psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Opinion

Por: CM/ANI-gt/Proyecto_VER/Redacción Internacional

En la última disposición de la OTAN, con referencia a colaborar con Rusia y el combate al terrorismo; declaró recientemente el secretario general Jens Stoltenberg, declaraciones que no tienen nada que ver con las verdaderas intenciones de la OTAN. Se hizo evidente después de que el nuevo comandante en jefe de las fuerzas aliadas en Europa, el general estadounidense Curtis Skaparotti, sucediendo a su compatriota Felipe Bridlava instó a los miembros de la alianza a estar constantemente preparados para contrarrestar las amenazas de Rusia y los terroristas. Afirmaron

En la ceremonia de inauguración el 4 de mayo de los corrientes en la sede de la OTAN en Bruselas, el general rebelde que mandó hasta hace poco por las tropas estadounidenses en Corea del Sur, dijo que: el bloque del Atlántico Norte se enfrenta a un resurgimiento de Rusia, que pretende mostrarse como una potencia mundial ". Como amenazas para el bloque; también mencionó el terrorismo y la crisis de refugiados, lo que contribuye a la inestabilidad en el norte de África y Oriente Medio.

Skaparotti mencionó: "Para hacer frente a estos retos, tenemos que mantener y mejorar constantemente nuestro nivel de preparación y la movilidad en el espíritu para ser capaz de unirse a la batalla de hoy, si falla la disuasión," lo anterior citado por el servicio de prensa del Pentágono.

Con efecto, el general galante se limitó a repetir lo que pronunció hace un año y medio el presidente estadounidense, Barack Obama; quien llamó a - LIH el terrorismo, Ebola y "Rusia agresiva", como principales amenazas a la paz. Olvidado de su tranquilidad el secretario general Stoltenberg consideró necesario tener en cuenta, por su parte, que la Alianza ha entrado en una "nueva era de un problema grave y persistente incertidumbre. Pero la OTAN, de acuerdo con Stoltenberg, "está listo para enfrentar el desafío." - Incluso con el fin de la Guerra Fría, nuestra Organización del Tratado del Atlántico Norte y sus principales fuerzas colectivas siguen siendo vitales en la medida en que nos enfrentamos a nuevos desafíos - añadió el Secretario General.

 Los llamados "nuevos retos" la OTAN debe explicar al mundo la necesidad de la existencia de esta organización, que ha perdido todo su significado durante un cuarto de siglo atrás, después de la liquidación del Pacto de Varsovia. Continuamente ha bombardeado mediáticamente y bombeado miedo al mundo sobre la amenaza rusa, esto le permite perforar todas las nuevas asignaciones para el mantenimiento de las estructuras militares de la OTAN, que están en constante aumento en los números, sobre todo en Europa del Este, en las proximidades de las fronteras rusas. El ex comandante de la OTAN, el general Breedlove, ha dicho dejar su puesto e instó a Washington fortalecer la inteligencia contra Rusia. Además dijo en una entrevista con The Wall Street Journal "centrarse en el creciente poder militar de Moscú", explicó la necesidad de investigar las “amenazas que supuestamente emanan de Rusia. El general estadounidense recomienda involucrar recursos de reconocimiento más técnicas, como satélites espías que se pueden utilizar, por ejemplo, para realizar un seguimiento de los movimientos de los ejércitos o campamentos terroristas. Sin embargo, de acuerdo con Bridlava, se centran diferentes inteligencias de EE.UU. es necesario en primer lugar tener muy de cerca a Rusia. Para otro general miembro de esta organización terrorista sin sentido ha dicho: el tiempo ha sido la reputación de la OTAN, ha sido la de un lobo rabioso, considerándola una Rusofobia. Pero su sucesor, Curtis Skaparotti, al parecer, es una paz innecesaria. Él, en particular, ya ha dicho que los contactos militares de la OTAN con Rusia "siguen siendo limitados, si Rusia no comienza a cumplir con las normas internacionales."

Los diferentes responsables dicen cumplir con las normas internacionales, en la opinión, estos estrategas se comportan en silencio obediente, olvidándose por completo de sus intereses nacionales, es decir, la forma en que Rusia se comportó en los años 90, cuando la Unión Soviética se derrumbó. Ahora la situación ha cambiado, Rusia volvió en sí, conduce una política independiente, y no hay duda - esto es lo que preocupa a Occidente, queda bien claro la situación, el general Skaparotti, al hacer hincapié en que el bloque del Atlántico Norte se enfrenta a un "resurgimiento de Rusia, que busca manifestarse como potencia mundial".

Rusia no necesita reproche o condición en su esfuerzo para llegar a ser una potencia mundial. Su Estado, lo ha manifestado a través de una larga historia. Rusia era una gran potencia en el momento en que ni siquiera estaba en el mapa mundial del estado llamado los Estados Unidos de América. Y esa gran potencia, marcó el final de la grandeza de Napoleón, Rusia salvo a Estados Unidos, Septiembre de 1863. Los Estados Unidos se encontraban sumidos en la Guerra de Secesión (1861-65). En las dos costas del país, se comenta de forma excitada la inesperada aparición de escuadras navales de la Flota Imperial de Rusia. Esto no hubiese sido posible sin los rusos; y muy significativamente librar al mundo del fascismo de Hitler. Occidente no puede ponerse de acuerdo y prefieren tener un papel de vasallo obediente, marionetas en manos de Washington, fueron los que asumieron el papel de hegemón global.

  Finalmente Rusia, sólo se puede mantener un diálogo en pie de igualdad, y siempre está listo para ese diálogo. Y el lenguaje de las amenazas a Rusia es inútil. Ya es hora de aprender y Bridlavu y Skaparottti, todos estos generales de la OTAN todavía están en cautiverio es extremadamente peligrosa estas ilusiones sobre la posibilidad de la política de poder proverbiales. Rusia es suficientemente fuerte como para responder a cualquier reto, y no hay "historias de horror," dicen los rusos no tiener miedo. Cuanto antes esto se entiende en Bruselas y Washington, más fácil será encontrar un terreno común y alejarse de la confrontación preocupante, en la que Moscú, por supuesto, no le interesa.

Por Alberto Pinzón Sánchez

El más grande error en el que hemos caído los partidarios de la Solución Política del conflicto social y armado de Colombia, es haber compartido la matrix mediática contrainsurgente impuesta por el oligopolio mediatico colombiano, de que la contradicción “objetiva y real” existente entre las dos fracciones del Bloque de Poder Contrainsurgente dominante, que se disputan el presupuesto y las finanzas públicas del Estado colombiano, es una riña verbal y personal entre Santos y Uribe Vélez.

Que es una contradicción “subjetiva” de simples pareceres o apreciaciones o incluso métodos de “talantes personales” muy colombianos, por cierto, para enfrentar la realidad tanto nacional (o interna p ej sobre el conflicto armado) como internacional y global y no, un profundo choque histórico de intereses capitalistas y desarrollos económicos trasnacionales que, obviamente tienen sus expresiones en la esfera de la ideología, el derecho, la política, la ética y en las subjetividades.

En definitiva: haber pasado por alto el método Marxista de análisis de la realidad concreta históricamente determinada, y divagar sobre la “incertidumbre” de la post-modernidad, que es el pan de cada día con el cual J M Santos aborda cotidianamente los vaivenes de la paz y la guerra tanto en Colombia, como en Cuba, en Venezuela, o en Washington.

