psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Opinion

PIEDAD CÓRDOBA RUIZ

Parece que Colombia ha despertado de su letargo y de ese eterno pasado al que estábamos atados. “Lo nuevo no termina de nacer y lo viejo no acaba de morir, y en este interregno surgen los monstruos” la frase genial del italiano Antonio Gramsci, retumba con pertinencia en la actual crisis nacional de nuestro país. El gran paro nacional iniciado el 28 de abril es solo el síntoma más prominente de un orden social que se torna insostenible. Lamentablemente estas crisis no implican per sé transiciones progresistas, y siempre encarnan el peligro de salidas aún más autoritarias. Todo dependerá del desarrollo de la lucha social y de las alternativas que construyan los de arriba y los de abajo.

Lo cierto es que esta crisis nacional que encarna como ninguno el gobierno de Iván Duque, es expresiva de que luego de 100 años de soledad, en Macondo si está pasando algo. Los santanderistas se han vanagloriado por dos siglos de tener al pueblo tan controlado que a diferencia del resto de países de Nuestra América no ha habido una revolución de ningún tipo. A esa cuestionable honor lo disfrazan etiquetando al país como la “democracia más antigua de América” o la larga “tradición civilista” colombiana. Pese a las abundantes guerras civiles del siglo XIX no hubo triunfo de los insurrectos salvo la excepcional victoria de Mosquera en 1861. El ascenso de los movimientos sociales que representaban clases emergentes que implicaron nuevos partidos y nuevos gobiernos en todo el continente, se tramitó en Colombia dentro del bipartidismo y de forma bastante controlada. Y cuando Gaitán junto a las inmensas mayorías campesinas y urbanas implicó una posibilidad cierta de untar de pueblo la Casa de Nariño, la salida del régimen fue acudir al magnicidio, fiel tradición santanderista desde los días del atentado septembrino.

El Frente Nacional no fue un régimen democrático sino una dictadura bipartidista amparada en el estado de sitio. La democratización de la Constitución de 1991 quedó frustrada ante la continuidad de dos monstruos del antiguo régimen: la clase política y el poder militar, que ya había perdido su soberanía gracias a la subordinación al Pentágono. El ingreso de sectores narcoparamilitares a la política nacional no implicó sino una profundización del carácter antidemocrático del régimen político y la exacerbación de la represión hacia las protestas y la oposición político. La “democracia más antigua de América” carga con los múltiples genocidios políticos del gaitanismo, la UP, A Luchar, el movimiento sindical, la Marcha Patriótica y los firmantes de los distintos acuerdos de paz, crímenes que harían caer cualquier dictadura.

La historia nacional pareciera una perenne fórmula del gatopardo donde algo cambia para que todo siga igual, y donde ese todo que sigue igual incluye la represión al pueblo y su exclusión del poder. Por fortuna, este paro nacional, reflejo de una crisis del régimen cada vez más insostenible, empieza a mostrar grandes cambios que nos obligan a buscar salidas distintas a las históricamente fracasadas. Un país de 21 millones de pobres –con la cuestionable medición de pobreza monetaria del DANE- , deuda de más de la mitad del PIB y un hueco fiscal de más de 90 billones, solo muestra que el modelo económico que el estado se ha negado a discutir tanto con los movimientos sociales como en los procesos de paz, es un auténtico fiasco y que cualquier salida dentro del neoliberalismo solo implicará prolongar la agonía de sus víctimas.

No hay que buscar espías rusos ni financiación venezolana ni cubana para entender el paro. Es esta crisis social producida en 30 años de neoliberalismo la que está estallando y lo que hace aparecer otra segunda y gran característica de este paro. En las calles y carreteras se manifiestan las mayorías que ninguna expresión política ha logrado representar, ni del establecimiento, ni alternativas. Es un movimiento de nuevos y nacientes liderazgos, y de cambio generacional de una juventud condenada al no futuro, ante la cual tenemos el deber de abrirle paso y voz propia. Nada más ridículo que pretender negociar a puerta cerrada un paro que es de todos y todas, o abrogarse vocerías que nadie ha otorgado. Además, la verdad se ha dicha, pensar que se puede consensuar algo con este gobierno que está asesinando población indefensa no es tener esperanza, sino más bien ingenuidad o mala fe.

El tercer elemento novedoso dentro de este actual movimiento, que en estricto sentido es continuidad del levantamiento de 2019, es que aunque hay reivindicaciones concretas también es un paro político, en contra de un gobierno que carece de legitimidad. Por primera vez en tres décadas una medida de ajuste estructural es reversada, lo que implica una victoria popular, como espero también se concrete el triunfo en los próximos días que representaría el hundimiento de la inadecuada reforma a la salud. Pero difícilmente este nuevo logro de la movilización, así como la renuncia del nefasto gabinete, calmará una ira popular que ha conocido lo que es ganar y quiere continuar. Muchas exigencias por concretas que sean implican grandes cambios legales como por ejemplo la reforma a la justicia penal militar, cambios que son inviables en el actual parlamento.

En mi pasada columna insistí en la renuncia del presidente Iván Duque, porque creo que es parte de la solución, pero solamente su primer paso. Aunque esta reivindicación forma parte de importantes sectores de la movilización, líderes políticos de derecha y de izquierda la desestiman por meros cálculos electorales, sin comprender que la posibilidad que en Colombia lleguemos al nivel de “paros destituyentes” como pasó al inicio del siglo en Bolivia o Ecuador, sería un salto cualitativo para las posibilidades de cambio social.

Un cuarto aspecto que se manifiesta en esta crisis, es la caída de la máscara de proyecto autoritario y fascista existente en el gobierno. Civiles armados disparando, chulavitas del siglo XXI, racismo y clasismo en furor, discurso macartista de la guerra fría recién maquillado, censura a los medios de información y las redes sociales, y el violento despliegue del aparato contrainsurgente del Estado dándole trato de enemigo interno a la población civil. A un anodino congreso virtualizado y unos organismos de control de bolsillo del ejecutivo, se le suma ahora -con las dignas excepciones de 2 magistrados- el cierre de filas de las altas cortes con la masacre y el autogolpe de estado de hecho que se viene consumando desde la elección de Duque. Para qué conmoción interés con un presidente omnímodo de facto? Mientras Duque no renuncie, el genocidio continuará bien sea por la orden directa de disparar, o por la permisividad de la acción del paramilitarismo de vieja y nueva creación.

Metástasis del neoliberalismo, rebeldía generalizada con la juventud a la cabeza, crisis de la representación política desde todos los sectores, reivindicación del cambio político más allá de cualquier pliego y el descaro de un sector del establecimiento por la salida fascista, configuran un novedoso escenario del momento político, que hacen innegociable este paro con el gobierno de Duque. Aunque de forma aún muy tímida se asoman descontentos en la base de la fuerza pública, de extracción claramente popular, y en sectores del nuevo gobierno de EEUU, que de consolidarse podrían agravar la crisis colombiana. Si estos dos factores reales de poder de Colombia no se deciden, quizás Duque termine su periodo y volvamos al eterno retorno del gatopardo. Pero obviamente, la definición de estos sectores, no es un tema de caprichos sino de la potencia del pueblo en las calles.

Más allá de la coyuntura específica del paro, la crisis nacional de la que es expresión, solo tiene una salida en el mediano o largo plazo: nuevo gobierno y nuevo proceso constituyente. Este sentir popular no cabe en la vieja Colombia, y cualquier ruta que no incluya el cambio de gobierno y el cambio constitucional nos retrotrae al pasado generador de la actual crisis.

Daniel Libreros

Docente- Investigador

Facultad de Derechos de la Universidad Nacional de Colombia

María Fernanda Q. álzate

Geógrafa-Defensora de Derechos Humanos.

La Población en Colombia requiere de la intervención  urgente de países garantes de los Derechos Humanos y de Organismos internacionales de Derechos humanos, ante la grave situación social y política que atraviesa el país. Después de decretarse el día 28 de Abril un Paro Nacional , la población rechaza enérgicamente una Reforma Tributaria  propuesta por el presidente Iván Duque, reforma económica que implica impuestos altos para capas medias y pobres de la población , intentando deteriorar aún más los ingresos   de los trabajadores, los salarios y las pensiones,   proponiendo, al mismo tiempo,   aumentos del Impuesto de Valor Agregado ( IVA), aumento del precio de la gasolina con consecuencias graves para la canasta familiar básica de los colombiano(a)s , lo cual  deterioraría aún más las condiciones     de vida de una población   empobrecida  que fue dejada a su propia suerte y sin atención médica durante   la pandemia. En la actualidad Colombia padece una verdadera tragedia humanitaria con 500 muertos día   a causa del Covic- 19, con 70.000 muertes desde que fue declarada oficialmente hace 13 meses   y   sin que existan     planes de vacunación acordes con las circunstancias.   A ello debemos sumarle el incumplimiento de los acuerdos de paz que   tiene graves consecuencia   sobre las comunidades rurales.

Ante esta situación, los movimientos sindicales, comunitarios, populares, comunidades campesinas, comunidades afro-descendientes, comunidades indígenas y sectores comunitarios de población en el territorio nacional; han salido a las calles de las principales ciudades y municipios a reclamar en contra de la reforma tributaria presentada ante el Congreso por el Gobierno Nacional.

En ese orden y en el marco de una  grave violación de los derechos humanos, las fuerzas militares del actual gobierno de Iván Duque han desplegado medidas policiales y la fuerza de Escuadrones Móviles Antidisturbios (SMAD) y miembros del ejército nacional creando escenarios de terror, hostigamiento y acciones de violación a los derechos humanos DDHH.

El Suroccidente colombiano y la ciudad de Cali: Epicentro de Resistencia

La ciudad de Cali, espacio geográfico donde se ha centralizado la manifestación en el departamento del Valle del Cauca, como otras ciudades del departamento, las cuales tienen   una profunda desigualdad con altos niveles de desempleados y pobreza, con una concentración de desplazamiento forzado, caso del Pacifico atravesado por la Pobreza y el Narcotráfico. De igual manera, la implementación del Glifosato en territorios campesinos e indígenas en la región del Valle del Cauca, Pacifico y Chocó.

