psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Colombia

Del 5 al 7 de agosto se realizó en el corregimiento Bolo Blanco del municipio de Pradera (Valle del Cauca) el XII Encuentro de Sabores y Saberes Campesinos. Revívalo con la música del grupo Interación Campesina, ganadores del VI Concurso de Música Campesina que realizado en el Encuentro.

XII ENCUENTRO DE SABORES Y SABERES

Por la paz de la nación, a luchar por la implementación 

Representantes de comunidades campesinas, indígenas, afrocolombianas, urbanas, barriales, juveniles, estudiantiles, de mujeres del campo y la ciudad, de trabajadores y obreros y en general de sectores populares del Valle del Cauca, Cauca, Risaralda y Nariño, en el que participaron intelectuales de Colombia, Chile, España, Francia y Estados Unidos, representantes de la Secretaría de Paz y Convivencia Territorial de la Gobernación del Valle del Cauca, nos reunimos los días 5, 6 y 7 de agosto en las intrincadas y fértiles montañas de la vertiente occidental de la cordillera central, en el corregimiento Bolo Blanco, municipio de Pradera en el XII Encuentro de Sabores y Saberes Campesinos.  

Por primera vez excombatientes de las FARC-EP participaron en un encuentro de sabores y saberes, fueron recibidos unánimemente con respeto, felicitaciones y alegría por el difícil pero importante paso que dieron de pactar un acuerdo de paz con el Estado Colombiano para dar fin a un cruento conflicto armado de 53 años de duración; por tanto, entendemos el XII Encuentro como un primer escenario de reconciliación hacia el logro de una Colombia amplia y pluralista respetuosa de la paz y de la vida. 

Después de intercambiar sabores, saberes, semillas, palabras, ideas, sueños, alegrías, cantos, narrativas, experiencias de vida y lucha; después de deliberar colectivamente en el escenario de la constituyente campesina como el terreno fértil del poder popular, declaramos públicamente nuestro compromiso irrenunciable a continuar luchando por la implementación del Acuerdo final de Paz, suscrito entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP. 

La lucha por la paz es un campo de disputa reconocido por los participantes, por lo cual iniciamos la preparación hacia un proceso de movilización popular en defensa de lo pactado en La Habana y en respaldo a la mesa de diálogo de Quito – Ecuador con la insurgencia del ELN. 

Nos pronunciamos en defensa de los territorios y el fortalecimiento de las organizaciones y la unidad campesina, agraria y popular; paz, organización, unidad y territorios se constituyen en garantía para edificar justicia social que permitirá la realización integral de las históricas aspiraciones del campesinado y de los sectores populares. 

Los mandatos aprobados y declarados colectivamente en el ejercicio asambleario de todas las delegaciones, consensuaron en la urgencia de alcanzar la unidad entre los pueblos agrarios y urbanos y dirimir de la mejor manera los conflictos territoriales como expresión de la diversidad cultural, de soberanía popular y como mecanismo para frenar el asedio de las pretensiones extractivistas del capital transnacional. 

Los mandatos señalaron la importancia de avanzar decididamente en la democracia directa y la participación efectiva y vinculante en la gestión pública municipal y territorial, espacio donde las decisiones de la comunidad se incorporen decididamente a las políticas públicas; de participar activamente en el proceso electoral de 2018 para presidencia y congreso con la bandera de la implementación del acuerdo, la lucha contra la corrupción, el fortalecimiento, ampliación y profundización de la democracia, por el empleo digno, por salud, educación e inversión para las comunidades, como también por la concreción del pacto político departamental y nacional que saque de una vez y para siempre las armas de la política. 

Las mujeres manifestaron su papel fundamental en la edificación de la vida campesina y su concurso libertario de hilar creativamente los lazos territoriales. El fortalecimiento de la economía campesina y la construcción de relaciones reciprocas entre el campo y la ciudad se constituyeron en el centro de las tareas a emprender a mediano y largo plazo.  

La asamblea formalizó y le confirió legitimidad y autoridad a la "Guardia Campesina" del Valle del Cauca que, siendo parte de las Juntas de Acción Comunal del municipio, apoyarán labores preventivas y de defensa de las comunidades, junto a otras organizaciones apoyarán la defensa y protección de los derechos humanos, serán mecanismo aportante en la resolución de conflictos en los territorios por la vía de la conciliación y el dialogo útil. 

El mandato exhorta a todo el campesinado a considerar las Zonas de Reserva Campesina, como una figura territorial legitima que permite la realización integral de la vida campesina. El agua fue declarada bien común de las comunidades y se le dijo no a la minería, no a la corrupción y se rechazó la ley Zidres. 

Con entusiasmo e imaginación los asistentes reivindicaron el ejercicio constituyente como la manera más efectiva y oportuna para que los pueblos, en sus diferentes formas de organización social y política, de manera autónoma planteen el rumbo de sus vidas; donde el poder constituyente trace el camino de la nueva patria a partir de sus experiencias, de sus saberes ancestrales, de sus diferentes cosmovisiones y plasme la ley de los y las comunes, de los verdaderos hacedores de riqueza y trabajo, de los que con su músculo han forjado la senda de un mundo nuevo. Se promulgó un amplio mandato que permita sellar la justicia social entre los pueblos y edificar la paz.  

Las canciones del VI Festival de Música Campesina, convocaron a la unidad, al arraigo al territorio, a la lucha, a la organización, a la paz, a la reconciliación, pero sobre todo a un mayor compromiso estatal en torno al cumplimiento de lo acordado en La Habana. 

La alegría de la niñez y la juventud, la sonrisa a flor de piel de las mujeres y hombres participantes, expresados en la lúdica, en el juego, en la música, en los alimentos compartidos, en los saberes intercambiados, en el afán de construir desde la palabra un mundo mejor, son la principal muestra de la felicidad, un joven pero vigoroso árbol de raíces profundas que año tras año crece, entre otras cosas, a través del Encuentro de Sabores y Saberes Campesinos. 

 

¡Por la felicidad de la nación, a luchar por la implementación! 

 

Corregimiento Bolo Blanco, municipio de Pradera, Valle del Cauca.

