psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Colombia

El primero de junio pasado, el alcalde de Medellin Federico Gutiérrez se había negado a asistir a un evento presidido por el vicepresidente Óscar Naranjo para impulsar la implementación de los acuerdos de paz en la región antioqueña con el argumento de que no se sentaba con bandidos, aludiendo a la presencia en el acto de Pastor Alape, guerrillero de las Farc-EP.

Después, en las declaraciones a los medios de comunicación, se explayó en las críticas al acuerdo suscrito entre el gobierno y esta organización guerillera.

La captura el pasado 5 de julio de Gustavo Villegas, secretario de Seguridad de la Alcaldía de Medellín, nombrado por el, a desnudado que tanto el como su secretario de seguridad trabajaban de la mano de los bandidos de la llamada oficina de Embigado, nuevo nombrado dado por la “autoridades” al Cartel de Medellin.

El alcalde Gutiérrez, ficha del ahora candidato presidencial Federico Fajardo, a tratado de evadir su responsabilidad diciendo que Villegas fue nombrado por él debido a su competencia y experticia en materia de seguridad, pero el hecho de ser la ciudad de Medellin conocida como la mas paramilitarizada de Colombia, dice otra cosa.

Esos son quienes quieren hacer trizas el acuerdo para seguir reinando con la mafia.

Por Nelson Lombana Silva 

 

(Ibagué, julio 6 de 2017) La buena nueva que da el Partido Comunista en Ibagué entorno al proceso unitario de cara al momento histórico que vive Colombia, a través de un diálogo horizontal, pausado y desprevenido, alienta la posibilidad de concretar un gran movimiento de movimientos que permita enfrentar la arremetida virulenta de la clase dominante. 

Ningún movimiento de izquierda o incluso, democrático desconocerá que el único camino para avanzar y ser opción de poder es la unidad. Quizás, la dificultad radica en la comprensión de cómo hacerla posible, pues el común de denominador es: "Bienvenida unidad alrededor mío". Es decir, sométase burdamente. Eso es unidad. 

Históricamente, se ha esperado que los movimientos menos de izquierda, para decirlo de alguna manera, tomen la iniciativa y coloquen las reglas generales en un proceso coyuntural de unas elecciones, proceso efímero que termina una vez pasa el debate electoral. Si el candidato propuesto sale victorioso, hasta el sol de los venados como se dice en el Tolima, no se vuelve a ver y las veces que lo hace es con todas las restricciones del caso, rápido porque estoy de afán y eso que dices es imposible, hay que esperar. Al parecer nada cambia, todo sigue igual. El único consuelo es esperar el siguiente debate electoral para buscar otro, que seguramente hará lo mismo. 

Somos exageradamente inmediatistas, actuamos casi que maquinalmente alrededor de la capilla y no pensamos en un proceso amplio, democrático, revolucionario, pletórico de vitalidad y totalmente distinto a lo que suele hacer tradicionalmente la derecha colombiana. Hay que casos en que actuamos casi lo mismo. 

Un proceso unitario serio y coherente con el momento histórico que vivimos los colombianos y las colombianas, debe partir de un diagnóstico serio, real y objetivo. Claro, no habrá quien diga que el país está hastiado de diagnósticos, y seguramente tiene razón. Sin embargo, más allá de la emoción debe estar la razón y ésta implica cientificidad por lo tanto, hay que hacer un buen diagnóstico para poder hacer un buen planteamiento y creíbles propuestas. 

Por eso resulta de sumo valor el proceso, el cual debe estar cruzado necesariamente por el argumento y la dialéctica del discurso argumentativo y persuasivo. En ese contexto hay que eliminar de tajo la "oposición por la simple oposición". Hay que alimentar el raciocinio, el análisis, la exégesis para poder estar a tono con el momento. Eso nos permitirá tener claridad  y libertad para actuar más con la razón que con la emoción. Es más: Pensar con un criterio mucho más universal que particular. Todos los movimientos de izquierda que hay en Colombia, hablan con qué solvencia de la unidad. Uno se pregunta: Si todos hablan de unidad con qué autoridad y propiedad, ¿Por qué la unidad de la izquierda no se ha materializado? Qué tal que todas las fuerzas hubieran asumido con grandeza el proceso que lideró el maestro Carlos Gaviria Díaz. No fue posible por múltiples razones, seguramente todas válidas, entre ellas, la ausencia de grandeza y conciencia de clase. Una vez más le ganó la disputa el individualismo al colectivismo. 

