psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Colombia

Por: Wilfrido Jiménez Díaz

Esta nota, tiene como protagonista a Cristo; pero, aclararé, para evitar especulaciones y no le vayan a pedir al Santo Padre, que me excomulgue, de la manera más perversa (como suele ocurrir a veces), cuando uno habla verdades que para otros son blasfemias:

En el día de ayer, a primeras horas de la mañana, saludé en la calle al amigo y vecino Cristóbal Morales, a quien los vecinos, cariñosamente le llamamos “Cristo”, en quien se personaliza aquello de que “Cristo está en todas partes”, sencillamente porque el es un orgulloso vendedor de “pescao” y desde bien temprano sale con su carretilla a ofrecer los más bonitos y sabrosos peses que el mundo conozca, por todas las calles del sector.

Luego que lo despedí, no dejé de pensar que sería de él y su familia, con la entrada en vigencia de las nuevas normas de comportamiento para contrarrestar la propagación del COVID 19, porque su sustento diario, depende de su “negocito” y al tener que cumplir con el aislamiento o confinamiento obligatorio, ¿Cómo se las arreglarían para subsistir?

Todo el día, esa idea me revoloteo en el pensamiento, pero luego que escuché la alocución presidencial por televisión, lastimosamente comprendí que lo que comerían en su hogar, durante toda esta temporada, sería “lo que lleva el barco atrás”; no me pregunten que es, porque eso era lo que respondía mi abuelo Tomás María Díaz, cuando le preguntábamos que comeríamos cuando no veíamos nada en el fogón y los perros se revolcaban en las cenizas del mismo.

Ya en horas avanzadas de la tarde, me topé con el combo de los pelaos del barrio, ese numeroso grupo de muchachos, que algunos terminaron su bachillerato y no les alcanzó para estudiar en una universidad, pero que tampoco han encontrado la oportunidad de trabajar y sin más que hacer se reúnen por la tarde en los bordillos de la esquina, para hablar de todo, quizás lo que escuchan en los Noticieros de RCN y CARACOL. Todas las tardes organizan sus “líneas” para “echar la patiadita” estimulados por una apuesta de sendos bolis o algo así. Cuando llegué, ya estaban jugando y me quedé un rato viéndolos, porque me gusta, no tanto sus habilidades futbolísticas, sino en los términos como se tratan; lástima que aquí no pueda describir ese lenguaje, propio de su amor y su cariño a sus amigos. Pero de repente me acordé que eso de reunirse de esa forma estaba prohibido como medida preventiva para evitar la propagación del Coronavirus; Aproveché que la bola salió y los invité a que se acercaran donde estaba yo y me escucharan. Así fue, como extrañados y temerosos se acercaron y les hablé de la mejor manera explicándoles que esto de la Pandemia no era un juego y que el peligro de contagio dependía mucho de las medidas preventivas que cada uno de nosotros debía implementar y evitar las aglomeraciones que no eran aconsejables. Palabras más, palabras menos, eso fue lo que les expresé. Muchos, quizás la mayoría, se me acercaron, me chocaron la mano y la frase en coro fue: “Así es Profe, usted tiene la razón, gracias”. Pararon el juego, pero logré escuchan de los que estaban más lejos, entre balbuceos bajo el brazo: “Pa´jodé al viejo hijueputa ese”, “Cule´sapo”. Pero no me inmuté, me sorprendí sí, cuando uno de ellos, con ademanes así de maloso, se me acercó y me dijo: “sabes qué cole, esa mondá aquí no se va a da, porque estamos protegidos con la sangre de Cristo”. Quedé perplejo, no me salieron palabras, duré un rato anonadado, pero luego me bajó el nudo en la garganta y se me vino a la mente la tétrica situación de mi amigo Cristóbal Morales, que tras que quedaba sin la posibilidad de ganarse el día a día, cómo haría ahora, para proteger con su sangre a esta partida de irresponsables.

                                                                                                Wilfrido Jiménez Díaz

                                                                                         Barranquilla – Marzo 25 de 2020.-

Por Tony López R.

Esta es la pregunta que hoy se hacen millones de personas, no solo en Venezuela, también en nuestra región y en otras latitudes. Bajo la excusa de realizar una Operación Antidroga, el presidente Donald Trump ordenó desplegar frente a las costas venezolanas, a las fuerzas navales y militares del Comando Sur, dirigidos por el Almirante Craig Faller.

Fue el Almirante Faller, el que diera a conocer el pasado 12 de marzo a la Comisión de Defensa y Seguridad al Senado de su país, que el pie de fuerzas militares y navales de Estados Unidos, serian aumentadas a fines de este año, para preservar la paz y los gobiernos democráticos en América del Sur, por la preocupación que representaba para la zona, el apoyo de Rusia y China a la dictadura de Nicolás Maduro y para combatir el tráfico de narcóticos de Venezuela a Estados Unidos.

Pero todo se precipitó, tres semanas después de ese anuncio de Faller al Senado, el presidente Donald Trump, dio a conocer que una fuerza naval militar se movilizaría de inmediato cerca de las aguas y costa venezolana y que el almirante Craig Faller sería el jefe de las operaciones, que llevarían a cabo con una poderosa fuerza naval, que contaría con destructores, submarinos, aviones y helicópteros, aviones espías y tropas de desembarco, unos 1500 hombres.

Una gran farsa de este oficial, remplazante del Almirante Kurt Tipp,   como Jefe del Comando Sur, por la cercanía de Faller con el General James Mattis, quien fuera secretario de Defensa de los Estados Unidos (2017-18) y con quien Faller compartía la idea y el objetivo de acabar con la Revolución Bolivariana, sus expresiones públicas contra Venezuela, le daban garantías al Jefe del Pentágono, de que era el indicado para que realizará la tarea, que el general Mattis había convertido en prioridad.

Pero analicemos los elementos que están en el tablero y que, uniendo las fichas, nos pueden aportar los contundentes elementos para precipitar la decisión del presidente Trump. Para una intervención en Venezuela, el apoyo irrestricto del gobierno colombiano es absolutamente indispensable. Por razones políticas y militares, pero con la crítica situación interna que enfrenta el presidente Iván Duque, no solamente con la Pandemia, la crisis económica, la violación de los DDHH, sino con los escándalos de fraude electoral, que más adelante explico.

En primer lugar, utilizar el argumento de que el presidente Nicolás Maduro es el responsable del ingreso de cientos de toneladas de cocaína a los Estados Unidos y por tanto el jefe de los carteles de la droga es una gran mentira, para justificar la intervención militar. Trump sabe, su gobierno y la DEA, y las NN UU y su representante para el control de droga lo ha informado, que Venezuela no es un país exportador de droga, que el 95 por ciento de la cocaína, es producida en Colombia, y se conoce que es exportada por el pacífico hacia Guatemala y México y no por el caribe.

El 5 por ciento que se conoce es exportada desde Venezuela, lo realizaban y realizan los narcoparmilitares que intensificaron sus envíos y dominio territorial, en la frontera con Venezuela, cuando el gobierno de Álvaro Uribe estableció la Mesa de negociación de “paz” con los narcoparamilitares, en Santa Fe de Ralito, Cordoba, coyuntura que aprovecharon al saberse protegido, por la política anti chavista y contra la Revolución Bolivariana de Uribe y su Gobierno, además de las alianzas con sectores de las FF.MM colombianas para realizar sus fechorías.

Es público y confesado a la Fiscalía, de la época, por Salvadore Mancuso, Diego Fernando Murillo (a) Don Berna; Rodrigo Pupo Tovar (a) Jorge Cuarenta. Carlos Antonio Jimenez (a) Macaco, fueron las fuerzas bajo su mando los que utilizaron territorio de Venezuela, (Guajira, Cesar Santander del norte, (Cúcuta y Catatumbo) y Arauca para traficar, no solo cocaína, sino también   los carteles de la gasolina, que robaban de Venezuela y vendían en Colombia.

Estos carteles tenían la misión de entrenar a elemento opositores venezolanos y también formaron bandas paramilitares venezolanas que operaban y operan hoy en la frontera. Una buena parte eran empleados de los terratenientes y comerciantes y empresarios ricos, venezolanos, enemigos del gobierno chavista.    Y que luego se transformaron en Los Rastrojos, Urabeños, Aguilas Negras, Clan del Golfo. Todo con la complicidad de los gobiernos de Uribe, Santos y Duque, y sectores de las FFMM.

Cuando culminó ese proceso de Santa Fe de Ralito, los principales jefes, fueron cobijado con la ley de Justicia y Paz, y solo eran condenados a 8 años de prisión, pero debían confesar todos sus delitos, fuera el que fuere.

El gobierno de EE.UU exigió al presidente Uribe Vélez, entregar a la justicia estadounidense a los cabecillas más importantes, es así como Uribe, traiciona a sus aliados, Mancuso, Don Berna, Jorge Cuarenta, y Macaco, y otros y los estradita a Estados Unidos y estos ahora le están pasando la factura y denunciando sus relaciones y actos de masacres como las del ARO y que involucra al expresidente y senador Uribe.

