psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Opinion

Por Alberto Pinzón Sánchez

Roque Dalton, el insuperable poeta y ensayista revolucionario salvadoreño nacido en 1935, fue secuestrado el 13 de abril de 1975, junto con otro compañero de nombre Armando Arteaga, por un comando del Ejército Revolucionario del Pueblo -ERP- al que ambos pertenecían, y llevados ante el jefe máximo de la organización el “maoísta” Joaquín Villalobos, quien para la ocasión se hizo acompañar de Jorge Meléndez, Alejandro Rivas y Vladimir Rogel, miembros también de la dirección de esa organización militarista.

Te vamos a hacer un concejo de guerra porque eres un intelectual pequeñoburgués de mierda, revisionista de derecha y agente pro-cubano infiltrado en nuestras filas”.

 

No le dijeron más. O su envidia no le dio para más. Lo llevaron a un rancho enrejado o “casa de seguridad” que en ese campamento servía de cárcel, donde lo tuvieron 27 días aislado, torturándolo mientras lo interrogaban, y golpeándolo salvajemente mientras hacían mofa de sus dotes de intelectual con zapatos. Finalmente, los 4 jefes del ERP decidieron calladamente su muerte traicionera.

La noche del 10 de mayo de 1975, fue colocado de espaldas a la pared y un guerrillero raso ignorante de quien tenía enfrente, le hizo dos disparos de pistola: Uno le hirió en la espalda cerca al hombro derecho y otro le destrozó la cabeza esparciendo sus sesos por toda la habitación.

Y para justificar su infame acción, los jefes simularon un muerto más de los escuadrones de la muerte oficial y arrojaron el cadáver del poeta en un paraje volcánico semidesértico y siniestro llamado el Playón, donde los paramilitares oficiales solían arrojar los restos acribillados de sus fusilados diarios, para que fueran devorados por los perros y los gallinazos.

El cadáver del pobre Roque no pudo o no supo cómo defenderse de esa última rapiña y así, 18 años después, en 1993, roídos, deshilachados y confundidos ya con la tierra, fueron encontrados algunos de sus despojos por una comisión denominada ONUSAL de expertos chilenos en identificar cadáveres.

Sus asesinos no se pudieron deshacer de su infamia: Alejandro Rivas, huyó del país en 1976 con dos de los cinco millones de dólares que el ERP había cobrado como rescate por el secuestro de un empresario que terminó asesinado; se realizó una cirugía plástica que cambió su fisonomía, adquirió otra identidad y se sumergió en el olvido de su culpa.

Su protegido Vladimir Rogel, un militarista de escasa inteligencia, quien despreciaba a los intelectuales y se había dedicado a golpear e insultar al poeta durante su cautiverio, fue “ajusticiado” con sus antiguos compañeros por ladronismo.

Jorge Meléndez ingresó al Partido Social Demócrata y se convirtió en director de Protección Civil del gobierno de Mauricio Funes, candidato del FMLN y desde su posición privilegiada todavía trata de evadir con relativo éxito, los multiples juicios penales que se le adelantan por el asesinato aleve y traicionero de Roque Dalton.

Ah y Joaquín Villalobos, a quien sus paisanos llaman el guanaco relamido, después de los acuerdos de Paz entre el variopinto FMLN y el estado de El Salvador de 1992, y de fundar un “Partido Demócrata” de fachada que no tuvo ninguna acogida, debió ser recogido por el Servicio Secreto Británico a quien tanto le colaboró, y que lo camufló como profesor de la Universidad de Oxford, desde donde se dedicó verter su baba traicionera y asesina rápidamente reproducida por el grupo anticomunista PRISA de España, contra todo lo que signifique Marxismo.

Esta vez, convertido en politólogo internacional y asesor político-militar del grupo ultraconservador trasnacional que comanda Álvaro Uribe Vélez, a quien asesoró durante todo su mandato con el plan militar contrainsurgente “Patriota” y en la construcción del concepto reaccionario y caballito de palo del miniführer Uribe, de “Castro-Chavismo”.

Actualmente, el guanaco Villalobos quien como gran cosa ha reconocido que “el asesinato de Roque Dalton fue un error de juventud”, asesora también a la revista colombiana Semana. com (ay la revista del sobrino del Presidente de Colombia que vive hablando de la ética de los asesinos) con bodrios ahistóricos cuyo argumento central es, sin ningún conocimiento de nuestra incomparable historia colombiana, equiparar la Guerra Contrainsurgente de más de 70 años que libra el imperialismo anglosajón (EEUU e Inglaterra) y su lacayos y cipayos de la oligarquía trasnacional colombiana, contra el pueblo trabajador colombiano, el que se ha dado en llamar “conflicto histórico social y armado de Colombia”: compararla, digo, con la guerra social (de la cual forman parte los Maras) librada en El Salvador en la década de los 80 y, hacer símiles totalmente extrapoladas, en ningún caso parecidos, entre los procesos de paz que allá se dieron con los que actualmente se desarrollan en la Habana entre las FARC -EP y el Estado colombiano.

Una cosa fue el “variopinto” y viscoso FMLN salvadoreño del cual formó parte Villalobos y otra totalmente distinta, es la unificada y disciplinada FARC-EP de Colombia.

El guanaco Villalobos más bien debiera volver a leer aquellos versos que Roque Dalton escribió premonitoriamente antes de morir y que debió leer antes de ordenar su asesinato, para guardar un respetuoso silencio.

…… “Cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre porque se detendría la muerte y el reposo. (…) Cuando sepas que he muerto di sílabas extrañas. Pronuncia flor, abeja, lágrima, pan, tormenta. No dejes que tus labios hallen mis once letras. Tengo sueño, he amado, he ganado el silencio”.

Fuente Imagen Internet: Ficha policial de Roque Dalton.

Por: Miguel Suarez (2016-05-27). Un escándalo de singulares proporciones se ha desatado en Colombia ante la falta de conocimiento del paradero de la paramilitar del micrófono, Salud Hernández, de quien no se tienen noticias desde el pasado domingo (2016-05-22), cuando dizque partió a realizar un reportaje en el Catatumbo, Norte de Santander.

Según la versión del comandante del Distrito Cinco de Policía de Norte de Santander, general Jaime Vega Álvarez, la ciudadana española emigrada a Colombia, tomó un mototaxista en El Tarra que la dejó en por los sectores del Filo del Gringo donde luego abordó otro mototaxista que la llevó a un sector selvático.

La zona donde ahora es buscada la “periodista”, es una zona altamente militarizada y paramilitarizada, donde estos grupos arremeten contra la población desarmada.

Salud Hernandez, anticomunista a morir, era amiga intima del paramilitar Carlos Castaño a quien visitaba con frecuencia, comía y pernoctaba bajo su techo, llegando al extremo de redactar el prologo del libro “Mi Confesión” del criminal.

Nuria Hernández, hermana de Salud Hernández, contó a un medio de desinformación que esta le había dicho que estaría incomunicada por algunos días, mostrando con esto que su “desaparición” o “secuestro” como cacarean algunos, fue premeditado.

A la par con este “secuestro” se comentó sobre la desaparición de 5 periodistas y dos camarógrafos, dos de Caracol, uno de la Agencia Efe y dos de RCN, que viajaron a la zona del Catatumbo para seguir la huella de Salud Hernandez.

En toda esta película una serie de hechos, anuncios o declaraciones, señalan hacia la intención de torpedear el proceso con las FARC y especialmente con el ELN.

En cuanto a los periodista de Caracol tv y de RCN, Caracol radio el día 24 (2016-05) publico una nota que decía “Aparecen periodistas que se encontraban presuntamente retenidos en Norte de Santander” y contrario esto Caracol Tv publicaba otra nota el mismo día donde titulaba que “ELN retuvo a periodistas de Noticias Caracol y otros medios en el Catatumbo” y relataba que “Al menos tres periodistas se encuentran desaparecidos en la convulsa región del Catatumbo, ubicada en el noreste de Colombia y donde existe una fuerte influencia guerrillera, informaron este martes autoridades y medios, que señalan al ELN como responsable de retener a los comunicadores”.