Agosto 7 de 2017 

Por: Miguel Suarez (2018-08-04). Jairo Quintero, miembro de la dirección de las Farc, estuvo presente en XVIII Asamblea Nacional de Delegados de la USO que sesionó los días 27 y 28 de julio en Bucaramanga, allí aclaró algo que muchos nos hemos preguntado y no había sido aclarado por la comandancia guerrillera, ¿porque las Farc decidió dejar las armas?.

Es bien sabido que esa decisión, dice la historia, había sido tomada hacia muchos años, estando incluso vivo Manuel Marulanda, habiendose intentando varias veces, llegando incluso a la fundación de la Union Patriótica, primer paso para que las Farc dejasen las armas y el resultado pues es ampliamente conocido, el genocidio de la UP por parte de la oligarquía colombiana.

La oligarquía aupada por el imperio no había querido llegar a una acuerdo porque siempre soñó, de acuerdo a su condición criminal, con exterminar a los guerrilleros. Para la muestra está el que todas las negociaciones fueron rotas por la oligarquía cuando se llegaba a puntos álgidos.

Esta vez, la situación es diferente, el imperio, debilitado aunque es aun bien poderoso, tiene guerras cazadas y no resultas por todo lado, la oligarquía esta exhausta, sus arcas no dan mas y la confrontación imposibilita nuevas opciones o salidas para esta, lo que posibilito que buscaran lo salida negociada, lo admitió el hombre de la voz chillona, expresidente de la mafia que controla el poder en Colombia, Cesar Gaviria.

En el Foro “Los beneficios de la paz en Colombia”, organizado por el grupo Español PRISA y la Fundación Buen Gobierno, de propiedad de Juan Manuel Santos, realizado el 7 de septiembre de 2016 en Bogota, el hombre que en 1991, cuando el pueblo colombiano elegía dignatarios para la constituyente intentó masacrar al Secretariado de las FARC-EP, reconoció que la opción militar, para la oligarquía estaba agotada, por eso negociaron.

Gaviria dijo: “Colombia con el plan Colombia, en el gobierno del presidente Uribe y en el gobierno del presidente Santos creció su gasto en seguridad a 6% del producto, eso significa que Colombia gasta mas en seguridad que los Estados Unidos y un poco menos que Rusia, eso significa que nosotros tenemos mas soldados y policías que Brasil, para contarles la dimensión del esfuerzo militar que ha hecho Colombia, ademas soldados y policías bien entrenados, ademas un aparato de inteligencia que perfectamente se compara con las potencias europeas, ademas una fiscalía supremamente poderosa, que tiene mucha impunidad por cuenta de los conflictos que hemos acumulado a lo largo de los años, entonces cuando uno ve eso se da cuenta de que la opción militar estaba descartada, porque cuando uno ha llegado a ese techo y todavía tiene una guerrilla de 8 mil hombres armados y ocho mil milicianos se tiene que preguntar y ¿esto si será por la vía de seguir creciendo el gasto militar?, o esto esta comenzando a agotarse como opción”.

La falto a Gaviria mencionar que sumados, ejercito, policía, taxistas, guardia de seguridad privada, paramilitares y mercenarios, los hombres al servicio de la oligarquía colombiana en la guerra superaban el millón.

Jairo Quintero, miembro de la dirección de las Farc dijo: “Lo primero que hay que decirles es que cuando nosotros tomamos la decisión de dar el paso hacia convertirnos en un partido político, en un movimiento político, lo hacemos sobre la base de analizar la realidad concreta de este país, que es un país con otra historia. Las Farc fue una organización que desde el punto de vista político-militar jugó un papel muy importante en la historia de Colombia, fuimos capaces de en un momento dado poner en entredicho la capacidad del estado, pero también llegó un momento en que nosotros a corto plazo, en las actuales condiciones del país no vemos posible que la toma del poder, que las transformaciones culturales de este país se puedan dar a travez de las armas, y la decisión de transitar hacia la solución política es también el fruto del convencimiento del estado y del régimen en Colombia, de que tampoco va a ser capaz de derrotarnos a corto o a mediano plazo, creemos que esa fue una convicción de ambas partes”.

Es la realidad, y las formas de lucha las determinan también los momento históricos, no los sueños, ni los buenos deseos.

Hay momentos donde se dan un cumulo de condiciones que facilitan y posibilitan una forma de forma de lucha y el logro de su objetivo, y para mi entender ese momento se dio por allá entre 1985 y 1995, cuando las condiciones comenzaron a cambiar, el pueblo no pudo o no supo aprovechar ese momento y a la espera de otro momento han pasado ya, promediando, unos 25 años y esas condiciones no se han repetido.

No se trata de que la oligarquía ahora sea menos criminal que antes, se trata de que la condiciones, al menos por ahora no dan, y seguirle hechando tiros a una pared que se mueve muy poco o nada no tienen sentido, y entonces había que buscar otro camino, que talvez sea mas difícil, pero hay que intentarlo.

Talvez otro de los motivos para que las Farc tomase esa decisión con este gobierno mentiroso, fue la valoración de que lo que se estaba logrando era poco comparado con el sufrimiento que la oligarquía estaba causando al pueblo con el terrorismo de estado.

Farc en la practica derroto al ejercito de la oligarquía, teniendo que vérsela con ejercitos extranjeros que salieron a la defensa de la mafia que detente en poder en Colombia, como el Ingles, el israelí y el de los Estados Unidos que en Colombia tiene al menos 7 bases militares y en America Latina unas 80, que si comparamos con las bases que el imperio tenia en América latina en 1980, 2 bases, una de ellas en Guantanamo y otra en puerto rico, veremos la importancia de la región y sus riquezas para ellos.

