psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Colombia

El conocimiento[i]

 |  Published in Colombia

Por Nelson Lombana Silva

 

Presentación 

Pensar en el continente de la esperanza y en el país del sagrado corazón de Jesús es un pecado mortal, porque esto implica romper con las cadenas de la sumisión y de la brutal explotación del hombre por el hombre en todas sus formas y manifestaciones, y esto no está dispuesto a tolerarlo los dueños del poder. 

 

Pensar es un riesgo latente, porque toda persona que se atreve a hacerlo inmediatamente es catalogada de subversiva, enemiga del progreso, del continente, del país y la convivencia pacífica. 

 

Pensar en el continente y en el país es una utopía, un esfuerzo inmenso que implica romper con la alienación y el conformismo que nos tiene sometido la clase dominante, ese 2 por ciento que domina el 98 por ciento. 

 

El conocimiento también tiene el mismo destino en este continente y en este país. Solo hay la esperanza fehaciente de que la comunidad con su heroísmo rompa con ese estado y éste sea el faro luminoso que ilumine profusamente el rumbo para cambiar. Es la utopía al presentar este esfuerzo intelectual como comunicador social con énfasis en comunicación comunitaria. 

 

El autor

 

1

 

Todos los días despierto con la misma ilusión. Es como un fantasma etéreo que se encuentra en todas partes con la misma intensidad, despreciado por el hombre con ímpetu esquizofrénico. Lo veo en la inmensidad frondosa de la cordillera, en la espesura espaciosa de la llanura, en la transparencia del viento. Me lo imagino en los atardeceres alucinados de las cinco de la tarde sobrevolando la inmensidad del océano Atlántico. Lo veo y lo siento en todas partes. Incluso, en aquellos lugares que nunca he visitado como Acapulco en Méjico con música de fondo de Julio Iglesias, Valparaíso en Chile disfrutando los volcánicos poemas de Pablo Neruda, Nepal dialogando con los pobres, el Vaticano señalando con el índice derecho en gesto acusador al Papa y su séquito, al presidente de los Estados Unidos, diciéndole hijo de puta, preguntándole al eximio comandante Fidel Castro: "¿Es usted de carne y hueso?", rogándoles a Ernesto "Che" Guevara, Camilo Torres Restrepo, Rubén Darío, Jaime Pardo Leal, Bernardo Jaramillo Osa, Jaime Roldos, Omar Torrijos, el general Velasco, José Martí, para que regresen porque aún América Latina no ha entendido sus pensamientos y vive prisionera en el laberinto oscuro de la dependencia, la explotación del hombre por el hombre, con ricos exageradamente ricos y pobres exageradamente pobres. 

Pero de igual manera, lo palpo en el grito inocente del niño pidiendo agua de panela, en el llanto sincero de la madre que ve morir a su único hijo producto de la guerra de Estado, en la novia que soñó con ser feliz, en el hombre preparado y entrenado por el Estado para matar, torturar, expropiar a su libre albedrío utilizando como arma favorita la intimidación y la oscuridad de la complicidad de la guardia oficial. 

Es una presión asombrosa. Es una fuerza infernal. Es una sensación concreta que entra y sale de mí como pedro por su casa. Es un grito de libertad, justicia y cambio, que viene, es y va por los lenocinios, los vericuetos trágicos de la cotidianidad arando, sembrando, cultivando. Va en todas direcciones con un aire apocalíptico despertando conciencias, criticando, enseñando cada vez nuevos y venturosos senderos. Tiene las formas más disímiles, los nombres más rimbombantes, sin embargo tiene la fragilidad del niño, la ternura de la quinceañera, el talento de Albert Einstein, la fragilidad de un sueño. Es una llama encendida que anima a los inquietos y hace obsecuente a los conformes y cortos de espíritu, a los mediocres que van por ir, viven por vivir, los coloca al desnudo en la mayor brevedad posible. Ese ogro, ese fenómeno amado por unos, odiado por otros, temido por otros, es el Conocimiento. 

2

Me ha servido para conocer el continente Latinoamericano muchos siglos antes de su mayor desgracia que comenzó el 12 de octubre de 1492, cuando Cristóbal Colón y su putrefacta corte nos invadieron sembrando el horror de la muerte, el genocidio y el etnocidio de una población ensimismada en la paz, la sana convivencia y la impoluta y suigéneris solidaridad. Tras la energía transparente del conocimiento, he comprendido el infame y rapaz criterio europeo y el desalmado papel de la Iglesia Católica. Fue certero el objetivo de los peninsulares: "Quitarnos el oro y nuestras emocionantes y sinceras creencias". Destruyeron nuestra cultura, violaron a nuestras aborígenes, nos incomunicaron, nos llamaron incivilizados, indios, idólatras, nos torturaron en las minas y nos sometieron a la inhumana trata de negros. Con la espada ensangrentada, en una mano, y en la otra el crucifijo vacuo, nos humillaron. 

Humillación que continuó el 7 de agosta de 1819, ya no con el rótulo de España o Portugal, sino con la arrogancia y el despropósito de Estados Unidos, que mediante las cadenas leoninas de la deuda externa nos ha tenido en vilo, aguantando hambre y miles de necesidades más. Esa dependencia hoy llamada Neoliberalismo, se ahonda como una espada bien afilada en las entrañas de una comunidad fláccida y perpleja, inocente, pero cobarde,[ii] que no ha sabido entender y canalizar el esfuerzo de hombres y mujeres que se han inmolado por una Revolución que permita comer bien, pensar con libertad y vivir en paz, en comunidad. 

Es debido a ese trajinar histórico que ha llevado a decir a Leopoldo Zea que América Latina es un continente sin historia donde pasado y presente se confunden en la cual hemos guardado un silencio parecido a la estupidez como lo sugiere Eduardo Galeano en su documento intitulado: "Las venas abiertas de América Latina". Historia mentirosa, tergiversada y acomodada a la burguesía, contada aisladamente sin contenido social, mucho menos esencia dinámica y dialéctica como lo exige nuestros tiempos modernos, donde el drama tétrico de la globalización de un capitalismo salvaje nos tiene caracterizados por el signo dólar, es decir, si un dólar tenemos en el bolsillo, eso valemos. A un lado ha quedado la dignidad humana, los valores éticos por los cuales nuestros antepasados se desvelaron y lucharon denodadamente. En los actuales momentos no hay relaciones humanas sino intereses económicos e imperialistas. El laureado escritor colombiano Gabriel García Márquez, lo ha dicho con singular crudeza: "...Nos han escrito y oficializado una versión complaciente de la historia, hecha más para esconder que para clarificar, en la cual se perpetúa vicios originales, se ganan batallas que nunca se dieron y se sacralizan glorias que nunca merecimos. Pues nos complacemos en el ensueño de que la historia  se parezca no a la Colombia en que vivimos, sino que Colombia termine por parecerse a su historia escrita...".  

 

3

Sería injusto no decir aquí que Colombia es una parte viva de América Latina que también se debate en la miseria tanto económica, como social, política, cultural e ideológica. No tenemos espacio para pensar por nosotros mismos, somos víctimas de los partidos tradicionales (El Liberal y el Conservador), lo mismo que el imperio omnipotente y disimulado de los medios masivos de comunicación. Nuestros docentes son robots que repiten los mismos conceptos de hace veinte o treinta años con una precisión asombrosa, hablan pero no piensan, permanecen incólumes en los moldes anacrónicos de un sistema capitalista en decadencia.[iii]

El pensil académico está diseñado de tal forma que se para el educando de la realidad circundante soterradamente haciéndolo meter en un mundo inverosímil, denso e incierto. 

No es raro oír decir en los mismos docentes de historia que la historia no sirve para nada, no es escaso escuchar al docente de física matemática decir que la física no sirve para nada; no es insólito la conceptualización del profesor de química de que el problema ortográfico, de redacción y de comprensión de lectura no es su problema, es problema únicamente del profesor de español y literatura. 

