psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Opinion

Por Alberto Pinzón Sánchez 

Comienzo por aclarar que me parece positiva la venida a Colombia de un dirigente (o según se mire) líder religioso global como el papa Bergoglio, sobre todo en este momento cuando toda la sociedad colombiana se encuentra sumida en una profundísima crisis moral y ética, y en el vecindario venezolano se lucha denodadamente por encontrar su propio camino para salir también de su crisis generalizada en la que la tiene sumida la intervención Imperialista Internacional.  

Pero también deseo decir que lo hago bajo aquella mirada sospechosa de “cartesiano” que, en aquellos primeros años de mi reciente ingreso a la juventud comunista de la UNal, por allá en 1967, mi amigo Lisandro Duque, también conmilitón y compañero de estudios de antropología, me espetó en una reunión donde decidíamos el nombre de nuestra célula originaria; si nos dábamos el nombre del legendario indio paéz José Gonzalo Sánchez propuesto por Guillermo Sáenz (quien después devino en Alfonso Cano) o, el del poeta germánico Bertolt Brecht propuesto por Jaime Caicedo. 

Y cito aún bajo la niebla la memoria retrógrada aquella memorable o mejor inolvidable sentencia, que como a Adán cuando fue expulsado del paraíso, me ha acompañado a lo largo de la vida: 

 “Es que usted no es creyente. Usted utiliza el método cartesiano de la duda metódica para demeritar de la propuesta de nuestro secretario general. ¡Usted es un cartesiano!”.

No sobra decir que con esto y hasta su disolución, la célula comunista de aquellos ilusos estudiantes universitarios se llamó “centro Bertol Brecht de antropología”. 

Entonces. La visita del papa Bergoglio a nuestro país puede ser analizada tanto como un hecho sobrenatural como lo son los religiosos, o natural, como lo son los terrenales, analizables con el método cartesiano. 

Como hecho religioso, me sostengo en la opinión actual imperante en el mundo desarrollado que sostiene y practica el principio de que, tanto la religión como el sexo son un asunto privado e íntimo de cada persona, prácticamente inviolable y protegido como derecho humano por la Ley, frente a lo cual no que más que el respeto. 

En el caso de la visita del papa Bergoglio a Colombia en donde su figura se ha convertido en un “amuleto” o tal vez un “talismán”, que sirve para todo, según la persona quien lo invoque, sus intereses y sus expectativas. Lo confirma la enorme cantidad de cartas (de todo tipo) y el sinnúmero de solicitudes la mayoría de ellas incumplibles e irrealizables (como por ejemplo la Carta de Uribe Vélez, o la del narco paramilitar Otoniel, etc.) que le han hecho llegar a “Su Santidad”, la mayoría publicadas profusamente por la prensa colombiana.

  Y Como hecho terrenal, la visita de papa Bergoglio puede tener más de una arista para mirar. Veamos: 

Lo primero que se debe destacar es la dimensión histórica y por tanto material del acontecimiento presente, como de la historia pasada colombiana y que aporta un hito más a la compleja, contradictoria, y turbulenta historia terrenal de la Iglesia vaticana con el Estado colombino. Hay muy buenos, extensos y enjundiosos análisis históricos sobre este acontecer, bastante conocidos aunque poco mencionados; especialmente los realizados por el sacerdote jesuita Fernán González y el Centro de Pensamiento CINEP, donde se desentraña plenamente el comportamiento terrenal de la Iglesia colombiana, la que convertida en un beligerante Partido Político, en la defensa de sus privilegios coloniales y republicanos, contribuyó con su sectarismo y cerramiento espiritual al desencadenamiento de las 9 guerras civiles del Siglo 19. Impuso la constitución clerical , autoritaria y reaccionaria de 1886 (que duró vigente con algunos retoques cosméticos hasta 1991), el oprobioso concordato con el Estado terrenal del Vaticano y sirvió de sustento político e ideológico a los treinta años de hegemonía conservadora surgida de la post guerra de los mil días (tiempo durante el cual se formó  intelectualmente en los claustros jesuitas el tenebroso líder del nacional-catolicismo colombiano Laureano Gómez y se consolidó el pensamiento falangista más violento de los llamados “leopardos colombianos” como sustento posterior del más ultramontano anticomunismo) 

Fue, además, un periodo vengativo y sectario antiliberal durante el cual se realizaron masivamente expropiaciones de haciendas y fusilamientos de liberales participantes en la última guerra civil. Odio, sectarismo y venganza antiliberal y anticlerical que como lo ha demostrado  fehacientemente el historiador Javier Guerrero Barón en sus varios libros sobre el origen de la llamada Violencia liberal-conservadora, etc, originó la contra-reacción también vengativa de los liberales cuando hubieron ganado las elecciones de 1930,y, que escaló al país hasta la orgía de muerte y destrucción sectaria pseudo religiosa bipartidista de los años 40 y 50; la que una década más tarde evolucionaría hacia la guerra anticomunista y contrainsurgente que hoy se está intentando concluir, mediante acuerdos de paz con las guerrillas insurgentes surgidas en aquella época . 

No es por azar que el papa Bergoglio haya dicho tímidamente en Bogotá, (07.09.2017) frente al refinado y exclusivo monseñor Rubén Salazar y los 130 obispos colombianos que lo acompañaban: “Ustedes no son políticos. Son pastores”. Sentencia con la cual  no se podrán exorcizar o volver vapor, 200 años de historia colombiana  http://www.eltiempo.com/vida/religion/consejos-del-papa-francisco-a-los-obispos-colombianos-128154

 Lo segundo a considerar es que, el papa Bergoglio como lo ha ido demostrando a lo largo de su pastoreo religioso, es un hombre de conciliación y avenencia. Ha sabido equilibrar y armonizar, hasta donde le ha sido posible, las fuerzas ultramontanas, retrógradas y financieras globales, dominantes desde hace años en el Estado terrenal y el riquísimo Banco Vaticano, con las tendencias “modernizantes” y hasta tercermundistas que pujan por refrescar y liberar de las lacras paidofílicas la doctrina católica romana. Este es uno de los aspectos más importantes del viaje de Su Santidad a Colombia: Conciliar con la poderosa “conferencia episcopal colombiana”, un apoyo resuelto al proceso de paz que cursa, frente al cual los purpurados tienen serios reparos, con el gobierno de Santos: Formar parte comprometida de la gobernanza Santista. Obviamente a cambio de algunas prebendas y ventajas interesadas que no demorarán en salir a la luz pública.  

De donde se desprende una tercera consideración: La característica de espectáculo mediático que ha revestido su viaje pastoral a Colombia y que ha logrado un doble objetivo: Por un lado, como lo dice el portal liberal Ola Política servir de DISTRACTOR a los grandes y gravísimos problemas por lo que atraviesa el gobierno Santos, principalmente el de la corrupción generalizada del Estado colombiano. Digamos servir de densa y oscura cortina de humo y olvido que difumine la amenaza que nos agobia. ¡Santos ya no caerá por cuenta de la financiación de Odebrecht a su campaña presidencial!  El show político-religioso del papa Bergoglio por todo el territorio colombiano le ha dado el aire para que termine cómodamente su mandato presidencial y ha realizado también el milagro de hacer caer a Santos hacia arriba. Contra la gravedad de las cosas (http://olapolitica.com/analisis/la-visita-del-papa-el-distractor-perfecto/

Por otro lado, un relanzamiento dentro de la mentalidad popular colombiana de la Iglesia vaticana, últimamente desplazada por las más de 3.000 sectas e iglesias protestantes que últimamente proliferan en Colombia y amenazan también con aparecer en el espectro político y electoral del país reclamando sus intereses. 

Por último, algo que ha paso desapercibido o no tratado en extenso por la multimedia adicta: La reunión del papa Bergoglio (fuera de cámaras) con los principales obispos de Venezuela encabezados por monseñor Jorge Urosa, acompañado de Baltazar Porras, José Luis Azuaje, Mario Moronta y Jesús González, todos ellos reconocidos miembros de la “oposición política” contra el gobierno Bolivariano de Venezuela y la Asamblea Nacional Constituyente, quienes le informaron a Su Santidad  "acerca de la agudización de la crisis y la radicalización de la actitud del Gobierno de Maduro; la dictadura y la torpe y fraudulenta ANC". (http://anncol.eu/index.php/opinion-2/226-a-dios-rogando-pero-con-el-mazo-dando)

 Lo cual pone en evidencia dos cosas: 

1- La íntima y dialéctica relación que tienen los acontecimientos venezolanos con los colombianos; es decir el carácter “regional” de la crisis donde el objetivo geoestratégico no es la paz de Colombia sino el petróleo venezolano. Y 2- El papel de centro conspirativo y agresor e intervencionista que tiene Bogotá contra Venezuela, tantas veces denunciado por el gobierno venezolano.

Mientras tanto, la llamada izquierda colombiana que aspira a liderar el Bloque Popular Alternativo que enfrente y desmonte el Bloque de Poder Contrainsurgente (BPCi) dominante (metida en este torbellino mediático, el que una vez terminado mostrará que no ha resuelto ningún problema serio de la crisis y la transición en curso) sigue presa de la confusión y el desconcierto, sin saber si en el congreso de las FARC pasado se conformó un partido, un movimiento, un partido/ movimiento o todas las anteriores. 

Si el enemigo a marginar y expulsar de las filas (de la misma manera que se expulsó a Marx, Lenin y Bolívar) es el incómodo (¿disidente?) Santrich.

Y mientras continua la salmodia de lamentos cada vez más sentidos y lastimeros para no molestar a nadie, se obvia tomar posición colectiva enérgica frente al problema venezolano y, se cede la defensa y “el reivindico” del histórico y universal derecho a la rebelión de los Pueblos, al grupo de los esclarecidos jesuitas liderados por el auténtico y consecuente sacerdote Javier Giraldo (ver más en  http://anncol.eu/index.php/opinion/216-el-papa-bergoglio-debiera-atender-mejor-al-sacerdote-jesuita-javier-giraldo-en-lo-que-dice-aqui) Algo debe estar fallando en la cabeza de tan escogida, selecta y experimentada dirección revolucionaria. 

Fuente Imagen Internet.   

   

 

 

El municipio de Argelia, en el departamento del Cauca, vive una tensa calma. Como una zona que ha sido de fuerte influencia de las FARC-EP, naturalmente, se vive incertidumbre del porvenir y temor ante un eventual copamiento militar del espacio dejado por estos insurgentes; aun cuando no se estén viviendo enfrentamientos como los que se vivieron en otras épocas, la comunidad bien sabe que nuevas violencias pueden estar ahí a la vuelta de la esquina. Mientras la parte baja del municipio es una zona de influencia del Ejército de Liberación Nacional, cuyo Frente José María Becerra hace presencia en varios corregimientos desde El Plateado hasta San Juan de Micay, la parte alta del municipio está a la expectativa de qué ocurrirá con la implementación del proceso de paz, sin hacerse muchas expectativas ante el gobierno, al que bien conocen por su incumplimiento. 

Este es quizás uno de los municipios mejor organizados en el país, empero. En esta fortaleza organizativa es donde tienen cifradas todas sus esperanzas en el porvenir. Es, además, un municipio eminentemente campesino: el 85% de la población es rural. La principal organización campesina, la Asociación Campesina de Trabajadores de Argelia (ASCAMTA), adherida a Fensuagro, ha estado a la cabeza de paros, movilizaciones, demandas y ahora de proyectos productivos para apoyar a la comunidad. Es tal la fuerza de la organización de los campesinos, que han sido capaces de enfrentarse de manera exitosa a diversos intentos de erradicación forzada por parte del gobierno central, de imposición de proyectos multinacionales y de los planes de consolidación/militarización del Estado, que este ha sido el único movimiento en todo el país que logró una Mesa de Interlocución y Acuerdos (MIA) con el gobierno central como municipio en el año 2015 –todas las otras MIA eran departamentales o regionales, pero no comprendían solamente a un municipio. 

En medio de esta tensa calma, Argelia parece un territorio en disputa. Por una parte, las organizaciones campesinas que buscan, por todos los medios, consolidar su proyecto de vida, su autonomía, su proyecto de una Zona de Reserva Campesina y consolidar la vocación campesina de este territorio; por otra parte, con un ELN que tiene una presencia nada despreciable en la región y que busca también que haya definiciones respecto al proceso de paz que ellos mismos adelantan en Quito; y por otra, la institucionalidad del Estado y del gobierno central, que está pensando el territorio en términos de su militarización o "consolidación territorial" para abrir espacio a proyectos mineros y quebrar la resistencia campesina mediante la erradicación forzada, saltándose los propios acuerdos asumidos por el gobierno en el proceso de paz con las FARC-EP. La batalla por Argelia será determinante para determinar el carácter del período posterior al Acuerdo de La Habana (o mejor dicho, del Teatro Colón), este momento de transición a un futuro que aún está por determinar y que, lo mismo puede inclinarse hacia una consolidación del neoliberalismo armado y extractivista, o hacia la consolidación de alternativas libertarias, populares, y/o progresistas, fundadas en la práctica orgánica de la democracia directa desde los territorios. Cómo se defina esta batalla está por verse, nada está escrito en las estrellas. Esto dependerá de la capacidad de organización y lucha de las organizaciones populares, así como de su capacidad de articular importantes niveles de unidad que traspasen los estrechos límites de las sectarias identificaciones partidarias. Acá se necesitará, en una palabra, mucho pueblo para salir al paso de los designios del bloque en el poder.

Argelia, un territorio geoestratégico entre el Pacífico y la cordillera occidental

El territorio argeliano se encuentra en el sur del Cauca, en la cordillera occidental, desde donde nacen ríos como el Guapi, el Timbiquí, el Plateado, pero el más importante es el río San Juan de Micay, que se convierte en el eje de la región. El cañón bañado por el río San Juan, que va desde la cordillera occidental hasta las costas del Pacífico, se encuentra en una posición geoestratégica, en el cual se conectan múltiples cañones de gran riqueza natural en términos reservas de agua dulce, de recursos minerales (níquel, cobre y algo de oro aluvional) así como de biodiversidad (cuyo emblema es el Zamarrito del Pinche, colibrí de gran belleza y de apenas 10 cms., el cual vive en las zonas brumosas de la serranía del Pinche, entre los 2600 y 3000 metros de altura), con el océano Pacífico. En esta región se dan todos los pisos naturales, desde las tierras frías cuyas cumbres alcanzan los 3500 metros, hasta las tierras bajas calientes que dan hacia el Pacífico. 

Esta riqueza ha sido un magneto para atraer No se conoce mucho del poblamiento prehispánico en esta región, aunque se sabe que fue poblada por diversas etnias, como los guapios, barbacoas y telembias. Lo que sí se sabe es que la vertiente Pacífico de esta región se estaba poblando de africanos cimarrones ya en épocas coloniales, y esa población constituye el grueso de San Juan de Micay (antiguamente conocida como San Juan de Mechengue) y de las veredas aledañas de Honduras y Betania, en el camino fluvial hacia López de Micay. También hubo intentos de los españoles de domesticar la selva. Evidencias de estos primeros asentamientos han sido encontradas de manera esporádica por los campesinos argelianos mientras se adentraban en las entrañas de la selva virgen. Estas evidencias se han encontrado en la forma de vasijas de cerámica cristalizada. Como el galeón español de Macondo, estos son mudos testigos, tragados por la selva, de intentos fallidos de colonización temprana.

Desde los albores del siglo XX comienzan a asentarse colonos en busca de la cera de laurel en lo que hoy es la cabecera municipal del municipio, la ciudad de Argelia, que entonces llamaron San Juan. Pero es desde la década de 1940 es que los colonos –procedentes de todas partes del país- que se asentarán definitivamente en las tierras hacia la parte baja del cañón. Comienzan a llegar desde el Bordo, por Balboa, por la parte alta. Por la parte baja, los afros subían desde San Juan de Micay.  Entre 1943 y 1950, comienzan a asentarse colonos de extracción liberal, mezcla de perseguidos políticos y aventureros. En la época de la Violencia hubo algunas incursiones conservadoras en el cañón, y a los pájaros de otras regiones, acá se les conocía como matojeros, porque se escondían detrás de matojos. Esto hizo que los primeros núcleos guerrilleros aparecieran acá en Argelia tempranamente en la década de 1960, algunos autodenominándose liberal-comunistas. En 1967 Argelia, de corregimiento del Tambo y parte del Patía, se convirtió en municipio en derecho propio. Desde la década de 1970 se asentó el Frente 8 de las FARC; también hubo presencia efímera del M-19 y del EPL (quienes secuestraron a Juan José Chaux Mosquera) a finales de los 1980, en épocas de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar. Pero los que realmente cogieron fuerza en Argelia fueron los guerrilleros de las FARC-EP. A tal punto, que a fines de la década de 1990 se creó un frente guerrillero específicamente para este municipio, el Frente 60 "Jaime Pardo Leal". El ELN llegaría mucho más tarde, desde El Tambo y el Pacífico, en la década del 2000, con la implantación en la parte baja del Frente José María Becerra. Prácticamente todo lo que existe en este municipio fue construido con tesón por las comunidades organizadas, que abrieron trochas, construyeron escuelas, centros de salud, todo lo que aquí hay. Ellas también han sido las impulsoras autónomas de las semanas deportivas que se celebran en todos los corregimientos desde 1983 y que son el principal mecanismo de integración social en el municipio. La tradición organizativa en esta tierra ha sido muy fuerte, llegando en el 2009 a la fundación de ASCAMTA. 

Con organización y decisión de lucha el pueblo argeliano en la década del 2000 supo resistir tanto a la militarización del territorio como a la presencia de los paramilitares: en el gobierno de Uribe Vélez se profundizó la penetración militar en la región, y el 2007 se instalaron dos puestos de policía, uno en El Mango y otro en El Plateado. Estos puestos de policía coincidieron con la llegada de los paramilitares a la región, bajo la denominación de Los Rastrojos. El 2009 en El Plateado y en el 2015 en El Mango, la población sacó a la estación de policía respectivamente. De la misma manera, se han opuesto y movilizado contra la presencia del ejército en su territorio: en noviembre del 2015 y en marzo del 2016, miles de campesinos bloquearon acciones del ejército tendientes a erradicar forzadamente cultivos y a requisar materiales de productores (incluso, en la segunda instancia se les acusó de buscar robar dinero de los campesinos)[1]. Los paramilitares, por su parte, fueron exterminados por las FARC-EP hacia el 2011. En febrero de ese año, en un único combate, mataron a más de 30 paramilitares. Así se acabó la noche del paramilitarismo. Pero hoy, con la excusa de la erradicación forzada de los cultivos de coca, se cierne nuevamente sobre tierras argelianas la amenaza de la militarización y de la paramilitarización.

 

La coca: cultivo de la resistencia y regalo envenenado

Este fue un municipio eminentemente cafetero hasta los años de 1990. Posterior a la caída del pacto cafetero en 1989, la coca que ya existía en la región desde la década de 1970 (y que era usada por los campesinos para mambear y comercializar con los indígenas caucanos), se expandió como una respuesta a la profunda crisis económica que azotaba a los campesinos de la región. La cuestión de la coca, en Argelia así como en cualquier otra parte de Colombia, debe ser entendida en el marco de la crisis permanente de la economía campesina.

El campesinado colombiano, desde hace más de un siglo, está encerrado en un círculo vicioso en el cual tumba monte para luego ser desplazado de sus mejoras por fuerzas legales (endeudamiento, problemas de titulación, presión económica) o por fuerzas ilegales (el despojo paramilitar la más conocida), con lo cual debe comenzar nuevamente en el punto 0, selva adentro o monte arriba. En este proceso, se incrementan las propiedades de los latifundistas y esto ha llevado al país a unos niveles obscenos de concentración de tierras: el 1% de las explotaciones agrícolas concentran el 81% de la tierra, mientras que el 99% de las fincas tienen que conformarse apenas con el 19% de la tierra. Pero si se mira más en detalle, las cifras son aún más aterradoras: un 0,1% de las unidades de explotación agrícola, es decir, 2.362 unidades, ocupan el 60% de la tierra cultivable, es decir, unas 41.000.000 de hectáreas[2]. Y como cada terrateniente posee más de una finquita, estamos hablando de menos de 2.000 personas que son, literalmente, dueñas de más de la mitad del país, y frenan con su influencia parlamentaria y con la violencia practicada por los "ejércitos anti-restitución de tierras" paramilitares, las políticas tendientes a redistribuir la tierra en beneficio de millones de pobres del campo. 