Método invencible que nos hubiera llevado necesariamente a concluir DOS cosas:

La primera, que a los únicos a quienes les interesa mantener unido y pegado en su interior al agrietado Bloque de Poder Contrainsurgente dominante en Colombia, es a sus miembros constitutivos. Por eso insisten todos los días a través de su propio oligopolio mediatico que esa pelea Santos-Uribe es personal, insensata o sin sentido, y debe ser morigerada o “arreglada”, para que se pueda llegar unidos a la firma de los acuerdos de la Habana y obviamente, enfrentar el periodo transicional del post-acuerdo.

Y que, para superar esa fisura (que ya se ha tornado fractura objetiva) basta con tomarse un café tinto como lo propuso Angelino Garzón, y no ver que la contradicción es objetiva que obedece a intereses diferentes y a lógicas capitalistas trasnacionales enfrentadas por los mercados, ambas arropadas bajo la cobertura neoliberal: En Colombia intereses económicos trasnacionales que obtienen ganancias del ejercicio de la guerra contrainsurgente VS intereses también trasnacionales que obtienen ganancias de otro tipo de negocios que son obstruidos por dicha guerra.

La segunda, es ver el asunto como únicamente doméstico y no entender el hecho tantas veces denunciado de que Uribe Vélez no está solo. Que él es el jefe de una tenaza Internacional o Global, cuyo objetivo es cerrar las dos pinzas, una sobre el actual gobierno venezolano y otra sobre el proceso de paz para Colombia de la Habana, con el objetivo geoestratégico claro y definido de apoderarse de esos dos países mediante el caos armado (como en la zona árabe) para luego expandir su dominación y sometimiento sobre Ecuador y sobre Bolivia, pues los gobiernos de Cristina en Argentina y Dilma en Brasil han caído como frutas maduras y ya están entrando por el aro.

Tal y como lo denunció la oportuna nota (obviamente silenciada) del periodista de Jamundí Luis Alfonso Mena, sobre la reunión internacional realizada en Miami por el Americas Socierty-Council of the Americas, el 12 y 13 de mayo 2016, coordinada por el conocido el expresidente español José María Aznar, a la cual asistieron además de los compinches de Uribe Vélez, el Procurador Ordoñez y el ex candidato presidencial Zuluaga; la enviada del Presidente de EE. UU Paula J. Dobriansky. El amigo íntimo del ex presidente Pastrana Luis Alberto Moreno, actual presidente del Banco Interamericano de Desarrollo. John Negroponte ex secretario de Estado y jefe de inteligencia de la Administración de George Bush. Los expresidentes Luis Alberto Lacalle de Uruguay, Sebastián Piñera de Chile y Jorge Quiroga de Bolivia, Luis Almagro secretario general de la OEA, junto a Guillermo Lasso del partido Creo de Ecuador. De Venezuela asistieron Lilian Tintori, María Corina Machado, Mitzy Capriles y José Toro Hardy exdirector de Petróleos de Venezuela. Como también los ejecutivos de las trasnacionales Cisco, Airbus, AES, Related Group y el Grupo Argos. No podía faltar el periodista Andrés Oppenheimer (ver http://www.pacocol.org/index.php/comite-regional/valle-del-cauca/17688-el-ventrilocuo-de-la-extrema-derecha-continental

Y en donde Uribe Vélez, llamó directamente y sin ninguna consecuencia a la invasión armada de Venezuela (ver video: https://www.youtube.com/watch?v=6u7WewAaXHM)

Es muy probable que los estrategas de este plan de recuperación paulatina del Patio Trasero de los EEUU, después de haber analizado concienzudamente la situación en Latinoamérica y el Caribe, estén haciendo el cálculo maligno de hacer coincidir tres eventos: La elección de Donald Trump como presidente de los EEUU, la caída del gobierno venezolano, con la destrucción de los avances logrados en el proceso de paz de la Habana. Con lo cual Libia, Somalia o Yemen serán nuestro espejo, imposible de mirar, tomándose un café tinto colombiano.

Fuente Imagen: Internet

.

Por Alberto Pinzón Sánchez (1)

 

He sido invitado muy generosamente por EH Bildu, a dictar una charla sobre los Retos para la Sociedad Civil de Colombia en el proceso de paz actual, y debo hacerlo, en 25 minutos.

Sintetizar el fin de 70 años de guerra contrainsurgente y las resistencias de todo tipo que ella ha generado en Colombia; guerra que todos hemos aceptado llamar conflicto armado interno, en tan poco tiempo, es de por sí ya es otro gran reto personal:

Sin embargo, y a pesar de que doy por firmado el próximo acuerdo definitivo entre el Estado colombiano con la Insurgencia de las Farc- Ep, y del cumplimiento estricto de todos los puntos acordados por ambas Partes; voy a intentar dar algunos elementos bastante resumidos de lo que considero pueden llegar a ser lo que en lenguaje colombiano consideramos obstáculos para la Paz

El Primero de ellos es, como fue reconocido en el informe de la Comisión Histórica del conflicto presentado en febrero de 2015, la existencia de dos proyectos sociales; dos concepciones bastante diferentes e incluso enfrentadas, de lo que se considera la Paz para Colombia, que surgen de dos maneras también muy distintas de analizar y entender lo que es y ha sido la historia de Colombia a lo largo de su vida como nación independiente en el concierto latinoamericano y caribeño.

Hay un concepto emanado del Bloque de Poder Contrainsurgente dominante y gobernante en Colombia, que pretende dar un espectacular salto de pértiga sobre 8 millones de víctimas de todo tipo que ha dejado la guerra contrainsurgente en estos 70 años de evolución, para persistir en su proyecto de continuar profundizando su visión neoliberal de la economía y la sociedad colombianas, como si no hubiera pasado nada en todos estos años.

Que simplemente basta que las Insurgencias o resistencias armadas entreguen las armas y se reintegren al resto de la sociedad y sean cooptados políticamente como en los otros procesos de Desarme, Desmovilización y Reinserción ocurridos en el pasado, para que todo vuelva a ser color de rosa y la sociedad en general, una vez haya eliminado la disfuncionalidad del conflicto armado, vuelva a su estado normal equilibrado. Es lo que se ha conceptualizado bajo el nombre de la Paz del Post-Conflicto.

Pero también existe un proyecto alternativo y hasta antagónico, que considera que una vez se hayan alcanzado los acuerdos políticos que no son negociaciones económicas o jurídicas sino acuerdos políticos generales para finalizar la resistencia armada a la contrainsurgencia estatal, se abre un periodo amplio de transición, marcado por una creciente movilización social y popular, donde las otras resistencias sociales como la resistencia obrera a los bajos salarios y al neoliberalismo. La resistencia campesina a los tratados de libre comercio y por una reforma agraria democrática. La resistencia centenaria de las comunidades indígenas y comunidades negras por su tierra, por su cultura y contra la opresión y el racismo. La resistencia de los estudiantes por una educación popular y de calidad. La resistencia de los defensores de los Derechos humanos. La resistencia de los partidos políticos excluidos, perseguidos y exterminados. La resistencia de las mujeres doblemente oprimidas y explotadas. La resistencia civil contra la depredación de la naturaleza y contra el Ecocidio de las compañías trasnacionales. La resistencia de comunidades transgénero LGBT, ect, que va a persistir y, va a continuar movilizándose masivamente con mayor intensidad en busca de una paz democrática con justicia social. Y por eso, ese proyecto se llama la movilización social para los post acuerdos.