En alguna oportunidad, un estudiante de once del colegio: "Carlos Blanco Nassar", del municipio de Anzoátegui (Tolima), sin saberlo, desnudó toda la problemática educativa del país y concretamente de la institución, cuando dijo que el título que se recibía en el colegio era de bachiller comercial, pero que el educando salía sin saber manejar una máquina portátil, mucho menos una máquina eléctrica o un computador. En otras palabras, el estudiante decía que estaban recibiendo una seudo – educación, lo cual no está muy lejos de la realidad. Somos campesinos, vivimos en nuestro medio, pero nos educan para ser citadinos, lo cual no deja de ser una frustración porque en los actuales momentos en donde todo se desarrolla a una velocidad deslumbrante, ¿Qué puede hacer un bachiller provinciano con una capacitación tan pobre, tan mediocre, tan sumisa, tan superficial en una urbe tan deshumanizada como Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla o Cartagena? Ni si quiera se puede hacer el "oso". 

En estas condiciones deplorables, heredando de todos el falso tradicionalismo, la sumisión, la quietud, la juventud colombiana, se levanta en la debacle del licor, consumo de alucinógenos, disfrute de los enlatados gringos, vulgarización del sexo, anocheciendo y amaneciendo para seguir por lo mismo, mientras los "líderes" son simples apéndices que siendo pobres hablan como ricos y como autómatas siempre están dispuestos a vender a sus hermanos de clase, ya no por un plato de lentejas, sino por un miserable peso o un cargo burocrático. 

Todo eso me ha enseñado el conocimiento. Y algo más: Me ha enseñado que los tiranos son efímeros, los pueblos en cambio son eternos, pero que para que caigan aquellos es necesario la unidad de estos, la lucha revolucionaria, la búsqueda del Socialismo Científico. Un pueblo lleno, con libertad, con educación y con justicia, piensa, actúa, crea y genera un ambiente muy diferente al que se vive en la contemporaneidad en América Latina. Finalmente, he aprendido que ni Dios, ni la suerte, ni los magos, ni los burgueses son los dueños de nuestro futuro; el único responsable es el HOMBRE mismo en función SOCIAL. 

FIN



[i] Este folleto fue publicado inicialmente en el municipio de Planadas (Tolima) en el año de 1999. El diseño y artes gráficas estuvo a cargo de los hermanos: Pablo Fernando y Liliana Del Socorro Parra Ruiz, copropietarios de la emisora comunitaria "Planadas Cultural Stéreo" que estuvo al aire durante muchos años. En esta emisora realizamos las pasantías para graduarnos como comunicador social con énfasis en comunicación comunitaria de la UNAD.

[ii] Hace más de 18 años escribí este folleto. En esa época pensaba que el pueblo era cobarde, hoy tengo que asumir crítica y autocríticamente que estaba equivocado, el pueblo no es cobarde, el pueblo es valiente, lo que sucede básicamente es que es víctima del analfabetismo político, pero también de la dictadura de la clase dominante a través de los aparatos ideológicos y represivos. Antes puede hacer el pueblo colombiano lo que viene haciendo, pues esta oligarquía es una de las más sanguinarias del planeta. Esto lo he podido entender gracias a las pocas nociones que tengo del marxismo – leninismo. 

[iii] Aquí, hay que hacer una precisión. No se puede generalizar, hay maestros abnegados, honestos y consecuentes con su clase social, incluso, han dado su propia vida por la causa noble de los pueblos, pero el grueso del magisterio colombiano sí es aún conservador y siendo de la clase popular, piensa como piensa la clase dominante. 

 Por: Hernán Durango. 

El gran evento de la UP será instalado en Bogotá el jueves 22 de junio de 2017 a partir de las 5:00 pm con un acto político-cultural en la sede de la Asociación Cristiana de Jóvenes, Carrera 16 A # 28A-33, Barrio Teusaquillo, Bogotá, al cual queda cordialmente invitada toda la ciudadanía, según indicó Gabriel Becerra Yañez, integrante de la Junta Nacional del partido.

Gabriel Becerra Yañez, señala en el contacto informativo que al VI Congreso Nacional de la Unión Patriótica, "Unidad para la Paz y la Democracia", asistirán provenientes de todas las regiones colombianas más de 400 hombres y mujeres, que han sido delegados por las juntas y comités locales, durante los días del 22 al 24 de junio de 2017. 

Los temas de la implementación efectiva de los acuerdos de paz entre las FARC-EP y el Estado colombiano, y el inicio de la mesa de negociaciones con el ELN para avanzar hacia una paz completa y duradera en el país; el respaldo a las movilizaciones y paros de los sectores estatales y el fortalecimiento del partido y forjar gran convergencia unitaria de los sectores democráticos en Colombia, son entre otros, los principales temas a debatir en el máximo encuentro de la UP.

 

ESCUCHE AQUÍ EL AUDIO:

 

Por Nelson Lombana Silva  

(Ibagué, junio 13 de 2017) ¿Cuál es la presencia de la literatura tolimense en el concierto nacional e internacional? ¿Qué reconocimiento tuvo y tiene? Para despejar un poco estos interrogantes, hablamos con el maestro José Antonio Vergel, ex presidente de la academia tolimense de la lengua, conocido poeta y escritor. Hasta el momento ha escrito seis libros, entre ellos, uno dedicado a conocer la vida y obra del considerado poeta del Tolima, Pomala, quien fue asesinado por la policía secreta, el tenebroso Servicio de Inteligencia colombiana (SIC) y quemada parte de su brillante producción literaria. 

El recuento que hace el maestro Vergel que vivió más de 20 años en la ex URSS, exactamente en Moscú y otros países socialistas, resulta interesante por cuanto narra a vuelo de mariposas amarillas como diría García Márquez la historia de la literatura en este departamento corazón geográfico de Colombia. La presencia, según señala, comienza en el período de la conquista y en la actualidad brilla con poetas como William Ospina, entre otros. 

En su residencia, en medio de libros y cuadros, saboreando un exquisito tinto preparado por el maestro Vergel pudimos conversar amenamente sobre estos temas. Una síntesis presentamos a nuestros gentiles lectores: 

 

-          José Antonio Vergel, ex presidente de la Academia tolimense de la lengua castellana. ¿Cómo analiza usted la producción literaria en el departamento de Tolima? 

 

La historia literaria del departamento del Tolima, casi podríamos decir que comienza con la conquista. Esteban Palacio fue el primer gran novelista del Tolima y con él otras personas. Incluso, mujeres se han destacado. 

Aquí, tuvimos la gran poetiza llamada Luz Stella, era María Cárdenas Roa su nombre de pila, hija del general Plácido Cárdenas que fue gobernador del Tolima. Ella escribió muchos poemas del Tolima, sobre todo acerca de los niños, es decir, poesía infantil. 

Tuvo un programa por la Voz del Tolima durante mucho tiempo, especialmente dedicado a la juventud y a los niños. También escribió una novela cuya edición fue muy limitada llamada: "El río que llora". Es una novela que trata de la angustia del pueblo colombiano. Era un poquito del norte del Tolima. 

Ella fue poetisa y novelista. No se le ha hecho hasta ahora un estudio serio a este personaje. 

El primer poeta del Tolima es Jesús Antonio Cruz, que figuró con el nombre literario de Martín Pomala. El sí, durante mucho tiempo, fue conocido, lo elogió el maestro Guillermo León Valencia, Marco Fidel Suárez, Manuel Antonio Bonilla. Gente importantísima de esa época. 

Escribió un libro que se llama: "Sangre". Se lo publicó Nicanor Velásquez Ortiz en asocio con Manuel Antonio Bonilla, escritor valluno pero que duró harto tiempo en el Tolima. Fue profesor de San Simón, escribió obras literarias, una de ellas fue: "Orientaciones literarias". 

Lógicamente que el Tolima tiene muchos poetas ahora famosos. Para citar unos pocos: Germán Pardo García, que fue propuesto dos veces para premio Nobel de Literatura, escribió más de 35 obras, murió en Méjico. Los mejicanos lo tienen casi como poeta de ellos. 

William Ospina es el poeta del Tolima en este momento. Pero antes de William Ospina, existió Juan Lozano y Lozano, es el autor de unos sonetos hermosísimos, entre esos, celebrados en la literatura colombiana, incluso, una antología, un poema que se llama: "La catedral de Colonia", es un soneto que describe poéticamente ese gran monumento de la arquitectura alemana. 

