psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Colombia

Via internet los delegados las FARC-EP en la mesa de diálogos de Habana, estuvieron en contacto con el pueblo sueco, contando como van los diálogos y sus perspectivas, en un conversatorio realizado en el Kafe Marx, el pasado 29 de agosto.

Durante mas de una hora, los comandantes Sergio Marín y Edison Romaña respondieron una por una las preguntas de los asistentes, dejando en claro que “si no se va a solucionar el problema del paramilitarismo, no habrá paz”.

Contaron que aunque hay avances significativos, hay algunos aspectos que los tienen empantanados, como las medidas unilaterales del gobierno colombiano que tratan de “acorralar” a los guerrilleros en los diálogos, tales como propuestas de congresitos que supuestamente refrendarían lo acordado, la negativa del estado a reconocer la existencia y apoyo estatal al paramilitarismo así como como supuestos tribunales para juzgar a los guerrilleros, sacándose ellos de toda responsabilidad.

Uno de los asistente pregunto, como se ven las Farc después de la firma de un hipotético acuerdo con la oligarquía colombiana respondieron “Nos vemos haciendo política revolucionaria, en los campos y ciudades”.

Ante la pregunta de que hasta cuando aguantarían ellos en estos diálogos dijeron que aguantarían “el tiempo que sea” y aclararon que ellos nunca han roto los diálogos con la oligarquía colombiana.

Hay que recordar que en la ciudad de la Habana, Cuba, desde hace unos tres años, se realizan diálogos entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las Farc-EP, buscando una salida negociada al conflicto armado que le ha sido impuesto al pueblo colombiano por parte de la oligarquía.

El acto concluyo con una extraordinaria velada artística donde el Mariachi Pardo, el Trovador Llanero y Juan Tumaco alegraron a los presentes.

Por: Miguel Suárez, (2015-09-04). "no podemos por abrir una frontera negociar los valores, las creencias y los modelos políticos y económicos del país", dijo la ministra de relaciones exteriores de la oligarquía o mafia que controla Colombia, María Ángela Holguín, por medio en una rueda de prensa realizada este 3 de septiembre de 2015.

En medio de su perorata, paso a mostrar, sin querer queriendo, las diferencia del modelo político y económico, que ellos dicen no pueden cambiar ya que hacen muy ricos a algunos como los Ardillas Lules, Santodomingos, etc, mientras empobrecen a la gran mayoría del pueblo colombiano.

Lo contó así: “un kilo de jabón en Venezuela cuesta 18 bolívares, 18 bolívares son 89 pesos colombianos, ese kilo de jabón en Colombia vale 5.838 pesos, estamos diciendo que de 89 pesos a 5.838 pesos, una persona que pase 6 kilos de jabón se hace el salario mínimo en este país, estamos hablando de unas cifras que son muy difíciles de controlar”.

“La gasolina en Venezuela vale 3.7 bolívares, esos son 17 pesos con 89, digamos 18 pesos colombianos vale un galón de gasolina en Venezuela, en Colombia vale 8.090, entre 17 pesos y 8.000, por más de que pongamos todas las fuerzas militares es muy difícil controlar eso cuando no hay un esfuerzo conjunto”, puntualizó la canciller.

Y le agregamos. El salario mínimo en Venezuela es de 7.421 Bolívares, que serian unos 2.760.258 devaluados pesos colombianos, mientras que en Colombia, con los precios super-altos que contó la ministra el salario es de unos 650 mil pesitos.

La diferencia es bien grande y a esto hay que adicionarle, que en Venezuela, como la ministra lo dice, los precios son subsidiados, la medicina y la educación son gratis, entre otras.

Según el discurso de la ministra, la solución es que en Venezuela le quiten los subsidios a los productos, ¿Abrase visto mayor ignominia?.

Recuerdo yo que hace ya algunos años, un presidente o un ministro de la oligarquía colombiana, palabras mas palabras menos, hablando de los trabajadores de Ecopetrol o los maestros, dijo que no era justo que unos trabajadores tuviesen salarios muy altos y otros muy bajitos.

Debo confesar que la alegría muy fue mucha pues al fin habría justicia y los trabajadores ganaría mas. A los días se conoció el decreto, les bajaron el salario a quienes ganaban mas, mejor dicho, nos igualaron por debajo, eso mismo quieren ahora, pero a quienes se han lucrado de la guerra, los llamados cacaos, no los quieren o no los pueden tocar y menos aun cambiarles el modelo económico que los ha enriquecido de una forma descomunal.