Bajo esta situación, se extiende una agudización social hacia los territorios del Suroccidente, situada además por la no- implementación por parte del gobierno del presidente Iván Duque sobre el Acuerdo de Paz celebrado en el año 2016, lo cual ha llevado a un represamiento de situaciones inatendidas para una población afectada por una extrema pobreza y graves acciones de violación de derechos humanos. En esta representación de la violencia, se aproxima cotidianamente la ocurrencia de un asesinato diario a algún líder social en esos territorios   abandonados por el Estado que conforme al acuerdo de paz firmado; debieran contar con oportunidades   económicas y sociales diferentes. Como si fuera poco el gobierno ha decidido fumigar los territorios con glifosato lo que constituye una agresión injustificada con esas comunidades.  

Violación a los Derechos Humanos en Colombia en la Protesta contra las reformas del Gobierno de Iván Duque  

El Gobierno del actual presidente Iván Duque, ante las manifestaciones  convocadas por la población   desde el 28 de abril en contra: 1. La Reforma Tributaria, 2. Reforma de la Salud, 3. Reforma Pensional, 4. Reforma Laboral, ante ese descontento e indignación de la población, el gobierno ha desplegado una militarización que niega el derecho a la protesta   y   más aun criminalizándola   con nefastas consecuencias. Es por ello que:

  1. Human Rights International, ha señalado que durante las manifestaciones que se han presentado en el país, desde el 28 de abril existen hallazgos de 35 personas asesinadas y 31 desaparecidos. Según   esta ONG, del número total de muertos   hay siete que ya han sido verificados oficialmente, mientras que en proceso de identificación    se encuentran los 28 restantes.
  1. Constatación de herida a bala   a la presidenta del Central Unitaria de Trabajadores (CUT) de Risaralda, Lina Montilla Diaz, por parte del ESMAD en la ciudad de Pereira.
  2. El día 2 de mayo, se evidenciaron 6 muertos en Cali, 147 detenidos/as, cinco desaparecidos/as, 234 heridos/as, seis personas con mutilación ocular.
  3. El día 3 mayo según el informe de Human Rights hay 4.528 por violación de derechos humanos, 309 Desaparecidos (107 aparecieron), 8 homicidios (2 confirmados y 6 en verificación y 823 personas heridas.
  4. Asesinado el artista de la ciudad de Cali, Nicolas Guerrero.
  5. Violación sexual de cuatro mujeres en medio de las refriegas ocasionadas por parte de miembro del ESMAD en la ciudad de Cali
  6. Agresiones físicas por parte del ESMAD  en contra de los manifestantes causando graves heridas y detenciones arbitrarias.
  7. Graves detenciones en estadios   en las ciudades de Pasto y Cali, dentro de las acciones más evidentes de violación a los Derechos Humanos en la población en Colombia.
  8. Graves persecuciones a líderes urbanos, indígenas y afrocolombianos   en esta protesta, y judicializaciones y detenciones.

Considerando la grave militarización de las ciudades, y en particular la   ciudad de Cali   donde fueron trasladados 2.500 hombres de la fuerza pública  por parte   del Ministerio de Defensa y  las acciones de represión   en otras ciudades, ejercitadas  por la fuerza pública. Se requiere con urgencia por el actual momento de crisis social y política que atraviesa Colombia, que países y organizaciones garantes de la defensa de los derechos humanos y del DHHH, un acompañamiento de protección hacia la población y en lo posible una misión de observación   ante esta tragedia humanitaria que   vive el pueblo colombiano.

Por Alberto Pinzón Sánchez

Si el gobierno de los EEUU, no pudo hacer mayor cosa en defensa de los golpistas bolivianos, ni en defensa de los pinochetistas chilenos es porque realmente no está en su mejor momento.

El gobierno estadounidense enfrascado en una gran crisis económica, otra sanitaria a causa del coronavirus y su manejo, incluso una crisis social que se ha hecho visible con las protestas masivas en importantes ciudades, unas con candela y otras no tanto, que han dividido y polarizado políticamente la sociedad estadounidense como nunca antes; una guerra comercial con China, Rusia, Irán, y otros países oponentes que no ha dado los resultados económicos esperados, y en cambio sí ha dejado ver la crisis de Hegemonía, incluso militar al existir múltiples poderes atómicos opuestos que hasta ahora ha obstaculizado la voluntad imperialista de imponerse, por cualquier medio, en cualquier lugar del mundo como antes lo hacía; un enconamiento y ampliación del sentimiento anti yanki dentro del mundo musulmán y centro asiático, y un renacimiento del sentimiento bolivariano antimperialista de la Patria Grande, de la solidaridad con Cuba, Venezuela y demás pueblos agredidos en América Latina y el Caribe, rechazo al inicuo muro racista y xenófobo en la frontera con México.

 Son estos ingredientes tanto internos como externos para no despreciar y que presagian (así Mr. Trump no sea reelecto) un deslizamiento irreversible hacia un incierto final del unilateralismo y el afianzamiento de un multilateralismo más acorde con el mundo globalizado que intentaron imponer en su beneficio y que se les ha volteado. ¡Contradicciones del viejo Topo de la Historia!

En Colombia, en donde el fascismo contrainsurgente logró imponer para beneficio del presidente-premio-Nobel, un falso dilema entre Guerra y Paz y evitó conducir el proceso de diálogos con las Farc-EP hacia un final que reflejara la nueva correlación de fuerzas pactada en una Nueva Constitución que superara la caduca Constitución neoliberal y contrainsurgente de 1991 convocada por el presidente Gaviria ex profeso, para dejar por fuera a las insurgencias que siguieron en rebelión. Hoy se debate entre un ascenso de la multiforme y potente movilización social que quedó por fuera de los diálogos de la Habana, una crisis profunda económica y social a la que su mentor los EEUU ya no pueden sostener por largo tiempo por más marines que ilegalmente mande a Colombia, y,  un recrudecimiento de la represión y resurgimiento del narco paramilitarismo, la destrucción regresiva del tejido social con la muerte de líderes sociales y guerrilleros reinsertados y sobre todo, con un peligroso reciclamiento del conflicto armado mediante la "war on drugs".

Es claro que esta situación nos impone seguir levantando con más fuerza la consigna de la Solución Política al conflicto armado colombiano; pero adecuándola a la circunstancias que surgen de la pregunta ¿Solución Politica del conflicto, para qué?

Bueno, se me dirá para lograr una Paz con Justicia social, Democracia y Soberanía. De acuerdo. Y, ¿cómo se lograría esto en el caso de que se logre, sino es reflejando los cambios de la correlación de fuerzas sociales del momento en una nueva Constitución?  

Es reconfortante y estimulante, por ejemplo, leer las primeras declaraciones un tanto autocríticas del intelectual boliviano García Linera (Ver https://prensarural.org/spip/spip.php?article26023 ) donde reconoce que el arrollador y masivo triunfo del pueblo boliviano sobre el golpismo fascista impulsado por los EEUU a través de la OEA, ha vuelto a revivir viejas polémicas de la izquierda marxista sobre cómo enfrentar el fascismo imperialista del enemigo interno: si armados, o con elecciones, o como lo sostuvieron los comunistas colombianos en la década de los 60 que recogieron la recomendaciones de Lenin, mediante " la utilización responsable de todas las formas de lucha de masas", que es lo que parece estar confirmando la Historia continental.

Pero, tanto y más reconfortante o mejor ejemplar, o si se quiere como fuente de inspiración, es el triunfo de la movilización popular y social de todo el pueblo chileno, que en este histórico 25 octubre 2020, después de 47 años de muerte, sufrimiento e infamia, ha votado de manera unitaria democrática y de masas por sepultar definitivamente el fascismo pinochetista y neoliberal montado por Nixon y Kissinger en 1973 sobre el cadáver de Allende y sus camaradas. Y ¿cómo se puede sepultar este, sino es como lúcidamente lo han previsto los aguerridos dirigente populares chilenos, mediante una Constitución moderna que refleje la nueva correlación de fuerzas actual, que de suyo tendrá que ser de Justicia, Democrática y Soberana?

Ay, si los llamados dirigentes de la izquierda institucional colombiana dejaran de mirarse en el espejo narcisista de las elecciones y aprendieran de sus vecinos. Si en vez de escribir buenos artículos sobre el ascenso del partido nacional socialista de Hitler al Poder en Alemania en 1933, reconocieran mejor de manera autocrítica que la Constitución de 1991, la que su grupo firmó como prolongación de aquella trinidad bipartidista con el conservador Álvaro Gómez y el liberal Horacio Serpa, no es ni ha sido la solución Democrática, Justiciera y Soberana que ofrecieron retóricamente, sino que fuera de algunos derechos humanos trasnochadamente reconocidos, sólo ha servido como Ley suprema para imponer "el imperio de la Ley" de la Fiscalía creada por ese fascismo contrainsurgente que hoy se intenta desenmascarar.

Fuente Imagen Internet

Por Alberto Pinzón Sánchez

Con la firma del Acuerdo de paz con las Farc-EP logrado en la Habana 2016, se llegó al "consenso" o compromiso entre las partes en conflicto para construir un sistema de verdad justicia y reparación. Obviamente formando parte de un todo "Integro e integral" y en estrecha relación con los demás puntos del pacto, tanto estructurales (económicos como la histórica cuestión agraria y su relación con el problema del narcotráfico) como los supraestructurales (políticos e ideológicos como justicia y la llamada democracia restringida) ampliamente conocidos y debatidos, además de los mecanismos de refrendación.