En este contexto es que debe entenderse el rol de la coca para el campesinado. Según Molano, "[h]ay que decir, una vez más, que el cultivo de coca ha retardado este ciclo y permite a muchos colonos conservar su mejora y librarse de las ventas forzadas de sus predios. La fumigación de cultivos ilícitos lo que hizo fue quebrarle esta defensa al colono y facilitar que las chagras fumigadas terminen, por otro método, en manos de los ganaderos"[3]. Pero no sólo de ganaderos, sino también en manos de la agroindustria o ahora también, de las concesiones mineras. Si bien es cierto que la coca ha permitido que los colonos y los pequeños campesinos, en muchas regiones de Colombia, puedan resistir al ciclo de colonización/despojo, lo cierto es que la coca es un regalo envenenado. El paquete cocalero llega con todos los vicios del paquete de la "revolución verde" pregonado por las instituciones internacionales desde la década de los 1960: particularmente con el binomio mortal de monocultivo y venenos para fumigar. Bayer gana más que todos los campesinos juntos gracias a la economía cocalera. Por otra parte, la cultura campesina en cuanto tal se debilita –pero no desaparece- con la economía cocalera más que con otros cultivos orientados al mercado (los llamados cash crops, como el café), que se compenetra de algunos de los valores "empresariales" propios de un tipo de actividad racionalizada exclusivamente en términos del retorno económico. 

Con todo, la coca ha sido definida como un "cultivo de resistencia" por parte de los cocaleros argelianos porque permite la reproducción del campesinado como entidad viable –algo que no puede hacer el pan coger en zonas donde el colono tiene media o una hectárea para cultivar. En estos espacios, si no es por la coca, la unidad familiar campesina sencillamente no puede reproducirse: ni el café ni la caña pueden hacer este milagro. Todos los proyectos productivos del mundo no garantizarán la permanencia en el territorio de estos campesinos que son ya ni siquiera minifundistas, sino que surco-fundistas; por ello, se vuelva imperativo seguir luchando por una reforma agraria integral que acabe con los niveles de concentración de tierra actualmente imperantes. Conscientes de la complejidad de esta situación, es que Argelia, después de la realización del 1er Encuentro Organizativo Cocalero en El Plateado (9 de Julio 2016), fue uno de los municipios impulsores de la Coordinadora Nacional de Cultivadores de Coca, Marihuana y Amapola (COCCAM), que reúne a campesinos de 17 departamentos del país. En este complejo panorama, los campesinos organizados como ASCAMTA han decidido dar pasos firmes hacia la diversificación de la producción, aun cuando no esperen nada del gobierno en cuanto al cumplimiento de lo acordado en el tema de la sustitución voluntaria y concertada en el marco del proceso de paz de La Habana, y mientras siguen luchando por solucionar un problema que es de carácter estructural: el acceso a la tierra. 

 

Recuperando la cultura campesina: dos experiencias argelianas –la finca de ASCAMTA y la Granja de la Paz

Aun ante los incumplimientos del gobierno a los cocaleros –incumplimientos que no son exclusivos a la población argeliana o caucana, sino que todos los cocaleros a nivel nacional-, los campesinos de ASCAMTA han asumido el compromiso de comenzar a diversificar la producción, volviendo a sembrar pan coger, recuperando así la cultura campesina. La asociación ha conseguido una finca de 11 hectáreas en las afueras de la cabecera municipal, que fue comprada por la Agencia Nacional de Tierras como parte de las negociaciones que la Cumbre Agraria hizo para conseguir proyectos productivos después del paro agrario del 2013. En Julio, más de 100 campesinos se reunieron en una minga para rozar y desmalezar la finca y ponerla en forma. El entusiasmo de estos campesinos socios de ASCAMTA que se apropiaron del proyecto era evidente. En esta finca ya tienen 1500 gallinas, de un total de cerca de 5000 que esperan tener: los huevos ya están todos vendidos de antemano. También quieren sembrar café, banano, plátano, invernaderos con tomates, desarrollar la porcicultura y la ganadería. En estos momentos, un grupo de compañeras están acondicionando cinco lagos que tiene la finca para criar tilapia. 

En palabras del dirigente de la asociación, Carlos Buitrón, "se trata de comenzar a diversificar la producción campesina, de concientizar... esta finca es una demostración de la soberanía alimentaria para el municipio. Queremos rescatar el valor de la producción del campesino. Argelia era un municipio rico en guineo, plátano, naranjas, queremos recuperar esto y que no sea todo coca... poder irla reemplazando con pan coger." Entre los proyectos que hay para que esta finca pueda ayudar en esta tarea, se encuentra también la creación de una Escuela de Saberes Campesinos. El SENA también se ha ofrecido para dar cursos teórico-prácticos en avicultura a los campesinos, ayudándolos a cualificarse en esta tarea. Cuando le preguntamos a Buitrón si él cree que esta finca pueda beneficiarse de los planes y proyectos que el gobierno ha ofrecido como parte de la sustitución concertada con las comunidades, él expresa sus dudas: "porque la gente no cree ya en las promesas del gobierno. Estamos ya sembrando otras cosas, pero no podemos esperar a que el gobierno cumpla, porque eso se ve difícil. A ellos solamente se les ve voluntad para imponer cosas sin traer proyectos y sin cumplir con lo acordado." Esto es particularmente sensible, porque el gobierno quiere imponer la firma del acuerdo a la comunidad, sin los pre-acuerdos acordados y sin aun avanzar en los proyectos de desarrollo con enfoque territorial, que serían parte integral del espíritu de lo acordado en La Habana, según personas de la comunidad. Los campesinos enviaron cartas con su voluntad de sustituir voluntariamente, a la espera de que el gobierno cumpla de manera sustantiva con la creación de alternativas viables, cosa que sería posible si el gobierno se comprometiera tan sólo a poner la mitad de los recursos que ha puesto para la erradicación forzada y la respuesta militar al problema cocalero en la creación de alternativas para la sustitución. Pero no se ve esta voluntad de su parte. Según Buitrón, "sólo se ve su voluntad para imponer cosas sin hacer propuestas y sin cumplir lo acordado. Se han hecho estas cartas de voluntad, pero el gobierno nos quiere dar sólo represión sin inversión". 

Otra experiencia para recuperar esta cultura campesina y luchar por la soberanía alimentaria, se dirige hacia las futuras generaciones. En el colegio del Sinaí,  se ha creado la Granja de la Paz, una experiencia para educar a los menores de edad de esta institución en preservación de la identidad campesina a través del trabajo agropecuario. También esta iniciativa busca contribuir a la construcción de paz local, generando alternativas a la economía cocalera y fortaleciendo la soberanía alimentaria de la población. También busca combatir ese modelo de "educación para el desarraigo", según el cual el éxito para los estudiantes campesinos consiste en ir a la ciudad y abandonar los territorios. A través de la promoción del trabajo campesino se busca que el estudiante adquiera las experiencias básicas para permanecer en el campo y valorar al campesinado como un proyecto de vida válido, con proyecciones para el futuro de los jóvenes, y luchar contra la estigmatización del campesino como si fuera la encarnación del fracaso.

Esta experiencia, fundada en el 2014, ha familiarizado a más de 300 estudiantes con la producción campesina como algo más que la producción cocalera. En la granja hay porcicultura, gallinas criollas, pollos de engorde, conejos, lombricultura y desarrollo de abonos orgánicos, huertas orgánicas de pan coger, como cebolla, cilantro, plátano, yuca, maíz, pepino. Los estudiantes han salido de esta granja a replicar lo que aprenden aquí en sus fincas, muchas de las cuales ya han comenzado a ver otros cultivos aparte de la coca. 

A estos dos esfuerzos, se suma el hecho de que antiguos guerrilleros farianos de esta región están avanzando proyectos productivos con la cooperativa que ha salido del marco de los acuerdos de La Habana, Ecomún. Sus esfuerzo también apuntan a diversificar la producción, sembrar pan coger y construir la soberanía alimentaria que se merece el pueblo argeliano. Todos estos esfuerzos merecen todo el respaldo y apoyo de la sociedad; desafortunadamente, más que apoyo, por parte de las autoridades, lo que se oyen son amenazas de represión y erradicación forzada, que paradójicamente, amenazan más a estos esfuerzos por construir una economía campesina sin coca, que a la coca misma. 

 

La amenaza de la mega-minería a los sueños de soberanía alimentaria

La mayor amenaza a la cultura y la identidad campesina, viene en la forma de la locomotora extractivista impulsada por el gobierno de Santos. En la disputa por el territorio de Argelia, está comenzando a jugar un rol cada vez mayor el espectro de las multinacionales mineras que están pidiendo obteniendo concesiones mineras en este territorio, poblado por miles de pequeños campesinos que subsisten en sus pequeñas fincas gracias a la economía cocalera, y que hoy buscan diversificar esta producción y ampliar la producción de pan coger.  Por ejemplo, Cerro Matoso S.A., perteneciente a la multinacional BHP Billiton, tiene una concesión de título minero de casi 15.000 hectáreas para la explotación de níquel y asociados en la región entre Timbiquí, Argelia y el Tambo. Muy probablemente el espectro de la militarización del territorio tiene mucho que ver con la implementación de estos megaproyectos que enfrentan su más grande barrera, en la oposición organizada de estas aguerridas comunidades.

Otra multinacional que ha hecho solicitudes mineras en el municipio de Argelia por un total de 20.000 hectáreas, entre los corregimientos del Plateado, el Diviso y la Belleza, es la Anglo American Colombia Exploration S.A., empresa con vínculos con la Anglo Gold Ashanti (que alguna vez controló el 50% de la AGA hasta que en el 2009, formalmente, vendió su parte)[4]. Ahí, en la quebrada de la Naranja y su desembocadura en el río San Juan de Micay, precisamente en el corregimiento de la Belleza, se ha encontrado cobre. Muy probablemente el método que se utilizaría para explotar el recurso cuprífero es la lixiviación, un método que contiene un alto riesgo de contaminación por ácidos. El mineral molido es remojado en una solución ácido mediante la cual se obtiene el metal buscado, en este caso, el cobre. En abril del 2016 llegó una carta de la Agencia Nacional de Minas, informando a la alcaldía de Argelia de la solicitud de concesión minera de 2.000 hectáreas para explotación de cobre en la Belleza. La reacción de la comunidad, al enterarse de esta solicitud, fue de organizar una reunión abierta a la que asistieron unos 200 pobladores de este corregimiento, ante la cual el propio alcalde se comprometió a oponerse a este proyecto.

De implementarse estos megaproyectos mineros, estos pequeños campesinos pasarían a la historia, y todos los esfuerzos de la asociación para lograr la soberanía alimentaria se convertirían en un aborto muerto antes de ser concebido. Esta amenaza preocupa enormemente a las comunidades argelianas, y como ha ocurrido en otras zonas del país, se está fraguando una alianza amplia para defender el territorio, el agua y la vida. Utilizando la figura de la consulta popular, hoy en día ASCAMTA está liderando un llamado a realizar una consulta en todo el municipio relativa al tema de la mega-minería. Esperan utilizar este recurso para evitar llegar a la protesta popular en contra de la destrucción del territorio. Mientras el gobierno santista está afanado en acabar con la figura de la consulta popular (o al menos, de arrancarle sus colmillos, volviéndola una herramienta inane), y mientras desconocen olímpicamente los resultados aplastantes en contra de la megaminería logrados en comunidades como Pijao, Cumaral, Cajamarca, o Piedras, los campesinos y los habitantes urbanos argelianos se aferran a esta herramienta como una manera de evitar una confrontación en la cual ellos saben que llevarán la mejor parte, según lo ha demostrado la experiencia de represión en este territorio. 

La Batalla de Argelia en clave del post-acuerdo

Si bien es preocupante que ha habido algunos descalabros sociales después de la salida de las FARC-EP de la región, con incidentes de variable naturaleza dependiendo del corregimiento –las situaciones más graves se han vivido en esa interface entre farianos y elenos que es El Plateado, donde en un fin de semana en Junio fueron asesinadas seis personas-, las comunidades organizadas han mostrado una gran conciencia cívica y capacidad política para mantener un cierto orden y control social ante esta situación. En todas partes se están discutiendo y creando manuales de convivencia –muchos de los cuales existían, pero con la llegada de la policía en el 2007 fueron abandonados, quedando después los insurgentes como fuerza de control de facto. Este trabajo ha sido particularmente intenso en El Plateado y Sinaí. También se están construyendo y conformando guardias campesinas que ayuden a conservar el orden en el territorio, como organizaciones bajo la supervisión directa de las Juntas de Acción Comunal. Esto es parte de un trabajo más amplio impulsado fundamentalmente, pero no exclusivamente, por ASCAMTA. Hoy se puede ver mucha gente sumándose a esta organización, mientras se forman muchos comités de trabajo: algunos de los más fuertes son el de mujeres y el de Juventud Rebelde, pero también se están formando comités de cultura, el comité Semillas de Micay –que se encarga del deporte-, y un comité que está proyectando para el medio ambiente. Hay también una Casa de la Cultura en Sinaí desde la cual se hacen proyectos culturales con la comunidad y particularmente con los jóvenes –hay otra proyectada para El Plateado. También ASCAMTA ha empezado un importante trabajo comunicativo mediante la creación de Radio Activa, una radio de carácter cultural-social-campesino, según sus propias definiciones. Desde la frecuencia 100.7 FM esta radio desde hace meses viene difundiendo hacia toda Argelia y la zona del Pacífico (Guapi, Timbiquí, López de Micay) su mensaje de cuidado del medio ambiente, de socialización de la figura de la Zona de Reserva Campesina, de defensa de los derechos de las mujeres y de fortalecimiento de la identidad campesina. Los segmentos más importantes son los mensajes de la comunidad y el segmento noticioso. La recepción por parte de la comunidad ha sido extraordinaria, al punto que esta radio se está sosteniendo íntegramente gracias al apoyo de los comerciantes de la región gracias a los segmentos publicitarios. Para reforzar la cultura campesina, también se viene realizando desde hace tres años un Encuentro Intercultural de Saberes y Sabores Campesinos, el cual este año se realizará de los días 2 al 6 de Octubre en Sinaí.

Los campesinos de la región confían en su propia capacidad y fuerza organizativa para lograr construir una convivencia armoniosa, para trabajar y seguir construyendo sus comunidades desde el trabajo solidario y el respeto en común, como lo han hecho de siempre, en estos momentos de transición. Un aspecto fundamental en este trabajo es la creación de una Zona de Reserva Campesina para Argelia y para Balboa, que está actualmente en trámite. Hay mucha esperanza en este trabajo organizativo, pero también hay obscuros nubarrones en el horizonte. A lo que más se le teme es a una ofensiva militar-policial-paramilitar, como la que se vivió a fines de la década del 2000, que dejó una estela de muertos, desaparecidos y desplazados. Muchos piensan que es cosa de semanas para que se materialice una nueva ofensiva represiva, como las vividas en noviembre del 2015 y en marzo del 2016, momentos en los cuales las fuerzas represivas del Estado se aprovecharon del cese al fuego unilateral de las FARC-EP para violentar a la comunidad campesina.

Muchos sienten que la Batalla de Argelia está por venir. Y que esta batalla será clave para definir el carácter del post-acuerdo, en un momento histórico para el país que es extraordinariamente fluido. En el entendido de que también hay otro acuerdo que se viene impulsando en el proceso del gobierno nacional y el ELN en Quito, proceso el cual también debe ser apoyado y rodeado por todos los sectores populares. Los esfuerzos de estos campesinos argelianos pueden ayudar a consolidar un modelo de post-acuerdo favorable a los intereses de los pobres del campo y de las mayorías de Colombia. De acá están surgiendo alternativas, experiencias reales de democracia popular, deliberante, desde las propias comunidades. Por eso es tan importante hoy en día rodear a este proceso, rodear a ASCAMTA y todas las organizaciones populares de la región y sus dirigentes, no permitir que sean aislados ni que se utilice la erradicación forzada en su contra, y defender todos los esfuerzos de estos campesinos. No podemos permitir que la alternativa represiva que se cierne como una espada de Damócles sobre las cabezas de este pueblo, se materialice. Argelia debemos ser todos y cada uno de quienes creemos en una Colombia nueva, construida desde abajo, por las propias masas que trabajan y sueñan con hacer este proyecto una realidad.

José Antonio Gutiérrez D.

Guillermo Andrés Mosquera 

 

28 de Agosto, 2017

 

[1] Para más detalles, revisar http://www.rebelion.org/noticia.php?id=222959

[2]https://www.oxfam.org/sites/www.oxfam.org/files/file_attachments/radiografia_de_la_desigualdad.pdf

[3] El Espectador, 8 de Julio, 2017.

[4] http://www.dinero.com/edicion-impresa/investigacion/articulo/las-maniobras-del-rey-midas/145595

Por.  Tony López R.  (*)

La Plaza Bolívar de Bogotá fue el mejor escenario que se haya escogido para clausurar, con un evento cultural,  el Congreso de la otrora fuerza guerrillera Fuerzas Armadas Revolucionaria de Colombia-Ejército del Pueblo. (FARC-EP). Congreso que con la asistencia de un millar de delegados y unos 200 invitados nacionales y extranjero, debatió durante varios días, el programa, reglamento y  la funcionalidad, y a partir de su clausura, por decisión de su Secretariado y de su militancia, aprobó  su conversión en una fuerza política e inserción  en   la lucha política  legal y electoral que rige en Colombia,  de acuerdo a la Constitución de 1991.

Los colombianos  deben asumir la seriedad con la que han actuado los integrantes de esa cincuentenaria fuerza insurgente al cumplimentar  todos los compromisos firmados por ellos y contemplados  en  los Acuerdos de La Habana.  Por solo mencionar los más importante tenemos:  cese unilateral de fuego, que abrió paso al cese bilateral, suspensión de toda acción vinculados a las retenciones o secuestros, acciones militares que involucrara a civiles; la fiscalización de sus bienes;  la concentración de sus fuerzas y la entrega de sus armas. Estos dos últimos hechos son inéditos en la historia, no solo de nuestra región, sino en otras zonas de nuestro universo. 

A diferencia de esas acciones de la guerrilla  en favor de la paz, el Gobierno no ha obrado de igual forma, por solo citar los principales, incumplimiento tenemos que: falta por cumplir la amnistía, aún permanecen en prisión más de sus 700 miembros; va en aumento el asesinato de líderes comunales, representantes de las minorías afrodescendientes e indígenas, y 32 personas entre miembros de las FARC y familiares de los guerrilleros. Los temas debatidos y   aprobados en La Habana, según  la Comisión de Implementación de dichos  Acuerdos, no se han concretado, como es iniciar el proceso de  la Reforma Rural Integral (RRI), tampoco han cumplido lo relativo a la lucha contra el cultivo  de la coca y amapola.

Pero lo más significativo y muy grave para la tranquilidad ciudadana y que pone en peligro la paz, es la inexistencia de una política y un accionar en contra del paramilitarismo desconociendo así lo suscrito en los Acuerdos de la Habana.  Lejos de combatir el paramilitarismo que crece y ocupan las zonas donde operaban los frentes de las FARC, el propio ministro de Defensa Luis Carlos Villegas, niega la existencia de dichas bandas narcoparamilitares.

El gobierno presionado por esta crisis presento una ley en el Congreso, objeto de un encendido debate en el Congreso y si bien Senado y Cámara,  aprobaron la propuesta que prohíbe   el paramilitarismo, debe llevarse a conciliación entre ambas cámaras y luego elevarla a la Corte Constitucional para su aprobación.

