psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Opinion

Por Alberto Pinzón Sánchez

Hay una imagen demoledora que muestra la situación de la política actual en Colombia: Mientras que J M Santos se pasea orondo como rinrín renacuajo por el mundo globalizado, exhibiendo su premio nobel de Paz y a su adlátere aliado Timochenko Londoño; Uribe Vélez está detenido (así sea en su fértil latifundio de 1000 hectáreas en las hermosas llanuras del río Sinú) y de ser cierta la noticia contagiado del virus corona 19, desesperado haciendo llamadas telefónicas a sus amigos, y mirando con desasosiego pastar su ganado romosinuano y sus caballerías de paso antioqueño. Enfrente, el gobierno bolivariano de Venezuela al que el pelele de Uribe Vélez, Duke, junto con los lacayos del grupo de Lima, aquel 2 de febrero de 2019, le daban pocas horas de existencia, continua de pie ganando la batalla cotidiana contra el criminal bloqueo y el saqueo al que lo somete el gobierno de Mr. Trump  

Y así, como la mayoría del pueblo colombiano ha aceptado con beneplácito tal noticia judicial, los partidarios y seguidores del expresidente senador AUV, al ver la disolución acelerada del teflón invulnerable (¿impunidad tradicional?) con que lo envolvieron durante tantos años, producida por el fallo blando de la Corte Suprema de Justicia al enviar a su guía a un latifundio como cárcel, dejan ver su amargura en todas las tribunas mediáticas desde donde han servido como soportes ideológicos de la concepción fascista del Estado de Opinión y de la llamada Seguridad Democrática contrainsurgente implementada con el Plan Colombia como en 1946 a sangre y fuego, mientras tácticamente dividen opiniones con la que pretenden justificar los repulsivos crímenes de guerra, cuyas investigaciones seguirán en veremos:  

Los unos, presentando a su jefe como el victorioso hombre enérgico y valeroso que derrotó a las "Fart" o las debilitó hasta postrarlas y entregárselas de hinojos a J M Santos (ocultando el hecho objetivo que la disolución de las otra farc -EP fue obra de su propia dirigencia liquidadora) mientras que otros, entre quienes se encuentra el propio presidente de Colombia Duke, tratan de presentarlo de manera opuesta como "victima" de un atropello inaudito de la Corte de Justicia que ha desconocido la presunción "eterna" de la inocencia de su guía espiritual, para lo cual consideran necesario eliminar a quienes han proferido tal fallo, mediante una estratagema reformista leguleya del peor talante santanderista, burdamente equivocada llamada pomposamente "constituyente judicial", engañabobos con el que pretenden pasar estos dos años restantes de gobierno.   

Pero lo notable no es su furor reivindicativo. Lo destacable es la cerrazón mental de los "letrados" uribistas (a excepción de Fernando Londoyos que sí caló la movida de Santos) que no han podido entender lo sucedido después de la derrota en las elecciones regionales del 2019 en la que perdieron importantes alcaldía o gobernaciones, y menos medir la fuerza de la eclosión del fuerte y combativo Movimiento Social que también en el 2019 se tomó las calles y carreteras de Colombia y con lo cual se inició la destorcida de su política matrera y corrupta. No han sido capaces de captar la magnitud de la derrota que les ha propinado su adversario de fracción contrainsurgente Santos, quien siguiendo su célebre fórmula "logró alinear nuevamente los astros", los nacionales tanto como los internacionales, especialmente los partidarios del candidato demócrata Biden que ya acarician su triunfo en noviembre próximo. Santos igualmente supo aprovechar el hecho de que su rival envanecido sintiéndose invencible y totalmente impunes por siempre, abusó a más no poder de su suerte calentando demasiado la calle y llevándola al extremo, hasta hacer la situación de percepción de la violación de los derechos humanos intolerable, tanto que el propio director de HRW Vivanco, de gran audiencia en la Casa Blanca, llegó a apoyar la necesidad imperiosa de investigaciones más profundas de las atrocidades de guerra atribuidas a Uribe Vélez.

 Los uribistas (como lo señaló un trino) en lugar de estar agradecidos o al menos reconocidos con fallo de la Corte, suave en lo físico, aunque un poco más demoledor en lo moral y político, pero en todos los casos NUNCA un fallo por crímenes de guerra que ha quedado en salmuera; insisten en continuar igual a como se venía, sin cambios y a la ofensiva exterminadora y genocida del movimiento social y guerrilleros reinsertados, amenazando a colectivos de abogados defensores de DDHH o a periodistas honestos y comprometidos con la sociedad; bloqueando o haciendo trizas el Acuerdo con las Farc , y ejecutando a rajatabla en las regiones conflictivas, la política estadounidense de la War on Drugs, y reciclando el conflicto social y armado que, dígase lo que se diga, no está resuelto en Colombia como lo pretende imponer la narrativa santista, y, por si fuera poco, adheridos ilegal e ilegítimamente  a las tropas del US Army que amenazan desde sus bases militares en Colombia al pueblo venezolano.

Siguen además, contra toda lógica incluso contra la lógica jurídica santanderista que dicen venerar; con el sambenito absurdo de igualar a un hombre ultra poderoso (como dijo con tanto conocimiento Don Berna en Medellín: "Uribe es el rey del mundo y del inframundo") con recursos económicos colosales aportados por el narco, con dos ejércitos a sus órdenes, uno oficial y el otro para-oficial que suman más de un millón de hombres armados, con toda la legitimidad y legalidad que le dio la institucionalidad colombiana en 2002 al posesionarlo como presidente de la república, con el formidable apoyo internacional en todas las esferas del Poder conocidas por la humanidad dado por los sucesivos gobiernos de los EEUU; insisten tercamente como náufrago agarrado a un leño, en compararlo con el guerrillero Santrich, un hombre casi ciego,  rebelado y enfrentado al Estado desde la ilegalidad, con sus propios recursos o los de su limitado grupo, sin apoyos exteriores y desde siempre combatido y tratado por esa institucionalidad como un delincuente peligroso que se debía "neutralizar" o matar por de sus ideas sociales enraizadas en el pensamiento de Marx, Lenin y Bolívar.               

Obviamente la orden judicial de darle a Uribe Vélez latifundio-por-cárcel ha movido el panorama político y social de Colombia y esto debe ser reconocido y aceptado con objetividad. Ya en Colombia nadie duda que ante el desastre  sanitario-social, político y económico que se vive, el subpresidente Duke pueda en los dos años que le restan de gobierno hacer subir su imagen como presidente o gobernante para revertir la situación destroza y actuar en favor de su partido uribista,  con lo que se hace cada día más evidente la necesidad del cambio de gobierno.

El Centro Nacional de Consultoría, agencia de mercadeo político del Poder dominante en Colombia, en la última gran encuesta nacional 05 de agosto 2020, ha sido consultada para que realice una "instantánea" de cómo el pueblo colombiano está percibiendo la situación y en la página 23 de dicha encuesta, deja ver la siguiente distribución porcentual política de los encuestados.  https://dc474ff0-5914-4f85-b4fd-19245cc79ca0.filesusr.com/ugd/c967c2_d002d44fbf854e8b999b445cb50fe3a1.pdf?index=true

Centro Democrático 12%

Colombia Humana 10%

Liberal 9%

Cambio Radical 8%

 Alianza Verde 5%

 Conservadores 5%

 Mira 2%

 Polo Democrático Alternativo 1%

 Otro Partido 2%

 Independientes 13%

 Ninguno 25%

 No sabe o No responde 3%

Datos que permiten hacer algunas inferencias:  1) El partido uribista solo llega a un 12%. No hay tal de que sea la "inmensa" mayoría de los colombianos, como tampoco es cierto que haya una "POLARIZACIÓN" entre una mitad de colombianos que apoyan a Uribe Vélez enfrentada a otra mitad que lo rechaza como lo ha presentado toxicamente la falsimedia adicta para envenenar la mente de los colombianos, llenarlos de sectarismo y poderlos manipular como siempre. En este momento, el partido Centro Democrático cuenta como partidor, con un 12%. Esto debe quedar claro de una vez por todas

 2) Sigue el partido Colombia Humana del dirigente Petro con un 10%. Lo cual indica que tampoco este partido es la mitad de los colombianos, e incluso (si en gracia de una discusión ficticia que muy posiblemente no se va a dar) le sumáramos o le adhiriéramos los exiguos porcentajes de las agrupaciones que se reclaman de "izquierda", solo llegaría a sobrepasar al partido uribista en un mínimo. No hay registro del partido Unión Patriótica ni del partido Rosa, por lo que suponemos están agrupados en la categoría de "otro partido" con un 2%.

3) Es significativo el número de independientes 13%, y de quienes se declaran sin ningún partido 25%, así como es realmente bajo el número de personas que se declaran ignorantes en politica 3%.

4) El resto, incluido el 2% de los confesionales del Mira, forman una franja de los partidos llamados "institucionales", en su orden descendente Liberal, Cambio Radical, Alianza Verde y Conservadores, que sumados llegan a 29%; cada uno de los cuales tiene su cúpula, sus intereses específicos la mayoría de las veces en abierta pugna entre ellos y tienen sus mascarones de proa o cacique, con apetitos presidenciales irreconciliables.

Así tenemos que, a la pregunta hipotética del título de este escrito, se puede responder que: el uribismo sea NEO o POST, según la fracción postmoderna que lo analice, solo cuenta en este momento con una franja bastante limitada de seguidores. Limitada también es la franja de la llamada Izquierda. Mientras que el campo abierto al gatopardismo santista triunfador indudable de esta riña inter oligárquica cuenta con un amplio campo de acción (en el cual no dudo estará Timochenko Londoño con su bancada) para desarrollar una exitosa campaña con miras a volver a gobernar dentro de dos años y no sabemos aún después de cuántos muertos y desaparecidos.

 Fuente Imagen Internet. Uribe recibe apoyo Estatal del reino de España.

Por Alberto Pinzón Sánchez

Probablemente no exista en Colombia después del conflicto social armado, "asunto" más estudiado, analizado y diagnosticado, desde casi todos los puntos de vista del conocimiento humano que la relación entre la Iglesia católica y el Estado, y sin embargo, es todavía muy poco lo que se ha logrado para llegar a la esencia, a desentrañar la contradicción que ha movido este proceso histórico real de la sociedad colombiana.

Dos procesos complejos y extremadamente contradictorios (que con la compresión suya trato de simplificar) están en la base de la conformación del Estado-Nación contemporáneo de Colombia, es decir capitalista, iniciados una vez alcanzada la independencia del colonialismo español por el bloque de clases (latifundistas-esclavistas y comerciantes exportadores) que durante la guerra de anti colonial se colocó a la cabeza de la lucha y salió triunfante:

Uno, "el proceso básico de separación de los trabajadores de sus condiciones objetivas de producción", es decir la conversión del hombre trabajador colombiano en una mercancía con valor de uso y de cambio sin lo cual no es posible la existencia del capitalismo; proceso tórpido y tortuoso que según los historiadores colombianos vino a concluirse a mediados del siglo veinte y preparó las condiciones del pacto oligárquico imperialista de Sitges 1957, cuando confluyeron el anticomunismo falangista del conservador Laureano Gómez, con el anticomunismo corporativo estadounidense de la guerra fría agenciado por el liberal Lleras Camargo, pacto en las alturas que creó el Estado plebiscitario del partido único de la burguesía denominado Frente Nacional, base del Estado contrainsurgente actual.

