psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Colombia

 

-Memorias de Prisión-

Por: Liliany Obando[1]

Hoy, en el Día Internacional de la No Violencia contra las Mujeres es una buena oportunidad para visibilizar a aquellas mujeres que por razones de la exclusión, la discriminación, la subordinación, y la pobreza transgredieron la ley y  hoy se encuentran privadas de la libertad.  E igualmente para reconocer y acercarnos a la realidad de las cientos de prisioneras políticas en razón de su lucha, armada o legal, pero criminalizada, contra un sistema y Estado oprobiosos.

I

Ternura. Guayasamìn

Habían transcurrido pocos días desde mi arribo al patio seis de la reclusión de mujeres  “el Buen Pastor” -pabellón en el que se confina a las prisioneras políticas- cuando fui reasignada de celda al segundo tramo (piso). Yo no entendía lo que acontecía y fue mi compañera de celda quien me explicó que al estar recién llegada, el nivel de seguridad que ameritaba, a criterio de la guardia, era mayor. 

Mi nueva compañera de celda no era otra prisionera política sino una presa social[2].  Me llamó la atención de entrada el por qué ella se encontraba entre nosotras y no dudé en preguntarle.

A medida que me contaba su historia y con el paso de los días al conocernos un poco más y empezar a construir  lazos afectivos me sentí más identificada con su vivencia que a lo largo sería la vivencia compartida por la mayoría de nosotras.

Sol[3], era como muchas de las mujeres recluidas, una mujer joven y una madre cabeza de familia.[4] Al momento de ser detenida ella estudiaba educación pre escolar y a la vez tenía un esposo al que ayudaba a trabajar y un pequeño hijo. 

Cierto día, tras una acalorada riña familiar, su hermano terminó herido de muerte con un cuchillo que ella empuñaba.  Allí empezó toda su tragedia.  Ella era conducida a la prisión de mujeres y luego fue condenada a más de 15 años de cárcel.

Su familia le dio la espalda y en sus primeros tiempos de prisión  sólo su esposo e hijo la visitaban.  Durante una de las visitas conyugales, ella quedó embarazada y tuvo una niña[5].  En ese momento se encontraba en un pabellón de presas sociales donde algunas de las madres con hijos e hijas menores de tres años pueden convivir con sus madres en intramuros y ella logró que le dieran uno de esos escasos cupos.

Pero como ocurre con mucha frecuencia en el caso de las mujeres que afrontan privación de la libertad, Sol fue abandonada por la única persona que estaba a su lado, su compañero y padre de su hijo e hija[6].  Sol quedó completamente sola viviendo la realidad de una larga condena.  Pero el abandono de su compañero también significó el empezar a asumir el papel de madre cabeza de familia, pues sus dos menores también fueron abandonados a su suerte mientras su ex compañero sucumbía en el mundo de las drogas. 

Sol tuvo que vivir el inconmensurable dolor de entregar a su primer hijo a una fundación[7] para que velara por él mientras estaba en prisión, al tiempo, compartía con su hija los pocos años que permite el sistema carcelario.  Aún recuerdo a Sol contándome con las lágrimas asomadas a sus ojos, cómo añoraba la llegada del fin de mes para poder recibir la visita de su pequeño ausente – en cierta forma también preso – en una fundación que tampoco le brindaba el mejor cuidado.  Sol me contaba cómo le dolía recibir a su niño con su cabeza invadida por los piojos y no poder hacer nada más que colmarlo de amor los breves instantes que podía compartir con él mes a mes.

Todas estas vivencias de quiebre llevaron a Sol a tomar un peor camino hasta tocar fondo.  Se dejó arrastrar al consumo de las drogas[8] y aprendió a robar[9] para poder sostener su adicción.  Ella me describía cómo pasaba sus días en una celda oscura cual el “cartucho”[10]donde las mujeres consumidoras se perdían miserablemente. Sólo fue el inmenso amor por sus pequeños hijo e hija las que la sacaron de ese abismo. 

Una vez su hija cumplió los tres años, con el corazón desgarrado nuevamente Sol tuvo que  entregarla a una fundación mientras buscaba afanosamente a alguna persona amiga que se hiciera a cargo de sus dos hijo e hija.  No era fácil, su cautiverio sería largo.  Finalmente parientes de su ex esposo quienes vivían en un lugar remoto  le tendieron una mano, pero dado su nivel de pobreza sólo podían hacerse cargo de su niño mayor.  Así que ellos mismos buscaron a una señora amiga que aceptó cuidar a su pequeña hija.  Separados así nuevamente hermana y hermano esperaban a que algún día su madre pudiera reunirse con ellos y recibir de ella  finalmente todo el amor y cuidados despojados por las circunstancias.  Ese era también el mayor sueño para Sol mientras llevaba a cuestas el día a día de un penoso y largo encierro.

Fue por ellos, me decía, que haciendo un gran esfuerzo personal, pues nunca recibió un tratamiento terapéutico de parte de la prisión, que se propuso salir del mundo de la droga y la delincuencia en que había caído.  Por eso me decía, le pidió a la guardia[11] que la sacaran del patio en el que se encontraba y la ubicaran en el patio de las guerrilleras[12].  Aunque había escuchado que -allí era más difícil por el aislamiento que ellas vivían, pero también había oído que era “un buen patio”- refiriéndose al comportamiento de las prisioneras políticas, en el que no se cometen delitos ni se consume drogas.

Así fue como terminé compartiendo celda con Sol y conmoviéndome cada día con su infinito amor por su hija e hijo, sintiéndome profundamente identificada con ese sentimiento en mi propia vivencia.

 Día a día vi a Sol, ya libre de drogas y de otros vicios, rebuscándose no sólo su sustento sino que más afanosamente luchaba por conseguir algo para hacerles llegar a sus hijos, a quienes no veía hacía años porque se encontraban a kilómetros de distancia y bajo custodia de personas humildes que no contaban con los recursos económicos para traerlos de visita de cuando en vez.

Sol hacía todo tipo de trabajos como limpiar baños, hacer aseos, calentar comidas, lavar ropa, cualquier cosa con tal de recibir un pago de las propias internas ante la inexistencia de un trabajo remunerado por parte del INPEC.  Con el dinero que recibía por su trabajo[13], compraba en el expendio algunos dulces y artículos de aseo.[14] También la vi recogiendo afanosamente de entre los mejores alimentos: panes, frutas, embutidos, que a veces algunas internas dejaban de la comida de la “rancha”[15]. Cuando ya tenía un paquete listo nos pedía a sus compañeras de patio que le colaboráramos con la ayuda de nuestros familiares o amigos que nos visitaban para enviar vía correo su pequeño aporte a la manutención de sus pequeños.

Una madrugada cualquiera Sol fue trasladada sin ninguna explicación de la guardia, junto con otras de mis compañeras presas políticas a la Tramacúa, en Valledupar[16], luego tras una lucha de las internas confinadas en la única torre destinada a las mujeres en tan infernal prisión, fue Sol traslada junto con la casi  una centena más de mujeres que estaban con ella, al establecimiento penitenciario y carcelario de Cúcuta.  Lo supe porque tuve la pequeña fortuna de recibir una carta suya en la que me contaba de sus nuevas experiencias en esas cárceles al tiempo que me adjuntaba como regalo un diminuto bordado con la imagen del Ché Guevara y mi nombre al lado, obsequio que aún conservo con especial cariño.  Ella lo bordó especialmente para mí porque estando entre nosotras las prisioneras políticas entendió que el Ché era un importante referente revolucionario.