Lo que deja entrever el discurso de la ministra es la miseria en la que tienen sumido al pueblo colombiano, por eso se han ido del país mas de 7 millones de colombianos.

¡Ay, estamos solos!

 |  Published in Opinion

Por Alberto Pinzón Sánchez
La intensa ofensiva mediática del Oligopolio Mediático Contrainsurgente colombiano (del cual forma parte la oficina de prensa del presidente Santos en la casa de Nari) mostrando la llamada crisis fronteriza colombo-venezolana “únicamente” como un problema  humanitario, o de violación de derechos humanos, es decir, cubriendo pudorosamente la pútrida y terrible llaga socio económica que en aquella frontera existe desde hace muchos años y es la causa real de la crisis; es una muestra más de la doble moral oligárquica y la perfidia de los tinterillos y rábulas con que nos han gobernado desde cuando el cucuteño FP Santander, acuchillando por la espalda al Libertador Simón Bolívar tomó el Poder en lo que hoy es Colombia.


Lo de siempre: tomar el rábano por las hojas.
El problema no es la miserable, dramática y muy compleja situación socio económica que desde hace varias décadas se vive allí; de desempleo masivo (18%), corrupción política, corrupción gubernamental y carencia de una política oficial de fronteras, diplomacia de pasarela y minifalda, corrupción empresarial, narcotráfico y paramilitarismo oficial asociados (basta un solo ejemplo  el del Iguano con sus hornos crematorios), criminalidad trasnacional organizada, tugurización, prostitución organizada, tráfico de personas, contrabando desde Venezuela de petróleo y artículos de primera necesidad, lavado de dólares, especulación de moneda venezolana y otras divisas…..


Además de una cruel sobre-explotación laboral de miles  de miserables “rebuscadores”, salidos de entre los 5 millones de desplazados de sus tierras por la motosierra narco paramilitar, llamados en el lenguaje eufemístico del gobierno con su plan neoliberal gavirista de desarrollo informales” y que, según la cámara de comercio de Cúcuta ya había alcanzado en el 2011 la enorme cifra del 51, 1%.


Sino que el problema ha quedado reducido a las “trascendentales” demandas por la violación de los derechos humanos cometidos por la operación militar fronteriza ejecutada por la guardia venezolana en defensa de su integridad territorial, y van a  ser presentadas  “enérgicamente” por el procurador Ordoñez ante la Corte Celestial y, ante la Corte Penal Internacional y demás cortes supranacionales para los derechos humanos el fiscal Montealegre -en lenguaje criollo Varón von Fröhberg- con todos los minúsculos contraticos  algorítmicos de los próximos 50 años (lo que durarán los pleitos) y que ya deben estar preparándonos sus asesores científicos y rábulas amigos y favorecidos, en un intento más de atravesar un palo en la rueda del proceso de paz de la Habana y sacar a delante su pretensión (de última hora) de convertir la Solución Política del conflicto interno de Colombia, en una simple solución jurídica de sometimiento carcelario únicamente de la insurgencia.   


En lugar de……
Bueno, diríamos por lo menos tratar de resolver prácticamente algunos de los múltiples problemas enumerados arriba. Aunque fuera uno solo. Por ejemplo no ya la compleja situación socio económico que ha quedado desnuda y demandará bastante tiempo como recursos BILATERALES para su solución; sino la situación diplomática ante la OEA, Unasur, ONU, Bruselas, ect y demás instancias mundiales, para “corregir” los entuertos de la diplomacia colombiana en los años de gobierno “santouribista”:


Por ejemplo, el bombardeo al Ecuador en Sucumbíos en  marzo de 2008 siendo ministro de defensa el actual presidente de Colombia doctor JM Santos.
O el secuestro de Rodrigo Granda en Venezuela por agentes de la inteligencia militar de Colombia para trasportarlo muy “humanamente” maniatado, amordazado y vendado en el baúl de un auto hasta Cúcuta, donde la policía “oficializó” su captura, en aquel febrero del 2005, cuando el actual presidente de los colombianos JM Santos organizaba febrilmente el partido de la U para apoyar al presidente Uribe Vélez en su gobernanza del Estado de opinión.
O en la “cumbre de las Américas” celebrada en Cartagena en abril 2012, cuando el presidente JM Santos,    desconoció el reclamo legítimo de Argentina sobre las islas Malvinas.  