Hay personajes de esa naturaleza que realmente se han dedicado a la literatura. Aquí, hay un amigo de las letras que es Carlos Orlando Pardo, que escribió un compendio de la literatura del Tolima. Novelistas del Tolima, los científicos del Tolima, los poetas del Tolima. Es el que más se ha dedicado a eso. 

Desde luego, desde este siglo para acá, es decir, del 2000 para acá, prácticamente, esos nuevos poetas, escritores, ensayistas, críticos y periodistas, a todos ellos falta hacerle su biografía y hacer un libro para destacarlos. 

-          Maestro, en escenario nacional, ¿Qué espacio ha ocupado las letras tolimenses? 

 

Juan Lozano y Lozano fue muy conocido, Luz Stella, fue muy conocida; Germán Pardo García fue conocidísimo; William Ospina es el que está en este momento punteando, ya tiene varios premios. Por ejemplo, el Rómulo Gallego, Miguel Ángel Asturias. Son premios que en cierta manera anticipan de pronto a un premio Nobel. 

Cuando lo presentamos en la plazoleta Darío Echandía de la ciudad de Ibagué, le dije: "Siga escribiendo que usted tiene una trayectoria y lo ha hecho". Ya tiene unas seis novelas escritas buenas. Pero, no es intrigante, es muy modesto, diría que es muy tímido, para eso también se necesita que haya un grupo de personas que lo destaque, que se hable de él, que haga ensayos sobre él, que haga seminarios sobre él, sobre su obra. Eso hace falta para destacarlo. De otra manera, no se logra que una persona sea conocida. 

-          ¿Cuántos libros usted ha escrito? 

 

He escrito seis obras. La primera fue: "Pomala, su sangre y su canto", después, "Casa Maldita", que es una serie de cuentos todos de origen tolimense. Otro: "El hombre no nació para morir", eso ya es poesía y crítica. 

Yo siempre creo que los hombres y las mujeres, no nacimos para morirnos, nacimos para vivir, para perdurar así nos tengamos que meter debajo y ponernos la tierra de ruana. Eso no importa. Si usted hace una obra buena, el tiempo la puede salvar, como se ha salvado Miguel de Cervantes Saavedra, Cesar López de Vega, como se está salvando William Ospina, como se está salvando Juan Lozano y Lozano, como el premio Nobel nuestro, Gabriel García Márquez. 

Colombia ha sido un país que ha sido llamado: "País de poetas". Pablo Neruda, fue el que dijo que Colombia era un país de poetas. Llegaba con frecuencia aquí, a hablar con los poetas colombianos. 

Lo más curioso de eso es que había un poeta llanero gran gestor del movimiento Piedra y Cielo, era conservador y salía siempre a recibir a Pablo Neruda. Neruda le preguntaba qué hay de Colombia. Este poeta le decía todo lo bueno y lo malo que estaba sucediendo en el país en el momento. Le informaba de todo lo malo y lo bueno que tenía Colombia. Al final le decía: "Esa es Colombia, Pablo". Arturo Camacho Rivera es un gran poeta del Tolima. 

-          Hablemos un poquito de su obra intitulada: Pomala, su sangre y su canto. ¿De qué trata esta obra? 

 

Yo empecé a conocer a Pomala por un poeta del Tolima que se llamaba Jesús María Beltrán Herrera, era dueño de la plazoleta Santa Librada, era comerciante, pero este Jesús María Beltrán Herrera escribió poesía y muy buena, del corte de la que escribía Tierra de Promisión, del poeta huilense. 

Yo escribía poesía y se la mostraba. Era estudiante. Fue mi acudiente. Me decía: "Chepe Antonio: Vamos a trabajar, yo estoy escribiendo unos poemas, camine me acompaña". Él salía del almacén, cogía la máquina de escribir y se ponía a corregir sus poemas. Comenzaba a corregir unos sonetos en alejandrino y otros en endecasílabo y comenzaba a leérmelo y a preguntarme: ¿No están cojos? Yo le decía: "Están bien. No les sobra una sílaba, ni le falta". Así, comenzábamos a trabajar hasta las doce de la noche o una de la mañana. Así me hice amigo de él.  

Entonces, comenzaba a leerme a Pomala. Él fue el que me mostró el libro: "Sangre y otros poemas". Ahí estaba el poema Sangre, que es el canto al Tolima. Es un poema largo, más de 200 versos. Ese es el canto al Tolima. Este poema se inspira en el río Saldaña, escribió sobre el paisaje tolimense. Nació en el municipio de Ataco. Le cantó al Tolima. 

Un tolimense que le canta al departamento, es el cantor del Tolima. Por eso Pomala tiene ese nombre. Pomala tuvo una fortuna. Los hermanos García Calderón del Perú, tenían una revista en París (Francia), se llamaba la revista: "América". En alguna ocasión vieron un poema de Pomala y les pareció tan bonito que lo publicaron en París. Él no se dio cuenta. Después le enviaron un ejemplar a él. Es el primer poeta tolimense publicado en francés, por los hermanos García Calderón, peruanos. 

Eso me dio a mí, como aliento para decir: "Por qué no seguimos por esa línea hablando del poeta Pomala". Eso es el efecto de este libro que escribí que se llama: "Pomala, su sangre y su canto", donde recojo unas 43 poesías que estaban regadas en varios periódicos de esa época: El Cronista y otros periódicos de la época. Así comencé. Después de publicado el libro, aparecieron nuevos poemas. Incluso, encuentro un poema al Tolima grandísimo que es toda una página de un periódico. 

Pomala tuvo dos etapas: Una etapa de lucidez y una etapa de oscurantismo (Locura), hubo que llevarlo al manicomio, hablando claramente. No coordinaba. Estando en el manicomio, en ratos de lucidez, los locos tienen ratos de lucidez, escribió más de mil poemas. Pero, en una ocasión, él vivía en la carrera primera entre las calles 10 y 11, llegó a la policía recoger no sé qué y encontró un mundo de papeles. Nadie hacía colección de papeles en ese tiempo. Y encontraron que había poesía los policías del SIC (Servicio de Inteligencia Colombiana, después DAS), que consideraba que todo tipo de poesía era subversiva. Hicieron un montón y quemaron toda la obra de Pomala. Se salvó apenas lo que se había publicado. Esa es la desgracia del poeta. Es el Tolima manejado por ciertos tipos oscurantistas. 

Sin embargo, después y a pesar de eso, se ha descubierto más poesía pero no se ha podido recoger. Yo, posiblemente, si saco la segunda edición incluyo esos poemas que hacen falta del poeta Pomala. Va a ser difícil porque eso está regado en Bogotá, Popayán, Santander. 

Era un hombre muy conocido. Era frecuente que la gente le pidiera que dejara un poema para ser publicado, muchos de ellos ni él mismo se dio cuenta que eran publicados. 

-          ¿Cuál fue el final del poeta Pomala? 

 

El poeta Pomala tuvo una etapa de oscuridad mental (Locura), pero él detestaba a los del SIC, porque eran asesinos. Él no tenía miedo en decirle de frente que eran asesinos. Esos tipos no hallaban cómo quebrarlo. Hasta que un día en la mañana salió a comprar el periódico, siempre salía a comprarlo, porque a veces le publicaba algunas cosas, especialmente El Cronista y no volvió. Se desapareció. Aparece asesinado arriba en ese tiempo no se llamaba La Coqueta, eso hoy está urbanizado. Era bosque, monte espeso. Ahí, apareció muerto el poeta. 

Los del SIC fueron los que lo secuestraron y lo asesinaron. Esto está contado en mi libro cómo lo mataron y todo. Después la prensa misma dijeron: ¿De qué murió Pomala? ¿Quién asesinó a Pomala? El Comercio, por ejemplo, que diría Miguelito Cárdenas que era de la plaza de mercado que tenía el periódico y era el vocero de los trabajadores de la plaza de mercado. El Cronista también. ¿Por qué mataron al poeta? Pues, claro era por eso, porque decirle de frente asesino a los asesinos. Eso le costó su vida. 

