psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Colombia

Dijo el muy cuestionado Fiscal Nestor Humberto Martinez en el mes de marzo, tratando de vender la imagen de una Fiscalía que investiga a los poderosos, cuando los hechos demuestran que solo se dedican a fabricar montajes contra líderes populares.

La falacia del Fiscal toma relevancia cuando en el Peru, la Fiscalía de ese país anunció el envió a prisión del expresidente de Perú, Ollanta Humala y que tiene huyendo a también ex-presidente Alejandro Toledo, mientras en Colombia, a raíz de su decisión, están por vencer los tiempos para investigar al ex-candidato Óscar Iván Zuluaga y al presidente Juan Manuel Santos.

También el Fiscal, en medio de montajes y otras cortinas de humo a ido dejando en el olvido la investigación contra el grupo Sarmiento por sus participación en el delito de corrupción y por el desfalco al Banco Agrario, donde hasta él se vio involucrado mediante un concepto por medio del cual el cual el Grupo Sarmiento, clientes del fiscal, evitó perder 125 mil millones de pesos que perdió el Banco Agrario del estado.

La realidad es que Nestor Humberto Martinez, parece fue colocado en ese cargo para proteger a quienes viven del estado y se han enriquecido gracias al terrorismo de estado, por eso a ellos no los investiga. 

Recordado por haber robado la indemnización a una viuda y sin importar esto haber sido posicionado por Juan Manuel Santos como magistrado, Alberto Rojas anda de nuevo envuelto en escándalos con la mafia y el crimen.

En días pasados Alberto Rojas Ríos intentó a toda costa darle casa por cárcel, mediante tutela, a Sofía Jiménez de Parrado, mandamás de la mafia y el crimen en el Meta, condenada a 52 años por asesinar a su esposo y a tres personas en el Meta.

Jiménez, está condenada desde el 2012 con una pena aumentada a 52 años de prisión por la muerte de su esposo Óscar William Parrado, su hijastro y dos personas más para quedarse con su empresa “Autorrolings”, en los Llanos Orientales.

El magistrado Rojas argumentó ante los demás togados que enviar a la temible mujer a la cárcel, vulneraba los derechos de sus tres hijos y el principio de prevalencia del interés superior del menor.

Es mi obligación advertir que en este asunto se está cometiendo una grave vulneración de los derechos fundamentales de los menores de edad, hijos de la acusada, quienes requieren con urgencia y prontitud la presencia de su madre para tener un desarrollo armónico y pleno”, dice el escrito de insistencia de Rojas, de 12 páginas.

Ahora, hay que preguntarse: ¿Por qué era tanta la insistencia de Rojas para favorecer en la Corte Constitucional a esta persona líder de la mafia de Villacivencio? ¿Recibió este magistrado algún favor a cambio? ¿Está conectado Rojas con los magistrados recientemente capturados por corrupción en Villavicencio? ¿Debería ser investigado este magistrado, como otro togado que supuestamente recibió dádivas de particulares?

La actitud de Rojas ratifica la percepción de los colombianos, en el sentido de que las Altas Cortes están hasta el tuétano permeadas por la mafia, el crimen y la corrupción con el agravante de que él no será investigado por la para-fiscalia de Nestor Humberto Martinez.

Una silenciosa casería de brujas contra la población de los departamentos del Guaviare y Caquetá viene desarrollando el descompuesto ejercito de la oligarquía colombiana, en cumplimiento de la estrategia de quitarle el agua al pez en su locura de combatir a los guerrilleros de las Farc que no se acogieron al acuerdo con el gobierno.

En esa casería de brujas habrían sido detenidos, violando todas las normas mas de 20 campesinos acusados de ser miembros del Primer frente y Séptimo ya que según el general Jorge Suarez, del Comando Especifico de Oriente, están usando una vieja táctica que fue implementada por las Farc durante la última década: "Su modo de delinquir es de civil, esconden las armas en las casas".

Según sus atropellos, en una zona rural de Cartagena del Chairá, Caquetá, anunciaron la captura de tres, según ellos guerrilleros, a quienes dicen incautaron dos fusiles, dos pistolas, una escopeta, un revólver, cuatro granadas de mano y doce computadores.

Así que el estar de civil, tener un computador y estar en casa son, según ellos y su terrorismo de estado, prueba de ser guerrillero.

Esos atropellos se vienen dando bajo la complicidad de los medio de desinformación y sus paramilitares de micrófono.