O cuando más recientemente, octubre de 2014, el gobierno colombiano actual declaró a la república de Panamá “paraíso fiscal”. 
O cuando en junio del 2012, el presidente Santos, siguiendo las orientaciones neoliberales de la diplomacia estadounidense de reventar la Alianza Bolivariana para los pueblos ALBA (organizada en diciembre del 2004)  conformó junto con los más reconocidos presidentes del dogma neoliberal Piñera, Calderón y Humala; la Alianza del Pacífico.  


Esto, para no mencionar la terca  actitud “unilateral” de desconocimiento del fallo de la Corte de la Haya del 2012,  sobre el litigio colombo-nicaragüense. 
Así ¿Cómo reclamar solidaridad continental o internacional?


Patético resulta entonces, el retrato de la ministra “chic· de relaciones exteriores señora Holguín, poniéndose la mano en el corazón y sin preguntarse el por qué, gimotea una frese melancólica digna de García Márquez: ¡Estamos solos!


Falta solamente que el presidente Santos para aumentar el referido aislamiento histórico diplomático de Colombia, acepte el apoyo momentáneo e interesado que le ha ofrecido AUV (para que no se discuta internacionalmente su prontuario narco paramilitar y se acabe el proceso de paz en la Habana) rompa relaciones diplomáticas con Venezuela y destruya lo alcanzado hasta ahora y después,  salir muy orondo y ufano a declarar ante el mundo que lo ha hecho para defender el honor y los derechos humanos de los colombianos. Con lo cual sin duda, recogerá, dentro como fuera, algunas compañías que le mitigarán momentáneamente la sensación de soledad, pero también llevará al pueblo colombiano más sangre, más lágrimas y más destrucción inútil de la que su clase social le ha dado al pueblo colombiano en los últimos 200 años de dominación, y de historia infame.
Fuente Imagen: Internet 

 El Estado colombiano ha tenido, históricamente, dos mecanismos principales para despojar al campesinado de sus tierras: el crédito extorsivo y la violencia, tanto oficial como paraoficial. Ahora, el gobierno capitaneado por Juan Manuel Santos ha agregado un nuevo mecanismo a este repertorio. Ese mecanismo es la utilización perversa de la legislación sobre las víctimas. Éste consiste en quitar sus posesiones a pobres que, supuestamente o en la realidad, se hayan beneficiado por acciones de la insurgencia, y entregarlas al Fondo de Reparación de las Víctimas. Mientras tanto se le quita a los pobres, no se ha tocado a uno sólo de los ganaderos ricos y terratenientes que han acumulado más de 7 millones de hectáreas robadas a sangre y fuego al campesinado durante las últimas tres décadas. Para estos latifundistas y agroindustriales, el gobierno ha inventado el eufemismo de "ocupantes de buena fe". La buena fe, se sabe, es patrimonio de los ricos; los pobres siempre actúan de mala fe.

Dos casos demuestran esta peligrosa tendencia. Por una parte, está la situación de cerca de 280.000 hectáreas en partes de los llanos del Yarí, San Vicente del Caguán y parte de Cartagena de Chairá (Meta y Caquetá) que serían, según las autoridades, fincas de las FARC-EP, compradas o adquiridas en territorios baldíos, actualmente en manos de testaferros[1]. Con total desparpajo, la estridente periodista española Salud Hernández, apologista del uribismo (y del paramilitar Carlos Castaño)[2], ha distorsionado la realidad colombiana al punto de hacerla irreconocible, afirmando, sin siquiera sonrojarse, que las FARC-EP, y no su círculo de asociados políticos, serían los terratenientes más grandes de Colombia[3]. Esto, en un país en el cual, según el Censo Agropecuario, el 41% de las 113.000.000 de hectáreas censadas, se encuentran en manos del 0,4% de los propietarios, mientras que el 70% de las Unidades de Producción Agropecuaria tiene menos de 5 hectáreas, ocupando apenas el 5% del área censada[4]. Con asombro, vimos un sensacionalista capítulo de "Los Informantes" en el cual se hacía un "reportaje" sobre las supuestas fincas de los insurgentes, así como la presunta utilización de indígenas en el área para hacerse de territorios. En él, entrevistaron a burócratas de toda laya, pero sin embargo, no se entrevistó a uno sólo de los propietarios afectados o a personas de esas comunidades[5]. Así de prolijo es el mediocre periodismo colombiano. Estas tierras, curiosamente, están en territorios que han sido solicitados para prospección petrolera[6].

