psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Colombia

Tal como con el narcotráfico, al que jura combatir el gobierno colombiano, juran combatir la minería ilegal, pero esta sigue creciendo sin ser atacada por eso que llaman autoridades

El pasado 17 de septiembre (2019), se realizó un debate llamado: “Cómo se roban la tierra y por qué está disparada la deforestación en Colombia”, citada por el senador Gustavo Bolívar, allí el senador Guillermo Garcia Realpe, vocero del Partido Liberal, denunció como miles de retroexcavadoras trabajan a vistas de todo el mundo, pero que no son vista por el ejército oficial.

El senador Pregunto al ministro de guerra, porque ese ejército no ve las dragas que llegan custodiadas por helicópteros.

¿Sabe usted porque no las ve el ejército oficial?, porque tras la minería ilegal esta la mafia y tanto el ejército como el gobierno están al servicio de la mafia.

Bogotá, 12 sep (Prensa Latina) FestiVoz, considerada una tradicional fiesta de la izquierda colombiana y de los medios alternativos de comunicación, defenderá la implementación del Acuerdo de Paz firmado en 2016 entre el Estado y la exguerrilla FARC-EP.

Esa cita, que el 13 de octubre próximo llegará a su edición 34, busca resignificar el periodismo alternativo, defender el Acuerdo, promover las expresiones culturales del país y construir un verdadero cambio político, informó hoy el Semanario VOZ, publicación del Partido Comunista Colombiano.

El festival se ha convertido en el espacio de complicidad donde no solo se comparte y ríe, sino donde también se conversa, analiza el momento político y acuerdan iniciativas entre procesos políticos hermanos, apuntó.

VOZ fue fundado en 1957 con el nombre de Voz de la Democracia, en un momento crucial de la vida del país.

Recién había caído la dictadura militar y se vislumbraba el acuerdo del Frente Nacional que, si bien sirvió para detener la confrontación bipartidista, excluyó y persiguió a numerosas fuerzas políticas como la comunista, lo que desembocó en el conflicto armado que aún no acaba, acorde con la información divulgada.

En 1983 adoptó su nombre actual, como una manera de expresar la táctica de los comunistas que ha consistido en la apertura democrática y en la búsqueda de una gran convergencia popular que haga posibles los cambios en Colombia.

Desde esa publicación, significaron que VOZ ha sido el principal referente de la prensa de izquierda en este país.

También se ha convertido en un testimonio de la memoria histórica gracias a sus constantes denuncias de violaciones a los derechos humanos o laborales y, ha sido además, un valioso insumo de aprendizaje y debate entre obreros, campesinos, jóvenes y militantes, gracias a sus artículos, columnas y análisis, añadieron.

Desde hace 62 años, el semanario circula ininterrumpidamente, a pesar de la persecución, los intentos de censura y la violencia contra su sede, sus periodistas, sus distribuidores y sus lectores.

En consecuencia, subrayaron, con esta gloriosa y abnegada historia por la consolidación de un periodismo revolucionario y alternativo, el FestiVOZ también se convierte en un escenario propicio para impulsar al principal medio de comunicación impreso de la izquierda colombiana.

El evento es además un espacio de apoyo hacia las distintas propuestas de comunicación que surgen desde los territorios olvidados de este país.

La realización de un nuevo festival tiene como propósito que lectores, militancia, simpatizantes y amistades del proceso democrático en esta nación sudamericana, puedan compartir en una tarde-noche de fiesta, la amistad y fraternidad característica de los comunistas colombianos, resaltaron.

mv/mfb

Por: Hernán Durango

Los integrantes del  Consejo Territorial de Planeación del Distrito Capital – CTPD – han convocado a la realización de una asamblea popular de este órgano consultivo de planeación para expresar nuevamente el rechazo ciudadano al Plan de Ordenamiento Territorial POT que el señor Enrique Peñalosa quiere imponer a la ciudad capital.

La jornada se realizará el viernes 13 de septiembre a partir de las 12.OO del dia en la Plaza de la Democracia frente a las instalaciones del Concejo Distrital. Será una demostración de la indignación ciudadana que organiza la Cumbre Popular Urbana frente a la imposición y la arbitrariedad peñalosista.  Los concejales peñalosistas radicaron ante el cabildo distrital el POT pese a la gran controversia y rechazo ciudadano y las voces que piden su suspensión por la inconveniencia que el POT representa  para el desarrollo democrático y ambiental del Distrito Capital. La invitación es abierta a la ciudadanía para que participe en esta asamblea popular.

Ante el anuncio de un grupo de hombres y mujeres de continuar con la organización de las Fuerzas Amadas Revolucionarias de Colombia Ejercito del Pueblo, FARC – EP, debido al incumplimiento de lo pactado, el asesinato selectivo de las y los lideres sociales y políticos, y la falta de garantías de seguridad para preservar la vida de las y los excombatientes; la Juventud Comunista Colombiana – JUCO - manifiesta lo siguiente:

1. El gobierno de Iván Duque utiliza la lógica clientelar para evitar la implementación del acuerdo de paz; impulsando la modificación unilateral del acuerdo por la vía normativa y saboteando este a partir de las objeciones a la JEP. Se ha maquillado el proceso de implementación en todos sus ordenes, siendo el plan nacional de desarrollo la primera muestra de ausencia de una política que vaya encaminada a cumplir y garantizar lo pactado.