Después de eso no volví a saber de Sol y esa es una gran pérdida que aún cargo.  Aspiro a que haya finalmente logrado su libertad condicional y esté reunida como era su sueño con su hija e hijo, aunque lo dudo por la larga condena que afrontaba.  Por eso hoy escribo de memoria este pedazo de su historia como un homenaje a ella y a las miles de mujeres que como ella también hacen su propio ejercicio de resistencia, no ya desde una postura política, sino desde su propia existencia.

Aunque las mujeres no nos definimos como tales por ser madres, esta es una realidad de a puño que vivimos una inmensa mayoría.  Realidad que se hace más difícil si consideramos que un gran número asumimos solas la jefatura de nuestras familias en medio de la discriminación, subordinación, exclusión y falta de oportunidades en razón de ser MUJERES.   

II

Hoy nos encontramos con un esperanzador escenario de conversaciones de paz entre el gobierno y la guerrilla de las FARC, y ante un posible inicio de conversaciones de paz con el ELN. Hoy muchas colombianas y colombianos vemos con esperanza esta nueva oportunidad de cerrar de forma negociada y definitiva este reciente capítulo de una guerra que ha afectado especial y sensiblemente a miles de mujeres, jóvenes y niñas.

También vemos con espíritu positivo que en el marco de esas  conversaciones de paz, por primera vez exista una Sub-comisión de Género, que pretende en primer lugar reconocer el papel de las mujeres de forma diferencial y plantear políticas transversales con perspectiva de género en la implementación de los acuerdos pactados por las partes en La Habana en el escenario de construcción de paz.

Igualmente vemos con optimismo la firma de un acuerdo en materia de justicia que se materializaría a través de un Sistema Integral de Justicia, Verdad, Reparación y No Repetición que pondría en un lugar central a las víctimas del conflicto interno, la mayoría de ellas mujeres, jóvenes y niñas.

Sería deseable por lo tanto que en el marco de ese Sistema, existieran como han existido en otras experiencias Tribunales Especiales para las Mujeres en el que las violencias sufridas por las mujeres, jóvenes y niñas en el marco del conflicto interno puedan ser tramitadas integral y efectivamente por personal idóneo y con una sólida formación en justicia de género[17].

Igual de importante es que a la hora de nuevos gestos humanitarios, las mujeres prisioneras políticas, algunas de ellas lisiadas de guerra y aquellas con graves enfermedades también sean amnistiadas y/o indultadas y visibilizadas positivamente, no como delincuentes.

Pero no menos importante sería, y dada la invisibilidad con la que las mujeres privadas de la libertad  en general han sido tratadas, que el gobierno nacional haga un gesto de voluntad política, antes de la firma de un acuerdo final y saque a las niñas y niños de las cárceles pero con sus madres, porque no se trata de perder un derecho ganado por las mujeres privadas de la libertad que tienen hoy a sus pequeños (as) con ellas.  Sino de empezar a abrir las puertas a formas de justicia alternativas. No es deseable que miles de mujeres, transgresoras algunas por motivos de pobreza y otras en su calidad de prisioneras políticas sean nuevamente excluidas, estigmatizadas y re victimizadas.

Es hora de que se empiece a dar aplicación en serio a leyes ganadas por muchas mujeres, de que se haga efectiva una verdadera Justicia de Género[18] que le ofrezca alternativas distintas a la prisión a las mujeres cabeza de familia, muchas de ellas prisioneras políticas para que miles de niñas y niños, esas nuevas generaciones no terminen arrastrados con sus madres a la pesadilla de la prisión y por esa vía vean conculcados sus más elementales derechos. 

Es hora de que el Estado colombiano y gran parte de la sociedad entiendan que no es con la creación de nuevos delitos y más penas y más cárcel cómo se supera la violencia y la delincuencia.  Es con la generación de oportunidades, con la inclusión, con justicia social con perspectiva de género como nuestro pueblo podrá dejar atrás las secuelas de una cruenta guerra, para que nuestras mujeres, jóvenes y niñas no sean sometidas nunca más a las diferentes formas de violencia en razón de  su ser femenino.

Es hora de que se abran las rejas  y que  las mujeres le apostemos y aportemos a la construcción activa, con nuestra participación directa y sin subordinaciones,  de un nuevo país en paz y con justicia social.

Noviembre 25 de 2015.

Por Alberto Pinzón Sánchez / Una vez pasadas las elecciones regionales del pasado 25 octubre en Colombia, ha surgido una nueva pugna o contradicción entre las fracciones de la clase dentro del Bloque de Poder Dominante, que viene a sumarse a la vieja rivalidad entre las fracciones lideradas por Uribe Vélez y la liderada por JM Santos.

Y no es una “pugna burocrática” como aparentemente quiere mostrarla la falsimedia contrainsurgente entre…. “el Partido Liberal  que obtuvo 18 senadores  contra 9 de Cambio Radical, y 40 representantes contra 18, es decir, es poco más del doble”…. sino una pugna “de intereses” por el manejo de la chequera”, de los enormes fondos económicos y las millonarias inversiones que generará el llamado “post-conflicto”, lo que ha incitado la insaciable la avaricia de Cesar (OEA) Gaviria y sus aliados Liberales, enfrentado directamente con una codicia aún mayor del Vicepresidente Vargas Lleras y su grupo. ¡Que mezquindad tan típica de la oligarquía colombiana!: No han matado la lechona y ya se la están repartiendo.

El aperturista y neoliberal Cesar Gaviria, antiguo secretario de OEA y línea directa con los grandes  inversionistas financieros de Wall Street y obviamente con el gobierno de Washington, además de ganarse el apoyo irrestricto de Serpa Uribe en la jefatura del Partido Liberal, ha sabido tejer con la astucia y claridad que lo caracterizan, una red de válidos suyos en los puestos claves de la asignación y ejecución de dineros estatales (chequera) que bien merece comentar:

Primero, impuso al depresivo y colérico De la Calle como plenipotenciario en los diálogos de paz de la Habana. Luego, impuso al ignaro supino de su hijo Simón, quien no había leído al sr Ortega y mucho menos al sr Gasset, en uno de los cargos más esenciales para la adjudicación de recursos del Estado como es la dirección del Departamento Nacional de Planeación. En seguida, logró imponer al “charmant” Pardo Rueda, uno de sus ayudantes más confiable como candidato del Partido Liberal a la alcaldía de Bogotá, y una vez acreditado con los votos obtenidos, lo hizo nombrar por JM Santos como “superministro del post-conflicto”.

Y a renglón seguido, hizo renunciar a su “secretario privado del 91” de la jugosa gerencia de la aerolínea AVIANCA, para que se convirtiera en el “Impulsador Oficial” del Plebiscito por la paz que JM Santos y De la Calle están tratando de imponer en la mesa de Paz de la Habana para sepultar la legitima aspiración Democrática y Popular de una Asamblea Nacional Constituyente al final del proceso  de la Habana por una paz democrática con justicia social y soberanía.

