psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Colombia

Por Nelson Lombana Silva

(Ibagué, abril 26 de 2019) El Paro Cívico Nacional programado por las centrales obreras, campesinos, indígenas, ambientalistas y estudiantes, se realizó con éxito en el departamento de Tolima. Tal como se previó los tres puntos centrales de concentración se desarrollaron con decisión y pacíficamente demostrándole al gobierno nacional el pueblo colombiano su conformismo por su pobre y mediocre gobierno que viene haciendo hasta la presente. Desde su inicio ha estado dispuesto a favorecer los intereses de la gran oligarquía y sus multinacionales y transnacionales en detrimento de los intereses populares del pueblo.

Los puntos centrales de encuentro fueron la casa del maestro en Ibagué, entre Coyaima y Castilla en el sur del Tolima y Cambao en el norte del departamento corazón de Colombia. El reporte es halagüeño. En el caso del sur, se ha indicado que el paro sigue y al parecer es muy posible que mañana se fortalezca aún más, según indicó Danilo López Carrero, secretario regional del Partido Comunista Colombiano.

Dijo que cerca de 2000 personas entre indígenas, campesinos, docentes, estudiantes de las universidades se encuentran allí. De igual manera, se ha indicado que en Cambao la protesta fue sólida y contundente. En el caso particular de Ibagué, la protesta fue dura y contundente hacia el mediodía cuando la ciudad fue literalmente paralizada a la altura de la calle 37. La gente  bloqueó las carreras cuarta, quinta y Ambalá durante varias horas.

La avenida Ferrocarril a la altura de la calle 37 se mantuvo bloqueada hasta pasadas las cinco de la tarde y se levantó la protesta temporalmente porque varias organizaciones sindicales, populares y políticas acordaron con la alcaldía municipal reunirse el 2 de mayo con el fin de estudiar el pliego petitero. Si no se da este encuentro el paro continuaría, según la declaración leía.

 Dicha declaración, señala: "Estando reunidos el 25 de abril, a las 17:50 todos los actores representantes de los diferentes sectores sociales que representan el Paro Nacional y Representantes de la alcaldía de Ibagué, que después de todo un día de paro en forma pacífica, han acordado la realización de una mesa de trabajo el próximo jueves 2 de mayo, a las 3:00 p.m. donde se tocarán temas referentes a la lucha del Paro Nacional. Por tal motivo los diferentes sectores decidimos levantarnos con la condición de que sí dicha acción no se lleva a cabo, se vuelve a tomar las calles. Dicha reunión para la mesa de trabajo, se llevará a cabo en el despacho de la secretaría de gobierno municipal. En constancia firman: Sena, Universidad del Tolima, FARC, organizaciones sindicales, Derechos Humanos, Andes y Comité Ambiental". También tienen cabida en este encuentro los campesinos e indígenas.

Por su parte, el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores del Tolima (CUT), Rosemberg Bernal, hacia el mediodía habló declarándose satisfecho de la protesta en el departamento. "El Paro Cívico en el departamento el reporte es de rotundo éxito, con participación total con la presencia de los sindicatos, los campesinos, los indígenas, estudiantes de la universidad, el Sena, las madres del Bienestar Familiar. La unidad y la organización son elementos centrales que han permitido rechazar con vehemencia el Plan Nacional de Desarrollo del presidente Iván Duque".

Danilo López Carrero, agregó desde la carretera entre Natagaima y Castilla: "Quiero informar que estamos en esta gran movilización indígena, campesina, popular, maestros, estudiantes, de toda la zona del sur del Tolima, desde Chaparral, Natagaima, Coyaima, Ortega, Saldaña, Purificación.  Nos encontramos entre Castilla y Natagaima, en la zona donde está la petrolera en una movilización de más de 2000 personas".

La Defensora de Derechos Humanos, Ruth Nieto Martínez, se mantuvo en la protesta de principio a fin, destacando la forma organizada y pacífica como el pueblo tolimense protestó enérgicamente.

