psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Colombia

 

"Por ello no nos asustan quienes pretenden intimidar, perseguir y acallar el clamor nacional que sobrepasa el ruido de la balas, los únicos que le temen a la Paz son los que alimentan su discurso de la guerra y de la muerte en una guerra que hacen con hijos ajenos" 

Por: Marcha Patriótica Bogota

Son más de cinco generaciones las que al menos en la historia reciente de Colombia jamás hemos visto un día de PAZ, son innumerables los intentos por alcanzar un entendimiento y la reconciliación entre compatriotas para hacer parir una nueva patria, un nuevo país; son millones de desplazados, miles de asesinatos y vejámenes acontecidos en el marco del conflicto colombiano, son largos capítulos de nuestra tragedia nacional, sin embargo y por las mismas razones son centenares, miles, billones de razones las que nos motivan a seguir creyendo en la Paz posible, estable y duradera, cada acontecimiento ratifica nuestra esperanza y reafirma nuestra determinación, hemos decidido ser libres, soberanos, hemos decidido la PAZ, aquella que no es otra cosa que el bienestar, el progreso, la democracia real y la mayor felicidad posible para los colombianos.

Por ello no nos asustan quienes pretenden intimidar, perseguir y acallar el clamor nacional que sobrepasa el ruido de la balas, los únicos que le temen a la Paz son los que alimentan su discurso de la guerra y de la muerte en una guerra que hacen con hijos ajenos, ya en el pasado intentaron exterminar pero “no sabían que éramos semilla”; son históricos los pasos transitados hasta hoy para lograr una solución política al conflicto, gestos que hoy con un cese unilateral indefinido por parte de la FARC EP han logrado el nivel más bajo de la confrontación en 50 años, sin embargo es insuficiente la actitud mostrada por el gobierno nacional para responder como corresponde a los anhelos del pueblo Colombiano.

Llamamos en tal sentido a la cordura y a la grandeza histórica para que se ordene de una vez por todas y sin vacilaciones un CESE BILATERAL que allane el camino al des escalamiento de la guerra, pero a su vez llamamos al gobierno nacional a que CESE las hostilidades contra los Colombianos, a que desista de su agenda legislativa que atenta contra los derechos soberanos del constituyente primario, que CESE la persecución del pensamiento crítico como en el caso del profesor MIGUEL ANGEL BELTRAN, que suspenda las detenciones arbitrarias de líderes sociales y de CAMPESINOS COMO EN EL CASO DEL SUMAPAZ, pero de forma especial llamamos al gobierno de Juan Manuel Santos a que proteja a los cientos de gestores de Paz, periodistas, defensores de DDHH que como en el caso de la nuestra vocera PIEDAD CORDOBA se encuentran en serio peligro de muerte, exigimos que se persigan y condenen a los responsables de estos hechos, no permitamos una víctima más, una amenaza más, ni una muerte más; sabemos que los extremistas que están en contra del proceso en la Habana, los mismos que están detrás de agencias de inteligencia para estatales y que aún controlan ejércitos paramilitares, esperan y necesitan desestabilizar el país para dar al traste con la esperanza de una Nueva Colombia, NO LO PERMITAMOS!

Al pueblo Colombiano y a la sociedad capitalina les llamamos a cerrar filas en contra de la guerra, a impedir que los guerreristas secuestren la Paz y se roben los sueños de una nueva nación, les convocamos a ser agentes de Paz, a ser agentes de cambio en cada barrio, en cada localidad, en cada colegio, en cada universidad, en cada sitio de trabajo, les convocamos a MOVILIZARNOS ESTE 2015 POR LA PAZ!, a levantar las banderas del futuro a decir YO SOY PAZ, JE SUIS PAZ!!

¡MARCHA PATRIOTICA BOGOTÁ, MARCHANDO POR UNA NUEVA CIUDAD!

Un Rubén Darío realmente secuestrado/Tomado Farc_ep.org

El día 20 de diciembre fue divulgada la noticia en Anorí, acerca de un soldado muerto, en extrañas circunstancias, a manos de otro soldado de quien no se conocía su paradero

Por Gabriel Ángel

El comportamiento real de las unidades del Ejército colombiano en la ejecución de operaciones militares contra las guerrillas resulta por completo opuesto al que proclaman sus manuales y las declaraciones de sus generales. Pese al cese el fuego unilateral decretado por las FARC en diciembre pasado, nada cambia en la conducta predadora de las tropas oficiales.

