psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Colombia

El viernes 20 de octubre (2017), se conoció la ponencia del Consejo Nacional Electoral donde piden absolución del títere de Uribe, Oscar Ivan Zuluaga, por financiación ilegal en campaña política de 2014.

Los miembros de la banda de los “Uribeños” han salido a decir que no hubo pruebas de la financiación ilegal en campaña de alias “Zurriaga” y que este es inocente, pero la realidad es bien diferente, el caso es que Duda Mendonça delató que Odebrecht le pagó 1,6 millones de dólares por su trabajo en la campaña de “Zurriaga”, o sea que si llegó dinero de Odebrecht a esa campaña y la “ absolución” del Consejo Nacional Electoral se debe a un asunto técnico ya que Duda Mendonça hizo la declaración juramentada ante la policía brasilera y debía hacerlo Ministerio Público brasilera.

Por su parte la Fiscalía de Nestor Humberto Martinez reconoció que no tiene evidencias suficientes para demostrar que entró dinero ilegal a la campaña presidencial uribista de 2014, pero hay serias evidencias de que este ente, cuyo jefe, Nestor Humberto Martinez fue nombrado allí para proteger a bandidos, no investigó.

Se conoce que en mayo pasado la defensa de Mendonça le pidió a la Fiscalía colombiana un cuestionario para hacer la declaración, pero este nunca fue enviado.

Ahora lavándose las manos el Fiscal sale a vociferar que la campaña de Zurria si fue financiada por Odebrecht, pero no investiga y menos pide cárcel para los delincuentes.

La abogada defensora defensora de derechos humanos, Claudia Erazo, en la revista Semana denuncio que 544 defensores y defensoras de los Derechos Humanos han sido asesinados durante los dos periodos de gobierno de Juan Manuel Santos.

Claudia Erazo quien es miembro de la Corporación Jurídica Yira Castro, una ONG que acompaña y asesora a victimas del conflicto, criticó la negativa del gobierno y del fiscal en negar la sistematicidad y criticó la falta de interés por investigar estos asesinatos de los cuales solo hay 28 condenas, cuyas investigaciones solo se han limitado al que aprieta el gatillo y no llega a los autores intelectuales.

De estos asesinatos unos 30, son de guerrilleros desmovilizados de las Farc o sus familiares.

Un detalle a resaltar es que esos 544 asesinados son pobres, cuyos asesinatos son ocultados por los paramilitares de micrófono y los grandes medios de comunicación.

Es notorio el desinterés de la fiscalía general de la oligarquía colombiana por investigar estos crímenes.  

 
Declaración de Montecristi
 
En la fecha, nos hemos reunido en Montecristi, Ecuador, cuna del prócer Eloy Alfaro, las delegaciones del Ejército de Liberación Nacional, ELN, y del partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, FARC, con el propósito de evaluar el desarrollo de los procesos de paz que se vienen adelantando con el Gobierno Nacional.
 
Después de deliberar durante dos días, nos permitimos manifestar lo siguiente:
 
Expresamos nuestra firme decisión de llegar a la paz completa y a los cambios y transformaciones que anhela la mayoría de los colombianos y colombianas,  de realizar la defensa conjunta del Proceso de Paz y de explorar mecanismos comunes para que se cumpla el Acuerdo suscrito entre el Gobierno y las FARC-EP, avance la Agenda  de conversaciones pactada entre el Gobierno y el ELN, así como armonizar los dos procesos. Para esta finalidad, hemos decidido   la creación de un mecanismo conjunto entre las dos fuerzas, cuyos resultados estaremos informando al gobierno, al país y a la comunidad internacional.
 
2- Al reconocer  avances en los últimos años en la solución política, también manifestamos nuestro rechazo a la persecución, manifestada en el creciente número de asesinatos y encarcelamientos de líderes sociales, defensores de derechos humanos y el asesinato de treinta excombatientes  de las FARC.   Hechos que en su mayoría permanecen en la impunidad a tiempo que la Fiscalía General de la Nación insiste de manera equivocada en  no hallar conexidad en los mismos.
 
Hacemos un llamado a las organizaciones de víctimas, defensoras de derechos humanos, y a los sectores democráticos y alternativos a la organización, a la denuncia, la resistencia, la movilización, defensa de la vida, del territorio, las garantías  y los Derechos Humanos de los colombianos.
 
