psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Colombia

Bogotá. Por: Hernán Durango/ Con éxito se desarrolló el sábado 7 de noviembre la 2a. Asamblea Regional de Paz correspondiente al centro del país con participación de las delegaciones de organizaciones sociales y comunitarias, fuerzas políticas, sindicales, entre otras, de Bogotá, Cundinamarca y Boyacá en el Auditorio del Colegio Americano en la ciudad capital.

Centenares de hombres y mujeres asistieron a la asamblea regional bajo el lema Territorios con energía construyendo paz para la nación y se alistan para el gran evento nacional los días 18, 19 y 20 de noviembre en el Salón de eventos del Hotel Tequendama. El encuentro del centro de Colombia giró sobre tres ejes o mesas de trabajo así: Política minero-energética; desarrollo regional y construcción de paz y  cultura de paz y post acuerdos.

Entre los objetivos destacan en la convocatoria al evento  del sindicato USO y Ecopetrol promover la reflexión y deliberación de los sectores de la sociedad en torno al tema de la búsqueda y construcción de la paz con justicia social; construcción de iniciativas atinentes a las políticas minero- energéticas; por una democracia participativa y autentica y acordar mecanismos amplios para dar continuidad a la segunda asamblea nacional en el territorio y sus regiones.

La 2a. asamblea nacional será  instalada el 18 de noviembre con un gran acto político y cultural. Los voceros de las organizaciones que no han participado en las regiones en los eventos preparatorios aún pueden hacerlo del 18 al 20 de noviembre.

Desde la Habana, la delegación de Paz de las Farc, descarta la fórmula del plebiscito, como mecanismo de refrendacion de lo que firmen las dos partes enfrentadas. La califican de "exótica y extraña".

Es muy probable que el gbno de Santos, intenta dejar las bases constitucionales para echar por la borda, si eventualmente el Acuerdo Final, se rubrique así sea parcialmente..

Leamos comunicado en su totalidad:

Un referendo disfrazado de plebiscito

DELEGACIÓN DE PAZ DE LAS FARC-EP/ No deja de sorprendernos la manera como se insiste en imponernos fórmulas de terminación del conflicto absolutamente ajenas a los diálogos de paz desconociendo el Acuerdo General de La Habana. La agenda contenida en dicho acuerdo, no puede ser variada caprichosamente; y mucho menos mediante instrumentos normativos inadecuados para satisfacer las exigencias de lo pactado.

Es el caso del denominado proyecto de Ley Estatutaria 94 de 2015 “por medio de la cual se regula el plebiscito por la paz”, una iniciativa extraña y exótica para los efectos buscados, nunca considerada por quienes tenemos la responsabilidad de establecer los mecanismos de refrendación de lo que finalmente llegare a acordarse. La rechazamos no solo por tratarse de una fórmula inconsulta, sino porque constituye la más inocua y menos propicia de todas las iniciativas que a propósito de la paz cursan actualmente en el Congreso de la República.

Si bien el plebiscito se incluye en el artículo 103 de la Constitución Nacional como uno de los mecanismos de participación del pueblo en ejercicio de su soberanía, también es cierto que se trata de un instrumento que simplemente se limita a aceptar o rechazar una política oficial. Eso y no más. "El plebiscito es el pronunciamiento del pueblo convocado por el Presidente de la República, mediante el cual apoya o rechaza una determinada decisión del ejecutivo". Lo señala así el artículo 7, de la Ley 134 de 1994, “por la cual se dictan normas sobre mecanismos de participación ciudadana”.

El artículo 1º del proyecto en curso señala que “El Presidente de la República con la firma de todos los Ministros, podrá someter a consideración del pueblo, políticas, disposiciones y temas necesarios, para la implementación de un Acuerdo Final para la terminación del conflicto armado, a través de un plebiscito por la paz”.

El artículo 4º de la susodicha iniciativa indica: “Las disposiciones aprobadas a través del Plebiscito por la Paz, tendrán un carácter interpretativo y vinculante frente a las normas del ordenamiento jurídico”.