Toda esta información está en manos del gobierno de Estados Unidos, en tiempos tan temprano como el 15 de octubre del 2004 el senador Jhon Kerry, le pedía a Uribe “la necesidad de que el gobierno colombiano mejorara la grave situación de los derechos humanos en el país, cortara lazos con los grupos ultraderechistas narcoparamilitares”. y En el año 2007, según la prensa norteamericana, Nancy Pelosi, jefa de la bancada demócrata en esa época, señalaba a Uribe como paramilitar y el congresista Charles Rangel le había anticipado a Uribe Vélez cuando este viajó a los Estados Unidos en el año 2007 buscando apoyo para la firma del TLC cuando le dijo: “sabe que señor Uribe, no vamos a aprobar el TLC con Colombia hasta que no se aclaren los asesinatos de los sindicalistas y no se concluya el escándalo de la parapolítica y los vínculos del Gobierno con los paramilitares”.

El gobierno de Estados Unidos, nunca le aprobó a Uribe Vélez el TLC, solo lo hizo un tiempo después de que terminara su presidencia y asumiera Juan Manuel Santos la primer magistratura del país.

El pasado mes de marzo se destaparon dos graves denuncias contra la legitimidad del presidente Iván Duque, por la compra de votos, rebelados por la ex senadora Aida Merlano, las grabaciones y relaciones del Ñeñe Hernández, y su hermano Gregorio, ambos conocidos narcotraficantes y financieros de la compra de votos a favor de elegir a Duque en los departamentos de La Guajira y Cesar.

Por estas acusaciones hay una investigación en la Comisión de Acusaciones del Congreso, contra el presidente Duque y si se prueba todas las denuncias, será removido de su cargo. Así como la Corte Suprema le abrió una indagatoria al senador Álvaro Uribe Vélez, los dos más fieles servidores y subordinados al gobierno de Trump y ello podría complicar sus planes intervencionistas.

Misteriosamente se desata el escándalo del contrabando de un alijo de armas, que iba a ingresar desde Barranquilla a Venezuela y es sindicado el ex general y desertor venezolano Cliver Alcalá Cordones, de dicha ilegal acción terrorista.

Levanta mucha suspicacia que Alcalá fuera tan rápidamente entrevistado por W Radio de Colombia y declara públicamente que esas armas eran para iniciar acciones militares y un atentado contra el presidente Maduro y que el dinero y la orden de comprar e iniciar acciones armadas eran por orden de Juan Guaidó o sea que se auto inculpaba de una acción terrorista.

Esto provocó un mayúsculo escándalo, porque, aunque no implicó a Duque ni a su gobierno, obviamente, nadie se podía comer el cuento que estos no estaban informados. Es conocido que FF:MM y gobierno sí lo conocían, porque esas armas fueron adquiridas por la vía y en el marco del acuerdo de Guaidó con el TIAR. ¿Quién y que país las vendió? Esta es una pregunta que debe ser respondida por Guaidó.

Sospechosamente este alijo de armas es descubierto en el trayecto Barranquilla a Rio Hacha, en un supuesto, reten de la Policía, pero unas 48 horas antes de que el Fiscal William Barr de los Estados Unidos, abriera un proceso judicial contra el presidente Nicolás Maduro, y otros altos funcionarios venezolanos,   ofreciendo una recompensa de 15 millones por la entrega de Maduro y 10 millones por Cabello, Padrino López y otros dirigentes del gobierno bolivariano, como en la época del oeste gringo.

Por cierto y para pleno conocimiento de nuestros lectores, el Fiscal William Barr, fue el mismo personajes que llevó la “causa” contra el general panameño Manuel Antonio Noriega, colocado en ese cargo por George Bush, el criminal presidente, que ordenó bombardear el barrio mártir del Chorrillo y la ciudad de Panamá y el asesinato de miles de inocentes panameños, con su intervención militar, para supuestamente detener a Noriega por narcotráfico, acusación que nunca fue probada. ¿No les parece significativo este nombramiento? Que cinismo el del señor Trump, Pompeo y Barr.

Y curiosamente al ex general, Cliver Alcalá Cordones, lo acusan de pertenecer al Cartel de los Soles y ofrecen   10 millones, una buena trama para una película de Hollywood, por lo que viene ahora.

Sorpresivamente Alcalá Cordones, pide a las autoridades colombianas ser entregado a la DEA y en menos de 24 horas, volaba junto a los agentes de la DEA a los Estados Unidos, al que le ofrecieron garantías y solución de su caso. No hay que ser un especialista policiaco para darse cuenta que todo está arreglado Cliver reclutado por la DEA y dentro del plan intervencionista. No hay dudas de que Cliver será el testigo principal para respaldar, las falsedades en las acusaciones contra Maduro y los otros líderes y dirigentes del Gobierno Revolucionario Bolivariano.

Y claro que Cliver conoce del tema narcotráfico, pero lo que no dicen es que sus contactos son familiares porque su suegro, Hermán M González es uno de los capos del narcotráfico en el norte de Colombia.

Recientemente el ministro de Defensa Vladimir Padrino López, denunció al gobierno de los Estados Unidos, porque le hicieron una propuesta, de que apoyara el derrocamiento del presidente Nicolás Maduro, la respuesta fue contundente, absoluta lealtad a la Revolución Bolivariana, su Constitución y al presidente Maduro. Por eso hoy lo están acusando también de narcotraficante, he aquí la inmoralidad de cómo actúa los representantes del imperio.

Todo está perfectamente orquestado, y si bien al parecer tenían en plan hacerlo más cerca de noviembre, imagino que, para favorecer la reelección de Trump, los hechos arriba explicados, más la coyuntura de la Pandemia, que es acción priorizada de todos los gobiernos y de los pueblos en combatirla, de esa manera cobarde y traicionera actúa el imperio.

Otros elementos que deben ser tomados en cuenta son el recibimiento del presidente Donald Trump al presidente Iván Duque y Jair Bolsonaro, y Juan Guaidó, incluido su asistencia al Congreso, el que fue recibió con grandes aplausos, por demócratas y republicanos, porque no hay que llamarse a engaño, la política contra Venezuela es bipartidista. Visito además a Luis Almagro en la OEA y a los que representan del TIAR. Y luego de estas visitas, el recorrido del autoproclamado Guaidó, por Europa.

A su regreso de este periplo, el desprestigiado Guaidó se dio a la tarea de crear un llamado Fondo para la Liberación de Venezuela, con el objetivo de recaudar dinero, imagino que luego se los gastaran en moteles y prostitutas, como hicieron Cúcuta, pero el más peligro es el sector terrorista de Voluntad Popular y Primero Justicia, al servicio de la CIA y el Comando Sur, es el llamado “Pliego Nacional de Conflicto”. Esta segunda estructura es reactivar acciones de violencia, que desencadene desestabilización y crear el escenario de ingobernabilidad, para que la OEA, convoque al TIAR y así legitimar la intervención.

Grave violación del derecho internacional, porque Venezuela no es miembro ni de la OEA ni del TIAR, ha sido el mercenario Luis Almagro el que, violentando la carta de la OEA, ha aceptado a un fraudulento embajador de un autoproclamado fantoche presidente, como representante de la OEA. La Carta de la OEA solo reconoce a los Estados y Gobiernos, no un titere como Juan Guaido, que además actualmente, no es ni presidente de la Asamblea Nacional en desacato.

Para esos terroristas del llamado Pliego Nacional del Conflicto eran las armas de Cliver, hay que decir que armas tienen y han sido ingresadas desde Colombia, usando avionetas del narcotráfico que las dejan caer del otro lado de la frontera, información que ha sido denunciada por el gobierno venezolano. No hay que llamarse a engaño ni ser ingenuo, van en algún momento a comenzar acciones violentas en Venezuela y solo ejecutando acciones que impidan que el enemigo interno las inicie, ello le rompería el plan del imperio. Sobre todo, neutralizando a sus lidercillos y sus bases. La milicia bolivariana, es el pueblo uniformado y puede jugar un papel estratégico que impida las acciones de los guarimberos, con su mensaje de paz y efectiva respuesta a cualquier maniobra enemiga.

Como última pieza de este plan intervencionista, tenemos la supuesta y “elegante propuesta pacífica” a la solución de la crisis en Venezuela, el pasado martes 31 de marzo el Secretario de Estado, Mike Pompeo propuso el siguiente Plan llamado de “transición democrática” que implica crear un gobierno de transición, que no contemplarían ni a Maduro ni a Guiadó, y la celebración de elecciones libres.

Estados Unidos se abrogaría el derecho de unir sectores “opositores y chavistas” y conformar con ellos un gobierno provisional y un Consejo de Estado integrado por chavistas y opositores, eliminar la Asamblea Constituyente, elegida por casi 9 millones de electores y eliminar la Corte Suprema de Justicia el desacato a la Asamblea Nacional, crear un Consejo Nacional Electoral   y en un plazo de 6 a 12 meses, convocar a elecciones libres, a la cual no podría aspirar Maduro, pero sí Guaidó, “expulsar del país a todas las fuerzas militares, rusas y cubanas” y suspender todas las sanciones de EEUU y la Unión Europea y que el FMI haga un importante préstamo a este gobierno provisional. Todo como un cuento de hadas, que nadie se lo cree.