Por Alberto Pinzón Sánchez 

La euforia de haber obligado a la oligarquía colombiana y su sostén Imperial a firmar un Acuerdo de Paz como el de la Habana, después de 70 años de guerra contrainsurgente, 3 procesos de paz frustrados, más de un -1-millón de muertos, 80 mil desaparecidos, 4 millones de desplazados, 4 millones de hectáreas de tierra despojadas, 10 mil presos políticos,  millares de exiliados políticos esparcidos por el mundo, y el largo etcétera de cifras; además de la crisis generalizada (tanto económica como política y moral) en la que está sumidad de la sociedad colombiana. Era más que justificada.

Pero a continuación vino la realidad de “ejecutar” lo pactado, y entonces fue cuando se puso en evidencia el “para qué” había sido diseñado el proceso de paz que acababa de firmarse: Evaporar, con un soplo, el ejército revolucionario de las Farc- EP construido con tanto cuidado durante los 70 años de resistencia a la guerra contrainsurgente, evitando cualquier mínima modificación a las estructuras (jurídico-políticas-religiosas y morales) dominantes por siglos en Colombia. Fue una contradicción que pronto se tornó decisiva, entre el diseño del proceso de paz y su realización en la realidad. La contradicción de siempre y que tanto atormenta a los filósofos y también a los marxistas entre el ser y el pensar.

Hubo, durante los diálogos de la Habana innumerables hechos materiales que mostraron la intención del gobierno de Santos y sus delegados en la mesa, que dejaron traslucir la intención antes mencionada de “evaporar, sin modificar un renglón lo existente” (que el pueblo colombiano denominó con la figura conocida de “poner conejo” o irse sin pagar), pero que gracias a la seriedad, sentido histórico y responsabilidad social con la que el equipo guerrillero enfrentó el proceso de diálogos, pudieron ser sorteados hacia su superación y avance hacia el futuro.

No es posible detenerme en su enumeración exhaustiva de tanta “marulla negociadora” que la prensa alternativa informó cotidianamente. Me basta mencionar tres de las más grandes y notorias imposturas impuestas a la insurgencia por parte del “equipo negociador de Santos”:

1- Haber obligado a la insurgencia a que en aras de alcanzar un pronto acuerdo, postergara su idea de Asamblea Constituyente y aceptara “de momento” un Plebiscito, como mecanismo legitimador y legalizador de lo acordado.

2- Una vez con los resultados “deslegitimadores” de lo Pactado en la Habana, obtenidos en el tal Plebiscito, en lugar de convocar una mini Constituyente específica que legitimara y legalizara lo firmado; se forzó (una vez más) a la Insurgencia a que aceptara su fraudulento y dudoso resultado electorero obtenido con toda clase de mentiras, falsedades y delitos electorales (como lo reconoció públicamente el uribista Juan Carlos Vélez, gerente de la campaña del No en el Plebiscito) para seguir manteniendo la incertidumbre sobre la legitimidad y legalidad del Acuerdo y fundamentalmente,   para forzar a la insurgencia a “aceptar las 500 modificaciones, mejoras ” que se le hicieron al texto ya firmado, como concesiones. 

3- Con esto, se le impuso una tercera condición a la Insurgencia para que confiara en el gastado y desprestigiado “poder presidencial y la gobernanza parlamentaria de que dispone actualmente Santos”, como factor de legitimación y legalización del Acuerdo y, entregara su suerte a un utópico y exótico malabarismo parlamentario llamado con el anglicismo yanqui de “fast track”. Su fracaso en medio de las intrigas palaciegas para colocar “fichas santistas” en las innumerables cortes colombianas no pudo ser más estruendoso: El Acuerdo de la Habana sigue sin legitimidad, sin legalidad y su implementación paralizada y bloqueada, cuando no obstruida con violaciones flagrantes del cese al fuego como sobrevuelos de helicópteros oficiales , captura de guerrilleros con salvoconducto  oficial e incidentes armados en las zonas veredales, fusilamientos de guerrilleros amnistiados y de dirigentes sociales acusados de ser guerrilleros. Todo un bloqueo o como dicen en Medellín, un atasco. 

Pero como las cosas se mueven, según descubrió el sabio Galileo en la edad media, la crisis generalizada en la que está sumida la sociedad colombiana impuso a la incertidumbre del Acuerdo, tres nuevos elementos.

Uno de naturaleza económica: no hay plata o dinero para su implementación.  Otro de naturaleza moral: el escándalo de corrupción de la trasnacional Odebrecht ha alcanzado toda la cúpula oligárquica dominante. A Santos con su Fiscal Martínez, al uribismo y su pelele Zuluaga y, a gran parte de los respetables empresarios colombianos como el “cacao” Sarmiento Angulo, jefe económico del Fiscal.

Y un tercero de naturaleza política: “la perdida de desprestigio” como solía decir  Alfonso Cano antes de ser fusilado por Santos, ya no es el odio a las Farc como lo presentan ciertos monseñores expertos en manipular emociones humanas, sino que ese odio se ha invertido y ahora como lo muestra tan palpablemente las movilizaciones sociales y populares en el Chocó, en Buenaventura y el Pacífico y el paro de los maestros colombianos; el desprecio es ahora contra los impostores, promeseros políticos y represores violentos, el principal de ellos Santos de quien 7 de cada 10 colombianos lo desprecian por “conejero” e incumplidor y, contra toda la casta política pelechadora, tramposa y violenta por él representada.

Es tal la confusión generada por la crisis política en curso que, como un hecho inédito en la historia colombiana hay más de una veintena de candidatos y pre candidatos presidenciales sin ningún planteamiento creíble sobre el futuro de Colombia, sobre la solución a la crisis socio-económica y de corrupción colombiana, y sobre los procesos de paz en desarrollo (implementación del Acuerdo con las Farc, proceso con el ELN y desmonte del Narco-Para-Militarismo) así como el papel de Colombia con sus relaciones internacionales en la región.

El Poder en las alturas se ha dado cuenta de la bicicleta estática que está pedaleando y ha recurrido a dos mecanismos igual de inanes: A expedir decretos presidenciales efímeros para que cualquiera de las tantas Cortes judiciales existentes en Colombia los declare nulos. Y a montar la matriz mediática de que en Colombia, hacia las elecciones presidenciales del 2018, ya se han perfilado tres -3- fuerzas políticas: Una la “oposición” (entiéndase uribismo) dos el gobierno, y tres, la Izquierda.

Pero no es así: Primero ese abanico multicolor llamado en Colombia “la Izquierda”, está todavía muy lejos de constituirse en una fuerza única y electoralmente compacta con posibilidades de triunfo electoral. Es una ficción como cualquiera otra de las ficciones que abundan en el País. 

 Segundo, los seguidores de Vargas Lleras, vicepresidente del Gobierno Santos, en una segunda vuelta votarán indudablemente, es decir sin dudarlo, por el candidato uribista. 

Tercero, queda el candidato Liberal De la Calle, impulsado con el “anzuelo de la paz” para que como en 1936, “la efervescencia popular” (hoy llamada movilización social y popular) se pegue a la cola del llamado Liberalismo progresista de Cesar Gaviria y se elija a un “representante conspicuo” del Poder Dominante como el señor De la Calle;  arquitecto del incierto proceso de paz que continúa a la espera de legitimarse y legalizarse en la Constitución Colombiana.

Por todo esto es que me atrevo a decir que las elecciones presidenciales del 2018, serán el segundo Plebiscito del Acuerdo de Paz logrado en la Habana entre el Estado colombiano y las Farc-EP. 

¿Se legitimará o no el Acuerdo de Paz?  Eso se sabrá con certeza cuando se anuncie quien será “el continuador” de JM Santos.  

Fuente Imagen Internet   

 

 

                  

 

               

 

      

 

Un estudio de la Universidad de Zurich reveló que un pequeño grupo de 147 grandes corporaciones trasnacionales, financieras y minero-extractivas, controlan la economía global. El estudio analizo 43.060 corporaciones transnacionales y desentraña la tela de araña de la propiedad entre ellas, logra identificar a 147 compañías que forman una "súper entidad"

El pequeño grupo está estrechamente interconectado a través de las juntas directivas corporativas y constituye una red de poder que podría ser vulnerable al colapso y propensa al "riesgo sistémico". El Proyecto Censurado de la Universidad Sonoma State de California desclasificó esta noticia sepultada por los medios.