Desde el Choco, el presidente de la oligarquía colombiana, Juan Manuel Santos, dijo: “De Salud Hernandez, la información que tengo, que estoy verificando, es que ella se fue a ser una un trabajo periodístico de su propia voluntad, que se reunió con el ELN, que el ELN está esperando a ver cómo puede regresarla a la libertad, regresarla a su trabajo normal, pero esa información la estoy verificando, es una fuente, es una fuente bastante fidedigna, pero estamos verificando esa información, no está totalmente comprobado”.

Las declaraciones de Santos fueron seguidas por las de su ministro de guerra, Luis Carlos Villegas, quien le añadió “información de inteligencia” y aseguró que a los periodistas, especialmente a la española, la tenia el ELN.

El siguiendo paso en la tragicomedia, lo dio el jefe de la delegación de la oligarquía Frank Pearl, quien ante el hecho mediático que sin fuentes serias hicieron realidad, exigió al ELN liberar a los periodistas.

Después de esto se vinieron, enceguecidos como toros, periodistas, especialistas, Raimnudo y todo el mundo pidiendo se terminen los diálogos, que la oligarquía se niega a comenzar con el ELN.

El mismo día 24, el diario español “El mundo”, publico una foto de la periodista reunida con sus socios paramilitares, foto que unas horas después quitaron, puede ser que se hayan equivocado ya que la foto resaltaba las relaciones “indebidas” de la periodista.

Por otra parte se conoció que la representante para Colombia de la Organización Reporteros sin Fronteras, Fabiola León, informó que el grupo guerrillero ELN aseguró no tener en su poder a la periodista Salud Hernández Mora.

La nota fue publicada entre otros por RCN radio y horas después borrada.

Fotos borradas, información borrada, fuentes gaseosas y en general sin ninguna prueba seria, todos señalan al ELN y esconden a los que nos dicen que ya no existen, los grupos paramilitares y las relaciones de la “periodista” con estos, así como la gran presencia militar en la zona del Catatumbo.

¿Sera que la anticomunista periodista, que muy confiada se dirigió al sitio habría cuadrado una cita con el ELN o iba a reunirse con sus socios los paramilitares?

Ya han pasado varios días del comienzo de esta película que tiene muchos datos no muy claros, y que si vemos los actuales momentos de la vida colombiana, cuando los diálogos con las FARC-EP muestran grandes avances y los diálogos con el ELN estaban por iniciarse, el hecho me lleva a pensar el algo que no ha sonado mucho por estos días, “la resistencia civil” del narcotraficante numero 82 y sus compinches puede tener que ver con el asunto.

Resistencia civil contra los diálogos de Uribe y su banda que se asemeja a la “resistencia civil” invocada por el amigos de Salud Hernandez, Carlos Castaño contra los diálogos en ese entonces entre el gobierno de Andrés Pastrana y las FARC-EP.

Y hablando de esos diálogos también es bueno recordar la cantidad de mentiras y montajes que se produjeron para propiciar el rompimiento de estos, promovidos entre otros por Alvaro Uribe Vélez y que nada raro seria este oscuro personaje esté tras la desaparición de la paramilitar de micrófono.

Alvaro Uribe es la cabeza visible del sector mas descompuesto de la oligarquía colombiana que ligados a la tierras se oponen férreamente a los acuerdos con la insurgencia, ya que en su éxito ven una amenaza para su formula de enriquecerse fácilmente y que ya han mostrado estar dispuesto a llegar al extremos que sea para acabar con los diálogos.

Hay que recordar que en dos ocasiones han estallado bombas de bajo poder en Bogotá, sin que la justicia Colombia halla encontrado responsable alguno.

El llamado paro armado de los “uribeños”, donde se quemaron varios vehículos de transporte, bajo la total complicidad del ejercito oficial, que contrario a cuando la guerrilla decreta este tipo de paros, brilló por su ausencia.

Al respecto es bueno traer a colación las declaraciones del arzobispo de Cali monseñor Darío de Jesús Monsalve, quien según un titular de Caracol Radio de Cali dijo que “La fuerza pública estaría enredando el proceso de Paz de la Habana”.

Caracol subtitulo la nota diciendo: “Arzobispo de Cali dice que quienes se oponen a los acuerdos de paz estarían utilizando prendas de las Farc y del ELN para sabotear el proceso”.

Si juntamos los detalles y actos de complicidad vistos hasta ahora en este caso, las sospechas nos llevan hacia que la entrevista, retención, desaparición o secuestro de la periodista cuadra en un intento de descarrilar los diálogos, con un agravante, que ellos para lograr sus objetivos no dudan en asesinar hasta algunas de sus figuras mas representativas, allí esta el caso del asesinato de Alvaro Gomez, quien fue asesinado por negarse a ser parte de un golpe de estado contra el presidente Ernesto Samper, acto en el que estaban mezclados Carlos Castaño y Juan Manuel Santos.

Bueno, esperando que la anticomunista periodista no corra la misma suerte que Alvaro Gomez, hasta aquí dejamos Puntos...

Por Alberto Pinzón Sánchez

En cine y tv se usa el anglicismo “flashback” (destello hacia atrás), en literatura la palabra griega “analepsis” que significa volver atrás para recuperar o restaurar, y en psicología para designar el extraño fenómeno de la amnesia de reconocimiento se usa la palabra francesa “dèjá-vu” (ya lo vi).

Francamente no sé cuál de estos tres extranjerismos usar para la matrix mediática que el oligopolio mediatico contrainsurgente de Colombia ha puesto en escena, a raíz de la extraña desaparición de la columnista colombo- española del diario El Tiempo Salud Hernández, y que inmediatamente, sin ninguna información sostenible, fue calificada como un secuestro guerrillero realizado en la República independiente del Catatumbo (semejante a  otras 6  “zonas rojas” existentes en toda Colombia) donde tres grupos guerrilleros junto con otras Bacrim o “GAOS”  delinquen y se disputan los negocios del narcotráfico. 

Dicho esto, el Procurador Ordoñez mostró el plateado colmillo izquierdo y colérico gritó que el Estado colombiano había perdido el control de esta zona paradójicamente llamada el Filo del Gringo (junto con las otras seis por controlar) y que era inadmisible que 72 horas después de desaparecida la señora columnista, los muchos organismos de inteligencia del Estado, tanto civiles como militares, no tuvieran idea, ni información de donde estaba la señora Salud.

La respuesta oficial a tal demanda no se hizo esperar: el presidente JM Santos públicamente ordenó al “estado mayor conjunto de la Fuerza Pública” ir a la zona donde un “moto-taxista reinsertado” (bella palabra colombiana) había visto por última vez a la señora Salud y ofreció, como es usual, una millonada de dólares por información sobre su “paradero”. No dijo nada sobre su “acostadero” porque ese si, según las leyes vigentes en Colombia, es propiedad o “pertenece” a la esfera privada y puede ser demandado. 

Bueno, me dije, talvez como la mayoría de los colombianos, esta película ya la he visto, o mejor esta pesadilla ya la he vivido. 

Y para no detenerme en el ya muy conocido pero también extraño caso de Ingrid Betancur y su planeado ingreso el 23 de febrero 2002 al Caguán ya retomado y controlado por el ejército, una vez finalizado el proceso de paz con Pastrana; me acordé que exactamente diez años antes, el 26 de febrero de 1992, en pleno proceso de paz de Tlaxcala Méjico, cuando el gobierno de Cesar Gaviria por boca de su alto comisionado para la Paz había dicho que el proceso se había agotado; Angelino Duran Quintero, el por muchos años ingeniero de la Shell, ex ministro de obras públicas y senador conservador por la región del Catatumbo, tuvo (como la señora Salud y como Ingrid) la extraña pero genial idea de ir a una región tan des-controlada a revisar en un remoto puesto de salud, la dotación de instrumental quirúrgico que el Fondo Nacional Hospitalario le había asignado a ese puestico de salud. El Ingeniero desapareció y al parecer no soportó el asedio militar para rescatarlo que el glorioso e invencible ejército colombiano sometió al grupo armado maoísta (GAM) que lo tenía en su poder. Tuvo un infarto cardiaco fulminante de esos que saben dar en determinada edad, muriendo en tan lamentable situación.

