psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Opinion

Un día en el Rincón del Arte Nuevo en Madrid escuchando al genial cantautor chileno León Canales interpretar el poema "El Perezoso" de Pablo Neruda comprendí hasta qué punto puede llegar la insensatez de nuestra civilización occidental. Este poema escrito en 1957 luego del lanzamiento del Spunik por la Unión Soviética, nos alerta sobre la locura de la carrera espacial y sus consecuencias.

"Continuarán viajando cosas
de metal entre las estrellas,
subirán hombres extenuados,
violentarán al suave luna
y allí fundarán sus farmacias.

En este tiempo de uva llena
el vino comienza su vida
entre el mar y las cordilleras.
En Chile bailan las cerezas,
cantan las muchachas oscuras
y en las guitarras brilla el agua.

El sol toca todas las puertas
y hace milagros con el trigo.
El primer vino es rosado,
es dulce como un niño tierno,
el segundo vino es robusto
como la voz de un marinero,
el tercer vino es topacio,
una amapola y un incendio.

Mi casa tiene mar y tierra,
mi mujer tiene grandes ojos
color de avellana silvestre.
Cuando viene la noche el mar
se viste de blanco y de verde
y luego la luna en la espuma
sueña como novia marina.

No quiero cambiar de planeta"

Magistral poema que nos deja una moraleja aleccionadora: « no quiero cambiar de planeta » porque al parecer la tierra como tantas otras cosas es un objeto desechable y tiene fecha de caducidad. En cualquier momento hay que evacuarla y ya se están buscando otros mundos que alberguen a nuestra decadente civilización.

A nadie debe sorprender tan demenciales proyectos pues la destrucción que ha sufrido nuestro planeta en el último siglo ha sido devastadora. El capitalismo se ha ensañado sin compasión explotando los recursos naturales e imponiendo un sistema depredador que lo condena a muerte. Sin lugar a dudas en el campeonato mundial de estupideces el primer puesto lo ocupa la llegada del hombre blanco a la luna.

¿Cómo pueden vanagloriarse de tamaña profanación? Para el imperialismo no existen limites pues su irrefrenable deseo es dominar hasta la último rincón  de la vía láctea. No hay más que observar como las masas alienadas por la propaganda que escupe la prensa, radio, televisión, Internet, las redes sociales, celebran el cincuenta aniversario de la llegada de esas tres cobayas yankees a la luna.

Como si fuera poco los astrónomos, es decir, los "gamonales galácticos" ya han acotado el territorio estelar a su antojo autoproclamándose descubridores de los planetas, satélites, estrellas, galaxias y constelaciones. Incluso hasta las que han bautizado a su capricho y con títulos de propiedad y todo. Aunque parezca ciencia ficción el cosmos ha sido privatizado y con unas fronteras bien definidas. Cualquier parecido con el reparto del continente africano realizado en el Congreso de Berlín de 1885 es pura coincidencia.

A partir de los años sesentas del pasado siglo la carrera espacial enfrentó en una feroz competencia a los Estados Unidos y la Unión Soviética para ver quién era el primero en enviar un un ser humano al espacio. Por supuesto, las dos superpotencias en plena guerra fría se jugaban el honor y el prestigio. Que si los Spuniks, o los Apolos, que si los Saturnos o los Soyuz, Se lanzaron un sin fin de cohetes experimentales no tripulados y otros tripulados por perros, gatos o monos hasta que por fin en el año 1961 Yuri Gagarin, un simio ruso mujeriego y amante del vodka, logró orbitar nuestro planeta a bordo del Vostok 1 « Por aquí no veo a Dios » -fue la célebre frase que pronunció el cosmonauta cuando se encontraba más allá de la estratosfera . Desde luego que no lo veía porque él se había convertido en Dios.

Los americanos envidiosos tenían que superar el listón, realmente fueron humillados y necesitaban cobrarse la revancha. Ante el tremendo reto y con las espadas en alto el presidente Kennedy prometió que antes de terminar la década de los setentas los EEUU enviarían una misión tripulada a la luna. Se gastaron millonadas y millonadas de dólares en planificar tal odisea, se dilapidó una cifra exorbitante con la cual bien se hubiera pagado el presupuesto de educación y sanidad de todos los países del Tercer Mundo durante cinco años. Lo cierto es que los americanos jugaban con ventaja pues contaban en sus filas con el mercenario nazi Wernher von Braun, genio científico creador de armas letales para Hitler, y que fue el encargado de diseñar para la NASA el cohete Saturno V con el que lograron coronar la luna en 1969.

Cuentan las leyendas que el viajar a nuestro satélite situado a 400.000 kilómetros de distancia era uno de los sueños que obsesionaba al ser humano desde la época de las cavernas. Ahora una raza superior elegida por Dios lo iba a hacer realidad.

El día 20 de julio de 1969, Neil Armstrong y Aldring alunizaban en el módulo Eagle mientras que Collins se quedaba a bordo del Apolo 11 monitoreando el desembarco en el « mar de la tranquilidad ». Armstrong a las 2:56 hora internacional fue el primero en consumar la violación « un gran paso para la humanidad » sentenció radiante el filibustero antes de pisotear la superficie lunar con sus sucias y malolientes pezuñas. Al cabo de unos minutos descendió su compinche Aldring quien cual potro desbocado dejó tras de sí una estela de bilis y diarrea. Como no podía faltar en estas parodias yankees las dos estarlettes clavaron una banderita con las barras y estrellas y bailaron al ritmo del US anthem para festejar tan magno acontecimiento. Por último dejaron sobre la superficie una placa cuyo texto reza: « vinimos en son de paz en nombre de toda la humanidad » ¡en son de paz el séptimo de caballería que ha sembrado de muerte y teñido de sangre los rincones más recónditos de la tierra!

Pero lo más inquietante del caso es que algunos investigadores dereconocido prestigio aseveran que todo lo que vimos ese día a travésde televisión no fue más que un producto de un montaje hoollywoodiano, o sea, una vil parodia supervisada por Mr.Stanley Kubrick, el creador de 2001 la Odisea en el Espacio. Los piratas cósmicos sin remordimiento alguno mancillaron nuestra adorable y virginal luna, la luna de los enamorados, la luna de los poetas ultrajada por esos monstruos sifilíticos y escleróticos. ¡qué asco!

La prensa mundial alabó la epopeya con soberbios titulares: « ha sido la más grande hazaña después del descubrimiento de América » « la historia se dividirá en antes y después del alunizaje» « dos hombres caminan en la luna » No sé qué gracia tiene caminar sobre un arenal estéril a una temperatura de 110 grados centígrados rodeados de cráteres y meteoritos. ¿Hicieron algún aporte importante al bienestar de la humanidad? ¿Tal vez descubrieron el secreto para erradicar el hambre del planeta o para luchar contra las injusticias que padecen millones de seres que no tienen agua, ni un techo donde guarecerse y mueren como moscas por culpa de las plagas y enfermedades?

Si supieran los pobres de la tierra acostumbrados a sobrevivir con un dólar diario que estos sinvergüenzas tras décadas de investigación y gastos se fueron de safari a nuestro satélite tan sólo para traernos de souvenir un montón de piedras y un puñado de arena.

Dijeron que todos esos experimentos contribuirían al desarrollo de la ciencia. Algunos argumentarán que gracias a los científicos de la NASA hoy gozamos de avances tecnológicos tales como computadores, teléfonos móviles, Internet, televisión vía satélite y otros artilugios. Pero lo cierto es que las mayores investigaciones se han concentrado en perfeccionar la industria armamentística y sus infernales métodos de destrucción masiva.

Debemos reconocer que nuestro planeta se encuentra en uno de los momentos más críticos de toda su existencia: las especies se extinguen, las selvas desaparecen arrasadas por los incendios, los ríos no son más que desagües pestilentes, los mares cementerios de plástico, la atmósfera terrestre irrespirable y el cambio climático irreversible. La tierra, que es el único sito donde a ciencia existe vida en el universo se está trasformando en un erial, en una inmunda cloaca. Nuestro planeta azul ya no es azul sino que su color se va tornando a marrón viscoso que da esa mezcla de mierda y de basura.

Mientras esos tres boy scouts de excursión por el espacio jugando a los exploradores y masturbándose mutuamente en el Apolo en un vano intento por calmar sus instintos básicos. Que más se puede esperar de unos caraduras herederos de Colón, Cortés, Pizarro, Morgan, Drake, Raleigh. Estos bastardos nos quieren hacer creer que esto es el progreso, los genocidas inventores de las bombas atómicas más poderosas capaces de borrar toda huella de vida sobre la tierra en segundos por arte de magia nos vienen con el cuento del amor y la fraternidad. 

No es de extrañarse que sucedan estas cosas pues los rasgos característicos de la civilización occidental son la megalomanía y los delirios de grandeza. El llegar los primeros al Everest, al polo sur o al polo norte y grabar en letras de oro sus nombres en los anales de la historia.

Seguramente están buscando otros planetas ante el inminente apocalipsis que anuncian los profetas  Con razón tantos cohetitos y transbordadores Challenguer y Discovery o estaciones espaciales. Y mírenlos allí a esos en la estratosfera hacinados como pollos en esos cacharros aguantando ese olor a puerco que expelen por los sobacos. Es como vivir en un quirófano conectado a cables y mangueras alimentándose con suero, jarabes y pastillas. Nos estamos metamorfoseado en   fríos autómatas carentes de sentimiento alguno cuyas funciones vitales se limitan a resolver problemas de álgebra y la geometría.

El futuro que nos espera no es otro que ser esclavos de las máquinas y la robótica. Dormiremos y cagaremos en la gravedad cero donde los meados y la mierda flotan, haremos el amor en una probeta y nuestra única distracción serán los jueguitos del PlayStation

Nos ha poseído el espíritu maléfico de la civilización occidental cuyo único fin es devorar dólares y hamburguesas. 

Cómo admirador de Neruda estoy totalmente de acuerdo con sus versos de protesta y también me pregunto:

¿Dónde encontraremos un planeta como el nuestro  la Gaia o madre tierra que engendra la vida?

¿Cómo plantar un manzano en la luna, una viña en Júpiter, cómo bañarnos en un volcán marciano o hacer el amor en Ganimedes metidos en un traje espacial y soportando 1000 grados de temperatura?

Ahora Europa y EEUU dicen que van a aunar esfuerzos para enviar nuevamente una expedición a la Luna y estudian la posibilidad de conquistar Marte en unas cuantas décadas. Es una promesa que hizo durante su mandato Obama y que ahora recoge Donald Trump como máximo representante del imperialismo yankee. Ambos viajecitos nos van a salir por una cifra, nunca mejor dicho, astronómica. No sé cómo les van a explicar a los parias de la tierra, a los hambreados y empobrecidos  que se van otra vez de weekend a la Luna y si la jugada sale bien de hollydays a Marte. No obstante China a enviado sus primera nave a la luna, la India no se queda atrás, los israelitas también. incluso hasta Brasil ya ha lanzado algunos cohetitos al espacio y en el colmo Colombia quiere construir un centro espacial.