2. La primera muestra de voluntad política de cumplimiento de cualquier acuerdo de paz es garantizar la vida. El gobierno de Iván Duque actúa con una negligencia perversa ante el genocidio y exterminio en curso. No se han adoptado medidas que permitan desmantelar el paramilitarismo en el país, y por tanto no se aplican medidas que garanticen la no repetición. Todos los días aumentan las victimas a causa del conflicto armado bajo los ojos del establecimiento que niega el exterminio por el cual es victima el pueblo colombiano. Lo que ha cambiado en el conflicto colombiano es la modalidad de la guerra, pero esta aun persiste pese a la buena fe y al cumplimiento del acuerdo por parte de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común – Partido FARC - frente al proceso de reincorporación, a ello sumamos y reconocemos las manifestaciones de continuar en la mesa de negociación por parte del ELN.

3. Estamos convencidos que la paz completa es posible si logramos re-hacer un gran escenario que permita restablecer el conjunto de las condiciones políticas y sumar voluntades para ganar en la paz democrática, donde el conjunto de fuerzas políticas comprometidas con el país restablezcan las condiciones y las confianzas para superar las causas de la violencia política, económica y social.

4. Hacemos un llamado a la Comisión de Notables del componente del acuerdo, a los países garantes de los procesos de paz, a la cumbre de instancias no gubernamentales de implementación del acuerdo y al consejo nacional de paz, para impulsar un diálogo que permita mitigar y reversar los daños ya causados a raíz del incumplimiento del acuerdo de paz, que ha sembrado desconfianzas en las garantías de reincorporación política, jurídica y económica. Insistimos en retomar los diálogos con el ELN, e impulsarlos con el EPL y las FARC - EP, para encontrar una formula de #PazCompletaYa que garantice la no repetición del conflicto, preserve la vida y brinde las condiciones para la democratización de nuestro país.

5. Exigimos que se adopten las medidas otorgadas por la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad establecida por el acuerdo de paz, que tienen como objetivo frenar el asesinato, el sicariato y paramilitarismo. Responsabilizamos al gobierno de Iván Duque por cada asesinato a las y los líderes sociales y reincorporados; como también por cada ex combatiente que haya dejado y deje el acuerdo de paz y se rearme a causa de temer perder la vida y por la inseguridad jurídica.
 
6. Rechazamos las trompetas de guerra que alienta Iván Duque al promover e insistir en un conflicto con el hermano país de Venezuela y querer convertir una guerra nacional en un conflicto bélico continental. Llamamos a la comunidad internacional, a las organizaciones juveniles internacionales, a las organizaciones del componente de verificación del acuerdo de la Habana, a las y los colombianos en el exterior, a promover plantones en embajadas, en plazas, en universidades que respalden la consecución de la #PazCompletaYa, como mecanismos de exigencia para tomar medidas en contra del escalamiento del conflicto armado y promover la paz de Colombia y el continente.
 
7. Convocamos a las y los colombianos en la participación de los próximos comicios votando por las listas de coaliciones alternativas y democráticas, principalmente por la Colombia humana – Unión Patriótica, y en consecuencia invitamos a las y los candidatos a promover políticas que vayan encaminadas a frenar el escalamiento del conflicto social y armado en los territorios, impulsando el diálogo político como mecanismo por excelencia para frenar el aumento de las víctimas.

Llamamos al conjunto del movimiento juvenil a seguir insistiendo y prevalecer en el llamado a consolidar la salida política al conflicto social y armado en Colombia. Insistimos que la solución política y dialogada al conflicto armado y la lucha por la paz democrática tiene como objetivo buscar el camino menos doloroso para el pueblo colombiano. Para ello es importante la supresión de las causas de la violencia, es decir, suprimir la desigualdad social, el hambre, la pobreza, el desempleo, el miedo y la militarización.

Garantizar el acceso a la educación publica, gratuita y de calidad en todos sus niveles en las ciudades y en el campo; trabajo digno para la juventud; acceso y promoción a la cultura, al deporte y a la recreación; desmilitarizar y dejar de criminalizar al joven, y brindar garantías para la participación política amplia, incluyente y participativa de las y los jóvenes y sin discriminación de credos, orientación de genero y sexual,  étnica y concepción política, para asegurar la inversión acertada en las necesidades de la juventud en los diferentes municipios, departamentos y a nivel nacional. En palabras de Jacobo Arenas “El objetivo supremo de una negociación como la que abocamos, es hacer inocuo el uso de las armas para resolver la controversia política, económica y social; que nadie se sienta obligado a recurrir a ellas porque la realidad va evidenciándole que el Estado tiene ante todo una estrategia para garantizar la vida, el bienestar, los derechos humanos, la democracia y la soberanía nacional”.

La Juventud Comunista Colombiana ha declarado paz a la guerra, y nuestro compromiso es vencer y vencer implica seguir insistiendo en la salida política al conflicto armado. La victoria del pueblo colombiano solo podrá ser fruto de la movilización con la participación del conjunto de fuerzas vivas que luchen por defender la vida como primera condición para la democracia. Por ello convocamos a las organizaciones y procesos a la Segunda Marcha Juvenil del Bicentenario por la paz, la emancipación y los derechos juveniles, como aporte al proceso de rearticulación por las transformaciones democráticas.

No desfalleceremos en la incansable lucha por la paz democrática y lograr las transformaciones revolucionarias que requieren y anhelan las y los jóvenes colombianos; pintar la paz de esperanza, la vida de democracia, y la revolución de alegría.  

Comité Ejecutivo Central

Por: Tony López R. (*)

Gran repercusión le ha dedicado los medios nacionales e internacionales, a la decisión de un importante sector de las FARC-EP, de retomar las armas, encabezado por Iván Márquez y Jesús Santrich, acusando al gobierno colombiano del oficialista partido Centro Democrático, presidido por Iván Duque y el senador Álvaro Uribe Vélez, de traicionar los Acuerdos de Paz.