Los autores del estudio son Stefania Vitali, James B. Glattfelder y Stefano Battiston, investigadores de la Universidad de Zurich (Suiza), quienes publicaron su trabajo bajo el título "La Red de Control Corporativo Global" (The Network of Global Corporate Control) en la revista científica PlosOne.org.

 Independiente de si es mala o buena la concentración de poder, lo interesante es que esta red es inestable y si una de estas compañías tiene un problema, su efecto se propaga a través de toda la red y produce una recesión o un colapso. Glattfelder dice que se necesita para mitigar este problema: reglas anti-trust -monopolio- y un impuesto por exceso de interconectividad entre empresas, a nivel mundial y nacional, para así evitar este riesgo.

Tras esta superentidad encontramos a un auténtico club internacional de superricos con intereses comunes, que se conocen todos entre sí. Muchos de los problemas que afectan hoy al mundo pueden ser el resultado de decisiones adoptadas por ellos durante sus partidas de golf. La cuantificación que calibra con precisión el poder concentrado en manos de esta clase capitalista transnacional permite entender por qué siguen existiendo los paraísos fiscales, por qué no se ha logrado regular los mercados financieros, por qué las agencias de rating siguen campando a sus anchas o por qué no se ha logrado establecer la tasa Tobin. El poder de esta súper entidad es tan grande y está tan concentrado que ningún poder político, es capaz de hacerle frente.

www.mientrastanto.org/la-red-global-de-control-corporativo

Por: Hernán Durango.

Luis Alberto Vanegas, integrante del Comité Ejecutivo Nacional de la Central Unitaria de Trabajadores CUT analiza las dificultades y trabas que impone el Gobierno Nacional para atender las exigencias del magisterio colombiano organizado en la federación FECODE y del sector estatal en su conjunto, quienes vienen desarrollando desde hace más de un mes un fuerte paro nacional que incluyen contundentes movilizaciones y tomas de Bogotá y las principales ciudades del país.

 El dirigente sindical de la CUT denuncia la oleada represiva y asesinatos de educadores, líderes sociales y defensores de Derechos Humanos ocurrida en el territorio nacional y exige a las autoridades esclarecer estos crímenes, garantizar el derecho a la protesta, capturar y castigar a los responsables.

ESCUCHE AQUÍ EL AUDIO:  

DENUNCIA PÚBLICA

El Comité de zona-Estado español del Partido Comunista Colombiano hace saber a la opinión pública nacional e internacional y a las autoridades competentes que:

El 9 de junio de 2017, siendo las 12:30 horas, el compañero Nelson Javier Restrepo Arango recibió en el buzón de correos de su domicilio personal situado en Fuenlabrada Comunidad Autónoma de Madrid - España, un mensaje firmado por las “Autodefensas Unidas de Colombia” expresando lo siguiente: “advirtiendo a los comunistas y guerrilleros colombianos en España, que al estar realizando acciones contra el pueblo colombiano y la gente sana de Colombia, están declarados objetivo militar por nuestra organización. Junio 2017 España”. Igualmente algunos miembros del grupo familiar de Nelson Javier Restrepo han estado recibiendo llamadas inquietantes porque al responderlas nadie contesta. Igualmente, desde el 25 de abril de 2017, el compañero Nelson viene recibiendo en su perfil personal de Facebook una serie de mensajes con fotos y texto, como “todas las ratas comunistas deben morir a golpes. Por una Colombia libre de comunistas si al empalamiento de ellos”.

El compañero Nelson Javier Restrepo Arango y otros militantes del Partido Comunista Colombiano - PCC residen en España y otros países huyendo de la persecución por parte del Estado colombiano y el paramilitarismo. Y no es la primera vez que reciben acciones de persecución residiendo en el exterior. El antecedente inmediato es la denominada “Operación Europa” que fueron acciones adelantadas bajo el gobierno de Álvaro Uribe Vélez en el periodo comprendido entre 2008 y el 2010. Esta re- victimización del exilio colombiano y de persecución extraterritorial a líderes y defensores de derechos humanos se ha extendido a organizaciones españolas e internacionales solidarias por la paz de Colombia.

Por ello desde su exilio forzado realizan acciones en España y Europa para que se conozcan y se proteja a las víctimas de crímenes del Estado colombiano. Una exigencia fundamental de este colectivo ha sido el desmonte del paramilitarismo en Colombia, para que los acuerdos de paz consigan una paz estable y duradera con justicia social. Además de las exigencias de verdad, justicia, reparación, garantías de no repetición y de un retorno digno a Colombia.

Esta amenaza de las “AUC” pone en peligro la seguridad y el bienestar de la militancia del Partido Comunista Colombiano en España, del compañero Nelson Restrepo Arango y su núcleo familiar, como también la de quienes emprenden labores de defensa de la Paz y de los derechos humanos de los colombianos en el exterior.

 

SOLICITAMOS:

  1. A las autoridades competentes en España que investiguen los hechos aquí denunciados y presentados ante el juzgado correspondiente en Fuenlabrada, hasta encontrar los responsables materiales e intelectuales de los mismos. Y que tomen las medidas necesarias para garantizar los derechos a la vida, la libertad, la seguridad personal, la integridad física y psicológica, la intimidad personal, familiar, al trabajo, la organización, la honra y reputación y la libre movilidad de los compañeros y organizaciones de base del Partido Comunista Colombiano Zonal España.

  2. A la comunidad española e internacional y a la comunidad colombiana residente en España, emitir pronunciamientos sobre esta denuncia pública y realizar seguimiento sobre las investigaciones que se adelanten frente a los hechos denunciados

  3. A los organismos internacionales encargados de velar por la promoción, protección y garantía de los Derechos Humanos que se continúe con el seguimiento y el monitoreo frente a la grave situación de derechos humanos y agresión e intimidación permanente a los luchadores sociales en Colombia extendiéndola a fuera de Colombia.

RESPONSABILIZAMOS:

Al Estado Colombiano encabezado por su presidente JUAN MANUEL SANTOS CALDERON, y el Fiscal General de la Nación NESTOR HUMBERTO MARTINEZ de estos hechos porque AUC es un grupo paramilitar que ha hecho parte de la estrategia estatal contrainsurgente y de aniquilamiento de la oposición política y social. Y es obligación estatal el desmantelamiento de los grupos armados delincuenciales, de las organizaciones sucesoras del paramilitarismo y de sus redes de apoyo, como uno de los fundamentos para lograr la paz estable y duradera para la nación colombiana como lo contempla el acuerdo final pactado entre el Estado colombiano y las FARC – EP.

INSTITUCIONES A DONDE SE DEBEN DIRIGIR

Juan Ignacio Zoido Álvarez
Ministro del Interior del Gobierno de España Paseo de la Castellana, 5
28046 - Madrid
(Madrid)
Tel.: 915371000
Fax: 915371003

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

MANUEL ROBLES DELGADO

Alcalde Ayuntamiento de Fuenlabrada. España Plaza de la Constitución, 1.
28943 Fuenlabrada
(Madrid)

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

JUAN MANUEL SANTOS CALDERÓN

Presidente de la República
Carrera 8 No. 7 -26 Palacio de Cauca Bogotá Fax. 5662071
Fax: (+57 1) 566.20.71
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

NESTOR HUMBERTO MARTINEZ

Fiscal General de la Nación
Diagonal 22B No. 52-01 - Bogotá, D.C.
Teléfonos: 570 20 00 - 414 90 00 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

LUIS CARLOS VILLEGAS

Ministro de la Defensa
Avenida El dorado con carrera 52 CAN Bogotá D.C. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

CARLOS ALFONSO NEGRET

Defensor del Pueblo
Calle 55 # 10-32, Bogotá
Fax: (+571) 640.04.91
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

OFICINA EN COLOMBIA DEL ALTO COMISIONADO DE NACIONES UNIDAS PARA LOS DERECHOS HUMANOS
Calle 114 No. 9-45 Torre B Oficina 1101
Edificio TeleportBussines Park – Bogotá, Colombia
Teléfono PBX (57-1) 629 3636 (57-1) 629 3636 Fax (57-1) 629 3637 E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Favor enviar copias de las comunicaciones al correo electrónico

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Madrid, 11 de junio de 2017 

Por Nelson Lombana Silva 

(Ibagué, junio 12 de 2017) El fenómeno paramilitar no es una terrible pesadilla del pasado en el departamento del Tolima. Incluso, el monstruoso binomio militar-paramilitar aún se da con fuerza en esta sección del país. Así lo afirma, Heber García Zambrano, ex candidato a la asamblea del Tolima y dirigente regional de la Unión Patriótica (UP). "El fenómeno paramilitar en el Tolima sigue vigente", señala categóricamente. 

