psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Colombia

El 18 de febrero un gran contingente de soldados del ejercito colombiano al servicio de la mafia, llegó a la Uribe, en el departamento del Meta para agredir a los campesinos, que fueron llevados por el gobierno como colonos hace muchos años y ahora, sin títulos de propiedad, lo que pretenden es sacarlos de la zona para facilitar la llegada de multinacionales.

Carlos Holmes, el ministro de guerra de la mafia, adjudico las causa de la agresión contra los campesinos a que las disidencias de las Farc obligaban a los campesinos a deforestar para sembrar coca, desviando el verdadero motivo de lo que sucedía.

Para entender los que allí sucede, conversamos con Emiliano Lemos, periodista independiente de los Estados Unidos, defensor de derechos humanos y corresponsal de radio Café Stéreo.

Emiliano nos contó sobre la historia de la zona y el origen de la agresión de la mafia en el gobierno que de repente se nos volvió ecológica y al tiempo que dicen lucha contra la cocaína, cosa que no hacen, tratan de crear condiciones para la llegada de la multinacionales a la zona.

Lo que nos quedo claro es que el ejercito al servicio de la mafia esta agrediendo a los campesinos buscando ahora directamente y no por medio de los paramilitares, despojar a los campesinos de sus tierras y obligarlos a desplazarlos para favorecer los intereses de ganaderos, terratenientes, multinacionales y petroleras.

Los medios de comunicación y sus paramilitares de micrófono vendía la idea a los colombianos de que el ejercito y el gobierno estaba luchando por defender los parques naturales, mientras la realidad era que estaba defendiendo a los verdaderos depredadores de la amazonia y del pueblo, entre otros los “empresarios” de la palma africana y los ganaderos.

DENUNCIA PÚBLICA - MOVIMIENTO NACIONAL CARCELARIO MNC

Bogotá, 18 de febrero de 2020

Ver: https://www.facebook.com/DerechosdelosPueblos/posts/2726861897405473?__tn__=K-R

El día 7 de febrero, aproximadamente a las 6 p.m., el director del establecimiento penitenciario y carcelario de ERON Picota Bogotá, informó a las personas privadas de la libertad, a través de los representantes del comité de derechos humanos, que este centro carcelario se declara en cuarentena debido a un brote agudo de diarrea, razón por la cual se prohíbe el ingreso a menores de 5 años, mujeres embarazadas, lactantes y personas mayores de 60 años; como medida preventiva a la propagación del problema de salud.

Lo que sorprende es que durante los años de funcionamiento de la estructura ERON esta problemática ha sido permanente por distintos factores de salubridad que tiene la cárcel; como se ha reflejado en los continuos cierres durante 2018 y 2019, de las áreas de preparación y almacenamiento de alimentos, ordenados por la Secretaria de Salud, dada la existencia de roedores en todas las zonas de cocina, como también la ausencia de infraestructura adecuada para el manejo de residuos orgánicos, aguas negras y condiciones mínimas de higiene para la manipulación de alimentos.

Una problemática igual de preocupante es la insuficiente red de manejo de aguas negras en toda la estructura, lo cual ha sido foco de propagación de roedores, zancudos y moscas; estas aguas rebosan las tuberías y llenan los pasillos por donde debe pasar la comida con que se alimentan las personas privadas de la libertad. Asunto que permite señalar que el transporte de los alimentos es rudimentario y no se realiza en condiciones optimas de salubridad; la reparación o finalización de las obras que llevan más de 4 años intentando poner en funcionamiento los ascensores, que harían las veces de medios de transporte a los patios que se encuentran ubicados en las torres.

En esta línea de preparación, transporte y, finalmente, reparto de los alimentos, es preciso resaltar que no se cuenta con los elementos requeridos para su entrega, lo que obliga a hacerlo de cualquier manera, asunto que implica condiciones poco higiénicas.

Vale recordar que la propagación de roedores y zancudos no se ha podido frenar dada la falta de recursos para la fumigación, según lo hizo saber el anterior director del establecimiento quien solicitó aporte económico de las personas privadas de la libertad a través de los representantes de derechos humanos de los patios, con la finalidad comprar materiales para disminuir la propagación de roedores y zancudos; esta colecta no tuvo éxito ya que los PPL no contaban con recursos económicos.

Teniendo presente estos puntos es menester interpelar a la USPEC, al INPEC y a los ministerios que corresponda, sobre cuáles son las medidas reales y apegadas a la norma para hacer frente a las condiciones inhumanas en que vivimos más de 3200 personas de la estructura 3 de la cárcel picota ERON, en relación a las condiciones de preparación de alimentos, transporte y reparto, así mismo sobre el manejo de las aguas negras; y con estos, sobre las medidas de contención y mitigación de las plagas que se propagan permanentemente. Es evidente que para la dirección actual como para la anterior, son las PPL y sus familiares las que deben asumir los costos y consecuencias de los problemas estructurales que posee la cárcel picota ERON.

Por estas razones, exigimos:

1. Garantizar nuestro derecho fundamental a la salud
2. Garantizar nuestro derecho fundamental a la alimentación
3. Respetar nuestra dignidad humana
4. Garantizar nuestro derecho a mantener una relación activa con nuestras familias.
5. Disponer los recursos necesarios para la adecuación de las zonas de preparación, transporte de los alimentos.
6. Revisar a fondo los focos que propagan epidemias y brindar las garantías para su mitigación.

¡Preso es quien no lucha!

Por: Tony López R.

Hoy 23 de febrero se cumple un año del intento golpista en contra del legitimo gobierno de Venezuela, acción dirigida por el gobierno de Donald Trump, quien previamente el 20 de febrero en un discurso desde la Casa Blanca había designado “presidente” de Venezuela, al diputado opositor Juan Guiadó, y este creyéndose el cuento, en una pequeña plaza publica y ante un grupúsculo de seguidores se “autoproclamó presidente de Venezuela”.