El segundo ejemplo lo constituye el caso que hoy viven los vecinos del barrio Simón Bolívar en Planadas, Tolima, quienes fueron informados en Junio, durante un operativo desproporcionado e intimidatorio por parte de la DIJIN y de la Brigada Móvil 8 del Ejército, que sus viviendas serán incautadas por las autoridades para "reparar a las víctimas"[7]. El año 2000, según la Fiscalía, las FARC-EP habrían invadido esos terrenos baldíos y dividido los lotes para repartirlos entre personas sin vivienda, en su mayoría desplazados por el incremento de la violencia paramilitar en esa región de Tolima. Sin embargo, las propiedades fueron regularizadas el 2004, adjudicándose títulos de propiedad, llegando los servicios públicos y construyéndose las viviendas sólidas con el esfuerzo comunitario y con algún apoyo de la Fundación Carcafé. Hasta la fecha, las familias de 24 viviendas han sufrido de "secuestro, embargo y suspensión del poder dispositivo", pero todas las 136 familias del barrio se encuentran viviendo una auténtica pesadilla porque saben que quieren arrojarlos a todos a la calle, incluidos los más de 300 niños que viven ahí. En las inmediaciones, se está ampliando el aeropuerto militar y ya al barrio lo tienen convertido en un ghetto enrejado. Cabe destacar que, debido al hecho que la mayoría de los habitantes del barrio han sido desplazados, este nuevo hecho constituye una re-victimización de esta población que se verá forzada nuevamente a desplazarse.

Estas acciones por parte del gobierno representan, ante todo, un simulacro de reparación cosmética donde, en realidad, no ha habido nada. La política de víctimas del gobierno ha sido un fiasco estrepitoso y mediante estas acciones, como siempre inclinadas exclusivamente hacia la insurgencia, buscan dar la apariencia de acciones justicieras mientras la injusticia sigue siendo la ley en todo el país. Esto representa, además, un castigo en contra de personas que han vivido en zonas de control o influencia guerrillera, en nada diferente a las doctrinas contra-insurgentes del pez y el agua con los cuales se abusó de la población civil durante buena parte del siglo XX y del XXI. No se puede ignorar la realidad del conflicto, ni que los movimientos insurgentes han construido legitimidad en vastas zonas del país, en muchos casos, desarrollando políticas sociales donde el Estado ha sido incapaz o no le ha interesado hacerlo. Que sean las FARC-EP las que hayan garantizado el derecho a la vivienda o a la tierra a sectores vulnerables, no es algo por lo cual se deba criminalizar a la población. Esta situación revela, una vez más, el nulo interés de Santos en solucionar las causas estructurales del conflicto, así como la naturaleza mezquina y revanchista de la oligarquía colombiana.

Lo más escandaloso del caso, es que el propio Santos se apoya desvergonzadamente en lo discutido en el proceso de paz para avanzar en la expropiación de campesinos. Según él, el Banco de Tierras contemplado en los acuerdos parciales de La Habana, creado con el fin de reparar a las víctimas del despojo, saldría de tierras que se incautarían en zonas de influencia insurgente[8]. Si así es como el Estado pretende interpretar mañosamente los acuerdos del proceso de paz, entonces el post-conflicto sería un festín para quienes se han enriquecido a manos llenas durante el conflicto, mientras que los pobres vivirán una violencia y un despojo sin precedentes. De seguir así las cosas, se vendría una paz a la guatemalteca, una paz más violenta que la guerra. Si se va a sacar de los pobres para, supuestamente, reparar a las víctimas, estamos entrando a un camino muy peligroso pero el cual es bien conocido por el gobierno desde la época de la guerra del trapo rojo con el trapo azul... el de poner a pobres contra pobres y reforzar esa guerra caníbal entre los más necesitados. Mientras los pobres se matan entre ellos, los ricos se hacen finalmente con las tierras y sus recursos naturales. A río revuelto, ganancia de pescadores dicen por ahí.