Indica, el también líder de derechos humanos, que la banda paramilitar del batallón Caicedo con sede en el municipio de Chaparral continúa vivita a pesar de haber sido detenidos algunos de sus miembros de bajo rango, al parecer los "gatilleros". "La banda paramilitar del batallón Caicedo sigue incólume, pese a que fueron capturados unos militares activos y unos civiles acusados de homicidios", subraya. 

Señala el dirigente upeista que los militares vienen saboteando el proceso de paz, ofreciendo dinero a los guerrilleros ubicados en las zonas veredales transitorias de normalización para que deserten. Además, las autoridades militares y civiles vienen subvalorando las denuncias formuladas por distintas organizaciones políticas de izquierda, de derechos humanos y ambientalistas. 

Según el dirigente de la Unión Patriótica, Heber García Zambrano, la forma de actuar las fuerzas militares obedece fundamentalmente a la doctrina militar de las escuelas de las Américas, del enemigo interno. Se sigue adoptando la política contrainsurgente como si no hubiera un proceso de paz en etapa de implementación. "Se sigue actuando – dice – como si este departamento tuviera en guerra". 

En este territorio, corazón geográfico de Colombia, se han presentado asesinatos de familiares de guerrilleros. Incluso, en el cañón de las Hermosas en Chaparral, la casa de unos familiares de guerrilleros, fue incendiada. Todo sucede en medio de la más delirante militarización. Según García Zambrano hay militares al norte, al sur, al occidente y al oriente del Tolima. 

El paramilitarismo se mueve como pedro por su casa, precisamente, por el presunto apoyo de las autoridades. "Si no tuviera el apoyo de las autoridades principalmente, ellos no podrían actuar", expresa. 

Señala también Heber García Zambrano que en la ciudad de Ibagué, existe el paramilitarismo de bajo perfil a través del micro tráfico y tráfico de estupefacientes, "el gota a gota", etc. "En Ibagué se vive una calma chicha", destaca. 

Dice Heber García Zambrano que junto a su organización de la cual hace parte y en unión con organizaciones afines, seguirá denunciando y llamando al gobierno nacional para que desestructure de verdad la estructura paramilitar y permita la implementación de los acuerdos de la Habana. Llama a la unidad y a reactivar los mecanismos viejos de preservación de los cuadros y líderes populares en el Tolima. 

En exclusiva para la página web: www.pacocol.org el reportaje con Heber García Zambrano es el siguiente:   

 

-          ¿Perdura el paramilitarismo en convivencia con un sector del militarismo en el Tolima? 

 

Es evidente pese a la negativa de las autoridades militares y políticas del departamento negando la inexistencia de las bandas paramilitares; los hechos corroboran lo contrario. En el departamento del Tolima, como lo decía muy valientemente nuestra presidenta nacional de la Unión Patriótica, Aida Avella Esquivel, en una de sus giras por el departamento en el 2015, denunció la presencia de bandas paramilitares en varios municipios del departamento. 

Declaraciones que fueron negadas automáticamente por las autoridades militares, civiles y de policía. Lo cierto es que el fenómeno paramilitar en el Tolima sigue vigente, las amenazas contra líderes sociales, dirigentes campesinos, dirigentes indígenas, líderes ambientales, líderes sociales, líderes del movimiento de víctimas, se siguen dando en el departamento, es un hecho real, demostrable con las denuncias, hechos que han sido conocidos por las autoridades del departamento, por la defensoría regional del pueblo. Esta ha emitida unas alertas tempranas donde llama la atención sobre el fenómeno paramilitar y de las amenazas en el Tolima.

Un hecho contundente e irrefutable de que sí siguen existiendo las estructuras paramilitares en este departamento, es que la banda criminal del batallón Caicedo sigue incólume pese a que fueron capturados unos militares activos y unos civiles acusados de unos homicidios. Lo cierto es que la estructura de esta banda militar-paramilitar del batallón Caicedo sigue funcionando, cometiendo amenazas en el departamento, sur del Tolima; eso lo está investigando la Fiscalía General de la Nación, ahí están las versiones de los soldados involucrados en estos hechos. Cogieron unos soldados, cogieron a los que apretaban el gatillo para matar campesinos y hacer la mal llamada "limpieza social", pero los actores intelectuales, la cúpula, los que se idearon y orquestaron estos planes criminales, donde murieron dirigentes populares en Chaparral, donde hubo una mal llamada "limpieza social", donde mataron indigentes, drogadictos y otras personas, esas cabecillas militares del batallón Caicedo, hoy día los trasladaron a otras zonas, a otros los ascendieron de rango, pero no están pagando cárcel. Es la hora que no ha sido judicializado un solo alto mando militar de esa unidad militar por estos atroces crímenes. 

Eso demuestra de que aquí sigue existiendo las amenazas, el sabotaje a las zonas veredales transitorias y de normalización, particularmente a la zona veredal de Marquetalia, cuna de la resistencia, en Planadas. Es un hecho real de que estas estructuras militar-paramilitar siguen funcionando, siguen atentando y conspirando contra el proceso de paz. Hay un sector de las fuerzas militares y de la policía que están conspirando contra el proceso de paz, les están ofreciendo plata a los guerrilleros para que deserten de las zonas veredales. 

Es más: No son únicamente los militares y la policía, los órganos judiciales siguen también poniéndoles palos a las ruedas de la implementación de los acuerdos, siguen armando montajes judiciales contra campesinos, inventándole cualquier tipo de montajes para judicializarlos. O sea, con un desconocimiento absoluto de lo pactado en los acuerdos, siguen negando las amnistías a varias personas, siguen orquestando montajes judiciales para involucrar a las personas a la comisión de otros delitos y con ello lo que pretenden es aislarlos, confinarlos en una cárcel y truncar todo el proceso.

-          ¿Las denuncias que vienen haciendo la Unión Patriótica, el Partido Comunista y Derechos Humanos, las siguen subvalorando los organismos del Estado y el mismo gobernador de este departamento?

 

Por supuesto. Esto no es de ahorita. Las denuncias que muy valerosamente, que han documentado, que han hecho el Partido Comunista, la Juventud Comunista, la Unión Patriótica, la Marcha Patriótica, los otros sectores, los sectores ambientalistas, siguen negándolas. Siguen negándolas de tajo, a pesar que hacen unas reuniones, unos comités de seguimiento, unos consejos de seguridad de seguimiento. Pero, el tema es que una de las cosas graves, supremamente graves que acontecieron en este proceso, es que no se negoció el tema de la doctrina militar. 

Mientras la doctrina militar en Colombia siga siendo la doctrina militar contrainsurgente que viene de las escuelas de las Américas, aquí, va a seguir existiendo violación de derechos humanos, persecución, homicidios, asesinatos, amenazas, desplazamientos, judicializaciones, porque la doctrina no ha cambiado. Aquí, hay una resistencia tremenda a cambiar el chip, todavía se sigue pensando como si este departamento estuviera en guerra, no entienden que aquí estamos en tránsito a otro momento supremamente importante para nuestro país, para nuestro departamento. Los militares y la policía, tienen que hacer un esfuerzo por también entender que debemos transitar a otro espacio, a otro momento de la vida de este país, donde debemos avanzar hacia la paz. 

De ahí la importancia de que también se modifique estos comportamientos. Mientras sigan entendiendo que cualquier luchador social denuncie y esté a favor de los derechos humanos, en contra de la megaminería, defendiendo nuestro patrimonio ambiental, defendiendo la libertad de expresión, la libertad de prensa, defendiendo los derechos de las mujeres, los derechos de las víctimas, los derechos de los indígenas y de los campesinos, sigan siendo estigmatizados y macartizados por su actividad social, pues va a ser muy complicado construir la paz. Y esa es una exigencia para poder avanzar. 