En ese discurso de autoproclamación Guaidó, convocó para el 23 de febrero del pasado 2019, a ingresar desde Colombia y Brasil, ayuda humanitaria, desconociendo al gobierno de Maduro y alentando al uso de la fuerza, con el apoyo del gobierno de Colombia y Brasil y de otros gobiernos derechistas de la región, crear una situación de caos y desestabilización al gobierno de Nicolás Maduro para favorecer una intervención militar de Estados Unidos, bajo el auspicio de la OEA y del mercenario Secretario General, Luis Almagro.

Lo más grave no solo es que Trump se haya arrogado el derecho de nombrar presidentes en América Latina y el Caribe, violando todos los preceptos democráticos, la Carta de las Naciones Unidas y la Carta, de la hoy putrefacta, OEA.

No solo que   Guaidó se haya creído el cuento de que es “presidente”, lo más inaudito que medio centenar de países, incluyendo, a la vetusta “democracia” Europea, haya caído tan bajo, al aceptar las ordenes de Washington, desconozca al legitimo presidente de Venezuela y reconozca al usurpador, que a la fecha, ya no es ni tan siquiera el presidente de la Asamblea Nacional en desacato y viola seriamente el Derecho Internacional.

Graves problemas diplomáticos y consulares tendrán estos gobiernos cuando tengan alguna situación que resolver con Venezuela, como ha sucedido ahora con el caso de la senadora Aida Merlano y la ridiculez de Duque de pedirle a Guaido la extradición de la colombiana Merlano.  

En una servilleta, la respuesta de Guiadó. Una verdadera farsa.

Y qué decir del llamado Grupo de Lima, organizado por Luis Almagro en agosto del 2017, cuando Estados Unidos y su vicepresidente Mike Pence, junto con Almagro fracasaron en su intento, de lograr una resolución de condena a Venezuela, en la Cumbre de las Américas en Lima, Perú.

Con el objetivo de buscar respaldo público a las acciones llevadas a cabo en Cúcuta el 23 de febrero, el multimillonario Richard Branson, organizó el 22 de febrero un concierto llamado Venezuela Aid Live, o sea Música por Venezuela: Ayuda y Libertad, a cuyo concierto musical acudió lo más granado de la música latina, cantores famosos, la mayoría de ellos asentados y con residencia en Miami, cuna de la extrema derecha mafiosa cubana, venezolana y nicaraguense.

El concierto terminó en muerte y destrucción, por lo que de Venezuela Aid Live, ni Ayuda y mucho menos libertad, este vergonzoso concierto, terminó en el asesinato y muertes de varios ciudadanos venezolanos. La violencia fue desatada por las fuerzas policiales colombianas y sus aliados los paramilitares y no como la propagaron, los medios hegemónico estadounidenses y de la región, de que había sido las Fuerzas Armadas bolivarianas las que habían provocado aquellos hechos.

Unas semanas después, una objetiva y muy seria investigación, del diario New York Time, desmentían a todas las agencias estadounidenses y los hegemónicos medios latinos, y con fotos, videos y testimonios, dejaban claro que la violencia fue ejecutada por las fuerzas colombianas, pero de esa denuncia los medios le dedicaron solo pequeños espacios, como era de esperar.

Para deshonra e infamante conducta de los presidentes Sebastián Piñera y Mario Abdón Benítez, que acompañaron en Cúcuta al anfitrión Iván Duque Márquez, junto al mercenario Secretario General de la OEA, Luis Almagro, el ultra derechista senador Marcos Rubio y altos funcionarios del gobierno estadounidense, se convirtieron en cómplices de una acción que violó el derecho internacional y terminó en un crimen de guerra, como ya se conoce, al provocar una masacre de inocentes ciudadanos venezolanos y de oficiales de las Fuerzas Militares venezolanas.

Pero veamos que ha sucedido con esos señores presidentes autoproclamados defensores de los derechos humanos y la democracia. Sebastian Piñera desde el mes de octubre pasado enfrenta una grave crisis política, social y violadora de los derechos humanos, las multitudinarias manifestaciones han cobrado la vida de medio centenar de chilenos, más de 400 ciudadanos chilenos, han perdido la visión por la orden dada a los carabineros de balearlos al cuerpo y rostro. 2845 chilenos heridos y cerca de 9 650 detenidos. En la actualidad está convocada otra manifestación y se están solicitando la renuncia de Piñera y la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente.

El presidente paraguayo Mario Abdón Benítez, está acusado de corrupción y de recibir él y congresistas de su partido, dinero del gobierno brasileño de Bolsonaro, así mismo se continua las acciones represivas contra el movimiento social y político paraguayo.

Mientras que en los 18 meses que lleva de gobierno, Iván Duque, ha desconocido los Acuerdos de Paz, firmados por las FARC-EP y el Gobierno de Santos, es cómplice del crecimiento de las bandas narcotraficantes y paramilitares, durante su mandato se han cometido más de 400 asesinatos contra dirigentes sociales y más de un centenar de ex combatientes de la guerrilla desmovilizados, sin que haya tomado una sola medida para impedirlo.

La desestabilicen del gobierno de Duque no proviene del castro- chavismo como han propagado Duque, Uribe y su sequito de medios desinformativos, tampoco de Rusia como señaló la irresponsable vice presidenta Marta Lucia, las políticas neoliberales y los graves crímenes que se cometen en su gobierno con su complacencia y la de Duque son los que provocaron el 21 N y que hoy continúan, las graves violaciones del ESMAD y los crímenes contra la población civil no quedaran impunes, Dylian Cruz, no era un vándalo como declaró la vergonzante senadora Cabal, era un joven estudiante y ella debe pagar por sus declaraciones.