Es imperdonable que se continúe esta carrera a ninguna parte a la que nos arrastran estos extravagantes diosecillos que se creen el ombligo del universo cuando no son más que unas insignificantes sanguijuelas.

Carlos de Urabá 2019

Por: Miguel Suarez (2019-06-21). Llegó el invierno, llegan las inundaciones, los desastres y los derrumbes, pero hay un sitio de Colombia donde ocurren, en cualquier momento del año, en invierno o en verano, repitiéndose sin cesar, en la vía al llano, donde pierde todo el país, pero no la empresa que tiene la concepción de la vía, Coviandes, de propiedad del hombre que controla gran parte del Colombia, Luis Carlos Sarmiento Angulo, no pierde un solo peso.

La vía al llano, es una carretera de unos 85 kilómetros de largo, que lleva unos 25 años en construcción y aun no esta terminada y no lo estará, por lo que se ve, en otros 25 años.

Para tocar este tema, que es bien largo y demostrativo de cómo unos, o un, avivato se enriquece a costillas del pueblo colombiano, debemos primero hablar un poco de él, del avivato.

Luis Carlos Sarmiento, quien dicen estudió ingeniería civil en la Universidad Nacional, que después de graduarse trabajó en la compañía de un ingeniero antioqueño, donde llegó a ser subgerente.

Dicen que, con el producto de la liquidación, Sarmiento empezó a trabajar como ingeniero independiente, con pequeños contratos con el estado para hacer carreteras en lugares lejanos, en zonas violentas; y así aprendió a hacer “negociazos” mejor dicho millonadas, mamando de la teta del estado.

El grupo, empresa o banda de Luis Carlos Sarmiento, hoy en día está metido en muchos sectores de la economía colombiana, las finanzas, la salud, el turismo, un poco en la industria, de las cuales se ha apropiado mediante la extorción bancaria, dicen que además en la investigación científica, cosa que dudo porque allí no se gana plata fácil, la construcción, y su mina de oro, las concepciones viales y entre ellas, la concepción conocida como vía al llano, de la cual hablaremos aquí.

¡Ha!, Y también dizque hace obras de caridad, porque dicen los paramilitares de micrófono, él es filántropo, donde lo por él donado, se lo regresa el estado con grandes descuentos tributarios.

A propósito, dice el diccionario de la lengua española que “Filántropo es el individuo que se caracteriza por el amor hacia las demás personas y sus obras por el bien común sin recibir nada a cambio”.

Este tema, el de la vía al llano tiene tanto de trampas, negociados, fraudes y cualquier otra clase de delitos, tan largos de contar como los 85 kilómetros de la vía y su historia copa los 25 años de continuo saqueo, que es imposible relatarlos detalladamente aquí, pero algo muy resumido intentare.

Hoy el llano está aislado, ya que la vía, por falta de mantenimiento está cerrada, y los alimentos y hasta el petróleo están retenidos, causando pérdidas incalculables para la población y el país.

Este desastre comenzó en 1994, cuando, “bienvenidos al futuro”, hablo de Cesar Gaviria,

concedió la construcción de la vía entre Bogotá y los Llanos Orientales, para la dinamizar el transporte de petróleo, a Coviandes, empresa de Luis Carlos Sarmiento Angulo, que tenía previsto estuviese lista en 5 años, que ya se ha tomado 25, y que ha costado 160 veces más del presupuesto inicial pactado.

En el programa pregunta Yamid, este entrevistó a Manuel Felipe Gutiérrez, viceministro de Transporte y allí el viceministro comentó, que la concepción para cobrar peajes, que supuestamente implican el mantenimiento de la vía al llano, que como ya dije fue entregada hace 25 años, había sido alargada por 30 años mas.

No sucede sino en la Colombia, país manejada por la mafia, donde a un contratista con mal manejo del contrato y un inmenso retraso en la construcción, que han sido premiados con 75 adiciones presupuestales y contratos, que, mediante distintos mecanismos, todos fraudulentos, le alarguen la concepción otros 30 años, hasta el 2055.

Y para completar, en lo que es el colmo de la descarada corrupción, en el último alargue, hecho por Juan Manuel Santos, colocaron una clausulita, donde Coviandes, entiéndase Sarmiento Angulo, tiene garantizada la rentabilidad en la concepción, donde si ocurriera tan solo una disminución de usuarios, una rentabilidad del 11,33% le estará asegurada, y el gobierno, en caso de que algo suceda, como ahora donde se anuncia que la vía estará cerrada por lo menos tres meses, deberá pagar a Sarmiento, cosa que no impugnara, como lo hizo con la JEP, Iván Duque, hombre a quien Sarmiento financió su campaña presidencial.

El alargue de la concepción y la clausulita, cosa infame, se produjo días después de la caída del puente colgante de Chirajara, que estaba siendo construido ya que el puente Caridad, que está ubicado a 600 metros del puente Chirajara, en el kilómetro 63 de la vía Bogotá, Villavicencio, se esta cayendo por falta de mantenimiento.

Como en el nuevo contrato, Coviandes no responde por nada, pero si se lleva las ganancias, el gobierno de Uribe parapetado tras Duque, ya anunció la inversión de por lo menos 150 mil millones de pesos para el mantenimiento, ante todo en kilómetros 58, uno de los llamados puntos críticos, descuidados por Sarmiento y su banda durante muchos años.

El cumulo de delitos en esta "concepción”, donde escondido con falaces argumentos, queda claro que es para que Sarmiento se quede con el dinero recolectado, ya que no responde por nada, tiene en su lista de bellaquerías como el abusar de la población cual si ellos fueran el estado, comprando los predios al precio que a ellos les da la gana, varios túneles abandonados y hasta dobles calzadas, donde por fallas en la construcción o en el diseño, solo se puede utilizar un carril y el que, los camiones que transportan el petróleo, razón por la cual Gaviria entrego el contrato a Sarmiento, no pueden transitar, debiendo tomar las trochas que ellos llama con vías alternas.

Los delitos, fraudes y trampas que en esta vía ocurren, suceden una tras otro y no pasa nada, solo hay que mirar que sucedió con la caída del puente Chirajara, al que, por ser de Sarmiento, le habían dado un premio de ingeniería, se cayó y no pasó nada, nadie investigó y hasta el día de hoy el motivo de la caída es secreto de estado, ya que parece que el estado es Sarmiento y su banda.

También hubo otra caída, ocultada totalmente, el túnel Buenavista, que lo “construía” Coviandina, otra empresa de Sarmiento, que hace parte del tramo 3, que va desde Chirajara a Villavicencio, colapsó y el hecho fue ocultado al país con la complicidad de los gobiernos, cuyos presidentes, hay que denunciarlo cuanto se pueda, son financiados por Sarmiento.

Aquí es bueno hacer una aclaración, y es que, aunque se dice Sarmiento tiene empresas de construcción y de hecho se “gana” las licitaciones, las subcontrata, como quedó en evidencia con la caída del puente de Chirajara, mejor dicho, es un intermediario que se queda con gran parte de las ganancias.

Otra falla denuncia se da en el túnel Quebrada Blanca, donde un informe de la interventoría mencionó que se deben tomar acciones preventivas inmediatas, porque las características de ser un túnel en piedra, sin revestimiento y con unas filtraciones permanentes de agua, propician que se puedan desprender piedras sobre los usuarios.

La abierta y descarada manipulación para favorecer los intereses de Luis Carlos Sarmiento, se vio cuando en agosto de 2015, Juan Manuel Santos, con el fin de complacer al viejo zorro de la banca, expidió el decreto 1385 de 2015, redactado por los testaferros de este en el gobierno, mediante el cual, “las compañías autorizadas para recaudar el dinero de las pensiones, quedaban facultadas para disponer de los ahorros de los pensionados y con ellos hacer inversiones en nombre propio”.

No sobra recordar que la compañía recaudadora de las pensiones más poderosa en Colombia es Porvenir, controladas por Luis Carlos Sarmiento Angulo y así este “construirá”, pero no con su dinero, sino con el del pueblo colombiano.

Pero, mientras el país se paraliza, por una vía cerrada, mal cuidada, donde se debían pagar peajes por un valor total de 38 mil 700 pesos, los peajes más caros del país y del mundo medidos por kilómetros, es irónico ver como las utilidades de Corficolombiana y del grupo Aval crecieron en un 105 por ciento y 43 por ciento.

Hoy Luis Carlos Sarmiento, después de 25 años de robar a los colombianos con “negociados” como la vía al llano, es el hombre mas rico del país a costa de los 45 millones de colombianos.

Los alquimistas se sacaron los sesos buscando producir oro, otros buscan guacas o minas para volverse ricos rápidamente, pero Luis Carlos Sarmiento les ganó a todos, se apodero de la vía al llano, que es la fuente de su mal habida fortuna.

Una pregunta queda de este corto resumen de delitos en torno a la vía al llano, ¿qué sentido tiene entregar la concepción de esta vía a una persona u organización que no responde por nada, que lleva 25 años dizque construyendo la vía, que se debe cerrar constantemente perjudicando directamente a 7 departamentos y a la que cerrada o no, el gobierno debe pagarle la ganancia?

 

El senador Gustavo Petro denunció en un debate de control político realizado el pasado 5 junio (2019), en la Comisión Primera del Senado, que el entrenamiento que reciben los soldados en el país los lleva a convertirse en “asesinos”.

Con videos y testimonios, Gustavo Petro denunció que los miembros del ejército oficial, son entrenados bajo tortura, humillación y violencia psicológica, lo que explica por qué están dispuestos a matar inocentes.

Se escuchó en el debate, los adoctrinamientos para convertir a los jóvenes, hijos de pobres en criminales, se realizarían en el Amazonas, en un simulado campamento del ELN, allí soldados, que no saben los que sucede, son torturados por otros soldados que se hacen pasar por guerrilleros.

Este tipo de “entrenamiento”, que no es otra cosa que deformación de hijos de pobres, porque los hijos de ricos no pagan el servicio militar, o de formación de psicópatas, no es nuevo, es viejo, tanto como los más atroces crímenes que se cometen contra el pueblo.

Hay que recordar que el 25 de enero de 2006, en el segundo gobierno de Uribe, se conoció que los soldados adscritos al Batallón Patriotas, del municipio de Honda (Tolima), fueran sometidos a una serie de vejámenes y torturas, cuando realizaban un ejercicio militar.

Los soldados, reitero, hijos de pobres que llegaron obligados a este criminal ejército, fueron golpeados con puños, patadas, palos y machetes, sometidos a pruebas de asfixia y ahogamientos, agredidos verbalmente y quemados en diferentes partes del cuerpo. A algunos hasta se les obligó a comer excrementos de animales y varios de ellos fueron víctimas de violaciones y otras agresiones sexuales.

Terminada la exposición de Gustavo Petro, respondiendo, tomó la palabra el ministro de guerra Guillermo Botero, quien grito que este Gobierno ha impulsado una política de seguridad y legalidad en la que no caben las violaciones a los derechos humanos.

