fundamentalmente las más abandonadas por el estado.

Señalar por último que la sociedad es la que define su destino, los malos dirigentes son la consecuencia de ese imaginario que prevalece entre las personas, el querer estar por encima de los demás, sacándole provecho al mínimo espacio, para su supervivencia personal, queriendo estar en medio de la abundancia material, lo cual es sinónimo de intranquilidad en el arte de vivir. Se hace necesario asumir otras conductas más humanas, independientemente de la corriente política de cada sujeto. Hay que estar por encima de esa diferencia y comenzar a pensarnos como una sola especie que habita un mundo en medio de la nada, donde existen infinidades de cosas. El buen gobernante es quien se preocupa porque los habitantes estén bien alimentados y no pervertirlos más. Se hace necesario humanizar la sociedad colombiana y en estas elecciones se puede hacer un cambio, los cuales son inevitables y necesario para avanzar socialmente.

Por Alberto Pinzón Sánchez.

Ocurridas las elecciones regionales del 11 de marzo 2018 los colaboradores de ANNCOL enviamos nuestras primeras reacciones y opiniones a la redacción, que elaboró un consolidado general con el que todos estuvimos de acuerdo, y luego fue publicado como editorial con el titulo de “Colombia: Democracia de fotocopia”. Se puede leer en http://anncol.eu/index.php/opinion-6/763-colombia-democracia-de-fotocopiadora .

Como es evidente son consideraciones, repito, generales, basadas en datos objetivos hasta ese momento conocidos. Sin embargo, a medida que se han ido conociendo más detalles y datos; surgen nuevas consideraciones y nuevas formas de analizar lo ocurrido: Por ejemplo, no se conocía en detalle cómo había sido el comportamiento por regiones de la elección del partido político Farc, el cual ha sido publicado primero en las 2 orillas.co y luego reproducido en ANNCOL. Ver: “¿De dónde Salieron los votos del partido farc?” http://anncol.eu/index.php/elecciones-y-paz/762-de-donde-salieron-los-votos-del-partido-farc

Un análisis constructivo de semejante cuadro, genera un natural desasosiego en cualquier persona interesada en el futuro de la paz de Colombia y, por lo menos en lo que a mí respecta, defensor inclaudicable y de larga data de la Solución Política al llamado conflicto colombiano y a su normalización mediante una ASAMBLEA CONSTITUYENTE; y me hacen considerar que, los 10 parlamentarios del partido farc conseguidos mediante el Acuerdo de paz de la Habana, llegan a sus curules oficiales prácticamente sin ningún respaldo en votos, base de lo que se denomina “la Democracia”. Se sentarán “formalmente” en el parlamento colombiano a defender democráticamente la voz de 85. 168 personas de carne y hueso, altamente cualificadas eso sí, quienes sobreponiéndose a todas las adversidades puestas por el régimen pudieron votar por ese partido el 11 de marzo 2018. Pero ……de seguro, surgirán en el venidero debate parlamentario muchos peros.

No es todo: Nadie que conozca a lo que se ha dado en llamar “la Colombia profunda” en donde se asentaron (y se asientan) históricamente las bases populares que le permitió a la guerrilla de las Farc-EP desarrollar durante años la lucha armada contra el Estado contrainsurgente dominante que pretendió exterminarlos; puede ver que esas cifras correspondan con la realidad real.

Nadie puede creer que en el Guaviare hay 228 personas partidarias de las propuestas electorales del partido farc, o en Arauca 338 personas, o en Casanare 170, o en Vaupés 22 personas, … y así sucesivamente. Nadie. Ni siquiera los especialistas de la Inteligencia Militar de Colombia, o de los EEUU, o Israel, o de Inglaterra. Hay algo que como en un rompecabezas contrario “no encaja”. De ser cierto, con 85 mil partidarios, las Farc-EP no hubieran aguantado, como decimos en Colombia, “una misa con triquitraques”.

¿Qué ha pasado?

A mi manera de ver, tres cosas: Una que el régimen en su afán contrainsurgente de evaporar a sus antiguos adversarios (para ellos enemigos de dentro o internos) ha construido esta catastrófica realidad electoral, que está actuando desde ya como un bumerang democrático.

Dos, que en realidad (también ha podido suceder) estas bases populares le voltearon totalmente la espalda y le perdieron la confianza a la conducción ejercida por la nueva dirección surgida en el “Congreso” de conversión en el partido político de la Rosa. Votaron en blanco donde pudieron, o simplemente se abstuvieron.

O tres, Se confirma lo dicho por la falsimedia contrainsurgente del régimen de que estas bases populares han aceptado o están aceptando las orientaciones “revolucionarias” del Partido Clandestino-PC3- o incluso las del ELN, que están llenado el vacío dejado por el antiguo “secretariado”, para protegerlos del exterminio social y de líderes populares en curso, ejecutada por los múltiples grupos armados narcos, como el de “los guachos” en el Pacifico, y los bien financiados grupos paramilitares oficiales en el resto del país.

Con esto, me atrevo a sugerirles a mis antiguos compañeros de Universidad partidarios también inclaudicables de la Solución Política al conflicto colombiano que están en la actual dirección del partido del Común, la necesidad de hacer un alto para la reflexión:

Un congreso especial crítico y autocrítico como deben ser los congresos leninistas. Para mirar objetivamente qué ha pasado y cuál ha sido la cascada de errores que ha llevado a la evaporación de una formidable fuerza democrática y popular en Colombia probada mil veces en la vida real, y hacer honestamente los cambios en los liderazgos agotados y exangües.

Solo así se podrá recobrar la desmoralización en el campo popular tan grave que nos ha mostrado esta elección regional del 11 de marzo del 2018, y se podrá continuar la lucha que se avizora como interminable; por la paz, la democracia y la soberanía de Colombia. Aferrarse tercamente a continuar resolviendo un problema con otro mayor, solo traerá más desaciertos, frustraciones, y desesperanza no aprendida.

