psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Opinion

Por Alberto Pinzón Sánchez. 

En su larga lucha teórica y práctica contra el fascismo, Gramsci deja escrito en varios textos dispersos los elementos constitutivos de lo que considera el fascismo italiano, matriz de los demás fascismos europeos y posteriormente extraeuropeos. Aventuraré (corriendo el riesgo de la simplificación) algunas de esas características en las que coincide con otras tesis leninistas, sin que se agote esta apasionante discusión siempre tan actual.   

 Para Gramsci, el fascismo es un complejo formado por una amalgama de fuerzas sociales intermedias y de clases sociales, que surge en el seno de la burguesía monopolista (imperialista) como una solución totalizadora y de compromiso que une la política y la economía, con el fin de enfrentar una crisis económica internacional, resolver mediante la violencia física y armada las dificultades en la producción y el intercambio de mercancías y, pulverizar al movimiento obrero. 

Si la lucha de clases ha precipitado la crisis económica, política y de hegemonía, amenazando el poder burgués, ella recurre a la coerción total, la represión y la muerte para restablecer su dominación y reorganizar la producción y la sociedad, convirtiendo este aspecto coercitivo en lo dominante; para lo cual, aprovecha el aparecimiento de un demagogo providencial que exacerba con una propaganda efectista y una simbología simple, los sentimientos de ira y frustración por la situación crítica que existe especialmente en las clases subalternas de la pequeña burguesía urbana y rural, en los "estratos más bajos de la clase obrera" y el lumpenproletariat. Así mismo, frente al internacionalismo espontaneo de los obreros, el fascismo incita el localismo más atrasado y el nacionalismo más irracional y feroz.          

Paralelamente a sus reflexiones sobre el fascismo, el dirigente comunista y proletario Gramsci, elabora el concepto histórico social bastante innovador de Revolución Pasiva, con el  cual caracteriza los cambios lentos, graduales y acumulativos, no rupturistas, inducidos durante generaciones y desde las alturas del Poder en una sociedad burguesa como la italiana, tanto en la esfera económica como la institucional, con el fin de evitar una verdadera revolución social y explicar el fascismo como un caso típico de Revolución Pasiva.

Con esta introducción y pensando en la sociedad colombiana intentaré también dar brevemente algunos elementos históricos que permitan entender el fascismo colombiano actual. 

  1. 1.Concluida en Colombia la guerra de los mil días (1.902) con un tratado sellado entre los gamonales militares liberales y conservadores en un buque de guerra de los EEUU, y con el cual Colombia legalizó la dependencia neocolonial de nuestro país al imperialismo emergente en los EEUU, viene un periodo que pudieras llamar hoy como el post conflicto de los mil días, que concluye con la siempre presente masacre de las bananeras en 1928 y la caída de la corrupta hegemonía conservadora en las elecciones de 1930. Los hechos más relevantes de este periodo son: La desmembración de la provincia de Panamá y el pago por parte de los EEUU de 22 millones de dólares a los gobiernos corruptos de Colombia como "reparación de victima". Las venganzas brutales de los gamonales militares conservadores con sus homólogos liberales, expropiación de tierras, fusilamientos etc. El surgimiento de un embrionario partido socialista y revolucionario bajo las influencias de la revolución bolchevique en Rusia y en oposición dialéctica, el surgimiento de núcleos intelectuales de pensamiento fascista orientados por el pensamiento del fascismo europeo, en especial el nacional catolicismo español y las intrigas del Nuncio Apostólico en Bogotá para continuar impulsando las tesis anti bolcheviques de la Acción Católica propaladas por las bulas del Estado Vaticano, que concluyen con la división del obispado colombiano ente los seguidores de Guillermo Valencia y los del gamonal militar conservador Vásquez Cobo, y con la derrota electoral del conservatismo en 1930, y sin que esto hubiese significado el apocalipsis que profetizaban los monseñores. 
  2. 2.En 1930, se da una intensa lucha ideológica y política llamada la revancha liberal, incluso con enfrentamientos armados entre los sectores clerico-militares-conservadores y el sector progresista del partido liberal en coincidencia con el naciente sector socialista que apoyaba una modernización de la economía colombiana, de la política y de la tenencia de la tierra, lo cual fue presentado por sus adversarios como la hecatombe apocalíptica. Este convulso periodo se cierra con el triunfo de las fuerzas conservadoras en las elecciones de 1946 y con otra masacre inolvidable: el magnicidio del líder popular JE Gaitán, el bogotazo de 1948 y la represión oficial falangista contra los gaitanistas y socialistas, que desembocó en una verdadera guerra civil bipartidista llamada la violencia del medio siglo, terminada con el pacto en las alturas entre el nacional católico ( falangista) Laureano Gómez y el virrey de los EEUU en Colombia el liberal Lleras Camargo, quienes firman el pacto de 1957 para crear el reparto minucioso por mitades iguales del presupuesto nacional.
  3. 3.Creado el régimen bipartidista del frente Nacional y la modernización del ejecito colombiano mediante el pacto del Teatro Patria de 1957, se conforma un nuevo Bloque de Poder dominante cuya característica es también la modernización económica dependiente de la economía estadunidense, y el desarrollo del capitalismo en el campo junto con la obsesión por preservar el orden publico por medio de las armas. En 1964 bajo la presidencia del borrachín Guillermo  León Valencia, el gamonal conservador admirador del caudillo español Franco, se inician una serie de ofensivas militares para erradicar los últimos vestigios de guerrillas liberales en Marquetalia que dan origen a las comunistas Farc, en el Carare donde surgen las Guevaristas del ELN y en el alto Sinú las del maoísta EPL; frente a las cuales el Estado emplea todos los medios de lucha en busca de su derrota, logrando alcanzar con algunas de ellas durante ellas pactos de desmovilización. La principal característica de este periodo es el avance en el desarrollo del capitalismo y del mercado en todo el territorio nacional junto con la consolidación de la contrainsurgencia como doctrina Estatal, que, en 1.968, durante el gobierno de Lleras Restrepo legaliza por decreto a los para militares, dando paso a una estrategia abierta de eliminación física masiva de dirigentes obreros y sociales de extracción comunista principalmente.  Durante este largo y complejo período, se realiza en 1991 la Constituyente tri partita de Conservadores, Liberales y desmovilizados de las guerrillas nacionalistas del M19, que redacta una Constitución aperturista bajo los criterios del consenso neoliberal de Washington y trasnacionaliza la economía colombiana y obvio la clase dominante incluidos los renuentes terratenientes tradicionales, pero dejando intacta la estrategia contrainsurgente. Los paramilitares que se tornan semi legales, arrecian la eliminación física de dirigentes de izquierda.   
  4. 4.Es también durante este periodo, cuando el narco trafico que había iniciado su actividad en los primeros años de los 70, con la exportación de marihuana, acumulando enormes capitales en dólares, entra con inusitada fuerza una década después, y ya para mediados de los 80, prácticamente es una fuerza dominante de la economía y la sociedad colombianas. Es entonces cuando entra en conflicto con las autoridades antinarcóticos de los EEUU y por ende con las colombianas y, con las guerrillas que no habían firmado acuerdos de paz y permanecían en armas como la Farc y el ELN por los territorios donde estas se encontraban y donde se cultivaba la coca, y se hacia el primer refinamiento del alcaloide. En algunas partes hay acuerdos para pagar el "impuesto del gramaje"; mientras que en otras zonas más pobladas se fusionan con los para militares oficiales para combatirlas, dando origen a una nueva versión política y militar de la contrainsurgencia Estatal: Los narcos paramilitares; y dando origen a un nuevo avance en el disciplinamiento social y la reestructuración económica y social.
  5. 5. Así llegamos a la última etapa de la revolución pasiva que legaliza el fascismo colombiano en 2002, una vez ha fracasado el proceso de paz del Caguán y el Estado colombiano en su conjunto ha aceptado ejecutar el Plan Colombia diseñado en Washington: Los llamados narco paramilitares de Colombia son el TERROR del ESTADO ejercido por más de cuatro décadas en el marco de un régimen caracterizado como "Democracia Genocida", por el sacerdote jesuita y sociólogo Javier Giraldo, y su legalización en 2002, no ha sido más que la consolidación definitiva del poder de un Estado Fascista en Colombia, para imponer definitivamente por medios extraeconómicos (guerra contrainsurgente) el libre mercado, la depredación de la naturaleza y los humanos, y propagar la pobreza de la globalización o mundialización neoliberal creada en el denominado "consenso de Washington" de 1989.  Es como lo dijera Dimitrov en 1935 mostrando el aspecto central del fascismo naciente: El poder del capital financiero imperialista: "la dictadura terrorista abierta y sanguinaria de los elementos más reaccionarios, más chovinistas y más imperialistas del capital financiero".

Veamos entonces algo del aspecto económico y las relaciones de producción del Estado colombiano actual: El narco paramilitarismo estatal ha transformado tan violentamente en el lapso de los gobiernos de Pastrana, Uribe Vélez y Santos el paisaje social, económico y político de todo Colombia, mediante la acumulación de narco-capital surgido del despojo de millones de personas y de la naturaleza, que ha modificado completamente la sociedad colombiana actual de la siguiente manera:    

En la esfera económica con nuevos renglones de explotación agroindustrial y minera, nuevas compañías aéreas, inversiones en sistemas de comunicación en varias ciudades intermedias y la introducción de sistemas de seguridad a través de la plataforma tecnológica de las telecomunicaciones y la informática. Ha ejecutado la más violenta contrarreforma agraria comparable a la que se hizo con la otra guerra, que eufemísticamente se ha llamado "la Violencia bipartidista del medio siglo" y de la cual surgió la estructura del Bloque de Poder contrainsurgente (BPCi) dominante actualmente. Ha Potenciado la regionalización económica y ensanchando la frontera agrícola mediante la concentración irracional de la tenencia de la tierra útil para dedicarla a la rudimentaria ganadería de pastoreo y a cultivos empresariales trasnacionales de palma aceitera y otras plantaciones extensas; desplazando más de 6 millones de campesinos, indígenas y afrodescendientes, despojándolos de más de 6 millones de hectáreas de las mejores tierras cultivables del país, matando más de un millón de personas, estimulando la migración miserable a las ciudades y, la colonización de selvas protegidas para el cultivo de la coca; mientras en las grandes ciudades colombianas impuso el dominio implacable del "vivir del crédito", la usura bancaria, la especulación rentística y la precarización laboral  acompañada de un desempleo masivo, todo ello fuente  de las ganancias y del engordamiento del omnipotente capital financiero trasnacional.   