En la Vereda el Danubio en ubicada en el municipio de Puerto Rico departamento del Meta, cuando la policía realzaba una ilegal erradicación de cultivos se produjo un enfrentamiento donde los delincuentes uniformados atacaron a los campesinos con ráfagas de armas de fuego tal como si estuviesen combatiendo a una columna guerrillera.

A pesar de la gran diferencia de armas, los campesinos unidos y decididos lograron detener a uno de los delincuentes uniformados.

Los campesinos exigen la presencia de una comisión del alto gobierno que les garantice que se suspenda la erradicación en el sector. Estas son las condiciones que los campesinos exigen para la liberación del agente de la fuerza pública.

En los acuerdos entre las Farc y el gobierno de la oligarquía colombiana, esta el de poner en marcha un programa encaminado a erradicar voluntariamente los sembrados de uso ilícito que permite a las comunidades participar activamente en la construcción y desarrollo de los proyectos productivos para la sustitución.

Por Nelson Lombana Silva 

(Ibagué, julio 18 de 2017) Hay que ser demasiado servil e inconsecuente para aprobar las interminables salidas aberrantes y vergonzosas del expresidente colombiano y actualmente senador del Centro Democrático, Álvaro Uribe Vélez. 

Resulta denigrante tal postura pues no consulta los más elementales requisitos de convivencia social y más con su investidura que tuvo y tiene. Actúa como cualquier desquiciado mental salido de las entrañas del más gigantesco basurero, de los muchos que hay en este país sudamericano. ¿Qué tiene de político sus últimos pronunciamientos contra un periodista? 

Un personajillo de esta naturaleza realmente está envileciendo la majestad que encarna la política como ciencia y como arte de gobernar como la definieron en su momento los griegos. En el concierto internacional realmente se siente vergüenza ajena. 

La política como ciencia y arte implica la dinámica de gobernar, por lo tanto, es poder. Uribe Vélez utiliza el "todo vale", que no es otra cosa que materializar en la práctica el pensamiento de Nicolás Maquiavelo cuando dice: "El fin justifica los medios". 

La política como tal es paz, por cuanto articula armónicamente las relaciones humanas, permitiéndole desarrollarse en la diversidad, predominando la razón, expresada ésta a través del argumento. La política nos permite ser diversos, distintos y humanos muy humanos como diría Federico Nietzsche. La política se expresa a través de la palabra, el debate argumentado, perfectamente expuesta a la crítica e incluso, a la autocrítica. Es la columna vertebral de la democracia. Un pueblo sin formación política es un pueblo ciego, a merced del oportunista y de una reducida casta oligárquica. Un pueblo politizado sabe de dónde viene, sabe qué está haciendo y tiene claro su proyecto hacia el futuro. Sabe vivir en comunidad y respetar categorías como la libertad, la unidad y el profundo respeto por el otro. Eso es política. 

La politiquería es todo lo contrario. No responde a la condición humana en función social, pues se inspira ante todo en el individualismo. Ya no es el arte de servir, sino el arte que nos sirvan. Se fundamenta en la mentira y en la intriga, en la infamia, en la violencia. Alimenta los sentimientos más primitivos del ser humano, exacerbándolos al extremo. No cabe aquí el diálogo y el consenso, solo valen la imposición, la palabra única, la imagen única, el argumento único.  Eso es lo que ha venido sufriendo Colombia, después de la obra del Libertador Simón Bolívar, a partir de la traición de Francisco de Paula Santander. No hemos tenido presidentes políticos, hemos tenido presidentes politiqueros. Eso explica  por qué Colombia se ha desenvuelto en tantas guerras civiles, declaradas y no declaradas. 

El régimen colombiano bipartidista (Liberal y Conservador), se ha desarrollado en el estiércol de la politiquería, en la promesa y en la frustración. Todo líder que ha intentado salir de la entraña del pueblo con visión política ha sido eliminado. El General Rafael Uribe Uribe, fue asesinado en las escalinatas de la casa de Nariño a punta de hachazos, Jorge Eliécer Gaitán Ayala, cayó abatido en la carrera séptima con calle 13 en Bogotá, lo mismo Luis Carlos Galán Sarmiento, Jaime Pardo Leal, Bernardo Jaramillo Osa, Pizarro León Gómez, en un avión a diez mil pie de altura, etc, etc.