La primera estrategia abierta de la contrainsurgencia dominante adversa a lo firmado, además de la perfidia que embozó y enmascaró hábilmente durante todo el proceso de diálogo, fue deslegitimar lo firmado, lo cual logró con votos en el plebiscito del "No" (03 octubre 2016) y continuó con la propaganda fascista (mentiras repetidas hasta volverlas verdad) con las cuales había ganado el tal plebiscito, difundiéndolas profusamente por la falsimedia adicta. La segunda estrategia fue descuartizar el acuerdo: separar cada una de las partes en compartimentos estancos hasta hacerle perder la integridad y la integralidad del texto acordado. Eso fue lo que el descendiente del l falangismo manizalita Londoño Hoyos (Londoyos) dijo públicamente y en presencia de toda la plana mayor del fascismo colombiano de "volver trizas ese maldito papel"  aquel memorable día (07 mayo 2017) " ver  noticia https://www.youtube.com/watch?v=vIRJK2d84-8

Con esto, se da paso a la tercera estrategia la del incumplimiento por parte de todo el Estado con su "institucionalidad" (lo que no necesita alargues explicativos por su obviedad) La cuarta estrategia complementaria además de desarmar apresuradamente a la contraparte firmante, fue la demolición de ella, político e ideológicamente (destrucción del partido de tipo leninista y abjuración del marxismo y el bolivarismo como banderas libertarias y sociales) Luego vino la división entre dirigentes (bancada parlamentaria llena de prebendas para su cooptación) y las bases abandonadas a su suerte en las selvas y lugares remotos. Después, se da paso a la persecución (incluso judicial que lleva a la segunda Marquetalia) y muerte a los cuadros y mandos medios y ex guerrilleros; la destrucción gota a gota del tejido social de las bases populares para acabar de "quitarle el agua al pez" aunque ya no hubiera agua sino fango.

Con la participación política reducida a los pantallazos de la bancada parlamentaria de la rosa y a las súplicas de sus jefes; el asunto agrario en salmuera, los negocios de la locomotora minero-energética iniciada en la administración Santos a todo vapor, y el inicio de la nueva ofensiva militar y química de la "war on drugs de la administración Trump con la narco-contrainsurgencia colombiana; solo quedó para discutir el problema de la Verdad, la Justicia.

En un país en donde la impunidad judicial llega al 95% de los casos y donde aún se tienen cifras alarmantes de ignorancia y analfabetismo; además, donde gran parte de la llamada opinión pública sigue dominada por los aparatos ideológicos del Estado (AIE) como son los partidos políticos hegemónicos, los medios de comunicación adictos y la Curia que siguen aplicando todavía el concepto escolástico y medieval de Verdad  impuesto por más de 100 años de dominio del concordato religioso y dominio eclesiástico y pastoril incuestionable. Y, sobre todo, donde la Verdad Histórica que es de lo que se trata en el Acuerdo firmado en la Habana es inexistente, o ha sido negada por los sórdidos burócratas oficiales encargados de imponer la verdad del régimen en el Centro de Memoria histórica como Acevedo Carmona, quien sostiene con cinismo que en Colombia no ha habido conflicto sino como dijo su jefe "democrático" sólo ha habido una amenaza terrorista.

O reposa en la memoria de los familiares sobrevivientes de tantas masacres y genocidios oficiales, de Gaitán y los 300 mil sacrificados por la violencia bipartidista del 50, de los guerrilleros amnistiados y luego fusilados, liberales, de la UP en los 80, o de tantos otros reinsertados de procesos de paz en los 90, ejecutados después de entregar las armas, o también yace en múltiples archivos particulares de ONGs de víctimas. ¿Qué se podría esperar logre el jesuita de Roux con su concepción particular divina de la verdad, por muy bien intencionado, honesto y bueno que sea, si como está pactado TODOS los "actores del conflicto" NO declaran?

Bueno, queda como último y único elemento de ese Acuerdo la JEP, justicia especial para la paz. Ah, pero entonces no es Verdad Histórica, sino verdad Judicial. En un país donde como dije hay un 95% de impunidad judicial; el Fiscal es un ventrílocuo del bolsillo presidencial, y se ha logrado imponer el viejo concepto del dictador peruano Óscar R. Benavides de "Para mis amigos el contrato. Para mis enemigos la Ley". Y donde digámoslo clarito, NO se podrá saber todo lo referente a las 6 décadas de conflicto interno colombiano hasta tanto el ministerio de defensa y la oscura y pavorosa dependencia de la Inteligencia Militar, NO desclasifique los innumerables "secretos" de su accionar con sus responsables  y tiene escondidos bajo el mote de "Seguridad Nacional" en algún sótano perdido.

No se sabrá nada hasta tanto no se conozcan los archivos de la Inteligencia Militar colombiana; por ejemplo, respecto a las recientes y oscuras revelaciones del comandante Lozada y demás jefes del partido Rosa, reconociendo varios asesinatos políticos y la masacre de Mondoñedo donde fueron quemados los sicarios que mataron a Gómez Hurtado, crímenes, todos ellos relacionados con el terrorífico accionar del engendro de la Inteligencia militar colombiana llamado Ricardo Franco, con sus sicarios y sus infiltrados en el interior de las antiguas Farc- EP.  Todo lo demás, lo digo con optimismo, se irá en ese placer tan colombiano y antiguo de hacer justicia por medio de la prensa y los medios de comunicación. ¿Acaso ya se han olvidado de esa Verdad Histórica "periodística" del magnicida y chafarote santanderista, luego presidente Obando, asesino del Mariscal de Ayacucho Sucre, que le costó al pueblo colombiano la cruenta guerra civil de 1840?

Con esto me permito concluir con una preguntica un poco incómoda ¿Quien o quienes hablan hoy en día de la Solución Política integral al conflicto interno colombiano, a pesar del obvio reciclaje del conflicto interno? La consigna central  de la Solución Política que sirvió como base para convocar los diálogos que llevaron al Acuerdo de paz con las Farc-EP ya No es agenda en Colombia, por una razón que salta a la vista: La Solución Política con la complacencia de los jefes del partido Rosa se ha convertido en una Solución Jurídica singular con la que algunos sicarios más hábiles para borrar huellas que James Bond, esperan salir también impunes para disfrutar el post conflicto como el resto de los "actores del conflicto que acaba de pasar". Y así como sucedió en la Violencia bipartidista del 1950 (y esto también es otra Verdad Histórica) todos quedamos en paz y sin ningún "responsable" de los 300 mil degollados que hubo a pesar de los millones y millones de periódicos que se imprimieron y emisiones radiales que salieron al aire, en ese culebrón que se muerde la cola llamado justicia colombiana.

Fuente Imagen Internet: campaña por la verdad en Colombia.

Por Alberto Pinzón Sánchez

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, ha escrito en su cuenta de Twitter este 14 de agosto 2020 lo siguiente: "Hablé con nuestro gran aliado, el presidente Duque de Colombia hoy. El presidente Donald Trump y yo estamos agradecidos por nuestra sociedad a favor de la libertad en el hemisferio y por nuestros esfuerzos conjuntos para combatir el narcotráfico. Respetamos las instituciones de Colombia y su independencia.

Pero, continuó el vicepresidente, al estar el ex presidente Álvaro Uribe bajo arresto domiciliario, nos unimos a todas las voces amantes de la libertad alrededor del mundo para llamar a los funcionarios colombianos a que dejen que este Héroe, quien ha recibido la Medalla Presidencial de la Libertad, se defienda como un hombre libre".

Un abanico de reacciones ha provocado este trino que van desde las más zalameros y aduladores elogios de quienes ya se conoce su abyección, hasta las más enérgicas críticas a la intervención abierta del gobierno de los EEUU, así como de rechazo a la presión directa sobre los funcionarios de la rama judicial de Colombia (que se supone es uno de los tres Poderes independientes del Estado de derecho y que de boca para afuera el señor vicepresidente USA dice respetar) para que en el caso de la orden de captura emitida por la Corte Suprema de Justicia contra el ex presidente y senador Uribe Vélez y a quien llama "Héroe  condecorado de la libertad" fuera recluido en su ubérrimo latifundio como cárcel sea dejado en libertad.  Pero el trino también tiene otro aspecto esencial en el primer trino, que es importante resaltar: la fusión que se hace entre Uribe Vélez y el presidente Duque, a quien califica de gran aliado hemisférico en la lucha por la libertad y contra el narcotráfico.

En concreto: contra el gobierno venezolano en lo exterior, y en lo interior, la "War on Drugs"; pilares del desastroso gobierno de Duque a quien el ingenio de los colombianos (reconocido en el trino por Mr. Pence) han denominado "el sub presidente".

Pero, ¿por qué debe la cúpula gobernante de los EEUU, como si se tratara del Big Brother, salir a defender a uno de sus más obsecuentes sirvientes en dificultades y a ofrecerle un respaldo que todo el mundo conoce de sobra?  Por varias razones

1° Porque esa cúpula gobernante en EEUU, también en dificultades, a causa de la crisis generalizada (económica, social de desempleo masivo, sanitaria, racial-migratoria y de hegemonía internacional, etc) está viendo que muy posiblemente su máxima aspiración política para reelegirse en noviembre no está tan asegurada como hace unos meses atrás.

2° Porque, su política de "restauración conservadora" en América Latina, su patio trasero, no se ha desarrollado como lo hubiera deseado, sino que por el contrario y como el mismo Trump lo ha reconocido, "está en llamas por el coronavirus"  https://mundo.sputniknews.com/america-latina/202008121092401764-trump-latinoamerica-esta-en-llamas-por-coronavirus/ , claro, debido a la crisis social y económica que la pandemia ha sacado a flote y por el repunte de la lucha de clases en la mayoría de países de Nuestramérica: Los países aliados como Chile, Brasil, Perú, o Colombia en apuros, y los que pensaba depredar fácilmente como Bolivia y Venezuela han resultado ser espinas de pescado atravesadas en el guargüero. Ni qué decir de la mil veces heroica Cuba.