Analistas y comunicadores sociales, nacionales y extranjeros, han ofrecido sus valoraciones y comentarios una buena parte cuestionando la decisión de Márquez-Santrich, sin una análisis serio, profundo y sesgados, algunos con irrespeto y otros repitiendo el slogan uribista de que son “narcotraficantes”, son los mismos comunicadores sociales que no piden justicia para las víctima de los “falsos positivos” y mucho menos, que la Corte Suprema juzgue a los vinculados a los 12 Apóstoles y a los que desde cargos gubernamentales trabajaban para el Cartel de Medellín, por tanto apoyan la guerra y no contribuyen a lograr una solución política negociada con todos, por el bien de todos y sin exclusiones.

El objetivo, de acuerdo a lo que señala el Comunicado, leído por Iván Márquez, es retomar unitariamente con el ELN, y otras fuerzas políticas, progresistas y democráticas la oposición al gobierno de Duque-Uribe y se plantean una modificación de la estrategia y táctica guerrillera, en la cual solo se combatirá en caso de ataques de las Fuerzas Militares, o sea una estrategia defensiva y no ofensiva y solo unidos y con un gobierno digno y honorable iniciar un proceso de negociación del conflicto social y armado.

El concepto de que no son los militares los enemigos de la guerrilla no es una tesis de Iván Márquez, es del legendario jefe guerrillero Manuel Marulanda Vélez, quien en conversación con el autor de este artículo, el 9 de enero del año 1999 en Villa Nora, San Vicente del Caguan, cuando se iniciaron los diálogos de paz con el gobierno de Pastrana, me dijo: “nuestros enemigos no son los militares ni la policía, nuestros enemigos son los paramilitares, que es el ejército fascista que financian los narcos y la oligarquía financiera y agroindustrial colombiana”.                                                                    

“Los soldados y policías son hijos de campesinos y obreros, que los altos mandos envían a combatir y esos ponen los muertos y heridos, los generales no vienen a combatir, su teatro de operaciones es desde helicópteros, bien lejos de los combates, al igual que los hijos de los ricos y oligarcas, esos no están en las filas del ejército”.

Esos infelices soldados son víctimas, sin saber que están al servicio de una oligarquía, que tiene empobrecida a sus familias y pueblo, causantes de esta guerra”. Esa opinión sobre las Fuerzas Militares, sus oficiales, clases y soldados, se refleja en las dos o tres cartas que el jefe guerrillero dirigió a ellos e hizo pública, cuando el proceso del Caguán e incluso en procesos anteriores.

La unidad de todas las fuerzas colombianas, armadas y desarmadas, revolucionarias, democráticas y progresistas, es el llamamiento que hace el Comunicado de las FARC-EP y demostrar que el actual gobierno y la oligarquía agrupadas en los partidos políticos, liberales, conservadores y el ultraderechista Centro Democrático, que han gobernado Colombia por más de 200 años los han traicionado.

Mientras que los integrantes del partido de la Rosa, Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, llama a la unidad con el gobierno de Uribe-Duque, para lograr la paz y se comprometen a no volver a la guerra y tienen fe en que podrán imponer la paz.

Lo que aún está por ver, cual es la paz a la que quieren acceder los dirigentes del partido de la Rosa, porque en Colombia el escenario sigue siendo de guerra, por un lado, la insurgente guerrilla del ELN, no ha logrado que el Gobierno inicie los diálogos con ellos y se mantienen en el campo de batalla, algunos frentes del EPL continúan activos y ahora las FARC-EP retoman las armas con la decisión de lograr la verdadera paz con justicia social.

Lo objetivo y concreto, es que el Gobierno ha   incumplido los Acuerdos de Paz, y hecho trizas lo que por cerca de cuatro años se trabajó en La Habana, veamos una síntesis de lo ocurrido.

Fue Uribe Vélez y su partido Centro Democrático, el que presionó al gobierno de Santos y este aceptó realizar un plebiscito, que fue manipulado y contaminado con mentiras y falsedades propagadas por Uribe Vélez, acompañados por la derecha conservadora y liberal y a través de los medios hegemónicos colombianos y extranjeros, que incluía el eslogan de que si apoyaban el SI convertirían a Colombia en una dictadura CASTRO-CHAVISTA, eso llevó a los electores a votar a favor de la guerra, por primera vez en la historia universal de las naciones, los ciudadanos de un país votan en contra de la paz, una irracional decisión, a la que hoy una gran mayoría se arrepiente.

Con el triunfo del NO y a pesar de que el plebiscito no era vinculante, el senador Uribe Vélez, desde el Congreso y con el apoyo de las bancadas mayoritariamente enemiga de los diálogos de paz, obligaron a revisar los acuerdos que, en La Habana habían concretado las partes, e hicieron modificaciones que cercenó el espíritu y la letra de lo que ya estaba acordado, incluido lo de la Justicia Transicional de Paz, (JEP), en definitiva, Uribe y comparsa buscaron y lograron beneficiar a terceros (civiles) o sea, actores intelectuales y financieros del narco-paramilitarismo y a los altos mandos militares.

Ahora veamos que razonable ha sido o no la denuncia del incumplimiento en la implementación de los Acuerdos de La Habana, por parte del Gobierno de Duque y porque la ruptura de Márquez, Santrich y un importante número comandantes de las FARC-EP miembros del Estados Mayor Central.