Uno de los más graves errores e insuficiencia de los Acuerdos de La Habana, lo constituyó la negativa de la delegación del Gobierno en la Mesa de Diálogo, de no aceptar  la  propuesta de la delegación de las FARC de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente y la de las FARC de admitir la posición del Gobierno.  

Mientras que  el gobierno unilateralmente optó por convocar a un plebiscito no vinculante,  que lejos de contribuir y fortalecer la mesa de La Habana, ese escrutinio quedó en manos  del activo accionar de los sectores enemigos de la paz, a lo cual se prestó la feroz campaña mediática,  a favor del voto negativo, campaña plagada de grandes mentiras, como la de señalar que el SI le daría a  la guerrilla la posibilidad de ocupar  la Casa de Nariño e imponer una dictadura castrochavistacomunista. Esa campaña cundió el pánico y así fue el resultado. 

La decisión de no someter los Acuerdos de La Habana a una Asamblea Nacional Constituyente, abrió el espacio para que los acuerdos se sometan al poder legislativo y judicial, los que tienen, de acuerdo a la Constitución del 91,  la facultad de aprobar o no, una parte o varias partes de los Acuerdos de La Habana. Ejemplos hay, allí tienen la eliminación de Fast Track o los problemas con la amnistía. Una Asamblea Nacional  Constituyente,  hubiera convertido los Acuerdos de La Habana  en una política de Estado y hoy la política de paz estuviera gozando de un absoluto derecho inamovible por su carácter constitucional.

(*) Periodista, politólogo y analista internacional

Por: Kevin Sisa.

Las valoraciones sobre el Congreso constitutivo del Partido de las FARC no pueden limitarse a si nos gustó o no su nuevo  logo o la pertinencia de mantener sus siglas, aún con sus nuevos significados. Aunque válidas, estas preocupaciones se han impuesto sobre otras, de mayor calado, porque en algunos ha primado el "cálculo" sobre el marketing político, restando atención a la proyección disruptiva con la que surge esta organización ya en la legalidad, producto de su carácter y naturaleza. El papel histórico de las FARC no cabe en las elucubraciones de oficina de x o y intelectualoide, aferrados, por demás, a las experiencias (nada despreciables) de partidos morados de lejanas tierras.
 
Una fuerza, con nuevos bríos y con la templanza reafirmada, llega a nutrir el espectro de la izquierda colombiana. Que no quede posibilidad para titubeos: la consolidación de la vía de solución política y la construcción de la paz democrática, requiere rodear al nuevo partido y plantear alianzas justas y necesarias, máxime, cuando se acerca un año electoral definitorio de la política nacional y del futuro del proceso de paz. La discusión sobre la unidad de los comunistas está en el centro y debe tramitarse a todos los niveles sin prisas, pero sin pausas. 
 
Las FARC no llegan a la política, siempre lo han estado. De diversas formas producto de las lógicas de la guerra, pero han mantenido permanente contacto y una ligazón estrecha con el pueblo durante 53 años de lucha insurgente. La palabra, única arma al decir de Timo, debe seguir recorriendo todos los rincones de Colombia para convencer a quienes no lo están, de que sí tenemos otra oportunidad sobre esta tierra. Ahí está la clave: La fuerza se construye con las gentes, con el trabajo diario, con abnegación, con el ejemplo, con la incorruptibilidad, características que los han acompañado medio siglo. La construcción del poder se hace en el movimiento de lo real. Que las encuestas no nos quiten el sueño... hay millones de colombianos que han perdido la esperanza.  Nos toca devolvérsela.
 
Los retos se multiplican a diario en el horizonte. Ahí está el tamaño del esfuerzo que debemos emprender, en otras condiciones, para enamorar los corazones y las mentes de nuestros compatriotas. Cuenten con los comunistas, camaradas. Echemos a andar la Nueva Colombia.
Manifestación antiterrorista en Barcelona 26 de agosto 2017.
El reino de España esperaba convocar este sábado en Barcelona una multitudinaria manifestación en repulsa por los atentados terrorista de las Ramblas y Cambrils. Una manifestación unitaria contra el terrorismo yihadista donde se supone ondearía altivas  las banderas rojigualdas y se corearían lemas a favor de la paz y el amor universal. Bajo la pancarta "no tinc por" (no tenemos miedo) se presentaba una ocasión inmejorable para contrarrestar el desafío secesionista catalán. Pero las calles de Barcelona se inundaron de banderas esteladas independentistas y de pancartas que acusaban al gobierno y a la monarquía de vender armas a países como Arabia Saudita y Qatar (patrocinadores el terrorismo)  El monarca Felipe VI hizo acto de presencia en la plaza de Cataluña escoltado por cientos de agentes secretos y fuerzas de seguridad del estado en un intento por realzar su blasón. Acompañado por su gran Chambelán Rajoy, sus ministros y presidentes autonómicos pretendía de esta manera ganarse el corazón de los súbditos catalanes.
Pero los ciudadanos catalanes como corresponde comenzaron a abuchear a su majestad y sus cortesanos con gritos de ¡fora la monarquía! ¡Felipe, quien quieres paz no trafica con armas! ¡vuestras guerras, nuestros muertos! ¡Mariano, si quieres paz no vendas armas!¡Independencia, independencia! Evidentemente quien trafica con armas no puede hablar de paz. La hipocresía monárquico-españolista ha alcanzado unos límites inconcebibles.  El reino de España con toda la desfachatez vende armas a distintas dictaduras en especial monarquía saudita que es el principal patrocinador del Wahabismo y el salafismo mundial. La manifestación por la paz y contra el terrorismo se convirtió en un plebiscito nacionalista en favor al derecho a decidir. 
El reino de España quería utilizar este escenario para demostrarle al mundo su compromiso en la lucha antiterrorista o antiyihadista -como se le denomina tras la desaparición de ETA- No obstante se oculta deliberadamente que España tiene tropas en Afganistán y en Irak y participa en la Coalición Internacional que combate al Estado Islámico. El compromiso de España en la lucha contra el terrorismo mundial fue una de las principales causas del atentado de las Ramblas y Cambrils. Algo que también sucedió en los atentados de Madrid el 11 de marzo de 2004  cuando el comando yihadista Abu Hafs al Masri -en nombre de al Qaeda- colocó varias mochilas bomba en la red de trenes de cercanías causando 192 muertos. En un principio el gobierno de Aznar culpó a ETA en un desesperado intento por ganar las elecciones generales que se celebraban tres días más tarde. Aunque se sabía de antemano que los atentados los cometieron yihadistas como represalia por la participación de tropas españolas en la invasión de Irak. La mentira no funcionó y el beneficiado fue el PSOE que ganó las elecciones proclamándose José Luis Rodríguez Zapatero presidente del gobierno. Ahora nuevamente el PP ha intentado manipular a su favor este deleznable acto terrorista con el objetivo de restarle fuerza al soberanismo catalán a un mes del referéndum de autodeterminación. 
Occidente está empeñado en exterminar al islamismo radical en Siria e Irak y la respuesta es una serie de atentados atribuidos al EI que han tenido como objetivo distintas capitales europeas. Definitivamente la guerra se ha globalizado y trasciende las fronteras de Oriente Medio. La libertad, la democracia y la seguridad del Primer Mundo es un asunto prioritario mientras que lo que acontezca con la población civil en Siria e Irak es algo banal e intrascendente. 
Los atentados de Barcelona y Cambrils cometidos por un comando compuesto por yihadistas marroquíes del Takfir Wal Hijra dejaron 16 muertos y decenas de heridos en un nuevo capítulo de terror que con toda seguridad volverá nuevamente a repetirse en el momento menos esperado. Europa como en EE.UU los organismos de seguridad y de inteligencia, la policía, el ejército se encuentran en alerta máxima prestos a detectar el más mínimo movimiento sospechoso. Los ciudadanos han comprendido que tienen que resignarse a convivir con el miedo y la desconfianza. En cualquier esquina les está esperando una celada; un ametrallamiento, una bomba, un acuchillamiento, un auto desbocado. Lo cierto es que mientras no haya paz en Oriente Medio cada día que pase el fantasma del terrorismo irácobrando una dimensión más cruel y despiadada.
Carlos de Urabá 2017

Continúan los intentos por desestabilizar y acabar el proceso bolivariano de Venezuela, en el cual la mafia que controla el poder en Colombia, también conocida como el “Cain de America”, juega un roll principal asignado a ellos por el imperio.

Siguiendo el libreto de la farsa de la desmovilización del bloque cacica la Gaitana, donde los uribistas disfrazaron de guerrilleros hasta a mendigos, ocurrió en días pasados un supuesto ataque o insubordinación de militares en Venezuela, donde habían hecho un recogido similar para simular división en el ejercito bolivariano.

De todos es sabido el terror de la oligarquía colombiana al pueblo, una demostración de esto se dio cuando las Farc propuso como medio para refrendar los acuerdos una constituyente, la cual fue desechada inmediatamente por la oligarquía colombiana, que ha estado mezclada en varios intentos de desestabilizar el proceso bolivariano, entre otros con el grupo de paramilitares colombianos descubiertos cerca a Caracas y la manipulación del Bolivar.

Pero no solo el recogido presentado como ejercito es llamativo o indicativa de por donde viene el agua al rio, de por donde viene la agresión a Venezuela y al proceso bolivariano, la similitud del lenguaje en un discurso del jefe del supuesto grupo militar y un llamamiento del narcotraficante numero 82, Alvaro Uribe Vélez, buscando la invasión de Venezuela, son bien dicientes. 

En ambos discursos se recurre a la alabanza al pueblo venezolano con la idea de atraerlo hacia el fascismo, ambos con odio llaman tirano al presidente Maduro.

El llamado de Uribe a “una intervención militar del propio Ejército de Venezuela, no para un golpe de Estado, no para que las Fuerzas Armadas se tomen el poder, sino para que obliguen a Maduro a hacerse a un lado, se convoque a elección general, con sufragio universal y se tome el rumbo de la democracia” es bien similar al del supuesto militar quien aseveró que “aclaramos esto no es un golpe de estado esta es una acción cívica y militar para restablecer el orden constitucional, pero mas para salvar al país...”. 

Hoy nadie duda de la injerencia del imperio y de sus lacayos entre los que mas, la oligarquía colombiana para desestabilizar el proceso bolivariano, el cual debido a los avances a favor del pueblo ven como una amenaza ya que de saber los colombianos los reales cambios allá producidos,

puede comenzar a exigir que instauren lo que ellos llaman “Castro-Chavismo” en Colombia.

Apartamentos gratis, totalmente terminados y amoblados, de mas de 72 metros cuadrados comparadas con las casuchas supuestamente gratis de la oligarquía que con solo 28 metros cuadrados y sin terminar.

Con la salud gratis cuya calidad no tiene absolutamente nada que ver con el negocio de la muerte por instaurado en Colombia, así como la educación también gratis.

Agua, energía y transporte subsidiados así como los alimentos, que nos quieren hacer creer que no hay en Venezuela y donde hasta realizan una constituyente donde el pueblo y no los mafiosos como en Colombia, pueden cambiar todo, hasta la política económica que en Colombia esta llevando al país a la deflación.

Por eso en base a mentiras esparcidas por los medios de desinformación han convertido al “Castro-Chavismo” en un “coco”, con el tiene atortolado al pueblo y con el cual asustan hasta avezados dirigentes de izquierda.

En todo esto no podemos olvidar las declaraciones del director de la CIA, Michael Pompeo, diciendo que EE.UU. trabaja en colaboración con Colombia y Mexico "para derrocar al Gobierno constitucional de Venezuela e intervenir a Venezuela" y como corroborando esto Santos fue el primero que ante la constituyente venezolana, nadie sabe conque derecho, anunció, desconociendo la constitución bolivariana que ellos, la mafia que controla el poder en Colombia, la desconocía.

Y fue un poco mas lejos cuando dijo "Seguiremos insistiendo es en una solución pacífica, ojalá rápida, democrática, para que esa nación que tanto queremos salga pronto de ese oscurantismo", democracia como la que ellos tienen en Colombia donde sin manifestaciones después de la firma del acuerdo con las Farc, ellos a travez de sus paramilitares han asesinado unos 200 dirigentes populares y oscurantismo donde hacen votaciones frecuentemente, donde llaman al pueblo a que decida el futuro del país y ojo que habló de una solución “rápida”, lo que puede ser el anuncio de un aumento de las agresiones.

Los Estados Unidos están ansiosos por controlar el petroleo venezolano, y de las guarimbas y las sanciones chimbas como las anunciadas contra el presidente Nicolas Maduro y contra otros funcionarios venezolanos, van a ir escalando y por lo pronto están abonando el camino, cubriendose de un legalidad que a ellos les convenga.

Así, como por los lados de la OEA y su marioneta Almario las cosas no les han salido bien, a travez de su vasallo Pedro Pablo Kuczynski, que oficia como presidente del Peru, organizaron una tal conferencia internacional de arrodillados para generar legitimidad regional que justifique una acción de mayor envergadura ya que hasta ahora, lo de la guerra de cuarta generación les ha fallado.

Sin pretender ser adivino, pienso sin duda alguna de que una agresión de mayor calibre, aupada por el imperio vendrá desde la oligarquía colombiana con su ejercito de alrededor de 500 mil hombres, sus paramilitares y desde las bases militares imperiales en Colombia que no están allí para que los mercenarios imperiales venga a comer helados.

Venezuela es el objetivo del imperio que lenta pero seguramente a venido acabando con los gobiernos democráticos de la región en un proceso iniciado en Honduras, seguido por Paraguay, Argentina, Brasil y ahora en Ecuador.

El imperio y sus lacayos saben del peligro que para ellos engendra un proceso Bolivariano afianzado, lo que puede ocurrir ahora con la constituyente, que al igual que Cuba puede alumbrar la construcción de una America Latina unida como soñó Bolivar.

El asunto no es de democracia como nos quieren hacer creer, el asunto es de poder, y si el imperio ataca a Venezuela, como es muy probable que lo hagan, los gringos tendrá un Vietnam en su patio trasero, que puede marcar el comienzo del fin del imperio.

Así que todos debemos estar alertas porque en America latina y especialmente entre Venezuela y Colombia es muy probable que algo muy grave suceda, ya que el imperio y sus lacayos no van a permitir así por así que se profundice el proceso Bolivariano de Venezuela.

Unas siete horas hacia el noreste de Mina Vieja, San Pedro Frío, por una trocha espantosa en medio de paisajes que lo dejan a uno sin aliento, que sube lomas y cruza planicies, apenas atravesando un par de lánguidos pueblos, pero cruzando una buena parte del norte de la Serranía de San Lucas, se encuentra el corregimiento de Micoahumado, perteneciente al municipio de Morales, Sur de Bolívar. En el camino nos pasó de todo: hubo que cambiar una rueda, un par de veces el chofer tuvo que meterse abajo del carro a ajustar y cambiar piezas, hubo que usar gancho y cuerda para sacar al carro del lodo, y nos tuvimos que bajar un par de veces para que el campero, con todo su peso, no pasara de largo al río en algunos precarios puentes. 

Al llegar al pueblo principal del corregimiento, Plaza de San Pedro –el cual es más frecuentemente llamado, sencillamente, La Plaza- la diferencia absoluta con Santa Rosa es evidente. No hay ese movimiento febril ni ese comercio propio del pueblo minero. Esta es una región fundamentalmente campesina, cuya vida avanza a un ritmo eminentemente campesino. Está situada a una altura media que le da un clima bastante benigno, a un paso de las lomas de la serranía así como de la ciénaga de Simoa. También se encuentra cerca de una de las primeras Zonas de Reserva Campesina (ZRC), la de Morales-Arenal. Hacia el monte, está la zona minera de Mina Proyecto. Pero la vocación de Micoahumado es evidentemente agrícola, con sus lomas con café, plátano, yuca, más arriba frijol, piña, maíz y en el monte, un sorprendente arroz secano que no precisa de inundación para dar el grano. Pero como todo, lo que el visitante ve hoy, es fruto de un desarrollo histórico concreto, del cual el campesinado ha sido el sujeto fundamental mediante su proceso dialéctico de colonización y resistencia. 

"Les tocó comer micos": la colonización de Micoahumado

Micoahumado, como corregimiento, comenzó su historia en 1957, con la llegada de los primeros colonos a esta región selvática. Estos primeros colonos eran un grupo abigarrado de personas venidas del Cesar, de Santander y de Antioquia, todos personas de sensibilidad liberal, todos refugiados de la violencia conservadora y latifundista, que habían perdido sus tierras en esa oleada reaccionaria que sacudió a Colombia a comienzos de esa década. Siendo una zona selvática, el principal atractivo eran los bosques de la región, en especial los cedros. Estos aserradores, formaron tres campamentos, en los cuales sacaban la madera en bruto, en rola, y construyeron una trocha con el apoyo de una compañía que llegó a comprarles la madera. El nombre Plaza de San Pedro fue puesto porque entre los tres campamentos se limpió una plaza en la cual apilaban la madera; la mención al santo hacía referencia a la religiosidad propia de estos campesinos. Un día, algunos colonos se perdieron en la selva por algunos días, sin comida ni provisiones. Cuando el hambre comenzó a carcomerles el vientre, se vieron forzados a cazar un mico choibo, unos micos grandes, negros, que pesan unos 20 kilos, y ahumarlo antes de comerlo. Cuando volvieron al pueblo, con su historia de supervivencia y que les había tocado comer mico ahumado, ahí fue que quedó el nombre de Micoahumado para la región. Hoy de los micos no queda sino el nombre. El mico choibo ya se ha retirado hacia el interior de la Serranía, con la selva que alimenta y protege a los pocos individuos que quedan de esta especie en peligro crítico de extinción. 

La bonanza maderera duró hasta la década de 1970. En esa época comienza a llegar una nueva oleada de colonos que estaban netamente orientados hacia la agricultura, en particular del arroz y del maíz. En el período de 1975 a 1980, llegó la bonanza marimbera, que penetró toda la Serranía de San Lucas desde la Costa del Magdalena y por el Cesar. La bonanza marimbera cedió su lugar a otro cultivo de uso ilícito, la coca, en 1982. Con la coca los cultivos de marihuana entran en franco declive en la región. La coca predominó en la economía regional hasta avanzada la década del 2000, década en que comienza a ganar terreno los cultivos de pan coger y el discurso de la soberanía alimentaria impulsado por las organizaciones campesinas.

Según el dirigente campesino, y uno de los directivos de la Federación Agrominera del Sur de Bolívar (Fedeagromisbol), Pablo Santiago, esto ocurrió, por una parte, por la mayor conciencia que adquirían los campesinos, así como por el efecto de las fumigaciones sobre los predios campesinos: "acá hubo fumigaciones en el 2005, en el 2006, en el 2007, en el 2009, y finalmente el 2011. Después de una bonanza fuerte en Micoahumado, hoy solamente hay algunas maticas, creo que no alcanzan a 30 hectáreas en todo el corregimiento. La gente, aburrida de la persecución y las fumigaciones, así porque ha ido entendiendo el daño social que esto causa, más el respaldo de algunos proyectos productivos que han ido saliendo con las luchas campesinas, ha decidido dedicarse en vez a lo agrícola... a la piña, al cacao, al frijol... Esto se acabó entre el impulso de los proyectos y la erradicación. Pero si el gobierno no ayuda al campesino, puede volver lo de la coca, y eso sería un fracaso para el territorio después de 6, ó 7 años, sin coca". Cuando se le pregunta por la relación entre coca e insurgencia, él es enfático "el ELN al principio se opuso a la coca. Las FARC decían que dejarían que la gente la sembrara, pero nunca, jamás la incitaron. Claro, ellos sí tenían una economía con esto, porque impuestaban, ya que finalmente los elenos terminaron aceptando que la gente la tuviera. Ellos cobraban un impuesto que llamaban el gramaje, que consistía en $100.000 por el kilo de base y $500 por la arroba de hoja. Un impuesto era pagado por el traficante, el otro por el campesino cultivador. Pero los guerrilleros pusieron una ley que decía que por cada hectárea de coca sembrada, debía también sembrar una hectárea de comida. Al campesino que tenía ganado o que tenía comida, jamás le cobraron nada".