Jamás se podrá olvidar la guerra de los mil días, guerra en la que se sacrificaron miles de vidas y se perdió el departamento de Panamá; la denominada violencia en Colombia, donde más de 300 mil personas se mataron unos porque eran liberales y los otros conservadores. El genocidio de la Unión Patriótica, cerca de 5 mil personas, en su mayoría del Partido Comunista, cayó villanamente asesinados por el binomio militar-paramilitar. Qué infamia que el Centro Democrático, con el liderazgo de Uribe Vélez, persista en la guerra y busque por todos los medios matar el proceso de paz que se encuentra en su fase de implementación. Solo cabe en la mente enferma y esquizofrénica que solo busca el interés personal, en detrimento del interés colectivo. Es la clásica postura politiquera. 

Hay que rescatar la política como ciencia y arte de conformidad con el clásico pensamiento de los griegos. Eso implica la paz con justicia social, por cuanto a partir de allí, el desarrollo social comenzará a ser una realidad y no una simple promesa baladí. Ese conocimiento no puede quedar en las alturas, ese conocimiento debe llegar al pueblo sin excepción. Un pueblo politizado piensa, tiene autonomía, capacidad de crítica, autocrítica y sobre todo conciencia de clase. Un pueblo politizado es dueño de su propio destino. Así las cosas, y para materializar este marco teórico, las izquierdas colombianas deben unirse alrededor de un programa común, candidatos comunes con reglas claras de juego y conciencia de clase. La unidad es el secreto para destruir la politiquería y elevar la política en Colombia. Mejor dicho: Parar el fascismo que encarnan el uribismo y el Centro Democrático.

Por: Hernán Durango. Bogotá.

En esta oportunidad el contacto informativo es con el compañero René Mesa, dirigente del Partido Comunista de Cuba y delegado internacional en el XXII Congreso Nacional del Partido comunista Comunista Colombiano PCC, realizado en Bogotá durante los días 13 al 16 de julio de 2017.

Nos explica cómo avanza el pueblo y el gobierno revolucionario en la implementación de los cambios y reformas en su economía, la batalla contra el criminal bloqueo  económico aplicado por el Gobierno de los Estados Unidos y la forma como en Cuba han aprendido a desarrollar un nuevo relacionamiento entre los países sobre bases de respeto  y soberanía.

 

AQUÍ EL AUDIO:

 

 

 

CON LA UNIDAD Y LA PAZ, CONSTRUIMOS EL NUEVO PAÍS 

 
Declaración política del 22 Congreso del Partido Comunista Colombiano
 
 
 El XXII Congreso del Partido se ha celebrado en un momento sin igual para las varias generaciones de hombres y mujeres que conforman nuestra militancia actual. Nuestra aspiración histórica por una solución política negociada al conflicto social y armado se ha hecho realidad con los Acuerdos de La Habana y las FARC-EP y, gracias a ellos, se ha abierto la posibilidad real de desatar un ciclo de transformaciones que pueden avanzar hacia la democratización verdadera de la sociedad colombiana. 
 
Los comunistas observamos con admiración la persistencia y el gran esfuerzo realizado por la guerrilla de las FARC-EP para lograr un acuerdo final, transitando un camino lleno de todo tipo de obstáculos. De nuestra parte, tal y como ha sido nuestra política durante las últimas décadas, hicimos los mejores esfuerzos para contribuir, junto con contingentes importantes del movimiento social y popular y de sectores democráticos, a la causa de la paz con justicia social. La consolidación de los avances derivados del acuerdo de paz es el reto más importante que enfrentan los sectores democráticos y revolucionarios de nuestro país en el presente, bajo el entendido de que con lo acordado no se agota en todo caso el programa de aspiraciones para la transformación democrática de la sociedad colombiana. 
 
 
Los acuerdos de La Habana sientan las bases para importantes cambios en el campo colombiano, la democratización de la vida política, el reconocimiento de la centralidad de los derechos de las víctimas del conflicto, particularmente del derecho a la verdad, la puesta en marcha de un sistema de justicia propio de una solución política y generan las condiciones para que lo convenido efectivamente se implemente en términos reales y materiales, al establecer la obligación de asignación de recursos de presupuesto. Los acuerdos cualifican la contienda política en la medida en que habilitan condiciones para que pueda haber una separación definitiva entre armas y política. Ante la dejación definitiva de las armas por parte de las FARC, el Estado debe renunciar a la violencia y al uso de las armas contra el pueblo para preservar su régimen de dominación de clase; y debe combatir y acabar –como lo hemos exigido desde hace décadas- el paramilitarismo. 
 