Hay que reconocer la complejidad, las causas objetivas y subjetivas, en un régimen tan criminal como el colombiano, donde el militarismo reaccionario no ha tenido necesidad de dar abiertamente un golpe de Estado, porque ha tenido toda la libertad del mundo hacer y deshacer con la más completa impunidad. Lo de Gustavo Rojas Pinilla, el 13 de junio de 1953, fue solamente un experimento cruel del bipartidismo. Pero también, es hora de hacer un análisis autocrítico cada fuerza política de izquierda o sector democrático. Un análisis autocrítico consciente y consecuente con el sano propósito de hallar los errores para corregirlos y no volverlos a cometer. Puede ser que esto suene muy romántico incluso, cursi. Pero no hay que perder de vista que la disputa en el país está cruzada por la lucha de clases. No hay términos medios. No se busca la conciliación de clases, se busca que la clase eternamente dominada en el capitalismo se convierta en clase dominante. Así de sencillo. 

Con esa proyección hay que asumir que la disputa por el poder no es cosa de poca monta, ni se dará fácilmente. Será producto de la lucha. Mir usted lo que está pasando en la hermana república de Venezuela: Hay un proyecto socialista que está naciendo y hay un capitalismo que está muriendo. Todavía el sistema socialista no ha nacido completamente, ni tampoco el capitalismo ha muerto totalmente. Eso explica la disputa violenta que hoy hay en la patria de Bolívar y Chávez. 

Las izquierdas deben reflexionar al calor de la acción permanente y construir un gran proyecto unitario, caracterizado por la amplitud, la generosidad, la humildad, pero sobre todo, con el compromiso de propender por la transformación estructural de la sociedad colombiana. Esa debe ser la brújula. 

Hay que tener mucha paciencia, mucho tacto, unidad, audacia, conciencia de clase para dar este gigantesco salto que sería histórico. El pueblo quiere la unidad, la desea, pero sobre todo la necesita. No nos peguemos de detallitos baladíes, levantemos la mirada y miremos con decisión el horizonte. Lo que viene haciendo la izquierda en el Tolima es importante, hay que persistir en esta loable odisea, este departamento no puede seguir en manos de la extrema derecha, de lo más atrasado políticamente que representa el Centro Democrático, realmente se merecer una segunda oportunidad sobre la tierra como la descendencia de los Buendía en Cien Años de Soledad del laureado escritor Gabriel García Márquez. 

Por: Hernán Durango.

Luis Fernando Sánchez Güethe, joven edil de la localidad 2 Histórica Rodrigo de Bastidas del  Distrito Turístico, Cultural e Histórico de Santa Marta, capital del departamento del Magdalena, explica en esta entrevista el aumento en la ciudad de las luchas populares para  rescatar las Empresas de Servicios Públicos que fueron entregadas por administraciones politiqueras al capital privado, cuya gestión han sido un fracaso y perjuicio para la ciudad. 

Igualmente habla del respaldo a los habitantes de la Bahía de Taganga en el rechazo a la construcción de un nuevo puerto de graneles líquidos por su alto impacto negativo al  medio ambiente.

Hay un renacer político, cultural, deportivo de la sociedad samaria, sostiene Luis Sánchez. 

Escuche el audio:

Luego de estar varios días escondido, supuestamente hospitalizado ya que un carro de transporte en campos de golf le cayo encima, el para-fiscal Nestor Humberto Martinez reapareció este miércoles 5 de junio en la Audiencia de la Corte Constitucional para el estudio de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP.