El impulso al pan coger había comenzado en pleno apogeo de la coca, cuando se forma oficialmente, el 16 de Julio de 1997, la Asociación de Pequeños Productores de Frijol de Micoahumado (ASOPROMIC). Esta asociación, desde sus inicios ha sido miembro de Fedeagromisbol. Su representante legal, Juan Bautista Colorado, era un minero que llegó a La Plaza desplazado de Mina Vieja, en la serranía, de donde tuvo que escapar el 6 de Junio de 1999. El 28 de Septiembre del mismo año llegó a La Plaza de San Pedro y desde entonces colgó el casco de minero para dedicarse a las labores agrícolas. Dice él que "como yo sabía de números, comencé a ayudarles y luego terminé siendo el representante legal de la asociación. En esa época había coca en la región, y en una de esas cogieron al gerente en Santa Marta con un poco de mercancía, y entonces quedé un poco al frente de esto. Ahora ya no hay coca. Esto es una zona eminentemente agrícola. Debido a la irresponsabilidad en los pagos, tuvimos una situación complicada, porque los socios quedaron debiendo 60 millones de pesos, porque les fiábamos sin ninguna garantía. Eso después de muchos éxitos de la asociación. Como quien dice, subimos como palma, y caímos como coco. Pero la constancia vence lo que la dicha no alcanza, así que seguimos para adelante, con menos socios pero con la gente responsable y comprometida. Lamentablemente, esta situación llevó a que fracasara la cooperación que nos había dado desde el 2005 los Laboratorios de Paz".

Después, gracias a un proyectico pequeño del programa  "oportunidades rurales" del Ministerio de Agricultura, superar esta situación financiera difícil, y logran hacerse de la marca Asopromic, con los empaques para sus productos y lograron juntar así algo de recursos para afrontar la crisis. Así siguieron hasta que llegó el Paro Agrario del 2013.

Conflicto social: la resistencia campesina

 

La historia del proceso campesino, ha sido una historia de luchas bastante larga, en la cual las protestas campesinas del 2013 han sido un episodio muy importante, pero un eslabón de una larga cadena de resistencias. En 1985 se viven las primeras acciones de protesta masiva del campesinado de esta región, con su participación en una marcha de unas 8000 personas que fueron desde el Magdalena Medio a Magangué, a tomarse el Parque Centenario en Cartagena, exigiendo esas cosas que los colonos suelen exigir: salud, educación, vías, electricidad. Se tomaron el parque por una semana y volvieron a sus territorios felices con promesas del gobierno de que les solucionarían a la brevedad todos sus problemas. Pero como dice Pablo Santiago, "siempre nos han mamado gallo. Nunca nos han cumplido. Después volvimos y nos tomamos la Catedral de Cartagena por dos meses en 1997, porque aun no habían resuelto nada de lo que entonces nos habían prometido y otra vez volvieron a engañarnos". Hasta ese momento, las movilizaciones se caracterizaban por exigencias concretas y por la lucha por derechos básicos.

1998 también fue el año de una grave agitación campesina en San Pablo, Cantagallo, Arenal, Morales y Barrancabermeja. Como de costumbre, Micoahumado se hizo presente, engrosando un grupo de 12.000 campesinos que se movilizaron para reclamar el derecho al territorio y la vida. Esta movilización representaba un salto cualitativo respecto a las anteriores, pues la demanda del territorio era eminentemente política y la demanda del derecho a la vida cuestionaba la política de exterminio que se venía, solapadamente, adelantando desde organismos del Estado bajo el disfraz de los tentáculos paramilitares. Luego desaparecen a Edgar Quiroga en Cerro Azul. Según Santiago, "ahí mismo se estanca el proceso de implementación del acuerdo logrado en 1998, porque Edgar era miembro de la mesa de seguimiento a los acuerdos, entonces ¿cómo así que avanzando en la exigencia de cumplimiento de los acuerdos en un momento, y despareciéndonos en otro? Entonces se cae la vaina y al poco tiempo, con la llegada de los paracos ya directamente al territorio, a los líderes nos toca internarnos en la región, en los lugares más remotos".

De ahí los procesos de resistencia campesina se vieron interrumpidos por la ofensiva paramilitar, que dejará una estela de muerte y destrucción, pero que también generará importantes dinámicas de resistencia que han demostrado la capacidad política de esta comunidad campesina.

Conflicto armado: elenos y farianos, paracos y milicos

El conflicto armado se inaugura prácticamente en la región. En 1965 se da la primera acción guerrillera en la región: la toma del puesto de policía de Morales por parte del Ejército de Liberación Nacional (ELN). Desde entonces, los elenos han hecho presencia en la región, de manera permanente desde mediados de la década de 1970. Según un poblador, ellos han sido "autoridad, han controlado todos los temas, lo de seguridad, lo político. Muchos jóvenes se unían a ellos, crecieron mucho en esta región". El ELN montó varios frentes en esta región –la compañía Anorí, Héroes de Santa Rosa, Los Quiñónez, y el más importante de ellos, el frente Luis José Solano Sepúlveda. Luego hubo una escisión del ELN, hacia 1998, llamada el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), los cuales crecieron mucho con los impuestos a la coca, logrando una envidiable dotación de armamento. Las FARC-EP aparecieron en la región en 1985, con el Frente 37. 

Los combates con el ejército se multiplicaron, al igual que los bombardeos a los campamentos guerrilleros, cuando en 1992, llega la Brigada Móvil No 1 a la región. Llegan con bombardeos muy fuertes. Aplicaron mucha presión que llevó al desplazamiento en masa de muchos pobladores. Pero la prueba de fuego vendría el 9 de Noviembre de 1998, con la irrupción de los paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en la región. En esa fecha se produjo la primera incursión paramilitar, de cuatro en total. Ellos son recordados por la población con un lenguaje cuasi bíblico, como si se hubiera tratado de las diez plagas de Egipto. De hecho, aun se llama al desplazamiento masivo que generaron, el "éxodo de 1998". El caos se apoderó de la región, que se consumió en combates interminables bajo la luz de casas en llamas. A esa primera incursión siguieron dos más en el 2000, las cuales fueron seguidas: una en Junio, la otra en Noviembre. En estas tres ocasiones, los campesinos optaron por desplazarse al campo, pero nunca bajaron a la cabecera municipal: la ruta del desplazamiento dentro del Corregimiento partía por lo general en La Plaza, seguía por El Progreso, luego iban por la Guásima, el Reflejo, Chiquillo y luego se volvía a la Plaza. En ese tránsito podía durar semanas o hasta meses. Eso era posible porque la producción de alimentos les daba un importante nivel de soberanía alimentaria, sólo les tocaba conseguir sal y aceite. 

Según Santiago, "hubo mucho muerto, porque a medida que los paracos avanzaban, los guerrilleros les iban minando el terreno. Les mataron mucha gente, fue horrible, porque donde se metían iban y les mataban su gente. Aunque en esas incursiones casi no duraron mucho tiempo, pues duraron 7, 9 y 13 días respectivamente en las tres incursiones, todo ese tiempo venía el rumor de que los paracos venían, así que uno vivía con la zozobra permanentemente, y aunque los vimos poco, con los rumores era como si nos respiraran en la nuca constantemente". Es decir, aunque se materializaron solamente cuatro veces, estuvieron presentes todo el tiempo mediante los rumores y el pánico que sembraron. 

La cuarta incursión paramilitar fue la más dura, pues duró 45 días y llegaron 600 paramilitares del Bloque Central Bolívar de las AUC. Esa incursión empezó el 2 de Diciembre del 2002. Recuerda Colorado que "entrando los paramilitares, en un puesto llamado El Solito, ahí matan al primer guerrillero. Ellos querían quemarlo, pero la comunidad, con las mujeres por delante, les quitan el pelado y le dan cristiana sepultura". Prosigue, "los líderes nos tuvimos que retirar un poquito, porque andaban buscándonos. Yo me quedé en la parcela, porque venían preguntando por los líderes, pero el pueblo no nos entregó. Igual los paramilitares se apoderan del pueblo". Pero en esa cuarta incursión, teniendo como precedente la disputa por el cuerpo del guerrillero en El Solito, ocurrió algo que le cambió la dinámica a la confrontación, cuando la comunidad puso límites a la guerra. Recuerda Colorado que "el frente Luis José Solano Sepúlveda del ELN le dice a la población que salga del caserío porque ellos van a iniciar los combates, el bombardeo, y el pueblo no quiso salir. Ya se había cansado la gente de arrancar. Entonces comienza el tiroteo, el combate... eso era día y noche. Aunque tampoco era todo el tiempo, porque la guerra también tiene sus horarios. A la hora de desayuno o de almuerzo no se oía nada. Y después si voleaban plomo muy intenso. El ELN entonces amenazó con bombardear el pueblo y los paramilitares que no se iban. Entonces se formó una Comisión de Diálogo integrada por mujeres. Ellas van a donde los paras y les dicen que quieren interlocutar con la guerrilla. Los paras les dicen 'vayan, conversen'. La guerrilla envía el mensaje de que no bombardearán el pueblo si los paras salen del pueblo. Entonces los paramilitares salieron a 500 metros del casco urbano. Los elenos también dejaron entonces el bloqueo y dejaron que al pueblo entraran alimentos y medicamentos. Ahí siguieron los combates en esas condiciones hasta el 17 de Enero del 2003. Para los paramilitares anocheció para no amanecer. Salieron apenas 150 paramilitares de esos 600, el resto desaparecieron y murieron en los combates".

Según cuenta la gente de la comunidad que vivió esa confrontación, fueron solamente 22 los guerrilleros del ELN, con el apoyo logístico de unos 20 milicianos, y algunos cuantos guerrilleros del Frente 37 de las FARC-EP, que derrotaron a esos 600 paramilitares. Según comentan, los muchachos conocían la región y sabían donde escabullirse, desde donde hostigarlos y donde ponerles las minas para causar el máximo daño posible. Según Colorado, "la actitud de los paras en el combate, era como si estuvieran drogados, pasaban encima de sus muertos como si nada. La mayor arma de los guerrilleros fueron los explosivos: cilindros y minas. Todo hechizo". El carácter destructivo de esta guerra, se ejemplifica con una anécdota que nos comenta este dirigente campesino: "Por el lado del Progreso, había un muchacho que se llamaba Horacio, guerrillero él. Le dicen quién fue el paraco que mató a su hermano, que también había sido guerrillero, porque lo habían visto cargando su fusil y la fornitura. Entonces este muchacho Horacio lo ubica, se va a buscarlo así de civil, lo ubica y le pega unos tiros. Le quita la fornitura también. Pero ya cuando el paramilitar está agonizando saca un revólver y le dispara en la frente. Así mueren los dos".

Acuerdos por el territorio

Después de la salida de los paramilitares, el territorio quedó plagado de minas. 20 kilómetros de carreteras, desde La Plaza hasta la Guásima estaban minados. Aun cuando los elenos habían indicado a la comunidad donde estaban los minados, la comunidad no estaba conforme. Estaba la comunidad en esa época buscando implementar los proyectos que les habían asignado con los Laboratorios de Paz para el Magdalena Medio, pero el minado dificultaba el ingreso de los insumos para materializarlos. Según Colorado, "en esa época comienza a usarse una frase, como un saludo que se volvió popular, que era decirles a los elenos cada vez que los veíamos ´¿cuándo nos van a desminar la carretera?´. Entonces nos mandan llamar los comandantes y nosotros les explicamos la situación: ´vea, es que necesitamos entrar tantas toneladas de semillas y maquinarias´. Porque la Unión Europea nos había ofrecido 100 millones de pesos para arreglar la trocha. Entonces logramos alcanzar un acuerdo pastoral y comunitario con el ELN. El padre Pacho de Roux, pero sobre todo el padre Joaquín Mayorga, y el obispo Moseñor Leonardo Gómez Serna, ambos de Magangué, fueron muy importantes para este acuerdo. Los dos últimos nos habían dado apoyo espiritual durante los combates, porque por fuerte que esté la plomacera, una no debe olvidarse de Dios, ¿verdad?". Tanto el padre Mayorga como Moseñor Gómez han pagado un precio por su intervención humanitaria en conflictos: las denuncias de los atropellos del Batallón Nariño en el Sur de Bolívar llevaron en el 2004 al padre Mayorga a enfrentar un juicio por difamación adelantado por uniformados, mientras que Monseñor Gómez había enfrentado un proceso abierto en su contra por la Fiscalía por ser colaborador del ELN en los 1990 por su participación como mediador en Santander entre insurgentes y comunidades. 

"También hay que mencionar a Redepaz, que siempre estuvo con nosotros y nos apoyó a permanecer en el territorio. Con el apoyo de todos ellos", explica Colorado, "hicimos una gran asamblea de todos los delegados y de ahí sale la Asamblea Popular Constituyente el día 14 de Marzo del 2003. Esto reforzó el trabajo que se venía haciendo desde antes con el ´Proceso Soberano Comunitario por la Vida, la Justicia y la Paz de Micoahumado y Corcovado´, formado el 2001. Este proceso de la APC tiene vida legítima, pero no jurídica. Digo esto, porque no existe formalmente como organización con vida jurídica pero funciona en nuestro territorio mediante dos delegados por vereda, por lo que tiene mucha legitimidad. Cada14 de Marzo hacemos asambleas y consultas, de las cuales emanan mandatos para el año, de ahí salen nuestras normas de convivencia. Planeamos así el año, acordando las normas sobre la prohibición a la tala de bosques, prohibición de quemas, normas para evitar el desperdicio del agua, una serie de normas para nosotros vivir en armonía. Los últimos sábados de cada mes se hacen cívicos por vereda [ie., trabajos comunitarios], y si la situación lo amerita, se hace un cívico general. Este 29 de Julio se hace un cívico general para arreglar la carretera y trabajar en el alcantarillado". 

Una vez formada esta gran convergencia comunitaria, la comunidad estaba en capacidad de convertirse en interlocutora con el ELN ante uno de los temas más sentidos por la comunidad: el desminado. Nos comenta Colorado que "de tanto insistir con lo del desminado, finalmente tuvimos respuesta. El 31 de Diciembre del 2004 el Comando Central del ELN, el COCE, nos dice que nuestra voz como comunidad ha sido oída el 26 de Enero del 2005 la carretera amanecería desminada. Nosotros siempre hemos creído en el valor de la palabra, entonces esa mañana nos madrugamos y salimos en Romería hacia La Caoba para celebrar este hecho. El ELN salió al encuentro ahí, y nos hizo una demostración de su labor, y reventó como dos. Al evento también llegó una señora de la vicepresidencia y periodistas de todo el mundo. Pedimos verificación de este hecho, pero el gobierno no quiso, porque habría sido un golpe político que los elenos desminaran 20 kilómetros de carretera con el ejército aquí mismo. No pudieron sacarlas todas, aunque sí sacaron todas las de la carretera, pero quedaron algunas en el campo porque los guerrilleros que las habían puesto se habían muerto y no se sabía específicamente dónde estaban. Pero nos dieron un mapa y nos indicaron donde no debíamos entrar por el peligro. Con el tiempo esas explotaron solitas".

Entonces las condiciones ya estaban para implementar los proyectos de Laboratorio de Paz. "Pero los contratistas no querían trabajar en la carretera por miedo, entonces nos comprometimos a limpiar el territorio para asegurarnos que no hubiera minas. Trabajamos de vereda en vereda: los de la Junta de La Plaza llegamos hasta el Reflejo y de ahí los de la Junta nos relevaban hasta la próxima vereda y así hasta llegar a La Guásima. Íbamos asegurando que no hubiera minas. No hubo ningún problema. El ELN había cumplido su palabra. Entonces un señor se atrevió a hacer el trabajo. Así pudimos meter 600 toneladas de semillas de caña, se sembraron 100 hectáreas de cacao, 100 de café, ganado doble propósito, se metió maquinaria se fue invirtiendo en la región, eso nos sirvió mucho", explica Colorado.

Vuelta al conflicto social: las movilizaciones después de la paramilitarización

En el 2005, cuando el paramilitarismo comienza a bajar su accionar, en parte por los cambios ocurridos con la desintegración de las AUC, y en parte por los fuertes golpes sufridos a manos de los insurgentes, la gente comienza a volver a los pueblos y a salir de los rincones recónditos en que se habían visto confinados con la arremetida paramilitar de finales de los 1990 y principios de los 2000. Todavía quedan paramilitares en el territorio del Sur de Bolívar como los Urabeños, los Gaitanistas, los Paisas, pero ya no por el lado de Micoahumado, sino que fundamentalmente en las cabeceras municipales de Montecristo, Barranco de la Loba, San Pablo, Tiquisio, pero ya no ejercen el mismo control territorial de antes ni hacen presencia directa en el corregimiento. Entonces, se retoma la negociación con el gobierno, aunque prosiguió la persecución contra los dirigentes sociales, que se cobró la vida del dirigente minero Alejandro Uribe Chacón en Septiembre del 2006 en un falso positivo del ejército. Ante la fuerte movilización de la comunidad, se establece una agenda de cuatro puntos fundamentales: derecho al territorio, minería, derechos humanos e inversión social. Según Santiago "ahí nos vaciló el gobierno hasta el 2013... ahí nos movilizamos con el paro agrario en el Cerro de los Chivos. Fuimos los últimos que salimos al paro, pero ahí estábamos". Con ocasión del Paro Agrario, la movilización campesina que había estado un poco quieta, surge con fuerza, conmocionando a todo el territorio colombiano por dos meses, y del cual salió la Cumbre Agraria como una instancia de convergencia de las organizaciones rurales de todo el país. 

Según Colorado, "estuvimos en la carretera en el Cerro de los Chivos por 42 días, de los cuales esperamos pacientemente 28 días ahí parados al lado de la vía. Y el gobierno que nada. Hasta que el día 29 decidimos en asamblea bloquear la vía, porque los mineros se rebotaron ante la indolencia del gobierno. Bloquearon el paso a las tractomulas, y cogieron las que tenían aceite y lo regaron. Así no había tanqueta que subiera a reprimirnos. Subió el ESMAD a pie, no tenían de otra, pero los vencimos los campesinos unidos a los mineros, a palo y piedra, y una que otra gasolina embotellada con mechas, que usamos para defendernos. Se cogieron dos policías que fueron entregados a una comisión como gesto humanitario ya que tenían algunas heridas, y entonces ahí el gobierno sí que mostró la voluntad para arreglar con nosotros. De ahí salen los acuerdos de la cumbre". 

Según este dirigente, "el gobierno nos mamó gallo hasta que la Cumbre Agraria se tomó el Ministerio de Agricultura en el 2015. Ahí si salieron los proyectos. Asopromic ejecutó proyectos por $545 millones, que se invirtieron en 40 hectáreas de cacao, 15 de café, 500 matas de plátano, 15 hectáreas de maíz y 15 de frijol. Reunimos a los presidentes de las Juntas y les pedimos que escogieran a los beneficiarios. Ellos eligieron alguna gente que no eran afiliados, pero ahora son socios en los proyectos y algunos están pensando en afiliarse. Hay 85 familias beneficiarias en el corregimiento, a las que se les dio 1 gallo, 10 gallinas y 3 cerdos, uno de ellos macho, por familia. Este viernes también dimos 24.000 alevinos de cachama y tilapia roja. A cada uno de los beneficiarios les tocaron 283 peces. También hemos recibido apoyo de la Corporación Sembrar y de Paz con Dignidad del País Vasco, que nos han apoyado en proyectos de piña, reforestación de las bocatomas y nos apoyaron con un camión. Con esta ayuda, hemos venido resucitando y entendemos este territorio cono un territorio agroalimentario en el cual buscamos es la soberanía alimentaria.