Dos, el proceso correspondiente a nivel supraestructural de laicización, incorrectamente denominado "secularización" por los investigadores, denominación que ha actuado como una de las tantas neblinas que ha dificultado la comprensión del proceso; pues no es lo mismo (si nos atenemos al diccionario del idioma castellano) "hacer algo o alguien independiente de toda influencia religiosa" o Laicización; que "Secularizar, o hacer secular o seglar lo que era eclesiástico". Pues, si bien el gobierno virreinal de la Nueva Granada estuvo íntimamente unido a la religión y al clero, en la mayoría de los casos fue secular e incluso militar.  La continuación de la cruz como empuñadura de la espada de los conquistadores: entre 1717 y 1821 ejercieron como virreyes neogranadinos: 8 tenientes generales, 3 mariscales de campo, 1 capitán general y 2 brigadieres; siendo la excepción la del conocido pérfido arzobispo virrey Caballero y Góngora.

La laicización fue uno de los logros revolucionarios de la burguesía en ascenso y en lucha (de clases) contra la oscuridad feudal y el "régimen antiguo", y en la imposición del Estado nacional; logro civilizatorio alcanzado durante la paradigmática revolución francesa de 1789, guía intelectual y política de los dirigentes independentistas criollos. La base ideológica de la laicización era simple: hacer depender de los hombres el gobierno y la soberanía, no de Dios como lo reclamaban los reyes, a la vez que implementar la conocida ficción ideológica de la tan socorrida "igualdad jurídica" del Estado árbitro: Todos somos iguales ante la ley, los unos para vender la mercancía fuerza de trabajo y los otros libres para comprarla y el Estado situado entre patronos y trabajadores lo garantizará. Ficción pues como lo ha demostrado la Historia y la lucha de clases, unos son más iguales que otros a la hora de presentar ante el Estado su persona, es decir su cerebro, sus nervios, su sangre y sus músculos, como decía Marx.    

La contradicción supraestructural entre colombianos que nos ha traído hasta la segunda década del siglo 21, pasando por las matanzas llamadas guerras civiles bipartidistas del siglo 19 con sus constituciones y concordatos post conflicto, la orgía de sangre de la violencia del siglo 20 con su solución en el Estado frentenacionalista,  y su prolongación en el perverso conflicto interno actual, ha sido entre los buenos defensores de la religión y su Iglesia, y los malos, sus enemigos liberales, socialistas y comunistas endemoniados; tal y como nos lo recuerda en bella prosa monseñor Pedro Mercado Cepeda, presidente del tribunal eclesiástico de Bogotá este 20 de julio de 2020, conmemorando los 210 años de la declaración de la independencia de Colombia, en el diario El Tiempo así: ....."entre  el tentador populismo y el recurrente caudillismo que ha plagado de sangre y muerte nuestra historia, (y evitar ) que el covid-19 no termine por infectar la democracia". (1)  

Todo este complejo proceso histórico no resuelto aún, que siempre se ha velado al confundir tres procesos distintos en unos solo, laicización, secularización con defensa de la religión, tuvo su punto de partida o se inició cuando los sectores de la clase ya dominante en Colombia influenciados por el gran Poder terrenal del Vaticano como auxiliar del colonialismo europeo, dominaba a con mano de hierro en el virreinato neo granadino, especialmente por intermedio del aristócrata cardenal italiano de la familia Mastai Ferrati, posteriormente coronado como papa "Pio nono" en 1846, quien previamente había estado (en 1824)  recorriendo varios países del cono sur americano en "misión pontificia" junto con el famoso nuncio Muzi, logrando articular una férrea y persistente resistencia contra ese proceso de laicización, especialmente agresivo y violento en Colombia, hasta hacerlo prácticamente imposible.

El bloque de clases dominantes que se hizo al Poder en Colombia en su mayoría profesaba las teorías económicas del liberalismo económico en boga, no así en la esfera ideológica, donde era evidente una contradicción entre los seguidores del liberalismo europeo clásico que se aglutinaron bajo el nombre de partido Liberal, para enfrentar al sector ligado al anterior Poder colonial y al poderoso latifundismo de la Iglesia católica proclamados en 1848 como partido Conservador, defensor irrestricto ya no solo de la Iglesia sino de "Nuestra Religión", aferrados a las ideas realistas y conservadoras del hispanismo blanco, católico y europeo que no desaparecieron de la noche a la mañana de la mentalidad colombiana, sino al contrario se enraizaron aún más mediante el proceso de sectarización bipartidista desarrollado durante las guerras sectarias de 200 años. Todo este tema bien conocido en nuestra historia fue resumido por Fernán González (2) uno de los más serios investigadores de la relación Iglesia Estado colombiano, quien tal vez como excepción, toca el complejo tema de la "determinación política internacional vaticana" de la siguiente manera:

...."la Iglesia  aparecía muy opuesta al progreso moderno, muy ligada a los tendencias restauracionistas y tradicionalistas que reaccionaban en Europa contra las ideas de la revolución francesa, expresión de la concepción burguesa del mundo y de la historia. Ante los nuevos valores de la sociedad burguesa, la Iglesia se va aferrando a las concepciones sociales y políticas de la Edad Media idealizada por mentalidad romántica y se va encerrando en una actitud defensiva ante todo lo nuevo. La iglesia asume una actitud cada vez más intransigente ante las libertades democráticas de la burguesía en control de los nuevos Estados... Por otra parte, la situación internacional de la Iglesia era NO era la más adecuada para que desarrollara una actitud de simpatía frente a las ideas liberales: amenazados por la unidad italiana, por el laicismo de los republicanos franceses y el anticlericalismo de los liberales españoles, los papas se hacen cada vez más reacios ante el mundo moderno. Paradójicamente, la pérdida de Poder Político de los papas se vio compensada por una tendencia a la centralización romana de los asuntos eclesiales del mundo entero. Tanto los jesuitas, como los nuncios apostólicos fueron instrumentos de esta romanización de la Iglesia Universal a la que correspondió una reorganización de la curia romana. La vinculación al papado de Roma se considera así como garantía de la independencia de las iglesias nacionales frente a los intentos de control de los nuevos Estados sobre ellas: el llamado ultramontanismo se produce en este contexto. En Hispanoamérica y en especial en Colombia estos problemas se agravaron debido a la estrechisima relación que había existido entre la Iglesia y el Estado Español, desde los reyes católicos. En muchos sentidos, los problemas de la Iglesia frente a los Estados republicanos del siglo 19, son el precio pagado por el excesivo proteccionismo que la corona española prodigó a la religión católica, a la que usó como elemento unificador en la península y como factor legitimador de la conquista americana" ....            

En breve, el contexto presentado de manera bastante general por el historiador Fernán González; la reacción del Vaticano al proceso revolucionario de 1848 en la Europa capitalista y frente al ascenso e influencia posterior del movimiento obrero tanto práctico en las calles y barricadas como en la teoría con la difusión de las más importantes teorías socialistas; Owen, Saint Simon Fourier, Proudhon, etc, y sobre sobre el aparecimiento del socialismo científico publicado en 1847 por Marx Y Engels en el Manifiesto Comunista, le  correspondió enfrentarlo (como decimos arriba al cardenal aristócrata italiano Mastai Ferrati quien al ser coronado como papa tomaría en nombre de pío nono) con la publicación de más de 70 encíclicas, siendo destacables la "Quanta Cura" de 1864 donde se condena categóricamente como pecados al liberalismo y al socialismo ( ni qué decir del comunismo). Y en lo relacionado con Colombia, en la encíclica "Incredibili afflictamur" (1863) sobre la situación de la Iglesia católica en la república de Nueva Granada y sus diferendos con los gobiernos liberales secularizantes de las tierras, conventos y demás bienes raíces poseídos por la Iglesia en Colombia.

Todo este rodeo, para insinuar varias cosas:

Primero, que el anti socialismo y más aún el anticomunismo con su satanización en Colombia tiene origen vaticano y europeo como mezcla de colonialismo, religión y política-sectaria-guerrera, desde mediados del siglo 19

Segundo, que la llamada "polarización en Colombia", es una continuación "ad eternum" de la contradicción supraestructural reciclada entre buenos y malos, con los demonios correspondientes, que se remonta a esas fechas decimonónicas.

Tercero, que esta polarización entre buenos y malos ha actuado siempre de manera horizontal entre sectarios de las bases del pueblo trabajador, impidiendo que la verdadera y esencial contradicción vertical entre explotadores y explotados se haga evidente y consciente

Cuarto, que esta polarización sectaria no tiene nada que ver con el ejercicio de la democracia actual como lo muestra el monseñor en su columna de el periódico El Tiempo.

Quinto, que cada día se hace más necesario para conocer la tan mentada verdad en Colombia, un ejercicio teórico entre científicos sociales para separar los tres procesos de laicización, secularización y defensa de nuestra religión hasta ahora confundidos en unos solo. Un buen paso en ese sentido sería que la Comunidad Jesuita de Colombia desclasificara archivos y por ejemplo, le diera respuesta a la seria investigación del escritor colombiano Juan Gabriel Vásquez en su libro "La forma de la ruinas", sobre su participación intelectual en el asesinato a mansalva del "Liberal Socializante" general Rafael Uribe Uribe en 1914.

 fuente Imagen Internet: Los pobres ejecutores materiales de la muerte del general Uribe Uribe.1914

NOTAS                           

(1) https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/monsenor-pedro-mercado-cepeda/dialoguemos-columna-de-monsenor-pedro-mercado-cepeda-519992

(2) Nueva historia de Colombia. Planeta Bogotá 1989, vol. II, página 343, ss

Por Alberto Pinzón Sánchez

 El desgarro de vestiduras en señal de protesta airada (unas verdaderas y las más simuladas) de opinadores en Colombia, tras los casos "filtrados" o dados a conocer, de violaciones colectivas cometida por parte de soldados del ejército colombiano de niñas indígenas en lugares tan remotamente separados y ocurridos en fechas distantes; una reciente en la región de la costa Pacífica chocoana donde vive la etnia Chamí (28.06.2020) y cinco casos previos en septiembre 2018, ocurridos en la región selvática del Guaviare donde vive la etnia Makú, según la denuncia del investigador Ariel Ávila para la revista Semana  Ver  https://www.semana.com/nacion/articulo/el-relato-de-la-nina-indigena-que-habria-sido-abusada-por-militares-en-guaviare/682848

No solo muestran que Colombia, como muchos de ellos lo dicen, es una sociedad enferma moralmente anclada en los principios religiosos del cristianismo del siglo VII, que decía que "se debía condenar implacablemente el pecado, pero perdonando al pecador"; sino más bien una conexión que no se ha querido ver entre tan aberrantes perpetraciones relacionadas con la unidad dialéctica de la guerra contrainsurgente adelantada por el Pentágono estadounidense contra diversos pueblos y etnias en el Mundo en el marco de la llamada Guerra Global contra el Terrorismo y que fusionó definitivamente: Uno, el uso del terror del Estado como método de control social (método en el cual el ejercito colombiano es uno de sus más aventajados alumnos con más larga experiencia en el Mundo. Y dos, el uso militar de la ciencia social llamada Antropología, tal y como lo denunció el antropólogo mexicano Gilberto López y Rivas ( 2012) en su contundente análisis-denuncia de los manuales de contrainsurgencia del US Army, que se puede leer en el siguiente enlace del portal Rebelión .org   https://rebelion.org/docs/222324.pdf en donde en la página 26, citando la denuncia de la "American Anthropological Association" hecha en 2006, condenando el uso del conocimiento antropológico como elemento de tortura física y psicológica, por ejemplo, para lograr que " hombres árabes humillados sexualmente podrían llegar a ser informantes comedidos" (pág 26 op cit)

El uso del conocimiento antropológico es tan antiguo como el colonialismo. Esto es lo primero que se aprende al iniciar estudios de Antropología, o por lo menos en mi época. No sé si ahora sea igual. En Nuestramérica tenemos escritos de cronistas y conquistadores, verdaderas preciosuras escritas del "trabajo de campo" o método de la ciencia antropológica, usados por el Poder Imperial europeo para conquistar, dominar y colonizar, y luego, explotar mediante trabajo esclavo a los pueblos originarios americanos, o incluso para exterminar a los que ofrecieron resistencia reemplazandolo por esclavos traídos del África. Sin embargo, el uso militar "científico" de la antropología se remonta a los albores de la primera gran guerra europea, cuando se usaron abiertamente los descubrimientos de Malinowski en Nueva Guinea y de Evans-Pritchard en el alto Nilo y en Sudán, para elaborar los planes estratégico-políticos de las potencia europeas en guerra por territorios coloniales y conservar sus dominios una vez concluyera la disputa armada inter imperialista.  