Allí, por más de 20 minutos ante los magistrados de la Corte Constitucional, Martinez, el abogado de los ricos, se fue lanza en ristre contra este ente de justicia buscando que se la desvirtúe de tal forma que esta no pueda tocar a quienes se han lucrado de la guerra por medio de los grupos paramilitares, que para ellos despojaron de la tierra a millones de campesinos y asesinaron a miles de sindicalista incomodos para los “exitosos” empresarios.

Con el mayor descaro Martinez asevero que el proyecto de la JEP, tal como está redactado, estaría "paralizando la acción de la justicia", una justicia que no funciona sino para los pobres que se dice es ineficiente en un 90% y una Fiscalía, la que el dirige que no investiga a terroristas de estado.  

Este miércoles 5 de junio en horas de la mañana fue liberado Harley López Hernández, funcionario de Naciones Unidas, quien había sido retenido el 3 de mayo en el sector de Barranquillita, en Miraflores (Guaviare), por unidades del frente primero.

La liberación se dio luego de que el descompuesto ejercito de la oligarquía colombiana se viera obligado a despejar una extensa zona de unos 50 kilómetros que se mantuvo por unas 72 horas antes y después de la entrega del retenido.

Aunque no se conocen detalles sobre la liberación, es de tener presente que el Frente Primero también había exigido al gobierno del Nobel de paz, un plan de desarrollo serio e integral que satisfaga las necesidades de los campesinos y cultivadores de hoja de coca antes de cualquier intento de erradicación en la región.

La ONU al confirmar la liberación de su contratista dijo que "La ONU reitera su compromiso con la construcción de paz en Colombia. Continuaremos trabajando junto a las instituciones colombianas, y las y los colombianos de todos los sectores para consolidar el pleno ejercicio de los derechos humanos, el desarrollo sostenible y la paz duradera".

Por Nelson Lombana Silva 

 

(Ibagué, julio 5 de 2017) Con paso lento pero firme camina proceso unitario en el departamento de Tolima. Fuerzas de izquierdas y sectores democráticos, se vienen encontrando con el fin de crear fórmulas que permitan forjar un gran frente capaz de contrarrestar el imperio de la extrema derecha que lidera en esta sección del país el mal llamado Centro Democrático y lo más atrasado de los partidos tradicionales. 

Hay ambiente de unidad. Deseos de caminar unidos respetando las diferencias, teniendo como ejes centrales temas fundamentales para todos y todas como: La implementación de los acuerdos con las Farc-Ep, los diálogos con el ELN, la defensa del patrimonio público, el ambiente y la lucha frontal contra la corrupción, que hoy por hoy, es el principal cáncer de la débil democracia colombiana. 

La iniciativa no es fácil. Sin embargo, se respira un gran ambiente. Para el dirigente comunista, Edgar Sánchez Cortés, se trata de sensibilizar ese 57 por ciento que se expresa a través del abstencionismo. Según el dirigente comunista ahí está el fundamento de los grandes cambios que necesita el departamento. 

Sánchez Cortes, también dirigente de Marcha Patriótica, al explicar la dinámica del proceso unitario en marcha, señala que se viene dando ante todo por la base, respetando la diversidad, asumiendo las críticas y proponiendo alternativas claras, precisas y concretas. 

La página web: www.pacocol.org pudo entrevistarlo anoche una vez culminó un nuevo encuentro y así respondió las preguntas formuladas:  

-          ¿Camina el proceso unitario en el departamento de Tolima?

 

Es una ejercicio que estamos haciendo diferentes fuerzas políticas de izquierda, movimientos alternativos, sindicatos, sectores sociales para dar un ejemplo al país que la unidad popular se puede lograr desde la base social, más allá del capricho de sus dirigentes, que son bienvenidos, pero muchos son cuestionados por los diferentes problemas que ha habido en el transcurso de la organización de la izquierda política que hoy en día está atomizada a lo largo y ancho de nuestro departamento. 

-          ¿Cómo comenzó esta iniciativa a desarrollarse en esta sección del país? 