Nosotros seguiremos denunciando, seguiremos acompañando las comunidades de las manos con las organizaciones hermanas en la denuncia de todos estos atropellos, porque los hechos son evidentes. Ya han asesinado familiares de guerrilleros en el municipio de San Antonio, en Riomanso en el municipio de Rovira, en otros sectores han quemado la casa, caso del cañón de las Hermosas en el municipio de Chaparral, que le quemaron la casa de una familia de unos guerrilleros; panfletos amenazantes en corregimientos, rumores, muy propios de la inteligencia militar para desorientar e infundir temor. Todo esto se sigue dando y nosotros seguiremos denunciando, documentando y uniéndonos con las organizaciones hermanas para denunciar y hacer frente a esta campaña que pretende echar al piso este acuerdo tan importante para nuestro país como es el acuerdo de paz con el movimiento guerrillero. 

-          También se rumora que los espacios que dejó el movimiento guerrillero lo viene ocupando el binomio militar-paramilitar. ¿Qué hay de cierto en esto? 

 

Pues eso se ha denunciado, eso ya es vox populi en nuestro país de que en vastas zonas del territorio nacional que quedaron desamparadas, que fueron desocupadas por el movimiento insurgente en su tránsito hacia las zonas veredales, pues han sido copadas por bandas criminales, por los paramilitares. 

Estos hechos criminales de atentados contra personas incluso, contra los mismos integrantes de las Farc- Ep en tránsito a la reincorporación a la vida civil, son demostrativo todos estos hechos que venimos denunciando: Asesinatos, persecuciones, las quemas de casas, la persecución contra familiares de los guerrilleros, se siguen dando.  

Lo peligroso y lo grave de esto es que esto viene ocurriendo en zonas totalmente militarizadas. Usted se pone a mirar las unidades militares en todas las zonas donde estuvo el movimiento guerrillero, ahí está el ejército. Uno no entiende cómo pasa esto en una zona militarizada. Planadas, militarizado; Chaparral, militarizado; Rioblanco, militarizado; el oriente, militarizado. Usted encuentra ejército de norte a sur, de oriente a occidente. No entiende uno cómo pasan estos hechos y de manera desvergonzada lo siguen negando las autoridades. 

-          ¿Cuáles serían los municipios con más presencia paramilitar en el caso del departamento de Tolima?

 

Se está trabajando en la construcción de un mapa de riesgos. Igualmente, la Defensoría del Pueblo tiene también su propio sistema de alertas tempranas, sus informes de riesgos; nombra y devela la existencia del paramilitarismo, de las bandas criminales que ellos llaman, en varios municipios del plan Tolima, en el sur, en el norte, en varios municipios. 

Por ejemplo, en la zona del oriente por el lado del Sumapaz, de Pandi, Cabrera, San Bernardo pues hablan de la presencia de encapuchados, vestidos de negro, son los militares-paramilitares porque ellos actúan y siguen actuando como lo han hecho siempre de la mano de las autoridades. Si no tuvieran el apoyo de las autoridades principalmente, ellos no podrían actuar. Esto es un hecho supremamente grave que nos llama a estar en alerta y a exigir del gobierno nacional cumplimiento real de lo que se pactó y se acordó en las garantías de seguridad y los mecanismos de lucha contra el paramilitarismo que se había acordado, pero se necesita que se haga realidad en toda Colombia.

 De lo contrario, va a ser muy complicado el avance de la implementación en las regiones, porque es en las regiones donde se siente más este fenómeno. Igualmente, Ibagué. En Ibagué, se vive una calma "chicha", como decimos coloquialmente, pero acá existen estructuras y bandas paramilitares que actúan de muy bajo perfil, pero que existen, existen. Este está ligado al micro tráfico, ligado al narcotráfico, a la criminalidad, al tema del "gota a gota". Existe sí, existe en Ibagué. Como se dice de la Personería para abajo lo niega, las autoridades de policía también, pero lo cierto es que este fenómeno existe, es real. 

El llamado es a estar alerta, aplicar nuestros principios de organización, la preservación de cuadros, política que tanto se trabajó y que hizo parte del trabajo de las organizaciones revolucionarias. Hay que retomar los mecanismos de preservación, no podemos estar dependiendo solamente de un esquema de protección. Eso no es suficiente. Hay que acudir a otros mecanismos para tratar de preservar nuestra integridad nuestra, de nuestras familias, hacer énfasis en la disciplina, conocer el contexto regional, tener el mapa de riesgo, eso nos da una lectura clara de lo que realmente está pasando en tiempos de paz. 

Acto I -Puerto Bello, Piñuña Blanco

El jueves 1 de Junio, a eso de las 8pm, media docena de individuos encapuchados y vestidos de negro, llegan a la comunidad de Puerto Bello, en Piñuña Blanco, armados de escopetas y revólveres. Pese a que a primera vista podrían parecer meros atracadores, sobre todo por las precarias armas que portan, su modus operandi parece ser el de paramilitares. Cortan las comunicaciones, agrupan a varias personas al borde del río y proceden a robar a personas específicas, sobre todo del comercio. Luego, después de dos horas de aterrorizar al caserío, roban un motor y se van con total tranquilidad río abajo con todo lo robado. Esto ocurre en las mismas narices de un batallón militar en la vereda de La Alea, adscrito a la Brigada de Selva Número 27, así como de la Fuerza Naval del Sur que opera en todo el río Putumayo. 

Esta es la segunda acción de este tipo que ocurre en la zona. Hace unos meses, también se había producido una acción similar en la vereda Puerto Silencio. También han aparecido panfletos amenazantes de grupos paramilitares –que vienen avanzando a paso firme desde el occidente de Putumayo- y hasta de un grupo que se hacen llamar "Los de Sinaloa". Esto ocurre cuando las FARC-EP ya no se encuentran en este territorio, sino que se encuentran concentrados en la Zona Veredal "Heiler Mosquera", en La Carmelita. Un mal precedente de lo que puede esperar el pueblo de estos territorios de la presencia de la fuerza pública. Hasta los más timoratos reconocen que "estas vainas no se veían cuando las FARC estaban por acá". En el pueblo corren rumores que, de hecho, la misma fuerza pública no sólo toleraría estas acciones sino que algunos elementos hasta estarían detrás de ellos. Sea como sea, la desconfianza es grande, al igual que la ansiedad. 

Esta acción ocurrió apenas un día después de una reunión en la comunidad en la cual se trató el tema de la explotación petrolera y la necesidad de oponerse al intento de la multinacional Amerisur Resources plc –de origen británico- de comenzar tareas de prospección y explotación en la zona, en medio de las comunidades campesinas, de un consejo comunitario afro y de un resguardo indígena. Esta obsesión por perforar la tierra, contaminar los ríos y saquear los recursos es parte de la visión del post-conflicto del gobierno: que las multinacionales vayan ocupando los territorios donde nunca se habían podido meter, porque se encontraban las FARC-EP en ellos. Literalmente, los territorios de presencia histórica de esta insurgencia, hoy están de remate. Para resistir al extractivismo, se está llamando a todas las comunidades del río a una asamblea los días 16 y 17 de Junio en Peneya, cerca de Puerto Calderón. 

Acto II -Piñuña Negro

El día 2 de Junio, al mediodía, durante una reunión en Piñuña Negro con dirigentes campesinos y líderes de juntas de acción comunal, para tratar el tema de la implementación de los acuerdos de paz entre el gobierno y las FARC-EP, dos helicópteros militares sobrevuelan la reunión. Están sobrevolando por mucho tiempo, hasta que después de una hora y media sobrevolando, deciden aterrizar. "Afuera está el ejército", nos comenta una señora que estaba en la reunión y que había salido para comprar algunos refrigerios. Salimos a hablar con ellos, pues la gente comienza a ponerse nerviosa. No es para menos. Piñuña Negro ha sido particularmente golpeado por las acciones contrainsurgentes durante el Plan Colombia, ha sido muy militarizado, ha vivido innumerables combates, ha visto muchos muertos y decenas de sus dirigentes han sido arrestados. Desde el 2004, al menos 36 dirigentes sociales han sido arrestados. El Plan Colombia también generó un desplazamiento masivo: de unas 2500 familias que había en el corregimiento al inicio de este operativo, hoy no quedan más de 400. Hoy el casco urbano de Piñuña Negro parece un pueblo fantasma, con casas abandonadas cayéndose a pedazos y un comercio moribundo donde alguna vez hubo de todo. En algunas de las veredas del corregimiento, esto se nota con mucha mayor crudeza: Puerto Tolima alguna vez llegó a tener 100 familias, y hoy apenas tiene 2. No es de extrañar, entonces, que la presencia militar provoque escalofríos en muchos.