Botero arrancó diciendo que: “La política a la que se refiere al senador es pública y ampliamente difundida. Fue lanzada el 6 de febrero del presente año en Tolemaida y en ella está claro que se defiende la Constitución, la ley y claro, está el Derecho Internacional Humanitario”.

Pero como todos sabemos que ellos cuando dicen una cosa, hacen la otra, allí está el caso de los acuerdos con las Farc-EP, que ellos alegan estar cumpliendo, cuando lo quieren volverlos mierda.

Aquí debemos recordar que, en el municipio de Convención, vereda Campo Alegre, en la región del Catatumbo, departamento de Norte de Santander, el pasado 22 de abril (2019), soldados del ejército de ocupación al servicio de la mafia que detenta el poder en Colombia, asesinaron a Dimar Torres, ex miliciano de las FARC y su cuerpo pretendía ser enterrado por estos, luego de que lo habían sometido a las más atroces torturas como cortarle el pene estando vivo.

En su momento, los hijos de los pobres enrolados en el ejército criminal, dijeron que lo estaba siguiendo dado a sospechas de que era del ELN, razón por la cual se estarían vengando de las torturas a las que ellos talvez habían sido sometidos, en el campamento del Amazonas, denunciado por Petro.

Resulta más que diciente, que sea el propio ejército oficial que cree campamentos guerrilleros y más diciente que los altos mando de criminal ejército, salgan ahora a decir que así se entrena o tortura a los soldados en todos los ejercito del mundo, cosa que es totalmente falsa.

Como estos crímenes del ejercito hay cientos de miles, que nos pretende ocultar como cuando, como el comandante de la Fuerza de Tarea Vulcano, general Diego Luis Villegas, reconoció y rechazó el crimen, pero adjudicándolo la culpabilidad a un solo soldado, cuando esto, ahora queda claro de nuevo, es una política de estado.

Últimamente se ve en Colombia una macabra secuencia de fotos y carteles que rezan “Se busca” o “Desaparecida”, que coincide con la llegada al gobierno de Álvaro Uribe, escondido tras Iván Duque y su política de seguridad.

Las imágenes que se ven vez más frecuentemente por internet, son seguidas, días después con un “hallada o hallado”, pero muertos, lo que significa que fueron asesinados.

Según el CINEP, en 2018, en solo seis meses del nuevo gobierno se denunciaron 22 desapariciones forzadas y en total dice el Comité Internacional de la Cruz Roja que hay unos 80 mil desaparecidos en Colombia, aunque hay versiones que hablan de más de los 150 mil, en plena “democracia”.

Petro presentó una directriz de un criminal de los fungen como comandante donde dan órdenes expresas de propiciar el accionar de las Águilas Negras, lo que confirma lo que se venían diciendo hace mucho tiempo, de que las águilas Negras son una fachada de ese ejercito de asesinos que es el ejercito de mafia colombiana.

Los hijos de pobres, que llegan sanos a este criminal ejército, son convertidos en criminales, en perros de presa, que luego, sin miramientos y obedeciendo órdenes de sus jefes, matan y comen del muerto para defender los intereses de la mafia que detenta el poder en Colombia.

Aquí trataran de decir como siempre lo hacen, que son casos aislados o manzanas podridos, pero lo cierto es que las denuncias por este tipo de entrenamiento son constantes y se han realizado por todo el país y no solo en el Amazonas, lo cual indica que es una política de estado y quienes controlan el estado deben responder por esos actos criminales y no los soldados, hijos de pobres, que son víctimas.

 

Por. Tony López R (*)

El pasado 27 de mayo, se cumplieron 55 años del nacimiento de las Fuerzas Armadas Revolucionaria de Colombia (FARC), organización guerrillera colombiana, integrada por un pequeño grupo de hombres y mujeres que, ante la injusta, abusiva y criminal política del gobierno conservador de Guillermo León Valencia, habían tomado las armas para defender sus pequeñas parcelas, en intricadas zonas de los departamentos del Tolima, Cauca y Huila y el Caquetá

Territorios que se hicieron famosos y blanco de la oligarquía colombiana cuando el senador Álvaro Gómez Hurtado, en noviembre de 1961 en las sesiones del Congreso denunció la existencia de unas “republicas independientes” que según este dirigente conservador amenazaban la seguridad Nacional.

Gómez Hurtado se refería a los poblados de Sumapaz, Planadas, Rio Chiquito, Guayabero y Marquetalia, entre otros. Fue está denuncia, la que lleva al gobierno colombiano con el apoyo de Estados Unidos, a diseñar una operación militar contra los territorios donde los campesinos se habían organizados como autodefensas frente a los abusos de la oligarquía agraria apoyada por el Gobierno.

Marquetalia, fue el primer blanco de las fuerzas militares colombianas, con un fuerte apoyo de la fuerzas y oficialidad de Estados Unidos, y tomó el nombre de Operación Soberanía o Plan Laso. (Latin America Security Operation), la cual comenzó el 18 de mayo de 1964, el primer enfrentamiento se produjo en un lugar conocido como La Floresta el 27 de mayo, fecha que fue tomada por el pequeño destacamento, como el nacimiento de las Fuerzas Armadas Revolucionaria de Colombia (FARC).

El destacamento liderado por Pedro Antonio Marín, quien después tomaría el nombre de Manuel Marulanda Vélez, en homenaje al líder sindicalista y comunista asesinado en 1950 bajo la dictadura de Laureano Gómez, por efectivos del Servicio de Inteligencia Colombiana, (SIC) en Bogotá.

A partir del combate en La Floresta, los integrantes de este destacamento, integrado por campesinos, decidieron evacuar sus familias y presentarle combate a las Fuerzas Militares, que dirigidas por el coronel José Joaquín Matallana, solo pudo llegar al poblado el 14 de junio, casi 20 días después del combate del 27 de mayo. Las tropas gubernamentales solo encontraron cenizas pues, lo pobladores prefirieron incendiar sus viviendas irse al monte e incorporarse a la lucha antes que entregarse.

Bajo el concepto de la unidad, levantado no solo por Manuel Marulanda, sino también por los fundadores de ese movimiento como lo fueron Isaías Pardo, Isauro Yosa, Jacobo Arenas, Jaime Guaracas y Hernando González, todos de filiación comunista, se decidió hacer la guerra de guerrilla y convertirse en un Movimiento armado, para la conquista del poder y llevar a cabo una Revolución de carácter Nacional Liberadora, eran apenas 48 hombres y mujeres y no fueron derrotados por una fuerzas de 16,000 hombres, asesorados por altos oficiales estadounidenses.

Solo la unidad, planteaba Marulanda, será la que permitirá un triunfo popular y que revolucione la sociedad colombiana, que elimine la exclusión, erradique la pobreza, que se edifique una sociedad basada en la justicia social, que todos los colombianos y colombianas tengan acceso a la salud, la educación, la cultura el deporte y una vida digna, eso siempre será el objetivo de las FARC y así siempre debe ser, eso fue lo que dijo en Villa Nora, municipio de San Vicente del Caguan, el 8 de enero de 1999, cuando se reunió con los delegados extranjeros que habían asistido a la inauguración de los diálogos de paz con el Gobierno conservador de Andrés Pastrana.

En esa ocasión añadió:  “nos preocupa que mientras el Gobierno habla de un proceso de paz con nosotros, a su vez firman acuerdos militares con Estados Unidos, que paz es la que quieren, que no piensen que vamos a una Mesa de Diálogo, firmamos unos acuerdos y nos van a querer desarmar, eso jamás lo hará nuestra guerrilla, demorara mucho tiempo la entrega de las armas, no sin que antes se cumplan los acuerdos y especialmente la Reforma Agraria Integral”.

Agregó que tampoco concentraría sus fuerzas, dijo que “la desmovilización y la entrega de armas seria gradual y en proporciones limitadas, dijo que la garantía del cumplimiento de los acuerdos, estarían dados por no desarmarse”.

Hizo énfasis en   la Unidad interna de las FARC-EP y dijo que “era un principio y base fundamental de la fortaleza político-militar que ellos han alcanzado, que ni ninguno de sus mandos pueden llevarse por discursos dulzones, que viene del Gobierno y de una oligarquía que ha demostrado sus posiciones traidoras, como lo fue con el asesinato del jefe de las guerrillas liberales, Guadalupe Salcedo luego de entregar las armas en la década del 50, o con la Unión Patriótica en la década del 80 y cuando nos bombardearon en Casa Verde, cuando se nos quiso comprar con unas pocas curules en el Congreso y nos negamos, en el Gobierno de César Gaviria”.

Respondiendo a la pregunta sí estimaba posible lograr la paz: “Marulanda, afirmó que ellos están por la paz, pero no a cualquier precio, que la paz tiene que lograrse para que se solucionen los graves problemas estructurales del país, que se debe cambiar el modelo económico neoliberal y cesar la entrega al capital extranjero en detrimento del capital nacional, que si bien ellos son una organización de filiación comunista, saben que no alcanzaran una Revolución Socialista, por ahora, pero sí lograr cambios y en lo económico-social que fortalezcan al país y no entregarlo al capital extranjero y en lo político que se respete a los opositores y no que se les asesine, como ha venido haciendo la oligarquía, usando a los paramilitares”.

Puso el ejemplo del asesinato del senador Manuel Cepeda, el intento de matar a la concejal Aída Abella y de varios defensores de Derechos Humanos, sindicalistas y periodistas.

En coincidencia con lo señalado por Marulanda, el ex presidente Andrés Pastrana en su libro Memorias Olvidadas, pag 23, señala, que “Jaime Garzón había sido nombrado alcalde menor del Sumapaz, se convirtió en un humorista político y fue asesinado en 1999 en un complot de paramilitares, políticos, narcotraficantes y militares que la justicia todavía no ha esclarecido”.

Mientras que antes de su asesinato, el comandante en Jefe de las FARC-EP, Alfonso Cano en una charla con integrantes de un Frente Guerrillero y cuando se hablaba de las posibilidades de iniciar conversaciones de paz con el Gobierno, expresó: hay que tomar en cuenta que “desmovilizarse es sinónimo de inercia, es entrega cobarde, es rendición y traición a la causa popular y al ideario revolucionario que cultivamos y luchamos por las transformaciones sociales, es una indignidad que lleva implícito un mensaje de desesperanza al pueblo que confía en nuestro compromiso y propuesta bolivariana.”

En el actual escenario y con un proceso de paz en curso, luego de la firma en Bogotá, de los Acuerdos de La Habana, el pasado 24 de noviembre del 2016, la implementación de los mismos se ha visto obstaculizada por el gobierno del Centro Democrático, y de otros poderes del Estado, hay temas vitales no resuelto, como el económico, especialmente de la tierra; no se ha cumplido el acuerdo de la amnistía aprobado por el Congreso y la Corte Constitucional; el grave tema de los cultivos ilícito, lejos de eliminarlo con firmeza, la producción de coca y amapola ha crecido a niveles altísimo, por encima de los 200 mil hectáreas, un asunto fuertemente criticado al presidente Iván Duque por el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump. Se continúan asesinando a exguerrilleros y lideres sociales.