Atilio Boron, filosofo argentino comentaba que en un documento de 1992, titulado “Guía para la Planificación de Defensa”, en el cual se indicaba como prioridad que “Estados Unidos debía impedir la competencia de quienes aspiren a jugar un papel preponderante en el ámbito regional o global

Decía: “América Latina es uno de los principales campos de batalla, porque suministra el 25 % de todos los recursos naturales y energéticos que necesitan los Estados Unidos. Además, los pueblos de la América Latina y caribeña habitan un territorio en el que se encuentra el 25 % de los bosques y el 40 % de la biodiversidad del globo. Casi un tercio de las reservas mundiales de cobre, bauxita y plata son parte de sus riquezas, y guarda en sus entrañas el 27 % del carbón, el 24 % del petróleo, el 8 % del gas y el 5 % del uranio. Y sus cuencas acuíferas contienen el 35 % de la potencia hidroenergética mundial”.

Lo estamos viendo con Venezuela, la cual los Estados Unidos pretende ocupar al precio que sea, y a mi forma de ver, siendo detenidos, aunque muchos aseguraban con cierta razón, de que el desarme de las Farc era una condición imperial para enterrar sus garras en Venezuela, por la posibilidad de que una ocupación de este país incendie a America del sur, comenzando con Colombia y Venezuela.

Creo que no hay que negar que el terrorismo de estado y los medios de desinformación cumplieron, en cierta forma su objetivo de des-vertebrar las organizaciones populares, y el sueño revolucionario que significaba la figura del Che le fue cambiado a la juventud colombiana por el de ser capos como Pablo Escobar, logrando con esto mermar el tan necesario ingreso de jóvenes a la guerrilla y a las organizaciones populares.

Así vemos como hoy las ciudades están totalmente para militarizadas o tomadas por las religiones, lo cual frena las posibilidades de organizar el movimiento popular.

Si vemos el numero de guerrilleros en armas, unos 7 mil, se ve que estamos lejos de las metas trazadas por Manuel Marulanda que decía que en una primera etapa deberían haber 30 mil guerrilleros y en una segunda unos 100 mil con los que se iniciaría la toma del poder, ojo, apoyados en un gran movimiento popular, en el pueblo organizado, movimiento popular organizado que no existe y hay que decirlo, así se hubiesen tenido los 100 mil guerrilleros, sin el pueblo organizado no habría chance de quitarle el poder a la mafia que detenta el poder en Colombia.

7 mil o 10 mill guerrilleros podrían seguir enfrentando por “secula seculorum” al mas de millón de hombre enrolados en la guerra al servicio de la oligarquía, podrían habido seguir tumbado torres de energía o cosas parecidas, pero como dijo Jairo Quintero “a corto plazo, en las actuales condiciones del país”, no se veían posibilidades de lograr el objetivo trazado.

Debo confesar que las declaraciones de Jairo Quintero, en lo personal me han servido para aclarar el porque las Farc decidió dejar las armas, lo que para mi se había convertido en un verdadero dilema, que he tratado de entender suponiendo el porque, pero cuando la aclaración viene de parte de alguno de ellos, lo que para mi era una teoría se convierte en una realidad que aclara las dudas en cuanto al porque, que es un tema muy diferente a la firma del acuerdo entregando, en tan corto tiempo lo único que garantizaba que cumplieran lo acordado, las armas, pero que espero que en alguna ocasión alguno de ellos también lo aclare.

La decisión fue pues el resultado del análisis de la realidad concreta del país.

MUNDO OBRERO REDACCIÓNVenezuela reafirma el contundente apoyo recibido en el seno de Naciones Unidas en el Consejo de Derechos Humanos con sede en Ginebra por parte de 57 países, quienes suscribieron un contundente documento que se solidariza con los intentos de intervención extranjera en los asuntos internos de Venezuela.
 
Esta declaración fue suscrita por Rusia, China, India, Sudáfrica, Irán, Vietnam, Argelia, Egipto, Jordania, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Pakistán, Irak, Líbano, Libia, Angola, Etiopía, Palestina, Qatar, Bielorrusia, Arabia Saudita, Azerbaiyán, Siria, Ecuador, Bolivia, Cuba, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nieves, Dominica, Bahréin, Comoras, Yibuti, Somalia, Sudán, Túnez, Yemen, República Democrática Popular de Corea, Eritrea, Namibia, Laos, Filipinas, Sudán del Sur, República del Congo, Burundi, Zimbabue, Myanmar, Timor Leste, Tayikistán, Omán, República Democrática del Congo, Nigeria, Guinea Ecuatorial, Mauritania, Mozambique, Togo y Venezuela.

A continuación el texto íntegro de la referida declaración:

Declaración Conjunta en apoyo a Venezuela:

1. Reconocemos el imperativo de todos los Estados de respetar la soberanía de la República Bolivariana de Venezuela, de conformidad con los principios universales de no interferencia en los asuntos internos establecidos en la Carta de las Naciones Unidas.

2. Consideramos que es al pueblo venezolano a quien compete, exclusivamente, determinar su futuro sin injerencias externas.

3. Apoyamos al Gobierno Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela en su compromiso de preservar la paz y mantener la institucionalidad democrática en el país, así como su determinación de garantizar la plena observancia de los derechos humanos y las libertades fundamentales en Venezuela.

4. Respaldamos la reiterada convocatoria que ha hecho el Presidente Nicolás Maduro Moros al diálogo político entre los diferentes sectores que hacen vida en Venezuela, con el propósito de preservar la paz y garantizar la estabilidad de las instituciones democráticas del país.

5. Celebramos los encomiables esfuerzos realizados en pro del diálogo político y la paz por la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero, de España; Martín Torrijos de Panamá; y Leonel Fernández, de República Dominicana, junto con el Enviado Especial de la Santa Sede.

6. Apoyamos, asimismo, la incorporación de países de América Latina y el Caribe al fomento del diálogo político en Venezuela, a saber: El Salvador, Nicaragua, República Dominicana, Uruguay y los Estados miembros de la CARICOM.

7. Condenamos cualquier acción que perturbe la paz, la tranquilidad y la estabilidad democrática, socavando la institucionalidad democrática de la República Bolivariana de Venezuela y que amenace su soberanía.

8. Consideramos que la comunidad internacional debe fomentar las capacidades y proporcionar ayuda técnica tomando como base la solicitud del País concernido, para tratar los desafíos de derechos humanos del país.