Es decir que, continuar con la idea de que imponer la visión única y hegemónica de la paz del post-conflicto, será fuente indudable de nuevas conflictividades.

Un segundo gran obstáculo para la Sociedad Civil colombiana en el proceso de paz; es y será la persistencia de las concepciones y prácticas contrainsurgentes y anticomunistas del enemigo interno, provenientes de la guerra fría internacional, con más de 70 años de evolución en Colombia y, del gran arraigo de esta ideología dentro del Bloque de clases dominante y dentro de un amplio sector de la clase media alta subalterna, que ha impregnado profundamente la mayoría de las Instituciones del Estado colombiano, apoderándose de ellas.

Si consideramos la conocidísima ecuación de Gramsci Estado = Hegemonía+ Coerción, vemos como el cemento de la ideología contrainsurgente ha cohesionado y pegado la mayoría de los aparatos de “Hegemonía”, tales como los partidos políticos, las universidades religiosas, los sindicatos oficiales, los púlpitos políticos y en especial, el llamado Oligopolio Mediatico Contrainsurgente, formado por un pequeño grupo de casas noticiosas pertenecientes a exclusivas y reducidas familias multimillonarias, que durante siglos han monopolizado el Poder en Colombia y, recientemente se han entroncado con los monopolios informáticos Trasnacionales y Globales, para convertir la función pública de la información, en una simple propaganda en favor de sus propios intereses privados y familiares, negando cualquier posibilidad democrática para informar libremente a la sociedad.

De igual manera, es destacable la persistencia y el dominio de dicha ideología contrainsurgente en la mayoría de los aparatos de “Coerción” oficial, tales como los organismos armados y de inteligencia que dependen del actual Ministerio de Defensa. Las cárceles o mazmorras políticas del Inpec, donde se tortura y se pudren cerca de 10 mil presos políticos. La Fiscalía y la Procuraduría politizadas al servicio de los contratos y la impunidad para mis amigos y la ley para mis enemigos. La Seguridad del Estado (DAS) al servicio directo de los Narco-Para Militares. La Administración Pública en especial la relacionada con el sistema electoral al servicio del fraude en favor de la elección de los llamados Para-Políticos. El Servicio Nacional de Aprendizaje, el régimen subsidiado de la Salud, y el Instituto de Bienestar Familiar al servicio de la corrupción generalizada, como quedó demostrado una vez más, con el asqueante caso de la apropiación de los dineros públicos destinados a darles comida a niños de los jardines infantiles y escuelas de todo el país, ocurrido hace apenas unos pocos días.

Un tercer reto no menos importante ha sido, es y será, lo que en Colombia se conoce como el fenómeno Narco-Para-Militar derivado de esta práctica Estatal contrainsurgente, que como pieza fundamental del Bloque de Poder Contrainsurgente dominante y como una estrategia de la guerra fría anticomunista de los EEUU, fue puesto en marcha en Colombia hace 69 años tras la firma del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca de 1947, e iniciado por el gobierno falangista de Ospina Pérez y Laureano Gómez con su tenebrosa policía “chulavita”, con el fin de aniquilar y derrotar al enemigo interno comunista, socialista y gaitanista, supuesto aliado de potencias comunistas extranjeras.

Fenómeno Narco-Para Militar que en su desenvolvimiento a lo largo de los años creó una fusión de tres personas distintas, pero un solo dios verdadero, el cual junto con la fracción de la clase que lo soporta, opuesta visceralmente a cualquier proceso para finalizar la guerra anticomunista, pretende continuar, ad eternum, con sus jugosos negocios de armas, seguridad y mercenarismo. De monopolización, especulación y extranjerización de la tierra. De exportación de narcóticos y chatarra. De lavado de dinero, y demás negocios de economía subterránea.

Fenómeno que el mismo gobierno, el que está sentado en la mesa de la Habana hablando de paz, ha dicho por boca de uno de sus antiguos plenipotenciarios, Luis Carlos Villegas, ahora Ministro de Defensa que no existe; contrariando toda evidencia que lo ha mostrado como un poderoso poder de facto a nivel nacional. Poder paralelo que fuera exhibido impunemente el pasado dos de abril y que según la organización británica Justice for Colombia, en el informe presentado en abril de 2016, ha aniquilado entre los años 2011 y 2015, más los 534 líderes populares de la movilización social y defensores de los derechos humanos, es decir enemigos internos. Ciento quince (115) de ellos militantes de la organización opositora Marcha Patriótica.

Poder paralelo de facto que, según un estudio pormenorizado de la ONG Indepaz dirigida por el exministro Camilo González y presentado el 22 de abril 2016, está actualmente constituido por 14 grupos con diferentes nombres como los Urabeños o clan Úsuga. Los rastrojos del Occidente. Los Rastrojos del Atlántico. Las Águilas Negras. El Fiac. Los Buenaventurños. Los Renacer. Los Héroes del Valle. El Bloque Meta. Las Autodefensas del Casanare. Los Rudos. Los Paisas de Nariño. Los Libertadores del Vichada. Los Vallejos del Guaviare, con una presencia armada en 149 municipios de toda la geografía colombiana.

Existe además una cuarta amenaza que consiste en la incertidumbre general o mejor la inseguridad jurídico política sobre la inclusión de los acuerdos pactados en la Habana en el ordenamiento jurídico nacional e internacional, la que paradójicamente ha venido impulsando el propio presidente Santos, como una maniobra electoral unilateral, para convocar unas elecciones Plebiscitarias refrendatorias, que bien miradas tienen el objetivo oscuro de imponer el candidato presidencial de su preferencia que lo irá a remplazar en la presidencia de la república.

Hecho este, que está siendo utilizado por la fracción de clase que dentro del Bloque de Poder dominante liderada por el expresidente Uribe Vélez, el Procurador Ordoñez y Félix Lafauríe, actual jefe del poderoso gremio ganadero colombiano o Fedegán, quienes rabiosamente se oponen con todos sus recursos oficiales y para-oficiales, a la finalización de ese resabio de la guerra fría estadounidense que constituye la guerra contrainsurgente en Colombia.

Y quienes ya ha planteado como programa político de una futura presidencia de Ordoñez en el 2018, el argumento de que, si el tal plebiscito es derrotado en las urnas, la “negociación con las fart” debe ser totalmente corregida, es decir invalidada. Con lo cual se abriría un complejo y contradictorio panorama, algo así como el reinicio de un nuevo circulo vicioso que influirá no solo en Colombia sino en toda la región latinoamericana y caribeña.

Por último, el quinto reto que el pueblo colombiano debe vencer para alcanzar una paz democrática, sostenible y duradera, es que, el régimen dominante permita la más amplia movilización social que ha estado reprimida, criminalizada y exterminada todos estos 70 años de guerra contrainsurgente y sin la cual no habrá posibilidades de avanzar hacia la verdadera paz que están clamando y exigiendo la mayoría de los colombianos que viven de su trabajo.

Muchas gracias por su atención.

Pamplona España.13.05.2016

  1. Alberto Pinzón Sánchez es un médico, antropólogo colombiano quien a raíz de su participación en la comisión de personalidades creada por la Mesa del Caguán en 2001, fue amenazado directamente por el jefe Narco Paramilitar Carlos Castaño (ver su libro “Mi Confesión” pág. 313), debiendo exiliarse en Europa y sin poder regresar a su patria desde hace 13 años.