 El análisis las nuevas capas sociales y clases que de allí ha surgido, muestra por un lado que en las ciudades, la oligarquía trasancionalizada indistinguible (ya) de una burguesía mafiosa o lumpen, ha adoptado aceleradamente la ideología empresarial según el modelo global, convirtiendo a sus agentes principales en hombres "macdonal" de negocios, en importadores de capitales langosta; en financistas y banqueros, en lavadores de dinero, en industriales y empresarios urbanos, agroindustriales y agromineros, etc.   

Mientras en el campo, las tradicionales relaciones del gamonal terrateniente con los campesinos y trabajadores del complejo rural urbano tradicional, se ha modificado radicalmente con el surgimiento  de un "nuevo campesinado" más diverso, disímil y heterogéneo; conformado por una compleja y abigarrada constelación de diversas capas y clases sociales en movimiento, que abarca campesinos pobres, colonos, arrendatarios, peones y trabajadores agrarios, cosecheros, raspachines, artesanos de todo tipo, un gran sector de rebuscadores y vivanderos, así como de  pequeños y medianos comerciantes y,  de pequeña burguesía rural y semi urbana en desplazamiento, e incluso, un abundante grupo de desempleados en proceso de lumpenización donde la tenue línea de que separa lo legal de legal es imperceptible.

El pacto del Ralito entre el Estado Colombiano gobernado por Uribe Vélez (AUV) con las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) en el 2002 para "Refundar la Patria", que incluyó el pacto de cúpulas para su desmonte "parcial" de algunas mafias paramilitares, si bien logró "extraditar a USA" a algunos de sus jefes ( como narcos y no como paracos) y procesar benignamente a algunos peces gordos de la política y de la alta burocracia estatal, tanto nacional como departamental y municipal; no logró impedir que el capital narco paramilitar ya completamente lavado dentro del sistema económico formal de Colombia y el llamado sistema financiero nacional, siguiera fluyendo masivamente e irrigando todo el sistema económico  de Colombia; como tampoco logró impedir que la simbiosis entre el amplio y abundante aparato de coerción del Estado colombiano y el narco paramilitarismo, tanto económico como ideológico, siguiera funcionando exitosamente para garantizar la acumulación continua del capital por el despojo, así como las condiciones de su seguridad. 

En la esfera de la hegemonía veamos las más importantes características del fascismo colombiano.  

Primero, no es solo ese clima moral envenenado que rodea su implantación, del que habla Mariátegui, confirmado por la larga crisis de pudrición ética y moral del régimen establecido, ocultado o mejor develado medias y manipulado por el aparato de hegemonía dominante, y la propaganda de tipo "goebbelsiana" que todos los días y a todas horas muelen de manera infatigable los medios de comunicación oligárquicos y trasnacionales sobre la psicología de las capas medias urbanas y rurales; la pequeña burguesía y  demás clases sociales subalternas, para generar esa base social amplia al régimen de dominación y explotación dominante, y, a un innombrable  "Elegido" por un poder ultraterrenal que es protegido mágicamente por un extraño efecto teflón; y quien como en los casos de los "caudillos" Franco (España) y Salazar (Portugal) no ha necesitado recurrir a realizar las millonarias manifestaciones de Mussolini o Hitler. Le han bastado la figuración mediática diaria en periódicos y emisoras, sus escándalos impunes, sus trinos estratégicamente reproducidos y sonados y, en época de elecciones las encuestas de popularidad.

Segundo. Podemos también observar, cómo a la larga y tórpida crisis política y de hegemonía, que se ha tratado de solucionar con una variedad criolla de unión de lo político con lo económico en un gobierno "corporativo y gremial", claramente fascista.

Tercero. Cómo se logrado aglutinar exitosamente a la población subalterna en torno al odio irracional a cualquier opositor al régimen, previamente estigmatizado o satanizado como enemigo interno comunista, o terrorista, y que ha hecho posible el clima de terror oficial que hizo posible el exterminio físico de organizaciones políticas legales como la Unión Patriótica o la Marcha Patriótica y que facilitó la pulverización de la clase obrera organizada. Paso este que según los análisis clásicos del marxismo es considerado como fundamental para el triunfo del fascismo (diferente de los análisis hechos por los socialdemócratas que siempre tratan de ocultar este hecho de la lucha de clases) 

Cuarto. El entrelazamiento de la política gubernamental con organizaciones religiosas tradicionales fascistas como el Opus Dei, y Tradición Familia y Propiedad, etc.

Quinto. La exaltación del patrioterismo nacionalista que genera un ánimo agresivo y un estado de zozobra en contra de los países vecinos, acusándolos permanentemente de ser los responsables de los problemas internos de Colombia.

Sexto. Cómo se gobierna con una mafia de familiares, de amigos y asociados que se posicionan unos y otros en los altos cargos gubernamentales y usan el poder gubernamental y la autoridad burocrática para proteger a sus amigos de la responsabilidad de rendir cuentas de sus enjuagues corruptos con los que se apropian descaradamente de los recursos y del tesoro nacional, así como burlan la justicia por sus crímenes de guerra (impunidad 100% asegurada)

Séptimo. Control total del aparato electoral que ha permitido y permite toda suerte de delitos electorales en favor de los candidatos puestos por el narco capital, la realización de elecciones fraudulentas, y estimula la creación de partidos electorales o de garaje. Así como ignora las amenazas a candidatos opositores e inclusive calla su asesinato, todo en el marco de un aparente régimen democrático y parlamentario.

Octavo. Cómo se obliga al exilio (cuando no se les mata) a Intelectuales y escritores críticos opuestos a la Verdad Oficial y se trata de generar una atmósfera de "Amnesia Colectiva", mediante la creación de una "neo lengua tecnocrática" difundida por todos los aparatos de hegemonía: hasta llegar al extremo de que las vocales A y O de la lengua castellana, han sido reemplazadas por el sino @, o por una equis.  

Y en cuanto a la Coerción, vemos: 

primero; cómo se ha ido eliminado el sindicalismo democrático y clasista. 

Segundo; cómo se ha penalizado la protesta social o el derecho de huelga, para no detenerme en los demás derechos sindicales.

 Tercero; cómo se ha hostilizado a las organizaciones que defienden los Derechos Humanos y perseguido y eliminado a sus promotores y sus informes. 

Cuarto; cómo se ha convertido el Aparato Judicial y la propia Fiscalía en una agencia política y clientelista de la presidencia.

 Quinto; cómo se ha generado un clima de Guerra y se ha militarizado la sociedad. 

Y sexto; talvez el más importante, cómo se ha fortalecido con inmensos recursos económicos propios, y, de los Estados Unidos, la máquina militarista y su correlato ideológico el Militarismo, que consume el 5% del presupuesto de la nación y tiene 500 mil hombres armados más cerca de 4 millones de personas relacionadas con dicho aparato militar, y que ahora siguiendo el típico libreto del fascismo se convierte  en una amenaza real para los países limítrofes que no compartan su modelo de sociedad, especialmente Venezuela, Nicaragua, y Ecuador al que piensa proteger.   

 Dígame estimados lectores: Si esto no es Fascismo, entonces ¿Qué es?

Fuente Imagen Internet.

Por: Miguel Suarez (2018-09-05). La Jurisdicción Especial para la Paz, (JEP), creada por los acuerdos de la Habana para juzgar a todos quienes participaron en la confrontación armada en Colombia, desde sus inicios ha sido atacada vehementemente por aquellos que azuzaron la confrontación y que se lucraron de ella, atacada por ellos mismos y sus testaferros de todas las formas posibles.

Mientras se discutían en la Habana los alcances de la JEP, en Colombia y particularmente en Medellin Uribe gritaba que no haya impunidad aduciendo que habría impunidad para los guerrilleros en la Jurisdicciones Especial Para la Paz.

Resultado de las presiones de este tras en cual se parapetan quienes se han lucrado y continúan lucrandose de la guerra, se llegó al acuerdo de sacar a los ex-presidentes, entiéndase a Alvaro Uribe.

Como aun persistían algunos agujeros por donde la JEP podría obligar a criminales como Alvaro Uribe a comparecer ante ellos, el mayor enemigos de proceso con las Farc desde el estado, Nestor Humberto Martinez, abogado que se ha lucrado de la guerra asesorando a quienes ganan millones de esta, exigio al gobierno de Santos cerrar hasta la mas mínima posibilidad de esta juzgara a hombres como Uribe quien oficia como testaferro de los mismo a quienes el asesora y de los llamados aforados entre quienes él se halla.

Todo lo que pidió el “asesor” de quienes se lucran de la guerra y que oficia como Fiscal, fue aceptado mas sin embargo este continua con sus esfuerzos de volver, como diría Jesus Santrichs “mierda” el proceso con las Farc y especialmente la Jurisdicción Especial para la Paz, que aterroriza a todos aquellos que se han lucrado de la guerra.

Nombrado en el cargo de Fiscal, al parecer por exigencia de los “empresarios exitosos” y hombres “probos”, como los Sarmiento Angulos, Santodomingos, Ardillas Lules, etc, etc, para proteger sus intereses, Nestor Humberto Martinez nunca a cesado de atacar el proceso con las Farc desde diferentes frentes, sin pruebas encarceló a unos de los negociadores, quien fue el encargado de cerrar el acuerdo con la mafia que gobierna a Colombia, Jesus Santrichs, en una trama en la cual tuvo que reconocer no tiene pruebas de nada, tiene frenado el funcionamiento de la “Unidad para el Desmantelamiento de Grupos Sucesores del Paramilitarismo” acordada en la Habana.

Esta Unidad, que no es propiamente parte de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), debía estar funcionando antes de la firma del acuerdo y fue por eso que el 24 de agosto de 2016, un día después del cierre de las negociaciones, Martínez firmó la resolución que la creaba, pero después de la dejación de las armas por parte de los combatientes, este la boicoteo y ha hecho hasta lo imposible por no dejarla funcionar evitando con esto que los responsables de los asesinatos de lideres populares sean investigados y condenados.