Prensa pacocol.org

En Bogotá se adelantan urgentes convocatorias para brindar solidaridad y respaldo a revolución bolivariana de Venezuela y la Asamblea Nacional Constituyente elegida el domingo 30 de julio con notorio éxito por la alta participación popular.

Según el compañero Carlos Donatto, Secretario Relaciones Internacionales de la Corporación de solidaridad con Venezuela y Cuba  Colcuba  - Vilma Espin, se organiza un acto urgente a los sectores de la Solidaridad en rechazo a la  reunión de Cancilleres en Lima – Perú; en rechazo y protesta por expulsión de Venezuela de Mercosur realizada en Brasil por  un gobierno ilegitimo como el de Michel Temer y para apoyar a la Asamblea Nacional Constituyente en ejercicio pleno. El evento será el día  martes 8 de agosto 2017, a partir de las 11:00a.m. en la Carrera 11# 87-51, Salón Simón Bolívar.

Por su parte la  Junta Directiva de la Federación Sindical Mundial invita a todo el movimiento sindical colombiano a participar a un encuentro latinoamericano y caribeño de los sindicatos en apoyo a la revolución de Chávez, los días jueves 10 y viernes 11 de agosto en la sede del sindicato de la ETB, Sintratelefonos, carrera 8 No. 20-57, Bogotá, desde las 9:00 am.

Son dos  eventos, que conllevan el compromiso solidario  con la hermana República  Bolivariana de Venezuela y su avance en la Constituyente,  en defensa  y acompañamiento a la justa lucha del pueblo venezolano,  y rechazo a una intervención extranjera del imperialismo y sus lacayos en la región, según indica  Carlos Donatto.

 

Prensa pacocol.org

En Bogotá se adelantan urgentes convocatorias para brindar solidaridad y respaldo a revolución bolivariana de Venezuela y la Asamblea Nacional Constituyente elegida el domingo 30 de julio con notorio éxito por la alta participación popular.

Según el compañero Carlos Donatto, Secretario Relaciones Internacionales de la Corporación de solidaridad con Venezuela y Cuba  Colcuba  - Vilma Espin, se organiza un acto urgente a los sectores de la Solidaridad en rechazo a la  reunión de Cancilleres en Lima – Perú; en rechazo y protesta por expulsión de Venezuela de Mercosur realizada en Brasil por  un gobierno ilegitimo como el de Michel Temer y para apoyar a la Asamblea Nacional Constituyente en ejercicio pleno. El evento será el día  martes 8 de agosto 2017, a partir de las 11:00a.m. en la Carrera 11# 87-51, Salón Simón Bolívar.

Por su parte la  Junta Directiva de la Federación Sindical Mundial invita a todo el movimiento sindical colombiano a participar a un encuentro latinoamericano y caribeño de los sindicatos en apoyo a la revolución de Chávez, los días jueves 10 y viernes 11 de agosto en la sede del sindicato de la ETB, Sintratelefonos, carrera 8 No. 20-57, Bogotá, desde las 9:00 am.

Son dos  eventos, que conllevan el compromiso solidario  con la hermana República  Bolivariana de Venezuela y su avance en la Constituyente,  en defensa  y acompañamiento a la justa lucha del pueblo venezolano,  y rechazo a una intervención extranjera del imperialismo y sus lacayos en la región, según indica  Carlos Donatto.

 

Muchas veces por debajo del reluciente negocio del oro, de la plata y las piedras preciosas, se esconde una oscura y triste realidad.

En Colombia las compañías mineras hunden en la miseria a miles de trabajadores que laboran en condiciones infrahumanas sin respeto a sus derechos.

Esto tiene que cambiar, por eso vamos a luchar para que el Estado imponga reglas sobre el uso de nuestros recursos naturales, también trabajaremos para defender los derechos de los pequeños mineros, generando más y mejores empleos

Página Oficial → http://www.farc-ep.co

Por Nelson Lombana Silva 

 

(Ibagué, agosto 8 de 2017) Es rescatable el esfuerzo que hicieron las distintas expresiones de la izquierda en el Tolima para reunirse a explorar fórmulas de unidad de cara al momento histórico que estamos viviendo los colombianos con el proceso de paz e implementación de los acuerdos concebidos en la Habana (Cuba) y firmados en el teatro Colón de Bogotá en el 2016. Es válido el esfuerzo. 

Quizás el tema de la unidad sea uno de los conceptos más en boga históricamente en el marco teórico pero rebatido en la praxis. Mucho se teoriza y poco se practica. Sin embargo, no hay que perder el horizonte por cuanto la unidad resulta ser táctica y estrategia como diría el comandante Ernesto Che Guevara. 

El encuentro regional realizado en el hotel Ambalá de la ciudad musical de Colombia, Ibagué, el pasado 4 de agosto, debe ser analizado en profundidad con amplio espíritu crítico e incluso, autocrítico, con el fin de tomar lo mejor y descartar lo peor para seguir avanzando con paciencia, conciencia y dinámica. 

El encuentro se dio por la base. Quizás sea lo más relevante, pero a su vez, la debilidad que habría que dimensionar con claridad y alta formación política. Alguien dijo con cierta ironía mordaz: "No estuvieron allí los que realmente deciden en grado sumo la unidad, se hicieron presentes los "obreros", no los "patronos". 

No estuvieron presentes fuerzas importantes como el Polo Democrático Alternativo, el Moir y personalidades que siempre han militado en la izquierda. Por supuesto, sin desmeritar los compañeros y compañeras que asistieron con entusiasmo y decisión irrevocable de avanzar y allanar el camino de la unidad que tanto necesita el país, sobre todo el país nacional del cual hablara Gaitán. 

Haciendo esta pequeña salvedad hay que mirar el espectro político del momento en el departamento para poder dimensionar el primer intento en serio de debatir cara a cara los sueños y las expectativas de cara al momento y los desafíos que nos ofrece el futuro político en esta sección del país. 

Hay que decantar el debate colectivo y sacar las mejores conclusiones para socializarlas al interior de las fuerzas que enviaron sus delegados y al interior del pueblo tolimense, pueblo tan agobiado por el analfabetismo político, la incomunicación mediática y la corrupción galopante. 