Foto: Archivo personal

 

Por Nelson Lombana Silva

(Ibagué, mayo 8 de 2016) Causa estupor la forma como los enemigos de la paz se empecinan en hacerla abortar para que Colombia siga transitando los caminos oscuros de la cruda violencia y el terrorismo de Estado. Se ensañan contra los cuadros más emblemáticos y forjadores de paz como la compañera Imelda Daza Cotes, una mujer excepcional que tuvo que salir del país durante 28 años para salvar su integridad física y que ahora que regresa con la misma bandera de la paz, los exponentes del odio, del capitalismo rapaz y de la insensatez persistan en segarle la vida.

Los hechos ocurridos por estos días en la ciudad de Cartagena de Indias, debe llamar poderosamente la atención de la comunidad nacional e internacional, no puede pasar de soslayo como tampoco pueden pasar de soslayo los 116 dirigentes de Marcha Patriótica asesinados últimamente, ni los 83 representantes a la cámara y 48 senadores, elegidos al parecer por el paramilitarismo.

El muerto no hay que buscarlo río abajo. La podredumbre del establecimiento llamado Estado Colombiano debe quedar al desnudo, no puede seguirse aromatizando el estiércol que lo caracteriza. Al pan, pan y al vino, vino. Basta ya de crudos ambages para justificar lo injustificable.

Indigna la forma infame como los medios masivos informan sobre estos hechos. Si hubiera sido una "vaca sagrada del establecimiento", como llamaba a la clase política el costumbrista escritor Álvaro Salom Becerra, la información sería otra. Nos tendrían alienados, cansados, "mamados", pero como la afectada era una dirigente del pueblo, entonces la información va entre líneas, dejando la suspicacia y sembrando la duda. ¡Qué libertad de prensa en Colombia!

Conocí a la compañera Imelda en el vídeo Baile Rojo. Me impresionó su relato crudo, sus lágrimas rodar por sus mejillas mofletudas. Fue un relato descarnado pero sin odio y por el contrario, con la firme perspectiva de vivir.

Cuando el congreso de la Unión Patriótica en Bogotá anunció que Imelda Daza Cotes haría presencia, salté de contento, pues tendría la oportunidad de estrechar su mano y decir que la admiraba profundamente.

Minutos antes de comenzar la marcha de la Up, que partió de la plaza de Toros hasta la plazoleta las Nieves por la séptima, la encontré entre la muchedumbre que blandía con entusiasmo las banderas verdes y amarillas con entusiasmo. Grabadora en mano me le acerqué y después de estrechar su cálida mano, depositar un ósculo en la mejilla y decirle que la admiraba profundamente por su coraje, me permitió una breve entrevista que fue publicada en la página web: www.pacocol.org.

Estar tan cerca de ella me permitió dimensionar aún más su calidad humana, su sencillez y su grandeza como lideresa de la izquierda colombiana. Pensé en ese momento que sería la mejor candidata para orientar los destinos de la Unión Patriótica. Tiene carisma, amplitud y profundidad en sus conceptos. Admira la lucha heroica del Partido Comunista, tiene don de persona, humanista, sincera y trabajadora.  

Fue candidata a la gobernación del Cesar con la insignia de la Unión Patriótica, destacando en el balance final el aporte de los comunistas y otras fuerzas democráticas. Desafiando prácticamente el epicentro del paramilitarismo recorrió gran número de los 25 municipios predicando la paz con justicia social, la unidad y la organización del pueblo cesariense.  ¿Cómo es posible que una mujer inteligente, noble y servicial, consecuente con su clase social, sea víctima de atentados como el ocurrido recientemente contra su humanidad en la hermosa Cartagena de Indias?

¿Tendrá que salir nuevamente del país? ¡Qué horror! Los Estados Unidos y el presidente Juan Manuel Santos Calderón, deben decir sí están dispuestos a desarticular la estructura paramilitar en Colombia de una vez y para siempre. Una orden de ellos, creemos que será suficiente para desarticular esta práctica infeliz alimentada por ganaderos, terratenientes deshonestos, el procurador Ordóñez, el centro democrático, etc. Si no hay voluntad política, esto será imposible. Esa política nefasta del enemigo interno y guerra de baja intensidad, propia de los gringos, debe desaparecer en Colombia.

Volver a pescar de noche sin el miedo de ser asesinados, como diría Darío Echandía, es una utopía que se debe materializar en la práctica. Por eso no se debe admitir que sigan los atentados contra los líderes y lideresas que sueñan con cambios estructurales. No más atentados, no más muertos, no más exiliados.

A Imelda Daza Cotes, desde el Tolima, le expresamos nuestra solidaridad, aprecio y admiración. Su lucha no será estéril. Saludamos también a los Comunistas de la costa norte, especialmente de Cartagena, Barranquilla, Santa Marta, La Guajira, Valledupar, etc. A la Juventud Comunista, a los miembros de la Up y de Marcha Patriótica, a los periodistas consecuentes, a todos y todas, que sueñan con un país al alcance de todos y todas, a un país en marcha en la construcción del socialismo. Adelante, paso de vencedores.

Por Alberto Pinzón Sánchez

Al comenzar 1967, la Universidad Nacional de Bogotá, como una premonición a lo que ocurriría un año después en París, era un magma ardiente: Hacía tres años Valencia, encabezando el bloque de clases dominante había comenzado la Guerra Contrainsurgente en la cordillera de Marquetalia con el famoso Plan LASO (Latin American Security Operation) y Lleras Restrepo, la había ampliado en las selvas santandereanas de los ríos Carare y Opón contra el ELN y, al alto Sinú donde se había constituido el maoísta EPL. Se discutía talvez muy a la manera colombiana y se le lanzaban huevos podridos a Lleras Restrepo, quien había venido a la Universidad, a exhibirse con el banquero estadounidense Rockefeller.

El debate incluía dos textos de reciente aparición en el Tíbet Bogotano: El excelente libro sobre Simón Bolívar de Indalecio Liévano Aguirre con el énfasis que allí se había puesto a dos pensamientos del Libertador; uno, de cómo los EEUU habían sido destinados por la Providencia a plagar la America de miserias a nombre la libertad y otro, explicado maravillosamente en la Carta de Jamaica, sobre la identidad y cultura Nuestramericana como un pequeño género humano aparte, mezclado.

El otro texto en debate, era el denominado “las Formen de Marx”, de reciente traducción al castellano, que nos llegó acompañado de los textos polémicos producidos en casi todo el mundo, sobre el llamado “modo de Producción Asiático” o despótico-tributario-aldeano, y la posibilidad contemplada por Marx de que en algunas sociedades con particularidades y restos de tradiciones comunitarias y practicas solidarias fuertemente arraigadas, se pudiera evitar el desastre que implicaba la destrucción comunitaria provocada por el desarrollo tardío y arrasador del capitalismo en expansión.

No sería exageración si dijéramos que toda la facultad de ciencias humanas, con sus departamentos de economía, derecho, sociología, psicología, filosofía, educación, geografía, historia, lingüística, literatura, trabajo social, y antropología, era el centro de tal debate y participaba con sus producciones, publicaciones y polémicas.