Hace unas dos semana, Netos Humberto Martinez, tal como a tratado de intimidar a los jueces de la por ellos denominada justicia ordinaria, trató de intimidar a los funcionarios de la Jurisdicción Especial para la Paz, (JEP). Buscando obligarlos a hagan lo que a él quiere, rodear de impunidad a los terceros y meter a la cárcel a los guerrilleros.

En octubre de 2017, el Fiscal Luis González León, delegado para seguridad ciudadana, por orden de Nestor Humberto Martinez, ordenó investigar a los jueces que no impongan medida de aseguramiento a reincidentes en delitos, lo que ocasionó que los Jueces del complejo judicial de Paloquemao denunciaron mediante un comunicado que “intimidar a la judicatura con el poder que el ente acusador tiene de investigar a los jueces, pone en grave riesgo los principios de imparcialidad, autonomía e independencia judicial".

Nestor Humberto Martinez, cuya obra se conoce por brindar impunidad a los llamados terceros y paramilitares a quienes no investiga, ordenó por medio de un Fiscal delegado especializado, hacer una inspección y de notificar a tres personas vinculadas a la Secretaría de la Ejecutiva de la jurisdicción, la ex secretaria ejecutiva de la JEP, hoy directora administrativa y financiera Martha Lucia Zamora y dos funcionarios más, July Milena Enríquez y Luis Ernesto Caicedo Ramírez.

Según relató la presidenta de la JEP Patricia Linares, la “investigación” de la Fiscalía sobre los tres funcionarios se realiza porque según los para-fiscales, los funcionarios habrían evitado el control por parte de la JEP sobre los excombatientes que salieron de las zonas de reincorporación, desconociendo los paramilitares que ofician como fiscales y el jefe de esa banda Nestor Humberto Martinez, que según los acuerdos firmados entre las Farc y el gobierno, los combatientes tiene libertad de movimiento por todo el país.

El acto intimidatorio es otro acto mas del para-Fiscal Nestor Humberto Martinez que buscan torpedear el proceso con las Farc, ya que los combatientes a los que se refieren los paramilitares que ofician como fiscales, serian aquellos que para proteger el proceso se han colocado fuera de la garras de Nestor Humberto Martinez.

La actual directora administrativa de la JEP estuvo hace dos semanas a una diligencia de interrogatorio y ahora la Fiscalía la notifica de una audiencia de imputación de cargos por las presuntas omisiones y advertencias tras la salida masiva de ex-guerrilleros en los espacios territoriales.

La ultima bellaquería de este hombre, criminal al servicio de la mafia, se dio este 4 de octubre cuando uno de los paramilitares que ofician como Fiscales se robó un expediente de las oficinas de la JEP.

El expediente fue robado de las misma forma que “delincuentes” nunca identificados han robado información a las organizaciones defensoras de los derechos humanos, lo que muestra la clase de delincuentes que están bajo las ordenes del para-fiscal Nestor Humberto Martinez.

La presidenta de la JEP, Patricia Linares, mediante un comunicado oficial calificó el robó así: “Esta actuación es abiertamente violatoria de la reserva judicial que cubre las investigaciones que adelantan los jueces de la Jurisdicción Especial para la Paz. Igualmente, es claramente intimidatoria en relación con la independencia judicial que preserva el actuar de los jueces a cargo del caso. En razón de ello solicito expresamente a la Procuraduría General de la Nación, tomar nota de la situación y adelantar las gestiones que considere pertinentes”.

Yo no se que podrá hacer la Procuraduría, otro ente controlado por la mafia colombiana, pero lo cierto es que los desmanes del bandido que oficia como Fiscal han llegado a extremos in-aguantables y como en Colombia no hay nadie que lo controle le tocara a la llamada Corte Penal Internacional que demuestre si es que sirve para algo y lo llame a cuentas.

Es muy diciente que unos 18 mil expedientes contra los paramilitares y sus financiadores duerman en los anaqueles de la Fiscalía, mientras Nestor Humberto Martinez ordena intimidar a los Magistrados y jueces de la JEP.

Solo se da en Colombia, estado controlado por la mafia, que un rufián, con cuentas en paraísos fiscales, con apartamento escondidos, que se roba dinero de los impuestos, que protege delincuentes y que obstruye abiertamente la justicia oficie como Fiscal.

Ya es suficiente con las arbitrariedades de este rufián.

Por: Miguel Suarez (2018-09-21). El creador del paramilitar Bloque Capital, Francisco Santos hoy representante de la mafia colombiana ante el imperio, durante un foro organizado por el Centro de Estudios Estratégicos Internacionales en los Estados Unidos, refiriéndose a Venezuela y a volver trizas el proceso bolivariano dijo: " déjeme ser bastante claro, que todas las opciones deben ser consideradas".

En ese mismo sentido y con las misma palabras se refirió desde Cucuta el payaso que figura como Secretario General de la OEA, Luis Almario, lo que indica y que no es nada nuevo que algo se esta moviendo para justificar o una agresión militar o apoyar desde Colombia algún intento de dividir Venezuela y crear el caos en ese país para así dar el zarpazo contra el proceso bolivariano al que ellos, la mafia teme tanto.

Llama la atención que el gobierno del títere de Uribe, Ivan Duque, de la mano de corrupto ministro de hacienda Alberto Carrasquilla, en el presupuesto de guerra haya aumentado este en 3 billones de pesos, en un país donde dizque esta en paz, para que mas dinero?, claro esta, para la guerra y contra quien?.

Y para la guerra esta creando el escenario, pero las cosas no les están saliendo como pensaban, tomamos como referente el principal puntal en que la quiere afianzar la justificación, la situación venezolana creada por ellos con el bloqueo imperial, según la cual millones de venezolanos han salido de ese país y hoy están en Colombia en las mas difíciles condiciones.

La verdad, estadísticas no oficiales cuando mas hablan llegan a 400 mil, que son muchos, pero no los millones que ellos tratan de mostrar.

En abril pasado centenares de cucuteños que viven del contrabando, mejor dicho de desangrar la economía venezolana, se congregaron en las afueras de la Alcaldía, donde exigían solución a sus problemas.

En medio de la campaña mediática para justificar la invasión a Venezuela, los medios de desinformación de la mafia colombiana como Caracol, RCN, El Tiempo, etc, etc, han ocultado alevosamente lo que viene ocurriendo en la frontera y el país.

En mayo de este año (2018), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU inicio la supuesta entrega de alimentos a los “hambrientos” venezolanos en Cúcuta, pero el montaje no les salio como pensaron y los “hambrientos” colombianos salieron a reclamar ayudas para ellos que como los pocos venezolanos que se quedan en Colombia, están pasando hambre.

En el lugar donde pretendía realizarse la parodia hubo desordenes, puñetazos y revolcones entre la gente peleándose por los alimentos.

La demagogia del Gobierno de Colombia haciendo ver su "bondad" con el pueblo de venezolano utilizando la “ayuda”, fue un fiasco del que no se volvió a saber nada, ya que de seguir deberían haber entregado ayudas a gran parte de la población en Cúcuta y sus alrededores, pero como el objetivo no era palear el hambre sino crear una situación mediática al parecer lo dejaron en el olvido.

En el mes de junio pasado se conoció la llegada a Cúcuta de los llamados médicos de Cascos Blancos.

Los “Médicos”, provenientes de un pueblo donde hacen falta médicos para su población, Argentina instalaron grandes carpas, según anunciaron con equipos de alta tecnología donde podrán atender a unos 200 pacientes venezolanos por día y eso si, lo dejaron bien claro a ningún colombiano porque entre sus objetivos no están quienes "sean sujetos de atención del sistema de salud colombiano".

En su momento anunciaron que Cúcuta seria el primer paso de este plan, que seria extendido por toda la frontera colombo-Venezolana, seguramente para iniciar montajes con ataques químicos que facilitaran, como en Siria, la agresión imperial.


De los tales cascos blancos, tampoco se volvió a saber nada ya que los millones de venezolanos enfermos nunca aparecieron pero si los colombianos, repitiéndose la historia de los alimentos.

Como ellos son tan humanitarios y el centro del “humanitarismo” del imperio es la mafia colombiana la que le permite tener control sobre todas las base militares en Colombia y no solo 7, en agosto el Pentágono anunció que enviará el barco-hospital “USNS Comfort” a Colombia para apoyar en las labores de atención al flujo de refugiados venezolanos en ese país.

El secretario de Defensa imperial, Jim Mattis, dijo: "Sabemos que el sistema de atención médica de Colombia no puede agregar un millón de personas en una parte del país sin afectar al resto. Es imposible. Así que vamos a ir".

Del barco no se tiene noticia de su arribo a Colombia que se había anunciado seria en septiembre, pero de lo que si se tiene noticia es que el millón de enfermos venezolanos no aparece y por el contrario, los que había llegado al paraíso colombiano se esta devolviendo y los están tratando de atajar.

Pues así lo denunciaron por medio de un video ciudadanos venezolanos que acogidos al plan “Vuelve a la Patria” desarrolla el gobierno bolivariano.

Cuando ellos viajaban de regreso en varios buses desde Bogota y Bucaramanga hasta Venezuela, fueron secuestrados durante varias horas por las mal llamada “autoridades” colombianas, que ven como los venezolanos engañados con el paraíso colombiano retornan a su patria apoyados por el gobierno de ese país y así se les desmorona la treta para justificar la invasión a Venezuela.

El degenero de los medios de desinformación colombianos, como Caracol Radio, llegó al colmo de presentar el regreso voluntario de los venezolanos apoyados por el gobierno de su país, como un desalojo de las mal llamada “autoridades” colombianas.

En días pasados el medio de desinformación Paracol Radio, presentó un articulo acompañada por un video, donde el despistado “periodista”, Efraín Hernandez, mostró las difíciles condiciones donde según él, viven los Venezolanos en Villa Robledo, un barrio de invasión en la zona del barrio 7 de abril de Barranquilla, que fue invadido por Colombianos desplazados el años 2016 y a donde han llegados unas cuantas familias venezolanas.

El muy hábil “periodista” mostró como viven los “Venezolanos” en esa zona, en casas de cartón, con un solo cuarto, en medio de la basura, etc, etc, ocultando que esa invasión es habitada en un 99% de Colombianos pobres.