Nos preguntamos: ¿Qué objeto tiene gastarle tiempo a un proyecto de plebiscito que, por una parte, no ha sido consensuado en la mesa de La Habana, y que por otra, se sabe anticipadamente que la limitación de su alcance jurídico le impide aprobar “disposiciones y temas necesarios, para la implementación de un Acuerdo Final”?

Destacamos una vez más el tenor del artículo 4º del proyecto, pero en esta ocasión para subrayar el disparate constitucional: mencionar “disposiciones aprobadas a través del Plebiscito por la Paz, (…)” es un error craso; los plebiscitos no aprueban disposiciones. El sinónimo más generalizado para “disposiciones” es “normas”. Los plebiscitos por definición de la ley no aprueban “normas”.

Sobre las limitaciones del plebiscito hay jurisprudencia. Recomendamos juiciosa lectura de las sentencias C-180/94 y C-150/15 de la Corte Constitucional.

De manera muy respetuosa decimos que estamos frente a un seudo-referendo disfrazado de plebiscito. “Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa”.

No nos llama la atención el suicidio en primavera. “A grandes males, grandes remedios”. Sí, grandes remedios: mecanismos de refrendación serios, sólidos, de alcance permanente, que permitan poner en marcha los acuerdos surgidos de la mesa de paz de La Habana que por su naturaleza no alcancen obligatoriedad inmediata; mecanismos que además generen seguridad jurídica y tranquilidad general desde el momento de su entrada en vigencia, y para siempre, a la totalidad del pueblo colombiano; incluyendo en este necesario ropaje político, jurídico y moral a quienes fueron combatientes, o que sin haberlo sido, pudieron haber estado vinculados directa o indirectamente mediante conductas non sanctas y muy antijurídicas al inmensamente largo conflicto que esperamos nos encontremos en víspera de superar.

No pensamos en nosotros aisladamente. Pensamos en el país entero; en la nación colombiana. Pensamos en aquel aparte del Acuerdo General que reconoce que “la construcción de la paz es un asunto de la sociedad en su conjunto que requiere la participación de todos sin excepción”.

Por: Miguel Suárez (2015-11-08). Luego de denunciar por medio de un vídeo evidentes violaciones a la ley y a la equidad, el patrullero adscrito al Departamento de Policial de Valle del Cauca, Rubén Darío Rozo Giraldo fue suspendido y sera investigado por la justicia penal militar, según un comunicado de ese aparato de represión de la oligarquía colombiana.

El policía por medio de un vídeo donde se le ve con la cara destapada mientras sus compañeros con la cara cubierta, según lo manifestó para evitar represión, denuncio violaciones a la ley de parte del gobierno de Juan Manuel Santos, cuando incumpliendo los dictámenes del Consejo de Estado aumento la edad de servicio.

También denuncio la clásica iniquidad de la oligarquía colombiana, cuando en una fuerzas militares estratificada entre ricos y pobres, donde los ricos, que ingresan a la parte directiva de eso que el llamo como “institución”, tiene mejores ayudas sociales que la gran mayoría, los policía de base, hijos de pobres.

Denunció que son utilizados los “traslados” como castigados, cuando cumpliendo la ley detienen a algún personaje como sucedió en un hecho en Bogotá donde ante el cumplimento de la ley un policía detuvo al familiar de un alto mando policial hecho que causo un escandalo nacional, siendo el policía trasladado y el alto mando, hermano del general Palomino, que debería haber sido investigado, ascendido y con mayor sueldo como delegado en Argentina.

Como todo en Colombia, quien denuncio la violación de las leyes que la misma oligarquía ha aprobado, fue suspendido y sera investigado, según el comunicado de la policía por “delitos de amenazas, injuria y utilización ilegal de uniformes”, mientras quienes han violado la ley, como en este caso, el presidente de la oligarquía colombiana, Juan Manuel Santos a quien calificaron como “enemigo de la fuerza publica”, nadie lo investigara.