3° Porque el Bloque de Poder Contrainsurgente dominante en Colombia (BPCi) con el "otoño del Patriarca", AUV, ha dejado ver una grieta peligrosa entre sus dos fracciones más poderosas en lucha por la hegemonía desde hace varios años, que finalmente le ha dado el triunfo al jefe de la fracción financiera transnacional representado por JM Santos sobre la de Uribe. Y sino ¿como se explica la reciente y masiva renuncia (8 días después de la detención de Uribe Vélez) de la junta directiva de la tan rica y poderosa Empresa Pública de Medellín (EPM) donde se aglutinaba lo más selecto y escogido de los multimillonarios antioqueños partidarios de Uribe Vélez, pretextando problemas en el más ambicioso proyecto energético de Colombia, Hidroituango, detectados hace más de dos años pero que explotan ahora?

4° Porque precisamente derivado de lo anterior, las dos fracciones oligárquicas han tomado posiciones diferentes sobre el próximo presidente de los EEUU: Los Uribistas ( por eso reciben el apoyo de Trump) se declaran partidarios de su reelección y esperan mayores migajas, en cambio los Santistas y liberales dirigidos por Cesar Gaviria están en alineamiento con el candidato demócrata Biden, al extremo que el resultado de esas elecciones presidenciales de noviembre en EEUU han pasado a ocupar el interés "empresarial", desplazando cualquier preocupación por la suerte de AUV.   

5° Porque a pesar de todos los esfuerzos conjuntos EEUU- Colombia por "sanear" la cúpula militar colombiana para poder lanzarla sobre Venezuela, no se ha logrado avanzar mayor cosa; y en cambio,  crecen los problemas armados en las fronteras especialmente la colombo venezolana sin mayores triunfos militares; y porque la estrategia oficial narco paramilitar del terror del Estado, fusilando  ya más de 1.000 líderes sociales y más de 200 ex guerrilleros reinsertados, parece no ha producido la paralización social esperada, sino que actuando como bumerán, está produciendo el efecto contrario, que no demorará en salir a flote.

Por todo esto, es que el siempre sonriente y bien peinado Mr. Pence ha recurrido a escribir el trino en comento.  Suerte pues.

Fuente imagen Internet: Twitter  @ Mike_ Pence 

Por Alberto Pinzón Sánchez

Hay una imagen demoledora que muestra la situación de la política actual en Colombia: Mientras que J M Santos se pasea orondo como rinrín renacuajo por el mundo globalizado, exhibiendo su premio nobel de Paz y a su adlátere aliado Timochenko Londoño; Uribe Vélez está detenido (así sea en su fértil latifundio de 1000 hectáreas en las hermosas llanuras del río Sinú) y de ser cierta la noticia contagiado del virus corona 19, desesperado haciendo llamadas telefónicas a sus amigos, y mirando con desasosiego pastar su ganado romosinuano y sus caballerías de paso antioqueño. Enfrente, el gobierno bolivariano de Venezuela al que el pelele de Uribe Vélez, Duke, junto con los lacayos del grupo de Lima, aquel 2 de febrero de 2019, le daban pocas horas de existencia, continua de pie ganando la batalla cotidiana contra el criminal bloqueo y el saqueo al que lo somete el gobierno de Mr. Trump  

Y así, como la mayoría del pueblo colombiano ha aceptado con beneplácito tal noticia judicial, los partidarios y seguidores del expresidente senador AUV, al ver la disolución acelerada del teflón invulnerable (¿impunidad tradicional?) con que lo envolvieron durante tantos años, producida por el fallo blando de la Corte Suprema de Justicia al enviar a su guía a un latifundio como cárcel, dejan ver su amargura en todas las tribunas mediáticas desde donde han servido como soportes ideológicos de la concepción fascista del Estado de Opinión y de la llamada Seguridad Democrática contrainsurgente implementada con el Plan Colombia como en 1946 a sangre y fuego, mientras tácticamente dividen opiniones con la que pretenden justificar los repulsivos crímenes de guerra, cuyas investigaciones seguirán en veremos:  

Los unos, presentando a su jefe como el victorioso hombre enérgico y valeroso que derrotó a las "Fart" o las debilitó hasta postrarlas y entregárselas de hinojos a J M Santos (ocultando el hecho objetivo que la disolución de las otra farc -EP fue obra de su propia dirigencia liquidadora) mientras que otros, entre quienes se encuentra el propio presidente de Colombia Duke, tratan de presentarlo de manera opuesta como "victima" de un atropello inaudito de la Corte de Justicia que ha desconocido la presunción "eterna" de la inocencia de su guía espiritual, para lo cual consideran necesario eliminar a quienes han proferido tal fallo, mediante una estratagema reformista leguleya del peor talante santanderista, burdamente equivocada llamada pomposamente "constituyente judicial", engañabobos con el que pretenden pasar estos dos años restantes de gobierno.   

Pero lo notable no es su furor reivindicativo. Lo destacable es la cerrazón mental de los "letrados" uribistas (a excepción de Fernando Londoyos que sí caló la movida de Santos) que no han podido entender lo sucedido después de la derrota en las elecciones regionales del 2019 en la que perdieron importantes alcaldía o gobernaciones, y menos medir la fuerza de la eclosión del fuerte y combativo Movimiento Social que también en el 2019 se tomó las calles y carreteras de Colombia y con lo cual se inició la destorcida de su política matrera y corrupta. No han sido capaces de captar la magnitud de la derrota que les ha propinado su adversario de fracción contrainsurgente Santos, quien siguiendo su célebre fórmula "logró alinear nuevamente los astros", los nacionales tanto como los internacionales, especialmente los partidarios del candidato demócrata Biden que ya acarician su triunfo en noviembre próximo. Santos igualmente supo aprovechar el hecho de que su rival envanecido sintiéndose invencible y totalmente impunes por siempre, abusó a más no poder de su suerte calentando demasiado la calle y llevándola al extremo, hasta hacer la situación de percepción de la violación de los derechos humanos intolerable, tanto que el propio director de HRW Vivanco, de gran audiencia en la Casa Blanca, llegó a apoyar la necesidad imperiosa de investigaciones más profundas de las atrocidades de guerra atribuidas a Uribe Vélez.

 Los uribistas (como lo señaló un trino) en lugar de estar agradecidos o al menos reconocidos con fallo de la Corte, suave en lo físico, aunque un poco más demoledor en lo moral y político, pero en todos los casos NUNCA un fallo por crímenes de guerra que ha quedado en salmuera; insisten en continuar igual a como se venía, sin cambios y a la ofensiva exterminadora y genocida del movimiento social y guerrilleros reinsertados, amenazando a colectivos de abogados defensores de DDHH o a periodistas honestos y comprometidos con la sociedad; bloqueando o haciendo trizas el Acuerdo con las Farc , y ejecutando a rajatabla en las regiones conflictivas, la política estadounidense de la War on Drugs, y reciclando el conflicto social y armado que, dígase lo que se diga, no está resuelto en Colombia como lo pretende imponer la narrativa santista, y, por si fuera poco, adheridos ilegal e ilegítimamente  a las tropas del US Army que amenazan desde sus bases militares en Colombia al pueblo venezolano.

Siguen además, contra toda lógica incluso contra la lógica jurídica santanderista que dicen venerar; con el sambenito absurdo de igualar a un hombre ultra poderoso (como dijo con tanto conocimiento Don Berna en Medellín: "Uribe es el rey del mundo y del inframundo") con recursos económicos colosales aportados por el narco, con dos ejércitos a sus órdenes, uno oficial y el otro para-oficial que suman más de un millón de hombres armados, con toda la legitimidad y legalidad que le dio la institucionalidad colombiana en 2002 al posesionarlo como presidente de la república, con el formidable apoyo internacional en todas las esferas del Poder conocidas por la humanidad dado por los sucesivos gobiernos de los EEUU; insisten tercamente como náufrago agarrado a un leño, en compararlo con el guerrillero Santrich, un hombre casi ciego,  rebelado y enfrentado al Estado desde la ilegalidad, con sus propios recursos o los de su limitado grupo, sin apoyos exteriores y desde siempre combatido y tratado por esa institucionalidad como un delincuente peligroso que se debía "neutralizar" o matar por de sus ideas sociales enraizadas en el pensamiento de Marx, Lenin y Bolívar.               

Obviamente la orden judicial de darle a Uribe Vélez latifundio-por-cárcel ha movido el panorama político y social de Colombia y esto debe ser reconocido y aceptado con objetividad. Ya en Colombia nadie duda que ante el desastre  sanitario-social, político y económico que se vive, el subpresidente Duke pueda en los dos años que le restan de gobierno hacer subir su imagen como presidente o gobernante para revertir la situación destroza y actuar en favor de su partido uribista,  con lo que se hace cada día más evidente la necesidad del cambio de gobierno.

El Centro Nacional de Consultoría, agencia de mercadeo político del Poder dominante en Colombia, en la última gran encuesta nacional 05 de agosto 2020, ha sido consultada para que realice una "instantánea" de cómo el pueblo colombiano está percibiendo la situación y en la página 23 de dicha encuesta, deja ver la siguiente distribución porcentual política de los encuestados.  https://dc474ff0-5914-4f85-b4fd-19245cc79ca0.filesusr.com/ugd/c967c2_d002d44fbf854e8b999b445cb50fe3a1.pdf?index=true

Centro Democrático 12%

Colombia Humana 10%

Liberal 9%

Cambio Radical 8%

 Alianza Verde 5%

 Conservadores 5%

 Mira 2%

 Polo Democrático Alternativo 1%

 Otro Partido 2%

 Independientes 13%

 Ninguno 25%

 No sabe o No responde 3%

Datos que permiten hacer algunas inferencias:  1) El partido uribista solo llega a un 12%. No hay tal de que sea la "inmensa" mayoría de los colombianos, como tampoco es cierto que haya una "POLARIZACIÓN" entre una mitad de colombianos que apoyan a Uribe Vélez enfrentada a otra mitad que lo rechaza como lo ha presentado toxicamente la falsimedia adicta para envenenar la mente de los colombianos, llenarlos de sectarismo y poderlos manipular como siempre. En este momento, el partido Centro Democrático cuenta como partidor, con un 12%. Esto debe quedar claro de una vez por todas

 2) Sigue el partido Colombia Humana del dirigente Petro con un 10%. Lo cual indica que tampoco este partido es la mitad de los colombianos, e incluso (si en gracia de una discusión ficticia que muy posiblemente no se va a dar) le sumáramos o le adhiriéramos los exiguos porcentajes de las agrupaciones que se reclaman de "izquierda", solo llegaría a sobrepasar al partido uribista en un mínimo. No hay registro del partido Unión Patriótica ni del partido Rosa, por lo que suponemos están agrupados en la categoría de "otro partido" con un 2%.