Dejar pasar esto, cruzarse de brazos ante esta infamia, tendría consecuencias terribles para la perspectiva de que el país pueda superar, efectivamente, el actual conflicto social y armado. Hace rato que los derechos humanos (o mejor dicho, una interpretación burda de éstos) vienen siendo utilizados por el gobierno colombiano como un arma más de la guerra contra-insurgente[9]. Pero esto es elevar esta doctrina a un nivel totalmente nuevo. La utilización del discurso de las "víctimas" para seguir adelantando el despojo en zonas de interés para el bloque dominante, es una de las cosas más graves que están ocurriendo en estos momentos en Colombia. La Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras es una perversión del espíritu de todo lo que ha reclamado el movimiento popular colombiano, la cual servirá para seguir despojando, re-victimizando y desplazando a campesinos pobres, mientras que sigue la acumulación de tierras y riquezas por parte de los latifundistas y la élite dorada que rodea a Santos. Para esto, mejor sería no tener Ley de Víctimas.

 

José Antonio Gutiérrez D.

1º de Septiembre, 2015



[2] Como se desprende de la apasionada introducción que escribió al libro del paramilitar titulado "Mi Confesión".

[9] Para un análisis detallado de la evolución de los discursos de los derechos humanos en Colombia y su utilización por parte de las autoridades, ver el libro de Winifred Tate, Counting the Dead (Contando los Muertos), 2007.

Por: Miguel Suárez (2015-0903). El presidente de la oligarquía Colombiana Juan Manuel Santos, aseguro el martes 2 de septiembre (2015), que la Fiscalía colombiana, a cargo de Eduardo Montealegre, abogado de la banda de ladrones conocida como Saludcoop, puede probar que se ha producido un ataque contra la población civil y que  denunciara a Venezuela ante la Corte Penal Internacional (CPI) por “crímenes de lesa humanidad”, ante todo a miembros del Gobierno de Venezuela

En su discurso donde se olvido de la realidad colombiana, cargado de falacias, Santos dijo: “La Fiscalía General de la Nación considera que hay bases para probar que se ha configurado un posible ataque generalizado y sistemático contra la población civil colombiana”.

Son constantes los anuncio los “altos dignatarios” colombianos, de que entablaran denuncias ante la CPI, anuncios que nunca se concretan y que solo son para embobar colombianos, anuncios, que en mi memoria pueden pasara los tres mil y que de concretarse, tendrían a la muy temida por ellos CPI atiborrada, no lo harán porque quien tiene rabo de paja no se arrima a la candela.

Hasta los “uribeños” saludaron el anuncio que coincide exactamente con otra demanda ante la CPI que anuncio el narcotraficante, y que como las declaraciones de renta que prometio presentar, nunca concretara.

Ojala coloque las denuncias, para ver si por ese medio esa temida corte los llama a responder por la tierra robada a los mas de 5 millones de desplazados, por el asesinato a sangre fría de por los menos 3 mil hijos de pobres, por los cerca de 80 mil desaparecidos, por los paseos de la muerte, etc,etc.

Por Nelson Lombana Silva

 

(Ibagué, septiembre 3 de 2015) En improvisada rueda de prensa realizada ayer en el parque Manuel Murillo Toro de la ciudad de Ibagué (Tolima), el presidente regional de la Central Unitaria de Trabajadores (Cut), Pedro Antonio Barón Gutiérrez, acompañado de miembros del comité de paz que estuvo al frente de la realización del evento el pasado 28 de agosto, presentó a los periodistas un resumen del desarrollo del magno evento que contó con 112 personas y 43 organizaciones sociales, sindicales, populares y políticas, entre ellas, el Partido Comunista y la Unión Patriótica.

Destacó el líder sindical la decisión de los asistentes de rechazar la megaminería a cielo abierto, la contaminación ambiental, el agua y los demás recursos naturales. Destacó también el apoyo al proceso de paz y la participación en la próxima reunión en Neiva (Huila) que contará con delegados y delegadas de Tolima, Huila y Caquetá.  El Tolima tiene cien cupos disponibles, dijo Barón Gutiérrez. Este evento se realizará el 11 de septiembre y a nivel nacional, los días 19 y 20 de noviembre en Bogotá.

La página web: www.pacocol.org registró las declaraciones del presidente regional de la Cut, así:

"Se trabajaron tres comisiones fundamentales sobre temas básicos que tienen que ver con el desarrollo y con el bienestar, la vida y el futuro de nuestra gente".

"El primero de ello, lo relacionado con la megaminería donde hubo un rechazo claro, unánime al modelo extractivista que solamente va a dejar destrucción, miseria y falta de posibilidades y de condiciones de vida en el suelo tolimense, si permitimos que se desarrolle eso".