Primer incumplimiento, que viene del Gobierno de Santos, en el punto número 1, Tierra, no haber titularizado la tierra a nombre de los campesinos que desde hace años la ocupan, pero que no están legalizadas; Incumplimiento en la implementación de la Reforma Rural. Las 16 curules que debían ocupar las víctimas no han sido ocupadas ni otorgadas otro gran incumplimiento; El punto 4 de la agenda relacionado al combate a los cultivos ilícitos, totalmente incumplidos y lo más grave el gobierno quiere volver a la fumigación con glifosato, lo cual no solo ataca al medio ambiente y acaba con fauna y flora, también promueve graves enfermedades a los pobladores.

El combate y liquidación del paramilitarismo no se ha concretado y lejos de ello, se han fortalecido ocupando territorios abandonados por los antiguos frente de la FARC y responsables de la ola de asesinatos de líderes sociales y de reinsertados, como ocurrió este pasado 6 de septiembre en Cúcuta, dos muertos desmovilizados de las FARC. La amnistía o indultos de todos los guerrilleros o colaboradores de las FARC en prisión no se ha cumplido con los dispuesto y aprobado por el Congreso y la Corte Constitucional, aún se mantienen en prisión un poco más de 400 presos, otro significativo incumplimiento.

Las garantías de seguridad política y ciudadana no se han cumplido y el gobierno ha sido cuando menos ineficiente y la fuerza pública cómplice, del sistemático asesinato de líderes sociales y ex guerrilleros desmovilizados, que suman un poco más de 700 y que diariamente conocemos la noticia de uno o dos o tres asesinatos político diarios, como la de la pasada semana de aspirante a la Alcaldía de Suarez en el Cauca.

Montajes de operaciones, en coordinación con agencias extranjeras para acusar de un delito, no cometido por el comandante guerrillero Jesús Santrich y que provocó la renuncia del fiscal Néstor Humberto Martínez, que se involucró en un operativo de la DEA, y cometió prevaricato, al decir que desconocía de esa operación, cuando realmente si era de su conocimiento y por la cual Santrich cumplió trece meses en prisión, siendo inocente.

Es la razón por la cual la Jurisdicción Especial de Paz, tuvo que admitir que no había pruebas y ordenó su libertad, pese a todo, se montó un operativo para extraditarlo, solo el alzamiento del pueblo detuvo la ejecución, mientras el Consejo de Estado aprobó que Santrich, asumiera la curul que le pertenecía como Representante a la Cámara. Sería un manejo poco claro de la justicia colombiana, la que llevó a Santrich a tomar la decisión de desaparecer, cuando conoció   que la Corte Suprema de Justicia (CSJ),   en su calidad de aforado debía juzgarlo, un dale para atrás y para delante, que nadie entiende, porque si la JEP no encuentra pruebas, porque el Supremo tiene que juzgarlo, eso no tiene mucho asidero, él estaba convencido que la CSJ lo condenaría y tal vez estaría hoy caminando hacia una cárcel en EE.UU. o ya en prisión, ya tenían experiencia.

Nada diferente a lo sucedido con el secuestrado Ricardo Palmera (Comandante Simón Trinidad) el cual cumple 60 años de cárcel, sin haber cometido el delito de narcotráfico del que se le imputa, la DEA nunca lo pudo probar. Fue secuestrado en Ecuador y entregado ilegalmente a Colombia, violando todas las leyes internacionales y extraditado de inmediato por el presidente Uribe Vélez a Estados Unidos.

Pero 60 años de cárcel no solo es injusta y exagerada, fue un acto de venganza por los tres agentes de la CIA que las FARC-EP capturó y fueron liberados en una dudosa operación conocida como la operación Jaque, dirigida por el la CIA y el MOSSAD.

Al comandante Iván Márquez le estaban preparando una trampa parecida, incluso quisieron asesinarlo cuando estaba en la ETRC en Miravalle, a la zona llegaron tropas especiales para capturarlo a él y a Oscar “el Paisa”, esa es la razón por la que Márquez, advertido por sus informantes, abandona la ETRC y se interna nuevamente en la selva colombiana. Esa es otra de las contravenciones graves que comete el Gobierno porque las ETRC no pueden ser allanadas.

Como podrá apreciar el amigo lector, los incumplimientos señalados son alguno de los más relevantes, quedan otros muchos, se calcula que solo un 15 a 20 por ciento de los Acuerdos han sido cumplidos, la mayoría de ellos son los acuerdos cumplidos por los insurgentes, del ahora Partido de la Rosa. La entrega de las armas y la concentración de sus fuerzas en zonas veredales, hoy llamadas ETRC, muchas de ellas sin condiciones higiénicas, con carencias de alimentos y agua potable para vivir, pero la guerrilla cumplió con la parte que le correspondía.

La representación de la ONU en Colombia hizo pública su satisfacción por la seriedad en el cumplimiento de la palabra empeñada por la insurgencia en la entrega de armas y concentración, sin embargo, este organismo internacional no ha sido exigente con el Gobierno de pedir el cumplimiento de los Acuerdos de Paz y en la firme denuncia y condena a la violación a los derechos humanos, por la ola de crímenes sistemáticos contra líderes sociales y ex combatientes desmovilizados.

La entrega de armas fue un tema polémico a lo interno de las FARC y provocó determinada suspicacia dentro de alguno de los negociadores, entre ellos Santrich, Márquez y otros, pues tenían clara las posiciones de su histórico Jefe Manuel Marulanda, quien sustentaba la tesis que “ninguna guerrilla al concluir un proceso de paz, puede desarmarse, que la entrega de las armas, debía ser un proceso gradual y que llevaba tiempo, al igual que la desmovilización de la guerrillerada, la cual decía, hay que reincorporarlas a una sociedad, para la que no están preparada”.