No hay que perder de vista que el departamento de Tolima viene siendo gobernado actualmente por la extrema derecha en cabeza del Centro Democrático. De los seis representantes a la cámara, cinco son de filiación conservadora y quizás ultraconservadora. 

El departamento además, viene siendo hostigado en extremo por las multinacionales y transnacionales, los estragos que viene generando en todo el territorio resultan catastróficos imposibles de desconocer o pretender ignorar. 

La descomposición ética alcanza índices preocupantes. La mentira y la mordida resultan ser el pan nuestro de cada día. Cada vez el rumor es fuerte sobre la presencia del paramilitarismo vivito y coleando, moviendo por distintas zonas del Tolima como pedro por su casa. 

Además de eso, y quizás como consecuencia de algunos factores enumerados, el pueblo sigue ensimismado en la tenebrosa teoría de la seguridad. La paz al parecer no reviste importancia cardinal, lo fundamental es la seguridad, teoría del narcoparamilitar, Álvaro Uribe Vélez. En ese contexto se desarrollan las teorías de la mentira, el odio y el falso tradicionalismo. Se cree que el acuerdo de paz es una falsa, que la guerrilla sigue siendo la responsable de todos los males habidos y por haber y que la única solución está en la fuerza bruta que implica el narcoparamilitarismo con su fiel exponente Álvaro Uribe Vélez y un presidente que a veces sí y a veces no. 

La lucha ideológica y política se plantea dura con unos medios de comunicación cumpliendo su vergonzoso papel alienante. Si en el siglo pasado la religión era considerada como el opio del pueblo, en este lo constituye el poder mediático adicto al régimen capitalista e imperialista. 

En esas condiciones, no se puede minimizar el esfuerzo que se hizo con este encuentro. Por el contrario. Hay que valorarlo y desarrollar creativamente las conclusiones, para que estas lleguen donde deben llegar y así poder tomar definiciones consecuentes con el momento histórico. 

Claro, hay que incluir en esas conclusiones el tema ético. De nada sirve un buen programa y unas reglas claras de juego, sino hay ética. No hacer uso de ella, es incumplir y prometer lo que nunca se cumple en la práctica. En campaña política hasta lo imposible resulta posible, pero una vez ganada la curul hasta lo posible resulta imposible. Esas prácticas deben ser erradicadas de las izquierdas, lo mismo que la corrupción, el ventajismo y el oportunismo. 

También hay que entender que la historia no es lineal, ni que los procesos revolucionarios están supeditados exclusivamente al "etapismo". De ser así, resultaría más fácil y menos doloroso el sentarnos cómodamente a ver pasar el cadáver del capitalismo. 

No debemos perder el concepto de democracia de Abraham Lincoln, quien dijo: "La democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo".  Tampoco se puede subvalorar lo dicho por el maestro Carlos Gaviria Díaz: "Donde no hay sinceridad tampoco puede haber democracia". 

Hay que manejar de la mejor manera la forma de comunicarnos, teniendo claro que en las izquierdas no están nuestros enemigos de clase, son opciones que hay que valorar, respetar y convivir creativamente aceptándonos mutuamente. 

Así las cosas hay que entender que la unidad no se puede aceptar maquinalmente, hay que concebirla dialécticamente. Si entendemos el proceso de esta forma, el proceso de unidad se podría cristalizar sin las sorpresas desagradables de última hora como lo anotó el compañero indígena Alfredo Capera. 

Compañeras y compañeros militantes de la Revolución Ciudadana:

En mi carácter de secretaria ejecutiva del Movimiento Alianza PAIS, con preocupación, dolor y decepción, tengo el deber de pronunciarme frente a los últimos acontecimientos y declaraciones que ponen en entredicho el legado de la Revolución Ciudadana y a su líder histórico. Que quede bien claro: lo que es contra Rafael Correa es contra la Revolución Ciudadana y Alianza PAIS.

En la coyuntura política que estamos atravesando como movimiento, quiero dejar clara mi postura y mi compromiso fundamental con el proyecto político que abracé con pasión y convicción, como todas y todos ustedes, y por el que seguiré trabajando hasta el último día.

Mientras yo sea secretaria ejecutiva del Movimiento, Alianza PAIS se mantendrá firme en la defensa de las conquistas de la Revolución Ciudadana para proyectarla hacia el futuro. Hoy más que nunca, nos debe unir la lealtad al proyecto político y a su liderazgo estratégico.

Sin sus batallas emblemáticas, la Revolución Ciudadana no es nada, se convierte en una cáscara vacía. El Movimiento Alianza PAIS jamás será cómplice de una restauración neoliberal conservadora. Dentro de AP, sólo los oportunistas pueden adherir al ataque sistemático a nuestra causa, pero quienes abrazamos con convicción y corazón este proyecto político, jamás entregaremos nuestras banderas de lucha.

La lucha contra la corrupción es nuestra lucha y seguiremos exigiendo que los culpables de hechos de corrupción sean sancionados y vayan a la cárcel. Sin embargo, repudiamos que se eche un manto de sospecha sobre el conjunto de una época, la de transformaciones más radicales que ha vivido nuestro país, y de un proceso político con el fin de descalificar y deslegitimar su causa y sus luchas históricas.

En el momento político actual, hago un llamado a toda la militancia a mantenerse en estado de alerta y movilización, cerrar filas con el fin de preservar la unidad real y la coherencia de nuestro movimiento y defender la voluntad popular expresada en las urnas.

Lo decimos por enésima vez: el 2 de abril no ganó una persona, ganó un proyecto político, un programa y una causa. Las palabras de nuestro líder histórico, el compañero Rafael Correa, expresan el sentimiento y la convicción del conjunto de nuestra militancia.

Este es un movimiento que construimos con pasión, esfuerzo y conciencia histórica, y no dejaremos jamás que se convierta en instrumento de legitimación de una agenda de carácter restaurador del pasado, sino que seguirá siendo siempre herramienta de transformación al servicio de las grandes mayorías populares.