En la actualidad el CNE, ha iniciado una investigación a raíz de la denuncia de la ex senadora conservadora Aida Merlano, quien lo acusa y ha presentado pruebas de que durante la campaña presidencial Duque fue favorecido por la compra de votos, no solo en la costa Atlántica también en todo el país. Así mismo la Corte Suprema de Justicia, también ordenó una investigación por las graves acusaciones de la ex senadora Merlano, sobre hechos que implican al presidente Duque, al senador Álvaro Uribe Vélez, a las familias costeñas Gerlein y Char, incluyendo un plan para asesinarla.

Estas son las iluminadas perlas de la democracia latinoamericanas que asistieron al Concierto de la Guerra en Cúcuta y que aún esperan porque los protagonistas y actores artísticos que lo ejecutaron, lo mínimo que puedan hacer es pedir perdón al pueblo venezolano incluyendo al multimillonario Richard Branson.

De la parte venezolana, lo que se aprecia, una grave crisis provocada por las sanciones económicas del gobierno de Donald Trump, incluyendo la apropiación de millonarias cuentas bancarias y empresas propiedad del Estado venezolano en territorio estadounidense, el robo descarado millonario de las cuentas en los bancos de Inglaterra y Portugal, pero frente a esas políticas, se aprecia una postura digna y de fuerte resistencia del pueblo y gobierno venezolano y sus heroicas Fuerzas Armadas Bolivarianas.

El llamado al dialogo del presidente Nicolás Maduro a la oposición venezolana ha resultado positiva y se ha logrado una Mesa de Concertación con una importante mayoría de los partidos tradicionales como lo son COPEI, ADECOS, MAS, y otros, que se han apartado de la política antipatriótica y entreguista de Juan Guaidó y Leopoldo López, lo que conllevó a que en las elecciones de enero para la presidencia de la Asamblea Nacional aún en desacato, Juan Guaidó, fuera derrotado por este sector, dialogante y con ello se ha fortalecido la política, de paz que lleva adelante el presidente Maduro.

Por otra parte, el presidente Donald Trump, continua con su agresiva política de sancionar y no descartar una acción punitiva contra Venezuela, para lo cual se apoya en el gobierno de Iván Duque, actualmente desprestigiado, debilitado y más ahora con el dividido oficialista partido, Centro Democrático.

Desesperado por su errada política hacia Venezuela, Trump con intención de oxigenar a Juan Guaido, financió y organizó una visita por Europa del desprestigiado autoproclamado “presidente” y su invitación y participación en el discurso anual de la Unión, para descredito de la tan cacareada democracia estadounidense.

En Europa su visita fue repudiada por cientos de personas en España, Londres y Paris, los chalecos amarillos, le llamaron mamarracho y payaso, pero de esas repulsas y acciones, la prensa hegemónica nada publicó, inflando como siempre el globo de que fue exitosa.

Estos han sido los acontecimientos acaecido a un año del fracasado intento de golpe de estado contra el gobierno legitimo de Venezuela, por los autoproclamados demócratas de nuestra región, que han resultado unos verdaderos farsantes y traidores a sus pueblos.

(*) Periodista, politólogo y analista internacional.

La Habana, Cuba, 23 de febrero del 2020.

La huelga de trabajadores en la empresa Big Group Salinas, operadora de las Salinas de Manaure, La Guajira, se inició por el incumplimiento de las obligaciones y deberes contractuales y convencionales de dicha empresa. Los trabajadores declararon la huelga y solicitaron la presencia de un inspector de trabajo en la sede de la compañía.

En asamblea extraordinaria, los trabajadores de la empresa Big Group Salinas Colombia SAS, agremiados en las organizaciones sindicales Sintra BG Salinas y Sintrasales, tomaron la decisión de la huelga por mayoría absoluta mediante votación secreta, personal e indelegable.

Los trabajadores explicaron a los periodistas que varios fueron los motivos para el cese de actividades que inició el día martes 18 de febrero de 2020, como el no pago de los salarios, salud, pensión y demás prestaciones sociales del mes de enero del presente año.

Además del no pago a los trabajadores y los incumplimientos de sus obligaciones establecidas en la convención colectiva de trabajo firmada el 8 de julio de 2017.

Los trabajadores explicaron que la solicitud de la presencia del inspector del trabajo es para que realice las diligencias que demande la legislación laboral colombiana, para verificar las condiciones en que se encuentran las instalaciones, realizar el sellamiento, el inventario y, en el evento de requerirse elaborar el plan de contingencia.

La Misión de Verificación de las Naciones Unidas (ONU) en Colombia reportó que en lo que va de año van 14 excombatientes asesinados. para un lamentable total de mas de 200 asesinatos de personas  re-incorporadas a la vida civil.
 
A esta hora se sabe que Movimientos sociales y organizaciones campesinas se suman al Gran Cacerolazo Nacional por la defensa de la Vida; Porque el acuerdo de Paz con las FARC es un acuerdo para que la vida sea posible en Colombia. de hecho el partido Politico FARC invita al cacerolazo que se realizará este martes 25 de febrero en el Parque de los periodistas, donde se denunciará el asesinato sistemático de los y las firmantes del Acuerdo de Paz con el Gobierno colombiano, en La Habana, Cuba.

Más de 400 familias están saliendo de Ituango, desplazadas por los continuos ataques criminales y las amenazas de grupos narcoparamilitares que están tomando el control de la zona, con la complicidad del Ejército.

Los paramilitares de micrófono esta esparciendo la noticia diciendo que son los grupos guerrilleros y que miembros del descompuesto ejercito están en la zona protegiendo a la comunidad no que es totalmente falso.

Los desplazados son todos campesinos pobres de 12 poblaciones campesinas de esa región.