En esa batahola (ahora creo que, para ponernos sobre la tierra) la profesora de Etnología, Blanca Ochoa de Molina, esposa de Gerardo Molina, nos puso como tarea la lectura y análisis académico del libro de Mariátegui “Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana”. Al concluir la clase, nos dijo en su lenguaje habitual: - “Muchachos, tienen 15 días para entregar el informe final. Ustedes pueden formar los grupos como quieran”.

Conformamos un grupo con Boris Zapata y Guillermo Sáenz y después de hacer algunas averiguaciones biográficas sobre el autor, acabado de ser sacado del ostracismo y reeditado por la revolución cubana, y de consultar un historiador del partido comunista colombiano quien nos dio algunos detalles de la influencia que había tenido Mariátegui directamente sobre Fidedigno Cuellar, un amigo suyo en Colombia fundador del partido comunista colombiano, así como del papel jugado por Carlos del Barza y Bernardo Retjam, dos amigos personales de Mariátegui, exiliados peruanos en Colombia y del papel que ellos jugaron en la conformación del núcleo originario de comunistas colombianos; leímos la obra con deleitación, discutimos sus puntos de vista “metodológicos de Etnología Política” y, pretensiosos presentamos el informe a doña Blanca.

Hoy 49 años después, he vuelto a leer los “siete ensayos de Mariátegui” y sigo sorprendido como aquella primera vez por su frescura y vigor que sobrepasa sus limitaciones físicas y su enfermedad. Su paradoja existencial, ayer repudiado como “hereje” por sus propios camaradas y hoy invocado por ellos y otros más que se les han unido para destacar su “vigencia”.

Pero que quede claro: No es su vigencia lo que sobrevive de Mariátegui. Es su herencia agrandada y enriquecida en toda Nuestramérica, la que nos sigue golpeando por su persistencia y tenacidad.

Si se contextualiza el tiempo, el lugar, el modo, y las evoluciones particulares en cada uno de los problemas tratados en sus ensayos, es evidente que Mariátegui refleja las limitaciones de los conocimientos de la época en la cual vivió. Es un intelectual orgánico empeñado en aplicar con convicción y seguridad mental el método marxista (teórico y práctico) a la realidad peruana de antes de la gran crisis capitalista e Imperialista de 1930.

Sin embargo, lo cierto es que a pesar de los reparos puntuales que se le puedan hacer a cada una de sus afirmaciones, su método histórico, totalizador y dialectico y su obra siguen en pie después de tantas décadas de embates teóricos y prácticos por parte de sus adversarios burgueses, o de la incomprensión de algunos mal llamados marxistas, y hasta de sus deformadores maoístas.

Su diseño de definición de la realidad peruana abstraída y descrita históricamente y, su manera original y autóctona de abordarla analíticamente como una totalidad dialéctica y compleja, no es que siga vigente, sino que se ha afinado en innumerables desarrollos en cada uno de los problemas por él planteados y se ha ampliado con estudios profundos en toda Nuestramérica y hasta en universidades de lenguas extranjeras, al punto de hablarse hoy en día de un Marxismo Nuestroamericano fundado en su obra teórico-práctica, y hasta se hagan paralelos semejantes de su vida y sufrimientos con los del fundador del partido comunista italiano, Gramsci.

En Colombia, los comunistas ”convictos y confesos” nos alegramos de que Fidedigno Cuellar hubiera sido amigo personal de Mariátegui y hubiera puesto en práctica en sus luchas de la cordillera caucana y tolimense todas sus enseñanzas en compañía del indio José Gonzalo Sánchez, y además, que los continuadores de Fidedigno como el indio Isauro Yosa (maestro de Manuel Marulanda Vélez) también hubieran entendido no solo la centralidad de la lucha de siglos por la tierra planteada por Mariátegui, sino el histórico problema indígena como un asunto de clases sociales explotadas y oprimidas determinado por la lucha de clases general desarrollada en Colombia hasta hoy. Desde la encomienda y la mita, pasando por el gamonalismo republicano, su fusión temprana con el capitalismo imperialista y la transnacionalización contrainsurgente actual.

Esa es una experiencia teórico-práctica que los comunistas colombianos pueden mostrar hoy en día, como un aumento o enriquecimiento de la herencia legada por Mariátegui. Y esto, puede enorgullecer a cualquiera.

Fuente Imagen Internet: Isauro Yosa y Marulanda.

Por: Libardo García Gallego   (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

En la reciente Feria del libro de Bogotá, el periodista anticomunista Plinio Apuleyo Mendoza prologó y presentó el libro “Me niego a arrodillarme”, cuyo autor, Publio Hernán Mejía Gutiérrez, es un coronel delincuente en servicio activo, condenado a 19 años de prisión por haber ordenado asesinar 19 paracos indisciplinados en Bosconia y 2 indígenas en Valledupar, a quienes hizo pasar como guerrilleros del ELN y de las FARC; es decir, comprobado autor de “falsos positivos” y compinche de sanguinarios paramilitares, como Jorge 40, Hernán Giraldo, Tolemaida, …..(1)

Al acto de presentación del libro de marras asistieron varios dirigentes del Centro Democrático, de la ultraderecha guerrerista: el nefasto José Félix Lafaurie, usurpador de tierras; el general retirado Rodrigo Quiñonez, cómplice por tolerancia, omisión o agache de la masacre de 27 personas en Ovejas-Sucre (vereda El Chengue); la horrorosa Representante María Fernanda Cabal, quien afirmó: “Desde hace nueve años yo visito al Coronel Hernán Mejía y a muchos otros soldados injustamente encadenados por haber enfrentado el terror”; la Senadora Paola Holguín; el narcotraficante No. 82, Uribe Vélez, quien envió al Coronel este trino: “Estimado Cr Mejía, lo felicito por su entereza. Solamente alguien de su fortaleza moral y en medio de tanta persecución presenta este libro. Hemos sufrido una larga noche de injusticias que tendremos que superar” (2)

Lo anterior es, ni más ni menos, una apología del genocidio. ¿Cómo que llorando porque un reconocido asesino y violador del Derecho Internacional Humanitario ha sido condenado “injustamente”? ¿Que no hay justicia? Si ellos se consideran maltratados por la justicia, qué dirán sus víctimas? ¿Que el gobierno los persigue? ¿Acaso los opositores al gobierno Uribe no fueron perseguidos en todo momento y tratados de terroristas? Es el colmo del cinismo, de la desvergüenza. Estos sí son los auténticos terroristas. Es como si el monstruo Garavito montara una marcha contra la violación de niños.

Apuesto que si los anticapitalistas, los comunistas y la militancia izquierdista hiciéramos, y con sobrados motivos, una marcha en apoyo a las guerrillas ya nos tendrían entre rejas, acusados de subversión y terrorismo. En cambio felicitan a estos verdaderos terroristas por apoyar a un criminal. Algo similar sucede en Venezuela con los delincuentes presos a los que la ultraderecha mundial, incluyendo el Centro Democrático, considera perseguidos políticos. Y se justifica vitorear a los guerrilleros revolucionarios, no a las bandas criminales, porque ellos luchan por construir un nuevo país donde haya igualdad social y democracia real. Es que todo depende del cristal con que miremos y analicemos los hechos, de acuerdo con la posición de clase de cada quien.