Qué más se puede esperar de un régimen que apunta estratégicamente sus esfuerzos al objetivo de desmantelar el sistema rival y aislarlo de la población civil, como enseña la nueva jerga empleada por los militares en sus manuales. La paz de los sepulcros por cuenta de la desarticulación forzada de todas las estructuras de las FARC y de sus buenas relaciones con la gente del pueblo, a la que hay que enfrentar con ellas como sea.

Se puede hablar y escribir con las mejores intenciones y palabras, pero mientras el contenido real de la voluntad sea perverso, la conducta que se empleará en el terreno será abiertamente contraria a lo que se dice o escribe. Veamos por ejemplo este caso reciente, que damos a conocer con nombres propios porque el Ejército bien conoce sus protagonistas, así que a nadie puede protegerse manteniendo la reserva. Hablar sin tapujos puede resultar más seguro.

Rubén Darío Giraldo Montoya es un muchacho antioqueño de 19 años, al que por esas patrañas que practica el Ejército en materia de orden público, se le complicó la vida de modo inesperado. Hasta el día 6 de noviembre del año pasado llevaba la vida tranquila de un joven campesino en el cañón San Pablo, La Pradera, Guadalupe, Antioquia. Ese día tuvo la desgracia de caer en manos de un comando del Batallón Bomboná, al mando de un teniente de apellido Vargas, en un sitio conocido como Punto Aparte, perteneciente al municipio de Barbosa.

Su secuestro, porque no se puede denominar de otro modo lo que hicieron con él, se prolongó durante 35 días en la Brigada 14, en Puerto Berrío, Antioquia. Durante la larga temporada en que permaneció privado de su libertad, estuvo recibiendo propuestas encaminadas a trabajar para la tropa a cambio de dinero. Sus misiones, de aceptar, serían de distinta naturaleza, desde simplemente recibir un GPS y dedicarse a recorrer la región tomando las coordenadas de todos los sitios en que acampara o hubiese acampado la guerrilla, hasta localizar el campamento central del Frente 36 y dar de baja a su Comandante. Trabajaría para el Ejército, contaría con todo su respaldo, al fin y al cabo se trata de la Empresa más grande del país, lo animaban.

Las presiones fueron en aumento, hasta que en la noche del 10 de diciembre fue embarcado en un helicóptero en compañía de un comando de siete uniformados, al parecer todos suboficiales de las fuerzas especiales, y trasladado hasta un lugar que terminó por ser el basurero del municipio de Anorí, Antioquia. Amparados por las sombras, los militares, apertrechados para la ocasión, penetraron hasta la vereda Montebello, llevándolo con ellos, vestido de militar y portando un fusil viejo y sin munición. La principal preocupación de Rubén Darío era hallar la ocasión para huir.

La cual se le presentó del modo más inesperado. La cuidadosa marcha nocturna hasta Montebello los había fatigado y sufrían sed. El sargento, que se presentaba con el apellido de Morales, decidió enviar a un supuesto cabo a buscar agua adonde fuera, y para que se ayudara, le ordenó llevar consigo al civil que los acompañaba. En el momento de partir, pensando en la posible presencia de la guerrilla en el área, le entregó al muchacho una pistola a fin de que se defendiera en caso de un ataque. Los dos se desprendieron del resto del grupo y se fueron perdiendo bajo las sombras de la noche en busca de algún arroyo o quebrada.

Rubén no vio otra oportunidad mejor. En determinado momento empleó contra su acompañante la pistola entregada por el sargento. Tras verlo caer, se apoderó de su fusil y emprendió veloz carrera en procura de poner la mayor distancia posible entre él y sus secuestradores. En ese momento le pareció que no tenía otra oportunidad distinta a la de buscar contacto con la guerrilla en busca de protección. Por fortuna para él, pudo lograrlo.

Dos días después, temprano en la mañana, se produjo un desembarco de tropas en la zona, con la misión, según lo informaron a la población civil, de buscar a dos soldados que al parecer se encontraban secuestrados en manos de la guerrilla. En su desespero, ofrecieron jugosas recompensas para quien suministrara cualquier información al respecto. Tras buscar inútilmente todo el día, volvieron a embarcarse llevándose consigo al comando anteriormente infiltrado.

Seis días después, campesinos de la zona hallaron el cadáver del soldado o cabo que había ido por el agua con el muchacho. Una vez enteradas las autoridades, se produjo un nuevo desembarco con el propósito de recoger el cuerpo encontrado. El día 20 de diciembre fue divulgada la noticia en Anorí, acerca de un soldado muerto, en extrañas circunstancias que se investigaban, a manos de otro soldado de quien no se conocía su paradero.