Hablaba Marulanda, “de entregar las armas de a poco, unas 200 a 500 armas y esa misma cifra de guerrillero desmovilizarla y reinsertarla en la vida civil. Solo el cumplimiento de los Acuerdos por parte del gobierno iría regulando, la entrega de armas y los desmovilizado. Entregar las armas y concentrar las tropas desarmadas, no es negociable, porque eso es rendición”, sentenciaba el jefe guerrillero.

Es aquí donde está las diferencias de lo sucedido y lo que se esperaba de muchos de los que un día y bajo la dirección de Manuel Marulanda, empuñaron por muchos años las armas, lograron dominar y ejercer el poder en cerca de 300 a 350 municipios de los 1100 que tiene Colombia, de la importante influencia política en el en algunos sectores del país y los que llevaron justicia, salud y educación en esos territorios abandonados por el Estado, Guaviare, Vaupés, el Meta, Huila, Caquetá, Putumayo, Cauca y Nariño, Choco, conocen de esa realidad.

Los que crearon y militaron en el Partido Comunista Clandestino de Colombia, PCCC, luego de la celebración de la 8va Conferencia del Estado Mayor Central en abril de 1993 y vivieron epopeyicas jornadas de sacrificio, sangre y fuego por lograr justicia social y equidad, respeto y una verdadera sociedad democrática, donde la honestidad y trasparencia de sus gobernantes sea la más alta bandera en el país.

En razón de lo arriba señalado y bajo la dirección del comandante Alfonso Cano, se creó y organizó el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, movimiento que tuvo o tiene unos miles de militantes en ciudades y montañas de Colombia, Cano fue el impulsor de este último proceso de paz, cuando en el 2011 recibió emisarios del presidente Juan Manuel Santos y se comenzó a tener los primeros contactos, que tuvo el importante apoyo del presidente venezolano Hugo Rafael Chávez Frías, es por esos días que tropas de la Tercera Brigada, cercan la jefatura de Cano, se producen enfrentamientos y Cano cae prisionero del Ejército, lo paradójico de este hecho, es que el Presidente Santos, que le pidió comenzar el proceso de paz, fue el mismo que ordenó su asesinato, confesado por él, en un acto público, en presencia del hermano del Comandante Cano.

Hasta aquí una parte parcial de las razones que asisten a Iván Márquez, Jesús Santrich y una parte no tan mínima de comandantes y guerrilleros de las FARC-EP, como difunden y quieren hacer ver, los voceros del uribismo y del Partido de la Rosa, lo que acontece con la retoma y como bien afirmaron todos estos combatientes, e Iván Márquez, las FARC-EP no era una fuerza derrotada, era una fuerza que estaba decidida a trabajar por la paz, la reconciliación y la no repetición, pero el Gobierno oligárquico de Uribe y de los Estados Unidos no les interesa la paz en Colombia, pierden demasiado dinero en sus negocios de drogas y armas.

Hacer triza los Acuerdos de La Habana, ni por asomo es ni era un objetivo de la Revolución Bolivariana, muy por el contrario, Venezuela junto a Chile eran acompañante de esos acuerdos en La Habana y fueron impulsores en el 2011 de los inicios de ese proceso de paz. Un plebiscito por el NO a los Acuerdos de La Habana, anunciaba el ex presidente Uribe Vélez, cuando hacían campaña para elegir presidente a Iván Duque, quien también declaró que su gobierno no tenía ningún compromiso con unos Acuerdos que ellos no firmaron y por tanto los harían trizas.

Ahora resulta que la vuelta a las armas de este sector de las FARC-EP es el argumento más idóneo para desarrollar y justificar un conflicto militar contra Venezuela, inventando las mentiras de que quien está detrás de esta vuelta a las armas de Márquez y Santrich, es el presidente Nicolás Maduro, quien en coordinación con el ELN y las FARC-EP le quieren hacer la guerra a Colombia, nada más fantasioso que tal afirmación, incluso acuñado por grandes medios estadounidenses y españoles y otros medios europeos, la opinión publica nacional e internacional, deben denunciar y levantarse contra la política injerencista de Estados Unidos y Colombia contra Venezuela, pues el plan intervencionista está en marcha y no por gusto, las Fuerzas Armadas Bolivarianas, siguiendo las ordenes de su Presidente, están en alerta naranja y como centinelas de la frontera sur.

Una intervención militar en Venezuela, provocaría un gran incendio en toda la región y sería el país agresor el mayor perjudicado, es un conflicto donde internamente Uribe-Duque no tienen apoyo y unas Fuerzas Militares, que tienen reservas de ser utilizadas por EE. UU en una eventual confrontación. Las Fuerzas Militares estadounidenses sufrirían tantas bajas, que las sufridas en Viet Nam se quedarían empequeñecidas, pues sería luchar contra un pueblo que asumiría la lucha irregular y tiene la valentía y la enseñanza y el ejemplo de Bolívar y Chávez.

(*) Periodista, politólogo y analista internacional.

La Habana 7 de septiembre de 2019.   12.30 hrs.

Por: Hernán Durango.
 
Foto: Estudiante herido.
 