3-Reiteramos que el  paramilitarismo es la mayor amenaza para la paz de Colombia, la sociedad y la democracia, por esta razón  es necesario  tomar medidas efectivas e inmediatas para el desmantelamiento definitivo de las operaciones  y organizaciones paramilitares y sus redes de apoyo.  
 
4-La verdad que habrá de conocerse para alcanzar la Paz, pondrá de presente las debilidades de un sistema que requiere prontas transformaciones  y un compromiso de Nunca Más.
 
5- La solución al complejo problema de los cultivos de uso ilícito, no puede seguir siendo  un tratamiento exclusivamente represivo, de resultados nefastos como los que se vienen presentando en Tumaco y que amenaza con extenderse a otras regiones; para dar cumplimiento a compromisos adquiridos con los Estados Unidos. Es necesario actuar con sensatez, con soberanía y que el Estado cumpla los compromisos adquiridos con las comunidades,  implementar Planes de sustitución, programas de inversión social,  transparencia en el manejo de los recursos, así como la formalización de la propiedad  de la tierra y el fortalecimiento de la convivencia.
 
6-Ponemos de presente nuestra preocupación por la corrupción desbordada que ha invadido  la estructura social del país y en general las instituciones públicas y privadas de la Nación: las cortes, el Congreso, la rama ejecutiva,  la Fiscalía, los organismos del Estado a nivel regional, así como las empresas públicas y privadas.
 
El escandaloso comportamiento delictual de personalidades incrustadas al más alto nivel de la función pública y del sector privado, pone en peligro la posibilidad de la paz y el devenir de una democracia real a la que aspiramos.
 
Consideramos necesario el diseño de políticas y acciones concertadas que pongan fin a esta alarmante situación de corrupción generalizada.
 
7-Este momento histórico,  excepcional exige la más plural alianza de los sectores que defendemos la paz y las transformaciones  en el plano político y social.
 
Llamamos al cumplimiento de los Acuerdo de La Habana y al desarrollo de la participación acordada en la Mesa de Quito, de fortalecer la implementación integral de la participación social y ciudadana en desarrollo del primer punto de la agenda convenida entre el Gobierno y el ELN.
 
Por el bien de Colombia, afirmamos desde la Ciudad Alfaro, Montecristi, Ecuador, que ninguna dificultad – por grande que sea-, nos hará desfallecer en la conquista de la paz, construida sobre los cimientos de la equidad social, la soberanía, la verdad y la democracia, tal como lo recordó en su reciente visita el Papa cuando dijo al país: "La inequidad es la raíz de los males sociales".
 
Delegaciones  ELN y FARC.
 
Montecristi, octubre 23 de 2017.

Varias organizaciones sociales y comunitarias de la localidad Ciudad Bolívar invitan a la ciudadanía a participar en la  Charla sobre la conmemoración de los 100 años de la Revolución Rusa  y  la realización del encuentro viviendista, evento que tendrá lugar el día Martes 24 de octubre a partir de las 2:00 de la tarde frente al Salón Comunal del Barrio La Estancia, en la dirección Carrera 75 No. 59 -04.

Invitan además a los habitantes de la localidades vecinas como Bosa, Usme, Kennedy y Tunjuelito.

Entrada Libre

Por Nelson Lombana Silva  

(Ibagué, octubre 24 de 2017) La izquierda colombiana no puede darse el lujo de seguir discutiendo acerca de la unidad de una manera etérea y gaseosa como si no se diera cuenta de lo que está sucediendo a diario a lo largo y ancho del país. Es hora de concretar ya. 

Los candidatos unitarios definidos ya deberían estar recorriendo barrios y veredas enarbolando la bandera de la unidad alrededor de un programa mínimo con propuestas audaces en relación con la paz, la democracia, la defensa del medio ambiente y la lucha frontal contra la corrupción. 

El puerta a puerta, el casa a casa, sería la mejor estrategia para contrarrestar la andanada agresiva del discurso violento de la derecha y de la extrema derecha. Para ello, hay que empezar con tiempo. Sería imperdonable volver a cometer los mismos errores de sacar nuestros candidatos a última hora como si se tuviera mucho dinero para la publicidad mediática. 

El momento exige sindéresis para entender con conciencia de clase el momento histórico que vive Colombia a partir del proceso de paz con las guerrillas de las Farc-Ep y el ELN. Abrirnos, ser generosos y consecuentes actuando con ética revolucionaria y compromiso de patria. La izquierda Colombiana no puede seguir dando tumbos inciertos, mientras la derecha y extrema derecha arrecian la violencia contra el pueblo, especialmente contra sus líderes populares, sindicales, campesinos e indígenas. 