Pero más lamentable fue que sus retenedores o captores envolvieron su cadáver en una hamaca tricolor (amarillo, azul y rojo) de esas que se usan por allá, y lo medio-enterraron precisamente en el Filo del Gringo, echándole unos puñados de hojarasca terrosa, donde fue encontrado y después llevado a Cúcuta por el sacerdote Álvaro Suarez y el capitán Juan Manuel Bejarano, en un helicóptero del ministerio de obras públicas. 

El resultado fue el previsto: Un mes y 10 días después de su entierro, el 4 de mayo de 1992, Cesar Gaviria como presidente de Colombia anunciaba satisfecho a Colombia y al mundo que, la guerra contrainsurgente o conflicto colombiano seguía o continuaba su marcha sangrienta y depredadora neoliberal. A continuación, vino la revancha narco-para-militar en forma de masacres, motosierras, hornos crematorios en la Gabarra y en todo el Catatumbo, y la región se des-controló aún más. Como si el destino se encargara de recordarle a los colombianos aquella sentencia amarga de que “lo que se olvida se repite”. 

Hoy, en esta pesadilla que ya hemos visto o tenido varias veces, J M Santos se ha convertido en víctima de su propio soporte político ideológico: 

El oligopolio mediatico contrainsurgente, del cual forma parte privilegiada su familia (el diario el Tiempo y la revista Semana de su sobrino) que junto con el narco-para-militarismo (tres en uno) y las otras ruedas dentadas descritas por la investigadora Vilma Liliana Franco que integran el Bloque de Poder Contrainsurgente dominante en Colombia, profundamente dominado por la ideología contrainsurgente y anticomunista que ha servido de cemento a este robocop blindado para ejercer su  centenaria dominación y hegemonía; se resiste a sus llamados de paz e insiste en su odio anticomunista:

 “Las Farc saben que si salen a hacer política fracasarán porque el país las odia” (no se atreven a decir que son ellos los que odian) y presentándose como de avanzada o incluso progresistas de izquierda, siguen sembrando la desazón y la incertidumbre sobre los inminentes acuerdos de la Habana, aprovechándose de las indecisiones y la incapacidad comunicativa de Santos, y generando dudas e inseguridad sobre lo que ellos mismos denominaron en su jerigonza mediática “el post conflicto”. 

Y con el cuento del equilibrio informativo, dándole “manivela” a Uribe Vélez y al fanático religioso Ordoñez sobre cualquier banalidad, o intrascendencia vulgar que expelan o secreten contra el proceso de la Habana, con la clara finalidad contrainsurgente de presentarlos como la oposición al gobierno (cuando son parte del mismo gobierno y del mismo neoliberalismo trasnacional) y con el fin claro y alevoso de desconocer la verdadera Oposición de Izquierda.  También desconociendo o deformando la realidad real del país y construyendo a su antojo una ficticia realidad mediática que termina tarde o temprano en un estruendoso “barrigazo”, como lo reconoce hoy el columnista del espectador Mario Morales. Vale la pena leerlo. 

Lo que está en juego, como se lo dicea JM Santos su propio periódico El Tiempo en editorial de hoy 25. 05.2016, ya no es el sacrosanto derecho a la propiedad privada y la violencia oficial condensadas en una Constitución: Lo que está en cuestión, es un derecho que en Colombia se ha sobrepuesto a este y es “el pilar de la libertad de expresión e información”, obviamente, dominado por ellos los contrainsurgentes anticomunistas, y sobre el cual obligatoriamente se ha de construir la paz. Como quien dice: cero medios alternativos populares. 

Esa película de planear un secuestro para romper un avanzado proceso de paz en curso, para continuar con el negocito de la guerra, ya la hemos sufrido los colombianos varias veces. Por favor señores contrainsurgentes, no la vuelvan a presentar que ya resulta impresentable y aburridora.

Fuente Imagen Internet: Salud Hernández rodeada de narco-para-militares en 2013.                           

                 

 

Por: CM/ANI-gt/Proyecto_VER/Redacción Internacional

En la última disposición de la OTAN, con referencia a colaborar con Rusia y el combate al terrorismo; declaró recientemente el secretario general Jens Stoltenberg, declaraciones que no tienen nada que ver con las verdaderas intenciones de la OTAN. Se hizo evidente después de que el nuevo comandante en jefe de las fuerzas aliadas en Europa, el general estadounidense Curtis Skaparotti, sucediendo a su compatriota Felipe Bridlava instó a los miembros de la alianza a estar constantemente preparados para contrarrestar las amenazas de Rusia y los terroristas. Afirmaron

En la ceremonia de inauguración el 4 de mayo de los corrientes en la sede de la OTAN en Bruselas, el general rebelde que mandó hasta hace poco por las tropas estadounidenses en Corea del Sur, dijo que: el bloque del Atlántico Norte se enfrenta a un resurgimiento de Rusia, que pretende mostrarse como una potencia mundial ". Como amenazas para el bloque; también mencionó el terrorismo y la crisis de refugiados, lo que contribuye a la inestabilidad en el norte de África y Oriente Medio.

Skaparotti mencionó: "Para hacer frente a estos retos, tenemos que mantener y mejorar constantemente nuestro nivel de preparación y la movilidad en el espíritu para ser capaz de unirse a la batalla de hoy, si falla la disuasión," lo anterior citado por el servicio de prensa del Pentágono.

Con efecto, el general galante se limitó a repetir lo que pronunció hace un año y medio el presidente estadounidense, Barack Obama; quien llamó a - LIH el terrorismo, Ebola y "Rusia agresiva", como principales amenazas a la paz. Olvidado de su tranquilidad el secretario general Stoltenberg consideró necesario tener en cuenta, por su parte, que la Alianza ha entrado en una "nueva era de un problema grave y persistente incertidumbre. Pero la OTAN, de acuerdo con Stoltenberg, "está listo para enfrentar el desafío." - Incluso con el fin de la Guerra Fría, nuestra Organización del Tratado del Atlántico Norte y sus principales fuerzas colectivas siguen siendo vitales en la medida en que nos enfrentamos a nuevos desafíos - añadió el Secretario General.

 Los llamados "nuevos retos" la OTAN debe explicar al mundo la necesidad de la existencia de esta organización, que ha perdido todo su significado durante un cuarto de siglo atrás, después de la liquidación del Pacto de Varsovia. Continuamente ha bombardeado mediáticamente y bombeado miedo al mundo sobre la amenaza rusa, esto le permite perforar todas las nuevas asignaciones para el mantenimiento de las estructuras militares de la OTAN, que están en constante aumento en los números, sobre todo en Europa del Este, en las proximidades de las fronteras rusas. El ex comandante de la OTAN, el general Breedlove, ha dicho dejar su puesto e instó a Washington fortalecer la inteligencia contra Rusia. Además dijo en una entrevista con The Wall Street Journal "centrarse en el creciente poder militar de Moscú", explicó la necesidad de investigar las “amenazas que supuestamente emanan de Rusia. El general estadounidense recomienda involucrar recursos de reconocimiento más técnicas, como satélites espías que se pueden utilizar, por ejemplo, para realizar un seguimiento de los movimientos de los ejércitos o campamentos terroristas. Sin embargo, de acuerdo con Bridlava, se centran diferentes inteligencias de EE.UU. es necesario en primer lugar tener muy de cerca a Rusia. Para otro general miembro de esta organización terrorista sin sentido ha dicho: el tiempo ha sido la reputación de la OTAN, ha sido la de un lobo rabioso, considerándola una Rusofobia. Pero su sucesor, Curtis Skaparotti, al parecer, es una paz innecesaria. Él, en particular, ya ha dicho que los contactos militares de la OTAN con Rusia "siguen siendo limitados, si Rusia no comienza a cumplir con las normas internacionales."