 

Pues comenzó simbólicamente haciendo un análisis profundo sobre la representatividad que tiene el departamento del Tolima, tanto en cámara como en senado, donde llegamos a la triste conclusión que siempre son los partidos tradicionales defendiendo unas castas políticas, pero el verdadero tolimense de a pie, el verdadero tolimense excluido no se haya representado hoy en día en este magnífico evento de la democracia colombiana que es el Parlamento. 

-          ¿Sobre la base de qué elementos fundamentales está girando este proceso unitario en el Tolima?

 

Está girando sobre los temas álgidos que incumben en la realidad política nacional y por qué no mundial. Primero que todo estamos en la defensa de los acuerdos de paz para que se cumplan, que es un eje transversal en el ente político y social de nuestro país. Segundo, ante los grandes escándalos que hay con los protagonistas de la corrupción nacional, en las cuales los mismos que están abocados hoy, convocando en contra de la corrupción, son los aplicadores y los verdugos del pueblo, estamos con una propuesta muy nacionalista que se llama la defensa de lo público y el tema del momento a nivel planetario: El tema ambiental. Qué pasa con el agua, qué pasa con el aire, hacia donde queremos dejar una gran herencia a nuestros hijos y nietos que habrán de pasar por este planeta y dentro del planeta el departamento del Tolima. 

-          ¿Cómo se ha venido desarrollando esta iniciativa en este departamento "corazón" de Colombia? 

 

Se ha venido desarrollando con presencia de varios sectores políticos, sociales, gremiales, que de una u otra manera tienen marcada sus diferencias ideológicas, sus diferencias "mecánicas" procedimentales, pero que en el fondo nos estamos entendiendo. Hay críticas constructivas, hay resentimientos, pero lo importante es que después de escucharnos, somos conscientes que necesitamos la unidad, especialmente en lo que nos atañe a los colombianos. La unidad por la defensa de la paz, porque si nosotros dejamos avanzar libremente la ultraderecha, somos indiferentes ante la problemática social que hay, dejamos que esta ultraderecha dañina, que le ha hecho gran daño al país, que lo dijo públicamente que van a volver trizas el acuerdo, pues nosotros tenemos que salir a defender esos acuerdos en las urnas y en la calle. 

-          El Tolima hace rato está en manos de la extrema derecha, el Centro Democrático. ¿Cómo debe construirse esta propuesta desde la izquierda para que sea realmente opción de cambio? 

 

Son dinámicas en espiral que existen en la política nacional. Usted sabe que otrora el departamento del Tolima a pesar de estar dominado por los partidos tradicionales, ha sido un departamento rebelde entre los mismos liberales y conservadores; de ahí salió el glorioso Partido Comunista, que fue antesala y promotor de las grandes propuestas de cambios sociales. 

Ahora por la situación del apogeo de las Farc, la ultraderecha se apoyó en la bandera, unas veces de la guerra y en otras veces de la paz, donde las Farc salían eligiendo indirectamente a nuestros gobernantes. Entonces, ha estado primero que todo en manos de la ultraderecha por nuestro gran analfabetismo político que hay en las bases populares, por la mentira y el engaño y por qué no hablarlo: Con el soporte de la chequera del político corrupto. 

-          ¿Camina entonces un gran acuerdo alrededor de temas centrales como la paz, el ambiente y la defensa de lo público en el Tolima? 

 

Claro, es la gran apuesta que le estamos dando, porque estamos recogiendo las inconformidades populares desde la base. Usted encuentra hoy uribistas resentidos, liberales resentidos, conservadores resentidos y, lógico, la izquierda democrática pues por lógica resentida. A esos aspectos es que le estamos tirando, a esa situación del 57 por ciento de la agente que no participa en elecciones, el gran abstencionismo; en manos de ellos está el cambio estructural que necesita nuestro departamento. 

La experiencia vivida ha dejado desconfianza frente a los organismos locales que deberían defender los derechos de la población, pero que en muchos casos se han hecho los sordos ante los llamados de la comunidad.
 

Por: Sandra Castro / Foto: Tomada de Internet

REMAP 

Con mucha preocupación las comunidades indígenas y campesinas de la zona rural de los municipios de Pradera y Palmira en el Valle del Cauca, han denunciado, en las últimas semanas, presencia de grupos armados en su territorio, según algunos testimonios se trata de paramilitares de las "Autodefensas Gaitanistas de Colombia". 