Algunos “especialistas” llamaron la atención sobre la gravedad de que los policías salgan con la cara tapada, dejando de lado la gravedad de la vulneración de los derechos a los policías, que ellos, la oligarquía colombiana todos los días dicen querer mucho.

Aquí lo que castiga la oligarquía ante todo, son los intentos de organización de los policías para defender sus derechos, a la que el policía Rubén Darío Rozo Giraldo llamo a fomentar.

Por otro lado, luego del escandalo de acoso sexual en que esta envuelto el general Rodolfo Palomino, director de la organización delincuencial conocida como Policía Nacional, donde el policía que denuncio a Palomino esta siendo investigado, el ministro de guerra Luis Carlos Villegas, anuncio su apoyo a Palomino, diciendo que este seguirá como jefe de esa organización delincuencial.

El noticiero Pacifico Noticias, presento un video donde se ve a un Policía que identifico como Rubén Darío Rozo, acompañado de 7 hombres encapuchados que portan las prendas e insignias de la Policía Nacional. Arriba de estas personas se observa un letrero que dice "Gobierno Santos enemigo de la fuerza pública". Allí el uniformado denuncia atropellos que según él se cometen al interior de la institución. Para el abogado Elmer Montaña lo más grave de este hecho es la forma como hizo esta declaración, más que el contenido de la misma.

Según este jurista, aquí se pueden haber cometido graves delitos disciplinarios y faltas al código penal militar.

Afirmó Elmer Montaña que el que se hayan utilizado capuchas en esta denuncia sienta un precedente muy peligroso al interior de la Policía Nacional que debe ser sancionado.

El abogado le solicito a la dirección general de la Policía Nacional que investigue de inmediato este hecho, y le explique con claridad a los colombianos que es lo que esta pasando al interior de una institución como esta.

Por: Miguel Suarez (2015-11-06).Cuentan las noticias de la guerra, que según informes de la policía del general Palomina, en Colombia, en medio del escándalo por las tendencias homosexuales del bigotón, dizque habrían bombardeado a los paramilitares matando a 12 de ellos.

La “Buena nueva” de los bandidos que gobiernan Colombia fue dada por el anteriormente pacifista y hoy ministro de guerra Luis Carlos Villegas, quien dijo "En una operación coordinada entre las Fuerzas Militares y la Policía, que está en curso en la región de Urabá ( ) hemos tenido un resultado inicial de 12 bajas en desarrollo de operaciones militares".

La desinformación que esparcen los medios al servicio de la guerra, vienen con las mismas falacias que antes decían de las FARC-EP, cuando dicen que los paramilitares de la oligarquía accionan conjuntamente con los guerrilleros y que además ocupaban el mismo campamento.

La masacre habría ocurrido en las cercanías a las veredas Peyé y Tilupo en Unguía, en el departamento de Chocó, donde casualmente se reportan combates entre la guerrilla de las FARC-EP, en tregua con las tropas oficiales, pero con con los paramilitares de la oligarquía.

Aquí es bueno recordar que los paramilitares, según la falacia inventada por la oligarquía, dizque nacieron para combatir a los guerrilleros y ahora como obra del bigotón Palomino, dizque conviven en campamentos.

Además, es bien sabido por el pueblo colombiano, que los paramilitares acampan si, pero al lado de los batallones del descompuesto ejercito oficial, luego cual es la realidad aquí?.

Eran guerrilleros que ahora quieren presentar como paracos?, eran militares? o son un nuevo falso positivo o asesinato a sangre fría de hijos de pobres?

El ex-presidente, Belisario Betancourt, que ahora presentan como poeta, al cumplirse 30 años de la masacre del palacio de justicia, donde fueron asesinadas o desaparecidas por el ejercito oficial mas de 100 personas, cuentan los medios de desinformación, dizque pidió perdón.