Imagen Internet

En la entrada del London Central Mosque en el Regent Park un cartel anuncia que estamos en un centro cultural y religioso dedicado a la paz y la convivencia interreligiosa. Uno de los profesores se llama Dr. Abdulaziz  y es de origen Saudita quien viene ataviado con el típico thawb de color blanco tocado con una ghutrah o hattah beduina blanquirroja. Amablemente me invita a visitar las dependencias y no tiene ningún problema en responder las preguntas que le plantee acerca del Islam en Gran Bretaña. De antemano sabemos que es un tema polémico y comprometido por el clima enrarecido que se vive a causa de los múltiples atentados yihadistas que  han sembrado la muerte y el terror en distintas capitales europeas- entre los que hay que contar Londres y Manchester. El yihadismo mantiene en jaque a las fuerzas del orden y aunque se intente disimular esto es algo que se palpa en el ambiente. Por tal motivo el reino de Arabia Saudita ha contratado a las cuatro mejores agencias de relaciones públicas de Francia para limpiar la imagen del Islam en occidente.
Esta mezquita con madrasa y biblioteca con capacidad para 5.000 fieles fue construida a mediado de los años setentas sobre un solar donado a la comunidad musulmana en 1944 por el rey Jorge VI en agradecimiento al rey Faruk de Egipto y al gobierno de Sudán por permitir la erección de una catedral anglicana en sus respectivos países. Aunque fue el reino de Arabia Saudita en el nombre del rey Faisal Bin Abdul Aziz Al Saud junto al sultán Nahyan de Abu Dhabi y Sheikh Zayed de Emiratos Árabes Unidos quienes aportaron más de 6.000.000 de libras esterlinas para hacer realidad este magnánimo proyecto. Actualmente recibe generosas ayudas de Arabia Saudita, Omán, Qatar, Kuwait, y la Liga Árabe. Además, Yusuf Islam, el famoso cantante Cat Strevens, ha sido uno de los máximos promotores.
Arabia Saudita dedica un presupuesto anual de 8.000 millones de euros con el fin de difundir el Islam por todo el mundo (30 veces más del presupuesto del Vaticano) Cualquiera se rinde de rodillas ante el descomunal poder de los petrodólares capaz de comprar gobiernos e instituciones.
Por  la prisión de Guantánamo han pasado 35 yihadistas que han tenido relaciones o se han formado en la London Central Mosque. Algo que prefieren mantener en el más absoluto secreto.
Realmente el Wahabismo está ávido por expandir la fe islámica a nivel universal. Los Saud y los Al ash-sheij (descendientes de Abd el Wahaab) los primeros se encargan de los asuntos administrativos, económicos y militares y los segundos de los asuntos religiosos y educacionales) La construcción de mezquitas, madrasas o centros culturales en un proceso de unificación de pensamiento no solo está destinada para que los inmigrantes o residentes islámicos mantengan su fe incólume sino también para captar nuevos adeptos o conversos.  Así es como funciona el da'wah o la misión de difundir el mensaje de Allah a la humanidad. El Dr. Abdulaziz  me hace pasar al café halal donde me invita a un delicioso té de menta. Alzando sus manos emocionado  me habla  del increíble  renacimiento del Islam en el Reino Unido en los últimos años donde los fieles han aumentado un 30%- Porque no solo son los inmigrantes o los hijos de los inmigrantes de religión islámica los que asisten al centro sino también los conversos ingleses que sorpresivamente se multiplican a pesar de los prejuicios sociales, culturales y religiosos. Desde luego que en la actualidad no es políticamente correcto que un cristiano reniegue de su fe y se haga musulmán pero esta es una libre elección que defiende el estado de derecho y la constitución. En el caso contrario el musulmán que se convierta al cristianismo se le considera un apóstata y por lo tanto corre un alto riesgo de ser condenado a la pena capital.
Se escucha la llamada a la oración que anuncia el salat al magreb y el muftí me ruega que lo disculpe pues debe retirarse a cumplir con sus obligaciones espirituales. Yo le digo que sí puedo acompañarlo y el Dr.Abdulaziz duda y se queda pensativo pues no soy musulmán y sería inaceptable que haga las oraciones pertinentes junto a los fieles (elegidos).  Pero yo le advierto que en una iglesia cristiana cualquiera puede entrar a rezar sin ningún problema. -Si Allah es clemente y misericordioso sabrá aceptarme-.  Ante tan demoledor argumento Musa toma muy en cuenta mis palabras y me invita a pasar a  la sala de oraciones.
Me sitúan en un rincón bastante discreto para que comparta con ellos el salat al magreb. Tras realizar el ritual del wudu o las abluciones los miembros de la comunidad entre los que sobresalen varios ingleses rubios y de ojos azules se alinean frente a la Quibla que marca la dirección a la Meca Al-Mukarrama. Bajo la dirección del imam Musa rezan las tres rakhas (series de oraciones) preceptivas -aunque la sunna  recomienda hacer dos rakhas antes de empezar el salat- las dos primeras son recitadas en voz alta y la tercera es más intimista y personal-  El salat es una obligación continua y eterna instituida por el profeta Mohamed en los albores del Islam y que tiene la virtud de limpiar los pecados (siempre que no sean pecados mortales). La sunna indica que los "esclavos de Allah"  deben cumplir las 5 oraciones diarias que son marcadas con precisión matemática en los horarios del Waqat que se rige por la posición del sol en el cielo. "Mi descanso y placer se encuentra en el salat" Al Dr. Abdulaziz se le nota bastante tolerante y dotado un carisma muy especial, un don de gentes imprescindible para moverse en una ciudad como Londres tan liberal y cosmopolita. De nada vale ser celoso o rigorista cuando se está ejerciendo el da'wah pues su misión es la de captar la mayor cantidad de candidatos susceptibles de abrazar la fe islámica.
¿Cómo hacer atractivo el islam para unos occidentales cada vez más descreídos y ateos?  Para conseguirlo es fundamental infundir miedo a la muerte para que cobre valor la resurrección en el yenna o paraíso celestial donde podrán disfrutar de toda clase de parabienes. Pero si quieren conseguir dicho premio deben cambiarse de nombre y realizar el ritual de la shahada o testificar la profesión de fe islámica. El Islam marca el camino recto, no hay pecado heredado y los devotos hablan sin intermediarios con Allah. Tampoco existe una jerarquía  como  en la iglesia católica y el fiel más humilde puede ejercer el papel de sacerdote en el salat. Se predica que Allah es un Dios bueno y comprensivo que se desvela por limpiar el alma del ser humano (occidental) sucia por la inmoralidad y el pecado. El nuevo lema instituido es: el Islam es la religión de la paz y del amor.
La doctrina Wahabita es muy puritana y en Arabia Saudita cuenta con el Comité para la Propagación de la Virtud y la Prevención del Vicio (Haia) que vela por el estricto cumplimiento de la ley Sharia. Pero en Occidente hay que utilizar una táctica más dulce y amable si se quieren atraer devotos. Por eso la cabeza visible de esta campaña propagandística -en la que se invierten miles de  millones de dólares- es el famoso cantante Cat Stevens convertido en 1977 a la religión musulmana bajo el nombre de Yusuf Islam. Él es el mejor embajador y representante del Islam moderno, pacífico y tolerante que se aprovecha del éxito de sus canciones tiernas y refinadas. Es vital sublimar  la civilización islámica que aportó al mundo importantes avances en el campo de las ciencias, la literatura, la astronomía, las matemáticas, la filosofía, etc. Yusuf Islam es también el promotor de una fundación llamada Small Kidness que cumple una importante labor humanitaria en los países musulmanes más pobres. Es tal la importancia de la comunidad musulmana que un grupo de conversos británicos crearon  en 1989 el Islamic Party of Great Britain en defensa de la cultura y las tradiciones islámicas amenazadas por la mayoría anglicana.
Tras el salat al Magreb el Dr. Abdulaziz me conduce hasta una librería donde se exponen gran cantidad de obras concernientes a la literatura islámica. De repente con un gesto reverencial me entrega como presente un libro titulado "Sólo El Amor Puede Vencer El Terrorismo" del autor turco Harun Yahya (un gurú multimillonario).  Un libro escrito con posterioridad a los atentados del 11 de septiembre del 2001 en New York y Washington. Esta obra es una contribución de la editorial Global Publishing (que ha vendido 18.000.000 de sus libros) para contrarrestar la propaganda de los medios de comunicación occidentales que califican el islam como el "máximo enemigo de la civilización y la democracia". La carátula del libro ya denota un insuperable estilo Disney World con un gran parecido a los pasquines que reparten los Testigos de Jehová. El diseño es atractivo con  vivos colores, florecitas, pajaritos en un intento por hacer más fácil su lectura. "Only Love Can Defeat Terrorism" "Sólo El Amor Puede Vencer El Terrorismo" está plagado fotos de paisajes paradisiacos de una naturaleza virgen habitada por unos seres eternamente felices protegidos por las bendiciones de Allah. Es el momento de lanzar una contraofensiva que dignifique al Islam y lo defienda de la ola de ataques inmisericordes en su contra. El principal objetivo del Wahabismo es eliminar el estigma del terrorismo, violencia, e intransigencia que señala al Islam como una religión dogmática anclada en la edad media y cuyo talón de Aquiles es el férreo sometimiento del género femenino.
A simple vista cualquiera puede darse cuenta que son argumentos cargados de buenas intenciones pero que se caen por su propio peso. Primero porque en el fondo ninguna escuela teológica islámica va a admitir la más mínima variación del texto sagrado, pues cualquier manipulación sería considerada una herejía y sus impulsores condenados a la pena capital. El Corán se recita única y exclusivamente en árabe y no admite traducción alguna. Pero en la librería de la Central Mosque of London abundan las traducciones a varios idiomas. Existe una corriente liberal heterodoxa que desde occidente intenta  acomodar a los tiempos modernos el Islam. Pero el Corán al Karim es un libro sagrado y por  lo tanto intocable, es decir, no se puede cambiar ni una coma del texto primitivo. Solo admiten interpretaciones los hadices o comentarios de los compañeros del Profeta y que usan los jurisdiscultos cadí, la fiqh, muftis, imanes o ayatolas para emitir fatuas acerca de temas trascendentales que afecten a la Umma (comunidad de creyentes) Allah es al calik -el creador de todas las cosas visibles e invisibles y al bari -el evolucionista- y no hay separación entre ciencia y religión
El Dr. Abdulaziz se justifica con vehemencia: "está escrito en el Corán que el que mata a una persona es como si matara a toda la humanidad". El Corán contiene la palabra revelada transmitida por el arcángel Gabriel al profeta Mohamed (el último mensajero) a partir de una copia que se conserva en el cielo. Esta es la guía para que la humanidad camine segura por un mundo hostil plagado de tentaciones y pecados. El Islam es el único pasaporte válido para entrar en el paraíso.
Teológicamente no se admite una interpretación contextualizada del Corán al espacio y tiempo presente. Está terminantemente prohibido revisarlo, actualizarlo, ni mover una sola coma. Así ha permanecido intocable durante 1.438 años -en lo que muchos críticos lo califican de un "arcaísmo tribal fosilizado". No es posible modernizarlo puesto que la modernidad es la negación de la religión. El ateísmo se impone gracias al avance de la ciencia y la tecnología y el ateísmo -según Harun Yahya- es el causante del terrorismo. Los más conservadores o fundamentalistas sostienen que deben ser preservadas las  tradiciones y costumbres ancestrales o de lo contrario la contaminación con el mundo occidental supondría un regreso a la época de la yahiliya (edad de la ignorancia y el paganismo)
Londres es una ciudad de 13.000.000 de habitantes donde residen más de 1.000.000 de musulmanes -lo que representa es el 12,5% de la población-. Es tal la relevancia y su influencia en todos los ámbitos de la sociedad que su actual alcalde es un musulmán de origen paquistaní llamado Sadiq Khan. Londres es una de las más importantes capitales del mundo en el ámbito financiero y comercial y es difícil imaginar que la espiritualidad florezca en una ciudad súper capitalista donde el materialismo es el primer mandamiento.
El Dr. Abdulaziz se va a cumplir sus funciones administrativas - es uno de los miles de funcionarios religiosos en nómina del Ministerio de Asuntos Islámicos Fideicomisos y Difusión del Reino de Arabia Saudita- El Wahabismo ha reclutado un ejército de burócratas repartidos por medio mundo cuya función es la yihad espiritual o el Ribath.
"Only Love Can Defeat Terrorism" explica por qué el islam es una religión de paz, de amor y respeto a la humanidad. Todos somos hijos de un Dios monoteísta y por lo tanto debe reinar el respeto entre las religiones del Libro. Sostiene que los atentados yihadistas han sido cometidos por apóstatas y herejes enviados por el xaitan (diablo) para sembrar el odio entre la humanidad.  De alguna manera hay que quitarse el complejo de culpa que llevan encima y que se ha acrecentado en el mundo occidental en los últimos años a causa de la revolución yihadista en el Medio Oriente.
Ahora el Wahabismo patrocina con miles y miles de millones de dólares a todos aquellos creadores, escritores, artistas, productores, cineastas que promuevan una imagen amable del Islam. Aunque igualmente se les acusa de financiar al Estado Islámico que pretendía instalar un califato en Siria e Irak
Tanto en el Corán como la Biblia o la Torá se hallan extensos capítulos que revelan la imagen de un Dios castigador y vengador que no tiene compasión de sus enemigos (no creyentes). Definitivamente Allah, Yahvé o Jehová son dioses muy crueles que en base a las guerras y la destrucción imponen sus principios. Así queda plasmado con claridad en el Antiguo Testamento que maliciosamente tiende ocultarse tras un tupido velo. Solamente se hace referencia a capítulos, versículos o los pasajes más humanos y ejemplares de un Dios clemente y misericordioso que protege a sus hijos.
En el mundo Occidental triunfa el ateísmo y el paganismo puesto que la ciencia ha aniquilado las creencias religiosas relegándolas a simples supersticiones. Sobre todo el tema del darwinismo o el evolucionismo que es una teoría contraria al creacionismo teológico. La teoría de la evolución es la fuente de todos los males de la historia (comunismo, fascismo o el terrorismo) según Harun Yahya.
Antes de despedirme el Dr. Abdulaziz me remarca que ellos están dedicados exclusivamente a la redención de un mundo sucio y vicioso en el que prima la pornografía, la propaganda obscena, la homosexualidad, la violación, la pedofilia, la prostitución, la crisis de la familia, el divorcio, el aborto, las relaciones prematrimoniales, el amor libre o la fornicación, las drogas, el alcohol, la manipulación genética, la maternidad subrogada o los niños probeta. La corrupta sociedad de consumo nos conduce al sendero oscuro del placer y el hedonismo y por eso es urgente fundar el califato universal del amor y la espiritualidad que libere al ser humano de la esclavitud del pecado.
 