La emisora regional Ecos del Combeima, desarrolló un debate al cual asistimos, señalando que el Plan Nacional de Desarrollo es un crimen de lesa humanidad del gobierno nacional, por cuanto es un plan que mataría niños, jóvenes, adultos, ancianos, enfermos y lisiados.

Podría decirse que la expectativa del paro en esta sección del país es de continuar con decisión y coraje. Se demostró que sí se puede movilizar el pueblo en defensa de sus intereses de clase y sobre todo, el derecho de vivir.

Por Nelson Lombana Silva

(Ibagué, abril 27 de 2019) Gustavo Ramos Arjona, ex congresista por el departamento de Tolima, ampliamente pensionado por el Congreso, sin obras reales de mostrar a favor del pueblo, ex seguidor incondicional del presidiario parlamentario Alberto Santofimio Botero, por estar involucrado en el magnicidio del entonces máximo dirigente del Nuevo Liberalismo, Luis Carlos Galán Sarmiento y señalado como amigo íntimo del capo del narcotráfico, Pablo Escobar Gaviria, primo, a propósito de la "eminencia gris" José Obdulio Gaviria, hoy se presenta "orgullosamente" como cofundador del Centro Democrático en este departamento.

Al analizar el Paro Cívico Nacional que se realizó el pasado 25 de abril, dijo que era una simple protesta orientada por Gustavo Petro y gracias al espíritu democrático del presidente Iván Duque Márquez. Según el ex parlamentario, la simple protesta nacional nada tiene que ver con la realidad concreta que vive el pueblo colombiano ante un desgobierno que solo existe para obedecer órdenes de Estados Unidos y de su jefecito, Álvaro Uribe Vélez.

Y, para completar la parodia, considera que todos los males que vive el país son porque Juan Manuel Santos Calderón, lo entregó a las FARC en el marco del acuerdo de paz. Trata por todos los medios de polarizar el país entre lo mismo y lo mismo al afirmar que Santos es una cosa y Uribe otra. Incluso, afirmó extra micrófono que sí él fuera presidente acabaría los cultivos ilícitos en un santiamén usando glifosato.

Se pudo establecer que no escuchamos realmente su opinión acerca del Paro Cívico Nacional, sino que se limitó a repetir a rajatabla el discurso del narcotraficante número 82, Álvaro Uribe Vélez.

Se confirma una vez más que esta pandilla que nada tiene de centro y menos de democrático no sabe hablar de paz, solo guerra y violencia, por cuanto su modus de hacer política son sobre la base del miedo y el poder económico de dudosa procedencia, aprovechando muy bien el analfabetismo político de la masa colombiana y el miedo que le asiste ante el terrorismo de Estado que cada vez se exacerba más y más.

La protesta nacional fue un Paro Cívico Nacional, cuyas causas son de carácter social, económico y político. El Plan Nacional de Desarrollo (PND) – por ejemplo – de concretarse tal como lo ha presentado Iván Duque Márquez es un crimen de lesa humanidad, porque va a matar niños, jóvenes, ancianos, enfermos, mujeres, lisiados de física hambre y desnutrición. Es más: Va a hacer más rico a los ricos y más pobres a los pobres. Privatizará las pensiones y éstas serán efímeras.

Claro, el doctor Gustavo Ramos Arjona, defiende el desgobierno porque él puede hablar con la boca llena. El salario de congresista no es cualquier bicoca, como dirían los abuelos. ¿Qué relación podría existir entre una pensión con el salario mínimo y una con salario  de congresista? Realmente no hay punto de comparación.

Esa cruda realidad que vive el pueblo colombiano lo lleva a decir a este fundador del "Centro Democrático" en el Tolima que Iván Duque es un demócrata y que Uribe ha sido el mejor presidente de todos los tiempos. Hay que verlo cómo defiende públicamente la ley 100 de 1993, una ley que ha matado más gente que el mismo conflicto social y armado que ha padecido la república de Colombia, pero para el ex congresista es una obra maestra del entonces presidente  y senador de la república.

Esa es la politiquería insulsa que gobierna a Colombia y por supuesto, al departamento de Tolima. ¿Qué se puede esperar de estos cuadros políticos de la gran oligarquía? ¿Qué esperanza puede tener el pueblo colombiano, el pueblo tolimense con "conductores" de esta naturaleza?