Los diferentes responsables dicen cumplir con las normas internacionales, en la opinión, estos estrategas se comportan en silencio obediente, olvidándose por completo de sus intereses nacionales, es decir, la forma en que Rusia se comportó en los años 90, cuando la Unión Soviética se derrumbó. Ahora la situación ha cambiado, Rusia volvió en sí, conduce una política independiente, y no hay duda - esto es lo que preocupa a Occidente, queda bien claro la situación, el general Skaparotti, al hacer hincapié en que el bloque del Atlántico Norte se enfrenta a un "resurgimiento de Rusia, que busca manifestarse como potencia mundial".

Rusia no necesita reproche o condición en su esfuerzo para llegar a ser una potencia mundial. Su Estado, lo ha manifestado a través de una larga historia. Rusia era una gran potencia en el momento en que ni siquiera estaba en el mapa mundial del estado llamado los Estados Unidos de América. Y esa gran potencia, marcó el final de la grandeza de Napoleón, Rusia salvo a Estados Unidos, Septiembre de 1863. Los Estados Unidos se encontraban sumidos en la Guerra de Secesión (1861-65). En las dos costas del país, se comenta de forma excitada la inesperada aparición de escuadras navales de la Flota Imperial de Rusia. Esto no hubiese sido posible sin los rusos; y muy significativamente librar al mundo del fascismo de Hitler. Occidente no puede ponerse de acuerdo y prefieren tener un papel de vasallo obediente, marionetas en manos de Washington, fueron los que asumieron el papel de hegemón global.

  Finalmente Rusia, sólo se puede mantener un diálogo en pie de igualdad, y siempre está listo para ese diálogo. Y el lenguaje de las amenazas a Rusia es inútil. Ya es hora de aprender y Bridlavu y Skaparottti, todos estos generales de la OTAN todavía están en cautiverio es extremadamente peligrosa estas ilusiones sobre la posibilidad de la política de poder proverbiales. Rusia es suficientemente fuerte como para responder a cualquier reto, y no hay "historias de horror," dicen los rusos no tiener miedo. Cuanto antes esto se entiende en Bruselas y Washington, más fácil será encontrar un terreno común y alejarse de la confrontación preocupante, en la que Moscú, por supuesto, no le interesa.

Por Alberto Pinzón Sánchez

El más grande error en el que hemos caído los partidarios de la Solución Política del conflicto social y armado de Colombia, es haber compartido la matrix mediática contrainsurgente impuesta por el oligopolio mediatico colombiano, de que la contradicción “objetiva y real” existente entre las dos fracciones del Bloque de Poder Contrainsurgente dominante, que se disputan el presupuesto y las finanzas públicas del Estado colombiano, es una riña verbal y personal entre Santos y Uribe Vélez.

Que es una contradicción “subjetiva” de simples pareceres o apreciaciones o incluso métodos de “talantes personales” muy colombianos, por cierto, para enfrentar la realidad tanto nacional (o interna p ej sobre el conflicto armado) como internacional y global y no, un profundo choque histórico de intereses capitalistas y desarrollos económicos trasnacionales que, obviamente tienen sus expresiones en la esfera de la ideología, el derecho, la política, la ética y en las subjetividades.

En definitiva: haber pasado por alto el método Marxista de análisis de la realidad concreta históricamente determinada, y divagar sobre la “incertidumbre” de la post-modernidad, que es el pan de cada día con el cual J M Santos aborda cotidianamente los vaivenes de la paz y la guerra tanto en Colombia, como en Cuba, en Venezuela, o en Washington.

Método invencible que nos hubiera llevado necesariamente a concluir DOS cosas:

La primera, que a los únicos a quienes les interesa mantener unido y pegado en su interior al agrietado Bloque de Poder Contrainsurgente dominante en Colombia, es a sus miembros constitutivos. Por eso insisten todos los días a través de su propio oligopolio mediatico que esa pelea Santos-Uribe es personal, insensata o sin sentido, y debe ser morigerada o “arreglada”, para que se pueda llegar unidos a la firma de los acuerdos de la Habana y obviamente, enfrentar el periodo transicional del post-acuerdo.

Y que, para superar esa fisura (que ya se ha tornado fractura objetiva) basta con tomarse un café tinto como lo propuso Angelino Garzón, y no ver que la contradicción es objetiva que obedece a intereses diferentes y a lógicas capitalistas trasnacionales enfrentadas por los mercados, ambas arropadas bajo la cobertura neoliberal: En Colombia intereses económicos trasnacionales que obtienen ganancias del ejercicio de la guerra contrainsurgente VS intereses también trasnacionales que obtienen ganancias de otro tipo de negocios que son obstruidos por dicha guerra.

La segunda, es ver el asunto como únicamente doméstico y no entender el hecho tantas veces denunciado de que Uribe Vélez no está solo. Que él es el jefe de una tenaza Internacional o Global, cuyo objetivo es cerrar las dos pinzas, una sobre el actual gobierno venezolano y otra sobre el proceso de paz para Colombia de la Habana, con el objetivo geoestratégico claro y definido de apoderarse de esos dos países mediante el caos armado (como en la zona árabe) para luego expandir su dominación y sometimiento sobre Ecuador y sobre Bolivia, pues los gobiernos de Cristina en Argentina y Dilma en Brasil han caído como frutas maduras y ya están entrando por el aro.

Tal y como lo denunció la oportuna nota (obviamente silenciada) del periodista de Jamundí Luis Alfonso Mena, sobre la reunión internacional realizada en Miami por el Americas Socierty-Council of the Americas, el 12 y 13 de mayo 2016, coordinada por el conocido el expresidente español José María Aznar, a la cual asistieron además de los compinches de Uribe Vélez, el Procurador Ordoñez y el ex candidato presidencial Zuluaga; la enviada del Presidente de EE. UU Paula J. Dobriansky. El amigo íntimo del ex presidente Pastrana Luis Alberto Moreno, actual presidente del Banco Interamericano de Desarrollo. John Negroponte ex secretario de Estado y jefe de inteligencia de la Administración de George Bush. Los expresidentes Luis Alberto Lacalle de Uruguay, Sebastián Piñera de Chile y Jorge Quiroga de Bolivia, Luis Almagro secretario general de la OEA, junto a Guillermo Lasso del partido Creo de Ecuador. De Venezuela asistieron Lilian Tintori, María Corina Machado, Mitzy Capriles y José Toro Hardy exdirector de Petróleos de Venezuela. Como también los ejecutivos de las trasnacionales Cisco, Airbus, AES, Related Group y el Grupo Argos. No podía faltar el periodista Andrés Oppenheimer (ver http://www.pacocol.org/index.php/comite-regional/valle-del-cauca/17688-el-ventrilocuo-de-la-extrema-derecha-continental

Y en donde Uribe Vélez, llamó directamente y sin ninguna consecuencia a la invasión armada de Venezuela (ver video: https://www.youtube.com/watch?v=6u7WewAaXHM)

Es muy probable que los estrategas de este plan de recuperación paulatina del Patio Trasero de los EEUU, después de haber analizado concienzudamente la situación en Latinoamérica y el Caribe, estén haciendo el cálculo maligno de hacer coincidir tres eventos: La elección de Donald Trump como presidente de los EEUU, la caída del gobierno venezolano, con la destrucción de los avances logrados en el proceso de paz de la Habana. Con lo cual Libia, Somalia o Yemen serán nuestro espejo, imposible de mirar, tomándose un café tinto colombiano.

Fuente Imagen: Internet

.

Por Alberto Pinzón Sánchez (1)

 

He sido invitado muy generosamente por EH Bildu, a dictar una charla sobre los Retos para la Sociedad Civil de Colombia en el proceso de paz actual, y debo hacerlo, en 25 minutos.