Un plan “bellísimo” más bien le podemos llamar la “trampa” porque está concebido a sabiendas de que sería rechazado, como lo fue. La negativa contundente del gobierno Bolivariano no se hizo esperar. Ellos sabían que esa seri la respuesta, es ahí la “trampa” porque le daría la licencia de legitimar la intervención, y se presentari por los medios hegemónicos que Estados Unidos, los “buenos y democráticos” hicimos una propuesta democrática y el dictador Nicolas Maduro la rechazó. No Estados Unidos no tiene ni derecho ni moral de violar la Constitución Bolivariana y es una injerencia absoluta en los asuntos internos de un Estado, violando la Carta de la ONU, Incluso la de la OEA, atentando contra el derecho internacional.  

Termino este articulo citando a un revolucionario latinoamericano, el argentino Dr. Gustavo Cirigliano quien dijo: "Cuando un imperio proclama paz trae la guerra, cuando exalta la solidaridad esconde un ataque, cuando reclama adhesión trama entrega. Y cuando ofrece amistad distribuye hipocresía”.

Espero que, con estos muy claros conceptos sobre el imperio yanqui, los amigos de la paz y la verdadera democracia, se pronuncien fuertemente contra la intervención militar de Estados Unidos en Venezuela.   Todos debemos llamar a la paz, unirnos frente a combatir el Codiv -19 y un fuerte llamado, YANQUIS FUERA DE VENEZUELA.

(*) Periodista, politólogo y analista internacional.

La Habana, Cuba, 4 de abril de 2020.   20:30 hrs.

Estas medidas atienden "condiciones de injusticia e iniquidad" creadas por el sistema político y económico capitalista que privilegia el lucro desmedido por encima de la vida, la salud y la dignidad. Para su implementación existen "numerosas posibilidades".

Redacción REMAP

Este miércoles, 25 de marzo, el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) exigió al Gobierno colombiano un "Plan de Choque Social por 100 días", a través de un documento que contiene nueve puntos para salvaguardar la vida y dignidad de la población.

Las exigencias se dan luego de no existir ninguna medida social estructural que mitigue el impacto causado por la pandemia que amenaza al mundo, y después de la expedición del decreto 440 de 2020 que descongeló recursos del Estado sin saber de qué modo serán invertidos. Hasta el momento el Gobierno ha preferido salvar el sector financiero, los bancos, y no salvar la vida de la población.

"Las respuestas del Gobierno Nacional, más allá de decretar el aislamiento, son tímidas y tienden a privilegiar los negocios y a descargar el peso de la situación en los hogares de las gentes del común bajo la lógica de "sálvese quien pueda", o a través de pírricos apoyos, así en su retórica se afirme lo contrario", afirma la FARC

Algunas de las exigencias del Plan de Choque de la FARC incluyen la gratuidad de servicios públicos por tres meses (incluido internet); protección del empleo mediante subsidio de nóminas asumido por el Estado; subsidios para quienes no tienen empleo y para el trabajo informal; provisión gratuita de medicinas y fortalecimiento de la infraestructura hospitalaria.

Para la FARC estas medidas de choque están formuladas para atender "las condiciones de injusticia e iniquidad" creadas por el sistema político y económico capitalista que privilegia el lucro desmedido por encima de la vida, la salud y la dignidad. Para su implementación existen "numerosas posibilidades".

"La organización productiva no puede tener como finalidad exclusiva la generación de ganancias, sino la eliminación de las condiciones de injusticia e inequidad. La Política fiscal y monetaria, moviéndose en el marco del orden constitucional vigente, ofrece numerosas posibilidades para ello, que hoy poseen plena vigencia y deben ser consideradas", indica el documento.

El problema aquí no radica en si hay o no recursos para congelar el pago de servicios públicos, el problema radica en que, sí o sí, toca hacerlo para garantizar la vida de la población.

Por: Alexander Escobar

Que las personas estén preocupadas por gastar lo poco que tienen en el pago de servicios públicos, significa el grado de chantaje y criminalidad de un modelo económico que privatizó derechos esenciales para la vida y naturalizó esta infamia en la mentalidad de la población.

El problema aquí no radica en si hay o no recursos para congelar el pago de servicios públicos, el problema radica en que, sí o sí, toca hacerlo para garantizar la vida de la población que debe priorizar lo poco que le queda, después de quedarse sin trabajo, para comprar alimentos.

Debido a la calamidad social y económica, la gente dejará de pagar servicios públicos, no tendrá cómo hacerlo luego de ser exprimidas en esta última facturación, y por tanto el Estado tendrá que intervenir las empresas prestadoras dentro de poco. Lo hará inyectando capital, al igual que lo ha hecho con los bancos, para garantizar su negocio y desangre de la población.

Por ello, durante el tiempo que dure la pandemia, desde ya debe plantearse la necesidad de la intervenir las empresas prestadoras de servicios públicos, pero con el enfoque social, no mercantilista, que le permita garantizar estos servicios fundamentales a la población, a la vez que destine los recursos y desarrolle formas de trabajo solidario que permitan minimizar costos para congelar el pago de servicios.

En la ciudad de Palmira (Valle del Cauca) esta exigencia ya circula. A través de un comunicado, bajo el título "Cobrar servicios públicos es un acto contra la vida y la dignidad", la comunidad palmirana además plantea que existe el riesgo latente de alteraciones del orden público que se generaría por la frustración de no poder alimentar sus familias.

"Esta medida de atención evitaría la inconformidad ciudadana y la alteración del orden público, pues no hay efecto más frustrante que el sentimiento de engaño a una población que estará siendo obligada a pagar servicios públicos cuando se quedará sin comida", reza el comunicado (ver documento).

Pero mientras la comunidad exige la única solución posible para mitigar la crisis, de manera momentánea, el Concejo de este municipio adelanta gestión para mantener el negocio de los servicios públicos, buscando solo rebajas en el pago, dejando a la población endeudada en presente y futuro y sin ingresos para abastecerse de comida.

Según comunicado oficial, el Concejo le solicitará al Alcalde: "Que el municipio de Palmira gestione ante la Comisión de regulación de servicios públicos para rebajar la tarifa del servicio de Agua, Energía y Aseo en la ciudad" (ver comunicado).

Quizá haya buena intención en la postura del Concejo, creyendo que lo hacen porque de verdad no han dimensionado lo que significa enfrentarnos a una Pandemia que puede borrar, y lo está haciendo en otros países, a todo un sector poblacional del municipio, de Colombia, del planeta.

Alcaldes, Gobernadores, Concejos municipales, Asambleas Departamentales, Congreso de la República, si hubo un momento en la vida donde se requirió decisiones radicales para salvaguardar la vida, es éste. Por favor, ¡qué falta para entender que nos enfrentamos a una pandemia!

Ha echar lápiz, proyecciones, estadísticas para presentar y exigir soluciones de emergencia al Gobierno Nacional para congelar el pago de servicios públicos como primera medida.

Por mi parte no pagaré recibos, hacerlo implicaría dejar de comer en casa. Y tampoco tengo forma de pagar los que se vienen. Esta es la realidad de la gente del común en estos momentos.

--
Publicado por REMAP el 3/23/2020 03:49:00 p. m.

Por Alberto Pinzón Sánchez

Todo lo que estamos presenciando (objetiva y subjetivamente) a nivel mundial hoy marzo 2020, con la llamada "crisis del coronavirus", trasciende la esfera de lo puramente sanitario, que ha quedado rebasada completamente por otras esferas sensiblemente interconectadas de la actual vida humana en el planeta, tales como lo económico social, lo político ideológico, lo étnico cultural, lo ecológico, lo ético moral, y hasta lo religioso de quienes plantean un final apocalíptico del mundo y la civilización humana.

¿Estamos entonces en una coyuntura critica de características universales que por sus imbricaciones y amplias interconexiones sistémicas configuran una amplia crisis de la civilización humana actual?