Antes y durante la segunda guerra mundial son muy conocidos los trabajos de campo de la "ciencia nazi" para demostrar más que la superioridad de la raza blanca aria, la inferioridad física y mental de los pueblos "periféricos", es decir por fuera del centro capitalista desarrollado tanto de Europa (rusos, eslavos del sur, pueblos balcánicos, turcos y norafricanos) como de los demás continentes.  En Colombia, el político falangista Laureano Gómez coincidía con el "científico" liberal Luis López de Mesa, afirmando seriamente que nuestra pobreza generalizada se debía a la pereza para el trabajo y a la mala sangre de nuestros ancestros indígenas y negros.

 En el campo anglosajón son clásicos los usos militares que le dieron los aliados de la guerra, a los estudios de Margaret Mead sobre los pobladores de la polinesia, de Ruth Benedict sobre Japón, o del letón Isaiah Berlin sobre Rusia y la URSS. Después, en las décadas siguientes y durante la guerra de Vietnam, es bien conocido el manual FM 31-21 de 1961, titulado  "guerrilla  warfare  and  special  forces operations", publicado por el  Departamento de Defensa de EEUU, cuyo objetivo era adiestrar a los soldados de las fuerzas especiales o "boinas verdes", en su interacción con personal de "otras culturas", enseñándoles a utilizar técnicas de guerrilla,  así como de psicología de combate, de comunicación con gentes de otras culturas, de pedagogía y captación de auxiliares e informantes clandestinos, recopilación de información y trabajo de campo. Iniciativa que se fue perfeccionando a medida que se tenían nuevas experiencias militares y se ampliaba la expansión militar mediante el empleo de lo que se ha dado en llamar "la Antropología Mercenaria", ampliamente demostrada en innumerables estudios, el más agudo el del mexicano López Rivas, cuyo enlace fue citado arriba.

"Despues del morbo viene la calma", sabemos todos los colombianos: Pobre angelito, pobre niña desvalida, aturdida y llorosa sentada en una piedra a la orilla de un río con su ropita hecha jirones intentando lavar su inocencia manchada, escribe alguien. ¡No! Nada inocente, pilas señores de la autoridad que puede ser un falso positivo de la malicia indígena colombiana, escriben desde la bodeguita del Matarife afilandole los cuchillos. El fiscal turista también afila términos jurídicos y da a entender que no fue una violación de 7 soldados armados hasta los dientes que usaron el pene como si fuera un cuchillo para producirle pánico a una niña desarmada y terror a la parentela de la comunidad Chamí (o Makú en el caso del Guaviare) sino que hubo consentimiento y seducción por parte de ella, pues iba semidesnuda e insinuante.

Aceptados sin asaco los hechos por los culpables y minimizados por sus superiores, surge una de las más enjundiosas discusiones jurídicas en muchos años en Colombia entre jurisconsultos santanderistas: Un padre de la patria, ingenuo todo él, pregunta: ¿le aplicarán a esos pobres soldados tostados la cadena perpetua que acabamos de aprobar en el parlamento? No, responde otro más sutil, dando a entender que en Colombia hay varias jurisdicciones legales, los indios están pidiendo a esos soldados para juzgarlos por las leyes indígenas. A lo que un alto general responde que es mejor darles el batallón por cárcel.

En el entretanto, la voz tronante de Vivanco no se escucha desde Washington para que defina como supremo árbitro jurídico global, aceptado por todos, hasta por el Jesuita padre De Roux, si esta atrocidad sexual corresponde a un crimen de guerra y entonces se hace necesario pedir YA la intervención de la Corte Penal Internacional (CPI por sus siglas en castellano) en cuya fiscalía de la Haya, amedrentada por las sanciones anunciadas por Trump y en donde se acumulan centenares de denuncias sobre crímenes de guerra cometidos por los "actores" del conflicto colombiano, también se guarda un prudente silencio. ¡Malhaya en la Haya!

Pero también hay resistencia: algunos Juristas sinceros y honestos, apoyados por unos políticos "Vegan" en trance de los votos del centro izquierda, dicen tímidamente que bien valdría "revisar" la doctrina militar imperante en Colombia, y así, echarle tierrita a este escándalo que ya pasó y nos preparamos para el otro que ya llega. Ay, del recuerdo del padre García Herreros, preclaro educador de generaciones.   

No es revisar la doctrina militar "contrainsurgente", con la que se ha adelantado toda esta barbarie llamada conflicto interno colombiano que ha enfermado moral y éticamente a la sociedad colombiana. No sirve de mucho revisar todo ese corpus teórico-práctico que tiene como uno de sus principios básicos el uso militar de la Antropología científica en terreno, y donde quiera que se desarrolle la guerra contrainsurgente (en Chocó o en el Guaviare por ahora) y que le sirve (como le ha servido durante 5 décadas) al Bloque de Poder dominante de "espada vengadora del Estado contra quienes osan retarlo" para mantener el orden público, oprimir al pueblo trabajador y, explotarlo.

 No es revisar esa doctrina. Es barrerla de la realidad jurídico- política colombiana y eliminarla de las mentes de los militares colombianos, para que adopten una mentalidad moderna de servicio y defensa de la soberanía de sus conciudadanos como lo recomendara hace 200 años nuestro padre Simón Bolívar.

Es entender sin aspavientos y sin claudicaciones, que esas violaciones de niñas indígenas en lugares tan dispares como el Chocó o Guaviare donde se recicla actualmente el conflicto social armado colombiano y se da continuidad a la guerra contrainsurgente en Colombia, hoy en el 2020, no ha sucedido por casualidad o por la exacerbación momentáneas de la libido perverso paidófilo de unos soldados enclaustrados, sino que tienen un hilo conductor y sistémico que es el uso del Terror de Estado como método infalible largamente usado de control social. Pues esas atrocidades, llámese como se quieran llamar son crímenes de guerra y crímenes de Estado aquí o en Cafarnaúm. ¿Acaso no estaban los militares buscando indígenas sexualmente humillados para convertirlos en informantes comedidos, como dice el manual militar estadounidense?

No son pecados que se reparan o se "sanan" con una "confesión de boca y propósito de la enmienda", sino hechos jurídicos que causan una responsabilidad judicial concreta ¿Quién es el encargado de reparar o resarcir en concreto, semejante injuria? ¿El Estado colombiano que dice representar los intereses generales de toda la sociedad? ¿La comunidad global representada por una Corte Penal Internacional? ¿Acaso las organizaciones indígenas que piden juzgar a los soldados bajo los fueros indígenas de la época colonial? Estas son las preguntas que esperamos sean resueltas. No importa si lo son desde Washington, o la Haya, en Bogotá, o en la isla de San Andrés, con tal que se respondan como debe ser.

Fuente imagen AFP. Niñas indígenas se manifiestan en el monumento a los héroes de Colombia en Bogotá   

Por Alberto Pinzón Sánchez

La oligarquía financiera que domina la sociedad norteamericana enfrenta problemas nuevos que antes consideraba solamente sucedían en los países "periféricos" o del tercer mundo: de tener una clase unida "en lo fundamental", es decir, en sus intereses imperialistas nacionales y geopolíticos, que tramitaron durante muchos años sus discrepancias de intereses habidas entre las distintas fracciones de los "capitalistas individuales" (sociedad civil), mediante la discusión política de los dos partidos tradicionales, los que recogían los aspectos más relevantes de la lucha de clases que se daban en el seno de la sociedad para ventilarlos en el parlamento y luego, llegar a un "acuerdo bipartidista" que era convertido en Ley absoluta para que el "capitalista colectivo" o Estado (o sociedad política) se encargará de hacerla cumplir dentro de su territorio federal y por fuera de este; hoy ya no es así.

La contradicción fundamental de la sociedad capitalista desarrollada señalada por Marx, entre las Fuerzas Productivas (sociales) y las Relaciones de Producción (privadas) cada día más marcada en la sociedad estadounidense ultra desarrollada, y que al decir de Gramsci, al unirse dialécticamente por la Hegemonía conforman un  "bloque histórico", hoy día a causa de esta misma contradicción y por el desarrollo de la lucha de clases que se ha intensificado debido a la situación generada por la prolongada crisis capitalista global y por la pandemia Covid 19, a la que se le han sumado toda una cascada de otras crisis sucedáneas del capitalismo mundializado como la  crisis ecológica; el cambio climático; la mega-urbanización con sus secuelas de desigualdad social, racismo,  migración descontrolada, xenofobia y el deterioro de la vida humana en favelas; el hambre generalizada de continentes enteros y la desertificación; las guerras interimperialistas de saqueo por el reparto territorial del mundo y el surgimiento de nuevas potencias globales con el hundimiento del mundo unipolar; la elección en la presidencia de la Unión Estadounidense de un muy "cuestionado" monigote republicano con tendencias anacrónicas fascistas como Trump, y el surgimiento por primera vez en la historia estadounidense de una tendencia francamente de izquierda socialista como Bernie Sanders en el partido demócrata, etc. Que como puede verse palpablemente ha desbordado el marco de los dos partidos tradicionales estadounidenses en la lucha racial y cultural, que actualmente tiene incendiada la sociedad estadounidense y está anunciando precisamente una crisis de Hegemonía, que si se sabe utilizar correctamente en la calle, puede desencadenar un desarrollo importante y un avance de las fuerzas progresistas en el mundo.

Un contexto así genera necesariamente fuerzas encontradas, y así es como hay que entender no solo el aparecimiento del libro escrito en contra de su antiguo amigo y compañero el presidente Trump por Mr. John Bolton, un anciano militante en la fracción más fascista del partido republicano durante toda su carrera política y burocrática como subprocurador de Justicia de Ronald Reagan, subsecretario de Estado de George H. W. Bush, embajador de Estados Unidos ante las Naciones Unidas bajo George W. Bush y asesor de Seguridad Nacional de Trump. Como también los pasitos tun-tun, uno hacia adelante y otro hacia atrás típicos de esos peligrosos monigotes políticos, indecisos y al vaivén de los acontecimientos que no pueden controlar con sus bravuconadas y amenazas porque su origen está más allá de su despacho presidencial, como en el caso Trump: anunciar rayos y centellas contra Irán y los buques iraníes que venían con suministros petroleros a Venezuela para luego no hacer nada. Amenazar al dirigente Norcoreano Kim con borrar su país de la tierra, luego abrazarlo zalameramente y finalmente no poder hacer nada ante el deterioro de la situación intercoreana. Iniciar una absurda y retrógrada guerra comercial con China para finalmente comprobar que la tiene perdida.