Carlos de Urabá 2018

Por Alberto Pinzón Sánchez

Transición, es una palabra castiza derivada del latín “transitio”, que según el diccionario de la lengua castellana significa primordialmente: “Acción y efecto de pasar de un modo de ser o estar a otro distinto”. Es por esta amplitud semántica que esta palabra ha sido utilizada tanto en el habla cotidiana, como en el lenguaje científico objetivo, no solo de las ciencias sociales sino en las ciencias físicas y materiales para dar cuenta del movimiento de la materia y sus transformaciones.

En las ciencias sociales, la palabra se convirtió desde sus inicios en un muy importante concepto, muy discutido, que marcó la diferencia entre las escuelas sociológicas del Marxismo y el Positivismo, y estableció la diferencia tajante entre el movimiento perpetuo de la materia y la sociedad con sus cambios sustanciales permanentes; en oposición al “quietismo positivista” descrito por Lenin, de la estabilidad material y social perpetua ocasionalmente alterada por momentos episódicos, o estallidos de cambio.

Así pues, el concepto científico de transición sostenido por el marxismo dialectico y materialista es decir no impregnado de positivismo, al referirse a los procesos sociales, está significando “un cambio esencial o cualitativo dentro de la sociedad” y no de cualquier cambio, sino a aquellos que afectan el carácter cualitativo de la sociedad. Marx, comprendió, en la teoría y en la práctica, a la “sociedad” como el resultado de los procesos diversos y múltiples de producción y reproducción material y espiritual de los seres humanos y de sus relaciones, en permanente cambio y transformación, y utilizó el concepto de transición para distinguir al período o fase en el que se produce la transformación de un modo de producción en otro: Las formas y el proceso a través del cual un modo de producción, o una formación económico-social específica históricamente determinada, se transforma en otra. Los períodos de transición son aquellos en los que surgen nuevas relaciones sociales en el seno de las anteriormente existentes y están caracterizados por la relación de coexistencia y lucha (más, o, menos violenta) entre las viejas y las nuevas relaciones sociales; lucha en la cual las nuevas formas de relaciones alcanzan el papel determinante y decisivo.

Con esto, podemos pensar en la Colombia actual y preguntarnos ¿estamos en un periodo de transición social? En “sensu estricto”, la respuesta es NO.

En consecuencia, distinguir entre el cambio necesitado, deseado y aceptado por todos (incluso Vargas Lleras denominó su mafia político electoral como Cambio Radical) y separarlo analíticamente del sentido de ese cambio, es decir de la dirección de este. Hacia donde se dirige ese cambio aceptado, deseado y necesitado por la sociedad colombiana en estos momentos en que se está preparando un relevo en el gobierno (y no en las clases sociales que dominan la sociedad colombiana)

La discusión de las innumerables propuestas presentadas por los candidatos presidenciales, junto con la dinámica social han desbordado, como lo hemos venido sosteniendo, la tradicional e histórica polarización sectaria y violenta entre Liberales y Conservadores, que en los últimos años fue caricaturizada por la multimedia del Régimen como una riña de gallera entre Santistas y Uribistas; para convertirse en una diferenciación más sustancial. Sedimentándose ya dentro de los colombianos, cada día con más fuerza, dos bloques de candidatos: Los partidarios del establecimiento y, los reformadores del mismo.