Es una excelente noticia para el país y para el campo popular y democrático el hecho de que las FARC-EP se conviertan en partido político legal, con el que tendrán asiento en el congreso con una bancada parlamentaria propia y continuarán sus luchas en defensa de los intereses de las clases populares. Con las FARC-EP compartimos una historia de resistencia popular, un presente por consolidar la paz y la aspiración de construir futuro haciendo parte de un amplio proceso de unidad y de gran convergencia democrática. La perspectiva de construir la paz democrática con justicia social en nuestro país se desenvuelve en un contexto de la mayor complejidad, tanto en el orden internacional y global, como en la situación de Nuestra América. Asimismo, en lo que concierne a la correlación política y social de fuerzas en nuestro país. Los comunistas no somos indiferentes frente al destino de los pueblos del mundo; nos alientan el mayor sentido de la solidaridad y el internacionalismo. 
 
Por esa razón, además de acompañar todas las luchas sociales y populares que se adelantan a escala planetaria contra las diversas expresiones del orden social capitalista, para enfrentar los impactos políticos y sociales de su crisis persistente y su carácter depredador en términos socioambientales, al punto de poner en peligro la vida misma, seguimos con atención y preocupación la inestable configuración del orden mundial. Tras la denominada guerra al terrorismo basada en realidad en viejas prácticas imperialistas por el control territorial y el saqueo a recursos estratégicos para la acumulación capitalista (particularmente energéticos) se ha asistido a la restricción de derechos civiles y políticos y a una creciente militarización de la vida social, imponiéndose la llamada agenda de seguridad como algo de la mayor prioridad. Con la llegada de Trump a la presidencia de los Estados Unidos, además de darse continuidad a políticas ya existentes, los pocos avances hacia regulaciones estables del orden mundial, se han visto sensiblemente afectados, a lo que se agrega el fortalecimiento de posiciones que alientan el chauvinismo y fortalecen particularmente aquellos proyectos políticos de derecha que, a escala planetaria reivindican falsos nacionalismos y la defensa demagógica de sectores sociales afectados por la crisis. Asistimos al resurgimiento de políticas y prácticas fascistas que ponen además en peligro la paz mundial. 
 
La presencia de China, Rusia e Irán en el contexto mundial, sin que representen un bloque compacto político internacional y sin posibilidad inmediata de un orden compartido del tipo del que existiera hasta el fin de la Unión Soviética, si constituye una contención para prácticas imperialistas más extendidas y abre la posibilidad de consolidar un tipo de organización multipolar, en todo caso más favorable para los pueblos del mundo. No hay aún un despliegue pleno de la actual política de Estados Unidos para Nuestra América. Por lo pronto son preocupantes las líneas de continuidad y profundización de las políticas imperialistas. Militarismo e intervencionismo, la pretensión de acceso a recursos estratégicos, el control político sobre gobiernos de la Región, la reversión de proyectos democrático populares y progresistas en posiciones de gobierno, continúan siendo propósitos de la política estadounidense, que con el Gobierno de Trump adquieren nuevos impulsos, como se aprecia ya de cara a Cuba y a Venezuela. Por las características de Trump y su entorno ultraconservador no es descartable incluso la intervención militar directa. Es indiscutible que con Trump la ultraderecha y sectores de la derecha han tomado nuevos aires. El 22 Congreso llama a tomar conciencia de la amenaza que significa Trump, a denunciar y movilizar la respuesta a los nuevos aires agresivos. Toda nuestra solidaridad a Cuba y contra el infame bloqueo; nuestro rechazo al desmonte de los tímidos avances en la normalización de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos. 
 