Parte de la respuesta a este tremendo e inquietante interrogante está contenido en aquel tremendo párrafo-profecía del Manifiesto Comunista, donde los maestros Marx y Engels (1848) al describir el imparable y revolucionario desarrollo que produce el capitalismo en las Fuerzas Productivas de la sociedad y en las correspondientes Relaciones de Producción y que lo llevaron compulsivamente en su globalización hasta las regiones más insospechadas del planeta, también en su dinámica entrópica, lo han precipitado "a esfumar en el aire todo lo sólido que antes existía como fundamento de la sociedad" :     

.."La burguesía no puede existir sin constantemente revolucionar los instrumentos de producción y por lo tanto las relaciones con la producción, y con esto, todas las relaciones de la sociedad. La conservación de los viejos modelos de producción de manera inalterada era, por el contrario, la primer condición de existencia para todas las clases industriales previas. La constante revolución de la producción, la ininterrumpida perturbación de todas las condiciones sociales y una perpetua incertidumbre y agitación distingue a la burguesía de todas las épocas anteriores. Todas las relaciones fijas, congeladas, con su antiguo tren de opiniones y prejuicios, se ven esfumadas y todas las nuevas que se forman se vuelven anticuadas antes de que se puedan osificar. Todo lo sólido se desvanece en el aire, todo lo sagrado se profana, y finalmente el hombre se ve obligado a enfrentar serenamente sus condiciones de existencia y sus relaciones recíprocas. La necesidad de un mercado que constantemente se esté expandiendo para sus productos lleva a la burguesía a extenderse por toda la superficie del planeta. Debe anidar en todas, partes, establecerse en todas partes, hacer conexiones en todas partes"

 Esta crisis está cumpliendo (como cualquiera otra) con su función dialéctica de sacar a flote y poner crudamente al descubierto las principales contradicciones que se venían gestando como parte de un muy complejo y desigual desarrollo histórico concreto en unas circunstancias determinadas, cuya dinámica entrópica (dialéctica capitalista construcción-destrucción) viene de muy atrás y se puede remontar a la crisis capitalista iniciada en 1970: Hoy, a causa de la pandemia del corona virus caen los mercados bursátiles y de valores en todo el mundo; se paraliza la producción general y cae el consumo en especial de los llamados servicios y se anuncian hiperinflaciones monetarias y probable recesión económica global. Se cierran hoteles, restaurantes, discotecas, burdeles, espectáculos y demás "economía servicial"; se cancelan vuelos y viajes aéreos (altamente contaminantes por el consumo de combustible especial) y toda aquella burbuja económica embellecida del turismo de masas, de vacaciones soleadas del norte enriquecido hacia el cliché idílico de un sur de playas blancas, palmeras y bailarinas, no va más, produciendo colapso en los países-balnearios cuya única industria en el turismo o "industria sin chimeneas".

Se encierra obligatoriamente la vida en las principales ciudades del mundo y prácticamente se reduce a su mínima expresión el trasporte terrestre en regiones países y entre Estados, alterando el consumo de gasolina que debe almacenarse produciendo una caída en la demanda y afectando el precio del petróleo, alterado de antemano por la guerra de los precios entre los países productores en competencia.

En paralelo se resquebrajan los discursos políticos y se incrementa el descrédito de los gobernantes que deben recurrir a la demagogia de las soluciones providenciales, "decretando" incómodas medidas extraordinarias y, Estados antes acreditados como ricos, desarrollados y avanzados dejan de serlo súbitamente al mostrar su ruina sanitaria. La conciencia social generalizada de asombro, pánico, desamparo e impotencia, incertidumbre, controversia, desestabilización, sufrimiento, muerte, caos y repliegue social que va dejando el coronavirus en su avance, muestra la subjetividad global sobre lo que se está viviendo.  

Los "ciudadanos globales", al ocaso del día, después de una fatigosa jornada de trabajo, sentados frente al televisor satelital han visto impotentes y encogidos las toxicas imágenes cotidianas de los pavorosos incendios de inmensas extensiones de bosques tropicales y selvas en la Amazonia del Brasil deforestado, en Australia, en África, en Indonesia o en Borneo. Inundciones, riadas y avalanchas que sepultan ciudades enteras. Han visto el deshielo del gigantesco casquete polar de Groenlandia, complementado con los cañonazos del deshielo polar austral. También las imágenes de un sufrimiento bíblico de sequía y el hambre en vastas regiones del planeta, y vinieron plagas inverosímiles de langostas caídas sobre miserables pobladores de los yermos territorios del llamado cuerno africano. Muchos de los "telespectadores globales" pudieron comparar su cómodo sillón de televisión con la miseria extendida y el deterioro generalizado de las condiciones de vida que los noticieros de la mass media global dominante le presentaron sobre los millones de personas sobreviviendo infrahumanamente en muladares suburbanos de las más grandes e inimaginables aglomeraciones urbanas, verdaderos hormigueros humanos o megaciudades globales, de aire mefítico e irrespirable jamás imaginadas por ser humano alguno, carentes de los más elementales servicios básicos para la vida como agua potable, alcantarillado, higiene, servicios sanitarios,  o incluso, una dieta básica y elemental.  

 Acaso, después de semejante intoxicación mediática, ¿pudo alguien sustraerse de las "objetivas" y eruditas discusiones sutilmente inducidas por los maltusianos imperialistas acerca de la superpoblación humana que a la fecha ha llegado a la inimaginable cantidad de 8.000 millones (repito: ocho mil millones) de personas "que debe ser equilibrada"?  No hubo muchas personas en el mundo que dejaran de presenciar las dramáticas y desapacibles escenas sobre el continuo, imparable e irreversible deterioro de importantes y vitales ecosistemas tanto en la tierra firme como en el mar del plástico, la descomposición y destrucción de la atmósfera terrestres, la catástrofe climática y ecológica tan anunciada como poco combatida que la "globalización neoliberal" fue imponiendo lenta y seguramente en el planeta.

Tampoco las hubo que no fueran informadas de las guerras comerciales de competencia entre los países más altamente desarrollados. Las guerras de saqueo y reparto territorial entre las grandes potencias capitalistas en disputa por recursos naturales, por el petróleo, el litio, el coltán, el oro, las tierras exóticas, ect, y claro, el más valioso recurso de todos, la fuerza de trabajo que se aumentó con las migraciones masivas, esclavizaciones y tráfico a gran escala de trabajadores esclavizados para sostener el precio de esta esencial mercancía del capitalismo con un gigantesco y millonario ejército de reserva.

Una pregunta nos ayudaría a comprender mejor todo este entramado tan grande como complejo:

¿Dónde se originó esta forma elemental de vida llamada virus corona?  Países objeto de "guerras hibridas" como China e Irán, acusan al Pentágono de EEUU de haberlo fabricado en sus laboratorios de guerra biológica y haberlo llevado al continente asiático, pidiendo a su vez la destrucción de tales laboratorios secretos. El gobierno de EEUU replica acusando a su adversario, incluso por boca de su actual presidente Trump quien habla del "virus chino". Sin embargo, los hechos científicos actuales muestran algo que va más allá de la simple propaganda de guerra:

Que, sumados todos los anteriores factores mencionados, en especial el irracional trato dado a la naturaleza y sobre todo a los animales;  considerados por la egoísmo, el lucro insaciable y la avaricia como objetos de enriquecimiento ilimitado, cuando no de la gula que demanda la producción en cadena (en fábricas asquerosas y antihigiénicas) de pollos engordados con hormonas e inoculados con antibióticos, cerdos carnívoros alimentados con detritus podridos de los mataderos de reses, y además engullir como moda de consumo exótico animales " raros y costosos", como alacranes, murciélagos, culebras, aletas de tiburón o cuernos de rinoceronte; han contribuido a gestar el aparecimiento del coronavirus. Su acelerada y vertiginosa diseminación y propagación, corrieron por cuenta de la conectividad y el flujo global diario e incontenible de millones de personas mediante la plataforma tecnológica de las comunicaciones aéreas y el turismo masivo que hoy se pretenden impedir con vedas y cuarentenas.

El reconocido salubrista y profesor Catalán Joan Benach, en un interesante artículo titulado "el relato oficial oculta la crisis sistémica," escribe lo siguiente: "Parece probable que el virus del Síndrome Respiratorio Agudo (SARS) CoV-2, de gran contagiosidad entre humanos, haya llegado al mundo para quedarse, y que permanezca entre los virus que habitualmente afectan a la humanidad como ocurrió con la gripe A. No hay olvidar que la causa del actual brote epidémico (y de otros previos como el SARS-CoV en 2002, la gripe aviar (H5N1) en 2003, la gripe porcina (H1N1) en 2009, el MERS-CoV en 2012, el ébola en 2013 o el Zyka (ZIKV) en 2015), radica, en gran medida en la compleja transmisión a través de animales relacionada con el desarrollo de una agricultura y avicultura intensivas y de un creciente mercado y consumo de animales salvajes y exóticos. A ello se une la capacidad actual de extensión de epidemias debido a la falta de higiene y recursos adecuados invertidos en salud pública, la densidad urbana, y la globalización turística, entre otros factores.

La globalización (neoliberal) ha transformado la relación entre humanos y virus, donde lo local es global y lo global es local. Y muchos países no tienen sistemas de salud pública efectivos para hacer frente a los retos que se plantean, ni existe tampoco un sistema de salud. El COVID-19 es un detonador complejo de la crisis sistémica del capitalismo, en la que todos los factores anteriores están fuertemente interconectados, sin que se puedan separar entre sí. Todo parece indicar que esta epidemia puede representar una ocasión ideal para justificar la crisis económica capitalista que parece estar acercándose. El miedo produce una brusca caída de la demanda, que baja el precio del petróleo, lo que revierte en la emergencia de una crisis anunciada hasta este momento. Muy probablemente el coronavirus no es el único responsable de las caídas en las bolsas, como se dice, ni de una economía capitalista desacelerada, con las ganancias de las corporaciones y la inversión industrial estancadas, sino que es la chispa de una crisis económica pospuesta donde la mala salud de la economía es muy anterior a la epidemia.

