psykisk hälsa utvärdering skalor http://sverigepiller.com/ plan b piller fakta

Colombia

Por Nelson Lombana Silva

(Ibagué, mayo 20 de 2017) La situación económica, social, política y ambiental de la república de Colombia resulta compleja. La contradicción de las clases sociales es evidente, a pesar de los diversos artilugios de la clase dominante para disimular la crisis. 

La causa reside en el sistema económico, sistema cada vez más incapaz de resolver la problemática del pueblo colombiano, además, su cruda corrupción, la privatización de las ganancias y la socialización de las pérdidas. 

El pueblo aguanta y guanta, pero llega un momento en que la paciencia se copa y reacciona en su legítimo derecho exigiendo justicia y equidad social, económica e incluso, política. 

El régimen antipopular colombiano se cuece en su propia salsa. La dictadura del mercado (modelo neoliberal) se acentúa con virulencia y la denominada clase media va a la pauperización inexorablemente, mientras los grandes oligopolios se consolidan, internacionalmente. 

Los efectos se colocan a la orden del día: Crisis en la educación, en la salud, en el ambiente, en la ética y en la moral. La descomposición socio económico se hace evidente lo que coloca en la palestra una crisis estructural y de largo aliento. 

A pesar de los medios masivos persistir en su labor de invisibilizar la protesta social con su publicidad alienante y la consabida desinformación, los hechos son tozudos e innegables, están presentes a la orden del día. 

El paro nacional de los docentes – por ejemplo – lo mismo que el histórico paro cívico de los habitantes del departamento de Chocó, se concatenan a la lucha que viene librando el pueblo colombiano para que la implementación del proceso de paz con la insurgencia de las Farc – Ep sea una realidad, lo mismo los diálogos con el ELN. 

También los transportadores expresaron su inconformidad en varias ciudades capitales del país, la lucha por deponer a alcaldes por su incompetencia para cumplir con las promesas hechas en campaña, se viene extendiendo en numerosos municipios del país, entre ellos, Bogotá. 

El pueblo viene asumiendo su verdadero rol histórico, va rompiendo las cadenas de la opresión y represión, asumiendo una postura digna de luchar por sus propios intereses de clase. 

Izquierda fuerte y consecuente

En este momento, se necesita con urgencia una izquierda fuerte y consecuente capaz de canalizar todo ese inconformismo con el propósito de robustecerlo y hacerlo irreversible. No hay tiempo que perder. Las izquierdas deben su superar sus egos, asumir postura crítica y autocrítica e interpretar el momento histórico. 

No hacerlo así es peligroso por las zancadas que viene dando el imperialismo norteamericano en su afán de recuperar su ilegítimo poder en este continente. Debemos entender que el ataque artero contra la hermana república bolivariana de Venezuela, es también contra Colombia. 

Colombia es cabeza de playa para agredir la patria de Simón Bolívar y Hugo Chávez, tiene más de 21 bases norteamericanas en este territorio y como si esto fuera poco, la oligarquía colombiana con el aval directo de los Estados Unidos, tiene un verdadero ejército paramilitar dispuesto a sembrar el terror, como efectivamente viene sucediendo con esa supuesta oposición venezolana, que en realidad son delincuentes descompuestos y comprados por la CIA, pero que los medios de comunicación los presenta dizque como "perseguidos políticos". ¡Qué infamia!

Colombia es la paria de la región por un gobierno pusilánime, mentiroso e incumplido, que sirve de rodillas a los Estados Unidos. Ese supuesto encuentro Donald Trump – Juan Manuel Santos, realmente no es cierto. Es simplemente una burda rendición de cuentas y el recibimiento de órdenes. 

En estos momentos Colombia podría ser bombardeada por cualquier país del mundo en su legítima defensa, pues nuestros gobernantes permitieron la instalación de estas bases norteamericanas. ¿Por qué este país no instaló estas bases en su territorio? Porque sabe del peligro que esto representa. Estados Unidos sí protege su territorio. Colombia es un verdadero polvorín, por obra y gracia de esta apátrida clase dominante. 

El horizonte es oscuro. Por eso, insistimos en la necesidad de fortalecer la unidad de la izquierda y los sectores democráticos. Hay que superar las eternas discordias y ponernos a tono con los acontecimientos del momento. Debemos redoblar la solidaridad con el pueblo venezolano y el gobierno que preside Nicolás Maduro. Hacer realidad el internacionalismo proletario, en todas sus formas y manifestaciones resulta de suma urgencia. La agresión al pueblo venezolano es una agresión al pueblo colombiano. 