Ofrecer ayuda al fascismo colombiano y latino (Duque, Bolsonaro, Piñera, Almagro y el grupo de Lima) para imponer "violentamente" como presidente de la república bolivariana de Venezuela al autoproclamado Guaidog, para hoy día tener que comprobar que no era tan fácil como lo dijeron eufóricamente aquel 22 de febrero 2019 en Cúcuta, sino que por contrario, el pueblo bolivariano de Venezuela con su Unión cívico militar ha resultado ser un hueso duro de roer, y que dadas las circunstancias reales de la geoestrategia universal, ahora deberá abandonar a sus cipayos (especialmente al pobre subpresidente Duque) para tener que "negociar" con Maduro, porque el descompuesto y corrupto ejército colombiano está profundamente dividido y no está preparado para la guerra, los narco paramilitares oficiales enviados por el gobierno colombiano no han podido pasar de Cúcuta y cada día les "neutralizan más unidades" (según el propio lenguaje paraco), el facho Bolsonaro cada día cae más profundo en la putrefacción de su régimen y Piñera...¿qué decir de Piñera? Todos juntos no pudieron derrocar al gobierno bolivariano a pesar de todos la "opciones sobre la mesa" utilizadas.   

El retrato hablado que hace Mr Bolton en su libro contra su amigo Trump; tomando opiniones de personas cercanas o que han trabajado cerca del presidente, calificándolo como "un racista, estafador y tramposo". "Más que una persona, Trump es un amasijo de comportamientos terribles, un tonto de mierda rodeado de payasos". (ver fotografía) "Una persona sin la estatura moral para ser presidente por su falta de ética y su desapego de la verdad, es como un capo de la mafia". "Un idiota que tiene la inteligencia de un niño"  etc, y que muestran lo que todo el mundo ha venido viendo en sus noticias presidenciales, o leyendo sus trinos, o escuchando sus balandronadas durante sus tres largos años de presidencia (desde enero 2017) hacen pensar que más que una lucha por el Poder en los EEUU, o una alianza de Mr. Bolton con los demócratas para favorecer a su candidato presidencial Joe Biden, es una gran operación de desinformación en donde dos halcones fascistas partidarios de caotizar el mundo para salir de la crisis civilizatoria en la que nos encontramos, se encuentran volando pero trenzados por sus garras, cayendo vertiginosamente hacia el vacío.

Es un jugada a tres bandas: 1. Desinformar al pueblo de los Estados Unidos para hacerle creer que saliendo de Trump se resolverá la actual situación de la intensa lucha interracial y cultural, ergo, pueden seguir creyendo en su partido republicano en las próximas elecciones. 2-Una maniobra contra el gobierno bolivariano de Venezuela para ganar tiempo y hacer creer a los aliados europeos y al mundo en general que han abandonado a Guaidog y se encaminan por una "negociación del Poder" en Venezuela. 3. Una señal a sus lacayos latinos del fascismo latinoamericano especialmente a Duque, a Bolsonaro, a Piñera, a la Añez y al divino-rostro-de-Almagro, que, en su caída irreversible a causa de tan protuberantes errores, han sido despedidos de sus funciones y cargos y se disponen a tirarlos al cesto de los objetos usados, como condones, pues los nuevos tiempos que están por llegar plantean nuevas caras y nuevas ilusiones por vender.

Saber interpretar lo que objetiva e históricamente han significado todos esos voluminosos libros "subjetivos" de memorias narcisistas, plagados de mentiras y acomodos, escritos por personajes que han tenido el mando y el Poder de potencias Imperialistas en coyunturas críticas de la Historia; desentrañar lo que callan, el blanqueo que hacen de sus imágenes o de su patrocinadores, y lo que han significado para la lucha de clases es una tarea honesta y consecuente que se le sigue imponiendo al pensamiento crítico en todas las épocas y circunstancias, para continuar avanzando hacia la emancipación de la explotación y de la opresión ahora presentadas como una sola.           

Imagen internet. Bolton, Pompeo, Trump y Pence

Por: Miguel Suarez (2020-06-19). La bruja, vicepresidenta de la mafia que gobierna a Colombia, Marta Lucia Ramírez, califico como una tragedia que hayan descubierto a su hermano traficando cocaína, la tragedia familiar de ella talvez fueron los 150 mil dólares que tuvieron que desembolsar y que debería explicar de donde los sacaron.

Tragedias son las que tiene que vivir el pueblo colombiano gracias a los delitos contra estos por ellos cometidos.

Un bebé de dos días de nacida, fue abandonada con un mensaje que decía "Ayúdame a darle una mejor calidad de vida no quiero verlo sufrir y no tengo recursos. Cuídalo mucho, ámalo- Nació 04-06-2020. Tiene dos vacunas".

Él bebe fue hallado por un ciudadano, quien se percató, al escuchar el llanto en una zona enmontada cerca del Centro de Barranquilla.

La madre, como dice el mensaje, pobre y muy seguramente sola, tuvo en cuenta lo que para ella era muy importante, le fecha de nacimiento, las dos vacunas y de dejarlo donde muy seguramente sería encontrado y por alguien que talvez tenia mas recursos económicos que ella.

Según cifras del ICBF, anualmente en el país son abandonados en promedio más de mil menores de edad, de los cuales el 70 % son de hijos de pobres.

En una foto, tomada en cualquier ciudad colombiana, se ve a una mujer pobre, vendedora ambulante, que espera resignada, que dos policías, también hijos de una mujer pobre, le coloquen una multa por el gravísimo delito de vender en la calle, en un sitio donde estorba la vista a los dueños de un lujoso almacén así como a sus clientes.

La mujer, muy seguramente madre soltera, ante la imposibilidad de tener un empleo estable, y ante la imperiosa necesidad de llevar algo de alimentos a sus hijos, al no querer o poder, prostituirse, opto por esta opción para sostener a sus pequeños.

Los policías, después de notificarle sobre la multa de un millón de pesos, multa que ella nunca podrá pagar, la obligaron a irse para la casa, desconsolada y pensativa lentamente se alejo del lugar.

Luego que dice la ley en cuanto a los pobres y sus hijos.

De acuerdo con el Código Penal Colombiano, que es infalible con los pobres y laxo con los ricos, quien abandone a un menor de 12 años, o a personas que estén en incapacidad de valerse por sí mismas, será castigado con una pena de 32 a 108 meses de prisión.

¿Tendrá lógica esta ley?, pues nó, porque está hecha por seres sin humanidad ni sentimientos, por los culpables de estas situaciones.

En otra foto se ve a joven, en medio de dos policías, hijos de pobres como el. Sobre la mesa un racimo de plátanos que el joven había tomado para llevar alimento a su casa y poder sobrevivir la cuarentena obligatoria, ordenada por el hombre cuya presidencia compraron los narcotraficantes.

La mirada del joven indignado y pensativo se dirige al infinito, mientras los dos policías, muy bien armados, talvez apenados agachan un poco la mirada, estaban cumpliendo una orden superior, de los que mandan.

El joven fue llevado ante un juez quien inconmovible ordenó cárcel para el ladrón de un racimo de plátanos, el racimo de plátanos había sido sustraído de la finca un hombre respetable de la zona.

Leidy Jhoana Arévalo, se llamaba, tenía tan solo 28 años y tres hijos.

La joven madre se ganaba la vida cantando en bares y restaurantes. No obstante, su suerte cambió desde que declararon la cuarentena obligatoria, pues, cerraron los establecimientos donde ella podía ganar algunos pesos. Por esta razón la joven no tenía dinero para pagar el arriendo.

Al no tener ingresos económicos no pudo pagar el arriendo. Las ayudas anunciadas en el show televisivo del hombre que finge ser presidente, nunca llegaron.

La dueña del apartamento, una señora de edad y sin pensión, que se sostenía con el arriendo, desesperada le exigía a Leidy que hiciera algo para pagarle.

En su cuenta de Facebook Leidy contó la situación que la que estaba pasando. También hizo un llamado para que los dueños de las residencias entiendan la crisis que viven millones de familias por la pandemia.

Desesperada, la propietaria del apartamento le dio un ultimátum para pagar, amenazando con sacarla a la calle junto a sus tres hijos.

Leidy, joven madre soltera, al verse acorralada, sin dinero para la comida de sus hijos y sin dinero para pagar el arriendo, decidió quitarse la vida dejando a sus tres hijos solos.

El hecho se presentó en una vivienda del barrio Villa Sonia, de la localidad de Bosa, un día cualquier, del que solo recordaran sus hijos.

Las ayudas que el títere anuncia todos los días a las 6 de la tarde nunca llegaron, tampoco se cumplía la orden de este de no desalojar a los inquilinos, y el gobierno indolente se negó a aprobar la llamada renta básica para ayudar a los pobres.

Tres niños quedaron sin su madre, una vida perdida y los bandidos en el gobierno aprobando leyes que favorecen a los ricos.

---------

Luz Adriana Upegui, madres cabeza de familia, era una de las 400 tinteras que trabajan en Parque Berrío, de Medellín, se quitó la vida el pasado 5 de julio, ante el desespero por la situación tan agobiante que vivía con la cuarentena y la represión del Estado cuando salía a trabajar.

En un vídeo queda registrado el desespero que luz Adriana Upegui quien manifestó días antes de tomar su fatídica determinación la situación económica que enfrentaba.

--------------

La joven denunció la opresión y el atropello de eso que en Colombia denominan como “autoridades”, hacia los trabajadores informales, hoy con su luz apagada, quien vio como solución "Quitarse la vida", nos deja grito que denuncia la situación que tiene que vivir muchas madres cabeza de familia, que salen a rebuscarse algunos pesitos para darle de comer a sus hijos, sin ayuda alguna, las “autoridades”, que no entienden las necesidades del por ellos empobrecido pueblo colombiano.

-----

Sandra es una joven de 20 años, de Bogotá, madre soltera y también se hace cargo de su mamá, que sufre de una enfermedad que le impide movilizarse, trabajaba como empleada del servicio en una inmobiliaria.

Llevaba dos años trabajando para la inmobiliaria, un día cualquier le dieron la noticia que ya no podían seguir pagando el salario, que la echaban ya que le empresa estaba obtenido perdidas y tenían que reducir gastos.

Sandra quedo muy preocupada ya que tenía a cargo a su hijo de 3 años y su mamá. Sandra comenzó a pasar varias hojas de vida sin obtener resultado alguno, habló con varios de sus amigos para ver si alguno podía ayudarla a encontrar trabajo.

La búsqueda no obtuvo los resultados que ella necesitaba. Debía pagar arriendo, alimentación y los medicamentos para su mamá.

Desesperada aceptó el trabajo que un desconocido ofreció, era su tabla de salvación.

En el primer viaje lo hacia a España, en su equipaje llevaba dos kilos de cocaína, la actitud nerviosa de Sandra despertó la curiosidad de los agentes antidrogas del aeropuerto El Dorado.

Los agentes revisaron el equipaje de Sandra para saber que era lo llevaba, en el interior de la maleta, disfrazados en bolsas de café se encontraban los dos kilos de cocaína.

Sandra al ver esto estallo en llanto, sabia que la llevarían presa por narcotráfico y que serian varios años.

El juez fue como es costumbre, drástico. En la audiencia de imputación de cargos, el juez ordeno una condena de 8 años de prisión por tráfico, fabricación o porte de estupefacientes.

Sus hijos quedaron desamparados, desde muy pequeños les toco irse a la calle a rebuscarse la vida, como fuera, vendiendo cigarrillos, robando plátanos o que le les tocara, hasta prostituirse.

En abril de 1988, dos meses después de que el Cartel de Medellín secuestrara a Andrés Pastrana, Claudia Vanegas Pastrana, familiar Andrés Pastrana, fue capturada en el aeropuerto Eldorado, con 13.804 gramos de cocaína.

Claudia Vanegas Pastrana, no pagó un solo día de cárcel, la noticia de su detención escasamente fue registrada por la prensa, bastó una llamada y un funcionario del gobierno muy diligente el, solucionó rápidamente el impase.