Aquellos que siguiendo la vieja estratagema electorera de ubicarse en el centro de un falso espectro de extrema derecha-derecha-Izquierda, elaborado sutilmente por la multimedia adicta al Poder, han quedado al descubierto y en el vacío. ¿Quién a estas alturas cree que el edulcorado Fajardo es del centro político? ¿Quién cree que la alianza Liberal de La Calle es o representa un centro de esa ilusoria constelación política? ¿Quién cree que el partido de Uribe Vélez es del “Centro” y es “Democrático” como su nombre lo indica? ¿Quién cree que el presidente Santos representa en Colombia el centrismo de esa “tercera vía inglesa de Tony Blair”? ¿Quién cree que estamos en transición hacia un post-conflicto?

El partido político de la Farc, finalmente ha dado a la publicidad una seria y bastante elaborada propuesta de 10 puntos para un gobierno de “Transición”, que en lo básico recoge sus juiciosas apreciaciones y experiencias valiosas de organización regional, pero que en lo fundamental es, para la Transición de su propio estado de guerra a un estado desarmado, y al no contemplar que otros conflictos armados siguen desarrollándose y en curso, es decir, por ser parcial y no abarcar o proponer el sentido del tránsito de toda la sociedad hacia otro estado o Proceso Constituyente en desarrollo, ha quedado reducido o mejor desplazado por una propuesta que cada día recoge más voluntades, más partidarios y cada día aterroriza más al bloque del establecimiento : La de la Asamblea Nacional Constituyente.

El fin del conflicto armado con las antiguas Farc-EP, con su desarme y el surgimiento de las llamadas (por la prensa) “disidencias”, lo que ha configurado es la salida de un número importante de guerrilleros anti sistema que ha quitado la conocida hegemonía guerrillera de las Farc-Ep dentro del Bloque guerrillero.

Lo que se ha configurado es un escenario de un nuevo conflicto social armado en proceso de desarrollo, donde además del ejercito oficial; 5 o 6 grupos armados organizados (GAO en la jerga militarista dominante) numéricamente similares, rivalizan y combaten militarmente por territorios, control territorial y rentas: Tres de ellos El ELN. La “disidencia”. Y el EPL, con un amplio programa revolucionario o, en breve, anti oligárquico y antimperialista. Más dos o tres grupos facticos narco paramilitares anti-sociedad: Las autodefensas gaitanistas. Los Urabeños. El clan del golfo, etc, junto a todo el submundo de pequeños carteles narcos. Todo esto con el telón de fondo de una muy probable “intervención militar trasnacional” contra el vecino país de Venezuela y, una crisis profunda de la sociedad colombiana, sumida en un caos destructor.

Y en esto consiste la miope equivocación de quienes no ven o no quieren ver más allá de sus narices, como por ejemplo la revista Semana.com, al darle manivela al “elenólogo caído en desgracia” Correa-Lugo, quien ubica “el problema colombiano” en el fracaso de la “lucha armada”. Hay en la historia de la humanidad tantas experiencias negativas, como positivas que no permiten una conclusión definitiva. Pues en la Colombia actual lo que hay que visualizar es: “El nuevo conflicto social armado en que se ha transformado el anterior”, para resolverlo políticamente porque militarmente YA no es posible. Y esa Solución Política, a la cual seguimos aferrados, es la terminación del proceso constituyente que cursa en Colombia, con una Asamblea Nacional Constituyente amplia, democrática y justa.

¡Quien la analizare y convocare, un gran analizador y convocador será!

Imagen Internet.

 

Colombia: La Pax Romana y el Exterminio que perpetra la clase explotadora


"300 humanos asesinados por el Terrorismo de Estado en Colombia: Sigue la guerra que adelanta la clase explotadora contra el pueblo"

 

En Colombia se sigue produciendo un exterminio sistemático contra las mujeres y hombres que elevan una reivindicación social y política: tan solo en el mes de enero 2018 fueron asesinados 21 luchadoras y luchadores sociales (líderes comunitarios, sindicalistas, reclamantes de tierras, afrodescendientes, indígenas, etc... Toda la población colombiana es objeto del exterminio, de momento que eleve una reivindicación contra el saqueo capitalista de Colombia).  En relación con 2016, los asesinatos políticos aumentaron un 45% en 2017.  Y el Genocidio político sigue en aumento en 2018. (1)

 

Quería hacer constar aquí los nombres de aquellas mujeres y hombres cuyas vidas han sido amputadas por orden de quienes capitalizan sobre el exterminio de la reivindicación y la organización social y política, pero cada día amanecemos con la noticia de otro asesinado... Reseñaré solamente algunos nombres de este Genocidio que los medios silencian y manipulan (2). Esta lista es evidencia indeleble de que todo un pueblo está siendo amputado, frenado en su proceso histórico de emancipación. La situación es tan grave que el exterminio político contra los luchadores sociales rebasa la cifra de una persona asesinada por motivos políticos cada 2 días (Indepaz). En febrero ya hay varias víctimas: prosigue a zancadas el genocidio perpetrado por el Estado colombiano, su ejército y su herramienta paramilitar. Al exterminio contra los luchadores sociales se suma ahora el exterminio contra los insurgentes de las FARC desarmadas: es la Crónica de un Baño de Sangre Anunciado. 


Desde el inicio de lo que muchos ya llaman la "Pax Romana", las multinacionales entran a saquear en las zonas en las que antes la presencia insurgente de las FARC les impedía saquear, como testifican las comunidades campesinas. Además, ya son más de 50 los exguerrilleros asesinados desarmados, acribillados por la herramienta paramilitar del régimen colombiano y del gran capital.

Febrero 2018 inició con el hallazgo de cuatro cuerpos torturados en Florencia: tres guerrilleros y uno de sus familiares (desaparecidos poco tiempo antes), y no había culminado la segunda semana de febrero que ya eran asesinados otros dos ex-insurgentes inermes. Además de los ex insurgentes asesinados, el Terrorismo de Estado también se ensaña contra sus familiares: al menos 14 familiares de guerrilleros también han sido asesinados desde el inicio de la Pax Romana. Desde la firma de los acuerdos llamados de "paz", más de 234 líderes y lideresas sociales han sido asesinados a manos de la herramienta paramilitar de guerra sucia articulada al mismo ejército, o algunos incluso directamente asesinados por el ejército sin su careta paramilitar (3). Entre los crímenes del ejército sin su careta paramilitar, cabe recordar la masacre de 15 campesinos en Tumaco, en octubre 2017. Más recientemente, en enero, el ejército colombiano bombardeó un resguardo indígena asesinando e hiriendo a varias personas: los bombardeos además provocaron un desplazamiento poblacional masivo. 

 

Estos nuevos desplazados se suman a los más de 7,5 millones de desplazados internos que ha provocado el Terrorismo de Estado en Colombia, a través de bombardeos y masacres esperpénticas (4). Estas masacres y bombardeos han sido perpetrados con una doble finalidad: vaciar de sus habitantes las zonas más ricas y codiciadas por las multinacionales extractivistas y del agro industrial, y debilitar el campo colombiano, en obediencia a las instrucciones estadounidenses de "quitarle el agua al pez"(entendiendo por el pez las insurgencias, y por el agua la población de apoyo).


Además de lo anterior, el Estado colombiano intensifica su guerra contra la guerrilla del ELN, pretendiendo eliminarla bien sea por bombardeos descomunales, bien sea logrando su claudicación a través de sus "expertos" en oportunismo, que la llaman a caer, como las FARC ya lo hicieron, en la trampa macabra que el régimen esconde tras el comodín de "la paz". Asimismo, el régimen intensifica sus bombardeos contra los frentes que entraron en disidencia con las FARC hoy desarmadas, es decir lo que queda de las FARC en las montañas. Solo la historia dirá cómo el pueblo enfrenta tanta barbarie, engaños y manipulación desatada por el régimen.