"¡Cómo esta Colombia? Sr Presidente @IvanDuque, incendios en la serranía de la Macarena, asesinatos de líderes y lideresas, firmantes de la paz, desplazamiento en Ituango y en el Catatumbo. Colombia arde presidente. ¿Qué está haciendo usted por el país?", reclamó en Twitter la congresista Sandra Ramírez del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria de Común (FARC).

El desplazamiento en Ituango, es el parte del plan de los Uribeños "hacer trizas la paz".

Por GONZALO GUILLÉN

Los abogados penalistas –con honrosas excepciones– terminan convertidos en maleantes más perniciosos que su propia clientela criminal. Es el caso de Jaime Lombana Villalba. Supe de él por primera vez en 2003, debido a una denuncia que nos instauró a tres periodistas que publicamos el libro “Confesiones de un narco” (ISBN: 958-28-1164-1), en el que recogimos los secretos –jamás desmentidos– de un miembro del cartel de Cali. Contó, por ejemplo, cómo llegaron a vender cocaína en Estados Unidos por medio de suscripciones de periódicos que se vendían pagadas con tarjetas de crédito, sistema que las autoridades nunca descubrieron.

En ese libro reprodujimos, íntegro, un extenso informe de la Drug Enforcement Administration –DEA– según el cual la red de lavado de activos del narcotráfico más grande del mundo era la de la familia del caleño Hugo Cuevas Gamboa. La investigación, liderada por el célebre agente Greg Passic, encontró que el aparato criminal de Cuevas Gamboa tenía su cuartel general en Costa Rica, desde donde lavaba cada semana 50 millones de dólares de hace 20 años.

La denuncia de Lombana, que, a todas luces, redactó borracho, sugería que los autores rectificáramos el informe oficial de la DEA, organismo al que, obviamente, jamás se atrevió a reclamarle absolutamente nada. Era un memorial de cagatinta, irracional y estúpido, como lo demostró mi abogado y buen amigo penalista Carlos Toro López en un escrito de respuesta en el que enumeró y echó por tierra las sandeces de Lombana, comenzando por el hecho de que en su demanda temeraria de rábula rabioso nunca especificó qué pedía, qué infracción legal se pudo haber cometido, ni qué elementos de juicio aportaría. Lombana, por supuesto, perdió el caso, pero, eso sí, debió haber recibido multimillonarios honorarios que los defraudados delincuentes Cuevas sacaron para pagárselos de sus réditos de lavadores y, de paso, es probable que se los hayan lavado también.

Hoy, 17 años después, vuelvo a saber de Jaime Lombana, pero con dos diferencias: el lavador esta vez es él mismo y el denunciante soy yo ante el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, con la asistencia legal de mis amigos, ambos brillantes penalistas, Daniel Mendoza y Juan Carlos Trujillo.

En nuestra denuncia enumeramos siete cuentas bancarias de Lombana en un banco debidamente identificado de Curazao. Fueron abiertas por Internet a nombre de terceros que, con excepción de un solo caso, ignoran que figuran en ellas y de las cuales él es el primer beneficiario y único operador. Se nutren con giros constantes de dinero que salen de Colombia, por lo menos, y terminan preferencialmente en Estados Unidos mediante traslados bancarios en muchos casos a una empresa inmobiliaria perfectamente identificada por mí. No suministro los detalles de la operación debido a que hacen parte de una investigación judicial federal con reserva penal. Tardé algo más de un año investigando el caso y opté por elevar el denuncio cuando descubrí que la Corte Suprema de Justicia había recibido un testimonio bajo la gravedad del juramento de un testigo de primera mano que dijo haber encontrado no siete sino 14 cuentas de Lombana en Curazao, según información que –agrega el testigo– le fue entregada a la Fiscalía General de Colombia, entidad que la engavetó de entrada.

Nuestra denuncia fue instaurada en Estados Unidos por dos razones básicas: la corrupción absoluta de la Fiscalía General de Colombia, donde los delitos de Lombana tienen inmunidad (todos los casos en su contra cumplen la misma función que el papel higiénico de los baños del llamado “búnker” o sede central de ese organismo) y porque el delito se cometió en ese país.

  En cada oportunidad que durante los últimos años Lombana ha entrado a Estados Unidos ha sido detenido en los aeropuertos debido a que también tiene otras marcas judiciales por haber tratado de entrar impunemente a ese país violando el tope de dinero que una persona puede llevar libremente y por poseer bienes raíces en Nueva York adquiridos con dinero de oscura procedencia y violando leyes locales.

En enero pasado fue detenido por última vez en el aeropuerto de Miami y puesto más tarde en libertad.

En su práctica de abogado, llena de cochambre, al contratar sus “servicios”, por una mayor tarifa Lombana incluye lo que llama “manejo de medios”. Consiste en mandarle tarrados de mierda por la cara, sin derecho a réplica, a quienes le piden sus clientes delincuentes. Esto lo hace por las alcantarillas de la radio, de las redes sociales y por medio de una sección del periódico “El Tiempo” llamada “Unidad investigativa”. También, trafica bajo de la mesa con piezas procesales por esos mismos canales. Hinchado de alcohol y los ojos brotados, se hace entrevistar para lanzar él mismo los excrementos de sus servicios cuando se trata de cumplirles con mayor eficiencia a los clientes que le pagan más por esta táctica abogadil excremental.