El presidente era Virgilio Barco Vargas y mostraba así su solidaridad con Andrés Pastrana.

Vidas de jóvenes madres, perdidas, jóvenes encarcelados por delitos de hambre, llanto y dolor causados por unos dirigentes corruptos, ladrones, narcotraficantes, que dicen que las tragedias son las de ellos, cuando son pillados utilizando a los pobres para enriquecerse.

Ellos, la mafia que detenta el poder en Colombia son los causantes del dolor y sufrimiento del pueblo colombiano, de las tragedias del pueblo colombiano, porque los utilizan, se aprovechan de la pobreza, la ignorancia y el terror a que han sometido al pueblo para ellos seguir aumentando sus mal habidas fortunas, degenrados!

Por Tony López R (*)

Severas críticas han recibido el gobierno de Colombia y su presidente Iván Duque Márquez, de diversos sectores políticos y sociales y de la opinión pública nacional e internacional por la próxima llegada al país de una brigada élite de la 82 División Aerotransportada del ejército de los Estados Unidos, conformada por 800 marines, y con esta llegada la evidente pérdida de soberanía porque fue la embajada de los Estados Unidos en Bogotá la que anunció, a los colombianos, tal noticia.

El anuncio no lo hizo la cancillería que es a quien le corresponde, obviamente, luego de cumplimentar los trámites constitucionales con el Senado de la República, como establece la ley, pero no lo hicieron y desconocieron la Constitución, no es al Ministerio de Defensa, que para colmo aparece firmando  un comunicado conjunto con la embajada de Estados Unidos, en la práctica, recibiendo una orden de una potencia extranjera.

Esta unidad militar estadounidense cuyo nombre es “Security Forces Assistance Brigade”, en opinión del analista colombiano Felipe A Priast : “es una fuerza nueva creada en el 2018 y está encargada de entrenar y asistir a naciones aliadas de Estados Unidos que tienen problemas al interior de sus ejércitos, ya bien sea que esos estados ven a esos ejércitos como una amenaza o bien porque los quieren usar como fuerza de choque contra otro estado que considera enemigo”.

No es descartable que los marines vengan a verificar si hay o no crisis interna en las FF.MM colombiana, el argumento del combate al narcotráfico   es poco creativo y nada diferente de los que fue el Plan Colombia, un plan contrainsurgente y es claro que vienen a preparar condiciones para una, no desechable, acción militar contra Venezuela.

Por la ubicación de esta fuerza en los departamentos de Santander del Norte y Arauca, su accionar apunta a explorar el terreno, realizar actos hostiles utilizando a los paramilitares y mercenarios con vistas a provocar una respuesta venezolana y le brinde el argumento a Estados Unidos, para iniciar un conflicto militar contra Venezuela invocando al TIAR y la desprestigiada OEA.

Esta zona durante los gobiernos de Álvaro Uribe Vélez, Juan Manuel Santos e Iván Duque, fueron territorios ocupados por los narco-paramilitares, que operaban y operan actualmente con la plena complicidad de sectores de las Fuerzas Militares colombianas, precisamente, uno de los temas del conflicto al interior de las fuerzas castrenses, pero esas bandas paramilitares pueden ser utilizadas para promover la provocación.

Existe una importante corriente interna dentro de la oficialidad del ejército que están en contra de esos vínculos con los narco-paramilitares que tanto daño les ha causado al prestigio del ejército, entre otras razones, porque la narco-política aplicada por el ex presidente y actual senador Álvaro Uribe Vélez, desde su época de gobernador de Antioquia, los llevó a corromper a una parte de la alta oficialidad y a muchos de ellos los enriqueció con dinero del narcotráfico y los indujo a una demencial política con criminales asesinatos a inocentes jóvenes que tratan de encubrir bajo el nombre de “falsos-positivos”. Esos asesinatos deben ser llamado como lo que son, crímenes de guerra.

Los escándalos públicos que se han venido conociendo en los últimos tiempos, vienen de lejos, no olvidar que fue durante la gobernación del departamento de Antioquia de Uribe Vélez y en pleno maridaje con el ministro de Defensa Fernando Botero Zea, promovieron una ley y se aprobó en el Congreso, la creación de las Cooperativas de Seguridad Rural Privadas, conocidas como Convivir, estas cooperativas están consideradas la madre del narco-paramilitarismo, respaldadas por sectores importante del estamento militar.

Como lo señala el mayor Bermúdez Rossi “fue la legalización y apoyo a los capos al narcotráfico, las Cooperativas de Vigilancia Rural (Convivir) no fue más que insertar a la población civil en la guerra y contradictorio con el protocolo II de Ginebra, para seguridad de terratenientes, ganaderos, casatenientes, y narcotraficantes, el conflicto interno se degrada hacia una guerra civil no declarada”. Los grupos de justicia privada, según el decreto 356 de 1994, articulo 39, buscan insertarse a todo trance , legalmente, en tales “Cooperativas” (1).

Fue en ese período que se dieron varios escándalos de algunos altos mandos militares vinculados al narco-paramilitarismos, como lo fue el del Comandante en Jefe de las Fuerzas Militares Camilo Zúñiga, los generales Rito Alejo del Rio, Yanine Díaz, varios coroneles, algunos encarcelados y otros   fuera de servicio.

Como bien señala el colega venezolano Ernesto Salazar sobre la crisis militar colombiana en la revista On Line Pueblo en Armas, “los altos mandos de las Fuerzas Militares de Colombia no conocen hoy a Simón Bolívar, ni lo estudian ni mucho menos lo hacen conocer a las tropas: el Pentágono prohíbe su estudio en las escuelas militares latinoamericanas y en el documento Santa Fe IV; lo declara su enemigo”. Una gran ofensa para nuestros pueblos latinoamericanos y caribeños.

No es casual que quien fuera Comandante en Jefe de las Fuerzas Militares durante el gobierno de Uribe Vélez, el general Carlos Alberto Ospina, comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, en entrevista que concedió a El Espectador…, “declare que no es “un especialista en Bolívar”, pues “no tengo un conocimiento profundo de él” …; reconociendo, en cambio, que “me gustan las películas de guerra. Por ejemplo, Las boinas verdes con John Wayne”.

” El entrevistador, Libardo Cardona Martínez, le pregunta al general Ospina: “¿Cuál es su ídolo?”, y éste le responde: “El mariscal Rommel, un hombre noble, un buen soldado, valiente. Es un hombre muy parecido a nosotros”. Aquí tienen nuestros amigos lectores el fiel retrato de nada menos que el máximo jefe de las FF.MM colombianas cuyo ídolo no es Simón Bolívar, ni tan siquiera Santander, sino el mariscal nazi fascista Erwin Rommel (1891-1944) quien fue derrotado por el Mariscal británico Bernard L Montgomery (1887-1976) en la batalla de El Alamein en 1942.

No es un secreto que dentro de las Fuerzas Militares colombianas hay un sector importante que no está muy de acuerdo en ser utilizado para iniciar una guerra contra Venezuela, no es una posición de este momento sino de hace mucho tiempo. Hace muchos años que dentro de las Fuerzas Militares hay una fuerte posición de importantes sectores y mandos militares, incluso, en el alto mando, que no comparten la idea de inmiscuirse en acciones que conduzcan a un enfrentamiento militar con Venezuela. Los ex Comandantes en Jefe de las Fuerzas Militares, generales Fernando Tapia y José M Bonnet, nunca fueron partidario de tal aventura.

No existe ningún argumento político, económico, ni fronterizo, que se pueda utilizar para declarar una guerra con Venezuela, por otra parte, las FF:MM colombianas son conscientes que militarmente en una guerra convencional, los venezolanos están, no solo, mejor preparados, sino mejor armados, y que los supera en poderoso armamento con tecnología muy avanzada y además conscientes que defienden su país, mientras Colombia es el agresor.

Desde hace años, las Fuerzas Armadas Bolivarianas Venezolanas están preparadas en la lucha regular, que es el déficit del ejército colombiano, que sí es numeroso y tienen buena preparación, pero han sido preparados en lucha irregular y la estrategia y táctica de lucha , así como los medios de combates son distintos y diferentes.

Venezuela cuenta con 3 millones de milicianos, fuertemente armados, y con algo que es muy importante, empuñan un fusil defendiendo su patria, es el agredido y las víctimas son los venezolanos y venezolanas, y los colombianos en qué se convierten, en puros mercenarios y carne de cañón al servicio de una potencia extranjera para buscar sus beneficios imperiales, de los cuales Colombia no recibirá nada a cambio, solo muerte y destrucción.

O se van a creer el cuento de que el teatro de operaciones será solo en territorio venezolano, no, creo que, el ideólogo contra el chavismo Álvaro Uribe y su pupilo Duque, se equivocan y lo han dicho altas figuras del chavismo, si nos atacan e ingresan a Venezuela estamos en el perfecto derecho de contraatacar y entrar en Colombia. Aunque también hay que decir, que las relaciones, entre el presidente Duque y el ex presidente Uribe, hoy no parecen andar muy bien, lo cual no se tiene un buen escenario interno.

Como explica Duque que llama al debate de control político y es de ese debate que sale una nueva investigación de la Corte Suprema contra Uribe Vélez, lo hizo consciente e interesadamente, la respuesta solo la tiene él. El gran escándalo por el espionaje de sectores de las FF:MM, cuya información iba a Uribe y no al Presidente es un hecho grave, no solo por el desconocimiento al Jefe de Estado, sino por el uso de esa información le pueda dar Uribe que no es Jefe de Estado y las razones que tuvo para compartimentarlo es sospechosa.

Será que a Duque se le ha despertado la conciencia, porque fue, precisamente, su padre, don Iván Duque Escobar, cuando era gobernador de Antioquia, el que le pidió al presidente Turbay Ayala que sustituyera al joven Álvaro Uribe Vélez como director de Aeronáutica Civil, por sus vínculos con el Cartel de Medellín.

Por otra parte, sí creen que el gobierno de Trump va a implicarse directamente en esa aventura, de invadir a Venezuela, se equivocan, en Estados Unidos la cosa como dice el dicho “el horno no está para galleticas”. La crisis que tiene con el Covid-19 y los disturbios anti raciales por el asesinato de George Floyd y la intención de usar al ejército contra los manifestantes enardeció más al pueblo estadounidense, el Secretario de Defensa y el generalato le dijo no a Trump. No parece que EE. UU se impliquen directamente en una agresión, aunque del psicópata Trump puede esperarse cualquier cosa.

Y en la hipótesis de un ataque y una guerra desde Colombia contra Venezuela, hay que preguntarse qué va a pasar con la guerrilla del ELN, los frentes del EPL y de las FARC-EP, porque las propias Fuerzas Militares colombianas, han reconocido públicamente, en cerca de 7000 combatiente hoy se encuentra en la filas de las disidencias de las FARC y en los frentes formados por FARC-EP Segunda Marquetalia que comanda Iván Márquez y que estos ya han recuperado sus viejos territorios.

De acuerdo a los comunicados y objetivos de estas fuerzas insurgentes es lograr la paz con justicia social, y acusan al gobierno de Duque y Uribe de haber traicionado e incumplido los Acuerdos de Paz de la Habana, de presionar a la JEP y tratar de modificar lo acordado sobre la Justicia Transicional, así como la masacre que se está cometiendo contra sus ex combatientes y con lideres sociales, afrocolombianos e indígenas que sobre pasan ya los 1300 asesinados.