Se ha tratado de boicotear la Jurisdicción Especial de Paz, (JEP) desde el Palacio de Nariño y la Fiscalía General de la República, como se apreció en el caso del ex comandante Jesús Santrich. El tema de las victima ha sido relegado, lo que indica que no existe voluntad política en el actual gobierno de realmente trabajar por la paz. Nada de lo arriba mencionado es falso y está más que conocido y verificado en los 10 meses del Gobierno del Centro Democrático, organización que siendo justos hay que decir que siempre estuvieron y están en contra de la paz, con el contradictorio argumento de no a la impunidad, impunidad que no puede ser atribuida a las fuerzas insurrectas, porque se están sometiendo a la JEP, no así los máximos responsables del terrorismo de Estado que impera en Colombia y que acaba de denunciar el diario New York Time.

Es por eso que hoy mas que nunca, los sectores democráticos, progresistas, amantes de la paz y la izquierda colombiana tiene que unir sus fuerzas en reclamar lo que significa el punto medular y estratégico para Colombia hoy: la paz, la reconciliación y la no repetición.

Dejar atrás las reservas y prejuicios personales y no anteponerlos a lo estratégico, es lo que debe ocupar la agenda de los revolucionarios en defensa de los Acuerdos de Paz. Denunciar las trampas y estrategias de sus enemigos, como el montaje que hizo la DEA en el caso de Santrich, con el fin perverso de destruir el proceso de paz, es un deber y no un llamado a volver a la guerra. No se puede ser ingenuo y el hecho de ser autocritico es la forma más honesta y valiente de defender la verdadera paz que requiere Colombia.

(*) Periodista, politólogo y analista internacional.

La Habana, Cuba 31 de mayo de 2019. 11.00 hrs.

Con el pretexto del fallo de Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, de no extraditar al combatiente por la paz, "Jesús Santrich", Néstor Humberto Martínez, el fiscal al servicio de la mafia, renunció en la mañana del miércoles 15 de mayo (2019).

En su discurso dijo: “Mi conciencia y mi devoción por el estado de derecho me lo impiden”, pero poco a poco se van conociendo detalles que señalan su “devoción”, y horas después salió del país para “tomarse unas vacaciones”, sin indicar la duración de estas.

Dentro del proceso que se lleva acabo en la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes, contra Magistrado Leonidas Bustos, investigado por cartel de la toga, se supo que Néstor Humberto Martínez esta llamado a declarar.

Hay que recordar que Néstor Humberto Martínez, nombró como Fiscal anticorrupción a Gustavo Moreno, hombre de confianza de Bustos, cuya detención por investigaciones de los agentes del imperio, llevaron a saber de la existencia del ahora llamado Cartel de la Toga, del que Néstor Humberto Martínez haría parte.

El Cartel de la Toga, es el proceso mediante el cual personas adineradas o sus testaferros que eran investigados por la Corte Suprema de Justicia, era absueltos después de pagar millonarios sobornos a los “altos” Magistrados.

Tal como Martínez Neira, huyó del país, se cree que a los Estados Unidos, Leónidas Bustos huyo, el 28 de noviembre de 2018, con destino a Canadá con el pretexto de visitar a su hija y no regresó.

En el fallo de la JEP, se ordenaba también investigar a los Fiscales que no enviaron la documentación por la JEP requerida, así como los permisos para que los supuestos agentes encubiertos de los estados Unidos actuaran en Colombia, donde con el aval del Fiscal se habría violado la constitución y las leyes del “estado de derecho” al que dijo el ahora ex-fiscal, tener tanta “devoción”.

Dichos permisos o “asistencia”, como lo llaman, es una garantía para que, en medio de las investigaciones, no se afecten derechos fundamentales, como la privación de la libertad, lo cual sucedió con Jesús Santrich. “Es un trámite obligatorio y vinculante cuando cualquier Estado pretenda adelantar diligencias judiciales en territorio extranjero”, explica la sentencia.

Sin embargo, la Sección de Revisión asegura que la Fiscalia no realizó esta diligencia. Para los magistrados fue preocupante que, ante la ausencia de esta autorización, la respuesta de la directora de relaciones internacionales de la Fiscalía haya sido que “para el caso colombiano dichas personas serían particulares que sostuvieron reuniones con otros particulares” y, por lo tanto, no se requería.

Esa declaración dela JEP, deja en claro que con el aval de Néstor Humberto Martínez, como se ha visto en los últimos meses, los agentes de los Estado Unidos realzaba cualquier cantidad de “investigaciones” y hasta interceptaciones telefónicas de las cuales no habría escapado ni los magistrados de las altas cortes colombianas.

Aquí debemos recordar que los Magistrados de las Corte suprema de Justicia denunciaron el estar siendo interceptados, a lo que Néstor Humberto Martínez respondió diciendo que era una organización delincuencial que nunca identificó, pero que ante la huida de este se refuerza la sospecha que eran los Estados Unidos cuyo injerencia en Colombia es cada día mas abierta.

Tras la salida de Néstor Humberto Martínez, Fiscal ad hoc para el caso Odebrecht – Avala, Leonardo Espinosa denunció una serie de irregularidades en esa investigación.

Según una nota publicada por La Blu Radio, Leonardo Espinosa, que cesó sus funciones, luego de que la Corte Suprema de Justicia aceptó la renuncia de Néstor Humberto Martínez y quien fungió como Fiscal ad hoc, para el robo conocido como Odebrecht – Aval, entregó a la Corte Suprema de Justicia un informe en el que asegura, entre otras cosas, que no se dictaron órdenes de captura claves y que, bajo la gestión de Néstor Humberto Martínez en la Fiscalía, hasta se desaparecieron delitos de los procesados.

Leonardo Espinosa puso en evidencia que la Fiscalía no le imputó cargos a Otto Bula, excongresista involucrado en el escándalo Odebrecht, por los delitos de lavado de activos y concierto para delinquir, los dos más importantes.

También dice que desaparecieron de la acusación varios delitos que les habían imputado inicialmente a los empresarios que lavaron dineros de la multinacional: Federico Gaviria, Eduardo Zambrano, Gustavo Torres y Gabriel Dumar.

Advierte además que en la Fiscalía no registraron debidamente las órdenes de captura contra Eder Paolo Ferracuti, Marcio Marangoni y Amilton Hideaki, tres extranjeros claves en la investigación de los sobornos y que tampoco libraron circulares azules de la Interpol en su contra y que por ese “error” estos tres ejecutivos permanecen prófugos de la justicia desde en 2017.

Por todo lo anterior y tal como lo pidió la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, el fiscal ad hoc pidió investigar las actuaciones de dos de los fiscales delegados del proceso: Daniel Hernández y Álvaro Betancur.

Aparte del informe a la Corte, se conoció que Leonardo Espinosa, le remitió a la Comisión de Acusaciones de la Cámara, ente que no investiga bandidos, una solicitud presentada por el senador Jorge Robledo para que se reabra la investigación por el caso Odebrecht-Aval, contra el ahora ex-fiscal Néstor Humberto Martínez.

En pleno proceso de huida de Néstor Humberto Martínez, se dio otro delito que bien puede adjudicarse a este.

Según el noticiero CMI, minutos antes de que la Corte Suprema de Justicia, aceptara la renuncia de Néstor Humberto Martínez, cuando oficialmente dejaría de ser Fiscal, agentes del CTI de la Fiscalía, armados hasta los dientes allanaron la oficina Leonardo Espinosa, llevándose consigo todos los documentos de las actuaciones que había adelantado Espinosa en el caso Odebrecht.

Sabiendo que tal vez la misión más importante de Néstor Humberto Martínez, era proteger al Grupo AVAL, involucrado en el robo denominado Odebrecht y basados en todos los desmanes ordenados por el rufián que fingía ser Fiscal, queda el interrogante si esa fue la última orden de Martínez.

Han pasado ya tres días y el allanamiento no es reportado por ningún medio colombiano, lo que denota la veracidad de la nota y la gravedad de esta que busca sin duda, ocultar lo investigado para proteger a Luis Carlos Sarmiento Angulo, uno de los hombres que se ha enriquecido de forma escandalosa a costillas del pueblo colombiano por medio de controlar el estado.

La historia de las Fiscalía colombiana y sus jefes, desde cuando fue creada copiando el modelos de los Estados Unidos, hombres que aparentan ser honestos, pero esta abiertamente al servicio de la mafia.

El ex fiscal Luis Camilo Osorio esta directamente relacionado con el paramilitarismo, Montealegre fue asesor de Carlos Gustavo Palacino, el ‘cerebro’ de Saludcoop, donde se robaron al menos dos billones de pesos, Mario Iguarán, fue abogado de Carlos Arturo Neira Llache, el cerebro del desfalco conocido como Interbolsa, pero todos ellos son unas mansas palomas comparados con Néstor Humberto Martínez que dejo muchos montajes donde encarcelo a gente inocente, no investigó a Odebrecht y a menos a sus socios el grupo Aval, dejo tres asesinados con cianuro y hasta encubrió la violación de la soberanía colombiana.

Algunas personas han visto en la renuncia de Martínez una oportunidad de limpiar la Fiscalía, pasando por alto que en Colombia a un funcionario malo lo reemplaza uno peor y teniendo en cuenta de quienes elaboraran la terna para Fiscal, los miembros de la banda de los uribeños, no tengan duda de que vendrá uno peor.

 

Por Tony López R. (*)

El pasado viernes 17 de mayo el diario New York Time, denunció que el jefe del ejército colombiano, general Nicasio Martínez Espinel, había decretado una orden que orientaba a los mandos militares a intensificar las acciones militares y exigía resultados sin importar que las bajas y heridos fueran inocentes civiles.

A tal efecto, indica el Time, “a inicios de año, a los generales y coroneles se les pidió firmar un compromiso por escrito de intensificar los ataques e instruye a “los soldados que exijan perfección” al momento de ejecutar ataques letales”. Según sectores militares opuestos a esa orden señalaron que “la orden implica reducir las normas para proteger a civiles inocentes de ser asesinados, y que ya ha ocasionado muertes sospechosas”.

La reacción no se hizo esperar el propio Comandante en Jefe del Ejército, sin perder tiempo y a cinco días de emitir la orden y publicada la denuncia, reconoció que su orden fue mal interpretada y el martes 21 de mayo ordenó su modificación, según declaró al periódico El Tiempo de Bogotá y la instrucción de aumentar las capturas, muertes y rendiciones quedó anulada, pero que no habría cambios en otras ordenes claves, indicó el ministro de Defensa Guillermo Botero y que también ha preocupados a sectores militares.

Sin embargo, las modificaciones plantean atemperar la orden, pero no la esencia de ella y al parecer se mantiene en vigor pues instruye a los oficiales a no “exigir perfección” al ejecutar las acciones letales, incluso si hay dudas considerables respecto a los objetivos sobre los que se despliegan. “Hay que lanzar operaciones con un 60-70 por ciento de credibilidad y exactitud”, dice la orden militar. Quiere decir, que, del 100 por ciento de acciones, hay entre un 30 o 40 por ciento que pueden ser un “falso-positivo”.