No podemos utilizar las mismas fórmulas de la derecha, sus mismas prácticas deshonestas, oportunistas y ventajistas. No hay un solo movimiento de izquierda en Colombia que no haya tenido que llorar algunos de sus militantes, porque cayó fruto de las balas del terrorismo de estado. El mejor monumento que podríamos hacer a todos esos mártires, es construyendo la unidad con amplitud, generosidad y grandeza. 

Hacer un solo ejército para recorrer la bella geografía colombiana y tolimense con camaradería mostrando alegría, esperanza, disciplina, honradez y perseverancia. Si hay un movimiento que no quiere entrar al carruaje de la unidad, no lo consideremos como el principal enemigo, tengamos claro que nuestro enemigo es de clase: El régimen capitalista. No podemos perder la brújula con mezquindades. Seamos críticos y autocríticos, pero con fraternidad y sinceridad. Demos ejemplo, no de abajo hacia arriba, sino de arriba hacia abajo. 

Que cada fuerza saque sus mejores cuadros, los más honestos, los más trabajadores, los más conciliadores y los más claros políticamente. Con ellos hagamos una chipa, una coalición, una lista unitaria, con programa claro y reglas de juego claras y para adelante. No esperemos a hacer una alianza perfecta, ésta realmente no existe, ni existirá jamás. 

El genocidio que en 1985 comenzó con el surgimiento de la Unión Patriótica (Up) y que arrasó totalmente con toda una generación, se recrudece nuevamente en toda Colombia. La policía asesina 7 campesinos e hiere a medio centenar en el departamento de Nariño, 6 ex guerrilleros farianos han sido asesinados hasta ahora en completo estado de indefensión, varios indígenas en Tumaco, en el Tolima una docente, se calcula que en menos de un mes han sido asesinados en Colombia 19 líderes populares, sindicales, campesinos e indígenas, más de 1300 en los últimos 20 años, el Centro Democrático, fiel exponente de la violencia y el terrorismo de estado, con pleno respaldo mediático, azuza la violencia, la corrupción pulula en las alturas del poder y sin embargo, la izquierda sigue dizque estudiando si es posible e importante la unidad. Basta de diagnósticos y posturas contemplativas, acciones, movimiento y lucha de ideas, batalla de ideas con humildad pero con decisión. 

Ojo con esos falsos puritanismos. Recordemos la tesis marxista que señala que todo problema teórico se resuelve en la práctica, en la acción. Así se construye la unidad verdadera. Que cada fuerza haga su aporte con ética y compromiso. ¿Vamos a seguir en discusiones bizantinas mientras el departamento y el país se desangran por sus cuatro costados?  Hay que decir al unísono: "Unidad ya, no más dilaciones". 

Las exigencias incluyen temas como la implementación del Acuerdo de Paz, la seguridad y garantías para la oposición política en Colombia, el reconocimiento político del campesinado y su inclusión dentro próximo Censo Nacional de Población y Vivienda.
 
Por: REMAP / Foto: Marcha Patriótica
 

Este lunes, 23 de octubre, las organizaciones que integran la Mesa Nacional Agropecuaria y Popular de Interlocución y Acuerdo (MIA), entregaron al Gobierno el Pliego de Exigencias del Paro Nacional Indefinido (PNI) que inició concentraciones en varios departamentos y que en pocos días se extenderá por todo el país. 

El documento fue entregado al ministro para el Posconflicto, Rafael Pardo, cinco días después que la Coordinación Nacional de Cultivadores de Coca, Amapola y Marihuana (Coccam), Marcha Patriótica, la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina (Anzorc), la Federación Sindical Unitaria Agropecuaria (Fensuagro), la Coordinación Nacional de Pueblos Indígenas (Conpi) y la Coordinación Nacional de Organizaciones y Comunidades Afrodescendientes (Conafro), organizaciones que confluyen en la MIA, decidieran convocar a paro para el 23 de octubre.

"Necesitamos la instalación de una mesa de concertación de carácter nacional", afirmó Alejandra Torres de la MIA, luego que las organizaciones sociales hicieran públicas las exigencias que incluyen temas como la implementación del Acuerdo de Paz, la seguridad y garantías para la oposición política en Colombia, el reconocimiento político del campesinado y su inclusión dentro próximo Censo Nacional de Población y Vivienda.