Contó historias de dolor, que adujo viven los venezolanos y venezolanos y pasó por alto a los colombianos y colombianas, dejando la impresión de que así viven solo los venezolanos llegados a Barranquilla, cuando lo normal es ver a los colombianos y colombianas durmiendo hasta en la calle, pero que ahora nos quieren meter en la cabeza que son venezolanos.

En el lugar se puede ver niños caminando sobre la arena, descalzos y con ropa sucia, mientras que algunos de los padres de familia trabajan vendiendo dulces, bebidas o tienen trabajos "de vez en cuando"”, escribió o le escribieron, relato que se puede ver en todas las ciudades colombianos muchos antes de que llegara venezolano alguno.

Resulta que ahora nos quieren presentar los millones de colombianos, que ellos han empobrecido como venezolanos faltando solo que nos salgan con que los lideres populares asesinados los han sido por los venezolanos.

La justificación para la agresión a Venezuela, la esta acabando la pobreza en que tienen sumido al pueblo colombiano y no nos podemos olvidar que a Venezuela se fueron y todavía se están yendo, unos 6 millones de colombianos que por nada del mundo piensan regresar al paraíso que pintan los medios de desinformación y que los venezolanos ya tuvieron la oportunidad de disfrutarlo ahora lo dejan ya que mejor se vive en Venezuela con agresión y todo.

Para termina quiero tomar aquí las palabras de Jaime Sedano, comunista colombiana exilado en España que alerto: “La amenazas del gobierno colombiano de ir a una guerra contra Venezuela o ser el abanderado de la intervención yanqui podría pensarse que es una bravuconada. Pero conociendo las locuras y barbaridades genocidas y paramilitares que han hecho en Colombia, cualquier locura es de esperarse de esta extrema derecha mafiosa, corrupta, psicópata y demencial.

Por: Tony López R. (*)

El pasado domingo 26 de agosto, se celebró en Colombia un plebiscito, con el fin de someter a la aprobación del soberano, siete proyectos de leyes contra la corrupción y que estas fuera más “democráticas” y sin vicios. A favor del sí votaron 11 millones, 604 566 de electores, de un padrón de 36, 783,940 millones según la registraduría y perdieron porque no alcanzo los 12 millones 140 mil votos que requerían para llegar al 33 por ciento del padrón electoral, esa propuesta del 33 por ciento fue la que aprobó el Congreso de la República, para validar la votación.

Tal como señalé en el párrafo anterior, la metodología a implementar fue propuesta y apoyada por el Congreso. Quiere decir que es allí donde se organizó la trampa, o “mico” como suelen llamarle los colombianos cuando a un proyecto de ley, le introducen un párrafo, o buscan una fórmula para impedir que se apruebe cualquier medida, ley o leyes porque va en contra de sus intereses económicos o del sistema.

Se aprobó y estableció, que para que el SÍ ganara debía obtener 12 millones 140 mil votos, que representa el 33 por ciento del padrón electoral de los inscripto o en edad de votar, una muy difícil meta, los políticos, académicos, periodistas y pueblo en general saben que del 100 por ciento del padrón electoral no se cumple, siempre tendrá la segura ausencia de un 46 a 53 por ciento a las urnas que históricamente se contabiliza en Colombia, por lo que resulta prácticamente imposible lograr ese 33 por ciento que exigían cumplir. Esto quiere decir que nunca más de 16 a 20 millones de electores acuden a las urnas y ese, con absoluta honestidad debía ser el padrón sobre el cual debían haber fijado el por ciento que aprobara o no la propuesta anticorrupción o de lo contrario que ganará el plebiscito la opción que más voto recibiera entre el SI y el NO, como se hizo cuando sometieron a plebiscito el apoyo o no a los Acuerdos de Paz en octubre del 2016, pero en aquel momento las encuesta aseguraban que el No sería el ganador y era lo que le interesaba a la oligarquía enemiga de la paz.

El ejemplo más claro lo tienen en estas últimas elecciones, mientras que Duque logró 10,362,080 y la llamada oposición de izquierda obtuvo 8,034,080, sumado a los votos en blanco, y los nulos, alcanzaron más de 1 millón 200 mil sufragio, resultan 9,234,080 y acudieron 19,493,497 electores y eso quiere decir que 17, 290,443 ciudadano no acudieron a las urnas, por las razones que estas sean, no le interesa o no cree en las elecciones, porque en el fondo se siente frustrados, lo cual indica que a dos meses de dichas elecciones, es muy difícil que se modifique la conducta de los abstencionistas y ello quiere decir que el padrón real debió ser sobre los votantes reales, o sea los más, menos 20 millones de electores. Entonces sí el triunfo del voto por el SI hubiera sido arrollador, nunca en Colombia, una votación favorable alcanzó semejante aprobación.

El primer elemento a tomar en cuenta, matemáticamente hablando, en estas elecciones quedó demostrado que de los 19,493,497 que emitieron su voto a favor de Duque 10,362,080 y la llamada oposición de izquierda obtuvo 8,034,080, sumado a los votos en blanco, y los nulos, alcanzaron más de 1 millón 200 mil sufragio, resultan 9,234,080 lo cual demuestra una polarización de la población colombiana que votó.

El segundo elemento, si tomamos en cuenta que de los 36, 783,940 millones en edad de votar, lo hicieron 19, 493,497 electores, quiere decir que 17, 290,443 ciudadano, por las razones que estas sean, no le interesa o no cree en las elecciones, porque en el fondo no se sienten representados ni favorecidos. Ello sumado a los 9, 234,080 votantes, eleva la negatividad de estos electores con el elegido Duque a 26, 524,523. Aunque esto es frías matemáticas, también cuenta en la política y quiere decir que Duque preside un país con casi 27 millones de electores en contra y una importante división en el país.

¿Porque con 11 millones 604 566 votos a favor del SI contra la corrupción el pueblo perdió?. Cuando constituye una cifra record de votos a favor de un tema tan importante para la sociedad colombiana, de todos es sabido que la oligarquía de este país andino está corrupta y vinculada a los más sucios y espurios negocios, para muestra un botón, el actual ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, está bajo investigación por sus vínculos en el escándalo de los Paper de Panamá y el ex presidente Juan Manuel Santos está sindicado de haber obtenido dinero ilícito de la empresa brasilera Odelbrech, por solo citar dos sobresalientes ejemplos. Lo más interesante, no pasa nada, la impunidad impera en Colombia bajo la sombrilla de autoproclamarse un país democrático.

(*) Periodista, politólogo y analista internacional.

La Habana, 24 de septiembre de 2018. 14:30 hrs.

   Por Juan Carlos Vallejo:   Acorralado como estaba y utilizando argucias jurídicas que pese a ser legales no dejan de tener un olor a estrategias poco éticas para dilatar un procedimiento judicial, la Corte Suprema de Justicia de Colombia le dio a "Varito" un enorme papayazo con motivo de la interceptación "por error" de su teléfono, y le sirvió en bandeja de plata la posibilidad de huir hacia adelante y malentonarlo haciendo uso a diestra y siniestra de su "derecho a la honra y al buen nombre", entutelando a Raimundo y todo el mundo.

   La tutela contra Gustavo Petro y las tales denuncias internacionales que pretenden hacer sus abogados, tienen por objeto enviar un claro mensaje intimidatorio a todo aquel que ose hacer cualquier comentario que afecte al No. 82, y desviar la atención de su llamado ante la Corte Suprema para ganar más tiempo y preparar su artillería jurídica contra los magistrados de la Corte Suprema y así beneficiarse de ese "efecto teflón" como hasta el momento ha ocurrido. Aunque el acervo probatorio lo ponga contra las cuerdas, realmente nunca lo han juzgado y declarado culpable. Es decir, aunque por las pruebas, testimonios y testigos -muchos asesinados o muertos en extrañas circunstancias- lo podrían enviar a la cárcel, no ha sido juzgado porque ha evadido la justicia con artimañas jurídicas y gracias al corrupto desempeño de la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes colombiana que ha dejado acumular las investigaciones. Cuando justo se esperaba su caída, aparece este "regalo de perlas" de la Corte Suprema de Justicia.


   Petro emitió una opinión personal con conocimiento jurídico (es abogado) y de causa (hizo un debate sobre paramilitarismo en 2007) y utilizando estas palabras: "En mi opinión personal, viendo lo que ha sucedido... Yo hice los debates del paramilitarismo en Antioquia. Uribe debió haber estado preso hace tiempos y por delitos de lesa humanidad... Hoy, por las circunstancias que está siendo juzgado que ya tiene que ver con un tema de la manipulación de testigos en un proceso, también debería estar preso...". 

   Muy grave lo que a hecho el juez de tutela, pues ha censurado la opinión que se ha emitido sobre un sujeto que ha evadido la justicia con artilugios legales frente a un enorme cúmulo de pruebas y testigos que lo acusan.  La verdad es que Uribe es inocente de lo que se le sindica, pese a las miles de pruebas, porque sus abogados han sabido dilatar y maniobrar para que no sea juzgado. Petro debió agregar: "En un país decente, con jueces decentes y una Comisión de Acusaciones decente, Uribe...".

   Petro puede incumplir o desacatar el fallo, pero en ambos casos las cosecuencias jurídicas, con esa mentalidad del juez, no serían nada buenas para su posición senatorial. Gustavo Petro es más importante y útil para el pueblo colombiano dentro del senado que fuera de él. Lo que sí puede hacer es usar su fantástica oratoria, como lo hizo en el 2007 con el debate sobre paramilitarismo en Antioquia, para darle su bien merecido al mesías y sus abogados. Cuando Galileo Galilei tuvo que abjurar ante el Tribunal de la Santa Inquisición por su opinión contraria a la teoría geocéntrica de la cavernaria iglesia Católica, sacó de la manga su: "Eppur si muove", que a la postre dejó abiertas las puertas a otros investigadores hasta que la humanidad entera le dio la razón y la retardataria de Roma, en cabeza de Juan Pablo II, lo reivindicó el 31 de octubre de 1992. ¡Dales duro Petro!