Durante la segunda mitad del pasado siglo XX, los pueblos de América Latina fueron víctima de crímenes y desapariciones de miles de sus ciudadanos, al sufrir horrorosas dictaduras militares. La humanidad conoció el apoyo de los Estados Unidos a esos ilegítimos gobiernos de facto y muchas de ellas, organizadas desde Washington, como la dictadura de Augusto Pinochet, en la cual estuvieron seriamente comprometidos el ex presidente Richard Nixon y el Secretario de Estado Henry Kissinger.

La gran mayoría de los generales y altos oficiales vinculados a esas criminales dictaduras, están pagando cárceles, pero aún hoy a 70 años de aquellas barbaries, miles de familias en nuestra región piden justicia para las víctimas. Nada diferente a lo que sucede en Colombia, donde supuestamente existe una “democracia” y un estado social de derecho.

Esas imperdonables y dolorosas experiencias, al parecer no han calado en la conciencia de algunos sectores castrense en Colombia, sobre todo en los altos mandos, cuyo objetivo estratégico debía ser la defensa de la soberanía del país y de sus habitantes y ha sido todo lo contrario, las fuerzas militares es utilizada desde hace medio siglo a combatir a la oposición política interna y se han convertido en la guardia pretoriana de la oligarquía colombiana y defensora de los intereses extranjeros.

La denuncia del diario estadounidense New York Time es una alerta para no repetir los horrores vividos durante los ocho años de los falsos-positivos (2002- 2010) durante el Gobierno militarista de Álvaro Uribe Vélez, según el Time, se calculan más de 5000 jóvenes inocentes asesinados, de acuerdo a informes de las Naciones Unidas. Sin embargo, sus familiares y la sociedad colombiana aguardan aún, para que los máximos responsables de dicho Gobierno y jefes militares sean juzgados por la CPI.

Considerados crímenes de lesa humanidad, estos deben ser juzgados por la Corte Penal Internacional, (CPI) lo cual no ha sido posible por la negativa de la Fiscalía General de la Nación a entregar los expedientes de altos mandos militares complicados en dichos crímenes, y pone de manifiesto la complicidad e impunidad en la actuación del sistema judicial colombiano y del poder ejecutivo, no solo del actual gobierno sino de las anteriores administraciones.

La denuncia del NYT, fue rechazado por el sector uribista, entre ellos por la senadora María Fernanda Cabal, que llegó a caracterizar al diario newyorquino de un pasquín, demuestra el mediocre nivel y analfabetismo político de una congresista, que lejos de preocuparse, investigar y verificar la certeza de que se cometen tales actos criminales por los uniformados de su país, la emprende contra el diario estadounidense. Ella debía buscar justicia y velar por que no haya impunidad, para eso fue elegida por una parte de la población y no convertirse en una defensora a ultranza de un sector que lejos de defender a su pueblo, está defendiendo la impunidad con la que actúan las fuerzas del orden en un conflicto, cuyas cifras de muertos y heridos se resumen en el libro de la Memoria Histórica: Basta Ya. El informe permite confirmar que entre 1958 y el 2012 el conflicto social y armado interno ha ocasionado la muerte de 220,000 mil ciudadanos colombianos.

Está semana que comienza hoy, 27 de mayo, el Senado de la nación tiene la tarea de evaluar a los generales que serán ascendidos al grado inmediato superior, once de ellos y su hoja de vida, están siendo revisada por el Gobierno, luego de la denuncia del NYT, pues se encuentran señalados como violadores de los DDHH por organizaciones nacionales e internacionales, entre ellas Human Rights Warch y la oficina en Washington para asuntos latinoamericanos, algunos tendrían procesos en la Fiscalía General de la Nación y otros se han postulado a la Justicia Especial de Paz.

Siempre según el Time, documentos publicados por Human Rights Warch el gobierno de Duque, nombró a nueve oficiales vinculados a asesinatos a mediados de la década de los 2000, incluidos algunos que ahora ocupan los cargos más altos dirigiendo ofensivas militares en toda Colombia. Según ese grupo, uno de los oficiales vinculados a los asesinatos es el general Martínez, quien fue el segundo comandante de la Décima Brigada Blindada, acusación que desmiente el general Martínez.

En medio de este serio escándalo, surge la oposición de un importante grupo de senadores, que cuestiona la propuesta del ministro de Defensa Guillermo Botero, de judicializar las protestas sociales, propuesta nada diferente a la que aplicaron los gobiernos fascistas de Franco en España, Mussolini en Italia y las dictaduras militares en América Latina, en décadas pasadas. ¿Es acaso que, realmente en Colombia, existe una democracia y un estado social de derecho como proclama el gobierno? Respóndase usted mismo querido lector.

Resulta contra producente, esas órdenes y la agresividad de los altos mandos militares, cuando solo mediante el dialogo y no por las acciones militares se pudo lograr que las FARC-EP, con un importante sentido político y vocación de paz decidió establecer los diálogos en La Habana y firmado los Acuerdos de Paz hace ya 2 años y 6 meses y que solo un 20 por ciento de lo acordado se haya cumplido y ahora se trate de imponer cambios y trampas a lo ya acordado. Deja mucho que desear esa conducta no solo del Gobierno, del que se sabia era enemigo de la paz, pero sí de las fuerzas políticas colombianas que deben exigir desde sus bancadas en el Congreso el cumplimiento de la implementación de los Acuerdos de Paz, eso seria lo honorable y lo que espera el pueblo colombiano que merece vivir en paz.

Se sabe que este movimiento guerrillero era considerado el mayor, mejor armado y preparado en el país, y que los Acuerdos de Paz no fue producto de una derrota militar, sino el interés en responder pacíficamente a los clamores del pueblo agotado por cincuenta años de guerra. El gesto de haber entregado sus armas, si bien fue algo plausible, pero estratégicamente errado, que el histórico comandante en Jefe de las FARC - EP Manuel Marulanda, no hubiera accedido, salvo que la contraparte reciprocaran con coherencia a un verdadero interés por la paz, como hubiese sido la de liberar a todos los prisioneros políticos e iniciar el Acuerdo de la Reforma Rural Integral, importantes elemento que se han cumplido parcialmente en el caso de los prisioneros y nada o casi nada sobre el tema de la Reforma Rural.

Tampoco Jacobo Arenas o Alfonso Cano hubieran aceptado entregar las armas que es la garantía de que se cumplan los Acuerdos. Actualmente esa masa guerrillera es una tropa inerme y desarmada. La conducta del Gobierno de Santos y Duque debieron de tomar en cuenta ese gesto y haber reaccionado con mayor agilidad y sin burocratismo a las necesidades de estos combatientes que hoy muchos de ellos se sienten traicionados. Trabajar por la paz fuertemente en el cumplimiento de los Acuerdos de La Habana, debe ser tarea priorizada del Gobierno de Iván Duque, así como acceder, a dar continuidad a los diálogos con el ELN y lograr al igual que con las FARC un acuerdo de paz.

Reconocer que las FARC-EP sin recibir ningún beneficio a cambio, concentraron sus fuerzas en los llamados Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación, (ETCR), centros donde la guerrilla no tienen, según quienes lo habitan, las más mínimas condiciones para una vida higiénica y digna y sufriendo ataques a sus miembros que ha conllevado al asesinato de 115 ex guerrilleros y 31 miembro de sus familias, incluyendo niños; conociendo el proceder del Gobierno y el Poder Judicial en el caso de Jesús Santrich, al desconocer la decisión de la JEP de ponerlo en libertad y estas graves noticias del proceder de las FF:MM, es lógico que cause en los desmovilizados, profundas preocupaciones ante la evidente falta de garantías para sus vidas y futuro.

Estos elementos debían ser tomado en cuenta, no solo por el Gobierno, que está obligado a cumplir lo que está avalado por las Naciones Unidas, con el respaldo unánime del Consejo de Seguridad para que se cumpla la implementación de los Acuerdos de Paz, también por la sociedad colombiana y sus Partidos políticos y sus Organizaciones sociales. Esperemos que se actué con la coherencia y la sensatez de quienes tienen las altas responsabilidades en el Gobierno y contribuir a que los Acuerdos de Paz, se conviertan en una verdadera política de Estado.

Combatir con todas las armas legales y ordenar a las fuerzas publica que tome las medidas correspondientes para extirpar la violencia narco-paramilitar que es hoy, la fuerza que está provocando la desestabilización del país, con los horrendos crímenes que están cometiendo contra el movimiento social y político colombiano. Solo así, Colombia podrá escribir páginas de gloria con toda la fuerza e inteligencia que tiene su pueblo y ponerla no solo al servicio de su país, sino también a toda la región.

 

(*) Periodista, politólogo y analista internacional.

La Habana, Cuba 27 de mayo del 2019. 17 y 30 hrs.

Por: Tony López R (*)

Los acontecimientos sucedidos en las últimas horas en Colombia, con los asesinatos de líderes sociales y ex guerrilleros desmovilizados de las FARC, el insólito desacato y enfrentamiento al fallo de la Justicia Especial de Paz, en el caso del ex comandante Jesús Santrich, la denuncia del diario New York Time, sobre la orden impartida a las Fuerzas Militares de obtener resultados sin importar los métodos. Lo publicado por el New York Time es supremamente preocupante.

Esa orden del Jefe del Ejército, nada diferente a la que ordenó el presidente Uribe durante su mandato (2002-2010) cuyos resultados fue el asesinato de miles de jóvenes inocentes, haciéndolos pasar por guerrilleros de las FARC y acuñados esos crímenes bajo el nombre de falsos-positivos, una fórmula gramatical mediática para esconder y no llamarlo por su nombre: crímenes de lesa humanidad, aún pendientes de juzgar por la Corte Penal Internacional y cuyas familias esperan justicia, justicia que ha interferido, el renunciante fiscal Néstor Humberto Martínez al no entregar las pruebas en poder de la Fiscalía, solicitada por la Fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI).

En septiembre del 2017 la Fiscal Fatou Bensouda de la CPI se fue muy descontenta de la reunión con el Fiscal General de la República Néstor Humberto Martínez, al declarar a la prensa colombiana que le habían solicitado pruebas al Fiscal que demostraran investigaciones serias y contundentes contra los militares acusados de permitir falsos-positivos y no obtuvo ningún compromiso a su solicitud” dichas declaraciones se produjeron a la salida de su reunión con el Fiscal General de la República de Colombia.

Estas y otras graves acciones, no dejan dudas de que la democracia colombiana está en terapia intensiva, impera un Estado Fallido, pues el presidente Iván Duque y su gobierno se muestran incapaces de imponer el orden, la convivencia y llevar la tranquilidad y la paz en el país y tampoco es insensato afirmar que el pueblo colombiano está sometido a   una dictadura narcoparamilitar si tomamos en cuenta la ola de asesinatos, desapariciones y acoso contra las etnias colombianas y afrodescendientes y el crecimiento impune de las bandas paramilitares.