 
Nuestro apoyo a la revolución bolivariana y al pueblo de Venezuela, sometidos hoy a la más feroz ofensiva de la derecha que busca propiciar condiciones para el intervencionismo militar directo de los Estados Unidos, calcando modelos de desestabilización y de producción de crisis, ya probados con relativo éxito en otros lugares del planeta. En Venezuela, un gobierno y un pueblo defienden la revolución y han llamado a una Constituyente soberana para encontrar salidas a la crisis provocada. El destino de Cuba y Venezuela es el destino de Nuestra América. Nuestra solidaridad y apoyo a los procesos de cambio de Bolivia y Ecuador, de Nicaragua, El Salvador y Uruguay y, en general, a todas las luchas de los pueblos por democracia y buen vivir. Necesitamos comprender de mejor manera el momento político de Nuestra América, más allá de las evidentes dificultades y conflictividades incluso del propio campo popular. Estamos viviendo un momento de intensa disputa por el destino de la Región. Debemos contribuir a que se consolide la perspectiva de una inflexión histórica a favor de las causas de la verdadera democracia y de la perspectiva socialista. Nuestro mejor aporte a ese propósito, consistirá en contribuir a que la perspectiva de la construcción de una paz estable y duradera en nuestro país sea una realidad material. Se hace imperioso producir la derrota definitiva de la ultraderecha y el militarismo. La pretensiones de retrotraer el país a los tiempos del pasado, aunque cada vez con menor posibilidad, representan un hecho que no se puede desconocer. Lograr ese propósito es posible si lograr desatar y concretar el más amplio proceso de unidad y convergencia democrática. Tal proceso de convergencia unitaria exige un gobierno democrático que consolide los logros de la paz. Es un gobierno de transición a la democracia amplio y progresista, surgido de un movimiento de convergencia comprometido en la causa de la consolidación de la paz, del respeto a sus acuerdos con los insurgentes y con las necesidades más sentidas de las regiones, de las capas medias y del conjunto del país. 
 
Es fundamental avanzar a una nueva correlación de fuerzas con la coordinación de esfuerzos para salirle al paso a las amenazas de los enemigos de la paz y a las inconsecuencias del gobierno que coloca talanqueras para no cumplir de forma estricta la implementación del Acuerdo de La Habana. La nueva correlación es también indispensable para que avance afirmativamente el diálogo del ELN en Quito con sus planteamientos de cese al fuego bilateral, medidas humanitarias y participación ciudadana, como también para que el Estado dé las garantías y abra el diálogo con el Ejército Popular de liberación. La unidad del campo revolucionario es fundamental y debe ir en dirección a crear mecanismos de coordinación y unidad de acción con la Unión Patriótica, Marcha Patriótica, Congreso de los Pueblos, corrientes socialistas, sectores de izquierda del Polo y de los verdes y el nuevo partido de las FARC-EP. En el momento actual se están creando las condiciones para la conformación de un Bloque Histórico y Popular como una unidad política y social para las transformaciones democráticas y revolucionarias. En este contexto apoyamos las iniciativas para la protesta social y la preparación de un paro cívico nacional. Frente al reto electoral de 2018 proponemos practicar esta política coherentemente, para reagrupar y potenciar nuestros acumulados hacia una bancada significativa de la izquierda, más el propósito de un programa básico y un proceso de entendimientos para una candidatura presidencial de convergencia con disposición de triunfo desde la primera vuelta. La unidad de los comunistas es una tarea central. Esta no se decreta, es un proceso que se debe construir a todo nivel, a través de los contactos y conversaciones entre las direcciones nacionales y también en las regiones y los territorios a través de las acciones comunes en el campo político y social. Existen experiencias de los seminarios nacionales, los contactos de los comités regionales y locales del partido con los ex combatientes en las zonas veredales. Es un trabajo paciente en que se deben superar diferencias, prevenciones y viejos resentimientos en contradicciones del pasado. Es necesario establecer una hoja de ruta conjunta, fijar cada paso que debe ser en firme para ganar confianza con la convicción que la unidad de toda la familia será el objetivo trazado. El Partido Comunista Colombiano es ya un partido histórico, surgido de las luchas obreras campesinas y populares y vinculado a ellas en la búsqueda de un futuro digno, de justicia social, que ha tenido continua incidencia en la vida nacional, pese a la persecución violenta, a las condiciones de ilegalización, y de ser tratado por el establecimiento de manera sistemática como enemigo interno, de acuerdo a la teoría que sustenta el terrorismo de Estado. 
 