El futuro en esas condiciones resulta apocalíptico. Solo la respuesta organizada del pueblo movilizándose como en el pasado Paro Cívico Nacional, será capaz de crear condiciones concretas de esperanza en un futuro luminoso para todos y todas, sin privilegios de ninguna naturaleza. Por eso, este paro fue importante. Sin embargo, hay que comenzar a preparar otro quizá más contundente en cantidad y calidad. Hay que permanecer en las calles denunciando y anunciando. Sea como sea, pero el futuro es de los pueblos y no de las oligarquías e imperialismos. Felicitaciones a las centrales obreras y los sindicatos, lo mismo al pueblo que se movilizaron masivamente. Es más digno morir en pie que arrodillado, dice el dicho popular.   

Por: Johnson Bastidas

Definitivamente, el régimen colombiano es un completo circo. Sin respetar la división de poderes, el comandante en jefe del circo dictó orden de captura contra el Paisa, provocando en todos los payasos del régimen, algarabía y plácemes.

En un país serio, la seguridad jurídica es importante, y ésta pasa, por el respecto de la división constitucional de poderes. Pero en este régimen circense, donde el presidente es una sombra de su mentor, y la justicia, o -digamos la pantomima de justicia- esta instrumentalizada por los intereses del régimen, lo sucedido ayer, con el anuncio presidencial de una orden de captura contra el Paisa, no deja de producir carcajadas constitucionales.

Justicia colombiana a la carta.

El parlamento colombiano, como es sabido por todos, cuenta entre sus “ilustres” miembros, algunos expertos del concierto para delinquir. Muchos de ellos con récord de investigaciones, que jamás terminan en procesos, con una impunidad del 99%. Muchos de esos procesos duermen en los despachos de la Fiscalía, como se sabe, por orden de presidencia, la idea es no debilitar la coalición gubernamental.

Este hecho, contrasta con la rapidez y eficiencia, con que la justicia actúa, cuando se trata de parlamentarios de la socialdemocracia colombiana, que no son, digámoslo sinceramente, un peligro para el régimen, ya que nunca han pretendido derrocarlo. Lo sucedido, con la pérdida de investidura de Antanas Mockus y de Angela María Robledo, quienes, a la velocidad de la luz, perdieron sus investiduras con una rapidez inaudita e incomprensible del aparto judicial del régimen.

Esto muestra un patrón de comportamiento criminal del régimen, por un lado, para la socialdemocracia las leguleyas pérdidas de investidura o de personerías jurídicas. Digamos la muerte jurídica. Y del otro, para la izquierda radical, la que lucha por derrocar al régimen, asesinatos selectivos, desplazamiento y masacres, digamos la muerte, la eliminación física.  

El régimen colombiano tiene patrones inimaginables de intolerancia y de arrogancia, que ni siquiera personas como Mockus y Robledo parecen tener un lugar en la institucionalidad del régimen. Cuando desde el recinto del parlamento se evocan a gritos los sicarios, no podemos pensar, que este régimen tendría rostro humano algún día. Es tal su descomposición moral que sólo nos queda derrocarlo.

El exfiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno, preso en los EEUU por el "Cartel de la toga", envío una carta al Presidente Iván Duque Márquez, donde le asegura que este caso quedará en la impunidad, pues a la fecha ningún juez ha programado audiencia en donde su testimonio sería clave para revelar los nombres de grandes políticos y magistrados vinculados en el escandalo.

El próximo 17 de mayo, se vence el principio de oportunidad que eso que llaman Justicia colombiana, le concedió al extraditado fiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno.

Leonidas Busto, cabeza visible de la banda del "Cartel de la toga", fue el jefe de la campaña de elección de Néstor Humberto Martínez como Fiscal General, razón por la cual, su compinche Luis Gustavo Moreno fue nombrado por Néstor Humberto como fiscal anticorrupción.

Son muchos los bandidos de alta alcurnia, que fueron absueltos por el "Cartel de la toga", y un juicio real desenmascararía a mas de un bandido, incluido el Fiscal General.