Por su parte el sargento Vargas Lleras, antigua ficha del militarismo recalcitrante y guerrerista, también muy conocido por sus estrechos vínculos con el sector oligárquico dedicado a la especulación con la propiedad raíz, la construcción de vivienda y megaproyectos de infraestructura, los “casa-tenientes” y terratenientes urbanos; así mismo ha sabido utilizar su cargo de Vicepresidente de la república para mantenerse alejado del proceso de paz, pero ganando posiciones en el aparato estatal, incluso sin importarle la legalidad como en la Guajira, hasta convertirse en un serio aspirante a la dirección completa del Estado del Post-conflicto y obviamente, amenazar las ambiciones del grupo Gaviria- Serpa Uribe, y ahí, está la nueva dinámica de la lucha política en las alturas del Poder dominante en Colombia.

Mientras en su conjunto, el Bloque de Poder Contrainsurgente (BPCi) continua su doble táctica de presionar los diálogos en la Habana para meter el gol del  “último minuto”, pero continuando la interminable Guerra Contrainsurgente y Paramilitar contra la Movilización Social y Popular dentro de Colombia (Ver completa la importante denuncia en:  http://www.colombiainforma.info/politica/seccion-politica/2903-analisis-avances-en-la-habana-y-represion-al-movimiento-social-dos-patas-de-la-misma-estrategia-gubernamental

Así pues que, no es un simple “malestar del Liberalismo afeitado” con el “Vargas Llerismo” y el “Santismo” al margen del “Uribismo”, por un injusto reparto burocrático como lo dicen los jefes Liberales y lo presenta la falsimedia contrainsurgente, sino una fuerte pugna política subterránea bastante bien ocultada que muy probablemente y de seguro tendrá nuevos e importantes desarrollos, a condición de que el movimiento social y popular continúe su Movilización Amplia y Democrática por una Paz democrática con justicia social y soberanía.
Lo que no se lucha, no se consigue. Argentina lo acaba de demostrar.      


Imagen: Fabio Villegas, Rafael Pardo y Humberto de la Calle. Fuente las dos orillas. com
             
   

La cuestión kurda es de esas cosas que, aunque nadie las mencione, está en el corazón de la crisis siria en particular, y del Medio Oriente en general. No es casual que el vocero de la OTAN, Jens Stoltenberg, haya respondido al derribamiento del bombardero ruso por parte de Turquía afirmando que "estamos en solidaridad con Turquía y apoyamos la integridad territorial de nuestro aliado turco"[1]. ¿Por qué hablar de la integridad territorial cuando esta cuestión no ha sido mencionada por nadie en medio de las actuales tensiones ruso-turcas? ¿Qué tiene que ver la integridad territorial de Turquía con el derribamiento de un avión ruso en territorio sirio? Aparentemente nada; sin embargo, en la realidad, tiene mucho que ver gracias a ese actor a veces invisible, que son los kurdos.

Las acciones del gobierno turco en la región del Levante son extraordinariamente desestabilizadoras. Mientras juegan la carta de la defensa a ultranza de la soberanía nacional para justificar la agresión al bombardero ruso, sus fronteras son extraordinariamente porosas para los combatientes yihadistas rumbo a Siria y su ejército apoya soterradamente al Estado Islámico (ISIS). De hecho, la reciente campaña turca contra el Estado Islámico fue, en realidad, una ofensiva en contra del movimiento guerrillero kurdo PKK. El islamismo en sus variantes totalitarias no molesta a Turquía demasiado; de hecho, el proyecto político del presidente turco Erdoğan –que mezcla de manera oportunista el islamismo político y sus pretensiones de sultán, con la conservación de las bases del Estado autoritario kemalista (incluido su Estado profundo)- se ha ido acercando a la idea de proyectar la hegemonía sunita en la región de la mano de los saudíes y los emiratos, quienes se han convertido en sus aliados objetivos en la región. El principal enemigo de Erdoğan son los kurdos: la única fuerza autóctona que en terreno ha demostrado capacidad de luchar en contra del Estado Islámico, articulados en el PKK y el YPG[2]. Objetivamente, Erdoğan ha convertido a los enemigos de sus enemigos, en sus amigos.

La OTAN se ve, entonces, forzada a plantear su defensa de la integridad territorial turca, porque saben que los kurdos miran toda esta crisis como una oportunidad de luchar por su derecho a la autodeterminación represado por un siglo de autoritarismo secular y religioso. En el Kurdistán nace un nuevo mundo en medio de las ruinas. Es un mundo hermoso, aún embrionario, de participación popular, de organizaciones horizontales, donde se busca la relación armoniosa con el medio ambiente y la igualdad de las personas, la liberación de la mujer y la fraternidad entre los pueblos que habitan la región, independientemente de etnia y credo. Este proyecto lo han llamado "Confederalismo Democrático". El proyecto totalitario y sectario de Erdoğan odia a ese mundo y lo quiere ver ahogado en sangre. Por esos las bombas en Amed (Diyarbakır), Pirsûs (Suruç) y en Ankara; por eso las incursiones militares que han dejado más de medio millar de muertos en la región kurda del Estado turco (Silvan, Gimgim, Silopiya, Cizîr).

Es imposible seguir haciendo la vista gorda ante la evidencia: Turquía apoyará al Estado Islámico porque les sirve en la lucha contra los kurdos –que amenazan la integridad del Estado kemalista- y en su lucha en contra de Assad –piedra en el zapato para el proyecto sunita sectario de las dictaduras fundamentalistas pro-EEUU. Sencillamente, le son funcionales. Y los protegerá todo lo que pueda, aunque eso le cueste tensiones con Rusia. La OTAN, indirectamente, se ha visto involucrada en este juego. La OTAN, con EEUU a la cabeza, no logra sino dar palos de ciego, tras la humillación mundial a la que ha sido sometida por la intervención rusa en Siria: tras años de intervencionismo, solamente han logrado fortalecer al Estado Islámico y reproducir el fiasco que dejaron en Libia. Su intención jamás ha sido otra que derrocar a Assad –para lo cual se han apoyado en los islamistas. En semanas, Rusia demostró que se puede golpear y hacer retroceder al Estado Islámico.

Los kurdos miran, toman nota, y combaten en el terreno. Mientras occidente se da en el pecho y habla fuerte contra el islamismo, no hará nada en el terreno porque está atado de manos por Turquía y por los califatos árabes. Por eso Erdoğan reacciona con histeria ante la presencia militar rusa –porque cambia el equilibrio militar en contra del Estado Islámico. Peor aún para Erdoğan, este equilibrio puede cambiar a favor de los kurdos. Sabido es que Assad está dispuesto a respetar su autonomía y que los kurdos no están interesados en derrocar al gobierno de Damasco: su objetivo ha sido combatir al Estado Islámico y tratar de crear un mundo nuevo, en sus territorios en medio del caos y la tragedia de la guerra. Ahora, Erdoğan es quien podría haber dado el empujón necesario para que Rusia se decida a dar el respaldo y reconocimiento al movimiento de liberación kurdo, que necesita urgentemente armas y apoyos logísticos. Esa es la preocupación de la OTAN por la integridad territorial turca. Los dados, empero, ya están echados y el acto de torpe desesperación de Erdoğan puede costarle más caro de lo que cree. Hay un bebé hermoso que espera nacer, y, en medio de la complejidad geopolítica y las rivalidades entre las potencias, los pueblos del mundo también pueden actuar como matronas solidarias en su parto. Ese bebé es la experiencia libertaria del pueblo kurdo.