Belisario en un foro en el Gimnasio Moderno dijo:

“En estos días de evocación de los dolorosos acontecimientos del Palacio de Justicia, que quebrantaron de dolor la paz de Colombia (...), por tantos compatriotas caídos, por tantos eminentes magistrados sacrificados absurdamente, por nuestros conciudadanos también sacrificados en esos acontecimientos sin explicación, (...) si errores cometí pido perdón a mis compatriotas”, precisó

Betancourt, quien era el presidente de la oligarquía colombiana para la época de los hechos, no hizo nada para detener la masacre que se cometió delante del todo el pais, por lo tanto se convirtió en cómplice de la masacre.

Aun resuenan las palabras del magistrado Alfonso Reyes Echandía, en ese momento presidente de la Corte Suprema de Justicia, pidiendo a Belisario de diese la orden de cese al fuego.

Llama la atención que el ahora “poeta”, 30 años después de la masacre se decida a pedir perdón, porque ahora?, es la pregunta que puede ser seguida de otra, tiene miedo de algún tribunal de justicia?.

Cárcel debe pagar este criminal de guerra ya que como comandante del ejercito oficial es el máximo responsables de la masacre.

En cumplimiento de una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el Presidente de la oligarquía colombiana, Juan Manuel Santos, mas conocido como ”Juan paja”, hizo este viernes 6 de noviembre, un reconocimiento de responsabilidad y como ”el poeta”, Belisario Betancourt, pidió perdón a nombre de la oligarquía a la que bien representa.

Entre tanta pendejada que dijo, entre tanta propaganda de guerra empacada con la palabra ”paz”, rescatamos que reconoció que “Aquí se sacrificó a la Justicia y a sus más altos magistrados, además de abogados, funcionarios y visitantes ocasionales del Palacio, y comenzó la tragedia de otros tantos que hasta este momento se sigue descubriendo en todos sus detalles”.

Muy ladinamente trato de ocultar el sol con un dedo, escondiendo que fue el ejercito de la oligarquía, quien asesinó a mas de 100 personas en pleno centro de Bogotá y ante todo el país.

Debemos recordar que el entonces presidente de la corte, Magistrado Alfonso Reyes Echandia, como hoy, pidió cese al fuego y la oligarquía no lo atendió

Debemos tener muy en cuenta que el perdón no lo pidió de buena voluntad, lo pidió debido a una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

En la foto oficial, se denota el aburrimiento y el desprecio por la solicitud de perdón de parte de la corte de Juan Paja.

Tv Alternativa Bolivariana

Afrontando la guerra mediática

Las últimas elecciones en Colombia nos dejan el mismo sentimiento de engaño y corrupción. La compra y venta de votos, la presencia de los paramilitares, la ceguera del Estado y sus administraciones, la registraduría, la fiscalía, el procurador, no innovaron nada para darnos confianza.

En la Habana-Cuba están dialogando, el gobierno y la guerrilla de las FARC-EP, sobre cual será esa Colombia: En donde la participación de la mayoría del pueblo será un hecho democrático y no un acto terrorista; en donde no se utilizarían las armas para hacer política, si el derecho a la oposición de pensamiento, si la democratización de los medios de comunicación, fuera simplemente un acto sin consecuencias letales.  ver video

“Para que la Universidad viva en Colombia”

#DeclaramosPAZalaGuerra

Medellín, 5, 6, 7 y 8 de Noviembre

“Voy a crear un canto para poder exigir 
Que no le quiten a los pobres lo que tanto les costó construir 
Para que el oro robado no aprecie nuestro porvenir 
Y a los que tienen de sobra nos les cueste tanto repartir”

Un Derecho de Nacimiento -Natalia Lafourcade-

PRESENTACIÓN

La historia reciente de Colombia ha estado marcada por la huella trágica de la guerra. Generaciones enteras han sido obligadas a vivir Cien Años de Soledad en un país desangrado por la violencia política y las profundas desigualdades sociales, económicas y culturales. En esta enorme extensión geográfica de incalculable riquezas naturales y culturales, una gigantesca masa de hombres, mujeres, niños y ancianos son excluidos y condenados al hambre y la miseria. A pesar de este drama histórico, nuestro pueblo no nació sin causa y sin fe. 