Como han señalado diversos economistas críticos, como Alejandro Nadal, Eric Toussaint o Michael Roberts, aunque los mercados bursátiles son imprevisibles, todos los factores de una nueva crisis financiera están presentes desde al menos 2017. El coronavirus sería tan solo la chispa de una explosión financiera pero no su principal causa. Además, no debe menospreciarse el papel de los gigantes accionistas (fondos de inversión como BlackRock y Vanguard, grandes bancos, empresas industriales, y mega millonarios) en la desestabilización bursátil vivida en las últimas semanas. Estos agentes recogerían así los beneficios de los últimos años y evitarían pérdidas, invirtiendo en los más seguros, aunque menos rentables títulos de deuda pública y exigiendo a los gobiernos que una vez más echen mano de los recursos públicos para paliar pérdidas económicas.

La propaganda de los grandes grupos económicos y mediáticos oculta la realidad e impide comprender adecuadamente lo que está ocurriendo. Transformar la compleja estructura social de un tren sin frenos, como el capitalismo, requiere imaginar una sociedad distinta y realizar un cambio radical con políticas globales sistémicas en ecología, economía y salud, que diseñen y experimenten formas alternativas de vida en un modelo productivo y de consumo más justo, homeostático, simple y saludable. Un primer paso necesario es no engañarnos con las informaciones incompletas, emocionales o tóxicas del relato mediático hegemónico del coronavirus y tratar de comprender la crisis sistémica que oculta." https://ctxt.es/es/20200302/Politica/31295/coronavirus-epidemia-crisis-capitalismo-recesion-joan-benach.htm

 Hay versiones "multidisciplinarias" que complementan al profesor Benach, sosteniendo razonablemente que el coronavirus es el resultado de la descomposición de ecosistemas, de una lamentable relación capitalista del humano con la naturaleza, que dejó de considerarse parte de esa  misma naturaleza; de la serie de infinitos daños grandes y pequeños que el afán de lucro, del afán de dominio sobre la naturaleza considerada inagotable (según el paradigma de la noción de "progreso moderno") fue infringiendo a la naturaleza, hasta que esta finalmente dejó ver sus límites ante un asombrado ser humano, que no logra entender o siquiera descifrar lo que la naturaleza le está exponiendo así de manera directa, descarada o si se quiere brutal.

La historia de la humanidad ha mostrado el colapso de muchas y variadas civilizaciones. En Nuestramerica el ejemplo paradigmático podría ser la civilización Maya original, cuyo colapso aún no ha sido aclarado totalmente por los científicos. ¿clima, catástrofes naturales, hambre, guerras, pandemias, ect...?  Lo que interesa resaltar es que todos esos colapsos civilizatorios anteriores tuvieron un alcance geográfico o territorial limitado, para comparar estos con la actual coyuntura sistémica ampliamente interconectada a nivel global por la que está atravesando el sistema-mundo construido y poder decir que, si bien estamos en una crisis de larga incubación, sistémica y global de alcances civilizatorios, NO presupone el fin de la humanidad como pregonan los pelechadores religiosos de la profecía del Apocalipsis.

Indudablemente el sistema-mundo que salga después de la pandemia del coronavirus, no será el mismo. Muchas cosas sólidas (como lo profetizaron Marx y Engels en 1848) se "esfumarán en el aire", se barrerán gobiernos, instituciones e incluso Estados situados a la derecha o a la izquierda del catálogo del buen decir de los monopolios mediáticos dominantes. Quizás los gobernantes de la potencias Imperialistas que aspiran a salir indemnes de todo esto, recapaciten y desactiven las más apremiantes y amenazantes crisis que están en el fondo de toda esta dinámica y que se han dejado avanzar de manera caótica. A la deriva: La crisis ecológica, el calentamiento global, la sustitución energética y tecnológica, el hambre y la miseria de millones, las migraciones masivas, el tráfico de fuerza de trabajo esclavo, la xenofobia y el racismo, la demografía caótica y densificación urbana, las guerras imperialistas de saqueo por recursos naturales y humanos. El Estado neoliberal moderno y la Democracia electorera de representación. El neocolonialismo y la dependencia al Imperialismo....

 Quizás, aunque lo más probables sea que los gobernantes no lo hagan, sino que sean las propias masas de ciudadanos globales quienes movilizados masivamente y muy conscientes como lo están haciendo ejemplarmente los trabajadores y ciudadanos chilenos, enfrentados al Fascismo neoliberal de Pinochet con el que se inició en 1970 la crisis sistémica presente, presionen y obliguen dichos cambios, y mediante los esperados avances y retrocesos de cualquier lucha de masas, logren imponer un nuevo orden mundial, ni siquiera alternativo sino nuevo, con una nueva forma de vida más humana, más social y colectiva, comunitaria y sustentable; menos alienada y enajenada y, de sociedad acorde con la naturaleza y con sus vecinos. Esto es posible.

¡La propuesta de Marx y Engels hecha en 1848, sigue hoy estando en pie y al orden del día!

Fuente imagen Internet.

A unas doce horas de entrar en vigencia la orden de Iván Duque, si es que él puede ordenar algo, de un aislamiento preventivo por 19 días, los hambrientos de Colombia, que la mafia que detenta el poder en Colombia importante un comino, comenzaron un practico levantamiento popular.

En diferentes puntos de Riohacha se presentaron saqueos en la mañana del pasado martes (2020-03-24), a establecimientos comerciales por desesperados guajiros. La situación llegó a tal punto que las mal llamadas autoridades debieron utilizar a los asesinos uniformados del Esmad y del del Ejército para contener a los hambrientos.

En Bogotá, en el sector de San Cristóbal, al sur de la ciudad, la pobrería salió a la calle pidiendo comida y como el en Rio Hacha, las “autoridades” enviaron a los asesinos del ESMAD. La gente desesperada buscaba acopiarse algo de alimentos y la respuesta del estado fue física bala.

También en Bogotá, en pleno centro el pueblo salió exigiendo alimentos. Antes los reclamos de la población, un hombre aparentemente identificado con carné de entidad pública, al paso de un camión les grita que allí les llega la Comida, ante lo cual la gente se acerca presurosa al camión que transportaba vallas para proteger a los grandes centros comerciales donde se acaparan alimentos en grandes cantidades.

En Barranquilla se vieron hechos similares todos seguidos a los mentiros anuncios del títere de la mafia, Iván Duque, que priorizo el entregar millonarios recursos a los banqueros como a Luis Carlos Sarmiento y falsas promesa a los pobres.

Según Claudia López, alcaldesa de Bogotá, en un twitter donde alababa que Iván Duque anunciara pírricas ayudas a los pobres, dijo que “En Bogotá son 309.000 familias en pobreza (descontando 41.000 FA) y 150.000 FV que deben recibirlo. ¡Esperamos instrucciones del Gobierno para entrega!”.

O sea, según ella en Bogotá solo hay unos 500 mil pobres, cosa que es totalmente falsa ya que los pobres de Bogotá sobrepasan los dos millones de personas.

Por otras parte, Ivan Duque anunció en un perorata en TV dijo que entregarán a 3 millones de trabajadores informales un apoyo solidario de $160.000 para la cuarentena, dinero que dicen serviría escasamente para una semana y que deja por fuera a más de 10 millones de pobres que siempre han pretendido esconder.

Algunos medios de desinformación, están tratando de mostrar a los pobres colombianos, a los que salen a la calle a reclamar y hasta a decomisar alimentos, como “venezolanos”, tratando de esconder tras estos a los millones de pobres que ha fabricado la mafia que detenta el poder en el país.

Esto es solo el principio... Cuando la gente no tiene que comer, en una crisis como la actual, asaltar se convierte en un derecho. Cuanto nos hubiéramos evitado si tuviéramos verdaderamente un estado social de derecho...

La epidemia de Coronavirus pone de manifiesto la perversión del sistema capitalista (por si a alguien le faltaba alguna evidencia):

En el capitalismo, sistema orientado hacia la capitalización de riquezas en pocas manos en base a la explotación de las y los trabajadores y en base al saqueo de la naturaleza, sistema en el que la sanidad es percibida como una mercancía, la mortalidad de las epidemias se multiplica en función de la precariedad del acceso a la salud. En algunos países, como Estados Unidos, no hay sanidad pública, y los costes médicos son exorbitantes para los pacientes; por ejemplo los tests para Coronavirus cuestan más de 3000 dólares en EEUU para un paciente sin seguro privado (al menos 27.5 millones de personas están sin cobertura)[1].

En el capitalismo, en los países en los que todavía queda algo de sanidad pública (luchada por las y los trabajadores), vemos como los hospitales están desbordados dados los recortes en sanidad efectuados en las últimas décadas (desde la caída de la URSS, los supuestos "Estados de Bienestar" capitalistas han venido desmantelando los servicios públicos para agigantar las fortunas de los que capitalizan en base a la privatización de la sanidad, la educación, etc). Hay cada vez menos hospitales públicos, menos médicos, menos personal sanitario contratado, para así provocar la precarización de la sanidad pública y la paulatina privatización de todo el sistema sanitario... para fomentar los negocios de la sanidad privada.