Recientemente, Jaime Lombana puso a quienes le cuidan el garito a botarme sus deyecciones a la cara desde una emisora llamada “La W”. Entregó por debajo de la mesa pedazos de unas listas de resúmenes de interceptaciones telefónicas hechas por un fiscal corrupto, de apellido Betancur, que trabaja para Lombana. El pedazo que pusieron rodar por los albañales Lombana y Betancur dice que a mí (solamente citan mi apellido) me compraron un pasaje a Madrid pero que me dejó el avión. De allí dedujeron entre todos que he sido sobornado no sé para qué por Jorge Mattos. De inmediato, protesté en varios trinos de mi cuenta @heliodoptero y enseguida me llegó un mensaje en el que un tipo llamado o apodado “Calvás” me decía que en ese baldado de mierda no tenía que ver su jefe, Julio Sánchez Cristo, quien se declaraba “impedido” (así dijo) y que cuando ocurren esos impedimentos la responsabilidad ad hoc la sume “Calvás”. Le respondí a “Calvás” que me diera el teléfono de Jorge Mattos, se negó, pero al fin me lo envió. Llamé a Mattos y le pedí que mostrara cómo era que me había sobornado con un tiquete para un vuelo en el que jamás estuve. “Calvás” lo citaba a él como fuente.

Obviamente, Sánchez Cristo ni “Calvás” tuvieron la decencia de darme el derecho a la réplica. Se limitaron a lanzarme estiércol por cuenta de su cliente Jaime Lombana. No obstante, por mis propios medios obtuve copia íntegra del documento de las chuzadas ilícitas hechas entre Lombana y el fiscal corrupto y lo publiqué en su totalidad, sin ninguna clase de comentarios, en mi página www.lanuevaprensa.com.co, (ver aquí) la cual fue hackeada brutalmente y así permanece pero pronto estará otra vez en funcionamiento, cueste lo que cueste.

El relato sobre el modus operandi de Sánchez Cristo queda para el libro que estoy escribiendo desde hace un buen tiempo con un importante escritor e investigador argentino. El propósito final es el de producir una serie de televisión con un consorcio de Barcelona sobre un país amenazado, corrompido y confundido que va y viene animado y desalentado por mentiras estratégicas y virales. Allí, Lombana tendrá el protagonismo que le corresponde.

Días más tarde, completamente drogado con la modalidad alcohólica que lo caracteriza, Lombana se hizo entrevistar en “La W” y otro desagüe llamado “La FM”. Entonces, volvió a tirarme tarros de mierda a la cara, uno tras otro, sin ningún derecho a replicar. En síntesis, dijo de mí: 1) Que obro a sueldo, 2) Me trató de “criminal” y de “coautor”, no sé de qué, y, 3) Que hago parte de una organización criminal. Menudas calumnias las de este grandísimo mal parido. Juzga por su condición.

La dipsomanía de Jaime Lombana no lo exime de culpa penal por sus infamias criminales y de eso se han encargado ya mis abogados, amigos entrañables y socios en La Nueva Prensa, Daniel Mendoza y Juan Carlos Trujillo.

El sistema de litigar en las alcantarillas regando sus excrecencias para todas partes es la manera como Jaime Lombana suple su mediocridad absoluta como abogado penalista: intenta ganar en el mierdero que arma y entre el que él mismo se revuelca en las emisoras de radio, pero pierde sistemáticamente en los estrados judiciales, donde es el hazmerreír de jueces, fiscales, procuradores y abogados.

No hace mucho, harto de alcohol, instauró una tutela para tratar de conseguir que me retractara de una columna (esta) que escribí en La Nueva Prensa sobre el sórdido político y ex ministro guajiro Amílkar Acosta. Daniel Mendoza y Juan Carlos Trujillo respondieron el pedido ridículo, antijurídico, desvirolado y petulante de Lombana. Ganamos, sobra decirlo. Pero Lombana permaneció caído de la borrachera en alguna casa de citas y cuatro días después llegó resoplando al juzgado para tratar de apelar, pero se lo impidieron, no por el tufo que llevaba sino porque estaba fuera de tiempo. No sé que excusa le inventó a Acosta ni cuánta plata le hizo pagar por los efectos de esta borrachera. Lo estafó.

El caso más dramático, por el daño inmenso que hizo Lombana, fue su papel de payaso durante el juicio por la muerte de muchacho Andrés Colmenares, ocurrida en octubre de 2010, en el caño el Virrey, de Bogotá. Se ofreció a “defender” a la familia del joven y ensució de tal manera el proceso que el mismo Lombana terminó sancionado con arresto por la juez de la causa. Su mediocridad y su borrachez fueron tales que nunca pudo desmostar ni siquiera lo obvio: que el muchacho fue asesinado. De esa manera, mal podía Lombana en su delirio atribuirle responsabilidad penal a nadie y aún así tres jóvenes estuvieron presos injustamente. Así de mal abogado es: no sabe que si no hay un crimen probado menos pueden existir culpables. Eso lo sabe hasta un “jalador” de carros de Bucaramanga.

En el caso de Colmenares recurrió durante años al mismo sistema de botar caca ebrio, a diestra y siniestra, por las emisoras de radio a cambio de darle propinas a los periodistas que le hacen el juego para completar lo del mercado.

Alguna vez tuve la oportunidad de desayunar con el padre del joven Colmenares y expresarle mi pesar por el hecho de que al dolor por la muerte terrible de su hijo tuvo la desgracia de tener a Lombana como abogado de su causa, con lo cual se echó a perder cualquier esperanza de recibir merecida justicia.

La faceta más cobarde de Jaime Lombana es el trato sanguinario que les da a las mujeres. Las revienta a golpes. Pululan las denuncias y los testimonios. Son quienes más han sufrido las consecuencias de las borracheras lumpenescas de este sujeto. Antes de escribir esta columna de opinión hablé con varias de ellas.