Somos el movimiento que logró reconstruir la institucionalidad democrática, garantizar la estabilidad política, recuperar la soberanía económica y territorial, recuperar la educación y la salud como derechos y plantear a la sociedad ecuatoriana un horizonte cierto de equidad y justicia social.

Debemos estar orgullosos de nuestra herencia política y mantenernos firmes en nuestras convicciones y batallas fundamentales. Hoy más que nunca: ¡Lealtad y compromiso con las banderas históricas de la Revolución Ciudadana!

Gabriela Rivadeneira Burbano

Secretaria Ejecutiva de Alianza PAIS

Por Nelson Lombana Silva  

(Ibagué, agosto 5 de 2017) Se caliente el ambiente político en Colombia. Los encuentros en aras de hacer alianzas y acuerdos políticos se intensifican en todo el país, todo porque el año entrante tendremos elecciones para elegir parlamento y presidente de la república. 

Al decir de los expertos de la política este debate estará cruzado claramente por la paz y la guerra. Al parecer no es una especulación, es una realidad inexorable que cada día se clarifica más. 

Los "carroñeros" de la guerra, que se han lucrado de ella, intentarán por todos los medios hacer trizas el proceso de implementación del acuerdo de paz firmado con las Farc-Ep, en cabeza del Centro Democrático y Germán Vargas Lleras, entre otros. Por eso se hace necesario despertar, tomar conciencia y consolidar la unidad como lo planteó el partido comunista en la ciudad de Ibagué, en cabeza de Danilo López Carrero, con un programa, unas reglas claras de juego y con el más amplio espíritu democrático teniendo en el centro la paz con justicia social, que implica la implementación de lo acordado en la Habana y firmado en el teatro Colón de Bogotá. 

El conversatorio unitario intitulado: "Paz, convergencia y territorio", se realizó ayer en el hotel Ambalá de la ciudad de Ibagué (Tolima), contando con la presencia de casi todas las distintas expresiones de izquierda que hay en el Tolima, incluyendo, la delegación de paz de las Farc-Ep en cabeza del comandante Donald Ferreira y la ex guerrillera Adriana Hernández. Además, el ex senador liberal Jairo Rivera Morales, el diputado liberal Carlos Reyes, el ex parlamentario "guillermista" Gonzalo Parra y sectores independientes. 

Los representantes de las distintas fuerzas y organizaciones políticas que concurrieron al encuentro coincidieron en destacar la unidad, deponiendo los egos grupistas, como el único camino viable para ser opción de poder, que permita aislar a los violentos y permitir el desarrollo de la implementación de la paz con la guerrilla de las Farc y a su vez, fortalecer los diálogos con el ELN.

Entre las fuerzas políticas que asistieron a este magno evento están: El Partido Comunista, la Unión Patriótica, la Marcha Patriótica, MAIS, Alianza Social Independiente (ASI), Todos Somos Colombia, los Verdes, el diputado liberal, el ex senador Jairo Rivera Morales, delegación de las Farc-Ep. 

Hablan voceros de las izquierdas 

 

Abrió el conversatorio la Unión Patriótica (UP), en cabeza de Lucy Astrid Arciniega, dijo: "Que esta convergencia no sea solo en época de elecciones, que sea constante para conquistar todo lo que requiere el pueblo colombiano, encontrándonos en la calle, denunciando y anunciando la esperanza a todos aquellos que hoy no creen en nada".  

El diputado liberal, Carlos Reyes, señaló: "La única posibilidad que nos queda es el de beber de la fuente, en este caso de la dialéctica, que plantea: "El desarrollo del pensamiento será el del debate", el de la controversia en la defensa de los preceptos". 

Agregó: "Para lograrlo debemos dejar el sectarismo, el unanimismo y la exclusión como forma de poder. Tenemos que tener como esperanza lo que nos une. Es necesario lograr parar el avance de la derecha y entre todos construir un programa, una bandera y una organización que nos lleve a seguir construyendo los logros a favor de la equidad, la justicia y la libertad. Proponemos unidad para cámara, para senado y para presidencia de la república". 

Por su parte, Nayid Salazar Cetina, en representación del movimiento indígena MAIS, subrayó: "Coincidimos en el para qué, pero lo que nos llena de angustia es el cómo lo hacemos. Le gastemos el mayor tiempo con generosidad, si bien es cierto, luchamos y nos esforzamos por predicar la solidaridad, nunca es más necesario hacerla valer ahora, ante todo entre nosotros mismos, porque somos exigentes, de buena retórica para plantear la necesidad de la solidaridad afuera, hacia adentro, al interior de nuestras organizaciones, al interior de nuestro sector de la no derecha, no aparece muy generosa la solidaridad entonces, cuando el único mandamiento que compromete y que arremete de la derecha es el capital antes que la vida. Nosotros pregonamos con nuestra acción, el primero mi partido, primero mi organización, primero yo y ya veremos que queda después. Hay que superar esas dificultades con amplitud y generosidad". 

El concejal de Ibagué por Alianza Verde, William Rosas, dijo: "Creemos que este Partido como defensa del medio ambiente, no solamente ha dado una directriz, una pauta, sino que el direccionamiento es que hay que seguir luchando como lo ha venido haciendo este concejo y esta alcaldía". 

"Nosotros tenemos que llegar al poder con las alternativas que hoy tenemos, posibilidades concretas como es la cámara de representantes y el senado en las próximas elecciones, seguimos en la defensa de lo público como patrimonio de los colombianos, que es la lucha frontal contra la corrupción". 

Por el Partido Comunista, Danilo López Carrero, planteó: "Queremos ayudar a construir la organización social, política, democrática, cultural, para poner este país al derecho, porque nos lo tienen destruido, no tenemos patria". 

"Nosotros proponemos como primer elemento que organicemos todos un programa mínimo, donde planteamos la necesidad de la defensa del proceso de paz, su implementación y la defensa de los acuerdos. Que pongan en funcionamiento estos acuerdos, que se cumplan". 

"La defensa de la soberanía y el medio ambiente, la defensa del patrimonio público para que no sea privatizado. Presentar una lista unitaria y unificada para la cámara, para la gobernación, para las alcaldías, para los concejos municipales del Tolima". 