Desde hace muchos años, las Fuerzas Militares colombianas, han tenido sus problemas internos y sobre todo porque una oligarquía liberal-conservadora los ha abusado y usado para sus fines políticos. Las Fuerzas Militares, en todos los países, se crearon para la defensa de sus fronteras y siempre para enfrentar cualquier acción que venga de otro país y en defender la soberanía e independencia. Nunca por política de Estado usar esa fuerza por razones política interna contra sus ciudadanos. Para esos hay otras dependencias policiales o las llamadas Guardias Nacionales.

En Colombia el manejo interno e independiente Estado-FFMM ha sido respaldado por la Constitución de 1886 y la oligarquía liberal y conservadora la usaron distintamente en su beneficio, esas políticas se apreciaron con la guerra de los Mil Días, el asesinato del general Rafael Uribe Uribe, y se acentuaron aún más desde, él también asesinato del presidente Olaya Herrera, pasando por Alfonso López Pumarejo en la década del 30 a quien intentaron deponer en 1936 y luego en el 40 el desangre entre liberales y conservadores, el magnicidio contra el líder revolucionario y popular Jorge Eliecer Gaitán fue estremecedor, tal como él lo predijo, que su muerte podría provocar graves conflictos en los próximos 50 años, esa guerra interna provocó 300,000 muertos de 1946 a 1958 (2), no se equivocó él carismático y preclaro líder.

Líder cuyo ejemplo y pensamiento tratan de ocultar, así como su historia, hace unos años visité la casa museo Jorge Eliecer Gaitán estaba muy bien atendida y hoy he tenido noticias de que la Casa Museo ha sido prácticamente destruida, pese a las reclamaciones de su familia y de su hija Gloria Gaitán.

Fue en el gobierno de Uribe Vélez, cuando la oligarquía liberal-conservadora inició una política de arrasar con la Casa Museo y el pensamiento e ideas de Jorge Eliecer Gaitán, abusando de su poder. Es el pueblo colombiano el que debe exigir respeto al gobierno y la recuperación de la memoria histórica de sus líderes y pueblos. Pueblo que no defiende su historia termina esclavizado por los grandes señores del poder autoritario y monárquico.

El tema de la crisis militar en Colombia y los diversos problemas que han confrontado en los últimos años, serán reflejado en la segunda parte de esta historia, que hoy es, además de la grave pandemia, un tema muy serio, no solo para Venezuela y Colombia, sino para la región.

(*) Periodista, politólogo y analista internacional.

La Habana Cuba, 6 de junio de 2020. 22.30 hrs.

Bibliografía consultada.

1.- Pronunciamientos, conspiraciones y golpes de estado en Colombia.

Edic. Expresión 1997 autor. Mayor. Gonzalo Bermúdez Rossi.

2.- ¡Basta Ya! Colombia Memorias de Guerra. Grupo Memoria Histórica.

Alberto Pinzón Sánchez

Indudablemente, la proliferación de valiosos análisis de todo tipo sobre "el momento actual y nuestras tareas" trasluce la perplejidad (y no agrego más adjetivos) en la que se debate la izquierda colombiana. Vueltas y revueltas sobre un mismo tema, lista empírica e interminable de escándalos del momento actual, o de hace unos meses, o años, o mención de los persistentes "problemas estructurales" y profundos de la historia de nuestra formación económica social concreta dependiente (lacaya) del imperialismo anglosajón. Superposición de conceptos nuevos y viejos: si Imperialismo o Imperio, si sistema global del imperialismo, o simplemente neoliberalismo. Si oligarquía, o elite, o clase dominante, o bloque de poder contrainsurgente. Si proletariado clásico como vanguardia revolucionaria, o alianza obrero-campesina, cívica, étnica y popular, o Pueblo trabajador (que incluye a todo aquel que viva de su trabajo) o si este concepto básico de proletariado ha sido superado por el de "sujeto revolucionario múltiple y plural", o por el de vanguardia colectiva. Si fascismo o simplemente represión un poco dura, que a pesar del genocidio social de líderes y ex guerrilleros en curso, nos deja un pequeño margen de acción democrática.  

 Lucha larvada por ver quien hace el mejor análisis y no más práctico, o quien gana el "relato" y la audiencia y quien es más post marxista, neo marxista, pro marxista ortodoxo o heterodoxo, olvidándose de la sentencia de Lukács de que "dentro" del marxismo lo único ortodoxo es el método dialectico y materialista. Si el "Estado" colombiano es una máquina al servicio de la burguesía, una junta de negocio de la oligarquía financiera, una simple supraestructura que cubre la propiedad privada y la base económica, o la condensación de la cambiante institucionalidad vigente, una relación social (como el capital) que condensa la lucha de clases en un momento determinado, al decir de Gramsci Estado igual Hegemonía más coerción.

 Si el Estado colombiano es contrainsurgente, o un narco Estado, o la ficción de un Estado social de derecho según la formula retórica de la Constitución del 91. Si es fallido, o narco paramilitar, o un Estado de "democracia restringida" susceptible de reformar como afirman con pétalos cierto grupo, o un Estado en transición de la guerra hacia la paz. Si el concepto de paz para Colombia es igual al Acuerdo de la Habana 2016 firmado entre el Estado colombiano y la guerrilla de las Farc-EP que dejó por fuera otras guerrillas que se reclaman marxistas. Paz de Colombia = Abrazo entre JM Santos Timolíon Londoño con su tornillo. Si la guerra contrainsurgente (organizada desde 1955 en plena dictadura Rojaspinillista cuando el imperialismo estadounidense creó en Melgar la base contrainsurgente de Tolemaida y luego desarrollada plenamente en 1964 a partir del plan LASSO) fue una guerra no contra el Estado sino contra toda la Sociedad Civil, o una guerra popular, o una guerra civil continuación de la Violencia bipartidista del medio siglo XX, o fue una guerra revolucionaria, o una guerra campesina como las europeas del medioevo, o mejor, una guerra contra los campesinos y el complejo urbano-rural como expresión de una lucha de clases desatada desde la cúpula del Poder, en su forma más cruel y despiadada, por continuar la acumulación de capital mediante el saqueo de las tierras más fértiles de Colombia que se traía desde el fin de la guerra de los mil días finalizada en 1902.

En fin... un "memorial de agravios" material y moral que lo único que descarna es su complejidad contradictoria muy pocas veces priorizada para la praxis en los análisis de coyuntura, y que en lugar de luz aportan solo un reflejo empañado al no considerar los elementos teórico prácticos esbozados por Marx, por ejemplo, en su clásicos análisis de coyuntura como el 18 Brumario, la guerra civil en Francia o, sobre la Comuna de Paris, tales como: 1) Las tendencias económicas a mediano y largo plazo 2) Los cambios institucionales y la forma dinámica y cambiante del Estado dominante. 3) El equilibrio de fuerzas sociales en lucha, 4) La evolución de la escena política. 5) Los recursos y autonomías con que cuenta cada una de las fuerzas sociales, 6) La acumulación de capital dominada por las finanzas y su tendencia inherente a la crisis.7) La utilización (no combinación) por el proletariado de todas las formas de lucha según las circunstancias reales. 8) El proceso de cómo el Estado capitalista desarrollado siempre tiene como objetivo supremo organizar a la burguesía y desorganizar al proletariado, en fin....

 En ese caso, viendo como la base popular en un acto de fortaleza singular hizo fracasar la invasión militar mercenaria gringo-colombiana "Gedeón" contra la revolución Bolivariana de Venezuela y en cambio, en Colombia se desarrolla una invasión "pacífica" de un cuerpo de más de 400 USMarines con un objetivo geoestratégico y militar más que oscuro. Y  viendo estupefacto, la ola universal o global o mundial de protestas (de todo tipo) desatadas por la muerte del ciudadano estadounidense George Floyd a manos de la policía de Minneapolis este 26 de mayo 2020, las que sacaron a flote súbitamente todo el malestar ciudadano por la crisis económica agravada por la crisis sanitaria de la pandemia Covid 19, junto con el desastre social y económico empeorado por las balandronadas amenazantes del presidente de los EEUU, no solo contra el mundo sino contra sus propios electores a quienes, biblia en mano, tildó como si fuera cualquier Uribe Vélez de enemigos internos y terroristas (recordemos el principio de la ficción de la democracia representativa capitalista desarrollada: un ciudadano un voto), que ha vuelto a poner en vigencia la profecía maoísta de que "una chispa puede incendiar toda la pradera"; debe forzar a la reflexión teórico práctica de que la coyuntura o nudo de contradicciones actuales que caracterizan una ruptura del eslabón más débil de la cadena imperialista, se está desplazando aceleradamente de la unidad dialéctica Colombia-Venezuela, hacia otras latitudes.

El poeta Mao Zedong concluyó aquel escrito de enero de 1930 sobre la chispa en la pradera de la siguiente manera:  ..."Los marxistas no son adivinos. Deben y pueden señalar sólo el rumbo general del desarrollo futuro y los cambios venideros; no deben ni pueden fijar en forma mecánica el día y la hora. Sin embargo, cuando digo que surgirá pronto un auge revolucionario en China, de ningún modo me refiero a algo que, según dicen algunos, "tiene la posibilidad de surgir", algo ilusorio, inalcanzable y absolutamente desprovisto de significado práctico. El auge revolucionario es como un barco en el mar, del cual se divisa ya desde la costa la punta del mástil; es como el sol naciente, cuyos rayos luminosos se ven a lo lejos en el Oriente desde la cumbre de una alta montaña; es como una criatura que va a nacer y se agita impaciente en el vientre de la madre".

Fuente Imagen Internet.

Por: Miguel Suarez. (2020-06-29). Dos sucesos se dieron la semana pasada en Colombia, uno que muestra el tremendo estado de postración, al que la mafia que controla el poder en el país a llevado a eso que ellos denominan justicia, despiadada con los pobres y ciega con los bandidos.

La primera fue la decisión de la Corte Constitucional de permitir la impugnación de la sentencia condenatoria al ladrón “Uribito”, con lo cual demuelen eso que llaman justicia colombiana, por lo menos lo poco que funcionaba.

El otro, la presentación de una serie denominada “Matarife”, desarrollado por un puñado de personas que buscan afanosamente, salvar eso que llaman justicia, u obligar a los magistrados de las altas Corte a hacer lo no ha hecho, justicia para con las victimas.

La demolición de eso que llaman justicia es un proceso largo y sostenido, que viene desde hace unos 20 años, que se inicio con la llegada de la mafia al gobierno de la mano de Álvaro Uribe Vélez.

Sus últimos movimientos han sido, el cambio impulsado por los Uribeños, con la creación de la Salas de Juzgamiento, que les permitirá a los altos funcionarios del estado, denominados “aforados”, que no es mas que una forma soterrada de garantizarse impunidad.

Con ella se despojó al magistrado José Luis Barceló, de seguir la investigación contra Álvaro Uribe y mediante la cual infiltraron algunos bandidos en esas Cortes, como la magistrada Cristina Lombana, alias “la Calladita”, que ha venido entorpeciendo las investigaciones contra el narcotraficante numero 82, Álvaro Uribe Vélez y sus compinches.

Luego, a finales de febrero de este año, tras la salida del magistrado Ariel Salazar, a quien se le cumplió su periodo, en la Corte Suprema eligieron siete nuevos magistrados. En la Sala Penal 3, en la Sala Civil 1 y en la Sala laboral 3.

Un acto que muestra el control de las cortes por la mafia, se dio cuando la Corte Suprema de Justicia eligió como Fiscal General de la nación a Francisco Barbosa, después de reversar la amenaza de Iván Duque, de no enviar la terna para que esa corte eligiese Fiscal General hasta que se cubrieran las vacantes en dicha Corte.

La amenaza tenia un objetivo, obligar la llegada de magistrados Uribeños a esta.