Sintetizar el fin de 70 años de guerra contrainsurgente y las resistencias de todo tipo que ella ha generado en Colombia; guerra que todos hemos aceptado llamar conflicto armado interno, en tan poco tiempo, es de por sí ya es otro gran reto personal:

Sin embargo, y a pesar de que doy por firmado el próximo acuerdo definitivo entre el Estado colombiano con la Insurgencia de las Farc- Ep, y del cumplimiento estricto de todos los puntos acordados por ambas Partes; voy a intentar dar algunos elementos bastante resumidos de lo que considero pueden llegar a ser lo que en lenguaje colombiano consideramos obstáculos para la Paz

El Primero de ellos es, como fue reconocido en el informe de la Comisión Histórica del conflicto presentado en febrero de 2015, la existencia de dos proyectos sociales; dos concepciones bastante diferentes e incluso enfrentadas, de lo que se considera la Paz para Colombia, que surgen de dos maneras también muy distintas de analizar y entender lo que es y ha sido la historia de Colombia a lo largo de su vida como nación independiente en el concierto latinoamericano y caribeño.

Hay un concepto emanado del Bloque de Poder Contrainsurgente dominante y gobernante en Colombia, que pretende dar un espectacular salto de pértiga sobre 8 millones de víctimas de todo tipo que ha dejado la guerra contrainsurgente en estos 70 años de evolución, para persistir en su proyecto de continuar profundizando su visión neoliberal de la economía y la sociedad colombianas, como si no hubiera pasado nada en todos estos años.

Que simplemente basta que las Insurgencias o resistencias armadas entreguen las armas y se reintegren al resto de la sociedad y sean cooptados políticamente como en los otros procesos de Desarme, Desmovilización y Reinserción ocurridos en el pasado, para que todo vuelva a ser color de rosa y la sociedad en general, una vez haya eliminado la disfuncionalidad del conflicto armado, vuelva a su estado normal equilibrado. Es lo que se ha conceptualizado bajo el nombre de la Paz del Post-Conflicto.

Pero también existe un proyecto alternativo y hasta antagónico, que considera que una vez se hayan alcanzado los acuerdos políticos que no son negociaciones económicas o jurídicas sino acuerdos políticos generales para finalizar la resistencia armada a la contrainsurgencia estatal, se abre un periodo amplio de transición, marcado por una creciente movilización social y popular, donde las otras resistencias sociales como la resistencia obrera a los bajos salarios y al neoliberalismo. La resistencia campesina a los tratados de libre comercio y por una reforma agraria democrática. La resistencia centenaria de las comunidades indígenas y comunidades negras por su tierra, por su cultura y contra la opresión y el racismo. La resistencia de los estudiantes por una educación popular y de calidad. La resistencia de los defensores de los Derechos humanos. La resistencia de los partidos políticos excluidos, perseguidos y exterminados. La resistencia de las mujeres doblemente oprimidas y explotadas. La resistencia civil contra la depredación de la naturaleza y contra el Ecocidio de las compañías trasnacionales. La resistencia de comunidades transgénero LGBT, ect, que va a persistir y, va a continuar movilizándose masivamente con mayor intensidad en busca de una paz democrática con justicia social. Y por eso, ese proyecto se llama la movilización social para los post acuerdos.

Es decir que, continuar con la idea de que imponer la visión única y hegemónica de la paz del post-conflicto, será fuente indudable de nuevas conflictividades.

Un segundo gran obstáculo para la Sociedad Civil colombiana en el proceso de paz; es y será la persistencia de las concepciones y prácticas contrainsurgentes y anticomunistas del enemigo interno, provenientes de la guerra fría internacional, con más de 70 años de evolución en Colombia y, del gran arraigo de esta ideología dentro del Bloque de clases dominante y dentro de un amplio sector de la clase media alta subalterna, que ha impregnado profundamente la mayoría de las Instituciones del Estado colombiano, apoderándose de ellas.

Si consideramos la conocidísima ecuación de Gramsci Estado = Hegemonía+ Coerción, vemos como el cemento de la ideología contrainsurgente ha cohesionado y pegado la mayoría de los aparatos de “Hegemonía”, tales como los partidos políticos, las universidades religiosas, los sindicatos oficiales, los púlpitos políticos y en especial, el llamado Oligopolio Mediatico Contrainsurgente, formado por un pequeño grupo de casas noticiosas pertenecientes a exclusivas y reducidas familias multimillonarias, que durante siglos han monopolizado el Poder en Colombia y, recientemente se han entroncado con los monopolios informáticos Trasnacionales y Globales, para convertir la función pública de la información, en una simple propaganda en favor de sus propios intereses privados y familiares, negando cualquier posibilidad democrática para informar libremente a la sociedad.

De igual manera, es destacable la persistencia y el dominio de dicha ideología contrainsurgente en la mayoría de los aparatos de “Coerción” oficial, tales como los organismos armados y de inteligencia que dependen del actual Ministerio de Defensa. Las cárceles o mazmorras políticas del Inpec, donde se tortura y se pudren cerca de 10 mil presos políticos. La Fiscalía y la Procuraduría politizadas al servicio de los contratos y la impunidad para mis amigos y la ley para mis enemigos. La Seguridad del Estado (DAS) al servicio directo de los Narco-Para Militares. La Administración Pública en especial la relacionada con el sistema electoral al servicio del fraude en favor de la elección de los llamados Para-Políticos. El Servicio Nacional de Aprendizaje, el régimen subsidiado de la Salud, y el Instituto de Bienestar Familiar al servicio de la corrupción generalizada, como quedó demostrado una vez más, con el asqueante caso de la apropiación de los dineros públicos destinados a darles comida a niños de los jardines infantiles y escuelas de todo el país, ocurrido hace apenas unos pocos días.

Un tercer reto no menos importante ha sido, es y será, lo que en Colombia se conoce como el fenómeno Narco-Para-Militar derivado de esta práctica Estatal contrainsurgente, que como pieza fundamental del Bloque de Poder Contrainsurgente dominante y como una estrategia de la guerra fría anticomunista de los EEUU, fue puesto en marcha en Colombia hace 69 años tras la firma del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca de 1947, e iniciado por el gobierno falangista de Ospina Pérez y Laureano Gómez con su tenebrosa policía “chulavita”, con el fin de aniquilar y derrotar al enemigo interno comunista, socialista y gaitanista, supuesto aliado de potencias comunistas extranjeras.

Fenómeno Narco-Para Militar que en su desenvolvimiento a lo largo de los años creó una fusión de tres personas distintas, pero un solo dios verdadero, el cual junto con la fracción de la clase que lo soporta, opuesta visceralmente a cualquier proceso para finalizar la guerra anticomunista, pretende continuar, ad eternum, con sus jugosos negocios de armas, seguridad y mercenarismo. De monopolización, especulación y extranjerización de la tierra. De exportación de narcóticos y chatarra. De lavado de dinero, y demás negocios de economía subterránea.

Fenómeno que el mismo gobierno, el que está sentado en la mesa de la Habana hablando de paz, ha dicho por boca de uno de sus antiguos plenipotenciarios, Luis Carlos Villegas, ahora Ministro de Defensa que no existe; contrariando toda evidencia que lo ha mostrado como un poderoso poder de facto a nivel nacional. Poder paralelo que fuera exhibido impunemente el pasado dos de abril y que según la organización británica Justice for Colombia, en el informe presentado en abril de 2016, ha aniquilado entre los años 2011 y 2015, más los 534 líderes populares de la movilización social y defensores de los derechos humanos, es decir enemigos internos. Ciento quince (115) de ellos militantes de la organización opositora Marcha Patriótica.

Poder paralelo de facto que, según un estudio pormenorizado de la ONG Indepaz dirigida por el exministro Camilo González y presentado el 22 de abril 2016, está actualmente constituido por 14 grupos con diferentes nombres como los Urabeños o clan Úsuga. Los rastrojos del Occidente. Los Rastrojos del Atlántico. Las Águilas Negras. El Fiac. Los Buenaventurños. Los Renacer. Los Héroes del Valle. El Bloque Meta. Las Autodefensas del Casanare. Los Rudos. Los Paisas de Nariño. Los Libertadores del Vichada. Los Vallejos del Guaviare, con una presencia armada en 149 municipios de toda la geografía colombiana.