"La construcción de un gran bloque de poder nacional para elegir un presidente que garantice la convivencia social. No estamos planteando ya la revolución, estamos planteando que nos permitan acabar de vivir lo poco que nos queda, pero que las nuevas generaciones tengan donde vivir, que seamos capaces de recuperar nuestra patria para las nuevas generaciones. Para eso necesitamos un gran bloque de poder unitario. No estamos pidiendo ser primeros en la lista, necesitamos es construir un gran programa, serio y un gran bloque unitario, no solamente para las elecciones, sino también para defender el proceso de paz, para reclamar su implementación, para salir a las grandes movilizaciones en defensa de los intereses de los trabajadores, en la defensa de los intereses del campesinado, de los caficultores que estamos inmersos en una crisis muy grave, defender las conquistas, defender las consultas populares y ambientales como las presentadas en Cajamarca y Piedras". 

Pablo Humberto Cáceres, Alianza Social Indígena (ASI): "Queremos ser más pragmáticos en cuanto a la situación actual que vive el país y que sabemos no es desconocida por ninguno de cada uno de ustedes, en sus discursos nos han dado a entender que saben el fondo de la problemática".

"Es muy difícil para el partido de estos movimientos alternativos lograr el umbral que necesitamos para poder conservar nuestras personerías jurídicas. Creo que la construcción de estos partidos debe estar sujeta a un proyecto político que nos permita ser opción de poder local". 

"El problema que tenemos es cómo vamos a construir esa lista para cámara, la regla de juego que nos ha dado la democracia son reglas de juego que no nos favorece en el tema del umbral". 

Marcha Patriótica, Juan Gabriel Bermúdez: "En el 2018, habrá varios escenarios de disputa política: Primero el escenario en el legislativo, que va a tener tres expresiones: El senado, la cámara y las circunscripciones especiales para la paz. Nosotros por estar en Ibagué, la preocupación por la circunscripción especial no es muy notoria". 

"Estamos totalmente de acuerdo en que es necesario hacer un esfuerzo mancomunado, un esfuerzo unitario que conduzca a conformar en primera instancia una lista que se identifique con la implementación de los acuerdos y que contribuya a superar características y conductas de los legisladores que se suponen representan al departamento".

Marco Emilio Hincapié, movimiento Colombia Humana: "Nosotros pensamos que esencialmente deberíamos de ponernos de acuerdo en lo que nos divide y en lo que nos une. Son claros propósitos sociales, una Colombia distinta, el momento histórico que vivimos los movimientos alternativos de alcanzar el poder, democratizar el poder y reformar lo que no se ha reformado". 

Todos Somos Colombia, Marco Toro: "Apoya y respalda la inscripción de todo candidato alternativo a la presidencia de la república, sin exclusión alguna y sin ningún tipo de veto. En segundo lugar, estamos adelantando diálogos cruzados con todos los movimientos alternativos y con los Partidos de la Unidad Nacional. Nos unifica, y lo decimos clara y francamente, queremos construir una alianza, una coalición en torno a un gobierno de coalición que empiece desde la primera vuelta". 

"La inscripción de la Candidatura de Clara López implica construir desde las regiones también amplias convergencias políticas que allanen el camino al movimiento alternativo y colocarlo como una fuerza incidente y protagonista en los próximos gobiernos para defender con toda la fuerza posible la implementación de los acuerdos de paz". 

"Para nosotros la paz no es el desarme, para nosotros la paz es un proceso en el cual tenemos que asegurar el cambio y la construcción de la paz con la cultura, para que pasemos de la cultura del enemigo que es necesario eliminar, a la cultura de acceder y respetar al adversario, una cultura que erradique el pensamiento único y que potencie el pluralismo y la diversidad en Colombia. De una paz con la naturaleza". 

Gonzalo Parra, Guillermista (Seguidor del médico Guillermo Alfonso Jaramillo Martínez): "Escuchaba a todos los voceros de las organizaciones y créame empecé a dudar a cuál iba a pertenecer, porque con todas me identifico. Si eso que hoy se ha planteado es lo que siempre nos ha identificado, me hago la segunda pregunta: ¿Por qué no estamos unidos? Si ideológicamente sabemos hacia dónde debemos ir. Uno no comprende al ser humano, cuando expresa una cosa y cuando en la práctica hace otra cosa". 

"Si con frecuencia se habla de la unidad, me pregunto: ¿La unidad para qué? Unidad para hacer opción de poder. Eso es lo que queremos con la unidad. Como se habla en el campo: Cada uno tiene media arrobita de café, unos tienen una arroba, los otros ocho kilos, pero a la mula hay que echarle diez arrobas. Si todos nos juntamos en la vereda, completamos la carga. Igual pasa aquí, si todos nos unimos, somos indudablemente una opción de poder. De eso no les quepa la menor duda. Y poder, ¿Para qué? Pues poder para hacer realidad todas esas ideas, todos esos sueños y todos esos proyectos de construir la Colombia que siempre hemos soñado". 

Alfredo Capera, indígena y concejal en Ibagué de MAIS: "Hemos tenido en estos años varias formas de hacer política: Una es organizando la comunidad, organizando el barrio, organizando la vereda y exigiendo los derechos". 

"En el caso del Tolima llevamos 120 indígenas asesinados, asesinados por reclamar el territorio, asesinados por reclamar el derecho a organizarse, asesinados por decir: Estamos olvidados, abandonados, marginados. Decir eso, nos causa hasta la eliminación física". 

"Al discurso de la unidad hay que meterle más contenido. He escuchado aquí varios discursos, y el discurso es muy bueno y muy agradable hasta cuando faltan ocho o quince días para las inscripciones. Ya yo hice el ejercicio en Ibagué y les decía a algunos compañeros: Nos juntamos los alternativos, nos juntamos los independientes, nos juntamos los que tenemos problemas de representatividad, pero cuando llega la hora de ir a la registraduría, cada uno va por su logo, cada uno va por su partido, cada uno va por su ideología y ahí, volamos". 