Santiago, tiene una visión un poco más crítica de la situación con los proyectos de la Cumbre Agraria: "de ahí para acá el gobierno nos siguió vacilando, nos vaciló el 2014 que intentamos movilizarnos, nos vaciló el 2016 que salimos a exigir garantías. Y siempre nos ha vacilado y nos ha engañado con proyectos, porque da plata para proyectos productivos, embolata así a las organizaciones, amarra con proyecticos y lo fundamental eso sí no avanza. Así nos van debilitando, porque sigue igual el problema de la educación, que acá es muy mala, casi inexistente, el problema de vías, de la escasa electricidad, el problema de la salud. Se avanza algo económicamente con los proyectos, para qué, pero los problemas de fondo siguen además del problema que tenemos con los precios, que ese es el problema de siempre, las fluctuaciones. En un año, la carga de café pasó de $1 millón a $600.000, la carga de frijol, pasó de $500.000 a $200.000... la carga de maíz está en $80.000. Así es muy difícil que el campesino pueda prosperar".

La militarización del territorio

El 17 de Enero del 2003, cuando los paramilitares se retiran, es cuando ingresa ya de manera permanente el ejército. Llegan el día 26 de Mayo del 2003, pero permanecen sobre todo en las bases militares, hasta que se produce el desminado en el 2005, que entonces comienzan a patrullar por todas partes del corregimiento. Debido a esa situación, en el 2015, el ELN volvió a minar algunas partes de la región, las cuales indicaron con unos carteles rojinegros advirtiendo a la comunidad de no transitar por esas zonas. Desde entonces, apenas patrullan y ya casi ni se les ve por las trochas. Ahora se han volcado más a los bombardeos a los campamentos y la utilización de los llamados zorros-zorros, que hacen inteligencia y golpes selectivos tipo comando a los insurgentes. A raíz de esta situación, los guerrilleros del ELN han debido replegarse a las partes altas de las montañas, han abandonado los pueblos y se han internado selva adentro. Los guerrilleros de las FARC-EP en la región se han ido totalmente a las zonas veredales para su concentración.

La persecución a los dirigentes campesinos se ha intensificado en el último tiempo. En Micoahumado hay 10 personas detenidas y se sospecha que varias órdenes de captura, todas a dirigentes acusados de rebelión y delitos conexos. Esta situación afecta indistintamente a las 10 asociaciones y 10 Juntas de Acción Comunal del corregimiento. Pablo Santiago ha sido víctima de esta ola de persecuciones él mismo, como nos explica: "el ejército ingresa a La Plaza el 22 de marzo de este año, y uno todo confiado, porque como dirigentes que somos, nos movemos a nivel regional y nacional. Pero nos enteramos que el ejército venía ya capturando a una decena de personas en todo el Sur de Bolívar... entonces, por seguridad, salimos y nos guardamos, por las amenazas. Entre los dirigentes del corregimiento que arrestan se encuentra Milena Quiroz, una dirigente de la Cumbre Agraria, Isidro Alarcón, otro reconocido líder de la región...Manuel Zabaleta uno de los más antiguos dirigentes regionales, Félix Muñoz, un líder de la Junta de Acción Comunal de Caño Hondo.... Capturan también a Joaquín Gómez Quiñonez... todos acusados de rebelión y concierto para delinquir. Eso ha desestabilizado mucho a la región".

Ante la incertidumbre generada entre los dirigentes por las órdenes de captura, la región se ha convertido en una cárcel de la cual no se puede salir. Casi todos los dirigentes de la región hoy sufren la angustia de no saber cuándo los pueden capturar y cuándo terminarán pagando condena por su defensa del territorio. La parcialidad y las motivaciones políticas detrás de este juicio, son evidentes: de hecho, la fiscal 3ª especializada de Cartagena, María Bernarda Puentes, que es la persona detrás de esta persecución judicial, hoy se encuentra ella misma tras las rejas, por favores a estructuras paramilitares como el Clan del Golfo y Los Paisas.

En la televisión pasaban el reality show Soldados 1.0 mientras terminábamos la conversación con Santiago. En esa edición del programa, tenían que simular la represión a un grupo de manifestantes encapuchados, con el equipo del ESMAD. Para gente como Pablo Santiago o Juan Bautista Colorado esa represión que, frívolamente, este programa televisivo muestra como un mero pasatiempo, ha sido una realidad extraordinariamente dolorosa que se ha cobrado la vida de dirigentes, amigos, compañeros y familiares. Y aun así, persisten y resisten. Esta clase de gente, son las personas realmente dignas de admiración en un país en el cual la esperanza brilla con intensa luz en medio de una obscuridad aterradora.

José Antonio Gutiérrez D.

31 de Agosto, 2017

Renán Vega Cantor

Rebelión


“Hay que invadir militarmente a Colombia para apoderarse de las riquezas de Venezuela”.  Paul Coverdale, Senador de los Estados Unidos y ponente del Plan Colombia, 1999. 

Estimados compañeros y compañeras de Buenos Aires: 

Les escribo desde un país que exhibe los peores indicadores de terrorismo de Estado y de violación de los derechos humanos en Sudamérica. En ese país en donde se han asesinado a 3000 dirigentes sindicales en los últimos 30 años (un promedio de cien por año), y apenas hace cuatro días fue asesinado Mauricio Fernando Vélez, vicepresidente del sindicato de trabajadores de la Universidad del Valle. 

En ese país han sido asesinados unos doscientos dirigentes sociales y populares en los últimos dos años, como es el caso del líder de la población afrodescendiente Bernardo Cuero, asesinado el 7 de junio. 

En ese país está en marcha un feminicidio abierto contra las mujeres pobres y trabajadores, 400 de las cuales han sido asesinadas en el primer semestre del 2017, como expresión del machismo clerical que aquí impera. Uno de esos casos se presentó en diciembre de 2016, cuando un individuo perteneciente a las clases dominantes, de nombre Rafael Uribe Noguera, un “hombre de bien”, como dicen los medios de desinformación, quien con sevicia secuestró, violó, torturó y asesinó a la niña Yuliana Samboni, hija de una familia de desplazados de una comunidad indígena del Cauca. 

En ese país, según denunciaba Amnistía Internacional a finales de abril de 2017, se presenta una “ola de asesinatos de indígenas”. El 19 de abril fue asesinado Gerson Acosta, gobernador del Resguardo Kite Kiwe, en el municipio de Timbio, Cauca, a pesar de contar con medidas de protección del Estado. 

En ese país fueron asesinados más de 500 defensores de Derechos Humanos en los últimos 10 años, 80 de ellos en el 2016. En promedio cada cuatro días es asesinado un defensor de derechos humanos. 

En ese país fueron asesinados 107 ambientalistas en el 2016, algo que no resulta sorprendente si tenemos en cuenta que este mismo país es uno de los más biodiversos del planeta, y sus variadas riquezas naturales están en la mira de grandes empresas transnacionales, que suelen financiar a sicarios y asesinos paramilitares. 

En ese país se presenta la mayor cantidad de desplazados internos de todo el mundo, puesto que según informaciones del Consejo Mundial para Refugiados, hasta diciembre de 2016 se habían expulsado a 7,2 millones de personas de sus tierras y lugares de residencia, superando a países como Irak, Siria, Sudan o Libia. 

En ese país han sido asesinados ya cuatro miembros de una insurgencia desmovilizada, apenas habían salido de la cárcel (recordemos que el actual presidente de ese país continuamente anunciaba el dilema de “La cárcel o la muerte”, pero ahora parce haberse actualizado el eslogan con el dicho de Primero la cárcel y luego la muerte), además han sido asesinado ocho familiares de ex guerrilleros, como parte de una campaña de exterminio en marcha. El primer insurgente asesinado fue Luis Alberto Ortiz Cabezas, en Tumaco, el día donde fue vilmente ultimado en abril de 2017, solo quince días después de haber salido de la cárcel. 

En ese país, el 10% de la población más rica gana cuatro veces más que el 40% más pobre. 

En ese país, según el Índice de Theil (que mide la distribución de la renta, o la desigual distribución de la riqueza), pasó de 0,807 en 2000, a 0,831, en 2013. Tan desigual es este país que el afamado economista Thomas Piketti dejando de lado la diplomacia que caracteriza a cierto tipo de académicos cuando hablan del lugar al que son invitados, sostuvo a comienzos de 2016 que “este país es uno de los más desiguales del mundo”. 

En ese país, según una Comisión de Expertos en tributación nombrada por el propio gobierno, sus verdaderos dueños, los grandes supermillonarios, evaden anualmente unos 30 billones de pesos, mediante exenciones o deducciones. 

En ese país, la corrupción del sector público y privado alcanza tal magnitud que en un solo negociado, el de la Refinería de Cartagena, los sobrecostos de su modernización alcanzaron la cifra de 4 mil millones de dólares, una cifra que corresponde a algo así como a 1,5 veces el costo de ampliar el canal de Panamá, una de las obras de infraestructura más costosas de América Latina. 

En ese país, donde se presume mucho de practicar la libertad de prensa, cinco grandes grupos económicos son propietarios de los principales medios de comunicación (radio, televisión y prensa escrita). 

El país del que les habló es COLOMBIA, cuyo presidente ha sido galardonado el año anterior con el “NOBEL DE LA PAZ”, lo cual en verdad debería leerse como el NOBEL DE LA MUERTE, lo cual no es raro que ocurra por los nefastos antecedentes de ciertos personajes que han recibió tal premio (Barack Obama, Henry Kissinger, Simon Perez, entre otros notables criminales de guerra). 

Pero nada de lo anteriormente mencionado es noticia para los grandes conglomerados mediáticos, ni tampoco parece preocupar a cierta intelectualidad biempensante que ha retomado, para referirse al caso venezolano, la teoría de los dos demonios a la hora de intentar explicar la violencia que allí se ha desatado en las últimas semanas. 

Es bueno preguntarse, por qué razones ese país, Colombia, no aparece nunca mencionado como el paraíso de la desigualdad, la antidemocracia y la injusticia en el continente y por qué razones no existe una solidaridad con el sufrido pueblo colombiano por parte de intelectuales y vedettes académicos –algunos de los cuales desde Europa y otros lares nos suelen visitar con relativa frecuencia–. Lo llamativo es que muchos de esos mismos intelectuales –y usamos un término completamente desprestigiado, porque como decía Eduardo Galeano esa noción separa el corazón de la razón, o el pensamiento del sentir– se pronuncien con tanta beligerancia contra el gobierno Venezolano, pero nunca nombren al régimen criminal y al terrorismo de Estado imperante en Colombia. 

Y existe un hecho adicional que hace más preocupante el silencio sobre lo que sucede en Colombia –en donde el terrorismo de Estado no ha dejado de operar, a pesar del discurso sobre la paz– y es que precisamente este es uno de los países que se han convertido en punta de lanza de esa doble tenaza que amenaza a la revolución bolivariana: la intervención imperialista de los Estados Unidos y la subversión interna de los golpistas abiertos y disfrazados. 

En efecto, hasta un ciego puede ver el papel activo del bloque de poder contrainsurgente que domina a Colombia (formado por su Estado y sus clases dominantes) en el saboteo que soporta Venezuela, y un papel relevante en diversos planos: político, económico, mediático y 
militar. Económico, por los procesos de contrabando, que desangran a la economía venezolana y que hacen llegar productos a muy bajo costo al territorio colombiano (principalmente petróleo), que enriquece a diversos grupos, entre ellos paramilitares. Político, porque es clara la abierta intervención del Estado colombiano, empezando por el actual gobierno, en los asuntos internos de Venezuela, con su apoyo a la mal llamada “oposición”, y respaldando a la desprestigiada OEA. Esa intervención política se ha renovado recientemente con la reunión entre Juan Manuel Santos y Donald Trump, donde con cinismo se anunció que “seguiremos trabajando sobre situación de Venezuela”, que quiere decir “seguiremos interviniendo y saboteando al gobierno legítimo del vecino país”. En el caso de Juan Manuel Santos, su intervencionismo es más vergonzoso, si tenemos en cuenta la contribución de Venezuela al desarrollo de los diálogos con las FARC. 

Mediático, porque la prensa colombiana, controlada por los dueños de este país, libra desde siempre una campaña de calumnia, mentira y desprestigio contra el proceso venezolano, como parte de una matriz mediática orquestada desde el corazón del imperio, donde los medios colombianos cumplen un papel central. Leer un diario de este país, escuchar una emisora de radio o ver un canal de televisión cuando se refieren a Venezuela es asistir a un coctel repleto de todo tipo de infundios, que llegan a planos de un realismo mágico invertido, que de no ser por el objetivo criminal que persiguen solo causarían risa. ¿De cuándo acá medios de desinformación como RCN, Caracol, El Espectador, El Tiempo o la Revista Semana se preocupan por los niños que sufren hambre y desnutrición en Venezuela, como si en Colombia no estuvieran muriendo de inanición niños indígenas en la Guajira y negros en el Choco? 

Militar, porque desde hace años hay grupos paramilitares de origen colombiano operando en territorio venezolano, con un claro y abierto respaldo de los jefes paramilitares (conocidos políticos) que actúan impunemente desde Colombia, donde además se refugian una gran parte de golpistas (Carmona el “breve”, golpista del 2002 recibió asilo político en este país) y de criminales, incluyendo los de “cuello blanco”, que han delinquido en Venezuela, pero que aquí son presentados como “perseguidos políticos”. 

Tan abierta y beligerante es el papel que cumplen el bloque de poder contrainsurgente en Colombia como punta de lanza de la agresión contra Venezuela, que acá un tema de discusión permanente está referido a lo que en forma vulgar se ha denominado como castro-chavismo, hasta el punto que cualquier reflexión crítica –y aquí no abundan, puesto que la intelectualidad es igualmente funcional a ese paradigma contrainsurgente que odia a los venezolanos pobres y mulatos y admira a los millonarios y oligarcas– es inmediatamente descalificada y rechazada. ¡Por algo, debido al papel de quinta columnas del imperialismo estadounidense que han desempeñado las clases dominantes de Colombia y sus intelectuales orgánicos, a nuestro país se le conoce en el mundo como el Caín de América Latina o el Israel de Sudamérica! 
Esa postura del régimen santista y de los círculos dominantes en la política colombiana y en sus medios de desinformación, nos avergüenza como latinoamericanos, máxime cuando conocemos algo de la historia trágica de nuestro continente y cuando vemos que hoy se vuelve 
a poner en marcha el guion golpista y contra-revolucionario que en anteriores ocasiones ha funcionado en países como Guatemala (1954), República Dominicana (1963-1965), Chile (1973), Nicaragua (1990), cuyo costo ha sido sangriento para millones de habitantes pobres de esos países. 

Hoy es evidente lo que está en juego y lo que interesa a los intervencionistas y a sus socios internos, en Colombia, Venezuela y más allá: eliminar un proyecto que, con todas sus limitaciones y contradicciones, se ha atrevido a tocar intereses estratégicos. Lo que hoy se llaman Derechos Humanos, Democracia, Libertad… por parte de los Estados Unidos, la OEA, los gobiernos abyectos de Colombia, México, Argentina, Brasil…, así como de la mal llamada “oposición venezolana” son simplemente eufemismos para no nombrar en forma directa el interés supremo: EL PETROLEO VENEZOLANO. Este es, y dejémonos de volteretas analíticas innecesarias, el verdadero objetivo de lo que quieren derrocar el régimen constitucional en Venezuela, como también lo ha sido en Irak o en Libia, lugares en los que se repitió la misma cantaleta, la cual condujo a la terrible violencia, que en esos lugares ha dejado miles de muertos y el caos generalizado. 

Si llegase a imponerse la tal “oposición”, responsable principal del desangre que hoy viven los hermanos venezolanos, uno tendría que ser muy ingenuo, iluso e ignorante de los elementos básicos de la historia de nuestro continente, para creer que esto va a representar un avance democrático para Venezuela y el continente. Dejémonos de engaños y mentiras, lo que se va a imponer va a ser una terrible dictadura, así sea de apariencia civil, a la colombiana, cuyo objetivo es el de desmontar los avances sociales que, en medio de dificultades se han alcanzado en el país vecino, pero sobre todo eliminar del escenario político e histórico a los sectores populares, que es el gran logro de Rafael Chávez. De ahí el odio contra el chavismo, por el carácter plebeyo de su composición social, tras el cual alumbra otro tipo de democracia, que va más allá de la democracia liberal, con sus fetiches institucionales que tanto deslumbran a ciertos intelectuales de Europa y a algunos de sus émulos de estas tierras. 

Eso es lo que está en juego y por eso en este momento trascendental no podemos andar con medias tintas ni con compromisos abstractos con la democracia liberal o con los Derechos Humanos, como si no hubiera que respetar la decisión de ampliar esa democracia con la participación soberana de la gente, para que le apueste a nuevos caminos que desde dentro ayuden a encontrar salidas a la encrucijada que hoy vive la revolución bolivariana. Eso solo lo decidirá el propio pueblo venezolano desde las calles y sus sitios de trabajo y organización. Eso es lo que debemos respaldar y por lo mismo rechazar la intromisión violenta y fascista que desde Washington, Bogotá o los barrios ricos de Caracas se realiza a diario, a costa del dolor y la sangre de los venezolanos humildes. Lo que deseamos es una ampliación de la senda popular que se abrió en Venezuela en 1998, con la participación soberana de los sectores plebeyos. Esto es trascendental para el futuro inmediato de los proyectos anticapitalistas en nuestra América, de ahí la importancia de lo que acontece en estos momentos en la tierra de Simón Bolívar y de Hugo Chávez. 

Bogotá, junio 25 de 2017 

El Sur de Bolívar es una región de una riqueza cultural y ambiental única, propia de un punto de encuentro a medio camino en el enérgico curso del río Magdalena desde los Andes al Atlántico. Se llega a él combinando todas las formas de transporte imaginables en la ruralidad colombiana: buses, motos, carros, lanchas, bestias y "voleando pata", como se dice. En este punto del mapa se cruzan los mundos paisa, costeño y santandereano, con sus hablados, sabores y manierismos típicos. Su caótica geografía ve desgranarse el río Magdalena en ciénagas, brazos que recorren lomas y selvas. En este mundo anfibio, donde tierra y agua no pueden separarse del todo, se yergue, imponente, la serranía de San Lucas, uno de los sitios con la mayor biodiversidad del país. En medio de toda esa diversidad de criaturas exóticas y fantásticas, también hay seres humanos, humildes y asombrosos a la vez, que han llegado a este territorio a explotar sus recursos mineros, pero que han ido convirtiéndolo de un lugar de paso, en un lugar al que llaman hogar.

El proceso en el cual estas comunidades han ido convirtiendo su territorio en el espacio vital en el cual reproducen una forma de ser en el mundo, no ha estado exento de conflictos, violencias y resistencias. Antes bien, estos tres procesos han sido el eje articulador del proceso de construcción territorial en el Sur de Bolívar. Si bien cada región tiene sus particularidades, el despojo y el saqueo son constantes que encontramos en todos los territorios en conflicto en Colombia. Las dinámicas de violencia y colonización, resistencia y despojo, de militarización y paramilitarización, son sorprendentemente similares a las de otros territorios. Podemos decir que, en gran medida, la historia del Sur de Bolívar es la historia de Colombia. Sin embargo, a la vez la historia del Sur de Bolívar es muy particular. La importancia estratégica del Sur de Bolívar, así como las dinámicas económicas y sociales de la región, le dan matices muy particulares que le imprimen a este proceso un carácter único, que tratamos de develar conversando con un protagonista de esta historia. 

Colonización, violencia y resistencia

La colonización de la Serranía de San Lucas está desde siempre ligada a procesos de violencia oficial y resistencia comunitaria. Uno de los primeros asentamientos en la región, en épocas coloniales, fue el palenque de Norosí, un proceso palenquero ligado a la sublevación de cimarrones bajo el liderazgo de Benkos Biohó. Otro importante momento para la colonización fue a finales de los 1940 y comienzos de los 1950, a manos de refugiados de la Violencia, que encontraron en estas lejanías y en su accidentado paisaje un refugio en contra de la violencia conservadora. Ahí se dedicaron a aserrar el bosque en las partes bajas, explotando maderas como el cedro o la tolúa. Luego llevaban la madera en balsas, para venderla en Magangué o en Barranquilla. En esta oleada de colonización se crearon comunidades como Buenos Aires, Papayal, y crecieron otros asentamientos previos, como Simití y Cerro de Burgos que vendían madera a los vapores que subían por el Magdalena. 