José Antonio Gutiérrez D.

25 de Noviembre, 2015



[2] Los peshmergas de Irak, apoyados por EEUU, son increíblemente incompetentes para combatir.

Escrito por: WLDARICO FLOREZ –PEÑA

Presidente Brigada Jurídica EDUARDO UMAÑA MENDOZA. Bogotá

"Yo diría que el machismo, tanto en los hombre como en las mujeres, no es más que la usurpación del derecho ajeno. Así de simple" GABO

"La única idea nueva que podría salvar a la humanidad en el siglo XXI es que las mujeres asuman la dirección del mundo. Creo que la hegemonía masculina ha dilapidado una oportunidad de diez mil años.

Los hombres hemos menospreciado y ridiculizado la intuición femenina y por otro lado, a lo largo de la historia hemos santificado nuestras ideologías, casi todas absurdas o abominables...

Invertir los poderes es un asunto de vida o muerte" GABO

La justicia, como todo sistema social, responde a un orden patriarcal  por lo que tanto sus postulados como quienes están llamados a ponerla en curso se ven afectados por sesgos que violan los principios de igualdad y no discriminación lo que afecta en particular a las mujeres.

La reclamación de los derechos dela mujer en estos momentos de DIALOGOS DE PAZ, requiere el apoyo y esfuerzo de la sociedad para alcanzar una equidad de género, nuestra propuesta apunta a que este debate sirva para empoderar a las mujeres e inspirar a la sociedad a comprometerse con la justicia de género.

Las violencias de género (siendo sus principales manifestaciones la violencia doméstica y la violencia sexual, la cuales muchas veces cobran la vida de las mujeres) han sido las situaciones de violación de los derechos humanos más proclives a ser consideradas como asuntos de menor importancia o, para el derecho penal, delitos menores. Para la justicia de género la lucha contra la impunidad de delitos perpetrados contra las mujeres por el hecho de serlo y motivados por la discriminación que las afecta es materia central puesto que estas conductas perpetúan las relaciones de poder desiguales entre ambos sexos y naturalizan la violencia contra las mujeres. Desde esta perspectiva, la justicia de género vela porque las mujeres tengan acceso a la justicia, se apliquen las leyes a favor de sus derechos y se tipifiquen los delitos que los vulneren (tanto en el ámbito público como privado).

Miremos por ejemplo que la Conferencia Mundial sobre mujeres a introducido importantes elementos progresista sobre la igualdad de género, pero aun así las desigualdades de género persisten y en la actualidad hay un ambiente económico y político menos favorable para promover la igualdad.(4ª. Conferencia Mundial sobre Mujeres celebrada en Beijing), es decir hoy podemos decir debemos promover la justicia de genero a través de los diálogos de paz de la Habana.

Pues en esa plataforma de acción de Beijing de 1995, se incluyó por primera vez como temática la participación delas mujeres en la construcción de la paz.

Posteriormente, el Consejo de Seguridad de la ONU (Resolución 1325 de 2000), introdujo el tema de la participación de las combatientes y solicito adoptar la perspectiva de género en las diferentes etapas de negociación y aplicación delos acuerdo de paz. Asimismo, solicito a los estados miembros fijar directrices, con fundamento en la buenas practicas, "para atender las necesidades y contribuciones de las mujeres y las niñas en los programas de desarme, desmovilización y  reintegración" .en el caso de Colombia lo podemos observar en el documento CONPES 3554 de 2008 que aborda el tema de la mujer excombatiente.

La Brigada Jurídica Eduardo Umaña Mendoza con este documento quiere abrir un debate con todos los colegas abogados, feministas, defensores de derechos humanos entre otros, en la idea de realizar un foro para que de una manera transversal en nuestras audiencias e intervenciones apliquemos de una manera creativa la justicia de genero enriquecida con todos los convenios y tratados leyes nacionales sobre los derechos de la mujer (Ley 1257 del 2008) y sobre todo el bloque de constitucionalidad que nos habla el artículo 93 de la carta política del 91.

Necesitamos implementar un enfoque diferencial de Género en la administración de justicia, como lo ha manifestado la Honorable Corte Constitucional en su Sentencia T-967 del 2014 que "... advierte que es necesario reconfigurar los patrones culturales de discriminatorios ylos estereotipos de género presentes aun en los operadores de justicia en Colombia"

En esa sentencia también dijo la Corte que "...deja en claro la existencia de una dinámica disfuncional en la pareja, evidenciando en un funcionamiento celotípico, en el cual se da un manejo hegemónico del poder basado en el género, en esta caso machista, que se complementa a su vez con la acomodación de la mujer en un funcionamiento que implica pasividad y dependencia"

Se trata pues de desterrar la violencia y discriminación contra la mujer y visibilizar en el lenguaje la violencia domestica psicológica al interior del hogar en este caso dijo el alto tribunal. Para promover nuevos marcos interpretativos en perspectivas de género para que en adelante se aplique un enfoque diferencial de género al decidir cualquier asunto. (Juan Carlos Lancheros Gamez, Articulo Ámbito Jurídico 23 de febrero de 2015)

Creemos que la experiencia acumulada por las organizaciones feministas, algunas sentencias de la honorable corte constitucional (Sentencia C-652/97, M.P.: Vladimiro Naranjo Mesa, Sentencia C-

595/96 M.P.: Jorge Arango Mejía, Sentencia C-371/94, M.P.; José Gregorio Hernández Galindo) sindicatos y organizaciones civiles, han desarrollado metodologías y herramientas que se puede llevar acabo como experiencias para el foro y constituyen un acervo importante que podemos utilizar para el fortalecimiento de esta importante lucha por la justicia de género.

Con el foro debemos pretender experiencias de los resultados e investigaciones que han desarrollado diversas organizaciones que tiene que ver también de una manera protuberante con factores asociados a la violencia intrafamiliar.

También buscamos como objetivo del foro establecer características y condiciones para aplicar la justicia de género que debe ubicarse también como ya se dijo anteriormente en la violencia intrafamiliar y el maltrato infantil y buscar soluciones para establecer una verdadera política pública de prevención. Buscamos también que mediante una aproximación a través de un estudio podamos establecer las manifestaciones externas más importantes del fenómeno, buscando la compresión de los diversos sectores que allí intervienen para erradicar definitivamente a través de una política pedagógica y cultural sobre la materia.

Desde luego que debemos evaluar lo que el Estado Colombiano ha venido realizando sobre este tema y mirar qué posibilidades hay para que podamos apropiarnos de elementos jurídicos muy positivos que ahondaremos más adelante; pues es clave entender que se debe hacer un abordaje del marco jurídico sobre la justicia de género de lo que hay hasta el momento de parte del Estado y que creemos debe ser conocido a fondo por las organizaciones feministas.