Aquí han germinado sueños colectivos en medio de la soledad para mantener viva la llama de la esperanza. Vencer la guerra es la obra que en nuestro presente inmediato aspiramos  dibujar como paisaje de nuestro pueblo, recuperar el valor ético de la vida que se imponga contra las balas, los ejércitos y las bombas y pueda deshacer cuanto de mezquindad se ha anegado con la sangre de valerosos hombres y mujeres que resisten y luchan contra la guerra. 

Los jóvenes colombianos no podemos renunciar a ser una generación sin memoria, sin justicia, sin derechos, sin esperanzas. La democracia, la libertad, la justicia social no puede seguir siendo una quimera, un relato de viejas utopías distantes para sueños irresolutos. Luchamos por realizar ese sueño que desde sus años juveniles abrieron las puertas de los claustros universitarios los memorables de Córdoba, que a cien años de su impronta contra el autoritarismo y la antidemocracia, nos adelantaron al futuro de luchas contra la barbarie que se lucra del analfabetismo, la mercantilización de la cultura y la educación. Esos  tantos memorables y gigantes de nuestro tiempo que labraron con su esfuerzo, abnegación y entrega como lo fueron en la lucha estudiantil de nuestro país, Uriel Gutiérrez Restrepo, Gonzalo, Bravo Pérez, Elmo Gómez Lucich, Jhonny Silva, Nicolás David Neira, entre otros. 

Vencer la guerra es ganar jóvenes para luchar por la cultura y la educación, por trabajo digno, contra el militarismo, contra la estigmatización, por una generación con derechos y sobre todo por el derecho a vivir dignamente. La conciencia crítica de la nación no puede ser ajena a este momento. El compromiso de la Universidad es ante todo mantener su firmeza por el logro de la justicia social y para conquistarla debe derrotar el lucro, la mercantilización y el oprobio de quienes se enriquecen con la ignorancia, el analfabetismo y la cosificación de la cultura. Un pueblo de hombres educados será siempre un pueblo de hombres libres

Así pues, vencer la guerra, es vencer la mercantilización de la educación, es derrotar el neoliberalismo, es dignificar al movimiento universitario, que por años  ha enarbolado las banderas por una  educación digna, pública y gratuita, ligada profundamente a un proyecto de país democrático, justo, soberano y en paz. Esta es la osadía del movimiento universitario contra el cual se ha desatado una feroz persecución, que trajo como consecuencia una de las más agudas crisis humanitaria en la historia reciente de las universidades colombianas. 

Cientos de víctimas han sido jóvenes estudiantes, cuyo único delito es el de soñar con una educación para todos, de calidad, incluyente, democrática, basada en la paz con justicia social. La impunidad se ha impuesto, con el silenciamiento que crea el miedo, la barbarie y la persecución de quienes se enriquecen con el dolor, la sangre y el despojo de las mayorías explotadas de nuestro país. Queremos una vez más insistir en la osadía de resistir, como diría nuestro Nobel García Márquez: frente a la opresión, el saqueo y el abandono, nuestra respuesta es la vida.

En 2005 se le otorgó el Premio Internacional de Paz del Festival Internacional de Estudiantes -ISFIT-, en Trondheim, Noruega, a la Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios -ACEU-, por su heroica lucha por la solución política del conflicto, la defensa de los DDHH, la paz democrática, y por una Universidad Crítica, Creadora y Transformadora.  

A una década de tan especial reconocimiento, expresamos pletóricos de alegría,  la paz es un derecho de nacimiento, es el motor de nuestro movimiento: Convocamos a la Universidad colombiana al VI FORO DE LAS Y LOS UNIVERSITARIOS FRENTE AL CONFLICTO SOCIAL Y ARMADO, escenario amplio de diálogo y reflexión, para que allí construyamos a partir de la confrontación racional de las diferencias, es decir, el debate de las ideas, una Universidad que le declare la Paz a la Guerra. 