Luego, entre la década de 1960 y la de 1970, comienza la bonanza marimbera. Atraídos por el lucrativo negocio de la marihuana, comienzan a llegar ya no sólo costeños, sino además gente del interior: boyacenses y santandereanos. El choque entre ambos grupos lleva a múltiples conflictos entre costeños y cachacos. Santa Rosa, por ejemplo, crece en esta época como un centro eminentemente cachaco, en el que se miraba a menos al venido de la costa –por lo general negro- y los conflictos se resolvían frecuentemente a machete. Las fincas marimberas vieron crecer pueblos como Banco Magdalena, San Martín de la Loba, Arenal, Morales, San Pablo, Tiquisio, entre otros. En todos estos pueblos de la ciénaga, a orillas del río, el encuentro entre las mulas que bajaban de las serranías cargadas de marihuana y los comerciantes, generaron una importante actividad económica y un gran crecimiento. Santa Rosa creció mucho porque de todos los poblados ya urbanizados, era el más cercano a la Serranía de San Lucas: en esa época, de ahí hasta el corazón de la sierra se tardaban unas tres jornadas, en circunstancias que desde otros pueblos de la región, uno podía tardar, fácilmente, una semana sino más. 

El proceso de organización social en esta región comienza con una camada de jóvenes atraídos en la década de 1980 por otras dos bonanzas: la bonanza minera y cocalera. Uno de estos jóvenes, llegado en 1988 del municipio de San Martín de Loba, fue Narciso Beleño, hoy uno de los principales dirigentes en la Federación Agrominera del Sur de Bolívar, Fedeagromisbol, afiliada al Coordinador Nacional Agrario (CNA), con quien conversamos en la oficina de esta organización en Santa Rosa. Al comienzo no había asociaciones, nada. Él nos explica cómo fue el proceso mediante el cual comienzan a organizarse las primeras asociaciones mineras, pero sin ninguna dirección. Es así como en 1992 se funda Asoagromisbol, la Asociación Agrominera del Sur de Bolívar. Él nos plantea que esto era una asociación de asociaciones y que, debido a una serie de cuestiones de orden legal, tuvieron que convertirse en federación, asumiendo el nombre con el cual son conocidos actualmente en 1998. Nos comenta, sobre el proceso que los llevó en este camino organizativo:

"Nosotros, desde el primer momento en que llegamos a colonizar la Serranía de San Lucas, buscamos la manera de legalizar nuestra actividad. Nosotros éramos, originalmente, pescadores y agricultores. Acá fue que nos convertimos en mineros. Desde entonces hemos hecho grandes esfuerzos para legalizar nuestra actividad minera, pero ha sido imposible, hay muchos obstáculos desde quienes controlan la legalidad". 

Me queda la duda de qué significa el concepto de agrominero que ellos utilizan en su nombre, si es que son mitad del tiempo mineros y mitad del tiempo agricultores, como muchos pueblos en la costa Pacífico. Pero él me plantea que no, que los mineros y agricultores acá lo son a tiempo completo. Sin embargo, 

"Esta sinergia del minero con el agricultor, existe porque nosotros somos campesinos de origen, y mantenemos lazos de amistad y políticos con esos campesinos, aunque ahora nos dediquemos a otra actividad. Además, en este territorio enfrentamos, campesinos,  pescadores y mineros, los mismos riesgos de desplazamiento y estigmatización. Por eso es que andamos siempre juntos, porque estos riesgos nos empujan a la unidad. En Colombia, el que anda solo, tiende a desaparecer."

El éxodo de 1998

Dentro de este proceso organizativo que se avanzó desde comienzos de los '90 hasta 1998, en que se constituyó la Federación, un momento clave y particularmente traumático, lo constituyó lo que, con evidente afectación, aun hoy la gente denomina el Éxodo de 1998. Las referencias bíblicas al éxodo del pueblo de Israel no hacen sino enfatizar la profunda fractura que vivió la comunidad con la irrupción de las Autodefensas del Sur de Bolívar de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), grupo paramilitar que llegó desapareciendo y matando. En el 2000 se agrupan con otros frentes paramilitares en el Bloque Central Bolívar. Aun cuando el éxodo se instala en 1998, desde 1997 ya venían haciendo presencia los paramilitares en la región. La primera víctima de la Federación fue el vicepresidente de la organización, aun llamada Asoagromisbol, Orlando Caamaño, a quien los paramilitares asesinan en Aguachica, Cesar, el 20 de Junio de 1997. Después de esta muerte los asesinatos de dirigentes se suceden anualmente. El 11 de Junio de 1998, el dirigente de la zona de Mico Ahumado, Andrés Molina es asesinado junto a otras dos personas, Elmer Villamizar y Olga Ester Mejía, en Cerro de Burgos, a las orillas del Magdalena. El 28 de Noviembre de 1999, desaparecen a Edgar Quiroga en Cerro Azul, en el municipio de San Pablo. Estos son apenas algunos de los casos más sonados por la condición de dirigentes reconocidos de las víctimas. Nos dice Beleño que "uno ni sabe cuánta gente mataron... uno calcula por ahí unas 50 personas de la organización". A raíz de esa mortandad y por la violencia con que los paramilitares llegan a romper el tejido social a la región, muchos habitantes de Santa Rosa y de los territorios circundantes, deben desplazarse. "Salió mucha, muchísima gente del territorio", nos explica don Narciso. "Sufrimos un encierro político, social y económico de más de 6 años. En esa época, los mineros y los campesinos que salían a las cabeceras municipales no volvían. Los paramilitares los desaparecían, los arrojaban al río". Al igual que quienes se refugiaron en la serranía durante la violencia conservadora, dice don Narciso que "nos quedamos monte arriba defendiendo nuestras vidas, desplazándonos internamente de vereda en vereda, sin poder bajar a los municipios".

La extrema hostilidad de los paramilitares se explica, además, porque Santa Rosa era un municipio vecino de San Pablo y Cantagallo, dos municipios que el Ejército de Liberación Nacional (ELN) pedía como municipios de despeje en las frustradas negociaciones que los elenos intentaron adelantar con el gobierno de Pastrana, ya enredado en las negociaciones del Caguán con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia –Ejército del Pueblo (FARC-EP). Según comentan pobladores de la región, los paramilitares desplegaron una amplia campaña para frustrar esa negociación, bloqueando rutas y trayendo gente de más abajo en el Magdalena Medio, de Puerto Wilches y Puerto Boyacá para oponerse a una iniciativa de paz que contaba con respaldo social. Pero en medio de la exacerbación de la violencia paramilitar, se logró quebrar el tejido social que sostenía estas iniciativas.  

Pero el éxodo tuvo por consecuencia no prevista por parte de los paramilitares, una politización importante de este proceso. Hasta entonces, el proceso era más bien reivindicativo, con algunas movilizaciones para lograr construcción de algunas carreteras, incluida la que llega al Cerro San Lucas, y la construcción del hospital de Santa Rosa, así como la eterna búsqueda de la legalización de la actividad económica de estas comunidades mineras. Pero con la llegada de los paramilitares la Federación comienza a pensar de manera más política y a entender su accionar en la región en clave de construcción de territorio. 

La irrupción no le salió gratis a los paramilitares: el Frente "José Solano Sepúlveda" del ELN con el Frente 37 de las FARC-EP coordinaron una fuerte ofensiva armada en contra de los paramilitares, que según la versión de Justicia y Paz del comandante paramilitar Julián Bolívar, se cobró la vida de por los menos 685 paramilitares en el período 1999-2005. Pero aun cuando el precio que pagó las AUC por su incursión en el Sur de Bolívar fue bastante alto, el legado de muerte y destrucción que dejaron dejó una profunda marca en las comunidades: 556 personas asesinadas en la región, y un total de 2000 muertes a causa del conflicto en esos años. El accionar paramilitar comienza a bajar de intensidad no solamente con los golpes recibidos por las AUC, sino también con esa "conversación de yo a yo que tuvieron con Álvaro Uribe", como nos comenta este dirigente agrominero. Aunque tuvieron que bajar la presión, aseguran que se quedaron en la región y que mandaron a otros muchachos a cobrar los $800.000 mensuales que les pagaron por la desmovilización. "A veces se cambiaron los nombres, pero siguen siendo los mismos mandos, así tengan nuevo personal. Pero les tocó bajar la presión". Con la irrupción del Ejército en el 2006, los paramilitares comienzan a centrarse en lo estrictamente económico, aun cuando excepcionalmente sigan realizando tareas políticas. "Se quedan, bajan el perfil, pero siguen impuestando, cobrando vacuna, metidos en el tráfico... y con todo eso, la gente se les rebota y los comienza a changonear, a irlos quebrando uno por uno", explica Beleño. Para entonces, como en muchas otras partes, su presencia se había vuelto contraproducente y el mismo Estado que los creó en su cruzada contrainsurgente, los abandonó a su suerte. 

La Anglo Gold Ashanti irrumpe en la Serranía

Toda la Serranía de San Lucas está salpicada de pequeños socavones donde los mineros rebuscan su existencia como hormiguitas en medio de esta inmensidad. Según los datos que maneja la Federación, del 1.800.000 de hectáreas que tiene la Serranía, 1.600.000 tiene riquezas minerales y algún nivel de explotación, por mínimo que sea. Según Beleño, esto "es una desgracia que tenemos que regular. Ciénagas, humedales, estribaciones... hay oro y plata por todo lado. Pero hay otras cosas. En Morales se quería dar licencia para la explotación a gran escala y a tajo abierto del Cobre. Nosotros frenamos eso. También se habla de que hay Coltán en el territorio".

En esos días en que se formó la Federación, intentaron buscar las maneras de legalizar su actividad, ya que la inmensa mayoría de esta minería es ilegal y la salida de estos productos es a través del mercado negro. Contactaron a Minercol, que les comunica que algunas de las áreas que habían pedido licencia alrededor de San Pedro Frío, estaban pedidas en licencia, y habían sido supuestamente tituladas, por una familia Higuera-Palacios, una familia potentada de Barranquilla. Tras una larga pelea jurídica, se descubrió que esta pretensión de la familia Higuera-Palacios no tenía sustento. Así ganó la Federación licencia para explotar los minerales en el área de San Pedro Frío. Sin embargo, perdieron la licencia  sobre 3.333 hectáreas luego de 11 años, porque no habían esperado, para reanudar sus actividades extractivas, los 30 días hábiles para que esta familia barranquillera apelara la decisión judicial. Sin embargo, aún cuando tienen licencia para trabajar, según Beleño, "eso no es ningún logro, porque la normatividad exige una serie de avances técnicos por igual al chico que al grande, y ponen a medir a los pequeños propietarios con la misma vara que se mide al grande, y ahí si no tenemos como competir. Es una nueva forma de desplazamiento: o cumplen con una serie de exigencias técnicas, o se van, cuando nosotros llevamos décadas en este territorio".

Pero la amenaza más grande que la comunidad ha enfrentado, es la irrupción de la Anglo Gold Ashanti (AGA), multinacional minera de origen sudafricano, pero de fuertes capitales ingleses, que también ha hecho noticia en Colombia con su pretensión de hacer la mina a cielo abierto de oro más grande del mundo, la "Colosa" en Cajamarca, Tolima, proyecto que ha sido resistido de múltiples manera por el pueblo cajamarcuno. La llegada de la AGA a la región fue de manera muy velada. En el año 2000, a la Federación se le ofreció una indemnización de U$ 2 millones como reparación por los daños sufridos a manos del paramilitarismo. Esto decidieron utilizarlo para realizar un proyecto de integración minero. Por problemas de ejecución de los fondos, ese proyecto no se podía realizar mediante la Federación, porque no podía, legalmente, ejecutar proyectos mayores al capital inicial con que ésta había sido fundada. Con lo cual la Federación decidió que el proyecto se implementara a través del PNUD, en un total de 10 proyectos. Se contrató a cinco profesionales, pero el resultado fue una decepción total para la organización. 

Según Beleño, "esos profesionales estuvieron 5 años estudiando las riquezas de la región y estudiando al movimiento popular, con fines muy distintos a la ayuda a la comunidad. Los proyectos se diseñaron para el fracaso. Todos estos profesionales comenzaron, al poco tiempo, a trabajar con una empresa llamada 'La Kedahda', que llegó a nuestro territorio en el 2003. Todavía contratado por el PNUD, uno de estos profesionales, William Batista, diciendo que era empelado de 'La Kedahda' y que esta era una empresa colombiana de un capital de apenas U$180.000, que quería trabajar con nosotros en minería limpia. A nosotros nos interesaba la minería limpia, porque nos veíamos ya como un territorio en construcción, en el cual queremos permanecer y tener una vida digna, no lo vemos como zona de mero rebusque. Nos mintió, porque en realidad esta era una filial de la Anglo Gold Ashanti, cosa que vinimos a descubrir gracias a unos amigos de la Universidad Nacional a quienes pedimos averiguar sobre esta empresa después de ver que sus referencias estaban todas en inglés. Nos daban una oferta que no pudimos aceptar: ¡querían que, a cambio de un 10% de sus ganancias anuales, nosotros corriéramos con el 10% de sus inversiones y que les cediéramos el 100% de nuestras licencias mineras! Querían que entregáramos todo a cambio de nada. Cuando supimos que era la Anglo Gold Ashanti, entendimos todo lo que nos había pasado en esos últimos diez años".   

Pese a que a la AGA le dieron una licencia de 400.000 hectáreas en el Sur de Bolívar, nunca pudieron entrar, por la fuerte resistencia de los mineros, y también por la presencia de movimientos guerrilleros en la zona. "Había tres guerrillas en esta región, el Ejército Revolucionario de los Pobres, ERP, que es un grupo que se abre del ELN en 1998 y duran hasta pasadito el 2010, pero que se deformaron mucho y terminaron muy bandolerizados, secuestrando a gente por tres millones de pesos, una vaina horrible. Entraron por eso en conflicto con las FARC, que les dieron muy duro, y también el Ejército que los terminó de aniquilar por allá por los Montes de María y Tiquisio. También estaban las FARC, que operaban principalmente a través del Frente 37, que acá tuvieron una presencia más bien económica, cobraban tributo pero no hicieron ni mucho trabajo militar ni político. El grupo guerrillero acá más fuerte era el ELN, que operaba a través del Frente de Resistencia Guamocó, del Frente Guillermo Ariza y del Frente José Solano Sepúlveda, la estructura más grande, de unos 300 ó 400 combatientes, del cual salió el ERP". Así las cosas, la AGA no ha podido entrar, pero tampoco ha renunciado a su pretensión de echar sus manos sobre las riquezas de la Serranía de San Lucas.

De la paramilitarización a la militarización

Para el 2006, en todo caso, la paramilitarización dio paso a la militarización abierta, una secuencia que se presentó en casi todas las zonas en conflicto del país. Se presentó el Batallón Nariño y el Batallón 48 de Alta Montaña. La militarización del territorio avanzó gracias a una doble estrategia: por una parte, la estigmatización de la Federación, como comenta Beleño, "le decían a la comunidad que la pobreza de la región se debía a que nosotros no permitíamos que las multinacionales se metieran al territorio, que no las dejamos trabajar. Eso hizo mucho daño en alguna gente". 

La otra estrategia, según este líder comunitario, consistió en los falsos positivos y las ejecuciones extrajudiciales: "Cuando el ejército entró, lo primero que hicieron fue asesinar a Alejandro Uribe Chacón, de la comunidad Mina Gallo, a quien presentaron como muerto en combate. Su cadáver fue a aparecer por allá por Barrancabermeja... un gran líder de la organización, un compañero de proyección nacional. Lo matan el 19 de Septiembre del 2006. Así fue que entraron al territorio". Este asesinato habría sido realizado por el Batallón Nueva Granada, adscrito a la V Brigada. Un antecedente de la práctica de los falsos positivos según la Federación, fue la Masacre del Cerro del Oso, una zona de campamentos mineros, en la cual el ejército, el año 2003, asesinó a tres mineros y desapareció un niño de 11 años. De los cadáveres de los asesinados y el niño desaparecido no se tiene noticia hasta hoy. Todos fueron presentados como muertos en combate, supuestamente, con el ELN.

Hoy en día, se lamenta Beleño, "los que no fuimos asesinados, enfrentamos el riesgo de los falsos positivos judiciales. Tenemos en la cárcel, por ejemplo, a dos grandes dirigentes, el compañero Isidro Alarcón, de Morales, que trabajaba en todo el sector de Mico Ahumado, y Manuel Zabaleta, un dirigente histórico de la región, que perteneció a la ANUC línea Sincelejo en la década de los 1970. Ambos están presos por rebelión, concierto para delinquir y otras vainas ahí que los enredan. Pero es lo mismo, están presos por defender el territorio, por ser dirigentes de nuestra organización. Eso ni hablar de la cantidad de afiliados presos, no sabemos cuántos hay, los llevan por todo el país. El ejército, en realidad, vino a terminar de romper todo lo que no pudo romper el paramilitarismo". 

Dentro del proceso de resistencia en el territorio adelantado por Fedeagromisbol, se habían realizado, entre el 2006 y el 2008, tres romerías al Cerro la Teta de San Lucas, un lugar simbólico de gran importancia en la región, a cuyos pies se encuentra San Pedro Frío. Pero desde entonces ya no se pudieron realizar: se instaló una base militar del Batallón Nariño, y no han dejado realizar la romería. Cerca de la base, hay un poblado de San Pedro Frío donde no hay ni electricidad ni servicios, ni agua. "La comunidad obtiene el agua por gravedad, la represa y se la lleva para el consumo. Pero el batallón les usa el agua y deja en ella sus deshechos, que caen ahí porque ellos están arriba, y caen al agua que tiene que tomar la gente. Hemos hablado con la Personería, con la MAPP-OEA, hemos pedido en todos los tonos que desocupen el área, pero nada". Este año, gracias a la mediación del Centro Nacional de Memoria Histórica, han logrado que se vuelva a autorizar la romería, la cual tendrá lugar los días 22 y 23 de Julio, pero tendrán que dar la vuelta a la base militar, que seguirá ahí hasta no se sabe cuándo. 

Resistencia en el territorio, proyecto de futuro

El proceso de rearticulación de la Federación se ha dado en medio de la militarización, en incluso de la paramilitarización del territorio. Ya el 2001 se realiza una Caravana Internacional por la defensa del territorio que pone los ojos sobre la realidad de esta región. Hacia el 2006 comienzan a bajar los dirigentes de la Federación hacia las cabeceras municipales, y la organización estaba muy debilitada, física, económica y moralmente. Gracias a algunos recursos gestionados por la Unión Europea a través de los Laboratorios de Paz, lograron recomenzar este trabajo. "La Unión Europea quiere algo de nosotros, no son amigos ni hacen esto desinteresadamente", dice Beleño, "pero no teníamos más opción en las condiciones en que estaba nuestra organización. Pusimos como condición ser nosotros quienes conducían el proceso. Por eso es que cuando los proyectos se acabaron, muchos procesos dependientes de estos fondos se quebraron, pero nosotros no".