La Fiscalía, al hacerse publica la carta de Moreno, descubierta en su maniobra pidió una prorroga del proceso, con el cual pretenden lavarse las manos.

Como la justicia colombiana la JEP comienza a mostrar los mismos vicios de estos, y es natural ya que los magistrados de JEP no viene del planeta Marte, son producto de esa sociedad descompuestos donde, si hay algunos personajes decentes pero la gran mayoría son delincuentes.

Muy agiles y atendiendo las presiones de los delincuentes que detenta el poder en Colombia, luego de una audiencia la JEP, decidió emitir la orden de captura de Hernán Darío Velásquez, mas conocido como “El Paisa”, quien ante los reiterados incumplimientos del gobierno, asesinatos, amenazas y montajes judiciales se ha negado a presentar informes y cumplir las obligaciones que le asigna el sistema de justicia restaurativa.

El paisa lidera en la zona de Miravalle un mega proyecto para generar energía en el río Pato y con 300 exguerrilleros, con una hidroturbina que genera energía limpia desde el río Pato y paneles solares que completan el sistema sin afectar el medio ambiente.

Además dirigió el montaje para cultivar hortalizas, cultivo de peces y cría de cerdos.

Esa agilidad en ordenar la captura del combatiente por la paz, contrasta con la parsimonia en definir la situación del combatiente Jesús Santrich.

Un año lleva Santrich secuestrado por la Fiscalía, tras un montaje realizado por esos delincuentes en contubernio con la embajada de los estados Unidos en Bogotá.

Con esta apresurada decisión, con la cual pretenden satisfacer a los guerrerista, el mensaje es claro, los magistrados de JEP, son colombianos y por lo tanto son producto de una medio totalmente descompuesto, donde aunque hay que apoyar a la JEP, como institución, no debemos olvidar eso, que provienen de un medio delincuencial.

El comandante de la Fuerza Tarea Vulcano del Ejército, general Diego Luis Villegas, en una acto publico en el Catatumbo admitió que el atroz crimen fue cometido por miembros del ejercito, pidió perdón a la comunidad, dijo que hará todo lo posible porque haya justicia ya el crimen fue un hecho imputable a un solo soldado.

Alguna personas, sin el mayor análisis, han calificado el discurso del general como valiente, cuando lo que hace es descargar la responsabilidad sobre un hijo de pobres, sacando en limpio a los responsables de la política criminal del ejercito de la oligarquía colombiana.

Aquí, como el hechos no es un caso aislados como pretende hacerlo ver, el puntos es quien adoctrina a soldados y policías para como bestias atacar al pueblo colombiano.

El Coronel Diego Luis Villegas Muñoz, jefe directo de los asesinos, quien ahora quiere mostrarse como muy humanitario, está bajo investigación por el homicidio del campesino Omer Alcides Villada, ocurrido el 25 de marzo de 2008.

Por ese asesinato, el en ese entonces coronel Villegas, pagó una multimillonaria recompensa a un hombre que negó ser informante del ejercito y haber recibido el dinero.

Los vecinos de Campo Alegre, fueron claros, pidieron que sacaron al ejercito de la zona porque solo envían paramilitares y el asesinato de Dimar, violado, castrado y su rostro totalmente destruido con algún objeto contundente, es la muestra clara de que el paramilitarismo es una política de estado.

El problema para la mafia colombiana es que el crimen ha causado alarma en muchos estamentos nacionales e internacionales y estando en la mira de la Corte Pean Internacional, como parece que lo están, el desviar la atención sobre el terrorismo de estado es fundamental para ellos.

No basta con el vulgar discurso de hombre que dirige a esos animales, aquí no nos podemos dejar engañar y menos embolatar, el paramilitarismo como política de estado debe desmontarse y como ellos no lo harán debemos denunciar fuertemente este crimen, los que han cometido y los que cometerán.

Por: Miguel Suarez (2019-04-28). Continua el genocidio en Colombia ante la abierta complicidad de los bandidos que controlan el poder en Colombia.