Existe además una cuarta amenaza que consiste en la incertidumbre general o mejor la inseguridad jurídico política sobre la inclusión de los acuerdos pactados en la Habana en el ordenamiento jurídico nacional e internacional, la que paradójicamente ha venido impulsando el propio presidente Santos, como una maniobra electoral unilateral, para convocar unas elecciones Plebiscitarias refrendatorias, que bien miradas tienen el objetivo oscuro de imponer el candidato presidencial de su preferencia que lo irá a remplazar en la presidencia de la república.

Hecho este, que está siendo utilizado por la fracción de clase que dentro del Bloque de Poder dominante liderada por el expresidente Uribe Vélez, el Procurador Ordoñez y Félix Lafauríe, actual jefe del poderoso gremio ganadero colombiano o Fedegán, quienes rabiosamente se oponen con todos sus recursos oficiales y para-oficiales, a la finalización de ese resabio de la guerra fría estadounidense que constituye la guerra contrainsurgente en Colombia.

Y quienes ya ha planteado como programa político de una futura presidencia de Ordoñez en el 2018, el argumento de que, si el tal plebiscito es derrotado en las urnas, la “negociación con las fart” debe ser totalmente corregida, es decir invalidada. Con lo cual se abriría un complejo y contradictorio panorama, algo así como el reinicio de un nuevo circulo vicioso que influirá no solo en Colombia sino en toda la región latinoamericana y caribeña.

Por último, el quinto reto que el pueblo colombiano debe vencer para alcanzar una paz democrática, sostenible y duradera, es que, el régimen dominante permita la más amplia movilización social que ha estado reprimida, criminalizada y exterminada todos estos 70 años de guerra contrainsurgente y sin la cual no habrá posibilidades de avanzar hacia la verdadera paz que están clamando y exigiendo la mayoría de los colombianos que viven de su trabajo.

Muchas gracias por su atención.

Pamplona España.13.05.2016

  1. Alberto Pinzón Sánchez es un médico, antropólogo colombiano quien a raíz de su participación en la comisión de personalidades creada por la Mesa del Caguán en 2001, fue amenazado directamente por el jefe Narco Paramilitar Carlos Castaño (ver su libro “Mi Confesión” pág. 313), debiendo exiliarse en Europa y sin poder regresar a su patria desde hace 13 años.

Foto: Archivo personal

 

Por Nelson Lombana Silva

(Ibagué, mayo 8 de 2016) Causa estupor la forma como los enemigos de la paz se empecinan en hacerla abortar para que Colombia siga transitando los caminos oscuros de la cruda violencia y el terrorismo de Estado. Se ensañan contra los cuadros más emblemáticos y forjadores de paz como la compañera Imelda Daza Cotes, una mujer excepcional que tuvo que salir del país durante 28 años para salvar su integridad física y que ahora que regresa con la misma bandera de la paz, los exponentes del odio, del capitalismo rapaz y de la insensatez persistan en segarle la vida.

Los hechos ocurridos por estos días en la ciudad de Cartagena de Indias, debe llamar poderosamente la atención de la comunidad nacional e internacional, no puede pasar de soslayo como tampoco pueden pasar de soslayo los 116 dirigentes de Marcha Patriótica asesinados últimamente, ni los 83 representantes a la cámara y 48 senadores, elegidos al parecer por el paramilitarismo.

El muerto no hay que buscarlo río abajo. La podredumbre del establecimiento llamado Estado Colombiano debe quedar al desnudo, no puede seguirse aromatizando el estiércol que lo caracteriza. Al pan, pan y al vino, vino. Basta ya de crudos ambages para justificar lo injustificable.

Indigna la forma infame como los medios masivos informan sobre estos hechos. Si hubiera sido una "vaca sagrada del establecimiento", como llamaba a la clase política el costumbrista escritor Álvaro Salom Becerra, la información sería otra. Nos tendrían alienados, cansados, "mamados", pero como la afectada era una dirigente del pueblo, entonces la información va entre líneas, dejando la suspicacia y sembrando la duda. ¡Qué libertad de prensa en Colombia!

Conocí a la compañera Imelda en el vídeo Baile Rojo. Me impresionó su relato crudo, sus lágrimas rodar por sus mejillas mofletudas. Fue un relato descarnado pero sin odio y por el contrario, con la firme perspectiva de vivir.

Cuando el congreso de la Unión Patriótica en Bogotá anunció que Imelda Daza Cotes haría presencia, salté de contento, pues tendría la oportunidad de estrechar su mano y decir que la admiraba profundamente.

Minutos antes de comenzar la marcha de la Up, que partió de la plaza de Toros hasta la plazoleta las Nieves por la séptima, la encontré entre la muchedumbre que blandía con entusiasmo las banderas verdes y amarillas con entusiasmo. Grabadora en mano me le acerqué y después de estrechar su cálida mano, depositar un ósculo en la mejilla y decirle que la admiraba profundamente por su coraje, me permitió una breve entrevista que fue publicada en la página web: www.pacocol.org.

Estar tan cerca de ella me permitió dimensionar aún más su calidad humana, su sencillez y su grandeza como lideresa de la izquierda colombiana. Pensé en ese momento que sería la mejor candidata para orientar los destinos de la Unión Patriótica. Tiene carisma, amplitud y profundidad en sus conceptos. Admira la lucha heroica del Partido Comunista, tiene don de persona, humanista, sincera y trabajadora.  

Fue candidata a la gobernación del Cesar con la insignia de la Unión Patriótica, destacando en el balance final el aporte de los comunistas y otras fuerzas democráticas. Desafiando prácticamente el epicentro del paramilitarismo recorrió gran número de los 25 municipios predicando la paz con justicia social, la unidad y la organización del pueblo cesariense.  ¿Cómo es posible que una mujer inteligente, noble y servicial, consecuente con su clase social, sea víctima de atentados como el ocurrido recientemente contra su humanidad en la hermosa Cartagena de Indias?

¿Tendrá que salir nuevamente del país? ¡Qué horror! Los Estados Unidos y el presidente Juan Manuel Santos Calderón, deben decir sí están dispuestos a desarticular la estructura paramilitar en Colombia de una vez y para siempre. Una orden de ellos, creemos que será suficiente para desarticular esta práctica infeliz alimentada por ganaderos, terratenientes deshonestos, el procurador Ordóñez, el centro democrático, etc. Si no hay voluntad política, esto será imposible. Esa política nefasta del enemigo interno y guerra de baja intensidad, propia de los gringos, debe desaparecer en Colombia.

Volver a pescar de noche sin el miedo de ser asesinados, como diría Darío Echandía, es una utopía que se debe materializar en la práctica. Por eso no se debe admitir que sigan los atentados contra los líderes y lideresas que sueñan con cambios estructurales. No más atentados, no más muertos, no más exiliados.

A Imelda Daza Cotes, desde el Tolima, le expresamos nuestra solidaridad, aprecio y admiración. Su lucha no será estéril. Saludamos también a los Comunistas de la costa norte, especialmente de Cartagena, Barranquilla, Santa Marta, La Guajira, Valledupar, etc. A la Juventud Comunista, a los miembros de la Up y de Marcha Patriótica, a los periodistas consecuentes, a todos y todas, que sueñan con un país al alcance de todos y todas, a un país en marcha en la construcción del socialismo. Adelante, paso de vencedores.

Por Alberto Pinzón Sánchez

Al comenzar 1967, la Universidad Nacional de Bogotá, como una premonición a lo que ocurriría un año después en París, era un magma ardiente: Hacía tres años Valencia, encabezando el bloque de clases dominante había comenzado la Guerra Contrainsurgente en la cordillera de Marquetalia con el famoso Plan LASO (Latin American Security Operation) y Lleras Restrepo, la había ampliado en las selvas santandereanas de los ríos Carare y Opón contra el ELN y, al alto Sinú donde se había constituido el maoísta EPL. Se discutía talvez muy a la manera colombiana y se le lanzaban huevos podridos a Lleras Restrepo, quien había venido a la Universidad, a exhibirse con el banquero estadounidense Rockefeller.