Por ejemplo las Comisarías de Familia y Casas de Justicia,  tienen importantes aportes sobre la materia que conjugan elementos de la dinámica familiar dentro del contexto socioeconómico y cultural en que se encuentran inmersas las familias que se ven involucradas en la violencia de género y también configuraciones críticas a nivel de los sectores sociales, estratos, localidades, entre otros, así podremos entender las diferentes manifestaciones violentas al interior de la familia y proponer formas novedosas de la aplicación de la justicia de genero desde lo particular a lo general.

El enfoque que le demos en el foro nos permitirá proponer facetas alternativas para comprender el problema y buscarle soluciones colectivas desde las distintas perspectivas teóricas de las organizaciones feministas para contribuir a la construcción de una compresión integral del problema.

En el caso de las prisioneros políticas es muy importante destacar el último Boletín DESDE ADENTRO, en cual se expone de una manera descarnada la grave situación que plantean las compañeras LILIANY PATRICIA OBANDO, DORIS SUAREZ GUZMAN y algunos familiares, donde destacan la discriminación y subordinación que tradicionalmente viven la mujeres y como se exacerba en la prisión la violencia de género, como el ejercicio de la sexualidad altamente controlada y que compromete lo más íntimo del ser femenino en las pocas y sexistas ofertas de trabajo y estudio, en la escasas posibilidades para ejercer su decisión de ser madres en el duro tratamiento penitenciario y judicial. Lo más grave de todo es que en la prisión las mujeres se vuelven invisibles. (Artículo de Liliany)

En las cárceles la violencia contra la mujer se consolida en una venganza legalizada que se nutre de la ignorancia jurídica y normativa de las mujeres. Por eso y por necesidad, dócilmente aceptan ser manos baratas en trabajos de maquila con pagos de miseria y les dicen que deben ser agradecidas por el favor de ser explotadas.(artículo de Doris).

Gladys destaca que "...El conflicto armado ha impregnado el cuerpo y la vida de la mujer en Colombia quedando en ella tatuada la humillación a la que es sometida, ya que ha sido utilizada como botín de guerra en esclava sexual para infiltrar a los enemigos, violentada sexualmente y asesinada en ocasiones en presencia de su familia, lo anterior en la mayoría de los casos por paramilitares y lo que es peor aún por integrantes de las fuerzas militares quienes llegan como buitres y violan nuestras niñas, las torturan y someten a tratos inhumanos y degradantes.."

Un informe de la Procuraduría de 2006, advirtió que un porcentaje significativo de mujeres privadas de la libertad han sido procesadas por delitos cometidos cuando eran integrantes de diferentes organizaciones armadas ilegales. Algunas de ellas son postuladas a la Ley 975 de 2005, otras no se han desmovilizado y están sindicadas o han sido condenadas.

En la normatividad nacional, el enfoque de género se introdujo por primera vez en el Decreto 3011 de 2013, que reglamento las leyes 975 de 2005, 1448 de 2011 y 1592 de 2012. Con ello, dicho enfoque quedo incluido en el programa especial de Resocialización de los Postulados al Proceso de Justicia y Paz, a cargo del Inpec, en el marco dela justicia transicional.(Observatorio de Proceso de Desarme, Universidad Nacional de Colombia).

También queremos destacar en este artículo que Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo (FARC-EP) y negociadores del Gobierno de Juan Manuel Santos, instalaron este domingo en La Habana (Cuba), en el marco de sus Diálogos de Paz, una subcomisión para abordar la equidad de género y en particular la situación de la mujer en Colombia.

La delegada del Gobierno Nacional, Nigeria Rentería, también Alta Consejera para la Equidad de la Mujer, dijo a la prensa que el objetivo de la nueva subcomisión será "revisar y garantizar, con el apoyo de expertos nacionales e internacionales, que los acuerdos alcanzados y un eventual acuerdo final tengan un adecuado enfoque de género".

Por su parte, Victoria Sandino, en representación de las FARC, destacó la "justa necesidad de incorporar una mirada de género a todos los debates y diálogos para el diseño y aplicación de los acuerdos de paz", pues las mujeres colombianas, "además de la discriminación" y la "explotación laboral", "son víctimas de múltiples formas de violencia".

La subcomisión, que integrarán cinco delegados de cada parte, aún por definir, se conformó en una sesión encabezada por los negociadores de paz del gobierno colombiano, el ex vicepresidente Humberto de la Calle, y de las FARC-EP, Iván Márquez, realizada en el Palacio de las Convenciones de La Habana, Cuba.

Una fuente del gobierno citada por la agencia AFP indicó que la subcomisión, el tercer grupo técnico que crean en La Habana en el marco de los diálogos, celebrará en los próximos días una reunión para "definir su agenda".

Queremos terminar esta aproximación a la justicia de género destacando algunos elementos jurídicos de la Legislación colombiana que es muy importante manejar para poder abordar con nuevas perspectivas el tema.

Por ejemplo la constitución política de 1991 contiene importantes aportes jurídicos sobre la materia que resalta los derechos fundamentales y mecanismos de protección y dota también de elementos que permiten su permanente renovación y los retos para la ciencia jurídica; miremos por ejemplo el decreto 2820 de 1974 norma conocida en Colombia como el "Estatuto de la igualdad jurídica de los sexos", disposición que como su nombre lo indica, consagro la igualdad absoluta entre los sexos y elimino la llamada "potestad marital", figura que convertía al hombre en rey supremo de la familia,

sus designios y sus haberes; la sociedad Colombiana aún no comprende el alcance de la norma y ello ha sido un factor que en parte ha impedido erradicar muchos y reiterados eventos de violencia

intrafamiliar.

También el artículo 42 de la carta política del 91 destaca "Las relaciones familiares de basan en la igualdad de derechos y deberes de la pareja y en el respeto reciproco entre todos sus integrantes". De allá de deriva la consecuencia lógica de la sanción, a cualquier forma de violencia que destruya la armonía y la unidad familiar, cuyo desarrollo legal se encuentra en la ley 294 de 1996, modificada por la ley 575 de 2000, y reglamentada a su vez por el Decreto 652 del 2001.

Otra forma de violencia que podemos destacar es la que se establece en materia de alimentos, en el Código Civil señala que se deben alimentos al cónyuge ya sea durante la convivencia o separado de cuerpos o divorciado sin su culpa, a los descendientes, ascendientes, hijos y padres adoptantes, y a los hermanos.

Como puede apreciarse en Colombia se presenta un alto grado de vulnerabilidad de las mujeres que obedece a factores externos que compromete su bienestar y que implica, en términos constitucionales una "debilidad manifiesta" que debe ser amparada por el Estado y que a la luz de los artículos 13 y 47 de la Carta Política de 91, resulta definitivo para la orientación de las políticas de atención a la violencia contra la mujer.

La Ley 294 de 1996 establece importantes medidas de protección a la víctima de violencia o maltrato como ordenar al agresor el desalojo de la casa de habitación que comparte con la víctima, o la de abstenerse a cualquier lugar donde se encuentre la víctima, la de prohibir al agresor esconder o trasladar de la residencia a los niños, la obligación de acudir a un tratamiento reeducativo y terapéutico, el pago de los gastos por dicho tratamiento entre otras medidas de protección e incluso cuando haya incumplimiento de estas medidas que constituyen delito al agresor se le revocara la excarcelación y los subrogados penales de que estuviere gozando. Así lo destaca el artículo 229 que tiene prevista una pena de prisión de 1 a 3 años.