"En segundo lugar, lo referente al desarrollo regional donde el elemento común fue el replanteamiento lo que es el desarrollo para el pueblo tolimense y el pueblo colombiano en general. Si queremos un desarrollo que se mida por indicadores económicos de crecimiento de producción de acumulación de capital, o si creemos que el desarrollo tiene que replantearse en los términos de todas las acciones del Estado y de los particulares que signifiquen un bienestar para el conjunto y para la mayoría de la comunidad".

"La asamblea optó por esta línea de considerar que el desarrollo se mide es en términos del bienestar y la satisfacción de las necesidades de la gente y por lo tanto, se plantearon algunos elementos claves, como la defensa irrestricta del agua, del medio ambiente como posibilidades de futuro de la gente, como replantear el modelo de salud, el modelo educativo para que no haya ni privatización, ni tercerización, etc, etc".

"Y, el tercer elemento que se planteó en esta importante asamblea tolimense por la paz, fue referente a la pedagogía y cultura de paz".

"Nosotros creemos que no va a bastar la firma del acuerdo entre la insurgencia y el Estado colombiano, sino que desde todos los ámbitos sociales, personales y familiares, debemos comenzar a plantear la difusión pedagógica y didáctica de los acuerdos, de las posibilidades de buscar  justicia social en Colombia para ganar un apoyo de la población y una actitud de convivencia de todos los colombianos".

"Finalmente, en esta asamblea se ratifica la participación en la II asamblea nacional por la paz convocada para los días 19 y 20 de noviembre en Bogotá. Y, por lo tanto, en la asamblea regional donde iremos a estar el próximo 11 de septiembre: Tolima, Huila y Caquetá, en la ciudad de Neiva. Del Tolima irán 100 personas de las organizaciones sociales y populares a plantear estas propuestas que desde el Tolima le presentamos al país".

Las Fuerzas Militares de Colombia, al servicio de la oligarquía, intentan desesperadamente desinformar a la comunidades sobre "supuestas actuaciones" de la guerrilla

"Para todos los habitantes de la región, está claro que esta es la forma propia de actuar de los agentes de inteligencia pertenecientes a los aparatos de seguridad del Estado y de los enemigos de la paz y de la tranquilidad pública, agazapados en el Catatumbo" aclara este Frente con jurisdicción en Norte de Santander

La guerrilla de las Farc tiene planteada una Tregua Unilateral, significa que no van en ofensiva y dejan respiro a la infraestructura pública y privada.

Aún así, las Fuerzas del 'desorden' gerenciadas por el ex ANDI, LCVillegas, se empeñan en provocar la insurgencia para después salir el bocón del narco para #82, Uribe Vélez y sus escuderos, Obdulio alias "cabeza de Huevo", ARangel, alias "el Converso" a reclamarle al sr JMSantos -le "están entregando el país a las Farc"-. Ahhh... falta incluir el retrogrado Procurador, Ordoñez, en la misma linea de "pensamiento" del Centro Democrático alias "Centro Demoníaco".

"Hacemos un llamado a todas las fuerzas revolucionarias, democráticas y populares a la unidad y a cerrar filas contra la corrupción y todas las amenazas y peligros que atenten contra  la paz y el futuro de nuestra región,   …“esta es una hora en que la dirigencia política más comprometida con los intereses de las mayorías, tiene en sus manos un horizonte de posibilidades que nace del anhelo de paz que envuelve a Colombia", invitan en su comunicado que ha continuación publicamos

*******

El Estado Mayor y todas las guerrilleras y guerrilleros del Frente 33, Mariscal Antonio José de Sucre Bloque Magdalena Medio de las FARC-EP, hace saber a la opinión pública del Municipio del Tarra y de toda la región del Catatumbo, Norte de Santander:

1.   Que el panfleto que circuló el pasado 13 de agosto del año en curso en el Municipio del Tarra, (Norte de Santander), a nombre del “Frente Martín Caballero de las FARC-EP”, en el que se declara objetivo militar a Jorge Mario Arenas, Alcalde municipal y a varios funcionarios de su administración,  profesores y estudiantes del Colegio Monseñor Díaz Plata, es completamente falso.

2.   Para todos los habitantes de la región, está claro que esta es la forma propia de actuar de los agentes de inteligencia pertenecientes a los aparatos de seguridad del Estado y de los enemigos de la paz y de la tranquilidad pública, agazapados en el Catatumbo.