"Vemos con preocupación que el presidente Duque se preste como promotor de una invasión militar al hermano país de Venezuela"

En la sede del Congreso de la República de Colombia, y mediante rueda de prensa, representantes de diferentes sectores colombianos en cabeza de Nelson Linares, informaron que los días 27 y 28 de septiembre se llevará a cabo el II Encuentro de solidaridad con el pueblo y gobierno venezolano.

En dicho encuentro participarán conferencistas de talla internacional, entre las cuales se encuentra Pascualina Curcio, Economista, y representante de la banca venezolana. Igualmente se espera la asistencia de representantes de las embajadas de Cuba, Bolivia, Perú, entre otras. Y aunque lo consideran difícil, creen que sería importante la presencia de un representante del Gobierno de Iván Duque, porque allí se trataran temas de conveniencia nacional.

Por su parte Jorge Cáceres, miembro del Polo Democrático manifestó "Colombia no debe prestarse para una intervención militar en Venezuela, debe respetar la libre autodeterminación de los pueblos consagrada en pactos internacionales de Derechos Humanos".

Vemos con preocupación que el presidente Duque se preste como promotor de una invasión militar al hermano país de Venezuela, financiado y auspiciado por el gobierno de los Estados Unidos. Los colombianos no podemos olvidar lo generosa que fue Venezuela cuando desde aquí salieron millones de personas buscando mejores oportunidades o huyendo de la guerra y se refugiaron en suelo venezolano. Igualmente, del inmenso aporte hecho por el presidente Hugo Chávez para que la ex guerrilla de las FARC se sentara a dialogar y pusiera fin a más de 52 años de guerra en Colombia., manifestó Nelson Linares

Para finalizar los representantes del polo Democrático, de la U.P., y del Comité de Solidaridad con Venezuela, indicaron que les preocupa  y lamentan la situación que están viviendo los hermanos venezolanos que llegan a Colombia, y que así mismo lo ha manifestado el presidente Maduro, al punto que hoy se encuentra en marcha lo que se denominó "Plan retorno a la patria", donde aquellos venezolanos que han salido de su país tienen la posibilidad de regresar en vuelos auspiciados por el gobierno venezolano para continuar construyendo entre todos un país donde sin distingos de clase ni ideología.

http://www.agenciareporterossinfronteras.com

El capitalismo ha convertido a los pobres en los más peligrosos depredadores.

Esta es una pregunta primordial para entender muchos de los estragos cometidos en el medio ambiente de los países del "Tercer Mundo". Hablando de Latinoamérica, y por razones obvias, los recursos naturales y sus materias primas representan para millones de personas un factor económico de primer orden pues de allí obtienen su sustento diario.

Para colmo la situación social es tan calamitosa que en tiempos de crisis no valen argumentos filosóficos ni sentimentales pues lo prioritario es el satisfacer los instintos básicos.

De otro lado los estudiantes, profesores, intelectuales, las ONG y demás organismos conservacionistas no se cansan de denunciar la brutal destrucción de las selvas, la contaminación de los mares y los ríos, la tala indiscriminada de los bosques o la extinción de las especies. Es muy claro que ellos pertenecen a un mundo en el que tienen todas las necesidades cubiertas y disfrutan de un inmejorable nivel de vida. ¿Por qué lo hacen? Han alcanzado un nivel de conciencia gracias a esa sociedad del bienestar que les ofrece todas las facilidades educativas y de formación.

Cómodamente sentados en sus oficinas, universidades o escuelas redactan libros y tesis doctorales, artículos periodísticos, manifiestos, donde se autoproclaman los redentores de la humanidad. El mejor ejemplo es el del político norteamericano, premio Nobel de la paz y profeta del cambio climático Al Gore, quien reside en una mansión de 20 alcobas y ocho baños en el exclusivo barrio Belle Meade de Nashville. Como si fuera poco su gasto anual en gas y electricidad se eleva a la cifra de 30.000 dólares. Sin contar con las dos limusinas, tres carros deportivos y un jet privado que dispone para su heroica lucha contra "el calentamiento global". Tanto cinismo deja en evidencia "una verdad incómoda" ¿O sea que estos burguesitos son los que van a salvar el planeta? Definitivamente esto es pura demagogia pues ni se imaginan cuáles son las condiciones económicas imperantes en esas latitudes (Tercer Mundo) que lleva a millones de parias a convertirse en los más peligrosos depredadores.

Hoy en día casi todos los partidos políticos -ya sean de izquierda o de derecha- incluyen en sus programas la defensa del medio ambiente. Tan inusitado amor por la naturaleza no es más que una estrategia para atraer a los votantes más críticos y reivindicativos. Es curioso que esta preocupación surja cuando tras siglos de explotación indiscriminada ya es demasiado tarde para rectificar el rumbo. Las cifras no mienten y las consecuencias son estremecedoras pues más del 60% de los bosques tropicales han desaparecido por completo. Aquel trópico exuberante que describieran los cronistas en un pasado no muy remoto, hoy no es más que un erial yermo y estéril.

En conclusión: la ecología es cosa de privilegiados y su doctrina sólo sirve para justificar los millonarios presupuestos de la FAO, la ONU, la WWF, Green Peace, ONG y demás organismos internacionales donde un cartel de funcionarios y burócratas se lucran (con altos sueldos y dietas) a costa de los abusos cometidos contra la madre naturaleza. Se supone que de ellos depende el que se distribuya los presupuestos específicos y se apliquen rigurosamente las políticas para detener el horripilante ecocidio que arrasa no solo en el Tercer Mundo sino en general en todo el planeta tierra.

El ecologismo se ha puesto de moda y ocupa la primera plana de los periódicos e informativos de la prensa, radio, la televisión o redes sociales. Este es un asunto trascendental que mantiene en vilo a la opinión pública y por lo tanto proclive a convertirse en un trending topic o best seller. Los noticieros no cesan de trasmitir mensajes alarmantes: que si el calentamiento global, los deshechos contaminantes, el efecto invernadero, el deshielo de los casquetes polares, la agonía de los arrecifes de coral en los océanos, la deforestación de la selva o la polución atmosférica. Es tal el fervor que hasta las grandes multinacionales han lanzado al mercado una nueva gama de productos bio, productos sanos y no contaminantes que por sus características generan un valor añadido. La denominación "verde", multiplica las ventas y el éxito está asegurado porque a los ciudadanos de cache no les importa pagar el doble con tal de lavar sus conciencias y contribuir a la salvación de nuestra especie.

Es imposible que una gran humanidad empobrecida, esclava del hambre, el analfabetismo, las enfermedades, sin trabajo y protección social reaccione y adquiera conciencia. ¿A esos millones de parias que apenas ganan dos o tres dólares al día quién les puede exigir que protejan el medio ambiente? Esos proletarios, obreros o campesinos de los países subdesarrollados son los que arrojan más basuras y contaminan sin medida ni clemencia.

¿Qué se puede esperar de una sociedad moderna que ha divinizado la tecnología, la televisión, los teléfonos celulares o los computadores y lo único que les interesa es evadirse o alienarse con las fantasías de la realidad virtual? Hoy la naturaleza se contempla cómodamente sentado frente a una pantalla de un televisor en la que se proyecta una película o un documental. El vínculo ancestral que nos ligaba a la tierra ha desaparecido pues nuestra nueva identidad es el consumo. Aunque vivan en el campo su mente ya está urbanizada.

Durante el siglo XX la diversidad humana se ha reducido a la mínima expresión y tan sólo resta un 5% de los pueblos originarios. Algo parecido sucede con la biodiversidad ya que el colapso de los ecosistemas es irreversible.

Nos abruma la fatalidad pues ese maravilloso planeta azul, el único lugar que a ciencia cierta alberga vida en el universo, se ha transformado en un muladar invadido por millones y millones de toneladas de plástico, basura, chatarra, residuos tóxicos y nucleares.

La civilización del plástico ha triunfado, la cultura artesanal ha sido aniquilada por completo, la industria produce millones de objetos en serie a un ritmo enloquecedor; artículos desechables que tardan siglos en degradarse en el ambiente.

Ante la pregunta planteada de si los pobres pueden ser ecologistas, la respuesta es que de cierto modo sí los son, pero no por devoción, sino por obligación ya que su poder adquisitivo no les permite un consumo tan desaforado. En los países más ricos el despilfarro es la norma pues el poder adquisitivo de los ciudadanos se lo permite.

En el supuesto que esa gran humanidad excluida del banquete quisiera alcanzar el nivel de un ciudadano de la clase media norteamericana o europea, el mundo se iría a pique. En los países desarrollados se consumen las ¾ partes de los combustibles fósiles y el gasto de energía es inconmensurable. Los índices de crecimiento se mantienen a base de expoliar las riquezas del tercer mundo. Porque sin esas reservas de materias primas la civilización occidental no podría continuar con su crecimiento infinito.

Cómo puede predicar el respeto a la naturaleza una sociedad que ha convertido los ríos, los lagos, los mares en letrinas, una sociedad donde millones de automóviles arrojan a la atmósfera el maldito Co2 que nos asfixia, una sociedad individualista y egoísta y que se desentiende del futuro de las generaciones venideras. Es indiscutible que el sistema capitalista con su política demencial y suicida es el directo responsable de la crisis medioambiental. A pesar que la legislación de los estados -tanto del Primer Mundo como del Tercer Mundo- es muy celosa en cuanto a la protección de la naturaleza, el cumplimiento de esas leyes está sujeto a oscuros intereses económicos. Donde ayer había un precioso bosque hoy se construye un condominio de lujo, un centro comercial, un aeropuerto o un gran complejo hotelero.

Los pobres desean imitar a los poderosos, aspiran a ser como los amos y alcanzar la más alta cima. Sueñan con ser triunfadores nunca fracasados. El capitalismo defiende y promueve el espíritu de superación sin importar los medios ya que lo fundamental son los fines.

En el lugar más perdido del Amazonas, por ejemplo, es muy fácil captar vía satélite cualquier canal de la TV mundial. Los medios de comunicación son la vanguardia del magno proyecto que la economía neoliberal denomina "globalización" y para ellos no hay fronteras, ni moral, ni ética que valga. Su ideal supremo es colonizar mentes, explotarlas, controlar la masa, crearle falsas ilusiones y una vez sometida a sus caprichos, integrarla al sistema depredador. No son seres humanos sino clientes de un gran supermercado siempre en busca de una oferta o una ganga.