A quienes están condolidos porque condenaron al genocida Mejía deberían aplicarles el Código Penal, en particular la Ley 1773 de 2016, por medio de la cual se crearon y modificaron varios artículos  de la Ley 599 de 2000 y de la Ley 906 de 2004. Pero ¿qué podremos esperar en un país donde el mismísimo Procurador General de la Nación es el primer apologista del delito? Y si no que lo digan las víctimas despojadas de sus tierras, las cuales este cavernícola viene abogando porque sean entregadas a los usurpadores.

Hay imágenes caricaturescas que describen con toda propiedad la doble moral de esta caterva de malandrines que han ocupado altísimos cargos en el Estado.
Por ejemplo:
   
(1)(2)- (Fuente: Noticias UNO, “Coronel sentenciado por aliarse con paramilitares fue felicitado por Uribe” (https://youtu.be/oXNTFN9Ni7Qhttps://youtu.be/oXNTFN9Ni7Q)
Armenia, 4 de Mayo de 2016     www.neopanfletario.blogspot.com

Por: Miguel Suarez (2016-04-28). Juan Manuel Santos anunció el pasado martes (2016-04-25) cambios en su gabinete que el denominó como el "gabinete para el posconflicto" y “de la paz”, la demagogia barata de Santos, le hizo olvidar que al anterior gabinete le había dado el mismo apelativo.

Los nuevos ministros que deberán seguir los lineamientos de la oligarquia colombiana y del imperio son: Luis Gilberto Murillo como ministro del Medio Ambiente; Maria Claudia Lacouture como ministra de comercio; Elsa Noguera de Vivienda; Jorge Eduardo Rojas de Transporte; Jorge Londoño de Justicia y Clara López como ministra del Trabajo. Y dejó intactos a: Gina Parody en Educación; Juan Fernando Cristo en Interior; Mauricio Cárdenas en Hacienda; y Aurelio Iragorri en Agricultura.

A pesar de la utilizacion de las palabras “Paz y posconflicto”, Santos no anuncio cambios en sus políticas, por lo que los nuevos nombramientos responden mas a medidas de maquillaje, que entre otras buscan mejorar sus cifras en las famosas encuestas, que últimamente le han dado muy baja aceptación popular.

En una encuesta conocida el 1 de marzo, por ejemplo, los medios de desinformación colombianos contaron que el porcentaje de encuestados que aprobaba la gestión de Santos era del 24 por ciento, luego de que en el último mes de 2015 fuera de 42 por ciento.

La muestra de que el cambio solo es maquillaje se vio en las primeras declaraciones del nuevo ministro de Minas y Energía, Germán Arce, quien manifestó que uno sus retos es garantizar la “seguridad jurídica”, que a la larga se traduce en menos impuestos y libertad para que las multinacionales volteen patas arriba las montañas buscando, oro, petróleo o cualquier otra cosa, y que es la medicina que se nos ha venido aplicando por mas de 12 años.

Es mas, como burlándose del pueblo colombiano que derrotó la exploración petrolífera en Caño Cristales, defendió el fracking para exploración petrolera, argumentando “que si se hace de manera responsable” sería una alternativa para el país.

Pero su mejor maquillaje lo consiguió con la aceptación del ministerio del trabajo de Clara Lopez, presidenta del POLO, en reemplazo del esquirol, Lucho Garzón.

Respecto a ese ministerio, la aceptación de Clara Lopez y la funciona de izquierdistas, como Navarro, Lucho o Angelino Garzón en el gobierno, el Partido Comunista colombiano dijo: “Como lo ha demostrado la historia de los ministros “obreros” que han desfilado por la cartera del Trabajo, su labor ha consistido en ejecutar la política neoliberal y en contener la acción del movimiento de trabajadores. Y esta ocasión, no va a ser la excepción, por más que consideremos las calidades humanas y políticas de la nueva funcionaria ministerial”.

Por su parte Aída Avella, presidenta de la Unión Patriótica y amiga personal de López, dijo: "Esa es una decisión personal de ella y la respeto profundamente. Pero lo que sí creo que es que sin firmar la paz me parece difícil que integre el gabinete. Porque nosotros votamos por la paz, pero es muy complicado estar en el gabinete solo en la paz, pero no en todo lo demás.”.

La Unión Patriótica también manifestó, en su cuenta oficial de Twitter, que respeta su postura, pero no la apoya. Algo similar dijo la Marcha Patriótica.

Ese nombramiento pone sobre la mesa el tema de los líderes de eso que llaman izquierda, siempre tan dispuesto a ser “pragmáticos” o como dijo Clara Lopez “flexibilidad política”, que no es mas que oportunismo.

Primero debemos tener en cuenta que en la guerra que se vive en Colombia, el papel de los medios de desinformación es quizás mas dañino que los paramilitares con sus moto sierras, y que valiéndose de su poder de manipulación, nos presentan como líderes y como de izquierda a quien ellos quieran.

Clara Lopez, figura proveniente de la rancia oligarquía, que ha fungido como demócrata, no dudó en aceptar el nombramiento, creando un muy mal ambiente en el POLO, su partido, y renovando entre el pueblo el sentimiento de tradición hecha por otros dirigentes de “izquierda”, que ante el ofrecimiento de un ministerio no dudaron en dejar votados a sus compañeros para recoger las migajas de la oligarquía.

Implementa así Juan Manuel Santos, el muchas veces utilizado por la oligarquía, método de la cooptación, con la cual divide y desacredita a eso que llaman “izquierda”, con sus dirigentes hambrientos de migajas.

Clara Lopez, como lo hicieron Lucho y Angelino Garzón, deberá aplicar las políticas de la oligarquía, como son los bajos salarios, la flexibilización o paupérrimización laboral, el aumento de la edad para la pensión en Colombia así como la subida del iva impuesta por el FMI.

En sus primeras declaraciones a la prensa como ministra del trabajo Clara Lopez no dijo nada nuevo, repitiendo la carreta que todos siempre dicen, que el salario mínimo no puede ser menor que la inflación y que la brecha salarial entre mujeres y hombres debería reducirse.

La noticia del nombramiento de la presidenta del POLO como ministra en el gobierno de Santos, es replicada por medios de desinformación internacional con asombro y presentada como muestra de la amplitud de la oligarquía colombiana, donde la izquierda es llevada de la mano del muy demócrata Juan Manuel Santos al poder.

Aquí es mas que necesario alertar que como ella, hay algunos izquierdistas infiltrados en diferentes organizaciones, que incluso se presentan como representante de exiliados, que ostentan posiciones gaseosas, que aprovechando los diálogos declaran que por la paz hay que congeniar con la oligarquía, que hay que conciliar y que ansiosos esperan que llegue su momento para lanzarse a recoger las migajas que caen de la mesa de la oligarquía colombiana.

Hay que recordar que Clara Lopez, sin pensarlo dos veces, salto a apoyar la reelección de Santos, según adujo, en apoyo a la paz y ahora recibe de este su “paz”.

Es mucho el daño que le hacen a la paz, estos dirigentes “izquierdistas”, que camuflados en partidos u organizaciones populares, solo buscan réditos personales, por eso hago un llamado a estar atentos cuando nuestro dirigentes comienzan a acomodar sus discursos y a acomodarse ellos a las condiciones de la oligarquía ya que seguro, van a traicionar al pueblo.