3.   Hacemos un llamado a todas las fuerzas revolucionarias, democráticas y populares a la unidad y a cerrar filas contra la corrupción y todas las amenazas y peligros que atenten contra  la paz y el futuro de nuestra región,   …“esta es una hora en que la dirigencia política más comprometida con los intereses de las mayorías, tiene en sus manos un horizonte de posibilidades que nace del anhelo de paz que envuelve a Colombia. Muchas reservas de dignidad y de democracia, decimos con certeza, existen en todos los rincones de nuestro país, para asumir con responsabilidad exigencias de honestidad y compromiso con la sociedad, de tal manera que el ejercicio de la política se convierta en la conjugación de un servicio público honroso en favor de las comunidades”.

Estado Mayor Frente 33, Mariscal Antonio José de Sucre Bloque Magdalena Medio de las FARC-EP

Montañas del Catatumbo, Septiembre 1 de 2015

Por: Miguel Suárez (2015-09-01). Conversamos con el comandante Francisco González, miembro del estado mayor central de las Farc-EP y quien hace parte de la comisión técnica para el fin del conflicto en la mesa de la Habana, que busca encontrar una salida negociada al conflicto armado impuesto por la oligarquía colombiana al pueblo.

Con el conversamos sobre lo que ocurrió el 4 de noviembre de 2011, cuando fue capturado vivo y posteriormente asesinado el comandante de las Farc, Alfonso Cano.

Nos contó el comandante que Alfonso Cano había logrado romper y salir airoso de varias operaciones militares en su contra, en una zona del Tolima, en limite con el departamento del Huila, operaciones donde  participaron hasta 15 mil hombres.

Así, a la zona de Morales, departamento del Cauca, había llegado el comandante Alfonso Cano, que al sector donde este se hallaba no había llegado nadie, y que la zona donde estaba el campamento de Alfonso Cano estaba, por tierra totalmente blindado por ellos, nos contó comandante Francisco González, también conocido como “Pacho”.

Nos contó que talvez por eso el ataque lo hicieron por aire, habiendo recibido las coordenadas de parte de una guerrillera y un guerrillero, que violando las normas de seguridad habían introducido teléfonos móviles.

Efrain, se conoció era el nombre del guerrillero, jefe de seguridad de Cano, y a quien el ejercito habría trabajado por medio de su compañera para hacer los seguimientos.

“Alfonso Cano, fue capturado vivo y posteriormente asesinado. Se conoce que después de la captura de Alfonso Cano, el presidente de la república viajó a Popayán en horas de la tarde y en horas de la noche, según los indicios que hemos recogido, fue asesinado en la cañada donde posteriormente se creo la historia de que había caído en Combate”, dijo el comandante “Pacho”.

Y continuo. “Seguramente Alfonso no acepto las presiones humillante que quería imponer el presidente y lo asesinaron”.

Aunque el asesinato del comandante conmociono a las Farc, habiendo sido el, quien inicio los contactos para los actuales diálogos, el comandante “Pacho” nos dijo que a pesar de esto, decidieron “en una actitud gallarda”, continuar los diálogos y que no eran “los señores de la guerra los que se van a imponer sobre Colombia.

También nos recordó que las Farc desde su nacimiento ha pedido dialogo para solucionar el conflicto y lo que ha recibido como respuesta es mas agresión y que “La paz en Colombia es una bandera revolucionaria”

Indígenas, campesinos y afro descendientes en manifestación pacifica frente al Minagricultura. Rechazan señalamientos y estigmatización. Exigen soluciones a sus demandas.

Diversas organizaciones sociales, sindicales y populares de la capital de la república hacen un llamado a la realización de un mitin de solidaridad con los campesinos e indígenas de la Cumbre Agraria que desde este martes 01 de septiembre adelantan protestas y visita permanente con carácter indefinido en  las instalaciones del Ministerio de agricultura.

Según la convocatoria divulgada a través de las redes sociales las diferentes organizaciones y procesos sociales en el marco de la jornada de indignación campesina, étnica y popular que se desarrolla en el país llaman a la ciudadanía capitalina a participar en el mitin de solidaridad el miércoles 2 de septiembre, a partir de las  3:00 de la tarde frente a la sede del Ministerio de agricultura, Avenida Jiménez con carreras 7 y 8.