El solo hecho de que esa corte eligiese a Barbosa, quien era parte del gobierno, que había participado en la campaña electoral con su amigo, Iván Duque, al lado de Cayita y otros delincuentes, mejor dicho, que estaba impedido para juzgar bandidos del gobierno, muestra hasta donde están llegando en la paramilitarización de las llamadas altas cortes y la justicia.

La ultima jugadita, que acabará con lo poco que funcionaba de la justicia de la mafia colombiana, se dio el pasado jueves 21 de mayo (2020), cuando tras dos reuniones virtuales, la Corte Constitucional, en una votación 5 a 4, le concedió derecho a impugnar su sentencia condenatoria al bandido exministro Andrés Felipe Arias, alias “Uribito”.

El delincuente uribista, que fungió como ministro de Agricultura en el gobierno de Uribe, tras su extradición desde Estados Unidos, hace un año, se encuentra hospedado en un lujoso club militar, supuestamente pagando una condena de 17 años de cárcel, proferida por la Corte Suprema de Justicia, por celebración de contratos sin el cumplimiento de los requisitos legales y peculado, dentro del robo conocido como Agro Ingreso Seguro.

De “Uribito” sus compinches dicen que no se ha robado un peso, pero lo que ha quedado claro es que Agro Ingreso Seguro, fue un concierto para delinquir, al parecer ingeniado por Álvaro Uribe Vélez, mediante el cual muchos de los bandidos del Centro democrático robaron miles de millones de pesos, siendo uno de los mayores beneficiarios el capo de la banda, Álvaro Uribe Vélez, quien recibió $3 mil millones de pesos.

Según el columnista Yohir Akerman, Arias adquirió un inmueble, que en realidad costaba 1,200 millones, por $700 millones, gracias a un negociado realizado por Andrés Felipe Arias y la familia Llorente, propietaria de un apartamento, donde “Uribito”, les dio al menos 1.100 millones de pesos por medio de Agro Ingreso Seguro y estos a su vez le rebajaron 500 millones de pesos, con lo cual se configura un robo que han intentado camuflar y que los sabuesos de la Corte y de la Fiscalía no han visto.

Y no podemos olvidar, que muy seguramente aconsejado por Álvaro Uribe, alias “Uribito”, ante la condena de la Corte Suprema huyo del país, lo que debería ser una agravante para endurecer su condena.

En su dictamen la Corte Constitucional dijo que resolvió proteger el derecho fundamental al debido proceso del ladrón Andrés Felipe Arias y, en consecuencia, ordenaba a la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia, iniciar el trámite para dar curso a la solicitud de impugnación de la sentencia condenatoria proferida en su contra el 16 de julio de 2014.

Por su parte la Corte Suprema de Justicia por medio de un corto comunicado dijo: “La condena contra el ciudadano Andrés Felipe Arias Leiva fue dictada por la Corte Suprema de Justicia en 2014, con riguroso respeto del derecho fundamental al debido proceso consagrado en el procedimiento dispuesto por la Constitución Política para funcionarios con fuero especial de juzgamiento.

Se le halló responsable de los delitos de contrato sin cumplimento de requisitos legales y peculado por apropiación, en desarrollo de un proceso de única instancia avalado por múltiples decisiones de la Corte Constitucional desde 1991.

Ahora que la Corte Constitucional cambia intempestivamente esas reglas de juego para favorecer exclusivamente al exministro de Agricultura, la Corte Suprema de Justicia acata, pero no comparte, la decisión mayoritaria que ordena tramitar la impugnación de la condena de 17 años de prisión contra Arias Leiva.

Según declaraciones de prensa, el fallo de tutela sólo favorece al exministro, reconoce la firmeza, legalidad e integridad de la sentencia y no hace juicios de valor sobre los hechos, pruebas y fundamento de la condena en su contra. No obstante, deja un peligroso precedente de incertidumbre en la jurisdicción ordinaria e inseguridad jurídica en la justicia penal.

Con la incondicional defensa de la institucionalidad del país que la caracteriza, la Corte Suprema de Justicia cumplirá la orden de tutela.

En la Corte Constitucional queda la responsabilidad del impacto de las insospechadas consecuencias para el Estado de derecho de esta decisión particular”.

Con este fallo, la Corte Constitucional abre la puerta para conceder libertad a reconocidos delincuentes, testaferros de la mafia que detenta el poder en Colombia, todos ellos enviados a la cárcel por la Corte Suprema de Justicia.

A la postración de la Justicia, agravada con este dictamen se une el caso contra el narcotraficante numero 82, que después de la modificación a las Cortes propiciado por la banda en el gobierno, están empolvándose en los anaqueles de esa Corte, así como el llamado a indagatorio con pedido de cárcel para el abogado de bandidos Diego Cadena, abogado de Álvaro Uribe.

Álvaro Uribe es el único delincuente colombiano, que tiene cerca de 300 investigaciones empolvándose en los anaqueles de la llamada “comisión de absoluciones de la Cámara”, y es también el único delincuente colombiano que tiene unas 30 investigaciones dormidas en la Corte Suprema.

Ninguno de los dos supuesto tribunales hacen nada, esta cooptados por la mafia o paralizados en su funcionamiento.

Álvaro Uribe es el criminal mas grande de Colombia y la impunidad con que está revestido, es una afrenta a la palabra justicia, y como eso no hay en Colombia, un abogado y un puñado de periodistas se dieron a la tarea de recordarle al país y especialmente a los Magistrados y jueces del país, todos los crímenes por este cometido en una serie que dicen constará de 50 capítulos, titulada “Matarife”.

La serie está basada en las investigaciones del periodista y abogado Daniel Mendoza, del periodista Gonzalo Guillén y Julián Martínez, entre otros.

La sed de justicia del pueblo colombianos se vio en la expectativa causada a la espera del primer capitulo que batió todos los records, incluso a nivel mundial, se comentó que unos 100 millones de personas vieron el primer capitulo en todo el mundo.

Los que han sido, y son cómplices con la situación colombiana, los mal llamados periodistas, que realmente son paramilitares con micrófono, así como han contribuido a la impunidad de Uribe, escondieron el lanzamiento de la serie, que denuncia lo que ellos han escondido por años.

Quedo claro, el cansancio del pueblo colombiano con la rampante impunidad, que se vio reforzada con la decisión de la Corte Constitucional.

Lo que queda sobre la mesa con el dictamen de la Corte Constitucional, es el nivel de paramilitarización de esa corte y el de paralización de la Corte Suprema de justicia, que en el pasado envió a un buen grupo de bandidos uribistas a la cárcel y que, por ahora, con el dictamen, quedó neutralizada.

Poco a poco la mafia se va tomando el control de la Corte Suprema, en pos de instaurar su estado de opinión, que no es mas que impunidad para todos ellos, apoyada en los medios de comunicación.

Por: Miguel Suarez (2020-05-22). Jorge Enrique Oramas, defensor del medio ambiente, que se opuso a la minería ilegal en el parque natural los Farallones, que cubre las montañas en las que nacen seis de los siete ríos que bañan a Santiago de Cali, fue asesinado el pasado 16 de mayo en esa ciudad.

La concejala Alexandra Hernández, describió al líder asesinado como "un defensor del medio ambiente que se opuso a la minería ilegal.

La minería ilegal se pude definir sencillamente como que la que no tiene permiso del gobierno, por ejemplo, la explotación de oro en el páramo de San turban, que destruye ese paramo, es legal y es realizada por una empresa, si así se le puede denominar, de los jeques de Arabia saudita.

La minería ilegal, a la que se oponía Jorge Enrique Oramas, es la que sin tener permisos cuenta con la complicidad del gobierno y es realizada por delincuentes, cuyo producto va a terminar en las arcas de las mafias que si tienen permiso.

Jorge Enrique Oramas enfrentó la minería ilegal con su proyecto "Biocanto", según decía, para restaurar los derechos de la tierra.

Jorge Enrique Oramas, fue asesinado con múltiples disparos en su finca y los sicarios, como es habitual, huyeron sin dejar el menor rastro.

Como es costumbre el asesinato no mereció la atención del gobierno mafioso y quedara impune, ya que lo sabemos, la Fiscalía no está para investigar estos crímenes, sino para proteger a los criminales, tras el cual muy seguramente están las multinacionales mineras, que en Colombia financian al ejercito oficial y sus asesinos.

Este asesinato coloca sobre el tapete un tema olvidado a veces, pero que se ve por muchas partes de Colombia y que cuando es nombrado nos dicen que es ilegal, que es de la guerrilla, etc., etc., pero quienes están tras este y los asesinatos cometidos, son los mismos, la mafia que controla el poder en Colombia.

Según las cifras del 2017, de la Asociación Colombiana de Minería (ACM), la mineral ilegal, hablando del oro, mueve al año $1.200 millones de dólares, unos 5.000.000.000.000 (cinco mil millones de millones) de pesos.

¿Como saben ese dato si es supuestamente ilegal?, cuando nos hablan de minería ilegal se refieren a la extracción, porque el oro es legal, no se desaparece, lo compran grandes multinacionales en Colombia, como la Anglo Gold Ashanti, “autorizadas” por el gobierno para ello.

La cifra, que además debe estar subvalorada para así esas empresas o mafias, robarse los míseros impuestos que deben pagar.

5.000.000.000.000 (cinco mil millones de millones) de pesos, es la cifra de que hablamos, y que dicen hoy en día 2020, puede equiparar a los ingresos de Colombia por el narcotráfico que son unos 15 mil millones de dólares.

En muchos ríos en Colombia, se ha vuelto natural ver grandes maquinas amarillas o excavadoras, que los destruyen los ríos con el dragado y con el mercurio utilizado para lavar el oro.

Se ven el sitios tan inhóspitos e inesperados, que a uno le salta la pregunta y ¿como hicieron para meterlas allí?, pero los que las tiene que ver no las ven, ni el ejército, policía, Fiscalía y menos los del gobierno, ¿porque?

Miremos por qué. En la cárcel La Picota de Bogotá está Jimmy Díaz, luego de que fuera capturado a la salida del Congreso por una investigación que adelanta la Corte Suprema en su contra por colaborar con una banda dedicada a la minería ilegal.

El 5 de marzo de 2020, un día antes de que se conociera el primer caso del coronavirus en Colombia, la Sala Especial de Instrucción de la Corte Suprema radicó el escrito de acusación en contra del miembro del Partido Conservador, Jimmy Díaz Burbano, ex gobernador de Putumayo (de 2012 a 2015) y representante a la Cámara desde septiembre de 2019.

Según investigaron funcionarios de la Corte, el muy honorable senador, era testaferro de Humberto Ramírez Leal, alias “Barbas”, un reconocido paramilitar y narcotraficante del Putumayo, considerado como el capo de las dragas, máquinas usadas para extraer oro de los ríos.

Pues la jugadita, como diría el “bachiller” Ernesto Macías, es que esas maquinas entran legalmente al país y a los ríos y por medio de artimañas, de testaferros como el senador Jimmy Díaz y pasan luego a narcotraficantes y paramilitares.

Según un artículo del El Espectador, el 28 de diciembre de 2015, tres días antes de que se acabara su periodo como gobernador Jimmy Díaz, por medio de un contrato ficticio hizo la venta de cinco máquinas Camel, para lavar el metal extraído, compradas por la gobernación a el “Barbas”.

La “jugadita”, se realizó mediante un contrato entre la Gobernación y la Fundación ficticia por $82 millones de pesos.

Según la acusación en la Corte Suprema de Justicia, debido a interceptaciones telefónicas realizadas entre septiembre de 2015 y febrero de 2016, descubrieron que Díaz y Barbas, en dos reuniones acordaron los detalles de la venta o traspaso de las dragas y su pago.