OBJETIVOS

  • Fortalecer la movilización universitaria por la solución política, la paz democrática, el respaldo al actual proceso de diálogo de paz entre el Estado y la insurgencia de las FARC-EP, así como la exigencia de apertura formal con el ELN y el EPL, a partir del impulso de iniciativas unitarias, la coordinación multiestamentaria y social, y el fortalecimiento de la lucha por una Universidad para la Paz. 

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  • Impulsar escenarios de coordinación multiestamentaria para la defensa y promoción de los DDHH que generen mecanismos y estrategias de denuncia, movilización y solidaridad nacional e internacional, frente a la crisis humanitaria en las universidades generada por la política sistemática de estigmatización y persecución hacia el movimiento universitario en Colombia.
  • Elaborar un informe que rescate y fortalezca la memoria histórica del movimiento universitario colombiano como sujeto de paz y víctima del conflicto armado, a fin de elevarlo a la comisión de la memoria histórica y la verdad, y como instrumento para la búsqueda de medidas protección en el ámbito nacional e internacional, así como garantías de movilización para el movimiento estudiantil.  
  • Construir un llamamiento desde las y los universitarios sobre los actuales diálogos de paz y la necesidad de la participación de la sociedad y la academia en el debate de la paz y la educación como eje fundamental para la consolidación de una paz estable y duradera, a partir del análisis desde la perspectiva académica y política, en clave de balance de los avances, estancamientos y retrocesos de los procesos de diálogos de paz entre el Estado colombiano y las insurgencias y su significado en el momento actual del país. 
  • Construir propuestas para la discusión de modelos de educación para la paz con justicia social a partir del análisis de las políticas desarrolladas por el Gobierno Nacional en el campo de la educación superior y su impacto en la construcción de un país para la paz. 

TEMÁTICAS

  • Modelos de Universidad para la paz.
  • Políticas públicas, marco legislativo, posconflicto armado y educación.  
  • La paz de Colombia es la paz de América Latina.
  • Verdad histórica, crisis humanitaria y victimización histórica del movimiento universitario colombiano.
  • Historia del conflicto armado y los procesos de paz en Colombia y Latinoamérica.
  • Parar la Guerra para que avance la Paz: Acciones para el desescalar del conflicto. 
  • Pensamiento crítico, delito político, rebelión y justicia transicional.
  • Mecanismos de refrendación y pos-acuerdo.  
  • Medio ambiente, mujer, diversidad sexual, consumo consciente y paz.
  • Arte, cultura, deporte y ciencia y tecnología para la paz. 
  • Memorias de luchas, resistencias y movilización universitaria en el conflicto colombiano.

PARTICIPACIÓN 

  • El VI Foro de los Universitarios Frente al Conflicto Social y Armado tiene un carácter  totalmente amplio para estudiantes, profesores y trabajadores universitarios de cualquier universidad pública o privada del país. Además, es abierto a cualquier persona interesada en participar, siempre que se acoja al respectivo proceso de inscripción y acreditación. De igual manera, para las personas, organizaciones o procesos interesadas en realizar ponencias en el evento alrededor de las temáticas de las mesas de trabajo, deberán enviarse al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. antes del 1 de noviembre. 

INSCRIPCIÓN 

  • La acreditación se llevará a cabo el primer día del evento durante la mañana, por lo cual se solicita a las regiones viajar con el tiempo suficiente para realizar el respectivo proceso de inscripción en la ciudad de Medellín.  

INFORMES 

  • E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.; Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Teléfonos: 3162915616; 3204204643.

COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL 

ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS ACEU

“Para que la Universidad viva en Colombia”

#DeclaramosPAZalaGuerra

Medellín, 5, 6, 7 y 8 de Noviembre

“Voy a crear un canto para poder exigir 
Que no le quiten a los pobres lo que tanto les costó construir 
Para que el oro robado no aprecie nuestro porvenir 
Y a los que tienen de sobra nos les cueste tanto repartir”

Un Derecho de Nacimiento -Natalia Lafourcade-

PRESENTACIÓN

La historia reciente de Colombia ha estado marcada por la huella trágica de la guerra. Generaciones enteras han sido obligadas a vivir Cien Años de Soledad en un país desangrado por la violencia política y las profundas desigualdades sociales, económicas y culturales. En esta enorme extensión geográfica de incalculable riquezas naturales y culturales, una gigantesca masa de hombres, mujeres, niños y ancianos son excluidos y condenados al hambre y la miseria. A pesar de este drama histórico, nuestro pueblo no nació sin causa y sin fe. 