El Paro Nacional Indefinido se da en un ambiente de agudización del terrorismo de Estado, donde el Gobierno se niega a reconocer el paramilitarismo en Colombia y el asesinato de personas a manos de la Fuerza Pública.


Descargar Pliego de Exigencias: AQUÍ

"El campesino en Colombia no tiene tierra, los campesinos vamos ha defender los acuerdos porque estamos representados ahi."
 
"Nos duele lo que esta pasando en Tumaco, con eso lo que se esta dando es que el campesino no confie en el gobierno."
 
Que le cumplan a los campesinos, que le cumplan a las FARC, que se cumplan los acuerdos.!
Lo que va recorrido del año han asesinado mas de 90 dirigentes de Marcha Patriotica.
 
Escucha todo el audio aqui.!

Por Alberto Pinzón Sánchez.

Un análisis objetivo del proceso de paz acordado entre el Estado colombiano y las Farc-EP, muestra una grande y abrumadora realidad: La incertidumbre.

El Acuerdo de paz firmado por última vez en el teatro Colón de Bogotá en noviembre del año pasado,2016, va rumbo a convertirse en otra realidad: la de un compendio de deseos que no se va a poder realizar. No por falta de voluntad política de la guerrilla firmante que cumplió todos los compromisos adquiridos, sino por el incumplimiento programado por parte del Estado, de sus obligaciones firmadas ante el pueblo colombiano y ante la comunidad Internacional. 

Un compendio de letra muerta que, una vez más frustra de manera brutal los deseos de paz de los colombianos y muy posiblemente, como lo anuncia el Fiscal Martínez en la última entrevista dada al diario El Tiempo, 22 de octubre 2017 (ya empiezan a aparecer los primeros muertos de lado y lado en los titulares de la gran prensa adicta al régimen) lleve a nuestra sociedad aun nuevo ciclo de Violencia, con el pretexto tan antiguo como el mismo narcotráfico de la Drug War o guerra contra las drogas. (1)  

El Estado a pesar de toda su experiencia en esta Larga Guerra extranjera, con todos los fracasos y frustraciones acumuladas, continúa con el consabido resabio clasista y oligárquico de agrupar en el único concepto de NARCOTRÁFICO toda la complejísima cadena de cultivo de coca, las diversas fases de la producción, distribución, exportación, venta al menudeo de la cocaína, y el consecuente lavado de dólares; sin establecer diferencias ni sociales ni económicas y de Poder surgidas, para  empaquetar todo este abigarrado fenómeno en el viejo y útil concepto de “delincuencia organizada”, a la que solo hay que aplicar la represión legal y militar del Estado: El viejo Orden Público de los contrainsurgentes.  

Para personas tan avispadas (avispas les dicen en la calles de Colombia) como el Fiscal Martínez, y tan comprometidas en ese pacto de corrupción e impunidad desde el Poder del Estado denunciado por el senador Robledo en su último debate parlamentario, son iguales los campesinos y colonos miserables que cultivan para sobrevivir una pequeña parcela de arbustos de coca en cualquier selva colombiana, que los grandes capos mafiosos trasnacionales, quienes desde las grandes ciudades del primer Mundo (Miami o México City por ejemplo) exportan el alcaloide y lavan el dinero en los paraísos fiscales que existen en las cercanas islas semicoloniales del Caribe, y cuyas cuantiosas pérdidas en dólares quedaron al descubierto con los reciente huracanes. 

En consecuencia, “aplicarles todo el peso de la ley”, que al final viene a ser “todo el peso de las armas del Estado”.

 Ese es el nuevo ciclo de violencia oficial anunciado, el que sumado a la Ira y el desencanto producidos por la frustración que deja la NO realización de los Acuerdos de paz, más la real posibilidad de que “la negociación con “las fart” continúe abierta (como hasta ahora) a una renegociación indefinida” durante el próximo gobierno, es probable que sirva de combustible tanto objetivo (guerra contra las drogas) como subjetivo (frustración-ira por la burla del Estado) para incendiar nuevamente la pradera. 