Unir las luchas 

Es hora de la unidad, no es hora de la dispersión. Debemos respaldar la justa lucha de los trabajadores de la educación, la salud, los transportadores, los campesinos, los indígenas, las mujeres, la juventud. No librar luchas aisladas, concatenar, unir, sin imposiciones ojalá con la clara concepción de la lucha de clases. 

Debemos rechazar la postura canallesca del presidente Santos de inmiscuirse groseramente en los asuntos internos de la hermana república venezolana, también la posición sumisa a los dictámenes de los Estados Unidos y su incumplimiento al proceso de implementación del acuerdo de paz suscrito con el movimiento guerrillero de las Farc – Ep. Venezuela se la jugó por la paz de Colombia y este gobierno no puede pagar como viene pagando. ¡Qué vergüenza!

Debemos rechazar la política imperialista y guerrerista de los Estados Unidos y su intromisión en los asuntos internos de cualquier país del mundo. Su majestad la soberanía nacional debe primar en estos momentos históricos. 

Debemos no mirar tanto la paja ajena en los demás, esperando que el otro entienda la importancia de la unidad, debemos comenzar por nosotros mismos con grandeza y decisión política. Pocos seremos débiles, muchos seres fuertes, invencibles. 

Hay que entender el momento histórico para contribuir a su desarrollo, debemos contribuir de verdad a la exacerbación de las contradicciones de clase y al desarrollo del proletariado en su conjunto. Es la tarea del momento y del futuro. 

Por: Hernán Durango.

Bogotá.

Luis Alberto Vanegas, integrante del Comité Ejecutivo Nacional de la Central Unitaria de Trabajadores CUT, hace un balance de las amplias movilizaciones de trabajadores y paros cívicos que se desarrollan en Colombia y la convocatoria a una nueva jornada de protestas de los sectores en conflicto el martes 23 de mayo en las principales ciudades. Las protestas pacíficas y organizadas exigen soluciones a agudas problemáticas del magisterio, funcionarios del sector público y en el departamento del Chocó y en Buenaventura (Valle del Cauca) protestan frente al abandono del Gobierno Nacional. Desde la Casa de Nariño la respuesta ha sido el uso de la fuerza y el terror por parte de policías del cuerpo represivo ESMAD.

Luis Alberto Vanegas a nombre de la CUT y de la convergencia de fuerzas populares hace un llamado a la comunidad nacional e internacional para que expresen sus acciones de solidaridad, respaldo y acompañamiento a las luchas del pueblo colombiano y de condena a la represión de las fuerzas del Estado.

ESCUCHE AQUÍ EL AUDIO:

Por: Hernán Durango.

El domingo 21 de mayo se clausuraron en Bogotá las deliberaciones de la Conferencia Nacional de Mujeres del Partido Comunista Colombiano PCC. Decenas de compañeras provenientes de varios departamentos debatieron las tesis del XXII congreso del PCC sobre la amplia unidad del movimiento revolucionario, democrático y popular; sobre la implementación del acuerdo de paz entre las FARC y el Gobierno Nacional; la proyección del trabajo femenino en las regiones colombianas y su incidencia en las grandes movilizaciones y paros en el país.

En el contacto informativo intervienen en directo las camaradas Magnolia Agudelo (dirección nacional PCC), Beatriz Hernández y Rosa Perilla (Santa Marta); Lupe Castillo (Pasto, Nariño) y Lina Montilla (Risaralda).

Saludaron el respaldo de la Federación Democrática Internacional de Mujeres FDIM al trabajo de las mujeres colombianas por la paz y por sus derechos sociales y políticos.

ESCUCHE AQUÍ EL AUDIO:

  • El grave suceso se presentó el día sábado 20 de mayo, cuando desconocidos ingresaron a su apartamento y hurtaron información sensible que el jóven dirigente mantenía en portátiles, USB, discos duros portátiles u otros medios contenedores.

LA COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS MARCHA PATRIÓTICA CÓRDOBA

Denuncia ante las organizaciones sociales, políticas, populares, defensoras de derechos humanos, las instituciones estatales, los sindicatos nacionales e internacionales, los órganos de control y en general a toda la comunidad nacional e internacional, el hurto del que fue víctima JORGE LUIS ESPITIA SOLERA miembro de Marcha Patriótica en el departamento de Córdoba.

Mayo 21 de 2017

De manera sistemática a JORGE LUIS ESPITIA SOLERA, quien es Vocero Departamental de nuestro movimiento, secretario político de la JUCO Córdoba e integrante de la Comisión de Organización y control del Plan de la marcha patriótica le han hurtado información sensible portada en portátiles, USB, discos duros portátiles u otros medios contenedores. El día de ayer volvieron a entrar a su apartamento y sustraer solo material magnético, pese a que había muchas cosas de mayor valor.