 Cualquier comentario al respecto está de más. Salvo tal vez hacer notar que ese día entró a regir la cesación unilateral de hostilidades por parte de las FARC en todo el país, actitud que ni el gobierno nacional ni el Ejército regular tienen la menor intención de imitar. Es claro el por qué, uno y otro tienen su propia idea de lo que se puede considerar la paz.

 Montañas de Colombia, 16 de enero de 2014

FARC desmienten autoría de panfleto amenazante

 

A través de las redes sociales hemos conocido un panfleto que contiene amenazas contra la vida de la señora María Fernanda Cabal Molina y los señores Fernando Vargas Quemba y Jaime Arturo Restrepo Restrepo, a nombre del Bloque Comandante Jorge Briceño de las FARC-EP.

Al respecto queremos precisar que dicho panfleto y las amenazas que contiene no son obra de ninguna de las estructuras que integran las FARC-EP.

Por lo anterior, no dudamos en afirmar que se trata de una nueva provocación de los enemigos de la paz de Colombia, que de manera reiterada recurren a este tipo de propaganda negra para tratar de torpedear lo que con tanto esfuerzo y dedicación se viene construyendo desde La Habana y que  aspiramos nos lleve a la firma de un acuerdo que ponga fin al enfrentamiento entre los colombianos.

Sin lugar a dudas, los autores del apócrifo le apuntan a enrarecer el ambiente propicio a la paz, generado a raíz de la declaratoria unilateral e indefinida del cese del fuego por parte de las FARC-EP, algo que se ha venido cumpliendo en todo el territorio nacional, tal como ha sido constatado por las organizaciones sociales y políticas que han asumido en las regiones la verificación de dicha declaratoria  y ha sido reconocido por el propio gobierno nacional.

No deja de llamar la atención que las supuestas amenazas se dirijan contra integrantes de un sector político,  cuyo máximo dirigente ha recurrido en el pasado al expediente de los auto-atentados y todo tipo de argucias para generar confusión y solidaridad para con sus posturas políticas extremistas.

Reiteramos que toda la información oficial que hace referencia a las FARC-EP es divulgada únicamente a través de nuestras  páginas en la web, conocidas ampliamente por la opinión nacional e internacional. (Ver enlaces aurotizados)

Delegación de Paz de las FARC-EP

Como Corporación Colectivo de Abogados Suyana respaldamos la siguiente denuncia elaborada por el Comité de Derechos Humanos del Bloque 4, Pabellón 2A en el Complejo Penitenciario y Carcelario de Jamundí, Valle del Cauca. Exigimos al INPEC iniciar las investigaciones disciplinarias correspondientes y garantizar inmediatamente que los funcionarios del COJAM frenen las retaliaciones que ya se han presentado contra las reclusas implicadas en los hechos presentados, a causa de la difusión de esta denuncia.
 
A continuación la transcripción:

Jamundí, 6 de enero de 2015
DENUNCIA PÚBLICA
A LA COMUNIDAD NACIONAL E INTERNACIONAL
Como Comité de Derechos Humanos del Bloque 4, pabellón 2A del Complejo Penitenciario y Carcelario de Jamundí denunciamos abusos y malos tratos contra la prisionera YURY MARÍA BARONA por parte de las dragoneantes del INPEC LISTRE OSSA, CINDY ROJAS, SANDRA CARTAGENA, YENNY JOJOA, ANA ESTRADA, el dragoneante ORTEGA y la cabo DIANA MUÑOZ.
HECHOS
1. El día 06 de enero de 2015, poco antes de las 4:00 pm, hora de cierre de las celdas, la prisionera YURY MARÍA IBAÑEZ fue llamada a la reja por la cabo DIANA MUÑOZ y la dragoneante FLOR BARONA.
 
2. Minutos después YURY MARÍA IBAÑEZ fue encerrada en la exclusa del pabellón 2A en donde estaban las dragoneantes YENNY JOJOA, SANDRA CARTAGENA, FLOR BARONA, CINDY ROJAS, LISTRE OSSA, ANA ESTRADA y el dragoneante ORTEGA. Las prisioneras que estábamos en ese momento cerca del lugar escuchamos asustadas e impotentes a través de la puerta cerrada completamente llamadas de auxilio, llanto y gritos desgarradores durante unos diez minutos. Una de las dragoneantes salió de la exclusa y nos ordenó que nos retiráramos.
 