 

Las denuncias de la comunidad tuvieron lugar durante un Consejo Municipal de Desarrollo Rural y en presencia del alcalde del municipio de Pradera Henry Devia, además fueron llevadas hasta instancias nacionales. Al respecto, el alcalde de Pradera señaló en los medios de comunicación que el señalamiento lo hizo "un integrante de un resguardo indígena, porque hay preocupación en razón de que han visto presencia de personal armado que no corresponde ni a las Fuerzas Militares ni a la guerrilla. Dicen que son de las 'fuerzas gaitanistas', lo que implica que a través del Gobierno departamental y el Gobierno Nacional se tomen las medidas para que haya tranquilidad, máxime cuando el municipio de Pradera es una de las zonas priorizadas en el tema de los acuerdos con la guerrilla"

 

Las acusaciones han sido realizadas por campesinos e indígenas de las veredas La Fría y El Arenillo y llegaron hasta la Secretaria Departamental de Seguridad, Noralba García, quien puso en conocimiento de mandos militares la situación manifestada en un reciente consejo municipal de seguridad rural.

 

También en otras zonas del país como Antioquia, Nariño y Chocó han denunciando la presencia de este grupo paramilitar autodenominado "Autodefensas Gaitanistas", quienes están amenazando a líderes sociales, generado alerta en la Defensoría del Pueblo y en organizaciones defensoras de derechos humanos. 

 

Representantes de diversos estamentos como la Organización de Estados Americanos, la Unidad Nacional de Víctimas, la Mesa Municipal de Víctimas de Pradera, el Secretariado de Pastoral Social de la Diócesis de Palmira y líderes sociales de la zona, se han reunido para recoger estas inquietudes y buscar las rutas a seguir para hacer acompañamiento a la comunidad, quienes están en un proceso de reparación como víctimas del paramilitarismo en los años noventa. 

 

En estos espacios la comunidad ha manifestado que siente temor por la presencia de un nuevo actor armado en su territorio. En la memoria de los habitantes todavía está latente la época de terror que vivieron con la presencia de paramilitares en su territorio. 

 

Es importante recordar que en el año de 1999 paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), comandadas por los hermanos Castaño, conformaron el bloque Calima en el Valle del Cauca, llegando a contar con seis frentes. Uno de ellos se denominó "Frente La Buitrera", ya que el centro de operaciones de este grupo fue instalado en el corregimiento La Buitrera de Palmira, allí construyeron, tristemente reconocido, "El Chalet de la muerte". luego de haberse apropiado de la finca La Esmeralda, donde cientos de personas fueron torturadas, asesinadas y desaparecidas. Luego de asesinarlas, sus víctimas fueron enterradas en fosas comunes.Para la comunidad es preocupante que en pleno proceso de reconocimiento y reparación como víctimas del paramilitarismo aparezca un nuevo actor armado a causar terror en su territorio. La experiencia vivida ha dejado desconfianza frente a los organismos locales que deberían defender los derechos de la población, pero que en muchos casos se han hecho los sordos ante los llamados de la comunidad, por esto solicitan el acompañamiento departamental, nacional e internacional ante esta nueva amenaza que se cierne en su territorio.

 

Tras seis meses de haber sido expedida la Ley 1820 de 2016, “por medio de la cual se dictan disposiciones sobre amnistía, indulto y tratamientos penales especiales”, menos del 30% de los presos políticos de las FARC han sido beneficiados con esas medidas, contempladas en los Acuerdos de Paz suscritos en noviembre entre esa guerrilla y el Gobierno Nacional.

Debido a esa situación, organizaciones sociales y políticas participaron el jueves pasado en una jornada carcelaria nacional para exigir la aplicación de la Ley y, por ende, la libertad de los prisioneros políticos. En el caso de Medellín, la movilización se concretó a través de un plantón realizado enfrente del Juzgado de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad.