ANTECEDENTES:

JORGE LUIS ESPITIA SOLERA es fundador del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica en el departamento de Córdoba, dirigente reconocido en la Juventud Comunista y de momento es el coordinador del Proyecto Campesino de Cumbre Agraria para las comunidades del Sur de Córdoba.

Desde el año pasado ha venido padeciendo robos sistemáticos de información sensible que se ha venido denunciando reiteradamente y que es de vital importancia para el desarrollo de las actividades propias de sus roles sociopolíticas.

HECHOS:

1. A las cuatro y media de la mañana del día de ayer JORGE LUIS ESPITIA SOLERA se dirigía al PTN Ferney Martínez (ubicado en la vereda gallo (Tierralta – Córdoba) para acompañar una brigada estudiantil-universitaria desde la sociedad civil a la población fariana que está en tránsito para participar y hacer vida política y no armada.

2. A las seis y treinta de la mañana hombres desconocidos ingresaron a su apartamento ubicado en la capital de córdoba, sustrayendo dos  computadores portátiles, varias memorias USB y discos duros portátiles que estaban en su habitación. Pese a que en el apartamento y en la misma habitación de JORGE LUIS ESPITIA SOLERA habían diversos elementos de mayor valor como televisor de alta gama, dinero en efectivo en la mesa de noche entre otros. Cabe resaltar que es la tercera vez que al militante le roban información sensible.

3. El día de hoy, JORGE LUIS ESPITIA SOLERA denuncio ante la seccional de investigación criminal MEMOT con el SPOA: 230016113671201700168 con el fin de que sea investigado el delicado caso y se llegue a la verdad y reparación por los daños causados.

ANTE ELLO:

ALERTAMOS:

Sobre el grave peligro que corren los miembros de Marcha Patriótica en el departamento de Córdoba, en especial al compañero JORGE LUIS ESPITIA SOLERA requiriendo que le sean protegidos sus derechos fundamentales y los de toda la comunidad que desde hace varios años sufren la persecución y hostigamientos por parte de agentes del estado además de los montajes judiciales de los que pueden ser objeto.

EXIGIMOS AL GOBIERNO NACIONAL:

1. Se tomen las medidas pertinentes sobre el caso mencionado, a fin de realizar el seguimiento a las acciones que pongan en riesgo la vida de los integrantes del Movimiento Político y Social Marcha Patriótica en el departamento de Córdoba y amparar como corresponde los derechos fundamentales de las y los luchadores sociales en esta región y en el resto del país.

2. Solicitamos a las Entidades estatales se inicien las investigaciones respectivas a las que haya lugar por los hechos anteriormente mencionados.

3. Al Estado Colombiano la activación de los mecanismos necesarios a fin de garantizar la legítima protección de los derechos humanos.

SOLICITAMOS A LA COMUNIDAD INTERNACIONAL:

1. Se continúe con el seguimiento y el monitoreo frente a la grave situación de derechos humanos y agresión e intimidación permanente a los luchadores sociales en el departamento de Córdoba, sin que existan verdaderas y reales garantías para ejercer el legítimo derecho de la libre expresión, asociación, participación, protesta y movilización.

2. Exigir al Gobierno Colombiano una respuesta clara y contundente frente a las investigaciones que se hayan adelantado, en cuanto a la denuncia realizada.

3. A los organismos internacionales encargados de velar por los Derechos Humanos intervenir con carácter urgente y exigir soluciones al Estado Colombiano.

4. A la comunidad Nacional e Internacional y a las organizaciones defensoras de Derechos Humanos emitir cartas de respaldo a la presente denuncia y acompañar la atención a las situaciones de riesgo en las que se encuentran los miembros de Marcha Patriótica en el departamento de Córdoba.

RESPONSABILIZAMOS A:

JUAN MANUEL SANTOS CALDERÓN, Presidente de la República,; LUIS CARLOS VILLEGAS, Ministro de la Defensa; JUAN FERNANDO CRISTO, Ministro del Interior; ENRIQUE GIL BOTERO, Ministro de Justicia y del Derecho; NESTOR HUMBERTO MARTINEZ NEIRA, Fiscal General de la Nación; CARLOS ALFONSO NEGRET MOSQUERA, Defensor del Pueblo; FERNANDO CARRILLO FLÓREZ, Procurador General de la Nación; EDWIN BESAILE FAYAD Gobernador de Córdoba.

COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS

MOVIMIENTO POLÍTICO Y SOCIAL MARCHA PATRIÓTICA

DEPARTAMENTO DE CÓRDOBA

Bogotá. Por
Voz Digital
 -

Bianca Lizeth Vitela Carrascal

Colombia posee 110 millones de hectáreas de tierra, el 52 por ciento de las cuales está en manos del 1.5 por ciento de la población; en otras palabras, de 49 millones de colombianos, tan solo 736.000 son dueños de 57,2 millones de hectáreas de tierra. Grave situación de desigualdad e inequidad en la distribución. Además de los 13 millones de hogares que existen, hay 3 millones 300 mil viviendas en déficit, lo que nos indicaría según un análisis del BBVA Research con información del DANE y Camacol, Cámara Colombiana de la Construcción, que tienen casa pero viven en condiciones por debajo de los estándares, o no la tienen.

Desalojo de población vulnerable

Queda demostrada una vez más la lucha por obtener una vivienda con el desalojo ocurrido el lunes 24 de abril, del año en curso en el barrio Bilbao, localidad de Suba, conformada por familias recicladoras, desplazados, madres cabezas de hogar, mujeres gestantes, bebés, infantes, adultos y adultos mayores. En improvisadas casas fueron armando sus viviendas en "Esperanzas Villas del Río", nombre en honor a una mejor vida.

El procedimiento fue ordenado por la Alcaldía Mayor de Bogotá, y ejecutado por el Escuadrón Móvil Anti Disturbios, Esmad, unos 500 uniformados más y funcionarios de la Personería y de la Secretaría de Gobierno. Intervinieron 398 predios y desalojaron a 1.500 personas, quienes quedaron en la calle, violando así sus derechos humanos.

Mano dura para los más vulnerables

Voceros de la comunidad dicen haberse negado a desocupar el espacio por no contar con posibilidades de vivienda, aunque no pudieron resistirse al incendio propiciado por el Esmad para obligarlos a salir y poner fin a la situación. Reportan que algunas personas resultaron afectadas, debido a la inhalación de humo, siendo auxiliadas en el Hospital de Suba. En cuanto a los niños, refieren que se les dijo que el Bienestar Familiar se ocuparía de ellos, por lo que algunas madres asustadas decidieron retirarse con sus menores por temor a que se los quitaran en medio de la situación caótica donde el fuego acabó con lo poco que tenían.

Por otro lado, la Policía niega esos testimonios, sosteniendo que el incendio fue provocado por el mismo enfado de los habitantes expulsados, que todo se manejó desde el conducto legal y con absoluto respeto; resaltan que se hizo necesario evitar una posible catástrofe de las familias expuestas, ya que en dicho sector varios habitantes vivían del microtráfico, factor de inseguridad y que además se registraron tres homicidios recientemente , y lo más crítico, las improvisadas viviendas estaban ubicadas a orillas del Río Bogotá, lo cual implicaba alto riesgo de inundación, por lo que el propósito también era recuperar una zona de reserva ambiental.

Un modelo económico más incluyente

Parece que la respuesta oficial a un problema de propiedad y espacio público, se resuelve dejando al azar los derechos humanos de aquellas personas que suelen ser invisibles para el Estado. Cabe preguntarse si ser catalogado como pobre económicamente en Colombia supone merecer menos respeto a la dignidad humana. La respuesta de la Alcaldía de Enrique Peñalosa a tal calamidad, fue un kit de aseo más $150.000 por familia. Esa fue la "cuota motivadora" para la "nueva vida" que les espera a estas personas en las calles de Bogotá. Paradójicamente muchos no pudieron reclamar este auxilio porque el requisito era demostrar que habitaban en dicho barrio y al no poder hacerlo porque sus viviendas fueron arrasadas y quemadas, tuvieron que olvidarse de semejante ayuda, que en realidad fue una burla.

De acuerdo con los testimonios de los afectados, la Alcaldía no consultó con la respectiva comunidad, y en consideración con dicha población, el proceso de desalojo merecía un trato distinto, puesto que tal como se realizó, puso en mayor riesgo la vida, la dignidad y los derechos fundamentales de estas familias.

Lo esencial aquí es no desconocer los derechos humanos, porque para que una medida de desalojo forzoso resulte legítima, es necesario que esta se aborde desde los principios constitucionales, pues no es posible lograr un buen fin, por medios diferentes a la misma benevolencia, y si bien, la acción de invadir en principio es ilícita, su medida correctiva no puede llegar hasta el punto de atropellar y vulnerar los derechos de las personas que ocuparon un territorio en discordia.