3. Luego sacaron a YURI IBAÑEZ, esposada con las manos atrás, descalza, en pantaloneta y con los ojos llorosos (había ingresado a la exclusa con tenis y jean). La empujaron y se cayó de bruces al suelo. Le ordenaron que se parara y como es obvio en esas condiciones no podía hacerlo. Las que estábamos mirando tras la reja les gritamos que no la maltrataran, entonces la dragoneante Flor Barona la agarró por los brazos y de un tirón la puso de pie ante la mirada indiferente de las demás dragoneantes que la rodeaban, algunas con pequeñas pipetas de gas. Volvimos a gritar protestando y nos volvieron a gritar que nos fuéramos, entonces gritamos que éramos de derechos humanos y la dragoneante ANA ESTRADA nos miró y nos dijo: “pues las felicito”. Luego tiraron violentamente la puerta y se llevaron a rastras a YURI IBAÑEZ rumbo al calabozo (UTE).
 
4. En horas de la noche nos enteramos que habían continuado golpeándola en la UTE, que la metieron a la “perrera” (jaula a la intemperie), que estaba muy maltratada y que se habían negado a sacarla a sanidad.
 
Como representantes del Comité de Derechos Humanos consideramos nuestro deber ético hacer esta denuncia, pues no es la primera vez que se emplea la violencia física contra una reclusa, pero por miedo a posibles retaliaciones muchas prisioneras guardan silencio ante el abuso de autoridad del INPEC.
 
SOLICITAMOS
 
De manera respetuosa hacer uso del poder preferente de la Procuraduría General de la Nación, de acuerdo con la Ley 734 de febrero 05 de 2002 e investigar disciplinariamente a las funcionarias del INPEC que incurrieron en estos hechos de maltrato, violencia física, abuso de autoridad, vulneración a la dignidad humana y a la integridad física.

ASUNTO: Denuncia pública

Los prisioneros de la torre número 5 del establecimiento penitenciario y carcelario de alta y mediana seguridad de Valledupar, La Tramacúa o Guantánamo, denunciamos a la comunidad nacional e internacional la agresión de que fuimos víctimas por parte del cuerpo de custodia y vigilancia del establecimiento penitenciario.

 


El día de hoy a eso de las 3:30 de la tarde los guardianes requirieron al interno Leonardo Yepes TD 3592 a una requisa por encontrarse en área no permitida, el interno atendió el requerimiento, pero de inmediato los guardianes lo encendieron a golpes, los demás internos acudieron a su ayuda ante la cual se presentó un operativo donde la guardia arrojo a los internos 5 granadas lacrimógenas. Es de anotar que además de sus porras el grupo de reacción traía un palo largo, mango de una pala y un garrote cuadrado de una pata de una mesa, además de dos tábanos.

 


En medio de la avalancha del INPEC algunos internos escalaron la estructura ante lo cual a una altura de cuatro pisos los guardianes, entre ellos el dragoneante Reyes, les echaron gas pimienta en los ojos y la cara a los internos y les golpeaban las manos con sus porras, lo que casi ocasiona una tragedia. Los otros internos tuvieron que desafiar y recibir los porrazos de la guardia para socorrer a los internos que pendían en el vacío siendo bajados con lazos improvisados de sabanas.

 


Varios internos fueron golpeados presentando contusiones y laceraciones en la cabeza e incluso heridas abiertas en  el caso del interno Leonardo  Yepes. El listado de internos que resultaron con golpes, laceraciones, hematomas y heridas son Leonardo Yepes TD 3592, Alex Jimy Jimy TD 5169, Jorge Luis barrera Martinez TD 5178, Cristian Herrera Calero TD 5350, Javier Enrique Ariza muñes TD 5085, Luis Miguel TD 3704, Andres Felipe Nudillo TD 5135. Es de anotar que estos internos fueron sacados del patio y gaseados en la noche en los calabozos, estando en estado de indefensión.

 


Este hecho se suma a otras agresiones de días recientes donde el interno Elkin Figueroa Rivera con TD 5073 fue golpeado, esposado por protestar por no recibir atención médica y cuando su hermano Oscar Figueroa Rivera TD 5165 acudió a su defensa se generó un operativo donde los dos  internos se subieron a la estructura y Oscar Figueroa Rivera tuvo que ser auxiliado por los internos para que no se ahorcara. Los mandos del operativo el sargento Sáchica, el cabo Guerrero y el cabo Mendoza prometieron no juzgarlos, pero luego de ser puestos en estados de indefensión y en celdas de aislamiento durante la noche fueron torturados con gas en sus genitales y golpeados. Devueltos el día siguiente a la torre.