En esta ciudad la jornada fue convocada por el equipo de la Corporación Nibaru, una organización jurídica que hace parte de la coalición nacional “Larga vida a las mariposas” y que trabaja por la defensa y libertad de los prisioneros políticos de las FARC en cárceles de los departamentos de Antioquia, Chocó y Córdoba.

Según datos de la Coalición presentados por Nibaru, “de 3.400 personas reconocidas por las FARC como sus prisioneros, solo 2.400 han sido certificados por el Alto Comisionado para la Paz. A estos últimos, les han otorgado 285 amnistías, 264 libertades condicionadas y 283 traslados a zonas veredales, para un total de 832 beneficiarios de la Ley 1820”.

Al respecto Urbano Rico, coordinador de Nibaru, aseguró que faltan por excarcelar aproximadamente 2.500 prisioneros políticos, que equivalen a más del 70%. De estos, añadió, algunos tienen sus procesos atrancados en la justicia ordinaria –cuando deberían pasar a la Jurisdicción Especial de Paz–, y otros, a los que se les concedió algún beneficio de excarcelación, no se les ha hecho efectiva la medida.

Aseguró, además, que el plantón era la forma de vincularse con la huelga de hambre en la que se encuentran alrededor de 1.400 prisioneros políticos en 24 centros de reclusión de distintas regiones del país. A este acto de desobediencia, que inició el lunes e irá hasta mañana, se unieron Jesús Santrich, miembro del Estado Mayor de las FARC, y algunos excombatientes que se encuentran en zonas veredales.

Prisioneros políticos en Antioquia

Paola Duque, representante legal de la Corporación Nibaru, informó que para el caso de Antioquia, los prisioneros políticos reconocidos por las FARC suman 127. Según indicó, estas personas se hallan recluidas principalmente en las cárceles de Bellavista, Pedregal e Itagüí; otras se encuentran en establecimientos penitenciarios de subregiones como Urabá, Bajo Cauca y Magadalena Medio.

De las 127 solicitudes de excarcelación de ese grupo de prisioneros, precisó, les han sido concedidas aproximadamente 55 amnistías, 12 libertades condicionadas, 15 traslados a zonas veredales y aproximadamente unas 25 formas de excarcelación mixtas: personas que fueron amnistiadas y recibieron libertad condicionada, o que fueron amnistiadas y trasladadas a zonas veredales.

Por otro lado, puntualizó que 40 de esas 127 solicitudes han sido denegadas, “algunas de manera inexplicable” por lo cual se encuentran en fase de apelación y otras “están pendientes para ser resueltas en primera instancia, aun cuando fueron presentadas hace más de dos o tres meses y la Ley establece que el término máximo para resolver este tema de las libertades es de diez días”.

En ese sentido, y refiriéndose a la totalidad de prisioneros políticos, expresó su preocupación por situaciones como las de personas que no han sido reconocidas por jueces y fiscales como militantes de las FARC por no tener aún las certificaciones emitidas por el Alto Comisionado para la Paz. Sin ese requisito, cerca de 900 presos no pueden acceder a los beneficios de excarcelación.

También le preocupa el hecho de que la fecha límite para la liberación de los presos políticos era el pasado 20 de junio, pero por las respuestas negativas y los retrasos de las autoridades judiciales, ellos podrían quedar en un estado de indeterminación. “En este momento tenemos la incógnita de qué va a pasar con quienes no han sido liberados para la fecha, porque se supone que las zonas veredales se acaban también”.

Gobierno y Rama Judicial habrían incumplido

Urbano Rico, Paola Duque y Patricia Llano, también integrante del equipo de la Corporación Nibaru, coincidieron en que el origen de la problemática que viven los prisioneros políticos de las Farc –quienes padecen, igual que el restos de reclusos, el hacinamiento y demás violaciones a los derechos humanos en las cárceles– radica en que el Estado y su Rama Judicial han incumplido con la aplicación de la Ley.