Aquí han germinado sueños colectivos en medio de la soledad para mantener viva la llama de la esperanza. Vencer la guerra es la obra que en nuestro presente inmediato aspiramos  dibujar como paisaje de nuestro pueblo, recuperar el valor ético de la vida que se imponga contra las balas, los ejércitos y las bombas y pueda deshacer cuanto de mezquindad se ha anegado con la sangre de valerosos hombres y mujeres que resisten y luchan contra la guerra. 

Los jóvenes colombianos no podemos renunciar a ser una generación sin memoria, sin justicia, sin derechos, sin esperanzas. La democracia, la libertad, la justicia social no puede seguir siendo una quimera, un relato de viejas utopías distantes para sueños irresolutos. Luchamos por realizar ese sueño que desde sus años juveniles abrieron las puertas de los claustros universitarios los memorables de Córdoba, que a cien años de su impronta contra el autoritarismo y la antidemocracia, nos adelantaron al futuro de luchas contra la barbarie que se lucra del analfabetismo, la mercantilización de la cultura y la educación. Esos  tantos memorables y gigantes de nuestro tiempo que labraron con su esfuerzo, abnegación y entrega como lo fueron en la lucha estudiantil de nuestro país, Uriel Gutiérrez Restrepo, Gonzalo, Bravo Pérez, Elmo Gómez Lucich, Jhonny Silva, Nicolás David Neira, entre otros. 

Vencer la guerra es ganar jóvenes para luchar por la cultura y la educación, por trabajo digno, contra el militarismo, contra la estigmatización, por una generación con derechos y sobre todo por el derecho a vivir dignamente. La conciencia crítica de la nación no puede ser ajena a este momento. El compromiso de la Universidad es ante todo mantener su firmeza por el logro de la justicia social y para conquistarla debe derrotar el lucro, la mercantilización y el oprobio de quienes se enriquecen con la ignorancia, el analfabetismo y la cosificación de la cultura. Un pueblo de hombres educados será siempre un pueblo de hombres libres

Así pues, vencer la guerra, es vencer la mercantilización de la educación, es derrotar el neoliberalismo, es dignificar al movimiento universitario, que por años  ha enarbolado las banderas por una  educación digna, pública y gratuita, ligada profundamente a un proyecto de país democrático, justo, soberano y en paz. Esta es la osadía del movimiento universitario contra el cual se ha desatado una feroz persecución, que trajo como consecuencia una de las más agudas crisis humanitaria en la historia reciente de las universidades colombianas. 

Cientos de víctimas han sido jóvenes estudiantes, cuyo único delito es el de soñar con una educación para todos, de calidad, incluyente, democrática, basada en la paz con justicia social. La impunidad se ha impuesto, con el silenciamiento que crea el miedo, la barbarie y la persecución de quienes se enriquecen con el dolor, la sangre y el despojo de las mayorías explotadas de nuestro país. Queremos una vez más insistir en la osadía de resistir, como diría nuestro Nobel García Márquez: frente a la opresión, el saqueo y el abandono, nuestra respuesta es la vida.

En 2005 se le otorgó el Premio Internacional de Paz del Festival Internacional de Estudiantes -ISFIT-, en Trondheim, Noruega, a la Asociación Colombiana de Estudiantes Universitarios -ACEU-, por su heroica lucha por la solución política del conflicto, la defensa de los DDHH, la paz democrática, y por una Universidad Crítica, Creadora y Transformadora.  