Matan y matan y las mal llamadas autoridades colombianas se la pasan escondiendo los muertos, asesinados bajos las directrices de la seguridad nacional de los Estados Unidos aplicada en Colombia, crímenes cada vez son más horrendos, que tiene como objetivo, al costo que sea mantener la guerra y mantenerse en el poder.

En el municipio de Convención, vereda Campo Alegre, en la región del Catatumbo, departamento de Norte de Santander, el pasado 22 de abril (2019), el ejército de ocupación al servicio de la mafia que detenta el poder en Colombia, asesinó a Dimar Torres, ex miliciano de las FARC y su cuerpo pretendía ser enterrado por los miembros de esa banda, que le quitaron la vida.

La comunidad al escuchar los disparos salió a observar lo que ocurría, al hacer una revisión de sus miembros notaron que faltaba Dimar y en masa se dirigieron a la guarida de los criminales uniformados, encontrando primero, que los soldados estaban abriendo una fosa.

Los pobladores reclamaron a los militares por Dimar, negando estos saber de él y menos aún haberlo detenido.

Conocedores del actuar criminal de los soldados del descompuesto ejercito de la oligarquía colombiana, los vecinos procedieron en medio de la oscuridad a revisar la zona encontrando el cuerpo del ex miliciano, que había sido escondido por los asesinos.

De inmediato procedieron a denunciar públicamente el crimen ante lo cual más vecinos llegaron al sitio para custodiar el cadáver hasta que llegaran eso que en Colombia denominan como “autoridades”, para verificar lo sucedido.

Dimar había salido a comprar unas herramientas para sus labores diarias y habría sido detenido por los asesinos robándole el dinero y quitándole la vida.

Las primeras indagaciones revelaron algo que muchos creían eran cosa del pasado, la crueldad y sevicia de los asesinos, Dimar había sido violado, castrado y posteriormente asesinado, su rostro había sido totalmente destruido con algún objeto contundente, imagínese una porra o un martillo.

El crimen causó la indignación de un sector de la población colombiana mientras, los bandidos que aúpan la guerra guardaron, como es costumbre silencio y hasta justificaron el crimen.

El ministro de guerra Guillermo Botero, ante los medios de comunicación dijo que el hecho ocurrió en un forcejeo, cuando Dimar intentó desarmar a un cabo del Ejército, pero adujo, como buen mentiroso desconocer los dictámenes de forenses que hablan de las torturas antes del asesinato.

El gobierno hasta el momento no ha dicho ninguna palabra sobre el crimen, que, a juzgar por otros cientos, quedará en la impunidad.

El pasado 13 de abril, en la Guajira, en un atentado, sicarios a quienes las mal llamadas autoridades colombianas denominan como Águilas Negras y que el pueblo colombiano señala de ser miembros del ejército oficial, atentaron contra dos excombatientes de FARC en proceso de reincorporación.

Estaban con su hijo de tan solo 7 meses, que fue asesinado, Samuel David González, era el nombre del niño.

El asesinato de los dos jóvenes y su pequeño hijo, horrendo crimen, que busca crispar los ánimos de los guerreros para que vuelvan a las armas no fue objeto de un solo pronunciamiento de aquellos bandidos que dicen de dientes para afuera defender la juventud.

Aquí tampoco el gobierno movió un dedo y como de costumbre se limitó a un comunicado donde dicen lamentar el hecho, cosa que no es cierta ya que ellos no solo toleran esos crímenes, sino que son los responsables, según sus torcidas leyes.

Ante la reacción popular, los soldados, hijos de pobres convertidos en perros de presa para atacar al pueblo, se mostraron temerosos, las imágenes son impresionantes y causan una pregunta obligada, ¿Que bestia es capaz de cometer tales atrocidades con otro ser humano, pero ante todo quien los financia, entrena o adiestra?

Unos 130 exguerrilleros han sido asesinados ante la complicidad del gobierno mafioso, que contrario a investigar y condenar a los responsables se preocupa más por negar los asesinatos de estos, así como descaradamente niegan el genocidio de líderes populares.