Por eso rechazaron y denunciaron, a través de un comunicado, “la actuación de algunos jueces de ejecución de penas y medidas de seguridad, jueces de conocimiento y fiscales que desconocen abiertamente la Ley 1820 de 2016 y el Decreto 277 de 2017, y de paso desconocen la vigencia legal de la Jurisdicción Especial para la Paz”.

Asimismo, criticaron que esas autoridades judiciales estén tomando decisiones sobre la situación de los presos políticos “basadas en valoraciones subjetivas, con una alta carga política e ideológica –asociada a sus posturas con respecto a los Acuerdos de Paz– que les impiden resolver favorablemente las solicitudes de amnistía e indulto, libertades condicionadas o traslados a zonas veredales”.

Ante eso, anunciaron que continuarán defendiendo jurídicamente a los prisioneros políticos reconocidos por las FARC entre quienes se hallan guerrilleros que fueron capturados y continuaron militando desde las cárceles, milicianos y colaboradores, y líderes sociales estigmatizados y criminalizados, para que puedan acceder a sus derechos y participen en la implementación de los Acuerdos de Paz.

Las centrales sindicales CUT y CTC y las Confederaciones de Pensionados, definieron tras una reunión realizada el día de hoy, realizar una movilización nacional el próximo 18 de julio para exigir al presidente Santos que sancione la ley que disminuye el aporte a salud del 12 al 4% para los pensionados actuales y los que vengan en el futuro.

La reunión contó con el acompañamiento del senador Alexander López y también coordinó acciones para que se resuelva favorablemente a los trabajadores, los derechos que les han sido esquilmados como la disminución del tiempo de cotización pensional a mujeres, de tal manera que las mujeres que ganan dos salarios mínimos, actualmente $1.475.434 y hayan cotizado 1.150 semanas puedan acceder al ingreso pensional sin llegar a las 1.300 semanas actuales que promulga la ley colombiana.

Otros de los puntos será la solicitud del recargo nocturno a partir de las 6 pm y no de las 9 pm como se aprobó en el Congreso de la República, formalización de las madres comunitarias, eliminación de la tercerización laboral, prohibición de las cooperativas de trabajo asociado, aumento de la mesada pensional en el mismo porcentaje que el salario mínimo y no con el IPC como se hace actualmente, o el que sea más favorable.

La CUT llama a todos los sectores sindicales, sociales y políticos a acompañar esta movilización en defensa de los pensionados y el acompañamiento en las acciones que buscan restituir los derechos de los colombianos.

Desde que se hizo público el contenido de la I Feria Marxista del libro de Barcelona la derecha periodística ha movido sus hilos para intentar criminalizarnos, comenzó con un periodicucho llamado L'Exprés de Sant Andreu, el cuál tergiversando y difamando ha intentado darse a conocer a nuestra costa, sirviéndose de la demagogia y de la mentira. El papel de mamporreros del anticomunismo  ha sido realizado por estos sujetos a las mil maravillas.

La campaña continuó con el periódico "eEl nacional" en el cual copiaban y pegaban al pie de la letra el infame artículo del periódico de Sant Andreu, sin contrastar absolutamente nada. La última en sumarse a la campaña de la caverna mediática ha sido la infame Pilar Rahola, que no ha tardado en hacer alusiones a que Stalin y Hitler son lo mismo, la fantasía burguesa de que los comunistas y los nazis somos lo mismo. Nada más alejado de la realidad, la incultura de esta señora solo tiene a la par su propio anticomunismo.

Nosotros no cedemos ante presiones ni chantajes, no hemos claudicado nunca y no nos vamos a doblegar ante nadie, seguiremos con nuestra programación de la feria, defendiendo los símbolos y principios del marxismo de forma abnegada.

Debido a presiones llevadas a  cabo por instituciones y periodistas infames como estos que hemos descrito nos hemos visto obligados a trasladar la feria  a otro espacio, en el mismo barrio de Sant Andreu, lo hemos trasladado al casal "El Noi Baliarda" en la calle Ramón Batlle nº57. Metro Sant Andreu.

¡Ni un paso atrás!

¡Viva el marxismo leninismo!

¡Por la I Feria Marxista del libro! ¡Nadie nos parará!