"Tratamos de hacer un ejercicio con la asamblea del Tolima, tuvimos reuniéndonos como cuatro o cinco meses y cuando faltaba para definir como iría la lista, no pudimos. Recomiendo a la mesa: Definamos unas reglas de juego, unas reglas de comportamiento, vamos diciéndonos las cosas claritamente como se deben decir, para que a última hora no tengamos sorpresas como que eso no era lo que yo esperaba, ni eso era lo que yo quería". 

Donald Ferreira, ex comandante fariano: "Debo decirles inicialmente que nuestra voluntad política no tiene reversa porque en adelante nuestra única arma será la palabra. Es algo de dijimos y seguimos diciendo desde el momento de las conversaciones de la Habana y desde el comienzo de nuestra lucha en 1964 y que continúa vigente en todas las mentes de los integrantes de las Farc-Ep, siempre hemos estado comprometidos con la paz y la justicia social verdadera con todo el pueblo colombiano". 

Adriana Hernández, ex guerrillera de las Farc-Ep: "Muy importante que en este momento hayan mujeres representantes acá, por lo cual estamos luchando buscando una igualdad de género, de que la mujer tenga participación en todo, que no seamos utilizadas solo sexualmente, sino que podamos ejercer el derecho a la política, ser grandes empresarias, no solo amas de casa, sino ser alguien en la vida". 

"Por eso estamos luchando. Nosotros las mujeres tenemos que acabar con el machismo empezando por nosotras mismas, porque muchas veces entre nosotras las mujeres somos odiosas. Para que se acabe el machismo tenemos que empezar por nosotras mismas". 

Jairo Rivera Morales, ex senador liberal: "Manuel Marulanda Vélez, después de Gabriel García Márquez, es el personaje más universal que tiene Colombia. Es conocido en el Japón, en la China, en la India, en la Argentina, en los Estados Unidos".

Destacó la complejidad de la unidad pero a su vez, la necesidad. Dijo que a partir del primero de septiembre haría parte del nuevo partido creado por la Farc y anunció que de acuerdo a lo conversado con el alcalde Jaramillo, se realizaría en Ibagué un gran foro por la paz con la presencia del secretariado de las Farc-Ep. Rivera Morales, se mostró optimista. Dijo que más allá de la lucha por la corrupción, hay que luchar contra el fascismo que representa el Centro Democrático y otros siniestros personajes. En ese sentido, hay que hacer causa común para elegir un presidente que se comprometa con la implementación de los acuerdos de la Habana. Dijo que si el proceso se ha venido desarrollando ha sido ante todo por la voluntad política de la guerrilla, porque el gobierno ha venido incumpliendo sistemáticamente. Destacó el escenario de unidad y le deseó los mejores éxitos, para que ojalá se convierta en ejemplo para Colombia entera. 

El trato dado a estos casos ha sido el desligarlo políticamente del conflicto colombiano, cuando en realidad son una continuidad del mismo: una expresión más de la guerra sucia. Esto se comprueba al analizar los correos de Bajaña y las interceptaciones de Sepúlveda que incluyen a Piedad Córdoba.

Por: Alexander Escobar

REMAP / Foto: Archivo Zona Cero

En 2014, mientras trabajaba en Pazífico Noticias en Cali, divulgamos los correos del hacker ecuatoriano Andrés Bajaña, quien realizó actividades de espionaje para la inteligencia del ejército y adelantó interceptaciones ilegales para el hacker Andrés Sepúlveda que trabajaba para la campaña presidencial del candidato del Centro Democrático, Oscar Iván Zuluaga.

David Sepúlveda hoy se encuentra pagando una condena de diez años al comprobarse que compró información de inteligencia, realizó espionaje e infiltró las comunicaciones del proceso de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC. 

Sin embargo, el líder del Centro Democrático Oscar Iván Zuluaga, a pesar de existir un video donde se ve y escucha conversando con Sepúlveda sobre las actividades ilegales, fue exonerado de cualquier responsabilidad.

Tanto en el caso de Andrés Sepúlveda como en el de Andrés Bajaña, reina la impunidad. Porque al igual que en el paramilitarismo, los financiadores y clase política beneficiada por las actividades de los hackers, permanecen sin castigo.

El trato dado a estos casos ha sido el desligarlo políticamente del conflicto colombiano, cuando en realidad son una continuidad del mismo: una expresión más de la guerra sucia. Esto se comprueba al analizar los correos de Bajaña y las interceptaciones de Sepúlveda que incluyen a Piedad Córdoba. Revisando esta información se comprueba que la oposición política del país también fue objetivo de infiltración, como continuidad de un conflicto que utiliza la interceptación ilegal y el sabotaje (recuérdese el caso de las chuzadas del DAS) para estigmatizar, perseguir y asesinar a los contradictores políticos, víctimas del conflicto colombiano.

¿Dónde está la clase política y los financiadores de estos hackers? Reducir estos casos a simples peleas entre el uribismo y el santismo ha sido la agenda a imponer, cuando realmente hacen parte de una estrategia de guerra, una forma de paramilitarismo informático empleada antes, durante y (seguirá) después del proceso de paz con las FARC.

 

Hace pocos meses Andrés Sepúlveda solicitó ingresar a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) que contempla el Acuerdo de Paz para obtener beneficios jurídicos. Sepúlveda también ha manifestado querer aportar nueva información a la Fiscalía. La información que guarda y su relación con ataques a la oposición política (víctimas del conflicto), es de suma importancia para encontrar a los responsables políticos detrás de los hackers. Sin embargo, la solicitud de ingresar a la JEP fue negada.

 

La información que puede aportar Sepúlveda es de vital importancia para esclarecer una pequeña parte de la guerra sucia dentro del conflicto colombiano, de la cual la oposición política ha sido víctima. Su inclusión dentro de la JEP es ficha clave para descubrir a los responsables políticos y financiadores de este accionar. Los delitos del hacker Andrés Sepúlveda sí hacen parte del conflicto colombiano, una forma de violencia que algunos pretenden ocultar relegándola jurídicamente a un trato delincuencial común.