En los últimos 50 años en el Tercer Mundo millones de campesinos e indígenas han emigrado a la ciudad redentora. Esto significa que hoy el 65% de la población mundial reside en las grandes urbes. El mundo rural tras décadas de abandono y de despojo, agoniza. El nuevo "superhombre" es el homo urbano, un engendro cibernético que niega su animalidad, preso en una burbuja artificial desconoce por completo los ciclos naturales, no sabe sembrar ni cosechar y sus raíces se encuentran en el cemento y el asfalto.

La cuenca amazónica ha sufrido la presión migratoria o el éxodo de millones de parias que huyen de la pobreza, la desertificación, la sequía o el hambre como es el caso del Nordeste o el sertão brasileiro, los Andes colombianos, ecuatorianos, peruanos o bolivianos. La selva representa la última oportunidad de resucitar y ascender en la escala social ya sea para explotar la madera, la agricultura, la caza, la pesca, el garimpo o el narcotráfico.

El paradigma de la democracia burguesa es la defensa de la propiedad privada. El capitalismo es un proxeneta que prostituye la tierra, la especula y la subasta. Sus leyes son tan perversas que el derecho individual prima sobre el colectivo. Es aberrante pero han legalizado que una sola persona -dependiendo de su poder adquisitivo- pueda ser propietaria de una hacienda más grande que Suiza (como ocurre en Amazonia brasileira con las propiedades del banquero Daniel Dantas) mientras millones de desheredados sobreviven hacinados en favelas.

En este juego de la oferta y la demanda la tierra es un objeto al que hay que explotar hasta la extenuación. Todo tiene un precio; un árbol tiene un precio, un pájaro tiene un precio, una serpiente tiene un precio, una flor, un pez y hasta un indio disecado tiene su precio. Además, pertenecemos a una cultura Judeo-cristiana en la que el ser humano fue nombrado por Dios el rey de la creación y su misión es someterla.

Es increíble pero en este último siglo entre los colonos y la industria maderera hayan acabado con más de la mitad de los bosques andinos. También la ganadería extensiva sigue deforestado los valles y las selvas para satisfacer el voraz apetito de una sociedad carnívora. El ganado es el rey de los latifundios y el gamonal los cuida como uno más de la familia. Parece mentira pero las bestias gozan de una calidad de vida superior a la de los seres humanos.

Colombia es un país amenazado por la erosión y en el invierno las catástrofes se desatan a causa de las tempestades que literalmente desmoronan las montañas y los ríos se desbordan anegando miles de hectáreas de terreno. Estos desastres dejan cientos de muertos y miles de damnificados y unas pérdidas económicas que se cifran en billones de pesos. Un estudio de la Universidad Nacional de Colombia predice que con el tiempo los ríos Magdalena y Cauca van a transformarse en lagos pues el sedimento que arrastran lentamente los van a ir represando. Ante un panorama tan dantesco sería necesario reforestar con 80.000.000 millones de árboles ambas cuencas hidrográficas para revertir este devastador proceso. Como si fuera poco los científicos aseguran que para el año 2100 en algunas regiones del país habrá problemas de abastecimiento hídrico. (Colombia es uno de los países con mayores reservas de agua del mundo)

Pero en nuestro continente la situación más dramática quizás sea la de Haití donde los suelos han quedado estériles como consecuencia de los incendios y la tala intensiva de los bosques (para sacar leña y convertirla en combustible) La agricultura se halla en la ruina, no hay agua potable y la hambruna se recrudece. A los haitianos les llegó por anticipado el juicio final y su supervivencia depende por completo de la ayuda humanitaria.

Actualmente en los países subdesarrollados el gran boom es el de los biocombustibles. Es tal la fiebre que los terratenientes y multinacionales bajo el patrocinio del gobierno siembran miles y millones de hectáreas de palma africana, caña de azúcar, maíz o remolacha. Pese al déficit alimentario las empresas estatales y privadas han apostado por el etanol pues en los mercados internacionales su precio se cotiza al alza. Pero está demostrado que el gasto de energía necesario para fabricar etanol es prácticamente es el mismo que el de extraer y refinar petróleo. Quieren sacrificar la alimentación de los habitantes de los países pobres para alimentar automóviles en los países ricos.

Los ecologistas o ambientalistas luchan por conservar al menos los restos del ecocidio. Resignados se conforman con crear "zoológicos" o parques nacionales en un vano intento por salvarlos del holocausto. En Colombia esas áreas protegidas tan sólo ocupan el 5% del territorio y muchas se han convertido en el campo de batalla donde se enfrentan los carteles de la droga, los paramilitares las disidencias de la guerrilla y el ejército. Esos santuarios de una fauna y flora endémica excepcionales se bombardean y fumigan para imponer la paz y erradicar los cultivos ilícitos. Para colmo el gobierno ha entregado la concesión los parques nacionales a las agencias de turismo multinacionales. Entonces, ¿Quiénes disfrutan del exotismo y la virginidad de la naturaleza? Indudablemente que solo la élite o los turistas extranjeros puede costearse unas vacaciones de ensueño en estos paraísos perdidos. El negocio de los tour operadores es redondo pues los nativos, por un sueldo miserable, laboran de meseros, camareros, cocineros o mucamas en los hoteles, lodge y resorts.

La naturaleza no es la única que está en peligro de extinción, pues la especie humana también se encuentra amenazada. El cambio climático, la desertización, la hambruna y las enfermedades se recrudecen sin que se pueda revertir esta maldita sentencia. Según la teoría de la evolución de las especies de Darwin, el más fuerte se impone sobre el más débil. Argumento que justifica la lucha de clases pues los más pobres de la tierra mueren como moscas ante la mirada indiferente de los poderosos. ¿Alguna vez las organizaciones ecologistas han protestado por los cientos de inmigrantes que mueren ahogados en el estrecho de Gibraltar? Seguro que están más preocupados en salvar las ballenas o delfines que les da más publicidad.

En los foros, las cumbres y congresos los dignatarios, los políticos, los gurús ponen el grito en el cielo y una y otra vez repiten las mismas palabras: que si el desarrollo sustentable, las energías alternativas, el protocolo de Kyoto, la cumbre de la tierra, infinidad de cónclaves donde se emiten proféticas resoluciones; se firman tratados, se exponen estudios a corto, mediano y a largo plazo; más presupuestos, más intermediarios y comisiones. Nadie se aprieta el cinturón, nadie quiere renunciar a sus privilegios. Incluso Donald Trump ha retirado a EEUU del acuerdo de Paris. ¿Y el decrecimiento, la deconstrucción que significan entonces? El progreso y el desarrollo no se pueden detener, los mercados así lo exigen y los índices de la bolsa de valores deben mantenerse en alza. Los políticos temerosos no se atreven a tomar decisiones impopulares y decretar un parón tecnológico. Al mejor estilo de Nerón prefieren tocar la lira contemplando como la tierra se consume en medio de un voraz incendio.

Hace unas semanas los periódicos más importantes de España resaltaron en grandes titulares que 90 elefantes habían aparecido muertos y con los colmillos arrancados en una reserva natural de Botswana. Un crimen cometido por los traficantes de marfil en ese paraíso de los safaris de lujo. Los elefantes prácticamente han desaparecido de su hábitat en países como Angola o Zambia. Cada año 30.000 elefantes son víctimas de los cazadores furtivos. El precio al por mayor de un kilo de marfil en bruto vendido ilegalmente en China alcanzó en 2017 los 2.100 dólares.

¿Qué clase de ser humano es el que destruye la tierra? ¿Podemos echarles la culpa a todos? De veras que no es lo mismo dominadores y explotados. Sin embargo los pueblos indígenas, como sociedades arcaicas y primitivas de carácter artesanal, tras miles de años de existencia han conservado el planeta prácticamente indemne ya que su impacto en los ecosistemas naturales es mínimo.

Lo cierto es que el colonialismo y el imperialismo han provocado un cataclismo humano y ambiental sin precedentes. ¿Es que acaso un campesino de Somalia o un pastor de llamas del altiplano andino se pueden comparar a los verdugos capitalistas? A los empobrecidos y colonizados no les queda otra alternativa que destruir para sobrevivir. El desarrollo tecnológico de la civilización occidental no tiene parangón hasta el punto que con sus armas hoy son capaces de borrar toda huella de vida sobre la faz de la tierra.

En el Paraguay los indios Chamacocos dedican su vida a cazar taninos para venderlos a una fábrica de pieles en Bahía Negra. Su decadencia es espantosa: alcoholizados unos, prostituidos otros, cantando alabanzas en las iglesias y sectas evangélicas los más se abandonan a su triste destino. Aquellos que se resistan y se declaren contrarios a los intereses de las empresas o multinacionales serán perseguidos y castigados por peligrosos antisociales.

Hace poco el gran jefe Calonga, del alto Paraguay, denunciaba a los periodistas los abusos cometidos contra su comunidad: "No se cansan, parece que no se conforman con lo que nos han hecho. Nos quieren convertir en paraguayos; que nos pongamos firmes frente a la bandera o que besemos la cruz. Nos visten con sus trajes, nos obligan a cumplir el servicio militar y nos colocan de nombre un número. Para consolarnos nos regalan latas, galletas y medicinas como quien le echa a las fieras un trozo de carroña. Somos parte del negocio y con nosotros justifican sus presupuestos. Por favor, déjenos ser pobres, eso es lo que hemos elegido; déjenos con la poca tierra que nos queda, con nuestros ríos, con nuestra selva. Queremos ser salvajes. Déjenos en paz"

Carlos de Urabá 2018

Por: Miguel Suarez (2018-09-07). En los 30 días de gobierno del títere de Uribe, Ivan Duque, han asesinado a mas de un dirigente popular cada día, sin que este halla echo algo para detener este genocidio del que claramente son responsables, por acción u omisión él y su banda.

Cada día, en un macabro recuento de muertos, por medio de los conocidos como medios sociales, nos llega la noticia de que otro dirigente popular ha sido asesinado en un desangre que lleva muchos años y que ahora es mas evidente.

Se dice que en los 8 año de gobierno del premio Nobel, Juan Manuel Santos, sin que este hiciese algo fueron asesinados unos mil dirigentes populares, asesiantos que se ha ido incrementado llegando hoy a un poco mas de uno cada día.