En escasos meses, más de 300 mujeres y hombres, hijos del pueblo, han sido asesinados por el Terrorismo de Estado en Colombia, para viabilizar el saqueo capitalista (5): si eso no es guerra contra la población, contra la posibilidad de organización social, comunitaria, política... ¿qué es? 

 

Ya es hora de dejar de vaciar la palabra "paz" de su contenido, con un discurso abundante en camisas blancas, pero muy vacío de sustancia política y de realidad: hay una lucha de clases encarnizada en Colombia, y es la clase explotadora la que arremete sin cesar contra el pueblo. Para que haya Paz, hace falta consciencia de quién le hace la guerra al pueblo, y actuar en consecuencia. La adopción del discurso de reconciliación interclasista, por una parte de la "izquierda", constituye un grave perjuicio a la emancipación del pueblo colombiano. Porque entre la clase explotadora y la clase explotada hay intereses de clase antagónicos, y por lo tanto irreconciliables: la clase explotadora se enriquece en base a la explotación de las y los trabajadores y en base al saqueo de la naturaleza, sus intereses son explotar y saquear para perpetrar la acumulación capitalista. Los intereses de la clase explotada (la mayoría) son opuestos a la explotación y a la depredación del medio ambiente. Lamentablemente se ha llegado muy lejos en la alienación, y muchos juegan al juego de la confusión funcional al régimen.

 

El Terrorismo de Estado continúa, continúa la guerra de la clase explotadora contra la clase explotada. Y la clase explotadora continuará esa guerra de exterminio contra la reivindicación social, porque así garantiza el saqueo capitalista de Colombia; país muy rico, que no dejó de ser objeto de la codicia multinacional por ponerse guayaberas blancas, por otorgarle un Nóbel al carnicero presidente Santos (6), ni por quedar expuestas y expuestos al genocidio del Terrorismo de Estado miles de mujeres y hombres más, inermes, ellas, ellos y sus familiares.

 

Frente a semejante Genocidio, nos atrevemos, algunas y algunos, a ir rompiendo el silencio sobre el consenso aterrador, a elevar una crítica constructiva desde el campo del pueblo. Que no nos vengan a acusar de "guerreristas" a las y los que nos atrevemos a criticar, con justos argumentos, a un engañoso concepto de "paz", que lo que conlleva es un genocidio en auge. Precisamente es porque sí queremos algún día la Paz, que no perdemos de vista que su nombre, en el idioma de los pueblos, es Justicia Social; muchas y muchos no aceptamos adoptar los falaciosos conceptos de "paz" de la burguesía: porque en su idioma a la "paz" se le llama Sumisión del Pueblo, para que los capitalistas sigan saqueando a manos llenas, atesorando lingotes encharcados en sangre y hambre.

Notas:

 
 

Indepaz reporta 23 asesinatos de líderes sociales en lo que va corrido de 2018, el año pasado Indepaz enumeró 170 asesinatos:  https//www.nodal.am/2018/02/colombia-informe-revela-solo-enero-fueron-asesinados-23-lideres-sociales/

 

(2).  Lista de nombres, fecha del asesinato, actividad social y política, de los luchadores sociales asesinados en enero 2018 por la herramienta paramilitar y el ejército, para callar la reivindicación social (no incluye los miembros del partido FARC asesinados):

 

Diana Luz Solano asesinada el 16 de enero, Antioquia; Víctor Manuel Morato, presidente de la Junta de Acción Comunal, Yondó, Antioquia; Jorge Jimmy Celis, de la Junta de Acción Comunal, Cúcuta, asesinado por la herramienta paramilitar el 17 de enero; Plinio Pulgarín, presidente de la Junta de Acción Comunal de San Pedrito, Córdoba, asesinado el 18 de enero 2018, además la herramienta paramilitar que lo asesinó, ordenó a la comunidad desplazarse inmediatamente de sus tierras. El 21 de enero fue asesinado Víctor Manuel Barrera, afiliado al sindicato USO. El 22 de enero fue asesinado Wuilmer Angarita, en la vía Tame–Cucutá. El 22 de enero, dos indígenas en Tame, Arauca fueron víctimas de ejecuciones extrajudiciales por parte Ejército Nacional: los hermanos Luis Díaz López de 22 años, secretario del Cabildo y Miller Díaz López quien era el fiscal de la comunidad indígena del Juliero, Pueblo Betoye. Ese mismo día y también en Arauca, fue asesinado Harley Johanny Mogollón, dirigente de la Asociación Nacional Campesina José Antonio Galán Zorro. Ese 22 de enero en el municipio de Sucumbíos (Nariño) fue asesinado José Olmedo Obando, líder del Consejo Comunitario Afro Nueva Esperanza. El 23 de enero fue asesinado Fares Carabalí, líder minero del Cauca. El 24 de enero fue hallado el cuerpo del líder social Víctor Vitola, quien apareció en aguas del Río Cáceres, Cauca antioqueñohabía sido reportado como desaparecido desde el 20 de enero. El 25 de enero la herramienta paramilitar asesinó a tres hermanos reclamantes de tierras: Humberto Manuel Escobar Mercado, Prisciliano Manuel Mercado García y Manuel Eusebio Osorio Escobar, a quienes la vigilancia privada del exdirector de la Caja de Compensación Comfasucre, William Martínez, les venía impidiendo trazar los linderos de su finca, en Guaripa, Sucre. El mismo 25 fue asesinado por el ejército Miguel Eduardo Parra, líder campesino de la Asociación Municipal de Juntas de Acción Comunal de Chitagá (Asojuntas), Santander. El ejército intentó hacerlo pasar por guerrillero del ELN (práctica recurrente).La comunidad reivindica que Parra fue defensor del páramo Almorzadero y acompañó a poblaciones vulnerables de la zona. El 27 de enero fue asesinado Eleazar Tequia, Guardia Mayor Indígena del pueblo Kankuamo, en la vía Medellín-Chocó, asesinado por la Fuerza Pública. Ese mismo día Buenaventura lloró por el asesinato de uno de los líderes del Paro Cívico: Temístocles Machado logró unir a los pobladores para que defendieran su territorio de la codicia de grandes capitalistas. Nicomes Payán, líder comunitario de Mamuncia, Cauca, fue asesinado terminando enero. El martes 30 de enero, fueron asesinados dos líderes: Nilson Dávila, presidente de la junta de acción comunal de Chaparral, Bolívar; y Leidy Amaya, quien se desempeñaba como promotora de salud, asesinada en el municipio de San Calixto, Norte de Santander.

 

(3) La cifra de 234 líderes sociales asesinados es desde la firma del Acuerdo, hasta fin de enero 2018: es esta cantidad de asesinatos que repudia la movilización popular en contra del exterminio, del 8 de febrero.En los 5 primeros días del mes de febrero, ya son dos las líderesas sociales víctimas del exterminio contra la reivindicación social y política:

Yolanda Maturana, líder ambientalistaasesinada el 2 de febrero en Risaralda, y Sandra Yaneth Luna, presidenta de la Junta de Acción Comunal de Totumito, Tibú, Santander.https://www.contagioradio.com/febrero_asesinatos_lideres_sociales-articulo-51283/

El 9 de febrero son asesinados los líderes sociales Jesús Orlando Grueso Obregón, y Jonathan Cundumi Anchino, acribillados por la herramienta paramilitar.

 

(4). Colombia sigue siendo el país del mundo con más desplazados internos, junto con Siria, siguen Sudán, Irak, El Congo y Afganistán. Ya hay en el mundo más de 65,6 millones de personas desplazadas de sus tierras y viviendas. Y la cifra sigue en aumento debido a las guerras imperialistas y al cáncer de la depredación capitalista, que siempre va de la mano del desplazamiento forzado de poblaciones.