 


Denunciamos el abuso de autoridad, los métodos desproporcionados de uso de la fuerza en hechos propiciados por la misma institución, cual es omitir prestar una adecuada atención en salud o respetar la integridad personal y la dignidad humana de personas reducidas y en estado de indefensión.


Estos hechos reafirman una vez más como La Tramacúa no es más que un centro de tortura donde se violentan todos los derechos fundamentales y la resocialización de la ley penal  se reducen al garrote, el tábano, el gas y las golpizas.

Atentamente,

Prisioneros torre 5
Establecimiento penitenciario y carcelario La Tramacúa o Guantánamo de Colombia

Boletín de prensa N°15

 

El asedio militar contra las unidades guerrilleras en tregua se intensifica en los Llanos Orientales y en el Cauca. ¿Es acaso decisión del Gobierno mantener una confrontación que siga generando más víctimas y más dolores de guerra? Si en verdad el gobierno desea llegar a la firma de un Acuerdo Final, sus hechos deben ser consecuentes con el discurso de paz. Las mayorías, lo reclaman, y se agota la paciencia.

El 24 de diciembre, a las 16:50 horas, 4 aviones de la Fuerza Aérea bombardearon el área de El Trapiche, a orillas de Caño Siare, en el departamento del Guaviare.

El 1 de enero, a las 20:30 horas, el avión fantasma del ejército ametralló El Trapiche por espacio de 30 minutos.

El 4 de enero, a las 02:00 horas, se produjo desembarco de ejército y policía en Salto Gloria, en área del primer Frente de las FARC.

El 5, a las 02:50 horas, ejército bombardeó, rafagueó y desembarcó tropas en proximidades de unidades de orden público de las FARC. En la acción resultó herido un guerrillero.

En el Cauca, hace 8 días, se inició la operación Espartaco contra estructuras de la columna Jacobo Arenas de las FARC. Participan un batallón y tres compañías, entre las que se destacan la Cobra y la Báltico.

Esperamos que el Frente Amplio por la Paz, haga veeduría y se pronuncie sobre estos hechos que amenazan cada día, la sostenibilidad del cese unilateral de fuegos.

DELEGACIÓN DE PAZ DE LAS FARC-EP

 
 
 

Ignominioso trato a los Pensionados

Ya van 5 años desde que por iniciativa del inefable ministro de Protección Social del pasado gobierno Diego Palacio metió la mano al bolsillo de los pensionados.

Los despojó de una parte importante de su derecho a recibir la mesada completa con los descuentos que se aplican a todos los trabajadores colombianos en Colombia. Obvio que la iniciativa tuvo apoyo responsable - o irresponsable - de todo el Congreso.

Cuando a un trabajador se le descuenta de su salario la cotización para salud se hace en un 4%. Pero está trabajando.

Al pensionado, extrabajador y por haber trabajado, se le priva desde esa fecha de un 8% adicional de la pensión y se le descuenta el 12% de nómina como se hace para los empresarios, dueños del capital, que se lucran en sus negocios de la mano de obra y de la salud del trabajador.

Nadie se explica otra razón de esta alza en la cotización adicional, en un 70% sino como un zarpazo a la condición de adultos mayores. Ellos no están agremiados ni significan una fuerza o masa deliberante para el gobierno.

No hay Congresista ni Partido Político que sientan en carne propia que deban frenar el ansia del gobierno para conseguir más de dos billones por la exacción que resulta de este nuevo recaudo para el fisco.

Ni es justo ni explicable atentar contra una bien ganada pensión después de 20 y más años de trabajo, generalmente baja.

Es pasar por alto el concepto de derechos adquiridos y el de que los niños y adultos mayores deben tener trato preferencial. Y lo que se está haciendo es un acto continuado de discriminación contra los pensionados.

Por otra parte, ante la mirada complaciente del gobierno que le sucedió, sigue realizándose esta ignominiosa operación.

No ha sido obsecuente la conducta del presidente Santos que se comprometió con los pensionados en la campaña para la reelección a abolir este esperpento contra la seguridad social de unos colombianos.

La buena fe fue engañada. Ahora se dice nuevamente que es inconveniente volver al 4% por sostenibilidad fiscal y que se dañan los presupuestos y obras públicas si se regresa al régimen anterior.

Las FARC han cumplido el cese unilateral indefinido al fuego

Written by  |  Last modified on Martes, 06 Enero 2015 20:55
Read 1348 times | 
Rate this item
(0 votes)

Nuevas hostilidades contra el cese al fuego unilateral

Written by  |  Last modified on Viernes, 09 Enero 2015 10:56
Read 1035 times | 
Rate this item
(0 votes)