Centenares de indígenas, campesinos y afro descendientes llegaron a la ciudad capital desde distintas regiones para reclamar al Ministerio de Agricultura el cumplimiento de sus compromisos, especialmente  de los acuerdos derivados del paro agrario del 2013.

Según el reporte de medios alternativos la iniciativa se enmarca en las “jornadas de indignación” que impulsan las organizaciones de la Cumbre Agraria para denunciar el incumplimiento de los acuerdos firmados en la mesa única de negociación entre las comunidades y el gobierno de Juan Manuel Santos.

Otro grupo de “agroindignados” se dirigió simultáneamente a la sede del Incoder, donde se encuentran de manera pacífica a la espera de respuestas por parte del Ejecutivo.

Tras las manifestaciones contundentes de los labriegos se iniciaron las conversaciones entre los voceros de la Cumbre Agraria y funcionarios del gobierno nacional para tramitar las peticiones de las comunidades.

En Bogotá se adelantan en las localidades diferentes acciones solidarias con las luchas de los hombres y mujeres del campo colombiano.

Por: Hernan Durango
@hernandurangop
3114778351 watsap

TeleSUR/ El embajador de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Roy Chaderton Matos, reiteró este lunes que su país ofrece refugio a los colombianos que huyen del conflicto y la pobreza que azota a sus habitantes.

A su juicio, las políticas de Gobierno que emprende el presidente Nicolás Maduro siguen ofreciendo garantías sociales a los más de cinco millones de colombianos que residen en el país.

“Es lamentable que no se informe sobre la verdadera deportación, la verdadera crisis humanitaria y la verdadera violación de derechos humanos que viven los colombianos desde hace más de 50 años”, dijo el embajador venezolano.

Para el diplomático, la decisión del Presidente Nicolás Maduro de cerrar la frontera que comparten ambos países, responde a las demandas de los venezolanos por la falta de abastecimiento de productos y alimentos, que son extraídos ilegalmente hacia Colombia a través del contrabando y grupos ligados al paramilitarismo.

Por esa y otras razones “cinco millones y medio de ciudadanos colombianos deportados a Venezuela desde Colombia durante los últimos 60 años huyen por la pobreza, la guerra, el terrorismo, el desempleo y la inseguridad”, aseveró.

Apuntó que “desde 1948 Venezuela ha estado recibiendo a millones de colombianos víctimas de la violencia, abandonados a su suerte y gobernados por grupos violentos que han hecho de Colombia un país de excluidos y un exportador de pobreza”.

Más temprano, el embajador de Colombia ante la OEA, Andrés González Díaz, dijo que lamentaba la situación que viven los colombianos que residen en la frontera colombo-venezolana, pese a que éstos han sido amparados bajo las misiones sociales de Venezuela.

A su juicio, el Gobierno venezolano comete un grave error contra familias enteras que han hecho sus vidas en Venezuela. Durante su intervención, (a todas luces en sintonía con el injerencismo de la OEA) dijo que es necesario celebrar lo más pronto posible una reunión de cancilleres de todos los países que conforman la OEA para evaluar el cierre de la frontera colombo-venezolana.

En cuanto al video presentado por el embajador colombiano, en el cual se veían casas marcadas con la letra D, que según él significa la destrucción dejada por autoridades venezolanas, Roy Chaderton explicó que esos sitios funcionaban como refugios para los paramilitares y también servían para retener a personas secuestradas. Además, se encontró un prostíbulo, materiales de identificación falsa y armas de fabricación casera.

Chaderton también pidió tomar con desconfianza las denuncias más dramáticas de Colombia, “lo que nos ocurre es parte de la guerra mediática para desestabilizar a los Gobiernos del continente”. Señaló que quienes denuncian la violación de derechos humanos y abusos sexuales son los mismos que no dicen nada sobre los paramilitares y sus crímenes.

Por otro lado, mencionó que en Venezuela están apareciendo nuevas formas de crímenes exportados desde Colombia tal como fue “el asesinato a cuchilladas del prometedor y el más joven de los políticos venezolanos, Robert Serra su compañera sentimental María Herrera cuyos homicidas estaban ligados al paramilitarismo y a políticos de la ultraderecha colombiana”.

Alertó al mundo sobre la guerra mediática que ha su juicio busca generar odio entre nuestros pueblos. Dijo que “El Tiempo de Bogotá, las emisoras RCN y Caracol, tanto radio y televisión, y CNN en español sección Atlanta intentan crear un conflicto de grandes dimensiones entre Venezuela y Colombia”.