3) Es significativo el número de independientes 13%, y de quienes se declaran sin ningún partido 25%, así como es realmente bajo el número de personas que se declaran ignorantes en politica 3%.

4) El resto, incluido el 2% de los confesionales del Mira, forman una franja de los partidos llamados "institucionales", en su orden descendente Liberal, Cambio Radical, Alianza Verde y Conservadores, que sumados llegan a 29%; cada uno de los cuales tiene su cúpula, sus intereses específicos la mayoría de las veces en abierta pugna entre ellos y tienen sus mascarones de proa o cacique, con apetitos presidenciales irreconciliables.

Así tenemos que, a la pregunta hipotética del título de este escrito, se puede responder que: el uribismo sea NEO o POST, según la fracción postmoderna que lo analice, solo cuenta en este momento con una franja bastante limitada de seguidores. Limitada también es la franja de la llamada Izquierda. Mientras que el campo abierto al gatopardismo santista triunfador indudable de esta riña inter oligárquica cuenta con un amplio campo de acción (en el cual no dudo estará Timochenko Londoño con su bancada) para desarrollar una exitosa campaña con miras a volver a gobernar dentro de dos años y no sabemos aún después de cuántos muertos y desaparecidos.

 Fuente Imagen Internet. Uribe recibe apoyo Estatal del reino de España.

Por Alberto Pinzón Sánchez

Probablemente no exista en Colombia después del conflicto social armado, "asunto" más estudiado, analizado y diagnosticado, desde casi todos los puntos de vista del conocimiento humano que la relación entre la Iglesia católica y el Estado, y sin embargo, es todavía muy poco lo que se ha logrado para llegar a la esencia, a desentrañar la contradicción que ha movido este proceso histórico real de la sociedad colombiana.

Dos procesos complejos y extremadamente contradictorios (que con la compresión suya trato de simplificar) están en la base de la conformación del Estado-Nación contemporáneo de Colombia, es decir capitalista, iniciados una vez alcanzada la independencia del colonialismo español por el bloque de clases (latifundistas-esclavistas y comerciantes exportadores) que durante la guerra de anti colonial se colocó a la cabeza de la lucha y salió triunfante:

Uno, "el proceso básico de separación de los trabajadores de sus condiciones objetivas de producción", es decir la conversión del hombre trabajador colombiano en una mercancía con valor de uso y de cambio sin lo cual no es posible la existencia del capitalismo; proceso tórpido y tortuoso que según los historiadores colombianos vino a concluirse a mediados del siglo veinte y preparó las condiciones del pacto oligárquico imperialista de Sitges 1957, cuando confluyeron el anticomunismo falangista del conservador Laureano Gómez, con el anticomunismo corporativo estadounidense de la guerra fría agenciado por el liberal Lleras Camargo, pacto en las alturas que creó el Estado plebiscitario del partido único de la burguesía denominado Frente Nacional, base del Estado contrainsurgente actual.

Dos, el proceso correspondiente a nivel supraestructural de laicización, incorrectamente denominado "secularización" por los investigadores, denominación que ha actuado como una de las tantas neblinas que ha dificultado la comprensión del proceso; pues no es lo mismo (si nos atenemos al diccionario del idioma castellano) "hacer algo o alguien independiente de toda influencia religiosa" o Laicización; que "Secularizar, o hacer secular o seglar lo que era eclesiástico". Pues, si bien el gobierno virreinal de la Nueva Granada estuvo íntimamente unido a la religión y al clero, en la mayoría de los casos fue secular e incluso militar.  La continuación de la cruz como empuñadura de la espada de los conquistadores: entre 1717 y 1821 ejercieron como virreyes neogranadinos: 8 tenientes generales, 3 mariscales de campo, 1 capitán general y 2 brigadieres; siendo la excepción la del conocido pérfido arzobispo virrey Caballero y Góngora.

La laicización fue uno de los logros revolucionarios de la burguesía en ascenso y en lucha (de clases) contra la oscuridad feudal y el "régimen antiguo", y en la imposición del Estado nacional; logro civilizatorio alcanzado durante la paradigmática revolución francesa de 1789, guía intelectual y política de los dirigentes independentistas criollos. La base ideológica de la laicización era simple: hacer depender de los hombres el gobierno y la soberanía, no de Dios como lo reclamaban los reyes, a la vez que implementar la conocida ficción ideológica de la tan socorrida "igualdad jurídica" del Estado árbitro: Todos somos iguales ante la ley, los unos para vender la mercancía fuerza de trabajo y los otros libres para comprarla y el Estado situado entre patronos y trabajadores lo garantizará. Ficción pues como lo ha demostrado la Historia y la lucha de clases, unos son más iguales que otros a la hora de presentar ante el Estado su persona, es decir su cerebro, sus nervios, su sangre y sus músculos, como decía Marx.    

La contradicción supraestructural entre colombianos que nos ha traído hasta la segunda década del siglo 21, pasando por las matanzas llamadas guerras civiles bipartidistas del siglo 19 con sus constituciones y concordatos post conflicto, la orgía de sangre de la violencia del siglo 20 con su solución en el Estado frentenacionalista,  y su prolongación en el perverso conflicto interno actual, ha sido entre los buenos defensores de la religión y su Iglesia, y los malos, sus enemigos liberales, socialistas y comunistas endemoniados; tal y como nos lo recuerda en bella prosa monseñor Pedro Mercado Cepeda, presidente del tribunal eclesiástico de Bogotá este 20 de julio de 2020, conmemorando los 210 años de la declaración de la independencia de Colombia, en el diario El Tiempo así: ....."entre  el tentador populismo y el recurrente caudillismo que ha plagado de sangre y muerte nuestra historia, (y evitar ) que el covid-19 no termine por infectar la democracia". (1)  

Todo este complejo proceso histórico no resuelto aún, que siempre se ha velado al confundir tres procesos distintos en unos solo, laicización, secularización con defensa de la religión, tuvo su punto de partida o se inició cuando los sectores de la clase ya dominante en Colombia influenciados por el gran Poder terrenal del Vaticano como auxiliar del colonialismo europeo, dominaba a con mano de hierro en el virreinato neo granadino, especialmente por intermedio del aristócrata cardenal italiano de la familia Mastai Ferrati, posteriormente coronado como papa "Pio nono" en 1846, quien previamente había estado (en 1824)  recorriendo varios países del cono sur americano en "misión pontificia" junto con el famoso nuncio Muzi, logrando articular una férrea y persistente resistencia contra ese proceso de laicización, especialmente agresivo y violento en Colombia, hasta hacerlo prácticamente imposible.

El bloque de clases dominantes que se hizo al Poder en Colombia en su mayoría profesaba las teorías económicas del liberalismo económico en boga, no así en la esfera ideológica, donde era evidente una contradicción entre los seguidores del liberalismo europeo clásico que se aglutinaron bajo el nombre de partido Liberal, para enfrentar al sector ligado al anterior Poder colonial y al poderoso latifundismo de la Iglesia católica proclamados en 1848 como partido Conservador, defensor irrestricto ya no solo de la Iglesia sino de "Nuestra Religión", aferrados a las ideas realistas y conservadoras del hispanismo blanco, católico y europeo que no desaparecieron de la noche a la mañana de la mentalidad colombiana, sino al contrario se enraizaron aún más mediante el proceso de sectarización bipartidista desarrollado durante las guerras sectarias de 200 años. Todo este tema bien conocido en nuestra historia fue resumido por Fernán González (2) uno de los más serios investigadores de la relación Iglesia Estado colombiano, quien tal vez como excepción, toca el complejo tema de la "determinación política internacional vaticana" de la siguiente manera:

...."la Iglesia  aparecía muy opuesta al progreso moderno, muy ligada a los tendencias restauracionistas y tradicionalistas que reaccionaban en Europa contra las ideas de la revolución francesa, expresión de la concepción burguesa del mundo y de la historia. Ante los nuevos valores de la sociedad burguesa, la Iglesia se va aferrando a las concepciones sociales y políticas de la Edad Media idealizada por mentalidad romántica y se va encerrando en una actitud defensiva ante todo lo nuevo. La iglesia asume una actitud cada vez más intransigente ante las libertades democráticas de la burguesía en control de los nuevos Estados... Por otra parte, la situación internacional de la Iglesia era NO era la más adecuada para que desarrollara una actitud de simpatía frente a las ideas liberales: amenazados por la unidad italiana, por el laicismo de los republicanos franceses y el anticlericalismo de los liberales españoles, los papas se hacen cada vez más reacios ante el mundo moderno. Paradójicamente, la pérdida de Poder Político de los papas se vio compensada por una tendencia a la centralización romana de los asuntos eclesiales del mundo entero. Tanto los jesuitas, como los nuncios apostólicos fueron instrumentos de esta romanización de la Iglesia Universal a la que correspondió una reorganización de la curia romana. La vinculación al papado de Roma se considera así como garantía de la independencia de las iglesias nacionales frente a los intentos de control de los nuevos Estados sobre ellas: el llamado ultramontanismo se produce en este contexto. En Hispanoamérica y en especial en Colombia estos problemas se agravaron debido a la estrechisima relación que había existido entre la Iglesia y el Estado Español, desde los reyes católicos. En muchos sentidos, los problemas de la Iglesia frente a los Estados republicanos del siglo 19, son el precio pagado por el excesivo proteccionismo que la corona española prodigó a la religión católica, a la que usó como elemento unificador en la península y como factor legitimador de la conquista americana" ....            