Eso de que es la hora de la reconciliación, de que si la oligarquía habla con la insurgencia y esta con la oligarquía, ¿porque no hacer actividades conjuntas con la embajada?, es una muestra de para donde van, como Clara, Lucho y Angelino, detrás de las migajas.

 

Por Alberto Pinzón Sánchez.

Creer que el pueblo colombiano está derrotado es una sandez, y más penetrante si el sandio que lo dice o escribe se presenta como discípulo de Marx.

Es simplemente, contrariando toda evidencia del movimiento real, aceptar que el contrario dialectico de la guerra no es la Política. Que la guerra se supera NO con la Política, sino con un negocio o negociación, que se puede hacer según la autonomía del consumidor, cuando se quiera y como se quiera, es decir cuando voluntariamente se pongan en contacto el oferente y el demandante para negociar e intercambiar valores de uso y de cambio, necesarios a los dos. Que la mano invisible del Dios free market, lo resuelve todo.

No considerar una situación objetiva resultante de una lucha armada (simétrica o asimétrica, da lo mismo) que ha generado una correlación de fuerzas sociales enfrentadas. Correlación de fuerzas, Camarada. ABC del marxismo.

Es haberse comido enterito el cuento o carreta contrainsurgente, imperialista y oligárquico, de la “paz negociada” o de “las negociaciones de paz”. Y no haber entendido nunca, nunca, el concepto antagónico (para no decir dialectico) de “Solución Política al conflicto social armado de Colombia” que se basa en Acuerdos Políticos, y que fuera planteado desde el primer día de marcha por los 48 miserables campesinos bombardeados en Marquetalia en 1964 por aviones USA con bombas USA y apoyados por las tropas colombianas aero-trasportadas del batallón Corea, unas de ellas comandada por el generalísimo Valencia Tovar. ¡Honor y gloria al secuestrador del sacerdote Camilo Torres! Honor y gloria a sus continuadores quienes ganaron la guerra contrainsurgente en estadísticas y con falsos positivos de minusválidos.

Si, las multiples resistencias del pueblo colombiano, incluida la resistencia armada que es la más vistosa de ellas, hubieran sido derrotadas por sus enemigos jurados (no adversarios) en 70 años de guerra contrainsurgente; quien quiera posar de Marxista debe antes de escribir considerar que en esa (hipotética) situación, no existiría ninguna mesa de diálogos de paz en la Habana, sino tumbas, incontables fosas comunes y más cárceles políticas. El INPEC multiplicado por 33 departamentos.

No existiría la resistencia obrera contra los bajos salarios y al neoliberalismo. La resistencia campesina a los tratados de libre comercio y por una reforma agraria democrática. La resistencia centenaria de las comunidades indígenas y comunidades negras por su tierra, por su cultura y contra la opresión y el racismo. La resistencia de los estudiantes por una educación popular y de calidad. La resistencia de los defensores de los Derechos humanos. La resistencia de los partidos políticos excluidos, perseguidos y exterminados. La resistencia de las mujeres doblemente oprimidas y explotadas. La resistencia civil contra la depredación de la naturaleza y contra el Ecocidio de las compañías trasnacionales. La resistencia de comunidades transgénero LGBT, ect, que como una promesa social de redención va a persistir y, va a continuar movilizándose masivamente con mayor intensidad en busca de una paz democrática con justicia social. Y que según se aprecia, no va a ser muy fácil destruir del todo.

Pero además es seguir, a la manera de la Oligarquía neoliberal colombiana, que vive ensimismada mirándose el ombligo y pensando local para actuar global. Cuando la ciencia y el desarrollo tecnológico y cultural del globo-mundo muestra lo contrario: que hay que pensar global, ojalá de manera geo-estratégica, analizar las multiples y complejas relaciones reales que en mundo globalizado se dan para actuar en lo local y así, no conducir a la catástrofe a las “masas populares”, que se dice conducir.

Por ejemplo, es desatender uno de los más importantes hechos sociales que puso de presente el informe de la Comisión Histórica presentado en febrero del 2015, de que el gobierno de los EEUU, es parte INTERNA del llamado conflicto colombiano.

Es decir que, para bien o para mal la solución final del conflicto social armado colombiano estará sujeta a las decisiones, ejecuciones y demás “sobre-determinaciones” que se tomen en Washington, especialmente las bipartidistas emanadas por el congreso de los EEUU.

¿Ya se olvidó que el famoso Plan Colombia fue una “sobre-determinación” impuesta a Colombia en forma de Ley inmodificable, aprobada por el Congreso de EEUU?

Pues bien, a la política demócrata actual del gobierno de Obama de acabar con los dos resabios de la guerra fría anticomunista; uno, el bloqueo criminal contra Cuba, y otro, la guerra contra insurgente de 70 años en Colombia, lo que ha venido implementando JM Santos en nuestro país (no por virtud o porque quiera, sino por necesidades superiores de la geo-estrategia global de la potencia Imperial) ayer 20 de abril 2016 el Congreso bipartidista de los EEUU compuesto por senadores demócratas y republicanos, aprobaron no por mayoría simple, sino por unanimidad, una resolución de apoyo al proceso de paz de Colombia. Ver http://www.efe.com/efe/usa/america/senado-de-ee-uu-aprueba-la-resolucion-apoyo-al-proceso-paz-colombia/50000103-2911513

Es decir que, el famoso Plan Colombia de guerra contrainsurgente en la última etapa tal y como lo conocimos, es bastante probable sea desmontado más temprano que tarde, como “sobre-determinación” bipartidista o Ley de los EEUU en el conflicto colombiano.

De manera que en lo interior (fuera de la obvia maniobra cosmética de cooptar a la Polista Clara López y al Verde Jorge Londoño, con el fin de disolver una posible candidatura de la llamada “Izquierda electoral”) con los últimos acontecimientos ocurridos con el ELN, el presidente JM Santos pareciera que por salvar a su clase social del naufragio que significa una presión por arriba (de EEUU) y desde abajo (todo el Pueblo trabajador colombiano) en favor de la paz, se está enredado aún más de lo razonable.

Pues si como parece, escala la confrontación con el ELN, malo para la credibilidad de su imagen de paz, y si no, si llama al ELN a entrar rápidamente en un proceso de paz, pues peor para su imagen de guerrero, pues la santísima trilogía bendita de Uribe-Ordoñez-Lafauríe, no lo bajaran de cobarde, traidor y entreguista de la patriaaaa, a las guerrillas comunistas y castro-chavistas.

¿Cómo podrá JM Santos cumplir con sus superiores en Washington, acomodar y sacar en limpio a sus válidos de gobernanza que están embadurnados hasta el cuello y, además, lo más difícil, cumplirle al pueblo trabajador con sus promesas de lograr una paz justa y sostenible para todos los colombianos?

Por eso digo, más allá de lo razonable.

Fuente Imagen Internet

Lapidarium: Toda mi solidaridad a mi camarada (esta palabra lo dice todo) Carlos Lozano a quien no quebraron las amenazas, persecuciones oficiales y atentados narco paramilitares, y ahora se encuentra en el pabellón de la muerte de la criminal EPS Coomeva. ¡Fuerza Carlos! que después de muertos, seguiremos luchando. Ya se verá

 

Por Alberto Castilla*

Es sabido que Néstor Humberto Martínez y su firma Martínez Neira, han asesorado poderosas firmas comerciales en Colombia. No se puede pasar por alto que algunas de estas tienen acusaciones por actuaciones ilegales, lo cual pone sobre la mesa potenciales impedimentos en caso de que Néstor Humberto sea elegido como Fiscal General de la Nación, tras haberse oficializado su inclusión en la terna presentada por el Presidente de la República.