El debate incluía dos textos de reciente aparición en el Tíbet Bogotano: El excelente libro sobre Simón Bolívar de Indalecio Liévano Aguirre con el énfasis que allí se había puesto a dos pensamientos del Libertador; uno, de cómo los EEUU habían sido destinados por la Providencia a plagar la America de miserias a nombre la libertad y otro, explicado maravillosamente en la Carta de Jamaica, sobre la identidad y cultura Nuestramericana como un pequeño género humano aparte, mezclado.

El otro texto en debate, era el denominado “las Formen de Marx”, de reciente traducción al castellano, que nos llegó acompañado de los textos polémicos producidos en casi todo el mundo, sobre el llamado “modo de Producción Asiático” o despótico-tributario-aldeano, y la posibilidad contemplada por Marx de que en algunas sociedades con particularidades y restos de tradiciones comunitarias y practicas solidarias fuertemente arraigadas, se pudiera evitar el desastre que implicaba la destrucción comunitaria provocada por el desarrollo tardío y arrasador del capitalismo en expansión.

No sería exageración si dijéramos que toda la facultad de ciencias humanas, con sus departamentos de economía, derecho, sociología, psicología, filosofía, educación, geografía, historia, lingüística, literatura, trabajo social, y antropología, era el centro de tal debate y participaba con sus producciones, publicaciones y polémicas.

En esa batahola (ahora creo que, para ponernos sobre la tierra) la profesora de Etnología, Blanca Ochoa de Molina, esposa de Gerardo Molina, nos puso como tarea la lectura y análisis académico del libro de Mariátegui “Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana”. Al concluir la clase, nos dijo en su lenguaje habitual: - “Muchachos, tienen 15 días para entregar el informe final. Ustedes pueden formar los grupos como quieran”.

Conformamos un grupo con Boris Zapata y Guillermo Sáenz y después de hacer algunas averiguaciones biográficas sobre el autor, acabado de ser sacado del ostracismo y reeditado por la revolución cubana, y de consultar un historiador del partido comunista colombiano quien nos dio algunos detalles de la influencia que había tenido Mariátegui directamente sobre Fidedigno Cuellar, un amigo suyo en Colombia fundador del partido comunista colombiano, así como del papel jugado por Carlos del Barza y Bernardo Retjam, dos amigos personales de Mariátegui, exiliados peruanos en Colombia y del papel que ellos jugaron en la conformación del núcleo originario de comunistas colombianos; leímos la obra con deleitación, discutimos sus puntos de vista “metodológicos de Etnología Política” y, pretensiosos presentamos el informe a doña Blanca.

Hoy 49 años después, he vuelto a leer los “siete ensayos de Mariátegui” y sigo sorprendido como aquella primera vez por su frescura y vigor que sobrepasa sus limitaciones físicas y su enfermedad. Su paradoja existencial, ayer repudiado como “hereje” por sus propios camaradas y hoy invocado por ellos y otros más que se les han unido para destacar su “vigencia”.

Pero que quede claro: No es su vigencia lo que sobrevive de Mariátegui. Es su herencia agrandada y enriquecida en toda Nuestramérica, la que nos sigue golpeando por su persistencia y tenacidad.

Si se contextualiza el tiempo, el lugar, el modo, y las evoluciones particulares en cada uno de los problemas tratados en sus ensayos, es evidente que Mariátegui refleja las limitaciones de los conocimientos de la época en la cual vivió. Es un intelectual orgánico empeñado en aplicar con convicción y seguridad mental el método marxista (teórico y práctico) a la realidad peruana de antes de la gran crisis capitalista e Imperialista de 1930.

Sin embargo, lo cierto es que a pesar de los reparos puntuales que se le puedan hacer a cada una de sus afirmaciones, su método histórico, totalizador y dialectico y su obra siguen en pie después de tantas décadas de embates teóricos y prácticos por parte de sus adversarios burgueses, o de la incomprensión de algunos mal llamados marxistas, y hasta de sus deformadores maoístas.

Su diseño de definición de la realidad peruana abstraída y descrita históricamente y, su manera original y autóctona de abordarla analíticamente como una totalidad dialéctica y compleja, no es que siga vigente, sino que se ha afinado en innumerables desarrollos en cada uno de los problemas por él planteados y se ha ampliado con estudios profundos en toda Nuestramérica y hasta en universidades de lenguas extranjeras, al punto de hablarse hoy en día de un Marxismo Nuestroamericano fundado en su obra teórico-práctica, y hasta se hagan paralelos semejantes de su vida y sufrimientos con los del fundador del partido comunista italiano, Gramsci.

En Colombia, los comunistas ”convictos y confesos” nos alegramos de que Fidedigno Cuellar hubiera sido amigo personal de Mariátegui y hubiera puesto en práctica en sus luchas de la cordillera caucana y tolimense todas sus enseñanzas en compañía del indio José Gonzalo Sánchez, y además, que los continuadores de Fidedigno como el indio Isauro Yosa (maestro de Manuel Marulanda Vélez) también hubieran entendido no solo la centralidad de la lucha de siglos por la tierra planteada por Mariátegui, sino el histórico problema indígena como un asunto de clases sociales explotadas y oprimidas determinado por la lucha de clases general desarrollada en Colombia hasta hoy. Desde la encomienda y la mita, pasando por el gamonalismo republicano, su fusión temprana con el capitalismo imperialista y la transnacionalización contrainsurgente actual.

Esa es una experiencia teórico-práctica que los comunistas colombianos pueden mostrar hoy en día, como un aumento o enriquecimiento de la herencia legada por Mariátegui. Y esto, puede enorgullecer a cualquiera.

Fuente Imagen Internet: Isauro Yosa y Marulanda.

Por: Libardo García Gallego   (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

En la reciente Feria del libro de Bogotá, el periodista anticomunista Plinio Apuleyo Mendoza prologó y presentó el libro “Me niego a arrodillarme”, cuyo autor, Publio Hernán Mejía Gutiérrez, es un coronel delincuente en servicio activo, condenado a 19 años de prisión por haber ordenado asesinar 19 paracos indisciplinados en Bosconia y 2 indígenas en Valledupar, a quienes hizo pasar como guerrilleros del ELN y de las FARC; es decir, comprobado autor de “falsos positivos” y compinche de sanguinarios paramilitares, como Jorge 40, Hernán Giraldo, Tolemaida, …..(1)

Al acto de presentación del libro de marras asistieron varios dirigentes del Centro Democrático, de la ultraderecha guerrerista: el nefasto José Félix Lafaurie, usurpador de tierras; el general retirado Rodrigo Quiñonez, cómplice por tolerancia, omisión o agache de la masacre de 27 personas en Ovejas-Sucre (vereda El Chengue); la horrorosa Representante María Fernanda Cabal, quien afirmó: “Desde hace nueve años yo visito al Coronel Hernán Mejía y a muchos otros soldados injustamente encadenados por haber enfrentado el terror”; la Senadora Paola Holguín; el narcotraficante No. 82, Uribe Vélez, quien envió al Coronel este trino: “Estimado Cr Mejía, lo felicito por su entereza. Solamente alguien de su fortaleza moral y en medio de tanta persecución presenta este libro. Hemos sufrido una larga noche de injusticias que tendremos que superar” (2)

Lo anterior es, ni más ni menos, una apología del genocidio. ¿Cómo que llorando porque un reconocido asesino y violador del Derecho Internacional Humanitario ha sido condenado “injustamente”? ¿Que no hay justicia? Si ellos se consideran maltratados por la justicia, qué dirán sus víctimas? ¿Que el gobierno los persigue? ¿Acaso los opositores al gobierno Uribe no fueron perseguidos en todo momento y tratados de terroristas? Es el colmo del cinismo, de la desvergüenza. Estos sí son los auténticos terroristas. Es como si el monstruo Garavito montara una marcha contra la violación de niños.