En breve, el contexto presentado de manera bastante general por el historiador Fernán González; la reacción del Vaticano al proceso revolucionario de 1848 en la Europa capitalista y frente al ascenso e influencia posterior del movimiento obrero tanto práctico en las calles y barricadas como en la teoría con la difusión de las más importantes teorías socialistas; Owen, Saint Simon Fourier, Proudhon, etc, y sobre sobre el aparecimiento del socialismo científico publicado en 1847 por Marx Y Engels en el Manifiesto Comunista, le  correspondió enfrentarlo (como decimos arriba al cardenal aristócrata italiano Mastai Ferrati quien al ser coronado como papa tomaría en nombre de pío nono) con la publicación de más de 70 encíclicas, siendo destacables la "Quanta Cura" de 1864 donde se condena categóricamente como pecados al liberalismo y al socialismo ( ni qué decir del comunismo). Y en lo relacionado con Colombia, en la encíclica "Incredibili afflictamur" (1863) sobre la situación de la Iglesia católica en la república de Nueva Granada y sus diferendos con los gobiernos liberales secularizantes de las tierras, conventos y demás bienes raíces poseídos por la Iglesia en Colombia.

Todo este rodeo, para insinuar varias cosas:

Primero, que el anti socialismo y más aún el anticomunismo con su satanización en Colombia tiene origen vaticano y europeo como mezcla de colonialismo, religión y política-sectaria-guerrera, desde mediados del siglo 19

Segundo, que la llamada "polarización en Colombia", es una continuación "ad eternum" de la contradicción supraestructural reciclada entre buenos y malos, con los demonios correspondientes, que se remonta a esas fechas decimonónicas.

Tercero, que esta polarización entre buenos y malos ha actuado siempre de manera horizontal entre sectarios de las bases del pueblo trabajador, impidiendo que la verdadera y esencial contradicción vertical entre explotadores y explotados se haga evidente y consciente

Cuarto, que esta polarización sectaria no tiene nada que ver con el ejercicio de la democracia actual como lo muestra el monseñor en su columna de el periódico El Tiempo.

Quinto, que cada día se hace más necesario para conocer la tan mentada verdad en Colombia, un ejercicio teórico entre científicos sociales para separar los tres procesos de laicización, secularización y defensa de nuestra religión hasta ahora confundidos en unos solo. Un buen paso en ese sentido sería que la Comunidad Jesuita de Colombia desclasificara archivos y por ejemplo, le diera respuesta a la seria investigación del escritor colombiano Juan Gabriel Vásquez en su libro "La forma de la ruinas", sobre su participación intelectual en el asesinato a mansalva del "Liberal Socializante" general Rafael Uribe Uribe en 1914.

 fuente Imagen Internet: Los pobres ejecutores materiales de la muerte del general Uribe Uribe.1914

NOTAS                           

(1) https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/monsenor-pedro-mercado-cepeda/dialoguemos-columna-de-monsenor-pedro-mercado-cepeda-519992

(2) Nueva historia de Colombia. Planeta Bogotá 1989, vol. II, página 343, ss

Por Alberto Pinzón Sánchez

 El desgarro de vestiduras en señal de protesta airada (unas verdaderas y las más simuladas) de opinadores en Colombia, tras los casos "filtrados" o dados a conocer, de violaciones colectivas cometida por parte de soldados del ejército colombiano de niñas indígenas en lugares tan remotamente separados y ocurridos en fechas distantes; una reciente en la región de la costa Pacífica chocoana donde vive la etnia Chamí (28.06.2020) y cinco casos previos en septiembre 2018, ocurridos en la región selvática del Guaviare donde vive la etnia Makú, según la denuncia del investigador Ariel Ávila para la revista Semana  Ver  https://www.semana.com/nacion/articulo/el-relato-de-la-nina-indigena-que-habria-sido-abusada-por-militares-en-guaviare/682848

No solo muestran que Colombia, como muchos de ellos lo dicen, es una sociedad enferma moralmente anclada en los principios religiosos del cristianismo del siglo VII, que decía que "se debía condenar implacablemente el pecado, pero perdonando al pecador"; sino más bien una conexión que no se ha querido ver entre tan aberrantes perpetraciones relacionadas con la unidad dialéctica de la guerra contrainsurgente adelantada por el Pentágono estadounidense contra diversos pueblos y etnias en el Mundo en el marco de la llamada Guerra Global contra el Terrorismo y que fusionó definitivamente: Uno, el uso del terror del Estado como método de control social (método en el cual el ejercito colombiano es uno de sus más aventajados alumnos con más larga experiencia en el Mundo. Y dos, el uso militar de la ciencia social llamada Antropología, tal y como lo denunció el antropólogo mexicano Gilberto López y Rivas ( 2012) en su contundente análisis-denuncia de los manuales de contrainsurgencia del US Army, que se puede leer en el siguiente enlace del portal Rebelión .org   https://rebelion.org/docs/222324.pdf en donde en la página 26, citando la denuncia de la "American Anthropological Association" hecha en 2006, condenando el uso del conocimiento antropológico como elemento de tortura física y psicológica, por ejemplo, para lograr que " hombres árabes humillados sexualmente podrían llegar a ser informantes comedidos" (pág 26 op cit)

El uso del conocimiento antropológico es tan antiguo como el colonialismo. Esto es lo primero que se aprende al iniciar estudios de Antropología, o por lo menos en mi época. No sé si ahora sea igual. En Nuestramérica tenemos escritos de cronistas y conquistadores, verdaderas preciosuras escritas del "trabajo de campo" o método de la ciencia antropológica, usados por el Poder Imperial europeo para conquistar, dominar y colonizar, y luego, explotar mediante trabajo esclavo a los pueblos originarios americanos, o incluso para exterminar a los que ofrecieron resistencia reemplazandolo por esclavos traídos del África. Sin embargo, el uso militar "científico" de la antropología se remonta a los albores de la primera gran guerra europea, cuando se usaron abiertamente los descubrimientos de Malinowski en Nueva Guinea y de Evans-Pritchard en el alto Nilo y en Sudán, para elaborar los planes estratégico-políticos de las potencia europeas en guerra por territorios coloniales y conservar sus dominios una vez concluyera la disputa armada inter imperialista.  

Antes y durante la segunda guerra mundial son muy conocidos los trabajos de campo de la "ciencia nazi" para demostrar más que la superioridad de la raza blanca aria, la inferioridad física y mental de los pueblos "periféricos", es decir por fuera del centro capitalista desarrollado tanto de Europa (rusos, eslavos del sur, pueblos balcánicos, turcos y norafricanos) como de los demás continentes.  En Colombia, el político falangista Laureano Gómez coincidía con el "científico" liberal Luis López de Mesa, afirmando seriamente que nuestra pobreza generalizada se debía a la pereza para el trabajo y a la mala sangre de nuestros ancestros indígenas y negros.

 En el campo anglosajón son clásicos los usos militares que le dieron los aliados de la guerra, a los estudios de Margaret Mead sobre los pobladores de la polinesia, de Ruth Benedict sobre Japón, o del letón Isaiah Berlin sobre Rusia y la URSS. Después, en las décadas siguientes y durante la guerra de Vietnam, es bien conocido el manual FM 31-21 de 1961, titulado  "guerrilla  warfare  and  special  forces operations", publicado por el  Departamento de Defensa de EEUU, cuyo objetivo era adiestrar a los soldados de las fuerzas especiales o "boinas verdes", en su interacción con personal de "otras culturas", enseñándoles a utilizar técnicas de guerrilla,  así como de psicología de combate, de comunicación con gentes de otras culturas, de pedagogía y captación de auxiliares e informantes clandestinos, recopilación de información y trabajo de campo. Iniciativa que se fue perfeccionando a medida que se tenían nuevas experiencias militares y se ampliaba la expansión militar mediante el empleo de lo que se ha dado en llamar "la Antropología Mercenaria", ampliamente demostrada en innumerables estudios, el más agudo el del mexicano López Rivas, cuyo enlace fue citado arriba.

"Despues del morbo viene la calma", sabemos todos los colombianos: Pobre angelito, pobre niña desvalida, aturdida y llorosa sentada en una piedra a la orilla de un río con su ropita hecha jirones intentando lavar su inocencia manchada, escribe alguien. ¡No! Nada inocente, pilas señores de la autoridad que puede ser un falso positivo de la malicia indígena colombiana, escriben desde la bodeguita del Matarife afilandole los cuchillos. El fiscal turista también afila términos jurídicos y da a entender que no fue una violación de 7 soldados armados hasta los dientes que usaron el pene como si fuera un cuchillo para producirle pánico a una niña desarmada y terror a la parentela de la comunidad Chamí (o Makú en el caso del Guaviare) sino que hubo consentimiento y seducción por parte de ella, pues iba semidesnuda e insinuante.

Aceptados sin asaco los hechos por los culpables y minimizados por sus superiores, surge una de las más enjundiosas discusiones jurídicas en muchos años en Colombia entre jurisconsultos santanderistas: Un padre de la patria, ingenuo todo él, pregunta: ¿le aplicarán a esos pobres soldados tostados la cadena perpetua que acabamos de aprobar en el parlamento? No, responde otro más sutil, dando a entender que en Colombia hay varias jurisdicciones legales, los indios están pidiendo a esos soldados para juzgarlos por las leyes indígenas. A lo que un alto general responde que es mejor darles el batallón por cárcel.