Escondido por los medios de desinformación y sus paramilitares de micrófono, se realizo en el congreso colombiano, también conocido como nido de ratas, un debate sobre asesinatos de líderes sociales promovido por las bancadas del Polo, UP, Colombia Humana, Alianza Verde y el Partido Farc.

Uno a uno fue leída la lista de los asesinatos en estos 30 días del gobierno de Uribe en cuerpo de Duque, fueron 30 los nombre citados por el senador Gustavo Bolivar, que comenzó la lista con el líder popular asesinado el mismo 7 de agosto cuando tomo posesión de la presidencia Duque.

Aida Avella dijo que leer la lista de todos los asesinados en este año tomaría mas de media hora y mencionó que los actuales asesinatos le hacían recordar la masacre de la UP, que eran del mismo proceder.

Ivan Cepeda preguntó, quienes son las tales águilas negras que nunca son atacadas por el poderoso ejercito de ocupación de la mafia que controla el poder en Colombia.

La Representante a la Cámara Angela María Robledo pregunto a la vice-fiscal, Maria Paulina Riveros, presente en la sala, quienes son las águilas negras, donde estas, cuales son sus comandantes y patrocinadores?.

Los asistentes en las barras que iracundos ante la flagrante impunidad, fueron, muy decentemente sacados a la fuerza por orden de la rata que oficia como presidente de ese ente.

Afuera, en la plaza de Bolivar, cientos de estudiantes a la entrada del congreso, se manifestaban exigiendo que paren el genocidio.

Se dice que en la plaza de Bolivar, unas 20 mil personas hacia presencia mientras organizaciones sociales se tomaron el edificio nuevo del Congreso, denunciando la masacre a líderes opositores en toda Colombia.

Al revisar los medios de desinformación no encontré ninguna referencia a estos acto en la prensa, todos ellos, de propiedad de quienes se lucran de la guerra, hablo de los Ardilas Lulles, Santodomingos, Sarmientos, etc, etc, cuyos paramilitares de moto sierra asesinan, mientras que los de micrófono esconden alevosamente la contundencia de la denuncia en la plaza y en el congreso, mostrando con esto la complicidad con los criminales.

El silencio de los paramilitares de micrófono es similar al del poderoso ejercito al servicio de la mafia, que com mas de 500 mil hombres en armas y una policía de unos 250 mil hombres no logran detener a los asesinanos, que matan precisamente en zona altamente militarizadas.

Al respecto debemos recordar, que el Contralor Edgardo Maya, durante el foro Fortalecimiento de los Órganos de Control en Colombia, que se realizó el lunes 6 de agosto en Bogotá, ante el impune asesinato de colombianos y la complicidad de las fuerzas militares dijo: “Hay que preguntarle a las Fuerzas Armadas: ¿hay seguridad ciudadana? Son 500.000 hombres, 34 billones de pesos (que le cuestan a la nación), es duro decirlo pero, ¿hay seguridad para los ciudadanos? 380 líderes asesinados. Que sean de restitución de tierras, que fueron de las Farc, que son guerrilleros, pero es que no podemos seguir patrocinando el exterminio masivo de colombianos y eso es más grave que la corrupción”.

El supuesto presidente, Ivan Duque, mientras tanto guarda silencio y se dedica a hacer shows ante la radio y la televisión, a ninguno de ellos les importa los muertos ya que son hijos de pobres, que son asesinados para descabezar el movimiento popular en alza en Colombia.

La complicidad con los asesinatos no se limita al ejercito y policías, es total en la Fiscalía General de la Nación, comandada por el para-fiscal Nestor Humberto Martinez.

La última prueba de la complicidad del Fiscal Nestor Humberto Martinez se dio durante la visita del jefe del gobierno español Pedro Sánchez.

Néstor Humberto Martínez, Fiscal General de la Nación durante la reunión que sostuvo con el presidente de España, Pedro Sánchez, señaló que desde 2016 a la fecha, se han presentado 132 asesinatos de líderes sociales, de los cuales 90 ya habian sido esclarecidos.

El Fiscal mintió descaradamente disminuyendo la cifra de asesinados para mostrar una falsa efectividad de los paramilitares que ofician como fiscales.

Frente a la afirmación que hizo Néstor Humberto Martínez, Carlos Guevara, coordinador de la organización Somos Defensores señaló que solo en lo corrido de este primer semestre del año, se han registrado 123 asesinatos, mientras que de 2016 a la fecha, serían 312 personas asesinadas.

Rebajó el nefasto fiscal los asesinatos en un 60% y aumentó sus supuestos logros, pero la verdad es que de los 312 asesinatos solo se han condenado a 18 supuestos culpables.

La vice-fiscal Maria Paulina Rivera, tratando de justificar la complicidad de este ente con el genocidio, tratando de tender una nube de mentiras dijo que: “32 mil homicidios ocurridos durante los tres últimos años”, cifra de por lo demás impresionante, que por año da unos 11 mil, cifra que a decir verdad muestra una baja de los comicios en Colombia ya que según el Instituto Nacional de Salud, “En Colombia, ocurrieron 331.470 homicidios entre 1998 y 2012, con un promedio de 22.098 homicidios por año”, reducción que va en contravía al aumento del asesinatos de lideres populares, que ella trató de desvirtuar.

Y ojo que la vice-fiscal aquí mostrando cifras trató de desviar la responsabilidad y complicidad de este banda, con lo cual ratifica la complicidad e la Fiscalía con los asesinatos.

Los hombres y mujeres al servicio de la Fiscalía, la mayoría de ellos al servicio del paramilitarismo, rondan los 90 mil y el presupuesto asignado a este ente delincuencial es de unos 3 y medio billones de pesos y aquí salta una pregunta que muestra la complicidad del Fiscal con los crimines, porque este hombre no deja que funcione la Comisión de Investigación Especial de los crímenes del paramilitarismo pactada en La Habana?.

Por su parte, el ministro de guerra Guillermo Botero, siguiendo la linea impuesta desde el imperio, siguió con el cuento chimbo del narcotráfico, diciendo que ellos están adelantando operaciones para luchar contra el narcotráfico y los grupos de delincuencia, etc,etc, afirmaciones que sabemos son totalmente falsas, uno porque ellos no ataca a los paramilitares y dos porque los asesinatos no responden a los intereses del narcotráfico sino al terrorismo de estado por ellos implementado.

Sinvergüenzas como son ellos y ellas, la paramilitar ministra del interior Nancy Patricia Gutierrez intervino leyendo el libreto que siempre nos han leído, hablando mierda, como se dice en Colombia, diciendo que la culpable es la población que denuncia muy tarde, desvirtuando los asesinatos con chimbos argumentos y diciendo que se habían reunido aquí y halla, con este y con aquel, pero lo cierto es que ellos no hacen nada para detener el genocidio que ellos y en este caso ella, patrocinan.

Los asesinados, todo ellos hijos de pobres, no le interesan al gobierno, periodistas o paramilitares de micrófono, tampoco a quienes se han apoderado del país para lucrarse de el.

El debate sirvió para dejar de nuevo en claro que es el estado, como maquina de represión al servicio de la clase que detenta el poder, en este caso la oligarquía mafiosa, quien esta asesinando a los lideres populares, por eso es que el gobierno, que el sea, el que se fue o el nuevo, no hacen nada por detener el genocidio ya que responden a los intereses de los bandidos que detenta el poder en Colombia y se lucran de la sangre del pueblo colombiano.

Los asesina el ejercito, directa o indirectamente obedeciendo los dictados de los Estados Unidos y de la mafia colombiana.

 

Por Alberto Pinzón Sánchez.

Dos fueron las orientaciones que el gobierno Imperial de Trump dio al elegido presidente de Colombia Iván Duque y su gobierno corporativo o de los Gremios: 1- Estrechar el cerco (político, económico y militar) contra el actual gobierno de Venezuela.  2- Endurecer la guerra contra las drogas.  No veo necesidad de citarlas, puesto que estas fueron ampliamente publicitadas por innumerables medios oficiales y extraoficiales.

Sin embargo, la lucha de clases que actualmente se libra no solo al interior del Estado y sus "instituciones" (aparatos de hegemonía) como en la llamada Sociedad Civil que se supone está por fuera del Estado; cada día que pasa le añade una vuelta más al nudo de contradicciones existentes en la sociedad colombiana, haciendo confluir más las tendencias a la juntura de la crisis económica con la crisis política y hacia una verdadera crisis de hegemonía.

Las crisis no se resuelven solas. Dependen de la lucha de clases y de la correlación de fuerzas alcanzada en la determinada coyuntura, y para actuar en ellas se exige la aplicación rigurosa del "análisis concreto de la situación concreta" tan recomendado por Lenin. Crisis, frente a la cual, el Bloque de Poder Contrainsurgente Dominante (BPCi) parece haber desplegado tres dispositivos básicos:

  1. A) Un mecanismo de reformas económicas anunciadas por Carrasquilla, el delincuente de cuello blanco impuesto a Duque por el FMI como actual ministro de economía. B) La continuidad del genocidio "preventivo" y de disciplinamiento social puesto en marcha (por el núcleo duro de la contrainsurgencia durante el gobierno anterior de Santos) contra líderes sociales y populares, defensores de DDHH y exguerrilleros, que ya lleva más de 400 ejecutados en total Impunidad. C) El reforzamiento del núcleo duro dentro de la actual Fiscalía para oponerse radicalmente a la Justicia Especial para la Paz (JEP) considerada como un sistema "alternativo" e inconstitucional de Justicia incompatible con la Fiscalía actual en manos de Martínez Neira, el abogado del cacao Sarmiento Angulo y ficha fundamental del núcleo duro de la mafia Vargasllerista.

El núcleo duro del Uribismo, aquel que por boca del héroe de invercolsa Londoyos, proclamaba originalmente "hacer trizas ese maldito acuerdo de la Habana", discrepa de un núcleo blando o de "rostro humano" que al analizar la situación objetiva del lamentable estado en que el gobierno de Santos dejó la implementación del tal Acuerdo de paz y la ruina financiera en que Pardo Rueda dejó el pomposo ministerio del post- conflicto, y, dada la profunda crisis política que amenaza con desintegrar al partido de la rosa-farc en un grupo blando y otro duro; plantea que en lugar de hacer trizas el Acuerdo, es mejor concentrarse en la reintegración de las bases guerrilleras separando, eso sí, a los guerrilleros que están en las zonas de ubicación de aquellos que han escogido la reintegración "individual", y de los "peces gordos" o comandantes, de quienes se encargará la Fiscalía.