Apuesto que si los anticapitalistas, los comunistas y la militancia izquierdista hiciéramos, y con sobrados motivos, una marcha en apoyo a las guerrillas ya nos tendrían entre rejas, acusados de subversión y terrorismo. En cambio felicitan a estos verdaderos terroristas por apoyar a un criminal. Algo similar sucede en Venezuela con los delincuentes presos a los que la ultraderecha mundial, incluyendo el Centro Democrático, considera perseguidos políticos. Y se justifica vitorear a los guerrilleros revolucionarios, no a las bandas criminales, porque ellos luchan por construir un nuevo país donde haya igualdad social y democracia real. Es que todo depende del cristal con que miremos y analicemos los hechos, de acuerdo con la posición de clase de cada quien.

A quienes están condolidos porque condenaron al genocida Mejía deberían aplicarles el Código Penal, en particular la Ley 1773 de 2016, por medio de la cual se crearon y modificaron varios artículos  de la Ley 599 de 2000 y de la Ley 906 de 2004. Pero ¿qué podremos esperar en un país donde el mismísimo Procurador General de la Nación es el primer apologista del delito? Y si no que lo digan las víctimas despojadas de sus tierras, las cuales este cavernícola viene abogando porque sean entregadas a los usurpadores.

Hay imágenes caricaturescas que describen con toda propiedad la doble moral de esta caterva de malandrines que han ocupado altísimos cargos en el Estado.
Por ejemplo:
   
(1)(2)- (Fuente: Noticias UNO, “Coronel sentenciado por aliarse con paramilitares fue felicitado por Uribe” (https://youtu.be/oXNTFN9Ni7Qhttps://youtu.be/oXNTFN9Ni7Q)
Armenia, 4 de Mayo de 2016     www.neopanfletario.blogspot.com

Por: Miguel Suarez (2016-04-28). Juan Manuel Santos anunció el pasado martes (2016-04-25) cambios en su gabinete que el denominó como el "gabinete para el posconflicto" y “de la paz”, la demagogia barata de Santos, le hizo olvidar que al anterior gabinete le había dado el mismo apelativo.

Los nuevos ministros que deberán seguir los lineamientos de la oligarquia colombiana y del imperio son: Luis Gilberto Murillo como ministro del Medio Ambiente; Maria Claudia Lacouture como ministra de comercio; Elsa Noguera de Vivienda; Jorge Eduardo Rojas de Transporte; Jorge Londoño de Justicia y Clara López como ministra del Trabajo. Y dejó intactos a: Gina Parody en Educación; Juan Fernando Cristo en Interior; Mauricio Cárdenas en Hacienda; y Aurelio Iragorri en Agricultura.

A pesar de la utilizacion de las palabras “Paz y posconflicto”, Santos no anuncio cambios en sus políticas, por lo que los nuevos nombramientos responden mas a medidas de maquillaje, que entre otras buscan mejorar sus cifras en las famosas encuestas, que últimamente le han dado muy baja aceptación popular.

En una encuesta conocida el 1 de marzo, por ejemplo, los medios de desinformación colombianos contaron que el porcentaje de encuestados que aprobaba la gestión de Santos era del 24 por ciento, luego de que en el último mes de 2015 fuera de 42 por ciento.

La muestra de que el cambio solo es maquillaje se vio en las primeras declaraciones del nuevo ministro de Minas y Energía, Germán Arce, quien manifestó que uno sus retos es garantizar la “seguridad jurídica”, que a la larga se traduce en menos impuestos y libertad para que las multinacionales volteen patas arriba las montañas buscando, oro, petróleo o cualquier otra cosa, y que es la medicina que se nos ha venido aplicando por mas de 12 años.

Es mas, como burlándose del pueblo colombiano que derrotó la exploración petrolífera en Caño Cristales, defendió el fracking para exploración petrolera, argumentando “que si se hace de manera responsable” sería una alternativa para el país.

Pero su mejor maquillaje lo consiguió con la aceptación del ministerio del trabajo de Clara Lopez, presidenta del POLO, en reemplazo del esquirol, Lucho Garzón.

Respecto a ese ministerio, la aceptación de Clara Lopez y la funciona de izquierdistas, como Navarro, Lucho o Angelino Garzón en el gobierno, el Partido Comunista colombiano dijo: “Como lo ha demostrado la historia de los ministros “obreros” que han desfilado por la cartera del Trabajo, su labor ha consistido en ejecutar la política neoliberal y en contener la acción del movimiento de trabajadores. Y esta ocasión, no va a ser la excepción, por más que consideremos las calidades humanas y políticas de la nueva funcionaria ministerial”.

Por su parte Aída Avella, presidenta de la Unión Patriótica y amiga personal de López, dijo: "Esa es una decisión personal de ella y la respeto profundamente. Pero lo que sí creo que es que sin firmar la paz me parece difícil que integre el gabinete. Porque nosotros votamos por la paz, pero es muy complicado estar en el gabinete solo en la paz, pero no en todo lo demás.”.

La Unión Patriótica también manifestó, en su cuenta oficial de Twitter, que respeta su postura, pero no la apoya. Algo similar dijo la Marcha Patriótica.

Ese nombramiento pone sobre la mesa el tema de los líderes de eso que llaman izquierda, siempre tan dispuesto a ser “pragmáticos” o como dijo Clara Lopez “flexibilidad política”, que no es mas que oportunismo.

Primero debemos tener en cuenta que en la guerra que se vive en Colombia, el papel de los medios de desinformación es quizás mas dañino que los paramilitares con sus moto sierras, y que valiéndose de su poder de manipulación, nos presentan como líderes y como de izquierda a quien ellos quieran.

Clara Lopez, figura proveniente de la rancia oligarquía, que ha fungido como demócrata, no dudó en aceptar el nombramiento, creando un muy mal ambiente en el POLO, su partido, y renovando entre el pueblo el sentimiento de tradición hecha por otros dirigentes de “izquierda”, que ante el ofrecimiento de un ministerio no dudaron en dejar votados a sus compañeros para recoger las migajas de la oligarquía.

Implementa así Juan Manuel Santos, el muchas veces utilizado por la oligarquía, método de la cooptación, con la cual divide y desacredita a eso que llaman “izquierda”, con sus dirigentes hambrientos de migajas.

Clara Lopez, como lo hicieron Lucho y Angelino Garzón, deberá aplicar las políticas de la oligarquía, como son los bajos salarios, la flexibilización o paupérrimización laboral, el aumento de la edad para la pensión en Colombia así como la subida del iva impuesta por el FMI.

En sus primeras declaraciones a la prensa como ministra del trabajo Clara Lopez no dijo nada nuevo, repitiendo la carreta que todos siempre dicen, que el salario mínimo no puede ser menor que la inflación y que la brecha salarial entre mujeres y hombres debería reducirse.

La noticia del nombramiento de la presidenta del POLO como ministra en el gobierno de Santos, es replicada por medios de desinformación internacional con asombro y presentada como muestra de la amplitud de la oligarquía colombiana, donde la izquierda es llevada de la mano del muy demócrata Juan Manuel Santos al poder.

Aquí es mas que necesario alertar que como ella, hay algunos izquierdistas infiltrados en diferentes organizaciones, que incluso se presentan como representante de exiliados, que ostentan posiciones gaseosas, que aprovechando los diálogos declaran que por la paz hay que congeniar con la oligarquía, que hay que conciliar y que ansiosos esperan que llegue su momento para lanzarse a recoger las migajas que caen de la mesa de la oligarquía colombiana.

Hay que recordar que Clara Lopez, sin pensarlo dos veces, salto a apoyar la reelección de Santos, según adujo, en apoyo a la paz y ahora recibe de este su “paz”.

Es mucho el daño que le hacen a la paz, estos dirigentes “izquierdistas”, que camuflados en partidos u organizaciones populares, solo buscan réditos personales, por eso hago un llamado a estar atentos cuando nuestro dirigentes comienzan a acomodar sus discursos y a acomodarse ellos a las condiciones de la oligarquía ya que seguro, van a traicionar al pueblo.

Eso de que es la hora de la reconciliación, de que si la oligarquía habla con la insurgencia y esta con la oligarquía, ¿porque no hacer actividades conjuntas con la embajada?, es una muestra de para donde van, como Clara, Lucho y Angelino, detrás de las migajas.