En el capitalismo, de entrada, al iniciar la pandemia, los seguros dijeron que era la sanidad pública la que debía, sola, tratar a las personas infectadas por Coronavirus. Los seguros privados no cubren el tratamiento por Coronavirus, dejando en la estacada a sus afiliados [2]. Evidentemente su objetivo no es la salud, sino el lucro.

Los millonarios, los patrones que explotan a miles de trabajadores asalariados, piden más facilidades para despedir a los trabajadores y piden que los salarios de las personas dadas de baja por infección sean pagados por el presupuesto público, y no por ellos, que son los que les sacan la plusvalía todo el año a esos mismos trabajadores. Además, piden más exenciones fiscales y subsidios (para estos buitres toda oportunidad es buena para capitalizar el dinero de los impuestos). Los grandes empresarios piden más y más dinero público para sus arcas privadas (un robo de alto vuelo). Los gobiernos del Capital, en vez de utilizar el presupuesto público para construir más hospitales, dotarlos de más maquinaria sanitaria y contratar más personal sanitario, de limpieza y desinfección, le entregan el dinero público a los grandes empresarios que se quejan de "pérdidas".

Las verdaderas pérdidas son las que sufre la clase trabajadora: por causa de la precarización del sistema de salud pública, se pierden vidas por listas de espera cada vez más largas para poder consultar especialistas, hacer pruebas o acceder a hospitalizaciones, lo que conlleva diagnósticos y operaciones tardías en enfermedades que no hubieran sido mortales de ser atendidas a tiempo (tumores, etc). En momentos de emergencia sanitaria por epidemia estas situaciones se agravan. 


Miles de trabajadores y trabajadoras son despedidos. Otros, bajo amenaza de despido por parte de una patronal que ni siquiera suple el equipamiento de protección, son obligados a ir a trabajar, incluso en sectores no estratégicos. En cuanto al sector de trabajadoras que trabajan a domicilio, ayudando y cuidando a personas dependientes, siguen trabajando en condiciones muy precarias [3]: sin mascarillas o guantes porque la patronal no los suple, teniendo que pagar ellas mismas los múltiples trayectos diarios, con horarios aberrantes, etc. Y en lo relativo a las personas que no tienen contrato, las que trabajan de manera informal, o según capricho de la patronal (un día sí y otro no), su precariedad se incrementa dramáticamente. Los sectores más vulnerables de la clase explotada son los más golpeados: las personas sin techo, las personas desahuciadas de sus casas por la banca, las personas migrantes consideradas "sin papeles" por leyes de inmigración lesivas, las personas ancianas en soledad, van a ser, una vez más, golpeadas de la manera más brutal. Todo sube de precio, hasta lo necesario para frenar una pandemia: los desinfectantes y mascarillas suben de precio de manera exponencial. En los hospitales las máquinas respiradoras escasean, como consecuencia de un sistema sanitario depredado por el capitalismo: algunos pacientes simplemente no tendrán máquinas respiradoras y morirán [4]. El gasto y la investigación médica están supeditados a criterios de lucro, de "rentabilidad" y "propiedad".

El Coronavirus les viene "de perlas" a los grandes capitalistas para justificar la recesión económica ante los ojos de una población alienada por los medios masivos encargados de confundir y de ocultar las verdaderas causas del colapso económico... colapso que cíclicamente genera el Capitalismo dadas las características inherentes a su misma lógica depredadora. Marx escribió al respecto: «El capitalismo tiende a destruir sus dos fuentes de riqueza: la naturaleza y los seres humanos». Históricamente, de las mayores recesiones económicas consustanciales al mismo sistema, los grandes capitalistas han logrado sacar tajada implementando mayor destrucción: desatando guerras mundiales, guerras imperialistas para reencauchar al complejo militar industrial e incrementar el saqueo y la tasa de explotación, siendo la clase trabajadora mundial la que paga con más precariedad, miseria y muerte.

En un sistema socialista, o al que le quede algo de la economía planificada de un sistema que alguna vez fue socialista (como China), los tests son gratuitos, así como los tratamientos y hospitalización. La desinfección constante de los espacios públicos y de los centros de abastecimiento alimentario son una prioridad efectiva. La infraestructura, los médicos y personal sanitario abundan, como es el caso en China y en la Cuba socialista. Cuba hasta envía brigadas médicas a las zonas del mundo más empobrecidas por saqueo capitalista: miles de médicos cubanos trabajan en América Latina, África y Asia, para curar y salvar vidas, en países en los que las personas mueren de epidemias cuya cura fue encontrada hace décadas, pero no es accesible a los más desposeídos del mundo, a los habitantes de las zonas más depredadas y empobrecidas por el capitalismo transnacional [5]. Los países más empobrecidos del mundo son en su mayoría países inmensos en riquezas, antaño saqueados por el colonialismo y hoy por el neo-colonialismo capitalista. A los lugares a los que el imperialismo estadounidense y europeo envía bombas, fuerzas militares, evangelizadores y una supuesta "cooperación" destinada a apoyar las políticas imperialistas (USAID, etc.) [6], Cuba en cambio, como Estado socialista, envía médicos en coherencia con el internacionalismo proletario. Es más, debido a la pandemia por Coronavirus, Cuba y China están enviando especialistas y medicina de la biotecnología cubana a Italia. China envió toneladas de equipos (respiradores artificiales, mascarillas, tests, etc), a una Italia que la Unión Europea no está ayudando como correspondería [7]. España requiere también esa ayuda de China y Cuba.

En un sistema socialista, o al que le quede algo de la economía planificada, de ser necesario se construyen hospitales con última tecnología en escasos días, para suplir muy ampliamente la atención a todos los pacientes (como lo hicieron en China, logrando frenar la expansión del Coronavirus, haciéndolo entrar en fase decreciente). Los desinfectantes, mascarillas e insumos de índole preventiva, son entregados como parte de la prevención del contagio encarada colectivamente. No hay carencia de médicos ni de máquinas respiradoras en los hospitales. La investigación médica en países socialistas se destina a buscar tratamientos para curar y no está supeditada a criterios de lucro y "rentabilidad". De esta forma, Cuba puso a disposición un medicamento para tratar el Coronavirus (el Interferón alfa 2B) que ya fue utilizado con éxito en China [8].

Pese al bloqueo económico que mantiene Estados Unidos contra Cuba, el sistema médico cubano ha sido reconocido a nivel internacional, incluso por organismos del mundo capitalista. Por ejemplo, en 2015, Cuba recibió el primer reconocimiento mundial por la Organización Mundial de la Salud (OMS) al eliminar la transmisión del VIH de madres a hijos y de la bacteria causante de la sífilis, un logro importantísimo para toda la humanidad, gracias al sistema socialista cubano.

Mientras Cuba, un pequeño país, bloqueado económicamente, constantemente asediado y calumniado, desarrolla una sociedad orientada hacia el bien común y desarrolla biotecnología para curar a la humanidad; Estados Unidos, país capitalista por antonomasia, sigue invirtiendo gran parte de su presupuesto científico en la Obsolescencia Programada (envejecimiento programado de las cosas para generar más sobre-consumo), sigue desarrollando armamento y perpetrando invasiones imperialistas con sus socios europeos. Mientras se extiende el Coronavirus, se desarrolla una gigantesca maniobra de la OTAN en Europa, denominada Defender-Europe 20. 30.000 soldados estadounidenses están desembarcando desde comienzos de marzo en suelo europeo; a ellos se unirán miles de soldados europeos para maniobras en un territorio que proyectan como el eventual campo de batalla ente la OTAN y Rusia. Las maniobras son extraordinariamente caras para el presupuesto comunitario[9].

«Algún día sabremos si la irrupción del Coronavirus constituye o no un eslabón de la guerra comercial de EE.UU. contra China, aunque podemos tener la seguridad de que si no lo es, no es por problemas éticos al respecto. A quienes lanzaron las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki, perpetraron a lo largo del planeta todo tipo de golpes de Estado, guerras y asesinatos selectivos o provocaron directamente epidemias como la del Dengue Hemorrágico en Cuba, no les tiembla el pulso por razones humanitarias cuando se trata de conseguir objetivos político-económicos», expresa Ángeles Maestro[10]. Más allá de saber, por ahora, si esta epidemia surgió en Estados Unidos o no (como algunos señalan [11]), tenemos algunas constataciones:

Cuando una epidemia se encuentra con un sistema de salud pública fuerte, es derrotada con celeridad; cuando esa epidemia se encuentra con un sistema de salud pública debilitado por la lógica capitalista de privatizar todos los servicios para beneficio de un puñado de multimillonarios en desmedro de la población, sus efectos llegan a ser muy graves, impactando particularmente las vidas de la clase explotada, cobrándose vidas que se hubieran podido salvar. Cuando una epidemia se encuentra con un sistema de salud pública inexistente, que es lo que impera en la mayoría de países devorados por el saqueo capitalista, esta causa una mortandad descarnada, como pasa en decenas de países en los que anualmente mueren centenares de miles de personas por enfermedades curables.