Andres Mauricio Reyes, defensor de Derechos Humanos de esa municipalidad del departamento de Cundinamarca, expresó su condena total al brutal atropello de elementos del ESMAD  de la Policía Nacional contra estudiantes de la Universidad Uniminuto y  Universidad Colegio Mayor  de Cundinamarca UDEC, hechos ocurridos el día miércoles 4 de septiembre en momentos en que los estudiantes reclamaban recursos y mejoramiento en la calidad de la educación y en su legitimo derecho a la protesta salen a las calles a exigir cumplimiento por parte de las autoridades universitarias y el Estado colombiano, pero lo que reciben como respuesta de la autoridades es la represión e indiferencia por parte de la Gobernación, la directiva de la universidad y  los cuantiosos daños por destrozos debido a la brutalidad policial en las instalaciones de la sede extensión de la UDEC Soacha.
 
"Esta institución educativa UDEC no puede seguir siendo botín de unos pocos que la han desangrado, convirtiéndola en una cuota burocrática y politiquera más para darle contentillo a los candidatos que se queman en las contiendas electorales", asegura el defensor de Derechos Humanos  y dirigente de la Coalición Colombia Humana- UP en este departamento.
 
Durante las protestas en mención  varios estudiantes resultados agredidos por la paliza policial y el uso desmedido de la fuerza y armas de fuego, tambien hubo varios detenidos.
"El abuso de la Policía Nacional  requiere de las autoridades investigativas una investigación rigurosa y el castigo ejemplar contra esos funcionarios que no atienden los Derechos Humanos e irrepestan los preceptos institucionales que garantizan y protegen  el derecho a la movilización social y a la protesta en el territorio nacional", reclama el defensor de Derechos Humanos.
 
Por otro lado se conocieron los energicos pronunciamientos de  los parlamentarios  Antonio Sanguino, Iván Cepeda, Aída Avella, Sandra Ramírez, Inti Asprilla, Sergio Marín, entre otros, quienes repudiaron la actuación policial y exigieron a los organismos de control verdaderas sanciones para los funcionarios involucrados en estos hechos.
 

En la ciudad de Cali, capital del departamento del Valle del Cauca, los trabajadores de la  Empresas Municipales  Emcali,  convocan  para este lunes 9 de septiembre 2019 a las 05:30 pm en el semáforo peatonal que hay entre el CAM y la Plazoleta Jairo varela a un gran plantón de solidaridad y respaldo al Senador Alexander López Maya (POLO), por los señalamientos irresponsables que le hizo el Senador Álvaro Uribe Vélez, en un debate realizado recientemente en el parlamento colombiano por la corrupción de Odebretch que salpica a altos funcionarios del Gobienro Nacional y miembros de varios partidos de la derecha.

Los organizadores invitan a la ciudadanía valluna y organizaciones sociales y políticas a llevar sus mensajes de respaldo a Alex Lopez, a Emcali, a la ciudad a los trabajadores, a la paz. Igualmente  deben llevar  mensaje de rechazo al sr. Uribe Vélez portando pancartas, cartulinas, chapolas, pendones.

 

El senador Gustavo Petro, líder de la Colombia Humana, estuvo junto con representantes de distintos sectores políticos en Barranquilla durante un homenaje a Jorge Eliécer Gaitán, acompañado de su hijo Nicolás Petro, quien es candidato a la Gobernación del Atlántico.

En la manifestación a la que asistieron diferentes fuerzas políticas alternativas de la ciudad, los participantes acompañaron a Gustavo y Nicolás Petro a llevar un arreglo floral en honor al caudillo liberal. En medio de la marcha, muchos de los asistentes iniciaron arengas de protesta contra el ‘clan’ Char; con el unísono grito “¡no más Char!”, mostraron su rechazo al control político que tienen en el departamento del atlántico.

A pesar de la enorme favorabilidad con la que cuentan los Char, la cual es cercana al 96%, tanto en Barranquilla como en el resto del departamento, cada vez son más los partidos políticos como la UP y Colombia Humana los que se suman a repeler la intención de los Char en mantener el poder en la ciudad. Entre estos, se encuentra el movimiento ‘Liberales Libres’, sector del liberalismo que ha decidido no apoyar la candidatura a la Gobernación del Atlántico a la exministra Elsa Noguera, cercana a los Char y quien además fue avalada por el expresidente César Gaviria, quien es actualmente el presidente del Partido Liberal.

El senador Petro compartió desde su cuenta de Twitter una fotografía junto a varios de sus miembros que apoyan la candidatura de Nicolás junto al mensaje: “La defensa de los derechos individuales que defiende el liberalismo es articulable a la defensa de los derechos sociales y ambientales que defiende el progresismo”.

Por otra parte, en horas de la mañana ‘La Pulla’ publicó un video criticando a los Char por sus diversas estrategias electorales, desde contratos entre amigos cercanos y financiadores de su campaña, hasta la compra de jugadores de fútbol de altísimo precio para el Junior de Barranquilla.

A partir de ambos episodios, usuarios en Twitter han posicionado el nombre de los Char en tendencia durante todo el día, revelando las numerosas críticas que existen a su gestión, pero también dejando claro el enorme apoyo con el que cuentan por parte de los barranquilleros.

 

Por: Miguel Suarez (2019-09-06). Alguien, algún día acuño la frase de que “En Colombia es más fácil organizar una guerrilla que un sindicato”, debido a la represión, macartizacion y en general, al anticomunismo esparcido por la mafia a través de sus medios de desinformación.

La realidad, le está dando la razón a esa afirmación y de una forma mas que categórica.