Entre los clientes más importantes de Néstor Humberto, divulgados por medios de comunicación y reconocidos por la firma, se encuentra el Banquero Luis Carlos Sarmiento Angulo, a quien ha asesorado en varios de sus negocios. Pacific Rubiales, de quien ha sido apoderado en un tribunal de arbitramiento en un proceso contra Ecopetrol.Igualmente, la petrolera Chevron y a la multinacional del carbón Cerrejón.

También ha prestado sus servicios a varios ingenios azucareros, a la SAC y asesoró a este gremio en la redacción de alguno de los proyectos antecesores a la Ley Zidres.

Varias de estas organizaciones han sido denunciadas penalmente por violaciones a los Derechos Humanos u otros presuntos delitos. La Unión Sindical Obrera demandó a Pacific por daños ambientales, violación de la libertad de asociación, y por la restricción ilegal de transporte en vías públicas. Esta denunció generó persecuciones y montajes en contra de los sindicalistas. De otro lado, las denuncias que presenté el año pasado sobre las compras de tierras en Puerto Gaitán (Meta) de parte de Major International Oil, filial de Pacific, también ameritarían investigaciones penales. Hay maniobras financieras muy cuestionadas y personajes ligados a carteles del narcotráfico que aparecen en la tradición de algunos bienes.

Contra Cerrejon existen también varios procesos. Por nombrar uno, está el caso de don Pedro Ávila Durán, que reclama la propiedad de las tierras donde hoy se encuentra la mina. Más los reiterados desalojos que han sufrido comunidades indígenas de La Guajira para dar paso a la actividad de la empresa.

Acaparadores de tierras en la Altillanura como Riopaila, Cargill, Poligrow y Monica Semillas también tienen procesos en la Fiscalía por hechos relacionados con esas adquisiciones. Otro de los clientes de Néstor Humberto, Corficolombiana, propiedad de Sarmiento Angulo, también adquirió tierras en el Meta. Esto, sumado a su asesoría en la elaboración de proyectos de ley que buscaban legalizar tales compras, le restaría mucha legitimidad a Néstor Humberto para investigar a acaparadores y despojadores de tierras.

Alberto Castilla es actualmente senador por el Polo Democrático Alternativo

tomado de

http://www.polodemocratico.net/blogs/columnistas/10263-los-potenciales-blindados-en-la-fiscalia-de-nestor-humberto

Por Alberto Pinzón Sánchez.

Quien quiera que le mire la facies post operatoria a Vargas Lleras, sabe que su sonrisa inexpresiva y su mirada vacía e indiferente, son la de una persona que tiene problemas con su cerebro. Esto mismo están viendo con tristeza los “Cacaos” dueños de Colombia y amigos suyos, para tener que descartarlo como el futuro presidente de los colombianos, asegurador, por otro periodo de 4 años, de la continuidad de las políticas neo liberales que se traen y que han profundizado aún más la crisis general de la sociedad colombiana.

Esta es la razón básica por la cual el cuento del Partido Liberal y adláteres de que el nuevo gabinete de gobierno para el “post conflicto”, nombrado por el presidente Santos ayer (27.04.2016) favorece a Vargas Lleras; es inexacta y les hace el juego a las gambetas electoreras distractoras de Santos, al mostrarlo como un ingenuo e inexperto jugador político y no como el fullero tahúr Trasnacional que realmente es.

JM Santos, fiel seguidor de las recetas anglosajonas sobre la continuidad del Poder, sintetizadas en el aforismo que un mandatario lo primero y único que debe pensar es en su reelección y, si esta no es posible, deberá pensar en quien continuará su obra; también ha sufrido la gran desilusión de mirar y hablar con Vargas Lleras, y sabe que no podrá ser su sucesor en la silla de Nariño.

Entonces ¿Quién podrá continuarlo? Ese es la pregunta que se debe estar respondiendo de acuerdo con los Cacaos dueños del país y el embajador de los EEUU, sobre la base de dos presupuestos. Uno, la necesidad económica trasnacional y geoestratégica de los EEUU para la Región caribeña de concluir la guerra contra-insurgente en Colombia (un resabio de la Guerra Fría mundial iniciada en Colombia en 1946) que se ha tornado anti económica a nivel Global y ha sumido a la sociedad colombiana en una gigantesca crisis de descomposición que amenaza los cimientos mismo de la sociedad actual y a toda Suramérica

Y Dos, la imperiosa necesidad de continuar implementando las políticas neoliberales depredadoras-explotadoras que JM Santos como mascarón de proa del Bloque de Poder Contra-insurgente dominante, se ha comprometido a implementar como presidente de Colombia.

Esta dicotomía ha sido el argumento de un sector de la “Izquierda electoral” de apoyar la paz “negociada” de Santos (no la Solución Política del conflicto) pero sin aceptar su neoliberalismo depredador-explotador. Como quien escoge de su novia solo el cuerpo atractivo, pero rechaza la cara que le parece fea.

También es la base burocrática y experimental para la “gobernanza” actual, con la cual JM Santos ha escogido el nuevo gabinete ministerial que hoy nos presenta maquillado por la falsimedia oficial, y, además, el criterio de escogencia de la famosa terna cantada (de uno) para elegir Fiscal de la nación: Néstor Humberto, como él mismo lo ha dicho, será el puente jurídico tendido por los Cacaos y el departamento de Estado, hacia la fracción oligárquica de Uribe Vélez, Ordoñez y Lafauríe, con su poder factico mostrado el pasado dos de abril, opuestos visceralmente a la paz santista, pero también profundamente neoliberales y funcionales al gran proyecto global-regional.

Ahora bien ¿Cómo garantiza Santos la elección de su sucesor, llámese Humberto de la Calle, Luis Carlos Villegas, Simón Gaviria, Pardo Rueda, Serpa Uribe, o cualquier otro similar?

Fácil: Mediante dos mecanismos que el Bloque de Poder ha utilizado en estos 70 años de guerra contra-insurgente. Uno, la combinación adecuada de “garrote y zanahoria”. Garrote del gobierno Uribe y su ministro de defensa JM Santos y ahora, zanahoria de la cooptación de Angelino el zarrapastroso, del trepango Lucho y hoy, de Clara López, cooptación que también se ha ampliado al partido verde y con lo cual ha dividido totalmente a la llamada “Izquierda electoral”, quitándoles cualquier posibilidad a la de ir unidos a las próximas elecciones presidenciales.

Y otro, la fiesta electoral prevista, que cómo prueba ácida del triunfo electoral anunciado, ya tiene el calentamiento previo o entrenamiento para dar y recibir los ríos de dinero que correrán en la conocida práctica “democrática” electorera del Plebiscito “Unilateral”, con el cual JM Santos pretende refrendar el acuerdo final de la Habana, y que la fracción de Uribe Vélez piensa utilizar SI es derrotado, para revertir todo lo acordado en la Habana. Y de esta manera, continuar jugando con la incertidumbre que anunció desde un comienzo, cuando sentenció de que “nada estaba acordado hasta que todo estuviere acordado”.

Manes de un experto y fullero tahúr, que los franquistas colombianos llaman orgullosamente, “talante del gobernante”.