Otra de las constataciones es el aprovechamiento de la situación de emergencia por parte de las grandes fortunas: cantidades multimillonarias del presupuesto público son desviadas al sector privado, bajo la sombra del caos y la cortina mediática: «es evidente que el Coronavirus ha servido de desencadenante de la eclosión de una gran crisis económica que hace tiempo se viene gestando. Lo más grave, y no hace falta ser un lince para verlo venir, es que el virus coronado servirá de chivo expiatorio de los nuevos recortes y privatizaciones, incremento de impuestos indirectos y de beneficios fiscales para el capital y, sobre todo, nuevos rescates de bancos con dinero público»[12].

Sobran evidencias de que en un sistema socio-económico como el capitalismo, en el que los medios de producción están en manos privadas, las mayorías estamos a la merced de una élite: de la clase explotadora, cuyas decisiones son en función de su codicia, depredando el planeta, desatando guerras, explotándonos a saciedad. El capitalismo ha sumido a la humanidad en una realidad de espanto: 26 multimillonarios poseen una riqueza igual a la suma con la que malvive la mitad de la población del planeta; un niño muere cada 5 segundos en el mundo por causas evitables (desnutrición, agua infectada y enfermedades asociadas). Vivimos bajo la dictadura del Capital: porque el lucro prima sobre la vida, porque hasta cosas tan esenciales como el sistema de salud, son concebidas como un negocio, con todo el sufrimiento que eso conlleva para las mayorías.

____________________________

 

____________________________

___________________________________________________________

 

NOTAS:

[1] En algunos países, como Estados Unidos, no hay sanidad pública, y los costes médicos son exorbitantes para los pacientes. Al menos 27.5 millones de personas están sin ningún tipo de cobertura.

«Ante una situación tan dramática como la actual, la sanidad privada tiene la desvergüenza de declarar que no se hará cargo de los casos de Coronavirus de sus asegurados. Las Consejerías y el Ministerio de Sanidad han callado miserablemente, constituyéndose en cómplices del crimen cotidiano» A. Maestro

[5] El Sarampión, un ejemplo de enfermedades curables que sin embargo cabalgan en el capitalismo: causó 140.000 muertes en 2018, que se hubieran evitado con una simple vacuna cuyo coste productivo es ínfimo. https://www.infosalus.com/actualidad/noticia-casos-sarampion-triplican-2019-20191205185949.html

Más de 300 muertos por sarampión cada día en el mundo(la mayoría niños)  http://www.medisur.sld.cu/index.php/medisur/announcement/view/3036

[6] imperialismo, "cooperación internacional" y ong: https://rebelion.org/cuando-caen-mascaras-causa-espanto-el-rostro-del-capitalismo/

[7] Cuba y China están enviando ayuda

[8] Medicamento de la biotecnología cubana Interferón Alfa2B http://spanish.xinhuanet.com/2020-02/27/c_138824325.htm

[9] "Las maniobras son extraordinariamente caras para el presupuesto comunitario. En el 2018 el Parlamento Europeo aprobó una dotación de 30.000 millones de euros para remodelar aquellas infraestructuras viarias: puentes, líneas férreas, o carreteras que no puedan soportar el peso de los monstruosos tanques M-1 Abrans (70 tm) con blindajes de uranio empobrecido". 

[11]«(...) Igor Nikulin, el biólogo ruso, exmiembro de la Comisión de Armas Químicas y Biológicas de las Naciones Unidas, ha dicho que el coronavirus es el arma biológica de Washington para utilizarse contra sus enemigos(...)» https://www.hispantv.com/noticias/rusia/451473/coronavirus-arma-biologica-laboratorios-secretos-eeuu

El mundo entero se encuentra en estado de emergencia a causa del Coronavirus, se viven escenas de histeria colectiva y en muchos países (China, Norteamérica o Europa) han decretado el estado de sitio para combatir la pandemia ¡que nadie salga a la calle! Es la consigna en un desesperado intento por remitir los contagios y contener la propagación del virus. ¡Estamos en guerra contra un virus! que avanza imparable y amenaza extenderse a nivel global sino se toman las medidas sanitarias de choque. Caronte el barquero con su guadaña se prepara a guiar a los miles de difuntos al otro lado del rio Aqueronte. Como en la edad Media el terror se apodera de la estirpe humana.

Desde tiempos inmemoriales se han producido otras pandemias apocalípticas o bíblicas, pero quizás la más diabólica haya sido la que se produjo a raíz del descubrimiento y conquista de América.

Cristóbal Colón fue el pionero de la guerra bacteriológica pues junto a sus secuaces alienígenas introdujeron en el Nuevo Mundo un mortífero cóctel de virus, bacilos o microbios que a corto y a largo plazo exterminaron a millones de indígenas. El Nuevo Mundo se encontraba completamente aislado y sin contacto con Europa, Asia o África. La virginidad inmunológica y una falta de respuesta defensiva por parte de los nativos provocaron la hecatombe.

En un plazo de 20 años las guerras, la esclavitud y las enfermedades prácticamente diezmaron un 90% de las tribus indígenas del Caribe. Mas tarde la mortal plaga alienígena se fue expandiendo por todo el continente durante el periodo de conquista y colonización.

Las enfermedades se transmitían por vía respiratoria (gripe, y múltiples cepas de la influenza, tuberculosis) por contacto directo (viruela, lepra, el cólera, sarampión, rubeola, tosferina) por picaduras de piojos (tifus exantemático) por las ratas (la peste bubónica) por vías digestivas (diarrea, fiebre tifoidea, salmonella) por contacto sexual (sífilis, gonorrea) picaduras de mosquito (malaria o fiebre amarilla)

¿Cómo es posible que un puñado de conquistadores vencieran a naciones poderosas como los Aztecas o los Incas? Simplemente porque la guerra bacteriológica propició la demoledora y fácil victoria de los conquistadores españoles. Igual pasó en Norteamérica con los ingleses, holandeses y franceses que igualmente contagiaron a cientos de tribus indígenas eliminándolas casi por completo. Es inconcebible, pero sin ningún remordimiento se llevaron a cabo estos perversos planes para apoderarse de sus tierras y proclamarse los nuevos amos.

Por ejemplo, una gripe desconocida llamada la "gripe suina" o "gripe del cerdo" llegó en el segundo viaje de Colón y se extendió con inmensa facilidad por todo el Caribe -como sucede hoy con el COVID-19. Otro elemento a tener en cuenta fue la llegada de nuevos animales: caballos, burros, vacas, aves de corral, cerdos y que junto a las condiciones higiénicas deplorables de los propios conquistadores fueron el mejor caldo de cultivo para virus y bacterias mutantes. (ya que pasaban de los animales a los seres humanos) Con todo el descaro se intentó culpar a los indígenas de la sífilis que era una enfermedad venérea que ya existía en Europa desde hacía siglos. La propagación de la sífilis se da por la promiscuidad, los abusos sexuales y las violaciones a que fueron sometidas las mujeres indígenas por parte de los conquistadores o colonizadores. La plaga mortal provenía de Occidente, no eran dioses sino espectros infernales.

El COLONAVIRUS sin duda alguna ha sido la pandemia más poderosa conocida sobre el planeta tierra. Para que nos hagamos una idea de lo que supuso esa catástrofe ahora estamos experimentando en carne propia tan solo una ínfima proporción. Y encima en ese entonces los enfermos ni contaban siquiera con hospitales, medicinas o tratamientos. Imagínense la lenta agonía de los aborígenes con sus cuerpos abrasados por la fiebre mientras agonizaban lanzando horribles gemidos suplicando piedad. ¡Qué más da si un caballo pura sangre valía más que cien de ellos!

Nadie les prestó ayuda, perecieron en silencio, sin hacer ruido víctimas de ese holocausto apocalíptico. En todo caso son los "daños colaterales" tan propios de las invasiones y guerras y que debemos asumir con resignación cristiana tal y como ha acontecido en otras ocasiones en la historia de la humanidad" -aducen los intelectuales españolistas. "solo los más fuertes sobreviven" o sea, es la "selección natural", como lo afirma la teoría de Darwin.

El expansionismo imperial europeo no conocía limites pues lo único que ambicionaba era apoderarse de tierras y riquezas. Esta plaga arrasó con todo lo que se encontraba a su paso, nada podía interponerse en su camino.

¿Acaso la intención de los conquistadores era matar a todos los indígenas en sus ofensivas militares? Evidentemente que no. Sería una táctica estúpida pues solo aniquilaron a los rebeldes que se resistían- Ellos necesitaban mano de obra esclava, ellos necesitaban siervos para poner en marcha el sistema de explotación extractiva: encomiendas, mitas y resguardos. Especialmente en las minas para sacar a destajo el oro, la plata, las piedras preciosas, y en las plantaciones de caña o de cacao o los campos agrícolas. Además, la misión de la iglesia católica era la de redimir indios o gentiles siguiendo las órdenes que dio Cristo a sus discípulos: "Id por el mundo y predicad el evangelio a toda criatura" Por lo tanto entre mayor número de indígenas, más almas para engrosar las filas de la santa madre iglesia católica, apostólica y romana.