Un siquiatra que conoce a Lombana me lo describió de la siguiente manera:

“Es narcisista, es decir, ha sufrido con la imagen real o imaginada de un padre autoritario, despótico y agresivo, como él es hoy, que lo descalificaba y humillaba. Este trauma de la infancia lo guarda como un secreto vergonzoso, es el centro de su personalidad insegura y resentida, que lo lleva a agredir a todo aquel que se le parezca al padre autoritario y humillante o a toda aquella circunstancia o institución que resulte un escenario parecido a los de sus pasadas vergüenzas y ridiculizaciones. Sus inseguridades son siempre enmascaradas con actitudes arrogantes, violentas, pedantes y prepotentes, buscando que los demás no veamos a la persona descalificada y avergonzada que hay y siempre habrá en él. El alcohol es su elixir para liberar ese demonio y por ello busca a toda hora sus efectos, le ayuda a desfogar agravios, violencias y descalificaciones humillantes que no puede olvidar. Ofende, lenguaraz y físicamente, para elevar su autoestima y descargar sus miedos y sus tensiones emocionales reprimidas. La vida sexual se ve afectada por las mismas razones. La mayoría de hombres como él son eyaculadores precoces y padecen de disfunción eréctil, lo que los hace cargarse de mayor frustración y violencia, principalmente contra las mujeres, a las que no consiguen satisfacer”.

La visión de este siquiatra dilucida perfectamente las razones de las reparticiones de estiércol de Lombana como práctica cotidiana de su profesión. Esclarece la causa de su borrachera consuetudinaria y sus arrebatos de violencia contra las mujeres.

Lombana realmente cree que inspira miedo. Así interpreta la actitud de quienes al verlo en los cantinas, prostíbulos, lupanares o casinos que frecuenta, se alejan de él antes de que comience, atiborrado de aguardiente, a lanzar puñetazos, patadas y manotadas de mierda.

Pero no es miedo lo que despierta, es asco.

Por: Tony López R.

La edición No. 1971 del pasado 9 al 16 de febrero del año en curso, el gran titular de la portada de la Revista Semana, fue el siguiente “La telenovela de Aida”. La ex senadora colombiana Aida Merlano, que siendo muy joven se vinculó al clan de la familia Gerlein, a quien se le condenó a varios años de prisión por corrupción electoral, (compra de votos).

Ella aprovechando que fue llevada a un centro asistencial de odontología, logró una fuga, digna de un filme hollywoodense, deslizarse por una cuerda, por una ventana de dicho centro y emprender la fuga en moto, terminando su odisea al ingresar ilegalmente a territorio venezolano donde fue detenida y está sometida a un proceso penal por tal delito.

El poder judicial venezolano, actuando en derecho y apegado a los acuerdos internacionales, escuchó las razones de la acusada de su ingreso ilegal a territorio venezolano, audiencia pública, donde hizo sus alegatos y las razones que la llevaron a ingresar furtivamente en Venezuela y denunció al régimen para-presidencial de Iván Duque y de acuerdo al derecho que le asiste, solicitó asilo político al gobierno venezolano.

Quedó claramente establecido en dicha audiencia que la ex senadora Merlano, solicitó asilo político en el país vecino y basó sus graves argumentos, en que es una perseguida política del gobierno del presidente Iván Duque. A quien acusa de intentar asesinarla.

Para desdicha de nuestra América Latina, la mayoría de los medios de prensa occidentales están al servicio y en defensa de los intereses del sistema y de los gobiernos de derecha e incluso dictatoriales como en el caso hoy de Bolivia.

Colombia es un ejemplo vivo de esa política desinformativa, poco les interesa la gravedad de lo denunciado por la señora Merlano, al contrario, la intención es descalificar a la excongresista, defender al régimen y además aprovechar para promover electoralmente a uno de los integrantes del clan de la costa atlantica, denunciado por la exsenadora.  

Esta afirmación se aprecia claramente en la ya mencionada crónica “La Telenovela de Aida”, de la revista Semana y que demuestra el nivel de desinformación, las malévolas intenciones contra Merlano y defensor del régimen. Convirtiéndose la revista y el autor de la crónica en fiscal, juez y parte.

Comencemos por el primer elemento no solo desinformativo, sino agresivo y ofensivo contra Venezuela, señala la crónica. “El helicoide era un proyecto de centro comercial que se convirtió en una macabra cárcel   donde el régimen venezolano tortura a sus enemigos”.

Colocar la palabra macabra, lleva la intención de que es un centro terrible, donde se cometen torturas y crímenes. la idea e intención de la revista es manipular y sembrar en el pensamiento del lector la existencia de un régimen dictatorial que comete crímenes y viola los derechos humanos. ¿Tiene la Revista Semana pruebas concretas y documentas, de que en esa cárcel se cometen crímenes y torturas? Sí es así debe presentarlas.

Ha investigado la Revista Semana, lo que sucede en las cárceles colombianas, que hoy presenta una población de más de 125 mil ciudadanos presos en todo el país, por cierto, son famosas las de Itagüí, la Modelo, la Dorada, Combita, entre otras, resultaría interesante para el lector colombiano que Semana, haga una investigación y averigüé de porque tienen famas dichos centros penitenciarios.  

Aquí viene la otra perla, dice: “sorprendió que supuestamente recluida en esa prisión, Aida Merlano, apareció, peinada, maquillada y sin esposa”, al parecer para este cronista, ella debía llegar golpeada, torturada, desmejorada, despeinada y esposada, otra fórmula de sembrar en la mente del lector, que la ex congresista está comprada por el presidente Maduro y que los reos que salen de ese centro, cuando los llevan al tribunal aparecen con una pinta distinta a como se presentó la ex congresista.

Y aquí viene la otra pincelada malévola del local que acoge al tribunal y dice: “El escenario, un pequeño corral de madera, evocaba los juicios políticos de Cuba y China”. Aquí sienta en el centro la época de la guerra fría, Cuba y China, esto es para evocar las falsas y grandes desinformaciones a que han sido sometido ambos países, víctima de la campaña de desinformación ordenada desde Washington, después del triunfo de la Revolución Cubana en 1959 y de la Revolución China en 1949 y hasta nuestros días.