Los medios de desinformación, de propiedad de quienes se lucran de la guerra y sus paramilitares de micrófono, a propósito, ocultan la información tras cortinas de humo como la renuncia de uno de ellos y aquí sale una pregunta para la reflexión, ¿sería igual ese silencio si los asesinados fuera hijos de algún de aquellos que se ha enriquecido con la guerra a la que no envía a sus hijos?

¿Quienes son los responsables intelectuales de la violencia en Colombia, que los beneficia inmensamente llevándolos a argumentar que prefieren al “guerrillero en armas que al sicario moral” o que prefieren masacres "con criterio social”?

Parapetados tras algún testaferro, como Uribe tras Duque y como otros cuantos, tras Uribe, muy poderosos todos ellos, con grandes fortunas acumuladas productos de crímenes como estos o peores, están los responsables del sufrimiento del pueblo colombiano.

Todos sabemos sus nombres, pero la “justicia” colombiana, con jueces cómplices, no los juzga.

La historia no es cíclica ni se puede repetir, pero aquí los que están intentando, los criminales que controlan el poder en el país, es que se repita el ciclo de violencia, que los beneficia y les garantiza total impunidad en estos horrendos crímenes.

 

La minga social del suroccidente participara concentrándose en los distintos puntos del territorio colombiano como es en la ciudad de Popayán, Cali, Bogotá y Medellín.

La minga sigue siendo de comunidades indígenas, campesino, afrodescendientes, organizaciones sociales y procesos populares del país, quienes seguimos en las exigencias por la defensa de la vida, el territorio y el debate político con el presidente Iván Duque. El debate no es solo con la minga indígena, el debate es para el país.

Una vez más saldremos a las calles a caminar desde Rio Blanco hasta llegar al centro de la ciudad de Popayán, Seguir tejiendo pensamientos, luchas y resistencias entre pueblos indígenas, organizaciones campesinas y afros. De igual manera convocamos a los sectores sociales y populares a continuar la lucha por la defensa de la vida y el territorio.

Por. Programa de Comunicaciones CRIC

El cuento que nos echan los delincuentes que controlan el poder en Colombia, es que la economía ellos la han manejado tan bien, que son admirados en todo el mundo, afirmación falsa que la realidad desmiente constantemente.

El ingreso de remesas a Colombia continúo registrando cifras récords ya que el año 2018 el monto alcanzó los 6,365,6 millones de dólares, con lo cual se completaron tres años en serie de máximos históricos en este frente.

Los dineros son enviados por los casi 9 millones de colombianos que de una forma u otra fueron expulsados del país por el mal manejo de la economía, entre otros.

El asunto llegó al extremo, que el Banco Central de Ecuador informó que desde allí, los alrededor de 300 mil colombiano que ha huido a este país, enviaron a sus familiares 274 millones de dólares.

La situación colombiana, la pobreza a que ha sido sumido el pueblo colombiano por los bandidos que controlan el país nos llevan a que Ecuador, un pequeño país, donde sus habitantes llamaban a Colombia el gigante del norte, ahora no solo nos dan posada, desde allí se sostiene a millones de colombianos.

Esta circulando por internet el video de una reunión privada donde Santiago Ángel Urdinola, presidente de la Sociedad Minera de Santander, Minesa, de propiedad de del Fondo de Inversiones Mudabala, de los Emiratos Árabes Unidos, da instrucciones para engañar y mantener “Tranquila” a Bogotá y a los funcionarios que toman las decisiones.

En este video de una reunión privada de Minesa, se ve a Urdinola hablando de una estrategia de comunicaciones que tiene como prioridad tener «tranquilos» a las autoridades competentes en Bogotá, durante el proceso de la solicitud de la licencia ambiental, esto a pesar de las manifestaciones públicas de las comunidades en contra de este megaproyecto. «Si yo tengo el mundo incendiado, pero en Bogotá sienten que estamos bien, estamos bien«, sostuvo.

A la Sociedad Minera de Santander, Minesa, que no es de Santander sino de los jeques árabes, Juan Manuel Santos les entrego el paramo de San Turban para que los volteen patas arriba buscando oro.