Por eso la actual crisis planetaria del Coronavirus es el mejor ejemplo para comprender el drama que aconteció durante el descubrimiento y conquista de América. Occidente involuntaria o voluntariamente transmitió a los aborígenes virus, bacilos y bacterias desconocidas y altamente letales. Según reputados investigadores pudo matar a unos 60.000.000 indígenas en el plazo de un siglo. Algo que niegan algunos historiadores españolistas que lo atribuyen a "causas naturales" Las consecuencias de este "genocidio involuntario" fue un desastre demográfico que desocupó extensos territorios y eliminó culturas y civilizaciones. Aparte de propiciar el colapso de los ecosistemas, la ruina económica, el abandono de la agricultura y el surgimiento de otra pandemia llamada hambre y pobreza. La población de México disminuyó de 25 millones en 1519 a 700.000 personas en 1623.

A ningún descubridor, adelantado conquistador o funcionario real le interesaba velar por la salud de la población originaria. Como buenos sepultureros ordenaron enterrar los cadáveres con cal viva y que en paz descansen. A esas razas inferiores o salvajes paganos sin alma se les culpó de su desgracia porque si se contagiaban de tan crueles enfermedades era por su condición de pecadores, estaban poseídos por el demonio y merecían un castigo ejemplar. Los cadáveres se arrojaban a los ríos, a las lagunas, al mar, o se quemaban en piras funerarias, o eran devorados por los perros, los animales salvajes, caimanes o tiburones. Pocas veces la historiografía moderna menciona estos macabros acontecimientos que los "expertos" prefieren esconder bajo un tupido velo. Parece que para muchos es algo normal que casi 60.000.000 millones de almas hayan sido literalmente fumigadas. Y ahora resulta que estamos conmocionados porque el Coronavirus ha causado unos 7.000 muertos a nivel global (especialmente en China Irán, Italia o España)

Solo algunos frailes y misioneros como fray Bartolomé de las Casas, fray Antonio de Montesinos, Francisco de Vitoria o Motolinía levantaron sus voces y denunciaron este terrible holocausto.   El Consejo de Indias, ante las quejas de estos "santos varones", aprobó en 1542 las Leyes Nuevas "para la gobernación de las indias y el buen tratamiento y conservación de los indios" Dichas leyes ordenaban castigar a los españoles que "injuriasen u ofendiesen a los indígenas" pero que a la larga no fueron más que letra muerta o proclamas estériles para lavar sus conciencias porque como de costumbre: "las leyes se acatan, pero no se cumplen"

Los biólogos, ecólogos, antropólogos, arqueólogos han estudiado los cementerios indígenas de la época (México o Perú) donde los análisis genéticos revelan fehacientemente lo que sucedió a partir del estallido de la bomba biológica introducida por los alienígenas (invasores). Una tragedia desgarradora que refleja con toda su crudeza el Códice Florentino donde aparecen espeluznantes imágenes de las víctimas del genocidio vírico.

La Cocolitzli o "salmonella entérica", según la crónica de Francisco Hernández, fechada en 1576, causaba: "fiebres contagiosas y abrasadoras del todo pestilentes, lengua seca y negra, sed intensa, orinas de color verde marino y negro, pulso frecuente y rápido, y otras veces imperceptible, los ojos y todo el cuerpo amarillentos, delirios y convulsiones, dolor de corazón y pecho, gran angustia y disenterías, hasta que el enfermo vomitaba sangre y moría entre horribles contracciones" Esta bacteria llevada por los conquistadores españoles a México y Guatemala fue la culpable de que en un periodo de 5 años pasara la población de 20 millones de habitantes a tan solo dos millones.

No se tiene en consideración lo que supuso aniquilación masiva de millones de indígenas, un drama angustioso que se intenta borrar de nuestra memoria colectiva con el argumento de que fue "algo natural" o que es "el precio que se ha tenido que pagar en este glorioso proceso civilizatorio". "¡un parto doloroso pero necesario que nos ha conducido a la forja del hombre nuevo!"

Desde tiempos inmemoriales las potencias dominantes utilizaron la guerra bacteriológica como arma de destrucción masiva para rendir y subyugar a sus enemigos. Muchas veces se infiltraban leprosos para contagiar a poblaciones enteras, otras veces, lanzaron en las ciudades sitiadas objetos, prendas o alimentos contaminados con la peste bubónica o la peste negra.

Solo a raíz del drama del Coronavirus nos hemos dado cuenta de lo que ha significado la masacre bacteriológica que arrasó el continente americano. ¿Alguien es capaz de reivindicar a las víctimas o siquiera reconocer el espantoso genocidio? Me temo que jamás lo reconocerán porque la soberbia imperialista se limita a pasar página y culpar a las víctimas.

Carlos de Urabá 2020

PARTIDO COMUNISTA COLOMBIANO Comité Central CIRCULAR INTERNA

El Partido Comunista Colombiano sigue con preocupación el desarrollo de la pandemia COVID 19 y desde el día de hoy estaremos en contacto con nuestra militancia profesional en salud para tener una opinión acertada, las cuales estaremos divulgando.

En este sentido hacemos las siguientes recomendaciones:

1.Hacemos un llamado a NO paralizar el Partido, acatando las medidas preventivas ampliamente difundidas sin caer en estado de pánico.

2.Dotar las sedes con implementos de higiene (Jabón, gel desinfectante y toallas desechables),también, mantener rigorosamente aseadas las instalaciones y en lo posible fumigadas.

3.Es importante evitar el contacto personal y en especial se recomienda a compañeros con algún tipo de cuadro viral, abstenerse de asistir a reuniones partidarias.

4.Evitaraglomeraciones en nuestras sedes, se recomienda prever de un programador visible de actividades con su respectivo responsable.

5.En donde las condiciones y la capacidad lo permitan, proponemos la utilización de la plataforma   Zoom para   reuniones   virtuales   masivas, sugerimos: www.zoom.usanexamos tutorial:www.youtube.com/watch?v=q2YmEbLd1c4&feature=youtu.be

6.Las sedes del PCC deben funcionar con un mínimo de camaradas. Las reuniones deberán ser las ESTRICTAMENTE NECESARIAS, por lo tanto, quedan suspendidas las escuelas de formación, asambleas, activos, conferencias y otro tipo de espacios que implique afluencia numerosa.

7.Invitamos a toda la militancia a seguir con el estudio delas tesis de manera individual y en las células manteniendo la invitación para hacer aportes a las Tribunas de cara a la preparación del 23Congreso Nacional del PCC.

8.En relación con el desarrollo de las jornadas del Paro Nacional del 25 marzo, el Comité Nacional de Paro acordó la modalidad de Paro en Casa, que consiste para ese día de cacerolazos cada dos horas entre las8:00 am –08:00 pm, izadas de la tricolor con cinta negra que simbolice el repudio al asesinato de líderes sociales, realizar aplausatón para con los trabajadores de la salud y realizar plantones u mítines no mayores de 50 personas donde existan las condiciones. De igual manera se convocará reunión del Comité Nacional de Paro con presencia de las regiones para el próximo27 de marzo para proyectar la preparación del paro del 25 de abril.

DEPARTAMENTO NACIONAL DE ORGANIZACIÓN

Por : Equipo Jurídico Pueblos

Hacia las 10 de la noche de ayer, a la Unidad de tratamiento especial, ingresó violentamente el Comando de reacción inmediata, CRI, de la guardia penitenciaria. Haciendo uso desproporcionado la fuerza lesionó a varios detenidos. En medio de esta situación de agresión, se ocasionó un incendio dentro del pabellón, poniendo en riesgo la vida e integridad de los detenidos.

Para ese momento los internos ya estaban encerrados en sus celdas, es decir, que se encontraban en estado de indefensión y la situación interna del establecimiento no ameritaba la intervención del cuerpo de reacción inmediata, facultado para actuar en situaciones de disturbios o desorden interno.

Horas antes los internos protestaban por algunas de las medidas restrictivas de derechos (como la limitación de la visita familiar), implementadas por el gobierno y el Inpec, bajo el supuesto de controlar el ingreso del coronavirus en las cárceles. No obstante, estas determinaciones han sido altamente cuestionadas no sólo por la población reclusa, sino incluso por un sector sindical de la guardia penitenciaria. ¡Y tienen razón! pues lejos de ser realmente eficaces para controlar el avance de la pandemia –lo que ocasionaría una verdadera masacre- en realidad vulneran los derechos de los detenidos y agrava sus precarias condiciones (sobre el tema, espere análisis posteriores).

Pero el ingreso del CRI a la Unidad de tratamiento especial, se produjo después de culminada la jornada de protesta de los detenidos, cuando ya se habían logrado algunos acuerdos. Lo cual, llama a la reflexión sobre el impacto de la política de tratamiento represivo y militarista que al parecer sigue permeando el sistema penitenciario y que lo aleja del respeto, protección y garantía de los derechos humanos en contextos de encierro.

A esta hora, se desconoce el saldo de heridos que dejó la nefasta intervención del CRI en la UTE del COMEB-Picota, en la noche de ayer.


Página 1 de 237