Desde entonces, no ha parado el trabajo de denuncia de la militarización, la búsqueda de la legalización de la actividad minera de la región, y la búsqueda de fórmulas que permitan a pescadores, agricultores y mineros vivir en este territorio y preservarlo para las futuras generaciones. Pero ahora la gran amenaza que enfrentan las comunidades del territorio, viene en la forma de la figura de la declaración de la Serranía de San Lucas como zona protegida, tema que ha venido siendo discutido desde el 2012, debido a que, desde la Federación, consideran que actualmente presenta figuras demasiado restrictivas. Se quejan de que esta discusión se ha venido imponiendo mediante la firma de personas individuales a cambio de un almuerzo, haciendo el quite a la Federación y las organizaciones comunitarias. Beleño es enfático al afirmar que "nosotros también queremos conservar lo que hay, pero no a costa de nuestro desplazamiento. No podemos acabar así con 30 años de lucha. Nos dicen que somos depredadores, y hemos demostrado que estamos interesados en la conservación y cada día mejoramos nuestra relación con el medio, nuestra conciencia. Necesitamos una figura que no nos acabe, una figura que nos permita conservar y seguir trabajando... lo más cercano a este anhelo es el Distrito de Manejo Integrado, porque permite la minería, pero pone muchas restricciones a los pequeños, mientras facilita la entrada de las multinacionales debido a su capacidad tecnológica. Queremos la preservación del ambiente pero también de nuestras comunidades. Haremos 59 reuniones en todo el territorio que pretenden declarar como zona protegida, con las que esperamos llegar a más de 5000 personas, con las cuales discutiremos un proyecto para el Sur de Bolívar, que tenga por concepto la preservación, conservación y restauración. El gobierno dice que esto debe estar decidido en Septiembre, que pare entonces tengamos la socialización lista, pero eso no es así, a las carreras. Las comunidades tienen que tener tiempo para aportar, conocer y decir sí o no, pero informadamente."

Así como hay una gran cantidad de flora y fauna que deben ser preservadas, en la región también hay comunidades que merecen el mismo cuidado y respeto. Estas comunidades están concientes que, en gran medida, su destino depende de ellas mismas y de la capacidad que tengan para articular un proyecto de vida y permanencia en el territorio que logre convocar solidaridades amplias. 

José Antonio Gutiérrez D.

21 de Julio, 2017

Por: Ing. Juan E. García Romero

Introducción:

La agitación social por la que atraviesa el País, se encuadra en un momento caracterizado los escandalosos robos a los dineros del tesoro público, la masificación y profundización de la miseria en la población colombiana por las alzas galopantes en los combustibles, en los pasajes, en los bienes de consumo y servicios ocasionadas por la aplicación de la reciente reforma tributaria de la administración Santos.

Para el análisis de la situación socioeconómica que viven las comunidades urbanas y rurales que hoy se agitan en torno de la miseria, el desempleo galopante y que puja por mejores condiciones de vida a través de las protestas sociales, movilizaciones populares y los paros cívicos en todo el país, de otro lado, los síntomas de la más profunda descomposición del bloque de poder gobernante de la burguesía, que se manifiesta en el robo del tesoro público, en la aplicación de la recientemente aprobada reforma tributaria cuya implementación de impuestos indirectos como el IVA o sobre los combustibles, hurgó en los bolsillos de quienes viven en el abismo de la miseria y a la vez, son los grandes consumidores de alimentos, de bienes y servicios; por consiguiente, quienes verdaderamente pagan impuestos.

Ante las protestas sociales, el bloque de poder involucrado en los robos a los dineros públicos, tal como en lo que ocurre en los casos de Reficar el de Odebrecht se impone por medio de la fuerza pública, la quintaesencia del autoritarismo fascista.

Antecedentes:

El robo de los dineros públicos:

En estos últimos 50 años en Colombia, se han tenido noticias de robos al erario público. Tal vez, los más sonados el de Fadul y Peñaloza bajo la administración de Lleras Restrepo, el robo de la maleta de Fonseca, los robos a los dineros del erario público de gobernaciones y alcaldías en todo el país ocurridos en las décadas de 1980 y 1990, el robo de 13.5 millones de dólares de las cuentas especiales de las fuerzas Armadas por Soto Prieto y de los 27000 millones de pesos robados por Reginaldo Brady en la contratación del dragado del canal del Dique en el Rio Magdalena bajo el mandato de Belisario Betancourt; los robos de Agro – Ingreso Seguro en el que resulto involucrado el entonces flamante ministro de Agricultura Andrés Felipe Arias, alias “uribito”, de la administración de Álvaro Uribe Vélez, hoy prófugo de la justicia. Ministros como Santofimio Botero y Fernando Botero que fueron procesados y sentenciados robos a instituciones públicas; alcaldes como Juan Martin Caicedo Ferrer y su flamante secretaria de Hacienda Marcela Airó de Jaramillo, también fueron procesados y condenados robos al tesoro público del Distrito Capital de Bogotá.

La impunidad:

En todos los casos de robos o como las elites califican sus delitos: “desfalcos entonces o enriquecimiento ilícito ahora”; los involucrados son procesados y sentenciados, pero, son condenados a tres o cuatro años de cárcel y conducidos a purgar en los casinos de oficiales de algún batallón del Ejército o de la Armada Nacional; allí con todas las comodidades y privilegios, disfrutan a sus anchas con sus pares y la alta oficialidad. Además, tienen la ciudad o el país por cárcel; es frecuente verlos en sus lujosos carros en fiestas y actos sociales públicos de parranda, esto cuando se supone, están detenidos; cuando no, es imposible hacerlos comparecer ante un juez, caso más sonado ahora el de alias “uribito”. Y, cuando salen, se van a disfrutar de lo robado y con la hoja de vida limpia con la que vuelven a ejercer cargo público, caso el de Juan Martin Caicedo Ferrer. ... ¡Ah!... Y no devuelven un peso de los dineros públicos. Lo anterior, revela la existencia de un sistema jurídico corrupto, elaborado y establecido para que los cuadros de la burguesía que lleguen a los altos cargos en la administración del Estado, tengan la seguridad jurídica de que al momento de cometer estos robos al tesoro público, sean tratados de tal manera y con todos los privilegios y puedan alzarse con el botín de los recaudos públicos de las tesorerías, de esta forma, perpetuar su poder político y su estatus social de clase.

La crisis social y económica.

Nunca fue tan clara y descarada la actuación de esta burguesía lumpen. Con una reforma tributaria como telón de fondo, que la administración de Juan Manuel Santos, justifico a través de su ministro Cárdenas Santamaría, “por la perdida en la renta petrolera ocasionada por la caída de precios del barril de petróleo en el mercado internacional. Este ministro, antes de presentar el proyecto de reforma tributaria al Congreso de la Republica, argumento en aquellos días del mes de agosto de 2016, que: “por efectos de la caída de la renta petrolera, el país ya había registrado pérdidas en las reservas internacionales de 54 billones de pesos. En el mes de septiembre volvió a afirmar que dicha caída en la renta petrolera ya había producido unas perdidas en los ingresos de la tesorería general de la nación de 4.5 billones de pesos y en este contexto presento el proyecto de reforma tributaria, el cual fue aprobado sin muchos reparos. Según el ministro, el gobierno pretende recaudar 4.8 billones de pesos por este concepto, disque para poderle girar a los sectores de salud, educación e inversión social.

¿Quiénes quedaron exonerados de esta reforma?

Los poseedores del capital, los rentistas y los poseedores de la riqueza. La carga fundamental de esta reforma tributaria estriba en el impuesto IVA, el cual, a día de hoy, representa más del 85% de los ingresos a tesorería general de la nación. En otras palabras, la carga tributaria recae sobre todo aquel que obligado por las circunstancias, tenga que consumir alimentos, vestuario, servicios públicos y de vivienda. Así las cosas, es a la inmensa mayoría de la población a la que le caen encima para saquearle los bolsillos.

Pero, apenas transcurridos quince días del mes de enero de 2017, estallaron los escándalos por los billonarios robos al tesoro público. Los robos por las contrataciones en la construcción de la refinería de Cartagena “REFICAR” por valor de 17 billones de pesos. Y días después, el otro robo en las contrataciones de infraestructura vial, por valor de 11,8 millones de dólares que equivalen a unos 35.400 millones de pesos colombianos, con la firma brasilera de Odebrecht y, días después, en contratos que también están en el ámbito de los negociados con esta multinacional, se destapo el del préstamo del Banco Agrario al contrato de Navelena que involucra a CorpoMagdalena, a Odebrecht y la Agencia Nacional de Infraestructura ANI, por valor de 120.000 millones de pesos, En este contexto, también salió a la luz pública, los sobornos de Odebrecht en las campañas presidenciales de Andrés Pastrana Arango, las dos de Álvaro Uribe Vélez y las dos de Juan Manuel Santos.

Los casos de Odebrecht y de Reficar

El escándalo de Odebrecht, se destapa a nivel internacional por iniciativa de Washington con el propósito de endilgarle acusaciones de corrupción a la mandataria brasilera, Dilma Rousseff. A la presidenta del Brasil no se le pudo probar ningún acto de corrupción, pero la derecha que es mayoría parlamentaria del congreso de ese país, la destituyo, colocando en su lugar al presidente del senado, Michel Temer. Los sobornos de la multinacional Odebrecht, repercutieron en la mayoría de países del continente Latinoamericano; en Colombia, golpeo con efecto bumerang a las administraciones de Santos, las de Uribe y Pastrana Arango.

A escasos días de haber ocurrido la firma de los acuerdos de paz de la Habana con la Insurgencia de las Farc – Ep y de haber sido aprobada la reforma tributaria en el Congreso de la Republica, por los medios de televisión y periodísticos, comenzó el destape de los robos más escandalosos cometidos por funcionarios públicos del alto gobierno, el de Odebrecht y el de Reficar.

Los sobornos de Odebrecht en las pasadas campañas presidenciales de Santos y Zuluaga en el 2014

Por ahora, el escándalo ya causo sus efectos en las toldas del uribismo en cuanto a las aspiraciones de Óscar Iván Zuluaga, candidato en las presidenciales del 2014 y quien anunció que va a “aplazar” su intención mientras se aclara por qué Odebrecht pagó 1,6 millones de dólares de los honorarios que recibió el estratega ‘Duda’ Mendonça por asesorar la campaña del Centro Democrático de hace tres años. En este escándalo, el gobierno del presidente Santos está cuestionado. La versión de Otto Bula sobre la supuesta entrega de un millón de dólares de Odebrecht para Roberto Prieto, exgerente de la campaña Santos Presidente en el 2014. (2)

El primer capturado por estas defraudaciones, fue la del exviceministro de Transporte, Gabriel García y días después, la del exsenador del Centro Democrático Otto Bula. Hay un capítulo de ‘corrupción burda’, y que corresponde al soborno de 6,5 millones de dólares pagados a Gabriel García, viceministro de Transporte del gobierno de Álvaro Uribe en el 2009, quien ya aceptó cargos. (2) Las investigaciones judiciales de los sobornos de la

multinacional Odebrecht, involucro a Daniel García Arizabaleta, exdirector de Invías, y de los exconsejeros presidenciales Miguel Peñaloza (después ministro de Transporte en el primer gobierno de Santos) y Mateo Restrepo. (2)

García Arizabaleta fue quien puso a la Fiscalía sobre la pista de María Fernanda Valencia y su esposo, Otto Rodríguez, esos dos nombres aparecieron en un capítulo que hasta ahora era desconocido por la Fiscalía: un contrato en Panamá entre Odebrecht y la firma Impressa Group Corp, de propiedad de Valencia y Rodríguez, para la elaboración de 2,5 millones de afiches para la campaña de Santos en el 2010. El valor del contrato (400.000 dólares), una vez más no coincide con los del mercado. En el segundo soborno, el de los 4,5 millones de dólares que recibió Otto Bula desde el 2014, el atajo por el que se coló la corrupción es más complejo y aún no aparece claramente el nombre de ningún funcionario en una actuación ilegal. (2)

Los sobornos de Odebrecht en las campañas presidenciales y la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI.

El exgerente de la campaña Santos Presidente, Roberto Prieto Uribe, señaló que fue un alto funcionario de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) quien gestionó el encuentro entre el empresario Andrés Giraldo y el exsenador Otto Bula, en el que según el excongresista entregó plata de Odebrecht. Prieto, afirmó en una carta enviada al columnista de EL TIEMPO Mauricio Vargas –en respuesta a una columna publicada el domingo llamada Digan la verdad– que la cita fue tramitada por Juan Sebastián Correa Rodríguez, secretario privado de la ANI, “y no como lo dijo un medio de comunicación que yo le había dado al señor (Eleuberto) Martorelli, (presidente de Odebrecht Colombia) el número del celular de Andrés Giraldo para que lo llamara, y que este a su vez llamara a Otto Bula”. Por la supuesta entrega de un millón de dólares a Andrés Giraldo de la que habló el excongresista Otto Bula ya fue vinculado a la investigación por la Fiscalía y escuchado en interrogatorio el pasado 20 de febrero Correa Rodríguez. (5)

El empresario Enrique Ghisays aceptó que, con su hermano Eduardo, ayudó a lavar el soborno a través de la firma Lurion. Pero no se sabe el paradero de 2,3 millones de dólares. Dentro de este caso, se citó a Miguel Peñaloza, asesor presidencial de Uribe y ministro de Transportes de Santos. Además, a Daniel García Arizabaleta, exjefe del Invías, asesor de Odebrecht y directivo de la campaña de Óscar Iván Zuluaga 2014. Los dos fueron mencionados en una grabación entre Morales y el empresario Miguel Nule (preso). El listado lo completan Mateo Restrepo, consejero presidencial entre 2009 y 2010, y Eduardo Zambrano; Rafael Nieto, Alfonso Pereira, Otto Rodríguez, María Fernanda Valencia y Giampaoli Scatolini. Se le pidió a la Corte Suprema indagar al exsenador Plinio Olano. El caso está unido a Ocaña-Gamarra, vía adicionada a la Ruta del Sol II. Ese apéndice tiene preso el exsenador Otto Bula, quien admitió ayudar a Odebrecht a lavar 4,1 millones de dólares. Dijo que un millón iba para Roberto Prieto, gerente de las campañas de Santos. (3)

El caso de REFICAR

En el caso de REFICAR, están involucrados la administración de Andrés Pastrana Arango, las dos administraciones de Álvaro Uribe Vélez y las dos administraciones de Juan Manuel Santos. El mismísimo ministro de Hacienda de Santos, Mauricio Cárdenas Santamaría y los entonces ministros de hacienda de las administraciones Pastrana y Uribe, Juan Manuel Santos y Oscar Iván Zuluaga, cinco juntas directivas de Ecopetrol,

Ni Santos ni Cárdenas Santamaría, ni Zuluaga, pueden alegar ni inocencia ni el desconocimiento ni la participación en tales robos, pues, actuaron en las administraciones en calidad de ministros y en condiciones de tal actuaron, tanto en las reuniones de junta Directiva de Ecopetrol como en las aprobaciones de todo lo actuado en dichas contrataciones.

17 billones de pesos es la responsabilidad fiscal por caso el Reficar

Un juicio por responsabilidad fiscal abrió la Contraloría General, como un avance en las investigaciones relacionadas con los sobrecostos generados en el proceso de modernización de la Refinería de Cartagena, Reficar. El organismo de control, el valor de US$ 6.080 millones de dólares, contra miembros de junta directiva y funcionarios de Ecopetrol y Reficar, y contratistas. La cifra sería equivalente a $ 17 billones de pesos sería el detrimento patrimonial establecido por el organismo de control, luego de identificar hallazgos que confirman el sobrecosto que hubo en la ampliación y modernización de Reficar. De acuerdo con lo expresado por el Contralor, Edgardo Maya Villazón, serán llamados a versión libre el expresidentes de Ecopetrol, Orlando Cabrales, el de Reficar, al igual que miembros de las juntas directivas de ambas empresas, funcionarios de Reficar y

empresas contratistas. (7)

Funcionarios llamados en el proceso fiscal

Entre los funcionarios llamados en el proceso fiscal están quienes hacen o hicieron parte de la junta directiva de Ecopetrol. Ellos son el ministro Mauricio Cárdenas Santamaría, el presidente de Ecopetrol Juan Carlos Echeverry Garzón, el exmiembro de la junta directiva Fabio Echeverry Correa, el exministro Mauricio Santa María Salamanca, además del ministro Luis Carlos Villegas.

La Contraloría también abrió un proceso de responsabilidad fiscal contra Hernando José Gómez, Carlos Rodado Noriega, Federico Rengifo Vélez, Joaquín Moreno Uribe, Ana Fernanda Maighuasca, Amilkar Acosta Medina, Roberto Steiner Sampedro, Jorge Pinzón Sánchez, Tomás González Estrada, Luis Fernando Ramírez A, Gonzalo Restrepo, Horacio Ferreira y Henry Medina González. Además fueron llamados a proceso de imputación fiscal los funcionarios de la Refinería de Cartagena: Orlando Cabrales Martínez, Reyes Reinoso Yanes, Felipe Castilla, Magda Manosalva, Carlos Eduardo Bustillo, Andrés Virgilio Riera, César Luis Barco García.

De otro lado, también serán investigados fiscalmente los miembros de la junta directiva de Reficar. Ellos son Javier Gutiérrez, Pedro Rosales, Diana Calixto, Gloria Inés

Cortés, Hernán Martínez, Hernando José Gómez, Henry Medina, Natalia Gutiérrez, Uriel Salazar, Astrid Martínez, Carlos Gustavo Arrieta y Carlos Eraso.

Los contratistas que serán investigados son Chicago Bridge & Iron Company, CBI Chigado Bridge & Iron, CB&I UK Limited, CBI Colombiana S.A., Foster Wheller Usa Corporation y la firma Process Consultants Inc. (9)

El Contralor General de la Nación, concluye diciendo:

“La corrupción en Colombia se cuantifica en 30 o 40 billones de pesos anuales que se van por el tobogán de la corrupción”

Otto Bula y el empresariado narco – paramilitar

Las actividades delincuenciales de Otto Bula, ponen en evidencia las profundas e imbricadas relaciones entre las corporaciones multinacionales con el empresariado nacional y de estos a su vez con las instituciones del Estado y el narco – paramilitarismo.

Otto Bula, aparece en los destapes de los sobornos de Odebrecht en los contratos de las megaobras de la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, además, aparece haciendo los trasiegos de dineros de los sobornos de la multinacional para la financiación ilegal de las dos campañas presidenciales de Álvaro Uribe y las dos de Juan Manuel Santos.

Este flamante empresario, vendedor de quesos venido a mas, fue el suplente del senador Mario Uribe Escobar, después ocupo el cargo de senador del uribismo, socio empresarial de Santiago Uribe Vélez, reconocido ganadero antioqueño, hermano del Álvaro Uribe Vélez y jefe del grupo paramilitar “Los Doce Apóstoles” e integrante de una familia de mafiosos del cartel de los villa en Méjico; a Otto Bula, también la Fiscalía le sindica de expropiar a campesinos de Montes de María mediante el accionar de grupos paramilitares y haberse apropiado de miles de hectáreas de tierra y bienes de sus víctimas, además, de forma parte de las estructuras criminales de la “Oficina de Envigado”.

La Fiscalía ocupó 687 bienes (incluido ganado) de Bula. Esta mansión está en Envigado.

En el extenso expediente que llevó a la ocupación de 34 propiedades del capturado excongresista Otto Nicolás Bula Bula, avaluados en 53.000 millones de pesos, aparecen registros de multimillonarios negocios que hizo con integrantes de ‘la oficina de Envigado’ incluidos en la Lista Clinton, con jefes ‘paras’ y con el expresidente del Senado Mario Uribe, condenado por ‘parapolítica’.

El rastreo, además, muestra que estando preso por el escándalo de la ‘parapolítica’, el exsenador Mario Uribe Escobar negoció con el cuestionado ganadero propiedades por más de 14.000 millones de pesos. Bula le vendió el predio Bizerta, y también negociaron los inmuebles Maragón 1, 2 y 3, ubicados en Sahagún y Pueblo Nuevo, Córdoba. En 2012, en una declaración ante la Fiscalía, Bula reconoció una deuda con Uribe Escobar de más o menos 1.000 millones de pesos”. Bula le dijo a la justicia que tuvo una sociedad con Jhon Moisés Besaile Fayad (hermano del congresista Musa Besaile Fayad) que se llamó ByB

Compañía Limitada (Bula y Besaile), con la que, dijo, llegó a ser uno de los

distribuidores más grandes de abarrotes. Además, hizo negocios por más de $ 1.600

millones con Miguel Bernardo Elías Náder, tío de Bernardo Elías Vidal, el ‘Ñoño’ Elías.

Este último, hoy congresista, será investigado por la Corte Suprema por el caso Odebrecht.

(6)
El gobierno Santos y las protestas sociales.