Duque y su rostro humano (diferente del duro rostro porcino de las caricaturas) ha hecho caso omiso al mensaje dado electoralmente en la pasada consulta anticorrupción. A la caída de su popularidad en un 41%. A que 95 senadores Liberales y Vargaslleristas insistiendo en su inveterada practica corrupta de la mermelada Santista se han declarado "independientes" de su gobierno. Inmutable, continua al pie de la letra la línea dura trazada en la Hacienda innombrable:

1-Cumpliendo con las alianzas que lo llevaron a la presidencia; nombró como embajador de Colombia ante la OEA, al fanático y corrupto exprocurador Ordoñez, verdadero oprobio a la moralidad moderna y a cualquier ética, para que apoye las medidas duras de Almagro contra Venezuela.

2- Nombró a otro desacreditado personaje de la línea dura contrainsurgente como el "colino" Facho Santos, en la embajada de Colombia en Washington, considerando la vieja práctica oligárquica y cipaya de los años 30 del siglo pasado de que "el embajador en los EEUU venía directamente a la presidencia de Colombia". Lo que hoy pueden negar Gabrielito Silva, y Pinzón Bueno.

3-Ha respaldado "incondicionalmente" al ministro de economía Carrasquilla, (línea dura del FMI) frente a las acusaciones objetivas de corrupción, presentadas sobre sus papeles en Panamá.

4-Y en consonancia con la Hacienda innombrable, escogió con extrema precisión para el cargo de comisionado de paz y para el "asunto de la paz con el ELN", al abogado canónigo Miguel Ceballos, hermano de la desaparecida parlamentaria Sandra Ceballos, socio de la truculenta firma encuestadora "Datexco" (que impuso en la opinión pública a Duque) y cuyo pensamiento de la línea dura Uribista los lectores pueden conocer leyendo sus columnas de opinión publicada por la inefable revista Semana.  (https://www.semana.com/autor/miguel--ceballos/478 )  Resultado: La crisis profunda por la que atraviesa el proceso se solución política entre el Estado colombiano y la guerrilla del ELN.

5- Mientras tanto, Holmes Trujillo, el canciller de Colombia, línea dura del Uribismo, ayer mismo y sin ninguna consideración de lo que esto significa,  llamaba a "conformar gran coalición internacional que actúe en forma coordinada y eficaz, en la crisis de Venezuela" Ver https://www.elespectador.com/noticias/el-mundo/canciller-colombiano-confirma-postura-de-gobierno-duque-frente-venezuela-articulo-805407

 Así las cosas; la pregunta clave en todo esto es, si todas estas crisis: La crisis de la Argentina. La crisis en Brasil. La crisis en Perú. La crisis de Colombia. Los vaivenes en la Casa Blanca de Washington, etc, se resuelven o por lo menos se distraerán con una guerra domestica en Latinoamérica, promovida por una "coalición internacional" como la impulsada por Holmes Trujillo contra Venezuela, guerra que como en el caso de las Malvinas, terminó tumbando la dictadura fascista dura y abriendo caminos a la democracia blanda.

Foto Imagen Internet.

Por: Tony López R.

Los diferentes gobiernos colombianos que han conducido el país desde hace 20 años hasta el que acaban de elegir el pasado 7 de agosto, se vanaglorian del cumplimiento de los Derechos Humanos, (DDHH), el Derecho Internacional Humanitario (DIH) y de lo democrático que es su país. De apegarse a las leyes, propias o heredadas de las doctrinas legales que profesaba el General Francisco de Paula Santander.

Pero examinemos la real situación que confrontan hoy tales derechos y la política de los gobiernos que detentaron el poder desde el 7 de Agosto de 1998 a la fecha , septiembre del 2018.

Cuando el pasado 10 de mayo en Suiza, Ginebra, se examinó por el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de las Naciones Unidas, en la sesión del Exámen Periódico Universal (EPU) sobre Colombia. Instancia creada en 2006 por las Naciones Unidas para monitorear y evaluar el grado de realización de los derechos consagrados en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos en cada uno de sus 192 países miembros. Llegaron a la siguiente conclusión que, “pese a importantes esfuerzos, en Colombia no se han cumplido cabalmente las recomendaciones hechas al gobierno en los EPU de 2008 y 2013. Sigue habiendo graves y sistemáticas violaciones de DDHH e infracciones al Derecho Internacional Humanitario DIH, que permanecen impunes. El Estado no coopera con los procedimientos especiales del CDH, ni cuenta con un mecanismo de seguimiento participativo, lo que dificulta el monitoreo de los países examinadores y limita la posibilidad del EPU de contribuir a la construcción de la paz en Colombia.” En resumen, Colombia no cumple con garantizar y preservar los derechos humanos ni el Derecho Internacional Humanitario.

De otra parte, tampoco se cumple con la Corte Penal Internacional (CPI), organismo del cual es signatario el Estado colombiano y la Fiscalía General de la República se niega a entregar la información a lo relacionado con ejecuciones extrajudiciales que involucra a militares de alto rango, agentes del orden público implicados en desapariciones y ejecuciones, entre ellos los llamados “falsos-positivos”, los crímenes y acciones contra la población civil de los paramilitares, sus patrocinadores y los crímenes sexuales.

A propósito de la investigación y la preocupación de la CPI, visitó Colombia, en el mes de septiembre de pasado año 2017, la señora Fatou Bensouda, Fiscal de la Corte Penal Internacional, uno de cuyos principales objetivos era obtener una eficaz ayuda de la Fiscalía General de la República sobre las implicaciones de los militares en los falsos-positivos, donde se calcula el asesinato de unos 3000 jóvenes inocentes.

Según medios de prensa colombiana, la Fiscal Fatou Bensouda se fue muy descontenta de la reunión con el Fiscal General de la República, Néstor Humberto Martínez, al declarar que “le habían solicitado pruebas al Fiscal que demostraran investigaciones serias y contundentes contra los militares acusados de permitir falsos-positivos y no obtuvo ningún compromiso a su solicitud”, dichas declaraciones se produjeron a la salida de su reunión con el Fiscal General de la República de Colombia.

La tan cacareada democracia colombiana, de acuerdo a información dada a conocer por página web www.500organizacioneshablan.org, que el Estado colombiano no garantiza seguridad para sus ciudadanos, “actualmente se registran 8´208.564 víctimas del conflicto armado. A pesar del Acuerdo, el conflicto armado interno persiste y los demás actores continúan infringiendo el DIH, ocasionando impactos desproporcionados sobre la población civil: desplazamientos forzados, confinamientos, bombardeos indiscriminados, reclutamiento y utilización de niños, niñas y adolescentes NNA, violencia sexual, secuestro, ataques a bienes y personas protegidas”.

Entre 2013 y 2016 al menos 2.820 personas murieron fuera de combate a causa de la violencia sociopolítica. En los 1.128 casos en que se conoce el presunto autor, el 69,93% se atribuye al Estado y a las guerrillas el 29,87%.” “Las ejecuciones extrajudiciales continúan. En 2015 se documentaron 65 casos cometidos por miembros de las FF.AA”.

El desplazamiento forzado persiste y presenta una tendencia al aumento. Colombia sigue siendo el país con más víctimas de desplazamiento forzado en el mundo, el 63% en la pobreza y el 33 % en la extrema pobreza”.

 

Continúan los casos de violencia sexual. Entre enero 2013 y julio 2017 se registraron 3.989 delitos contra la libertad y la integridad sexual de las mujeres”.

Persisten barreras para el ejercicio de derechos de los pueblos indígenas y afrodescendientes, éstos no están adecuadamente representados en los escenarios de participación política. La respuesta institucional continúa siendo insuficiente, a lo que se suma el incumplimiento de los 96 acuerdos del Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014 y los realizados con la Minga Indígena”.

La aplicación de la Ley 1453 de 2011 sobre seguridad ciudadana, llevó a judicializaciones masivas de líderes y organizadores de protestas pacíficas”. La represión violenta. El uso de la fuerza por parte de la policía no respeta los estándares internacionales de proporcionalidad, necesidad, gradualidad y excepcionalidad. Desde la creación del ESMAD en 1999, miembros de este cuerpo están sindicados de cometer al menos 20 ejecuciones extrajudiciales, 780 detenciones arbitrarias, 80 casos de tortura y lesionar a 3.000 personas”.

En el gobierno de Juan Manuel Santos Calderón han asesinados a más de 400 líderes sociales, incluso casi dos centenares después de la firma de los Acuerdos de Paz, y en el mes que lleva el actual gobierno del señor Iván Duque, más de 25 dirigentes sociales y afrodecendientes e indígenas han sido víctima de las bandas paramilitares al servicio de los grandes oligarcas y la complicidad de los agentes del Estado.

El amigo lector puede colegir, que la democracia de la cual alardean los políticos y dirigentes colombianos que representan y defienden al actual modelo neoliberal que allí impera, está muy lejos de ajustarse a la verdad, los datos arriba mencionados son muy dicentes y ubican a este país muy alejado de un verdadero sistema democrático, solo citando unas pequeñas muestras de lo que acontece en este hermano país, se darán cuenta de lo falso que resulta afirmar que hay democracia en un país donde la desigualdades, son descomunales, la discriminación por razas, etnias, sexo y género, han conllevado a crímenes y desplazamientos forzados, para beneficiar a los grandes latifundistas o a las empresas transnacionales.

Entonces de cuál democracia pueden hablar. En este artículo solo estoy señalando una pequeña punta del iceberg, en próximas entregas daré a conocer otros datos que la opinión pública debe conocer sobre Colombia, cuyo gobierno se ha convertido en el más fiel escudero de Estados Unidos para provocar el derrocamiento del presidente Nicolás Maduro, acusándolo de Dictador y donde no reina la democracia, mientras el gobierno colombiano presta su territorio para desarrollar provocaciones y una muy posible intervención “militar humanitaria”.

 

(*) Periodista, politólogo y Analista Internacional.

La Habana, 9 de septiembre 2018.


Página 1 de 23