Había llegado la armada en esos dos helicópteros; unos 30 militares contra-guerrillas, armados hasta los dientes con fusiles de asalto, mira telescópica, visores, granadas y cada quien con dos revólveres cruzados en el pecho, se paseaban por fuera del lugar de reunión y por el resto del caserío. Parecía que iban a una guerra medio oriental en vez de a dialogar con un grupo de dirigentes comunitarios que estaban realizando una reunión perfectamente legal. La gente miraba desde la distancia lo que está pasando con nerviosismo. Nosotros nos acercamos a hablar con un capitán de la manera más afable posible, tratando de bajar la tensión y de garantizar que la reunión pueda finalizar.

Nos informan que hemos roto un protocolo. Al parecer, la inspectora de Piñuña Negro tiene un acuerdo con la fuerza pública, a todas luces inconstitucional, según el cual no se puede realizar ninguna reunión comunitaria sin previa autorización de los mandos militares y sin la presencia física de un uniformado. Tales disposiciones son propias de las dictaduras militares del Cono Sur, más no así de un país que se dice democrático. Nos pregunta el militar que qué estábamos conversando. Le decimos el objetivo de la reunión y los temas tocados. Parece que la respuesta lo tranquiliza. Era como si esperaba que el objetivo de la reunión fuera otro.

Pregunta a mi compañero que si las cosas estaban tranquilas en Piñuña Blanco. Con sorpresa, le explicamos lo del "atraco", aunque ellos ya sabían pues las denuncias se habían hecho por la mañana. Además, resulta extraordinariamente extraño que el ejército no haya sabido del "atraco" –que a esa altura lo sabía Raimundo y todo el mundo-, pero que se hayan enterado tan rápido de una reunión comunitaria para irla a interrumpir –y de paso, para acosar y amedrentar a los participantes. El capitán nos dice entonces que anotemos su número telefónico y que en caso de un nuevo incidente, llamemos al ejército porque ellos no vacilarán en llegar a "proteger" a la comunidad. Nos dijo que en esa zona la comunidad los rechazaba y que hasta los "hostigaban", pero que si la comunidad los llamaba, ellos irían.

Luego nos preguntan si iríamos a Puerto Ospina, donde también la comunidad está adelantando acciones para oponerse a la explotación petrolera en su territorio, también por parte de Amerisur Resources plc. Uno ya va entendiendo por dónde va la cosa.  

Acto III -Peneya, Piñuña Blanco

En el último acto, dirigentes comunitarios de Peneya, Piñuña Blanco, nos explican que el sábado 3 de Junio, se habían aparecido los ejecutivos de la Amerisur Resources plc, llamando a una reunión a la dirigencia. Palabras más, palabras menos, le preguntaron a los dirigentes que cuando soltaban la tierrita. A lo cual los dirigentes exclamaron diciendo que eso no era una decisión que podían tomar ellos, sino que correspondía a  la comunidad. Y que la comunidad tiene su evento programado para el 16 y 17 y que entonces tomarán una  decisión informada. 

También nos enteramos que, camino a Piñuña Negro, los helicópteros que sobrevolaron la reunión comunitaria, también habían sobrevolado el caserío de Puerto Bello. El mensaje era claro. El día 3 también hubo reunión de la Junta de Acción Comunal en Puerto Bello y la decisión de la comunidad, ante la zozobra generada en los últimos días fue reforzar la organización comunitaria, tender más puentes con otros procesos, visibilizar la problemática del extractivismo y la resolución de la comunidad de defender el territorio. Dentro de esto, se llamó a participar masivamente en la asamblea en Peneya, pedir acompañamiento a los otros movimientos sociales, y a pedir a las autoridades garantías para que la reunión se pueda realizar en paz.

Aun cuando estos tres actos, a primera vista, puedan parecer hechos aislados, pensamos que son parte de una misma tragedia que se viene viviendo no sólo en el Putumayo, sino en todo el territorio colombiano.

Ahí donde las FARC-EP abandonaron los territorios, en el marco del proceso de paz adelantado con el gobierno (en el cual, dicho sea de paso, solamente los guerrilleros están cumpliendo su parte del acuerdo), las multinacionales han puesto la mira para adelantar actividades extractivistas y agroindustriales. En esos territorios existía no solamente insurgencia armada, sino también, por decirlo así, una insurgencia social: comunidades en resistencia contra la imposición del modelo neoliberal extractivista, que han buscado activamente participar en procesos amplios por una transformación de las estructuras políticas y económicas del país, así como en la creación de alternativas en su propia realidad local. Para quebrar esta resistencia campesina, indígena y afrocolombiana, la fuerza pública está tolerando, sino patrocinando, una situación de inseguridad y zozobra. Es muy raro que asesinatos selectivos, el aumento de la inseguridad y el avance incontenible del paramilitarismo estén ocurriendo en las mismas narices del ejército más poderoso de América Latina, y que ellos se muestren impotentes para operar en contra de estos elementos criminales. Eso si, muestran gran efectividad cuando las comunidades se organizan para protestar.

¿Qué se busca con esta zozobra inducida? Que la comunidad, en su desesperación, termine por llamar al ejército para que venga a poner orden. Al mismo ejército que ha permitido que esto ocurra. Así ellos llegan por invitación ("llámenos si vuelven a ocurrir incidentes"), como salvadores. Pero detrás de la militarización del territorio, lo que llegará es la petrolera. Eso es lo que realmente buscan, y no la seguridad de la comunidad: lo que buscan es dar garantías y protección a la petrolera para adelantar el saqueo de los recursos, y la consecuente destrucción de la selva. Con el ejército enquistado en los pozos petroleros, como se ve en otras partes del Putumayo ¿quién podría protestar o resistirse? Y como se ve en todos los territorios militarizados, la criminalidad y el paramilitarismo no cesarán sino que ahí seguirán o hasta aumentarán, mientras las multinacionales podrán saquear en paz todo lo que quieran.

La comunidad en Piñuña Blanco está viendo claramente esta estrategia y no se está dejando engatusar. Sabe que la única garantía para que la paz llegue a su territorio es la unidad de los procesos comunitarios, el fortalecimiento de su autonomía, la creación de un verdadero poder popular que pueda, mediante las guardias campesinas y la acción comunitaria, enfrentar las amenazas ante las cuales la fuerza pública se muestra impotente. En estos momentos está claro que la seguridad del pueblo depende de la capacidad del mismo pueblo. Que la defensa del territorio no puede ser impulsada más que por la alianza de campesinos, indígenas y afros, con el respaldo de los sectores urbanos que se hacen solidarios de estos procesos. Por más que uno le dé vuelta al asunto, no hay de otra. Por eso es tan importante que el 16 y 17 las comunidades de Piñuña Blanco no estén solas y que se les tienda una mano solidaria en esa lucha que es la lucha de todos.

José Antonio Gutiérrez D.

10 de Junio, 2017

Por: Hernán Durango.

Invitamos a la ciudadanía, a nuestros seguidores, líderes políticos y sociales, periodistas y demás cuatro audios con las intervenciones en el gran encuentro-panel de instalación pública de la conferencia extraordinaria del PCC comité distrital "Mario Upegui Hurtado" desarrollado en la ciudad capital el viernes 9 de junio.

Audio 1. Voces de los maestros y de Clara López, exministra e independiente.

Audio 2. Diego Pinto, del Congreso de los Pueblos; Nelson Linares, Polo Democrático y Héctor Tico Pineda, por el movimiento Progresistas.

Audio 3. Andrés Camacho, Marcha Patriótica y Andrés París de las Farc.

Audio 4. Alberto Téllez, Coordinadora Socialista y Román Vega, UP-PCC.