La idea central de la política organizativa que presentamos a este congreso es la de la renovación del partido, de su política, de sus métodos de trabajo con las masas, de su estilo organizativo, de su labor teórica y comunicacional, a la vez que impulsamos la renovación de su composición de clase, étnica, de género y generacional. Los nuevos fenómenos de la movilización popular, desde el gran paro agrario de 2013, las mingas y paros afro, los movimientos cívicos que Buenaventura y Chocó, el paro del magisterio, las movilizaciones de jóvenes y mujeres en respaldo a la paz, los ambientalistas y LGTBI, los movimientos culturales de masas como el Festival Internacional de la Poesía de Medellín y el Festival Popular de Teatro en Bogotá, muestran las dinámicas que deben alimentar las líneas de orientación comunicacional y el crecimiento del Partido, aunados a una renovada labor de educación política y formación de cuadros de carácter intensivo y ampliado a los espacios unitarios en construcción. 
 
El enfoque de género exige el esfuerzo colectivo por los derechos de las mujeres y diversidades con el objetivo de avanzar hacia la paridad. Saludamos la libertad de las y los presos políticos, entre ellos los camaradas David Ravelo Crespo y Huber Ballesteros. Nos solidarizamos con las protestas y reclamamos la liberación inmediata de las y los prisioneros de la insurgencia mediante la ley de Amnistía. Exigimos la repatriación y libertad inmediata de Simón Trinidad.
 
 ¡ En el Aniversario 87 de nuestro Partido, a cien años de la revolución de Octubre, fieles a la identidad internacionalista y al legado bolivariano, los comunistas estaremos a la altura del compromiso con el pueblo colombiano y sus esperanzas de paz, igualdad y felicidad ! 
 
¡ Viva 22 Congreso del Partido Comunista !
 
 ¡ Viva la unidad del pueblo colombiano ! 
 
 
Bogotá, julio 16 de 2017

 

Por Nelson Lombana Silva  

(Ibagué, julio 19 de 2017) La II Marcha Libertaria programada por la administración municipal que preside el médico, Guillermo Alfonso Jaramillo Martínez, se realizará este 20 de julio a partir de las 9:00 de la mañana, la cual comenzará en el parque Andrés López de Galarza (Calle 19, carrera 3ª) y terminará en la plaza Simón Bolívar (Frente al edificio de la alcaldía municipal), con un cierto musical a cargo del grupo: "Herencia Timbiquí" y artistas de la ciudad musical de Colombia. 

Según expresó el mandatario durante la I Marcha Libertaria, se busca ante todo darle a esta efeméride un contenido más cívico y menos militar, iniciativa que tiene perfecta sintonía con el proceso de paz que se viene desarrollando en Colombia y que el burgomaestre ha venido apoyando desde un principio. 

Distintas fuerzas de izquierda y democráticas, entre ellas, el Partido Comunista, reunidas el pasado 17 de julio, aprobaron por unanimidad convocar a sus militantes, amigos y simpatizantes a participar activamente de esta movilización en la ciudad musical de Colombia. 

Al parecer será una marcha con mucho colorido, pues incluye, comparsas, música, trajes típicos de la época, banderas multicolores y verdadero fervor patriótico que se expresa en la búsqueda de nuestra propia identidad y la lucha por nuestra segunda y definitiva independencia, ya no de España, sino de los Estados Unidos y el modelo neoliberal. 

Edgar Sánchez Cortes, dirigente regional del Partido Comunista, al valorar el contenido de la II Marcha Libertaria, formuló un llamado a participar activamente de esta movilización en esta fecha tan emblemática para nuestro país. El llamado es a izar el pabellón nacional, entonar el himno nacional y participar de la Marcha Libertaria en esta ciudad de 600 mil habitantes. 

El alcalde al convocar a la ciudadanía de esta sección del país a participar de la Marcha Libertaria, indicó: "Quiero hacerles una invitación formal para que este 20 de julio nos acompañen en la II Gran Marcha Libertaria, un movimiento ciudadano que inicia desde el parque Galarza  y recorrerá toda la carrera tercera". 

Resumen de agencias.

 Por: Hernán Durango.

Para este miércoles 19 de julio está previsto el acto de clausura de las deliberaciones del XXIII Encuentro del Foro de Sao Paulo. El evento comenzó en Managua, capital de Nicaragua, el domingo 16 de julio y reúne a 336 delegados de 32 países del mundo, incluyendo naciones asiáticas y la moderadora es Mónica Valente del Partido de los Trabajadores de Brasil.

En los debates adelantados por las delegaciones han ratificado el  compromiso con la paz y el desarrollo social de los pueblos en su batalla por independencia y soberanía plena. Del mismo modo han analizado en profundidad los desafíos de la izquierda y los caminos para continuar las transformaciones en la región. 