Desafiando los Acuerdos de Paz de La Habana, el gobierno de Iván Duque y determinados sectores minoritarios del Congreso Nacional y del Poder Judicial, han incurrido en graves violaciones en la implementación de los acuerdos, no solo que no se cumplen, sino que se atenta contra el Estado de Derecho y en violaciones a los Derechos Humanos, como lo ha sido el asesinato de 114 ex guerrilleros y 31 miembro de las familias de estos y un poco más de 500 líderes sociales asesinados desde la firma de los Acuerdos de Paz, el gobierno no solo, no toma medidas, sino parecieran no importarle lo que viene sucediendo.

Es una demostración que Colombia es un Estado Fallido, el Gobierno no asume su papel y no toma medidas frente a estos horrorosos crímenes, no cumple los acuerdos internacionales firmados por el gobierno anterior, incluso los que han sido  aprobados por organismos multilaterales como la ONU, la CPI e incumplen los acuerdos de la CELAC, relacionado con trabajar porque América Latina sea una zona de paz, apoyando activamente a Estado Unidos en derrocar al gobierno venezolano y pese a la desmovilización y entrega de armas de las FARC-EP, convertido en Partido político le incumplen los acuerdos de paz, suscrito el pasado 24 de noviembre del 2016. Tampoco responden positivamente a la disposición del ELN para establecer conversaciones que los conduzca a la firma de un acuerdo pacifico y de reconciliación.

Es público y notorio lo presenciado por la opinión pública nacional e internacional en el caso de Jesús Santrich. La conducta del director del Inpec y del Centro Penitenciario La Picota, no solo atentaron contra el Estado de Derecho, violaron la Constitución al entrar en desacato con lo ordenado por la JEP y él Fiscal interino, al no ejecutar de manera inmediata su puesta en libertad. Lo más graves mantenerlo durante horas en aislamiento y sospechosamente con serios problemas de salud y no autoprovocado como dieron a entender medios oficiosos, sino por una alta ingesta administradas para sedarlo, según ha trascendido por fuentes de la Clínica Medéri a donde fue trasladado en la madrugada del 18 de mayo, más sospechoso aun cuando ningún familiar, ni su médico de confianza, ni los abogados han podido acompañarlo.

Nunca Santrich, el prisionero-inocente, intento atentar contra su persona, nunca tuvo heridas, lo que si sucedía es que entre las 9 y 30 de la mañana del 17 cuando fue decretada su libertad y hasta en la tarde del 18 de mayo, estuvo aislado. Fueron cerca de 36 horas de aislamiento que sus abogados y el médico personal pudieron acceder a verlo.

En acto teatral escoltado por tal vez más de 100 efectivos de la policía y oficiales del Inpec lo sacaron hasta la puerta de la Picota en silla de rueda y fue la libertad más corta de la historia universal, fueron menos de tres minutos, todo para cumplir con la JEP, pues llegó la orden de la fiscalía de detenerlo, bajo supuestas nuevas pruebas de la DEA y lo llevaron al interior de la Picota y más tarde trasladado al bunker de la Fiscalía.

¿Una maniobra, fabricar pruebas o investigar las “nuevas” aportadas por la DEA para tener argumento e inculpar a Santrich? Esta es la pregunta que se hacen los colegas periodista pues de acuerdo a la entrevista que sostuvieron con el exfiscal Néstor Humberto Martínez el tema está muy enredado y nada claro.

En la entrevista en la noche de ayer 18 de mayo, el ex fiscal accedió a sostener una entrevista con varios colegas de las cuales su principal respuesta a diversas preguntas fueron la siguiente:” La Fiscalía General de la Republica nunca recibió la carta rogatoria para colaborar con la justicia americana para que agentes extranjeros y que según él actuaban como particulares, desarrollaran el operativo donde aparece Santrich en un video”. Por tanto, si bien no quiso calificar de ilegal esta acción, según él “para no obstaculizar la indagación solicitada por la JEP y que las autoridades judiciales investiguen lo sucedido”

Aunque al final de la entrevista y ante la afirmación de la colega periodista de que en el operativo relacionado con Santrich, no hubo carta rogatoria de solicitud de permiso. El señor ex fiscal, le respondió: “Usted lo tiene muy bien entendido”. Y ella le responde; a ese punto quería llegar señor fiscal, porque en este caso, aunque usted no lo dice, hubo una dosis de ilegalidad en el procedimiento.

Ante el tácito reconocimiento del ex fiscal de que no hubo solicitud de permiso, se colige que el operativo era ilegal, como señaló la periodista, el hecho era muy grave, porque entonces el operativo lo hizo la DEA sin autorización y sin conocimiento de las autoridades colombianas, le preguntó ella. Y le respondió: “las operaciones que realizan las autoridades judiciales en el mundo de entrampamiento corresponden a realidades, que este caso específico, le puedo decir que la Fiscalía General de la Nación, no tenía conocimiento y por eso no participamos en ese operativo”.

Como se aprecia, totalmente justificativo, sin afirmar ni negar, defensivo y reiterativo en afirmar que la Fiscalía no tenía conocimiento y no participó en el operativo, lo cual resulta muy sospechosa la actitud tan defensiva y reiterativa del ex fiscal pero también tan absolutamente conservador, pues lo que cabía era que afirmará, sí la DEA, no tenía permiso actuó ilegalmente, es también sospechosa ese temor a señalar a la DEA. ¿O el Fiscal sí conocía del tema, pero no querían oficializarlo, pues era claro que se trataba de una maniobra, o en boca de ellos un falso positivo? Y ahora está aflorando el tema, que la JEP está sacando de la tenebrosa realidad.

Precisamente la Jurisdicción Especial de Paz, señala que las leyes internacionales establecen que las autoridades extranjeras, para recabar pruebas en otro país deben contar con el permiso de las autoridades de dicho Estado. Es aquí donde está el debate. ¿Quién autorizó y quien supo de este ilegal operativo de la DEA en territorio colombiano? ¿El ex fiscal nunca ha dicho quien entrego el video o si? Es una incógnita.

En este tema hay algo más grave. ¿Quién le entregó al Fiscal General el video, por el cual, este ordenó la detención del dirigente de las FARC y lo mantuvo encarcelado por 13 meses sin antes, investigar y comprobar la veracidad de lo que expone el video? Un video puede ser totalmente editado y suplantado los diálogos y en eso son expertos los servicios especiales estadounidenses, además en un jurado y un servicio judicial que se respete, un video no es una prueba legal. El trabajo de la Fiscalía es investigar y agotar todos los recursos antes de proceder a una detención, de lo contrario se viola el estado de derecho del ciudadano y más en este caso, pues Santrich está cobijado por los Acuerdos de Paz y solo la JEP puede juzgarlo.

El testigo de la DEA, según trascendió públicamente, se trata del sobrino del dirigente de las FARC-EP Iván Márquez, quien residía en Venezuela y que según diversas fuentes señalan fue reclutado por dicha agencia, trasladado a Estado Unidos, donde le cambiaron su identidad y le han garantizado el suficiente financiamiento para vivir tranquilamente en Estados Unidos. ¿Es confiable ese testigo? O no es más que una operación política coordinada entre sectores del actual gobierno colombiano y el de los Estados Unidos, para con la detención de Santrich enlodar a las FARC, continuar vinculándola al narcotráfico, extraditarlo y con ello, provocar la ruptura de los acuerdos de La Habana.

¿Porque Santrich es el escogido? pues muy sencillo porque, fue uno de los principales miembros de la delegación de las FARC en las conversaciones de la Habana que mantuvo firme y exigente posición en los debates, sobre estratégicos temas, como la negativa del Gobierno de convocar a una Constituyente, que garantizaba convertir los Acuerdos de Paz en una política de Estado y no de gobierno y por eso hoy este Gobierno está incumpliendo los acuerdos, que además tienen que ser sometidos al poder legislativo y judicial donde los adversarios de la paz tienen mayoría.

Por otra parte, y lamentablemente Santrich es un hombre invidente, esa era para los ejecutores del plan una importante debilidad y sobre todo, si el plan consideraba filmar un video, “la prueba reina”, inaudito.

Simultáneamente los medios difundían la noticia de que el presidente Duque se encontraba en el aeropuerto militar de Catam y que declararía al país en Conmoción interior y que ello obedecía a que Jesús Santrich seria extraditado a los Estado Unidos, según tuiteo el senador Álvaro Uribe, pero obviamente ante el gran revuelo que se armó, el debate al interior de las instituciones judiciales y el costo político que esa acción podría traer, adoptaron la decisión ya conocida, Duque salió declarando que respetaba la decisión de la JEP, los dos minutos en libertad y la vuelta a prisión de Santrich. Un verdadero show, como el montado en la puerta de la cárcel la Picota y  en el aeropuerto de Catam, y un desmentido del indocto Presidente, presentándose como gran demócrata y cumplidor de las leyes.

La opinión publica colombiana e internacional debe saber que con el escenario descrito y que solo es una parte de los horrores de lo que está sucediendo en Colombia, queda demostrado que el gobierno de Estados Unidos, el senador Álvaro Uribe Vélez, enemigo jurado de la paz en su país y el gobierno de Iván Duque, están esencialmente dedicados a pisotear, eliminar y destrozar los Acuerdos de Paz de La Habana. En definitiva, la extrema derecha colombiana y su oligarquía tenía el estratégico objetivo de desarmar y desarticular a la guerrilla de las FARC-EP y lo logró, el cuento de la democracia y que ellos podrían competir electoralmente quedó en una enorme y utópica mentira.

(*) Periodista, politólogo y analista internacional.

La Habana, Cuba, 19 de mayo del 2019. 16.40 hrs.

Por Tony López R. (*)

En un teatro cuyo auditorio estaba compuesto por la crema y nata de los restos del régimen batistiano y celebres asesinos y torturadores, como Félix Rodríguez Mendigutia y Martín Pérez jr; el primero agente CIA y cobarde asesino del comandante Ernesto Che Guevara y el segundo connotado criminal y torturador del Servicio de Inteligencia de la dictadura batistiana y cuya esposa, la seudo periodista de Radio Mambí e inverecunda Ninoska Pérez, manipuladora de la opinión publica miamense, estuvieron presente dentro de la fauna de ex mercenario de la tristemente famosa brigada 2506, cuya historia de guerra termina cambiados por compota y regresados a Miami, dos años después de la invasión, dada la generosidad de la Revolución Cubana, cuyos tribunales pudo condenarlos a 30 años de prisión.

Es en ese auditorio, después de 58 años de la cobarde y llorona rendición, de los integrantes de la “famosa” Brigada 2506, a las tropas revolucionarias del Ejército Rebelde y las Milicias, con ese vergonzoso conglomerado de octogenarios, posando de valientes luchadores por la libertad de Cuba, se reunió el señor John Bolton, para dar a conocer las medidas y sanciones económicas, que el gobierno del indocto Donald Trump, adoptaría contra Cuba, anunciando la aplicación del titulo III de la genocida Ley Helms-Burton y cuyo alcance, con afectaciones al pueblo cubano y a los cubanos radicados en Estados Unidos, pero más bien dirigido a castigar económicamente a varios países europeos, asiáticos y latinoamericanos y a sus empresarios e inversionistas por sus relaciones comerciales y económicas con Cuba, en pleno desafío a muchos de sus aliados y en franca violación al derecho Internacional y a las normas internacionales de la Organización Mundial del Comercio, (OMS).