Hace unos dos años (junio, 2017), veíamos sorprendidos como la guerrilla más grande de América Latina, las Farc-EP, se desmovilizaba y entregaba las armas, con tristeza veíamos como los fusiles, que, según el fundador de las Farc, Manuel Marulanda, eran la garantía de que la oligarquía colombiana cumplieran lo acordado, eran entregados, desarmando así al ejército del Pueblo colombiano.

Hoy vemos como de la noche a la mañana se nos anuncia la conformación de una “nueva guerrilla”, las mismas Farc-EP, al frente de la cual están un grupo de destacados guerrilleros que ante el incumplimiento de los acordado y ante las amenazas contra su integridad resolvieron tomar de nuevo las armas.

Los dos hechos, corroboran el dicho popular, que asevera que en Colombia es más fácil armar una guerrilla que un sindicato y allí es donde está el detalle, lo difícil y complicado en Colombia y en cualquier parte del mundo de hoy, es organizar y concientizar al pueblo.

Es claro pues, que sin el desarrollo de un movimiento popular combativo y bien organizado no habrá, en las actuales condiciones, lucha armada que valga, que valga digo, para cumplir el objetivo, la toma del poder, porque para golpear al ejercito oficial, compuesto de hijos de pobres, ocasionarle algún susto a la oligarquía y alguna satisfacción al pueblo ante tanta injusticia, si sirve.

En los años 90s, la guerrilla de las Farc-EP, con Marulo y con Jacobo, llegó a copar al ejército colombiano, propinándole golpes que nos hicieron pensar que la toma del poder estaba a la vuelta de la esquina, pero no fue así, el movimiento popular no estaba organizado de forma que complementara la fuerza guerrillera.

Hubo un hecho, que poco se ha referenciado y que tiene que ver con la necesidad de que se desarrolle un fuerte movimiento popular en Colombia, que tiene que ver con la necesidad de una guerrilla bien preparada, o mejor dicho con unos fusiles al servicio del pueblo, que respalden el accionar popular.

A comienzos de los 90s, Manuel Marulanda Vélez o la dirección delas Farc-EP, tuvo una fuerte discusión o crítica contra la dirección del Partido Comunista Colombiano, por no haber cumplido con la tarea de organizar al pueblo para la toma del poder, ya que ellos, los dirigentes farianos, se habían dado cuenta que solos no podían, que se necesitaba la movilización popular.

Hubo un cruce de carta, donde entre otras Marulo, criticaba que el PCC se hubiese dedicado exclusivamente a las votaciones, etc., etc., descuidando el objetivo central de una organización revolucionaria, la concientización y organización de las masas.

De la discusión salió que la dirección de las Farc-EP, decidió organizar un Partido Comunista Clandestino, conocido como PC3 y el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, para cumplir esa tarea.

Decía Marx, que para entender la realidad es necesario hacer un análisis concreto de la realidad concreta. Hacer un análisis objetivo, no llevado por nuestros deseos, por nuestros sueños o por nuestras frustraciones, porque si así lo hacemos, llegaremos a conclusiones erradas y tomaremos decisiones totalmente desacertadas que nos llevaran al fracaso.

A donde quiero ir, la historia ha demostrado que por lo menos en Colombia, la toma del poder no es posible si no se dan y desarrollan a la par la lucha armada y la organización popular, eso lo previó Marulanda y se esforzó por lograr la organización del pueblo colombiano.

Eso lo sabe la oligarquía colombiana, por eso no han cesado de asesinar a dirigentes populares, y no van dejar de hacerlo muy fácilmente, porque es allí donde está el meollo del asunto.

Por eso cometieron el genocidio contra UP, contra a Luchar, etc., etc., porque estaban siendo efectivos en organizar al pueblo y dirigir las luchas por sus reivindicaciones.

Aunque las cifras de los asesinados por la oligarquía son contradictorias, van y vienen, para mí, unos 800 líderes populares han sido asesinados desde que se firmó el acuerdo, buscando con esto detener la organización popular, que gracias al acuerdo entre las Farc-EP y el estado, está dando muestras de activación.

Lo acabamos de vivir, se desarmaron las Far-EP y vuelven y se arman, como diríamos los colombianos, en par patadas, pero el movimiento popular, combativo, no arranca, incluso sin saber datos ciertos, me atrevo a decir que el PC3 y el Movimiento Bolivariano por la nueva Colombia, no tuvieron mayor incidencia en el cumplimiento de ese objetivo, por lo menos hasta donde yo conozco.

No hablare de los paramilitares, que nos quieren meter en la cabeza que ya no existen, que hoy se dicen existen unos 20 grupos, que son armados por ganaderos, terratenientes y narcotraficantes con el apoyo del ejército oficial, entiéndase el estado.

Los guerrilleros farianos y elenos, durante más de 50 años han estado combatiendo, pero la toma del poder no ha llegado, así que, para que entendamos bien la historia, no basta con el anuncio de una “Nueva guerrilla”, la tarea más difícil está en la organización del movimiento popular y hacia allá hay que enfocar los esfuerzos.

La tarea no es fácil, la mafia que detenta el poder en Colombia, desde antes de firma los acuerdo ya se alistaba para destruir al Partido Farc, conscientes del peligro que para ellos representan la organización de este y la incidencia que podían tener en la organización del pueblo.

Aquí vuelvo a recordar que en un debate titulado Foro De Paz y Reconciliación donde participó Humberto de la Calle, en ese momento jefe de la delegación que representaba a la mafia en las conversaciones en la Habana, este dijo conocer de una discusión muy profunda que había en las entrañas del gobierno de Santos, sobre la manera de llevar a cabo la reincorporación.