En la tercera semana de mayo y lo que va corrido de junio, trabajadores, empleados públicos, docentes, campesinos empobrecidos y arruinados por las políticas económicas del Estado burgués; han salido a las calles a expresar su descontento. Se hizo sentir el paro cívico de la población portuaria de Buenaventura por donde se mueve más del 70% de la carga que entra y sale del país, también se hace sentir el paro cívico de las comunidades del departamento del Choco, de los cultivadores arroceros del Tolima, de los docentes movilizados a nivel nacional sobre la capital de la Republica, el paro de los servidores públicos de la justicia. Entre las consignas más sentidas, están el derecho a una vida digna, a un salario digno, al derecho a vivir en paz y en ese contexto, le exigen al presidente Santos más inversión social en la salud pública, más presupuesto para el sector educativo, etc., etc. Ante estas peticiones el presidente Santos y su ministro de hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría, responden “que no hay plata, que ya cedieron lo que la regla del ajuste fiscal les permite y que ya no más.”

La dictadura de clase de la burguesía y el problema social de la propiedad privada.

Para la burguesía, en el ámbito jurídico del Estado, yace el altar de la propiedad privada, la cual consideran sagrada. ¡...Intocable...! Pero, la cosa pública, los dineros recaudados a través de los impuestos, los bienes públicos para la burguesía déspota y ladrona no hay altar e inventaron todas las formas de legalizar el robo de lo público, de volverlo privado y con argucias jurídicas expropiarlo.

Todo el andamiaje jurídico del Estado burgués, en el ámbito del derecho privado, del administrativo, del judicial en Colombia está elaborado y establecido para expropiar lo público transformándolo en propiedad privada y el bandido que las realiza, el sistema judicial sirve para lavarle su hoja de vida y ponerlo de vuelta, en el proceso político, transformándolo en un “prohombre público”. A la miseria, como le llaman ellos al pueblo, mediante los mecanismos de explotación, el salario entre otros, someten a las más duras condiciones de miseria crónica y de esclavitud moderna; de hecho, muchas de las formas de explotación del antiguo sistema esclavista, están presentes en las tratas de esclavos para las plantaciones y viñedos de los países de Europa y de Norteamérica, las tratas de blancas para la prostitución de la mujer etc., etc.

Karl Marx, en las Glosas a un prusiano, denuncia el carácter de clase de la burguesía, en la que el Káiser prusiano Guillermo I, allá en 1844, en una de sus notas de gabinete, con relación a la represión violenta, desatada por sus tropas en contra de las huelgas y protestas de los obreros tejedores de Silesia, decía:

“A la miseria no se le resuelve nada, solo se le somete y se le disciplina y si algo hay que hacer, que lo haga la caridad cristiana, entre ellos”. (20)

La consideración del problema del pauperismo lleva a Marx a desarrollar los lineamientos principales de una teoría del Estado moderno.

Los manuscritos de Marx

En las protestas sociales, los trabajadores, los empleados públicos, los maestros y el pueblo en general, levantan la consigna “por un salario justo,” “por un salario y vida dignos.” Resulta importante, detenerse para indagar y analizar el contenido de esta consigna; para ello, se procede a estudiar la categoría del salario desarrollada por Karl Marx en sus Manuscritos de 1844.

Al analizar la totalidad del sistema capitalista, Marx comienza por establecer que la sociedad capitalista se halla dividida en tres grandes sectores: la capitalista, dueña del capital, la terrateniente dueña de la tierra y por último la clase obrera que no posee nada material externo para vivir; solo posee su fuerza de trabajo la cual vende al capitalista para subsistir, mediante el pago de un salario.

Marx plantea:

“El salario está determinado en la lucha abierta entre el capitalista y el obrero, necesariamente, triunfa el capitalista; el capitalista puede vivir más tiempo sin el obrero que este sin el capitalista, la unión entre capitalistas es habitual y eficaz, la de los obreros está prohibida y tiene funestas consecuencias para estos; además, los terratenientes y los capitalistas pueden agregar a sus rentas, beneficios industriales; el obrero no puede agregar a su ingreso ni rentas ni beneficios industriales, por eso están grande la competencia entre los obreros; luego, solo para el obrero, la separación entre capital, tierra y trabajo es única y nociva. El capital y la tierra no necesitan permanecer en esa abstracción pero si el trabajo del obrero. Para el obrero si es mortal la separación del trabajo de la renta de la tierra y del capital.”

Marx dentro de la crítica al capitalismo, plantea que ese continuo que es la producción, la distribución y el mercado, los capitalistas fragmentan la sociedad, de tal manera que el capital le pertenece a un grupo de personas que son sus dueños, la tierra a otro grupo de personas que son sus dueños y lo que pone todo en movimiento es el trabajo, trabajo que aportan todos aquellos que están excluidos del capital y de la tierra, que no tiene forma de vivir porque no tiene otra forma de sobrevivir sino vendiendo su fuerza de trabajo. Esa división es la que permite que los dueños del capital son los que combinan el capital, la renta y el trabajo y por tanto, son los que comandan las actividades de la producción para producir plus valor. En el capitalismo, los trabajadores son dueños de si mismos, en cambio, los capitalistas son dueños de un objeto exterior, los terratenientes son dueños de un objeto exterior, en cambio, los obreros para poder vivir, porque tienen que venderse como fuerza de trabajo. Eso es lo que hace el capitalismo.

En los momentos de auge, es posible que el trabajador gane un poco más, pero, esto hace que su vida se acorte dramáticamente. En esta parte de la crítica a la economía clásica de Adam Smith en la Riqueza de las Naciones, quien plantea el desarrollo de fases del desarrollo de la sociedad capitalista: acenso, estacionario y decadencia. Entonces, el acenso

es como el auge e desarrollo de la sociedad capitalista en donde probablemente se necesita mucho más trabajadores de los que se necesitan en épocas de estabilidad; eso hace que lleve al obrero a obtener un mayor ingreso por un mayor trabajo, pero, también hace que la vida del trabajador se acorte. En épocas de estabilidad, ocurre otra situación problemática, que consiste en que la población aumenta, pero, como se está en fase de estabilidad, los empleos no aumentan y comienza a aumentar el desempleo; en esta etapa, la lucha entre los trabajadores es más fuerte por conservar el empleo y, en la fase de la decadencia habrá menos puestos de trabajo y entonces la lucha entre los trabajadores será por conservar los pocos puestos de trabajo que existan.

El Salario:

El salario para Marx, es una categoría donde se manifiesta y se pone en las estructuras el despotismo del capitalismo. El capitalista mediante la compra de fuerza de trabajo a través del salario, acumula capital; el obrero a través del salario solo consigue reproducir su fuerza de trabajo gastada a diario en el proceso productivo y, en el mediano y largo plazo, reproducirse a sí misma como clase trabajadora a través de sus hijos. Establece que el capitalista calcula el desgaste del obrero diario en una unidad, la de su mujer en un 1⁄2, pues esta permanece en casa y no sufre el desgaste del obrero y la del hijo en un 1⁄4; este hijo es el remplazo para cuando muera. El trabajo para el capitalista, siempre ha sido una mercancía.

La burguesía capitalista, aplicando el concepto de control de la población de Malthus, estima que en un hogar obrero, de cuatro hijos que tenga, dos se le mueran y de los dos restantes, uno reemplazara al obrero actual y el otro quedara en las reservas del proletariado, si este último no consigue vincularse al trabajo, no tendrá un salario conque subsistir y morirá de inanición. El salario está calculado solo para que el obrero solo reproduzca su fuerza de trabajo y solo acumula capital quien compra fuerza de trabajo.

En el capitalismo se produce riqueza pero, también se produce miseria. Cuando el capitalista compra la mercancía fuerza de trabajo, esa fuerza produce con una pequeña parte de su valor, el salario necesario para reproducir su fuerza de trabajo y, en ese proceso el resto del tiempo de trabajo del obrero genera un plus valor con el cual el capitalista acumula capital. En este aspecto Marx plantea que para dignificar el trabajo del obrero, se debe acabar con la esclavitud del sistema capitalista, establecido a través del salario, como condición para la liberación de la explotación; la consecución y goce de la libertad y de la igualdad.

Cientos de miles de seres humanos con el desempleo y la miseria, son condenados a la muerte por inanición, enfermedades y desastres naturales como el de la avalancha de lodo y piedras que destruyo la ciudad de Armero en noviembre de 1985 o la que destruyo a Mocoa, la capital del Putumayo en días pasados; en una clásica aplicación eficaz de las teorías maltusianas del exterminio masivo para el control del crecimiento de la población humana.

Millones de niños y adolescentes les son negados los derechos a la educación, a la recreación, la salud y la vivienda y por los medios de información masiva se les induce a la drogadicción, la delincuencia juvenil y el crimen, organizado por el empresariado narco - paramilitar.

En la aplicación de la ley 100 para el manejo privado de los recursos de salud pública, en la aplicación de las leyes que reformaron y desregularizaron el régimen laboral, en la aplicación del represivo código de policía aprobado recientemente en el Congreso de la Republica y la militarización de todas las formas de expresión de la vida civil, en donde predomina el autoritarismo. En esto consiste la dictadura de la burguesía en contra del pueblo. Lenin, al respecto decía:

“Nada del Estado burgués le sirve al proletariado, ni al campesinado pobre, ni a las mayorías empobrecidas del pueblo.” ¡...Nada del Estado burgués, le sirve a los explotados y por consiguiente, hay que derribarlo desde sus cimientos...!(21)

Reficar y Odebrech: el progreso para la elite y la miseria para el pueblo:

En los de la “moderna refinería de Cartagena por Ecopetrol”) y de Odebrech, resultan escandalosos robos al tesoro público, cometidos en los negociados de Reficar (En la construcción involucradas cinco administraciones presidenciales: la de Andrés Pastrana Arango, las dos de Álvaro Uribe Vélez y las dos de Juan Manuel Santos, que abarcan un periodo de veinte años, el cual va desde 1998 hasta 2018, año en que ocurrirán nuevas elecciones presidenciales.

Cada gobierno, el ejecutivo de turno siempre anuncio públicamente en sus alocuciones de 20 de Julio ante el Congreso de la Republica, que “la dura situación fiscal de la nación y le anunciaba al pueblo colombiano que tenía que amararse el cinturón, que las circunstancias para los colombianos era de sudor y lágrimas”; con esta frase de cajón Pastrana, Uribe y Santos han justificado el recorte del gasto público en salud, educación, la implementación de políticas de privatización de instituciones públicas que antes cumplían labores sociales, los despidos masivos de empleados y trabajadores, las sucesivas reformas tributarias y con ellas las escaladas de precios de bienes y servicios al ciudadano de apie. ¡.... Claro.....! Estas políticas, tan recomendadas por las agencias multilaterales internacionales y tan aplaudidas por el FMI, el BIR y el Banco Mundial; si han representado mayor explotación para el pueblo y mucha sangre derramada con el accionar de la fuerza pública al reprimir violentamente, las justas protestas de trabajadores, asalariados y sectores agropecuarios empobrecidos por la aplicación de los Tratados de Libre Comercio TLC.

Duro contraste con el espectáculo que brindan al país con los robos billonarios de Odebrecht y Reficar, en donde salen directamente involucrados los mismos presidentes y sus ministros en tales tropelías. La conclusión a la que llega el desprevenido ciudadano, es que para el ejecutivo de la nación no hay plata para la educación, ni para la salud, ni para la reforma agraria, ni para la implementación de los acuerdos de paz de la Habana. ¡...A......! Pero, si hay plata para robársela a manos llenas y alquilar barcos crucero para hacer fiestas y comilonas con todo incluido en alta mar para celebrar la realización de cada contrato,

porque esa fue la noticia efímera que se coló a los medios internacionales por el caso Reficar. Así las cosas, entonces, el progreso es para esas elites corruptas y sudor y sangre para el pueblo. Siendo esta, una realidad concreta, exige de parte del pueblo producir los cambios políticos necesarios para que el progreso sea realmente para el pueblo.

Bibliografía:

(1). EL TIEMPO. Andrés Cardona tercer capturado por sobornos de Odebrecht. Mauricio León. JUSTICIA, 24 de febrero 2017, 03:34 p.m. http://www.eltiempo.com/justicia/cortes/andres-cardona-capturado-por-sobornos-de- odebrecht-60734

(2). ___________. Odebrecht habría pagado al menos US$ 11,1 millones para asegurar negocios en Colombia. Sebastião Moreira / EFE. Justicia, 12 de marzo 2017, 12:27 p.m. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. http://www.eltiempo.com/justicia/delitos/que-esta-probado-y- que-sigue-en-investigacion-en-caso-odebrecht-66704

(3). ___________.Por adjudicación de la Ruta del Sol II ya van 12 indagados. Gabriel García Morales exigió 6,5 millones de dólares para asegurar la obra a Odebrecht. Unidad Investigativa. 12 de marzo 2017, 02:32 a.m. UNIDAD INVESTIGATIVA Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. http://www.eltiempo.com/justicia/delitos/indagados-por- adjudicacion-de-ruta-del-sol-ii-a-odebrecht-66710

(4). ___________.EL TIEMPO. Esta es la prueba reina de nexo de Otto Bula con 'Oficina de Envigado'. JUSTICIA | 8:55 a.m. | 28 de febrero de 2017. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. http://www.eltiempo.com/politica/justicia/prueba- que-senala-nexo-de-otto-bula-con-oficina-de-envigado/16830564

(5). ___________.Secretario privado de la ANI fue quien hizo cita con Otto Bula: Prieto. Exgerente de la campaña de Santos Presidente respondió a la columna de Mauricio Vargas en EL TIEMPO. Justicia; 13 de marzo 2017, 12:40 p.m. JUSTICIA http://www.eltiempo.com/justicia/delitos/roberto-prieto-responde-a-la-columna-de- mauricio-vargas-sobre-odebrecht-66986

(6). ___________.Bienes de Otto Bula estarían vinculados a mafia y despojo de tierras. Las autoridades afirman que el excongresista tenía propiedades por $ 53.000 millones. JUSTICIA | 11:55 p.m. | 27 de febrero de 2017. JUSTICIA. http://www.eltiempo.com/politica/justicia/bienes-de-otto-bula-tendran-nexo-con-la- mafia-y-el-despojo-de-tierras/16830279

(7). ___________. $ 17 billones, la responsabilidad fiscal por caso Reficar. Contraloría llamó a versión libre al expresidente de Ecopetrol. Sobrecostos por US$ 6.000 millones. REDACCIÓN EL TIEMPO. 13 de marzo 2017, 05:58 p.m.

http://www.eltiempo.com/economia/sectores/contraloria-general-emitio-juicio-de- responsabilidad-fiscal-67220

(8). ___________.Caso Reficar: abren proceso por pérdidas de $ 17 billones. Hay 38 personas investigadas, además de 6 contratistas. La investigación es de la Contraloría. Justicia; 13 de marzo 2017, 06:26 p.m. JUSTICIA. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.://www.eltiempo.com/justicia/delitos/proceso-de- responsabilidad-fiscal-por-17-billones-caso-reficar-67206

(9). ___________.Juntas directivas de Ecopetrol y Reficar estarán en proceso fiscal. Contraloría abrió investigación por el detrimento a la Nación de 17 billones de pesos. Archivo / EL TIEMPO. Justicia, 14 de marzo 2017, 08:06 a.m. Justicia, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. http://www.eltiempo.com/justicia/delitos/proceso-de- responsabilidad-fiscal-por-17-billones-caso-reficar-67206

(10). ___________.La corrupción en Colombia se cuantifica en 30 o 40 billones de pesos. El Contralor hizo esta revelación en el conversatorio anticorrupción de EL TIEMPO. Claudia Rubio / EL TIEMPO. EL TIEMPO, 05 de abril 2017, 10:20 p.m. EL TIEMPO. http://www.eltiempo.com/justicia/investigacion/contralor-edgardo-maya-revelo-cifras- sobre-la-corrupcion-en-colombia-75412

(11). ___________.Fiscalía imputará cargos a ocho directivos por caso Reficar. Según el ente investigador, el detrimento de la refinería equivale a 18 casos Odebrecht. Justicia, 22 de mayo 2017, 03:31 p.m. JUSTICIA

http://www.eltiempo.com/justicia/investigacion/fiscalia-imputo-cargos-a-cuatro- exfuncionarios-del-banco-agrario-91006

(12). ___________.Fiscalía legalizó interceptaciones a Roberto Prieto y exasesor de ANI. Audios hacen parte de las investigaciones que se adelantan por los sobornos de la firma Odebrecht. Luisa González. / EL TIEMPO, Justicia, 31 de mayo 2017, 03:54 p.m. JUSTICIA http://www.eltiempo.com/justicia/investigacion/audios-de-interceptaciones- a-roberto-prieto-y-exasesor-de-ani-94066

(13). ___________.La Fiscalía detectó seis modalidades de saqueo en Reficar. Ocho exdirectivos citados ante la justicia por millonarias irregularidades. Hubo sobrecostos. La cifra es de seis veces el daño fiscal de Saludcoop, el más grande del país hasta ahora, que fue de $1.4 billones de pesos. EL TIEMPO, Justicia 28 de abril 2017, 06:36 a.m. JUSTICIA. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. http://www.eltiempo.com/justicia/investigacion/la- fiscalia-detecto-seis-modalidades-de-saqueo-en-reficar-82526

(14). ___________.Procuraduría abre investigación contra exministra Cecilia Álvarez. El proceso disciplinario se relaciona con el tramo 2 de la Ruta del Sol. Héctor Fabio Zamora /ELTIEMPO. Justicia, 26 de abril 2017 , 07:36 p.m. JUSTICIA.http://www.eltiempo.com/justicia/investigacion/procuraduria-general-abre- investigacion-contra-cecilia-alvarez-por-caso-odebrecht-82080

(15). ___________.Detienen a exviceministro Gabriel García Morales por sobornos de Odebrecht. 12 ene 2017 /21h18. Actualizado el 13/1/2017 a las 09h19 http://www.newsjs.com/url.php?p=https://noticias.terra.com.co/colombia/detienen-a- viceministro-del-gobierno-de-uribe-por-caso-de-sobornos- odebrecht,fa5eb11a5edc11b8d5677fe0906d07fa1mhshnjq.html

(16). ___________.Corte Suprema pide datos de 12 congresistas y excongresistas. Alto tribunal envió oficios al Congreso preguntando por la actuación de los legisladores. Redacción EL TIEMPO. 10:28 a.m. | 8 de marzo de 2017. http://www.eltiempo.com/politica/congreso/corte-suprema-pide-informacion-sobre- congresistas-por-caso-odebrecht/16837268

(17). ___________.Julio César Guerra Tulena otro exgobernador en la mira de la justicia. En Sucre, exfuncionarios y particulares son investigados por millonario desfalco a la salud. Justicia 19 de marzo 2017, 02:41 a.m. JUSTICIA Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. http://www.eltiempo.com/justicia/delitos/exgobernador-de- sucre-julio-cesar-guerra-investigado-por-desfalco-a-la-salud-69202

(18). ___________.Este es el hombre que une a Otto Bula con Prieto y Giraldo. A Juan Sebastián Correa le dicen el ‘senador’ y es el enlace de la ANI con el Congreso. Otto Nicolás Bula Bula, exsenador, Juan Sebastián Correa Echeverry, asesor de la ANI, y Roberto Prieto, gerente de las campañas de Santos. 14 de marzo 2017, 08:24 a.m. UNIDAD INVESTIGATIVA Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. http://www.eltiempo.com/justicia/delitos/este-es-el-hombre-que-une-a-otto-bula-con- prieto-y-giraldo-67340

(19). ENGELS, F. Esbozos para una crítica de la economía Política.
(20). MARX, K. Glosas marginales al artículo “El Rey de Prusia y la reforma social por un

prusiano”. Paris, 31 de julio de 1844.
(21). ___________.Manuscritos de 1844.
(22). LENIN V.I. Obras Escogidas. Editorial Progreso. Moscú, 1968.

Bogotá, D.C., Colombia; Junio 11 de 2017