 

Colombia es el país del mundo con mayor cantidad de desplazados internos. Terminando el 2016 la esperpéntica cifra de esta realidad de sufrimiento había alcanzado los 7,4 millones de personas desplazadas. En 2017 la cantidad de personas desplazadas aumentó, alcanzando los 7,5 millones de personas, y sigue aumentando en 2018, de la mano de la depredación capitalista de los territorios:

 
 

"Colombia, con 7,4 millones de personas; Siria con 6,3 millones, e Irak, con 3,6 millones, son los que tienen las mayores poblaciones de desplazados internos", informe de ACNUR al cierre de 2016:  http://www.acnur.org/recursos/estadisticas/

 

Informe de Codhes sobre situación 2017:

Codhes registra2560 personas desplazadas tan solo en enero 2018:http://eltelegrafo.co/codhes-registra-mas-de-2-mil-personas-desplazadas-solo-en-enero/

 

(5). Cifra que incluye solo los líderes sociales asesinados (234) y los miembros del partido FARC asesinados, no incluye los miembros asesinados del ELN, ni los miembros asesinados de los frentes disidentes de las FARC que siguen en las montañas de Colombia.

 

(6). Ver Juan Manuel Santos, ministro de defensa y presidente: ley de estímulo económico por cadáver presentado, y los miles de asesinatos de jóvenes y niños en los asesinatos mal llamados "falsos positivos".

Por Alberto Pinzón Sánchez.

¿Recuerdan la antigua fábula del alacrán y la rana cruzando el río, y su respuesta cuando la rana le pregunto por qué le clavaba el aguijón sabiendo que ambos desaparecerían bajo las aguas? Hay varias versiones: “Es mi naturaleza”, parece que le dijo antes de irse ambos al fondo. Una versión más literaria y tal vez más amplia dice que:

El escorpión colocado sobre la resbaladiza espalda de la rana, empezaron juntos a cruzar el río. Cuando hubieron llegado a la mitad del trayecto, en una zona del río donde había remolinos, el escorpión picó con su aguijón venenoso a la rana. La rana sintiendo cómo el veneno mortal se extendía por su cuerpo, mientras se ahogaba y con ella el escorpión, pudo sacar las últimas fuerzas que le quedaban para decirle —No entiendo. ¿Por qué lo has hecho? Tú también vas a morir. Entonces, el alacrán la miró y le respondió: —Lo siento ranita. No he podido evitarlo. No puedo dejar de ser quien soy, ni actuar en contra de mi naturaleza, de mi costumbre y de otra forma distinta a como he aprendido a comportarme. Enseguida desaparecieron los dos, el escorpión y la rana, bajo las aguas del río”.

Una aleccionadora enseñanza sobre la naturaleza humana, venida desde la anónima sabiduría de a antigüedad; bien podía aplicarse a la situación actual de Colombia: Un picadura letal del gran simulador colombiano contra todos aquellos que ingenuamente creyeron en sus refinadas maneras del Tahúr y fullero profesional, y contra todos los que en Colombia y el exterior creyeron que a JM Santos, de verdad, lo animaba un profundo y sincero deseo humano de conseguir una real Paz para su atormentado pueblo. También, un aguijonazo contra todos aquellos que limpiamente han sostenido y creído en la realidad de los indestructibles y centenarios lazos históricos de hermandad y fraternidad, existentes entre los pueblos de Colombia y Venezuela.

Que ese altruismo y nobleza humanas prevalecerían sobre la mezquindad, la perfidia, la hipocresía traicionera y la fullería cínica, que caracterizan la esencia de clase de la vieja oligárquica trasnacional colombiana. Que más allá de una “blanca palomita de la paz” enhebrada en la solapa del saco de fino paño inglés, emanaba un sincero y alto humanismo, superior a sus compromisos político-económicos de cipayo violento, cuyo único fin existencial es (como lo hizo su tío abuelo y lo han hecho sus antecesores presidenciales) cumplir “sagradamente” las ordenes provenientes del Gobierno de los EEUU. De aquel gobierno que ha enseñado a sus lacayos que “no hay amistad sino negocios”, fuera de lo cual no hay salvación.

Dos grandes y lamentables hechos sociopolíticos ocurridos en los últimos días en Colombia confirman los dos asertos hechos en mi pasado artículo: uno, sobre la ley de Murphy de que todo lo que va mal tiende a empeorar, y otro, la inseparable relación existente entre los procesos sociales en desarrollo en Colombia y en Venezuela. Me estoy refiriendo a:

1. La orden de captura emitida por la Fiscalía Vargasllerista contra la cúpula de la guerrilla del ELN agregándole el “refugio” en Venezuela, lo que sepulta definitivamente un posible Acuerdo de paz con el gobierno Santista.

2.La total entrega del mando supremo de las Fuerzas Armadas de Colombia a manos del Almirante Tidd, jefe del comando Sur del US Army, hecha en Bogotá y Tumaco (12.02.2018) tanto por el presidente de Colombia Santos como su vicepresidente general Naranjo, Con el objetivo estratégico militar de cerrar de una vez por todas con una fuerza militar colombiana comandada por militares estadounidenses, el cerco político financiero, jurídico (CPI) y diplomático que gradualmente se ha venido haciendo gradualmente sobre el gobierno de Venezuela. Con lo cual y definitivamente, la paz en Colombia ha quedado supeditada a la solución (presumiblemente violenta) del llamado “problema venezolano”.

Paso por alto la perfidia del presidente y del Estado colombiano en el incumplimiento programado del Acuerdo de paz de la Habana. El sórdido genocidio sistemático de los líderes sociales y desmovilizados. La campaña violenta, mediática y política de odio contra el nuevo partido político de FARC surgido de la legalidad y legitimidad de Acuerdo de paz con carácter de tratado internacional. Minimizo la campaña publicitaria para convertir al candidato presidencial Petro en un monstruo como el “Basilisco” creado por el falangista Laureano Gómez en los años 30 del siglo pasado, hacia donde quieren regresar el progreso social de Colombia. Y solo menciono los niveles de rechazo de la gestión presidencial después de la caída del puente de Chirajara construido en la vía al Llano por una firma del cacao financiero Sarmiento Angulo (patrocinador económico del trio dominante Santos-Vargas Lleras- Fiscal Martínez) que desnudó una vez más los niveles de corrupción a los que han conducido a Colombia los dominantes.

El hecho de la agónica debilidad del presidente Santos, después de que su “muleta político-electoral” Vargas Lleras, el vicepresidente y jefe de la mafia de Cambio Radical se desplazara de una inexistente “derecha” hacia la llamada “extrema derecha”, evidenciando que son la misma categoría; más la presión que este verdadero gamonal clientelista hiciera, junto con su Fiscal de bolsillo, para que NO se acordara un nuevo cese de fuegos BILATERAL con la delegación del ELN en Quito, han precipitado el proceso de paz con esa guerrilla hacia el triste final que estamos viendo. La orden de captura internacional contra la dirección del ELN, que según la Fiscalía se encuentran en Venezuela, es el puntillazo final.

Ya no es solo un pretexto. Es un argumento jurídico para “ir a por ellos” como dicen en España. Es la confirmación que el nuevo ciclo de violencia proteiforme que se avecina en Colombia ha quedado unido por un lado a los intereses de la “War on Drugs” estadounidense, y por el otro, también, a los “intereses Geoestratégicos y militares de los EEUU” en la extensa región andino-amazónica. Dos políticas imperiales distintas, pero con un solo interés verdadero: ¡“América First”!

Y Santos, el pobrecillo Santos, aquella aristocrática y noble alma inundada por un humanitarismo oceánico, habrá hecho el transito esperado y por muchos profetizado, de Premio Nobel de la paz a cipayo guerrerista de los EEUU.