Un análisis descarnado de clase, del fenómeno de las llamadas “disidencias de las Farc al proceso de paz”, muestra un hecho simple: La mayoría de los disidentes son mandos medios de esa organización político-militar, salidos de las capas más pobres del campesinado cercano a la colonización selvícola que cultiva arbustos de coca para sobrevivir y que han aprendido con su espíritu práctico, tal vez no la ciencia de la guerra, sino su arte.

 En la Habana, ha quedado la dirección del sector “intelectual y romántico” surgido de la pequeña burguesía citadina en la década de los 70, y que ha firmado los Acuerdos de paz para no volver nunca más a la guerra. Por el contrario, en la colonización cocalera de Colombia ha surgido o se ha puesto al frente de su dirección, un sector de clase diferente; posiblemente menos ilustrado, pero si más radical y decidido a ir hasta un difícil final. 

 No estoy seguro de que, en el seno de la dirección del Estado como en la dirección del nuevo partido Fuerza del Común, sean conscientes de lo que esto significa para el futuro de la sociedad colombiana.

El Problema, donde ambas direcciones están enfrascadas, no es SI en las próximas elecciones presidenciales se resuelve la contradicción entre Implementación/corrupción oficial, la cual dicho sea de paso solo se podrá resolver con una Constituyente Democrática y Popular que horroriza al presidente Santos y sus socios de negocios; sino en entender la fuerza objetiva, parecida a la corriente del rio Amazonas, que ayudada por la incertidumbre, va deslizando a la sociedad colombiana hacia el nuevo ciclo de Violencia anunciado proféticamente por Néstor Humberto (1) 

La implementación del Acuerdo de paz Estado-Farc-EP (no analizo el proceso con el ELN porque no se ha llegado aún a firmar ningún acuerdo integral y general) se ha dejado exprofeso a una trisomía escolástica, a estas alturas del debate social imposible de aclarar: Quienes están por su hipotética implantación mejorada en el parlamento y en las cortes judiciales, que por ser parte de la “gobernanza Santista” (pej los Liberales) no harán nada para romper el pacto de corrupción e impunidad desde el Poder.

Una segunda alternativa será quienes priorizan la erradicación de la corrupción oficial dejando para una segunda o tercera prioridad la implementación de los Acuerdos de paz (pej Verdes, Progresistas y Moir, etc).

 Y una tercera, la Falange (no de los dedos) sino la Falange Política a la que necesariamente llegarán después de la segunda vuelta, Vargas Lleras el ex vicepresidente de Santos, con los ex presidentes Uribe Vélez y Pastrana, reforzados con los estandartes de Ordoñez y aliados, quienes “no necesitan hacer trizas” lo que YA está en añicos. Solamente “renegociarán” nuevamente lo acordado que no les satisfaga. Por ejemplo, el “programa de erradicación voluntaria de cultivos de coca pactado”, con lo que volvemos al escenario anunciado tan anticipadamente por el vocero de Vargas Lleras, el Fiscal Martínez, en su entrevista mencionada abajo (1)            

Nota (1) http://www.eltiempo.com/justicia/conflicto-y-narcotrafico/entrevista-con-nestor-humberto-martinez-sobre-el-problema-del-aumento-de-cultivos-ilicitos-143506

Fuente Imagen Internet.  Vargas Lleras, Santos y Martínez.  

 

            

       

    

         

 

Una situación extremadamente critica se esta viviendo en Tumaco, donde los paramilitares de la oligarquía colombiana han asesinado a 6 ex-guerrilleros de las Farc, el gobierno secuestró a un guerrillero que se hallaba en la zona de capacitación y reincorporación Ariel Aldana.

Sobre el tema conversamos con nuestro corresponsal Emiliano Lemos y Henry Castellanos, dirigentes de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, mas conocido como Romaña.

Romaña nos comento sobre las múltiples reuniones por el sostenida para tratar de encontrar salida a la crisis auspiciada por el mismo gobierno con medidas unilaterales, denunció las disidencias en las fuerzas militares y entre otras llamó a apoyar la movilización del 23 para que el estado.   

 

Cuando los corruptos gobernadores, alcaldes y parlamentarios del Caribe colombiano protocolizaban la creación de la Región Administrativa y de Planificación (RAP), con la que supuestamente buscan avanzar en el proceso de autonomía regional de esta zona del país, pero que todos sabemos es para robar mas, un grupo de jóvenes, al grito de "Vamos a entrar, vamos a entrar, el que no entre es de Cambio Radical", entró al Centro de Convenciones de la Universidad del Atlantico y los sacó al grito de fuera bandidos.