Lo anunciado por el supremacista Bolton con relación a Cuba y el descarado anuncio, en ese escenario miamense, de poner en práctica la colonialista Doctrina Monroe, presagia no solo un grave conflicto regional al conocerse los planes de intervención militar contra la República Bolivariana de Venezuela y la proclamación de acabar con los gobiernos “comunistas” en el hemisferio occidental, también es un desafió a grandes potencias cuyas relaciones políticas, diplomáticas y esencialmente económicas, no solo con Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua, y con otros muchos países de nuestra región las que resultan de importantes intereses, entre ellas Rusia, China, India, Irán y para no pocos países integrantes de la Unión Europea, puede convertirse en la manzana de la discordia.

La reacción no se ha hecho esperar el canciller español rechazó cualquier intento de aplicar el título III a las empresas españolas que mantienen vínculos con Cuba y así se lo hizo saber al Secretario de Estado Mike Pompeo. Mientras que, en declaraciones a Sputnik, el vice ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Riabkov, ha asegurado el pasado jueves 18 de abril que su Gobierno hará todo "lo posible" para ayudar a Cuba y Venezuela tras la adopción por parte de Estados Unidos de unas sanciones que considera "ilegales” y ha definido como "alarmantes" las últimas acciones de Estados Unidos en relación a Cuba y Venezuela. "Se está cumpliendo -dijo- la directriz de ejercer sanciones y otras medidas de presión absolutamente ilegales" añadió y ha señalado que el "objetivo manifiesto" de Estados Unidos "es doblegar la voluntad" y "lograr que estas naciones cambien su política en un sentido favorable para Washington". "Todo ello es totalmente inaceptable y vamos a contrarrestarlo. Venezuela y Cuba son nuestros aliados en la región, nuestros socios estratégicos. Haremos lo posible para que perciban nuestro apoyo", subrayó.

Mientras que la Unión Europea, Canadá y la Comisaría de Comercio Europea, han dado a conocer un documento conjunto criticando la decisión de Estados Unidos de aplicar el III Titulo de la ilegal Ley Helms-Burton y anunciaron la aplicación de medidas legales contra el gobierno de Trump si sus países sufren afectaciones. Mientras que la cancillería de la República Popular China, llamó a Washington a modificar su postura en relación a Cuba y denunció el carácter extraterritorial de tales sanciones y su desacato al Derecho Internacional y exigió el levantamiento del bloqueo económico y comercial contra Cuba.

Sobre la aplicación del título III y los desvarió de John Bolton, él debiera recordar que el genocida bloqueo económico y comercial de Estados Unidos lleva 60 años y la reacción del pueblo cubano frente a la política de rendirnos por hambre y calamidades, se ha empinado y crecido y la resistencia, iniciativa e inventiva cubana nos ha llevado a vivir sin necesidad de depender de la relaciones con los distintos gobiernos de Estados Unidos, no así con su pueblo, al que los cubanos respetamos y nos relacionamos, porque además conocemos que millones de ellos están opuestos y son contrarios a las políticas de sus gobernantes contra Cuba.

El pueblo cubano y su revolución ha podido sobrevivir a esa imperdonable política y lejos de debilitarnos, lo que hizo y hace, es fortalecer cada día más, sus posiciones antimperialistas y defender la soberanía e independencia del país, de darnos el sistema político que consideramos justo, el señor Bolton y su jefe Donald Trump deben de informarse sobre lo que electoralmente puede sucederle en La Florida con esa demencial política hacia Cuba, tampoco pueden dejar de evaluar que si en 60 años han fracasado, en los apenas 20 meses que le queda como inquilino de la Casa Blanca, será muy difícil derrotar un sistema socialista que llegó para quedarse.

Es evidente que la carrera del presidente Donald Trump, para su reelección no tiene fronteras y acude a métodos y medios para lograrlo y no le importa si ponen en riesgo la paz y estabilidad en nuestro planeta. Él se siente predestinado y con el poder político y militar suficiente para imponer el orden jurídico, político y social que él y el grupo de supremacistas blancos que le asesoran, consideran como debe ser el nuevo mundo, o sea, un sistema excluyente, racista y socialmente elitista, el resto de los pobladores de está amada tierra, serán servidores y esclavos de los designios de un reinó, que solo está concebido en el pensamiento de este grupúsculo que hoy ocupan la Casa Blanca y de una extrema derecha europea y latinoamericana que gobiernan en estas regiones, pero cuyo futuro es impredecible, de continuar por ese cause las consecuencias pueden ser muy graves.

El desacato y desobediencia por parte del actual gobierno estadounidense y del sionista gobierno de Israel, a la Carta de las Naciones Unidas, a lo jurídicamente establecido por las Convenciones de Viena y Ginebra, la Organización Mundial del Comercio, La Corte Penal Internacional y otros muchos mecanismos multilaterales creado luego de la II Guerra Mundial, debe prender las alarmas a los restantes países que integran la Organización de las Naciones Unidas. Es este el momento en el cual debe plantearse una restructuración que conlleve a la democratización de las Naciones Unidas y al Consejo de Seguridad. Debe restituirse urgentemente el principio del Derecho Internacional, que actualmente ha sido pisoteado y desterrar la política de sanciones, saqueos y amenazas desde posiciones de fuerza.

Los gobiernos y la humanidad no pueden estar expectante, sin levantar un reclamo y una acción mundial fuerte contra la impunidad de cómo actúan los gobiernos de Estados Unidos e Israel contra los palestinos, ocupando las tierras que le pertenecen a ese pueblo y las criminales masacres nada diferentes a las que cometían las hordas hitlerianas contra el pueblo judío. Lo que está sucediendo en Siria y las Alturas del Golán, así como las acciones dentro del territorio sirio de fuerzas terroristas apoyadas por Estados Unidos. La agudización de la crisis en Libia, que Estados Unidos provocó y todo lo que hoy está sucediendo en el medio oriente que ha causado el éxodo masivo de migrantes hacia Europa.

El descarado robo del dinero y el oro venezolano por parte de Estados Unidos y el Reino Unido e incluso el litigio también con Portugal por más de 1,000 millones de dólares, los convierte en los Corsarios y Piratas del siglo XXI, ese dinero y el oro que debe ser devuelto a su dueño, el pueblo y gobierno legítimo venezolano. Mientras que la crisis migratoria de centroamericanos y mexicanos hacia Estados Unidos, es otro de los graves conflictos creado por la inverecunda política de Donal Trump, que puede lesionar seriamente las relaciones con su vecino México.

Si no se para en seco la diabólica maquinaria de guerra que prepara Estados Unidos contra Rusia, estaremos ad porta de una conflagración nuclear, de la cual es muy difícil que la humanidad sobreviva, la amenaza de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN, de colocar los llamados escudos anti misiles en territorio fronterizo con Rusia es un reto inaceptable para Moscú y así lo hizo saber el Ministro de Defensa ruso en términos muy duros.

No se queda atrás la reciente amenaza del presidente Trump de imponer sanciones a los países que compren petróleo a la soberana nación iraní, con la malévola intención de bloquear el comercio iraní con esos países y provocarle daños económicos a su pueblo y gobierno. La digna y valiente respuesta como era de esperarse no se demoró, el propio presidente de Irán dijo, que sí se aplicaban esas sanciones, ellos se verían en la obligación de cerrar el estrecho de Ormuz, el cierre de dicho paso marítimo, seguramente provocaría una respuesta estadounidense, porque serían ellos los más afectados y ello sería el inicio de un muy grave conflicto.

La impunidad y desparpajo de cómo está actuando la administración Trump, a nivel internacional, la política unilateral que está aplicando y la violación a la Carta de las Naciones Unidas, es supremamente grave si la ONU y los países miembros no toman medidas y acciones que pongan freno a está demencial carrera que pone en grave peligro la paz mundial.

Si se analiza a profundidad la política exterior de los Estado Unidos estamos asistiendo a una descabellada ruta que puede llevar a Donald Trump, a tomar la decisión de abandonar la Organizaciones de Naciones Unidas. No es descabellado plantearnos esta hipótesis, solo tenemos que tomar en cuenta del abandono del gobierno de Washington, de los siguientes mecanismos de la ONU o de tratados internacionales, como lo fue, la salida de la UNESCO, del Acuerdo de Paris sobre el cambio climático, de la Comisión de los Derechos Humanos, del acuerdo sobre armas nucleares, y del suscrito entre Europa, Rusia y Estados Unidos con Irán, trasladar la embajada de Estados Unidos a Jerusalén, el apoyo a Israel con la ocupación de las Alturas del Golán, ambas acciones en plena violación de lo aprobado por la ONU. Por ultimo la salida ayer día 26 de abril del Acuerdo de control de armas. Mientras se ha negado a pertenecer al Tribunal Internacional de Roma y a la Corte Penal Internacional.

Este es el escenario político al que estamos asistiendo, el Derecho Internacional ha sido violado, y al parecer, como preciso en el anterior párrafo, el actual gobierno de los Estados Unidos, tiene el objetivo de quebrar la institucionalidad jurídica, diplomática y económica internacional, cuya mayor representación está expresada en la Organización de las Naciones Unidas y en la Carta de la ONU, los principales artículos del derechos internacional y de las relaciones entre los Estados miembros está siendo desacatado por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, cuyo evidente objetivo es, frente al desafío que representan Rusia y China, imponer un mundo unipolar dirigido por Estados Unidos.

 

(*) Periodista, politólogo y analista internacional.

La Habana, 27 de abril de 2019. 23.45 hrs

Por: Miguel Suarez (2019-04-28). Continua el genocidio en Colombia ante la abierta complicidad de los bandidos que controlan el poder en Colombia.

Matan y matan y las mal llamadas autoridades colombianas se la pasan escondiendo los muertos, asesinados bajos las directrices de la seguridad nacional de los Estados Unidos aplicada en Colombia, crímenes cada vez son más horrendos, que tiene como objetivo, al costo que sea mantener la guerra y mantenerse en el poder.

En el municipio de Convención, vereda Campo Alegre, en la región del Catatumbo, departamento de Norte de Santander, el pasado 22 de abril (2019), el ejército de ocupación al servicio de la mafia que detenta el poder en Colombia, asesinó a Dimar Torres, ex miliciano de las FARC y su cuerpo pretendía ser enterrado por los miembros de esa banda, que le quitaron la vida.

La comunidad al escuchar los disparos salió a observar lo que ocurría, al hacer una revisión de sus miembros notaron que faltaba Dimar y en masa se dirigieron a la guarida de los criminales uniformados, encontrando primero, que los soldados estaban abriendo una fosa.

Los pobladores reclamaron a los militares por Dimar, negando estos saber de él y menos aún haberlo detenido.

Conocedores del actuar criminal de los soldados del descompuesto ejercito de la oligarquía colombiana, los vecinos procedieron en medio de la oscuridad a revisar la zona encontrando el cuerpo del ex miliciano, que había sido escondido por los asesinos.