Imagen Internet

La puta del Tío Sam.

 |  Published in Opinion
Latinoamérica no es el patio trasero de los norteamericanos sino el prostíbulo de los norteamericanos.
En 1823 con la declaración de la doctrina Monroe "de América para los americanos" el imperialismo se erigió en el protector de las recién independizadas colonias españolas. Principalmente porque las potencias europeas también ambicionaban participar en el expolio de los inmensos recursos naturales y el dominio de las rutas comerciales. La invasión de las tropas norteamericanas a México en 1848 iba a inaugurar la era del intervencionismo que aún sigue vigente en el recién comenzado siglo XXI. Tras la firma del humillante tratado Guadalupe Hidalgo México perdió algo más de 2.000.000 de kilómetros cuadrados de su territorio.
En 1898 como consecuencia del hundimiento del acorazado Maine en el puerto de la Habana, EE.UU le declara la guerra a España.  En esos instantes los rebeldes mambises llevaban a cabo una encarnizada guerra de independencia contra los colonialistas españoles que se vio abortada con la intervención norteamericana. España pierde la guerra y Puerto Rico, Guam Filipinas y Hawái pasan a manos de los EE.UU. A partir de entonces el imperio yanqui comienza su expansión a nivel planetario.
La siguiente fase en esta fulgurante escalada fue la intervención en Panamá que la describe perfectamente la célebre frase "I Took Panamá" pronunciada por el presidente Roosevelt. Este vil acto de piratería no tenía otra finalidad que apoderarse de la ruta interoceánica más importante del mundo.
En 1903 se firmó en Washington el tratado Herrán-Hay en el que  Colombia cedía las ciudades de Panamá y Colón a EE.UU a cambio de una jugosa indemnización económica. Además le otorgaba en propiedad la futura zona del canal (según la constitución colombiana cualquier colombiano que contribuyera a la enajenación de parte de su territorio se convertía en un traidor y por ende condenado a muerte)
La verdad es que el presidente Marroquín mediante un pacto secreto entregó el canal a los EE.UU. Theodoro Roosevelt además le advirtió a los "indeseables indígenas" colombianos que de no someterse a sus pretensiones la respuesta sería "muy dolorosa". En todo caso la invasión militar se materializó con la presencia de las cañoneras yanquis que bloquearon los principales puertos en apoyo a los separatistas panameños.
Pronto el imperialismo se dio cuenta que lo más práctico no era invadir países sino sobornar a los líderes políticos o la clase dirigente. Cada individuo tiene su precio y hay  que saber seducirlo con un buen botín en dólares, lingotes de oro, joyas, propiedades, etc. Y quien se niegue a colaborar se les ablanda con métodos más convincentes como el chantaje, la coacción o las extorsiones.
La independencia de las colonias americanas fue materializada por la oligarquía criolla, las castas de sangre azul, aristócratas y terratenientes y los militares esclavistas. Con la bendición del clero más reaccionario asumieron el papel de padres fundadores de las nuevas repúblicas. Honorables y excelentísimos señores, una pléyade de apellidos ilustres y de rancio abolengo entre los que cabe destacar los Herrán, los Marroquín, los Zea, los Sanclemente, los de Brigad, los Urrutia, los Holguín  los Mallarino, los Ospina, los  Caballero, los López Michelsen, los Reyes, los Concha, los Valencia, los Pastrana, los Lleras, los Uribe, Los Samper, los Santos...
Igual a lo que sucede en las monarquías absolutistas en Colombia se transmite el poder de padres a hijos configurando así unas zagas, castas o dinastías hereditarias. Los señores feudales elegidos por la voluntad divina impusieron una perversa dictadura cívico-militar para someter a esos millones de siervos empobrecidos y miserables. Siempre primaron sus intereses personales y de clase robando a manos llenas el patrimonio nacional para luego ponerlo a buen recaudo en bancos extranjeros o paraísos fiscales.
Los "padres de la patria" subastaron tierras, las materias primas o los recursos naturales a las potencias extranjeras, llámense Gran Bretaña, Francia Inglaterra o EE.UU.  El mejor ejemplo de esta actitud rastrera y entreguista fue la tristemente recordada "masacre de las bananeras" acaecida en el año 1928. En ese entonces el presidente Miguel Abadía Méndez para congraciarse con los patrones de la United Fruit ordenó reprimir a sangre y fuego la huelga que llevaban a cabo los trabajadores que reclamaban mejores salarios y condiciones laborales dignas. Para reestablecer el orden y la ley el ejército colombiano masacró a cientos de obreros y  jornaleros (la chusma comunista)  pues ante la falta de mano de obra la compañía americana reportaba cuantiosas pérdidas económicas.
Para la burguesía, la alta sociedad y la aristocracia colombiana es más importante una visa norteamericana que el propio pasaporte nacional. Los vendepatrias se rinden sin condiciones en los brazos de Tío Sam; lo idolatran,  besan,  abrazan la bandera de barras y estrellas y aprenden a la perfección inglés con el mejor acento de Wisconsin o Texas. Su apasionamiento es tal que muchos renuncian a la nacionalidad colombiana ansiosos por pertenecer a la nación más poderosa de la tierra. Y no solo pertenecer sino también participar y enrolarse en la US Army decididos a  entregar sus vidas en honor a  la omnipresencia y la omnipotencia del Tío Sam. No importa que el actual presidente de los EE.UU Donald Trump los insulte, los llame de escoria, ratas o razas inferiores, no importan todas las humillaciones que sufran: ¡colombian fucking!  ¡colombian cocainoman! ¡colombian thief!  pues siempre estarán dispuestos a rendirse de rodillas ante el altar de ese Dios gringo blanco, rubio y de ojos azules.
En el año 2015 un tal Andrés Blackburn, hijo de una prestigiosa familia bogotana, no pudo soportar que su empresa de extracción de hidrocarburos cayera en la bancarrota -a raíz de la bajada de los precios del petróleo- y decidió suicidarse.  Le pareció poco honroso morir en Colombia  así que  tomó un vuelo a Miami para luego trasladarse  a un lujoso hotel en Savannah (Georgia) donde se ahorcó en el cuarto de baño. Antes que una sucia muerte en Colombia, una muerte gloriosa en EE.UU.  Que hermoso es morir en EE.UU donde las pompas fúnebres son tan exquisitas y se maquillan tan bien los cadáveres que hasta parece que estuvieran dormidos y a punto de despertarse.
De la manera más ruin se ha pisoteado la soberanía colombiana. Es de sobra conocido  que los que realmente mueven los hilos del poder son el Pentágono, la CIA y la Casa Blanca. Para mantener este estatus colonial EE.UU  ha invertido miles de millones de dólares en ayuda militar (plan Colombia, Plan Patriota) cuyo principal objetivo es afianzar su dominio en una zona geoestratégica de primer orden. Estamos en pleno corazón del continente americano y el imperialismo sabe que desde aquí puede ejercer un férreo control político, económico y militar sobre Centro y Sudamérica. Es necesario e imprescindible aniquilar los últimos rezagos de las guerrillas comunistas, desmovilizar las luchas sociales, aplastar la revolución bolivariana y su influencia desestabilizadora, erradicar los cultivos ilícitos,  neutralizar el tráfico de estupefacientes o las rutas de inmigración ilegal.  
La puta del Tío Sam reside en el mismísimo Palacio de Nariño, en ese nido de ponzoñosas alimañas concierta sus citas secretas la reina más complaciente y más apetecida del lupanar. En nuestra memoria histórica siempre permanecerá grabado ese día en el año 2009 en el que se celebró una de las orgías y bacanales jamás conocidas. Por ese entonces el presidente Uribe Vélez le cedió al Tío Sam nada menos y nada más que siete bases militares: Malambo, Palanquero, Apiai, Cartagena, Bahía de Málaga, Tolemaida y Larandia. El Tío Sam jamás había recibido un regalo tan apoteósico de una de sus amantes. De este modo se selló un diabólico pacto de sangre eterno e imperecedero para que el imperialismo siga sembrando el terror y la muerte sobre los pueblos de Latinoamérica.
 