Referir, que llevaron a la Merlano, a un tribunal cuyo escenario es un pequeño corral, la idea que se trasmite, que es como un establo o un corral de chanchos, de vacas o de aves, y acuñar sus posiciones políticas anticomunista y Macartistas, al afirmar, como los juicios en Cuba y en China. Que pruebas y que documentación tiene la Revista Semana de los juicios en Cuba y China. Esta crónica tiene toda una intención política y se involucra en un delicado tema, de carácter diplomático con ambas naciones.

Qué vergüenza para la prensa colombiana, semejante despropósito, cargado de odio y de prejuicios, sin tener la más mínima ética y moral, para hablar de otros países.

En Cuba, señores de Semana, sí se hacían juicios y se hacen en salas que pueden ser envidias de muchos edificios de tribunales en nuestra América y no en corrales. Constituido como manda la ley y la Constitución, por magistrados, fiscales, abogados de la defensa y testigos.

A esos tribunales que tanto difamaron los medios de la época, fueron llevados quienes cometieron durante la dictadura batistiana crímenes de Leza Humanidad, o a los ejecutores de actos terroristas que provocaron la muerte de centenares de cubanos inocentes, acciones pagadas y dirigidas por la CIA y los terroristas de Miami, encabezado por Luis Posada Carriles, agente CIA y criminal de guerra, organizó y ordenó la ejecución de la voladura de un avión de Cubana con 73 pasajeros a bordo, protegido y apoyado por Estados Unidos y otros actos de terror en centros públicos y hoteles que costó la vida a cubanos y ciudadanos extranjeros. Y que ustedes callaron y nunca divulgaron una sola línea sobre esos criminales hechos.

Los que no tienen esa posibilidad de ver a sus victimarios en un tribunal son los más de 800 líderes y lideresas sociales asesinados en Colombia, ni los más de 175 ex guerrilleros de las FARC- EP engañados y víctima de un evidente plan de exterminio, luego de haber entregado las armas y 38 de sus familiares. O los más de 5000 colombianos miembros de la Unión Patriótica, asesinados en la década del 80, tampoco los entre 3000 y 5000 jóvenes inocentes víctima de la política de falsos-positivo, en el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, y actual líder del partido de gobierno Centro Democrático. Actualmente hay muchas informaciones y acusaciones graves contra altos funcionarios del actual Gobierno, que son acalladas por los medios hegemónicos colombianos.

En su muy contradictoria crónica, que tiene los ingredientes periodísticos afines a la política estadounidense y de los centros de poder mediáticos en América Latina, de introducir verdades, con mentiras y medias verdades, señala “relató Merlano que Vargas Llera como retaliación por no haberlo apoyado habría montado con el fiscal de la época Néstor Humberto Martínez, su fiscal de bolsillo el entramado judicial para sacarla del ring”.

Y añade que: Acusó a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia que la condenaron de dejarse sobornar y le negaron el debido proceso”.

Es una acusación muy grave y muy seria, de una ex senadora de la República, para que la revista se pierda en temas banales y llevados por la intención política de defender a la oligarquía en el poder y al gobierno para- presidencial que existe en Colombia y que queda muy claro al afirmar que: “Aida Merlano involucro en su caso al presidente Duque y al expresidente Álvaro Uribe Vélez, cuando ellos no tienen nada que ver con este episodio”

Una afirmación muy atrevida, arriesgada y tomando parte, el autor de la crónica y la revista, puesto que por el momento no se conocen el contenido de las acusaciones de la Merlano, no solo contra el Presidente y contra el senador Uribe, sino contra funcionarios judiciales, gubernamentales y legislativos.

De acuerdo a lo que ha salido publico, ella declaró que fue secuestrada y la intención era asesinarla, y que detrás de ese episodio está el clan de la familia Gerlein y Char. Pero el cronista continuando con su argumento de defender a los acusados, señala, “en todo caso, como se trata de declaraciones hechas ante un régimen que Colombia no reconoce, podrán producir un gran impacto entre la opinión pública, pero no tiene efectos judiciales”.

Evidente la intención del artículo, descalificar las acusaciones de Merlano y a Venezuela, porque se trata de un régimen que Colombia no reconoce y afirma que no tiene efectos judiciales, tremendo error y desconocimiento de la ley y del derecho internacional.

Pedirle a Juan Guaidó, la extradición de Aida Merlano, es un craso error, Guaidó no es ni nuca fue Presidente y ahora ni tan siquiera es presidente de la Asamblea Nacional en desacato, porque no fue elegido.

Es un error político y diplomático del presidente Iván Duque, muy mal asesorado por la cancillería colombiana. Trump no nombra presidentes en América Latina, eso lo deben tener claro no solo en Colombia, sino en aquellos países que no reconocen al gobierno de Nicolás Maduro y que siguiendo las ordenes de Trump reconocieron al autoproclamado. El caso de Aida Merlano es una muestra, que Guaidó no manda ni en su casa. Esa solicitud de Duque a Guaidó parece un mal chiste.

Ella puede llevar el caso a los Tribunales Internacionales y en lo que atañe a hechos y acciones contra su integridad y soberanía Venezuela, también puede llevarlo a la Corte Penal Internacional, de la cual es un país firmante al igual que Colombia.

Es realmente vergonzoso esta afirmación, al cronista lo que le importa, no es que se esclarezcan los hechos y la certeza o no de los delitos cometidos por la clase dirigente, no, lo que coloca como principio es que, al no existir relaciones diplomáticas, las denuncias no tienen efectos judiciales.

Señores, los delitos denunciados, si se cometieron o no, no se desarrollaron ni se cometieron en Venezuela, sino en Colombia y por tanto es el Estado colombiano el que debe ser el más interesado en esclarecer los hechos o lógicamente quedará más al desnudo que es un Estado Fallido, y con un gobierno para presidencial.

Según la revista eso puso nerviosos a sus jefes políticos Julio Gerlein y al clan Char, quienes la consintieron primero y la amenazaron después. Según la revista, ella declaró que estos le enviaron un abogado que planeo su escape, y que en realidad era un secuestro para asesinarla.