Por Colombia participaron delegados de varias fuerzas políticas y sociales entre los que destacan Rodrigo Granda y Mauricio Jaramillo, voceros de las FARC, organización que ha firmado el Acuerdo de Paz y avanza en la configuración de un nuevo partido político con los excombatientes; Gloria Inés Ramirez, vocera de Marcha Patriotica MP; Andrés Álvarez, en representación del Partido Comunista Colombiano PCC y Unión Patriotica UP. 

Las delegaciones de los diversos partidos y movimientos políticos de América Latina reunidos en Managua, Nicaragua en el XXIII Encuentro del Foro de Sao Paulo, saludaron la firma del Acuerdo de PAZ en Colombia entre las FARC y el Gobierno Nacional  y solicitaron que se cumpla por parte del Estado toda su implementación. Igualmente rechazaron de plano el injerencismo que promueve Estados Unidos, especialmente en sus ataques contra gobiernos soberanos como Venezuela, Cuba, Nicaragua, Bolivia y el financiamiento de campañas de organizaciones de extrema derecha para el sabotaje y desestabilización de la paz y el orden en estos países.

"336 delegados de 32 países del mundo expresaron su solidaridad y amor a la revolución bolivariana de Venezuela y el rotundo rechazo a la arremetida imperialista y burguesa contra los gobiernos progresistas de la región", indicó a la prensa Roy Daza, dirigente del PSUV de Venezuela. 

   Jacinto Suárez, secretario de Relaciones Exteriores del Frente Sandinista de Liberación Nacional, dio la bienvenida a los asistentes en nombre del gobierno y el pueblo nicaragüense y recordó que justo un 16 de julio fue derrocado el dictador Somoza, cerrando una etapa de cruenta y sangrienta dictadura en la tierra de Sandino.

El encuentro en Managua del Foro de Sao Paulo, coincidió con la celebración de los 38 años del triunfo Sandinista por los que los voceros del FSLN agradecieron  a todos los que han llegado hasta Nicaragua para alzar las voces de la izquierda latinoamericana y caribeña, discutir y apoyar los procesos progresistas que ha impulsado la región en los últimos 15 años, seriamente amenazados por la derecha y el imperialismo.

Nelson Guzmán Baena.

Consejero Territorial de Planeación Departamental. Delegado CUT Quindío.

Muchos himnos indígenas hacen honor a su causa y consecuencia social. Nos cuentan las luchas y transformaciones que han librado sus pueblos. Como muestra mínimos fragmentos: Indios que con valentía/y fuerza en sus corazones/por justicia y pervivencia/hoy empuñan los bastones/...Porque por cada indio muerto/ otros miles nacerán/Totoroes y Paeces, Terraconas y Guambianos/Coconucos, Siapidaras, todos indios colombianos. / pa" delante compañeros dispuestos a resistir,/ defender nuestros derechos, así nos toque morir/ Guardia , fuerza/.(Himno de la guardia indígena Colombiana). Acontecer histórico que los caracteriza en sus justas  luchas en procura de construir su territorio en armonía. De esta manera lo experimente ubicándome en el  inicio del Gran Macizo  Colombiano, productor de agua para parte de la geografía nacional. Con su bandera de los colores del arco iris en identidad de la unidad de los pueblos. 

Como acontecimiento se han entregado con alma vida y corazón a la defensa de la naturaleza, la pacha mama, sus recursos naturales  y todo en procura de construir en medio de las adversidades un territorio en paz con justicia social y recordándome los círculos de guardia revolucionaria en Cuba Socialista. 

Aceptan deslices  y los hacen público (Critica y autocritica), con estos elementos de juicio celebra su XV Congreso  del Consejo Regional Indigena del Cauca CRIC del 25 al 30 de junio de este 2017 en Rioblanco, Sotará, departamento del Cauca,  en fortalecimiento de la unidad, del territorio, la vida, la autonomía de los pueblos indígenas, donde son acogidos en el resguardo de los YANACONAS; representantes de  125 cabildos, unos 12 resguardos, 31 autoridades, más de 10.000 indígenas, delegado de la ONU, de la Comunidad Europea e invitados. Incluyendo la posesión del nuevo cabildo integrado por  ex combatientes del Quintín Lame. Llegando del Pacifico, Putumayo, Huila, Caquetá y otros departamentos transportados en centenares de chivas, buses, busetas, camionetas. Con dignidad llamando a la disciplina y al estudio y por ello  no es raro que deporten a aquellos "vivos o superdotados" que llegan a subvertir los mandatos como el de  no consumir bebidas embriagantes que están prohibidas por estos días de convención y el de sustancia alucinógenas. Me imagino operando el cepo y los buenos fuetazos en los glúteos. Los médicos ancestrales formando círculo con los brazos sueltan hojas de coca al fuego para mantener incentivados a todos los congregados.