De inmediato procedieron a denunciar públicamente el crimen ante lo cual más vecinos llegaron al sitio para custodiar el cadáver hasta que llegaran eso que en Colombia denominan como “autoridades”, para verificar lo sucedido.

Dimar había salido a comprar unas herramientas para sus labores diarias y habría sido detenido por los asesinos robándole el dinero y quitándole la vida.

Las primeras indagaciones revelaron algo que muchos creían eran cosa del pasado, la crueldad y sevicia de los asesinos, Dimar había sido violado, castrado y posteriormente asesinado, su rostro había sido totalmente destruido con algún objeto contundente, imagínese una porra o un martillo.

El crimen causó la indignación de un sector de la población colombiana mientras, los bandidos que aúpan la guerra guardaron, como es costumbre silencio y hasta justificaron el crimen.

El ministro de guerra Guillermo Botero, ante los medios de comunicación dijo que el hecho ocurrió en un forcejeo, cuando Dimar intentó desarmar a un cabo del Ejército, pero adujo, como buen mentiroso desconocer los dictámenes de forenses que hablan de las torturas antes del asesinato.

El gobierno hasta el momento no ha dicho ninguna palabra sobre el crimen, que, a juzgar por otros cientos, quedará en la impunidad.

El pasado 13 de abril, en la Guajira, en un atentado, sicarios a quienes las mal llamadas autoridades colombianas denominan como Águilas Negras y que el pueblo colombiano señala de ser miembros del ejército oficial, atentaron contra dos excombatientes de FARC en proceso de reincorporación.

Estaban con su hijo de tan solo 7 meses, que fue asesinado, Samuel David González, era el nombre del niño.

El asesinato de los dos jóvenes y su pequeño hijo, horrendo crimen, que busca crispar los ánimos de los guerreros para que vuelvan a las armas no fue objeto de un solo pronunciamiento de aquellos bandidos que dicen de dientes para afuera defender la juventud.

Aquí tampoco el gobierno movió un dedo y como de costumbre se limitó a un comunicado donde dicen lamentar el hecho, cosa que no es cierta ya que ellos no solo toleran esos crímenes, sino que son los responsables, según sus torcidas leyes.

Ante la reacción popular, los soldados, hijos de pobres convertidos en perros de presa para atacar al pueblo, se mostraron temerosos, las imágenes son impresionantes y causan una pregunta obligada, ¿Que bestia es capaz de cometer tales atrocidades con otro ser humano, pero ante todo quien los financia, entrena o adiestra?

Unos 130 exguerrilleros han sido asesinados ante la complicidad del gobierno mafioso, que contrario a investigar y condenar a los responsables se preocupa más por negar los asesinatos de estos, así como descaradamente niegan el genocidio de líderes populares.

Los medios de desinformación, de propiedad de quienes se lucran de la guerra y sus paramilitares de micrófono, a propósito, ocultan la información tras cortinas de humo como la renuncia de uno de ellos y aquí sale una pregunta para la reflexión, ¿sería igual ese silencio si los asesinados fuera hijos de algún de aquellos que se ha enriquecido con la guerra a la que no envía a sus hijos?

¿Quienes son los responsables intelectuales de la violencia en Colombia, que los beneficia inmensamente llevándolos a argumentar que prefieren al “guerrillero en armas que al sicario moral” o que prefieren masacres "con criterio social”?

Parapetados tras algún testaferro, como Uribe tras Duque y como otros cuantos, tras Uribe, muy poderosos todos ellos, con grandes fortunas acumuladas productos de crímenes como estos o peores, están los responsables del sufrimiento del pueblo colombiano.

Todos sabemos sus nombres, pero la “justicia” colombiana, con jueces cómplices, no los juzga.

La historia no es cíclica ni se puede repetir, pero aquí los que están intentando, los criminales que controlan el poder en el país, es que se repita el ciclo de violencia, que los beneficia y les garantiza total impunidad en estos horrendos crímenes.

 

Por: Miguel Suarez (2019-03-22). El noticiero Noticias Uno presentó en su emisión del 17 de marzo (2019), una nota donde da cuenta de que “Se perdió el 97 por ciento de la información que había en un celular que el lobista de Odebrecht, Otto Bula, entregó a la Fiscalía como prueba contra varios congresistas procesados por los sobornos de esa multinacional”.

Según la nota, el Fiscal que encargado de custodiar la información “perdida”, es Daniel Hernández Martínez, fiscal que lleva el caso Odebrecht-Aval, y que todos sabemos no avanza.

Resulta muy diciente que de un bunker como el de la Fiscalía, mas custodiado y controlado que la misma presidencia del país, se “pierda” información que involucra a varios delincuentes que hoy fungen ser senadores, quedando las investigaciones criminales en su contra, en el limbo.

El Fiscal Daniel Hernández es el mismo genio que trató de intimidar a la periodista María Jimena Dussan, con una demanda para que esta dejase de investigar el caso de Odebrecht-Aval, caso que él tiene congelado y que tiene que ver con la empresa o banda colombiana de la cual su jefe Néstor Humberto Martínez, es su mayor testaferro.

Daniel Hernández se ha visto mezclado también en interceptaciones ilegales a periodistas, como lo denuncio el periodista Gustavo Rugeles.

El 17 de agosto de 2017, el periodista y director del portal El Expediente, denunció en su cuenta de Twitter que había sido informado de una interceptación de sus comunicaciones por parte de funcionarios de la Fiscalía General de la Nación.

Rugeles informó del delito a Néstor Humberto Martínez. Para esa época Rugeles formaba parte del equipo de investigación que desde Las2Orillas adelantaba una investigación sobre el rol de la dirección nacional de inteligencia y la Fiscalía en la posible infiltración de la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga en 2014, campaña que fue financiada por Odebrecht y por el Grupo Aval.

Martínez Neira confirmó al periodista que se habían dado las interceptaciones el 18 de junio de 2016 y calificó la situación como “sumamente grave y sin ninguna justificación”.

Tan falsas fueron las afirmaciones del Fiscal General y manifiesta su complicidad con las interceptaciones que Daniel Hernández sigue en su cargo como Fiscal.

La “pérdida” de esa información, que claramente beneficia a delincuentes de la mayor peligrosidad nos muestra claramente que la fiscalía colombiana, comenzando por su capo, Néstor Humberto Martínez, es un nido de bandidos.

Pero este, debemos recordar no es el único caso que demuestra la aseveración de la Fiscalía es un nido de bandidos, son cientos de miles, los casos conocidos y desconocido y aquí les cuento otros dos muy dicientes.

El día 21 de marzo (2018) en la sala 103 del Complejo Judicial de Paloquemao el pasado, se dio una historia de esas que solo pueden suceder en Macondo.

Un hombre de nombre José Edilberto Parada Barbosa, llego al supervigilado complejo, donde cientos de cámaras capturan las imágenes de los visitantes, en las entradas scanner similares a los del aeropuerto, donde se deben meter maletas y se deben pasar los aparatos para detectar armas y después de estos controles hay policías y vigilantes de empresas privadas, entre todos ellos pasó como Pedro por su casa.

Se dirigía a la sala 103, donde Miryam Alcira Martínez, Juez 77 municipal con función de control de garantías de Bogotá realizaría una audiencia pedida por la defensa de Pedro Aguilar, ex-presidente de la Asociación de Camioneros de Colombia (ACC), donde se pediría su libertad.

Pedro Aguilar fue capturado el 14 de febrero de 2017, después de un paro de camioneros acusado de haberse aprovechado de una resolución del Ministerio de Transporte, en la cual el Estado colombiano le daba una serie de beneficios a los conductores que chatarrizaban y desintegraban sus vehículos de carga.

La diligencia tardó un poco más de una hora y estuvo presidida por Parada Barbosa, quien fungió como fiscal especializado.

El falso o real fiscal pero corrupto, muy tranquilo estuvo durante la hora en el puesto de los fiscales, con el prontuario del acusado en sus manos y cuando la juez la pidió su posición ante la solicitud de libertad de Pedro Aguilar, dijo no tener nada en contra.

El juicio se terminó, el fiscal se despidió de mano de todo el mundo y salió tal como había entrado, como si nada.

Unas horas después, se suscitó un gran escándalo por la libertad de Pedro Aguilar y el juez 70 de Bogotá envió a la cárcel a José Edilberto Parada Barbosa, el falso o corrupto fiscal y a la abogada del ex líder camionero, Diana Milena Zárate Quiroga.

José Edilberto Parada Barbosa, fue encontrado por los “sabuesos” de la Fiscalía muy tranquilo, sentado en la sala de su lujoso apartamento, declarándose tanto él como la abogada, inocentes de los cargos que se les imputo.

La Fiscalía confirmó que esta no fue la primera vez que se realizaron estos hechos” o sea que el tipo, todo indica si era funcionario de la Fiscalía, lo que deja ver un nuevo caso de corrupción de los Fiscales del para-fiscal Néstor Humberto Martínez, donde para evitar un nuevo escándalo dijeron que había sido una suplantación.

Debemos aquí recordar que en junio del año pasado (2017) la vice-fiscal María Paula Riveros, según ella con indignación, comunicó la captura de quien fuera Director de la Fiscalía Nacional Especializada contra la Corrupción, Luis Gustavo Moreno, por corrupto desatándose un inmenso escándalo sobre los nombramientos de Fiscales hechos por Néstor Humberto Martínez, tema que nunca fue aclarado por este.

El que el “falso” fiscal haya pasado todas las medidas de seguridad sin problema alguno, que tuviese en sus manos el prontuario del detenido y que fuese detenido muy tranquilo en la sala de su casa refuerzan la teoría de no era un falso fiscal, sino que era un fiscal corrupto como los cientos de miles que hacen parte de esa banda, donde el jefe Néstor Humberto Martínez tiene mucho de similar con sus corruptos funcionarios.

Estas historias, se deben sumar a los cientos de miles donde los fiscales presionan sin ningún fundamento a los pobres a aceptar sus invenciones para así mostrarse eficientes condenado a inocentes lo que tiene las cárceles llenas de pobres inocentes mientras los delincuentes de cuello blanco, facinerosos de altísima peligrosidad posan de personas honorables que no son investigadas por los “Fiscales”.

Para terminar este relato, en necesario comentar, que el jefe de los delincuentes que ofician como Fiscales, el rufián Néstor Humberto Martínez, mezquinó y marrullero, publicó unas fotos por internet donde se le ve con la fiscal de la Corte Penal Internacional, Fatou Bensouda, con el texto: “#ATENCIÓN Fecundo encuentro en La Haya (Países Bajos) entre Fiscal de la #CPI, Fatou Bensouda, y el Fiscal General, Néstor Humberto Martínez, sobre coordinación de transición entre la #Fiscalía y la #JEP para la judicialización de los delitos del conflicto en el marco legal actual”.

Allí esta pintado el jefe de los bandidos, por allá simula defender a quienes acá con los mas bajos métodos ataca.

Así son los bandidos.