* Psicóloga, Columnista invitada.

El pasado sábado el pueblo de Buenaventura se movilizó masivamente para protestar contra arremetida asesina y violenta del Estado en cabeza del ESMAD y contra los incumplimientos del estado con una ciudad y una población que en pleno siglo 21, en algunos sitios solo recibe agua cada dos semanas.

El ataque de la banda del ESMAD dejo varios heridos y por lo menos 41 personas detenidos.

Como nunca antes en la historia el pueblo se movilizó para dejarle en claro al gobierno que esta vez tendrá que cumplir.

Esto no saldrá en la prensa sucia de Caracol Televisión ni @Rcn.  

H. Durango.

Organizaciones universitarias y la corporación cultural y musical  Arenga y Baldes Boys extienden la  invitación al foro "Retos y desafíos para una Bogotá con ambiente de paz", que se llevará a cabo el viernes 26 mayo en la Universidad Externado de Colombia. 

La jornada va de 2:00 a 6:00 pm en el auditorio D 200 del alma máter y culminará con acto de cierre cultural. Entrada libre.

En el foro expertos disertarán sobre medio ambiente y Reserva Van der Hammen, Participación Política, Drogas de uso ilícito, victimas  y el tema de Género. 

Por: Hernán Durango.

Bogotá.

Las centrales obreras y la federaciones del magisterio y sector de trabajadores públicos, en conjunto con organizaciones sociales y políticas, campesinas y demás sectores lanzan la convocatoria para una nueva movilización de protesta nacional para el martes 23 de mayo en las principales ciudades capitales de departamentos. 

Según el comunicado de la CUT dadas las circunstancias de dilación del Gobierno del Presidente Santos, de la Mesa Nacional Estatal y la negativa del Ministerio de Educación frente a las solicitudes de magisterio, se requiere tensionar todas las fuerzas, tanto sindicales como de otras organizaciones sociales, para que la Jornada Nacional de Protesta y Paro Nacional Estatal del 23 de mayo, sea aún más contundente de las que hasta ahora hemos realizado, en la perspectiva de hacer una pacto político importante en la negociaciones actuales.

Para ello el Comité Ejecutivo considera pertinente que las subdirectivas y los sindicatos filiales, realicen, de una parte, asambleas de afiliados y, de otra, encuentros regionales del Comando Nacional Unitario, CNU y la Coordinación de Organizaciones Sociales, COS, en lo que resta de aquí al 23 de mayo. Consideramos que también deben hacerse contactos con organizaciones sociales y políticas, para comprometerlos con esta jornada de protesta.

Las conversaciones y los encuentros regionales, deben plantear las perspectivas hacía un paro cívico nacional, para lo cual desde ya, debemos nuevamente visibilizar el pliego unificado del CNU-COS de los 15 puntos, presentados al Presidente de la República desde marzo de 2016, a lo cual debe agregarse el cumplimiento de los Acuerdos de Paz.

Adicionalmente, el próximo 24 de mayo, hay una marcha de los indígenas agrupados en ONIC, desde Popayán hasta Cali y está convocada una gran movilización nacional, por la implementación de los Acuerdos de Paz, para el 1° de junio del presente año. Eventos a los cuales debemos vincularnos.

Las centrales obreras, el magisterio y demás sectores del país expresan  nuestro apoyo y solidaridad a los paros cívicos de Chocó, Buenaventura y Tumaco y resaltamos la grandiosa movilización de la ciudadanía barranqueña, por la defensa de Ecopetrol y la modernización de la Refinería de Barrancabermeja, el 17 de mayo.

Y como no es en Venezuela, Caracol y RCN lo ocultan.

Un artefacto explosivo fue detonado en la noche del jueves en la sede de la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación, Fecode, en el barrio Teusaquillo de Bogotá.

El atentado se produce cuando los educadores del país agrupados en esta organización sindical completan una semana en paro nacional indefinido exigiendo un incremento y nivelación salarial, además de mejoras en el servicio de salud, entre otras peticiones.

El hecho se registró hacia las 11:30 de la noche y ocasionó daños en las fachadas adyacentes a la sede sindical.

Carlos Rivas, presidente de Fecode, relato así el in-suceso.

Este viernes, en horas de la tarde, iniciaron fuertes manifestaciones en diferentes lugares de ese municipio, que han sido violentamente reprimidas por la policia al sevicio de la mafia que detenta el poder en Colombia dejado, por lo menos, cuatro menores lesionados.


Página 1 de 120