A una década de tan especial reconocimiento, expresamos pletóricos de alegría,  la paz es un derecho de nacimiento, es el motor de nuestro movimiento: Convocamos a la Universidad colombiana al VI FORO DE LAS Y LOS UNIVERSITARIOS FRENTE AL CONFLICTO SOCIAL Y ARMADO, escenario amplio de diálogo y reflexión, para que allí construyamos a partir de la confrontación racional de las diferencias, es decir, el debate de las ideas, una Universidad que le declare la Paz a la Guerra. 

OBJETIVOS

  • Fortalecer la movilización universitaria por la solución política, la paz democrática, el respaldo al actual proceso de diálogo de paz entre el Estado y la insurgencia de las FARC-EP, así como la exigencia de apertura formal con el ELN y el EPL, a partir del impulso de iniciativas unitarias, la coordinación multiestamentaria y social, y el fortalecimiento de la lucha por una Universidad para la Paz. 

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  • Impulsar escenarios de coordinación multiestamentaria para la defensa y promoción de los DDHH que generen mecanismos y estrategias de denuncia, movilización y solidaridad nacional e internacional, frente a la crisis humanitaria en las universidades generada por la política sistemática de estigmatización y persecución hacia el movimiento universitario en Colombia.
  • Elaborar un informe que rescate y fortalezca la memoria histórica del movimiento universitario colombiano como sujeto de paz y víctima del conflicto armado, a fin de elevarlo a la comisión de la memoria histórica y la verdad, y como instrumento para la búsqueda de medidas protección en el ámbito nacional e internacional, así como garantías de movilización para el movimiento estudiantil.  
  • Construir un llamamiento desde las y los universitarios sobre los actuales diálogos de paz y la necesidad de la participación de la sociedad y la academia en el debate de la paz y la educación como eje fundamental para la consolidación de una paz estable y duradera, a partir del análisis desde la perspectiva académica y política, en clave de balance de los avances, estancamientos y retrocesos de los procesos de diálogos de paz entre el Estado colombiano y las insurgencias y su significado en el momento actual del país. 
  • Construir propuestas para la discusión de modelos de educación para la paz con justicia social a partir del análisis de las políticas desarrolladas por el Gobierno Nacional en el campo de la educación superior y su impacto en la construcción de un país para la paz. 

TEMÁTICAS

  • Modelos de Universidad para la paz.
  • Políticas públicas, marco legislativo, posconflicto armado y educación.  
  • La paz de Colombia es la paz de América Latina.
  • Verdad histórica, crisis humanitaria y victimización histórica del movimiento universitario colombiano.
  • Historia del conflicto armado y los procesos de paz en Colombia y Latinoamérica.
  • Parar la Guerra para que avance la Paz: Acciones para el desescalar del conflicto. 
  • Pensamiento crítico, delito político, rebelión y justicia transicional.
  • Mecanismos de refrendación y pos-acuerdo.  
  • Medio ambiente, mujer, diversidad sexual, consumo consciente y paz.
  • Arte, cultura, deporte y ciencia y tecnología para la paz. 
  • Memorias de luchas, resistencias y movilización universitaria en el conflicto colombiano.

PARTICIPACIÓN 

  • El VI Foro de los Universitarios Frente al Conflicto Social y Armado tiene un carácter  totalmente amplio para estudiantes, profesores y trabajadores universitarios de cualquier universidad pública o privada del país. Además, es abierto a cualquier persona interesada en participar, siempre que se acoja al respectivo proceso de inscripción y acreditación. De igual manera, para las personas, organizaciones o procesos interesadas en realizar ponencias en el evento alrededor de las temáticas de las mesas de trabajo, deberán enviarse al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. antes del 1 de noviembre. 

INSCRIPCIÓN 

  • La acreditación se llevará a cabo el primer día del evento durante la mañana, por lo cual se solicita a las regiones viajar con el tiempo suficiente para realizar el respectivo proceso de inscripción en la ciudad de Medellín.  

INFORMES 

  • E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.; Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Teléfonos: 3162915616; 3204204643.

COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL 

ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS ACEU