De la Calle dijo: “Hace poco leí una carta de los ex-comandantes de las Fuerzas militares donde decían mire hay que eliminar cualquier nexo de colectivo entre los ex-combatientes, eso lo que hay es que dar es una palmada en la mesa y cada quien se va, unos se van para Paratebueno, otros para Medina y otros para el Putumayo y cada quien tiene una allá tía que vende empanadas, hay que disolver forzosamente ese grupo”, y eso está ocurriendo con la colaboración de algunos oportunistas, que en su momento celebraron la dejación de armas y hoy califican al Partido Farc de “Duquista”, sin entender el reto que tienen ellos o tenemos, la organización y concientización del pueblo colombiano.

Por eso mi llamado a aquellos, que desde la comodidad de la sala de su casa, haces fiestas celebrando el nacimiento de la nueva guerrilla, cosa que debe hacerse, pero que al mismo tiempo se unen a la mafia que detenta el poder en el objeto de destruir el Partido Farc, cuyos dirigentes, que ayer eran saludos por ellos como dioses, tomaron la decisión, después de hacer un análisis concreto de la realidad concreta colombiana, que si durante 50 años no habían podido con los fusiles deberían buscar otra forma para disputarle el poder a la mafia que controla Colombia.

En Colombia han ya asesinado a unos 150 exguerrilleros, es un país donde se ha cometido el genocidio contra la UP y han asesinado 5 candidatos presidenciales, mejor dicho, es súper peligroso para la actividad política y ellos, los del Partido de la Rosa, han decidido jugársela, arriesgando incluso su vida, buscando la organización y concientización del pueblo, desafiando la premeditación de volverlos trizas, del estado, han decidido intentar hacer la tarea que hasta ahora nadie ha podido.

No serán, de pronto o por ahora, los mas hábiles, pero lo han probado su calidad ética y moral, su compromiso con el pueblo, porque dieron gran parte de su vida buscando el cambio por las armas y por lo menos, debemos darles nuestro apoyo en esa tarea, con la cual nadie hasta ahora ha podido y sin la cual no habrá guerrilla que valga.

La realidad lo ha mostrado, con los fusiles solos no se ha podido, debe estar el pueblo organizado y dispuestos a luchar para lograr un cambio en Colombia.

 

Solo una semana después de que el magisterio colombiano liderado por Fecode realizara un paro de 48 horas en demanda de mejores servicios de salud y más seguridad para sus vidas por las amenazas a maestros, las llamadas “Águilas Negras” les envían sendos mensajes de muerte a los 15 integrantes del Comité Ejecutivo de esta federación Sindical.

Fueron dos mensajes, ambos recibidos en la Secretaría General de Fecode, uno a las 8:15 de la noche del lunes y el otro a las 9:35 de la mañana de ayer martes, vía correo electrónico. Las amenazas son para todo el Comité Ejecutivo, pero mencionan puntualmente a Nelson Alarcón (Presidente), Martha Alfonso (Vicepresidenta), Domingo Ayala (Fiscal), María Eugenia Londoño (Secretaria de Género, Inclusión e Igualdad), Carlos Rivas (Secretario de Asuntos Laborales y Jurídicos), e Isabel Olaya (Secretaría de Organización y Educación Sindical).

“Pilas Fecode, los tenemos en la mira”, es una de las frases que se lee en los mensajes, que se atribuyen las llamadas Águilas Negras, Bloque Capital D.C. “Es el momento de limpiar este país. Muerte a todos los colaboradores de las guerrillas, llamados líderes sindicales y sociales”, se lee en otro aparte.

Ante estas amenazas, el Comité Ejecutivo de Fecode emitió un comunicado en el que da cuenta de las amenazas y las rechaza tajantemente. Asimismo, realizó este martes en la tarde una rueda de prensa para denunciar el hecho, justo minutos después de recibir el segundo mensaje intimidatorio.

En esta rueda de prensa el presidente de la Federación, Nelson Alarcón, anunció que por seguridad de los maestros se decidió aplazar la “Gran Caravana por la defensa de la vida, la paz y la democracia”, que había sido convocada para el 6, 7 y 8 de septiembre, y programada para salir de Bogotá en un recorrido hacia el corregimiento de Toez, en Caloto, Cauca, y desde otras regiones del país. Se proyectaba como una jornada de sensibilización y denuncia de la violencia contra la vida de los líderes sociales y del magisterio.

Pero las “Águilas Negras” en su correo electrónico prometen un “septiembre negro” si se intenta realizar esta Caravana, por lo que el Comité Ejecutivo de Fecode, en aras de la precaución, decidió aplazarla hasta nueva orden.

“Pero no nos vamos a dejar atemorizar. No vamos a ceder y recurriremos a las movilizaciones a lo a largo y ancho del país, en defensa de la vida y de la paz. Ya informaremos las fechas, porque estos ataques nos dan más vigor para defender el proceso de paz y la escuela como territorio de paz”, enfatizó el presidente de Fecode.

Denunció que el Gobierno Nacional ha dejado solos a los maestros en la realización de la Caravana por la Paz, no les garantiza su derecho a realizarla. “No ha sido capaz de convocar a Fecode para ver cuáles son las medidas de seguridad. Se ha hecho a un lado, por lo que también lo hacemos responsable de lo que nos pase a los miembros del Comité Ejecutivo y a los demás dirigentes y activistas del magisterio en las regiones”, dijo Nelson Alarcón en la rueda de prensa.

Recalcó que la situación es grave y la preocupación aumenta porque el Gobierno Nacional no asume su responsabilidad de velar por la integridad y protección de la vida de las y los maestros colombianos.