Pero es importante también en este aspecto jurídico destacar la conciliación como un mecanismo que ha contribuido a la solución de estos problemas sin embargo hay que profundizar en las medidas

pedagógicas para establecer una verdadera cultura de dialogo que soporte la erradicación de la violencia contra la mujer y es aquí donde los aportes de la subcomisión de género de los diálogos de la Habana, Cuba con las FARC-EP puede hacer grandes y verdaderos aportes a la justicia de género; reformando aspectos de la constitución de 91 de una manera radical, buscando métodos alternos y creando nuevas instituciones que tracen políticas públicas, planes y programas para prevenir y erradicar la violencia contra la mujer en Colombia.

Un papel muy importante de la mujer en su condición de víctima en el conflicto armado, también se puede destacar, ya que ella ha sido protagonista activa históricamente en cada uno de los diversos episodios de la guerra.

Es a partir de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y de diversos instrumentos internacionales que se ha venido promoviendo la igualdad de género y se ha hecho énfasis en la necesidad de eliminar la discriminación contra la mujer y empoderarla en espacios públicos y organizativos.

Podemos ir concluyendo que el conflicto armado que nos atrapa desde hace ya seis décadas y que en ese marco la cultura patriarcal también se ha hecho sentir; es precisamente una posibilidad para

entrar a buscar soluciones radicales y salir de la cultura patriarcal esclavizante de una vida económica o la manera de ejercer poder y control a través de subculturas patriarcales que se conservan en algunas organizaciones de izquierda y solo así un nuevo cambio en la configuración de nuestra lucha puede llevar a derrotar el patriarcado.

DIA INTERNACIONAL DE LA ELIMINACION  DE LA  VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

Este 25 de noviembre es el día Internacional de la eliminación  de la  violencia contra la mujer y como complemento del artículo  LA JUSTICIA DE GENERO Y LOS DIALOGOS DE LA HABANA  queremos introducir tres nuevos elementos a tener en cuenta:

1.            L a Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las   naciones unidas

2.            Derechos de la mujer

3.            Aspectos para los diálogos de La Habana, Cuba

La mencionada Resolución es muy importante que las partes negociadoras en los diálogos de la habana la observen como un instrumento que debe aplicarse en su integridad para construir y afianzar el proceso de paz, para lo cual se debe designar mujeres en todos los niveles de la negociación como representantes especiales y con una visión de género.

En cuanto a los derechos de la mujer el Estado colombiano está en la obligación de garantizar todos los derechos que están en la carta del 91, así como los tratados y convenios internacionales debidamente ratificados; es decir que tales derechos deben materializarse a través de políticas públicas de género en todos los niveles de la estructura del estado Colombiano.

En cuanto a los aspectos para los diálogos de La Habana sugerimos los siguientes ítems:

1.            Tener en cuenta la agenda del acuerdo  General  para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable.

2.            Estudiar las normas de la constitución del 91 y leyes al respecto

3.            La situación de la mujer en el conflicto armado interno en Colombia.

4.            Resultados desde una perspectiva de género

5.            Las prisioneras  políticas como sujetos de derechos en el conflicto armado colombiano.

6.            Las prisioneras de guerra de las FARC-EP, ELN y PRISIONERAS POLITICAS.

7.            ¿Porque crear una Sala Accidental de Genero  en la Jurisdicción Especial para La Paz?

Edison Romaña, integrante de la Delegación de paz de las FARC-EP

De manera bastante generalizada, las instituciones del Estado están contaminadas por la concepción de la política contrainsurgente del enemigo interno, contenida en la Doctrina de la Seguridad Nacional.

El paramilitarismo no es un fenómeno reciente; ha sido una práctica política a la cual han recurrido las elites políticas, económicas y de la mafia para conseguir el poder, expandirlo y afianzarse en él. Si bien es cierto hubo un ambiente interno propicio para su aparición y auge, el paramilitarismo no puede ser visto al margen de la incidencia geopolítica de Estados Unidos que, en materia de estrategia contrainsurgente, se lo inculcó a los militares formados en sus escuelas, país este que a su vez fue influenciado por Francia. El paramilitarismo es uno de los principales factores incidentes en la violencia y en la degradación de la misma. Se calcula que una parte de sus víctimas, aquellas arrojadas en fosas comunes, en número superan con creces a las registradas en los países del cono sur donde hubo dictaduras militares.El Estado colombiano no ha mostrado voluntad para enfrentar y erradicar el paramilitarismo; por el contrario, el Bloque de Poder Dominante a través de miembros de las fuerzas armadas lo han gestado, adiestrado, apoyado, sostenido... como uno de sus instrumentos más sanguinarios contra la subversión.

Han aplicado concepciones y métodos implantados del exterior, como aquello de que era preferible eliminar a un inocente que dejar libre a un subversivo.

paras colombiaConcluyeron que quien controlara y ganara la población tenía el éxito asegurado, y ante las dificultades para su adhesión, dedujeron que el desplazamiento de la población civil era una forma de quitarle el apoyo al enemigo y por eso forzaron los desplazamientos. Para sus genitores, entre los argumentos simples y perversos que incluían estaban: " todo sospechoso es un muerto con la ejecución aplazada”; “Si la población no coopera hay que buscar dicha cooperación por medio del peligro"; "El dolor exacto, en el lugar exacto, en la cantidad exacta, para obtener el efecto deseado", etc. Y todo ello era rasgo común de los escuadrones de la muerte o paramilitares, creados por el contubernio de fuerzas regulares de cada país, con el concurso de la CIA.

La estrategia del Estado colombiano de formar, entrenar, armar y utilizar organizaciones armadas al margen de la ley contra aquellos que considera sus enemigos no es reciente. Se encuentran en la vieja práctica de las elites colombianas la utilización de la violencia para obtener y mantener sus propiedades y sus privilegios, respecto a lo cual tienen todo el respaldo del Estado. Los antecedentes más cercanos se encuentran en los grupos que surgieron en la llamada “violencia” de los años cuarenta y cincuenta. Para la época, grupos privados, como los denominados Pájaros, operaron con el apoyo y la complicidad de las autoridades.

En los sesenta, se estableció el fundamento jurídico para la conformación de grupos de autodefensa bajo el auspicio y control de las fuerzas armadas, mediante el decreto legislativo 3398 de 1965, que fue convertido en legislación permanente por la ley 48 de 1968.

Después se expidió la Resolución 005 por medio de la cual se aprobó el llamado "Reglamento de Combate de Contraguerrillas". Para ese entonces, se recomendó desde Estados Unidos que "Si una guerra limitada convencional entraña demasiados riesgos, entonces las técnicas paramilitares pueden proveer una manera segura y útil que permita aplicar la fuerza a fin de lograr los fines políticos"

El paramilitarismo como estrategia contrainsurgente en Colombia ha sido una política de Estado, no ha sido un hecho aislado o coyuntural, y ha correspondido a una ideología de terrorismo de Estado con sus naturales variaciones dependiendo de las circunstancias de cada momento.