La primera reunión se habría llevado a cabo el 9 de septiembre de 2015 en la mismísima Gobernación de Putumayo para pactar una ficticia compra de oro y, de paso, hablar sobre la compra de cinco máquinas.

Según el pacto, el gobernador Jimmy Díaz fingió comprar al Barbas, oro por cerca de $150 millones y el pago y la entrega del dinero al gobernador se realizó imitando a Alcapone.

Un Taxi en Bogotá fue abordado por la mujer del gobernador pasando luego a recoger a la mujer del “barbas”. Ambas mujeres se subieron al taxi cada una con una maleta, la una vacía y la otra con billetes, las cuales intercambiaron a estilo mafioso.

La denominación que los paramilitares de micrófono o periodistas colombianos dan a las mujeres de los gobernadores, es de “la primera dama del departamento” y allí la tuvimos, a la primera dama del Putumayo haciendo intercambios como lo que son, mafiosos.

Queda claro pues que las excavadoras entran al país para el estado y luego funcionarios de alto nivel las traspasan a la mafia de la minería ilegal que juran combatir y el oro saqueado es comprado luego por empresas con permiso del gobierno, quedando así lo ilegal en legal.

Un detallito que me parece importante, que demuestran el degenero y el desprecio por la verdad y la candidez de los investigadores colombianos, se dice que cuando un magistrado de la Corte le pregunto a Jimmy Díaz sobre las supuestas compras de oro, este descarado como solo ellos, adujo que lo había comprado para su mama, que ella utilizaba ese oro como método de ahorro y que lo mantenía en la casa, y fue más lejos, invito al magistrado a su casa para viera el oro.

Alcalde y gobernadores en Colombia, son los supuestos responsables de la policía y el ejército, policía y ejército que hace listas de activista de oposición que luego son asesinados por sicarios al servicio de las empresas mineras que como a las excavadoras nadie ve.

Tal como con el narcotráfico, al que jura combatir el gobierno colombiano, juran combatir la minería ilegal, pero esta sigue creciendo sin ser atacada por eso que llaman, autoridades

El pasado 17 de septiembre (2019), se realizó un debate llamado: “Cómo se roban la tierra y por qué está disparada la deforestación en Colombia”, citada por el senador Gustavo Bolívar, allí el senador Guillermo Garcia Realpe, vocero del Partido Liberal, denunció como miles de retroexcavadoras trabajan a vistas de todo el mundo, pero que no son vista por el ejército oficial.

Y lo quiero aquí remarcar, el senador preguntó al ministro de guerra de entonces Guillermo Botero, ¿porque ese ejército no ve las dragas que llegan custodiadas por helicópteros a una zona, donde según dijo, había unos 10 mil hombres del ejército?

Esta denuncia fue hecha en el año 2019, en septiembre, pero las excavadoras siguen llegando y acabando con los ríos, y los dueños de las excavadoras mandando a acabar con quienes los denuncian.

En los que va del año han asesinado a más de 100 opositores políticos, muchos de ellos como Jorge Enrique Oramas, que buscaban defender el medio ambiente.

Un senador al servicio de estas bandas, un gobierno y un ejercito que ni ven ni escuchan nada, multinacionales que se roban gran parte de ese oro supuestamente ilegal, cientos

de miles los colombianos pobres asesinados por los criminales de diferentes formas, unos asesinados a balazos y otros muertos trabajando para estos bandidos, ríos completamente secos, son el resultado de eso que denominan minería ilegal tras el cual están los bandidos en el gobierno.

Los monstruos que controlan el país.

Por: Miguel Suarez (2020-05-15). En Colombia están saliendo a flote todo tipo de vejámenes, que quienes controlan el poder cometen contra el indefenso y aterrorizado pueblo colombiano, que muestran el grado de degeneración, de perversión de quienes públicamente se disfrazan de personas honorables.

La crisis del corona virus lo ha destapado por estos días, pero viene desde mucho antes y para la muestra una foto, la foto de una mujer policía el 7 de agosto de 2018, mujer pobre enrolada en esa banda uniformada, sosteniendo un paraguas para que la lluvia no mojara a María Juliana Ruíz, la mujer de Iván Duque, quien sentada como una reina a la usanza de hace unos 500 años, ni miraba a la mujer policía, que de pie como una estatua recibía la llovizna, esto muestra el denigrante papel, de esclavos, asignado por los bandidos en el gobierno al pueblo.

 

El degenero de la mafia que detenta el poder en Colombia llega a unos extremos de crueldad contra la gente pobre, que no tiene paragón.

Sucedió hace algunos días, pero ya con la colaboración de los paramilitares de micrófono de eso ya no se habla.

Eddy Fonseca, es una mujer pobre que trabajaba de vigilante en el Edificio Luz Marina, del barrio Rosales, ubicado en la Cra 1A. 84A-71, al norte de Bogotá, donde viven los ricos. Eddy fue secuestrada por estos durante 28 días, siendo obligada a dormir en el sótano del edificio, laborando durante mas de 20 horas diarias.

Este es el edificio Luz Marina de Rosales, de estrato seis, en donde la señora Eddy Fonseca de 51 años, madre cabeza de familia con tres hijos y abuela, prestaba sus servicios como vigilante.

Cuando inició la cuarentena, fueron despedidas 2 personas que prestaban el servicio de vigilancia en este edificio. La señora Eddy Fonseca tuvo que cargar con el trabajo que antes se desempeñaba en 3 turnos diferentes, ya que los propietarios del edificio, determinaron que debía quedarse allí para vigilar las 24 horas.

Los ricos que allí habitan le prohibieron salir durante un mes del edificio, la comida era precaria ya que solo podía comprar el almuerzo, que era su única comida en el día, le pasaban un balde para que se bañara diariamente ya que tenia acceso a un baño el cual no tenia servicio de agua.

Por el estrés de no poder visitar a su familia, a sus hijos y nietos sufrió parálisis facial, por las malas condiciones de higiene sufrió infección intestinal, insuficiencia renal y estuvo al borde de un coma diabético.

Mientras era trasladada en una ambulancia por su lamentable estado de salud, fue despedida por los que fingen ser “honorables” personajes, porque según ellos "los metió en problemas".

Todos los habitantes del edificio fueron cómplices del secuestro, entre otros el senador de Cambio Radical, partido de gobierno y testaferro de Germán Vargas Lleras, German Varón Cotrino.

German Varón Cotrino es un de esos farsantes que hacen las leyes en Colombia aduciendo el interés de los pobres, pero que legislan a favor de la mafia de la cual es testaferro.

El noticiero City TV, converso con la secuestrada.

--------

Esto sucedió en Bogotá, en un barrio de estrato 6, en el 2020. Lo hizo la misma "gente de bien", que reprocha las protestas y los trapos rojos, que dicen que los pobres son unos mantenidos, lo hicieron los que no "se atiene a ver qué hace el gobierno”, porque viven de robarse en presupuesto nacional.

Secuestrar a una pobre mamá, para que como esclava les cuide sus sueños, en el extremo de la perversión.

¿Recuerdan ustedes como aullaban cuando las Farc cogía a un bandido de estos?, sacaban a muchos pobres a la calle defender a estos bandidos de estos.

Es pertinente aquí recordar que, a los indígenas, que en diferentes ocasiones retuvieron por unas horas a un militar de civil infiltrado en una minga los judicializaron por secuestro, pues este caso no lo han caracterizado como lo que es, un secuestro, porque los ricos no secuestran.

La Fiscalía General de la Nación anunció que abrió una investigación, pero todos sabemos que eso es pura paja, son tan degenerados que no seria extraño que terminaran metiendo a la cárcel a la secuestrada.

Pero la perversidad de la mafia en el poder no se queda en abusar de los pobres, hasta de sus familiares se aprovechan y hasta los asesinan.

Una niña autista de tan solo 17 años fue asesinada en la finca de una de las familias que ha usurpado el estado colombiano durante cientos de años, pero extrañamente el crimen ha sido mantenido en secreto, porque supuestamente en esas familias honorables no se mata.

Los niños de las Farc, gritaba casi enloquecida Paloma Valencia y a los gritos se unían los demás Uribeños, incluida María Fernanda Cabal y demás plagas, pero aquí no han dicho nada, porque la niña no era de las Farc, sino de la todopoderosa familia Laserna, la familia de Paloma Valencia.

El asesinato habría ocurrido en julio de 2017 y dos años después, la periodista Patricia Janiot la hizo noticia, rompiendo el encubrimiento del crimen por el cual están acusando al padrastro, Camilo Fidel Pinzón Gómez, hombre pobre, que se había casado con Liliana Laserna, madre de la niña y tía de Paloma Valencia.

Como los ricos no matan, a Camilo Fidel Pinzón Gómez, quien está preso sin juicio, le están achancando la muerta y como es costumbre entre los paramilitares de micrófono al servicio de las familias mafiosas, a Liliana Laserna la están absolviendo, porque según ellos sufría de esquizofrenia, mejor dicho, estaba loca.

A la niña la habrían incinerado en una finca en Sesquilé, donde vivía la pareja y sus huesos enterrados en la misma finca, así de crueles y criminales fueron con esa pequeña. Allí no hubo lagrimas, funeral y menos gritos de Paloma Valencia.

Con la inmoralidad que los caracteriza los paramilitares de micrófono que fingen ser periodistas se han prestado para ocultar este crimen.

Liliana Laserna es hija de Mario Laserna Pinzón, el fundador de la Universidad de los Andes. personaje de una familia acaudalada del Tolima", recordó la Periodista Patricia Janiot.

Mario Laserna Pinzón se había casado con Liliana Jaramillo con quien tuvo 5 hijos. Dorotea, Catalina, Carmen Julia, Liliana y Juan Mario Laserna Jaramillo. Dorotea; casada con el hijo del expresidente Guillermo León Valencia; tuvo cuatro hijos, entre quienes se destaca la senadora uribista Paloma Valencia Laserna", agregó la periodista.

La historia que relató la periodista se quedó en las ramas contando detalles y embustes propios de los falsos positivos y sus zapatos al revés, con los que los Laserna pretendieron justificar la desaparición de la niña, pero no llegó al meollo del asunto, el dinero.

Hasta ahora se ha conocido que en el medio del caso hay una controversia jurídica y familiar por una multimillonaria herencia correspondiente a los padres de los cinco hermanos Laserna, que murieron hace algunos años, y también, por la muerte en un accidente de tránsito del exsenador Juan Mario Laserna, quien dejó un patrimonio millonario en bienes y activos a su nombre.

Mario Laserna murió preciso un año antes del asesinato de la niña, en un extraño accidente en el Tolima, cuando por disque por exceso de velocidad se volcó la camioneta en que viajaba muriendo el ese momento senador y quedando vivo su conductor.

Ambos casos, el del senador Laserna y de la niña Helena Laserna están empolvándose en los anaqueles de la Fiscalía que no investiga las extrañas muertes en esas “honorables” familias o clanes mafiosos.

Esa es la calaña de abominables personajes que controlan el poder en Colombia, fingen ser honorables, defender los interese del pueblo, dicen que sus fortunas las consiguieron trabajando, pero todo es falso, son unos monstruos, criminales que no se detiene ante nada con tal de robarse unos pesos mas, ellos son los que ordenan los asesinatos de lideres populares, espionajes, secuestran mujeres pobres y asesinan hasta sus niños.

El conocido como monstruo de los mangones, es un ángel, comparados con estos criminales que han asesinado durante la historia del país a cientos de miles de colombianos, convirtiendo la sangre y el dolor del pueblo en millones de pesos, dólares o millones de hectáreas de tierra, esos son los monstruos que gobiernan a Colombia.


Página 1 de 27