Se mueve la economía ancestral con productos originarios de sus cabildos y de calidad en restaurantes, la Ñuxpa líquido azucarado. Alimentos como la papa, las habas, cebada. Producto de su clima paramuno. En lo social los desfiles de los niños con su pancarta: la naturaleza es un libro abierto, cultivémosla y cuidémosla. Institución Educativa Pueblo Quemado. Bienvenidos al resguardo indígena de Rioblanco Sotara (Cauca). La mujer y Familia: Administrar justicia propia con responsabilidad, es la herramienta para transformar violencia dentro del territorio. Y los docentes danzando con alegría recibiendo delegados desde el 25 al 30 de junio para celebrar el XV Congreso y los 46 años del CRIC; con desafíos tan transcendentales como la unidad y la resistencia. El programa de defensa de la vida y los DDHH: Participación activa de los pueblos indígenas en escenarios relacionados con la implementación de los acuerdos de paz FARC  y ELN. Y fortalecimiento de planes de vida como estrategia para la pervivencia de los pueblos. Con significativo aporte de la Universidad autónoma indígena intercultural UAIIN en su proyección del  buen vivir de los pueblos originarios y de  la emisora octava sinfonía con su comunicación  virtual del CRIC. Como suena de agradable su música indígena. 

 El señor Ramiro hormiga un original; quien con dos años de primaria realiza el aseo en este resguardo compuesto por cerca de 6 "barrios" y quien crea su cronograma, con carreta de construcción  recoge papel a papel, botellas, basuras, ahuyenta los perros, y dialoga muy al estilo de Cantinflas y denota entre recolector de basura y aseo con reciclaje a bordo. 

Las autoridades, gobernadores y mayores animando para que participen en las comisiones, que las "bases" indígenas son las  que mandan e informan  que en el año 1829  se conoce la plana de un cabildo que se creó en Timbio. El comportamiento y pensar con mucha naturalidad sin irrespeto, tienen reparos como la invasión de los paras a sus territorios, el desvío de algunos de los cauces de sus ríos y la minera ilegal. Todos con su sabiduría enfilados hacia  un  nuevo país donde se respire aire fresco, sin Ley 100 y exigen se reglamente el Decreto 1953 del 7 de octubre de 2014 poniendo en funcionamiento los territorios indígenas respecto de la administración de los sistemas propios de los pueblos indígenas. 

El martes 27 de junio se entra a trabajar en comisiones; con antelación la intervención de José Domingo Caldón quien plantea el hablar de región popular y rechaza la política de extracción minera. Nuestros enemigos no fueron las FARC sino los terratenientes y saluda el establecimiento de Zonas de Reserva Campesinas, con suficiente extensión de tierras. Nos oponemos a la división del departamento del cauca para dar origen al 33 en contravía de la unidad territorial. Lo grave de nuestro país es la corrupción y ojala no estemos untados y discutiremos campaña electoral, sin prestarnos a engaños.

El facilitador de administración Gilberto  Muñoz: "Cuando las leyes del hombre van en contra de la naturaleza, no hay porque obedecer" haciendo alusión a la frase de Manuel Quintín Lame y que la gobernabilidad es cómo solucionar los conflictos y problemas de la comunidad. La conclusión del evento debe conducir al establecimiento de políticas para los futuros 50 años.

Qué capacidad espiritual de todos los asistentes;  la del mayor Ancizar Magin Ildo, Darío Tote, José Domingo Caldon, Aparicio Ríos, Gilberto muñoz, Feliciano Valencia, Ati Quigua, Juan Carlos Mamian, William Anacona, José Bayardo Jiménez, Juan Ventura Yangana gobernador del resguardo de Rioblanco y nos despedimos con las chirimías interpretando brisas Rioblanqueñas y  gracias a su gesta es que a los Connacionales no nos han marcado como ganado raso y jamás olvidemos que: "si queremos avanzar debemos caminar y si queremos llegar lejos debemos caminar juntos".