En los años ochenta, en el contexto de la política de paz impulsada por el presidente Belisario Betancur Cuartas (1982-1986), los militares, la derecha y los narcotraficantes consideraron que el Estado había otorgado ventajas inadmisibles a las organizaciones subversivas y desde su perspectiva ideológica e intereses se consideraron obligados a asumir la defensa del establecimiento. Para ello impulsaron, crearon y financiaron grupos paramilitares como estrategia contrainsurgente, como: Castigo a Firmantes o Intermediarios Estafadores (CAFIES), el Embrión, Alfa 83, Pro Limpieza del Valle del Magdalena, Tiznados, Movimiento Anticomunista Colombiano, los Grillos, el Escuadrón Machete, Falange, Muerte a Invasores, Colaboradores y Patrocinadores (MAICOPA), los Comandos Verdes, Terminador, Menudos, Justiciero Implacable, Mano Negra y Plan Fantasma, los Grises, Rambo, Toticol, los Criollos y Black Flag, Muerte a Secuestradores (MAS), el Escuadrón de la Muerte, Muerte a Abigeos (MAOS),entre los más conocidos.

Dentro de la dinámica referenciada, la expansión del paramilitarismo en Colombia tuvo varias vías: la adelantada por las propias instituciones y estamentos que lo crearon; la propiciada a raíz de la indiferencia de los distintos gobiernos nacionales frente a tal fenómeno; la liderada por gobernadores a través de organizaciones de apariencia legal como fueron las Convivir y la implementada por narcotraficantes, consistente en formar grupos armados para su servicio, los cuales fueron incorporados al paramilitarismo, incluso comprándole franquicias a éste para evadir de tal modo la acción de la justicia nacional e internacional.

Frente al fenómeno descrito, con pocas excepciones, lo común fue que las autoridades civiles del orden ejecutivo como gobernadores y alcaldes, los organismos secretos de seguridad como el DAS y la SIJIN, personalidades políticas como concejales, diputados, representantes a la cámara y senadores, el poder judicial, la iglesia católica y los medios de comunicación, guardaran silencio, y no en pocos casos también resultaron involucrados y estructuralmente vinculados, como fue el caso del DAS.

La expansión del paramilitarismo ha dado lugar a una especie de Estado mafioso y gangsterizado. Un Estado mafioso que, en materia de la geopolítica regional, ha profundizado su servilismo frente a Estados Unidos, al tiempo que genera tensión y desconfianza entre sus vecinos. Quizás la máxima expresión de este carácter se evidenció durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez. Este, como Jefe de Estado, señaló a sus opositores como "terroristas vestidos de civil" y a periodistas independientes como "voceros de la guerrilla"; es decir, su paradigma se identificaba con los parámetros de los paramilitares, y dentro del mismo círculo vicioso, el paramilitarismo dio origen a una especie de clientelismo armado.

Entretanto, los grandes medios de comunicación plegados al establecimiento, han hecho del escándalo un espectáculo, muchas veces ocultando, desinformando, sirviendo de mampara a los principales responsables intelectuales y financiadores; de lo cual se deriva que tienen una enorme responsabilidad ética, moral, social y política respecto al esclarecimiento de estos hechos de la historia colombiana. Pero es evidente que para ellos pesan más los intereses de grupos y de elites oligarcas, que los de la nación a la cual informan; o mejor dicho, desinforman. La información que poseen la manipulan, o no la difunden completamente.

El paramilitarismo en Colombia, transformó negativamente a Colombia. Por decir lo menos, aparte de sembrar la muerte y el terror entre las pobrerías del campo y la ciudad, borró de un plumazo los múltiples intentos de Reforma Agraria. Así para alcanzar la paz estable y duradera que tanto clama el pueblo colombiano y las FARC-EP es necesario que el Estado tenga voluntad de esclarecer y terminar de una vez por todas con estas prácticas de guerra sucia. Se debe desarticular sin más demoras el paramilitarismo; desde su concepción, hasta los mecanismo de su ejecución.

Por.Hernan Durango.  / Encabezada por la Organización Nacional Indígena de Colombia ONIC y demás organizaciones regionales indígenas del País se inició desde el 22 de noviembre una marcha hacia la capital colombiana. Desde ese día los indígenas realizan concentraciones de los pueblos, comunidades, autoridades indígenas y sectores sociales y populares en el Centro de Armonización de Gualanday Resguardo Munchique los Tigres Zona Norte del Cauca. El lunes 23 de noviembre comenzó el desplazamiento  con una caravana a partir de las 3 a.m. hacia la Ciudad de Bogotá y el martes 24 adelantaron reuniónes con sectores sociales y populares para reflexionar y proyectar la reactivación de la Minga de Resistencia Social y Comunitaria del 2008.

 La movilización de los indígenas  de diferentes sectores del departamento del Cauca hasta la ciudad de Bogotá, según ellos tiene por objetivo la defensa de la Jurisdicción Especial Indígena, el Derecho a la Movilización y la Protesta Social.  El Recorrido cerrará con  la realización de una Audiencia Pública, donde levantaran nuevamente la voz para denunciar la vulneración de los derechos por parte del Gobierno Nacional.  De igual forma se conoció que los indígenas buscaran que Feliciano Valencia quede en libertad sea exonerado de cualquier tipo de señalamiento.

La agenda de la marcha nacional incluye además los siguientes aspectos y propuestas:

25 de noviembre de 2015: Marcha hacia la Plaza Bolívar de la Ciudad de Bogotá con tres propósitos; Defensa de la Jurisdicción Especial Indígena y la protesta social, y la NO violencia contra la Mujer.

26 de noviembre de 2015: Audiencia Pública en la Plaza Bolívar de Bogotá

27 de noviembre de 2015: Regreso a los territorios de Origen

Según los reportes de la prensa regional este ejercicio colectivo y comunitario está en el marco de la unidad con la Organización Nacional Indígena de Colombia ONIC y demás organizaciones regionales indígenas del País que juntos caminarán  la palabra en rechazo a las políticas económicas del Gobierno de Santos y en exigencia de garantías y respeto a nuestros derechos fundamentales como pueblos.

Además solicitan a los organismos nacionales e internacionales defensoras de los derechos humanos como la ONU, MAP-OEA, Defensoría del Pueblo entre otras, para que acompañen estas justas reclamaciones del movimiento indígena del Cauca, junto con otros pueblos y organizaciones indígenas, así como de sectores sociales y populares del País.

En una ceremonia realizada en la Casa de Nariño, sede de la presidencia de la oligarquía colombiana, Juan Manuel Santos, posesiono al ex-ministro de guerra y del Trabajo, Rafael Pardo, como Ministro Consejero de Postconflicto, Derechos Humanos y Seguridad.

De el Juan Manuel Santos dijo: “Como consejero de paz conoce como pocos lo que significa un proceso de paz, todos sus problemas, sus dificultades, sus complejidades. Luego como Ministro de Defensa, tomó el papel de las Fuerzas Armadas y de la Fuerza Pública, y en las zonas también de conflicto”.

Santos se cuido de no recordar que como candidato a la Alcaldía de Bogotá, a pesar de tener los grandes medios de desinformación a su favor, Pardo fue derrotado y así volvió al gobierno de Santos.