En el entretanto, la voz tronante de Vivanco no se escucha desde Washington para que defina como supremo árbitro jurídico global, aceptado por todos, hasta por el Jesuita padre De Roux, si esta atrocidad sexual corresponde a un crimen de guerra y entonces se hace necesario pedir YA la intervención de la Corte Penal Internacional (CPI por sus siglas en castellano) en cuya fiscalía de la Haya, amedrentada por las sanciones anunciadas por Trump y en donde se acumulan centenares de denuncias sobre crímenes de guerra cometidos por los "actores" del conflicto colombiano, también se guarda un prudente silencio. ¡Malhaya en la Haya!

Pero también hay resistencia: algunos Juristas sinceros y honestos, apoyados por unos políticos "Vegan" en trance de los votos del centro izquierda, dicen tímidamente que bien valdría "revisar" la doctrina militar imperante en Colombia, y así, echarle tierrita a este escándalo que ya pasó y nos preparamos para el otro que ya llega. Ay, del recuerdo del padre García Herreros, preclaro educador de generaciones.   

No es revisar la doctrina militar "contrainsurgente", con la que se ha adelantado toda esta barbarie llamada conflicto interno colombiano que ha enfermado moral y éticamente a la sociedad colombiana. No sirve de mucho revisar todo ese corpus teórico-práctico que tiene como uno de sus principios básicos el uso militar de la Antropología científica en terreno, y donde quiera que se desarrolle la guerra contrainsurgente (en Chocó o en el Guaviare por ahora) y que le sirve (como le ha servido durante 5 décadas) al Bloque de Poder dominante de "espada vengadora del Estado contra quienes osan retarlo" para mantener el orden público, oprimir al pueblo trabajador y, explotarlo.

 No es revisar esa doctrina. Es barrerla de la realidad jurídico- política colombiana y eliminarla de las mentes de los militares colombianos, para que adopten una mentalidad moderna de servicio y defensa de la soberanía de sus conciudadanos como lo recomendara hace 200 años nuestro padre Simón Bolívar.

Es entender sin aspavientos y sin claudicaciones, que esas violaciones de niñas indígenas en lugares tan dispares como el Chocó o Guaviare donde se recicla actualmente el conflicto social armado colombiano y se da continuidad a la guerra contrainsurgente en Colombia, hoy en el 2020, no ha sucedido por casualidad o por la exacerbación momentáneas de la libido perverso paidófilo de unos soldados enclaustrados, sino que tienen un hilo conductor y sistémico que es el uso del Terror de Estado como método infalible largamente usado de control social. Pues esas atrocidades, llámese como se quieran llamar son crímenes de guerra y crímenes de Estado aquí o en Cafarnaúm. ¿Acaso no estaban los militares buscando indígenas sexualmente humillados para convertirlos en informantes comedidos, como dice el manual militar estadounidense?

No son pecados que se reparan o se "sanan" con una "confesión de boca y propósito de la enmienda", sino hechos jurídicos que causan una responsabilidad judicial concreta ¿Quién es el encargado de reparar o resarcir en concreto, semejante injuria? ¿El Estado colombiano que dice representar los intereses generales de toda la sociedad? ¿La comunidad global representada por una Corte Penal Internacional? ¿Acaso las organizaciones indígenas que piden juzgar a los soldados bajo los fueros indígenas de la época colonial? Estas son las preguntas que esperamos sean resueltas. No importa si lo son desde Washington, o la Haya, en Bogotá, o en la isla de San Andrés, con tal que se respondan como debe ser.

Fuente imagen AFP. Niñas indígenas se manifiestan en el monumento a los héroes de Colombia en Bogotá   

Por Alberto Pinzón Sánchez

La oligarquía financiera que domina la sociedad norteamericana enfrenta problemas nuevos que antes consideraba solamente sucedían en los países "periféricos" o del tercer mundo: de tener una clase unida "en lo fundamental", es decir, en sus intereses imperialistas nacionales y geopolíticos, que tramitaron durante muchos años sus discrepancias de intereses habidas entre las distintas fracciones de los "capitalistas individuales" (sociedad civil), mediante la discusión política de los dos partidos tradicionales, los que recogían los aspectos más relevantes de la lucha de clases que se daban en el seno de la sociedad para ventilarlos en el parlamento y luego, llegar a un "acuerdo bipartidista" que era convertido en Ley absoluta para que el "capitalista colectivo" o Estado (o sociedad política) se encargará de hacerla cumplir dentro de su territorio federal y por fuera de este; hoy ya no es así.

La contradicción fundamental de la sociedad capitalista desarrollada señalada por Marx, entre las Fuerzas Productivas (sociales) y las Relaciones de Producción (privadas) cada día más marcada en la sociedad estadounidense ultra desarrollada, y que al decir de Gramsci, al unirse dialécticamente por la Hegemonía conforman un  "bloque histórico", hoy día a causa de esta misma contradicción y por el desarrollo de la lucha de clases que se ha intensificado debido a la situación generada por la prolongada crisis capitalista global y por la pandemia Covid 19, a la que se le han sumado toda una cascada de otras crisis sucedáneas del capitalismo mundializado como la  crisis ecológica; el cambio climático; la mega-urbanización con sus secuelas de desigualdad social, racismo,  migración descontrolada, xenofobia y el deterioro de la vida humana en favelas; el hambre generalizada de continentes enteros y la desertificación; las guerras interimperialistas de saqueo por el reparto territorial del mundo y el surgimiento de nuevas potencias globales con el hundimiento del mundo unipolar; la elección en la presidencia de la Unión Estadounidense de un muy "cuestionado" monigote republicano con tendencias anacrónicas fascistas como Trump, y el surgimiento por primera vez en la historia estadounidense de una tendencia francamente de izquierda socialista como Bernie Sanders en el partido demócrata, etc. Que como puede verse palpablemente ha desbordado el marco de los dos partidos tradicionales estadounidenses en la lucha racial y cultural, que actualmente tiene incendiada la sociedad estadounidense y está anunciando precisamente una crisis de Hegemonía, que si se sabe utilizar correctamente en la calle, puede desencadenar un desarrollo importante y un avance de las fuerzas progresistas en el mundo.

Un contexto así genera necesariamente fuerzas encontradas, y así es como hay que entender no solo el aparecimiento del libro escrito en contra de su antiguo amigo y compañero el presidente Trump por Mr. John Bolton, un anciano militante en la fracción más fascista del partido republicano durante toda su carrera política y burocrática como subprocurador de Justicia de Ronald Reagan, subsecretario de Estado de George H. W. Bush, embajador de Estados Unidos ante las Naciones Unidas bajo George W. Bush y asesor de Seguridad Nacional de Trump. Como también los pasitos tun-tun, uno hacia adelante y otro hacia atrás típicos de esos peligrosos monigotes políticos, indecisos y al vaivén de los acontecimientos que no pueden controlar con sus bravuconadas y amenazas porque su origen está más allá de su despacho presidencial, como en el caso Trump: anunciar rayos y centellas contra Irán y los buques iraníes que venían con suministros petroleros a Venezuela para luego no hacer nada. Amenazar al dirigente Norcoreano Kim con borrar su país de la tierra, luego abrazarlo zalameramente y finalmente no poder hacer nada ante el deterioro de la situación intercoreana. Iniciar una absurda y retrógrada guerra comercial con China para finalmente comprobar que la tiene perdida.

Ofrecer ayuda al fascismo colombiano y latino (Duque, Bolsonaro, Piñera, Almagro y el grupo de Lima) para imponer "violentamente" como presidente de la república bolivariana de Venezuela al autoproclamado Guaidog, para hoy día tener que comprobar que no era tan fácil como lo dijeron eufóricamente aquel 22 de febrero 2019 en Cúcuta, sino que por contrario, el pueblo bolivariano de Venezuela con su Unión cívico militar ha resultado ser un hueso duro de roer, y que dadas las circunstancias reales de la geoestrategia universal, ahora deberá abandonar a sus cipayos (especialmente al pobre subpresidente Duque) para tener que "negociar" con Maduro, porque el descompuesto y corrupto ejército colombiano está profundamente dividido y no está preparado para la guerra, los narco paramilitares oficiales enviados por el gobierno colombiano no han podido pasar de Cúcuta y cada día les "neutralizan más unidades" (según el propio lenguaje paraco), el facho Bolsonaro cada día cae más profundo en la putrefacción de su régimen y Piñera...¿qué decir de Piñera? Todos juntos no pudieron derrocar al gobierno bolivariano a pesar de todos la "opciones sobre la mesa" utilizadas.   

El retrato hablado que hace Mr Bolton en su libro contra su amigo Trump; tomando opiniones de personas cercanas o que han trabajado cerca del presidente, calificándolo como "un racista, estafador y tramposo". "Más que una persona, Trump es un amasijo de comportamientos terribles, un tonto de mierda rodeado de payasos". (ver fotografía) "Una persona sin la estatura moral para ser presidente por su falta de ética y su desapego de la verdad, es como un capo de la mafia". "Un idiota que tiene la inteligencia de un niño"  etc, y que muestran lo que todo el mundo ha venido viendo en sus noticias presidenciales, o leyendo sus trinos, o escuchando sus balandronadas durante sus tres largos años de presidencia (desde enero 2017) hacen pensar que más que una lucha por el Poder en los EEUU, o una alianza de Mr. Bolton con los demócratas para favorecer a su candidato presidencial Joe Biden, es una gran operación de desinformación en donde dos halcones fascistas partidarios de caotizar el mundo para salir de la crisis civilizatoria en la que nos encontramos, se encuentran volando pero trenzados por sus garras, cayendo vertiginosamente hacia el vacío.

Es un jugada a tres bandas: 1. Desinformar al pueblo de los Estados Unidos para hacerle creer que saliendo de Trump se resolverá la actual situación de la intensa lucha interracial y cultural, ergo, pueden seguir creyendo en su partido republicano en las próximas elecciones. 2-Una maniobra contra el gobierno bolivariano de Venezuela para ganar tiempo y hacer creer a los aliados europeos y al mundo en general que han abandonado a Guaidog y se encaminan por una "negociación del Poder" en Venezuela. 3. Una señal a sus lacayos latinos del fascismo latinoamericano especialmente a Duque, a Bolsonaro, a Piñera, a la Añez y al divino-rostro-de-Almagro, que, en su caída irreversible a causa de tan protuberantes errores, han sido despedidos de sus funciones y cargos y se disponen a tirarlos al cesto de los objetos usados, como condones, pues los nuevos tiempos que están por llegar plantean nuevas caras y nuevas ilusiones por vender.