En su afán de la defensa de los señalados en sus acusaciones por la señora Merlano, el cronista celebra la gestión que como alcalde tuvo Alex Char y que hizo historia en Barranquilla y con gran kilometraje para ganar la presidencia en el 2022. Buena campaña desde ahora para el candidato del uribismo y un sector de la oligarquía. Otra forma de la revista de defender a uno de los implicados en sus denuncias de la ex senadora.

Las afirmaciones del cronista al concluir su poca honrosa crónica, señala. “Nunca se sabrá si sus declaraciones las indujo el régimen venezolano, lo creo la propia protagonista o si hubo una combinación de los dos”. Y añadió, “para meterse a Maduro en el bolsillo, Aida, necesitaba desprestigiar todo el establecimiento colombiano”.

Estas afirmaciones descalifican y pone en evidencia la intención del cronista y de la Revista Semana, que se ha convertido en la portavoz de la extrema derecha colombiana.

Veremos que sucederá cuando mañana lunes, cuando la periodista Vicky Dávila, para nada sospechada de castro-chavista, como señalaron algunos tuiteros uribistas, dio a conocer que le hizo una entrevista a Aida Merlano y público en su Tuiter: “Hace pocas horas que llegué de Caracas. Logré entrevistar a la ex congresista Aida Merlano durante horas. Lo que dice es muy grave. Uds. podrán verla el lunes   a las 11.30 am en el canal Semana TV. Su relato es tan tenaz que no sé cómo la justicia de Colombia podrá no investigar”.

Esperemos que la polémica periodista Vicky Dávila, pueda salir al aire y dar a conocer las denuncia de Aida Merlano y que ella, Dávila, califica de grave y lo tenaz de sus relatos, que no sabe cómo la justicia colombiana podrá no investigar.

El ejercicio del periodismo en Colombia es muy complicado y cuando pone en peligro el sistema, son acallados. Sobre este tema hay muchas denuncias públicas ante organizaciones nacionales e internacionales. Centenares de periodistas son víctimas de la represión y muchos han pagado con su vida el sostén de una opinión.

(*) Periodista, politólogo y analista internacional.

La Habana, Cuba, 16 de febrero del 2020. 16.30 hrs.

 

 

 

La Asociación de Campesinos del Sur de Córdoba: *ASCSUCOR* 
NIT. 900.575.888-5
 
Emite ACCIÓN URGENTE: 
Infracción al DIH y violación a los Derechos Humanos del Campesinado en Erradicación Forzada en el Sur de Córdoba. 
 
Noticia en Desarrollo
 
Hace poco, en las veredas el Guineo y el salado, en la jurisdicción del corregimiento Juan José del municipio de Puerto Libertador, han sido violentados, con notada represión por miembros del ESMAD y uniformados de la Fuerza Pública Campesinos y Campesinas que defienden la implementación del Acuerdo de Paz en el marco de la sustitución concertada y gradual de cultivos de uso ilícito (coca). 
 
Agresión verbal y estigmatización colectiva, disparos de fusil en ráfagas, desbarate y quemas de viviendas de familias Campesinas, son las acciones que en este momento viven los manifestantes Campesinos. 
 
Requerimos, responsabilizando territorialmente al Alcalde de Puerto Libertador: Eder Soto, al Gobernador de Córdoba: Orlando Benítez de lo que pueda suceder con relación al respeto y garantía de la vida e integridad de los labriegos que en uso legítimo del derecho a la protesta se resisten a ser víctimas de la erradicación y  fumigación manual forzada de los cultivos de Coca en clara violación a lo pactado en los consensos territoriales y los acuerdos firmados en el marco del paro cocalero del 2.019. 
 
*¿Señor Alcalde, señor Gobernador, nos van a dejar matar?*

Las fuerzas oscuras que conspiran contra la paz, alientan el odio, planean y financian los asesinatos de activistas y dirigentes populares vuelven a expresarse ante la actitud contemplativa del gobierno nacional.

En un volante atribuido a las denominadas Águilas Negras, bloque capital d c (sic) se amenaza al Antropólogo Jaime Caycedo, integrante de la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad, CNGS y Secretario del Partido Comunista Colombiano, junto a destacados dirigentes de la Central Unitaria de Trabajadores CUT, de su Comité Ejecutivo y de la dirección departamental de Bolívar. Con un característico lenguaje delincuencial, este libelo se publica al día siguiente de la contribución del Partido Comunista ante la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad CEV. Se repite, ahora como amenaza personal, lo que bajo forma de agresión directa ocurrió el 11 de octubre de 2019, cuando fue atacada la sede del PCC tras las denuncias de la organización por el genocidio continuado y la persecución política, presentadas a la Juridicción Especial de Paz JEP (septiembre 27 de 2019).

Detrás del nombre de Águilas Negras se escudan las mafias paramilitares que cuentan con la complicidad de estructuras del Estado y disfrutan de total impunidad por parte de la Fiscalía y los organismos encargados de investigarlas. Tiene especial gravedad el creciente volumen de amenazas y el ritmo ascendente de crímenes que enlutan a la sociedad y que las autoridades se obstinan en atribuir a priori a organizaciones armadas, sin investigación seria ni concluyente. Preocupan los actuales señalamientos a dirigentes de la CUT, de Fecode y el sesgo insistente de la satanización anticomunista.

Hacemos un llamado a la opinión nacional e internacional, a todas las fuerzas democráticas del país, a los sectores conscientes en el seno del propio Estado, a desenmascarar estos procedimientos. En Colombia debe cesar de inmediato la persecución política, los señalamientos y amenazas contra el movimiento popular.

 

Partido Comunista Colombiano Comité Ejecutivo

13 de febrero de 2020