Juan Manuel Santos, presidente de la oligarquía colombiana había anunciado su designación el domingo 8 de noviembre, a través de su cuenta en Twitter, cuando escribió: “@RafaelPardo será el nuevo Ministro para el postconflicto. Reúne todas las cualidades para asumir esta importante responsabilidad”, sostuvo ‏@JuanManSantos.

Reúne todas las cualidades que exige la oligarquía colombiana, allí esta su prontuario del que destacamos que:

Como ministro de guerra de “bienvenidos al futuro”, Cesar Gaviria, Pardo ordeno en 1991, violando los acuerdos con las FARC-EP, el bombardeo a Casa Verde, sitio donde se realizaban los diálogos entre las Farc-EP, ofreciendo que en 180 días derrotarían a las Farc-EP.

También como ministro de guerra de Gaviria, promulgo el 11 de febrero de 1994, el conocido como estatuto de Vigilancia y Seguridad Privada a través del cual se crearon las llamadas Convivir, sustento legal de los grupos paramilitares que asolan al país asesinado pobres y opositores políticos.

Como candidato a la alcaldía de Bogotá propuso la creación de una “'Guardia Urbana' estaría integrada por un grupo de 5.000 hombres y mujeres profesionales presentes en todas las zonas de Bogotá”, lo que en la practica fue entendido como otro esfuerzo por legalizar a los grupos paramilitares, que como en ciudad Bolívar asolan a la población y que entonces serian llamados “guardia urbana”, que seguirán asesinando impunemente a los hijos de los pobres en la ciudad.

Es de destacar, que fiel a la doble moral de la oligarquía colombiana, en el titulo otorgado al nuevo cargo, revuelven el agua con el aceite, o confunden la mierda con la pomada, como diría un amigo.

Así pues no es casual que en momentos en que se habla de paz y los grupos paramilitares por ellos amamantados, son el principal obstáculo para esta, Pardo sea nombrado “Ministro para el postconflicto”, ¿sera para que cumpla con su promesa de los 180 días?.

"El criterio principal para la delimitación geográfica de tales territorios será la presencia histórica y actual de las FARC-EP, en estrecha  relación con las comunidades" afirman en comunicado a continuación:

Delegación de Paz FARC-EP

La Habana, Cuba, sede de los Diálogos de Paz, noviembre 24 de 2015

La normalización territorial en relación con la transformación de las FARC-EP y su tránsito hacia organización abierta, se fundamentará en la definición de zonas geográficas organizadas de manera excepcional y extraordinaria como “Territorios especiales para la construcción de la paz (TERREPAZ)”, que tendrán un régimen especial y extraordinario, protegido constitucionalmente y en cuyo desarrollo legal se contemplarán regulaciones específicas sobre la organización política, económica, social, ambiental y de seguridad integral, participativa, autogestionaria y comunitaria, así como las concernientes a las medidas y acciones reparativas en desarrollo de la justicia restaurativa. La normalización territorial hará parte integral del “Plan Nacional para el fin del conflicto, la reconciliación nacional y la construcción de la paz estable y duradera (PLANPAZ)”.

Las iniciativas correspondientes a la Definición estos Territorios especiales, se centrarán en tomar definiciones sobre:


1. Las dimensiones espaciales de transformación y paso de las FARC-EP a Organización Política abierta;

2. La conformación de los Territorios especiales para la construcción de la paz (TERREPAZ);

3. La naturaleza y criterios básicos para la conformación de los TERREPAZ;

4. Los fundamentos normativos de los TERREPAZ;

5. Los TERREPAZ como contribución a la verdad, la justicia, la reparación y la no repetición;

6. Los TERREPAZ como dimensión territorial del “Plan Nacional para el fin del conflicto, la reconciliación nacional y la construcción de la paz estable y duradera” (PLANPAZ);

7. La Creación del Consejo Nacional de la Normalización Territorial (CONATER) y

8. El acompañamiento internacional a los TERREPAZ, con veeduría popular y ciudadana.

Sobre las tres primeras iniciativas, lo siguiente:

1. En lo que concierne a las Dimensiones espaciales de transformación y paso de las FARC-EP a Organización Política abierta, tal proceso implica el reconocimiento de las formas propias de organización social de las que ha hecho parte la insurgencia  a lo largo de su historia. El tránsito hacia la normalización integral supone por tanto, el reconocimiento de la presencia de las FARC-EP en la configuración de la realidad espacial, nacional y territorial, lo cual implica el diseño de un acuerdo que respete esa presencia articulada a las comunidades.

2. Sobre la conformación de los “Territorios especiales para la construcción de la paz  (TERREPAZ)”.

 La normalización territorial en relación con las FARC-EP tendrá como fundamento la creación de zonas delimitadas geográficamente, para la generación y ensanchamiento de relaciones sociales en sentido amplio (políticas, económicas, culturales y socioambientales), con el propósito superior de contribuir a la reparación de las víctimas del conflicto, la provisión de garantías de no repetición y la construcción de la paz estable y duradera. Al mismo tiempo, tendrán la función de posibilitar la concreción del proceso de cese bilateral de fuegos y de hostilidades definitivo y la dejación de armas por las partes.

 3. Naturaleza y criterios básicos para la conformación de los TERREPAZ.

 Los Territorios especiales para la construcción de la paz, constituyen el espacio social y geográfico para la transformación integral de las FARC-EP en su dimensión territorial, en lo político, lo económico, lo social y cultural, habitados por excombatientes, familiares y allegados, y los ciudadanos vecinos del lugar, dentro del orden constitucional surgido del proceso de diálogos y las formas de organización política y social que se derivan del ejercicio de la democracia directa, autogestionaria y comunitaria, a través de cabildos o asambleas populares. En ellos se produce la dinámica de implementación de los acuerdos logrados garantizando la sostenibilidad socioambiental, el derecho al territorio, al agua, al medio ambiente sano, a la producción de alimentos, la soberanía alimentaria y al buen vivir en general.

El criterio principal para la delimitación geográfica de tales territorios será la presencia histórica y actual de las FARC-EP, en estrecha  relación con las comunidades. Las Partes examinarán la pertinencia y viabilidad de emprender de manera inmediata la implementación de un plan piloto en uno o más Territorios especiales de construcción de paz.

Por: Hernan Durango / Juan Carlos Sandoval, dirigente popular del departamento del Atlántico nos habla acerca de las acciones que se adelantan en la región del caribe colombiano para unir y movilizar a la ciudadanía contra las exageradas alzas en las tarifas y demás abusos y atropellos de la empresa Electricaribe, entidad privada prestadora de los servicios de energía eléctrica.
 
ESCUCHE EL AUDIO:

Avances Informativo Insurgente....Enrique Santos se reúne con Timoleón Jimenez.Se cumplen 3 años de los Diálogos en Cuba. FARC-EP invitan a no ponerle trabas al procesoContinua crisis carcelaria. Operativos militares amenazan a campesinos en el Sur de Bolívar. Sesiono en Bogotá la segunda ANPP. Iñaki Gil dicta conferencia a la Delegación de Paz de las FARC-EP. Y por ultimo las secciones Redes Sociales, Minuto Deportivo y Recomendado.