Carlos de Urabá 2018

Por Alberto Pinzón Sánchez

Cuando al analizar procesos sociales se olvida el análisis de clase, se obtienen resultados no solo inesperados y azarosos, sino desagradables. Es lo que ha pasado con los “bombazos” en Barranquilla y el Atlántico reivindicados por el ELN, y que al despertar a la atormentada Colombia de su alienación electorera le ha confirmado una vez más que la realidad supera a la ficción, o como lo escribió Monterroso en el cuento más corto de la literatura castellana, “el monstruo de la guerra contrainsurgente sigue ahí”.

La clase dominante desde hace dos siglos en Colombia (la oligarquía trasnacionalizada) una vez la fracción de “burguesía lumpen y mafiosa” copó el “Estado frente nacionalista” surgido del pacto liberal-conservador de 1957 firmado en Sitges; copamiento situado por algunos historiadores en la época de Turbay Ayala, pero en realidad un poco anterior y remite a los años en los que todas las demás fracciones de esa misma clase dominante aceptaron la doctrina estadounidense y anticomunista de la “contrainsurgencia”, aglutinándose como un Bloque de Poder, con el objetivo de “acabar” de una manera u otra con el “enemigo interno” o insurgencia, que ponía en cuestión su Poder. A partir de entonces, la historia de Colombia no ha sido sino un péndulo emocional sin fin, de Ilusión-fracaso, o mejor, una sucesión ininterrumpida frustrante y desoladora de intentos fracasados de Guerra-Negociación- nueva Guerra.

Hoy enero 2018, después de los bombazos del ELN en el departamento del Atlántico y los combates con las fuerzas del Estado reportados por esa guerrilla en el Chocó, sur del Pacifico, sur de Bolivar, Catatumbo, o los Llanos orientales; los colombianos y el Mundo miran pasmados que a pesar de haberse firmado un Acuerdo de paz con la guerrilla de las Farc y estar inmersos en un proceso electoral para reemplazar al debilitado presidente Santos en la cúpula del Estado, paulatinamente nos deslizamos en Colombia hacia la reedición de otro ciclo de violencia proteiforme.

Estos bombazos, han desnudado definitivamente varias cosas:

1. Que tal y como lo hemos venido repitiendo, tanto Santos, como Uribe Vélez, Pastrana, Vargas Lleras, Pinzón Bueno, Ordoñez, Duque, Marta Lucía, o De la Calle, etc, y todos los demás adláteres; son las cabezas visibles de esa clase social dominante y contrainsurgente. Que sus diferencias son solo de forma, pero tienen el mismo contenido de “derrotar a la insurgencia”. Unos representan una fase del ciclo (la negociación y la perfidia tradicional) mientras otros representan la otra fase del ciclo (la brutalidad de guerra contrainsurgente, o todo el peso de las armas de la república)

Santos, por ejemplo, se ufana en todos los escenarios posibles de haber dado muerte a los más conocidos jefes guerrilleros (incluido el fusilamiento de un hombre herido, casi ciego, desarmado y prisionero como Alfonso Cano), así como de su más grande logro en este proceso de paz con las Farc es haberlas desarmado: “Haber acabado con las Farc por la vía de la negociación”, mientras reprocha sarcásticamente a su antecesor (AUV) no haberlo logrado por medio de la guerra bruta y sin cuartel.

2. Que el llamado conflicto armado colombiano, era (¿es?) algo más complicado y complejo que desarmar o acabar con las Farc; y que el cálculo de la caída de las fichas de dominó de que una vez sacadas las Farc de la lucha armada el ELN caería enseguida; era y es un cálculo equivocado. El ELN en cuestión militar numérica ha quedado igualado con las llamadas disidencias de las Farc y posiblemente con los otros grupos armados organizados (GAO) como los llama el gobierno: Y así se ha conformado un escenario complejo de 5 o 6 “actores armados del conflicto” sin voluntad de rendirse al Estado y a sus fuerzas armadas oficiales: 1ELN. 2Disidencia-FARC. 3Narcoparamilitares oficiales. 4Clanes del Golfo y 5, demás grupos ligados a los carteles Mejicanos.

3. Que ocultar la relación directa y enorme y la influencia en Colombia del proceso venezolano satanizándolo como “castro- chavismo” (en lo cual confluyen tanto Santos como Uribe, Pastrana, Vargas Lleras y todos los adláteres) era una táctica de avestruz de esconder la cabeza bajo la arena, dejando al descubierto el pompis que llaman las señoras bien habladas y nosotros los vulgares, llamamos con el castizo nombre de culo.

Pero no solo era esconder la cabeza para no mirar lo que sucede en el vecindario y analizarlo fríamente; es o ha sido la incapacidad de abandonar la mentalidad de la guerra fría de creer que la contradicción fundamental del globo terrestre que rige el tiempo histórico actual es la misma de hace cien años (1918) cuando Lenin escribió su manifiesto sobre el “Imperialismo” y discutía acaloradamente con la alemana Rosa Luxemburgo sobre ello y se continua sin modificaciones. Hoy el tiempo histórico ha mostrado que existen cuatro super-potencias capitalistas ultra desarrolladas: 1EEUU, 2Rusia,3China,4Europa, gobernadas por una cúpula Neo Liberal en proceso violento de repartirse el resto del mundo, compitiendo en entre sí a mordisco limpio. No con el fin de establecer como hace 100 años Colonias o siquiera Neocolonias (¿a quién le interesa ya Puerto Rico o las islas del Caribe?) sino para establecer áreas de influencia delimitada. Y se obvió el hecho comparativo de que, si EEUU ha invertido lo que ha invertido en Siria, Afganistán, Irak, o norte de África, etc, regiones que comparadas con la importancia geoestratégica de Venezuela y Colombia son chichiguas de poco valor; se pensó (quizás con el deseo) de que EEUU iría a dejar “la estratégica a esquina norte del continente suramericano” al garete y sin su control. ¡Ilusos que somos, Sancho¡

¿Para qué el US Army tiene 9 mega bases militares en Colombia y está ampliando actualmente las del Amazonas colombiano?

4. Los bombazos del ELN en el Atlántico, también han hecho esfumar el llamado “centro” (los 3,3 millones de votos de Santos que menciona en su artículo “el extremo centro” el columnista de la revista Semana, Cuellar*) Como también las esperanzas del Partido Liberal de hacer con de la Calle un Gobierno de coalición con sectores progresistas, centristas e incluso socialdemócratas, partidarios de “colaborar en lo que queda por implementar” de los añicos restantes del Acuerdo de la Habana. Añicos o trizas que muy probablemente debieron ilustrar a la dirigencia del ELN cuando tomó la muy fría y muy calculada decisión de atacar en el sitio donde atacó y precisamente en la fecha en que atacó: época de carnavales curramberos y presentación de la campaña presidencial de Rodrigo Londoño.

Hoy la opinión publica colombiana (si se puede hablar de ella) se ha volcado aún más hacia el bloque electoral contrainsurgente de Uribe, Pastrana, Ordoñez, Marta Lucía, Duque y, sobre todo Vargas Lleras, quien al dejar sin aire (político) a su super amigo Santos, pidiendo (como en el 2001 pidió y luchó dentro del partido Liberal al cual pertenecía el rompimiento del proceso del Caguán) obligó al gobierno Santos a “suspender” la mesa de conversaciones con el ELN en Quito.

Vargas Lleras hoy saca pecho y se presenta con triunfo de la fracción dura de la oligarquía contrainsurgente que finalmente ha derrotado a la fracción negociadora de Santos, y, se dispone con su Mafia a ser el próximo presidente de Colombia incluso ganando las elecciones en la primera Vuelta.

5.finalmente, ha quedado demostrada en Colombia, una vez más, aquella Ley de Murphy que dice más o menos así: “Todo lo que va mal, es susceptible de empeorar”.

Todo lo que nos hubiéramos podido evitar si se hubiera seguido el consejo leninista de Jacobo Arenas de “hacer el análisis concreto (obviamente clasista) de la situación concreta”

* http://www.semana.com/opinion/articulo/el-extremo-centro-de-alfonso-cuellar/554785

Fuente Imagen Internet