Saber interpretar lo que objetiva e históricamente han significado todos esos voluminosos libros "subjetivos" de memorias narcisistas, plagados de mentiras y acomodos, escritos por personajes que han tenido el mando y el Poder de potencias Imperialistas en coyunturas críticas de la Historia; desentrañar lo que callan, el blanqueo que hacen de sus imágenes o de su patrocinadores, y lo que han significado para la lucha de clases es una tarea honesta y consecuente que se le sigue imponiendo al pensamiento crítico en todas las épocas y circunstancias, para continuar avanzando hacia la emancipación de la explotación y de la opresión ahora presentadas como una sola.           

Imagen internet. Bolton, Pompeo, Trump y Pence

Por: Miguel Suarez (2020-06-19). La bruja, vicepresidenta de la mafia que gobierna a Colombia, Marta Lucia Ramírez, califico como una tragedia que hayan descubierto a su hermano traficando cocaína, la tragedia familiar de ella talvez fueron los 150 mil dólares que tuvieron que desembolsar y que debería explicar de donde los sacaron.

Tragedias son las que tiene que vivir el pueblo colombiano gracias a los delitos contra estos por ellos cometidos.

Un bebé de dos días de nacida, fue abandonada con un mensaje que decía "Ayúdame a darle una mejor calidad de vida no quiero verlo sufrir y no tengo recursos. Cuídalo mucho, ámalo- Nació 04-06-2020. Tiene dos vacunas".

Él bebe fue hallado por un ciudadano, quien se percató, al escuchar el llanto en una zona enmontada cerca del Centro de Barranquilla.

La madre, como dice el mensaje, pobre y muy seguramente sola, tuvo en cuenta lo que para ella era muy importante, le fecha de nacimiento, las dos vacunas y de dejarlo donde muy seguramente sería encontrado y por alguien que talvez tenia mas recursos económicos que ella.

Según cifras del ICBF, anualmente en el país son abandonados en promedio más de mil menores de edad, de los cuales el 70 % son de hijos de pobres.

En una foto, tomada en cualquier ciudad colombiana, se ve a una mujer pobre, vendedora ambulante, que espera resignada, que dos policías, también hijos de una mujer pobre, le coloquen una multa por el gravísimo delito de vender en la calle, en un sitio donde estorba la vista a los dueños de un lujoso almacén así como a sus clientes.

La mujer, muy seguramente madre soltera, ante la imposibilidad de tener un empleo estable, y ante la imperiosa necesidad de llevar algo de alimentos a sus hijos, al no querer o poder, prostituirse, opto por esta opción para sostener a sus pequeños.

Los policías, después de notificarle sobre la multa de un millón de pesos, multa que ella nunca podrá pagar, la obligaron a irse para la casa, desconsolada y pensativa lentamente se alejo del lugar.

Luego que dice la ley en cuanto a los pobres y sus hijos.

De acuerdo con el Código Penal Colombiano, que es infalible con los pobres y laxo con los ricos, quien abandone a un menor de 12 años, o a personas que estén en incapacidad de valerse por sí mismas, será castigado con una pena de 32 a 108 meses de prisión.

¿Tendrá lógica esta ley?, pues nó, porque está hecha por seres sin humanidad ni sentimientos, por los culpables de estas situaciones.

En otra foto se ve a joven, en medio de dos policías, hijos de pobres como el. Sobre la mesa un racimo de plátanos que el joven había tomado para llevar alimento a su casa y poder sobrevivir la cuarentena obligatoria, ordenada por el hombre cuya presidencia compraron los narcotraficantes.

La mirada del joven indignado y pensativo se dirige al infinito, mientras los dos policías, muy bien armados, talvez apenados agachan un poco la mirada, estaban cumpliendo una orden superior, de los que mandan.

El joven fue llevado ante un juez quien inconmovible ordenó cárcel para el ladrón de un racimo de plátanos, el racimo de plátanos había sido sustraído de la finca un hombre respetable de la zona.

Leidy Jhoana Arévalo, se llamaba, tenía tan solo 28 años y tres hijos.

La joven madre se ganaba la vida cantando en bares y restaurantes. No obstante, su suerte cambió desde que declararon la cuarentena obligatoria, pues, cerraron los establecimientos donde ella podía ganar algunos pesos. Por esta razón la joven no tenía dinero para pagar el arriendo.

Al no tener ingresos económicos no pudo pagar el arriendo. Las ayudas anunciadas en el show televisivo del hombre que finge ser presidente, nunca llegaron.

La dueña del apartamento, una señora de edad y sin pensión, que se sostenía con el arriendo, desesperada le exigía a Leidy que hiciera algo para pagarle.

En su cuenta de Facebook Leidy contó la situación que la que estaba pasando. También hizo un llamado para que los dueños de las residencias entiendan la crisis que viven millones de familias por la pandemia.

Desesperada, la propietaria del apartamento le dio un ultimátum para pagar, amenazando con sacarla a la calle junto a sus tres hijos.

Leidy, joven madre soltera, al verse acorralada, sin dinero para la comida de sus hijos y sin dinero para pagar el arriendo, decidió quitarse la vida dejando a sus tres hijos solos.

El hecho se presentó en una vivienda del barrio Villa Sonia, de la localidad de Bosa, un día cualquier, del que solo recordaran sus hijos.

Las ayudas que el títere anuncia todos los días a las 6 de la tarde nunca llegaron, tampoco se cumplía la orden de este de no desalojar a los inquilinos, y el gobierno indolente se negó a aprobar la llamada renta básica para ayudar a los pobres.

Tres niños quedaron sin su madre, una vida perdida y los bandidos en el gobierno aprobando leyes que favorecen a los ricos.

---------

Luz Adriana Upegui, madres cabeza de familia, era una de las 400 tinteras que trabajan en Parque Berrío, de Medellín, se quitó la vida el pasado 5 de julio, ante el desespero por la situación tan agobiante que vivía con la cuarentena y la represión del Estado cuando salía a trabajar.

En un vídeo queda registrado el desespero que luz Adriana Upegui quien manifestó días antes de tomar su fatídica determinación la situación económica que enfrentaba.

--------------

La joven denunció la opresión y el atropello de eso que en Colombia denominan como “autoridades”, hacia los trabajadores informales, hoy con su luz apagada, quien vio como solución "Quitarse la vida", nos deja grito que denuncia la situación que tiene que vivir muchas madres cabeza de familia, que salen a rebuscarse algunos pesitos para darle de comer a sus hijos, sin ayuda alguna, las “autoridades”, que no entienden las necesidades del por ellos empobrecido pueblo colombiano.

-----

Sandra es una joven de 20 años, de Bogotá, madre soltera y también se hace cargo de su mamá, que sufre de una enfermedad que le impide movilizarse, trabajaba como empleada del servicio en una inmobiliaria.

Llevaba dos años trabajando para la inmobiliaria, un día cualquier le dieron la noticia que ya no podían seguir pagando el salario, que la echaban ya que le empresa estaba obtenido perdidas y tenían que reducir gastos.

Sandra quedo muy preocupada ya que tenía a cargo a su hijo de 3 años y su mamá. Sandra comenzó a pasar varias hojas de vida sin obtener resultado alguno, habló con varios de sus amigos para ver si alguno podía ayudarla a encontrar trabajo.

La búsqueda no obtuvo los resultados que ella necesitaba. Debía pagar arriendo, alimentación y los medicamentos para su mamá.

Desesperada aceptó el trabajo que un desconocido ofreció, era su tabla de salvación.

En el primer viaje lo hacia a España, en su equipaje llevaba dos kilos de cocaína, la actitud nerviosa de Sandra despertó la curiosidad de los agentes antidrogas del aeropuerto El Dorado.

Los agentes revisaron el equipaje de Sandra para saber que era lo llevaba, en el interior de la maleta, disfrazados en bolsas de café se encontraban los dos kilos de cocaína.

Sandra al ver esto estallo en llanto, sabia que la llevarían presa por narcotráfico y que serian varios años.

El juez fue como es costumbre, drástico. En la audiencia de imputación de cargos, el juez ordeno una condena de 8 años de prisión por tráfico, fabricación o porte de estupefacientes.

Sus hijos quedaron desamparados, desde muy pequeños les toco irse a la calle a rebuscarse la vida, como fuera, vendiendo cigarrillos, robando plátanos o que le les tocara, hasta prostituirse.

En abril de 1988, dos meses después de que el Cartel de Medellín secuestrara a Andrés Pastrana, Claudia Vanegas Pastrana, familiar Andrés Pastrana, fue capturada en el aeropuerto Eldorado, con 13.804 gramos de cocaína.

Claudia Vanegas Pastrana, no pagó un solo día de cárcel, la noticia de su detención escasamente fue registrada por la prensa, bastó una llamada y un funcionario del gobierno muy diligente el, solucionó rápidamente el impase.

El presidente era Virgilio Barco Vargas y mostraba así su solidaridad con Andrés Pastrana.

Vidas de jóvenes madres, perdidas, jóvenes encarcelados por delitos de hambre, llanto y dolor causados por unos dirigentes corruptos, ladrones, narcotraficantes, que dicen que las tragedias son las de ellos, cuando son pillados utilizando a los pobres para enriquecerse.

Ellos, la mafia que detenta el poder en Colombia son los causantes del dolor y sufrimiento del pueblo colombiano, de las tragedias del pueblo colombiano, porque los utilizan, se aprovechan de la pobreza, la ignorancia y el terror a que han sometido al pueblo para ellos seguir aumentando sus mal habidas fortunas, degenrados!


Página 1 de 28